Está en la página 1de 3

AREA DE EDUCACIÓN RELIGIOSA

2do AREA DE EDUCACIÓN RELIGIOSA


“VIVENCIAMOS LAS OBRAS DE MISERICORDIA ESPIRITUAL”
EJE: Convivencia y buen uso de los recursos en el entorno del hogar y la comunidad
COMPETENCIA:
Asume la experiencia, el encuentro personal y comunitario con Dios en su proyecto de vida en coherencia con su
creencia religiosa
APRENDIZAJE ESPERADO:
Actúa de acuerdo con las enseñanzas del evangelio practicando las obras de misericordia espirituales frente a las
necesidades del prójimo

HOY CENARÉ CON JESÚS (Lectura)


Era la noche de Navidad. Un ángel se apareció a Josefina, una fiel devota y asidua asistente a la
Iglesia, que durante muchos años había orado pidiendo a Dios sólo un milagro “cenar con él”. El
Ángel le dijo: Josefina te traigo una buena noticia, esta noche el Señor Jesús vendrá a visitar tu
casa. La señora quedó entusiasmada; hacía tantos años que pedía ese milagro y por fin se iba
hacer realidad. Preparó una cena excelente para recibir a Jesús. Encargó un enorme pavo,
diversos y suculentos platillos y vinos importados.
De repente alguien tocó la puerta. Muy emocionada corrió a abrir y… Era una mujer mal vestida,
de rostro sufrido, con el vientre hinchado por un embarazo muy adelantado.
- Señora, ¿no tendrá algún trabajito para mí? Como ve estoy embarazada y tengo mucha
necesidad del trabajo.
- ¿Pero esta es hora de molestar? ¡Vuelva otro día! Respondió Josefina. Ahora estoy ocupada preparando la
cena para una importante visita. La mujer embarazada se fue muy triste.
Poco después, una de las mejores amigas de Josefina, llamó a la puerta. Amiga, vengo a pedirte un favor, enséñame
tu receta navideña, esa que a ti te queda deliciosa, mis hijos vendrán hoy después de muchos años y quiero
sorprenderlos con una exquisita cena.
Josefina se enojó mucho: ¿Tú piensas que yo soy “Don Pedrito” o “Gastón Acurio”? ¿Dónde se ha visto importunar
a la gente así? ¡Por favor, no me molestes, que estoy muy ocupada! Cerró la puerta y continuó preparando la cena
para Jesús. Sacó un enorme pavo del horno cuyo exquisito aroma llegaba hasta la calle, puso champaña en el
refrigerador, escogió de la bodega los mejores vinos.
Mientras tanto alguien afuera tocaba otra vez la puerta de su casa. ¡Sería Jesús! pensó ella, emocionada y con el
corazón acelerado fue a abrir la puerta. Pero no era Jesús. Era un niño harapiento de la calle, que estirándole su
desnutrido brazo le dijo.
- Señora, por caridad, invíteme un plato de comida, hace tres días que no he comido nada.
- ¿Cómo te voy a dar comida si todavía no hemos cenado? Vuelve mañana, porque esta noche estoy muy
atareada.
Al final, la cena estaba ya lista. Emocionada esperaba la ilustre visita. Sin embargo, pasaban las horas y Jesús
nunca llegó. Cansada por la espera, se quedó dormida. A la mañana siguiente, al despertar, Josefina encontró frente
a ella, al Ángel y furiosa le dijo:
- ¿Porque me hiciste esto? ¿Porque me mentiste? Lo preparé todo con esmero, esperé toda la noche y Jesús
no apareció. ¿Por qué me hizo esta broma?
El Ángel contestó:
- No fui yo quien mentí, fue usted la que no tuvo ojos para ver. Jesús estuvo aquí tres veces, en la persona
de la mujer embarazada muy triste por la falta de empleo, en la persona de tu mejor amiga que solo buscaba
aprender y en la persona de un niño hambriento. Pero usted no fue capaz de reconocerlo.
Josefina se quedó pensando en las innumerables veces que se habría cruzado con Jesús y no fue capaz de mostrar
misericordia hacia Él.
Responden las interrogantes:
1. ¿Qué opinión te merece la actitud de Josefina?
Mal, porque no fue capaz de ayudar al prójimo.

2. ¿Qué hubieses hecho tú, si fueras Josefina?


Hubiera atendido a las tres personas que se presentaron.
DIOS NOS ILUMINA: San Mateo 25, 35-40
Entonces el Rey dirá a los que están a su derecha: «Vengan, benditos de mi Padre, y tomen
posesión del reino que ha sido preparado para ustedes desde el principio del mundo.
Porque tuve hambre y ustedes me dieron de comer; tuve sed y ustedes me dieron de beber.
Fui forastero y ustedes me recibieron en su casa. Anduve sin ropas y me vistieron. Estuve
enfermo y fueron a visitarme. Estuve en la cárcel y me fueron a ver.» Entonces los justos
dirán: «Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te dimos de comer, o sediento y te dimos de
beber? ¿Cuándo te vimos forastero y te recibimos, o sin ropa y te vestimos? ¿Cuándo te
vimos enfermo o en la cárcel, y te fuimos a ver? El Rey responderá: «En verdad les digo
que, cuando lo hicieron con alguno de los más pequeños de estos mis hermanos, me lo hicieron a mí.»"

1. ¿Qué actitudes de misericordia nos propone Jesús en el Evangelio?


Las actitudes que nos propone Jesús en el Evangelio es que seamos capaces de compartir con los que menos tienen.

PROFUNDIZAMOS:
OBRAS DE MISERICORDIA ESPIRITUALES
1.Enseñar al que no sabe.
Consiste en enseñar al ignorante en cualquier materia: también sobre temas
religiosos. Esta enseñanza puede ser a través de escritos o de palabra, por cualquier
medio de comunicación o directamente.
2.Dar buen consejo al que lo necesita.
Uno de los dones del espíritu Santo es el don de consejo. Por ello, quien pretenda
dar un buen consejo debe, primeramente, estar en sintonía con Dios, ya que no se
trata de dar opiniones personales, sino de aconsejar bien al necesitado de guía.
3.Corregir al que se equivoca.
Esta obra de misericordia se refiere sobre todo al pecado. De hecho, otra manera de
formular esta obra es: Corregir al pecador.La corrección fraterna es explicada por el mismo Jesús en el evangelio
de Mateo: “"Si tu hermano peca, vete a hablar con él a solas para reprochárselo. Si te escucha, has ganado a tu
hermano". (Mt. 18, 15-17) Debemos corregir a nuestro prójimo con mansedumbre y humildad
4.Perdonar las injurias
Perdonar las ofensas significa superar la venganza y el resentimiento. Significa tratar amablemente a quien le
ofendió
El mejor ejemplo de perdón en el Antiguo Testamento es el de José, que perdonó a sus hermanos el que hubieran
tratado de matarlo y luego venderlo. “" Ahora pues, no os entristezcáis ni os pese el haberme vendido aquí; pues
para preservar vidas me envió Dios delante de vosotros" (Gén. 45, 5).
5.Consolar al triste.
El consuelo para el triste, para el que sufre alguna dificultad, es otra obra de misericordia espiritual.
Muchas veces, se complementará con dar un buen consejo, que ayude a superar esa situación de dolor o tristeza.
Acompañar a nuestros hermanos en todos los momentos, pero sobre todo en los más difíciles, es poner en práctica
el comportamiento de Jesús que se compadecía del dolor ajeno.
6.Sufrir con paciencia los defectos de los demás.
La paciencia ante los defectos ajenos es virtud y es una obra de misericordia.
Sin embargo, hay un consejo muy útil: cuando el soportar esos defectos causa más daño que bien, con mucha
caridad y suavidad, debe hacerse la advertencia.
7.Orar por vivos y difuntos.
San Pablo recomienda orar por todos, sin distinción, también por gobernantes y personas de responsabilidad, pues
“Él quiere que todos se salven y lleguen al conocimiento de la verdad". (1 Tim 2, 2-3).

TRABAJAMOS CON ALEGRIA:


1. Elabora un listado de acciones de las obras de misericordia espirituales:
2. Explica como promover estas Obras de misericordia en tu familia y comunidad.
3. Dibuja o pega la Obra de Misericordia Espiritual que vas a poner en práctica en tu familia.

 Enseñar al que no sabe.


Podemos reflexionar en familia y con mi
 Corregir al que se equivoca.
comunidad para poner en práctica las obras de
 Dar buen consejo al que lo necesita.
misericordia y así despertar nuestra conciencia,
 Perdonar las injurias.
muchas veces aletargada ante el drama de la
 Consolar al triste.
pobreza, y para entrar todavía más en el
 Sufrir con paciencia los defectos del
corazón del Evangelio, donde los pobres son los
prójimo.
privilegiados de la misericordia divina.
 Orar por los vivos y los muertos.

¡¡¡QUE DIOS TE BENDIGA!!!