Está en la página 1de 16

REGLAS GENERALES

EN EL LABORATORIO
DE MICROBIOLOGÍA
DE ALIMENTOS

Docente: linley salomón vega


Nombre: juan Carlos Huanchi Condori
Curso: microbiología de alimentos ii
Código: 2017-111008
Tema: bioseguridad en el laboratorio

2020
Dedico este trabajo de investigación a mis padres. Su gran
fortaleza fue el motor que me permitió avanzar incluso en los
momentos más difíciles. Gracias desde el fondo de mi corazón.

I. INTRODUCCIÓN:
Los laboratorios de microbiología constituyen ambientes de trabajo
especiales, que pueden presentar riesgos de enfermedades
infecciosas para las personas que se encuentren en o cerca de
ellos. El trabajo diario en el laboratorio es un trabajo de grupo, en
donde la actitud de cada uno de los integrantes ante las prácticas,
así como el entrenamiento que posean en las técnicas requeridas
para el manejo de material contaminado, determinan su propia
seguridad, así como la de sus compañeros y la de la colectividad en
general. Es por ello que antes de comenzar con las actividades
prácticas, todas las personas involucradas (estudiantes y
profesores) tenemos la obligación de conocer cuáles son las
normas de seguridad a seguir en el laboratorio de manera tal, que el
trabajo se realice con un riesgo mínimo de exposición, tanto para
las personas que lo ejecutan como para el medio ambiente. El
objetivo de esta lectura, es ofrecerle al estudiante una guía que
contribuya a lograr un ambiente de trabajo adecuado y seguro,
durante la ejecución de las actividades prácticas en el Laboratorio
de Microbiología.

Las normas de bioseguridad en el laboratorio son un conjunto de


medidas y normas preventivas, destinadas a mantener el control de
riesgos laborales procedentes de agentes biológicos, físicos o
químicos, logrando la prevención de impactos nocivos frente a
riesgos propios de su actividad diaria, asegurando que el desarrollo
o resultado final de dichos procedimientos no atente contra la
seguridad del trabajador. Los laboratorios microbiológicos
constituyen medio ambientes de trabajo especiales, generalmente
únicos, que pueden presentar riesgos de enfermedades infecciosas
identificables para las personas que se encuentren en o cerca de
ellos. Durante todo el transcurso de la historia de la microbiología,
las infecciones se han contraído en el laboratorio. Los informes
publicados hacia fines del siglo pasado describieron casos de,
cólera, muermo, brucelosis y tétano adquiridos en el laboratorio.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce que la


seguridad, y en particular la seguridad biológica son importantes
cuestiones de interés internacional, es así como la OMS público en
1983 el primer Manual de bioseguridad en el laboratorio, en el que
se mostraba a todos los países la importancia de aceptar y aplicar
conceptos básicos de seguridad biológica y a elaborar códigos
nacionales para la manipulación sin riesgo de microorganismos
patógenos en el laboratorio que se encontraban dentro de las
barreras nacionales. Desde 1983 muchos países han seguido la
orientación presente en el manual para elaborar estos códigos de
prácticas. (OMS 2005).

II. PRINCIPIOS DE BIOSEGURIDAD

La seguridad biológica o bioseguridad, es


la aplicación del conocimiento, de las
técnicas y de los equipos necesarios para
prevenir la exposición del personal, del
área de laboratorio y del medio ambiente a
agentes potencialmente infecciosos o
biopeligrosos.

Agentes Biopeligrosos Son todos aquellos


agentes biológicos y materiales que son
potencialmente peligrosos para los seres
humanos, los animales y las plantas. Entre ellos podemos citar:
bacterias, virus, hongos, parásitos, productos recombinantes,
alérgenos, priones, etc. Riesgo Microbiológico

El Riesgo Microbiológico se encuentra presente cada vez que se


realiza una actividad práctica en el Laboratorio, donde se requiera la
manipulación de cultivos de microorganismos, los cuales pueden
alcanzar concentraciones muy elevadas y pueden llegar a provocar
una infección si no son manipulados adecuadamente. Para que se
produzca un accidente por un agente biológico deben estar
presente básicamente 4 elementos: un huésped susceptible, un
agente infeccioso, una concentración suficiente de éste y una ruta
de transmisión adecuada; siendo este último punto el que mejor se
puede controlar en el laboratorio.

III. Prácticas y Técnicas de Laboratorio.

El elemento más importante de la contención es el cumplimiento


estricto de las prácticas y técnicas
microbiológicas estándar. Las personas
que trabajan con agentes infecciosos o
materiales potencialmente infectados
deben conocer los riesgos potenciales, y
también deben estar capacitados y ser
expertos en las prácticas y técnicas
requeridas para manipular dichos
materiales en forma segura.
 El director o la persona a cargo del laboratorio es responsable
de brindar u organizar la capacitación adecuada del personal.
 Cada laboratorio está obligado a desarrollar o adoptar un
manual de operaciones o de bioseguridad que identifique los
riesgos que se encontrarán o puedan producirse, y que
especifique las prácticas y procedimientos destinados a
minimizar o eliminar las exposiciones a estos riesgos.
 Se debe alertar al personal acerca de los riesgos especiales y
se le debe exigir que lea y cumpla las prácticas y
procedimientos requeridos.
 Se debe estar capacitado y bien informado acerca de las
técnicas de laboratorio adecuadas, procedimientos de
seguridad y riesgos asociados a la manipulación de agentes
infecciosos debe ser el responsable de la conducción de los
trabajos con cualquier agente o material infeccioso.
 Esta persona tiene la obligación de consultar a profesionales
especializados en bioseguridad u otros profesionales de la
salud y seguridad respecto de la evaluación del riesgo.
 Cuando las prácticas de laboratorio estándar no son
suficientes para controlar los riesgos asociados a un agente o
a un procedimiento de laboratorio particular, quizás sea
necesario aplicar medidas adicionales.
 El director del laboratorio es responsable de seleccionar
prácticas de seguridad adicionales, que deben guardar
relación con los riesgos relacionados con el agente o
procedimiento.
IV. NORMAS DE BIOSEGURIDAD GENERAL

a. Mantener el lugar de trabajo en condiciones higiénicas y


aseadas.
b. Evitar maquillarse, fumar, comer o beber en el sitio de trabajo.
c. No guardar alimentos en los equipos donde se refrigeran
sustancias contaminantes o químicas.
d. Manejar a todo paciente como si pudiera estar infectado.
e. Lavarse con cuidado las manos antes y después de cada
procedimiento.
f. Utilizar de forma sistemática guantes plásticos o de látex en
procedimientos en que se manipulan sustancias biológicas, se
maneja instrumental o equipo contaminado en la atención de
los pacientes, o en ambas situaciones.
g. Abstenerse de tocar con las manos enguantadas alguna parte
del cuerpo y de manipular objetos diferentes a los requeridos
durante el procedimiento.
h. Emplear mascarilla y protectores oculares durante
procedimientos que puedan generar salpicaduras, gotitas
aerosoles de sangre u otros líquidos corporales.
i. Usar bata durante la estancia en el laboratorio.
j. Mantener los elementos de protección personal en
condiciones óptimas de aseo, en un lugar seguro y de fácil
acceso.
k. Si se tienen lesiones exudativas o dermatitis serosas, evitar la
atención directa de pacientes hasta que éstas hayan
desaparecido.
l. Utilizar las técnicas correctas en la realización de todo
procedimiento.
m. Mantener los elementos de protección personal en
condiciones óptimas de aseo, en un lugar seguro y de fácil
acceso.

n. Si se tienen lesiones exudativas o dermatitis serosas, evitar la


atención directa de pacientes hasta
que éstas hayan desaparecido.

o. Utilizar las técnicas correctas en la


realización de todo procedimiento.

p. Manejar con estricta precaución los


elementos punzocortantes y
desecharlos en los recipientes
indicados, a prueba de
perforaciones.

q. Evitar el cambio de los elementos punzocortantes de un


recipiente a otro.

r. Evitar el reciclaje de material contaminado, como agujas,


jeringas u hojas de bisturí.

s. Desinfectar y limpiar las superficies y los equipos de trabajo,


en caso de contaminación.

t. En caso de que se rompa material de vidrio contaminado con


sangre u otro líquido corporal, recoger los trozos con escoba y
recogedor (nunca con las manos) y depositarlos en el
contenedor para punzocortantes.
u. Los recipientes para transporte de muestras deben ser de
material irrompible y contar con cierre hermético (tapón de
rosca).

v. Manipular, transportar y enviar las muestras en recipientes


seguros, con tapa y rotulación adecuada.

w. A su vez, transportar las gradillas en recipientes herméticos,


de plástico o acrílico, que retengan fugas o derrames
accidentales. Además, deben ofrecer facilidad de lavado.

x. Restringir el ingreso a las áreas de alto riesgo biológico a


personal no autorizado, a quien no utilice los elementos de
protección personal y a los niños.

y. Disponer el material patógeno en bolsas resistentes, de color


rojo, que se identifiquen con el símbolo de riesgo biológico.

z. Las personas sometidas a tratamiento con inmunodepresores


no deben trabajar en áreas de riesgo biológico.

V. Medidas generales de protección


 Lavarse las manos con
frecuencia y al quitarse los
guantes.
 Usar guantes cuando se
manejen líquidos biológicos.
 Establecer y respetar áreas
sucias y áreas limpias.
 No tocar las áreas sin contaminación con guantes
contaminados.
 Utilizar la pipeta para aspirar sustancias corrosivas a través de
la pipeta.
 Ingresar sin maquillaje al laboratorio.
 Es riesgoso consumir alimentos o masticar chicle en las áreas
de trabajo.
 No fumar en las áreas de trabajo.
 No tapar de nuevo las agujas.
 Depositar los objetos punzocortantes.

VI. MEDIDAS EN CASO DE EMERGENCIA

A continuación mencionaremos los pasos que se deben seguir en


caso de que ocurran los siguientes accidentes:

DERRAME DE MATERIAL BIOLÓGICO SOBRE EL CUERPO:

 Remover la ropa inmediatamente.


 Lavar vigorosamente el área expuesta con agua y jabón por
un minuto. Reportar el incidente al profesor.
 Buscar atención médica si es necesario.
 La ropa contaminada debe ser colocada en una solución
desinfectante antes de ser lavada.

SALPICADURAS EN LOS OJOS CON MATERIALES


BIOPELIGROSOS:

 Lavar inmediatamente el globo ocular e interior de la


superficie del párpado con abundante agua durante 15
minutos aproximadamente. Abrir el ojo para asegurar
efectivamente el lavado, comenzando por los párpados.
 Reportar el incidente al profesor.
 Buscar atención médica inmediatamente.

• Cortadas menores y heridas por pinchazo:

 Lavar vigorosamente la herida con agua y jabón por varios


minutos.
 Aplicar un antiséptico adecuado Reportar el incidente al
profesor.
 Reportar el incidente al profesor.

• En el caso de derrames:

 Reportar el incidente al profesor.


 Colocarse guantes y cubrir con papel absorbente el área del
derrame.
 Verter un desinfectante adecuado y dejar actuar por el tiempo
necesario.
 Retirar el material absorbente junto al material roto y
colocarlos en un recipiente
 Para residuos contaminados o bolsa de desechos, la cual
debe esterilizarse junto con los guantes utilizados.
 Limpiar y desinfectar nuevamente el área empleando nuevas
toallas de papel y desinfectante.
 Lavarse las manos con abundante agua y jabón.
VII. RECOMENDACIONES GENERALES.

a) Al iniciar el trabajo:

 Limpiar la superficie de trabajo con un producto adecuado (por

ejemplo, alcohol etílico al 70%).

 Antes y después de haber trabajado en una cabina deberían

lavarse con cuidado manos y brazos, prestando


especial atención a las uñas

 Se aconseja emplear batas de manga larga con bocamangas


ajustadas y guantes de látex. Esta práctica minimiza el
desplazamiento de la flora bacteriana de la piel hacia el
interior del área de trabajo, a la vez que protege las manos y
brazos del operario de toda contaminación

 En determinados casos, además es recomendable el empleo


de mascarilla.

b) Durante la manipulación:

 Todo el material a utilizar (y nada más) se sitúa en la zona de

trabajo antes de empezar. De esta forma se evita tener que


estar continuamente metiendo y sacando material durante
el tiempo de operación.
 Es aconsejable haber descontaminado el exterior del material
que se ha introducido en la cabina.

 Este material se coloca con un orden lógico, de manera que el


material contaminado se sitúa en un extremo de la superficie
de trabajo y el no contaminado ocupa el extremo opuesto de
la misma.

 Una vez que el trabajo haya comenzado y sea imprescindible

la introducción de nuevo material, se recomienda esperar 2-3


minutos antes de reiniciar la tarea. Así se permite la
estabilización del flujo de aire. Es conveniente recordar que
cuanto más material se introduzca en la cabina, la
probabilidad de provocar turbulencias de aire se incrementa.

d) Al finalizar el trabajo:

 Limpiar el exterior de todo el material que se haya


contaminado.

 Limpiar y descontaminar con alcohol etílico al 70% superficie


de trabajo.

c) Limpieza y desinfección

Se llevará a cabo una desinfección completa en las siguientes


situaciones: a) en caso de que se haya producido un vertido
importante; b) antes de cualquier reparación; c) antes de
iniciarse los chequeos periódicos; d) siempre que se cambie el
programa de trabajo; e) cuando se substituyan los filtros
HEPA y f) al cambiarla de lugar (incluso dentro del mismo
laboratorio).

 La limpieza tiene por objeto eliminar la suciedad que se halla


adherida a las superficies y que sirve de soporte a los
microorganismos. Al limpiar se elimina también la materia
orgánica, contribuyendo de forma decisiva a la eficacia de la
posterior descontaminación.

 Es conveniente una vez a la semana levantar la superficie de


trabajo y limpiar y descontaminar por debajo de ella.

VIII. CONCLUSIONES:

 En el laboratorio de microbiología se debe conocer y ser


consiente de cada una de las normas de bioseguridad con el
fin de evitar accidentes.

 Cuando se está trabajando dentro del laboratorio, debemos


tener las prendas adecuadas para la labor que estamos
realizando.

 La higiene es un factor importante, del cual depende el buen


desempeño de las actividades que se realizan durante la
práctica.

 El conocimiento de soluciones para realizar limpieza antes y


después de la práctica, nos concientiza del peligro que
podemos correr si no lo hacemos de la forma correcta.
 Prestar la debida atención a cada experimento o prácticas que
se llevara a cabo, estar concentrados.

 Se debe tener en consideración los materiales son sensibles


ya que se puede romper.

IX. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

 Curso básico seguridad y salud en el trabajo. La Habana.


Cuba (2001).

 Guía de seguridad en el laboratorio. Universidad de Alcalá.


España (2000).

 Manual de Seguridad e Higiene de la Facultad de Medicina de


México (2005).

 Manual de seguridad para operaciones en laboratorios de


biotecnología. Universidad politécnica de Valencia

 Riesgos en los laboratorios: consideraciones para su


Prevención. Zulia WENG

 NC 18001:2005. Seguridad y Salud en el Trabajo – Sistema


de Gestión de Seguridad y Salud en el Trabajo – Requisitos.

X. Anexos: