Está en la página 1de 7

Por qué el relato de la Armada española es una de

las grandes mentiras de la historia


Lucy Worsley * Revista BBC HistoryExtra

 5 julio 2020

 Comparte esta actualización en Facebook



 Comparte esta actualización en Messenger

 Comparte esta actualización en Twitter

 Comparte esta actualización en Email

 Compartir

Derechos de autor de la imagen Getty Images Image caption Durante el reinado de Felipe II, el imperio
español alcanzó su máximo esplendor.

En un mundo en el que miles de opiniones compiten por nuestra atención, nos gusta creer que los libros de
historia nos cuentan la verdad definitiva sobre lo sucedido en el pasado.

Pero no es así en absoluto.

Uno de los hitos de los que suele hablarse al repasar la historia de cómo Inglaterra se convirtió en una
superpotencia global gracias a su fuerza naval es la derrota de la 'invencible' Armada española en 1588.
Las comillas son intencionales, pues no todo es lo que parece.

La versión de los libros escolares de historia cuenta que Felipe II de España, enemigo mortal de Isabel I de
Inglaterra, envió su enorme armada de barcos para invadir Inglaterra y devolverla a la fe católica.

Sin embargo fue derrotado por la pequeña pero valiente armada inglesa comandada por audaces capitanes
entre los que se incluye a Sir Francis Drake.

Saltar las recomendacionesQuizás también te interese

 500 años de la Noche Triste: cómo fue la "infernal" derrota de Hernán Cortés y sus tropas a manos de los
mexicas

 Carlota de México: quién fue la emperatriz y primera gobernante del país (y qué legado dejó)

 Lady Muerte, la Princesa Espía y otras 6 heroínas de la Segunda Guerra Mundial que deberías conocer

 Qué pasó en los 18 días de la esplendorosa fiesta ofrecida por los reyes de Inglaterra y Francia hace
500 años

Fin de las recomendaciones.

La victoria de Drake pese a todas las adversidades a menudo se describe como un momento en que
Inglaterra se enfrentó a Europa y ganó.

Hasta Winston Churchill


Cuando la aviación británica se encontraba luchando por su supervivencia contra los alemanes en la
Segunda Guerra Mundial, el mismo Winston Churchill en uno de sus discursos dijo: "Debemos considerar la
próxima semana como un período muy importante en nuestra historia. Será parecido a cuando la Armada
española se acercaba al Canal y Drake estaba acabando su partida de bolos".

Derechos de autor de la imagen PA Image caption Winston Churchill se refirió a Francis Drake en uno de
sus discursos durante la Segunda Guerra Mundial.

Esa partida de bolos, sin embargo, es problemática.

Uno puede llegar a imaginarse a Drake disfrutando del juego en el prado de la localidad costera de Plymouth
cuando se avistó la Armada española por primera vez en el horizonte.

La historia cuenta que Sir Francis le dijo a Lord Effingham, comandante de la flota inglesa, que no hay
necesidad de apresurarse, que habrá tiempo de sobra para terminar el juego y luego derrotar a los españoles.

Es una muestra de algo muy arraigado en la psiquis británica, aquello de que en momentos clave, hay que
mantener la compostura.

Sin embargo, ninguno de los primeros relatos de la Armada menciona a nadie jugando a los bolos.

Fue varios años después del evento que apareció un relato que describe a los marineros de Plymouth en julio
de 1588 "bailando, jugando bolos y divirtiéndose" cuando apareció la Armada.

 Las leyendas de Amapala, la olvidada capital de Centroamérica por la que dicen que pasaron el
pirata Drake y Albert Einstein

Era un detalle irresistiblemente jugoso.

En la década de 1730, una biografía de Sir Walter Ralegh habla de cómo Drake estaba decidido a terminar
de jugar y desde entonces el hecho se convirtió en "historia".

Derechos de autor de la imagen Getty Images Image caption El corsario Sir Francis Drake fue un dolor de
cabeza para los españoles, pero Isabel I lo nombró caballero por sus servicios a la corona inglesa.

Otro aspecto de la historia conocida sobre la Armada es el psicodrama entre dos férreos enemigos
personales: Felipe II de España y la Reina Isabel I, trabados en una lucha existencial entre sus diferentes
creencias religiosas.

En 1588, Felipe tenía 61 años, era un católico devoto y rey del imperio más grande del mundo, que
abarcaba desde América del Sur hasta Filipinas.
Isabel I de Inglaterra tenía 50 años, estaba todavía soltera y sin hijos, y gobernaba sobre una Inglaterra
protestante en la que los complots católicos eran una amenaza constante.

 ¿Por qué la bandera argentina ondeó en el siglo XIX en la capital de California?

Pero en 1554, unos 34 años antes, Felipe había zarpado del puerto de La Coruña, en el norte de España, para
formar parte de la familia real Tudor.

A menudo olvidamos que antes de ser rey de España, Felipe II, el gran villano en la historia de la Armada,
pasó cuatro años como rey de Inglaterra, debido a su matrimonio con María I de Inglaterra, la medio
hermana mayor de Isabel.

María estaba desesperada por asegurar el futuro de Inglaterra como país católico, y temía la idea de morir
sin hijos y dejar a la protestante Isabel como heredera del trono.

Pero Felipe pensaba distinto.

La alternativa a Isabel I de Inglaterra era María, la Reina de Escocia.

Era católica, lo cual era una ventaja, pero, debido a su ascendencia y poderosos lazos con la corte francesa,
habría colocado a Inglaterra en la órbita de los enemigos franceses de Felipe, lo que era intolerable.

Derechos de autor de la imagen Getty Images Image caption A Felipe II de España le llamaban "el rey
Prudente".

Así que Felipe buscó a su cuñada, persuadiendo a María para que liberara a Isabel I del arresto domiciliario
bajo el cual había sido puesta.

Cuando María se estaba muriendo, Felipe se dio cuenta de que la única forma de convencer a Isabel de que
apoyara a los católicos era casarse con ella y lograr que se convirtiera.

Y así lo propuso.

"No me quería tanto"


Isabel, como siempre, se negó a comprometerse.

Unos meses más tarde, al enterarse de que Felipe había comenzado nuevas negociaciones con una princesa
francesa, ella dijo que no debía quererla tanto si no había podido esperar un mes o dos a su respuesta.

 La maravilla mecánica con la que el todopoderoso rey Felipe II le cumplió una promesa a Dios

Aunque la propuesta de matrimonio no rindió frutos, Isabel y Felipe siguieron siendo amigos.

Pero durante la siguiente década, cuando Isabel y su nación se volvieron decididamente protestantes,
llegaron rumores desde Roma.

A finales de la década de 1560, los católicos en el norte de Inglaterra intentaron una rebelión que no tuvo
éxito. Para alentarlos, en 1570 el Papa excomulgó a su reina.

Derechos de autor de la imagen Getty Images Image caption Isabel I de Inglaterra reinó de 1558 a 1603.

Felipe se encontró de repente con la presión papal de derrocar a Isabel I de Inglaterra.


Pero los problemas de su vasto imperio hacían que tuviera otras prioridades.

Enloquecido por Dios


Aunque las películas a menudo muestran a Felipe como una especie de psicópata enloquecido por Dios,
pero la religión por sí sola no era una razón suficientemente fuerte para que Felipe invadiera Inglaterra.

Otros dos factores influyeron: en primer lugar, los asaltos de Drake a los barcos españoles, que para el rey
español eran piratería.

Además, el apoyo de Isabel I de Inglaterra a los súbditos protestantes de Felipe que se habían revelado en
los Países Bajos finalmente incitó al rey español a planear el ataque.

El mito de la Armada “invencible”


La flota española que Felipe II reunió se describe como un Goliat 'invencible' contra el pequeño David de la
marina de Inglaterra.

En realidad, era todo lo contrario.

Ni siquiera fue la flota más grande que hubiera atacado a Inglaterra.

Derechos de autor de la imagen Getty Images Image caption Aunque la armada inglesa era más pequeña, se
llamó a una gran cantidad de barcos mercantes y privados para crear una fuerza igual a la de los españoles.

Tanto la flota de la invasión normanda de 1066 como la fuerza francesa que cruzó el Canal en 1545 y hundió
el Mary Rose tenían más barcos.

Los españoles usaron alrededor de 130 barcos, desde galeones de guerra hasta barcos de mensajería y
barcos de aprovisionamiento.

Aunque la armada inglesa era más pequeña, se llamó a una gran cantidad de barcos mercantes y privados
para crear una fuerza igual a la de los españoles.

 La "fake news" con la que intentaron sabotear el reinado del hombre más poderoso del mundo hace
cinco siglos

Y, de todos modos, la flota invasora había tenido problemas mucho antes de enfrentarse a sus enemigos
ingleses.

Poco después de partir desde Lisboa, las enfermedades atacaron a los tripulantes, se pudrieron sus
provisiones de comida y tuvieron muy mal tiempo en el mar.

"Somos muy débiles"


Todo esto les obligó a detenerse en La Coruña para realizar reparaciones y provisiones.

El comandante de la flota le escribió a Felipe confesando que "casi ninguno de los miembros de la Armada
tiene el conocimiento o la capacidad para realizar las tareas que se les encomiendan ... somos muy débiles".

Pero Felipe dijo que el ataque debía continuar de todos modos.

El plan era que la Armada navegara por el Canal de la Mancha hacia su punto más angosto.
Allí debía reunirse con un ejército de soldados de los Países Bajos dirigido por el duque de Parma, que
sería transportado en barcazas para invadir el condado de Kent.

Derechos de autor de la imagen Getty Images Image caption Los españoles usaron alrededor de 130 barcos.

Sin embargo, antes de eso los españoles tuvieron que llegar al Canal.

Aquí comenzaron a experimentar más problemas.

Las primeras bajas importantes fueron autoinfligidas: un choque y una explosión les llevó a perder dos
naves.

Efecto dramático
Una vez que los españoles lograron entrar al Canal, el siguiente tramo narrativo en los recuentos más
populares de la historia es el conmovedor discurso de Isabel I a sus hombres en Tilbury, en la orilla norte
del Támesis.

Esa famosa pieza de oratoria, en la que la reina le dice a las tropas reunidas que puede "tener el cuerpo de
una mujer débil, pero el corazón y el estómago de un rey", ha sido dramatizada en innumerables
películas.

A menudo se muestra a Isabel montando a caballo, vestida con terciopelo blanco o incluso con armadura.
"Yo seré su general", le dice a sus hombres.

 A quién le pertenecen los tesoros hundidos en el mar (como el galeón San José)

Pero esto implica un ajuste en el momento de los eventos para lograr un efecto dramático.

Derechos de autor de la imagen Getty Images Image caption ¿Estaba Francis Drake jugando a los bolos
cuando la armada española se aproximaba a Inglaterra?

Isabel había ideado el plan para dirigirse a las tropas mientras los españoles todavía estaban en el Canal. Sin
embargo, cuando lo hizo, la Armada ya se enfrentaba a la derrota.

Once días antes, los buques de guerra ingleses habían atacado a la flota española mientras esperaba en
Francia su encuentro con el ejército de Parma.

Estos barcos en llamas hicieron que los españoles entraran en pánico, provocando más accidentes y
pérdidas.

Así que cuando Isabel pronunció sus famosas palabras en Tilbury, lo que quedaba de la Armada ya estaba en
retirada, corriendo hacia Irlanda y Escocia para poder regresar a casa.

Y allá, en el norte, el enemigo mortal de los españoles no fue Drake, Isabel I o los valientes marineros
ingleses, sino el mal tiempo.

 "El Santo Grial de los naufragios": así encontraron los restos del galeón San José, cuyo valioso
tesoro se disputan Colombia y España

Curiosamente, el contenido y el momento del discurso de Isabel I de Inglaterra también han "evolucionado"
con el tiempo.
Las fuentes no mencionan la famosa línea "corazón y estómago de un rey" hasta más de tres décadas
después del suceso.

Fue presentado por primera vez por un capellán protestante que había estado en Tilbury, y lo hizo como si
realmente fuera lo que Isabel dijo.

Pero los historiadores no están seguros de que realmente usara esas palabras.

¿Eso importa?
Tilbury se ha convertido en una localización relevante en la historia, no por los hechos, sino por la emoción
que inspira.

Poco antes de la Segunda Guerra Mundial, cuando la actriz Flora Robson, interpretando a Isabel I,
pronunció el discurso en la película "Fire Over England", realmente estaba hablando de la temida invasión
nazi.

 Por qué en España se enseña tan poco sobre la conquista y colonización de América

Ocho décadas después, las palabras de Isabel se emplearon nuevamente, esta vez para vender feminismo,
fútbol y cerveza como parte de una campaña publicitaria de Budweiser que apoyó a las Leonas de
Inglaterra en la Copa Mundial Femenina de Fútbol de 2019.

Como demuestran estos ejemplos, la idea de que Isabel I, Drake y el desvalido ejército derrotaron a una
Armada prácticamente invencible está firmemente establecida en el corazón de la concepción que tiene
Inglaterra de sí misma.

Los victorianos encontraron esta idea particularmente atractiva.

Pero, a pesar de la veneración de Drake y compañía, el proceso desde 1588 hasta que Gran Bretaña
consiguió un imperio en los siglos XVIII y XIX no ha sido lineal.

"Contra la Armada"
Por un lado, la derrota de la Armada no trajo la victoria en la guerra con España.

De hecho, ese conflicto se prolongó hasta el siglo XVII.

Por otro lado, los españoles nunca vieron a lo que le ocurrió a la Armada como un revés significativo.

Y eso es porque, en 1589, los ingleses sufrieron un vergonzoso desastre naval propio.

Derechos de autor de la imagen Getty Images Image caption ¿Dijo en verdad la reina Isabel I que podía
tener el cuerpo de una mujer débil, pero el corazón y el estómago de un rey"?

Ese año, Drake dirigió un ataque conocido como la invencible inglesa o Contraarmada, con el objetivo de
destruir el resto de la flota de Felipe mientras ésta estaba en reparación en Santander.

Fue un fiasco, en el que murieron 15.000 ingleses, y se perdieron muchas de las 86 naves usadas en el
ataque.

 La "fake news" con la que intentaron sabotear el reinado del hombre más poderoso del mundo hace
cinco siglos
Drake y su flota se vieron obligados, al igual que la flota de Felipe II un año antes, a detenerse en La Coruña
por falta de provisiones.

Y aquí, una mujer local, María Pita, lideró una feroz resistencia contra la armada inglesa.

Todavía se la recuerda como heroína en La Coruña.

Se dice que Pita mató a un soldado inglés, inspirando así a la ciudad a la victoria.

En otra conexión futbolística, se ha convertido en un símbolo del equipo local de mujeres.

Derechos de autor de la imagen Getty Images Image caption Cuando España intentó, sin éxito, extraditar a
Pinochet de Reino Unido por abusos contra los derechos humanos, la primera ministra británica saltó en
defensa del hombre que la había apoyado durante la Guerra de las Malvinas.

Alguien debería haberle contado a Margaret Thatcher la historia de 'Contraarmada'.

Cuando España intentó, sin éxito, extraditar al dictador chileno General Pinochet de Reino Unido por
abusos contra los derechos humanos, la primera ministra británica saltó en defensa del hombre que la había
apoyado durante la Guerra de las Malvinas.

Le envió una placa de plata conmemorando la victoria inglesa sobre la Armada española, con una nota que
denunciaba el colonialismo español.

La propia Thatcher había sido fotografiada a menudo entre sus tropas durante el conflicto de las Malvinas,
pero siempre parecía hiperfemenina en su estilo personal.

Había aprendido una forma de ser una mujer líder: la de Isabel I de ser femenina, pero negar que el género
importe para la política.

 La pequeña isla gallega a la que llegó el capitán Nemo de Julio Verne y guarda oscuros secretos de la
historia de Europa

La leyenda de la Armada española creada por los isabelinos y contada por generaciones después de ellos
tiene un poderoso legado.

En tiempos de crisis, desde la Segunda Guerra Mundial hasta las Guerra de las Malvinas, se ha utilizado
para convencer a los británicos de que pueden llegar a desarrollar superpoderes; que hay una larga estirpe de
líderes geniales e inspiradores y que, por pequeños que sean, todavía pueden desempeñar un papel
poderoso en el escenario mundial.

* Lucy Worsley es curadora en jefe de Historic Royal Palaces. La Armada española fue uno de los temas
que cubrió en la serie de documentales de la BBC “History’s Biggest Fibs” (Las más grandes mentiras de
la historia)

Calificar