Está en la página 1de 3

La Ilustración:

La Ilustración escocesa
La Ilustración o Iluminismo no es un movimiento exclusivamente francés ni comienza propiamente en el s. XVIII. De hecho, el autor más “revolucionario” de su
tiempo en filosofía es Spinoza, quien habita en Holanda, quizá el país más atrevido e innovador en cuestiones de pensamiento y organización política durante el
s. XVII.

Del mismo modo, sin la revolución científica de dicho siglo la Ilustración nunca hubiera sido lo que fue. Dicha revolución tuvo una influencia decisiva sobre el
pensamiento y marcó la forma en la que se habría de contemplar el mundo y la sociedad.

Convencionalmente, y desde una perspectiva más política, abarca el periodo que se extiende entre la Revolución Gloriosa de 1688 hasta la misma Revolución
Francesa de 1789. Y los países donde estaría mejor representada serían precisamente Inglaterra y Francia. En el primero a través de Locke, Newton y
la Ilustración escocesa (Hume, Ferguson, Smith, Millar), y en el segundo por toda una plétora de autores y movimientos que enseguida veremos. En Alemania
la Aufklärung es algo más tardía y su mayor figura será Kant.

De Kant mismo tenemos su definición totémica: “Ilustración es la salida del hombre de su inmadurez autoculpable”. A ella se asocia el pensar por uno mismo, el
progreso social y moral, el uso público de la razón y la emancipación política

La Enciclopedia
A Francia le cabe el mérito de haber promovido la difusión de este nuevo saber con más insistencia quizás que otros países, aparte de ser la sede del “producto”
político ilustrado por antonomasia: la Revolución.

La Enciclopedia compilada por Diderot y D’Alembert, obra ilustrada donde las haya, constituye la seña de identidad fundamental de este movimiento, que poco a
poco va expandiéndose desde un pequeño círculo de intelectuales para abrirse a sectores más amplios de la población.

El prerrequisito fue la aparición de un espacio público de debate e intercambio de opiniones e ideas, la subversión de la censura, el apoyo de algunos monarcas
(Federico de Prusia o Catalina de Rusia) y nobles, y la proliferación de lugares de encuentro en salones y logias.
Encyclopédie, ou dictionnaire raisonné des sciences, des arts et des métiers

La Ilustración francesa
Es un movimiento diverso en que se entremezclan distintos discursos y se pone el énfasis sobre cuestiones también diferentes. Los puntos en común:

1. Discurso del progreso. No siempre es entendido ni presentado de la misma manera, aunque siempre aparece en forma de una filosofía de la historia. En
Turgot, por ej., es concebido casi de forma lineal, fijándose sobre todo en los aspectos científico-técnicos; en Condorcet, por el contrario, se pone el énfasis en la
libertad del espíritu para una investigación libre de la condición humana y el cultivo de la razón.

2. Crítica de la religión: Va desde posiciones ateas y materialistas inspiradas por Spinoza (D’Holbach, Diderot), hasta el deísmo característico de autores
como Voltaire o el propio Montesquieu. En estos predomina el “dios de los filósofos”, la causa primera que pone en marcha un universo sobre del que después se
desentiende. En todos ellos predomina una defensa de la tolerancia y una ácida postura anticlerical que se emprende como parte del combate contra la
superstición, la censura y los poderes estamentales.

3. Búsqueda de una emancipación política del absolutismo: Aquí las variaciones son también importantes y van desde los más elitistas Montesquieu o
Voltaire, críticos acérrimos del despotismo, al radicalismo de Rousseau. En todos ellos la crítica social se asocia a un sentido impulso por la reforma política.

También podría gustarte