Está en la página 1de 2

 Con respecto al argumento de que los venezolanos aceptan trabajos por salarios

menores de los que se paga a los ecuatorianos, en teoría esto podría beneficiar a todos
los consumidores porque las empresas bajarían costos y vender más barato sus
productos.
 Tanto en países desarrollados como en vía de desarrollo, los flujos elevados de
migración han contribuido sistemáticamente a la economía, en especial cuando se
realizan políticas de integración. Diferentes estudios han mostrado que el impacto
para los países receptores es positivo ya que aumentan la demanda de productos y
servicios, incrementan la productividad, aportan con su mano de obra y cualificación, y
con sus impuestos contribuyen a las finanzas del gobierno.  En ecuador,la migración es
un tema reciente. Sin embargo, los estudios revelan que a nivel económico el efecto
en el mediano y largo plazo, podría llegar a ser positivo. Para ello, se requiere una
política migratoria que elimine las barreras de entrada, en especial al mercado laboral.
 Los profesionales calificados se destacan bastante, pues durante muchos años en
Venezuela la calidad de la educación pública era mucho más alta que en ecuador; esa
buena preparación se ve reflejada en la transferencia de conocimiento a sus colegas
locales.
 "Los inmigrantes pueden reactivar las economías de muchas maneras: pueden aportar
innovación, ideas e inversión", así como habilidades y experiencia.

 Más personas, más consumo

Cuantas más personas haya, más consumo habrá. Eso sí, es muy importante que
los inmigrantes se integren en la cultura del país al que llegan para que sea lo
más justo y equitativo posible. Si nosotros fuéramos a otro país, haríamos el
esfuerzo de aprender un idioma y de llevar a cabo las costumbres más típicas e
inofensivas, al margen de religión, por supuesto.

 Nuevos tipos de trabajo

Con la llegada de la inmigración se generan diferentes puestos de trabajo,


personas con diferentes culturas que pueden ofrecer conocimiento de ambos
lados y con resultados muy positivos. De nuevo, la integración, la información y
el respeto por parte de todos es básico para que funcione a la perfección.

 Se promueve el intercambio cultural


 Aumenta la demanda de las universidades con lo cual habrá mas profesionales
 Se brinda ayuda a un pueblo en necesidad
 Aumenta la demanda de trabajo
 Desde un punto de vista social, la llegada de nuevos individuos a nuestro entorno se lo
puede ver como una oportunidad de mejora. Si bien es cierto, la incorporación de
extranjeros en busca de trabajo representa competitividad para los trabajadores
ecuatorianos, esa misma competitividad dará espacio para que el trabajador
ecuatoriano o en su defecto el venezolano sea más productivo en su campo laboral y
en la sociedad. La competencia forzará al trabajador a esforzarse más por mantener o
conseguir un puesto de trabajo, a producir más. Evidentemente, una mejora
productiva tendrá efectos positivos en la economía ecuatoriana.
 Para concluir, la migración venezolana al Ecuador no es tan perjudicial como se la
podría apreciar en primera instancia, al menos no por hoy, como ya se analizó, el
porcentaje de venezolanos sumergidos en la fuerza laboral ocupada es muy mínimo
como para hablar de una amenaza competitiva al trabajador ecuatoriano, por lo cual
no representa un mayor daño a la productividad del Ecuador, es decir, no refleja una
saturación de oferta laboral que pudiera afectar a la economía nacional; contrario
fuera si los venezolanos que llegan al país fueran los mencionados anteriormente,
empresarios que puedan generar empleo y productividad en un país extranjero,
situación fantasiosa por el momento que de ser cierta sería beneficiosa para el
Ecuador y su economía. Por otro lado, la migración venezolana no ha llevado a
profundas conminaciones, debido también al hecho que no se ha registrado una
mayor inseguridad en el país a raíz de la incorporación de venezolanos a la población,
ni tampoco aumentos en las tasas de violencia interna. Retomando la perspectiva
social, la integración venezolana a la sociedad ecuatoriana, se la puede ver como una
oportunidad de inclusión social con el fin de aportar al desarrollo económico del país,
siempre y cuando vaya de la mano con un crecimiento del aparato productivo, en este
caso inversión (extranjera y nacional) que acojan tanto a los ecuatorianos y
venezolanos sumergidos en desempleo y subempleo.