Está en la página 1de 33

UNIDAD

12
LA LEY INTERNACIONAL,
EL GOBIERNO MUNDIAL Y
LA ECONOMÍA POLÍTICA MUNDIAL

43. Prolegómenos a The Law of War and Peace


(La ley de la guerra y la paz)
HUGO GROCIO

1. La ley municipal de Roma y de otros estados Con demasiada frecuencia está en boca de los
ha sido tratada por muchos que han emprendi- hombres la máxima de Eufemio, citada por Tuá-
do la tarea de elucidarla mediante comentarios dides: "Tratándose de un rey o de una ciudad
o de reducirla a un cómodo compendio. Sin imperial, nada es injusto cuando es convenien-
embargo, ese cuerpo de leyes que se centra te." Algo parecido implica la afmnación .de
en las relaciones entre estados o en dirigentes que, en aquéllos a quienes favorece la fortuna,
de estados, ya sea derivadas de la naturaleza o el poder establece el derecho, y que la adminis-
establecidas por mandato divino, o incluso ge- tración de un estado no puede llevarse a efecto
neradas por la costumbre o el acuerdo tácito, sin injusticia.
se ha visto poco aludido. Hasta hoy, nadie lo Además, las controversias que se generan
ha tratado de modo sistemático y exhaustivo. entre pueblos o reyes por lo general tienen co-
No obstante, el bienestar de la humanidad de- mo árbitro a Marte. Que la guerra, pues, es irre-
manda que esa tarea se realice . .. conciliable con cualquier ley, es una opinión
3. Tal empresa es de lo más necesaria, ya que sostenida no sólo por el pueblo ignorante; a me-
en nuestros días, al igual que en tiempos anterio- nudo, hombres sesudos y bien informados des-
res, no faltan hombres que observen con desdén lizan expresiones que apoyan ese punto de vista.
esa rama de las leyes, pensando que no tiene Así, nada resulta más común que la afirmación
otra realidad fuera de la de un nombre vacío. del antagonismo entre la ley y la guerra...
5. En razón de que nuestro debate acerca de
las leyes se habría emprendido en vano de no
Condensado de Tbe Law of War and Peace, existir ley alguna, para propiciar una recep-
de Hugo Gracia. Traducido por Francis W. Kel- ción favorable de nuestro trabajo y, al mismo
sey , en 1925, para la Carnegie Endowment tiempo, para fortificarlo contra cualquier ataque,
for International Peace (Fundación Carnegie para
la Paz Internacional) . Reimpreso con autoriza- este grave error debe ser refutado, aunque sea
ción de los editores. (Notas al calce suprimidas.) brevemente. Con el fin de no vernos obligados a
375
376 La ley internacional, el gobierno mundial y la economía política mundial

tratar con una multitud de opositores, permíta- por nuestra culpa, así corno el infligir castigo a
senos asignarles un mediador. ¿Ya quién mejor los hombres, de acuerdo con su merecimiento.
podríamos elegir que a Carneades? . .. 9. A partir de este significado de la palabra
Sea, pues, Carneades, quien habiéndose en- ley, ha surgido otro más amplio. Puesto que so-
cargado de sostener un alegato contra la justicia bre otros animales el hombre tiene la ventaja
-en partiCular, contra esa fase de la justicia en de poseer no sólo una fuerte propensión hacia
la que nosotros nos hallarnos interesados- no la vida social, sino además el poder de discri-
pudo ofrecer argumento más sólido que el que minación que lo capacita para decidir qué co-
asienta que, por razones de conveniencia, los sas son convenientes o dañinas (tanto las del
hombres se imponen leyes, mismas que varían presente corno las que habrán de venir), y qué
de acuerdo con las costumbres y que, a menu- puede conducirlo a cualquiera de las dos alter-
do entre los mismos pueblos sufren cambios nativas; en tales cosas el hombre por su naturale-
cuando los tiempos cambian, y por otra parte, za, está destinado -dentro de las limitaciones de
que no hay ley de la naturaleza, puesto que todas la inteligencia humana- a seguir la dirección
las criaturas -tanto hombres corno animales- de un juicio bien dispuesto, que no sea llevado
se ven impelidas por naturaleza hacia aquellos fuera del camino ni por el temor ni por la fasci-
fmes que les resultan ventajosos; y que, conse- nación del placer inmediato, ni arrebatado por
cuentemente, no hay justicia y, si la hubiese, ésta imprudente impulso. Cualquier opinión que es-
sería una suprema locura, puesto que U!io ejer- té claramente en desacuerdo con tal juicio se
ce la violencia en favor de sus personales inte- entiende que también será contraria a la ley
reses si advierte la ventaja de los otros. natural; es decir, a la naturaleza del hombre
6. . .. El hombre es, pues, sin duda, un ani- mismo.
mal; pero un animal de clase superior, más ale- 10. A este ejercicio del criterio pertenece,
jado de cualquier otro animal de lo que lo están además, la distribución racional para cada hom-
las diferentes familias de animales entre sí. Las bre, o para cada grupo social, de aquellas cosas
pruebas sobre este punto pueden hallarse en los que son propiamente suyas, y en tal forma que
muchos rasgos que son peculiares de la espe- se dé preferencia a quien es más sabio, sobre
cie humana. Pero entre los rasgos característicos el que lo es en menor grado; a un consanguí-
del hombre está su imperioso deseo de socie- neo más que a un extraño; a un pobre, más que
dad; es decir, de vida social no de cualquier tipo a un hombre de medios; según sugiera la con-
ni de todos los tipos, sino de una vida pacífica, ducta de cada quien o la naturaleza de cada ca-
y organizada de acuerdo con la medida de su sa. Tiempo atrás, muchos llegaron a sostener la
inteligencia, con aquellos que son de su propia opinión de que esta asignación discriminatoria
especie. Los estoicos llamaban a esta tendencia es parte de lo que propiamente y estrictamente se
social "sociabilidad". Establecida, por tanto, co- llama ley. No obstante, la ley, propiamente de-
rno verdad universal, la afirmación de que ca- finida, tiene una naturaleza muy distinta, pues
da animal se ve impelido por naturaleza a buscar su esencia radica en dejarle a otro aquello que
. sólo su propio bien no puede ser aceptada ... le pertenece, o en cumplir nuestra obligación
8. Esta conservación del orden social, que hacia él.
tan burdamente hemos bosquejado y que resul- 11. Lo que hasta aquí hemos expresado ofre-
ta en armonía con la inteligencia humana, es la cería un grado de validez incluso si tuviéramos
fuente de la ley, propiamente dicha. Ya esta es- que aceptar aquello que no puede aceptarse sin
fera de la ley pertenecen el abstenerse de aque- la mayor iniquidad: que no hay Dios, o ql}e los
llo que es de otro; la restitución a otro de algo asuntos humanos no son incumbencia de EL. . .
suyo que tal vez nosotros tenemos, junto con 15. Nuevamente, dado que es regla de la ley
alguna ganancia que quizá hayamos logrado de de la naturaleza guiarse por pactos (ya que se
ese algo; la obligación de satisfacer las prome- hacía necesario que entre los hombres existie-
sas, el reparar debidamente un daño ocurrido ra algún método de obligarse uno al otro, y no
Prolegómenos a Tbe Law of War and Peace 377

puede imaginarse otro método natural), de esta 17. Pero justamente como las leyeS de cada
fuente han emanado los cuerpos de la ley mu- estado tienen en la mira la ventaja de dicha comu-
nicipal, pues aquellos asociados con algún gru- nidad, así -a través del consentimiento mutuo-
po, o sujetos a uno o a varios hombres han pro- ha sido posible que ciertas leyes se generen en
metido expresamente -o de la naturaleza de la todos los estados o en muchos de éstos, y se
transacción debiera colegirse implícitamente ha hecho patente que las leyes así originadas
que han prometido- que acatarán lo que haya tuvieron presente la ventaja no de un estado en
de determinar la mayoría, en un caso y, en el particular, sino de una sociedad de estados. Y
otro, aquéllos a quienes se ha conferido auto- ésta es la llamada ley de las naciones, siempre
ridad. y cuando la diferenciemos de la ley de la natu-
16. Lo que se dice pues, de acuerdo con la raleza ...
opinión no sólo de Carneades, sino también de Así, pues, con su propia anuencia, aquel na-
otros, de que cional que en su respectivo país obedece las leyes
del mismo, no es un tonto, pese a que mediante
La conveniencia es, hoy como siempre la madre la observancia de la ley tal vez se vea obligado
de lo justo y razonable. a abstenerse de ciertas cosas que le reportarían
ventajas. Por tanto, tampoco es necia la nación
no constituye verdad, si deseamos hablar con que no presiona en favor de sus propias venta-
precisión. Porque la propia naturaleza del hom- jas al punto de no observar la leyes comunes
bre, misma que 2unCjue nada nos faltara habría a todas las naciones. La razón, en cualquiera de
de conducirnos a las relaciones recíprocas de los casos, es la misma; pues así como el nacio-
sociedad, es la madre de la ley natural. Pero la nal que viola la ley de su país, a fin de obtener
madre de la ley municipal es esa obligación que una ventaja inmediata, rompe el espíritu por el
emerge del consentimiento mutuo; y puesto cual sus propias ventajas y aun su posteridad se
que tal deber deriva su fuerza de la ley de la na- hallan aseguradas para siempre, así el estado que
turaleza, la naturaleza misma puede considerarse transgrede las leyes de la naturaleza y las de las
-digamos- bisabuela de la ley municipal. naciones cercena también los bastiones que sal-
No obstante, la ley de la naturaleza cuenta vaguardan su paz futura. Incluso, si no llegara
con el refuerzo de la conveniencia, ya que el a lograrse ventaja alguna con la observancia de
Autor de la Naturaleza quiso que, como indivi- la ley, sería un toque de cordura, no de extra-
duos, nosotros fuésemos débiles y careciésemos vío, permitir que se nos encauce hacia donde
de muchas cosas necesarias para vivir adecua- sentimos que nuestra propia naturaleza nos guía.
damente, a fin de que nos viésemos mayormen- 19. Por lo anterior, yen general, de ningu-
te impelidos a cultivar la vida en sociedad. Pero na manera es verdad aquello que señala:
la conveniencia proveyó también la oportuni-
dad para la ley municipal, ya que el tipo de aso- Confesemos, pues, que las leyes fueron formuladas
ciación de la que hemos estado hablando, y la Por temor a la injusticia,
sujeción a la autoridad tienen ambas, sus raíces
en la conveniencia. De esto se desprende que pensamiento, éste, que alguien explica así en
aquellos que dictan las leyes para otros, al ha- Platón: "las leyes se inventaron por miedo al
cerlo se acostumbran a tender, o deben tener, agravio, y los hombres se han visto impelidos
en la mira alguna ventaja. por una fuerza extraña, a cultivar la justicia...
44. De World Peace Through World Law
(Paz mundial mediante una ley mundial)
GRENVILLE CLARK y LoUls B. SOHN

INTRODUCCIÓN
Grenville Clark

Este libro expone un plan completo y detallado La premisa central del libro es idéntica a la
para la conservación de la paz mundial, dentro declaración del presidente de los Estados Uni-
del esquema de una propuesta de modificación dos de Norteamérica, del 31 de octubre de
a la Carta de las Naciones Unidas. Su objetivo 1956: "Sin leyes no puede haber paz." En este
es contribuir con material para las discusiones contexto, el término leyes implica, necesaria-
a nivel mundial que deben preceder a la adap- mente, a las leyes de una autoridad mundial; es
tación del desarme universal y total y al esta- decir, leyes que serían aplicables uniformemen-
blecimiento de instituciones realmente eficaces te a todas las naciones y a todos los individuos
para la prevención de la guerra. del mundo y que prohibirían, definitivamente,
Por principio, quizá sea útil explicar: en pri- la violencia -o la amenaza de ésta- como un
mer término, los conceptos fundamentales de medio para tratar cualquier disputa internacio-
este plan para la paz; y, en segundo, los rasgos nal. Dichas leyes mundiales deben ser leyes que
principales del plan, mediante los que tales ideas se puedan hacer cumplir, y no que sólo repre-
serían llevadas a cabo. senten un mero conjunto de exhortaciones y
preceptos que es deseable observar pero para
cuya ejecución no existan mecanismos efec-
Reimpreso con autorización de los editores, tivos.
a partir de World Peace Through World Law, La proposición que asienta "sin leyes no hay
tercera edición. Grenville Clark y Louis B. Sohn paz" representa también la idea de que la paz
(Cambridge, Mass .: Harvard University Press ,
1966), pp . xv-xvii. Copyright © 1958, 1960, no puede asegurarse a través de una permanente
1966, a cargo del Presidente y Catedráticos del carrera armamentista, ni de una idefinida "ba-
Harvard College. lanza de terror"; ni aun mediante maniobras
378
De World Peace Tbrougb World Law 379

políticas, sino solamente a través del desarme na- por parte de alguna nación contra otra, salvo
cional total y universal y del establecimiento de en caso de defensa propia, y debe ser aplicable
instituciones que correspondan, en el ámbito a todos los individuos y a todas las naciones,
mundial, a aquéllas que mantienen la ley y el sin excepción.
orden dentro de las comunidades locales y las Tercero : deben establecerse y mantenerse tri-
naciones . bunales jurídicos que interpreten y apliquen las
Una de las motivaciones principales para la leyes mundiales contra la violencia internacio-
elaboración ha sido el hecho de que el mundo nal, y órganos de mediación y conciliación, a
resulta mucho más susceptible de realizar pro- fin de instituir los medios pacíficos de fallo y
gresos hacia una paz genuina (y no hacia una arreglo en vez de la violencia -o la amenaza
precaria tregua de acción militar) cuando se dis- de ésta- como vía para tratar todas las dispu-
pone de un plan detallado y adecuado para tal tas internacionales.
propósito, de manera que la estructura y las fun- Cuarto: debe crearse y mantenerse una fuer-
ciones de las instituciones mundiales indispen- za policíaca mundial permanente que, al tiempo
sables puedan ser plenamente discutidas sobre que salvaguarde -con el mayor cuidado- de
una base de alcances mundiales. En consecuen- usos indebidos, resulte adecuada para adelan-
cia, este libro comprende un grupo de propues- tarse a (o para sumprimir) cualquier violación
tas específicas e interrelacionadas para llevar a de la ley mundial contra la violencia interna-
cabo un desarme universal y total y para fortale- cional.
cer la acción de las Naciones Unidas a través del Quinto: el desarme total de todas las nacio-
establecimiento de tantas instituciones legisla- nes (más que la mera "reducción" o "limita-
tivas, ejecutivas y judiciales como sean necesariasción" de armamentos) es esencial para toda paz
para la conservación del orden mundial. que se quiera sólida y duradera. Y, además, que
este desarme se realice de modo simultáneo y
proporcionado en etapas cuidadosamente veri-
PRINCIPIOS IMPLíCITOS ficadas , y esté sujeto a un sistema de inspección
pefectamente organizado. Hoy en día general-
He aquí los principios básicos por los que el pro- mente se acepta que el desarme debe ser uni-
fesor Sohn y yo nos hemos regido: versal y exigible. También es necesario que sea
Primero: es ingenuo confiar en lograr una total, puesto que: a) en la era nuclear, ninguna
paz genuina, si no se ha puesto en marcha un simple reducción en los nuevos medios de des-
sistema eficaz de leyes mundiales, de índole exi- trucción masiva podría eliminar de manera efi-
gible, dentro del limitado campo de la preven- caz el temor y la tensión; y b) si se conservara
ción de la guerra. Esto implica: a) el desarme una cuantiosa proporción de armamento nacio-
total, bajo controles eficaces, de todas y cada nal, incluso si sólo se tratara del diez por ciento
una de las naciones, y b) la adopción simultánea, de los armamentos de 1960, resultaría imprac-
en todo el mundo, de aquellas medidas e insti- ticable sostener una vigorosa fuerza policíaca
tuciones que la experiencia de siglos ha fincado mundial que pudiera manejar cualquier posible
como esenciales para conservar la ley y el orden; agresión o revuelta contra la autoridad de la or-
en especial, una ley clarameme establecida contra ganización mundial. Debemos afrontar el hecho
la violencia, tribunales para interpretar y aplicar de que hasta realizar el desarme total de todas
dicha ley, y policía para hacer que se cumpla. las naciones, sin excepción, puede haber la se-
Entendemos que todo lo demás depende, sin guridad de una paz genuina.
duda de la aceptación de este enfoque. Sexto: debe crearse una maquinaria mundial
Segundo: la ley mundial contra la violencia eficaz, a fin de mitigar las "astas disparidades en
debe establecerse explícitamente, en forma cons- las condiciones económicas de las varias regio-
titucional y estatutaria. Debe prohibir, con ba- nes del mundo, cuya continuidad tiende a la
se en penas apropiadas, el empleo de la fuerza inestabilidad \. al cémf1icto.
380 La ley internacional, el gobierno mundial y la economía política mundial

También nos han guiado los siguientes prin- tendrían que asumir al aceptar el nuevo sistema
cipios complementarios: mundial, y sólo se dejaría un ámbito de discre-
La participación activa en el ámbito de la ción restringido a la rama legislativa de la auto-
autoridad de la paz mundial debe ser universal, ridad mundial.
o casi universal. Y aunque a pocas naciones se Los poderes de la organización mundial ten-
les puede permitir el declinar la membrecía ac- drían que limitarse a asuntos directamente re-
tiva, cualquiera de las que no sean miembros lacionados con la conservación de la paz. Todo
debe estar igualmente obligada a abolir sus pro- tipo distinto de poder se reservaría a las naciones
pias fuerzas armadas, y a respetar todas las leyes ya sus respectivos pueblos. Tal definición de
y reglamentaciones de la organización mundial, los poderes y la restricción de los mismos re-
en relación con la guerra. De ello se desprende sultan aconsejables no sólo para evitar la opción
que la ratificación del documento constitucio- basada en el temor a la interferencia en los asun-
nal que cree la organización para la paz mun- tos internos de las naciones, sino incluso por-
dial (sea en la forma de la Carta de las Naciones que es sabio que esta generación se limite a la
Unidas modificada o en alguna otra) debe lograr- singular tarea de evitar la violencia internacional
se mediante una mayoría preponderante de to- o la amenaza de ésta. Si pudiéramos conseguir
das las naciones y pueblos del mundo. eso, nos sentiríamos satisfechos y bien podría-
Le ley mundial, en el limitado campo de pre- mos dejar a generaciones posteriores alguna
vención de la guerra al cual aquélla tendría que prolongación de los poderes de la organización
restringirse, debe aplicarse a todos los habitantes mundial que ellas pudieran acoger con bene-
del mundo, lo mismo que a todas las naciones, plácito.
a fin de que, en caso de violaciones por parte Cualquier plan para prevenir la guerra a través
de individuos sin el apoyo de sus respectivos del desarme total y el establecimiento de una ley
gobiernos, dicha ley mundial pudiera invocar- mundial contra la violencia internacional deben
se directamente contra aquéllos, sin necesidad ser completamente adecuado para el propósito a
de enjuiciar a una nación entera o a un grupo de la vista, pero debe, además, ser aceptable para es-
naciones. ta generación. Proponer un plan que carezca de
Los derechos y obligaciones básicos de to- estos rasgos fundamentales para la prevención
das las naciones, respecto a la conservación de de la guerra sería cosa fútil. Por otro lado, un
la paz, deben estar claramente definidos, no en plan que sin importar su concepción ideal, tras-
las leyes promulgadas por un campo legislativo pasara los límites de la época y suscitara férrea
mundial, sino en el propio documento consti- e insalvable oposición sería igualmente vano.
tucional, mismo que además tendría que esta- Así, pues, hemos tratado con ahínco de hallar
blecer cuidadosamente la estructura y poner en un equilibrio perfecto al proponer un plan que,
marcha los poderes más importantes de las di- además de que realmente sería adecuado para
versas instituciones mundiales establecidas o prevenir la guerra, tendría ai mismo tiempo una
autorizadas en él. Y, desde luego, en dicho do- salvaguarda tan cuidadosa que necesariamente
cumento tendrían que definirse los límites de sería aceptable para todas las naciones.
esos poderes, y ofrecerse salvaguardas especí- No se descarta la posibilidad de realizar un
ficas para garantizar la observancia de tales lin- desarme universal y total, y establecer nuevas y
des y la protección de los derechos individuales necesarias instituciones, a través de una autori-
contra el abuso del poder. Através de este mé- dad mundial completamente, nueva pero parece
todo de "legislación constitucional" las nacio- más normal y sensato realizar las modificacio-
nes y los pueblos conocerían, por adelantado nes indispensables a la Carta de las Naciones
y dentro de límites definidos, qué obligaciones Unidas que rige en la actualidad.
45. Gobierno mundial
INIS L. CLAUDE, JR.

LA ANALOGíA ENTRE ESTADO nivel de éxito, ya fuera en un ámbito mayor o


NACIONAL Y ESTADO MUNDIAL en uno menor, y que medios y técnicas total-
mente distintos de los normalmente asociados
La teoría de un gobierno mundial es esencialmen- con un gobierno tal vez se consideraran apro-
te analógica; propone reproducir el estado nacio- piados para la conservación del orden interna-
nal, sólo que a escala internacional, y considera cional. Amenudo, los defensores del gobierno
la operación gubernamental como un instrumen- mundial parecen demasiado interesados en la
to de orden, dentro de la comunidad nacional, persuasión y promoción de tal reconocimiento.
.en busca de pistas hacia medios a través de los Esa dogmática seguridad de que eficaces insti-
cuales podría lograrse el orden mundial. Esto tuciones globales pueden definirse simplemente
indica claramente que el problema preliminar como un mandato de gobierno nacional es tan
de quienes estructuren los procesos y las ins- lamentable en términos intelectuales como puede
tituciones mundiales estriba en desarrollar una resultar satisfactoria en términos emotivos. Así,
comprensión de procesos e instituciones nacio- uno podría, con razón, exigir menos dedicación
nales. ¿Cómo funciona un gobierno dentro de un y más capacidad. Con todo, debe destacarse que
estado nacional? ¿Cómo podría, por tanto, fun- este tipo de exuberancia ideológica no es inhe-
cionar un gobierno dentro del estado mundial? rente a la posición misma. Uno puede, legítima-
Debe reconocerse que ese gobierno quizá no mente, preguntar qué puede aprenderse de la'
funcionará en la misma forma o con el mismo experiencia del gobierno nacional que pudiera
adoptarse con provecho o adaptarse al propó-
sito de construir un sistema de orden mundial,
Condensado de Power and International Re- sin recrearse en la ilusión de que los problemas
lations, de Inis L. Claude, Jr. (New York: Random nacionales e internacionales son perfectamen-
House, 1962), pp. 255 a 271. Copyright © 1962,
Random House, Inc. Reimpreso con autorización te comparables, o que las soluciones resultan
de la editorial y del autor. (Notas al calce, su- del todo transferibles de un nivel a otro. En rea-
primidas.) lidad, yo debería sostener que uno tiene que
381
382 La ley internacional, el gobierno mundial y la economía política mundial

hacerlo así, puesto que no estamos tan bien cercana analogía al problema de la guerra inter-
aprovisionados de ideas promisorias en lo que nacional. Si uno está interesado en prevenir que
toca a resolver el problema de la guerra como un estado agresivo provoque la ruptura de la paz
para darnos el lujo de olvidar la posibilidad de mundial, sugiero que resultaría más natural vol-
que, en esa forma, podrían ganarse tan valiosas ver a nuestras ideas sobre la prevención de la
concepcioaes. Haciendo caso omiso de sus de- rebelión a gran escala en contra del orden pú-
fectos, a la escuela de pensamiento del gobierno blico en un sistema federal, que a la prevención
mundial debe reconocérsele el logro de haber del robo a mano armada, en una ciudad bien
encauzado la atención hacia tan importante tema. gobernada. ¿Cómo, entonces, va uno a expli-
Es impresionante el hecho de que la mayoría de car la concentración del interés en la analogía
los comentaristas, ya sea los que se cuentan en- de un gobierno nacional como regulador de las
tre los decididos promotores del movimiento conductas individuales?
para un gobierno mundial o entre los que con En algún grado, este singular enfoque parece
menos pasión consideran la teoría del gobierno el producto de un concepto de gobierno com-
mundial, tiendan a visualizar el gobierno nacio- pletamente sencillo. Cuando escolapios, conce-
nal como una instrumentación para tratar con bimos el gobierno como una legislatura, como
individuos, al considerar el tema de la transfe- un conjunto de leyes, un policía, un juez y una
ribilidad de las técnicas de gobierno a niveles cárcel. Aquellos que se portan mal son arrestados
mundiales. Al preguntar: "¿qué es aquello, si y castigados. La disciplina social del gobierno
acaso hay algo, que podemos aprender del go- se ubica esencialmente en la macana que usa el
bierno nacional que pudiera resultar pertinen- policía de la esquina. Si esto funciona en Kala-
te para el problema del orden mundial?", ellos mazoo, ¿por qué no habría de hacerlo en una
comienzan por señalar que los estados tienen escala mundial?
jueces y cuerpos policíacos encargados de la ta- Esta explicación no debe llevarse demasia-
rea de tratar con delincuentes individuales. Exis- do lejos. Muchos defensores prominentes del
te poca diferencia a este respecto entre aquellos gobierno mundial saben perfectamente de la
que conciben al gobierno mundial como el que complejidad del proceso gubernamental moder-
trata exclusivamente con infractores individuales no; .. . ¿Cómo es, entonces, que tales hombres
de la ley y aquellos que lo consideran como una consideran el problema del gobierno mundial
organización mundial interesada en imponer cual si se tratara de una reproducción a gran
una conducta ordenada y pacífica a los estados, escala del problema nacional de hacer cumplir
en vez de (o además de) los individuos. Supues- la ley a los individuos?
tamente, el ideal estriba en capacitar al gobierno Puede, quizá, hallarse un indicio de la ínti-
mundial para que se relacione con los objetos ma relación entre la idea del gobierno mundial
de su acción reguladora, sean estos individuos, y el tema de moda de un código mundial de le-
estados, o ambos, tal como lo hace un efectivo yes. Leyes un término clave en el vocabulario
gobierno nacional con cada individuo ... del gobierno mundial. Uno reacciona contra la
Es extraño que aquellos que han sido más ape- anarquía -desorden, inseguridad, violencia, in-
gados a la idea de que la solución del problema justicia infligida por el fuerte sobre el débil. En
de las relaciones entre los estados se descubrirá contraste, uno postula la ley -símbolo de lo
en la versión mundial del estado nacional hayan que se opone a esos repugnantes y peligrosos
desplegado tan escaso interés en el aspecto de males. La ley sugiere una autoridad debidamente
"paz entre grupos" del gobierno nacional. Pare- constituida y un control eficazmente implanta-
cería casi obvio que las sociedades nacionales do; simboliza la suprema voluntad del conglo-
son más comparables con la sociedad interna- merado, el propósito de mantener la justicia y
cional cuando se les observa como comuni- el orden público. Este concepto abstracto se ve
dades pluralistas, y no fragmentadas, y que el muy fácilmente transformado, mediante respe-
problema de la guerra civil constituye la más tuosa observancia, de uno de los dispositivos
Gobierno mundial 383

a través de los cuales las sociedades tratan de devoción hacia el interés general, aunque uno
ordenar las relaciones internas en una clave sim- esperaría que los comentarios sobre el tema re-
bólica para una buena sociedad. Cuando sucede flejaran conocimiento del fenómeno de los par-
dicha transformación, la ley se convierte en un tidos políticos ...
término mágico para quienes abogan por un go- El proceso político mediante el cual los go-
bierno mundial, y para quienes comparten con biernos intentan manejar las relaciones de los
aquéllos los vínculos ideológicos de dedicación segmentos de la sociedad entre sí y con la so-
al imperio de la ley ... Y, en modo más signifi- ciedad misma como un todo, junto con el estira
cativo, esto los lleva a olvidarse de la política, y afloja, y la disputa y la lisonja que ello impli-
a restar importancia a la función del proceso po- ca, no es tan limpio y ordenado, dignificante y
lítico en el manejo de los asuntos humanos, y generador de admiración, como el proceso de
a imaginar que de algún modo la ley, en toda hacer cumplir la ley mediante el cual tales gobier-
su pureza, puede desplazar a las sucias tretas po- nos afirman su autoridad sobre los individuos.
líticas. Sin embargo, es un aspecto vitalmente impor-
De manera inexorable, el énfasis en la ley ca- tante de la función del gobierno, y es el que
racterístico de quienes se pronuncian por un go- guarda una más estrecha relación con el pro-
bierno mundial conlleva la tendencia a centrarse blema de establecer el orden en los asuntos in-
en las relaciones de los individuos con el go- ternacionales. Resulta irónico, pues, que aque-
bierno; pensando en términos legales, uno vi- llos que'han hecho más para estimular la consi-
sualiza al individuo aprehendido por la policía deración de una posible aplicabilidad de las
y conducido ante el juez. Rechazar o ignorar la lecciones emanadas de la experiencia guberna-
política implica el descuido del aspecto plura- mental nacional al problema del orden mundial
lista del estado, puesto que el proceso político hayan estado tan enamorados del concepto ley
está preeminente mente interesado en el orde- como para haber rechazado y desalentado la
namiento de las relaciones entre los grupos que consideración del aspecto pertinente de esa ex-
constituyen una sociedad. En resumen, parece- periencia .. .
ría que la orientación jurídica de la teoría del Concentrándonos exclusivamente en los Es-
gobierno mundial es la que produce su carac- tados Unidos, sugiero que los tributos que por
terística propensión a no contemplar al gobier- lo común se rinden al "imperio de la ley" de
no como un instrumento para tratar con grupos. manera más realista se le rindan al "imperio
El efecto del enfásis en el imperio de la ley de la política". En una sociedad de grupos en
para desalentar la atención sobre la política, con disputa, la ley no constituye el único modo efi-
sus implicaciones pluralistas, se ilustra con el caz de prevenir la violencia; menos aún el mé-
argumento de Clark y Sohn que establece que todo más importante. La política es el medio que
los representantes que constituirían la Asamblea ha demostrado ser más útil. La Guerra Civil de
General de su proyectada organización mun- los Estados Unidos fue el resultado de un fraca-
dial, luego de un periodo de transición votando so con el arreglo político entre las fuerzas loca-
ampliamente a lo largo de las líneas nacionales, les, y no de una falla en la acción legal contra
"tenderían más y más a votar de acuerdo con los individuos .. .
su juicio individual en lo que se refiere a los más Los norteamericanos ven hoy la guerra civil
legítimos intereses de todos los pueblos del como algo inconcebible; la amenaza y la reali-
mundo, como en el caso de los parlamentos na- dad de tal desorden interno se han convertido
cionales, en que los intereses de toda la nación en memoria histórica. Este cambio fundamen-
se consideran generalmente de igual importan- tal es la manera de ver las cosas no deriva de
cia que los intereses de una determinada sec- la convicción de que el gobierno de los Esta-
ción o de un grupo". Uno no puede negar que dos Unidos es mayormente capaz de ejecutar
en ocasiones los legisladores ejercen el juicio la ley contra los individuos o contra segmen-
individual, y que en otras muestran profunda tos de sociedad en la década de 1960 de lo que
384 La ley internacional, el gobierno mundial y la economía política mundial

lo fue en la de 1860. Me parece más bien que al problema del ordenamiento de las relaciones
dicho giro se basa en la confianza en torno a internacionales; que los gobiernos no pueden
la suficiencia de nuestro proceso político para ni deben ejecutar esta función apoyándose fun-
producir acuerdos y promover arreglos de in- damentalmente en la acción policíaca contra
tereses entre los diversos grupos que constituyen los individuos, ni en el operativo militar contra
la sociedad norteamericana, sean completamen- fuertes segmentos de sus propias sociedades; y
te opuestos o parcialmente coincidentes. que los gobiernos consiguen sus propósitos en
Una de las lecciones de la experiencia guber- esta tarea de vital importancia sólo cuando son
namental es que la coerción raras veces puede capaces de instrumentar un eficaz sistema de
instrumentarse con éxito contra grandes colec- arreglos políticos . ..
tividades que demuestran resueltas a defender Esta concepción trata al gobierno no como
sus intereses, según los conciben ellos, contra un monopolio del poder, que instaura un im-
las autoridades públicas. La función del gobier- perio de la ley, sino como punto focal de un
no de guardar el orden no se cumple ganando proceso político. Si la historia del gobierno na-
una guerra civil, sino evitándola. Si los grupos cional nos dice algo acerca del problema de lo-
no pueden ser reprimidos sin la ruptura del or- grar el orden internacional, me parece que es
den que el gobierno está llamado a mantener, de esto: No existe substituto para el arreglo políti-
esto no se desprende que sea la táctica alterna- co como medio para administrar las relaciones
tiva de someter a los individuos la que tenga que entre aquellas unidades que constituyen com-
adoptarse sino, más bien, que debe intentarse plejas sociedades humanas, ni existe fórmula
la ardua tarea de ordenar las relaciones entre mágina alguna para producir ya sea el tipo de
grupos, a través de medios políticos ... sociedad que se preste a ordenarse en esta for-
Yo concluiría diciendo que los teóricos del ma o el tipo de sistema institucional que pueda
gobierno mundial no están errados al insistir en dirigir, eficazmente, el proceso de arreglo.
que se debería recurrir a la experiencia del go- Yo no sostengo que este análisis demuestre
bierno nacional en la búsqueda de pistas hacia la invalidez del concepto, ni que refute la con-
caminos más promisorios para lograr el orden veniencia de un sistema de gobierno mundial.
mundial, pero que tales autores tienden a inter- Creo, más bien, que pone en tela de juicio la
pretar equívocamente las lecciones de esa ex- idea de que la tarea de proyectar un adecuado
periencia. En algunos casos, tratan el problema esquema teórico para el orden mundial ya se ha
nacional de la prevención contra el delito como concluido -que conocemos la solución al pro-
si fuera comparable con el problema internacio- blema, y hoy sólo encaramos la disyuntiva de
nal de la guerra, y extraen como conclusión a si esa solución puede llevarse de la teoría a la
partir de la experiencia nacional que la función realidad, y cómo hacerlo. Afirmar que la insti-
central de un gobierno mundial sería mantener tución del gobierno en los asuntos internacio-
el orden, imponiendo -para tal fin- restric- nales transformaría al mundo de la política en
ciones legales sobre la conducta individual. En un mundo de la ley me parece que niega las lec-
otros casos, destacan el problema nacional de ciones de la experiencia obtenida en las socie-
tratar con grupos disidentes, reconocen que es dades nacionales sujetas a gobierno, y lleva a
comparable con el problema de tratar con es- falsas expectativas respecto a los medios con
tados agresivos, y sugieren que el modelo gu- que pueden regularse las relaciones entre esta-
bernamental requeriría que la autoridad central dos. Decir que la administración del poder den-
se equipara con la fuerza militar pertinente, a tro de las relaciones internacionales no puede
efecto de reprimir cualquier posible rebelión lograrse si no es mediante la concentración de
dentro de una comunidad mayor. un monopolio de poder en una agencia central
En contraste, yo sostendría que la preven- que llegue a ser capaz de mantener el orden me-
ción de la guerra civil es la función más impor- diante la amenaza de ejercer una aplastante coer-
tante del gobierno nacional en lo que se refiere ción contra cualquiera de los disidentes o contra
Gobierno mundial 385

todos ellos, me parece que ubicaría erróneamen- la administración política de las relaciones in-
te la posición que ocupan los gobiernos en las tergrupales, el gobierno es un asunto de grados.
sociedades nacionales y exageraría tanto los re- Viéndolo, pues, en esa forma, podemos decir
quisitos como las posibilidades de centralización que la sociedad británica goza de un elevado
de la capacidad coercitiva dentro de la socie- grado de gobierno; que la Indonesia padece por
dad global. Afirmar que los gobiernos salen airo- haber logrado sólo un mínimo de gobierno, y
sos (cuando 10 hacen) en mantener el orden que la comunidad internacional se hal1a en abru-
mediante una inteligente y hábil operación de mador peligro, a causa de la manifiesta insufi-
los mecanismos de arreglo político me suena co- ciencia de nivel de gobierno que hasta ahora ha
rrecto -aunque ello no apunta el camino hacia alcanzado.
un nuevo sistema revolucionario de relaciolles En el análisis fmal, parece que la teoría del
internacionales ni promete un impresionante es- gobierno mundial no responde a la interrogan-
cape de los peligros del conflicto internacional. te de cómo podemos salvar al mundo de un
El concepto idealizado de gobierno que exponen conflicto internacional catastrófico; más bien,
quienes están en favor de un gobierno mundial nos ayuda a replantear esta otra pregunta: ¿có-
existe sólo en la mente de éstos. Pocos gobier- mo puede el mundo alcanzar la seguridad de
nos reales lo son en los térmínos de dichos de- que los conflictos intergrupales se resolverán o
fensores . La versión más mundana de gobierno se contendrán por medios políticos, y no violen-
que yo he descrito no está por completo ausente tos, que se ha 199rado en los estados eficazmente
incluso en la esfera internacional; en mi opi- gobernados? Este es un valioso y tentador re-
nión, las Naciones Unidas no constituyen total- planteamiento del tema, pero de ninguna ma-
mente un "no gobierno" . Definido en términos nera debe considerarse erróneamente como una
de la función promotora del orden a través de respuesta definitiva.
46. De Polítical Community and the
North Atlantic Area (La
comunidad política y la
zona del Atlántico Norte)
KARL W. DEUTSCH y COLABORADORES

EL PROBLEMA conjuntamente para eliminar la guerra como ins-


titución social?
Emprendemos esta investigación como una con- ... Estamos buscando, pues, una nueva luz
tribución al estudio de las posibles formas en que apunte hacia las condiciones y procesos de
que los hombres pudieran algún día abolir la una paz duradera o permanente, aplicando para
guerra. De entrada, nos damos cuenta de la com- ello nuestros hallazgos a un problema contem-
plejidad del problema. Es difícil relacionar níti- poráneo que, sin ser tan difícil como el que hay
damente la "paz" con otros valores fundamen- entre Oriente-Occidente, de ninguna manera es
tales como son la "justicia" y la "libertad". No simple: la paz dentro de la zona del Atlántico
hay un consenso general sobre las alternativas Norte.
aceptables respecto a la guerra, y sí mucha am- Siempre que emerge un problema político
bigüedad en el uso de los términos "guerra" y candente, los hombres se vuelven a la historia
"paz". Con todo, podemos partir del supuesto en busca de claves para la solución del mismo. Y
de que la guerra es hoy tan peligrosa que la hu- hacen esto conscientes de que no encontrarán
manidad debe eliminarla; debe ubicarla más allá ahí la respuesta plena. Cada problema político es
de una grave posibilidad. Y tal intento puede único, desde luego, porque la historia "no se
fallar. Pero en una civilización que desea sobre- repite". Pero a menudo la mente reflexiva des-
vivir, el problema central en el estudio de la or- cubrirá en el pasado situaciones esencialmente
ganización entre naciones, se plantea así: ¿en qué similares a aquella que se somete a considera-
forma pueden los hombres aprender a actuar ción en el momento. Por lo general, con tan
burdos paralelos sugerentes analogías, el proble-
ma no consiste tanto en dar con los aconteci-
Tomado de Polítical Community and tbe
NortbAtlanticArea, de Karl W. Deutsch ycola-
mientos, sino en decidir cuál resulta en esencia
boradores, pp. 3-9. Copyright © 1957 Princeton el mismo, y cuál es -también en esencia- di-
University Press. Reimpreso con autorización de ferente, entre los hechos históricos y los del
la Princeton University Press. presente.
386
De Political Community and tbe Nortb Atlantic Area 387

Cuando una mayoría de individuos discuten la misión. Una comunidad política no está necesa-
guerra y la historia a una misma luz, es probable riamente capacitada para prevenir la guerra den-
que adopten una de dos posturas extremas. Algu- tro del área que abarca: los Estados Unidos de
nos afirman que si la historia ofrece un registro Norteamérica fueron incapaces de hacer lo pro-
continu0 de guerras, eso indica que habrá más pio en la época de la Guerra Civil. Sin embar-
de lo mismo en el futuro . Otros dicen que la go, algunas comunidades políticas si eliminan
historia muestra un persistente crecimiento de la guerra dentro de sus fronteras; incluso, la ex-
las comunidades en que los hombres se organi- pectación de guerra. Y esto es lo que demanda
zan, y que tal tendencia continuará hasta que un estudio exhaustivo.
el mundo esté por fin viviendo en paz en una Nos hemos concentrado, por tanto, en la
comunidad única. Ninguna de estas conch.!sío- creación de "comunidades de seguridad", en
nes parece aceptable por sí misma, pese a que algunos casos históricos. El uso de este término
ambas contienen algo de verdad. da lugar una serie de definiciones. Y aquí debe-
Priva un gran vacío entre una y otra inter- mos hacer un alto, a fin de introducir las otras
pretación; con todo, no sabemos de alguna in- conexiones principales necesarias para una más
vestigación exhaustiva acerca de las formas en plena comprensión de nuestros hallazgos.
que ciertas áreas del mundo hayan eliminado
"permanentemente" la guerra en el pasado. Los Una COMUNIDAD DE SEGURIDAD es un grupo hu-
historiadores, en especial los del ámbito diplo- mano que ha llegado a "integrarse".
mático, han cubierto un extenso trecho al expli- Por INTEGRACIÓN entendemos el logro dentro de
car cómo se evitaron las guerras durante perio- un territorio, de un "sentido de comunidad",
dos largos y breves pero no han encontrado en así como de instituciones y prácticas lo sufi-
cientemente vigorosas y difundidas como
detalles que expongan cómo y por qué ciertos para asegurar, durante un "largo" periodo,
grupos han dejado, en forma pernamente, de expectativas confiables de "cambios pacífi-
combatir. Quienes piensan que la guerra inter- cos" entre su población.
nacional ha llegado para quedarse pueden estar Por SENTIDO DE COM UNIDAD debe entenderse la
en lo correcto. Pero nosotros podemos seña- convicción, por parte de los individuos de
lar que la guerra ha sido eliminada permanen- un grupo, de que han llegado a un acuerdo,
temente, para todo propósito práctico, en am- a! meno en un punto: los problemas comunes
plias zonas. Si Pudiéramos estar seguros de los de índole socia! deben y pueden resolverse
mediante los procesos de "cambio pacífico".
resultados, sentiríamos que vale la pena nues- Por CAMBIO PACÍFICO entenderemos la solución
tro esfuerzo y el gasto de muchos millones de de problemas sociales, normalmente median-
horas-hombre y muchos millones de dólares en te procesos institucionales, sin recurrir a la
el estudio de cómo se dieron esas condiciones fuerza física en gran escala.
y cómo podrían extenderse sobre zonas más y
más extensas del mundo. Sin embargo, aún no Una comunidad de seguridad es, por tanto ,
se ha realizado ese esfuerzo, ni se han perfeccio- aquélla en la que existe verdadera certeza de que
nado las técnicas correspondientes. Por tanto, en sus miembros no combatirán físicamente uno
el curso del presente estudio hemos tenido que contra otro, sino que arreglarán sus disputas
desarrollar nuestras propias técnicas. Este libro en alguna otra forma . Si el mundo entero estu-
es el primer resultado de una investigación limi- viera integr:¡,do como una comunidad de segu-
tada pero original. ridad, las guerras quedarían automáticamente
Estamos, pues, tratando aquí con comuni- eliminadas. Pero puede haber confusión respec-
dades políticas, mismas a las que observamos to al término .(integración" .
como grupo sociales con un proceso de comu- En nuestro vocabulario, el término "integra-
nicación política, con alguna maquinaria para ción" no significa necesariamente la fusión de
hacer cumplir y ciertos hábitos populares de su- pueblos o grupos gubernamentales en una sola
388 La ley internacional, el gobierno mundial y la economía política mundial

unidad. Más bien, nosostros dividimos a las co- nalmente EXITOSA si llega a constituir una
munidades de seguridad en dos tipos, "fusio- comunidad de seguridad -es decir, si logra
nadas" y "pluralistas". la integración- y que se convierte en FRACA-
SO si alguna vez llega a la secesión a la guerra
civil.
Por FUSIÓN entendemos la fusión formal de dos
o más unidades que previamente fueron in- Quizá debamos señalar aquí que ambos tipos
dependientes y forman ahora una sola y más de integración requieren, a nivel internacional, al-
amplia unidad, con algún tipo de gobierno
común después de la fusión . Dicho gobier-
guna clase de organización, aunque ésta pueda
no puede ser unitario o federal. En la actua- resultar muy laxa. No damos crédito alguno al
lidad, los Estados Unidos de Norteamérica son viejo aforismo que dice: "entre amigos no es
un ejemplo del tipo fusionado. El país se con- necesaria una constitución, y entre enemigos no
virtió en una unidad gubernamental única sirve de nada" . El área de viabilidad se tiende,
mediante la fusión formal de varias unidades pues, en medio.
que habían sido independientes, y posee un La integración es un asunto de hechos, no de
centro supremo de toma de decisiones. tiempo. Si la gente de ambos bandos no teme a
La comunidad PLURALlSTA de seguridad, por otro
lado, retiene la independencia de los gobier-
la guerra y no se prepara para ella, poco impor-
nos separados. El territorio combinado de los ta cuánto tiempo les haya tomado alcanzar ese
Estados Unidos de Norteamérica y Canadá nivel. Pero una vez que se ha llegado a la inte-
constituye un ejemplo del tipo pluralista: sus gración, el tiempo durante el cual persiste puede
dos unidades gubernamentales separadas for- contribuir a su consolidación.
man una comunidad de seguridad, pero sin es- Debe destacarse que integración y fusión se
tar fusionada. Dicha comunidad cuenta con traslapan, aunque no completamente. Esto signi-
dos centros supremos de toda de decisiones. fica que puede haber fusión sin integración, e
Cuando ocurre la fusión sin integración, des-
de luego que la comunidad de seguridad no
integración sin fusión [véase la figura 12.1) . . .
llega a existir. Una de nuestras premisas básicas establece que
Ya que nuestro estudio trata el problema de ase- cualquier cosa que podamos aprender acerca del
gurar la paz, debemos decir que cualquier proceso de formar comunidades de seguridad
comunidad política fusionada pluralista, es fi- rendría que resultar útil no sólo para los plani-

NO FUSIÓN FUSIÓN

Z
Comunidad Comunidad de
-O pluralista de seguridad
O seguridad fusionada
;2 (EJEMPLO :
<-' (EJEMPLO :
¡,..¡
¡-
z
Noruega y Suecia, -O Estados Unidos de
25 actualmente) Vi Norteamérica, hoy)
::>
¡,..

UMBRAL DE INTEGRACIÓN
¡,..¡
Ausencia de fusión el Fusionada, pero
z Ausencia de ...<
sin ser comunidad
'o comunidad de
;2
O C!l de seguridad
;2 seguridad ::a
::>
<-'
¡,..¡ (EJ EMPLO : (EJEMPLO :
¡-
z Estados Unidos de Imperio de los
O Norteamérica y U.R.S.S., Habsburgo, 191 4)
7- aClUalmente)
De Political Community and tbe Nortb Atlantic Area 389

ficadores, sino también para las organizaciones lograrse durante algún tiempo, aun sin la acep-
internacionales en activo . Si e! camino a la in- tación voluntaria, como en e! caso de un estado
tegración nacional o internacional es a través del fuerte contra uno débil. Pero sin la permanente
logro de un sentido de comunidad que apuntala aceptación por parte de un nutrido grupo de in-
a las instituciones, parece probable entonces que dividuos, el acatamiento queda condenado a re-
un creciente sentido de comunidad ayudaría a sultar temporal e ineficaz.
ampliar cualesquiera instituciones -supranacio- Una circunstancia de acatamiento presupone,
nales o internacionales- que ya estén operando. pues, un acuerdo general en torno a algo espe-
Cuando dichas instituciones son dependencias cífico. Ese "algo", quizá deba ser la substancia
para hacer cumplir la voluntad pública, nos topa- de! asunto sobre e! que se conviene, o tal vez só-
mos con ese antiguo y exasperante acertijo que lo la legitimación del agen te que hará cumplir, o
apunta: ¿quién vigila a la policía. incluso la legalidad del procedimiento que se
¿Podemos estar ciertos de que los acuerdos use. Una vez que los hombres han llegado a es-
en que se ha entrado libremente habrán de ha- ta condición de acuerdo por lo que respecta a
cerse cumplir de modo confiable o podrán cam- una institución social encargada de imponer la
biarse pacíficamente? No será sino hasta que voluntad popular, y que se ha estabilizado tal
contemos con la capacidad de lograr esto cuando circunstancia, dicha institución parece quedar
se deje de convocar a la guerra para que realice respaldada de manera confiable: la policía es ob-
e! trabajo liquidando a las partes en disputa, y jeto, pues, de una vigilancia adecuada. Este tipo
no a la disputa en sí. de institución -tal vez la más crucial de todas-
Todos sabemos que ya existe la maquinaria representa la fuerza organizada en favor de la
política necesaria para crear decisiones de ca- comunidad. En nuestros propios términos, el
rácter internacional, y que tales decisiones no sentido de comunidad habrá alcanzado el gra-
siempre pueden ser ejecutadas luego de haber- do más elevado, suficiente para considerarlo co-
las determinado. Asimismo, existe también una mo una integración.
maquinaria judicial que podría emplearse para El objetivo de nuestra investigación es apren-
dirimir cualquier querella internacional sin el der tanto como sea posible acerca de cómo se
empleo de la fuerza. Sin embargo, los estados ha logrado tal condición, bajo diversas circuns-
no pueden ser llevados ante un tribunal contra tancias y en distintas ocasiones. A través de es-
su voluntad, ni se les puede obligar a que guar- te estudio, esperamos llegar a comprender la
den e! juicio de aquél. Resulta igualmente cierto forma en que la dicha condición podrá abordar-
que e! hacer cumplir o el acatamiento pueden se más de cerca en el mundo actual.
47. Surgimiento y futura desaparición
del sistema capitalista mundial:
conceptos para un análisis comparativo
IMMANUEL WALLERSTEIN

. . .Excluyendo a los ya muertos minisistemas del trabajo, dentro de la cual señoreaba un mer-
[por ejemplo, sociedades de caza y recolección- cado mundial para el que los hombres producían
ED.], el único tipo de sistema social es un sistema en su mayoría mercancías agrícolas destinadas a
mundial, mismo que podemos definir llanamente la venta y al lucro. Considero que para evitar ma-
como una unidad con una división única del tra- yores complicaciones, a este tipo de economía
bajo y múltiples sistemas culturales. Por lógica se podríamos llamarla capitalismo agrícola . ..
deduce que, sin embargo, pueden existir dos va- Gracias a una serie de afortunados accidentes
riedades de tales sistemas mundiales: una que in- -históricos, ecológicos, geográficos-la Europa
cluya un sistema político común, y otra que ca- Noroccidental gozaba de una mejor ubicación en
rezca de éste. Dichas variedades las designaremos el siglo dieciséis, que le permitía diversificar su
como imperios mundiales y economías mundia- especialización agrícola y enriquecerla con cier-
les, respectivamente .. . tas industrias (textileras, astilleras y metalíferas),
Lo que sucedió en Europa en el periodo com- colocándose por encima de otras regiones euro-
prendido entre los siglos dieciséis y dieciocho peas. La Europa Noroccidental se erigió como el
fue que a lo largo de una inmensa zona geográ- área central de esta economía mundial, especiali-
fica -que abarcaba desde Polonia en la punta zándose en una producción agrícola sofisticada,
noreste hacia el oeste y el sur recorriendo to- misma que favoreció la tenencia de la tierra y
da Europa, incluyendo asimismo importantes la mano de obra asalariada (nuevamente por ra-
regiones del Hemisferio Occidental- floreció zones demasiado complejas para desarrollar aquO
una economía mundial con una división única como sistemas de control laboral. Europa Orien-
tal y el Hemisferio Occidental se convirtieron en
áreas periféricas especializadas en la exporta-
Reimpreso a partir de Comparative Studies
in Society and History 16/4 (septiembre, 1974), ción de granos, lingotes de metales preciosos,
pp. 390,399-403 , 406-415, con autorización de madera, algodón, azúcar -todo lo cual propi-
la Cambridge University Pres y del autor. No- ció el empleo de la esclavitud e impuso la mano
tas al calce, suprimidas . de obra contratada por cosecha como sistemas
390
Surgimiento y futura desaparición del sistema capitalista mundial 391
. I
de control laboral. La Europa Mediterránea se fracasó por el vertiginoso impulso económico-
erigió en área semiperiférica de esta economía demográfico-tecnológico que bullía desde el siglo
mundial, y se especializó en productos industria- anterior y que provocó que la empresa implicara
les de costo elevado (sedas, por ejemplo), así co- gastos insostenibles para la base imperial, sobre
mo en transacCiones de crédito y numerarias, lo todo por el sinfín de insuficiencias estructura-
cual repercutió en el ámbito agrícola al estable- les del desarrollo económico de Castilla. Espa-
cerla aparecería como sistema de controllabo- ña no pudo costear ni el aparato burocrático ni
ral y, además, provocó exportaciones escasas el ejército necesarios para llevar a buen término
hacia otras zonas. la empresa y, finalmente, cayó en bancarrota, al
Hacia 1640, aproximadamente, se estabili- igual que los monarcas franceses que realizaron
zaron las tres posiciones estructurales de una " un intento semejante aunque menos plausible.
economía mundial: centro, periferia y semiperi- Una vez que feneció el sueño Habsburgo de
feria . un imperio mundial-sueño que quedó enterca-
. . .No es posible ofrecer una explicación do para siempre en 1557-la economía mundial
razonable del poderío de diversas maquinarias capitalista s~ convirtió en un sístema estableci-
de estado en momentos específicos de la histo- do casi imposible de desequilibrar. Pronto 10-
ria del sistema mundial moderno fundamentán- gró un punto de equilibrio en sus relaciones con
donos principalmente en una línea de debate otros sistemas mundiales: los imperios mundia-
genético-cultural; resulta más conveniente basar- les otoman~ y ruso, la economía protomundial
nos en la función estructural que el país desem- del Océano Indico. Cada uno de los estados rea-
peña en la economía mundial en ese momento les o potenciales que integraban la economía
específico. . . mundial europea se sumó rápidamente a la ca-
Ahora nos encontramos en la posición idó- rrera por asentar una burocracia, conjuntar un
nea para contemplar la evolución histórica de ejército permanente, homogeneizar su cultura
esta economía mundial capitalista en sí, y ana- y diversificar sus actividades económicas. Hacia
lizar hasta qué grado resulta fructífero hablar 1640, las naciones del noroeste de Europa logra-
de las distintas etapas de su evolución como un ron reafirmarse como los estados centrales; España
sistema. Una coyuntura histórica propició el sur- y las ciudades-estado del norte de Italia acepta-
gimiento de la economía mundial europea en ron una posición semiperiférica; el noreste de
el transcurso del "prolongado" siglo dieciséis Europa e Hispanoamérica se convirtieron en la
(1450-1640): sobre esas tendencias a largo plazo periferia. En este punto, aquéllos en la posición
que fueron la culminación de lo que se ha dado en semiperiférica habían llegado a ella en virtud
llamar ocasionalmente la "crisis del feudalismo" de su decadencia desde otra posición de mayor
se superimpuso una crisis cíclica más inmediata preminencia.
aunada a cambios climáticos. Todo ello engen- La recesión de 1650-1730, que afectó a to-
dró un dilema cuya única resolución podía ser do el sistema, consolidó la econQmía mundial
la expansión geográfica de la división laboral del europea e inició la fase dos de la economía mun-
trabajo. Por otro lado, el equilibrio de las fuer- dial moderna: las restricciones impuestas por
zas intersistémicas fue tal que permitió que ésta la recesión y el declive del superávit relativo
se llevara a cabo. Así, se registró una expansión dejaron lugar para la sobrevivencia de un solo
geográfica en conjunción con una expansión de- estado-central. El mercantilismo se convirtió en
mográfica, acompañadas de un alza de precios. el sistema de combate, al ser un medio de aisla-
Lo notable no es que a partir de esto se haya miento parcial y de retiro del mercado mundial
creado la economía mundial europea, sino que por parte de vastas áreas construidas jerárqui-
haya sobrevivido a los esfuerzos de los Habsbur- camente -es decir. por parte de imperios den-
go por transformarla en un imperio mundial, es- tro de la economía mundial 00 cual difiere mucho
fuerzos seriamente protagonizados por Carlos de los imperios mundiales). En medio de esta
V. La tentativa de España de absorber el total pugna, Inglaterra expulsó en primera instancia
392 La ley internacional, el gobierno mundial y la economía política mundial

a Holanda de su puesto de primacía comercial, poderío de su maquinaria de estado (incluido el


y posteriormente logró resistir los embates de ejército) y del grado de industrialización alcan-
Francia, que intentaba igualarla. Cuando Inglate- zado ya en el siglo dieciocho. Los movimientos
rra se lanzó de lleno al proceso de industrializa- independentistas de los países latinoamericanos
ción -desp'ués de 1760- se registró un último no hicieron nada por cambiar su posición peri-
intento, por parte de esas fuerzas capitalistas ubi- férica. Simplemente eliminaron los últimos ves-
cadas en Francia, de interrupir la inminente hege- tigios de la función semi periférica de España, y
monía británica. Esta tentativa halló su primera dieron fin de algunos focos de no participación
expresión en el derrocamiento y posterior sus- en la economía mundial que prevalecía en el in-
titución de los cuadros del régimen por parte terior de América Latina. Asia y Africa fueron
de la Revolución Francesa y, más tarde, en el absorbidas a la periferia en ei transcurso del siglo
bloqueo continental ejecutado por Napoleón. diecinueve, aunque Japón -gracias a la combi-
Todo fracasó. nación del poderío de su maquinaria de estado,
En ese punto comienza la etapa número tres a la pobreza de su base de recursos (que produjo
de la economía mundial capitalista, una etapa de cierto desinterés por parte de las fuerzas capi-
capitalismo industrial, no agrícola. De aquí en talistas mundiales) y a su lejanía geográfica de
adelante, la producción industrial ya no es un las áreas centrales- pronto pasó a una posición
aspecto menor de la economía mundial, sino semiperiférica.
que abarca un porcentaje cada vez mayor de la La absorción del continente africano como
producción bruta mundial -y lo que es más integrante de la periferia significó el fin de la es-
importante, del superávit bruto mundial. Esto im- clavitud en todo el mundo por dos motivos. Pri-
plica toda una serie de consecuencias para el sis- mero, la mano de obra que se destinaba a la
tema mundial. esclavitud, ahora se necesitaba en el propio te-
En primer lugar, indujo a una mayor expan- rreno africano para que se encargara de la pro-
sión geográfica de la economía mundial euro- ducción de granos básicos, pese a que los eu-
pea, que ya incluyó a todos los confines del ropeos, en el siglo dieciocho, habían procurado
mundo. En parte, esto fue resultado de su fac- desalentar exactamente ese tipo de,producción.
tibilidad tecnológica, tanto en términos de un En segundo término, una vez que Africa se con-
poder militar superior como de mejores recur- virtió en parte de la periferia y dejó de ser una
sos navales que hicieron viable el comercio re- zona externa, la esclavitud ya no resultó económi-
gular en razón de los bajos costos. No obstante, ca. Para comprender esto cabalmente, debemos
la producción industrial precisaba además del analizar la economía de la esclavitud. Los escla-
acceso a materias primas de naturaleza y en can- vos que reciben la remuneración más baja posi-
tidades tales que ya no era posible satisfacer las ble por su trabajo constituyen la mano de obra
necesidades dentro de los confines del pasado. menos productiva y tienen el periodo de vida
En un principio, empero, la búsqueda de nuevos más corto, tanto por la desnutrición y el mal-
mercados no fue una consideración primaria en trato de que son objeto como por la mermada
la expansión geográfica, dada la mayor disponi- resistencia psicológica a la muerte. Por otra par-
bilidad de mercados nuevos dentro de las fron- te, si se les recluta de áreas cercanas al lugar
teras antiguas, tal como veremos en líneas si- de trabajo, el índice de fugas es sumamente ele-
guientes. vado. Por ende, el costo de transportación re-
La expansión geográfica de la economía mun- sulta demasiado elevado para una mercancía
dial europea significó la eliminación de otros de tan escasa productividad. Desde un punto de
sistemas mundiales, así como la absorción de vista netamente económico, esto sólo hace sen-
los mini sistemas restantes. El sistema mundial tido si el precio de compra es virtualmente nulo .
más imponante hasta entonces -fuera de la eco- Dentro del comercio de un mercado capitalista, la
nomía mundial europea- Rusia, ocupó una po- compra siempre tiene un costo real. Sólo en el
sición semiperiférica, como consecuencia del comercio a larga distancia, en el intercambio de
Surgimie'1to y futura desaparición del sistema capitalista m1fndial

mercancías preciosas, puede ser casi nulo el pre- Bajo el capitalismo industrial, la estructura
cio de compra dentro del sistema social del interna de los estados centrales registró tambi~n
comprador. Tal fue el comercio de esclavos. Los cambios fundamentales. Para una mna central, el
esclavos eran comprados a bajo costo inmediato industrialismo implicaba desviarse casi por com-
(de hecho se intercambiaba el costo de produc- pleto de toda actividad agrícola (con la excep-
ción de los artículos), sin ninguno de los habi- ción de que en el siglo veinte los adelantos en la
tuales gastos invisibles. Es decir, el hecho de que mecanización crearían un nuevo procedimiento
se mermara el potencial productivo de la región de labranza de la tierra; tal mecanización fue tan
al remover a un hombre del África Occidental grande que ya se le pudo calificar de industrial).
representaba cero costos para la economía mun- Por tanto, mientras que en el periodo compren-
dial europea, dado que estas zonas no eran par- dido entre 1700 y 1740 Inglaterra no sólo era
te de la división del trabajo. Por supuesto, si el el principal exportador industrial de Europa, si-
comercio de esclavos hubiera despojado por com- no también el principal exportador agrícola del
pleto al África de toda posibilidad de abastecer continente -esto cobró dimensiones superiores
más cantidades de mercancía humana, efecti- en la recesión que afectó a la economía global-,
vamente se habría generado un costo real para Eu- hacia 1900, menos del 10 por ciento de la po-
ropa. Sin embargo, la historia jamás llegó a ese blación inglesa seguía ocupándose de labores
punto. Cuando Africa se convirtió en parte in- agrícolas.
tegrante de la periferia, empero, el costo real de En un prindpio, bajo el capitalismo industrial,
un esclavo en términos de la producción del su- el centro intercambió productos manufacturados
perávit en la economía mundial se disparó a tal por productos agrícolas de la periferia -de ahí
grado, que resultó mucho más económico em- que, de 1815 a 1873, Gran Bretaña fuese cono-
plear mano de obra asalariada, inclusive en plan- cida como el "taller del mundo". En dicho pe-
taciones azucareras o algodoneras, que abundan riodo, Inglaterra proveyó casi el cincuenta por
en el Caribe del siglo diecinueve y en otras re- ciento de las necesidades de bienes manufactu-
giones esclavistas. rados incluso a aquellos países semi periféricos
La creación de nuevas y vastas zonas como pe- que contaban con cierta planta fabril (Francia,
riferia de la economía mundial ampliada permitió Alemania, Bélgica, EE.UU.). Sin embargo, como
un cambio en la función que otras desempeñaban. las prácticas mercantilistas de este último grupo
De manera específica, tanto los Estados Unidos restringió los mercados a Gran Bretaña e inclu-
como Alemania (en su denominación actual) so creó competencia a sus ventas hacia zonas
amalgamaron regiones previamente periféricas periféricas -competencia que provocó la "pe-
y semiperiféricas. En cada una de ellas, el sector lea por África" hacia fines del siglo diecinueve-,
manufacturero pudo lograr influencia política, se redistribuyó la división mundial del trabajo
a medida que las sub regiones periféricas decre- para garantizar una nueva función especial al nú-
cieron en importancia económica para el ámbito cleo: menos provisión de productos manufactu-
mundial. Así, el mercantilismo se convirtió en el rados, mayor abastecimiento de la maquinaria
instrumento principal de aquellos países semi- necesaria para producir dicha manufactura, así
periféricos que aspiraban alcanzar la posición como mayor abastecimiento de infraestructura
central, realizando una función análoga a la de los (de ferrocarriles, especialmente, en este periodo).
impulsos mercantilistas de fines de siglo dieci- Por vez primera bajo el sistema capitalista, el
siete y del siglo dieciocho en Inglaterra y Fran- surgimiento de la manufactura generó un pro-
cia. Indudablemente, la pugna de los países se- letariado urbano a gran escala. Asimismo y en
miperiféricos por lograr la "industrialización" consecuencia, por vez primera surgió eso que
varió en el grado de éxito alcanzado antes de Michels ha llamado el "espíritu de masivas an-
la Primera Guerra Mundial: total en los Estados ticapitalistas", mismo que se tradujo en formas
Unidos; parcial en Alemania; nulo en Rusia. de organización concretas (sindicatos lahorales.
394 La ley internacional, el gobierno mundial y la economía política mundial

partidos socialistas). Este desarrollo impuso un de lo cual es la derrota sufrida a manos de los
nuevo factor que amenazaba a la estabilidad de japoneses en 1905). La revolución impuso en el
los estados y de las fuerzas capitalistas, que aho- poder a un grupo de administradores del estado
ra los controlaban con mano tan firme como lo que hicieron revertir cada una de estas tenden-
habían hecho en el siglo diecisiete las previas cias, mediante el empleo de la clásica técnica de
embestidas centrífugas de los elementos terra- semiretiro mercantilista de la economía mundial.
tenientes anticapitalistas regionales. En dicho proceso, la U.R.S.S. movilizó un mag-
Al tiempo que las burguesías de los países no apoyo popular, particularmente en el sector
medulares fueron confrontadas por esta ame- urbano. Hacia el final de la Segunda Guerra Mun-
naza a la estabilidad interna de sus estructuras dial, Rusia se instaló nuevamente como un miem-
estatales, tuvieron que resistir también los em- bro superpotente de la semiperiferia, y pudo
bates de la crisis económica que prevaleció en emprender nuevamente la tarea de establecerse
el último tercio del siglo diecinueve, resultado como país central.
de un rápido incremento en la producción agrí- Entretanto, quedó confirmada la decadencia
cola (y de manufactura ligera) que superó a la de la Gran Bretaña -que se remontaba al año de
expansión de un mercado potencial para tales 1873-, y los Estados Unidos asumieron su fun-
mercaderías. Había que redistribuir algo del ex- ción hegemónica. Mientras que así se erguían
cedente a algún grupo, para que se facilitara la los EE.UU., Alemania retrocedía aún más, como
adquisición de estos productos y, simultánea- resultado de su derrota militar. En la década de
mente, el retorno de la maquinaria económica a 1920, lJemania realizó diversos intentos por en-
una operación libre de obstáculos. Al aumentar contrar nuevos mercados industriales en el Me-
el poder de adquisición del proletariado indus- dio Oriente y en Sudamérica, pero todos ellos
trial de los países centrales, la economía mun- fracasaron a ante el embate norteamericano,
dial se deshizo de dos problemas a la vez: el combinado con el constante poder relativo de
cuello de botella en que se ahogaba la deman- la Gran Bretaña. El impulso desesperado de Ale-
da, y del perturbador "conflicto de clases" que mania por recuperar el terreno perdido adoptó
padecían los estados centrales -de ahí parte el la nociva y fallida forma del nazismo.
liberalismo social o ideología del estado bene- La Segunda Guerra Mundial fue la que per-
factor que surgió justo en ese momento. mitió que los Estados Unidos -por breve pe-
La Primera Guerra Mundial significó -según riodo (1945-1965) alcanzaran el mismo nivel
apuntaron hombres de ese tiempo- el fin de de primacía del que Inglaterra había gozado en
una era; la Revolución Rusa de octubre de 1917 la primera parte del siglo diecinueve. En este
marcó, por su parte, el inicio de otra nueva era periodo, el crecimiento de los Estados Unidos
-nuestra etapa número cuatro. Indudablemen- fue verdaderamente espectacular, y creó así una
te, esta etapa se acompañó de una verdadera tur- necesidad imperiosa de expander los mercados
bulencia revolucionaria pero, como aparente comerciales. El cierre impuesto por la Guerra
paradoja, señaló también la consolidación de la Fría, no sólo impidió las exportaciones de los
economía mundial capitalista e industrial. En EE.UU. a la U.R.S.S., sino también a la Europa
esencia, la Revolución Rusa fue la revolución de Oriental. La Revolución China, por su parte, sig-
un país semiperiférico cuyo equilibrio interno nificó que también se aislara dicha región, detina-
de fuerzas hacia fines del siglo diecinueve era de da por largo tiempo a una exhaustiva actividad de
índole tal que inició la decadencia hacia una po- explotación. Quedaron tres zonas alternativas dis-
sición periférica. Ese fue el resultado de la férrea pofÚbles, cada una de las cuales fue materialmente
penetración de capital extranjero en el sector in- asediada. En primer lugar, tenía que llevarse a
dustrial, que ya se proponía eliminar toda fuerza cabo la "reconstrucción" inmediata de la Euro-
capitalista ajena, así como de la resistencia a la pa Occidental, yel Plan Marshall permitió que
mecanización por parte del sector agrícola y de esta zona desempeñara una función primordial
la decadencia del poder militar relativo (prueba en la expansión de la productividad mundial.
Surgimient0 y futura desaparición del sistema capitalista mundial ,395

En segundo término, América Latina se convirtió capacidad de poder que las de los EE.UU.; esto
en reserva de la inversión estadounidense, una vez produjo, a fines de la década de 1960, la "crisis
que Inglaterra y Alemania quedaron totalmente del dólar y del oro", así como el retiro de Ni-
excluidas. Como tercera alternativa, había que xon de la postura de comercio libre, sello defi-
descolonizar al sur de Asia, al Oriente Medio y nitivo del líder que confía plenamente en un
al continente africano. Por una parte, esta era sistema mercantil capitalista. A medida que se
una tarea necesaria para reducir la proporción fueron sumando las presiones del Tercer Mundo
del excedente que se llevaban los intermedia- -sobre todo las de Vietnam-, se hizo inevita-
rios de Europa Occidental, del mismo modo en ble una restructuración de la división mundial
que Canning había apoyado en secreto a los re- del trabajo, lo cual probablemente involucra
volucionarios latinoamericanos contra España en la década de 1970 una división cuadripartita
en la década de 1820. Pero además, había que de la mayor parte del excedente mundial entre
descolonizar a estos países con el fin de movi- los EE.UU., el Mercado Común Europeo, elJa-
lizar el potencial productivo como nunca antes pón y la U.R.S.S.
se había logrado en la era colonial. Después de De hecho, esa decadencia de la hegemonía
todo, el régimen colonial había sido un méto- de los EE.UU. como estado aumentó la libertad de
do inferior de relación entre centro y periferia, acción de las empresas capitalistas, de las cuales
provocado por el extenuante conflicto de fines las más grandes han adoptado la forma de cor-
del siglo diecinueve entre estados industriales, pero poraciones multinacionales que cuentan con la
que ya no resultaba deseable desde la perspectiva capacidad de realizar maniobras en contra de bu-
de la nueva potencia hegemónica. rocracias estatales, cada vez que los políticos na-
Sin embargo, una economía capitalista mun- cionales reaccionan con exageración a las presio-
dial no permite la creación de un imperio en toda nes internas de la planta laboral. Aún está por
la extensión de la palabra. Carlos V vio frustra- verse si se pueden establecer vínculos eficaces
do su sueño de un imperio mundial. La Pax Bri- entre corporaciones multinacionales -actual-
tannica estimuló su propia desaparición. De igual mente restringidas a operar en ciertas zonas- y
manera sucedió con la Pax Americana. En cada la U.R.S.S., aunque no es del todo imposible.
caso, el costo del imperio político representaba .. .Así, nos enfrentamos a proyecciones del
gastos económicos excesivos y, en el seno de un futuro, el juego que desde siempre ha subyuga-
sistema capitalista, cuando las ganancias decaen do al hombre, su verdadero hibris, el argumen-
al mediano plazo, se buscan nuevas fórmulas po- to más convincente.para el dogma del pecado
líticas. En este caso, los costos se acumularon original. Puesto que ya hemos leído a Dante, se-
en distintos frentes. Los esfuerzos realizados por ré breve.
la U.R.S.S. para incrementar su propia industria- A mi parecer, hay dos contradicciones fun-
lización, proteger una zona mercantil privilegia- damentales implicadas en el funcionamiento del
da (Europa Oriental) y forzar su entrada a otras sistema mundial capitalista. En primer lugar,
áreas mercantiles provocaron una espiral inter- existe la contradicción señalada por el cuerpo
minable de gasto militar, que en el lado sovié- marxista del siglo diecinueve, misma que defi-
tico prometía réditos a largo plazo mientras que niré como sigue: mientras que, al corto plazo,
para los Estados Unidos sólo significaba un ace- la maximización de los beneficios demanda la
leramiento desbocado para detenerse en un punto maximización del retiro del excedente del con-
muerto. El resurgimiento económico de la Euro- sumo inmediato por parte de la mayoría, a la
pa Occidental, indispensable tanto para la crea- larga, la producción continua de excedentes
ción de mercados para las ventas e inversiones precisa de una demanda masiva que sólo puede
de los EE.UU. como para contrarrestar el embate ser creada mediante la redistribución del exce-
militar de la U.R.S.S. significó, al correr del tiem- dente retirado. Puesto que estas dos considera-
po, que las estructuras estatales de Europa Occi- ciones se desplazan en direcciones opuestas
dental adquirieran, de manera colectiva, la misma (una "contradicción"), el sistema presenta crisis
396 La ley internacional, el gobierno mundial y la economía política mundial

constantes que, a la larga, lo debilitan y pro- no son ni progresistas ni reaccionarios . Son los
pician que los privilegiados sientan menor atrac- movimientos y las fuerzas los que merecen ta-
ción hacia este juego. les juicios de evaluación.
La segunda contradicción fundamental, hacia Una vez llegado al punto máximo que me in-
la cual apunta el concepto de Mao en torno al teresa en cuanto a la proyección del futuro, per-
socialismo como un proceso, es la siguiente: cada mítaseme regresar al presente y a la labor de
vez que los poseedores del privilegio procuran erudición, que jamás presenta una postura neutral
apropiar un movimiento de oposición, incluyén- pero que sí posee su propia lógica y, en cierta me-
dolo en una proporción menor del privilegio dida, sus prioridades. Hemos bosquejado -como
que detentan, sin duda pueden eliminar opo- nuestra unidad básica de observación- un con-
nentes a corto plazo; no obstante, al así proce- cepto de sistemas mundiales que presentan partes
der, ponen la apuesta inicial para el próximo estructurales y etapas de evolución. Mi argumen-
movimiento de oposición que se engendre en la to es que, dentro de dicho esquema, podemos
próxima crisis de la economía mundial. Así, los realizar fructíferos análisis comparativos- tanto
costos de esa "apropiación" se elevan cada vez del todo como de las partes del todo. Las con-
más, y las ventajas que representa pierden más cepciones preceden y rigen a las mediciones. Yo
y más su valor. me declaro absolutamente en favor de indicado-
Hoy en día, no existen sistemas socialistas en res cuantitativos minuciosos y sofisticados. Me
la economía mundial, del mismo modo que tam- pronuncio de lleno en pro de una labor de archi-
poco los hay feudales, en razón de que sólo existe vo minuciosa y diligente que permita dar segui-
un sistema mundial. Se trata de una economía miento a una serie histórica de acontecimientos
mundial y, por definición, capitalista. El socia- en términos de toclas sus complejidades inmedia-
lismo implica la creación de un nuevo tipo de tas. No obstante, la importancia de cada una de
sistema mundial, -no de un imperio mundial estas alternativas estriba en que nos permitan
redistributivo ni de una economía mundial ca- contemplar con mayor precisión tanto aquello
pitalista, sino de un gobierno mundial socialista. que ha sucedido como los acontecimientos ac-
De ninguna manel'Cl: considero que tal proyección tuales. Para esto requerimos lentes especiales
sea utópica en lo más mínimo, pero tampoco con los cuales poder discernir las dimensiones de
siento que su institución sea un hecho inminen- la diferencia, precisamos de modelos con los
te. Será el resultado de una lucha prolongada, cuales podamos sopesar su trascendencia; nece-
mediante procedimientos que tal vez resulten sitamos conceptos de abstracción para crear y
familiares o, probablemente, mediante formas dar forma al conocimiento que, posteriormente,
verdaderamente novedosas; dicha pugna se ges- intentaremos comunicarnos mutuamente. Todo
tará en todas las zonas de la economía mundial ello, en suma, porque somos seres humanos pro-
(la continua "lucha de clases" de Mao). Los go- ductos del hibris y del pecado original y, en
biernos pueden estar en manos de personas, consencuencia, nos lanzamos a la búsqueda del
grupos o movimientos que simpaticen con esta bien, de la verdad y de la belleza.
transformación, pero los estados, como tales,
48. De After Hegemony (Después de la hegemonía)

ROBERT o. KEOHANE

REALISMO, INSTlTUCIONALlSMO y en su beneficio propio" (Waltz, 1979, p. 111). En


COOPERACIÓN consecuencia sobrevienen el conflicto y la gue-
rra, dado que cada estado se erige en juez de su
Los observadores, anonadados ante las dificulta- propia causa y puede hacer uso de la fuerza para
des qut plantea la cooperación, han compara- materializar sus juicios (Waltz, 1959, p. 159). La
do frecuentemente a la política mundial con un discordia prevaleciente se explica por los con-
"estado de guerra". En este concepto, la políti- flictos fundamentales de intereses (Waltz, 1959).
ca internacional es "una competencia entre uni- De ser correcta esta representación de la po-
dades -en su estado natural- que no conoce lítica mundial, todo acto de cooperación que se
mayores impedimentos que aquellos impuestos suscitara sería un simple derivado de patrones
por las necesidades cambiantes del juego y por generales de conflicto. Sería sencillo explicar la
las triviales conveniencias de los participantes" cooperación por alianza como resultado del fun-
(Hoffmann, 1965, p. vii). Resulta anárquica en cionamiento de un equilibrio del poder, no así
el sentido de que carece de un gobierno auto- los patrones de cooperación que privan en to-
ritario con la capacidad de promulgar y hacer do el sistema y que benefician a un sinnúmero
cumplir reglas de conducta. Los estados se ven de países sin estar enlazados a un sistema de
obligados a depender de "los medios que pue- alianza dirigido en contra de un adversario. Si
dan generar y de los arreglos que puedan lograr la política internacional fuese realmente un es-
tado de guerra, no deberían existir los patrones
institucionalizados de cooperación con base en
Tomado de After Hegemony, Roben O . Keo- propósitos compartidos, salvo como parte de
hane, pp. 7-10, 3 1-3 5, 39, 136- 139, 244-247. una pugna de mayores dimensiones por el po-
Copyright © 1984, Princeton University Press .
Reimpreso con autorización de la Princeton Uni-
der. Los amplios patrones de acuerdo intena-
versi ty Press y del autor. Notas al calce y algunas cional que observamos en asuntos tan diversos
citas , suprimidas. como el comercio, las relaciones financieras, la
398 La ley internacional, el gobierno mundial y la economía política mundial

salud, las telecomunicaciones y la protección institucionalistas esperaban que la cooperación


del medio ambiente serían elementos ausentes. exitosa en un ámbito se "derramara" sobre otros
En el extremo opuesto de estos "realistas", (Haas, 1958). Los realistas anticiparon un orden
se ubican los escritores que consideran que la económico internacional relativamente estable
cooperación es un factor esencial en un mundo como resultado del predominio de los Estados
de interdependencia económica, y que sostie- Unidos. Ninguno de los dos grupos de observa-
nen que los intereses económicos compartidos dores se asombró ante lo que realmente sucedió,
generan una demanda de instituciones y nor- aunque interpretaron los acontecimientos de
mas a nivel internacional (Mitrany, 1975). Dicho manera distinta.
enfoque -al que calificó de "institucionalista", Los institucionalistas pudieron interpretar los
dado el énfasis de sus seguidores en las funciones acuerdos internacionales liberales para el comer-
que desempeñan las instituciones internaciona- cio y las finanzas internacionales como respuestas
les- corre el grave riesgo de ser un tanto inge- a la necesidad de una coordinación política, ge-
nuo en cuanto al poder y al conflicto. Con suma nerada por el factor de interdependencia. Tales
frecuencia, sus exponentes incorporan a sus teo- arreglos, que denominaremos "regímenes inter-
rías algunas conjeturas exageradamente optimis- nacionales", contenían reglas, normas, principios
tas con respecto al papel que juegan los ideales y procedimientos de toma de decisionf's. Los
en la política mundial, o a la capacidad de los realistas, por su parte, pudieron argumentar que
estadistas para aprender aquello que los teóri- estos regímenes se construyeron con base en
cos denominan las "lecciones correctas". No principios defendidos por los Estados Unidos, y
obstante, los estudiosos de las instituciones y que el poderío norteamericano fue un elemento
de las normas que emprenden análisis más so- esencial tanto para su construcción como para
fisticados tienen mucho que aportar a la disci- su preservación. Según los realistas, en otras pa-
plina. Ellos no contemplan a las instituciones labras, los regímenes de la primera etapa de la
como simples organizaciones formales, provistas posguerra se fundamentaron en la hegemonía
de instalaciones centrales y de personal especia- política de los Estados Unidos. De este modo,
lizado: en realidad, las conciben en un sentido tanto realistas como institucionalistas se vieron
más amplio, como "patrones reconocidos de en la posibilidad de emplear los acontecimien-
práctica alrededor de los cuales convergen las tos de la etapa temprana de la posguerra como
expectativas" (Young, 1980, p. 337). Les con- apoyo a sus respectivas teorías.
fieren importancia a dichos patrones de prácti- Amediados de la década de 1960, el predo-
ca porque afectan la conducta del estado. Los minio norteamericano en la economía política
institucionalistas "sofisticados" no esperan que mundial fue desafiado por la recuperación eco-
prevalezca invariablemente la cooperación, pe- nómica y por la creciente unidad del continente
ro están conscientes de la maleabilidad de los europeo, así como por el vertiginoso desarro-
intereses, y sostienen que la interdependencia llo económico del Japón. Sin embargo, la inter-
genera intereses en cooperación. dependencia económica siguió reafirmándose, e
Durante los primeros veinte años (aproxi- incluso se aceleró el ritmo de la participación de
madamente) posteriores a la Segunda Guerra los EE. UU. en la economía mundial después
Mundial, estas opiniones -pese a diferir enorme- de 1970. Por ende, en ese momento comenza-
mente tlntO en su orígenes intelectuales como ron las divergencias en las predicciones reali-
en sus implicaciones más amplias en torno a la zadas por institucionalistas y reaEstas. Desde una
sociedad humana- arrojaron predicciones simi- perspectiva estrictamente institucionalista, la
lares en cuanto a la economía política mundial creciente necesidad de-una coordinación polí-
y, en particular, respecto al tema sobre el que tica, generada por la interdependencia, debió
versa esta obra: la economía política de los países inducir a una mayor cooperación. Por el con-
que imperan en la economía de mercado. Los u'ario, desde el punto de vista de los realistas,
De After Hegemony (Después de la hegemonía) 399

la difusión del poder debió haber contribuido confla,gracio?es !ll\lndiales; en tiempos de paz,
a socavar la capacidad de cualquiera para im- los paises mas debiles han presentado una ten-
poner el orden. dencia a ganarle terreno al poder hegemólÚco, en
Asimple vista, parecería que los realistas hicie- vez de que suceda lo contrario (Gi!pin, 1981).
ron la predicción más exacta. Desde fines de la Se antoja imposible creer que la civilización
década de 1960, se han presentado signos de de- mundial -y mucho menos una economía in-
cadencia en la magnitud y en la eficacia de los ternacional compleja- sobreviva a una guerra
esfuerzos de cooperación en la economía polí- semejante en esta era nuclear. Por supuesto, no
tica mundial. Conforme se erosionaba el poderío es probable que surja ningún poder hegemóni-
norteamericano, se desmoronaban los regíme- co próspero después de un cataclismo como
nes internacionales. Por supuesto, el desgaste ése. En consecuencia, mientras perviva una eco-
sufrido por estos regímenes después de la Se- nomía política mundial, su dilema político cen-
gunda Guerra Mundial refuta la ingenua versión tral estribará en cómo organizar la cooperación
de la fe institucionalista en la interdependencia en ausencia de la hegemonía . . .
como factor de resolución de conflictos y crea-
dora de cooperación. Sin embargo, no prueba
de ninguna manera que sólo es válido el énfasis LA HEGEMONíA EN LA ECONOMíA
realista en el poder como generador de orden. POLíTICA MUNDIAL
Cabría la posibilidad -después de la decaden-
cia de los regímenes hegemónicos- de que Actualmente, no es nada raro que los acongojados
evolucionaran patrones más simétricos de coo- seguidores del capitalismo liberal se remonten
peración después de un periodo de transición con nostalgia a los tiempos de la prepod~ran­
en el que privara la discordia. De hecho, la per- cia británica en el siglo diecinueve y del predo-
sistencia de los intentos de cooperación durante minio norteamericano después de la Segunda
la década de 1970 sugiere que el declive de la Guerra Mundial. Se suele pensar que fueron más
hegemonía no significa precisamente un presa- sencillas aquellas épocas en que una sola poten-
gio de muerte para la cooperación. cia, superior tanto en recursos económicos co-
Así, nos siguen intrigando la cooperación in- mo militares, ponía en práctica un plan relativo
ternacional y la discordia. ¿Bajo qué condicio- al orden internacional basado en sus propios in-
nes pueden cooperar los países independientes tereses y en su visión muy particular del mun-
en la economía política mundial? En particular, do. Según Roben Gilpin, "La Pax Britannica y
¿puede darse la cooperación en ausencia de he- la Pax Americana, al igual que la Pax Romana,
gemonía y, si es así, cómo? Este libro ha sido hicieron prevalecer un sistema internacional de
expresamente elaborado para apoyarnos en la paz y seguridad relativas . Gran Bretaña y los Es-
búsqueda de respuestas a estas interrogantes. tados Unidos crearon e impusieron las reglas de
Parto de enfoques realistas en torno a la función un orden económico internacional de índole li-
del poder y a los efectos de la hegemonía. No bera!" (1981, p. 144).
obstante, mis argumentos centrales giran máS Detrás de esta declaración se halla una de
alrededor de la tradición institucionalista, pues las dos proposiciones centrales de la teoría de la
afirman que, bajo ciertas condiciones, la coo- estabilidad hegemónica: que el orden dentro
peración puede crearse con base en intereses de la política mundial es típicamente generado
complementarios, y que las instituciones -sin por un solo poder predominante. Dado que los
entrar en detalles- afectan a los patrones de regímenes constituyen elementos de orderi in-
cooperación que surgen. ternacional, ello implica que la formación de re-
Es poco probable que los Estados Unidos, o gímenes internacionales depende habitualmente
cualquier otra nación, reviva en este siglo el lide- de la hegemonía. El otro pl.Jntal de la teoría de
razgo hegemónico. Según la historia, los poderes la estabilidad hegemónica señala que la pre-
hegemónicos sólo han cobrado vida después de servación del orden precisa de una hegemonía
400 La ley internacional, el gobierno mundial y la economía política mundial

continua. Tal como ha dicho Charles P. Kind- presentar ventajas comparativas en bienes con
leberger, "para que se estabilice la economía un elevado valor agregado, produciendo así sa-
mundial, es menester que exista un estabilizador, larios y ganancias relativamente altos. Además,
un estabilizador" (1973, p. 305). Lo anterior da tomando estas dimensiones como un todo, debe
a entender que la cooperación, misma que de- ser más fuerte que cualquier otro país. La teo-
finimos ... como compaginación mutua de po- ría de la estabilidad hegemónica predice que
líticas de estado entre sí, depende también de entre mayor dominio ejerza tal poder sobre la
la perpetuación de la hegemonía. economía política mundiai, mayor índice de
Me he aplicado a analizar la hegemonía antes cooperación registrarán las relaciones entre es-
de elaborar mis definiciones de cooperación y tados. He aquí una teoría frugal en exceso, que
regímenes, porque mi énfasis en la forma en que se fundamenta en ... un "modelo básico de
las instituciones internacionales -por ejemplo fuerzas", donde los resultados reflejan las ca-
los regímenes- facilitan la cooperación sólo tie- pacidades tangibles de los actores.
ne sentido si la cooperación y la discordia no No obstante, al igual que tantos modelos bá-
son meros productos de los intereses y del po- sicos de fuerzas, esta rudimentaria teoría de la
der .. . Sostengo que una versión determinista estabilidad hegemónica arroja predicciones im-
de la teoría de la estabilidad hegemónica, que perfectas. En el siglo veinte, anticipa correcta-
sólo se fundamente en los conceptos realistas mente la relativa cooperación que privó en los
de intereses y poder, es del todo incorrecta. veinte años posteriores a la Segunda Guerra
Hasta cierto punto, la primera proposición res- Mundial. Sin embargo, presenta cierto grado de
pecto a la teoría de la estabilidad hegemónica error respecto a las tendencias de cooperación
-es decir, que la hegemonía puede facilitar un cuando se acaba la hegemonía. Entre 1900 y
tipo específico de cooperación- tiene algo de 1913, la decadencia del poderío británico coin-
validez, pero no existe razón suficiente para cidió con una baja -y no con un incremento-
creer que la hegemonía sea una condición ne- de conflictos en torno a asuntos comerciales . . .
cesaria, o suficiente, para el surgimiento de re- Los recientes cambios que han afectado a los
laciones de cooperación. Por otra parte, y de regímenes internacionales pueden ser atribuidos
mayor importancia todavía para el argumento sólo parcialmente a la decadencia del poderío
que aquí se expone, la segunda proposición norteamericano. Es difícil interpretar el predomi-
principal de la teoría es errónea: la cooperación nio de la discordia en los periodos interbélicos,
no exige necesariamente la existencia de un lí- dado que no podemos dilucidar con claridad si
der hegemónico cuando los regímenes interna- algún país detentó hegemonía real, en términos
cionales han sido establecidos. También es materiales, durante esas dos décadas. Los Estados
posible la cooper~ción poshegemónica . .. Unidos, pese a su notable desarrollo en cuanto a
productividad, no pudieron desplazar ala Gran
Evaluación de la teoría de estabilidad Bretaña como centro financiero de mayor im-
hegemónica portancia, y quedaron rezagados en su volumen
comercial. A pesar de que la producción inter-
La teoría de estabilidad hegemónica, tal como na de petróleo en EE.UU. era más que suficien-
se aplica a la economía política mundial, defi- te para cubrir las necesidades del país durante
ne a la hegemonía como una preponderancia ese periodo, la Gran Bretaña seguía controlan-
de recuersos materiales. Son cuatro los grupos de do la mayoría de los principales yacimientos pe-
recuersos que tienen especial importancia.. . troleros del Oriente Medio. No obstante, lo que
Un país, para que se le considere hegemónico impidió que en esos años el liderazgo nortea-
en el marco de la economía política mundial. . . mericano creara una economía política mundial
debe tener acceso a materias primas vitales, con- cooperativa no fue tanto la falta de recursos eco-
trolar las fuentes principales de capital, mantener nómicos sino la ausencia de voluntad política
un amplio mercado para las importaciones y para formular y hacer cumplir reglas acordes
• '¡ t
De Alter Hegemony (Después de la begemoniá) 401

al sistema. Gran Bretaña, pese a sus esfuerzos, reglas, a menos que poseamos un buen cúm:UJo
estaba demasiado debilitada como para empren- de conocimientos acerca de su política interna..
der esa tarea con éxito (Kindleberger, 1973). El Sólo la teoría más elemental genera predic-
factor crucial en la generación de discordia es- ciones. En conSecuencia, cada vez que haga
tribó en la política norteamericana, y no en los referencia a la teoría de estabilidad hegemónica
factores materiales que la teoría señala. sin la debida aplicación, aludiré a este modelo
Adiferencia del imperfecto modelo de fuer- básico de fuerzas. Ya hemos apreciado que el
zas básicas, la versión refinada de la teoría de argumento más impresionante de esta teoría
estabilidad hegemónica no garantiza un víncu- -:-que declara que la hegemonía es condición
lo automático entre poder y liderazgo. La he- tanto necesaria como suficiente para la coope-
gemonía se define como una situación en la cual ración- no cuenta con el apoyo contundente
"un estado tiene el poder necesario para hacer de la historia del presente siglo. Ahora bien, si
prevalecer las reglas esenciales que gobiernan contemplamos un periodo más prolongado de
las relaciones entre estados, y la voluntad para .aproximadamente 150 años, el registro presen-
llevarlo a cabo" (Keohane y Nye, 1977, p. 44). ta aún ciertas ambigüedades. Las relaciones eco-
Este marco de interpretación conserva un én- nómicas internacionales fueron cooperativas
fasis en el poder, pero conceptúa con mayor hasta cierto punto, tanto en la época de la he-
seriedad que la teoría elemental del poder las gemonía británica -entre mediados y fmes del
características internas de un estado fuerte. No siglo diecinueve- como en las dos décadas
presupone que la fuerza crea automáticamente de predominio norteamericano tras la Segunda
incentivos para proyectar el poder propio al Guerra Mundial. Sin embargo, sólo en el segun-
extranjero. También son importantes las acti- do de estos periodos se presentó una tenden-
tudes que prevalecen dentro del país, las es- cia hacia ese quebrantamiento -anteriormente
tructuras políticas y los procesos de toma de predicho- de las reglas establecidas, así como
decisiones. una exacerbación de la discordia. Un examen
La dependencia de este argumento tanto de más profundo de la experiencia británica arro-
decisiones de estado como de las capacidades ja ciertas dudas en cuanto a que la hegemonía
de poder lo colocan en la categoría de aquello británica haya sido una causa de cooperación
que [James] March denomina' 'modelos de acti- en el siglo diecinueve ...
vación de fuerzas". Se precisa de decisiones para La teoría rudimentaria de la estabilidad he-
ejercer el liderazgo, con el fin de "activar" la gemónica establece un punto de partida útil
supuesta relación entre capacidades de poder y -aunque un tanto simplista- para el anáiisis
resultados. Los modelos de activación de fuerzas de los cambios registrados en la cooperación y
son esencialmente post hoc, y no a priori, dado en la discordia a nivel internacional. Su versión
que uno siempre puede "guardar" esa teoría pa- refinada plantea una serie de cuestiones inter-
ra después de que suceda el hecho, elucubrando pretativas, imprecisas pero sugerentes, con mi-
motivos por los cuales un actor no ha querido ra~ al análisis de algunas eras de la historia de
hacer uso pleno de su potencial disponible. En la economía política internacional. Tal esque-
efecto, esta modificación de la teoría dicta que ma interpretativo no constituye de manera al-
los estados con preponderancia de recursos serán guna una teoría sistémiCa y explicativa, pero
hegemónicos, salvo cuando decidan no com- efectivamente nos puede ayudar a concebir la
prometer el esfuerzo necesario con las tareas del hegemonía desde otro ángulo -ya no tanto
liderazgos; sin embargo, no nos dice qué es lo como un concepto que contribuye a explicar
que pude determinar esta última decisión. Co- los resultados en términos de poder, sinoco-
mo teoría causal no aporta mucho, puesto que mo un medio para describir un sistema inter-
permanece nebuloso si una configuración dada nacional donde el liderazgo lo ejerce un estado
de poder provocará o no que el líder hegemó- único. En vez de integrarse como componente
nico potencial haga prevalecer un conjunto de de una generalización científica -es decir, que
402 La ley internacional, el gobierno mundial y la econo mía p olítica mundial

el poder es condición necesaria o suficiente para dos Unidos aprobaron. . . El poderío militar nor-
la cooperación- el concepto de hegemonía, de- teamericano hizo las veces de un escudo protector
fmido en función de la voluntad y de la capaci- de esa economía política mundial a la que do-
dad para erigirse en líder, nos permite cavilar minaba, y permaneció tomo factor decisivo en
en torno a los incentivos que confronta el he- el transfondo de toda negociación sobre asun-
gemónico en potencia. ¿Bajo qué condiciones tos económicos; sin embargo, no siempre inter-
-tanto a nivel nacional como internacional- firió de manera directa en tales negociaciones.
decidirá tal país invertir en la construcción de Por ende,. . . es justificable centrarnos princi-
reglas y de instituciones? ... palmente en la economía política de los países
altamente industrializados, sin tener que refe-
rirnos continuamente a la política de la seguri-
COOPERACiÓN HEGEMÓNICA EN LA dad internacional. . .
ERA DE LA POSGUERRA Exploramos en detalle las características de
los recursos de poder económico en el mundo
Los estados poderosos procuran construir eco- de la posguerra, y la forma en que tanto su dis-
nomías políticas internacionales que convengan tribución como su utilización se modificaron
tanto a sus intereses como a sus ideologías. No al transcurrir el tiempó. Sin embargo, para dar
obstante, como ya hemos podido apreciar, la respuesta a nuestra interrogante acerca del fun-
conversión de recursos en resultados dista mu- cionamiento de la cooperación hegemónica, de-
cho de ser un procedimiento automático en la bemos considerar también los intereses y las
política mundial. Incluso la postura neorrealis- instituciones. El liderazgo hegemónico no par-
ta -altamente válida-o. . que dicta que la he- te de una tabla rasa, sino que se basa en los
gemonía puede facilitar la cooperación, exige intereses de los estados. El poder hegemónico
en consecuencia una respuesta a la interrogan- pretende persuadir a otros para que se apeguen
te de: ¿cómo traducen los poderes hegemóni- a su visión del orden mundial y acepten su li-
cos sus recursos -materiales e ideológicos- derazgo . En el periodo de la posguerra, ellide-
en reglas para el sistema? ¿Cómo erige el poder razgo hegemónico norteamericano presupuso
hegemónico regímenes internacionales que fa- un accidentado consenso en la zona del Atlán-
ciliten el "tipo correcto" de cooperación, des- tico Norte, y posteriormente con Japón, respecto
de la propia perspectiva de dicho líder? En otras a la preservación del capitalismo internacional,
palabras, ¿cómo opera el liderazgo hegemónico? como antagónico al socialismo o a un patrón de
Esta interrogante surge del énfasis que el rea- capitalismos nacionales semiautocrático. En tér-
lismo aplica al poder, así que mi análisis par- minos gramscianos, dicho consenso se puede
tirá de este punto. Sin embargo, al explicar los ver como la aceptación de la hegemonía ideo-
cambios registrados en la economía política mun- lógica de los Estados Unidos por parte de sus
dial, recalco las fuentes económicas del poder. . . asociados. Asu vez, dicha aceptación se susten-
y no la fuerza militar. Efectivamente, un poder tó en la creencia compartida por los líderes de
militar suficiente para proteger a una economía estados secundarios de que eran favorecidos por
política internacional de cualquier incursión por esa estructura del orden en gestación. Así, privó
parte de potencias hostiles es condición nece- un alto grado de complementaridad percibida en-
saria para una hegemonía triunfante. Desde la tre los Estados Unidos y sus asociados. Los Esta-
Segunda Guerra Mundial, los Estados Unidos dos Unidos buscaron consolidar este sentido de
han mantenido un poderío de esa índole, en pos complementaridad creando regímenes interna-
de una estrategia de "contención" dirigida ha- cionales que proveyeran beneficios específicos
cia la Unión Soviética. Bajo el amparo de su ca- a sus asociados y redujeran también la incerti-
pacidad militar, los Estados Unidos construye- dumbre, dando así un impulso a la cooperación.
ron una economía política mundial del tipo li- El poder hegemónico y los regímenes inter-
beral-capitalista, que se basa en principios mul- nacionales establecidos bajo condiciones de
tilaterales e incluye reglas que los mismos Esta- hegemonía, se combinan para facilitar la coo-
De Alter Hegemony (Después de la begemon{a) 403

peración. La hegemonía, en sí, reduce los costos mónica basado en la premisa de un comp.romi-
de transacciones y mitiga la incertidumbre, da- so común respecto con la apertura y, la no dis-
do que cada aliado puede negociar con el líder criminación, sólo duró veinte años. Esta era dio
hegemónico y abrigar la esperanza de que éste inicio en 1947, el año de la Doctrina Truman
garantice congruencia para el sistema como un y del Plan Marshall. Hacia 1963, comenzaba ya
todo. La formación de regímenes internacionales a mostrar señales de debilitamiento en algunos
puede garantizar legitimidad para aquellos patro- rubros; ese fue el año del Impuesto por Ecuali-
nes de comportamiento en cuya preservación zación de Intereses, el primer intento realizado
el líder hegemónico desempeña una función cla- por los Estados Unidos para proteger el nivel
ve. En consecuencia, por lo que respecta a las del dólar contra las consecuencias de esa eco-
áreas monetaria y comercial-donde era indis- nomía mundial abierta por la que anteriormente
pensable la cooperación de sus aliados-, los había pugnado. Por lo que respecta al petróleo
líderes norteamericanos invirtieron recursos y al comercio, ya habían aparecido los primeros
destinados a crear arreglos internacionales es- indicios de novedosas iniciativas proteccionistas
tables, bajo reglas conocidas. Los Estados Unidos y selectivas. En 1959 se impusieron cuotas obli-
consideraron sensato adoptar un compromiso gatorias de importación de petróleo y, en 1961,
serio -en compañía de los demás- para inducir los Estados Unidos consiguieron un Acuerdo a
a los estados más débiles a que se apegaran, por Corto Plazo sobre Textiles de Algodón, mismo
propio consentimiento, al mando norteameri- que, con el tiempo, produjo una serie de acuer-
cano. dos restrictivos sobre fibras textiles. En algunos
Los líderes de los Estados Unidos, empero, asuntos, tales como reducción de impuestos
no erigieron regímenes hegemónicos limitándose arancelarios, la década de 1960 fue testigo de
a ordenar a sus asociados menos poderosos que una mayor liberalización. Hacia 1971 , empero,
siguieran los patrones de conducta prescritos. cuando los Estados Unidos deshicieron el vínculo
Por el contrario, tuvieron que emprender una entre dólar y oro, fue obvio que algo fundamen-
búsqueda de intereses mutuos con sus asociados, tal había cambiado. Ahora bien, resulta arbitra-
y someterse a ciertos ajustes, además de exigir rio fijar fechas exactas ... Nos concentramos en
que otros se apegaran a sus designios. Se vieron el periodo aproximado de veinte años posterio-
obligados a invertir un porcentaje de sus recursos res a 1947 y, particularmente, en la década de
de poder en la construcción de instituciones. 1950, con el fin de descubrir el funcionamien-
Al proceder así, se toparon con un sinnúmero to de la cooperación hegemónica. No importa
de frustaciones . Según nos recuerda William qué fecha escojamos entre 1963 y 1971; segui-
Diebold, "no contamos con memoria alguna lla- rá siendo patente que una de las características
mada 'mis días dorados como líder hegemóni- más importantes de la hegemonía norteameri-
co feliz" '. Cabe recalcar que no se debe exagerar cana fue su brevedad.
la facilidad con que los Estados Unidos pudieron Hacia el ocaso de la Segunda Guerra Mun-
formular y hacer cumplir las reglas. Pero nunca dial, era un hecho contundente que los Estados
les faltaron recursos para triunfar finalmente en Unidos constituían el poder líder de la econo-
la consecución de sus objetivos cruciales. Las mía política mundial, con respecto a cada uno
frustraciones sufridas en asuntos específicos se de los recursos . . . esenciales para la hegemonía:
fusionaron en un gratificador patrón global de productividad en manufactura, y control sobre
cooperación hegemónica. Todas las nociones capital, mercados y materias primas. Después
simplistas respecto a la hegemonía, que la califi- de la guerra, los Estados Unidos emplearon la
can de medio de dominio absoluto, o de liderazgo mayoría de estos recursos para obtener aquello
desprendido y abnegado, imponen una barrera que Albert Hirschman ha calificado de "efecto
a la comprensión histórica, en vez de alentarla. de influencia" del abastecimiento de algo valio-
Pese a que Henry Luce previó un Siglo Nor- so a otro país. De manera específica, la influen-
teamericano, el periodo de cooperación hege- cia norteamericana se apoyó en tres conjuntos
404 La ley internacional, el gobierno mundial y la economía política mundial

principales de beneficios, a los que sus asocia- hay una sola línea en este libro que menospre-
dos se hicieron acreedores luego de unirse a re- cie dicha dificultad, ni tampoco predigo una
gímenes satélites de Norteamérica y rendir nueva era maravillosa de perfecto ajuste mutuo
pleitesía al liderazgo de los Estados Unidos ... de políticas; mucho menos una era de armonía.
No obstante, pese a la tenaz persistencia de la
1. Un sistema monetario internacional estable, di- discordia, la política mundial no es un estado
señado expresamente para facilitar comercio y de guerra. Efectivamente, los estados presentan
transferencias internacionales libres. Esto implicaba intereses complementarios, que hacen potencial-
que los Estados Unidos administrarían el sistema mente benéficas algunas formas de cooperación.
monetario con un sentido de responsabilidad, brin- A medida que la hegemonía se desmorone, es
dando liquidez internacional suficiente, mas no ex-
cesiva. probable que incluso se incremente la deman-
2. Abastecimiento de mercados abiertos para los da de regímenes internacionales, tal como lo
productos. Los Estados Unidos trabajaron activa- sugieren la carencia de un régimen formal e in-
mente para reducir aranceles, y encabezaron las tergubernamental respecto al petróleo en la dé-
presiones tendientes a eliminar toda restricción de cada de 1950, así como la institución del mismo
carácter discriminatorio, aunque toleró la discri- en 1974. Por otra parte, persiste el legado de la
minación regional por parte de países europeos y hegemonía norteamericana, en la forma de una
permitió a estos últimos que levantaran barreras serie de regímenes internacionales. Éstos crean
temporales de posguerra durante el periodo de es- un ambiente institucional mucho más favorable
casez de dólares. para la cooperación que el que pudiese existir
3. Acceso al petróleo a precios estables. Los Estados bajo otros medios; resulta más fácil mantener
Unidos, y las compañías norteamericanas, sumi-
nistraron a Europa y al]apón petróleo provenien- dichos regímenes que crear otros nuevos. Su
te del Oriente Medio, donde las corporaciones importancia radica no en que constituyen cua-
petroleras norteamericanas tenían manga ancha, y sigobiernos centralizados, sino en que tienen
en emergencias tales como la que se presentó en- la capacidad de facilitar acuerdos, así como la
tre 1956-1957, lo suministraron los propios pozos puesta en vigor descentralizada de los mismos
de los Estados Unidos. entre gobiernos. Aumentan la probabilidad de
la cooperación, mediante la reducción de los
costos que implica la realización de transacciones
CONCLUSiÓN: EL VALOR congruentes con los principios del régimen.
DE LAS INSTITUCIONES Crean las condiciones necesarias para nego-
ciaciones multilaterales ordenadas, revisten o
· . .[L]a capacidad y la voluntad de los Estados despojan de legitimidad a los distintos tipos
Unidos en cuanto a destinar cuantiosos recur- de acción estatal, y facilitan el establecimiento de
sos a la preservación de regímenes económicos vínculos entre asuntos intra e interregímenes.
internacionales han mostrado una severa deca- Incrementan el grado de simetría y mejoran la
dencia desde mediados de la década de 1960. calidad de la información que reciben los go-
· . .Parece poco probable que los Estados Unidos biernos. Mediante la agrupación de asuntos en
vuelvan a asumir esa posición de predominio los mismos foros durante un periodo prolon-
de que gozaron durante la década de 1950. gado, contribuyen a fomentar la interacción
· .. En consecuencia, si hemos de vivir en coo- continua entre gobiernos, reduciendo cualquier
peración, ésta habrá de ser una cooperación ca- incentivo de fraude, y aumentando el valor de la
rente d~ hegemonía. reputación. Mediante el estab1ecimiento de pa-
La cooperación no hegemónica resulta difí- trones legítimos de conducta a observar por
cil, dado que tiene que suscitarse entre estados parte de los estados, y el suministro de medios
independientes más motivados por sus propios propicios para vigilar su cumplimiento, sientan
conceptos respecto al interés propio que por las bases de una puesta en vigor descentralizada,
una especie de devoción al bienestar común. No fundamentada en el principio de reciprocidad.
De Alter Hegemony (Después de la begempnfa) "'05
ff ,

La red de regímenes internacionales legada por la probable que los sistemas internacionales que
hegemonía norteamericana a la economía polí- engloban instituciones que generan un cúmulo
tica internacional contemporánea ofrece una ba- de información de alta calidad -y que la distri-
se valiosa para la construcción de patrones de buyen sobre una base razonablemente indiscri-
cooperación poshegemónicos, que puedan em- miada a los principales actores- experimenten un
plear aquellos políticos interesados en cristalizar mayor grado de cooperación que aquellos otros
sus objetivos mediante la acción multilateral. sistemas que no incluyen tales instituciones, aun
La importancia que revisten los regímenes cuando los intereses de estado fundamentales
para la cooperación, sustenta la afirmación ins- y la distribución del poder sean las mismas en
titucionalista ... de que las instituciones inter- cada sistema. No se debe eliminar al realismos,
nacionales contribuyen a hacer efectivos los dado que sus enfoques son fundamentales pa-
intereses comunes en la política mundial. Aquí, ra la comprensión de la política mundial; no
se ha planteado un argumento en favor esta obstante, es preciso someterlo a una nueva for-
perspectiva, sin piratear preferencias cosmopo- mulación que refleje el impacto que ejercen las
litas bajo la rúbrica de "bienestar mundial" o instituciones proveedoras de información en el
de "intereses mundiales", sino con base en la comportamiento del estado, incluso ante la per-
hipótesis realista de que los estados son actores sistencia de un egoísmo racional.
egocéntricos y racionales que operan siguien- Así, al considerar la cooperación después de
do sus conceptos muy particulares del interés la hegemonía, necesitamos pensar en las insti-
propio. Las instituciones son necesarias -incluso tuciones. Toda teoría que califica a las institu-
sobre estas premisas restrictivas- para poder ciones internacionales de insignificantes nos
lograr los propósitos de estado. impide la comprensión de aquellas condiciones
El realismos brinda un punto de partida con- bajo las cuales los intentos de cooperación de
veniente para el análisis de la cooperación y la los estados, en favor de sus propios intereses,
discordia, puesto que su tirante estructura ló- serán fructíferos. Esto es especialmente cierto
gica y sus conjenturas pesimistas acerca del en la economía política mundial contemporá-
comportamiento de individuo y el estado fun- nea, puesto que se encuentra provista de una
gen como barreras en contra de las vanas ilu- serie de regímenes internacionales de importan-
siones. Lo que es más, sugiere valiosos enfoques cia, creados bajo condiciones de hegemonía
que nos permiten interpretar la evolución de la norteamericana pero que, pese a esto, facilitan
economía política mundial desde el fin de la Se- la cooperación incluso despúes del desgaste del
gunda Guerra Mundial. No obstante, precisa de predominio de los EE.UU. Aparentemente, aho-
revisión dado que no toma en cuenta que los ra nos encontramos en un periodo de transición
conceptos de los estados en torno a sus intereses potencial entre la cooperación hegemónica de
y la forma en que deben perseguir sus objetivos las dos décadas posteriores a la Segunda Guerra
no sólo dependen de los intereses nacionales Mundial y una situación innovadora, trátese del
y de la distribución del poder mundial, sino tam- predominio de la discordia o de la cooperación
bién de la cantidad, calidad y distribución de poshegemónica. El predominio de la discordia
la información. Aquellos acuerdos que resulta o de la cooperación dependerá en gran medida
imposible concretar bajo condiciones de gran de la eficacia con la que los gobiernos aprove-
incertidumbre pueden hacerse factibles cuando chen los regímenes internacionales ya estable-
dicha incertidumbre decrece. Los seres huma- cidos para realizar nuevos acuerdos y garantizar
nos, como los gobiernos, presentan conductas el cumplimiento de los anteriores.
distintas cuando se mueven en ambientes ricos No obstante, la toma de conciencia en cuanto
en información y cuando lo hacen en medios a la importancia de las instituciones -definidas a
donde la información es escasa. La información, grandes rasgos como ~onjuntos de prácticas y
al igual que el poder, constituye una importante de expectativas, y no en términos de organiza·
variable sistemática en la política mundial. Es ciones formales con impresionantes edificios
406 La ley internacional, el gobierno mundial y la economía política mundial

sede- no. debe inducirno.s a caer en el error de co.nstruir o.tras nuevas; si aquéllas no. existieran,
viejo.s hábito.s co.nceptuales. No. es benéfico., habría que inventar a la gran mayo.ría de las mis-
de ninguna manera, pensar en las institucio.nes mas. Las institucio.nes que po.seen un caudal de
en término.s de "la paz mediante la ley" o. de info.rmación y que co.ntribuyen a reducir el grado.
un go.bierno. mundial. Aquellas institucio.nes que de incertidumbre pueden propiciar el co.nsenso.
propician la cooperación no. o.rdenan lo. que lo.s en una futura crisis. Lo.s regímenes internacio.-
go.bierno.s deben hacer; po.r el co.ntrario., apo.- nales, gracias a que pueden facilitar la co.o.pera-
yan a lo.s go.bierno.s en la búsqueda de sus pro- ción en asunto.s que no. se co.ntemplaro.n en la
pio.s intereses, mediante la co.o.peración. Lo.s épo.ca de su creación, tienen un valo.r po.tencial
regímenes suministran info.rmación y reducen que so.brepasa sus propósito.s co.ncretos. Po.r
lo.s Co.sto.s de aquellas transaccio.nes co.ngruentes tanto., no. es po.sible evaluar tales institucio.nes
co.n sus precepto.s, facilitando. así lo.s acuerdo.s exclusivamente co.n base en su desempeño. en
entre estado.s y su puesta en vigo.r descentrali- favo.r del interés nacio.nal que se percibe en un
zada. Po.r ende, es engaño.so. evaluar lo.s regíme- mo.mento. dado.; muy po.r el co.ntrario., el juicio.
nes co.n base en su capacidad para centralizar adecuado. de su valía depende del cálculo. de la
eficazmente la auto.ridad. Tampo.co. es necesa- co.ntribución que po.drían o.frecer, en el futu-
rio. que las institucio.nes que promueven la Co.o.- ro, para la reso.lución de problemas que aún no.
peración sean de carácter universal. De hecho., se pueden definir co.n precisión. Tales cálculo.s
dado. que lo.s regímenes dependen de intereses deben reflejar la co.nciencia de que, en la po.lítica
co.mpartido.s, así co.mo. de co.ndicio.nes que per- mundial, es probable el surgimiento. de aCo.nte-
mitan la superación de problemas de acción cimiento.s inesperado.s -trátese de asesinatOs,
colectiva, suelen ser más útiles cuando. una canti- go.lpes de estado. o. incumplimientos del pago.
dad relativamente escasa de países de o.rientación de deudas-, y que es indispensable asegurar-
similar asumen la respo.nsabilidad de formular no.s co.ntra tales riesgo.s.
las reglas esenciales y de mantenerlas. Finalmen- La impo.rtancia que tienen la info.rmación y
te, las institucio.nes internacio.nales no. necesi- las institucio.nes, no. se limita a las relacio.nes
tan estar integradas a una red co.herente. Po.r lo. po.lítico.-eco.nómicas entre lo.s países altamente
general, en la po.lítica mundial la co.o.peración industrializado.s, aunque éste sea el fo.co. prin-
es de índo.le fragmentaria: no. todas las piezas cipal del presente libro. La teo.ría que aquí se
del rompecabezas se ajustarán al mo.lde. expo.ne aduce a cualquier situación de po.lítica
La creación de institucio.nes en el ámbito. de mundial en la cuallo.s estado.s tengan intereses
la po.lítica mundial co.nstituye una empresa frus- co.munes o. co.mplementario.s que sólo. puedan
trante y difícil. Frecuentemente, lo.s intereses Co.- cristalizarse mediante mutuo. acuerdo.. Tal Co.-
munes se o.cultan a la vista del o.bservador, o. mo. hemo.s visto, también en este tipo. de reia-
no. se pueden mantener fácilmente. Po.r o.tra par- cio.nes privan elemento.s casi invariablemente
te, la acción co.lectiva invita al proceder mio.pe: co.nflictivo.s. Co.mo. en el "dilema del prisio.ne-
al igual que en la célebre fábula de Ro.usseau, es ro", la mayo.ría de estas situacio.nes representaráL
más pro.bable que lo.s cazado.res persigan in- "mo.delo.s de mo.tivo.s mixto.s", caracterizado.s
dividualmente a lo.s co.nejo.s, a que co.o.peren po.r una combinación de intereses co.nflictivo.s
mutuamente para capturar al venado.. Pese a to- y co.mplementario.s. La creación de institucio.-
do., po.r lo. general vale la pena co.nstruir insti- nes ricas en info.rmación es tan importante en
tucio.nes, dado. que su presencia o. su ausencia las relacio.nes entre superpotencias, do.nde la
puede determinar el hecho. de que lo.s go.bierno.s confianza es una variable clave, y en las nego.-
co.o.peren o. no. co.n eficiencia en po.s de o.bjeti- ciacio.nes de control de armamento., do.nde el
Vo.S co.munes. De mayo.r impo.rtancia aún es pro- monitoreo y la verificación son esenciales, como.
curar la co.nservación de las valio.sas institucio.nes en la administración de las relaciones po.Htico-
internacio.nales que co.ntinúan existiendo., pues- eco.nómicas entre lo.s países altamente industriali-
ro. que exige un meno.r esfuerzo preservarlas que zado.s. Es po.sible que la creación de instituciones
De After Hegemony (Después de la begemonfa) 407

encuentre mayores obstáculos en aquellos ca- KINDLEBERGER, CHARLES P. 1973. The World in
sos donde se incluyan asuntos de seguridad, pe- Depression, 1929-1939. Berkeley: Prensa
ro sigue siendo igualmente indispensable para de la Universidad de California.
poder lograr la cooperación. MITRANY, DAVID . 1975. The Funetional The-
ory 01 Polities. Londres: St. Martin's Press,
para la Facultad de Economía y de Cien-
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS cias Políticas de Londres.
YOUNG, ORAN R. 1980. Regímenes Interna-
GILPIN, ROBERT . 1981. War and Change in cionales: Problemas de Formación Con-
World Polities. Cambridge: Prensa de la ceptual. World Polities 32, no. 3 (Abril):
Universidad de Cambridge. 331-356.
HAAS, ERNST B. i 958. The Uniting 01 Euro- WALTZ, KENNETH . 1959. Man, the State and
pe. Stanford: Prensa de la Universidad de War. Nueva York: Prensa de la Univer-
Stanford. sidad de Columbia.
HOFFMANN, STANLEY. 1965. The State 01 War: _ _ _ o 1979. Theory 01 World Potities.
Essays on the Theory and Praetiee 01 ln- Reading, Mass.: Addison-Wesley.
ternational Polities. Nueva York: Praeger.
KEOHANE, ROBERT O., y JOSEPH S. NYE. 1977.
Power and lnterdependenee: World Po-
lities in Transition . Boston: Little Brown.

También podría gustarte