Está en la página 1de 11

UNIVERSIDAD DE COSTA RICA

ESCUELA DE FISICA
FS-0115 FUNDAMENTOS DE OCEANOGRAFIA
Prof. Dr. Omar G. Lizano R.

CAPITULO III

PROVINCIAS MARINAS

3.1 Océanos y mares:

Hay solo 3 océanos internacionalmente aceptados: el Atlántico, Pacífico e


Indico. Los mares, que son parte de los océanos, son definidos de diferentes formas,
como luego veremos.

Fig. 3.1. Rasgos topográficos y batimétricos de nuestro planeta (Proyección Mercator).

El Océano Atlántico se extiende hacia el norte desde la Antártica, e incluye el Mar


Ártico, el Mediterráneo Europeo, el Mediterráneo Americano (Mar Caribe), el Mar
Argentino, etc.. El Océano Pacífico se extiende desde la Antártica hasta el Estrecho de
Bering. Incluye al Mar de Bering, Mar de Japón, Mar Amarillo, Mar de Coral, etc. El
Océano Indico se extiende desde la Antártica hasta el Continente Asiático e incluye el Mar
Arábigo y el Mar Rojo. Algunos autores usan llamar el Océano del Sur para describir el
océano que bordea el Continente Antártico. Esto es así porque los oceanógrafos definen
los océanos no solo por su posición geográfica respecto a los continentes, sino que
también por sus características., El Océano del Sur es el de mayor oleaje en nuestro
planeta dada la permanencia de los viento oestes, que genera también una de las
corrientes más voluminosas sobre la superficie oceánica. Otro ejemplo de mar por sus
características es el Mar del Norte: un mar usualmente embravecido.

Mares mediterráneos son principalmente rodeados de tierra: Mar Mediterráneo, Mar


Ártico, Mar Caribe, etc. Algunos mares son definidos por otras características, como por
ejemplo, características ópticas: Mar de los Sargazos, Mar Amarillo; o alta energía de
oleaje, como el Mar del Norte.
Mares marginales son definidos como una intrusión en la costa: Mar Arábigo, Mar de
China, etc.

3.2 Batimetría:

Un entendimiento de los rasgos batimétricos del océano es importante por cuanto


tienen que ver con el origen de sus cuencas y con los fenómenos físicos y biológicos que
se generan en él.

Batimetría en oceanografía es como topografía en geografía.

Grandes profundidades, como en el


Pacífico, están a la par de grandes alturas
en la Tierra (Fig. 3.2)

La curva hipsográfica, que muestra la


distribución de la tierra sólida en superficie
con elevaciones sobre y bajo el nivel del
mar, indica que el 71% de la superficie de
la tierra se encuentra bajo los océanos.
(Fig. 3.2).

Fig. 3.2. Variaciones de la corteza


terrestre

La elevación promedio de los continentes sobre


el mar (840 m) y la profundidad promedio de
los océanos (3865 m) es un resultado de
distintas densidades, siendo el océano más
denso.

Fig. 3.3. Curva hipsográfica


3.3 Isostasia:

La corteza de nuestro planeta puede ser dividida en dos tipos distintos: la corteza
basáltica oceánica, que tiene un grosor promedio de 7 a 8 km y una densidad de 3.0
g/cm3, y los continentes, que están compuestos por un material granítico más liviano. Los
continentes tiene una densidad 2.67 g/cm3 en superficie y de 2.8 g/cm3 en el fondo,
debajo de las grandes montañas, donde la corteza tiene un espesor de hasta 60 km
(promedio es 35 km).

Los bloques continentales y la corteza basáltica del océano flotan sobre un "manto"
más denso debajo de ellos. Este concepto de flotación continental, el cual puede ser
igualada a la flotación de hielo en agua (91% del volumen del hielo sumergido) es llamado
"isostasia" (Fig. 3.4). Así, cerca de 55% de la masa continental se sumerge en el manto
superior, quedando un 45% fuera de él. Solo en casos donde la masa continental es
calentada por el manto, como en el suroeste de Estados Unidos y este e África, existe
una compensación diferente y el bloque no se hunde tanto, y flota menos del 55% usual.

Fig. 3.4. Isostasia

3.4. Técnicas para determinar batimetría

Realmente lo que conocemos bien es nuestra plataforma poco profunda donde la


mayor pesca comercial se realiza.

La "reflexión sísmica" es la técnica


más usada para estudiar los procesos
geológicos submarinos. Se realizan
lanzando una señal sónica que viaja por
el agua, choca contra un objeto y retorna
para ser recogido por un "receptor" (Fig.
3.5). Como sabemos la velocidad del
sonido en el agua, con una relación muy
conocida: V= d/t, si sabemos el tiempo,
sabremos la profundidad “h” (o “d”). Fig. 3.5. Reflexión sísmica
Si se desea conocer solo la superficie del fondo, un ecosonda de frecuencia
relativamente débil (alta) puede usarse. Pero los geólogos usan frecuentemente
frecuencias más bajas y fuertes a través de explosiones para penetrar la roca.

Otro aparato es el "side scan


sonar" (sonar de barrido horizontal) que
da un mapa topográfico del fondo (Fig.
3.6).

Fig. 3.6. Ejemplos de ecosonda y sonar.

Debido a efectos gravitacionales sobre la


superficie del océano, el nivel del mar se
eleva o baja 4 m con cada aumento o
decrecimiento de profundidad de 1000 m.
Altímetros a bordo del SEASAT, han
detectado estas diferencias (Fig. 3.7).

Fig. 3.7. Altimetría de satélite

3.5. Provincias Marinas.

Son definidas como aquellas regiones en el océano que muestran


características o rasgos similares. Hay al menos 6 principales provincias marinas:

1- Plataforma continental (o insular)


2- Talud continental (o insular)
3- Eminencia
4- Planicie abisal
5- Cordillera oceánica
6- Fosa o trinchera submarina
Fig. 3.8. Provincias marinas

3.5.1. Plataforma continental:

Extendiéndose desde la línea de costa hasta donde se inicia un marcado aumento


de pendiente (Fig. 3.8). Es parte del continente y su extensión ha sido variable debido a
la variación en el nivel el mar a través del tiempo, lo cual está ligado a calentamientos y
glaciaciones a través de nuestra historia geológica. Recordemos que hace 15 mil años el
nivel del océano estaba alrededor de 130 m por debajo del nivel del hoy, y que hace 100
mil años el nivel estuvo 6 m por encima del nivel de hoy, coincidiendo ambos con
periodos de glaciación y calentamiento respectivamente.
El ancho de la plataforma continental varía de decenas de metros hasta 1.300 km.
Su promedio es 70 km y su profundidad promedio es 135 m. Su pendiente es de 1.9
m/km. Los sedimentos son transportados a través de ella por las corrientes y "desgaste
de masas", lo cual es por terremotos usualmente.

3.5.2. Talud continental

Luego de la plataforma le sigue


el "talud continental", dividido por el
"quiebre" o rompimiento de la
plataforma (“shelf break”). Su relieve
es como en las montañas de tierra,
más pronunciado cerca de fosas
submarinas. Su pendiente varía de 1
a 25º (promedio = 4º).

Fig. 3.9. Cañones submarinos.


En esa provincia se encuentran los famosos cañones submarinos. Tienen tributarios y
son cortados en forma de V, y con una gran variedad de rocas de edades distintas
edades geológicas. (Fig. 3.9).

3.5.3. Corrientes de turbidez

Se creé ésta la más aceptada teoría para la formación de los cañones submarinos.
Ellos se forman por erosión de corrientes de sedimentos que llegaron hasta el límite de la
plataforma continental, y que por un terremoto, o su mismo peso, iniciaron el desplome
por el talud continental. Estos sedimentos se mezclan con agua y produce una masa más
densa. Velocidades se cree que alcanzan hasta 27 km/h.

3.5.4. Eminencia continental

Formada por los procesos que se generan en el talud continental. Muestra


curiosamente ondulaciones en los sedimentos del fondo. Estas son producidos por las
corrientes profundas que usualmente circulan por ella.

3.5.5. Llanos abismales

Se extienden desde la base de las eminencias continentales, y son grandes


planicies, interrumpidas por picos volcánicos o montañas submarinas que llegan a subir
hasta 1 km desde su base. Son planos, ya que los sedimentos son distribuidos desde el
talud continental por corrientes.

3.5.6. Fosas

Están también en la base de la


eminencia continental. Son
angostas y con mucha pendiente.
En ellas se encuentran las mayores
profundidades del océano. Son
característicos en el Pacífico, Sur
América, América Central e Islas
Auletianas (Fig. 3.10).

Fig. 3.10. Fosas submarinas

La fosa mas profunda de nuestro planeta está en frente a las Islas Marianas en el Pacífico
con una “hondana o trinchera” llamada Challenger de alrededor de 11220 m. En el
Atlántico la Fosa de Puerto Rico, al norte de esta isla, es la mayor profundidad con 8100
m.
El lado hacia tierra de las fosas resulta en un arco de islas, como por ejemplo: Japón, o
una cordillera continental, como Sur América. Son producidas por el fenómeno de
subducción
de placas
tectónicas,
donde el
fondo marino
se incrusta
por debajo de
los bloques
continentales.

Fig. 3-11. Efectos de las colisiones entre placas.

3.5.7. Dorsales oceánicas y eminencias

Extendiéndose hasta 65.000 km sobre el fondo se encuentran las cadenas de


montañas más largas de nuestro planeta. Son llamados dorsales las de irregular
pendiente, y las de menor pendiente, eminencias.
El "Dorsal Medio Atlántico" divide al Atlántico en dos. Se levantan en algunos
lugares hasta 2.5 km desde el piso oceánico (Fig. 3-12). Grandes corrientes oceánicas
son orientadas por estas barreras. Según la densidad de las mismas, y la rotación de la
tierra en algunos casos, son obligadas a seguir los contornos batimétricos del fondo
marino. Por ejemplo: las corrientes densas y profundas del Mar Mediterráneo no pasan
fácilmente por el Dorsal Medió Atlántico hacia el oeste; o las corrientes de Labrador, que
tienen que fluir recostadas a la coste este de Norteamérica siguiendo el cause profundo al
este del Dorsal Medio Atlántico.

Está el Dorsal Carlsberg en el Océano Indico que se une tanto al Dorsal Medio
Atlántico por el oste, como a la Eminencia Este Pacífica hacia el este.

La Eminencia Este Pacífico corre a lo largo el sureste Pacífico hasta Norte América
(Fig. 3-13). Su pendiente es mas suave que la del dorsal del Atlántico, por esto el nombre
de eminencia. Junto a su extremo norte, frente a Ecuador, se puede apreciar el Dorsal de
Las Islas Galápagos, y el dorsal de la Isla Cocos de Costa Rica. Como puede apreciarse
en la Fig3-13 estos dorsales no pertenece a la Eminencia Este Pacífica, sino más bien
parecen rasgos batimétricos independientes.

Son de origen volcánico con composición basáltica que emerge desde el manto
superior a través de las grietas en sus cimas. Presentan muchas zonas de fracturas en
sus crestas, y en ellas se pueden notar diferentes direcciones de magnetización, lo cual
está asociado a cambios en los polos magnéticos de la tierra a través de su historia.
Fig. 3.12. Rasgos batimétricos del Océano Atlántico e Indico.
Fig. 3.13. Rasgos batimétricos del Océano Pacífico.
La mayoría de estos rasgos oceánicos están ligados a la tectónica de placas. Son
dinámicos, como lo son las placas que constituyen nuestro planeta como muestra la
siguiente Fig. 3.14:

Fig. 3.14. Principales placas que constituyen nuestro planeta.

Por ejemplo: la Cordillera de los Andes ha sido producto de subducción de la Placa de


Nazca. En sus cumbres aún se encuentran fósiles marinos, indicando que alguna vez
estuvo al nivel del mar. Las grandes fosas del Pacífico han sido producto de la
subducción de placas marinas en placas continentales, como la Placa de Filipinas (3)
sobre la Placa de Europa (1). Islandia es una de las islas de mayor actividad volcánica: el
hecho de estar formada justo sobre la frontera de divergencia de 2 placas, explicaría esto
(2 y 3). Los Himalaya se forman sobre una placa continental que se subduce sobre otra
de origen continental. Los dorsales oceánicos son producto de la divergencia de placas
oceánicas generadas por celdas de convección desde el manto superior de la Tierra. Sus
cumbres representan nuevo piso oceánico. Sus fracturas son evidencia de la
diferenciación de las velocidades de rotación de la tierra según sus latitudes.

También podría gustarte