Está en la página 1de 8

El poder de la sangre de Jesús

El poder de la sangre de Jesús le ha proporcionado todo lo que


necesita para vivir una vida de victoria, incluida la redención, la
comunión, la salud, la protección y la autoridad sobre el diablo.
Como cristianos, sabemos acerca de la sangre, cantamos himnos sobre la
sangre y la recordamos durante la comunión. Pero, ¿cuántos de nosotros
sabemos realmente cuán profundo es su poder y todo lo que nos ha
proporcionado? Aún más importante: ¿cuántos de nosotros lo usamos y lo
aplicamos en nuestras vidas todos los días?
Desde el Génesis hasta el Apocalipsis, las palabras la sangre se mantienen
ante nuestros ojos, un recordatorio de su importancia y significado para Dios y
para nosotros. Los sacrificios de Abel, Noé e Isaac, y el cordero de la Pascua, y
la entrega de la Ley, todo sucedió, pero "no sin sangre" (hebreos 9:
7, NKJV). La sangre simboliza la limpieza y la purificación: el arreglo de un
asunto.
Dios es amor. Y la mayor expresión de su amor hacia nosotros es la sangre de
Jesús. Ese amor cubre todas las necesidades que el hombre ha tenido o
tendrá, y cada vez que aplicamos la sangre, experimentamos una efusión de
este amor. Es el amor, a través de la sangre, que ha creado una barrera entre
usted y todas las obras del diablo.
“De todas las cosas gloriosas que significa la sangre, esta es una de las más
gloriosas: su sangre es la señal, la medida, sí, la impartición de su
amor. "Andrew Murray
Elevemos la sangre de Jesús al mismo lugar en nuestros corazones que tiene
en el corazón de Dios, y despertemos en nuestros espíritus esas poderosas
cosas que la sangre nos ha procurado. El poder de la sangre de Jesús ha
proporcionado todo lo que necesita para vivir una vida de victoria, incluida la
redención, la comunión, la curación, la protección y la autoridad sobre el diablo.
 

1. Redención a través de la sangre de Jesús


"Tenemos redención a través de su sangre". –Efesios 1: 7 (NKJV)

Ya sabes la historia. Satanás se acercó a la esposa de Adán, Eva, en forma de


serpiente y la engañó para que desobedeciera a Dios. Adán hizo lo mismo e
hizo lo que Satanás le dijo que hiciera en lugar de obedecer a Dios. Cuando
hizo eso, hizo de Satanás su señor. Al inclinar su rodilla ante Satanás, Adán
entregó la autoridad que Dios le había dado. Hizo de Satanás el gobernante
ilegítimo de la tierra.
A partir de ese día, todo cambió. Con una sola transgresión, la muerte pasó a
todos los hombres ( Romanos 5:12 ). La tierra y todo lo que había en ella fue
maldecida de repente y el hombre fue separado de Dios por el pecado.  Suena
insoluble, ¿verdad?
Pero Dios tenía un plan.
Su plan de redención era el mismo que para Abel, Moisés y Noé: sería a través
del derramamiento de sangre. Una redención tan grande para toda la
humanidad, por la eternidad, no se pudo lograr a través de la sangre de una
cabra o un carnero. La redención de esta magnitud requería un sacrificio
mucho mayor: la sangre de su Hijo, Jesús.
Lo mejor que logró la sangre de Jesús fue esto: lavó todo tu pecado y te hizo
limpio y puro, blanco como la nieve. Desde el momento en que recibe a Jesús
como Señor de su vida, Dios no recordará ningún pecado pasado en su
vida. ¡Así de poderosa es la sangre!
¿La mejor parte? No tiene que ganar y pagar por lo que se ha proporcionado
en la Cruz. De hecho, no podría ganarlo incluso si lo intentara. Lo mejor que
puedes hacer es aceptar con alegría este regalo gratis.
Además de ser redimidos del pecado, la sangre también nos liberó de la
maldición de la ley para que la BENDICIÓN de Abraham pudiera venir sobre
nosotros en Cristo ( Gálatas 3:13 ).

¿Qué es la maldición?
La maldición es la muerte, el pecado,la enfermedad, la pobreza, la falta, la
depresión, cualquier cosa mala que se te ocurra. La traición de Adán le dio a
Satanás autoridad sobre la vida del hombre, pero debido al poder de la sangre
de Jesús, en el momento en que hiciste a Jesucristo el Señor de tu vida,
fuiste redimido de la maldición y Satanás fue sacado del negocio.

2. Compañerismo con Dios a través de la sangre de Jesús


"Tener valentía para entrar en el Lugar Santísimo por la sangre de
Jesús". –hebreos 10:19 (NKJV)

Cuando piensas en la comunión, es probable que pienses en el tiempo que


pasaste tomando un café en un estudio bíblico, o el tiempo que pasaste
disfrutando de la compañía de amigos. La comunión es cercanía, una
amistad. Eso es lo que tenemos con Dios, pero fue comprado con un precio.
Antes de que Adán cayera en el Jardín del Edén, había disfrutado de la
amistad y la comunión con Dios. Después de la caída de Adán, el pecado nos
separó de esta preciosa comunión y solo pudo ser restaurado a través de la
sangre de Jesús. Cuando recibes a Jesús como tu Señor y Salvador, declaras
que quieres recibir Su compañerismo y amistad, ¡y se te abre la puerta para
que lo disfrutes!
Debido al poder de la sangre de Jesús, puedes venir valientemente a la
presencia de Dios. La sangre de Jesús construye un poderoso muro entre el
pecado y los creyentes que han sido hechos justicia de Dios a través de Jesús
( 2 Corintios 5:21 ).
Otra palabra para compañerismo es comunión. Una forma en que
reconocemos que la sangre provista para la comunión con Dios es a través de
la comunión. Jesús dijo: "Haz esto en memoria mía" ( 1 Corintios 11: 23-
26 ). Es por eso que la comunión es mucho más profunda que una observancia
religiosa: es un reconocimiento (y comunión con) lo que Dios hizo por nosotros
a través de la sangre de Jesús. ¡Eres un amigo de Dios ( Juan 15:15 )!

3. Sanando a través de la sangre de Jesús


"Por su llaga fuimos nosotros curados". –Isaías 53: 5 (NKJV)
Cuando tomas la comunión, ¿piensas en sanar? La mayoría de los cristianos
toman el emblema de la sangre y dicen: "Gracias a Dios, somos liberados del
pecado", y eso es cierto. ¡Alabado sea Dios por eso!
Pero de acuerdo con Isaías 53: 4-5, el sacrificio de Jesús cubrió cada área de
la existencia del hombre. Él soportó el tormento espiritual por nuestros
pecados, la angustia mental por nuestra preocupación, cuidado, tristeza y
miedo, así como el dolor físico por nuestra enfermedad y dolencia. Las llagas
que llevaba y la sangre que derramó fueron para nuestra curación. Por sus
llagas fuimos curados.
Dios dio todo lo que tenía para redimir a la humanidad de la maldición. Cuando
recibimos solo una parte de su sacrificio, es un insulto para Él. Cuando
aplicamos la sangre de Jesús y recibimos su poder, debemos recordar aplicarla
en su plenitud. No solo lo reciba y aplique a la mitad. Acepta todo lo que el
sacrificio de Jesús proporcionó. Si no comprende y no recibe todo el poder de
la sangre, se lo perderá. Pablo escribió: “Por esta razón, muchos son débiles y
enfermos entre ustedes, y muchos duermen” (1 Corintios 11:30, KJV).
Si necesita curación hoy, la sangre de Jesús es gratuita y sin efectos
secundarios. No necesita una receta, no necesita una cita y no tiene que
consultar con su compañía de seguros. ¡Jesús lo proporcionó todo a través de
la sangre! Puedes apropiarte de la sangre de Jesús para tu sanidad hoy.

4. Protección a través de la sangre de Jesús


"Cuando vea la sangre, pasaré sobre ti". –Exodo 12:13 (RV)
 

En Éxodo, después de nueve plagas devastadoras, Faraón aún se negó a dejar


ir al pueblo de Dios. Entonces, Dios envió una plaga final, una de juicio, para
"herir a todos los primogénitos en la tierra de Egipto" (Éxodo 12:12). Como
hijos de Adán, Satanás sabía que los hijos de Israel habían roto el pacto con
Dios y también tenían el debido juicio. Dios podría protegerlos, pero "no sin
sangre". Tenían una relación de pacto con Dios a través de Abraham, pero
tenían que permanecer en ese pacto. Necesitaban elegir el pacto sobre la
maldición.
Entonces, Dios les dio instrucciones de tomar la sangre de un cordero y pintarla
en los postes de sus puertas. Lo hicieron, y el ángel de la muerte los
pasó. ¿Fue realmente la sangre de un cordero lo que les impidió ser
asesinados? ¡No! Fue la sangre del Cordero (Jesús) quien fue asesinado
desde la fundación del mundo (Apocalipsis 13: 8, KJV).
 
Cuando la hija de Kellie Copeland, Lyndsey, era solo una joven adolescente,
hubo una ola de meningitis espinal en el área que había estado matando a
jóvenes. Cuando Lyndsey fue hospitalizado con la afección, los Copelands se
enfrentaron a una decisión.
¿Cómo responderían?
Al negarse a temer, la familia se unió para la curación de Lyndsey, aplicando la
sangre de Jesús y tomando la comunión juntos. ¡Efectivamente, Lyndsey fue
sanado por la sangre de Jesús!
Más tarde, Kellie dijo sobre la situación: “Habíamos estado suplicando la
sangre de Jesús sobre nuestra familia sólidamente por un par de años. Cuando
estaba en la habitación del hospital, podía sentir que el miedo me invadía. Pero
salí al pasillo y comencé a decir nuestro pacto porque era muy real para mí ".
La sangre del Cordero es inagotable e interminable. Es un suministro
ilimitado. Cuando aplicamos la sangre de Jesús a las puertas de nuestras vidas
con fe, accedemos al poder para derrotar cada parte de la maldición que
intenta tomar residencia. Cuando dices el Nombre de Jesús ante la
enfermedad, la enfermedad o el peligro, la sangre del Cordero está detrás de
él, ¡y estás protegido!
5.
Autoridad sobre el diablo a través de la sangre de Jesús
"Y lo vencieron por la sangre del Cordero, y por la palabra de su
testimonio". –Revelación 12:11 (KJV)

Hay alguien que sabe, tal vez incluso mejor que tú, el poder y la autoridad que
te da la sangre de Jesús. Hará cualquier cosa para asegurarse de que nunca
se entere. Tratará de mantenerte distraído, enviará personas o ideas para
confundirte y plantará semillas de duda para evitar que operes en lo que te
pertenece.
Probablemente puedas adivinar de esta descripción quién es: el diablo. Si hay
alguien que tiene algo que perder al descubrir la verdad, es él. Bueno, su día
ha terminado. ¡Estás a punto de ponerlo justo debajo de tus pies donde
pertenece!
¿Qué sucede cuando los creyentes se enteran del poder de la sangre de
Jesús?
Chip Brim , hijo de Billye Brim , una vez contó una historia sobre una reunión
que había predicado en la que asistía una joven que era médico brujo y poseía
un demonio. Un grupo de pastores había pasado cinco horas tratando de
liberarla. Rezaban y rezaban, pero ella continuó atacándolos físicamente, y el
demonio en ella estaba diciendo mentiras y atormentando a las personas en la
habitación.
Aunque Chip se había quedado en segundo plano, la mujer lo vio y de repente
lo acusó a toda velocidad. En ese momento, se levantó en su espíritu gritar:
"¡Suplico la sangre!" Inmediatamente, se cayó y se agarró las orejas y gritó:
"¡No la sangre! ¡No la sangre! Al darse cuenta de su poder, todos los ministros
se reunieron y comenzaron a cantar, suplicar y declarar la sangre. En 15
minutos, fue puesta en libertad, entregada. Si los demonios odian tanto la
sangre, eso es evidencia de lo poderoso que realmente es.
Por supuesto, la maldición sigue ahí afuera. Puedes verlo a tu alrededor, pero
ahora tienes la opción de usar la sangre o no. Tienes autoridad sobre lo que
sea que esté en el Nombre de Jesús, y por la sangre de Jesús, puedes
enfrentarte a él. La sangre es lo suficientemente poderosa como para eliminar
toda evidencia de la maldición en tu vida.
Como Gloria Copeland dice: “La sangre que Jesús derramó por ti y por mí tiene
un enorme y gran poder. Y tenemos que decirlo y declararlo sobre nuestras
vidas ".
Eso significa que cuando el acusador dice que somos culpables, nuestra
súplica ante Dios, el Juez Justo, es la sangre de Jesús. La sangre es nuestra
defensa. Declara que no somos culpables; en cambio, estamos libres de toda
pena de pecado. La sangre echa a Satanás de los asuntos de nuestras vidas y
las vidas de nuestras familias. ¡Pero tienes que hacerlo por fe!
La fe en la sangre produce grandes resultados ". Andrew Murray
Todos los días tienes derecho a ejercer esa autoridad suplicando lo que la
sangre de Jesús ha hecho por ti. Negarse a dar al enemigo incluso una
pequeña pulgada de territorio. ¡Satanás es un enemigo derrotado y, a través de
la preciosa sangre de Jesús, somos victoriosos!
Cuando recibas revelación de que la sangre de Jesús ha provisto redención,
compañerismo, sanidad, protección y autoridad sobre el diablo, ¡comenzarás a
operar en la plenitud de su poder! El poder de la sangre de Jesús es suficiente
para vencer todo lo que viene contra ti. Así es como vives una vida de victoria
en Cristo, y es la vida que Jesús murió para darte. Sé bendecido y recuerda ...
"¡Jesús es el Señor!"

Cómo tomar la comunión para tu curación


¿Necesitas curación en tu cuerpo? Pruebe estos consejos sobre
cómo tomar la comunión para su curación.

Si se enfrenta a una enfermedad o enfermedad en su cuerpo hoy, es posible


que ya esté hablando confesiones de curación y que esté parado en la Palabra
de Dios para sanar. Pero si aún no ha logrado la victoria en esta área, es
posible que se pregunte qué más puede hacer, además de estar parado para
una manifestación. Una herramienta poderosa que los cristianos a menudo
pasan por alto es la comunión.
 
La Cena del Señor es mucho más que una tradición religiosa: simboliza todo lo
que Jesús hizo por nosotros en el Calvario. Cuando participas de la copa (que
representa la sangre), estás recordando que Jesús te libró del pecado. Cuando
comes el pan (que representa su cuerpo), estás reconociendo el tormento físico
y espiritual que Jesús soportó para liberarte de la tentación, la adicción, la
preocupación, el cuidado, el miedo, la pobreza, la falta y cada parte de la
maldición. Eso incluye enfermedad y enfermedad ( Isaías 53: 5 ).
 
Dios creó la Cena del Señor por una razón. Cuando lo reciba, debe planear
participar de todo lo que el sacrificio de Jesús proporcionó: salvación, paz
mental, curación y prosperidad total. De lo contrario, estás descuidando
disfrutar los regalos que Él sacrificó para darte.
 
No tienes que esperar hasta ir a la iglesia para recibir la comunión. Puede
recibirlo en cualquier momento y en cualquier lugar. De hecho, si no ha
practicado la comunión regularmente, ¡es hora de comenzar! La mesa de
comunión es la mesa de curación, la mesa de liberación y la mesa de
confesión. Es la potencia de Dios.
 
Cada vez que tomamos la comunión, lleva nuestras raíces aún más
profundamente en nuestra fe en lo que el pacto de Dios significa para nosotros
y lo que el cuerpo y la sangre de Jesús ha pagado por nosotros. Usamos
nuestra fe para tomar la comunión, y lo hacemos con un propósito
determinado.
 
Si necesita curación en su cuerpo, aquí hay siete consejos para tomar
Comunión para su curación:
 
1. Compra un set de comunión para tu uso personal. Incluso hay juegos
individuales de vasos y obleas prellenadas con una larga vida útil
disponibles para facilitar su uso o transporte.
 
2. Puede tomar la comunión solo, o con un familiar o amigo.
 
3. Puedes tomar la comunión todos los días. Tomar la comunión es
apropiarse de la sangre de Jesús sobre tu vida, agradeciéndole
por TODO lo que ha hecho. No es una ceremonia religiosa, por lo que
no tiene que esperar a que un ministro le sirva.
 
4. Examínate antes de tomar la comunión. Antes de participar, la Biblia
nos dice que examinemos nuestros corazones (1 Corintios 11: 28-
29). Pídale perdón a Dios en las áreas en las que ha perdido la marca
(lucha, falta de perdón, celos, envidia, odio, codicia, miedo,
preocupación, incredulidad, etc.) Además, asegúrese de no recibir la
Comunión solo como un ejercicio religioso, en lugar de aceptar todo lo
que el sacrificio de Jesús proveyó. No lo recibas hasta la mitad; eso
evitará que recibas todo lo proporcionado por el sacrificio de Jesús (1
Corintios 11:30).
 
5. Participa del pan , que simboliza el tormento físico y espiritual que
Jesús soportó para redimirnos de todas las áreas de la maldición. Con
esto en mente, di:
 
Señor, no está bien que sufra una enfermedad o enfermedad. Ahora lo juzgo
como de Satanás, y lo rechazo. Me niego a recibirlo por más tiempo. Participo
del sacrificio del cuerpo de Tu Hijo, y recibo la vida abundante que has
provisto, en el Nombre de Jesús.
 
6. Toma la copa y haz esta confesión:
 
Padre, te doy gracias por todo lo que me has provisto a través del Nuevo Pacto
en Cristo Jesús. ¡Participo de esas promesas ahora! Estoy curado Estoy
redimido Soy la cabeza y no la cola. Estoy arriba y no debajo. Tomo la
curación que sacrificaste para darme, y te agradezco y te alabo en nombre de
Jesús.
 
7. Acéptese en el asunto. Una vez que haya comulgado, establezca su
sanidad en su corazón de acuerdo con la Palabra de Dios. No sólo
espero que es hecho- saber ella.
 
No importa a lo que se enfrente: pecado, enfermedad, drogas, un problema de
peso, preocupaciones, conflictos, viejos hábitos o cualquier situación en sus
finanzas, puede ser entregado al recibir adecuadamente la Cena del Señor. El
cuerpo y la sangre de Jesús cubren cada área de tu existencia
Sitúate ante Dios y recibe la comunión como lo hicieron los hijos de Israel,
¡listos para recibir la liberación en tu cuerpo! Tómese el tiempo para ponerse
ante Dios sobre la mesa de la comunión. Será tiempo bien aprovechado.

Cómo declarar la sangre de Jesús

¿Alguna vez te has preguntado qué significa suplicar la sangre de


Jesús? ¡Puedes aprender a tomar el poder de la sangre y aplicarlo a cualquier
situación! Así es cómo.
Los ataques del enemigo a menudo pueden parecer implacables. Él viene a
atacar nuestro dinero, nuestros hogares, nuestros hijos, nuestra salud e incluso
nuestra moral a través de la tentación. Pero aquí hay algo que no quiere que
sepas: no tiene derecho legal a ninguna parte de tu vida .
Cuando Jesús derramó Su sangre en la cruz, logró más que la Redención y la
remisión de los pecados. La sangre de Jesús revirtió cada parte de la
maldición. Eso incluye enfermedad, enfermedad, pobreza, falta, depresión,
lucha, adicción o cualquier tipo de esclavitud al pecado. Está
hecho. Terminado. Encima. Historia. Esas cosas ya no tienen el derecho legal
de estar en tu vida.
¿Por qué?
 
La sangre de Jesús lo cubrió todo.
Apocalipsis 12:11 nos dice que los creyentes vencen a Satanás por la sangre
del Cordero y por la palabra de nuestro testimonio o confesión. Entonces,
cuando Satanás viene a atacar en cualquier área, suplicas la sangre de
Jesús. Cuando intenta tentarte, suplicas la sangre. Cuando trata de provocar
miedo o tormento, usted suplica la sangre.
El término "suplicar a la sangre" puede sonar como una mendicidad, pero no es
una mendicidad. "Suplicar la sangre" es en realidad un término legal. Piense en
ello como un abogado que defiende su caso ante el juez. Presenta evidencia y
hechos para apoyar su caso.
Nuestra evidencia?
 
La sangre de Jesús lo cubre todo.
Otra forma de describir suplicar la sangre de Jesús es aplicar la sangre a una
situación en nuestras vidas. Hay protección en la sangre. Hay liberación en la
sangre. Cuando suplicas la sangre, has dejado tu caso y has puesto toda tu
confianza en un juramento que es hecho por Dios Todopoderoso.
Para suplicar efectivamente la sangre de Jesús, necesitas saber lo que estás
haciendo. ¡Puedes hacer que suplicar la sangre de Jesús sea parte de cada
día! Aquí hay algunas ideas para comenzar:
 
1. Puedes suplicar la sangre de Jesús sobre cualquier persona o
situación . Cuando sus hijos salgan por la puerta, ponga sus manos
sobre sus cabezas y diga: "En el Nombre de Jesús, le suplico la sangre
de Jesús sobre [nombre]". Mientras conduce, diga: “En el Nombre de
Jesús, suplico la sangre de Jesús sobre este vehículo y todos los que
están en él. Iremos y volveremos con total seguridad ”.
2. Puedes suplicar la sangre de Jesús sobre tu salud . Había una vez
una mujer que fue picada por un escorpión venenoso. Todos a su
alrededor esperaban que ella se enfermara rápidamente. Pero, en
cambio, ¡ella juraba la sangre de Jesús contra cualquier daño que le
llegara, y se alejó completamente intacta! Ese es el poder de la sangre!
3. Puedes suplicar la sangre de Jesús sobre tu hogar . Cuando aplicas
la sangre de Jesús a tu hogar y propiedad, estás desarmando al diablo y
cada intento planeado en tu contra. Detiene a los demonios en su
camino y elimina a todos los espíritus equivocados de trabajar contra
usted o su familia.
4. Puedes suplicar la sangre tantas veces como quieras . Billye
Brim suplica la sangre de Jesús sobre su familia, ministerio, hogar y
pueblo todos los días. Aquí hay un ejemplo de lo que ella dice:
 
Reino de las tinieblas, escucha ahora mismo. Mi padre me dijo en Colosenses
que soy traducido a la autoridad del reino de las tinieblas y al Reino de la
Luz. Ahora escúchame. Tomo esa autoridad sobre ti. Y aquí está a quién no
molestas hoy. Suplico la sangre de Jesús sobre mis cuatro hijos: Shelli, Terri,
Brenda, Chip, sus compañeros y sus hijos. En el Nombre de Jesús, suplico la
sangre de Jesús sobre las buenas obras que Dios ha ordenado que yo entre.
Debes mantenerte alejado de mi ministerio y mi iglesia y mi pueblo .
 
Cuando aprende a suplicar la sangre de Jesús, está tomando el poder y la
autoridad que Dios mismo le otorgó y poniéndolo a trabajar en su vida, tal como
Él pretendía. ¡Nada puede oponerse al poder de la sangre! Entonces, comienza
a suplicar la sangre de Jesús en tu vida con confianza y audacia, ¡y mira al
diablo huir!