Está en la página 1de 7

PATOLOGÍA

Lesiones de células fantasma

UAEH
INSTITUTO DE CIENCIAS DE LA SALUD
ÁREA ACADÉMICA DE ODONTOLOGÍA

CATEDRÁTICO: ANTONIO SANTIAGO RICO


ALUMNA: FERNÁNDEZ NAVA PAMELA

SEMESTRE: SEGUNDO
GRUPO: 3

[FECHA]
[NOMBRE DE LA COMPAÑÍA]
[Dirección de la compañía]
Lesiones de células fantasma
E. Rajesh, Sudha Jimson, K. M. K. Masthan, and N. Balachander
RESUMEN
Las células fantasmas han sido una controversia por un largo periodo de tiempo. La célula
fantasma es una célula epitelial ancha/alargada con citoplasma eosinófilo, pero sin
presencia de núcleo. En tinción H/E estas células dan una apariencia sombría. Por ende
estas células también son llamadas como células de sombra o células translucidas. La
apariencia de estas células varía de una lesión a otra involucrando lesiones odontogénica
y no odontogénica. Este artículo trata acerca de su origen, naturaleza e importancia de
las células fantasma en diferentes neoplasias.
Palabras clave: Fibroma ameloblastico, Célula Fantasma, Odontogénico, Pilomatricoma
Las células fantasmas se encuentran en grupos, particularmente en las áreas más
gruesas del revestimiento epitelial. Las células espinosas pueden estar ampliamente
separadas por edema intercelular y el epitelio alrededor de la célula fantasma a menudo
está contorneado. Las células fantasmas son células epiteliales elipsoides, agrandadas,
hinchadas, ovoides o alargadas. Son eosinófilas y generalmente están bien definidas, a
veces pueden estar borrosas y, por lo tanto, parecen estar fusionadas. Estas células
epiteliales carecen de núcleos y conservan su estructura celular básica. Las células
fantasmas pueden sufrir calcificación y perder su contorno celular para formar un área
similar a una hoja.
Las células fantasmas aparecen, especialmente en un grupo de neoplasmas que incluyen
neoplasias odontogénicas y no odontógenicas, como tumor odontogénico quístico
calcificante (CCOT), tumor de células fantasma dentinogénico y carcinoma odontogénico
de células fantasmas. Ocasionalmente, estas células también se observan en odontomas,
ameloblastomas, tumor odontogénico adenomatoide, fibroma ameloblástico y
pilomatricomas.

Sedano y Pindborg encontraron presencia de células fantasma en el epitelio interno del


esmalte de un diente humano en desarrollo normal y un quiste en erupción. Se encontró
que estas células también tienen una tendencia a inducir granulomas, potencial de
calcificación y resistencia a la resorción.

HISTORIA DE LAS CÉLULAS FANTASMA

Highman y Ogden (1944) describieron por primera vez la célula fantasma en


pilomatricomas. Describieron las células fantasmas como células disqueratósicas, que
son similares a las células viables, pero tienen un contorno distinto. Hashimoto et al.
encontró un aumento gradual en la queratinización de las células basales a las células
sombra y considera que estas células se encuentran en etapas avanzadas de
queratinización.
También se descubrió que el origen de las células fantasmas provenía del epitelio.
Pueden originarse en cualquier capa del epitelio. Estas células no tienen uniones
intercelulares.

Gorlin creía que las células fantasmas representan una queratinización normal o anormal.
También sugirió que representan metaplasia escamosa con calcificación posterior
causada por isquemia. Sedano y Pindborg pensaron que las células fantasmas
representaban diferentes etapas de la formación de queratina normal y anómala, y se
derivaban de la transformación metaplásica del epitelio odontogénico. Otras
investigaciones sugieren que las células fantasmas pueden representar el producto de
una matriz de esmalte abortiva en el epitelio odontogénico.

Lesiones asociadas de células


fantasma

Las células fantasmas generalmente


carecen de detalles nucleares y
citoplásmicos y se observan
característicamente en CCOT,
craneofaringiomas y pilomatricomas. Otras
lesiones que exhiben células fantasmas
son odontomas, tumor dentinogénico de
células fantasma, carcinoma
dentinogénico de células fantasma,
ameloblastoma, fibroma ameloblástico.

Fig.1 Tumor dentinogénico de células fantasma periférico. Microscopía HE 40X .Crecimiento neoplásico
subgingival. A. Epitelio ameloblastico. B. Tejido tipo retículo estelar. C. Células fantasma .

Tumor odontogénico quístico calcificante

El tumor odontogénico quístico calcificante se denominó previamente quiste odontogénico


calcificante (COC). Gorlin et.al discutió el desarrollo de CCOT y células fantasma en 1962.
Durante el desarrollo de CCOT, la transformación de una célula epitelial odontogénica en
una célula fantasma comienza primero por la ampliación de las células murales (pericitos),
seguida por otras células epiteliales en el revestimiento quístico en células anormalmente
queratinizadas. Las células basales se transforman al final, y esta transformación conduce
a la pérdida de distinción entre el epitelio y el tejido conectivo. Ya que las células
fantasmas están anormalmente queratinizadas, se consideran cuerpos extraños si
alcanzan el tejido conectivo. Esta teoría fue apoyada por Abrams y Howell. Freedman et
al. encontró solo la porción central del revestimiento epitelial de CCOT transformándose
en células fantasmas. Mientras que Ebling y Ephrain observaron células fantasmas solo
en lugares del epitelio donde la membrana basal había desaparecido.

Odontomas
Las células fantasmas vistas en los odontomas se parecen a la osteodentina mal
descalcificada. Varios autores describieron la naturaleza de las células fantasmas en
terminologías similares y confusas como; una forma de verdadera queratinización, pre
queratina, etapas en el proceso de orto queratina, paraqueratina y formación anormal de
queratina, y células epiteliales altamente queratinizadas, que han perdido su desarrollo y
efecto inductivo. Pindborg sugirió que las células fantasmas se encontraron dentro del
epitelio odontogénico, generalmente cerca o en la superficie de la matriz del esmalte,
atrapadas dentro del tejido calcificado correspondiente al esmalte o a la matriz dentinaria
y / o aisladas dentro del tejido conectivo. En un estudio de Levy et al. La patogénesis de
las células fantasmas en odontomas fue por transformación metaplásica del epitelio
odontogénico, que ocurre debido a la reducción del suministro de oxígeno causada por el
efecto de bloqueo de las paredes por la calcificación del tejido duro circundante que
produce la muerte de las células y la queratinización. Esto sugiere que las células
fantasmas se forman debido a la muerte celular de la anoxia local. Algunos encontraron
que estas células son probablemente una forma especial de degeneración con una
queratinización anómala evidente.

Tumor odontogénico de células fantasma

La presencia de células fantasma en tumores dentinogénicos de células sombra se


observaron por primera vez mediante microscopía confocal de barrido láser en 2007.
Fueron vistos tres estadios diferentes de maduración de células fantasmas con distintos
grados de expresión de queratina, indicando la acumulación de queratina dura en su
citoplasma durante el proceso de transformación patológico, por consiguiente indica que
las células fantasmas pueden representar la diferenciación capilar.

Fibroma ameloblástico

El fibroma ameloblástico es un tumor odontogénico raro, en el cual los componentes


epiteliales y ectomesenquimatosos son neoplásicos. Los tumores odontogénicos mixtos
con componentes ameloblásticos y fibromatosos comprenden un grupo heterogéneo de
neoplasmas. El fibroma ameloblástico que contiene células fantasmas como los que se
ven en CCOT son los menos reportados en número. Se observaron células fantasmas en
nidos epiteliales neoplásicos. Tienden a reunirse en pequeños grupos, y la calcificación
parece ocurrir en el fondo de la célula fantasma. El epitelio de revestimiento muestra la
diferenciación y calcificación de las células fantasmas, otras características del fibroma
ameloblástico se observan en la pared del quiste. También se observaron grupos de
células fantasmas dentro del epitelio ameloblástico en el área del fibroma ameloblástico.

Pilomatricoma

Pilomatricoma, anteriormente conocido como Pilomatrixoma, un tumor benigno que surge


de las células de la corteza del cabello, inicialmente se pensó que era una neoplasia de
glándulas sebáceas. Afecta más comúnmente a niños y adolescentes; sin embargo,
también se ve en pacientes de edad avanzada. Es más común en las mujeres.

El tumor histopatológico está compuesto de nódulos con células basales nucleadas


periféricamente y células fantasmas en el centro. Las lesiones tempranas tienden a
volverse quísticas, mientras que las más antiguas se vuelven sólidas con componente
prominente de células sombra, restos de queratina, células gigantes multinucleadas y
calcificación distrófica con una incidencia del 69% al 85 %. Según Lan et al. el mecanismo
de desarrollo de las células fantasmas parece surgir de las células basales, se observan
algunas células de transición entre las células basales y las células fantasmas, por lo que
se pensó que representaban células apoptóticas que procedían a las células fantasmas
en el pilomatricoma. Las células fantasmas muestran tinción positiva en la proteína BAX y
negatividad para Bcl2, lo que sugiere que su formación es un proceso apoptótico. En
pilomatricomas, se observó que la expresión de la proteína Bcl2 disminuía de células
basales a células de transición y finalmente llega a cero en células fantasma.

Carcinoma odontogénico de células fantasmas

El carcinoma odontogénico de células fantasmas (GCOC) es un tumor odontogénico


excepcionalmente raro y maligno con características de crecimiento agresivo. GCOC tiene
una baja incidencia. Ward y Cohen sugirieron tres posibles explicaciones para la
histogénesis de un quiste con epitelio de revestimiento y su carcinoma asociado en la
mandíbula. En primer lugar, los carcinomas y los quistes tienen orígenes diferentes, el
primero posiblemente se origina en el epitelio adyacente o por metástasis a distancia de
un tumor primario. En segundo lugar, la lesión primaria era un carcinoma, que se sometió
parcialmente a degeneración quística. En tercer lugar, la lesión primaria era un quiste, y el
epitelio de revestimiento posteriormente se sometió a una transformación maligna.

El examen histopatológico mostró que el tumor estaba compuesto de nidos de células


epiteliales. Las células neoplásicas mostraron atipia citológica, que se manifestó
principalmente como células hipercromáticas con núcleos de tamaño variable, proporción
nuclear-citoplásmica elevada y un número aumentado de iones mitóticos. Los cúmulos de
células fantasmas se distribuyeron difusamente en los nidos tumorales.

REFERENCIAS
1. Shear M, Speight P. In: Cyst of the Oral and Maxillofacial Region. 4th ed. New York,
USA: Blackwell Munksgaard; 2007. Calcifying odontogenic cyst (Calcifying cystic
odontogenic tumors) pp. 100–7.

2. Sonone A, Sabane VS. Calcifying Ghost Cell Odontogenic Cyst: Report of a Case
and Review of Literature. Case Reports in Dentistry. 2011 [PMC free article] [PubMed]

3. Han PP, Nagatsuka H, Siar CH, Tsujigiwa H, Gunduz M, Tamamura R, et al. A


pigmented calcifying cystic odontogenic tumor associated with compound odontoma: A
case report and review of literature. Head Face Med. 2007;3:35. [PMC free
article] [PubMed]

4. Matsuzaka K, Inoue T, Nashimoto M, Takemoto K, Ishikawa H, Asaka M, et al. A


case of an ameloblastic fibro-odontoma arising from a calcifying odontogenic cyst. Bull
Tokyo Dent Coll. 2001;42:51–5. [PubMed]

5. Ide F, Obara K, Mishima K, Saito I. Ameloblastoma ex calcifying odontogenic cyst


(dentinogenic ghost cell tumor) J Oral Pathol Med. 2005;34:511–2. [PubMed]
6. Zeitoun IM, Dhanrajani PJ, Mosadomi HA. Adenomatoid odontogenic tumor arising
in a calcifying odontogenic cyst. J Oral Maxillofac Surg. 1996;54:634–7. [PubMed]

7. Sedano HO, Pindborg JJ. Ghost cell epithelium in odontomas. J Oral


Pathol. 1975;4:27–30. [PubMed]

8. Lucchese A, Scivetti M, Pilolli GP, Favia G. Analysis of ghost cells in calcifying


cystic odontogenic tumors by confocal laser scanning microscopy. Oral Surg Oral Med
Oral Pathol Oral Radiol Endod. 2007;104:391–4.[PubMed]

9. Hong SP, Ellis GL, Hartman KS. Calcifying odontogenic cyst. A review of ninety-two
cases with reevaluation of their nature as cysts or neoplasms, the nature of ghost
cells, and subclassification. Oral Surg Oral Med Oral Pathol. 1991;72:56–64. [PubMed]

10. Highman B, Ogden GE. Calcified epithelioma. Arch Pathol. 1944;37:169–74.

11. Hashimoto K, Nelson RG, Lever WF. Calcifying epithelioma of Malherbe.


Histochemical and electron microscopic studies. J Invest Dermatol. 1966;46:391–
408. [PubMed]

12. Gorlin RJ, Pindborg JJ, Odont, Clausen FP, Vickers RA. The calcifying
odontogenic cyst – A possible analogue of the cutaneous calcifying epithelioma of
Malherbe. An analysis of fifteen cases. Oral Surg Oral Med Oral
Pathol. 1962;15:1235–43. [PubMed]

13. Gorlin RJ, Pindborg JJ, Redman RS, Williamson JJ, Hansen LS. The calcifying
odontogenic cyst. A new entity and possible analogue of the cutaneous calcifying
epithelioma of malherbe. Cancer. 1964;17:723–9.[PubMed]

14. Abrams AM, Howell FV. The calcifying odontogenic cyst. Report of four
cases. Oral Surg Oral Med Oral Pathol. 1968;25:594–606. [PubMed]

15. Barbosa AA, Jr, Guimarães NS, Sadigursky M, Dantas R, Jr, Tavares I, Brandão
M. Pilomatrix carcinoma (malignant pilomatricoma): A case report and review of the
literature. An Bras Dermatol. 2000;75:581–5.

16. Freedman PD, Lumerman H, Gee JK. Calcifying odontogenic cyst. A review and
analysis of seventy cases. Oral Surg Oral Med Oral Pathol. 1975;40:93–
106. [PubMed]

17. Levy BA. Ghost cells and odontomas. Oral Surg Oral Med Oral
Pathol. 1973;36:851–5. [PubMed]
18. Smith JF, Blankenship J. The calcifying odontogenic cyst. Report of a case. Oral
Surg Oral Med Oral Pathol. 1965;20:624–31. [PubMed]

19. Kerebel B, Kerebel LM. Ghost cells in complex odontoma: A light microscopic and
SEM study. Oral Surg Oral Med Oral Pathol. 1985;59:371–8. [PubMed]

20. Chaves E, Pessôa J. The calcifying odontogenic cyst. Report of two cases. Oral


Surg Oral Med Oral Pathol. 1968;25:849–55. [PubMed]

21. Barnes L, Eveson JW, Reichart P, Sidransky D, editors. Lyon, France:


International Agency for Research on Cancer (IARC); 2005. World Health Organization
Classification of Tumors. Pathology and Genetics of Head and Tumors; pp. 208–309.

22. Alsaad KO, Obaidat NA, Ghazarian D. Skin adnexal neoplasms – part 1: An


approach to tumours of the pilosebaceous unit. J Clin Pathol. 2007;60:129–44. [PMC
free article] [PubMed]

23. Duflo S, Nicollas R, Roman S, Magalon G, Triglia JM. Pilomatrixoma of the head


and neck in children: A study of 38 cases and a review of the literature. Arch
Otolaryngol Head Neck Surg. 1998;124:1239–42.[PubMed]

24. Lan MY, Lan MC, Ho CY, Li WY, Lin CZ. Pilomatricoma of the head and neck: A
retrospective review of 179 cases. Arch Otolaryngol Head Neck Surg. 2003;129:1327–
30. [PubMed]

25. Ward TG, Cohen B. Squamous carcinoma in a mandibular cyst. Br J Oral


Surg. 1963;1:8–12. [PubMed]

26. Motosugi U, Ogawa I, Yoda T, Abe T, Sugasawa M, Murata S, et al. Ghost cell


odontogenic carcinoma arising in calcifying odontogenic cyst. Ann Diagn
Pathol. 2009;13:394–7. [PubMed]

BIBLIOGRAFÍA:

E.Rajesh, et.al , Ghost Cell Lesions, Journal of Pharmacy and Bioallied Sciences ,Abril 2015; Vol.
7(Suppl 1): 142–146
DISPONIBLE EN: http://europepmc.org/articles/PMC4439654#sec1-3titlen

También podría gustarte