Está en la página 1de 1

Árbol de problemas y árbol de objetivos

Caso “Caídas y Fracturas en la población de personas de edad mayor”


Las caídas representan un accidente muy frecuente para las personas de edad de 65 años y más.
Con el envejecimiento de la población, el número de personas de edad que sufren consecuencias
de las caídas va a aumentar en los próximos años. Por consiguiente, la prevención de las caídas y de
las fracturas causadas por esas caídas representa hoy un objetivo prioritario de Sanidad Pública. La
mayoría de estos accidentes se produce en o alrededor de la casa y no es asociada con una
actividad específica (jardinería, bricolaje, compras, deportes...)

Las consecuencias de las caídas (contusiones, hematomas, heridas, dolores, fracturas y


hospitalización) pueden volverse particularmente graves con la edad por causa de la fragilidad
creciente de los huesos (osteoporosis). Esta fragilidad de los huesos es particularmente importante
para las personas que vuelven a ser víctimas de caídas repetidas. Para una mejor comprensión de la
problemática y de sus consecuencias, debemos identificar las causas principales de estas caídas
para poder prevenirlas y para tratar de detectar las personas a riesgo.

Las caídas son a menudo el resultado de una interacción entre factores de comportamiento, de
factores vinculados al medio ambiente físico y de factores atados a ciertas actitudes individuales.
Con respecto a los factores de comportamiento, la fragilidad de los huesos de las personas mayores
puede ser acentuada por costumbres de vida que van en contra de una conservación de un buen
estado de salud. En particular, un estado sedentario y una dieta pobre en proteínas y en calcio
tienen un efecto sobre la salud de una persona y muy particularmente sobre la de sus huesos.
Varias razones pueden explicar este estado sedentario y estas carencias nutricionales pero dos
razones sobresalen: 1) la ignorancia en cuanto a los beneficios de una alimentación rica en calcio y
2) la ausencia de confianza en sí mismo en cuanto a las posibilidades de modificar de manera
durable ciertas costumbres de vida.

Las causas de las caídas y de las fracturas que ocasionan tienen también que ver con los
"obstáculos" del medio ambiente doméstico de la persona. Así, los objetos que hacen tropezar, la
mala iluminación, las superficies resbaladizas o desiguales y el moblaje mal concebido constituyen
los factores más frecuentes de caída.

Finalmente, estas caídas pueden ocasionar un choque psicológico para la persona mayor (sobre
todo si no puede levantarse sola después de una caída) y hacerla perder más confianza en sus
capacidades. Esta pérdida de confianza puede entonces traducirse por una limitación acrecida de
las actividades diarias es decir por un sedentarismo acrecido.

También podría gustarte