Está en la página 1de 8

Facultad de Ciencias Jurídicas y Económicas

Escuela de Contabilidad
Asignatura:
Derecho laboral
Facilitador:
Abel Faria Ramírez
Tema:
Conceptos generales del derecho de trabajo
Nombre:
Ignacio acosta vasquez
Matricula:
SD-18-20289
Fecha:
07 de Julio de 2020
1. Concepto de Derecho Laboral y la ley que lo regula en
República Dominicana.
El derecho laboral es un conjunto de normas y principios teóricos que regulan
las relaciones jurídicas entre empleadores y empleados, así como las
relaciones de ambos con el Estado, originado por una prestación voluntaria,
subordinada, retribuida de la actividad humana, para la producción de bienes y
servicios.
Es una rama del derecho cuyos principios y normas jurídicas tienen como
finalidad la tutela de los trabajadores regulando las relaciones entre los sujetos
de la relación laboral: trabajadores, empleadores, sindicatos y Estado.
Se encarga por tanto de regular la actividad humana lícita, prestada por un
trabajador en relación de dependencia a un empleador (persona física o
jurídica) a cambio de una contraprestación monetaria.
En la República Dominicana la reglamentación del trabajo tiene su origen en
diversas fuentes, tanto de carácter público, como son la ley, los tratados
internacionales y la Jurisprudencia, como de carácter privado, como los usos y
costumbres, los pactos colectivos y reglamento interior.
En el ordenamiento jurídico dominicano el derecho laboral se encuentra
regulado por el Código de Trabajo y leyes complementarias (ley 16-92, del 29
de mayo de 1992).

2. Principios fundamentales del derecho laboral.


PRINCIPIO I
El trabajo es una función social que se ejerce con la protección y asistencia del
Estado.

Este debe velar porque las normas del derecho de trabajo se sujeten a sus
fines esenciales, que son el bienestar humano y la justicia social.
PRINCIPIO II
Toda persona es libre para dedicarse a cualquier profesión y oficio, industria o
comercios permitidos por la ley. Nadie puede impedir el trabajo a los demás ni
obligarlos a trabajar contra su voluntad.
PRINCIPIO III
El presente Código tiene por objeto fundamental regular los derechos y
obligaciones de empleadores y trabajadores y proveer los medios de conciliar
sus respectivos intereses.
Consagra el principio de la cooperación entre el capital y el trabajo como base
de la economía nacional.
Regula, por tanto, las relaciones laborales, de carácter individual y colectivo,
establecidas entre trabajadores y empleadores o sus organizaciones
profesionales, así como los derechos y obligaciones emergentes de las
mismas, con motivo de la prestación de un trabajo subordinado.
No se aplica a los funcionarios y empleados públicos, salvo disposición
contraria de la presente ley o de los estatutos especiales aplicables a ellos.
Tampoco se aplica a los miembros de las Fuerzas Armadas y de la Policía
Nacional.
Sin embargo, se aplica a los trabajadores que prestan servicios en empresas
del Estado y en sus organismos oficiales autónomos de carácter industrial,
comercial, financiero o de transporte.
PRINCIPIO IV
Las leyes concernientes al trabajo son de carácter territorial.
Rigen sin distinción a dominicanos y a extranjeros salvo las derogaciones
admitidas en convenios internacionales.
En las relaciones entre particulares, la falta de disposiciones especiales es
suplida por el derecho común.
PRINCIPIO V
Los derechos reconocidos por la ley a los trabajadores, no pueden ser objeto
de renuncia o limitación convencional.
Es nulo todo pacto en contrario.
PRINCIPIO VI
En materia de trabajo los derechos deben ser ejercidos y las obligaciones
ejecutadas según las reglas de la buena fe.
Es ilícito el abuso de los derechos.
PRINCIPIO VII
Se prohíbe cualquier discriminación, exclusión o preferencia basada en motivos
de sexo, edad, raza, color, ascendencia nacional, origen social, opinión política,
militancia sindical o creencia religiosa, salvo las excepciones previstas por la
ley con fines de protección a la persona del trabajador. Las distinciones
exclusiones o preferencias basadas en las calificaciones exigidas para un
empleo determinado no están comprendidas en esta prohibición.
PRINCIPIO VIII
En caso de concurrencia de varias normas legales o convencionales,
prevalecerá la más favorable al trabajador.
Si hay duda en la interpretación o alcance de la ley, se decidirá en el sentido
más favorable al trabajador.
PRINCIPIO IX
El contrato de trabajo no es el que consta en un escrito, sino el que se ejecuta
en hechos. Es nulo todo contrato por el cual las partes hayan procedido en
simulación o fraude a la ley laboral, sea aparentando normas contra actuales
no laborales, interposición de persona o de cualquier otro medio. En tal caso, la
relación de trabajo quedará regida por este Código.
PRINCIPIO X
La trabajadora tiene los mismos derechos y obligaciones que el trabajador. Las
disposiciones especiales previstas en este Código tiene como propósito
fundamental la protección de la maternidad.
PRINCIPIO XI
Los menores no pueden ser empleados en servicios que no sean apropiados a
su edad, estado o condición o que les impidan recibir la instrucción escolar
obligatoria.
PRINCIPIO XII
Se reconocen como derechos básicos de los trabajadores, entre otros, la
libertad sindical, el disfrute de un salario justo, la capacitación profesional y el
respeto a su integridad física, a su intimidad y a su dignidad personal.
PRINCIPIO XIII
El Estado garantiza a empleadores y trabajadores, para la solución de sus
conflictos, la creación y el mantenimiento de jurisdicciones especiales.
Se instituye como obligatorio el preliminar de la conciliación.
Esta puede ser promovida por los jueces en todo estado de causa.

3. Naturaleza jurídica del derecho de trabajo.


La naturaleza jurídica del Derecho Laboral se fundamenta en la utilidad y
necesidad de crear, fijar y sistematizar normas, establecer jurisdicción
competente y tipificar los delitos cometidos en el campo en que se desarrolla el
citado derecho.
La determinación de la naturaleza jurídica del Derecho Laboral es de utilidad
teórico-práctico evidente para sistematizar las normas, establecer la jurisdicción
competente y determinar las sanciones punitivas en los casos de transgresión
por los destinatarios de aquellas.
El tema ampliamente debatido ha originado distintas direcciones doctrinarias
nominadas así:
• Publicista: tendencia según la cual el Derecho del trabajo es Derecho Público.
• Privatista: sostiene que pertenece al campo del Derecho Privado.
• Dualista: esta posición afirma que es un derecho mixto por cuanto las normas
laborales protegen el interés individual y colectivo.
• Frente a la clásica distinción entre Derecho Público y Privado otros juristas
afirman que el Derecho Laboral constituye un tercer género nuevo e
independiente de aquellos. Le asignan por tanto una naturaleza Sui Géneris.
La solución más aceptable desde los ángulos científicos y filosóficos con base
en los sujetos y fines de la relación jurídica es la que manteniendo incólume la
sustantividad del Derecho Laboral le atribuye naturaleza dualista o mixta. Ya
que lo integrado de modo inescindible instituciones del Derecho Público y del
Derecho Privado.
En la época contemporánea de nuestro siglo, el Derecho Laboral sólidamente
estructura como núcleo de principios, instituciones y normas legislativas
codificadas, presenta caracteres prominentes que lo distinguen de las ramas
tradicionales de la Ciencia Jurídica. Los enunciaremos del modo siguiente:

4. El derecho de trabajo y la paz social.


El trabajo, como dimensión de la realización del hombre, necesita de un
contexto que lo valore y de una sociedad que lo haga posible. De este clima
todos debemos sentirnos responsables. Lo contrario sería la actitud de una
sociedad cínica que se escandaliza de los efectos que ve, y no se anima a
considerar las causas.
El trabajo es un derecho fundamental que hace a la necesaria realización del
hombre, por eso, una sociedad en la que este derecho no sea una prioridad, y
no se creen para ello las condiciones que permitan alcanzar niveles
satisfactorios de ocupación, es una sociedad que no puede conseguir su
legitimación ética ni la justa paz social.
El nivel de las políticas sociales se debe medir a partir de las perspectivas de
trabajo que pueden ofrecer”, reconoció que como sociedad tenemos límites
para formar y sostener una cultura del trabajo.

5. El derecho de trabajo en el tiempo y el espacio.


 El Derecho de Trabajo en el tiempo
En el mundo antiguo el trabajo adoptó una forma servil. El prisionero de guerra
era convertido en esclavo. El inicio de la Edad Media se caracteriza por el
feudalismo, la posesión del sueldo por el señor, la supremacía del campo sobre
la ciudad. En la Edad Moderna: La Revolución Industrial, se caracteriza por la
aparición del maquinismo y la reacción en contra de los obreros, la
desaparición paulatina de los talleres corporativos que ya no pueden competir
con las fábricas y el rápido crecimiento del comercio. Entre las consecuencias
de esta transformación se produce la organización del trabajo, el reclutamiento
de mano de obra, la concentración de operarios en lugares de trabajo, el
aumento de la producción y la disminución de los precios para el público.
En 1824, en Inglaterra, se reconoció el Derecho De Asociación de los obreros,
quienes más tarde reclamaron una legislación obrera que pusiera fin a los
males de los trabajadores, es el posible inicio del Derecho del Trabajo.
El Derecho Del Trabajo se transformó en positiva realidad en el Tratado de
Versalles. Se creó la Organización Internacional. Del Trabajo, que logro romper
las barreras nacionales, y establecer normas obligatorias en beneficio de los
trabajadores del mundo.
 El derecho del trabajo en el espacio
La territorialidad derivaría de las exigencias de la materia del derecho del
trabajo de su espíritu. La consecuencia es que si contrato de trabajo se estipula
entre una entidad extranjera y unos trabajadores nacionales y debe ejecutarse
en nuestro país, se aplica la ley dominicana, podemos decir entonces que la ley
reguladora es siempre ley del país donde se está aplicando, conduciendo por
necesidad a la aplicación de la ley territorial.
Ensayo
El derecho laboral es un conjunto de normas y principios teóricos que regulan
las relaciones jurídicas entre empleadores y empleados, así como las
relaciones de ambos con el Estado, originado por una prestación voluntaria,
subordinada, retribuida de la actividad humana, para la producción de bienes y
servicios.
Es una rama del derecho cuyos principios y normas jurídicas tienen como
finalidad la tutela de los trabajadores regulando las relaciones entre los sujetos
de la relación laboral: trabajadores, empleadores, sindicatos y Estado.
En la República Dominicana la reglamentación del trabajo tiene su origen en
diversas fuentes, tanto de carácter público, como son la ley, los tratados
internacionales y la Jurisprudencia, como de carácter privado, como los usos y
costumbres, los pactos colectivos y reglamento interior.
En el ordenamiento jurídico dominicano el derecho laboral se encuentra
regulado por el Código de Trabajo y leyes complementarias (ley 16-92, del 29
de mayo de 1992).
Principios fundamentales del derecho laboral.
El trabajo es una función social que se ejerce con la protección y asistencia del
Estado.
Este debe velar porque las normas del derecho de trabajo se sujeten a sus
fines esenciales, que son el bienestar humano y la justicia social.
Toda persona es libre para dedicarse a cualquier profesión y oficio, industria o
comercios permitidos por la ley. Nadie puede impedir el trabajo a los demás ni
obligarlos a trabajar contra su voluntad.

Los derechos reconocidos por la ley a los trabajadores, no pueden ser objeto
de renuncia o limitación convencional.
Es nulo todo pacto en contrario.
Se prohíbe cualquier discriminación, exclusión o preferencia basada en motivos
de sexo, edad, raza, color, ascendencia nacional, origen social, opinión política,
militancia sindical o creencia religiosa, salvo las excepciones previstas por la
ley con fines de protección a la persona del trabajador. Las distinciones
exclusiones o preferencias basadas en las calificaciones exigidas para un
empleo determinado no están comprendidas en esta prohibición.
La trabajadora tiene los mismos derechos y obligaciones que el trabajador.
Los menores no pueden ser empleados en servicios que no sean apropiados a
su edad, estado o condición o que les impidan recibir la instrucción escolar
obligatoria.

Naturaleza jurídica del derecho laboral


La determinación de la naturaleza jurídica del Derecho Laboral es de utilidad
teórico-práctico evidente para sistematizar las normas, establecer la jurisdicción
competente y determinar las sanciones punitivas en los casos de transgresión
por los destinatarios de aquellas.
Derecho del trabajo y la paz social
El trabajo es un derecho fundamental que hace a la necesaria realización del
hombre, por eso, una sociedad en la que este derecho no sea una prioridad, y
no se creen para ello las condiciones que permitan alcanzar niveles
satisfactorios de ocupación, es una sociedad que no puede conseguir su
legitimación ética ni la justa paz social.