Está en la página 1de 3

HERENCIA POR TRANSMISION

Se da cuando una persona tiene derecho a una herencia pero muere sin
haber aceptado o repudiado la sucesión de su causante, este hecho hace
que sus herederos asuman la titularidad de ese (ius optionis) derecho y
adquieran la herencia de su ágüelo o primer causante.

La delación es el llamamiento que se hace de una o varias persona puedan


adquirir una herencia y por esto tienen preferencia sobre otra u otras
personas en caso que los primeros no quieran o no puedan (caso de muerte)
recibir la herencia, entonces serán llamados en su lugar.

Delación es el ofrecimiento legítimo y concreto que se hace a una o varias


personas llamados para que acepten o repudien una herencia, es un
derecho subjetivo.

La herencia Deferida es la herencia que se ofrece en abstracto a todos los


posibles herederos con vocación hereditaria. La transmisibilidad no es una
manera diferente de suceder sino la aplicación de las normas para estos
casos en donde hay no un derecho de transmisión sino una transmisión de
derechos.

Si bien es cierto que el que recibe (transmisario) sucede directamente al que


trasmite (transmitente) y el primero es capaz para recibirla, este se subroga
o se hace cargo de todas las relaciones jurídicas como sus activos y pasivos
por causa de muerte y a esto se le denomina heredero en Sucesiones.

Por lo tanto las transmisiones de derechos procede en las sucesiones


testadas y en las intestadas, repito no es una forma de suceder sino que en
caso de muerte se sucede como un derecho singular, cuando el sujeto que
transmite que es el titular de la delación ha realizado actos de disposición
del mismo tanto en vida o como causa de muerte, en este último episodio a
titulo singular o de legado, se sobre entiende que el derecho de aceptar o
repudiar la herencia se ha extinguido por aceptación.
HEREDEROS POR REPRESENTACION

Es una excepción a la regla del grado, porque permite a los herederos (que
sin esta quedarían postergados por otros de grado más próximo) participar
en la sucesión en junta con el representante a uno de su ascendiente
muerto de igual grado que los herederos llamados a sucesión.

Si hay varios representados se contara con uno solo por cuanto proviene de
la misma familia (estirpe), este derecho es derivado de la ley y es una
ficción del legislador por que en resumen lo que sucede es que en realidad
el que representa se supone tener el lugar y grado del representado pero la
situación del representante es distinta a la del heredero y el fundamento de
esta distinción es que el representante adquiere la vocación herencial por la
pre-muerte del heredero legítimo y mientras este hecho no suceda serán
simplemente titulares de una expectativa.

Todo lo contrario ocurre los que son llamados legítimamente que por
derecho propio y legal a recibir su parte de herencia y que esta transmisión
de bienes es la voluntad del causante.

Claro está que si el heredero pre-muere al causante tratándose de


sucesiones tentadas su herencia se le ofrece (delación) al sustituto vulgar.
Si lo ha nombrado el testador y en segundo lugar si no hay sustitución
vulgar, a los demás coherederos por el derecho de Acrecer, siempre que
haya coherederos y que se den los requisitos de este derecho.

Para los herederos abintestato y un heredero pre-muera al causante, su


herencia se difiere en una primera instancia, por derecho de representación
a sus hijos o descendientes siempre que se cumplan con los requisitos o
presupuestos de este y sino la sucesión sigue su curso y su parte va a los
demás herederos abintestato si los hay y si no por ser heredero único, la
herencia pasa al siguiente heredero según el orden de llamamiento de la
sucesión intestada.

Si el heredero muere después que el causante se presenta dos casos que lo


hubiere aceptado o que no, ni repudiado.
En esencia la representación radica en el enfoque romántico de quien
muera continua viviendo en las personas de sus hijos y demás
descendientes, la necesidad por no dejar sin derechos herenciales a sus
hijos frente a otros hijos vivos del causante, lo que impulso a los pretores
Romanos a crear esta ficción que es una presunción relativa que exige
requisitos para que exista o en su defecto debe haber un fallo de presunción
absoluta por el tiempo transcurrido ( 2 años).

Esta institución jurídica de la representación permite que a los


descendientes del de cujus como los hermanos del causante puedan ocupar
sus lugares en la sucesión, y cuyos requisitos son: en caso de muerte,
porque se repudia la herencia, porque son declarados indignos o porque
son desheredados (por sentencia) y también deben de cumplir con: que
falle el titular de las ordenes hereditarias , que este en primer o tercer
orden , que haya representante, que tenga hijos o descendientes, que los
representantes cumplan los requisitos para suceder al de cujus y que los
grados de parentesco intermedio estén vacantes o desiertos.

Sentencia c-1111del 2001

Sucesión por representación y por cabezas, la pretensión que fuera por


cabezas y no por representación porque de igual manera todos son nietos
del causante, principio de igualdad. La corte lo haya exequible el Art. 1042.

DE: FABIO ALONSO DIAZ AVILA PARA: EL DOC. JESUS PARADA

Abril 2 de 2020