Está en la página 1de 3

Reseña cultural museo del caribe

Reseña cultural español primer semestre 2019-1, jueves 23 de mayo. Lugar: Museo del
caribe-parque cultural, Cl36 #46, al frente de fedecafe en la ciudad de Barranquilla capital
del departamento del atlántico. En este recinto podemos encontrar un postulo homenaje a la
memoria, tradiciones e identidad de nuestra región caribe. Haciendo exposición de un
significativo conjunto de expresiones culturales, artísticas, e históricas propia de nuestra
región, organizadas y clasificadas en 5 diferentes pisos, los cuales nos permiten a medida
que los vamos bajando adentrarnos en un recorrido por la historia y patrimonio propio de
nuestra tierra.
El quinto piso del museo del caribe, en el cual se inicia con ayuda de diversos instructores
el recorrido. podemos encontrar pasajes, fichas y videos que instruyen sobre la amplia
riqueza natural que posee nuestra región. Hace énfasis en los distintos ecosistemas
presentes en esta, tanto marítimos y terrestres, así como la propia historia geológica de la
región, que jugo un papel muy importante para la formación de dicha riqueza
medioambiental y los bellos paisajes que observamos en esta muestra cultural.
Al descender las escaleras, llegamos al cuarto piso, este alberga distintas muestras
culturales que buscan el reconocimiento a las tradiciones culturales de los distintos pueblos
indígenas que podemos encontrar en la región caribe, así como la gastronomía propia de
nuestra tierra. Ilustrándonos mediante medios audiovisuales sobre las costumbres y
pensamientos de dichas poblaciones cada vez más amenazadas, haciendo énfasis en sus
cosmovisiones y respeto por la tierra. Dentro de las poblaciones indígenas y grupos étnicos
expuestos en este piso se nos permitió observar a los Wayu, Arahuaco, Kogui, Wiwa, Tule,
Raizales, Palenques, Mokana, entre otros.
Una de las experiencias más emblemáticas es el poder tener contacto con las lenguas
propias de varios de los grupos étnicos anteriormente mencionados.
En este segundo piso, no solo podemos conocer a los distintos pueblos indígenas y grupos
étnicos que han habitado históricamente en la región caribe, sino que nos permite
informarnos sobre las raíces historias y los distintos colectivos sociales que han habitado en
la región caribe, esto mediante una línea de tiempo. Dicha cronología va desde los pueblos
precolombinos, hasta los migrantes europeos judíos que llegaron a Colombia durante el
siglo XX, desplazados por los conflictos étnicos en dicho continente.
Dicha línea de tiempo cumple una función de reconocimiento, de la inmensa diversidad
étnica-cultural existente en nuestra región. Pero desde nuestra visión personal, la parte mas
emotiva de dicho espacio es el fragmento donde se hace un reconocimiento histórico a los
distintos procesos de persecución, represión, esclavitud y robo a los que fueron sometidos
nuestros antepasados y la forma en como una civilización invasora despojo y denigro
nuestras tradiciones indígenas. Dicho espacio nos hace reconocer el legado de sangre que
cargamos de nuestros pueblos indígenas y africanos.
Bajando escaleras y continuando nuestro recorrido, en el piso inferior nos encontramos con
un reconocimiento histórico a tradición oral y las distintas expresiones literarias que
enriquecen la historia de nuestra región caribe. El lenguaje y la tradición oral marcan sin
duda alguna la historia cultural de los pueblos y en el caso específico de nuestra región,
algo que nos marca y nos permites distinguirnos a nivel internacional y nacional, son
nuestras expresiones autóctonas y la calidad propia de muchos de nuestros mas grandes
escritores.
En este piso podemos encontrar una línea de tiempo con los escritores, poetas y
dramaturgos más influyentes a lo largo de la historia moderna de la región caribeña, que en
su defecto han realizado significativos aportes para el reconocimiento propio de nuestra
cultura y han exaltado el nombre de nuestra región, siendo sus obras en muchos casos
narraciones que exponen la realidad y la diversidad cultural propia de nuestra tierra. Entre
los mas grandes exponentes que podemos resaltar en esta línea de tiempo encontramos a:
Gabriel García Márquez, Amira de la Rosa, José Félix Fuenmayor, Ramón Illán Bacca
entre muchos otros, que, con sus narraciones, cuentos, poesías y obras de teatro, han
influido en el desarrollo literario y artístico de nuestra región.
También podemos encontrar en este piso, un mural que engloba distintas expresiones
populares y jergas del caribe colombiano, que nos permiten conocer un poco más la
tradición oral y los distintos dialectos que conviven en nuestra región caribe. Dicho mural
exhibe expresiones tales como: Chevre, vaina, corotos, foco, alambique, chechere,
embolate, entre muchas otras.
Continuando el recorrido en este recinto y siguiendo con el descenso al siguiente piso, los
visitantes podemos encontrar una exposición histórica sobre las herramientas, artefactos y
maquinas que han jugado un papel muy significativo, según sus distintas aplicaciones para
la historia de nuestra región. Dichos artefactos ubicados en una línea de tiempo sin muchas
indicaciones, organizados según el periodo de la historia al cual pertenecen. Podemos
encontrar desde herramientas utilizadas por los habitantes de nuestro pasado precolombino,
hasta herramientas muy influyentes del siglo XX, como lo son las maquinas de escribir y
timones de barcos pertenecientes a nuestros antiguos colonizadores.
También podemos observar herramientas de caza y agricultura utilizadas por los antiguos
habitantes de la región caribe y distintas tribus indígenas.
Este piso es un reconocimiento a las acciones realizadas por los distintos colectivos de seres
humanos que han habitado a lo largo del tiempo en nuestra región caribe, dichas acciones
las podemos identificar con el registro y la observación de las herramientas que estos
utilizaron que se encuentran plasmadas en la exposición.
En el piso final, se realiza una importante exposición sobre nuestras tradiciones y
expresiones artístico-culturales mas a profundidad, mediante medios audiovisuales, textos e
imágenes respectivamente. Las cuales nos hacen ver la inmensa riqueza cultural que tiene
nuestra región. Mostrándonos la música como una construcción colectiva y popular que
refleja nuestra cotidianidad, la danza como la unión de distintas expresiones culturares que
nacen de la mezcla de tradiciones y representaciones de distintos colectivos y las fiestas
como una expresión popular de los pueblos que conviven en nuestra tierra y que nos
permiten ver nuestras raíces.

La importancia del museo del caribe radica en que en este se encuentra la historia cultural y
social de nuestra región caribe, representando así nuestra identidad como caribeños. En el
museo del caribe vemos reflejado el robo de identidad que sufrimos a través de los años, y
como en la actualidad somos tan ajenos a nuestros antepasados, como prueba fehaciente de
ello, tenemos que solo un pequeño porcentaje de nuestra población conservan sus creencias,
ritos, lenguas natales de origen indígena y el otro porcentaje se vio afectado por la
colonización española, adoptando así sus culturas, creencias y lenguas a mediana escala ya
que el lenguaje sufrió un mestizaje que paso de ser español o indígena a ser castellano
precedente de la combinación de estos.
Al museo del caribe le falta adentrase mucho más en la historia, pues solo existen registros
de 1806 en adelante en el tema de literatura, dejando por fuera la literatura escrita antes de
estos tiempos y la verbal transmitida de generación en generación.
Además de esto, se tienen muy pocas evidencias de lo que paso en la historia y todo se
remonta a escritos o pinturas en las paredes, dejando por fuera fósiles prehistóricos
(característicos de un museo), instrumentos utilizados por los primitivos o antiguos
indígenas en la región caribe. Sin embargo, cabe rescatar que el objetivo principal del
museo radica en la impresión que produce en el visitante por medio de las técnicas que
emplea para inmiscuirlo en este viaje a través del tiempo, siendo importante la percepción
que se tiene a través de los sentidos dejando de lado una pieza histórica expuesta, para darle
mayor valor a lo que se transmite en sí.
Estar en ese espacio, logra que la imaginación vuele, escuchar varias de las lenguas que
hablaban nuestros antepasados y que hablan caribeños como nosotros en la actualidad y que
se encuentran muy cercanos es una experiencia bastante grata e impactante. Ver como
visten y bailan, y tocar los instrumentos que usaban causa admiración al entender que en
una región tan pequeña como lo es la caribe existe una bella y significativa biodiversidad.