Está en la página 1de 13

Actividades de la sesión

Investigue:

La exposición oral
El orador y su auditorio. Características y recomendaciones de la
argumentación

Tesis

EXPOSICIÓN ORAL
Es la comunicación de unos contenidos ante un auditorio a partir de un esquema
previo o guión. Es una práctica de gran importancia en diversos ámbitos. En el
ámbito académico está presente en las explicaciones que los profesores dan en
clase o en los trabajos que los alumnos comunican a sus compañeros.

Los estudiantes suelen tener muchas preocupaciones o temores cuando se van a enfrentar
a un público para exponer algún trabajo o explicar algún tema. Es normal estar nervioso;
sin embargo, es necesario saber controlar las propias emociones con el fin de que las
presentaciones sean óptimas y el resultado sea satisfactorio para uno mismo y para la
audiencia, sobre todo, si se trata de una exposición académica.
¿Cómo planificar una exposición?

¿Cuántas veces uno se ha topado con exposiciones


deficientes?
Como esas larguísimas y que se exceden del tiempo proyectado. O las desordenadas,
en las que no se puede descubrir cuál es el tema principal. Peor aún, las aburridas,
dado que no emplean ningún tipo de material audiovisual.

¿Cuántas veces uno se ha topado con malos expositores?


Presentadores que no parecen manejar el tema, que no usan el material que están
mostrando, que repiten constantemente el mismo punto y que no saben cómo
dirigirse a su audiencia.

La desafortunada respuesta a estas dos interrogantes: “Incontables veces”.

¿Qué hacer para evitar cometer todos estos errores?


Presentar una exposición es un trabajo que no debe improvisarse. Así como se sigue
todo un proceso para la redacción de un texto, se deben seguir ciertos pasos para
planificar una buena exposición. En primer lugar, se debe realizar una periodización de
lo que se va a exponer en razón al tiempo del que se disponga. Es vital esta planeación
porque un buen expositor debe tener sus tiempos calculados: no puede sobrarle ni
faltarle tiempo. En esta periodización, se registrará no solo la duración de las secciones
de la exposición (presentación, motivación, etc.), sino también, los materiales que se
emplearán y lo que se dirá. Este guion será de utilidad para el expositor pues le
permitirá un mejor manejo del contenido de lo que presentará a su audiencia y evitará
pausas incómodas.

Véase la periodización de exposición de criminología.

En segundo lugar, se debe preparar un material (se puede usar programas como Power
Point o Prezi) que refleje el contenido de la exposición. Este debe ser dinámico, es
decir, debe poseer una variedad de imágenes y recursos que atraigan (y no
sobrecarguen) a la audiencia. Téngase en cuenta, además, que las diapositivas deben
poseer reducida cantidad de texto. Un exceso de palabras distrae la mirada del
expositor y brinda, a su vez, la impresión de falta de preparación. Solo el texto
fundamental debe aparecer mostrado; lo demás será dicho por el expositor.

Finalmente, así como se redactan un sinnúmero de borradores antes de lograr la


redacción final y “perfecta”, se debe practicar repetidas veces la exposición para
manejarla por completo. Se dice que “la práctica hace al maestro” y esto es
incuestionable en lo referente a una exposición. La continua práctica otorgará
confianza y soltura al expositor, lo que permitirá que este proyecte una imagen de
capacidad y conocimiento que atraerá la atención del público.

ORADOR Y AUDITORIO

¿Qué es el orador?
Del latín es donde podemos decir que se encuentra el origen etimológico del término
orador que ahora nos ocupa. Procede de “orator”, que es fruto de la suma de dos
componentes de dicha lengua:

• El verbo “orare”, que puede traducirse como “hablar públicamente”.

• El sufijo “-dor”, que se utiliza para indicar “agente”.

Orador
El concepto se emplea para nombrar al sujeto que se expresa públicamente, por lo
general a través de algún tipo de discurso o disertación.

Por ejemplo: “El congreso de biología incluyó a un orador brasileño que explicó las
consecuencias del cambio climático en la selva amazónica”, “El último orador de la
noche será John Kappablanch, un economista británico”, “La audiencia se mostró
fascinada con el orador, quien apeló al humor en varias oportunidades”.

El orador, para lograr el efecto que desea en sus oyentes, debe dominar el arte de la
oratoria. Esta disciplina implica diversas técnicas que permiten conmover o persuadir a
la audiencia.
La estrategia del orador variará en cada caso, ya que en ocasiones puede preferir
centrarse en la difusión de informaciones, en otras querrá impulsar la acción de quien
escucha, etc. Supongamos que una persona lee un discurso sobre el aniversario de una
institución. Como orador, lo más probable es que pretenda informar ciertos datos
específicos (fechas, nombres). Si, en cambio, un individuo debe brindar una charla
motivacional entre empleados de una empresa, su objetivo será generar un cambio en
cada oyente.

Características:
• Se hace imprescindible que cuide su aseo personal, es decir, que vaya limpio,
peinado, con las uñas cortadas…

• No menos importante es que vaya vestido de la manera más adecuada a cada


ocasión.

• También se considera que es fundamental que goce de buena salud física y que
muestre una actitud mental positiva.

• Desde el punto de vista de las cualidades intelectuales, debe caracterizarse por


tener buena memoria, por ser imaginativo, por ser sensible ante las situaciones de los
demás y por tener iniciativa.

• En lo que se refiere a características morales, se considera que un buen orador


debe ser sincero, honrado, leal, congruente y puntual.

• Asimismo no menos importante es que vocalice correctamente, que adquiera el


tono y el ritmo adecuado, que adecúe su vocabulario al público al que se dirige…

Los estudios llevados a cabo, analizando todas esas características, han manifestado
que algunos de los mejores oradores de la historia han sido Abraham Lincoln, Winston
Churchill, Gandhi o Nelson Mandela.

La noción de orador también se asocia a la oración en sentido religioso. Un orador, por


lo tanto, es quien realiza un ruego y, por extensión, un predicador: “El padre Manuel
fue un orador incansable, que pasaba hasta ocho horas por días rezando el Rosario”,
“Todos los integrantes de esta congregación son oradores entregados a la
comunicación con Dios”.

¿Qué es el auditorio?
Hablar en público implica una gran responsabilidad, aun cuando sólo se hable ante un
número reducido de personas, o ante un auditorio inmenso, sea en la situación que
sea. Por lo que es conveniente que el presentador tenga una idea concreta de cómo es
el público con el que se va enfrentar, por ejemplo: Edad, profesión, clase social, status
político o religioso.

El análisis del público es el estudio específico de este último para el cual se pronunciará
un discurso, así mismo la adaptación del público es el proceso activo que consiste en
relacionar el material del discurso directamente con el público.

Puede que el público sea siempre el mismo, en cuyo caso apenas tendrá motivos de
preocupación; pero cuando el presentador se ha preocupado de saber ante quién va
hablar, el público lo detecta casi inmediatamente y le agradece, ya que se siente más a
gusto, como un invitado importante y eso mejora la relación entre el presentador y el
auditorio. Por lo tanto, es importante hablar de cada una de las características del
Auditorio:

Tamaño del auditorio: El auditorio debe medirse con objetividad, es decir, saber
exactamente cuántas personas, de qué sexo, edad y otros datos concretos darán al
elocuente una confianza en sí mismo que ninguna otra cosa le aportará, para ser más
entendible se ve el camino o no se ve, se avanza con confianza o con temor.

El tamaño el auditorio en sí mismo no es un problema, lo es el hecho de encontrase de


golpe con uno de tamaño inferior o superior al esperado, ya que cuando se sabe de
antemano con que se va encontrar, se prepara aunque solo sea mentalmente y
entonces crecen la posibilidades de éxito. 
En cuanto se tiene todos los datos el orador tiene que hacer una valoración justa y no
caer en el error de creer que un auditorio pequeño es más fácil de manejar o menos
peligroso que uno numeroso. 

Es muy importante saber que cuando mayor sea el público, más alto tendrá que
hablar, cuantas más filas, más tendrá que esforzarse para que los de detrás lo vean
mejor, cuando más desconocido sea el auditorio, más tendrá que esforzarse en
ganarse su confianza, es decir, que cuando más pequeño sea el auditorio más le
costará crear ambiente. 

Por consecuencia hacerse una idea clara del tamaño del auditorio ayudará a
dominarlo, sin antes olvidar que es una cuestión mental ya que el público debe
cuantificarse en el cerebro del presentador que es la mejor forma de controlarlo.

Interés del Auditorio: Cuando se tenga que hacer una presentación, es importante


indagar si el público ha asistido voluntariamente o al contrario, lo ha hecho por
obligación. A veces, por diversos motivos, suele encontrase con una audiencia forzada,
por lo que no ayuda precisamente a mejorar la concentración, ni la atención, por lo
tanto el orador se tendrá que esforzar más.

Es relevante recordar que a nadie le gusta hacer cosas por imposición, ya que el tener
un público bajo esas características puede ser una verdadera tortura para algunas
personas, ya debido a que si está a 
disgusto no prestará atención y si no lo hace molestará y distraerá a los demás y el
orador no podrá evitarlo. 

Por lo tanto, hay que hacer lo posible por convertir a la audiencia en un grupo que se
sienta a gusto con el orador, haciendo que el final de la audiencia haya sido concurrido
voluntaria y gustosamente. 
 Auditorio Conocido o Desconocido: Es importante conocer que no se habla igual con
una persona conocida que con otra desconocida, por lo que el presentador debe
situarse a la altura de las circunstancias, es evidente que, con los conocidos, el grado
de confianza se mayor e incluso necesario para mantener una buena relación,
teniendo un trato cálido y no un distanciamiento. 

El público cuando ingresa en una sala, coloca todos sus sentidos en funcionamiento, su
sensibilidad se agudiza, sus oídos se abren y sus ojos no pierden detalle, el público está
más atento cuando es nuevo que cuando no lo es, ya que lo nuevo despierta
curiosidad y eso se traduce en una mayor expectativa.

Auditorio de Impacto Continuado: No es más que impactar continuamente a la


audiencia, que (eliminar) es un trabajo complicado y difícil de llevar a cabo, por lo que
es necesario que el orador demuestre al público que le quiere, que se preocupa por él,
que no piensa en otra cosa y que es de máxima importancia para él. 

Para poder entender esta característica es bien importante conocer el significado de


impactar, que es lanzar mensajes de afecto a la audiencia y hay que hacerlo de forma
insistente, teniendo la seguridad de que, en cuanto deje de hacerse, la comunicación
quedará cortada, es decir, que impactar es llamar la atención, decir cosas nuevas e
interesantes que provocan sorpresa, que se expresa con gestos de extrañeza, pero
nunca de indiferencia.

Agenda de Presentación: Es importante entregarles una pequeña agenda o guion de lo


que va a ocurrir en la sala de presentación, es más que nada entregar un pequeño
documento impreso con una información mínima la cual preparará al público a aceptar
el discurso con más facilidad e incluso es bueno para el presentador, ya que esto hace
que su trabajo sea menos complicado. 

A lo antes descrito el acercamiento del presentador hacia el público debe realizarse en


tres etapas, que son:

Fase de observación y primer contacto, en esta fase el orador debe demostrar respeto,
humildad y cercano.

Estrechar lazos, es la de ganarse el respeto de la audiencia

Aceptación, es cuando el público comprende lo que el orador ha venido diciendo, es


ahí cuando las ideas y los conceptos toman forma, es cuando el público se da cuenta
que el orador es todo un profesional.
Características:
• 10m60cm x 15m90cm (desde las puertas hasta el escenario)

• 10m60cm x 5m20cm (escenario)

• 3m50cm altura entrada

• 3m67cm altura escenario

• 6 enchufes 220V (3 de cada lado del auditorio)

• 4 detectores de humo

• 4 puntos de iluminación de emergencia

• 4 salidas de aire acondicionado central

• Pantalla de proyección TES 1,80X1,80. Empresa: DB5 –

• Retroproyector TES, modelo 9825ABG. Empresa: DB5 –

• 2 microfonos inalámbricos Ew-100 G2 Sennheiser

• 4 microfonos Microflex Série MX400C

• 2 altavoces MD-60(T)60W/100W

• 4 altavoces FZ108P potencia 4000W rms

• 2 altavoces subwofer FZsub18P 700W rms

• Sistema gerenciador de altavoces ULTRADRIVE PRO DCX2496 (margen dinámico


109dB)
• 1 amplificador de potencia HS600sx AB 4Ω • 2 amplificadores de potencia HS2000sx
AB 4Ω

• 1 video cámara EVI-D70 Sony

• 1 Amplificador de potencia y mixer de micrófonos AC 800 UNIC

• 1 DVD Philips

• 1 mesa de mezclas Xenyx 2222FX 130dB de gama dinámica

Recomendaciones:
Las personas a lo largo de su vida se ven obligadas a exponer o defender sus ideas
ante otros.

Los integrantes de una Organización necesitan poder expresar sus opiniones y


defender sus propuestas ante auditorios heterogéneos y jerarquizados.

La incorporación reciente y con altas tasas de crecimiento de la actividad


entrepreneur en Argentina, obligó a muchos managers a tener que exponer sus
proyectos ante diversos públicos, de manera de seducirlos para obtener fondos que
financien los mismos. Pero en todos los casos sufren la misma experiencia y comparten
un objetivo común: superar una situación de fuerte stress en forma exitosa, para
movilizar y convencer a su público.

Las personas a lo largo de su vida se ven obligadas a exponer o defender sus ideas
ante otros. Los integrantes de una Organización necesitan poder expresar sus
opiniones y defender sus propuestas ante auditorios heterogéneos y jerarquizados. La
incorporación reciente y con altas tasas de crecimiento de la actividad entrepreneur en
Argentina, obligó a muchos managers a tener que exponer sus proyectos ante diversos
públicos, de manera de seducirlos para obtener fondos que financien los mismos. Pero
en todos los casos sufren la misma experiencia y comparten un objetivo común:
superar una situación de fuerte stress en forma exitosa, para movilizar y convencer a
su público.

El objetivo de cualquier orador es capturar la atención del auditorio ante el que


expone, conmover a la audiencia y afectar los estados de ánimo internos de aquellos
que lo están escuchando.

Por ejemplo: 1) Un Entrepreneur creador de un proyecto dispone de pocos minutos,


para convencer a los inversores que su proyecto es atractivo y que vale la pena
financiarlo.

2) Un Manager de Empresas dispone también, de pocos minutos para hacer una


presentación que justifique su trabajo ante su jefe o Directores. Para lograrlo, en
ambos casos, tienen que persuadirlos con argumentos sólidos y concretos, que logren
movilizarlos a la acción. El punto clave en cualquier presentación es crear un ambiente
de comodidad, confianza, control e integración entre el orador y el auditorio. Si el
público se siente motivado y en un ambiente de camaradería, surgirá
instantáneamente la confianza y el interés.
Obviamente esto se logra, con un discurso defendible, lógico y coherente, irás un
buen estado emocional. Todos tenemos miedo al enfrentarnos y exponer ante un
auditorio, especialmente si está compuesto por personas desconocidas y si el
resultado de la presentación pone en juego algo importante (aprobación, promoción,
permanencia, resultados, bonus, etc.).

Hasta los más experimentados actores sienten temor o nerviosismo antes de subir a
escena. Ni que hablar de políticos, docentes y empresarios ¿Por qué nos sucede esto?
Simplemente porque cada audiencia es nueva y pone a prueba al orador. Es igual que
rendir un examen oral. Es una situación de stress y de riesgo.

Por supuesto que el grado de dificultad para manejar estas situaciones, tiene mucho
que ver con habilidades innatas al ser humano. Pero un gran porcentaje del éxito de
las exposiciones está estrechamente vinculado con habilidades adquiridas. Es decir que
la Oratoria se aprende, se estudia y se practica. Y esta es la clave. Sabemos que para
que el auditorio nos sea favorable, es necesario generar confianza y darle valor
agregado, pues están dedicando su tiempo a escucharnos. Por esta simple razón es
que están evaluando constantemente. Ante esta realidad, la única arma es la
capacidad de oratoria que permitirá exponer los argumentos en forma ordenada y con
claridad conceptual.

TESIS
Método numero 1: PLANIFICA TU TESIS

1. Elabora un plan de trabajo.

Para realizar una investigación, es indispensable tener una organización de todas las
actividades que piensas seguir, esto te ayudará en la buena administración del recurso
tiempo y le dará forma a tu proyecto. Ten en cuenta que debes abordar búsquedas,
investigaciones, prácticas y lecturas, entre otro tipo de materiales.
2. Plantea un anteproyecto o perfil de tesis.
Este anteproyecto establecerá los parámetros de tu búsqueda, es decir, definirás el
tema de investigación y te dará una idea de los materiales con los que debes contar y
los recursos que vas a necesitar para acceder a estos materiales. Este paso es
importante porque de esta manera no te verás sorprendido en caso de no poder
acceder a la información solicitada.

3. Realiza un esquema.
El esquema ayuda a darle sentido y cuerpo a la investigación. Dentro de tu esquema,
debes contemplar:

Definición del problema

Justificación

Definición de terminología técnica

Objetivos de la investigación

Hipótesis que plantea la tesis

Marco de referencia o marco teórico

Método numero 2: TRABAJA EN TU TESIS

1. Inicia la etapa de investigación.


 Esta etapa requiere la revisión minuciosa del material bibliográfico. Para no caer en el
problema de exceso de información debes delimitar tu búsqueda en los siguientes
aspectos: conceptos ligados al tema o problema investigado, trabajos preexistentes
sobre la temática, diferentes métodos que se han usado para resolverlo y autores que
lo han tratado.

2. Organiza la información para que su manipulación sea más fácil.


 La forma de organización puede ser física o lógica. Si hablamos de un método físico,
hacemos referencia a un archivo basado en fotocopias, manuscritos, fotografías, etc.
Cuando hablamos de un archivo lógico, nos referimos a la toma de citas o puntos
claves de las bases bibliográficas, estas pueden ser recopiladas en medio magnético o
en la elaboración de fichas.

3. Empieza la redacción. 
No olvides que la redacción debe ser muy prolija, pues tu documento se convertirá en
un material de investigación para otras personas. La coherencia en la redacción, la
claridad y buena ortografía son de mucha importancia.
 A lo largo de la redacción debes conservar el estilo, no olvides que ayuda
mucho acudir a recursos gramaticales. Es aconsejable el uso de palabras y frases
cortas.
 Cuando una frase sea larga o complicada, porque la idea que refleja es larga y
complicada, debes tratar de aclararla. Ten presente que la ciencia debe ser escrita en
voz activa y de modo impersonal, por lo tanto, evita juicios de valor.

4. Aplica diferentes técnicas dentro de la estructura de la tesis. 


Puedes desarrollar el tema de formas diversas, como por medio de cuadros sinópticos
y mapas conceptuales. Estos ayudan a exponer de forma más específica y directa los
conceptos que estás desarrollando.

5. Elabora cada sección de la tesis.

 La tesis debe estar compuesta por una serie de divisiones dan orden y sentido al
contenido de la misma. Una tesis bien expuesta y completa debe contar con las
siguientes secciones:
 Portada: aquí aparece el título de la tesis, la validez y el reconocimiento del
estudio, los autores del trabajo, la entidad de edición y la fecha de impresión.
 Contraportada
 Dedicatorias
 Agradecimientos
 Introducción: es donde realizas la presentación de tu trabajo de manera formal,
expresando el objetivo de tal investigación, las razones que te llevaron a realizarla y las
bases que la sustentan. En la introducción puedes incluir:
o Prólogo: donde preparas al lector acerca de lo que va a encontrar
cuando lea la tesis.
o Objetivo: aquí manifiestas lo que pretendes con la presentación de tu
tesis.
o Justificación: pones de manifiesto el porqué de la tesis y el para qué de
la misma.
o Hipótesis: es la suposición o idea principal que pretendes demostrar con
tu investigación.
o Metodología utilizada: muestras el cómo se hizo y el con qué se hizo.
 Índice: lugar donde desarrollas el contenido de la tesis, organizado por
capítulos, títulos y páginas donde se encuentran.
 Capítulos: aquí es donde expones, demuestras y das las conclusiones
derivadas de la experimentación.
 Conclusiones: es donde manifiestas lo más importante de la
investigación. Debes especificar los hallazgos y la comprobación de la hipótesis
planteada.
 Bibliografía: es la parte donde escribes todas las referencias
bibliográficas y documentos que utilizaste para desarrollar tu tesis. Debe ser
información completa que contenga el nombre completo del autor, el nombre de la
obra, la casa de edición, el país de origen y el año en que fue editada.
 Parte complementaria: es la última sección de la tesis, donde incluyes
los anexos, apéndices, glosario de términos y gráficas y cuadros.

Consejos:
 Para asegurar el éxito de tu trabajo de investigación toma en cuenta
seguir una disciplina de trabajo y aprovechar el tiempo lo mejor posible.
 Se recomienda escoger un lugar donde se pueda trabajar relajado y
tener a mano material de escritorio y otros tipos de materiales necesarios para realizar
este trabajo (diccionarios, libros de gramática, etc.).

Advertencias:
 El tiempo que dediques a la investigación dependerá de la magnitud del
tema, las sugerencias que te exponemos no son para hacer una tesis rápidamente, sino
que la idea de este artículo es ayudarte a elaborar una tesis completa y segura.
 Si buscas demasiada información bibliográfica es posible que pierdas el
norte de tu investigación, es mejor centrarse en información que provenga de buena
fuente.