Está en la página 1de 8

NUEVAS INTERPRETACIONES DEL POPULISMO LATINOAMERICANO Y EL CASO DEL

GAITANISMO EN COLOMBIA
Author(s): W. John Green
Source: Innovar: Revista de ciencias administrativas y sociales , Enero - Junio de 1995,
No. 5 (Enero - Junio de 1995), pp. 119-125
Published by: Facultad de Ciencias Económicas, Universidad Nacional de Colombia

Stable URL: http://www.jstor.com/stable/23740805

JSTOR is a not-for-profit service that helps scholars, researchers, and students discover, use, and build upon a wide
range of content in a trusted digital archive. We use information technology and tools to increase productivity and
facilitate new forms of scholarship. For more information about JSTOR, please contact support@jstor.org.

Your use of the JSTOR archive indicates your acceptance of the Terms & Conditions of Use, available at
https://about.jstor.org/terms

is collaborating with JSTOR to digitize, preserve and extend access to Innovar: Revista de
ciencias administrativas y sociales

This content downloaded from


168.176.5.118 on Tue, 07 Jul 2020 20:00:00 UTC
All use subject to https://about.jstor.org/terms
NUEVAS
INTERPRETACIONES
DEL POPULISMO
LATINOAMERICANO
Y EL CASO DEL
GAITANISMO EN
COLOMBIA*
COLOMBIA
*

W. John Green

el caudillo Jorge Eliecer Gaitan, constituyo una mas representative al poder y, muy especialmente, en

Elgaitanismo, movimientopolitico identificadocon ellos no eran militares, todos podfan exigir un ascenso
de las mas fuertes expresiones de movilizacion que el populismo fue un fenomeno de masas mientras
polftica en la Colombia del siglo XX. Renombra- que el caudillismo no1. Los movimientos populistas
do abogado, congresista, ministro del despacho y alcal- aparecieron a medida que las naciones latinoamerica
de de Bogota, Gaitan lidero un movimiento de proyec- nas experimentaron la industrializacion para sustituir
cion nacional, unanimemente reconocido como los productos importados (a partir de 1930), dejando
coyuntural en la historia colectiva del pais. Desde fina- atras la tradicional economi'a agrfcola de la cual de
les de los anos 20 hasta su asesinato en 1948, Gaitan pendi'an hasta entonces2.
encarno las esperanzas, aspiraciones y peticiones de
sus seguidores, los gaitanistas. Este movimiento enca- En tales condiciones innovadoras la mayori'a de los
ja dentro de la categori'a de movilizacion polftica cono- populistas compartian la conviccion de que el gobier
cida como populismo, que florecio en las ciudades lati- no deberi'a mostrarse activamente interesado y con
noamericanas entre 1930 y 1960. Las masas, dirigidas trolar, mediante la intervencion directa del Estado, los
por los movimientos populistas, ingresaron a la vida crecientes sectores de asalariados de sus naciones3.
polftica en muchasde las naciones deLatinoamerica en En consecuencia, los expertos han contemplado tradi
una escala sin precedentes. cionalmente al populismo latinoamericano como un
medio a traves del cual las elites gobernantes (o parte
Cualquier caracterizacion general del populismo de ellas) continuaron dominando sus respec
en America Latina incluye un entorno urbano, una ciedades. Desde los anos 60 las investigaci
base social pluriclasista, una ideologfa eclectica y am- bre el populismo fueron, por lo general, v
bigua con un tinte de nacionalismo y un Ifder carisma- estudios de liderazgo. Tales interpretaci
tico. Los populistas se diferenciaban de los caudillos, ron tambien a ver los movimientos populis
sus predecesores del siglo XIX, en que la mayorfa de de la lente de la "teorfa de la modernizacio

Traduccion
* Traducción de Diana
de Diana Silberman
Silberman Toward a Comparative Definition
Toward of Populism"
a Comparative DefinitionyofPaul W.Drake,
Populism" y Paul W.Drake,
i
Sin
Sin embargo,
embargo, los populistaslos populistas
han sido "Conclusion:
han sidoconsideradosoonstante-
considerados constante Requiem forRequiem
"Conclusion: Populism?",
for en Michael Coniff,
Populism?", en Michael
mente
mente como descendientes
como descendientes políticos de los caudillos, polfticos
debido compilador,
de los caudillos, Latincompilador,
debido American Populism
Latinin Comparative
American Populism in Co
aasusu reputacion
reputación de autoritariosdey enautoritarios y en vista de que fueron
vista de que fueron llama Perspective,
llama-(University of New(University
Perspective, Mexico Press, Albuquerque,
of New Mexico Press, Alb
dos
dos comunmente
comúnmente "caudillo", eso es,"caudillo",
"líder''. eso es, "Ifder". 1982), 1982), pp. 3-30,
pp. 3-30, 217-245.
217-245.
Auncuando, como afirma David Collier, elDavid
eslabón entre la En palabras de Ernesto Laclau, los teóricos de la moderniza
Auncuando, como afirma Collier, el eslabon entre la 4 En Palabras de, Ernea,° Laclau' '°s te6ricos de la modernizf
ción definían el populismo como "... una expresión aberrante
industrializacion
industrialización y el auge delypopulismo
el auge del populismo
es problemático. Véase es problematico. Vease defiman e! P°P" 'smo como una expresion aberrante
de la asincronía en los procesos de tránsito de la sociedad
David
David Collier,
Collier, compilador,
compilador, The New
The New Authoritarism Authoritarism in Latin de [a asmcroma en los procesos de rans.to de la socedad
in Latin
tradicional a la industrial"; véase "Hacia una teoría del
America,
America, (Princeton
(Princeton University
University Press, Press,
Princeton), 1979, pp. Princeton), 1979, pp. trad,clonal a la industrial ; vease Hacia una teoria del
371377'v ' populismo , en Politica e ideologia
371-377. populismo",en la teoria
en Política marxista
e ideología en la teoría (Siglo
marxista (Siglo
XXI,
XXI, 1980),
1980),p.p.177.
177.
La La
teoría
teoria
de la
demodernización,
la modernizacion,
en susen sus
3
Vease Michael
Véase MichaelConniff
Conniff para
para conocerunanalisisdetalladoy
conocer y unun comienzos,
un análisis detalladocomienzos, aparece en aparece en Gino
Gino Germani, Germani,
Torcuato Torcuato
di Telia y di Telia
examen
examende
delos
loselementos mencionados
elementos aquí aqul
mencionados y queygeneral
que general-
Octavio Octavio lanni,
lanni, Populismo Populismo
y contradicciones y contradicciones
de clase en de
mente se
mente seincluyen enlaladefinición
incluyen en definicionde populismo:
de populismo: "Introduction: Latinoamerica
Latinoamérica
"Introduction: (Ediciones Era, (Ediciones Era, Mexico, 1973).
México, 1973).

This content downloaded from


168.176.5.118 on Tue, 07 Jul 2020 20:00:00 UTC
All use subject to https://about.jstor.org/terms
En un ensayo pionero, el sociólogo argentino populistas como seguidores pasivos de líderes
Torcuato Di Telia describió el populismo como un maquiavélicos.
movimiento político que dependía del respaldo de los exDresiones más suscintas de la
perspectiva de las éîitôs dominante^ Steve Stein defú
i f m "h a n^T Ha ne el populismo como "la única institución que mejor
organiz i na au 0 0 ®suPa e- uaque i ea demuestra la interacción de varios elementos para el
reconoce la ideología anti-stafc« quo propia del ,atinoamericano. Aunque
populismo y la caracteriza como la mejor oportunidad nonultemn Pc nnizás una forma más
nara un cambio social sionifirativn durante esto nerio- aamiie que ei populismo es quizas una rorma mas
para un camDio social significativo durante este peno «benigna" de control social que otros métodos
do, niega que las masas populares ejercieran un rol de y. . . , , 0. . H . . .
liderazgo activo8. De forma similar, Gino Germani su- flagrant^ente v'0,entos. Stein subraya su
brava dos conceDtos claves- el nrimero es el de la man'Pulatlvo: sugiere que el populismo es la
„movilización
... .. „ P . . ,' movimiento
razón por laque
cual "la acumulación de presión popular
permitió a grupos pre- . . ,. . . . u
x „ • » * , .. ■ , necesaria para el cambio revolucionario no hava ocu
viamente pasivos actuar en la vida poitica nacional ., „ . . ... . . y ..
a;t, mdo".
apareciendo ocasionalmente comoStein describemovimien-
difusos la "dinámica central
... .. . del
. . populismo
r )r.
. L, . . como lazos personalistas y particularistas existentes
alomar parte de la Ä S« ™
•integración", segundo concepto clave que se des- cu»0,. ,mpact0 '"
prende del anterior y que se define como una movilización pop
movilización que reconoce
w loo -liooioooo la nvininnfnne
nonininn legitimidad de las instltu-
representa una"f de
form
ciones y las relaciones sociales existentes6. _ . . . . „ ■ „ ,
' movimientos populares genuinos cuyos logros son
El politólogo brasileño Francisco Weffort hace una simples "conces
crítica más explícita al describir las relaciones entre argumentan des
los líderes populistas y sus seguidores. Weffort cia el desafortunad
ejemplifica las tendencias de los izquierdistas -a partir Carlos Ribeiro
de los años 60- de menospreciar a los populistas por a revoluçâo ante
haber fracasado en su intento de lograr reformas sig- 0.
nificativas. Los líderes populistas, argumenta, se lie- ?n
naban la booa de retórica progresista cuando en reali- p°pu ™ lat;"
dad destruían los intereses de las masas, y, en última dl,8ren,e den,r0 d
instancia, fortalecían la mano del capitalismo'. En el se Planta si el
mejor de los casos, el impacto causado por los moví- ma de„la ell,e p
miemos populistas alteró la trayectoria de las socieda- masas 0 si se t
des latinoamericanas pero no destruyó ni transformó pua bufa
significativamente los diversos sistemas económicos y p0""?° ' 'F
políticos. En la posición consensual que emergió de popu ar- 0 acas0
estas interpretaciones se ponían de contraste los dis- pppular que s
cursos radicales de estos movimientos frente al com- Un gran núm
portamiento moderado de sus proponentes, y se des- que la "cooptaci
cribía a las masas pertenecientes a los movimientos frente al camb

Torcuata Di Telia, "Populism and Reform piladores,


in Latin America"
Comparative en(Nueva York, 1963), pp. 582
Politics,
Claudio Véliz, compilador, Obstacles 603.
to Tanto
Change in como
en Germani Latin
en Di Telia se encuentra una
America, (Oxford, Oxford University Press,
fuerte1969).
dosis de En general,
teleología: el supuesto de que la transición de
Di Telia argumentó que las clases sociales no funcionaban
una sociedad "tradicional" a una "industrial" debería haber
como tales en el interior del populismo; sido
su natural.
naturaleza de Laclau
Pero Ernesto clase cuestiona los supuestos que
había sido distorsionada, por lo que los sirven
arreglos
de base apolíticos re
la teoría "de transición" del populismo: prime
sultantes no favorecieron sus intereses. Como
ro, que argumenta
con mayores niveles de desarrollo económico el
Ernesto Laclau, Di Telia "asocia esta distorsión con
populismo la asincron
es menos ía
factible; segundo, que después de pasar
existente entre los procesos de desarrollo económico,
cierto político
umbral las sociedades industriales llegan a ser inmunes
y social. En el caso del populismo, la ' revolución de lasyexpec
al fenómeno populista, tercero, que las sociedades "atrasa
tativas crecientes' y el efecto demostración serían
das" avanzan la causa..."
hacia formas populares de protesta "moderna"
Laclau, "Hacia una teoría del populismo", pp. véase
y de "clase"; 153-154. No una teoría del populismo".
Laclau, "Hacia
obstante, según Di T ella, se requiere otro elemento fundamen
tal para el florecimiento del populismo:Véase
unaespecialmente
élite queFrancisco
guíe la Weffort, O populismo na
movilización distorsionada. política Brasileira (Río de Janeiro, Paz e Terra, 1978).
Véase Gino Germani, Política y sociedad en una época de Steve Stein, Populism in Peru: The Emergence ofthe Masses
transición, (Buenos Aires, 1965). Para conocer una definición andthe Politics of Social Control (Madison, The University of
clásica de la movilización social dentro de una sociedad en
Wisconsin Press, 1980), pp. 3-15.
proceso de "modernización", véase Karl Deutsch, "Social
120
Mobilization and Political Development", Ekstein y Apter, com Paul Drake, "Conclusion: Requiem for Populism?", p. 234.

This content downloaded from


168.176.5.118 on Tue, 07 Jul 2020 20:00:00 UTC
All use subject to https://about.jstor.org/terms
HISTORIA

* m

América Latina se tradujo con frecuencia en un incre- Cuando el bloque dominante percibe una crisis pro
mento sustancial de la participación política de las funda, debido a que una nueva facción busca -sin lo
clases sociales que no pertenecían a la élite10. Drake 9rarl°- imponer su hegemonía en el marco de la es
sugiere que en Chile, así como en otros países de tructura del bloque de poder, la solución al conflicto
América Latina, "el socialismo y el populismo no fue- puede consistir en que dicha facción apele a las masas
ron necesariamente fuerzas mutuamente excluyen- ^~^,as SSSSSSTÍ
tes . Chile es ampliamente reconocido como un país siempre a|tamente opresivo porque trata de llevar a
en el que la movilización masiva se caracterizó por cabo un experimento que resulta más peligroso que el
ser de una naturaleza popular inequívoca; la izquier- régimen parlamentario existente: mientras que éste
da organizada de Chile fue posiblemente la más fuer- simplemente neutraliza el potencial revolucionario,
te del continente. Drake argumenta que los movi- aquél pretende desarrollar dicho antagonismo mante
mientos populistas en Perú, Venezuela, Brasil y niéndolo dentro de ciertos límites12.
Argentina imitaron en diversos grados al socialismo
chileno que se asemejó, especialmente durante su Para Laclau, la clave está en la ideología: concibe
etapa de formación, a otros movimientos populistas e| populismo como un producto de "la crisis del discur
del continente11. Esta observación invalida la concep- so ideológico imperante que es, a su vez, parte de una
ción de los movimientos populistas como manifesta- crisis social más generalizada". Este tipo de crisis se
ciones necesariamente diferentes de las movilizado- presenta generalmente como resultado de una combi
nes mas populares . nación de "una fractura del bloque dominante" con una
™ incapacidad del sistema de "neutralizar a los sectores
De hecho, se presentaron dos tendencias opues- . . „ A ^ « . . , „
tas en el interior del fenómeno del populismo: ¿odia dominados . A
aparecer bien come una forma de dominación social Ladlau a'9
ejercida por la élite a través de una movilización con- ende su P"P"
trolada, o como una forma de movilización popular y monismo implícit
de oposición a las relaciones de poder existentes ' en 'a art'0"la0
r- . , , , o , . , píos discursos de clase .
Ernesto Laclau fue uno de los primeros analistas e
hacer esta observación, identificando un "populism
de las clases dominantes" y un "populismo de las se
clases dominadas". De la primera dice: na "populismo autoritario" y "populismo democrático"14.

Esta aseveración no se opone del todo al análisis de DI Telia, oposición a la ideología dominante puede presentar matices
o aun al de Weffort, quienes reconocieron la existencia de una más o menos radicales; por lo tanto, el antagonismo se articula
relación recíproca entre el líder y sus seguidores en la cual las al discurso propio de las clases más divergentes, estando
masas sintieron los primeros anhelos de una democracia au presente en cualquier caso. Esta presencia es la que percibi
téntica. mos intuitivamente como el elemento populista específico
Paul Drake, Socialism andPopulism in Chile, 1932-52(Chicago, presente en la ideología de estos tres movimientos"; Ibid., pp.
176-177.
University of Illinois Press, 1978), pp. 1-13.
Laclau, "Hacia una teoría del populismo", pp. 176-177. Refi Robert Dix, "Populism: Authoritarian and Démocratie", Latin
riéndose al caso del nazismo, argumenta que "El capital mo American Research Review, XX, 2 (1985). Aunque aplica un
nopolista no podía imponer su hegemonía en el marco del rigor teórico menos estricto que el utilizado por Laclau, Dix
sistema institucional existente (Inglaterra/Francia), ni tomar emplea una presentación más concreta y práctica, caracterís
como base al ejército (controlado por Junkers feudales). La tica de los análisis recientes, para explicar el populismo. Mu
solución única fue incitar a las masas a desarrollar el antago chos de los primeros estudios sobre el tema sufrían de exce
nismo propio de las interpelaciones populares, pero articulado siva argumentación teórica basada en una escasa investiga
de forma tal que cualquier orientación revolucionaria se viese ción empírica.
impedida. El nazismo se constituyó en una experiencia popu Mientras DI Telia considera que "el principal criterio para dife
lar que, como cualquier populismo de las clases dominantes, renciar los diversos tipos de populismo es la composición so
tuvo que apelar a una serie de distorsiones ideológicas tales cial de los elementos distintos a la clase obrera presentes en la
como el racismo para evitar que ei potencial revolucionario coalición populista" -la burguesía, los militares, el clero, la clase
fuese reorientado hacia sus verdaderos objetivos". media y los intelectuales- y "si estos grupos son aceptados o
"Vemos entonces por qué es posible calificar simultáneamen rechazados por su propia clase social", Dix se propone "llegar
te a Hitler, Maoy Perón de populistas. No se debe a que la base más lejos que Di Telia examinando tanto la composición del
social de sus movimientos fuese similar, ni a que sus ideolo liderazgo como la de la base del populismo, su ideología y
gías expresaran los mismos intereses de clase; se debe a que programas, y su organización y estilo de liderazgo para descri
las interpelaciones populares aparecen en sus discursos ideo bir más explícitamente las principales manifestaciones del
lógicos como antagonismos, no como simples diferencias. La populismo" en América Latina; véase Dix, "Populism", pp. 29-32.

This content downloaded from


168.176.5.118 on Tue, 07 Jul 2020 20:00:00 UTC
All use subject to https://about.jstor.org/terms
Dix argumenta que estas dos tendencias generales se En su análisis de la interacción entre la clase obre
distinguían claramente: los populistas autoritarios "ten- ra argentina y el peronismo, entre 1955 y 1973, Daniel
dían a incluir en el grupo -y a seguir- a personas James concluye que aunque los sindicatos peronistas
provenientes del ejército y del clero o terratenientes..." tenían injerencia en el control y movilización de los
Los populistas democrátas "se caracterizaban por in- obreros, no se trataba de un simple caso de manipula
corporar como líderes y seguidores a profesionales e ción populista de las masas. El estudio de James se
intelectuales provenientes de las clases media y media- refiere a "la relación existente entre el peronismo y la
baja", se distinguían por mantener lazos más estrechos clase obrera argentina y el significado de dicha rela
con el campesinado y por prestar mayor atención a la ción para los obreros en general, y para las
reforma agraria; los populistas demócratas general- agremiaciones sindicales en particular". La aproxima
mente desarrollaban estructuras organizacionales más ción al problema "se ha llevado a cabo desde la pers
detalladas; eran menos clientelistas, consistentemente pectiva que proporcionan las nociones más generali
anti-extranjeros -en especial en lo concerniente a asun- zadas acerca del populismo":
tos económicos- y elaboraban programas e ideologías
más definidos. Los populistas demócratas han "demos
trado su predilección por la democracia tanto de pala- Por ?st0'la allpipa Pa«Pac™ de la clase obrera
bra como de, hecho". Los populistas autoritarios, por el
, a , . prácticamente como un acertijo histórico que debe
contrario, demostraron ser demócratas renuentes y ser exp|¡ca
temporales que se veían obligados por las circunstan- ceptos t
cias, a emplear técnicas de movilización masiva", man- cooptaci
teniendo, sin embargo, "una preferencia profunda- manifestac
mente arraigada por los estilos y procedimientos auto
rítanos"15
Desde el "punto de vista del hist
Aunque la mayoría de los movimientos se inclinaba argumenta
hacia uno u otro lado del continuum populista, las dos ciones pa
tendencias podían-y generalmente lograban-coexistir cuestion
en el interior de un mismo movimiento. Las investiga- resultan de
ciones "desde abajo" llevadas a cabo recientemente en ese mismo marco". Por tanto, Daniel James se
identifican esta naturaleza dual del populismo a la vez propone "explorar la experiencia histórica" de la clase
que destacan la participación más amplia y activa de obrera argentina16. James argumenta que, mientras el
las masas en este tipo de movimiento; al reinterpretar peronismo estaba integrado a las estructuras econó
los arquetípicos movimientos populistas de Argentina micas y políticas de la Argentina, los obreros peronistas
y Brasil, los historiadores han reconocido la presencia mantenían desafiantes sus concepto de justicia social
de pugnas continuas entre las masas populares y sus e imponían insistentemente sus exigencias a los líde
líderes. res del país17.

15 Robert Dix, "Populism",


que pp.
esta relación45-49.
produjo en la clase obrera. Piensa que "una
16
perspectiva desde la base es esencial..." James, Resistance
Daniel James, Resistence and Integration: Peronism and the
Argentine WorkingCiass, 1946-1976(Cambridge, Cambridge and Integration, pp. 2-3.
University Press, 1988), pp. 1 -2. James no ofrece una "teoría 17
James se refiere claramente a la doble personalidad del
omnímoda del populismo", y quizás evita el problema de la populismo, a la que denomina "la diada resistencia/integra
movilización pluriclasista; sin embargo, su acercamiento libe ción". Muchos líderes sindicales fueron cooptados: "induda
ra al populismo argentino de algunos lastres. En interpretacio blemente cumplieron el rol de reguladores del conflicto social
nes anteriores, "La clase obrera está presente... pero se trata
-fueron los 'administradores del descontento"'. Sin embargo,
de una presencia en cierto modo irreal. La clase obrera figura el autor advierte que no se debe ser demasiado crédulo al
generalmente como un ente abstracto, prácticamente como
aceptar la "aparente realidad de la incorporación sindical y la
un constructo ideal al servicio de diversos paradigmas ideoló
colaboración del liderazgo [sindical]". James argumenta que
gicos". En Gino Germani "encontramos a las pasivas y mani en vez "de resaltar el grado de incorporación, nos beneficiaría
puladas masas urbanas, que resultan de un proceso incom más insistir en sus límites". A fin de cuentas, los "administrado
pleto de modernización". Y los marxistas latinoamericanos "nos
res del descontento" también podían ser los "organizadores
presentan a los proletarios carentes de experiencia, incapa
del descontento". Siempre hubo una "línea divisoria muy delga
ces de darse cuenta de sus verdaderos intereses de clase, da. .. entre integración y oposición". El proceso debe ser enten
dominados por la ideología burguesa y controlados y manipu dido en el contexto de "las opciones y limitaciones ofrecidas a
lados por políticos demagogos y por una burocracia sindical
la clase obrera organizada". James muestra que "aun ante el
despiadada... Tras estos paradigmas se esconden una serie fraude creciente del liderazgo, una proporción nada insignifi
de antinomias que predominan en el debate sobre el populismo" cante de sindicalistas participó en el proceso electoral", debido
(tradicional/moderno; cooptación/autonomía; conciencia fal a que "reconocieron que aun si la burocratización del sindicato
sa/conciencia de clase; resistencia/integración). podía representar la 'santificación de la inercia' implícita en la
Pero la "teoría académica" aún tiene que "aproximarse ade consolidación del liderazgo sindical peronista, los sindicatos
cuadamente a la complejidad de la experiencia de la clase representaban -en palabras de Sartre- 'un esqueleto abstracto
obrera". James está interesado en la jerarquía del sindicalis de la clase unida... una invitación permanente a la unidad"'.
122 mo peronista y su relación con la base, así como en el impacto James, Resistance and Integration, pp. 249-260.

This content downloaded from


168.176.5.118 on Tue, 07 Jul 2020 20:00:00 UTC
All use subject to https://about.jstor.org/terms
HISTORIA

John French refuta la largamente sostenida inter- sobre los partidos liberal y conservador y la consecuen
pretación del populismo brasileño como ejercicio de te debilidad de los movimientos con "conciencia de cía
desmovilización. Al analizar las relaciones existentes se". No sorprende que muchas de las críticas históricas
entre los obreros de la industria, los líderes sindicales y prevalecientes que se hacen al gaitanismo siguen el
políticos populistas como Getúlio Vargas, en la primera mismo patrón desde la década de los años 60 y conti
mitad del siglo veinte en el área de Sâo Paulo denomi- núan negando que haya ocurrido una movilización ge
nada ABC, French demuestra que los obreros podían nuinamente popular bajo el liderazgo de Gaitán.
defender vigorosamente sus intereses18. En cambio de
"utilizar nociones como la de cooptación", French ana- La mayoría de los estudios acerca del gaitanismo
liza detenidamente la alianza de clases existente entre concentran su atención en la vida y las ideas de Gaitán,
obreros y políticos populistas y reconoce que "cada parte 0 en 'os ^Ias turbulentos que siguieron a su asesinato
juega un papel -aunque desigual- al establecer los tér- en 1948, acontecimientos que en parte dispararon el
minos de la negociación y que ninguna de ellas logra periodo de conflicto armado conocido como "la Violen
satisfacertodas sus exigencias"19. Aunque el populismo c'a-" clue se inició en 1946 y se prolongó hasta 196521.
brasileño truncó el radicalismo del movimiento obrero, Otros trabajos, que se refieren tangencialmente al
el getulismo no fue meramente un "instrumento capita- gaitanismo, describen el movimiento como una ligera
lista". El sistema político que se desarrolló en el Brasil variación del curso del bipartidismo colombiano. La
en la década de los años 40 "significó tanto una derrota mayoría de estos estudios comparte una perspectiva
como una victoria para' los^ obreros"20.
I I
Siniembarqo,
1
"desde
• ■
arriba":
I
examinan
. I
a Gaitán
I .
y al■
gaitanismo
_
des22
French destaca que el ing
miembros de las clases populares al sistema político A1 . .. . , „ . . . . .
., - , . ^ , . • Al ooner de relieve los elementos de la resistencia
brasi eno produjo una apertura dramática hacia una , . . . , ., , . , . . .
mavor oarticioación democrática popular, asi como la integraci
y P P populismo latinoamericano, se genera
En Colombia, el gaitanismo representó un interpretación diferente del gai
surgimiento significativo de la participación popular en su agenda y ambiciones
la vida política de la nación. Sin embargo, aún se discu- argumentar que repres
tesu carácter de movilización. Mientras que muchos de nos sectores de la "oligar
los gaitanistas creían que su movimiento constituía una las aspiraciones de muchos
seria amenaza para las estructuras de poder, los de- nalmente se ubicaban en
tractores a la izquierda del gaitanismo han sostenido nunca estuvo libre de las
durante largo tiempo que el movimiento liderado por nían. Además, al entender lo
Gaitán nunca representó una amenaza real para el sta- la movilización popular e
tus quo. Estudios de importancia continúan subrayando las razones que llevaro
el persistente dominio que ejerce la élite colombiana movilizarse como gaitan

John French, The Brazilian Workers' ABC:pless, Class


GañánConflictand
of Colombia: A Political Biography (Pittsburgh,
Alliances in Modern Sâo Paulo (Chapel Hill, The The University
University of Pittsburgh
of Press, 1978); Gonzalo Sánchez
North Carolina Press, 1992). Aunque el trabajo G., Losdedías de la revolución:
French se Gaitanismo y 9 de abril en
desarrolla en el área de la "historia laboral", el autor lo consi provincia (Bogotá, Centro Cultural Jorge Eliécer Galtán, 1983);
dera pertinente al debate acerca de los elementos pluriclasistas Herbert Braun, The Assassination of Gañán: Public Life and
del populismo. Urban Violence in Colombia (Madison, The University of
En su obra Working Women, Working Men: Sâo Paulo and the Wisconsin Press, 1985); Daniel Pécaut, Orden y violencia:
Rise ofBrazil's Industrial Working Class, 1900-1955, (Durham, Colombia, 1930-1954,2 vols. (Bogotá, Ediciones Tercer Mun
Duke University Press, 1993), Joel Wolfe sigue la idea de do, 1987).
Daniel James, e incluso va más lejos al evitar por completo el En esta categoría general pueden incluirse: Charles Bergquist,
atolladero que rodea "las nociones de populismo". Justifica Labor in Latin America: Comparative Essays on Chile, Argen
esto, suponemos, al razonablemente subrayar los esfuerzos tina, Venezuela, and Colombia (Stanford, Stanford University
de movilización de la clase obrera a nivel de las bases. Su Press, 1986), pp. 274-375; Christopher Abel, Política, iglesia
critica desde la perspectiva de la "historia laboral" a las inter y partidos en Colombia (Bogotá, Universidad Nacional de
pretaciones tradicionales del populismo -crítica que se de Colombia, 1987); Muricio Archila Neira, Cultura e identidad
muestra en la omisión que él hace de dichas interpretaciones obrera: Colombia, 1910-1945 (Bogotá, CINEP, 1991); Mario
es efectiva, ya que le permite concentrarse completamente en Aguilera Peña y Renán Vega Cantor, Ideal democrático y re
el análisis de la clase obrera. Sin embargo, este acercamiento vuelta popular: Bosquejo histórico de la mentalidad política
no sería muy útil para el estudio de otras situaciones, popularen Colombia, 1781-1948(Bogotá, Instituto María Cano,
específicamente la de Colombia. 1991); Christopher Abel y Marco Palacios "Colombia, 1930
58", en Leslie Bethell, compilador, The Cambridge History of
French, The Brazilian Workers' ABC, p. 268.
Latin America, vol. VIII (Cambridge, Cambridge University
Ibid., p. 273. French también indica la naturaleza dual del Press, 1991), pp. 587-627; Eduardo Sáenz Rovner, La ofen
populismo al comentar que "no hubo uno sino muchos siva empresarial: industriales, políticos y violencia en los años
populismos", p. 282. 40 en Colombia (Bogotá, Tercer Mundo Editores, Ediciones
Los estudios más importantes sobre Gaitán y su movimiento Uniandes, 1992); David Bushnell, The Making of Modern
son: J. Cordell Robinson, El movimiento gaitanista en Colom Colombia: A Nation in Spite of Itself (Berkeley, University of
bia (Bogotá, Ediciones Tercer Mundo, 1976); Richard Shar California Press, 1993). 123

This content downloaded from


168.176.5.118 on Tue, 07 Jul 2020 20:00:00 UTC
All use subject to https://about.jstor.org/terms
órbita del sistema partidista tradicional. Las duraderas práctica y las barreras existentes entre el obrero, el
relaciones del gaitanismo con el liberalismo colom- artesano, el empleado de cuello blanco y el pequeño
biano han llevado a muchos expertos a concluir que propietario eran bastante ilusorias. De hecho, los
éste no fue un movimiento realmente popular. Sin gaitanistas generalmente concebían a la "clase obrera"
embargo, al tomar en consideración la composición y a la "clase media" como estratos intrínsecamente
social del gaitanismo, su ideología popular y la forma relacionados entre sí. El propio Gaitán utilizaba el
en que el movimiento afectó las estructuras de poder dualismo más elástico e incluyente de "país político" -
en la sociedad colombiana, el gaitanismo se revela para referirse a la "nación política"-y "país nacional"-al
como un movimiento masivo de movilización radical hablar de la "verdadera" nación. Los gaitanistas tam
popular. Visto desde esta perspectiva, el gaitanismo bién utilizaron terminología común a la mayoría de los
se aparta del tipo de movilizaciones controladas que movimientos populistas en América Latina para movili
frecuentemente se asocian con el populismo23. zar al pueblo contra la oligarquía25.

Con una configuración pluriclasista, el gaitanismo Para entender la ideología gaitanista, tanto la oficial
incluía a capitalistas, comerciantes, profesionales, miem- como la popular, hay que partir del radicalismo inheren
bros de la élite política e incluso propietarios de te a la tradición del ala izquierdista del partido liberal que
minifundios rurales y campesinos sin tierras. Pero su produjo la mentalité gaitanista. Los reformistas libera
fortaleza particular residía en los obreros de la urbe y la 'es 'os aaos y los gaitanistas de los años 40
industria, sindicalizados o no. Como ejemplo de una retomaron el concepto de socialismo de Estado del
alianza entre clases, el gaitanismo no corresponde a la caudillo liberal Rafael Uribe Uribe, dando a sus ideas un
visión dualista de lucha entre el capital y la clase 9iro ProP'°- Al tomar como base la tradición de la iz
trabajadora que buscaría una interpretación marxista quierda liberal, Gaitán se convirtió en símbolo de la
más ortodoxa24. Las "predestinadas a la derrota" clases democracia y de la justicia social que se lograría con la
intermedias colombianas mantuvieron una fuerza con- intervención estatal. Los gaitanistas buscaron crear una
siderable durante este periodo, mientras que la "clase verdadera democracia reconociendo con cautela al
trabajadora" era pequeña y estaba apenas en proceso Estado existente. Gaitán expresó la tensión existente
de formación. Esta observación, sin embargo, no se sin proclamar abiertamente un cambio en las relaciones
debe convertir en razón para eliminar de la teoría la capitalistas de producción; representó el deseo de los
presencia de elementos propios de una embrionaria gaitanistas de efectuar un cambio real y ayudó a aliviar
lucha de clases con matices dualistas. La mezcla de las frustraciones y esperanzas truncadas heredadas de
estratos sociales presente en el gaitanismo no impidió los Prim®r°s gobiernos liberales (1930-1946)26.
la presencia de una serie de intereses sociales cohesi- Finalmente, al poner de relieve los elementos de
vos: las necesidades y exigencias de los obreros y de movilización popular en el interior del gaitanismo, se
los sectores intermedios resultaron ser similares en la revelan las luchas políticas libradas por los gaitanistas

La evidencia que sustenta el contenido de los párrafos siguien quia"'. Los críticos argumentan que esta situación represen
tes se encuentra en: W. John Green, Popular Mobilization ¡n taba "un potencial no clasista, apropiado para un movimiento
Colombia: The Social Composition, Ideology, and Political liderado por sectores disidentes de la élite que funcionaban
Practice of Gaitanismo on the Atlantic Coast and Magdalena primordialmente como un canal para integrar las emergentes
River, 1928-1948 (tesis de Ph.D., The University of Texas, masas urbanas a la creciente comunidad organizada, sin alte
Austin, 1994). rar fundamentalmente las relaciones de clase de dicha comu
nidad". James añade que "estas nociones coexistían y se
El propio Marx dio numerosos ejemplos de análisis, tales como
interrelacionaban con elementos que dificultaban enormemente
El dieciocho brumario de Luis Bonaparte, en el que examinó
la consolidación de una hegemonía ideológica capital..." En
cuidadosamente las confusas situaciones de conflicto y alian
última instancia, James arguye que "desde el comienzo de la
za entre clases sociales. En última instancia, la suya también
experiencia peronista existió la tendencia a que 'el pueblo' se
fue una perspectiva dualista.
convirtiese en 'el pueblo trabajador"', en Resistance and
25
Uno de los motivos que han causado una amplia variedad de Integration, p. 261.
interpretaciones del gaitanismo es el hecho de que tanto pro Nuevamente, el estudio de Daniel James sobre Argentina deja
pietarios como asalariados pertenecían al movimiento. Este una sensación de dejá-vu en relación con el caso colombiano.
ha sido, desde hace tiempo, uno de los problemas centrales de En términos de ideología, "los elementos del discurso peronista
la interpretación del populismo; pero la convergencia de inte se tomaron por su valor aparente, como unívocos y exactos:
reses de estos grupos no ha sido ignorada: Ernesto Laclau une nacionalismo, armonía de clase, estado paternalista, rol del
el concepto de "pueblo" al de "una contradicción específica", líder". En el proceso se omitieron posibles significados distin
la contradicción "pueblo'Vbloque de poder, "cuya comprensión tos: mientras algunos elementos de la ideología peronista "sir
depende no de las relaciones de producción, sino del complejo vieron para asegurar la reproducción de las relaciones socia
de las relaciones de dominación ideológicas y políticas". Laclau les capitalistas dominantes", también podían negar explícita
pone de relieve "la relativa continuidad de las tradiciones po mente "los valores y necesidades capitalistas, permitiendo una
pulares", e identifica numerosos ejemplos de lucha popular lectura alterna de la realidad". El peronismo podía expresar
contra la opresión. El espíritu de la "lucha de clases" proviene tensiones y presunciones implícitas en lo social: "la creencia
de esta tradición (Laclau, "Hacia una teoría del populismo"). en un estado, en última instancia "bueno y 'benefactor', en el
Daniel James comenta que "La retórica formal del peronismo que existiera la justicia social, no impedía reconocer el carác
no veía a la sociedad primordialmente en términos de cíase ter opresivo del estado existente"; en James, Resistance and
124 la división social crítica ocurría entre 'el pueblo' y 'la oligar Integration, pp. 260-261.

This content downloaded from


168.176.5.118 on Tue, 07 Jul 2020 20:00:00 UTC
All use subject to https://about.jstor.org/terms
HISTORIA

contra los mecanismos de poder oligárquicos. En el americano, el gaitanismo se presentase como un desa
proceso se evidencian numerosas situaciones compli- fío radical a las relaciones políticas y económicas vigen
cadas. Las reformas estatales llevadas a cabo por los tes en la sociedad colombiana. Sin ser un equivalente
liberales afectaron la lucha de clases, al haber sido de la clase obrera, "el pueblo" fue fuertemente influen
tanto agentes de control social como instrumentos de ciado por ella, encontrándose a sí mismo en constante
lograr poder para la clase obrera. La cultura política pugna con los "dueños" del poder económico y político,
tradicional -basada en una política de jefaturas y que Desde finales de la década de los años 20 hasta finales
empleaba una relación clientelista de tipo protección/ de los años 40, Colombia fue testigo del inconfundible
dependencia- se vio confrontada abiertamente en las interés popular (y de la agitación) para incrementar los
áreas urbanas por las masas que recientemente ha- derechos democráticos y lograr un mayor control de las
bían adquirido el derecho al voto. Las mujeres, que aún instituciones por parte del pueblo.
no....
habían obtenido este derecho civil, participaron en A ^ a lVv,;„„x„ , mMW Aa
.. . . , __ r r ■ , A su vez, este movimiento se relacionaba muy de
política, como gaitanistas, en forma nunca antes vista. ,mn, . ... ir,.. . / ..
y ? . .. . , . . , , . cerca con exiqencias ampliamente difundidas de justi
Us pugnas entre los partidos de izquierda enfrentaron económi
un movimiento nacionalista, producto de la tierra con- j ¡ J , b i
tra el .i
intemacionalista partido comunista, que califico al . . . . o
■ x mi r- ix- -i. .. « ... , entre si en la mente de las masas productivas, el
primero de fascista ». En el interior del partido liberal Esgrimiendo es
se presentaron intensos enfrentamientos entre concep- £a¡tan¡sm0 desal¡6 ^.pente la
tos acerca de la naturaleza verdadera de la misión del « colombiana. Por últim
partido. También hay que recordar que el contexto ge- dar ^ Ga¡tan la causa de,ue
la el catali2ado
neral en el que se désarroi o el gaitenismo fue el de los J¡zac¡ón; a, deslacar a, pueblo más que al caud
denominados odios hereditanos -la Obligación impues- , continuidad de base existe
ta desde la cuna hasta la tumba de ser t,el, bien al " (1928-1935) y -populis
partido liberal o al conservadoP*. La medida en que la (1944.194H8) e ref|ejan |as corrientes de moviliza
lealtad popular a los partidos tradicionales fue superada ^ " ¿ermearon la historia de Co
oaaitanismo
no. explica en v
parte la conexión existente entre el durante esos años, de las cuales el gaitanismo
a desarticu ada Vio encía. • , , ■ , . -x
a ' simplemente, el ejemplo mas dramático.
Algunas características del populismo colombiano ¡ ¡ns¡s,¡r e| lism0
lo distinguen, sin embargo, de los otros movimientos (atlnoamericano lue ^lg0 más que un simple medio de
populistas en América Latina: a consequencia del ase- ¿ populismo represento, con
sinato de Ganan, el gaitanismo no gozo del poder frecuencia
una movilización popular autónoma. Las
político nacional. Y mientras que la mayoría de os é| detentaban el poder tenían la esperanza de
otros movimientos populistes fueron urbanos (con las con masas ^ mov¡l|zad ^ embargo,
no ables excepciones del Acción Democrática vene- e| ,.popul¡smo autoritario" resultó ser definitivamente
zo ano Y el Carden,smo mexicano) el gaitanismo Las uclases dominadas» |0grar0n aumen
enc™."" importante componente del movimiento £ |a posibilidad de movilización popular desde 1930 a
rural UNIR de los anos 30-, un gr^Q ta| que> trejnta añQS después> sobrevinieron
No es sorprendente que, al tomar en cuenta las los gobierno represivos y la desmovilización en toda
nuevas corrientes interpretativas del populismo latino- América Latina. Pero esa es otra historia. Q

27 En la superficie, las movilizaciones populistas latinoamerica la costa Caribe, en especial en las ciudades de Barranquilla,
nas de las décadas de 1930 y 1940 se asemejan a los movi Cartagena y Santa Marta. Junto con Bogotá, la costa norte y
mientos socialesy políticos contemporáneos ocurridos en otras el valle del Magdalena fueron regiones en las que el gaitanlsmo
regiones, movimientos generalmente considerados como "fas recibió mayor apoyo. Como centro de la región del Magdalena,
cistas". Ambos fenómenos se caracterizan por tener un líder Barranquilla fue testigo de una de las más tenaces actividades
personalista y carismático que apela emotivamente, con no sindicales en Colombia durante ese periodo y aún hoy sigue
ciones de "espíritu nacional", bien a la "masa" o a un grupo de siendo un foco de política populista. Sin embargo, dadas las
seguidores pluriclasista que, sin embargo, se mantiene firme características unif icadoras del gaitanlsmo, esta Investigación
mente anclado a la burguesía. Tanto el populismo como el no constituye un estudio regional per se: se trata de la historia
fascismo surgieron durante las crisis económicas mundiales social de un movimiento político de alcance nacional en una
resultantes de la Primera Guerra Mundial y de la Gran Depre región particular. El gaitanismo fue uno de los primeros movi
sión, y a ambos movimientos se les denomina con los rótulos mientos unificadores en la historia de Colombia -exceptuando
contradictorios de "revolucionario" y "contrarrevolucionario". el blpartidlsmo tradicional- y se caracterizó por ser más "nacio
Estas semejanzas se vieron reforzadas por la tendencia co nal" en cuanto a distribución geográfica que cualquier otro
mún de la izquierda organizada latinoamericana a caracterizar movimiento político alternativo previo. Las diferencias cultura
a los populistas como fascistas. les y regionales en Colombia son innegables y han dado lugar
a una amplia variedad de experiencias históricas. Es intere
28 Robert H. Dix atribuye la expresión a Miguel Antonio Caro ensante notar el carácter unitario y coherente del gaitanismo en
su obra Colombia: The Political Dimensions of Change (New
todo el país, tanto en las ciudades como en diversas áreas
Häven, Yale University Press, 1967), p. 211. rurales (aunque su alcance en el área rural fue un poco más
29 Mi investigación subraya las dimensiones regionales del predecible, por ejemplo, en regiones en las que habitaba un
125
gaitanismo, específicamente en el valle del Río Magdalena y menor número de minifundistas).

This content downloaded from


168.176.5.118 on Tue, 07 Jul 2020 20:00:00 UTC
All use subject to https://about.jstor.org/terms