Está en la página 1de 2

24 SÁBADO, 13 DE JUNIO DE 2020 tendencias@elcolombiano.

com

TENDENCIAS
LA VIOLENCIA (1962)

“Violencia es un cuadro de mirada muda. Un cuerpo de


mujer se ha abandonado a la muerte y su figura se ha
hecho geografía / montaña / paisaje devastado por el
horror. El interior del silencio de un cuerpo en tránsito defi-
nido por un enjambre de pinceladas que se cruzan en
todas direcciones, es una de las pinturas más importantes
del arte en Colombia, en la que Alejandro Obregón va más
allá de la realidad y llega hasta lo esencial de los sentidos.
La obra Violencia recibe el primer premio del XII Salón
Nacional de Artistas Colombianos”:
Lucrecia Piedrahita Orrego, arquitecta y curadora de arte.

FOTO CORTESÍA FOTO CORTESÍA LIBRO OBREGÓN DE


LIBRO OBREGÓN VILLEGAS EDITORES
DE VILLEGAS
EDITORES

ARTE INFORME

FOTO CORTESÍA LIBRO OBREGÓN DE VILLEGAS EDITORES


Siete excusas para
MASACRE DEL 9 DE ABRIL (1948)
“Cuando mataron a Jorge Eliécer Gaitán, Obregón
preparaba una exposición cerca del lugar en el que
celebrar a Obregón,
en su año
fue asesinado, y resultó involucrado en el levanta-
miento popular. Al día siguiente fue al Cementerio
Central y dibujó los últimos gestos de las víctimas que
yacían tendidas mientras eran reconocidas. A partir
de esto realizó este trabajo. En esta obra el espacio
pictórico se encuentra fragmentado y aplanado, con
procedimientos que recuerdan el uso del collage y el Este 2020 se cumplen 100 años del nacimiento del artista, y
montaje: la yuxtaposición de planos y formas, y de
maneras diferentes de aplicar la pintura. De ese la mejor manera de festejarlo es recordarlo hasta diciembre.
modo, Obregón buscaba una manera de denunciar
conservando la libertad que le daba el arte moderno”:
Luz Imelda Ramírez - Extraído de la tesis Debates crí- Por RONAL CASTAÑEDA Y VALERIA MURCIA antes) como si fueran una oda al amor, según el
ticos en los umbrales del arte contemporáneo, 2012. curador de arte Carlos Uribe.
l único mural que existe en Medellín de Para 1961 la influente crítica de arte argenti-
EL CABALLERO
MATEO (1964)
E Alejandro Obregón se verá en la próxima
exposición del Museo de Antioquia, pla-
neada para julio. Es la pieza intacta, sin frag-
na Marta Traba, describió a Obregón (1920-
1992) como “el primer pintor de talento” de Co-
lombia, cuya formación se caracterizaba por re-
mentar, que hizo el artista colombiano en La Ta- chazar el academicismo y preferir la educación
“Este retrato ejerce un efecto de encantamiento: la berna del Ahorcado, a las afueras de El Poblado, autodidacta, aunque con influencias como
bella figura del niño, perfectamente frontal y estática, como se le llamó al sótano de la casa de María Francisco de Goya, Paul Cézanne, Pablo Picasso y
nos atrapa con sus enormes ojos azules y nos resulta Helena Uribe y Leonel Estrada, donde se reunían los muralistas mexicanos.
difícil dejar de mirarlo, de la misma manera que pare- artistas e intelectuales desde los 50, años antes El Ministerio de Cultura declaró 2020 como el
ce imposible dejar de mirar El caballero de la mano de que llegaran las Bienales de Arte de Coltejer Año del Centenario del pintor, por su contribu-
en el pecho, de El Greco, que tal vez pueda encon- (1968-1972). Uno de ellos fue Obregón. ción al arte y la cultura nacional. Para unirse a la
trarse dentro de la genealogía artística de esta obra. Dejó en esa pared, en 1956, una obra de técni- celebración, EL COLOMBIANO le preguntó a siete
Y a los ojos de Mateo nos llevan otros elementos ca mixta con corazones, flechas e inscripciones reconocidos expertos de arte cuáles son sus pie-
como los brochazos que definen los cabellos y los con formas geométricas y figuras deconstruidas zas más significativas. Una obra por mes, de lo
trazos rápidos y esquemáticos de la gorguera. Pero (había visitado al español Pablo Picasso dos años que resta de 2020, para recordarlo ■
el conjunto de la pintura no se detiene allí y, forzosa-
mente, la mirada salta a la mitad izquierda del cuadro
que, por contraste, equilibra y completa la composi-
ción con el caballito de juguete que el pequeño gue-
rrero sostiene con su manito que apenas logra cerrar
dentro del guante poderoso”:
Extraído de un texto escrito para la exposición
Trilogía: Argentina, Colombia, México, 2018. Cedido
por el autor, Carlos Arturo Fernández.

“Es una de esas obras que


nos atrapa gracias a su
paleta cromática y a sus
esbozadas referencias con
el cubismo de Braque o
Picasso. Sin embargo, tales
referencias conservan una
autenticidad en su forma,
alejándose de los principios
perceptuales del cubismo:
la mujer de la composición
se encuentra de manera
frontal y no hallamos allí
multiplicidad de ángulos.
Por otro lado, la pintura
FOTO CORTESÍA LIBRO OBREGÓN DE VILLEGAS EDITORES FOTO CORTESÍA VILLEGAS EDITORES reflexiona sobre los proce-
SÁBADO, 13 DE JUNIO DE 2020 TENDENCIAS 25

CRÍTICA

ESTUDIANTE MUERTO (VELORIO) (1956)


DIEGO
AGUDELO Otro mundo
GÓMEZ
“Fue pintado en 1957 y está enmarcado dentro de la tragedia de Crítico de series perdido
las manifestaciones sociales de esa época, en la que gobernaba
Rojas Pinilla. Se basa en una faena que hay entre el 8 y 9 de
junio de 1956, en donde matan una serie de estudiantes. En la
obra hay una teatralización y mistificación alrededor de la violen-
cia y una suerte de sacralización de esa violencia. Este mucha-
cho está acostado sobre una mesa en la misma dirección y, más
o menos, con las mismas características de una obra que apare-
ce después llamada Violencia... La pieza es un bodegón moder-
no tirando a lo contemporáneo con dejes cubistas. Nos muestra
un joven colombiano muerto en rojo, color del comunismo, y alre-
dedor de esa mesa hay copas floreros y una manzana, que lo
convierten de una manera dramática en una suerte de altar”:
Óscar Roldán, director del Museo
Universitario Universidad de la U. de Antioquia. FOTO SERIE

En últimas, una distopía también es la narración del mundo que


perdimos o que podemos perder. La descripción de un estado
autoritario habla sobre la libertad perdida. Si el nuevo orden in-
dica que debemos tomar medicamentos para suprimir las emo-
ciones, la ausencia que se nota es la de la borrasca emocional
AMOR DE CÓNDORES (1958) que nos gobierna; si no podemos emitir ningún ruido porque
un arácnido del espacio nos cazaría, entendemos los mundos
“Es el único mural pintado en Medellín por Alejandro invaluables que residen en la palabra, en la música, en el baru-
Obregón. Esta pieza de ejecución espontánea en llo de los pájaros, incluso en el llanto desbocado. Una serie
técnicas mixtas fue realizada in situ en la famosa como Snowpiercer, en la que el mundo está congelado porque
Taberna del Ahorcado, residencia de Leonel Estrada la soberbia de los humanos congela el núcleo terrestre en su
y María Helena Uribe en las afueras de El Poblado. intento por revertir los estragos del calentamiento, muestra un
La composición contiene los trazos, líneas y gestos mundo en el que lo perdido es el equilibrio. Las muchedum-
característicos del simbolismo figurativo ejercido por bres hacinadas en un tren imposible, que recorre sin pausa la
el maestro en su primer período, y dejos cubistas tierra para no congelarse, extrañan el calor, extrañan la posibili-
influídos luego de su viaje a Europa entre 1954 y dad de estar solos, extrañan la distancia, los frutos frescos, y
1955, tras haber conocido personalmente a Picasso. aunque las vías sobre las que se mueven circundan el orbe,
Esta obra, que es una Oda de amor, se puede apre- extrañan la posibilidad del viaje.
ciar actualmente en la Sala Promesas de la La trama de fondo parece básica, incluso ingenua. En el tren
Modernidad, recién abierta por el Museo de descomunal existe una división por clases. Quienes ocupan el
Antioquia”. vagón de la cola son los polizones que abordaron en el último
Calos Uribe, curador jefe del Museo de Antioquia FOTO CORTESÍA MUSEO DE ANTIOQUIA / momento. Es entre los desclasados, los desposeídos, los que
JULIETA DUQUE
no tienen nada que perder, donde se empieza a gestar la re-
belión. Las condiciones cambian según se avance en los va-
gones. Hay terceras, segundas y primeras clases. Existe una
élite y un gobierno que con mano de hierro controla los sumi-
nistros, los recursos. Ese control, en algún momento de la tra-
ma, será imposible de mantener, es predecible lo que ocurrirá
pero los episodios están llenos de otros pequeños detalles,
impredecibles, que convierten en algo secundario esa trama
de emancipación y libertad.
En primer lugar, el diseño de producción es minucioso. La
mayoría de las escenas ocurren en un interior opresivo, don-
de todo es oscuro y estrecho. La historia se desarrolla cuan-
do el tren ya lleva siete años recorriendo los gélidos continen-
tes de la Tierra. Las personas han tenido que aprender a vivir
con sus limitaciones. Todos quieren avanzar a los vagones de
adelante pero igual encuentran el modo de hacer la vida y
mantener, por supuesto, una condición humana caracterizada
por el ansia de poder y la búsqueda de puntos de fuga: hay
drogas para distraer el espíritu, mujeres dedicadas al ejerci-
cio de una prostitución hipnótica, peleas orquestadas con las
intenciones del Circo Romano, crímenes que se cometen en
los puntos ciegos de esa sociedad supervigilada, desviacio-
nes macabras de canibalismo y destrucción que poco a poco
roerán los cimientos del frágil orden.
También hay imágenes entregadas a cuentagotas del amena-
zante mundo exterior, hecho hielo. Las ciudades parecen civili-
FOTO CORTESÍA BANCO DE LA REPÚBLICA zaciones de cristal, suspendidas en el tiempo; de los puentes
colosales de las metrópolis cuelgan carámbanos que hacen
pensar en los cuernos de bestias antediluvianas; quien expon-
APUNTES SOBRE LA VIOLENCIA (1962) ga la piel, aunque sea por un par de segundos, a ese frío se
MÁSCARAS (1954) convertiría también en una estatua de hielo. Ese mundo desola-
“Consciente de que La Violencia fue también escogida, mi do de ficción que se puede ver a través de las ventanas de
propuesta es Apunte para la violencia de 1962 (Colección ese tren que avanza como un rompehielos imparable contiene
sos de colonización en uno de Banco de la República), boceto al óleo de 24 x 30,4 cms. una belleza abrumadora. Es feroz, está vacío, espantó la vida
los momentos de violencia más Los estudios y bocetos de un artista permiten acercarse a de la superficie, se parece tanto al paisaje de un planeta yermo
críticos de Colombia señalados la intimidad del proceso creativo, pero esta pieza tiene en un lejano confín del espacio que no tarda uno en preguntar-
a través de la mujer en fondo argumentos potentes. Su composición impecable a partir se cuánto falta para que lleguemos de verdad a ese punto.
verde, que lleva puesta una de tres franjas horizontales (primer plano, figura y fondo). Esta serie emitida en Netflix está basada en un cómic, pero
máscara indígena y sostiene La austeridad de los colores empleados (blanco, negro y también existe una adaptación cinematográfica de 2013 dirigi-
unos alimentos junto con un rojo). Todo lo que resalta el gesto de la figura femenina da por Bong Joon-ho, el director de la premiada Parásito. Las
yelmo de conquistador y una yacente y su cuerpo maltrecho, (casi) fragmentado. La dos versiones no tienen nada que envidiarse. La película tiene
máscara antigás. transparencia del pigmento, además, le otorga un aspecto un ritmo más frenético, todo sucede demasiado rápido. La se-
Es una gran pieza que, sin fantasmagórico. Mucho de eso queda en la obra definitiva. rie se toma su tiempo para desarrollar una subtrama noir y tam-
duda, examina nuestras ideas La violencia en Colombia es un asunto recurrente, que se bién para presentar a personajes más complejos, como la mu-
sobre el historicismo pictórico actualiza permanentemente. Esta imagen de Obregón ha jer interpretada por la fantástica Jennifer Connelly, quien lleva
en las tradiciones del arte logrado instalarse en la memoria colectiva de muchos pues- el timón de este extraño navío, aparentemente en el rol de cruel
nacional”: to que es una manifestación en imagen sobre las atrocida- villana, aunque por momentos sugiere que tiene una cara ocul-
Úrsula Ochoa, crítica y profesora des que unos le hacen al cuerpo de otros y al cuerpo del ta, quizás una faceta que mantiene en secreto porque es su úl-
de arte. territorio”: Conrado Uribe, curador de arte timo enlace con el mundo perdido.