Está en la página 1de 18

CONCEPTOS DE PODER POLITICO

El conocimiento del poder político, sus ideologías, su ejercicio y obediencia, su ámbito territorial y la
proyección de su futuro, son elementos de juicio y los criterios para explicar al hombre y a la sociedad
desde el punto de vista político, tanto en lo general, como en situaciones histórico geográficas
concretas.

Según el enfoque metodológico o teoría del conocimiento, habrá diferentes definiciones o conceptos
de poder, las más importantes son.

Escuela idealista
Para el idealismo, el poder político es consecuencia de la idea que todo por cuanto existe necesita un
orden y este requiere una causa o fuente que es el poder, y que existe desde siempre la necesidad
de orden, de justicia y de armonía en todas las cosas, es decir el poder es una idea al servicio de la
fuerza.
En cuanto al hombre y la sociedad también siempre han existido, por lo tanto el poder político es la
concreción de esta necesidad que hace que entre los hombres exista un líder, una autoridad, un
gobierno para que haga posible el orden, la justicia, la armonía y el bienestar.
Se presenta el poder político como la idea eterna de justicia y de orden que se concreta con el
mando, en la autoridad, el gobierno. Antes de que existiera el estado o el gobierno, ya existiría la idea
que obliga a los hombres a organizarse para andar y obedecer.
Los representantes del idealismo son: el filósofo griego Platón, (427–347 a.C.), el filósofo, jurista
alemán Gottfried Wilhelm von Leibniz (1646-1716), el filósofo alemán Emmanuel Kant (1724-1804), el
filósofo alemán George Wilhelm Friedrich Hegel (1770-1831), dicen que lo que existe son solo ideas

Escuela positivista
Para el positivismo, el poder político es un fenómeno anterior a la idea, es decir primero es el hecho
político, luego la idea de lo político. El poder es una fuerza para la realización de una idea, lo contrario
del idealismo, donde el poder es una idea al servicio de la fuerza. De este modo el poder político es el
elemento formador y el factor permanente de cohesión de la sociedad política, como quiera que ésta
es una asociación obligatoria para sus miembros, quienes lo son no por adhesión sino por situación.
Es decir se hace una comunidad, un estado, no se escoge voluntariamente, al menos general y
ordinariamente, a que estado o que sociedad política pertenece.
Para el positivismo, el poder político es una fuerza que se ejerce sobre todos los grupos que actúan
en un momento histórico y en un contexto social determinados y que en su conjunto caracterizan la
vida política de toda sociedad en toda época.
Los representantes del positivismo son: el filósofo Francis Bacon (1561–1626), y Auguste Comte
(1798-1857). A Comte se le considera el creador del positivismo y de la sociología.

Escuela materialista dialéctica


El materialismo dialectico tiene un enfoque similar al enfoque positivista, el poder político es el poder
de un hombre sobre otro, de una clase social sobre otra, es consecuencia de la desigualdad en la
sociedad por la propiedad de los medios e instrumentos de producción con los cuales se ejerce la
fuerza física, por eso el poder político es el poder coactivo.
La clase dominante de todo grupo social, crea el poder político, para defender su posición y
asegurarse, contra los ataques externos o internos de los opositores y para impedir la insubordinación
y la desobediencia de los subordinados.
Al lado de este poder político nace también el poder ideológico, la fuerza que impone las ideas, o los
valores de la clase dominante, para asegurar el monopolio del poder político a la clase propietaria.
Los representantes del materialismo dialectico en el siglo XX son: el abogado y filósofo alemán Karl
Marx (1818-1883), y el filósofo alemán Federico Engels (1820–1895).

Concepto personal de poder político


La noción general de “poder”, significa, potestad, imperio, mando o posibilidad de subordinar, y de
“autoridad”, por la que se entiende, igualmente, la potestad que se tiene, se impone o se ejerce sobre
otro. Adjetivando el concepto de poder con lo “político” o lo “público” para ubicarlo en el campo de la
doctrina jurídica que lo califica como un fenómeno no sólo sociológico y jurídico sino, y
fundamentalmente, político. Partimos de dos conceptos de Poder y Político.
Poder es la capacidad del hombre que le permite alcanzar los objetivos que la naturaleza o el medio
ambiente le presentan, o los que él mismo se traza como metas, hay capacidad cuando los hombres
logran alcanzar sus objetivos. El hombre en su vida de relación con el medio ambiente y con su
misma especie, vive y actúa tras las finalidades, en este sentido el hombre es teleológico. El término
Poder se puede definir de varias formas: Capacidad, energía, potencia, fuerza y conocimiento. Esta
capacidad es resultado de varios factores que a veces se confunden con ella. Estos factores son de
orden geográfico, psicológico (cultural), ideológico, intelectual y económico.
Factor geográfico: el ambiente natural donde actúa el hombre, afectan la capacidad, la fuerza y el
poder de las personas ejemplo, no es igual pertenecer a un país petrolero a uno que no lo sea. Sin
querer darle a este factor un carácter determinista, no se puede desconocer su influencia.
Factor psicológico o factor cultural: Un pueblo con una cultura participante, con ideas, valores y
actitudes hacia el cambio, está mas capacitado para intervenir en el proceso de desarrollo del país o
para participar en las decisiones políticas, será un pueblo con más poder. En sentido contrario, una
cultura tradicional o parroquial conlleva al sometimiento, a la incapacidad para orientar y dirigir el
cambio de la sociedad, del pueblo, y en consecuencia se tendrá menos poder.
Factor ideológico, como sistema de concepciones y valores acerca de lo que es el hombre, de su
lugar en el mundo y sobre su deber ser representan, también un factor fundamental de la capacidad
para alcanzar objetivos, que llamamos poder en general.
Factor intelectual o conocimiento, es el poder de la verdad, es otro factor de capacidad y poder. Por
eso en el lenguaje común encontramos frases como el poder del conocimiento, poder comprender,
poder hablar, poder escribir, poder interpretar otro idioma. En el mundo moderno es cierto que quien
posee las fuentes del conocimiento o de información, posee el poder social y cada vez mas el poder
político.
Factor económico, es la disponibilidad de recursos materiales que sirven primariamente para resolver
las necesidades de la vida del hombre, y para la creación de medios e instrumentos de seguridad y
superioridad material. La riqueza ha sido, es y será siempre fuente de poder, porque permite el logro
de objetivos.
Factor fuerza, Nadie niega el poder o capacidad de comando, de dirección y sometimiento que tiene
el más fuerte del grupo, aquel a quien es imposible contrastarle su contextura, su agilidad, su
ferocidad y violencia. Generalmente en la sociedad primitiva y aun en la civilizada el más fuerte es el
más capaz, tiene mas poder
Político hace referencia a la actividad social humana que se caracteriza por la dominación, es decir
por tener de un lado a quienes deciden y comandan (tiene el poder político) y por el otro, a quienes
reciben la orden y obedece (reciben los efectos de ese poder).

Tipos y características del poder político


Donde quiera que ha existido el hombre ha existido la sociedad, y en esta siempre ha existido poder
político. Esta consideración demostrada por todas las ciencias socio-históricas, nos lleva a afirmar
que el poder político no ha sido igual, en todas las sociedades y en todos los tiempos, que ha tenido
diversas formas y que por lo tanto sus características en el tiempo y en el espacio, son diferentes. Los
diferentes estudios de tipos y características del poder son:

Clasificación de Rusell.
El político inglés, Bertrand Rusell (1872-1970), hizo la distinción entre tres tipos de poder.
-. Poder tradicional, se caracteriza por el consentimiento general o la aceptación que el grupo ofrece
al poder político y a quien lo ejerce, sobre la fuerza de ayer los explica y justifica.
-. Poder revolucionario, imperan los factores ideológicos y virtuosos de los gobernantes o del
hombre líder
-. Poder desnudo, es la misma fuerza física, la coacción.

Clasificación de Duverger.
Maurice Duverger (1917-hoy), jurista y politólogo francés, ideó una teoría donde dice que hay dos
tipos de poder.
-. Poder político inmediato, se presenta en niveles primitivos de desarrollo político y social, y se
caracteriza por su modo de ser casi impersonal, difuso y generalizado en las creencias y practicas
consuetudinarias del grupo.
-. Poder político institucionalizado, corresponde a niveles de alto desarrollo cultural, económico y
político, y se caracteriza por los controles, frenos y contrapesos, generalmente contenidos en normas
que tiene su ejercicio.

Clasificación de Burdeau
Para el politólogo francés Georges Burdeau (1905-1988), existen tres clases de poder político
-. Poder político anónimo, el de la sociedad fetichista primitiva, llamada por Duverger, poder político
inmediato, es difuso, incierto y se halla en el grupo a manera de costumbres, tradiciones, practicas, y
símbolos de la sociedad
-. Poder político personal, corresponde a una etapa ulterior del desarrollo social y en su
comparación equivale a lo que Rusell llama poder político desnudo, pues depende esencialmente de
la fuerza del líder político.
-. Poder político institucionalizado, es la consecuencia ulterior del desarrollo humano, se identifica
con el poder estatal – el estado es la institución de instituciones – y su significado es igual al
enunciado por Duverger

Clasificación de Max Weber


Para el filósofo, jurista, politólogo y sociólogo alemán Max Weber (1864 – 1920), hay tres clases de
poder político
-. Poder político tradicional, que se basa en la tradición, las costumbres es decir en la fuerza del
ayer
-. Poder político carismático, que se basa en la “gracia”, en la virtud del líder o líderes políticos y
detentadores del poder. El carisma es una cualidad excepcional de personas, en razón de su
conexión con poderes que determinan el orden "último", "fundamental", “vital”. Max Weber, lo
consideró como una propiedad atribuida a las personalidades innovadoras que rompen los sistemas
de legitimación racional y tradicional, con el objeto de establecer un sistema de autoridad legitimada
por la experiencia directa de la gracia divina. Igualmente aplicó el concepto a las personalidades
"extraordinarias", aunque no se les atribuya la gracia divina. Dentro de los partidos políticos las
personalidades carismáticas generan recelos por cuanto, representan un peligro para los intereses al
interior de dichas agrupaciones. Sin embargo, son buscados y tolerados debido a la atracción que
ejercen sobre los militantes y simpatizantes.
-. Poder político legal, el cual tendría una legitimidad racional, fundada en normas impersonales, en
instituciones de derecho que comprenden y obligan a las dos partes comprometidas en la relación
política, esto es a los gobernantes y a los gobernados.

Clasificación marxista
Para el abogado y filósofo alemán Karl Marx (1818-1883), hay tres tipos de poder político.
-. Poder de la organización, que indica la fuerza, la capacidad que se desprende del trabajo social
organizado. En la producción nacional se tiene un ejemplo de poder de la organización.
-. Poder en la organización, es la capacidad de las personas, miembros del grupo organizado, en el
sentido de que sus capacidades, su poder, dependen de estar en el grupo, dentro de la organización,
por fuerza no las tendrá.
-. Poder sobre la organización, es esencialmente el poder político, que nace de la sociedad, de la
organización, pero se coloca por encima de ella, precisamente para conducirla según los intereses
del grupo o de la clase dominante.
Intento de una Clasificación actual
Observando el poder político, según sus formas y características contemporáneas, se propone la
siguiente clasificación de poder político
-. Poder político primitivo, característico de los pueblos que hoy se encuentran en una etapa de
desarrollo arcaico, como es el caso de los esquimales, los beduinos y otras comunidades salvajes o
semisalvajes que se encuentran en América, África o Asia. Se identifica por el carácter intermitente
de su ejercicio y la casi nula diferenciación con otros tipos de poder social, como el religioso, el
patriarcal o matriarcal.
-. Poder político tradicional, característico de las sociedades más estables y conservadoras, en
donde existen elites, jefes y administradores que regularmente han personificado el poder. Casos
antiguos como los imperios orientales, o el poder de los señores feudales en Europa medieval, y
modernos como Nepal y Paraguay, donde dos gobernantes en épocas distintas ejercieron dictaduras
(José Gaspar Rodríguez de Francia (1766-1840), fue presidente por 24 años, de 1816 a 1840 y
Velasco, y Alfredo Stroessner (1912-2006) fue presidente por 35 años, de 1954 a 1989.
-. Poder político moderno, corresponde a las sociedades industrializadas tanto del capitalismo como
del socialismo, que se caracterizan por su organización permanente, institucionalizada, generalmente
con un alto grado de división y especialización política en el ejercicio del poder. También se
caracteriza por su contenido democrático o pluralista, aunque también puede presentarse como
autocrático sin dejar de ser moderno como en los casos de la Alemania nacional socialista o la Italia
fascista.

TEORIAS DEL ORIGEN DEL DERECHO Y DEL PODER POLITICO


Las principales teorías elaboradas acerca del origen, fuentes y justificaciones del poder político y del
derecho se ubican histórica y geográficamente, y relacionándolas con los tipos de poder político.
La clasificación de las teorías es la siguiente:

TEORÍAS VOLUNTARISTAS.
Sostienen que el derecho nace de la voluntad bien sea de Dios, del hombre o del pueblo. La voluntad
se convierte en principal autora de la creación del derecho. Dios, hombre y pueblo representan el
núcleo de las ideologías que explican y justifican el origen y las fuentes del poder político.

1. Teorías teocráticas o teológicas


2. Teorías contractualistas
3. Teorías democráticas

1. Teorías teológicas o teocráticas (el poder como obra de Dios)


Comprenden las teorías de las justificaciones fundamentadas en el origen divino del poder y del
gobernante y por lo tanto, se basan en la obediencia del gobernado, como necesidad y obligación de
obedecer a Dios. Según la teoría teológica, el poder político y el derecho emanó de la divinidad y el
hombre lo conoció a través de la revelación, por ejemplo ha sucedido con Hammurabi y su dios
Shamash, con Mahoma y su Dios Alá, etc. Y en la tradición Cristiana también se enseña como
Moisés recibe la Ley (Mandamientos) de Jehová.
Son teorías comúnmente usadas por los gobernantes en sociedades atrasadas, o sin mayor
desarrollo técnico científico, mas frecuentemente en las épocas antigua y feudal de las sociedades.
Pero aun hoy se presentan y son utilizadas por algunas sociedades del llamado tercer mundo. En la
constitución de 1991 aparece una muestra de la teoría teocrática, en el preámbulo: El pueblo de
Colombia, en ejercicio de su poder soberano, representado por sus delegatarios a la Asamblea
Nacional Constituyente, invocando la protección de Dios, y con el fin de fortalecer la unidad de la
Nación…

En una clasificación general las teorías teológicas del poder, pueden ser diferenciadas así:
a. Teoría de la naturaleza divina del gobernante y del poder político
Para esta teoría, existe una completa identidad entre Dios y gobernante, la naturaleza del gobernante
es divina y todos sus actos y decisiones emanan de una voluntad divina, que es fuente de poder. El
poder político, como capacidad para decidir o imponer un comportamiento o una conducta
determinada pertenece a Dios, y así, obedecer la orden del gobernante es obedecer a Dios.
Esta teoría jugó un papel importante en el mundo antiguo para lograr la sumisión de los pueblos a la
voluntad del gobernante. En Egipto antiguo, el faraón (gobernante) representaba o simbolizaba a
Dios ante el pueblo, encarnado para bien de la sociedad, concepto adoptado igualmente por los
emperadores romanos. Con el tiempo, a medida que el hombre y la sociedad fueron cambiando, y el
simbolismo de la naturaleza divina del gobernante quedó sin contenido, la teoría entró en crisis y sin
aceptación social, el hombre se empieza a preguntar si es Dios, por qué se enferma y muere, se
elaboraron las ideas para la siguiente teoría teocrática que pudiera seguir justificando el poder.

b. Teoría de la investidura divina del gobernante


Tiene origen en roma, cuando al derrumbarse el imperio romano en 1250, aparecieron las formas de
poder feudal con la característica de la supremacía del poder de la iglesia católica. Los pensadores
católicos se dieron a la tarea de construir un sistema de justificaciones del poder político del momento
que, sin olvidar y sin dejar de insistir en el argumento del origen divino del poder, superara por
inaceptable históricamente, el concepto de la naturaleza divina del gobernante. Ejemplo San Gelasio
I, papa No. 49 de la iglesia católica de 492 a 496. De origen africano, combatió las herejías
maniquea, pelagiana y arriana. Es autor del decreto que lleva su nombre y en el cual se distingue
entre los escritos canónicos y los escritos apócrifos. Autor de la “teoría de las dos espadas”,
principalmente utilizada para resolver el problema de la supremacía del poder eclesiástico frente al
poder civil, constituye la esencia de la investidura divina del gobernante como teoría teocrática
justificadora del poder. Esto se explica así:
Dios es el supremo creador, de él ha salido todo cuanto existe, incluyendo el poder político. Dios
como ser supremo, es también máximo gobernante. Ahora bien, el gobierno de los hombres,
comprende dos aspectos esenciales a su naturaleza divina y humana, el gobierno de la vida temporal
del hombre, es decir la dirección de su conducta en la sociedad terrenal y el gobierno de su vida
espiritual, con miras a la vida espiritual y eterna.
Para estas dos especies de dirección de la conducta de los hombres, Dios ha creado dos tipos de
autoridad o de gobierno y los ha simbolizado con dos espadas. La espada del gobierno espiritual, que
dio directamente a su vicario, a su representante y jefe de la iglesia: el papa. La otra espada, que
entregó a su lugarteniente civil en la tierra: el príncipe. En este sentido se explica la investidura divina
del gobernante, pues el poder los recibe el gobernante directamente de Dios y sólo ante él debe
responder.

c. Teoría teológica, tomista o providencial (providencia divina).


Descontando el autor del Pentateuco, el principal exponente de la Teoría Teológica, para el mundo
occidental Cristiano, es Santo Tomas de Aquino (1225-1274), autor de importantísimos estudios
jurídicos, expresados, la mayoría de ellos, dentro del marco de la filosofía Escolástica, que después
han estructurado lo que hoy conocemos como Tomismo. La razón de esta teoría hay que buscarla
en los nuevos tiempos y en los cambios sociales, cuando ya no era posible seguir insistiendo con los
argumentos de la investidura divina del gobernante y era necesario hacer que esta intervención divina
apareciera lo más indirectamente posible, pero sin romper con la justificación de origen divino del
poder.
La teoría teológica dice que que Dios es el ser por esencia y que el derecho emana de Dios, y el
hombre la conoce a través de la revelación; cree que el mundo es gobernado por la voluntad de Dios.
Por lo tanto todas las criaturas creadas son “vestigios” divinos, siendo el hombre el que tiene una
mayor participación del ser por esencia, en virtud de su racionalidad.
La razón divina es la que establece el orden general del universo y sus reglas constituyen la suprema
ley. La Ley divina es superior a todas y su único intérprete autorizado es la Iglesia. El Derecho Natural
es descubierto por la razón y en ningún momento puede ser opuesto a lo que Dios ha revelado.
Los argumentos fundamentales de la teoría teológica los encontramos en “La Summa Theologica”, en
la parte relacionada con la “jurisdicción de Dios sobre el mundo”, también que existen tres clases de
"leyes": a. la Ley Eterna consiste en un orden que proviene de Dios, que gobierna al universo y solo
es conocida por medio de la revelación, b. la Ley Natural es la participación de la Ley eterna en la
criatura racional, es aquella parte de la ley eterna que se refiere a la conducta humana y que puede
ser conocida racionalmente, c. La Ley Humana, que comprende el Ius Gentium y el Ius Civile, y
obedecen el mandato de la ley natural e, indirectamente, de la divina. Ley humana es la constituida
por los hombres y dispositiva en particular de lo contenido en general en la ley natural. La ley humana
se deriva de la ley natural. La derivación de lo general a lo particular se verifica por vía de conclusión
(silogismo) o por vía de determinación. El fin del derecho no es la justicia sino el bien común.
Santo Tomás de Aquino parte de la necesidad de un gobierno, de un poder político, basado en el
argumento aristotélico de la naturaleza social del hombre y en la finalidad última de éste, que es su
perfeccionamiento mediante el bien común. El gobernante y su poder político son explicados por su
mayor sabiduría y por su trabajo en beneficio del gobernado ya que Dios ha creado al hombre para
que tenga una vida buena y una perfección que lo conduzca a la vida eterna, es decir a la posesión y
goce de Dios. En esta relación de medios (gobierno) y fines (perfeccionamiento) todo obedece al
designio de Dios, todo está de acuerdo con el orden divino, es decir todo está relacionado y
dependiente de la providencia divina. Aunque el gobierno de los hombres y el poder político es un
problema humano, no puede estar por fuera del designio divino, al margen de la voluntad
omnipotente y sapiente de Dios. Por esta razón el poder político en última instancia, según santo
Tomás, se explica y justifica por el querer divino, por la providencia divina.
Con razón se ha dicho que el renacimiento de la filosofía aristotélica ha sido obra de Santo Tomás.

2. Teorías contractualistas (el poder como obra del hombre)


Justifican el origen del poder y del Estado sobre la base del acuerdo entre los hombres o contrato. Se
caracterizan por poner al hombre, a su naturaleza como fuente de poder político. Al principio el
hombre vivía en estado natural, en completa libertad, gozando de las ventajas que le daba la
naturaleza. La propiedad privada rompe esta armonía y la dominación de unos hombres sobre otros
completa el presupuesto de la crisis. Para la mayor parte de estas teorías, el hombre ejerce el poder
por medio de un contrato, exceptuando la teoría marxista, que fundamenta el poder en las relaciones
que el hombre tiene para producir su existencia y en la propiedad de los medios que aseguran esa
misma existencia. Aquí juega un papel importante el uso de la razón.
La teoría contractualista dice que el origen del poder político y el derecho estaría en el contrato que
concertaron voluntariamente los hombres para pasar del "estado de naturaleza" al "estado de
sociedad". Todos son súbditos de la voluntad general, lo cual garantiza la libertad e igualdad de
todos.
Aunque cuando se habla de este tema, siempre se citan los tres exponentes: Hobbes, Locke y
Rousseau, es necesario aclarar que fue el griego Lisofón quien primero concibió la doctrina del pacto
social.

a. Teoría del hombre malo.


Por ser mala la naturaleza del hombre, provoca una guerra de todos contra todos, y para evitar la
destrucción del género humano, se hace necesario un sometimiento incondicional del hombre a la
autoridad, sobre la base de la enajenación de todos los derechos naturales del hombre, a favor de un
poder que se encargará de crear un orden e imponerlo, a través de una organización política, la cual
hará posible la coexistencia humana y su desarrollo. Esta es la corriente absolutista y contractualista,
su principal representante es el filósofo inglés Tomás Hobbes (1588–1679), en su obra Leviatán,
popularizó la locución latina: Homo homini lupus que significa "el hombre es un lobo para el hombre",
originaria del comediógrafo latino Tito Macio Plauto (254 - 184 a.C.) en su obra Asinaria.
La publicación del Leviatán le ocasionó el fin de su carrera política y la expulsión de Inglaterra. Pero
durante el gobierno de Cromwell readquiere su prestigio y se dedica por completo a su trabajo de
filósofo político. Educado en el amor a la monarquía ve en la revolución de Cromwell la práctica de
sus teorías absolutistas. Fue autor de otras obras políticas como "De Cive", "La Naturaleza Humana o
Elementos Fundamentales de Política", "Del Cuerpo Político", "Cartas Sobre la Libertad y la
Necesidad", y "Elementorum Philosophae".

b. Teoría liberal o del hombre bueno.


Dentro de la corriente contractualista también está el liberalismo, para lo cual el hombre es bueno, el
hombre está dotado de la razón que lo lleva a escoger siempre el bien y a buscar la felicidad. Con el
uso de la razón encuentra la necesidad de un mayor desarrollo de su naturaleza social y para esto
crea la comunidad política, el estado que es consecuentemente el resultado de la razón humana para
una mayor felicidad.
Con el contrato social encuentra la perfección que el hombre busca y por él el individuo se une
alrededor de un Estado o poder político, pero sin enajenar ningún derecho, ni sus libertades
naturales, particularmente el derecho a la propiedad. El Estado va a tener únicamente las funciones
que le delega el individuo con el pacto para defender sus libertades y derechos y para desarrollarlos
más. El contrato sirve para crear un gobierno de consenso.
La creación del derecho y del poder político la hace voluntariamente el hombre mediante un contrato
social que significa que los hombres delegan su poder individual en una autoridad que será superior y
que deberá trabajar en bien de los ciudadanos, de lo contrario se revoca la delegación. Por eso esta
teoría se denomina liberal, su principal representante es el medico inglés John Locke (1632-1704)
considerado el padre del liberalismo inglés, fundador de su empirismo, e iniciador del asalto teórico a
la política absolutista. Con la publicación de sus obras más importantes: "Ensayo sobre el
Entendimiento Humano" y el "Ensayo sobre el Gobierno Civil".
Afirma que los hombres en estado natural eran iguales, buenos y felices, no eran salvajes sino que
vivían bajo la ley natural, donde tenían libertad para hacer sus acciones y disponer de bienes como lo
tuviera a bien, dentro de los límites de la ley natural sin pedir permiso o depender de la voluntad de
otro hombre. Y luego pasa del estado natural al estado social donde surge la propiedad privada.
Cuando se da cuenta de que hacer justicia por su propia mano es causa de grandes turbaciones,
acude al pacto para delegar en el Estado la facultad de castigar y hacer las normas que todos
respeten. Pero para que no haya abuso del poder debe haber unas ramas diferentes, especializadas
en Legislar, Gobernar y Juzgar.
El filósofo suizo J.J. Rousseau (1712-1778), trata de combinar las dos fórmula anteriores, plantea un
pacto de unión y sumisión mediante el cual se crea una voluntad general que va a someter a las
minorías al poder político que lo tendrá la mayoría, de acuerdo con el poder colectivo. Las
consecuencias del contrato son: El pueblo se convierte en soberano, las voluntades particulares
quedan sometidas a la voluntad de la mayoría que será la soberana: todos tienen la misma cuota de
poder para formar la voluntad general soberana, la democracia es popular y directa; el gobernante es
un comisario del pueblo, hay mandato y revocación del mismo.
Rousseau se aparta de esta consideración porque para él, los distanciamientos y desigualdades
sociales provienen de las diferencias en la propiedad de los bienes y para resolverlas se requiere, de
todas formas, la voluntad general. El poder político colectivo, es decir no puede haber representantes
con autoridad independiente y soberana, sino que el poder siempre debe estar en una colectividad,
representada en una voluntad mayoritaria, la cual se logra también mediante un contrato social.
Sus principales obras políticas son: Discurso sobre el origen y el fundamento de la desigualdad entre
los hombres y, el Contrato Social, que sirvieron de base y argumentación filosófica para la Revolución
Francesa.
En la primera señala como principal causa de la perdición del hombre a la propiedad privada. Su
famosa frase "el hombre nace bueno por naturaleza, pero la sociedad lo corrompe", llega al mismo
postulado de Hobbes, pero aclarando que el hombre se convierte en ese lobo después de haber
vivido en sociedad.
En la segunda, los aspectos fundamentales de la obra son: a.- La teoría del pacto o contrato social
para explicar el origen del poder, del estado y del gobierno. El desarrollo, como consecuencia del
pacto social, de un sistema de garantías para los derechos y libertades del hombre. b.- La teoría de
la voluntad general, como consecuencia de las concepciones democráticas y populares que tiene de
los derechos políticos de los hombres; aquí desarrolla Rousseau sus concepciones de la soberanía
popular o fraccionada y sus consecuencias institucionales del voto derecho, el mandato imperativo, la
revocación del mandato y, en última instancia, las instituciones de la democracia semidirecta. c.- La
teoría de los gobiernos, donde estudia las diferentes formas de estado y de gobierno, de manera
funcional, es decir, de acuerdo con las funciones que gobernantes y gobernados desempeñan y
según los objetivos o finalidades que logran. De sumo interés son sus conclusiones para definir como
mejor forma de gobierno aquel que logra el mayor desarrollo material y espiritual de los pueblos.
De otro lado, en su obra, El Emilio, marca un hito en lo relacionado con la novela pedagógica.
Recordemos que Simón Bolívar fue educado bajo la enorme influencia de sus postulados, por uno de
los maestros de su infancia: Simón Rodríguez.
Aunque las teorías anteriores, acerca del origen del poder político y su finalidad, sean idealistas, no
puede desconocerse su influencia fundamental en la formación de una teoría política, que ha servido,
en el caso de Hobbes, de factor psicológico propicio, para la organización del poder absolutista de las
autocracias occidentales y en el caso de Locke y Rousseau para obtener una mayor aceptación
popular del gobernante en la democracias liberales.

c. Teoría clasista del hombre y del origen del poder.


Existe también la corriente marxista que presenta, en su aspecto fundamental, al poder político como
el “producto” del carácter irreconciliable de las contradicciones de clase. La sociedad cuando llega a
un grado determinado de desarrollo de sus fuerzas productivas, se enreda en una irremediable
contradicción consigo misma, que se manifiesta en los antagonismos de clases con intereses
económicos en pugna.
Para que estas clases no se exterminen a sí mismas y a la sociedad en lucha estéril, se hace
necesario un poder situado aparentemente por encima de la sociedad y llamado a amortiguar el
choque, a mantenerlo en los límites del orden”. Ese poder, nacido en la sociedad, que se pone
encima de ella y se divorcia de ella más y más, es el estado, que es la forma mas perfeccionada del
poder político.
Por otro lado, el poder estatal nace así para jugar el papel de órgano de dominación, de opresión de
una clase por otra, y es, por lo tanto, la creación del “orden” que legaliza y afianza esta opresión,
amortiguando los choques entre las clases. De lo cual, se deduce que el estado solo existe allí donde
existen las contradicciones de clase y la lucha de clases.

3. Teorías democráticas (el poder como obra del pueblo)


Aquí el fundamento del poder no es el hombre individual sino el hombre colectivo o ciudadano. A
diferencia de las teorías teocráticas, estas fundamentan la justificación del poder de los gobernantes
en el pueblo, es decir reemplazan a Dios por el pueblo. Al igual que las teorías teocráticas, las teorías
democráticas se pueden diferenciar según los diversos significados que se den al término “pueblo”.
Si se entiende como pueblo, las personas, los ciudadanos, que por reunir requisitos como edad,
nacionalidad, son sujetos de derechos ciudadanos, tenemos la teoría popular de poder político.
Si se entiende como pueblo, lo que los alemanes llaman el “espíritu del pueblo” (en alemán,
Volksgeist), es un concepto propio del nacionalismo romántico, que consiste en atribuir a cada nación
unos rasgos comunes e inmutables a lo largo de la historia, es decir sus tradiciones, costumbres e
intereses abstractos, tenemos la teoría nacional.
Si se entiende como pueblo, un concepto limitado para indicar únicamente aquellos que trabajan,
tenemos la teoría proletaria.

a. Teoría popular
Tiene sus orígenes en las concepciones clásicas griegas sobre la democracia, como también en los
postulados de santo Tomás de Aquino, para quien el gobernante debía ser un servidor del
gobernado. Sin embargo, quienes la perfeccionaron fueron los filósofos franceses del siglo XVIII de la
escuela del derecho natural y de gentes.
J.J. Rousseau retomó y modernizó esta teoría en “El contrato social”, según la cual, el poder
proviene del pueblo y su soberanía reside en su voluntad general, ejemplo una comunidad tiene
10.000 habitantes, cada uno de ellos tiene la 1/10.000 parte del poder político y el origen de éste y su
ejercicio depende de la unión con los demás habitantes, sujetos de la soberanía. De esta manera el
poder político popular queda explicado y justificado por los derechos políticos que todos los
ciudadanos, sin excepción tienen.
En comparación con las teorías teocráticas, la popular establece las bases formales para el gobierno
democrático y para la consagración de la participación directa del pueblo en el ejercicio del poder,
descartando el poder de los representantes del pueblo o el gobierno indirecto. Naturalmente en el
aspecto formal, pues en su contenido real no pasa de ser una teoría sobre la justificación del poder
político y del gobernante. Piénsese en la posibilidad del gobierno directo, de la multitud y por la
multitud (pueblo), que lleva necesariamente a que los gobiernos tengan que ser, cuando mas
representativos o de democracia indirecta. Sin embargo es cierto que institucionalmente, la idea de la
democracia directa, puede tener consecuencias importantes en las democracias modernas, ejemplo
una mayor responsabilidad del representante (elegido) frente al representado (elector), mediante la
existencia de mandatos electorales imperativos, que si no cumplen pueden ocasionar la revolución de
la representación, o destitución del representante (elegido). También puede ofrecer la posibilidad de
que el pueblo intervenga directamente en la función legislativa o de toma de decisiones mediante la
iniciativa o constitucional, los plebiscitos o referendos.

b. Teoría nacional
Fue la solución burguesa de los revolucionarios franceses, a todos las limitaciones de la teoría
popular. Se cambia pueblo por nación para que las responsabilidades del gobernante en ejercicio del
poder político fueran ante una idea, una abstracción (nación) y no ante el pueblo como la gente de
carne y hueso. De igual manera, se evitaban las posibilidades de un gobierno popular directo y la
participación popular en la función legislativa. Sin mandato, no podía haber responsabilidad directa
del elegido con el elector, ni tampoco revocación o destitución.
El perfeccionador de la teoría nacional como justificación del poder político fue el político, eclesiástico
y académico francés, Emmanuel Joseph Sieyès (1748-1836), uno de los teóricos de la Revolución
francesa. Sieyès explica la superioridad de la nación (“Todo el territorio, todos los habitantes, todos
los tributarios del poder público”) con respecto al pueblo. Con esta modificación, se justifica el
gobierno de no “representantes del pueblo”, sino de “representantes de la nación”, o sea de una
abstracción y por lo tanto sirve para justificar cualquier tipo de gobierno, pero aún más el autocrático,
con tal de que se presente como “representante de la nación”. Sobresalió por sus ideas reformistas
que expresa en su libro ¿Qué es el Tercer Estado?. Además escribió: El Ensayo sobre los Privilegios,
El Reconocimiento, y Exposición Racional de los Derechos del Hombre y del Ciudadano.

c. Teoría proletaria
Justifica el poder político sobre la base de que éste tiene su origen y reside en la clase social más
numerosa: la trabajadora, que ha sido siempre explotada, y que ahora, con la revolución socialista, es
reivindicada y colocada en el lugar que corresponde. Es también una justificación de la llamada
“dictadura del proletariado”, un tipo de régimen político postulado por Karl Marx y Federico Engels,
en el Marxismo como fase de transición revolucionaria entre el capitalismo y la sociedad comunista,
cuya finalidad es acabar con la explotación del hombre con el hombre, mediante la eliminación de la
clase burguesa, el establecimiento del proletariado como clase dominante, para disolverse
paulatinamente como tal, en la transición hacia una sociedad sin clases. De acuerdo al marxismo, la
existencia de cualquier tipo de Estado implica la dictadura de una clase social sobre otra. Los
postulados teóricos de la “soberanía del proletariado” se incluyeron en las constituciones políticas de
la República popular de China, Cuba, Irlanda del Norte y las demás democracias populares de
Europa oriental, y que se han concretado en la negación del voto a los burgueses y a sus
descendientes, y a impedirles que tengan representación popular, que debe corresponder
fundamentalmente a los trabajadores.
El gran problema de esta teoría está en si praxis, es decir el grado de realización que tenga. Si el
proletariado realmente llega al poder y lo ejerce para su propio beneficio, se puede hablar de poder
proletariado y de soberanía proletaria. Si por el contrario, el poder queda en manos de algunos
“representantes” del proletariado, la justificación proletaria del poder político queda en el mismo nivel
y significado de las demás teorías justificadoras del poder, ya sean de carácter teocrático o de
carácter democrático. Será otra justificación más del poder del gobernante frente a los gobernantes,
para que estos lo acepten y apoyen.
En ese orden de ideas, las formas jurídicas como las formas de estado no pueden comprenderse
cabalmente sin una referencia específica a las condiciones materiales de vida. “El reflejo de las
relaciones económicas en la forma de principios jurídicos, se produce sin que la persona que actúa
sea consciente de él. El jurista se imagina que opera con principios a priori, en tanto que en realidad
son sólo reflejos económicos”.
En la producción social de su vida los hombres contraen determinadas relaciones necesarias e
independientes de su voluntad, relaciones de producción que corresponden a una determinada fase
de desarrollo de sus fuerzas productivas materiales. El conjunto de esas relaciones de producción
forma la estructura económica de la sociedad, la base real sobre la que se levanta la superestructura
jurídica y política, y a la que corresponde determinadas formas de conciencia social”.
Federico Engels (1820-1895). Economista y filósofo político alemán, hijo de industriales del algodón,
pudo así conocer directamente el fenómeno de la revolución industrial de Inglaterra y las condiciones
de las clases trabajadoras.
Fue el compañero científico de Marx y después de su muerte fue el jefe reconocido del movimiento
socialista mundial. Tuvo a su cargo la publicación póstuma de Marx, El Capital, Vol. II, III. Entre sus
obras más importantes están el Manifiesto Comunista, el Antiduring y la situación de las clases
trabajadoras en Inglaterra.
Karl Marx (1818 - 1883). Científico alemán fundador del socialismo científico, de formación filosófica
hegeliana se convirtió en el líder de la corriente de izquierda de esta escuela. En 1848 publicó junto
con Engels, el Manifiesto Comunista, que contiene los principios fundamentales de su pensamiento
filosófico-político. Desde 1849 se estableció en Londres, en donde en 1864 fundó la Asociación
internacional de Trabajadores (internacional).

TEORÍAS NO VOLUNTARISTAS.
Posterior a esta teorías del derecho aparecen en Alemania y en Francia algunas escuelas que
consideran que el derecho es producto de la costumbre y las convicciones del pueblo
(Conglomerado social). Sostienen que el derecho se ha creado de forma natural y espontánea,
pues sin él no sería posible la convivencia pacífica. No hay, para esta concepción, intervención de la
voluntad del hombre ni de la divinidad en el nacimiento del derecho.

- Teoría de la escuela histórica


El entorno en donde nace la escuela histórica estuvo determinado por el apogeo del pensamiento
iusnaturalista que tiene su paroxismo en las posturas ideológicas y el desarrollo de la revolución
francesa. Cuando la revolución tuvo que aceptar los logros mediocres de su "mundo doctrinario",
empezó en Europa, y más específicamente en Inglaterra y Alemania una reacción contra ese
"racionalismo ahistórico" de sus grandes precursores y líderes.
En lo referente a la filosofía y el derecho, la propuesta contra el racionalismo y el iusnaturalismo,
estuvo siempre acompañada de ideas conservadoras que incluían en su itinerario a la historia, el
hábito y la religión como protagonistas de la concepción del mundo. La historia del derecho y tradición
jurídica jugaron su papel de primera línea. Se trataba de una reacción fuerte del nacionalismo, de lo
concreto, de lo popular, de los social, si se quiere, contra lo racional, lo abstracto, lo ideal, lo genérico,
lo académico y lo universal.
Sólo en una cosa coincidieron la Escuela Histórica y la iusnaturalista: Ambas tenían arraigo
metafísico. Esta en razón de su creencia en principios inmutables y eternos que rigen la realidad.
Aquella, dada su creencia en que el derecho es "modelado por fuerzas silenciosas, secretas,
inescrutables que sólo pueden ser aprehendidas por procesos intuitivos y no por la razón."
El derecho no es un producto frío de la razón, sino la expresión viva de la historia de cada pueblo en
cada época.
La fuente de todo derecho debe estar en el PASADO, ya que es en la historia donde debe
entenderse cualquier fenómeno social, incluyéndose al derecho. Está escuela pretendía tomar como
base a la experiencia jurídica, tal como se aplica en la vida diaria en un país y en una época
determinada.
La escuela histórica del Derecho es una corriente doctrinal surgida en Alemania durante el s. XIX,
que afirma que el origen del Derecho ha de situarse en base a la evolución histórica de un
determinado pueblo, cuyo espíritu se manifestaba originariamente en forma de costumbres y
tradiciones. La escuela histórica terminaría por establecer una "jurisprudencia de conceptos"
La escuela histórica del derecho se entiende como una forma especial de filosofía del derecho que
nació en relación con una tendencia general de aquella época: el romanticismo.
La característica esencial del pensamiento romántico es la creencia en los espíritus. Al lado de los
hombres hay espíritus que influyen en su destino, favoreciéndolo o dañándolo. Esta creencia en los
espíritus la transpuso el romanticismo al pueblo. Su postulado fundamental es que, así como los
hombres son seres dotados de alma, también tienen alma los pueblos; fenómeno psíquico que no ha
sido estudiado científicamente, pero que se manifiesta en la experiencia en forma de ciertas
convicciones en cuestiones determinadas, que son comunes a todos los miembros de una
comunidad. Cuando esta convicción se refiere al derecho, entonces ella misma es el derecho. Al
legislador sólo le queda dar forma a este derecho ya existente.
En Alemania la reacción fue más fuerte que en cualquier otro lugar y se expresó no sólo en el campo
del derecho y la filosofía sino en el de las artes, la poesía, la literatura, etc; con una fuerza romántica,
antirracionalista e irracional, con profundo calado nacionalista.
Producto de todo ello fue la escuela histórica que dice que el derecho surge en todos los pueblos
únicamente de la costumbre, con sus exponentes en Alemania, Gustavo Hugo, Federico Carlos De
Savigny, Jorge Puchta; y Rudolf Von Ihering; en Inglaterra, Edmundo Burke, y en Francia, Eugene
Lerminier, Jakob y Wilhem Grimm, Eichhorn, Niebuhr y Windscheid, cuyos trabajos fueron
desarrollados a partir de la escuela pandectística, que se dedicaba al análisis del Derecho romano.
Gustavo Hugo (1764-1844), es el encargado de formular por vez primera todo el bosquejo inicial de
la ideología historicista, en sus obras “Manual de Derecho Natural Como una Filosofía del Derecho
Positivo” y “Son las leyes las únicas fuentes de Reglas Jurídicas?”. Sostiene que el derecho se ha
formado en escenarios diferentes al de la autoridad legislativa (Costumbre, Common Law y derecho
pretoriano); que el derecho nace de la sociedad sin que medie contrato y sin que se imponga la
voluntad divina, de manera parecida a lo que sucede con el lenguaje. Es decir, según la fórmula de
Hugo, el derecho se crea lentamente, a raíz de los propios problemas, de las propias necesidades y
por supuesto de los propios usos del pueblo, que le van indicando a la gente como solucionar sus
situaciones con un transfondo claramente identificable con lo jurídico. El derecho se hace a sí mismo
con la mano moldeadora del pueblo.
Federico Carlos De Savigny (1779-1861), abogado alemán, profesor de la Universidad de Berlín,
fue discípulo de Hugo, de quien aprendió las bases de esta forma de pensar que desarrolló con lujo
de detalles y que hizo conocer en el mundo del intelecto. Sistematizador de la escuela, ataca la Ley
como única fuente del derecho y la codificación de la misma. Recordar que la Ley es producto del
espíritu del pueblo. De sus obras se destacan el tratado de la posesión y de la vocación de
nuestro siglo para la legislación y para la ciencia del derecho, esta última publicada en 1814 con
el fin de polemizar sobre la propuesta del profesor de la Universidad de Heidelberg, Thibaut,
expresada en su ensayo sobre la necesidad de un derecho civil para Alemania, en donde
convocaba prácticamente a los juristas de ese país para la elaboración de un Código Civil de la talla,
tal vez, del propio código napoleónico.
Estableció que las leyes, como instrumento principal de Derecho, deben ser el resultado de las
costumbres que conllevan el espíritu del pueblo. Por tanto el Derecho sería la emanación del Espíritu
Nacional, cuya fuente principal es la costumbre, en donde se encuentra el único y verdadero
contenido jurídico.
La Historia del Derecho se ocupa de la Historia de la formulación, aplicación y comentarios del
Derecho, y la historia de las instituciones sociales reguladas por él. De esta manera, se integra la
historia del mundo del derecho, obtenida de los textos jurídicos, y la historia de las instituciones, bien
sean públicas o privadas.
Como es de preverse la tesis de Antonio Thibaut, por su clara tendencia nacionalista, tuvo amplio
calado entre los estudiosos de la ciencia jurídica, pero los argumentos de Savigny, como se sabe,
fueron mucho más contundentes y terminaron imponiéndose.
En esa respuesta clara a Thibaut, Federico Carlos de Savigny ataca abiertamente la idea de que la
Ley fuera la única fuente del derecho, tanto como la tendencia a la codificación de la misma, pues ley
y derecho antes de ser una imposición del estado es el producto mismo del espíritu del pueblo o
Volksgeist.
"El derecho se crea primero, por las costumbres y las creencias populares, y luego por la ciencia del
derecho; siempre, por tanto, en virtud de una fuerza interior, y tácitamente activa, jamás en virtud del
arbitrio de ningún legislador...
En otro de los apartes del ensayo que suele citarse: "esa natural dependencia del derecho de la
costumbre y del carácter del pueblo, se conserva también con el tiempo, no de otro modo que con el
lenguaje. Al igual que para este, para el derecho no hay un solo instante de reposo..."
Para Savigny era absurdo que se tratara de partir de una codificación que petrificaba "racionalmente"
unas normas jurídicas sacadas de no se sabe donde sin dejar espacio al reconocimiento del hecho de
que esas normas salen de la misma sociedad, haciéndose obligatorias y vigentes para que luego sí
se pueda pensar en pasarlas al papel y convertirlas en estáticas por algún tiempo.
En resumen, lo que debería hacerse al codificar no es expedir racionalmente unas normas para que
ellas empiecen a regir desde el momento en que se ha completado su itinerario de formación sino por
el contrario identificar claramente las normas que ya están vigentes dentro de una sociedad, pues han
sido creadas por ella a manera de costumbre, y escribirlas en forma de artículos, capítulos, títulos, en
fin, dejarlas plasmadas como constancia escrita de algo que si no se hubiere escrito de todas formas
obligaría y tendría fuerza plena jurídica
La tesis dilatoria de Savigny en materia de codificaciones se impuso sobre la de Thibaut... Recién
después de la guerra franco prusiana, ya conseguida la unidad política del nuevo imperio, se
comienza, en 1874, a redactar el Código Civil alemán, que Guillermo II promulgó en 1896 y que se
puso en vigencia el 1 de enero de 1900..."
Jorge Puchta (1797-1846), fue discípulo de Savigny complementó el pensamiento de la escuela
sobre todo con sus conclusiones sobre la personificación del volksgeist en algo diferente a la suma de
las conciencias de las personas que compones el pueblo. De esa forma ese espíritu del pueblo,
paradójicamente toma cuerpo y se convierte en algo concreto, apreciable y estudiable como un todo
objetivizado.
Rudolf Von Ihering (1818-1892), se le considera precursor de la escuela de la Jurisprudencia De
Intereses y se le presenta siempre como exponente brillante de la dogmática.
En la teoría finalista creada por él "no debe considerarse un orden jurídico positivo como una
enunciación deductiva de una idea o de un plan, sino como consecuencia de las necesidades de la
vida social... Ninguna Ley ni ningún código pueden ser suficientemente comprendidos sin el
conocimiento de las condiciones sociales efectivas del pueblo y de la época en que se dictó (sic)... El
derecho auténtico no es el que aparece formulado en términos abstractos por las normas jurídicas
generales, sino el que vive de un modo real por la gente, y el que se aplica en las sentencias y en las
resoluciones... ".
Cree que la paz es la finalidad del derecho y el medio de alcanzarla es la lucha.
El fin, por otro lado, es el creador de todo derecho y en la lucha se debe encontrar el derecho: “Todo
derecho en el mundo debió ser adquirido por la lucha; esos principios de derecho que están hoy en
vigor, ha sido indispensable imponerlos por la lucha a quien no los aceptaban, por lo que todo
derecho, tanto el derecho de un pueblo como el de un individuo, suponen que están el pueblo y el
individuo dispuestos a defenderlo... El derecho es el trabajo sin descanso, y no solamente el trabajo
de los poderes públicos sino el de todo el pueblo...”

- Teoría de la escuela sociológica


Para la escuela sociológica, el derecho es un producto social o "la manifestación de la vida social". El
derecho se manifestaba al principio mediante normas indiferenciadas de carácter moral, religiosas o
sociales y su cumplimiento era asegurado por el mismo grupo social. Las ideas morales constituyen
el alma del derecho, las cuales han sido trasmitidas por la fuerza sicológica, por hábito, imitación o
temor religioso. Posteriormente el derecho surgió espontáneamente y la costumbre fue su fuente
primigenia única. Al derecho hay que estudiarlo desde el fenómeno social. Desde esa postura el
derecho adoptaría la forma de “ser” y no de “deber ser”, como se le conoce por tradición. Dicho
fenómeno sería entonces manipulable, comprobable mediante la experiencia, determinado casi que
anatómicamente.
Emilio Durkheim (1858 –1917). Uno de los creadores de la sociología moderna, junto a Max Weber
y Karl Marx. Fundador de la primera revista dedicada a la sociología, el Année Socilogique, con el
cual también se identifica al grupo de estudiosos que desarrolló su programa de investigación
sociológica. Sostiene que el derecho es un producto social y que debe estudiarse siguiendo el
método sociológico y con las siguientes pautas: 1. Debe ser observado como fenómeno social,
independiente de la conciencia individual. 2. Las mismas ideas morales base del derecho son
producto social. 3. La esencia de los fenómenos sociales es la solidaridad social o coacción que
ejerce el grupo sobre las personas. 4. A cada clase o estado de solidaridad social corresponde un
estado de derecho. 5. Las instituciones jurídicas son manifestaciones externas de la coacción social
ejercida en cada grupo.
En su obra La División Del Trabajo Social, el autor sostiene que en las sociedades primitivas existían
dos grandes de sanciones: “represivas” (penales) y “Restitutivas” (civiles), pero que en las sociedades
rudimentarias prácticamente todo el derecho sería represivo, prevalencia que había ido disminuyendo
con el tiempo.
Maurice Hauriou (1856-1929) Jurisconsulto francés. Uno de los principales autores del derecho
público francés, entre sus obras destaca Principios de derecho público (1910) y Manual de derecho
administrativo (1929). Describe unos pasos para la creación de las instituciones jurídicas (o del
derecho como institución): 1. La idea es subjetiva, es producto de una persona inspirada. 2. Cuando
la idea no necesita de procesos para ser aceptada y acatada o eficaz se convierte en obra social. 3.
La idea se hace anónima e independiente de su creador. 4. La idea objetivizada recluta servidores y
difusores. 5. La idea que se convierte en esencia de la institución adquiere duración indeterminada.
Pierre Marie Nicolas Léon Duguit (1859 - 1928) jurista francés. Su trabajo jurídico se caracteriza por
la crítica a las teorías entonces existentes de Derecho y por su establecimiento de la noción de
servicio público como fundamento y límite del estado. La postura de Duguit era: “El examen de la
naturaleza humana y la observación de los hechos demuestran que el hombre constantemente ha
vivido en sociedad, en una colaboración con sus semejantes que, siguiendo a Durkheim, reviste dos
formas: Solidaridad mecánica, o por semejanzas, y solidaridad orgánica, o por división del trabajo. La
solidaridad requiere unas normas sociales de conducta que no son reglas racionales, sino el mismo
hecho social expresado de una manera abstracta, desde el punto de vista de las relaciones entre el
grupo social y las actividades individuales. Al lado de las reglas morales y económicas, existen
normas jurídicas: Una regla social económica y moral adquiere el carácter de norma jurídica en el
momento en que, por razones que pueden variar, la masa de los espíritus tiene conciencia de que la
sanción de esta regla puede ser asegurada, de una manera permanente, por una reacción social que
reciba de una organización más o menos desarrollada”.

GLOSARIO
ABSOLUTISMO: Detentación y ejercicio del poder político por un solo individuo o grupo, quien lo
maneja según sus conveniencias y voluntad. El poder no es “res pública" sino "res privata". La frase
de Luis XIV “El estado es mío” describe muy bien esta condición.
Un principio del gobierno absolutista es que el poder del soberano es ilimitado frente a sus súbditos.
En este sistema los ciudadanos no tienen derechos políticos; el gobernante, monarca o dictador,
gobierna a su arbitrio sin atenerse a la ley, sin frenos ni contrapesos parlamentarios, ni populares; no
hay limitaciones constitucionales.
Históricamente aparece hacia el siglo XV, con el fortalecimiento de la clase de los comerciantes que
entró en contradicción con los señores feudales. Esta naciente burguesía necesitaba el poder político
para su ulterior desarrollo, para lo cual le era necesario el apoyo del monarca; con este interés, los
burgueses se dieron a la tarea de dar apoyo financiero al rey para el fortalecimiento de su poder
político frente a los señores feudales y obtener como contrapartida la concesión de ventajas
económicas y territoriales.
El absolutismo político en occidente durará hasta cuando la burguesía adquiera suficiente poder
económico corno para dar el asalto al monarca absoluto y sentar las bases del estado liberal-burgués
(v. gr. Revolución Inglesa de 1689, Revolución Francesa de 1789).
BIEN COMUN: Como meta o deseo significa que los miembros de una sociedad organizada
comparten de hecho todas las metas y los conceptos valorativos de la comunidad. Se puede también
interpretar menos utópicamente como el interés de la mayoría, que obliga a toda la sociedad o
comunidad. Conjunto dinámico, armónico y organizado de las riquezas materiales o inmateriales,
posibilidades, proyectos y planes que configuran la vida de una sociedad o grupo.
BURGUESIA: En sentido tradicional, conjunto de burgueses o ciudadanos de las clases ricas y
acomodadas. En sentido más concreto y sociológico, es la clase social que en la sociedad moderna
ocupa una posición de privilegio con respecto a los trabajadores asalariados de la industria, los
obreros agrícolas y los pequeños empleados y que integra fundamentalmente, a los propietarios de
los medios de producción y de capital, a quienes poseen las competencias y los títulos que permiten
d ejercicio de funciones decisorias en la gestión de la economía y a quienes sin pertenecer a los
grupos anteriores, tienen intereses privados vinculados a los de la burguesía.
Su origen está en el renacimiento del comercio en Europa Occidental (siglo Xll en adelante) y en los
comienzos de la superación del feudalismo. Su nombre se deriva de los burgos o puertos que, en las
afueras de los feudos se convertían en centros de intercambio comercial y cuyos habitantes fueron
llamados burgueses, comediantes, mercaderes.
CIUDADANO: Natural o vecino de una ciudad. Persona sujeta de derechos políticos es decir de
elegir, ser elegida y participar en el proceso político. Se desprende como consecuencia de las
calidades jurídicas, nacionalidad y edad. Serán, pues, ciudadanos, los nacionales mayores de edad.
CLASE SOCIAL: Es el resultado de las diferencias sociales, que no es de carácter natural, sino
cultural es decir provocada por el hombre en sus relaciones. Desde este enfoque, el concepto de
Clase Social está determinado por las condiciones económicas, sociales y políticas que se
desprenden de un determinado modo de producción. Necesariamente se Llega así al concepto de
Marx, para quien el fundamento clasista está en la posición que cada persona ocupa en relación de
producción ya sea como propietario-administrador de los factores y medios de la producción o como
aportador de su trabajo. De aquí le desprenderían siempre dos clases sociales: La de los propietarios
-administradores, esclavistas, señores, capitalistas, burgueses- y la de los no propietarios, esclavos,
siervos, trabajadores, proletarios. Naturalmente como el modo de producción no es homogéneo habrá
sesgos de clase que se pueden diferenciar en lo no esencial como grupos intermedios o sectores de
clase. Las clases se acabarían al destruirse ese modo de producción y pasar al colectivismo. Para la
sociología no marxista, la clase es el resultado de la estratificación social que resulta de una serie de
factores como el ingreso, la educación, la capacidad de dominación, el status social. Se tendrían
también clases altas, medias y bajas y entre ellas habría movilidad vertical, según el individuo cambie
los factores mencionados.
DEMOCRACIA: Régimen político en el cual el pueblo mismo se gobierna ya sea en forma directa o
indirecta. No siempre coincide el Estado democrático con el gobierno democrático, como ocurrió en la
antigua Grecia, en la cual el Estado era aristocrático y la forma de gobierno democrático, al contrario
de lo que sucede en algunos Estados modernos, democráticos en su forma, pero no en su gobierno.
Por ello la ciencia política moderna diferencia el concepto Estado del concepto gobierno, para
expresar que democracia directa es una forma política en la cual se conjuga el Estado con el
gobierno democrático: y la democracia indirecta o representativa en la cual el Estado es democrático
en su forma, pero el gobierno puede estar en manos de un grupo minoritario a quienes los
gobernados han dado legitimidad para que representen los intereses de la base estatal. El ideal de
Democracia lo sintetizó Lincoln al definirla como gobierno del, por y para el pueblo.
DIALECTICA: Postura filosófica según la cual una cosa no es sino en tanto se opone a otras cosas.
Según este modo de razonar, toda realidad lleva consigo su oposición y lucha de contrarios; se
supone también su antítesis, (no ser), y de su antagonismo surge un nuevo ser, generador el mismo
de contradicciones que llevan a un desarrollo posterior. '
De acuerdo con la dialéctica marxista, toda sociedad está formada de infraestructura (modo de
producción, modo de reparto de los medios de producción, sistema económico) de la que surgen las
superestructuras (sistema político, derecho, religión) que al mismo tiempo se oponen a toda evolución
o transformación de la infraestructura y le proporciona los medios para destruirla. De las oposiciones
entre las nuevas infraestructuras nacen las revoluciones.
DICTADURA: Forma extraordinaria de gobierno en la antigua Roma Republicana, cuando los
Cónsules, de acuerdo con el Senado, nombraban a un soberano para que en corto tiempo (6 meses)
restableciera el orden público quebrantado, o defendiera al Estado de una amenaza grave. No era
una forma de ejercer el poder sin limitaciones, sino al contrario, respaldada por la legitimidad, aunque
con la caída de la República perdió calidad de legítima. Actualmente la dictadura se caracteriza
precisamente por su ilegitimidad, en el sentido de que es la usurpación del poder por una persona, o
un grupo, generalmente de militares, quienes a su vez no se someten a normas jurídicas establecidas
y sin embargo invocan el interés del pueblo, cuando en realidad suspenden la Constitución y asumen
todos los poderes estatales; por esto también se denomina régimen totalitario; en tanto que los
griegos lo llamaban tiranía, por la anulación del interés general.
El socialismo la define como el sistema político en el que una clase social determinada detenta el
poder político y tiene toda la autoridad sobre la nación. Para el marxismo la clase que debiera
gobernar y poseer todo el poder político es el proletariado, quien por medio de su dictadura podría
construir el socialismo. En este sentido la Dictadura del proletariado es una necesidad para el
desarrollo y el progreso de los pueblos. En ¡a actualidad los partidos marxistas europeos no aceptan
este principio y aspiran a transformar la sociedad con medios democráticos.
DICTADURA DEL PROLETARIADO: Según el marxismo, es la etapa obligatoria para la creación del
socialismo. Es un período de transición entre la sociedad capitalista y la comunista. Supone la
posesión de los medios de producción por parte de los obreros productores, quienes están en el
deber de trabajar para asegurar su existencia. La Dictadura del Proletariado surge según el
marxismo, de las contradicciones de clase existentes en el imperialismo capitalista, las que plantean
las crisis que llevan al proletariado a conquistar el poder político aprovechando la coyuntura política.
Para la ideología liberal se trata más de una dictadura del partido sobre el proletariado que de una
Dictadura del Proletariado.
DOMINACION: Acción de dominio ejercida por un sujeto para imponer sus intereses y valores y
hacer que los adopte el dominado como propios. El poder político se caracteriza en su esencia como
capacidad de dominación. La Dominación Política es ejercida con base en una ideología y con
diferentes procesos de socialización política; por esta razón usualmente mistifica la opresión hasta el
punto de que el dominado no percibe o no es consciente de su dominación. El Marxismo, en el
análisis del capitalismo, utiliza el término para precisar las características de la dependencia de una
sociedad frente a otras que se denominan-más desarrolladas y señala como formas de Dominación,
el colonialismo, el semicolonialismo y el neocolonialismo, dando como factor común de estas formas
la Dominación y la contradicción entre opresor y oprimido.
FASCISMO: Credo político nacionalista, autoritario, antiparlamentario y anticomunista fundado por
Benito Mussolini en 1919. Se constituyó en un sistema de gobierno implantado en Italia de 1922 a
1943. Principales características: Parte de una desigualdad de los hombres, las minorías llamadas a
mandar y el resto a obedecer; el Estado abarca toda la vida social por lo que a él deben someterse
todas las libertades políticas y derechos del individuo; es un régimen personal en el que toda la
autoridad del sistema queda convertida o concretada en la persona del Jefe o Duce, que es el amo
del Estado. Se le puede considerar, a diferencia de otros regímenes autocráticos, como una dictadura
para el desarrollo nacional.
FEUDALISMO: Sistema económico-social de la edad media, después de la caída del Imperio
Romano de Occidente, que originó una forma de gobierno basada en la propiedad sobre la tierra- El
proceso de formación del sistema feudal fue diferente en los países de Europa. Es característica la
máxima medieval de "no hay tierra sin señor". El monarca también cedía tierras a cambio de ayuda
bélica, oportunidad aprovechada por los nobles para independizarse de la corona y convertirse en los
amos de sus tierras con sus propios vasallos. Por esto, políticamente el Feudalismo se puede
precisar como la pulverización del poder central y como la relación entre señores y siervos; poliarquía
y vasallaje son sus características. En la economía, representa una economía cerrada de - trueque de
subsistencia autárquica. En el desarrollo del comercio significa el comienzo de su superación y el
paso al Estado y la sociedad modernos, con centralización, economía abierta y monetaria.
IDEALISMO: Enfoque metodológico que intenta explicar el origen de las cosas bajo la procedencia
de un espíritu absoluto, pues afirma que el ser no tiene más identidad que la de nosotros mismos le
otorgamos al pensarlo, es decir, que los fenómenos son simples representaciones, de manera tal que
sólo es real el "mundo interior" constituido por nuestros conceptos, quedando entonces reducido el
conocimiento al sujeto que lo concibe. Asimismo, explica las sensaciones y pensamientos humanos
como funciones propias del espíritu, que es lo primario, siendo el cuerpo lo secundario.
INSTITUCION: Es todo orden establecido o fundado que perdura en un medio social. Es cada una de
las organizaciones principales del Estado y cada una de las materias principales del Derecho. En este
sentido comprende a todos los órganos del Estado, a los establecimientos y hechos sociales públicos
y privados tales como los tribunales, la moneda, la familia, el colegio y las costumbres. Las
instituciones políticas, económicas y jurídicas, son ordenaciones parciales de la vida social, aptas
para determinados cometidos que constituyen la imagen en que toma forma la actividad de las
generaciones, como por ejemplo la propiedad, la esclavitud, la servidumbre, el matrimonio y la
libertad de trabajo.
Para el marxismo las instituciones son parte constitutiva de la superestructura que a su vez comporta
dos niveles: jurídico-político e ideológico.
LEGALIDAD: Sujeción de la acción política, administrativa y social a las normas jurídicas vigentes.
Es un concepto elástico ya que es relativo a las necesidades de la comunidad en el proceso histórico.
Se le considera también como el principio básico del Estado Derecho, según el cual, toda norma
jurídica se condiciona en su forma y contenido a una norma superior, de tal manera, que todo el
Conjunto Normativo Jurídico es interdependiente, jerárquico y cerrado,
LUCHA DE CLASES: Conflicto antagónico que se gesta con la división de la sociedad en grupos
incompatibles entre sí, cuando no antagónicos. El marxismo- leninismo la considera como motor del
desarrollo social y se basa para su definición en el principio del materialismo dialéctico de la ludia de
contrarios. Afirma, además esta ideología, que esta lucha se acabará con el triunfo del proletariado
sobre la burguesía, valiéndose de la lucha económica, de la ideología y de la política. Para esta
misma ideología la Lucha de Clases resume y explica ia historia de la humanidad.
MATERIALISMO: Concepción filosófica qué le atribuye a la materia conciencia propia y que la
identifica como la realidad objetiva percibida por el hombre mediante su cerebro. Sus planteamientos
giran alrededor del atomismo, el hedonismo y los actos humanos y sus reflejos en la ideología. El
materialismo en su desarrollo se puede considerar de dos clases, el premarxista y el marxista, el
primero basado en una dialéctica primitiva o mecanicista y el segundo fundamentado en las leyes de
la dialéctica de origen hegeliano y perfeccionado por Marx. El Materialismo marxista es el mismo
dialéctico e histórico.
MAYORIA: En materia política, mayor número de votos iguales en una volición; parte más numerosa
de los individuos que componen una nación, ciudad u organismo; número de votos legales necesarios
para tomar una decisión. Igualmente significa el número de votos para elegir a un funcionario o para
decidir sobre un problema. Sus diferentes tipos son:
Mayoría absoluta, con más de la mitad de los votos;
Mayoría relativa, pura o simple: mayor número de votos en relación al que obtienen otros.
Mayoría calificada, más de la mitad más uno de los votos, es decir dos tercios, cuatro quintos, etc.
MONARQUIA: Régimen político unipersonal, de origen griego. Responde a las teorías absolutistas o
autocráticas en donde se le entrega el destino de la colectividad a una persona que se cree posee
inteligencia y magnanimidad otorgadas por un supremo divino, o por los individuos que forman la
sociedad para su salvación, porque se considera que personalmente posee esos poderes. Existen
diversos tipos de monarquía, pero básicamente responden a la característica de la forma hereditaria,
y según las necesidades históricas se ha moderado unas veces su carácter absolutista con
regímenes parlamentarios y constitucionales, como es el caso del gobierno moderno pero con
factores tradicionales de Inglaterra.
NACION: Condición objetiva, producto de un largo desarrollo histórico, condicionado por diversos
factores preexistentes, como el medio ambiente, el clima, el terreno y sobre todo por la actuación de
la colectividad humana que se traduce en la historia, la economía y en la cultura de la comunidad. La
estructura interna de una nación y las relaciones de las naciones entre sí, dependen del nivel de sus
fuerzas productivas, que encuentra su expresión más clara en el grado que ha alcanzado la división
del trabajo, en el nivel de desarrollo productivo y en la capacidad de su mercado interno y externo.
Modernamente es una categoría histórica que corresponde a un modo de producción específico y a
una época determinada, la del capitalismo en ascenso; se transforma en una lucha por la creación de
las condiciones de desarrollo de la sociedad burguesa a la que corresponde una formación política: el
estado nacional centralizado, que se realiza en contra de las formas y de los cuadros patrimoniales y
patriarcales del feudo. Como entidad histórica orgánica, no constituye un todo homogéneo, sino la
sede de los intereses de los conflictos y luchas; las ideas y las tendencias de la nación dependen de
la estructura formada por tas clases que la componen. La problemática nacional tiene pues un
contenido de clase, sirve a intereses distintos en función de la clase que la impone desde el momento
que la impone.
NACIONAL- SOCIALISMO O NAZISMO: es la ideología sociopolítica del Partido Nacional-socialista
Obrero Alemán. Conducido desde el principio por Hitler, fue vehículo de difusión de la ideología del
nazismo y, tras su arribo al poder, representó la base del Tercer Reich Alemán confundiéndose su
historia con la de éste. Su ideología está condensada en la obra de Hitler "Mi Lucha" y en los escritos
de Rosemberg. En economía fue corporativo y ejerció un rígido control estatal pero permitiendo una
fuerte concentración de capitales y un gran desarrollo económico. En política fue belicista,
expansionista e imperialista, sobresalió por la irracionalidad que llegó a su máxima manifestación en
la concepción del superhombre alemán, ario, y en el antisemitismo que casi logra la exterminación de
la raza judía.
PROLETARIADO: Voz de origen francés empleada en el siglo XIX para designar a los trabajadores
manuales. Con el surgimiento del capitalismo el marxismo denomina proletariado a la clase
antagónica de la burguesía, cuyos miembros productores no propietarios, venden su fuerza de trabajo
por un salario. Es una clase que lucha por regir su destino de una manera directa y que propugna por
una revolución que dé como resultado la toma del poder, lo cual se conoce como Dictadura del
Proletariado; su partido político principal es el Comunista que está fundamentado en la ideología
marxista-leninista.
PUEBLO: Término con varias acepciones. En general, es la población y el número de personas que
integran una nación, provincia o lugar. En sentido más estricto se concibe como Pueblo a la gente
humilde de una región o país. Es decir, aquella parte de la población que representa la mayoría, pues
se excluyen las élites, oligarquías, aristocracias, grupos privilegiados y burgueses. En este sentido es
sinónimo de proletariado.
En sentido político es el conjunto de nacionales, mayores de edad que conforman la ciudadanía y a
quienes van dirigidos los derechos y deberes políticos que otorga la soberanía.
RELACIONES DE PRODUCCION: Representan para el marxismo la base o la infraestructura de toda
la sociedad. Sistema de relaciones económicas que se establecen entre los hombres,
independientemente de su conciencia y de su voluntad, en el proceso de producción, cambio,
distribución y uso de los bienes materiales, culturales y de la misma vida. Su carácter depende de las
relaciones de propiedad sobre los medios e instrumentos de producción, y a su vez determinan el
modo de producción. La historia presenta dos tipos fundamentales de propiedad: la privada y la
social. La propiedad privada expresa relaciones de dominación y subordinación, pues los dueños de
los medios de producción ejercen la explotación de quienes no poseen propiedad. En su desarrollo
estas relaciones han aparecido bajo las formas esclavistas, feudal servilistas y capitalistas. La
propiedad social elimina la posibilidad de explotación y origina formas más avanzadas de
colaboración y organización con base en la unión y la ayuda mutua. Las fuerzas productivas de la
sociedad condicionan el desarrollo de las relaciones de producción.
SOBERANIA: Característica de los poderes del Estado por la cual se consideraron exentos de toda
sujeción a un poder superior. Esta potestad suprema, y en cierto modo absoluta, es el vínculo
característico y peculiar de la organización política llamada Estado, entendiendo por tal el
ordenamiento jurídico de una nación bajo un poder supremo, al que le están subordinadas todas las
demás potestades. Permanentemente el concepto se halla en crisis por diversas razones. Dentro de
cada Estado muchas instituciones pretenden ser a quienes les competa en último término la decisión
final. Y en lo que se refiere a las relaciones internacionales todos los Estados se tienen que someter
al Derecho Internacional. Por otro lado, la diferencia del poder económico militar entre estados
teóricamente soberanos, hace que en la práctica los estados menores dependan de tal forma de las
grandes potencias, que muchas de sus decisiones no pueden ser consideradas libres. Sin embargo,
la soberanía se constituye en un instrumento de lucha de los países pequeños para lograr el respeto
a su autonomía y el derecho a su autodeterminación.
SOCIEDAD POLITICA: Cuando el grupo humano que forma la sociedad es estudiado desde el plano
de su organización política o de gobierno se denomina Sociedad Política. Se identifica modernamente
con la organización estatal compuesta por el hombre político.
TERCER MUNDO: Término ambiguo usado para designar el conjunto de países subdesarrollados
(América Latina, África y Asia), cuya renta per cápita en término medio inferior a los 300 dólares
anuales. Estos países están caracterizados por la presencia de dos clases bien diferenciadas (la rica
y la indigente); por la concentración de industrias en manos de potencias extranjeras; por la
exportación de bienes naturales y la importación de manufacturas; por la pobreza que surge de tal
sistema y por la inestabilidad político-social. La característica de dependencia haría más bien llamar
el conjunto de estos países Mundo Dependiente y Explotado.
TERRITORIO: Elemento constitutivo del Estado y sobre el cual ejerce éste su soberanía,
representado por el espacio terrestre definido por fronteras, el subsuelo y el espacio aéreo o
sobresuelo, lo mismo que el mar territorial o sea la parte marítima costara y la plataforma submarina
que se halla en evidente relación de utilización por parte de quienes viven en la tierra que da al mar y
que sirve también de defensa de la integridad del Estado. Por el Derecho Internacional se acepta
también que las naves y las sedes diplomáticas representan parte del territorio del Estado.

También podría gustarte