Está en la página 1de 9

Hacia un modelo unificado

de la memoria
Existen al menos cinco formas de memoria bastante independientes entre sí. Nos permite
acceder a nuestro pasado, forjar nuestra identidad y adquirir competencias. Psicólogos
y neurocientíficos revelan la lógica de tales interacciones

FRANCIS EUSTACHE Y BEATRICE DESGRANGES

E n 2005, los neuropsicólogos Endel Tulving


y Shayna Rosenbaum publicaron el estu-
dio clínico del paciente K. C. Había sufrido
memoria determinante era la episódica. Otro
neuropsicólogo, Alan Baddeley, de la Universi-
dad de Cambridge, se ha fijado en la memoria
un accidente de motocicleta, una veintena de operativa, la que permite retener un número
RESUMEN años atrás, y se había sometido a múltiples de teléfono justo el tiempo suficiente para po-
revisiones psicológicas, ya que su memoria derlo marcar.
Un sistema global
estaba perturbada. Era incapaz de rememo- Otros trabajos se han concentrado en la
e interconectado
rar algún acontecimiento concreto de su vida, memoria perceptiva, que imprime de mane-

1 Existen diversas
formas de memoria.
Suelen reducirse a cinco
pero conservaba la memoria de las informa-
ciones generales que poseía sobre sí mismo
y el mundo. Conocía los principales aconte-
ra más o menos automática e involuntaria la
imagen de los objetos que vemos, sin asociarla
forzosamente a un sentido o a un contexto.
tipos fundamentales: cimientos históricos, el nombre de los países, Por último, algunos estudios han puesto el
episódica, semántica, los estudios que había realizado, el apodo de acento sobre la memoria procedimental, que
perceptiva, operativa y sus allegados. En suma, recordaba los cono- sirve para memorizar las secuencias motrices;
procedimental. cimientos generales, pero había olvidado los permite aprender a montar en bicicleta sin re-
episodios concretos de su vida, asociados a un tener necesariamente el lugar o el momento de

2 Según Endel Tul-


ving, reconocido
especialista en psi-
lugar o a una fecha.
El ejemplo nos demuestra que la memoria
no constituye un bloque uniforme. Existen di-
ese aprendizaje.

Cinco grandes tipos de memoria


cología y neurología versas formas. Algunas registran los aconteci- Desde hace decenios, se han venido recopilan-
cognitiva, las memorias mientos vinculados a un contexto (el recuerdo do innumerables datos sobre estas diferentes
perceptiva, semántica de una fiesta, de un momento en particular): es formas de la memoria. El estado actual de las
y episódica constituyen la memoria episódica. Otras almacenan los co- investigaciones parece haber alcanzado un
una cadena que condu- nocimientos sobre uno mismo o sobre el mun- punto de maduración crítica, que reclama un
ce a la codificación del do (conocer la propia fecha de nacimiento, por trabajo de unificación. Para abordar el objeto
recuerdo. ejemplo, o saber que el Nilo es un río de Egipto): de nuestro estudio, la memoria como tal, es
es la memoria semántica. Suelen reducirse a crucial entender el papel atribuible a los di-

3 La memoria opera-
tiva es uno de los
mecanismos fundamen-
cinco los tipos fundamentales de memoria; a
saber, episódica, semántica, perceptiva, memo-
ria operativa y memoria procedimental.
versos tipos de memoria, su articulación e
interacciones. Presentaremos aquí el marco
conceptual que hemos elaborado a lo largo
tales de la conciencia. Si En función de las épocas o de las escue- de varios años de reflexión, y que propone un
tan sólo percibiéramos las, psicólogos o neurocientíficos han hecho enfoque globalizado de la memoria humana a
el instante, no podría- hincapié sobre una u otra de estas formas de través de la unión de los cinco grandes tipos
mos tener conciencia memoria. En ese sentido, Endel Tulving, de la de memoria.
del mismo. Universidad de Toronto, y experto autorizado En 2001, Tulving propuso una organización
en la materia, declaró ya hace tiempo que la jerarquizada de tres memorias calificadas de

48 MENTE Y CEREBRO 43 / 2010


representaciones a largo plazo, pues almace- Memoria operativa
nan las informaciones durante períodos pro- y memoria procedimental
longados: la memoria perceptiva, la memoria Además de las memorias perceptiva, semánti-
semántica y la memoria episódica. ca y episódica, en un modelo global de la me-
La memoria perceptiva es el recuerdo de moria deben tenerse en cuenta la operativa y
un precepto incluso antes de que adquiera procedimental. La memoria operativa funcio-
significado. Por ejemplo, en el contexto de la na sin descanso en nuestra vida consciente. Es
percepción visual, a veces se percibe una for- la que mantiene presentes las informaciones
ma antes de identificarla. El cerebro retiene que necesitamos en tiempo real para hablar,
ya en ese estadio un primer esbozo de lo que imaginar, reflexionar o calcular. Un ejemplo
ha percibido. La existencia de este esbozo o muy simple es el de un amigo que nos llama
huella puede confirmarse experimentalmen- por teléfono para encontrarnos con él. Nos
te: cuando un sujeto percibe una forma y ul- indica el lugar de la cita y nos detalla cómo
teriormente se le muestra un fragmento de llegar hasta allí. Hemos retenido el medio de
dicha forma, la identifica antes que si no se transporte a utilizar y le preguntamos sobre la
hubiera hallado expuesto previamente a la parada donde debemos apearnos. Al hacer esto
forma entera. Se ha producido un efecto de último, hemos mantenido presente durante
sensibilización perceptiva, donde la presenta- la conversación una información (el medio de
ción inicial de la forma completa, sin acceso transporte) y hemos reflexionado a partir de
al sentido de ésta, ha facilitado el reconoci- ese dato. Esta operación exige conservar pre-
miento ulterior de un fragmento de la forma sente la información en la conciencia, lo que es
en cuestión. Al ver el fragmento de un motivo competencia de la memoria operativa. 1. ¿SE ALMACENAN LOS
visual, el cerebro reactiva la huella mnésica de Sin duda, esta información se habrá olvidado RECUERDOS en “cajones”
la forma entera. al día siguiente, pero es necesario retenerla en mentales? No. Aunque los ti-
La memoria semántica nos es familiar. Cuan- la memoria durante la operación. Así pues, la pos de memoria son bastante
do aprendemos que Moscú es la capital de Ru- memoria operativa participa activamente en la independientes, se entremez-
sia, no memorizamos un percepto, sino un creación de una conciencia del presente. De igual clan e interactúan.
sentido, un conocimiento. Este tipo de memo-
rización reposa sobre la memoria semántica.
Todos los conocimientos generales que vamos
acumulando, incluidos los relativos a nosotros
mismos, se deben a ese tipo de memoria, que
no implica acordarse de un acontecimiento
preciso, ni tampoco de un percepto.
Por último, la memoria episódica se refiere
al recuerdo de los instantes únicos, acotados en
el tiempo y el espacio. Todo recuerdo episódico
aparece asociado a un instante y a un lugar, lo
cual no es el caso de la memoria semántica.
Acordarse del momento de enterarse de la no-
ticia de los atentados del 11 de septiembre, por
ejemplo, corresponde a la memoria episódica;
se recuerda un instante, un lugar o un entorno
preciso.
Estas tres formas de memoria son distintas,
como lo confirman los casos clínicos estudia-
dos: ciertas personas pierden la capacidad de
memorizar los acontecimientos (su memoria
episódica está alterada), pero conservan la ca-
pacidad de aprender nuevos conceptos, lo que
guarda relación con la memoria semántica. De
© ISTOCKPHOTO / LINDA BUCKLIN (cabeza)

ese modo, pueden aprender qué es el sida, pero


no acordarse de la persona que le ha dado la
información ni del lugar donde se produjo la
conversación.

MENTE Y CEREBRO 43 / 2010 4499


2. LA CODIFICACION
DE UN RECUERDO hace interve-
nir en primer lugar a la memo-
ria perceptiva (la percepción de
un avión y de una explosión);
después viene la memoria
semántica (los elementos per-
cibidos adquieren un sentido:
se trata de un rascacielos, de
un avión y de una explosión);
Avión

© Cerveau & Psycho


y finalmente, la memoria epi- Memoria episódica
Explosión
sódica (nos acordamos de que
Memoria perceptiva Torre
mirábamos la televisión en casa
Memoria semántica
de un amigo cuando se difun-
dieron las primeras imágenes).
modo, cuando realizamos la operación mental Memorias que interactúan
4 × 12 – 5, primero multiplicamos 4 × 12 = 48, para Todas estas memorias tienen su propia lógica,
memorizar después ese resultado el tiempo ne- su existencia individual. La memoria es una
cesario para restarle 5. Es la memoria operativa entidad compuesta por diferentes módulos.
la que retiene el número 48 durante unos ins- ¿Cómo interactúan entre sí? Según Tulving,
tantes, antes de soltarlo. También en este caso, la las memorias perceptiva, semántica y episó-
memoria operativa es una componente entera dica constituyen una cadena que conduce a la
de la memoria, ya que ciertos amnésicos poseen formación (o codificación) del recuerdo. En este
una memoria operativa íntegra, mientras que su modelo, la codificación se considera seriada;
memoria episódica podría resultar deficiente. es decir, empieza por la memoria perceptiva,
Por último, la memoria procedimental con- continúa con la memoria semántica y termina
cierne al aprendizaje y conservación de las con la memoria episódica. En otras palabras,
competencias: aprender a esquiar, a montar el recuerdo comienza por la percepción, para
en bicicleta, a tocar un instrumento o incluso acceder luego al sentido y finalmente al acon-
Todas las a caminar. La memoria procedimental es inde- tecimiento (véase la figura 2).
memorias tienen pendiente de los otros tipos de memoria. Así lo En concreto, ¿cómo se desarrolla esta secuen-
ilustra un simple ejemplo: cuando llegamos a cia? Cuando vimos las imágenes de los atentados
su propia lógica,
una vivienda nueva aprendemos el código del del 11 de septiembre de 2001 en la televisión,
su existencia inmueble. Al principio memorizamos mental- nuestro cerebro memorizó primero los objetos:
individual. mente la secuencia de cifras o letras. Activamos la imagen de un avión, de una torre y de una
nuestra memoria episódica y nuestra memoria explosión. Esta codificación perceptiva, muy rá-
La memoria semántica (ya que se trata de un conocimien- pida, se concentra en motivos visuales, sin que
está compuesta to). Pero a fuerza de teclear los botones del có- se pueda asociar un sentido a los elementos de
digo digital, adoptamos progresivamente una la escena. Después, los perceptos adquieren un
por diferentes secuencia de gestos mecánicos. sentido: se toma conciencia de que la escena
módulos. La secuencia se automatiza. Llega un día en representa un avión que se estrella contra una
que un amigo nos pide el código por teléfono, torre, provocando una explosión. Por último,
y no podemos dar todas sus cifras. Nuestro re- se crea la memoria del acontecimiento, esto es,
cuerdo del código ha desaparecido y ha cedido el atentado del 11 de septiembre como escena
el paso a una huella procedimental: sabemos que se desarrolla en Nueva York en una fecha
introducir el código con nuestros dedos, pero precisa, pero también como escena vista en el te-
hemos olvidado los guarismos. levisor en el apartamento de un amigo mientras
La memoria procedimental es una parte di- nos preparábamos para una sesión de cine, inte-
sociada de la memoria episódica. Podemos con- rrumpiéndose la programación para dar la noti-
seguir que un amnésico vaya en bicicleta: éste cia. El acontecimiento ha adquirido una forma
habrá olvidado todo lo acaecido durante los definitiva, y nos acordaremos del mismo bajo
días en que aprendió a montar en el vehículo, esta forma unificada, fechada y localizada.
pero habrá asimilado, mediante su memoria A menudo nos formamos recuerdos episó-
procedimental, los gestos necesarios para pe- dicos más personales y más “banales” que los
dalear y mantenerse en equilibrio. del 11 de septiembre, pero no todos ellos son

50 MENTE Y CEREBRO 43 / 2010


Así interaccionan los cinco grandes tipos de memoria

Existen cinco grandes tipos de memoria, repartidos en tres Finalmente, el administrador central ofrece la posibilidad de
categorías: las de representación a largo plazo (perceptiva, elegir dónde se va a fijar la memoria operativa, especialmente
semántica y episódica), la operativa y la procedimental. En las en una tarea compleja. Si se debe preparar una receta de coci-
memorias de representación a largo plazo, se distinguen una na y se piensa “coger la mantequilla y después los huevos” y,
vía ascendente y vías descendentes. al mismo tiempo, se buscan los ingredientes en el armario, se
En la vía ascendente, las memorias perceptivas alimentan pasa del bucle fonológico a la agenda visoespacial. Además,
la memoria semántica, que a su vez alimenta la memoria epi- el relé episódico permite conectar esta memoria operativa
sódica (se memorizan primero las imágenes y los sonidos, y a con los sistemas de memoria a largo plazo: si se prepara un
continuación el significado de esas impresiones); por último, pastel para el cumpleaños de un amigo, uno se acuerda de
el sentido de las diversas partes de un acontecimiento conlle- un acontecimiento vivido en el pasado con ese amigo, lo que
va la memorización del acontecimiento en sí, asociado a un pone en juego la memoria episódica e influye en la ejecución
lugar y a una fecha. de la receta.
En la vía descendente, el hecho de rememorar un aconte- La última categoría de memoria es la procedimental. La
cimiento (memoria episódica) cambiará el sentido atribuido a memoria procedimental cognitiva permite aprender méto-
ese acontecimiento (siendo adulto, uno no atribuye el mismo dos de resolución de tareas cognitivas, por ejemplo, resolver
significado a sus actos de adolescente, cuando se vuelve a ecuaciones matemáticas, y hacerlo de forma cada vez más
pensar en ellos). Del mismo modo, el recuerdo de un aconteci- rutinaria.
miento reactiva los elementos perceptivos (imágenes, sonidos, La memoria perceptivo-verbal permite aprender un poema:
olores) que se modifican durante su propia reactivación. se memorizan las secuencias de gestos orales que reproducen
En la segunda categoría (memoria operativa), se distinguen el poema. La memoria procedimental perceptivo-motriz per-
tres facultades: por un lado, la de conservar presentes men- mite aprender un sinfín de actividades físicas complejas, desde
talmente, en todo momento, cierto número de palabras, o montar en bicicleta hasta esquiar, pasando por la costura.
cifras, mientras alguien habla, por ejemplo, o nos dictan un La memoria procedimental interactúa con la memoria ope-
número de teléfono; es lo que se denomina el bucle fonoló- rativa (en un primer momento debe mantenerse en la con-
gico. Por otro lado, la facultad de representarse una escena ciencia los gestos a aprender, antes de poder automatizar la
visual (por ejemplo, el interior de un automóvil) y de visitar- secuencia). Algunos experimentos han demostrado también
la con la mente, concentrarse visualmente en la palanca de que la memoria procedimental interactúa con las memorias de
cambios, la radio... representación a largo plazo (grandes flechas transversales).

Memoria episódica Bucle fonológico Aprendizaje


Recuerdos de aconte- Permite conservar en procedimental
cimientos asociados a la mente una serie de cognitivo
contextos concretos palabras durante una Aprender a resolver
conversación ecuaciones matemáticas

Relé episódico
Memoria semántica Conecta las memorias
Conocimientos gene- a largo plazo y la me- Aprendizaje
Administrador central
rales sobre el mundo moria operativa procedimental
Orienta la memo-
ria operativa hacia perceptivo-verbal
diferentes aspectos Aprender un poema
de una tarea (por
Memoria perceptiva ejemplo, preparar una
Recuerdos de imáge- receta de cocina, bus-
nes, de sonidos... car los ingredientes y
al mismo tiempo acor-
darse de sus nombres)

Entradas sensoriales
GEHIRN & GEIST / SIGANIM Y EMDE-GRAFIK

Agenda visoespacial Aprendizaje


Permite conservar en procedimental
la mente una escena perceptivo-motor
visual y explorarla me- Aprender a montar en
diante el pensamiento bicicleta

Memorias Memoria operativa Memoria procedimental


de representación (memoria de representación (memoria de acción)
a largo plazo a corto plazo)
MENTE Y CEREBRO 43 / 2010 51
Interconexión óptima para un buen recuerdo
de palabras, entre las que se encontraban las
que habían oído previamente.
Las conexiones entre la memoria perceptiva y la memoria episódica pueden Constatamos que cuantas más veces se había
aparecer cuando un individuo escucha varias palabras y una de ellas (Sol) escuchado una palabra, mejor la identificaban los
se pronuncia más veces (a). Después, debe identificar algunas palabras voluntarios en su versión “deteriorada”. Este efec-
(entre ellas, Sol) en medio de ruidos parásitos que interfieren (aplausos o to se debe a la memoria perceptiva de la palabra,
ruidos de automóvil). La palabra Sol es identificada a pesar del ruido de que permite que su registro aflore a la conciencia
automóvil (b), lo que demuestra que ha quedado grabada en la memoria y que incluso los indicios parciales de la palabra
perceptiva. Se evalúa a continuación la memoria episódica del voluntario: en cuestión sean suficientes para reactivarlo. Se
se le pronuncia varias palabras, entre ellas Sol, y se le pide que precise si trataba de memorización perceptiva.
se acuerda en qué contexto sonoro las ha escuchado. Si sabe identificar la A continuación, se comprobó que cuanto
palabra Sol (c) e indica las condiciones en que la ha escuchado (un ruido más fuerte era la memorización perceptiva,
de automóvil), significa que ha adquirido un buen recuerdo episódico de los voluntarios también memorizaban más
la misma. El experimento reseñado revela que una buena memorización estas palabras de forma episódica. Por esa
perceptiva se asocia a una buena memorización episódica. razón, se les hizo escuchar cierto número de
palabras, entre ellas, las que habían escuchado
inicialmente. En cada palabra escuchada, se les
preguntaba si la habían oído con anterioridad.
Además, debían concretar “si sabían que habían
escuchado esa palabra”, o “si se acordaban real-
mente de haberlo hecho y podían precisar su
© JEAN-MICHEL THIRIET

contexto” (aplausos o carrera automovilística).


Sólo en este último caso se podía considerar
que habían creado un recuerdo episódico del
momento en que escucharon la palabra.
Comprobamos que la tendencia a establecer
un recuerdo episódico en tales condiciones se
memorizados de manera tan persistente. Por halla asociada a la fuerza de la memoria percep-
último, sólo retenemos unos pocos recuerdos tiva previamente evaluada. Por lo tanto, esos dos
episódicos de nuestras vidas: se trata de suce- tipos de memoria guardan relación. Los efectos
sos destacables, de encuentros con personas de la sensibilización perceptiva, que reflejan la
importantes, de fiestas llenas de emoción, de actividad de la memoria perceptiva, refuerzan
momentos de transición. la creación de recuerdos episódicos. La sensi-
Este es el modelo denominado “seriado” de bilización perceptiva hace referencia al hecho
Tulving. A pesar del avance que representa, cree- de haber estado en contacto perceptivo con un
Los efectos de la mos ahora que esta visión debe complementarse objeto, lo que facilita el tratamiento perceptivo
sensibilización para llegar a un concepto más global de las inte- ulterior de ese objeto, a espaldas del sujeto.
racciones entre las diferentes formas de memo- No obstante, todas las informaciones presen-
perceptiva, ria. En el Laboratorio de Caen, hemos elaborado tes en esas memorias perceptivas no alcanzan
que reflejan un marco conceptual denominado MNESIS (acró- el estatuto de recuerdo episódico. El modelo de
nimo de Modèle NÉoStructural InterSystémique Tulving postula que ciertos recuerdos pasan de
la actividad
de la mémoire humaine), que reúne las interac- la memoria perceptiva a la memoria semántica
de la memoria ciones entre las diferentes memorias. sin llegar a la memoria episódica. En este caso,
perceptiva, ¿En qué consiste este modelo? Con relación al se generan conocimientos (sobre el mundo y
de Tulving, nuestro marco integra las conexio- sobre sí mismo) sin recurrir a la memoria epi-
refuerzan nes directas entre la memoria perceptiva y la sódica, es decir, sin la formación de recuerdos.
la creación episódica (véase el recuadro “Interconexión Por ejemplo, los pacientes amnésicos pueden
óptima para un buen recuerdo”). Una relación aprender un método de programación infor-
de recuerdos puesta de relieve a partir de un experimen- mática o una nueva lengua, y al mismo tiempo
episódicos. to realizado por nuestro equipo. Consistió en olvidar las circunstancias en las que adquirie-
hacer escuchar ciertas palabras a voluntarios, ron estos nuevos conocimientos.
un número variable de veces. Después, los vo-
luntarios debían escuchar las grabaciones “de- Del episodio al sentido
terioradas” (en medio de un ruido de aplausos Esta proposición teórica, que surge del estudio
o de una carrera de automóviles) de una serie de casos patológicos, pone de manifiesto cier-

52 MENTE Y CEREBRO 43 / 2010


tas capacidades residuales de los pacientes am- La fuerza de las reviviscencias
nésicos. Aunque en un grado distinto, la misma Otro aspecto de las relaciones entre diferen-
idea se aplica a las capacidades de adquisición tes tipos de memoria lo aportan las secuencias
de conocimientos semánticos del niño, en “descendentes” entre la memoria episódica y
quien la memoria episódica no ha alcanzado la memoria perceptiva. Estas secuencias son
su funcionamiento óptimo. Los niños pueden responsables de los fenómenos de reviviscen-
aprender el significado de una multitud de ob- cia. Al rememorar un acontecimiento desta-
jetos sin guardar apenas recuerdos episódicos cable, sobre todo las primeras veces, uno se
anteriores a los tres años de edad. representa la escena con las emociones que lo
Al mismo tiempo que reconoce la forma- acompañaron, viendo de nuevo ciertos detalles
ción de conocimientos sin recuerdos, nuestro concretos y teniendo la impresión de revivir el
modelo considera también la existencia de se- acontecimiento. La reconstrucción reaviva los
cuencias descendentes que van de la memo- recuerdos perceptivos del suceso, “reviviscen-
ria episódica a la memoria semántica y a la cia” contribuye a consolidar el recuerdo.
memoria perceptiva, es decir, en sentido con- En efecto, parece que el cerebro reactiva las
trario al modelo de Tulving. Además, algunos percepciones asociadas a un acontecimiento
de nuestros conocimientos generales sobre el para memorizarlo mejor. Esto es lo que de-
El experimento
mundo (memoria semántica) se construyen jan entrever los experimentos realizados por
de la torre
a partir de recuerdos episódicos. Este es el Pierre Maquet, de la Universidad de Lieja. Cuan-
de Hanoi
caso de las fiestas de cumpleaños. De niños do una persona ha realizado un aprendizaje En este experimento se
memorizamos primero el recuerdo de un cum- intensivo durante el día (por ejemplo, aprender deben transferir tres anillas
pleaños concreto, lo que moviliza la memoria a distinguir ciertos motivos visuales comple- desde un vástago a otro,
episódica. Pero a medida que los cumpleaños jos), su cerebro se reactiva de la misma manera de suerte que una anilla
se repiten, la mayoría de esos recuerdos episó- durante el sueño, como si se rebobinasen las de diámetro superior esté
dicos pierden su especificidad y se funden en percepciones visuales asociadas al aprendizaje. situada siempre debajo de
un conocimiento más general, que pertenece Tal “repetición durante el sueño” permite a la una anilla de diámetro in-
al registro de la memoria semántica, para dar persona sacar provecho de su aprendizaje, ya ferior. Los sujetos que rea-
lugar al “concepto de cumpleaños”. La mayoría que lleva a cabo más eficazmente las mismas lizan esta prueba aprenden
de los cumpleaños se olvidarán en tanto que tareas a la mañana siguiente. más rápidamente el juego
acontecimientos, a excepción de algunos de El proceso de consolidación que acabamos cuando poseen una buena
ellos que se distinguirán por un detalle inu- de describir no constituye un simple refuerzo memoria operativa y una
sual. Se habla entonces de semantización de del recuerdo, sino que implica necesariamente buena memoria episódica.
los recuerdos episódicos. su modificación. Cuando nos acordamos de un a b
Y ello nos conduce a una observación im- episodio, se reactivan los recuerdos perceptivos,
portante: no poseemos tantos recuerdos epi- aunque unos más que otros. En ese momento,
sódicos como pudiera uno pensar. La inmensa el recuerdo se “reescribe” y el acontecimiento se
mayoría de los recuerdos generados se olvida. percibe en una versión en la que ciertos detalles
Si todas las situaciones que vivimos se regis- se habrán vuelto más prominentes. Las revivis-
traran como acontecimientos únicos, no ten- cencias conducen a exagerar detalles; de reescri- c d
dríamos la oportunidad de establecer puntos tura en reescritura, el recuerdo alcanza el estatu-
comunes entre ellos, ni podríamos acceder al to de una obra que usted mismo habrá creado,
sentido de las cosas. a veces de manera totalmente involuntaria. Ese
La mayoría de los días de nuestra vida no se recuerdo se habrá alejado de la realidad.
memoriza como recuerdos episódicos. En cam- El tipo de consolidación expuesto parece
e f
bio, no olvidamos el aprendizaje que estos días intervenir en el sueño. Las investigaciones di-
nos han deparado. Así pues, nuestras jornadas rigidas por nuestro equipo demuestran que el
laborales no dejarán ninguna huella en nuestra sueño profundo permite la consolidación de
memoria episódica, aun cuando aprendamos en las representaciones episódicas y semánticas,
ellas el sentido de ciertos conceptos o adquira- mientras que el sueño paradójico reforzaría
mos determinadas habilidades. Los que con- más la memoria procedimental. g h
servamos en términos de memoria episódica Para llegar a una visión unificada de la me-
© CERVEAU & PSYCHO

son los momentos emblemáticos, las rupturas moria, hemos relatado hasta aquí las relaciones
en las diferentes etapas de la vida, los aconte- existentes entre las tres memorias de represen-
cimientos con un estatuto particular, las situa- tación a largo plazo (perceptiva, semántica y
ciones de peligro o de felicidad intensa. episódica). Abordemos ahora las conexiones de

MENTE Y CEREBRO 43 / 2010 53


estas tres memorias con la memoria operativa Aclaremos, mediante un ejemplo, esas nocio-
y la memoria procedimental. nes. Si alguien le dice: “Imagínese un cocodrilo
Según A. Baddeley, la memoria operativa se rosa con topos verdes y con una toalla alrede-
presenta como un sistema formado de diferen- dor del cuello”, usted podrá representarse ese
tes componentes: por un lado, el administrador extraño animal, aunque no exista; la memoria
central, que orienta la atención hacia los dis- operativa desempeña un papel fundamental
tintos aspectos de la información a memori- en la representación.
zar y, por otro lado, los “sistemas satélite”, que En el ejemplo, el administrador central (que
mantienen las informaciones presentes en la posee una localización cerebral descrita más
conciencia. Esos sistemas satélite son el bucle abajo) empieza por desenterrar de la memoria
fonológico, que mantiene presentes las infor- la imagen de un cocodrilo; el color rosa, des-
maciones verbales, y la agenda visoespacial, pués, y, luego, los topos verdes. Para crear, a
que crea y mantiene las imágenes mentales continuación, la imagen compuesta de un co-
(véase el recuadro “Cómo interaccionan los cin- codrilo rosa con topos verdes.
co grandes tipos de memoria”). Simultáneamente, activa el bucle fonológi-
co, un sistema de memoria verbal que permite
mantener en la conciencia el contenido de la
frase mientras se constituye la imagen del co-
El mosaico de la memoria
codrilo, de modo que uno puede concentrarse
después en las palabras del final del enuncia-
En los diferentes tipos de memoria parecen intervenir diversas regiones do. En ese momento, la toalla aparece atada
del cerebro. La memoria episódica subyace en gran parte en el hipocam- alrededor del cuello del cocodrilo. Es la agenda
po, implicado tanto en la adquisición como en la rememoración de los visoespacial la que concentra la atención so-
recuerdos episódicos. Por otro lado, la corteza prefrontal izquierda se bre el cuello del cocodrilo para colocarle una
emplearía más particularmente en la adquisición (o codificación) de los toalla. Este modelo ha quedado demostrado
recuerdos y la derecha en la rememoración (recuperación). La corteza en trabajos de imagen cerebral, que revelan
parietal cumpliría una función de control de los recuerdos (especial- que el mantenimiento de las imágenes men-
mente, la exploración de su dimensión espacial). tales es atribuible esquemáticamente a las
La memoria semántica hace intervenir sobre todo los lóbulos frontal áreas cerebrales posteriores, mientras que el
y temporal izquierdos. Las memorias perceptivas reposan en gran parte administrador central, que estructura la tarea
en las áreas sensoriales primarias, por ejemplo, la corteza visual y la y desvía la atención a sus diferentes partes, se
corteza auditiva. aloja principalmente en la parte anterior del
El administrador central de la memoria operativa se asocia gene- cerebro, en la corteza frontal dorsolateral.
ralmente a la actividad del lóbulo frontal, mientras que la memoria
procedimental hace funcionar ciertas zonas del tálamo, del cerebelo y La memoria del presente
del núcleo caudado. Se da por cierto que este sistema de memo-
Tálamo Hipocampo ria operativa, en interacción con la memoria
Corteza
parietal episódica, conforma el pedestal del presente
psicológico, es decir, la sensación de percibir
Corteza el presente. Cuando tenemos la sensación de
visual
que el instante vivido se desarrolla ahora, y
no en el pasado ni en el futuro, percibimos
las escenas reales que discurren ante nuestros
ojos, pero mantenemos idéntica percepción
en la memoria operativa durante algunos
segundos. Cuando utilizo un bolígrafo para
escribir una frase, empiezo por coger el bolí-
Memoria
Corteza
episódica grafo y después pienso en lo que voy a escribir,
prefrontal Memoria pero mi memoria operativa mantiene la per-
semántica
Corteza cepción consciente del bolígrafo en mi mano
Memoria
temporal
perceptiva mientras preparo mis ideas. De ese modo se
Núcleo
© RAPHAEL QUERUEL

caudado Memoria crea una continuidad entre el bolígrafo y el


procedimental
Corteza Cerebelo pensamiento, unidos en un tiempo presente
Memorias episódica,
auditiva semántica y operativa que es el de la memoria operativa, del orden
de unos segundos.

54 MENTE Y CEREBRO 43 / 2010


Además, yo no me observo a mí mismo en el que se insertan tres anillas de tamaño cre-
como a cualquier otra persona que sostiene ciente (véase el recuadro “El experimento de la
el bolígrafo y prepara una frase. La forma en torre de Hanoi”). La anilla mayor se sitúa abajo
que preparo mis palabras depende de los datos y la menor, arriba. El sujeto dispone de otros dos
anteriores, ligados a un problema planteado, vástagos a los que puede transferir las anillas
a un deseo personal o a unos episodios ocu- del primero. El objetivo es reconstruir una torre
rridos en mi vida. En ese sentido, la memoria sobre otro vástago colocando las anillas en el
operativa se halla en contacto con la memoria mismo orden (la mayor abajo y la menor arriba),
episódica. Baddeley propone la existencia de sin poner nunca una anilla más grande encima
un “relé episódico” en la memoria operativa, de una más pequeña.
que permite que la memoria episódica se en- Esta tarea exige un esfuerzo mental inicial,
cuentre, solapada, en la memoria operativa, por pero a medida que los participantes la practi-
cuya razón el presente psicológico difiere de can, descubren las secuencias adecuadas para
una persona a otra. llevarla a cabo con éxito. Cada vez la realizan
más rápidamente y de forma más automá-
La memoria procedimental: tica. Al hacerles repetir la prueba varias ve-
del conocimiento a la habilidad ces, H. Beaunieux comprobó que los sujetos
El inicio
La memoria operativa es, sin duda, uno de los presentaban unos perfiles de aprendizaje dis- del aprendizaje,
mecanismos fundamentales de la conciencia, tintos. Algunos descubrían el método antes, y
que requiere
como destaca Gerald Edelman, del Instituto progresaban con celeridad desde los primeros
de Neurociencias de San Diego, para quien la ensayos. Otros avanzaban más lentamente des- las memorias
conciencia es un “presente rememorado”. En de los primeros ensayos, pero terminaban por episódica
efecto, cuando percibimos un objeto, una es- realizar la tarea igual de rápido que los otros si
cena, un rostro o un sonido, la percepción que se les permitía repetirla suficientes veces. y de trabajo, se
tenemos de ese objeto o de ese rostro subsiste Al someterlos a otras pruebas para evaluar acompaña de una
algunos momentos en la memoria operativa. su memoria operativa y su memoria episódica,
Rememoramos así un pasado próximo, que H. Beaunieux comprobó que las personas con
fuerte activación
nos da la impresión de tiempo presente. Si tan una memoria operativa más eficaz eran las que de la corteza
sólo percibiéramos el instante, no podríamos progresaban con celeridad desde los primeros
tener conciencia del mismo, como dejan en- ensayos. Los individuos con una buena memoria
prefrontal del
trever los experimentos sobre la percepción episódica descubrían también una progresión cerebro.
subliminal, en que los estímulos proyectados rápida desde las primeras fases de la prueba.
durante muy breve tiempo no son percibidos Efectivamente, los primeros ensayos constitu-
conscientemente. yen la fase más cognitiva de la tarea, donde es
En nuestra visión global de las diferen- necesario reflexionar y acordarse de lo que se ha
tes formas de memoria (el modelo MNESIS), hecho, invirtiendo fuertes recursos cognitivos.
existen también relaciones entre la memoria Estos experimentos ponen de relieve la im-
procedimental y los otros sistemas de memo- plicación de las memorias episódica y operativa
ria. Esas interacciones se manifiestan durante en la construcción de la memoria procedimen-
todo el aprendizaje de nuevas competencias, tal. Además, el estudio de H. Beaunieux permi-
de secuencias gestuales por ejemplo. A veces tió localizar las zonas cerebrales que participan
se subestima la importancia que desempeña la en las diferentes fases del aprendizaje de la ta-
memoria procedimental en nuestra vida coti- rea de la torre de Toronto (véase el recuadro “El
diana. Pero gracias a ella podemos conducir, es- mosaico de la memoria”). De ese modo, el inicio
cribir, montar en bicicleta, jugar al tenis, tocar del aprendizaje, que requiere las memorias epi-
un instrumento: la lista sería casi infinita. sódica y de trabajo, se acompaña de una fuer-
En nuestro equipo hemos demostrado que la te activación de las zonas frontales del cerebro
memoria operativa y la memoria episódica cum- (concretamente de la corteza prefrontal).
plen una función de primer orden en el apren- Tal actividad disminuye a medida que la tarea
dizaje de nuevas habilidades, pues “alimentan” se automatiza (el esfuerzo a dedicar se reduce).
la memoria procedimental. Hélène Beaunieux Simultáneamente, intervienen otras zonas; en-
propuso una prueba conocida como la torre de tre ellas, el núcleo caudado y las áreas occipita-
Hanoi (en realidad, se trataba de una variante de les, en la parte posterior del cerebro. Después,
la prueba clásica de la torre de Toronto) a cientos cuando la tarea se automatiza por completo,
de individuos. Se trata de un vástago de madera entran en acción el tálamo y el cerebelo.

MENTE Y CEREBRO 43 / 2010 55


La formación de la identidad situación ocurrida un año antes, durante sus
La interacción entre las diferentes formas de vacaciones de verano, o imaginar un aconteci-
memoria no impide la intervención de otros miento que se le anuncia para el mes siguien-
factores que modulan el funcionamiento de te; por ejemplo, las Navidades. Al comprender
esta estructura, o que se ven influidos por ellas. que algunos pensamientos les pertenecen a
La emoción es una dimensión esencial de la ellos mismos, pueden empezar a clasificar los
vida afectiva, que modifica el conjunto de las recuerdos como sus recuerdos personales, y
componentes de la memoria; aumenta la canti- construirse una memoria autobiográfica, un
dad de detalles memorizados y el sentimiento registro de la memoria que participará en la
de realidad de un recuerdo. En cambio, los tipos edificación del yo, claramente diferenciado del
de memoria participan en la construcción del otro. Al descubrir que el otro posee un conjun-
BIBLIOGRAFIA yo y determinan su relación con los otros. to de pensamientos que le son propios, aprende
COMPLEMENTARIA Bajo el término yo, los psicólogos designan a crearse su mundo secreto.
una componente de la personalidad constitui- Ulteriormente, parece que estas dos funcio-
EPISODIC MEMORY: FROM da por sensaciones, recuerdos conscientes e in- nes (capacidad de atribuir pensamientos al pró-
MIND TO BR AIN . E. Tul- conscientes a partir de los cuales se construye jimo y memoria autobiográfica) se separan y se
ving en Annual Review of el individuo, vive su relación con el prójimo, es- asignan a estructuras cerebrales distintas. S.
Psychology, vol. 53, págs. tructura su personalidad. Para John Kihltrom, Rosenbaum y sus colegas han demostrado que
1-25; 2002. el yo es una representación mental de la propia algunos amnésicos adultos, desprovistos de la
personalidad o identidad, formada a partir de capacidad de viaje mental en el tiempo que ca-
WORKING MEMORY: LOO- experiencias vividas, de pensamientos codi- racteriza a la memoria episódica, eran capaces
KING BACK AND LOOKING ficados en la memoria. Todo lo que nuestra de realizar diferentes tareas con la implicación
FORWARD. A . Baddeley memoria episódica ha almacenado, las expe- de la teoría de la mente. Por el contrario, los
en Nature Reviews Neu- riencias, las relaciones con otras personas, los pacientes que sufren demencia frontotemporal
roscience, vol. 4, págs. éxitos o los fracasos, forma una representación pueden presentar trastornos de la teoría de la
1899-1911; 2003. (a menudo infraconsciente) de lo que nuestro mente sin un déficit mnésico importante.
yo ha vivido y del modo en que lo ha hecho.
POURQUOI NOTRE MÉMOIRE A ese respecto, la memoria episódica, y de Las nuevas fronteras de la memoria
EST-ELLE SI FRAGILE? F. Eus- manera particular la memoria autobiográfi- La cartografía de la memoria se investiga de for-
tache. Le Pommier Editeur; ca, es un ingrediente esencial para la construc- ma parecida a los viajes exploratorios en el pasa-
París, 2003. ción del yo. do, que a lo largo de decenios revelaban espacios
La memoria semántica también participa en enteros de un mundo todavía desconocido. Las
W H I CH P R O CE S S E S A R E su elaboración. Se habla de semántica perso- fronteras entre las memorias se van aclarando,
IMPLICATED IN COGNITIVE nal para referirse a las informaciones genera- como también las vías de comunicación que
PROCEDUR AL LE ARN I NG? les que nos caracterizan y mediante las cuales las conectan entre sí. ¿Hacia dónde nos condu-
H. Beaunieux et al. en nos describimos a nosotros mismos. Utiliza- ce todo ello? Hacia una mejor comprensión del
Memory, vol. 14, págs. mos nuestra memoria semántica para hablar recuerdo en sentido amplio, y de la manera en
521-539; 2006. sobre nuestros gustos, los estudios que hemos que refleja nuestro pasado real o ficticio. Pero
realizado o nuestra familia. también hacia una mejor identificación de los
MNESIS: TOWARDS THE IN- Así pues, la memoria episódica y la memo- factores que pueden alterar ese mecanismo.
TEGR AT ION OF CURREN T ria semántica intervienen de igual modo en la Amnesias, estrés postraumático, síndrome
MULTISYSTEM MODELS OF construcción del yo. Pero la memoria también de Korsakoff, enfermedad de Alzheimer, ictus
MEMORY. F. Eustache et se forma, en gran parte, en relación con el otro. amnésico: cada trastorno de la memoria pre-
al. en Neuropsychology Nuestra capacidad para distinguir el pensamien- senta sus particularidades y todos podemos
Review, vol. 18, págs. 53- to propio del ajeno se desarrolla al mismo tiem- caer víctimas de ellos. Sólo a través de un mejor
59; 2008. po que aprendemos a rememorar consciente- conocimiento de la estructura de la memoria
mente ciertos episodios del pasado o a imaginar nos dotaremos de los instrumentos que nos
PERCEPTUAL PRIMING EN- episodios futuros. Hacia los cinco años de edad, capaciten para hacer frente a sus trastornos.
HANCES THE CREATION OF el niño empieza a comprender que los adultos no
NEW EPISODIC MEMORIES. saben necesariamente en lo que está pensando, Francis Eustach es director de estudios en la Escuela
P. Gagnepain et al. en y recíprocamente, esos mismos adultos tienen Práctica de Altos Estudios (EPHE) y se halla al frente
Consciousness and Cog- pensamientos que él mismo ignora. El niño ad- de la Unidad 923 del INSERM en la Universidad de
nition, vol. 17, págs. 276- quiere entonces una teoría de la mente. Caen/Baja Normandía. Béatrice Desgranges es direc-
287; 2008. También a esa edad los niños pueden pro- tora de investigación en el INSERM y dirige un equipo
yectarse mediante el pensamiento hacia una en la misma unidad.

56 MENTE Y CEREBRO 43 / 2010