Está en la página 1de 1

 

DEL MÉTODO PARA DESTRUIR UN GRAN AMOR

(Abdón Ubidia, Ecuador)

Destruye, si es posible, su retrato.


Ovidio, Arte de olvidar.

Amiga, amigo: si usted ama está indefenso. El ataque proviene de usted mismo.
De adentro. Créanos: no podrá defenderse. El mundo lo arrollará. Un enamorado no
existe. Ha perdido su unidad. Ha perdido sus límites. Está disuelto, disgregado en el
aire. No sabe dónde empieza y termina lo suyo. Ha dejado de ser un sujeto.
El amor es una enfermedad mental y usted está enfermo. Usted comete locuras y
se ufana de ellas. Tiene la sensación de estar “dentro de” y no “fuera de”: conclusión:
no puede tener un conocimiento objetivo de las cosas. Conclusión: usted ha perdido el
mundo.
Es doloroso decirlo, pero la única manera de recuperarlo es recurrir al odio.
Porque el odio es una forma de conocimiento. El odio impone distancias, asigna límites,
define. No hace concesiones. Exterioriza. Expulsa de las almas apasionadas los
fantasmas inasibles y los vuelve objetos. Objetiva.
Cuando usted ama no puede saber en dónde termina su yo y empieza el del Otro.
Eso le obliga a omitir toda la serie negra de datos que sus ojos enamorados no quieren
ver: los pequeños y grandes defectos, las fealdades, las imperfecciones. Si ama, en usted
solo opera una serie áurea: la belleza que usted fabula y necesita: el agua que inventa
para su sed. Porque todo enamorado siempre sueña su amor. Convénzase: el odio es el
despertar del amor.
La receta para alcanzar el odio es una: piense usted en la serie negra de
recuerdos que, muy a su pesar, quedaron en su corazón; lo que perdonó, lo que pasó por
alto: busque en su memoria todas las fealdades, las torpezas, las cobardías que pueda
recordar. No tenga piedad. Usted es un asesino. Un asesino laborioso. Usted está
matando un gran amor. Y un asesino no puede tener piedad.
El resto lo hace el tiempo. Un día, usted habrá recobrado su unidad. Volverá a
tener un cuerpo suyo. Una conciencia suya. Una mente lúcida. Un lugar real en el
mundo. Será capaz de decir opiniones de este tipo: “Todo amor es narcisista: uno se
ama a través del otro”. O: “Toda pasión es el encuentro de dos fantasmas”. O: “Quien
ama se fabula y engalana para otro que también se fabula y engalana para uno”. O: “La
pasión es la salida irracional de una razón que se asfixia”.
En ese día el odio y el amor se habrán aniquilado mutuamente. Y usted será el
único vencedor de esa batalla. De pronto usted estará “fuera de” y no “dentro de”.
Volverá a ser un sujeto. Habrá recuperado el mundo.
No podrá creerlo. La felicidad de la razón será suya. Y aceptará el amor apacible
y fiel, y hasta el tedio o la soledad, como fórmulas válidas para eludir el sufrimiento. Y
la pasión habrá dado paso a la sabiduría. Y los días vendrán. Y los soles y las lluvias
vendrán. Y los años vendrán. Y usted envejecerá dulcemente. Y así, implacables, las
bellas dunas del desierto borrarán todos los espejismos*.

____________________________

* Publicación conjunta del Círculo machista de Munich y el Círculo feminista de Berlín.