Está en la página 1de 3

HACIA DONDE VA LA ECONOMIA INTERNACIONAL

La economía es una ciencia social que estudia cómo los individuos o las sociedades usan o
manejan los escasos recursos para satisfacer sus necesidades. Tales recursos pueden ser
distribuidos entre la producción de bienes y servicios, y el consumo, ya sea presente o
futuro, de diferentes personas o grupos de personas en la sociedad.
El estudio de la economía se basa en la organización, interpretación y generalización de los
hechos que suceden en la realidad. La microeconomía, una de las dos ramas en las que se
divide la economía, realiza el estudio de unidades económicas (las personas, las empresas,
los trabajadores, los propietarios de tierras, los consumidores, los productores, etc.); es
decir, estudia cualquier individuo o entidad que se relacione de alguna forma con el
funcionamiento de la economía de forma individual, no en conjunto. Al estudiar estas
unidades económicas, la microeconomía analiza y explica cómo y por qué estas unidades
toman decisiones económicas. La macroeconomía, la otra rama en que se divide la
economía, se encarga de estudiar el comportamiento y el desarrollo agregado de la
economía. Cuando se habla de agregado se hace referencia a la suma de un gran número de
acciones individuales realizadas por diversas unidades económicas, las cuales componen la
vida económica de un país. Esta rama no estudia las acciones de determinados individuos,
empresas, etc., sino la tendencia en las acciones de éstos.
El estudio de la disciplina de la economía tal y como la conocemos hoy en día, comenzó
precisamente con el estudio del comercio y las finanzas internacionales. En este contexto,
los historiadores del pensamiento económico ubican el ensayo Sobre la balanza comercial
del filósofo escocés David Hume, como la primera exposición real de un modelo
económico.
¿Por qué se dice que el estudio de la economía comenzó con el estudio del comercio y las
finanzas internacionales? En este caso nos remitimos nuevamente a la historia de la
economía o del pensamiento económico, que registra que los debates sobre la política
comercial británica a principios del siglo XIX hicieron mucho por convertir a la economía
de un campo informal de debate en un área centrada en la construcción de modelos
económicos que ha sido desde entonces.
Sin embargo, el estudio de la economía internacional nunca había sido tan importante como
lo es hoy en día. En la actualidad, los países están más estrechamente vinculados a través
del comercio exterior de bienes y de servicios, de flujos crecientes de capital financiero
(denominado técnicamente como Inversión Extranjera de Cartera, IEC de manera
abreviada) y de inversiones productivas que unos países realizan en otros (inversión que se
denomina más precisamente como Inversión Extranjera Directa, IED de manera resumida).
La economía internacional utiliza los mismos métodos fundamentales de análisis que las
otras ramas de la economía; esto, porque la motivación y la conducta de los individuos y de

ALEXANDER TRILLOS LUQUEZ


las empresas son exactamente las mismas tanto en el plano del comercio internacional
como en el de las transacciones domésticas o nacionales.
Sin embargo, a nivel de la economía internacional se llevan a cabo relaciones comerciales y
financieras entre países o estados soberanos e independientes, por lo que se suscitan
problemas o cuestiones especiales que requieren de explicaciones específicas y
contundentes. México y Estados Unidos son estados soberanos; sin embargo, tienen
relaciones comerciales y financieras que pueden plantear algunos problemas. Por ejemplo,
Estados Unidos podría limitar las importaciones de mercancías provenientes de México
estableciendo impuestos a la importación, mejor conocidos como aranceles en el plano del
comercio internacional. Del otro lado, las autoridades monetarias de México podrían
estimular las exportaciones de mercancías hacía Estados Unidos decidiendo una
devaluación del peso frente al dólar. O bien, si México incurre frecuentemente en déficits
comerciales porque importa mercancías más de las que exporta, tarde o temprano tendrá
que devaluarse el peso.

Como podemos darnos cuenta, las relaciones comerciales y financieras entre países suscitan
numerosos problemas, y son precisamente esos problemas los que trata de estudiar la
economía internacional. De esa manera, para el Premio Nobel de Economía 2008, Paul
Krugman, la economía internacional estudia siete temas recurrentes: las ganancias del
comercio, los patrones de comercio, el proteccionismo comercial, la balanza de pagos, la
determinación del tipo de cambio, la coordinación internacional de políticas y el mercado
internacional de capitales.
Para Miltiades Chacholiades, “la economía internacional estudia la manera cómo
interactúan diferentes economías en el proceso de asignar los recursos escasos para
satisfacer las necesidades humanas” En esta definición sobresale el problema económico
fundamental: la escasez de recursos frente a necesidades o deseos humanos numerosos y
crecientes; por lo que dos países o más interactúan para tratar de asignar de la manera más
eficiente posible los recursos escasos del planeta para satisfacer el mayor número posible
de necesidades de una población mundial creciente.
Hoy en día, el mayor dinamismo se concentra en Estados Unidos y Asia, mientras que
Europa y América Latina decaen. África también se encuentra en un momento interesante
que puede sentar las bases para el crecimiento de la clase media. Naturalmente, el mundo
de la inversión y de las finanzas cada vez gira más en torno a estas regiones dinámicas. La
afluencia de capital a Europa en estos momentos se debe puramente a motivos
coyunturales, sobre todo de tipo monetario. El dinamismo económico y financiero global
gravita alrededor de Asia, donde se generan ingentes beneficios y se acumulan grandes
fortunas. Si bien es cierto que las economías asiáticas padecen de numerosos desequilibrios
y amenazas, el futuro depende de ellos.
La clase dominante de todo el mundo ha respondido con una dura ofensiva en estos años.
Los planes de austeridad, los recortes sociales, la epidemia de despidos, el desempleo

ALEXANDER TRILLOS LUQUEZ


crónico, el hundimiento de los salarios… han generado una gran desigualdad. Ni la
revolución productiva de los últimos cuarenta años, ni la extensión formidable de las
nuevas ramas de la información (internet, fibra óptica, etc.,), ni la globalización de las
relaciones sociales y económicas, han impedido la creciente pauperización: una pequeña
isla de prosperidad, lujo y privilegios obscenos, rodeada por un océano de miseria. ¿No era
esto precisamente lo que Marx señaló como una ley inevitable de la producción capitalista?
En Europa las previsiones de los teóricos de la austeridad se han estrellado contra un muro.
No se trata de la periferia europea, son los países centrales los que muestran un cuadro de
agotamiento y retroceso. Italia entró de nuevo en recesión en 2014, Francia se desliza hacia
ella, y Alemania frena en seco su economía. La desaceleración de China, la guerra en
Ucrania, la caída de la demanda del sur europeo, afecta directamente a las economías
centrales: la producción industrial mantiene un pulso débil, el paro aumenta, y hay
deflación en muchos países. Parece una broma, pero el Estado español es la economía de la
zona euro con mejor previsión de creación de empleo y de avance del PIB para 2015.
Teniendo en cuenta los precedentes y los problemas de fondo, es bastante probable que el
nuevo plan fracase. La liquidez monetaria por sí sola no resuelve nada. Es más, estas
expansiones cuantitativas, como ya ha ocurrido en el caso de EEUU o Japón, no se
traducen en un aumento de la inversión productiva. Si el ciclo de la sobreproducción
todavía persiste, si los mercados mundiales se contraen, si China se desacelera, si los
exportadores de materias primas sufren la caída de los precios y el consumo sigue en
encefalograma plano… ¿Por qué motivo este tipo de actuaciones, que no van a la raíz, van
a detener la espiral descendente?

ALEXANDER TRILLOS LUQUEZ

También podría gustarte