Está en la página 1de 2

Alumna: Guadalupe Muñoz García.

Tutor: María Monserrat López Solorio.


Licenciatura en Herbolaria y Fitoterapia.
Matrícula: 190370
Tema: El Médico, el sufrimiento y la muerte.
Fecha: 17 de junio de 2020.

Introducción:

En general toda nuestra vida está constituida por ciclos que tienen un principio y un final, es decir,
hay un punto en donde nacen y son creadas las cosas, posteriormente tiene una vida útil, es decir
donde se desarrolla ese proceso para posteriormente entrar en su máximo esplendor o de mayor
energía, después la madurez y posteriormente la muerte, donde la vida y este proceso para y el
ciclo de nuevo comienza.

El lugar del sufrimiento en este ciclo es importante ya que durante toda nuestra vida vivimos
cambios constantes, ya que como seres humanos somos flexibles y cambiantes día con día, minuto
a minuto, y cuando un cambio es más notorio podemos sentir una especie de crisis, es ahí donde
da lugar al sufrimiento.

Desarrollo:

El sufrimiento y la muerte, es imprescindible diferenciar entre el dolor y el sufrimiento: el dolor es


necesario, indispensable, ya que nos ayuda a sentir y a crecer. El dolor, en el caso médico es una
señal, un maestro que nos indica el camino a seguir, que nos dice qué debemos dejar de hacer o
no, es el síntoma que ayuda al paciente y al médico a dar cuenta de que algo anda “mal”. Por su
parte, el sufrimiento es una inferencia, una opinión a eso que nos sucede, es principalmente un
mecanismo de defensa mental que se resiste al dolor, a la aceptación de la conciencia de las cosas.
El sufrimiento es un proceso mental, en otras palabras, es producido y creado por nuestra mente.

El hombre de antes sabía que la vida contenía la muerte y deseaba que no fuera un accidente, al
interrogarse acerca del ser de la muerte, reflexiona que no es sólo una realidad biológica y que no
ha de estar en el momento último, sino en la profundidad de la vida y formar parte de la
existencia.. La negación de la muerte supone negar los aspectos graves y difíciles de la vida, y si no
se aceptan los males de la vida, no se vive, por ello insiste en que la muerte es un más allá que se
tiene que aprender, reconocer y acoger.
Conclusiones:

Es muy cierto que para eso vivimos, nacemos, crecemos, reproducimos y morimos y en esta vida
pues no todo es bello ni de color de rosa, tenemos algunas veces dolores, sufrimientos de algo o
por alguna persona, a veces es dolor de alguna cosa en nuestro cuerpo y así nos toca vivir pero
debemos aprender a vivir la vida lo mejor que se pueda y dar lo mejor de uno mismo.

. Lorenzo, O. (2010). El médico y la muerte. Asociación Mexicana de Tanatología: Diplomado en


Tanatología Gerontología.

. Deleuze, G., La imagen-tiempo. Estudios sobre cine 2, Barcelona, Paidós, 1987, p. 229.

. Álvarez. L.F., La vida del médico, Barcelona, Ed. L. Caralt, 1949.

. Aries, PH., El médico ante la muerte (“Orígenes del gran miedo a la muerte”), Madrid, Ed. Taurus,
1983.

También podría gustarte