Está en la página 1de 4

CONCETO DE GESTION EMPRESARIAL

Uno de los aspectos fundamentales en las empresas, pero que a la vez se le suele
prestar menos atención, es la gestión empresarial. La gestión empresarial como
concepto es la actividad que busca, a través de las personas, mejorar la productividad
y la competitividad de las empresas o negocios
Importancia de gestión empresarial
Gestión empresarial implica que tiene que saber manejar al personal que tienes al
mando. Ya sea que tengan un buen desempeño, lleguen temprano, logren los
objetivos, atiendan de una manera buena al cliente.
Funciones de la gestión empresarial
Organización: integración o coordinación de las actividades de trabajo junto con la
agrupación de los recursos. Dirección: dirigir los niveles de comunicación y liderazgo
hacia los objetivos. Control: mecanismos cuantificativos para evaluar los resultados y
mejorar el proceso
La gestión empresarial es una actividad o plan de acción realizado por diferentes
individuos especializados, como directores institucionales, consultores, productores,
gerentes, entre otros, que buscan mejorar la productividad y la competitividad de una
empresa o de un negocio.
Importancia. La gestión administrativa en una empresa es clave y sirve como base
para la ejecución y potencialización de tareas para cumplir con los objetivos
planteados y contribuir con la supervivencia y crecimiento de la misma.
La importancia de una buena gestión empresarial. La gestión de la empresa en
términos de calidad es un factor esencial en el éxito de un negocio. En ese sentido,
es muy importante que se analice la calidad de los procesos de gestión de la empresa
y se evalúe en qué medida se pueden mejorar para ganar en productividad.
El Ingeniero en Gestión Empresarial podrá desempeñar eficientemente funciones
derivadas del área de producción, finanzas, recursos humanos, mercadotecnia y
auditoría, asimismo podrá fungir como asesor o consultor de empresas, encargarse
de la administración y gestión de empresas, públicas y privadas, diseñar productos.
Características de la gestión empresarial
En este post te ayudaremos indicándote algunas características de la gestión
empresarial que definen a todo buen inversionista.
1. Conocer qué es un negocio
Es decir, si eres un emprendedor, tienes muy clara la diferencia entre autoempleo y
emprendimiento. Sabes que un negocio no se sostiene sin recursos y que una
empresa es mucho más que una oficina bien decorada.
Ante todo, una empresa es un sistema, una manera de hacer las cosas que transmite
confianza y el cliente percibe como valiosa, por lo que está dispuesto a pagar por ello,
sea producto o servicio lo que esté adquiriendo.
2. Tienes iniciativa
No estás dispuesto a que otros tomen por ti las decisiones importantes. Pides
información y ayuda a todos, pero eres tú el que va unos cuantos metros por delante
de cualquier empleado o consultor.
Tienes una visión de servicio clara y estás constantemente experimentando y
asumiendo riesgos para buscar el crecimiento y mejora de tu empresa.
3. No eres simplemente un administrador
Es decir, un inversionista no puede limitarse a realizar la tarea de un contable. En
muchos casos, esta función la delegamos en otra persona.
Sin embargo, eso no quiere decir que no tengas que estar pendiente de tu programa
de gestión online, observar y analizar los informes de ventas, tu cuadro de mando y
tus datos comparativos para diseñar nuestras estrategias enfocadas en el cliente.
4. Asumes riesgos
Otra de las características de la gestión empresarial es la asunción de riesgos. Ante
todo, un empresario es una persona que es capaz de asumir riesgos. No tienes miedo
al fracaso, porque ha estado en él y ha vuelto a levantarte. Sabes que para tener éxito
tienes que probar nuevas cosas, con lo que la desconfianza y el conformismo no son
una opción. Si algo se puede mejorar, no te quedes estancado; mejóralo.
5. Sabes delegar
Un buen inversionista debe tener claro que no puede hacer las tareas él solo. A veces
queremos tener el máximo control, pero no lo podemos manejar absolutamente todo.
Ni siquiera debemos. Hay personas con talento que podrían hacer esa tarea mejor.
Rodéate de los mejores especialistas, podemos pensar también en automatización.
6. Estás comprometido con tu negocio
El compromiso es uno de los conceptos básicos de todo inversionista que quiera
gestionar su empresa con éxito. No estás dispuesto a dejarlo de lado, ni te da igual
que las cosas se hagan de una forma o de otra.
Quieres hacer las cosas de manera eficaz y siempre buscas la manera de estimular,
persuadir y orientar sabiamente a tus empleados para que saquen lo mejor de sí
mismos y trabajen en beneficio del proyecto común.
7. Sabes escuchar
Un buen inversionista se caracteriza ante todo por su capacidad para escuchar a otros.
Escuchar es rodearte de profesionales y personas que han caminado por ese camino
antes. Personas expertas que conocen su sector y a las que no tienes que dirigir;
simplemente, dejarte asesorar por ellas, pedir que te mantengan informado y seguir
buscando soluciones para tu empresa.
8. Eres una persona paciente
Ejemplo quieres que tu tienda online tenga éxito, has de saber que no lo vas a
conseguir en poco tiempo. Es un aprendizaje continuo, de años incluso, en el que
tienes que convertirte en un verdadero amante del comercio electrónico para seguir
adelante.
9. Te encanta analizar
El análisis y la evaluación es el mejor pasatiempo de un buen empresario. En los
datos, la mayoría de las veces, está la solución.
El problema es que no siempre disponemos de suficientes datos, o no siempre
sabemos interpretarlos correctamente.
10. Estás dispuesto a invertir
Un buen inversionista tiene que tener claro que una baja inversión es, muchas veces,
una mala solución. Es cierto que con creatividad, ingenio e imaginación se pueden
conseguir grandes cosas con un bajo presupuesto.
Tipos de gestión empresarial
 Tipo de gestión empresarial autoritaria. ...
 Tipo de gestión visionaria. ...
 Tipo de gestión transaccional. ...
 Tipo de gestión de liderazgo de servicio. ...
 Tipo de gestión de marcapasos. ...
 Tipo de gestión democrática. ...
 Tipo de gestión empresarial Laissez-Faire.
Existen multitud de técnicas y herramientas a este respecto, siendo las más
conocidas las siete herramientas de la calidad, que pasamos a mensionar:
 Hoja de recopilación de datos. ...
 Diagrama de Pareto. ...
 Diagrama de dispersión. ...
 Diagrama causa-efecto. ...
 Histograma. ...
 Estratificación. ...
 Gráficos de control.
Modelo de gestión empresarial (Mitzberg)

Para Henry Mitzberg, el creador de este modelo de gestión, la estructura de cualquier


organización tiene 5 niveles jerárquicos:

 Núcleo de operaciones. Aquí están los empleados responsables de la producción y


la prestación de servicios.
 Ápice estratégico. En este escalón encontraremos a los directivos y responsables de
la compañía.
 Línea intermedia. En este punto, los objetivos se convierten en acciones.
 Tecno estructura. Se incluyen los encargados de la estandarización de procesos.
 Personal de apoyo. Todos los empleados que prestan servicios profesionales a la
empresa.

ORGANIZACIONES PLANAS

Son este sistema de gestión, se eliminan todos los escalones típicos de las
compañías, con el objetivo de agilizar, motivar y ser más transparentes. En las
organizaciones planas, los empleados tienen el poder, y por ello tienen plena
autonomía para tomar decisiones sin necesidad de supervisión. Este modelo de
gestión empresarial aplicado a grandes empresas, puede resultar caótico, ya que es
difícil mantener la coordinación y la productividad sin una estructura jerárquica
mínima.

Modelo de Zeitgeist

Ni organizaciones planas, ni organizaciones piramidales. Este modelo apuesta por


un sistema de gestión circular. La organización se estructura en cinco áreas y cada
una de ellas tiene un delegado, de manera que se eliminan los mandos intermedios
tradicionales.
Gestión empresarial Lean

La filosofía de este modelo de gestión, supone eliminar todo lo que suponga un


desperdicio organizacional. Y para identificarlo, utilizan la herramienta DMAIC:
definir, medir, analizar, implantar y controlar. De manera que se reducirán tiempos y
costes y mejorará la satisfacción de los clientes.

Otros modelos de gestión empresarial ya los conocemos, que son la teoría Z ouchi o
el modelo Kaizen. Y tú, ¿por cuál apuestas?

También podría gustarte