Está en la página 1de 8

ESPECIALIDAD DE CONQUISTADORES

SERIE ESTUDIO DE LA NATURALEZA

1)
Reciclaje
Definir la palabra reciclaje.
2) ¿Cuál es el significado de las 3R de la educación ambiental?
3) ¿Cuáles son los colores que se usan para separar la basura para reciclaje? ¿Qué basura es ésta?
4) Hacer un informe de, por lo menos, 200 palabras y, como máximo, 500, sobre la importancia de reciclar la basura
en el contexto ambiental en los días de hoy.
5) Elaborar y demostrar en un cartel o usando otros métodos audiovisuales una tabla que contenga los residuos
naturales y artificiales, y el tiempo de descomposición de cada uno.
6) Investigar y presentar con dibujos, de manera escrita o con algún método audiovisual, un cálculo estimado del
futuro, donde se presenten los impactos ambientales que los desperdicios causarán al hombre y al medio ambiente
si no se inicia una acción inmediata sobre el reciclaje.
7) Investigar en su municipio cuáles son las medidas públicas que se están adoptando para el trabajo de recolección
selectiva de residuos de la ciudad. Presentar un informe.
8) Definir los siguientes términos:
a) Sustentabilidad c) Preservación
b) Impacto Ambiental d) Biodegradable
9) Citar y presentar de forma oral, algún texto bíblico que mencione la importancia de que el cristiano se concientice,
sensibilice y oriente sobre la conservación y preservación del medio ambiente.
10) Punto práctico: crear y presentar dos juguetes hechos con material reciclado y dos utensilios de casa.
Obs.: Intentar hacerlos dándoles el mejor resultado posible.

Reciclaje
El reciclaje es un proceso cuyo objetivo es convertir desechos en nuevos productos o en materia prima para
su posterior utilización.
Gracias al reciclaje se previene el desuso de materiales potencialmente útiles, se reduce el consumo de nueva
materia prima, además de reducir el uso de energía, la contaminación del aire (a través de la  incineración) y
del agua (a través de los vertederos), así como también disminuir las emisiones de gases de efecto
invernadero en comparación con la producción de plásticos.
El reciclaje es un componente clave en la reducción de desechos contemporáneos y es el tercer componente
de las 3R («Reducir, Reutilizar y Reciclar»).
Los materiales reciclables son muchos, e incluyen todo el papel y cartón, el vidrio, los metales ferrosos y no
ferrosos, algunos plásticos, telas y textiles, maderas y componentes electrónicos. En otros casos no es posible
llevar a cabo un reciclaje debido a la dificultad técnica o alto coste del proceso, de modo que suele
reutilizarse el material o los productos para producir otros materiales y se destinan a otras finalidades, como
el aprovechamiento energético. También es posible realizar un salvamento de componentes de ciertos
productos complejos, ya sea por su valor intrínseco o por su naturaleza peligrosa.

Vectores contaminantes
Para hablar sobre el reciclaje es importante conocer sobre cuáles son los vectores contaminantes en los
cuales debemos tener conciencia para al igual cuidar el medio ambiente y acabar con la contaminación
mundial. De los cuales nos referimos:
 Aire: en donde se acumula todos los olores y los contaminantes de las fábricas, el tráfico y entre otras
cosas.
 Agua: en donde la sociedad contamina con más frecuencia ya que ahí, la sociedad es causante por tirar
sus residuos, tirar productos contaminantes y hacer sus trabajos de industria.
 Utilización de la energía: en los cuales conforme va creciendo la sociedad se van generando
fabricaciones de cualquier tipo de los cuales contaminan el medio ambiente.

Cadena de reciclaje
La cadena de reciclado consta de varias etapas:
1) Recuperación o recogida: que puede ser realizada por empresas públicas o privadas. Consiste
únicamente en la recolección y transporte de los residuos hacia el siguiente eslabón de la cadena. Se
utilizan contenedores urbanos de recogida selectiva (contenedores amarillo, verde, azul, gris y marrón).
2) Plantas de transferencia: se trata de un eslabón y obligatorio que no siempre se usa. Aquí se mezclan
los residuos para realizar transportes mayores a menor costo (usando contenedores más grandes o
compactadores más potentes).
3) Plantas de clasificación (o separación): donde se clasifican los residuos y se separan los valorizables.
Residuos que sí pueden reciclarse de los que no. La fracción que no puede reciclarse se lleva a
aprovechamiento energético o a vertederos.
4) Reciclador final (o planta de valoración): donde finalmente los residuos se reciclan (papeleras,
plastiqueros, etc.), se almacenan (vertederos) o se usan para producción de energía (cementeras, biogás,
etc.).

Para la separación en origen doméstico se usan contenedores de distintos colores ubicados en entornos
urbanos o rurales:
 Contenedor amarillo (envases): En este se deben depositar todo tipo de envases ligeros como los
envases de plásticos (botellas, tarrinas, bolsas, bandejas, etc.), de latas (bebidas, conservas, etc.) En
general, deben depositarse todos aquellos envases comercializados en el mercado nacional, e
identificados por el símbolo del punto verde.
 Contenedor azul (papel y cartón): En este contenedor se deben depositar los envases de cartón (cajas,
bandejas, etc.), así como los periódicos, revistas, papeles de envolver, propaganda, etc. Es aconsejable
plegar las cajas de manera que ocupen el mínimo espacio dentro del contenedor y también retirar las
grapas, los canutillos y los plásticos que vengan incorporados en el papel y cartón. Si están manchados
de residuos orgánicos, como por ejemplo las servilletas de papel, no deben ir en este contenedor.
 Contenedor verde (vidrio): En este contenedor se depositan envases de vidrio. Pero se debe tener en
cuenta que no se puede depositar bombillas, frascos de medicamentos, gafas, jarrones y tazas, loza, lunas
de automóviles, porcelana o cerámica, tapones, chapas o tapas de los propios tarros o botellas de vidrio,
tubos y fluorescentes.
 Contenedor marrón (orgánico): En él se depositan el resto de residuos que no tienen cabida en los
grupos anteriores, fundamentalmente desechos orgánicos catalogados como materia biodegradable.
 Contenedor rojo o puntos limpios (desechos peligrosos): Como teléfonos móviles, insecticidas, pilas o
baterías, aceite comestible o aceite de vehículos, jeringas, latas de aerosol, etc.
 Contenedor naranja: aceite de cocina usado.
 Contenedor específico en farmacias: para la recuperación de los medicamentos caducados o que ya no
se utilizarán, incluyendo los envases.

Regla de las "3R"


Las tres erres consisten en una práctica para alcanzar una
sociedad más sostenible.
 Reducir: acciones para reducir la producción de objetos
susceptibles de convertirse en residuos, con medidas de
compra racional, uso adecuado de los productos, compra
de productos sostenibles. Cuando hablamos de reducir lo
que estamos diciendo es que se debe tratar de reducir o
simplificar el consumo de los productos directos, o sea,
todo aquello que se compra y se consume, ya que esto
tiene una relación directa con los desperdicios, a la vez
que también la tiene con nuestro bolsillo. Por ejemplo, en
vez de comprar 6 botellas pequeñas de una bebida, se
puede conseguir una o dos grandes, teniendo el mismo
producto pero menos envases sobre los que preocuparse.
 Reutilizar: acciones que permiten el volver a usar un
determinado producto para darle una segunda vida, con el
mismo uso u otro diferente. Medidas encaminadas a la reparación de productos y alargar su vida útil.
 Reciclar: el conjunto de operaciones de recogida y tratamiento de residuos que permiten reintroducirlos
en un ciclo de vida. Se utiliza la separación de residuos en origen para facilitar los canales adecuados.

Símbolo del reciclaje


El logo es un icono medioambiental y un clásico del mundo del diseño gráfico; actualmente es utilizado en
todo el mundo para identificar a los productos que son reciclables.
El símbolo se utiliza ahora en todo el mundo, con diferentes variaciones, para identificar los productos
reciclables, así como para representar las tres "R" que impulsan los ecologistas: reducir, reutilizar y reciclar.
En 1988, la Asociación de la Industria de los Plásticos en Estados Unidos tomó como base esta imagen para
crear un código que permite saber cuál es el material predominante en la fabricación de un producto y, por
tanto, identificar la complejidad de su reciclaje. Este código utiliza una escala del uno al siete e identifica una
serie de plásticos.
El uno es para aquellos productos elaborados con tereftalato de polietileno (PET) y que son los más fáciles
de reciclar. La dificultad del reciclaje aumenta con la escala hasta el número siete, el cual se emplea para
aquellos productos fabricados con materiales de plástico realmente difíciles de reciclar. El número que le
corresponde a cada material se encuentra dentro del símbolo de reciclaje, las tres flechas creadas por Gary
Anderson.
o Número 1: plástico PET o tereftalato de polietileno
o Número 2: plástico polietileno de alta densidad
o Número 3: plástico PVC o policloruro de vinilo
o Número 4: plástico polietileno de baja densidad
o Número 5: plástico polipropileno
o Número 6: poliestireno, como el PS o ABS
o Número 7: otros plásticos como policarbonatos, poliamidas o poliuretanos

¿VALE LA PENA RECICLAR?


La producción de residuos casi se ha duplicado en los últimos 30 años, estamos transformando el planeta en
un enorme cubo de basura, una manera para reducir la cantidad de residuos urbanos es el reciclaje.
El reciclaje es una de las maneras más fáciles de combatir el Calentamiento Global, ya que evitamos generar
mayor contaminación.
Los vertidos de plásticos llegan a los océanos destruyendo la vida marina. Cada año mueren 1.000.000
criaturas marinas por la contaminación plástica de los mares. Por culpa del plástico estamos creando
verdaderas islas de basura en los océanos.
El reciclaje no sólo tiene sentido desde el punto de vista ambiental, sino también desde el punto de vista
económico. Al reciclar estamos ahorrando materias primas y energía en su elaboración. Por ejemplo con  el
reciclado de cuatro botellas de vidrio, lograríamos ahorrar la energía suficiente equivalente al
funcionamiento de un frigorífico durante un día o el equivalente a lavar la ropa de cuatro personas. Cada
tonelada de papel reciclado representa un ahorro de energía de 4100KWH.
En resumen:
 El reciclaje no sólo beneficia al medio ambiente sino que también es una buena opción para la economía
de un país o región, generando empleos verdes. Según el informe de la fundación Amigos de la Tierra.
 Reduce la necesidad de los vertederos y la incineración
 Ahora energía y evita la contaminación causada por la extracción y procesamiento de materiales primas.
 Disminuye las emisiones de gases de invernadero que contribuyen al cambio climatológico global
 Conserva los recursos naturales como la madera, el agua y los minerales
 Ayuda a sostener el medioambiente para generaciones futuras.

¿COMO EMPEZAR A RECICLAR?


Cada día compramos y tiramos kilos de material que termina en los vertederos. En una sociedad donde
favorece el consumismo, nos hemos convertido en la generación de usar y tirar. La publicidad bombardea
constantemente con anuncios cuyo objetivo es consumir por consumir.
Debemos elegir productos no sólo en base a su calidad y precio, sino también por su impacto ambiental y
social, y por la conducta de las empresas que los elaboran.
Hay que tener en cuenta que es en los hogares donde más residuos de envases se generan. Si colaboramos
separándolos correctamente en casa, haremos posible que los envases se puedan reciclar y así contribuir a
darles una segunda vida evitando que terminen en un vertedero. Para ello debemos primero que aprender a
reciclar.
Además de reciclar los envases, podemos realizar algunas pautas a tener en cuenta para reducir la cantidad
de basura que generamos diariamente, así como su composición tóxica. Una de ellas es  la regla de “las 4R”:
reducir, reutilizar, reemplazar, reciclar.

LA REGLA DE “LAS 4R”: REDUCIR, REUTILIZAR, REEMPLAZAR, RECICLAR


Reducir
La primera de las tres erres: Reducir, recoge quizás la parte más obvia de la teoría, si reducimos nuestro
consumo, tanto energético como de bienes materiales, estamos reduciendo también el problema. De este
modo, la finalidad es disminuir el gasto de materias primas, agua y bienes de consumo, así como el aporte de
CO2 a la atmósfera y el consumo de energía (tanto la destinada a la creación de un producto como a su
transporte y distribución).
 Evitar el sobre envasado. Elegir siempre productos con la menor cantidad de embalajes innecesarios y
los que utilicen materiales reciclados.
 Reducir los productos de “usar y tirar”, como el papel aluminio, las bandejas de plástico, los envases
tetrabrik….
 Reducir la utilización de bolsas de plástico en las compras; llevar siempre una de tela o un carrito de
compra.
 Impulsar los procesos de producción limpia. Por ejemplo: reutilizando el papel de regalo.
 Reducir el uso de plástico en envases, embalajes, juguetes, etc.
 Imprimir estrictamente lo necesario; No imprimir solo para leer unos cuantos renglones; en cuestión de
autorizaciones se puede hacer vía mail.
 Antes de imprimir verificar la ortografía y configurar correctamente los márgenes de página. 35% de las
impresiones, son de índole innecesario por error de configuración.
 Recoger de inmediato los documentos que se manden a imprimir. 20% de las impresiones son aquellas
que se mandan a imprimir y se dejan sin recoger.
 Utilizar carpetas electrónicas para la difusión de información. Es más fácil de difundir y puede estar
disponible para todos. En casos de que el personal no cuente con computadora, se puede imprimir un
solo juego para un cierto número de personas.
 Usar tóners de la marca de las impresionas; llamar al proveedor de la marca cuando se termine el tóner,
para que se lo lleve y pueda ser reusado.
 Evitar copias innecesarias

Reutilizar
A continuación, el hábito de Reutilizar nos anima a tratar de alargar la vida útil de un producto, esto es, antes
de tirarlo y sustituirlo por uno nuevo, debemos buscar el modo de repararlo o, de no ser posible, darle otro
uso antes del final de su vida.
 Utilizar envases de vidrio, es 100% reciclable sin perder su calidad. Además, no se necesitan químicos
para su elaboración.
 Al usar el papel para escribir o imprimir, aprovechar las dos caras. También es posible fabricar pequeños
blocks de notas con papel sobrante.
 Utilizar filtros de café no descartables que pueden ser lavados y reutilizados.
 Al utilizar una caja, buscar la manera de reutilizarla para próximas entregas o almacenamiento de
documentos.
 No las maltrates para que puedan ser reutilizadas.
 Evitar el uso de grapas en sobres y hojas; esta acción aparte de facilitar el reúso de las hojas, favorecerá
la reutilización de los mismo clips.
 Al imprimir / utilizar una hoja de papel por un lado, deja las hojas en un área de impresoras que dice
“Hojas para Reúso”.
 Las hojas que se utilizarán para reúso, deberán tener tachada la información que ya fue utilizada.
Afortunadamente, la red está repleta de ideas, algunas muy creativas, orientadas a cambiar la mentalidad del
“usar y tirar”, ideas que, además, no ayudan solo al medio ambiente, sino también a nuestro bolsillo.
La reutilización no atañe simplemente a productos manufacturados, ya que puede, y debe, aplicarse también
a los recursos naturales. Por ejemplo, el agua que utilizamos para lavar verduras y frutas o el agua que nos
sobra después de beber, se puede destinar para regar las plantas o incluso fregar el suelo.
Del mismo modo, dando un paso más y poniendo más medios, las aguas procedentes de los desagües de
lavadoras, bañeras o fregaderos, serían, tras la aplicación de un simple tratamiento, perfectas para el riego de
zonas verdes o el uso en cisternas, así como para limpieza de exteriores.

Reemplazar
 Comprar envases de vidrio en vez de plástico o latas.
 Elegir otras alternativas a juguetes que funcionan con pilas o que están hechos de plástico.
 Utilizar pañuelos de tela en vez de pañuelos de papel.
 Elegir cuadernos con tapas de cartón, en vez de plástico.
Reciclar
La última R, el Reciclaje se basa en tratar los desechos con el fin de  obtener nuevos productos, preservar
materiales potencialmente útiles y evitar así el daño medioambiental que conlleva su eliminación (gases y
otras sustancias tóxicas). La práctica del reciclaje tiene múltiples vertientes y su aplicación abarca desde
sencillos hábitos domésticos hasta complejas regulaciones de orden internacional.
En los últimos años, gracias a campañas de concienciación, talleres, distribución de material explicativo y
adecuación de infraestructuras, tanto en ámbitos urbanos como rurales, la segregación de basuras a nivel
doméstico se ha convertido en una práctica fácil de llevar a cabo y todos sabemos de la importancia de
nuestra participación en esta primera y esencial fase del proceso.
* El reciclado de los materiales es el último paso antes del pre tratamiento y la eliminación de los residuos.
Reciclar significa utilizar un residuo para obtener un producto similar al originario.
* El reciclado permite reintroducir los distintos materiales en los ciclos de la producción, ahorrando
materias primas y disminuyendo el flujo de residuos que van a parar a los tratamientos de disposición
final.
* Para residuos de carácter orgánico: pueden ser “compostados” para ser usados como abono de uso
domiciliario o rural.
* Los cartones, el papel, los vidrios, los metales, pueden ser de utilidad para algunas empresas o
cooperativas que los reciclan.

IMPORTANCIA DE LAS 3R EN EL MEDIO AMBIENTE


Como se ha publicado recientemente, en nuestro país, la producción total de residuos urbanos se sitúa en
torno a los 25 millones de toneladas, cifra que equivale aproximadamente a 464 kilos al año por habitante, y
de los cuales solo se recicla o utiliza para compostaje un 27%, lo que nos sitúa 15 puntos por debajo de la
media europea.
Desde el punto de vista medioambiental, y como han venido reclamando muchas organizaciones, estos datos
son alarmantes y su sostenibilidad a medio plazo es prácticamente imposible. Así, la implantación social de
los hábitos de Reducción, Reutilización y Reciclaje, acompañada de un cambio de mentalidad drástico y
generalizado, se plantea como el único camino posible para una disminución considerable de las cifras antes
mencionadas.

LA IMPORTANCIA DEL RECICLAJE. CUIDEMOS EL MEDIO AMBIENTE.


El reciclar o el reciclaje es un acto de suma importancia para la sociedad ya que el mismo supone la
reutilización de elementos y objetos de distinto tipo que de otro modo serían desechados, contribuyendo a
formar más cantidad de basura y, en última instancia, dañando de manera continúa al planeta.
Cuando hablamos de reciclar o de reciclaje hacemos referencia entonces a un acto mediante el cual un objeto
que ya ha sido usado es llevado por un proceso de renovación en lugar de ser desechado. Los expertos en la
materia consideran que casi todos los elementos que nos rodean pueden ser reciclados o reutilizados en
diferentes situaciones, aunque algunos de ellos, por ser extremadamente descartables o por ser tóxicos no
pueden ser guardados.

Ventajas ambientales y económicas del reciclaje


Entre las ventajas del reciclaje hay que destacar que este contribuye a evitar el deterioro del planeta por sobre
producción. La destrucción de gran cantidad de bosques o el deterioro progresivo de la capa de ozono
ocurren fundamentalmente por la intención de producir muy por encima de las necesidades de las personas.
El reciclaje esa suerte de salida a esa situación, y permitiría ahorrar gran cantidad de la energía que se utiliza
para esos fines.
En cuanto a los beneficios financieros y económicos del reciclaje, puede decirse que el costo de la energía,
que en la actualidad es tan alto, se reduciría fuertemente. Reciclar una tonelada de papel de periódico ahorra
unos 4000 KW de electricidad, aproximadamente la electricidad necesaria para una casa de tres dormitorios
a lo largo de un año entero. Además, el reciclaje de papel también reduce el gasto de agua y aceite. En
cuanto al reciclaje de productos de consumo hogareño y de oficina, como puede ser el del cartucho de la
impresora, el reciclaje reduce el costo en casi la mitad en comparación con la compra de cartuchos nuevos.

El espíritu del reciclaje


La reutilización presume una serie de valores que tienen las personas, muy distintos de los que acompañan al
consumo excesivo y la producción masiva. Por un lado, aquellos que reciclan le dan una gran importancia al
planeta en el que viven, que no les pertenece a ellos solos, sino también a todas las demás personas, incluso a
las que aún no han nacido. Este pensamiento en las generaciones futuras basado en el amor por la
naturaleza mejora mucho la calidad de vida en la tierra, y es menester que se  intente inculcar en todos los
niños esta visión del mundo.
Además, una educación en reciclaje comprende también un cambio en la relación entre el individuo y los
desechos: se acepta la secuencia permanente de comprar-usar-tirar, de forma tal que todo el tiempo se debe
estar buscando la versión mejorada y más moderna de lo mismo. Quien tiene el hábito de reciclar no solo
recurre a separar sus desechos de acuerdo a su origen biológico, sino que también se aparta de esa idea de
desechar todo lo obsoleto y revaloriza lo que para otros ya estaría en condiciones de ser olvidado.

Educación ambiental
Es por esto último que se recomienda educar a los jóvenes destacando la importancia del reciclaje. Como se
indicó, la mejor forma de inculcar la práctica del reciclaje es desarrollando en los niños un gran amor por la
naturaleza, cosa que se puede logar fácilmente acercándolo a espacios naturales: aprender a plantar un árbol
o hacer una huerta, ir de excursión al campo o a una granja, cuidar una mascota, conocer ríos, plantas y
flores, todo eso seguramente hará que el niño adquiera amor por su entorno y será mucho más fácil luego que
comprenda la importancia del ahorro de agua y luz, o de no tirar basura en la calle.
La separación de los residuos resulta fundamental, así como ciertas medidas de reducción, por ejemplo, en el
envasado de las cosas que no necesitan, en la utilización de bolsas de plástico en las compras. También son
necesarios algunos reemplazos: envases de vidrio en vez de latas, cuadernos con tapas de cartón en vez de
plástico, pañuelos de tela en vez de papel, incluso algunas simples reutilizaciones (como las de los envases
de vidrio, el papel de ambos lados o los filtros de café) pueden contribuir en gran medida al cambio.

GLOSARIO DE TÉRMINOS

¿Qué es Sustentabilidad?
La sustentabilidad es en realidad “un proceso” que tiene por
objetivo encontrar el equilibrio entre el medio ambiente y el uso
de los recursos naturales. La humanidad en su paso por el planeta
ha degradado los recursos naturales de tal forma que actualmente
es necesario procurar y planear concienzudamente el consumo de
los mismos para garantizar su existencia en las generaciones
futuras.
Este concepto surge en el año de 1987, cuando la World
Commission on Environment and Development de las Naciones
Unidades publicó el informe “Our common future” (Nuestro futuro en común), que está centrado en la idea
del desarrollo sustentable o sostenible. Sin embargo, este concepto fue realmente adoptado hasta 1992 por
180 Jefes de Estado, en Río de Janeiro, durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el medio
ambiente y el desarrollo. En dicha conferencia se acuerdan 27 principios relacionados con la Sustentabilidad
que se materializan en un programa mundial conocido como Agenda 21.
“El desarrollo sustentable hace referencia a la capacidad que haya desarrollado el sistema humano para
satisfacer las necesidades de las generaciones actuales sin comprometer los recursos y oportunidades para
el crecimiento y desarrollo de las generaciones futuras.”
En el estudio “El concepto moderno de sustentabilidad” realizado por el Ing. Arturo M. Calvente de la
Universidad Abierta Interamericana, se hace mención de una definición sueca más integral al definir una
sociedad sustentable como aquella en la cual:
“el desarrollo económico, el bienestar social y la integración están unidos con un medioambiente de
calidad. Esta sociedad tiene la capacidad de satisfacer sus necesidades actuales sin perjudicar la habilidad
de que las generaciones futuras puedan satisfacer las suyas”.

Impacto ambiental
El impacto ambiental (también conocido como impacto antrópico o antropogénico sobre el medio ambiente)
es el efecto que produce la actividad humana sobre el medio ambiente. El concepto puede extenderse a los
efectos de un fenómeno natural catastrófico. Técnicamente, es la alteración en la línea de base ambiental.
Las acciones de las personas sobre el medio ambiente siempre provocan efectos colaterales sobre éste. La
preocupación por los impactos ambientales abarca varios tipos de acciones, como la contaminación de los
mares con petróleo, los desechos de la energía radioactiva o desechos radioactivos/nucleares, la
contaminación auditiva, la emisión de gases nocivos, o la pérdida de superficie de hábitat naturales, entre
otros.
La evaluación de impacto ambiental (EIA) es un procedimiento por el que se identifican y evalúan los
efectos de ciertos proyectos sobre el medio físico y social. La Declaración de Impacto Ambiental (DIA) es el
documento oficial que emite el órgano ambiental al final del procedimiento de EIA, que resume los
principales puntos del mismo y concede o deniega la aprobación del proyecto desde el punto de vista
ambiental.

Impacto ambiental a nivel mundial


La mayor parte de la energía utilizada en los diferentes países proviene del petróleo y del gas natural.
La contaminación de los mares con petróleo es un problema que preocupa desde hace muchos años en
especial a los países marítimos, sean o no productores de petróleo, así como a las empresas industriales
vinculadas a la explotación y comercio de este producto. Desde entonces, se han tomado previsiones técnicas
y legales a nivel internacional para evitar o disminuir la ocurrencia de estos problemas.
Los productos de desechos gaseosos expulsados en las refinerías ocasionan la alteración, no sólo de la
atmósfera, sino también de las aguas, tierra, vegetación, aves y otros animales. Uno de los contaminantes
gaseosos más nocivo es el dióxido de azufre, daña los pulmones y otras partes del sistema respiratorio. Es un
irritante de los ojos y de la piel, e incluso llega a destruir el esmalte de los dientes.
Otra de las fuentes alternativas de energía desarrollada es la radioactiva, que genera muchos desechos o
contaminantes radioactivos provenientes de las reacciones nucleares, de yacimientos de minerales
radioactivos, de las plantas donde se refinan o transforman estos minerales y de las generadoras de
electricidad que funcionan con materia radiactiva. Todavía no se conoce un método para eliminar estos
desechos sin riesgo para el hombre.
Otro de los impactos que genera la explotación de los recursos energéticos es la contaminación acústica. El
ruido producido por la industria disminuye la capacidad auditiva y puede afectar significativamente a los
sistemas nervioso y circulatorio.
La minería y el procesamiento de minerales a menudo producen impactos ambientales negativos sobre el
aire, suelos, aguas, cultivos, flora, fauna y salud humana. Además pueden impactar, tanto positiva como
negativamente, en varios aspectos de la economía local, tales como el turismo, la radicación de nuevas
poblaciones, la inflación, etc. En el pasado, las empresas no siempre fueron obligadas a remediar los
impactos de estos recursos. Como resultado, mucho de los costos de limpieza han debido ser subsidiados por
los contribuyentes y los ciudadanos locales.

Conservación ambiental
Los términos conservación ambiental, conservación de las especies, conservación de la
naturaleza y protección de la naturaleza son algunos de los nombres con que se conocen las distintas formas
de preservación de la naturaleza, el medio ambiente o, específicamente, algunas de sus partes: la flora y
la fauna, las distintas especies, los distintos ecosistemas, valores paisajísticos, entre otros.
La conservación ambiental comprende un conjunto de acciones tendientes a un manejo, uso y cuidado
responsable de los bienes comunes en un territorio determinado, que asegure el mantenimiento y potencie
sus condiciones presentes desde la identidad y costumbres de las comunidades locales y para las
generaciones futuras.

Motivaciones
El ser humano, a medida que avanza está destruyendo las pocas y últimas áreas salvajes o naturales que
quedan; está extinguiendo especies de plantas y animales; está perdiendo germoplasma valioso de especies y
variedades domésticas de plantas y animales; está contaminando el mar, el aire, el suelo y las aguas, y el
medio ambiente en general, viéndose entornos devastados con pérdidas de suelo rico en nutrientes aptos para
la reforestación.
La conservación de la naturaleza se da por razones económicas, científicas, culturales, éticas, sociales y
legales.
1) Por razones económicas: el desarrollo con uso razonable de los recursos naturales es más rentable a
largo plazo que, por ejemplo, la deforestación en zonas donde se aprovechan los bosques como fuente de
materia prima. En este caso, se considera viable la reforestación de las zonas boscosas propiedad de
empresas.
2) Razones científicas: de mucho peso justifican la conservación del medio ambiente. La conservación de
áreas naturales, con su flora y su fauna, preserva importante material genético para el futuro, ya que
todas las especies domésticas derivan de especies silvestres y estas son muy buscadas para renovar
genéticamente el ganado y los cultivos actuales. Muchos cultivos son afectados por enfermedades y
plagas por debilitamiento genético. El retrocruce con especies silvestres les devuelve la resistencia.
3) Muchas áreas deben ser conservadas por razones culturales, con las poblaciones humanas que contienen.
En la sierra, en la Amazonia y en otras partes del mundo se han desarrollado grupos humanos con
técnicas y manifestaciones culturales de gran importancia, que no deberían desaparecer. Música, danza,
idioma, arquitectura, artesanías, restos históricos, etc., son aspectos importantes de la riqueza de un país
y forman parte de su patrimonio.
4) Por razones sociales la conservación del medio ambiente también se justifica. El saqueo de los recursos
naturales, la contaminación y el deterioro del medio ambiente repercuten en las sociedades humanas en
forma de enfermedades, agitación social por el acceso a la tierra, al espacio y a los alimentos; y son
generadores de pobreza y crisis económica.
5) Las razones legales que justifican la conservación están en la Constitución Política, en los tratados
internacionales y en la legislación.

Biodegradabilidad
Biodegradabilidad es la capacidad de un material de ser biodegradado, es un proceso natural en el que un
material por acción biológica, cambia y en general pierde sus propiedades originales y a nivel químico las
moléculas que lo conforma se convierten en formas más simples y estables, pudiendo ser la forma más
oxidada de la molécula original (para materiales de carbón la forma más oxidada es el dióxido de carbono
CO2), la forma más reducida (para el carbono es el metano CH4) o una mezcla de ambas. Cualquier material
orgánico puede ser degradado por medios biológicos, como plantas, animales, microorganismos y hongos,
bajo condiciones ambientales naturales. Durante el proceso de biodegradación, el material será utilizado por
los agentes biológicos como sustrato es decir, fuente de carbono y otros nutrientes.
En general todas las sustancias y materiales orgánicos son biodegradables, el tiempo de degradación
dependerá de diversos factores como pueden ser: la complejidad de la sustancia, la disponibilidad y tipos de
organismos degradadores, si el material es biodisponible, el medio en que se encuentre. Las sustancias que
tienden a permanecer por mayor tiempo en el ambiente se les conocen como recalcitrantes.
Las sustancias inorgánicas también sufren procesos de degradación en general por procesos físicos o
químicos como la erosión o la oxidación pero no hay acción biológica en general.

Plazos de tiempo para la descomposición de varias materias comunes


* Cáscara de plátano o de banano: 2 a 10 días
* Pañuelos hechos de algodón: 1 a 5 meses
* Papel: 2 a 5 meses
* Cáscara de naranja: 6 meses
* Cuerda: 3 a 14 meses
* Filtros de cigarrillos: 1 a 2 años
* Estaca de madera: 2 a 3 años
* Calcetines o medias de lana: 1 a 5 años
* Aislante térmico de poliestireno "Styrofoam": 500 a 1 000 años
* Botella de vidrio: cerca de 4 000 años
* Hierro: depende del tipo de hierro desde 1 año a varios millones de años
* Hueso: de 10 a 15 años