Está en la página 1de 4

UNA JIRAFA EN EL AULA.

LA
NEURODIDÁCTICA LLEGA A LOS
COLEGIOS
Desde hace unos pocos años muchas cuestiones que hasta ahora sólo
intuíamos están siendo objeto de estudio por la Neurociencia y poco a poco,
nos están dando las claves de cómo aprende nuestro cerebro; es ahora, con
datos en la mano, cuando podemos mejorar aplicando lo aprendido al diseño
de nuestras clases.

 Aprendizaje colaborativo Trabajo por competencias Nuevas metodologías

¿Qué es?
Objetivos:

 Conocer qué es la neurodidáctica, cómo surge y el marco en el que se


inscribe esta nueva disciplina.
 Identificar las características sobre las que se asienta la neuroescuela
 Conocer el proceso neurobiológico de la motivación y cómo determina el
aprendizaje del alumno.
 Entender por qué no existe aprendizaje sin memoria y cómo trabajar
favorecer el paso de la información a las memorias de largo plazo

 
“Nadie puede aprender nada, y menos de una manera abstracta, a menos que
aquello que vaya a aprender encienda su curiosidad”. - Francisco Mora
 
Desde hace unos pocos años muchas cuestiones que hasta ahora sólo
intuíamos están siendo objeto de estudio por la Neurociencia y poco a poco,
nos están dando las claves de cómo aprende nuestro cerebro; es ahora, con
datos en la mano, cuando podemos mejorar aplicando lo aprendido al diseño
de nuestras clases.
A diferencia de lo que ocurre en la mayoría de los centros educativos, hoy en
día se empiezan a ver iniciativas que diseñan como neuroescuela; sin
comenzar hablando de los contenidos; los profesores que trabajan desde esta
perspectiva neuro evocan emociones, plantean situaciones o historias como
punto de partida generando un estado en el alumno. Hemos pasado de
centrarnos en la lógica del cerebro racional a focalizar en las emociones y
deseos con lo que la neuro-educación se aproxima a las estrategias del
neuromarketing en cuanto a atención, emoción y memoria.
 
EL PROCESO NEUROLÓGICO
El cerebro límbico, nuestro cerebro emocional, se activa cuando algo diferente
asoma en nuestro entorno. El cerebro reptil lo memoriza si es importante para
nuestra supervivencia y el cerebro racional es el que nos permite pensar y
reflexionar.
En estas zonas se producen reacciones que liberan los neurotransmisores, se
activan cuando algo sobresale de la monotonía. La Neuroeducación aplica este
conocimiento científico al aula y nos da una serie de pautas para trabajar la
motivación, la atención y la memoria.
En las etapas iniciales, trabajamos mucho con este “gabinete del asombro” con
la curiosidad, con el juego y es la neuro la que nos remite a lo que sucede en
este proceso como el circuito D.A.S. (deseo, acción, satisfacción)
Deseo - Acción- Satisfacción donde se generan los neurotransmisores según
estas fases Dopamina - adrenalina - serotonina
 

El cerebro necesita 3 cosas para funcionar, oxígeno, azúcar y agua.


 
Por medio del juego, somos capaces de combinar la atención y la satisfacción
para convertirlo en una mezcla imbatible que nos ayuda a trabajar la memoria.
La plasticidad neuronal, los ritmos y la atención sostenida también son objeto
de estudio y aplicación por la neurodidáctica. Donde ya podemos ver en
algunos colegios están inmersos en repensar las clases con una estructura
sencilla y neuro-efectiva: Activación, construcción, consolidación y
evaluación.
 
Con una combinación de estos elementos, y unas pautas, queremos brindarte
la posibilidad de comprobar si es o no aplicable en tu aula.

Oportunidades en el aula
Recomendaciones para una escuela neuro:
 
1. ENGANCHA CON LAS JIRAFAS EN EL AULA > sé disruptivo, inicia tus
sesiones con algo que cree expectación, miedo o sorpresa. Prueba a
decirles que ha entrado una jirafa en el aula. 
2. EXPLORA SU MICROCOSMOS > debemos aterrizarlo en algo del día a
día, llevar el aprendizaje a su microcosmos: Al venir hoy a clase he visto
en el parque una fila de árboles todos pintados de azul, ¿a qué creen
ustedes que puede deberse ese fenómeno? ¿Qué intención tiene quien lo
ha hecho?
3. EXPLICA Y COMPARTE > en un formato de diálogo o puesta en común
sin presión.
4. APLICA > pero teniendo en cuenta los ritmos que cada alumno necesita
para trabajar y dar con los resultados esperados.
5. REFLEXIONA > buscando que sea el propio alumno quien aproveche su
motivación intrínseca. Dirige y acompáñalos con tus preguntas, pero no
olvides mantener la motivación aprovechando elementos
recurrentes (expectación, miedo o sorpresa)
6. ALIMENTA EL CEREBRO > como todo elemento de precisión necesita
estar bien mantenido. Oxígeno, agua y glucosa son sus necesidades.
7. MONTAÑA RUSA > sé disruptivo, altera los ritmos y situaciones para
generar actividad física y reducir los tiempos de las tareas favoreciendo la
atención.

Otros enlaces de interés


Neuroeducación - Francisco Mora
Me emociono luego aprendo - El país
Neurodidáctica y aprendizaje  - Liceo Sorolla
Escuela con cerebro - Jesús Guillén
El método - Chema Lázaro