Está en la página 1de 11

Encerado.

Libertad en céntrica
La «libertad en céntrica» representa un concepto terapéutico de oclusión que ha sido desarrollado
fundamentalmente por Ramfjord y Ash (1971, 1992). La idea básica consiste en procurar que la mandíbula
adopte la posición más agradable posible para el paciente durante la oclusión maxilar. Hay que tener en cuenta
que el sistema masticatorio muestra una gran dispersión de movimientos maxilares, que se modifican
continuamente a lo largo de la vida. Otros conceptos sobre oclusión proponen una posición fija de la
mandíbula, determinada por el terapeuta y que el paciente no siempre considera agradable.
El concepto terapéutico de oclusión, que se describe a continuación, se basa en la relación entre las crestas
marginales y los contactos entre fosas de «un diente con otros dos». En la práctica, estas condiciones ideales no
siempre se realizan y se puede recurrir, si es necesario, a la relación «diente a diente» o a una combinación de
ambas.

PIM en céntrica larga


La posición de intercuspidación máxima (PIM) garantiza la dimensión vertical (altura de la mordida). El
principio de oclusión en «céntrica larga» se basa en que el contacto retrusivo (CR) también se sitúa en la
misma dimensión vertical que PIM. El vástago de apoyo del articulador permanece, por esta razón, en el
mismo plano cuando se desplaza la mandíbula de PIM a CR.
Guías articulares
A la izquierda: a partir de una oclusión con «libertad en céntrica» (forma de gotas), las cúspides superiores
trazan durante la protrusión una guía recta en dirección posterior y con los movimientos hacia el lado de
trabajo una guía recta lingual sobre las vertientes vestibulares de las cúspides linguales interiores. Si se
produce un movimiento al lado contrario al de trabajo, la guía del tope céntrico se dirige sobre las vertientes
linguales de las cúspides vestibulares interiores en sentido vestibular y posterior.
A la derecha: guías de articulación del tope céntrico, proyectadas sobre los molares superiores.
A. Movimiento del lado de trabajo.
B. Guía de balanceo del tope céntrico.
P. Guía de protrusión del tope céntrico.

Marcas del «tope céntrico» con un rotulador rojo en el maxilar.


Las marcas se sitúan en las fisuras centrales de los molares superiores y en las prominencias mesiales
marginales de los premolares y molares maxilares.
Marcas de los conos de las cúspides céntricas (vestibulares) de la mandíbula con rotulador rojo.
Estas marcas representan los «topes céntricos» en la mandíbula. Es tos topes garantizan el mantenimiento de la
dimensión vertical.

Marcas de las líneas verticales auxiliares.


Desde las puntas de las cúspides se trazan unas líneas auxiliares hasta el borde gingival. Asimismo se marcan
las crestas mesiales y dístales de las cúspides.

Líneas auxiliares de la mandíbula.


Desde las cúspides vestibulares se trazan líneas auxiliares hasta el borde gingival y líneas que rodean la
circunferencia máxima. Las crestas mesiales y dístales de las cúspides también se marcan en la mandíbula.
Grabado del relieve masticatorio del maxilar.
Después de eliminar el relieve oclusal, se proyectan las líneas auxiliares de las cúspides sobre la superficie
aplanada.

Grabado del relieve masticatorio mandibular.


Después de eliminar el relieve oclusal, se proyectan las líneas auxiliares de las crestas sobre la superficie
aplanada de las cúspides.
Modelado de los conos de las cúspides del maxilar.
En el punto de intersección de las líneas se modelan los conos céntricos de las cúspides con cera amarilla. Las
puntas de los conos se dirigen contra los topes céntricos de la mandíbula.

Modelado de los conos de las cúspides en la mandíbula.


Los conos céntricos vestibulares se modelan en el punto de intersección de las líneas con cera amarilla. Los
conos de las cúspides excéntricas también se modelan con cera amarilla.

Revisión de los movimientos de excursión.


En el articulador se comprueba si los conos de las cúspides se deslizan sin problemas, uno sobre otro, en los
movimientos de excursión.
Topes céntricos.
Enfrente de cada uno de los conos céntricos se construyen ahora los correspondientes «topes céntricos» con
cera verde; estos topes junto con las cúspides definen la dimensión vertical en la posición de contacto retrusivo
(PCR).

Pistas céntricas de oclusión en el maxilar.


Para satisfacer el concepto de «libertad en céntrica», se desplazan los topes céntricos del maxilar en sentido
mesial (cera verde). De esta manera, la cúspide antagonista encuentra también apoyo en la posición de
intercuspidación (PIM).
Pistas céntricas de oclusión en la mandíbula.
La configuración de la pista céntrica de oclusión en la mandíbula ocurre mientras la cera verde tiene una
consistencia plástica. Como las puntas de las cúspides céntricas se desplazan en el articulador de PCR a PIM,
se obtiene una pista de oclusión con forma de gota que se dirige distalmente desde PCR.

Delimitación del área masticatoria en el maxilar.


Unión de los conos de las cúspides céntricas y excéntricas con las pistas de oclusión con cera roja. Es tas
crestas marginales definen el contorno externo del diente y establecen una forma anatómica de las superficies
masticatorias. La cresta marginal del maxilar se introduce en el centro de la fisura y conforma el límite distal
de la pista de oclusión.
Delimitación de las áreas masticatorias en la mandíbula.
El contorno de las crestas marginales externas es más simétrico en la mandíbula que en el maxilar. Las crestas
marginales adoptan el aspecto de «boca de pez». Es necesario comprobar la ausencia de interferencias en todas
las etapas de modelado con el articulador.

Superficie dental externa del maxilar.


Las caras externas de los dientes superiores se han modelado y alisado con cera roja. Las cúspides (palatinas)
céntricas muestran una forma algo más prominente y las ex céntricas (vestibulares), más aplanadas.
Superficie dental externa de la mandíbula.
La cara vestibular de la mandíbula es algo más prominente que la lingual.

Crestas triangulares en el maxilar.


La configuración de las crestas triangulares no debe provocar ninguna interferencia en los desplazamientos
laterales.
Crestas triangulares en la mandíbula.
También en la mandíbula, la confección de las crestas triangulares debe evitar cualquier tipo de interferencia
en los movimientos de latero-trusión y protrusión mandibulares.

Terminado de las superficies masticatorias del maxilar.


Finalmente se modelan las superficies aún abiertas, con cera. Según su forma anatómica, el relieve de la
superficie masticatoria se alisa, las fisuras se retocan y se comprueban las relaciones funcionales en el
articulador.
Para marcar los puntos de con tacto funcionales se puede utilizar el talco o el estearato de cinc.
Terminado de las superficies masticatorias de la mandíbula.
Para controlar la función correcta de los elementos oclusales se utiliza talco o estearato de cinc.
Todos los contactos funcionales se observan claramente en la superficie de cera espolvoreada.