Está en la página 1de 4

Liseth Alejandra Campos Vera

2162787

Metodología de Intervención Comunitaria en Trabajo Social

Históricamente el trabajo social se ha legitimado desde el actuar, por ende, es concebido como

una profesión que se encuentra situada principalmente en el ámbito de la intervención

(compuesta por distintos niveles: caso, grupo y comunidad), ligada – a partir de la

reconceptualización – a los procesos de cambio y transformación individual y social.

En la actualidad, valiéndose de esa premisa transformadora, desde el trabajo social se cuenta con

una serie de metodologías que permiten desarrollar un ejercicio adecuado y responsable de

intervención dentro de los diferentes niveles mencionados; no obstante, para el presente trabajo

se abarcará únicamente el nivel comunitario.

El trabajo social comunitario es concebido como un proceso de transformación que surge desde

la misma población con la que se trabaja, donde el trabajador social es un acompañante y

potencializador de dichos procesos, los cuales contribuirán al bienestar generalizado de la

población con la que se trabaje. Así, dentro del ámbito comunitario, existen metodologías, las

cuales son un conjunto de procedimientos que direccionarán y darán sentido a la intervención, y

dentro de las cuales se debe tener presente el objeto de intervención, objeto que será construido

por el profesional a partir de la realidad con la que se piensa trabajar.

Se hace importante señalar la importancia de la teoría a la hora de intervenir, pues al tener un

fundamento teórico-conceptual y epistemológico claro, se puede ir a la práctica con mayores

insumos y cimientos para un mejor ejercicio profesional, a partir de lo cual surgirá lo

metodológico.

En este sentido, una apuesta para la intervención comunitaria desde TS, la brinda Margarita

Rozas (2005), quien define el proceso metodológico como la secuencia de tres momentos
Liseth Alejandra Campos Vera
2162787

cíclicos: inserción, diagnóstico y planificación; asimismo, es importante señalar que dicha

metodología no es propia del trabajo social, pues tiene un carácter interdisciplinar y cualquier

profesión puede utilizarla.

Siguiendo la línea metodológica para la intervención brindada por Margarita Rozas en el ámbito

comunitario, se hace menester definir y explicar cada uno de los momentos. Así, la inserción,

suele ser un proceso que permite la articulación del profesional con la trama social, este

momento consiste en la interrelación e interacción del profesional con los actores sociales, este

proceso permitirá un primer conocimiento acerca del lugar (institución, barrio, etc.) y de los

sujetos con quienes se trabaja (Rozas, 2005), y en donde el profesional y la persona con la que se

trabaja entablen una relación recíproca entre sujetos, entendiendo que la participación social es

primordial a la hora de realizar trabajo social comunitario, abriendo así paso a los momentos

posteriores.

Posterior a la inserción, el diagnóstico, tal y como lo señalan Díaz & Fernández (2013), es un

elemento fundamental en el proceso metodológico del trabajo social, pues las intervenciones y

los resultados dependen de una adecuada interpretación y definición conceptual del lugar y/o la

población con la que se pretende trabajar.

Así, el diagnóstico debe estar ligado a la explicación y comprensión de los fenómenos, es un

momento completamente cíclico que se puede ir retroalimentando a medida que avance la

intervención, esto con el objetivo de que el profesional cuente con un conocimiento de primera

que le permita tener conocimiento y construir el objeto de intervención a partir de una

intervención situada. En este sentido, el momento del diagnóstico es amplio, y según Tinti

(2015) cuenta con alrededor de seis tipos:


Liseth Alejandra Campos Vera
2162787

a) Diagnóstico de salud: Es un estudio biológico del cuerpo humano para reflejar la

condición del mismo y detectar alguna anomalía o problema.

b) Diagnóstico psicológico: Identificación de problemas del comportamiento, cognoscitivas

y emocionales de un individuo.

c) Diagnóstico pedagógico: Instrumento en el que se estudian e identifican aspectos de

educación de los individuos.

d) Diagnóstico ambiental: Instrumento para medir el impacto que tendrá cualquier acción

realizada por el hombre en el medio ambiente.

e) Diagnóstico administrativo: Instrumento de evaluación que utilizan las empresas para

implementar mejoras en los servicios.

f) Diagnóstico comunitario: Interpretación y comprensión de la realidad con la que se

trabaja. Cuenta con elementos sociales, económicos y culturales.

Estos tipos de diagnósticos evidencian la amplitud del mismo, y proporcionan un bagaje que

permitirá al trabajador social tomarlos y trabajar con ellos adecuados a la realidad que le

competa.

En el tercer momento se encuentra la planificación, la cual según Rozas (2005), es un momento

en el que se articulan los resultados obtenidos de los dos momentos previos, la planificación

consiste en llevar a cabo un conjunto de acciones, gestionar y desarrollar proyectos, que se

encuentren orientados a una adecuada intervención comunitaria que conduzca a una

concienciación y transformación social, por ende, es importante una participación social activa

en donde los sujetos con los que se trabaja tengan protagonismo y estén inmersos en la

construcción de procesos y la planificación, pues son las personas del entorno quienes conocen

mejor que nadie su realidad y pueden potenciar el funcionamiento.


Liseth Alejandra Campos Vera
2162787

Dentro de la fase de planificación en la intervención comunitaria la población con la que se

trabaja adquiere un nivel de importancia mayor, en donde se determinaran las necesidades y las

acciones primordiales a realizar (CIMAS, 2011), siendo aquí el profesional del trabajo social un

acompañante que debe ayudar a brindar alternativas para levantar y potenciar proyectos

populares nacidos desde la misma población.

Referencias bibliográficas

Rozas, M. (2005). Una perspectiva teórica metodológica de intervención en trabajo social.

Editorial Espacio. Buenos Aires, Argentina.

Tinti, K. (2015). Metodología del diagnóstico comunitario en la escuela de trabajo social. Tesis

de pregrado. Universidad San Carlos de Guatemala. Recuperado en:

http://biblioteca.usac.edu.gt/tesis/15/15_1684.pdf

Observatorio Internacional, CIMAS. (2011). “Metodología participativa y cooperación para el

desarrollo”. Recuperado de:

http://www.democraciaycooperacion.net/IMG/pdf/CIMAS_Met_participativa_Coop.pdf

Díaz, E., & Fernández, P. (2013). Conceptualización del diagnóstico en Trabajo Social:

Necesidades sociales básicas. Cuadernos de trabajo social. Vol. 26-2. 431 – 443.