Está en la página 1de 28

AÑO III NÚMERO XXXI EDICIÓN DE DICIEMBRE DEL 2010

REVISTA CINOSARGO 3

Editado en Arica- Chile 2010


Diseño: Daniel Rojas Pachas y Milvia Alata
Cinosargo
Contacto: carrollera@gmail.com
Web: www.cinosargo.cl.kz

Editorial Cinosargo by Daniel Rojas Pachas & Milvia Alata


Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras
derivadas 2.0 Chile
REVISTA CINOSARGO 4

Director:
Daniel Rojas Pachas
Editores.
Milvia Alata y Daniel Rojas.
Coordinadores.
• Daniel Rojas P.
• Wilfredo Carrizales
• Milvia Alata Tejedo
• Violeta Fernández
• Eduardo Ignacio

Colaboradores externos:
• Grupo MAL.

La Revista Cinosargo esta en línea


desde el día 17 de mayo del presente
año, alojada en la
plataforma social Bligoo. Todos los
derechos de los artículos y la
responsabilidad de su contenido,
pertenece a sus respectivos autores.
www.cinosargo.cl.kz
Revista Cinosargo
Copyright © Daniel Rojas 2008 - 2010
REVISTA CINOSARGO 5

MASCARADA
Por Wilfredo Carrizales.

Incontenibles han oído en su beneficio. De muchas inhalaciones eidéticas quisieron estarcir al


kurós y ansiaron el deseo formal y la técnica egregia. La audacia del weekend de dos que
pretendieron pasar por kurdos en la línea del armisticio legal... Iconoclastas bien dados a la
diéresis, ansiosos por las paradojas tachadas en la aureola gelatinosa, dables a la generación de
efluxiones, groseros y ubérrimos, con todos los enseres vernáculos en el sinsentido del dintel
gemebundo. Prófugos undulantes en la verborrea o en la verbena. No habrá otros como ellos:
admiradores de las walkirias en las noches angeladas y en pronunciación espontánea del
wolframio. Sus fases sin whisky, urgiendo al eje del andén para que talle las seducciones de las
lesbianas.

¿Wagneriano y windsurfista? Los gruñidos en el incendio de las grupas. Los weberios estabilizados
en la nada del escepticismo. Igual ignición en las oberturas. ¡Hale y un peso wélter contra las
sogas musicales!
Alguien lleva la batuta, ¿un aniquilador de la escena de los himnos para los bienpensantes? De la
flexión para arriba una suave turbación. Vasallos, vejadores vasallos. Grupúsculos en las grutas de
lo ufano y vasos para la gesticulación en las síncopas.

¿Varones durante la hesitación animal? Variaciones sobre diferentes temas. El himeneo entendido
como blindaje para los bobos. Indemnes, sus hilaridades escarcean, viriles, en el machismo que se
esculpe sobre las buhardillas emparentadas a las genealogías. De esta siega, en el ofrecimiento
plañidero, las unturas serán hirsutas y los betúmenes se extinguirán en su ubicuidad. Si existe un
teatro para las visiones hay que buscarlo en el anverso de lo temporal.

De nuevo las esculturas en el escenario de la verecundia.


Los fardos se estrechan en las fiestas de la impudencia, grujen, tautológicos, con el oro del moro.
Es un espiar de los suicidas, un vademécum de lo ungular, una estanquidad de las jorobas cuando
van de viaje. De la ubicación cual dársena. En el haber de las genialidades lo áulico viene dentudo
y fabrica su génesis a la par que su vicaría. Bajo Géminis la dieta destierra las cedillas y birla, a
raudales, la fabla que es, lo abstruso del farfulleo de los faquires.
REVISTA CINOSARGO 6

Vergonzante para los signos de la sinestesia. El odre en su blonda nugatoria como si un veinte de
diciembre fuese cualquier fecha de riesgo y mortandad. Nada de eso. Las bocas no están para
alfaques de dientes de artificio ni para dibujar ingenuas alusiones a los coitos tras bambalinas. Un
mago dice lo que le entra por el cerebelo. Lupanario, dulcifica los aires de los héroes y luego se
envilece con el olor de las maltas. En la irrigación de sus dádivas, nadie queda fuera.

Los impostores jadean con las figuras enchufadas a lo textil. ¿La verdad se dará encima de ese
objeto? La narración prosigue frente a tus narices y tú ni te enteras. Un sándwich llega a las manos de
un militar y provoca en él un falso testimonio. El hambre es un juego de palabras cuando la cicatriz
alcanza la ingle. La afrenta pasa por la criba del criminal: demérito artístico en la ocurrencia del
presidio.
Naturalidad. Fantoches y fariseos. El método del verbo en su contumaz perturbación. El sondeo en la
farándula en procura de los cómicos que organizan la sedición. Existen varios elementos que se
metamorfosean y maldicen las querencias en las redes del anonimato. Los bronces escupen sus
desgracias; los fisiólogos ejercen las dictaduras por correo; los bandurristas orinan agachados para
mejor observar el pronóstico del tiempo.
A costa de lo que sea los rateros optan por la asociación y cada cuatro meses renuevan la divulgación
de su oficio. Por naturaleza reposan en los bares y enmascaran sus hazañas al compás de un tango
despreciado.
La náusea ingresa a la categoría de materia filosófica de la mano de un bromista que no sube a los
autobuses por temor al mareo. (Es penoso comprobar con qué facilidad se esfuman los eslóganes de
los días últimos). Inmerso en los brebajes un ciego enmascarado se soba las sienes a solicitud de un
ruego que le cae de arriba. ¿Más tarde acaecerá alguna pugna entre quienes se cortan las uñas con
cuchillos? No se ahorrarán esfuerzos en elucidar esta cuestión de importancia capital.

No, no, ahora no es tiempo de salida. Los hombres con rostros de lobo merodean por los parques a la
espera de un cigarrillo lanzado sobre el césped. A través de un acueducto emergerán los
mamarrachos y en su atolondramiento devolverán las penas al purgatorio. Los comentarios más a
propósito ganarán los ámbitos. La lógica irá en subida y bajada y donde los codos contengan poco
sucio allí se acomodará, en pleno.
Un rollo para desenrollar. Un vaho para lo vaginal. Un marco intacto que se pueda colgar de la fachada
de una iglesia para contemplar la horrísona belleza del mundo. ¿Se entreven los zepelines en su
actitud de pluralidad para acometer al estilo del hombre? ¿Luchan los bufones por su inclusión en la
guía telefónica?
Doscientos cincuenta majaderos agolpados en una esquina. Discuten acerca del automatismo de la
política y ninguno acierta. Los pobres ignoran que esa materia es una jodienda acomodaticia y que su
virtuosismo no está a su alcance. La anatomía daría mejores frutos, a pesar de que avance de bote en
bote. La radio se enciende y hablan los hermafroditas y les replican los escrofulosos y se van a las
manos y se desgarran los escrotos, sin escrúpulos y sin libelo.
REVISTA CINOSARGO 7

¿Dónde aparcamos ahora? Los minutos de la agonía no serán los del agiotista. Con las dos manos
ocupadas es casi imposible pensar adecuadamente. Sobre la barandilla hay que colocar los brazos y,
con paciencia, aguardar hasta que llegue la botella de licor salvador. El coeficiente de dilatación se
expresa por lo tangencial de los pasos al resonar sobre las baldosas. El culto al trago deberá entrar
entonces a su ordenanza de cofradía sin entorpecimiento mezquino mediante.

Coexistimos para hacer de los cestos una anchura adecuada más que una largura susceptible de
enmiendas. De común acuerdo componemos ditirambos y nos encaramamos a lo alto de las
cornisas. Los cuervos no tardarán en cruzar los espacios vespertinos y, diuturnos, nos ofrecerán el
escarceo de sus divertimentos. (El sol suprimirá sus silogismos y enterrará nuestras preocupaciones
bursátiles bajo el yeso de los maderos cariados).

De más está recordar que el mal se encajona en sus compases y que la configuración de los convites
corre por cuenta ajena y que los paralelismos entre tu vida y la mía no son más que los lances del
azar y que, a la lumbre de la lujuria, un palmo de tierra me pertenece y que la anamorfosis resulta
una recurrencia en el camino hacia el misterio transparente.
REVISTA CINOSARGO 8

Combo Breaker [por Daniel Rojas Pachas - Del libro inédito Carne]

ULTRAAAA COMBOOOO!!

Killer Instinct - Cinder.

viernes 4:30 a.m un amigo de iqq me manda un mail diciendo que debemos escribir un libro a cuatro
manos sobre tacna… -tacna es una puta - coloca como despedida.

4:30:01 tacna es una puta salvaje -pienso y coloco en el muro de facebook, wicked game por décima
vez… … rápidamente alguien que desconozco, una chica de seudónimo sexy y fotos de perfil con
tetonas del manga o pintores como grosz, bacon y beksinski coloca “me gusta”… debe ser un puto
gordo sin vida…

8:31 llego al terminal internacional (minutos antes, al cruzar a pie el puente tucapel, encontré cerca de
la pista un crucifijo de madera en que cristo parece un zombie o jack o lantern… acaba de terminar
disorder y empieza exodus from the underground fortress) pienso que escribiré sobre esto como una
digresión inútil o guiño estúpido a un libro de poemas que quizá publique algún día…

8:33 en la caseta de los tickets de embarque me espera un amigo que tiene un rollo con los piratas y
la lucha libre… subimos al bus para cruzar la frontera… en el asiento trasero va un fleto que parece
simply red… pasan cuerpos arrastrando bolsas de contrabando que nos empujan… nos piden
ayudemos a pasar ropa usada en nuestros bolsos… nuestro silencio los manda respetuosamente a la
mierda…

8:42:27 se sube una copia de john locke acompañado de una milf centroamericana que maldice en
inglés…también viaja con nosotros la versión femenina de mike tyson (viste un chaleco fucsia y tiene
cara de poca paciencia)… mi amigo se caga de la risa y empieza a huear con “ke saen de balrog”…
yo le dijo que calle si no quiere que nos arranque una oreja a mordiscos… nuestro bus es un puto
mayflower y tacna una maraca pluralista… recibe a todos…

me gusta ser la puta del pueblo, la puta de montesinos, la puta del congresista, la
puta de los futbolistas, la puta. que mi zorra sea un punto de reunión, una catedral.
un depósito de espermios de mi perú. la unión de mi perú. yes, un gang bang en
una combi diría john wayne desde el cielo.

el resto del viaje… chacalluta, santa rosa y sus pajeras tarjetas de migración con datos falsos… es
como jugar rol… profesión: hitman, gogo dancer, monk… un poco de desierto y una inca cola
helada… lo pasamos haciendo una lista de personajes de killer instinct, has jugado killer instinct … él
se pone a gritar co-oo-oo-mbo breaker y asusta al cobrador… al bajar nos ofrecen hierba y el taxista
dice si queremos ir a las cucardas… chileno = putañero… Tacna es la gran maraca y soporta
cualquier ficción…

the world was on fire…


REVISTA CINOSARGO 9

Sobre los concursos de cuentos locales


Antofagasta tiene dos o tres concursos de cuentos que reparten varios millones de pesos como
ninguna ciudad de Chile y no participar o no haber participado en estos para un escritor local sería
farrearse la oportunidad de ganar dinero y cierto prestigio, por la resonancia que tienen en los
medios de comunicación.

Esto, a propósito del desencanto que dejó en varios los resultados de los últimos concursos de
cuentos. Objetivamente el cuento que logró el segundo lugar en la UCN, “Triada” de Alejandro
Mamani, supera desde la primera leída al insólito primer lugar, escrito por un chico de 13 años,
oriundo de Iquique. Podría resultar hasta medio humillante para muchos escritores locales que un
niño logre una historia más profunda que un adulto. Lamentablemente no estamos ante un nuevo
Rimbaud, un fenómeno. Sin embargo las dudas sobre el origen de este chico y su cuento, dan para
hacer un cuento. Ya está el nombre: el escritor fantasma.

No se trata de ver dobles intenciones en el jurado. Sobre esto, sólo un jurado de ese concurso puede
denominarse jurado propiamente tal y es Sergio Gaytán, del resto nada. La impericia del 80% del
jurado despeja toda duda sobre la jerarquía final de este concurso.

En el concurso de cuentos de la pampa sucedió una situación similar y peor si se considera que
quienes leen los cuentos no son el jurado propiamente tal, sino que “medios pollos”, pues el jurado,
algunos ejecutivos de empresas, asume que tiene cosas más importante que hacer que leer 300 y
tantos aburridos cuentos. Al final y con los 10 cuentos en mano (y leídos) -seleccionado por estos
"medios pollos"-, los ejecutivos y en base a una decisión maniquea (malo o bueno) jerarquizan. En el
concurso de cuentos de la pampa, sólo H.R.L puede denominarse como jurado y por lo menos, él
tiene la última palabra. H.R.L. lee todos los cuentos al igual que Gaytán, -y eso me consta porque
estuve con ambos de jurado en la selección de cuentos del Bicentenario-.

En efecto, voces decepcionadas ya propusieron hacer un libro con los trabajos no seleccionados en
los cuentos pampinos. Por respeto al trabajo de los escritores locales, es necesaria más seriedad en
el jurado pues no puede ser que esté seleccionado gente que ni siquiera lee o si lo hace, lee libros
de autoayuda, instrucciones de cómo hacer un buen discurso o de como Og Mandino llegó hacer el
hombre más rico del mundo.
Publicado por Rodrigo Ramos Bañados
REVISTA CINOSARGO 10

V
I
S
I
T
E
C
I
N
O
S
A
R WWW.CINOSARGOMULTIMEDIA.BLIGOO.COM
G
O
M U LT I M E D I A
BIENVENIDOS A CINOSARGO MULTIMEDIA, ESTE ESPACIO ESTÁ DESTINADO A
COMPLEMENTAR, LA LABOR QUE REALIZAMOS CON LA REVISTA Y DE UNA FORMA
MÁS EXPEDITA, DAR CUENTA Y MUESTRA A NUESTRO PÚBLICO DE LOS DISTINTOS
ARCHIVOS EN MÚLTIPLES FORMATOS Y SITIOS DE ALOJAMIENTO COMO YOU TUBE,
GOEAR, SCRIBD, ISSUU Y FACEBOOK, ENTRE OTRAS CUENTAS QUE MANTENEMOS
COMO PROYECTO LITERARIO VINCULADO A LOS MEDIOS DIGITALES Y SU ENORME
P O S IB IL ID A D D E P R O Y E C C IÓ N .

CINOSARGO TIENE LA PALABRA... EL SONIDO Y LA IMAGEN...


REVISTA CINOSARGO 11

Sarduy afirma en sus ensayos, allá por el año setenta y dos, que la literatura es el arte del tatuaje y el
autor un tatuador… un poco antes, en el cincuenta y cinco, Haroldo de Campos también había
aludido a esa imagen o alegoría de la escritura señalando la piel marcada del texto como una
cartografía a descubrir, sin embargo, será Perlongher, quien a partir de su lectura de Osvaldo
Lamborghini, refiriéndose a textos como El Fiord o Niño Proletario, sin obviar la delirante poesía de su
camarada … agregue que el acto de crear por medio de la palabra más bien se trata de un tajo.

Curioso término o ritual que aparece de modo explícito en más de un poema de Podestá…

Lo violó porque no quiso ver con él


la noche final del Festival de Viña
Le quitó la cocaína que le vendió y de
paso lo tajeó

(…) Otro texto de Novela Negra comienza de este modo…

Seca y guarda el cuchillo


Deja que la pistola se enfríe
Abotona el cierre y se limpia el semen

…la explotación del acto de sangre y crimen dentro del poemario no es casual y tampoco un mero
referente… al contrario, constituye su unidad… es la médula de la escritura, el principio del acto de
escribir y en realidad muchas veces su móvil.

Siempre estamos ante una herida capaz de penetrar al hueso y destrozar la carne. Poner término a
una vida e iniciar otra… la del fugitivo. Una atmósfera propicia para esta sensibilidad al límite en que
despojos o rastros delatan una acción ineludible y vinculante, la que nos proporciona la violencia.
REVISTA CINOSARGO 12

… El autor añade:

El que sabemos guarda sus utensilios


No limpia huellas, no deja rápido el
lugar
No le interesa escapar
No tiene de qué escapar.

En ese espacio y bajo dicha mirada del proceso escritural (junto con la subsecuente tarea que queda al
lector), siento como crítico y además editor que se desenvuelve Novela Negra de Juan Podestá Barnao.

Cito del texto, otro poema…

Tuerce el cuchillo
Cambia un adjetivo
Saca algunos órganos
Corrige el último verso
Cercena el cuello
Vuelve a corregir
Se ensaña con el cuerpo
Borra lo escrito

Es entonces Novela Negra (Cinosargo 2010) una fuerza que compromete a su destinatario en el rol de
testigo, incluso por momentos lo hace cómplice y habitante del mundo estilizado, amarillista y
subterráneo que edifica… claro, no estamos en una realidad tan ajena al día a día… basta con leer la
prensa o darse vueltas por algunas partes de cada ciudad y notar los detalles, los guiños a un mundo
que pretendemos escamotear por nuestra comodidad y estabilidad mental… de todas maneras, la
mayoría optará por pensar al oír o leer el nombre del libro, Novela Negra: en Film Noir, Pulp, Novela
Policial… con rapidez se nos viene a la memoria, un gran número de referentes del subgénero bastante
disímiles e irregulares en cuanto a calidad y valor creativo… lamentablemente es un casillero en el cual
podemos encontrar en lo más alto a Dashiell Hammett, Raymond Chandler, Boris Vian, en nuestra
lengua Onetti… son muchos, Faulkner mismo tuvo su affaire con esta estética. En el cine y el comic
para que hablar… hay una gran cantidad de maestros, la serie Sin City de Frank Miller es uno de los
grandes aciertos del noveno arte, que no me gustaría pasar por alto… aún así no hay escapatoria frente
a la instrumentalización del medio… en la otra esquina está Ampuero con su Cayetano Brule y al lado
una gran sarta de novelitas de aeropuerto con estereotipados detectives y una plaga de tópicos y
clichés…
REVISTA CINOSARGO 13

Bueno, ese no es el caso de este libro, Podestá a diferencia de los narradores al uso, hace sin
ser condescendiente o unilateral una actualización de la novela negra desde la poesía. La vuelta
de tuerca está en la imbricación escritura/asesinato y lectura/reconstrucción del crimen…
Desde luego toma todos los códigos usuales, las imágenes, la construcción de ambientes, las
referencias inmediatas dirigidas a la expectativa del lector, algunas de tipo universal, otras son
alusiones más concretas y locales… las putas colombianas, Hans Poso (el occiso) el Tila (un
asesino en serie), los ratis (detectives)… pero re-semantiza cada uno de sus pasos y
elecciones… y en esa medida genera un diseño con una lectura profunda, metaconsciente del
quehacer del escritor y el asesino, por eso queda preguntarnos… qué diferencia hay entre ese
que escribe a puñaladas la historia que leeremos mañana en la prensa o veremos relatada en la
noticias, ante aquel que juega trepanando los cráneos o destruyendo a golpes las relaciones
ocultas de una mujer ficticia y su amante también hecho de palabras a manos de un esposo
celoso que no pasa más allá de ser el delirio del autor…

Podestá genera vasos comunicantes entre dos mundos que podrían en apariencia parecer
desvinculados totalmente o sólo inscritos uno en el otro, en la relación creador/mundo posible, sin
embargo, es todo lo contrario, como en el periodismo gonzo… acá los creadores pasan a ser
parte de la noticia… el tema en cuestión, la víctima o victimario…

En algunos casos aparecen de modo explícito como Bombal, De Rokha o Norman Mailer…

Asimismo como Norman Mailer acuchilló


a su esposa
Asimismo entierran algunos el lápiz en
el roneo

Otras veces observamos de forma genérica como un escritor autoconsciente delata la frontera
frágil entre escritura y asesinato… Podestá nos señala:

A veces los libros, sólo deben usarse


para trancar puertas
Afuera, el hombre de chaqueta de cuero
me espera
con las manos en los bolsillos.

De este modo el pronturario policial, el identikit, el epitafio y la nota amarillista de crónica roja son
también fragmentos, textos que sirven para reconstruir el tránsito de nuestra historia, la pequeña
historia y el modo global en que opera el ser humano. En este sentido es notable el poema los
sospechosos de siempre o poeta menor se queja, en que escritores de pacotilla y su gremio, un
mundillo que nada tiene que envidiar al crimen organizado o a cualquier grupete de sicarios, se
delatan poniéndose un dedo al costado de la nariz y como cofradía conspiran para dar su gran
golpe… cito…
REVISTA CINOSARGO 14

En lugares ruidosos estos tipos se


juntan a planificar sus violaciones
Basta ir a esos locales y mirarlos
cómo impunemente señalan rutas,
modifican recorridos, corrigen mapas,
dibujan el cuerpo de la víctima
y el sitio preciso donde entrará la
letra.

El mecanismo en despliegue y la forma en que los pequeños elementos van tomando


connotaciones inesperadas hacen de Novela Negra un libro original, inteligente… directo en su
idea y en lo absoluto sencillo o majadero… sobre todo… una obra única.
Para cerrar sólo puedo añadir como el texto de Podestá Barnao, a través de todas las formas
que utiliza para establecer esa relación literatura/asesinato… me hace pensar en dos textos
previos de otros autores… que tras la lectura de Novela Negra, adquieren mayor sentido y
perspectiva…
Por un lado el poema “Lo que ellos quieren” de Bukoski, pieza en que el norteamericano da
cuenta de los malditos de siempre anidados en la literatura, sorprendiéndonos con su genialidad
Burroughs, Rimbaud, Vallejo, Pound, Celine… Chinaski dice…

Berryman saltando de un puente;


Burroughs baleando a su esposa;
Mailer acuchillando a la suya;
eso es lo que ellos quieren,
un maldito espectáculo,
una marquesina iluminada
en medio del infierno.
Eso es lo que ellos quieren,

El libro de Podestá me confirma esa marquesina de diablo y lo que dice Bataille… toda
"comunicación" participa del suicidio y del crimen.
REVISTA CINOSARGO 15

NECROSPECTIVA DE ESPINOZA BARDI: UNA INVITACION AL ABISMO INTERNO

Escrito por: Eduardo Farias Alderete.


Más información en: http://gatopistola.blogspot.com/

La ciencia ficción emparentada con el terror en la literatura corre el gran riesgo ( siempre he
creído que es alta su apuesta) de empantanarse en recursos baratos y naufragar en lectores
con una imaginación deficiente. No es necesaria una imaginería delirante o sugestiva para
abrir el apetito del lector asiduo a este género. Podríamos comentar a autores de obras
clásicas de Lord Dunsany, Edgar Allan Poe, Philip K. Dick, H.P. Lovecraft (excesivamente
prosaico pero eficaz) y Stephen King.

Pero mucho se ha hablado de sus estilos y obras y el terror en la literatura continua impasible
capturando nuevos adeptos.Necrospectiva VOL 1. De Pablo Espinoza Bardi Texto visto en
forma global –ya que es una serie de cuentos- intencionalmente esquizofrénico e
intuitivamente delirante.

Se requiere ese campo abierto, fértil de la imaginación vigorosa para que este libro alcance en
el lector la real dimensión de su apuesta. Es un juego a veces onírico surreal o a veces
cruelmente tangible, en lo posible: una variedad extensas de interpolaciones violentas y
alucinantes.
REVISTA CINOSARGO 16

Aquí el terror se reviste de atmosférico, a ratos recordando los escenarios de una multitud de
películas de animación japonesas otras abiertamente apelando a algún recuerdo de nuestro
acervo vital ese aliento necesario para que el terror , el más básico y poderoso de nuestros
sentimientos se desencadene en cuadros revisitados por nuestra experiencia vital … claro,
alimentada por todo lo visto en el transcurso de nuestra existencia. Incluso nuestra farmacopea
personal.Se nutre a la vez de referencias que nos hacen sentir parte de esta dinámica. Pintores
como Dalí, archiconocido, Beksinski polaco con su ambiente surrealista y de pesadilla y Bacon…
Uno de los mejores pintores de la postguerra, inglés, sugiero al lector busque y examine sus
cuadros creo que nadie queda impávido ante su obra, entre directores de cine como Lynch y
Buñuel, nos invita en el mejor de los casos , Espinoza Bardi , nos empuja a ese esfera
cosmogónica que es su propia representación del mundo con ojos descarnados y
deliberadamente sádicos hasta llegar en el paroxismo hasta la disolución corpórea del narrador,
del personaje y quizás el norte preciado: la disolución del propio lector. Para corroborar hay que
leer. El lenguaje es sencillo a ratos post moderno y a veces vanguardista, nutre el onirismo
forzado a una amenazante e instintivo reverso de la realidad, que a fin de cuentas tampoco es
“amable” o en el mejor de los casos : “aceptable”.Lo sanguinario viene a concretarse en un lúdico
abanico de viñetas, una serie de imágenes concretas, un juego de sugerencias, la apuesta se
logra, creando a ratos escenas entrecortadas para un paisaje notable nacido de la dicotomía
cielo/infierno.

Necrospectiva, neologismo cimentado en la cruza bastarda de Necro , muerte y su perspectiva


nos deja ávidos de más , más cuadros, más viñetas , más sueños contaminados de una
atmosfera sofocante y a veces demasiado real. Una Taxonomía de pesadillas y torturas en que lo
único que nos salva del abismo , es el atisbo permanente a lo que resta de nuestra cordura.
NOTABLE
REVISTA CINOSARGO 17

Yo también lo leí: CAMANCHACA (QUE NO DEJA VER LAS ESTRELLAS)

¿Qué es la camanchaca? Alguien me dijo un día ¿por qué camanchaca? ¡Si es neblina como
cualquier otra neblina!...Bueno, quien ha atravesado el desierto con camanchaca sabe muy bien que
es algo más que la neblina.

Hay un cuento de Eduardo Barrios que se llama Camanchaca. Magistral, por cierto, y que tiene lugar
precisamente esta extensa pampa relatando un viaje a caballo entre una y otra oficina salitrera.
Otro cuento, de principios del siglo pasado, escrito por un estadounidense, y que se llama Fog,
también se refiere a la pampa salitrera y por las sorpresas que proporciona al protagonista esta fog,
creo que no habría manera mejor de traducir este término al castellano sino como camanchaca.
Pero, he aquí que este año me presentan a un novel escritor iquiqueño, Diego Zúñiga, que ha escrito
una novela llamada Camanchaca.

El nombre me atrae de tal manera que sin dudar leería cualquier cosa que tenga ese título.

Con agrado y algo de sorpresa descubro que es esta una novela que soporta y amerita varias
lecturas; en el sentido wildeano: “Un libro que no merece ser leído más de una vez, no vale la pena
leerlo en absoluto”

Descubro, antes que nada, un Iquique que no es necesariamente el mío; el que me obligó a
quedarme aquí y el que me ata. Sin embargo, sí es la ciudad de mis hijos y naturalmente, el lugar
donde comienzo a envejecer. Solo que en esta novela hay detalles en los que no había reparado ya
que está el barrio El Morro mirado no desde Covadonga o Pedro Lagos , sino desde más allá, desde
los edificios de la Remodelación, y también desde las aves, el mar, el béisbol….

Referencias culturales interesantes que todo iquiqueño comprende pero que un afuerino tarda en
captar, como decir que una mujer “se para en Thomson” para insultarla tratándola de prostituta sin
mencionar la palabra interdicta. Otras interesantes referencias son: la de los automóviles llegados
por Zofri, la aparición del riesgo en la vida de los jóvenes en la figura de “los pungas”, la señalética
de tsunami y que, aunque no la miremos, sabemos, que ha estado por años entre nosotros avisando
una amenaza latente.

Esta ciudad, objeto de estudios sociológicos y presente en abundante literatura, sin duda se refleja
en estas páginas a ojo avizor juvenil, de manera nueva, diferente , que devela características muy
especiales, como la actitud de estos Testigos de Jehová que le rezan a la Virgen María…
Iquiqueñeces, tal vez. ..
REVISTA CINOSARGO 18

¿Qué oculta, qué vela esta camanchaca? ¿Será una neblina poblada de silencios? Terribles los
silencios en esta novela. La fuerza de “lo no dicho”. Terribles las barreras que ocultan los secretos y
dolores de almas.

Cobra vida también el silencio en el rechazo del joven protagonista por conocer el pasado de su país.
El padre trata de contarle la historia de la oficina Chacabuco, que sirviera de campo de concentración
durante la dictadura. El hijo se pone los audífonos y se rehúsa a escuchar. Para él “las casas se
confunden con el desierto”. Sordera personal ¿o etárea? ¿o generacional? ante la historia de las
generaciones anteriores. ¿Será quizá producto de una saturación por escuchar reiteradamente el
tema de la memoria en la generación anterior? ¿Será que aun está vivo el miedo de manera soterrada
pero presente y efectivo? ¿Será que los arquitectos del olvido colectivo tuvieron éxito en su tarea?.

Sin embargo, el protagonista hace un claro y gran esfuerzo por derribar la barrera de silencio de la
madre. Ella es la poseedora de la verdad. “La que conoce”, en un sentido foucaultiano, pero también
es una niña que necesita ser contenida y consolada. Es una mujer centrada en sí misma y en sus
culpas, sus rencores y remordimientos, todos velados, ocultos tras la camanchaca. Las “entrevistas”
realizadas por el hijo, y que semejan interrogatorios policiales, parecen redimir a esta mujer-niña, pero
no la limpian, no la hacen crecer ni le devuelven la maternidad. Llama la atención lo incómoda que es
la cercanía física entre hijo y madre, tan ambivalente y riesgosa; difícil de digerir. Porque, a pesar de
todo, hay comunicación, aun cuando lograda a través de “entrevistas” y conversaciones a oscuras.

La relación con el padre sin embargo conlleva una cercanía corporal cómoda, clara, sin recovecos. El
joven se acuesta al lado de su padre a mirar televisión y se duerme, por ejemplo. No obstante, esta es
una cercanía con audífonos (tras la camanchaca). Le creo a Walter Fisher cuando dice que nos
comunicamos en nuestras narraciones. Y que somos animales contadores de historias. Y que no
necesariamente adherimos a la verdad o a lo factual sino a lo que nos hace sentido. Lo veo en esta
interesante novela y también en nuestra vida real. En la fragmentación que ha vivido nuestro país y
que subsistirá aun por muchos años, cuesta mucho que quienes estamos en el mundo de las letras
como escritores o como lectores nos leamos intergeneracionalmente. Al viejo le molesta la escritura
con sabor a Bolaño. Al joven le asquea la escritura con sabor añejo. Y así como no logramos
encontrarnos en la escena social de nuestro país, tampoco nos encontramos en la literatura.
Lamentable. Que quienes debiéramos tender los puentes en la palabra, permanezcamos
atrincherados criticando y desmereciendo.

¿Será que los jóvenes se cubren los oídos con audífonos para no escuchar nuestros discursos, no
solo por repetidos, sino también por inconsecuentes? ¿Será que los viejos debemos comenzar a leer
a los jóvenes y a admitir que también en ellos podemos encontrar calidad y congruencia,
interrogantes y desafíos?

Este joven autor no solo me ha impresionado y satisfecho con la calidad de su trabajo, digno
naturalmente de ser criticado por los especialistas en teoría literaria, lo que yo no soy, sino que
además me ha conmovido ( en el sentido de “mover fuertemente o con eficacia” RAE), y es por esto
que me deja con varias interrogantes que desearía compartir con quienes coincidimos no solo en la
cantidad de años sino también en la responsabilidad de nuestra condición de testigos de las
quebraduras de nuestra sociedad chilena o latinoamericana y, cómo no, también en la inminencia de
nuestra pronta partida. Por lo tanto, señor Diego Zúñiga: Adelante: The floor is yours…
VISITE LA SANTÍSIMA TRINIDA
AD DE LAS CUATRO ESQUINAS
REVISTA CINOSARGO 21

SOLILOQUIOS DEL PENSAMIENTO

El libro “Soliloquios del Pensamiento”, es un poemario singular, cuya autora es la Señora Irene Toro
Rojas, nacida en el puerto de los Vilos, donde el imperio del mar y la floresta, templa el carácter y
transmiten fuerza, pasión y energía.

La autora en la búsqueda de satisfacer sus inquietudes artísticas y culturales, provenientes desde su


época de estudiante, prosiguió estudios Superiores en la Escuela de Bellas Artes de Viña del Mar y
Valparaíso, especializándose en pintura y escultura.

Actualmente vive en Copiapó, pertenece al Círculo de Amigos de la Biblioteca Pública José Joaquín
Vallejo y con el anhelo de actualizarse, participa en el taller Literario Eduardo Witt y asiste al taller
del poeta, Tussel Caballero Iglesias.

El título del libro,”Soliloquio del pensamiento”, induce a pensar que la Sra. Irene Toro Rojas, empleó
un recurso literario muy usado en la técnica narrativa o dramática; “el soliloquio” que representa el
contenido y la psicología de un personaje, pero siempre dirigido a un lector o auditórium. El
“Soliloquio”, es un monólogo tradicional que supone siempre una hipotética audiencia, por lo tanto
debe ser más lógico y razonado. La realidad lo ha puesto al servicio de la poesía, aunque existen
variadas opiniones y conceptos al respecto.

Es importante no confundir el “Soliloquio” con el “Monólogo interior o Corriente de la Conciencia”,


recurso propio de la literatura del siglo XX.

Continuando con el análisis del título: La palabra “pensamiento” entre sus acepciones dice de:”una
idea pensada, o sentencia notable de un escrito”. Por lo tanto su autora, ya nos invita a pensar en
que, sus poemas han sido escritos con un razonamiento lógico. Al expresar esa reflexión o
conversación intima con ella misma, acusa un amplio conocimiento del lenguaje literario, donde las
imágenes, metáforas y otros recursos, no dejan duda de que, la poesía refleja una intima belleza,
entroncada a las claves que mueven su universo.

El prólogo fue escrito por el poeta Danilo Octavio Bruna y el cuerpo del poema lo constituyen 27
poemas, escritos en versos octosílabos y endecasílabos, la combinación en su estructura queda bien
lograda.

La página que antecede al primer poema, sorprende y deja a la imaginación diversas interpretaciones.
REVISTA CINOSARGO 22

En el poema que da título al libro:”Soliloquios del pensamiento”, dice: ”Mira esos asombrados ojos /
como si se estamparan en un milagro / sacando los despojos…/ que emerja un camino, unido al
milagro / dejar fuera este mundo, que se pintó de rojo.

Ir / Dios mío, donde encuentre un sol original / calentar estos huesos entumecidos / Jesús no habrá
nacido. No exista el grial / nada de carne azotada, ni clavos enmohecidos / y un Jesús pagando los
pecados.

En estas dos primeras estrofas del poema se aprecia su descontento, el como la violencia marca este
presente y su deseo de escapar a otro mundo, donde aun no haya nacido Jesús, para que no sea
flagelado por los pecados ajenos. En la tercera estrofa acude a sus seres queridos que partieron
“llevándose el vacío y sus parábolas inmemoriales.” La última estrofa habla de la muerte y la
resurrección, desea que se produzca en un campo de trigales, sería su máxima alegría.

A través del texto poético, el sueño y la realidad juegan un rol importante, donde luz, sombra,
incertidumbre y muerte se vislumbran en el espejo del inconsciente; creando entre lo objetivo y
subjetivo, fuegos de artificio para inundar el fondo del pozo.

Poema “Cultivo de Luceros”

“El paso de las sombras me recuerdan / lo que quedó atascado en el camino/pero habrá un mañana
donde se encuentren / esos días sin ese dolor cansino / como jirones del pasado que afloran / ¿Por
qué será que nada permanece? / Hasta el destino se ahoga en sombras pero / los recuerdos
atravesaron ese oasis de penumbra”

El hilo fundamental del poema gira en torno a los sufrimientos que se quedaron en las sombras y su
esperanza es que un día dejen de aparecer en la memoria. Tiene la convicción que hasta el destino
es doloroso para algunos seres, y que los recuerdos nunca desaparecen y “atraviesan ese oasis de
penumbra”.

La última estrofa es una despedida, una escapada al más allá donde dejará las sombras que fueron
su cárcel.”En los versos: Cuando un adiós trepe por andamios /miraré un cultivo de luceros” “que
florecerán con un halo sin apremios sin apremios/ahuyentarán las sombras que fueron carceleros/
El mañana los verá, diciendo adiós/ huirán raudas a los aleros/Entonces se cumplirán sueños que
sostienen el universo/y silenciosamente entrarán en reposo.

La connotación que da a la palabra sombras es trascendental, como la falta de luz en el alma, el


sufrimiento permanente, contrario a la alegría o felicidad. Solamente diciendo adiós a los apremios,
disgustos, tristezas, alcanzará la paz suprema, en ese momento se cumplirán los sueños y llegará el
descanso.

Poema “Petición a una Mariposa.

“Apareces luminosa, virginal, sin mancha/¿en qué flor vives o te escondes? /capeando la lluvia, la
escarcha/
REVISTA CINOSARGO 23

Cuando Saturno sopla viento/sobre un carnaval donde enciende el goce y /después decae como llanto.
Sería el sino de una mariposa/ su conversión es dejar de ser oruga/ es emular el infinito, convertida en
rosa.

Cuando alces el vuelo/en tu mente llevara el bagaje de la tierra /la belleza, el canto del mirlo.

Si sientes que éstas agonizante/ cansada de tus vuelos/ asimilada a una flor perfumada y distante/

En el infinito cabe perfume, flor y vuelos/y oirás sonidos de campanas/ librada ya, de antojos y
desvelos.

La Sra. Irene, Personifica la mariposa, exalta su belleza, la interroga, propone en sus


transformaciones que el destino la convierta en rosa, consciente de que la existencia se va en un
pestañeo, hace una petición diciendo: “Cuando alces el vuelo, en tu mente llévate el bagaje de la tierra
y el canto del mirlo”. Las últimas estrofas revelan el agotamiento, el cansancio producido por la vida
efímera y su tránsito por la tierra, la liberación se provoca por la muerte. Esa muerte física liberadora
de dolor y sufrimiento.

La autora deja rasgos en su poesía de inconformismo, de un dolor permanente que carcome el


alma, no sólo por situaciones que han marcado su vida, sino por ese dolor del ser humano que sufre
por los otros, por el prójimo.

Al leer los poemas se produce la sensación de que ella esta viviendo una película de lo que fue su
transitar por los caminos del tiempo y que en algún instante se cumplirán sus sueños.
Sensaciones de ternura, emociones contenidas, recuerdos asociados a las sombras, la
inmaterialidad de las cosas y el tiempo. Subyace la felicidad intima de encontrarse con sus seres
queridos, de ir hacia la luz, cuando las sombras se alejen de su vida.

Los poemas acusan un conocimiento amplio del lenguaje poético, la percepción aguda de la realidad
que la llevan a volcar en su conversación con su alter ego. Una autorreflexión donde integra
pensamientos, sensaciones y sentimientos íntimos, cercanos al inconciente, impone una innovación
en su poesía, no tiene nada de hermético, sino que en ella encontramos rasgos de surrealismo, los
poemas dan cuenta de olores, de paisajes, imágenes y texturas, miedos y virtudes. Ella seguirá
urdiendo la trama que da vida a sus poemas y los llenará de aliento para hacerlos florecer en el
campo de las letras de Atacama.

NÉLIDA BAROS FRITIS


COPIAPO
14/12/2010
REVISTA CINOSARGO 24

THE GAME

El primer rayo de sol de la mañana, consiguió infiltrarse en la oscura habitación con terrible esfuerzo.
Dentro, la oscuridad era reinante y casi no se podía ver nada ni siendo animal, como el siempre
bandido gato Roland de una negrura tétrica, que todas las mañanas tocaba con una de sus zarpas la
puerta de la terraza para entrar en casa de su dueño.

Esa mañana volvía a hacer lo mismo, toda una noche de juerga en busca de las gatas del vecindario,
a la salida del sol regresaba a su casa como un rompecorazones discotequero. Desde lo alto del muro
salto al césped mojado, regado por una cortina de agua, empapándose y dejando sus diminutas
huellas en las baldosas de cerámica. El sonido de los aspersores ya no le daba miedo como antes,
ahora lo único que hacia era mirarlos con sorna, preguntándose, como aquella cosa que escupía agua
le pudo haber dado miedo alguna vez.

Toco con una de sus zarpas el cristal dejando una diminuta huella, en vista de que no obtenía
respuesta maulló llamando a su dueño... No había contestación. No podía haber nadie, todas las
mañanas cuando Roland llegaba se encontraba el cristal de la puerta semiabierto y al entrar su dueño
ya estaba despierto y con la comida preparada para cuando llegaba. Maulló de nuevo y esta vez lo
acompañó con otro toque al cristal dejando esta vez huellas mas marcadas. Tampoco había
contestación. El negruzco gato se sentó frente a la ventana esperando que se abriera la puerta para el
poder pasar pero no ocurría nada. De nuevo lo intento pero esta vez buscó una pequeña rendija entre
la puerta para que el aire de la mañana entrara en la habitación, lo sabia pues había escuchado a su
amo decir que el sonido de la vida nocturna era una buena música para despertar a las musas. Ahí la
encontró, se deslizo por ella como una serpiente arqueando el cuerpo y entrando en casa. Ya dentro,
maulló una vez saludando así a su dueño y preguntando que es lo que pasaba.

Toda la oscuridad se había apropiado de la habitación tanto que a Roland le costaba ver por donde
iba, se acerco a la mesa y apenas pudo ver una figura sentada frente a ella. Se coloco cerca de ella y
se sentó alzando las manos y maullando en busca de atención y de su comida matutina. No había
respuesta.

El sol se iba alzando cada vez mas fuerte y poderoso dando mayor calor y derrotando con su luz a la
oscuridad que había reinado mientras el no estaba. Por el resquicio de la puerta entró un cada vez
mas potente rayo de luz en la habitación, avanzó desde el cristal por toda la habitación, andando por
la moqueta, subiendo a una pequeña mesa, donde había volúmenes de novelas de ciencia ficción y
terror, bajando de nuevo al suelo y elevándose en mitad de la habitación como si se topara con algo
invisible, inerte.
REVISTA CINOSARGO 25

Un aullido, un grito de alguna criatura ancestral inundo la habitación, Roland bufó al comprobar como
el rayo de luz suspendido en el aire, destruyo o disipo la oscuridad inerte, fija en la habitación. Ahora
se podía ver algo mejor, el gato podía ver como aquella figura que estaba frente a la mesa era la de su
dueño. Maulló sin obtener respuesta así que hizo algo que tenia prohibido, salto encima y se colocó a
la altura de su amo. Este estaba con la cabeza encima del teclado del ordenador con los brazos
colgando, tocando casi con los nudillos la suave moqueta. Roland, se acercó lentamente, calculando
los movimientos, como cuando iba de caza en busca de ratones...

¡¡ZAS!! La pantalla del ordenador se encendió cuando un cada vez caliente rayo de sol la tocó. Esto
hizo que Roland bufara a la pantalla y calculara el nivel de amenaza. El gato miraba a la pantalla de
tal forma que parecía que podía leer lo que ponía.

Entre líneas de escritura ininteligible, frases y palabras se adivinaban y parecían tener algún sentido:
Camino, luz, oscuridad, hombre gris, muerte, me siento bien, hotel, overlook... De entre todas, una
frase se repetía: “Desatad el infierno”

El gato vio que no representaba ninguna amenaza que solo era un simple aparato que no tenia nada
de relevancia para él. Roland miró a su dueño y maulló en busca de alguna respuesta ante tal
negativa se acercó y le lamio la cara, pero tampoco obtuvo respuesta, miro a la pantalla en busca de
alguna información, tampoco esta le dio nada excepto las palabras que antes parecía haber leído que
repentinamente cambiaron saltando el salvapantallas del ordenador, algo que a su dueño le parecía
muy gracioso, un pequeño roedor corriendo en una rueda de una jaula. Roland miró a la pantalla (ahí
estaba otra vez) y se acercó lentamente, tenia hambre y sabia que esa podía ser su comida en vista
de que no tenia el cuenco de todas las mañanas. Sus movimientos eran terriblemente calculados de
tal forma por miles de años de evolución, para que la caza fuera lo mas rápida y precisa posible. Se
abalanzó sobre la pantalla dejando sobre ella las huellas de sus zarpas, pero esta vez no eran de
barro si no de un rojo que se tornaba mas transparente a medida que el exceso de líquido bajaba por
la pantalla, las huellas iban desdibujando su forma. El hambre y la juerga nocturna dejaban a Roland
con una resaca que hacia que no se percatara de algunas cosas, al ver que el ratón era un burdo
montaje, siempre caía en el, lamio la pantalla intentado quitar las pruebas de su delito. Lo consiguió a
medias pues enseguida el líquido se solidificaba. Miraba a su alrededor y vio que por toda la
habitación había pisadas suyas no solo de aquel liquido rojo si no del barro que había entrado, miró a
su dueño que todavía dormía y luego a las huellas…

Un sonido de escritura, como cuando se escribe rápido con un lapicero sobre un folio, produciendo
esa musiquita de ritmo constante, hizo que Roland mirara sobre la mesa. Había un viejo libro abierto
con las hojas amarillas, mágicamente se iba escribiendo solo, Roland no comprendía lo que era, por
ello miraba detenidamente, se acercaba despacio evaluando la amenaza.

“Siempre fuiste un espejo terrible”


“Siempre fuiste un espejo terrible”
“Siempre fuiste un espejo terrible”
Se repetía una y otra y otra vez…
“Tu alma que creías pura y limpia es corruptible y diabólica”
“Tu alma que creías pura y limpia es corruptible y diabólica”
“Tu alma que creías pura y limpia es corruptible y diabólica”
REVISTA CINOSARGO 26

No comprendía lo que ponía en aquel libro ni siquiera sabía lo que era un libro. Pero si notaba que de
aquello, salía puro mal. Bufó sacando los dientes y arqueaba el cuerpo como siempre hacia ante la
proximidad de un enfrentamiento. Lo único que comprendía que aquello era malo, muy malo.
Las páginas del libro se empezaron a mover rápidamente, pasaban de unas a otra como si una mano
invisible las colocara, las frases cambiaban, se borraban, se escribía encima de ellas, todo se tornaba
caótico y desordenado.

Roland se olvidó del libro, saltó de la mesa en un enorme brinco al sentir como el cuerpo inerte de su
dueño recobraba el aparente conocimiento. El pequeño charco de sangre, casi ya coagulado, encima
del escritorio, burbujeó. Un quejido mortuorio salió de la garganta, y los párpados se abrieron con
expresión muerta, el tono verdoso de los ojos ya no existía, ahora era sustituido por una negro
profundo, un color tan extremo que hipnotizaba, ponías la mirada fija en él y podías perderte es su
aparente inmensidad. Como le pasó a John Castle, los rumores ahora eran ciertos, la gente hablaba
entre sí sobre que un libro podía volverte loco.

En aquellos ojos negros, Roland vio el infierno un infierno que venía a por él.
John se levantó mientras el gato agachaba las orejas y le bufaba. Cada vez que su dueño parpadeaba
en sus negros ojos bailaba un candente fuego, las llamas casi las podías oír crepitar.

-¿Qué es lo que pasa?-dijo John-¿Tengo algo en la cara?-se tocó un poco la comisura de los labios
limpiando apenas el hilillo de sangre seca.-¡Ya está!-sentenció. Al mirar hacía la ventana John, Roland
vio aquello que le incomodaba, era un gato pero sabía cuando las cosas iban mal, cuando no estaban
correctas. La parte izquierda del cerebro de su amo salía por el cráneo fragmentado como un corazón
palpitante.

Antes que se diera cuenta, su amo se abalanzó sobre el gato le dio un mordisco en el cuello
desgarrándoselo. La sangre brotó de la herida como si un surtidor de gasolina se tratara. John se trago
el trozo mordido y sonrió maliciosamente, tétrica y diabólicamente.

El salto del gato le produjo un respingo asustándole en la ya casi muerta noche.


Roland se despertó y miró a su alrededor de la misma forma que un humano cuando sale de la tierra
de los sueños en lucha contra una pesadilla.

-¡Roland! ¿Qué es lo que te pasa?-John se acercó al lugar donde el gato estaba tumbado todavía
asustado por los hechos. Al acercar la mano su amo, Roland le arañó instintivamente el brazo y le
sacó los dientes erizando el pelo. Pero en seguida se dio cuenta de su error y maulló en busca de
perdón. Lamió la herida de su amo y esta vez se dejó coger. John se lo llevó al escritorio frente a la
pantalla donde su imagen fue sustituida por el ratón que corría en su rueda. Roland miró a la pantalla,
no iba a caer mas en esos trucos, miro a su amo con la mirada diciendo: “Ya no me cogerás más en
otra de este tipo”. Pero se puso en guardia al comprobar como encima de la mesa estaba aquel
terrible libro, pero esta vez parecía un simple y llano volumen cerrado.

-Venga, Roland tranquilízate, no sé que es lo que te esta pasando-dejó al gato en la silla mientras él
iba a por un poquito de leche.-¡Ojala pudieras hablar y contarme la pesadilla que has tenido para
poder inspirarme!-aulló desde la otra habitación.
REVISTA CINOSARGO 27

Un ruido de cristales rotos hizo que se acercara veloz a la sala, al llegar vio el jarrón tirado hecho
trozos y su agua de tono rojizo, similar a la sangre se esparció por la moqueta, manchándola y dejando
una mancha semejante a una cara, una cara con cuernos. El libro estaba en el suelo con un enorme
arañazo de zarpas en sus cubiertas. Castle dejó el vaso de leche casi en el borde de la mesa un leve
movimiento podía tirarlo al suelo.

-Por dios, Roland. ¿Qué has hecho?-el gato estaba subido en la mesa mirando continuamente a su
amo y al libro, sin perder detalle. John cogió el volumen y cuando lo iba a volver a dejar encima de la
mesa vio, ya algo distinto en su gato. Sus ojos eran negros, de un azabache que podía encarcelar
hasta incluso a la luz misma, eran como dos pequeños agujeros negros. Pero lo extraño que veía John
era su inmensidad y que cada vez que el gato parpadeaba llamas de fuego perpetuo danzaban en su
interior, su movimiento aparentemente caótico, producía un hipnotismo.

-¡¿Roland?! ¿Qué es lo que te está pasando?

Sin poder decir nada mas el gato se abalanza contra su dueño y le clava las uñas en la cara,
desgarrándole los ojos, le muerde en el cuello salpicando la habitación de sangre. El vaso de leche se
precipita contra el suelo en una imagen lenta, despacio, al igual que si tuviera todo el tiempo del mundo
en llegar al suelo. A su llegada se fragmenta en miles de trozos y su contenido se derrama en un
blanco charco de pureza.

Así queda todo, el cuerpo sin vida, supurando sangre en la habitación, mientras forma un charco que
se mezcla en un tono rosado con la leche derramada, los cristales del vaso brillan ante los pequeños
rayos del sol que empieza a asomar por el horizonte.

Roland con la boca llena de sangre sale por la puerta de cristal con aquellos ojos negros invadiéndole
cada vez más… Antes de salir mira a la escena que hay en su interior y con indiferencia se va.

La quietud de la noche va desapareciendo ante el amanecer, el libro, aquel libro que Roland había
soñado estaba tirado en el suelo cerca del cuerpo sin vida de John. De repente tomó vida y como
ocurrió en el sueño del gato, las páginas se movían solas y las frases aparecían y desaparecían… Al
final, se paró en las últimas páginas y la mano invisible empezó a escribir…

“Es difícil ser humilde cuando se es el mejor”-dijo el diablo.

“Sí pero recuerda-le respondió un ángel-Las flores más bellas son en ocasiones las más peligrosas-y el
ángel se transformó en la figura de una escultural mujer pelirroja.
“Los dos seres se rieron al unísono” Y dieron por terminado el juego. Un juego de venganza contra
aquellos que tienen el favor de los dioses.

BLOG: DESDE EL ABISMO DE MI MENTE


PIELES DE METAL
FACEBOOK: William Ernest Fleming
William E. Fleming A Fucking Writer
www.cinosargo.com