Está en la página 1de 1

TEORIA SISTEMICA DE BOWEN

De acuerdo a la teoría de Bowen, quienes componen la unidad familiar están conectados emocionalmente de manera
intensa. Bowen señala que hay ocho conceptos para entender a la familia, la cual funciona como una unidad
emocional en sí misma y que estos factores influyen de manera decisiva en cómo cada persona asienta su propia
identidad en relación con este núcleo, particularmente, con las tensiones y problemas que se viven dentro de ella.
Desde el punto de vista de Bowen, es importante desentrañar el sistema emocional dentro del que se mueve la unidad
familiar para comprender lo que sucede con cada uno de sus miembros. Los ocho conceptos para entender a la familia
son los parámetros que guían este análisis:

1- Triángulos, uno de los conceptos para entender a la familia: Bowen postula que este es el núcleo
fundamental de todo sistema emocional. En toda relación siempre hay tres involucrados, de alguna
manera. Dentro del triángulo se da una tensión, ya que siempre uno de los componentes tenderá a ser
excluido. Esa tensión desata la dinámica de las emociones.
2- Diferenciación del self: la familia tiene una gran influencia en la forma de sentir, pensar y actuar de cada
persona. Entre menos desarrollado esté el self (sí mismo, o yo) de una persona, más permeable es a la
influencia y a la presión del grupo; así mismo, más tenderá a tratar de controlar la conducta de los demás. Esto
da origen a “camaleones” (se adaptan a todo pasivamente) y a “matones” (van en contra de todo porque sí).
3- Sistema emocional de la familia nuclear: comprende cuatro patrones básicos de relación, para sortear el
conflicto:
 Conflicto marital. Cuando la tensión familiar se reorienta hacia la relación de pareja, haciéndola conflictiva.
 Disfunción en un cónyuge. Cuando uno de los cónyuges se somete al otro para aliviar la tensión, pero al
mismo tiempo incrementa su ansiedad interna y termina enfermando.
 Deterioro en uno o más hijos. Cuando la ansiedad se vuelca hacia uno de los hijos, o más. Este, o estos,
terminan interiorizando las tensiones familiares.
 Distancia emocional. Cuando las personas se alejan entre sí para reducir la tensión.

4- Proceso de proyección familiar: tiene que ver con la forma como los padres transmiten sus propios
problemas emocionales a un hijo. Las dificultades que más marcan a los hijos son aquellas que tienen que ver
con la sensibilidad en las relaciones interpersonales. Esto lleva a que el hijo “herede” una ansiedad
incrementada en lo que tiene que ver con su sistema de relaciones personales.
5- Proceso de transmisión multigeneracional: se refiere a que las diferencias entre los padres y los hijos, y
entre los hermanos, llevan a diferencias cada vez más pronunciadas, de generación en generación.
Esto conduce a que se establezcan relaciones paulatinamente más ajenas a la línea familiar que, en general,
son más estables. Los patrones problemáticos tienden a repetirse y, por lo mismo, hay que seguir la pista
generacional para comprenderlos.
6- Corte emocional: ocurre cuando los problemas se abordan estableciendo una ruptura con la unidad familiar.
Esto puede hacer que la vida de algunas personas sea más tranquila, pero no resuelve las dificultades. Por eso,
con frecuencia este corte emocional conduce a que se intente buscar un sustituto de la familia originaria, en la
pareja y los hijos, o en las relaciones de trabajo, entre otros.
7- Posición entre hermanos: Bowen señala que la posición que ocupa cada hijo en relación con sus hermanos
condiciona sus rasgos de personalidad. Así mismo, afirma que este es un factor que permite predecir la
estabilidad de sus relaciones de pareja. Uno de los elementos que ayuda a que la pareja funcione es que los
respectivos roles sean compatibles. Así, parece que un hermano mayor se entenderá mejor con una mujer que
sea hermana menor, etc.
8- Proceso emocional en la sociedad: se refiere al entorno cultural y cómo modela este a la familia, pero al
mismo tiempo es modelado por ella. Bowen señala que tanto las unidades familiares como las sociedades
experimentan etapas progresivas y regresivas y que se determinan mutuamente.