Está en la página 1de 7

CORTE SUPERIOR DE JUSTICIA DE LA LIBERTAD

PRIMERA SALA ESPECIALIZADA LABORAL

EXPEDIENTE N° : 03812-2014-0-1601-JR-LA-03
DEMANDANTE : ELIZABETH DAVILA GONZALES
DEMANDADO : UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO
MATERIA : PAGO DE BENEFICIOS SOCIALES

RESOLUCIÓN NÚMERO ONCE.-


Trujillo, veintiuno de julio de
dos mil diecisiete.-

VISTOS; En Audiencia Pú blica, la Primera Sala Especializada Laboral de la Corte


Superior de Justicia de La Libertad, expide la siguiente Sentencia de Vista:

I. PRETENSIÓN IMPUGNATORIA.-
La demandada apela la sentencia (Resolución número SEIS), de fecha 25 de mayo de
2016, obrante a fojas 179-190, que declara FUNDADA EN PARTE la demanda interpuesta por
ELIZABETH DÁVILA GONZALES contra la UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO, sobre
Pago de Beneficios Sociales y otros, se determina la desnaturalizació n de la contratació n civil
y en consecuencia se RECONOCE la existencia de un contrato de trabajo a plazo
indeterminado entre las partes, por el periodo 01-ABRIL-2000 a la actualidad; en
consecuencia ORDENO que la entidad demandada cumpla con pagar a favor de la actora, la
suma de S/ 83,837.90, por pago de asignació n familiar, gratificaciones no pagadas, pago de
vacacionales no gozadas y no pagadas; má s intereses legales y costas, que se liquidará n en
ejecució n de sentencia.DISPONE que la emplazada cumpla con depositar en la entidad
bancaria en la cual la actora tiene su “Cuenta CTS”, la suma de S/ 17,333.97, por concepto de
pago de compensació n por tiempo de servicios. Se FIJAN los honorarios profesionales a favor
del letrado Edinson Hipólito Espino Muñoz, en la suma de S/ 5,000.00 soles. INFUNDADA
la excepció n de incompetencia interpuesta por la demandada.

La demandada fundamenta su recurso de apelació n a fojas 199-202, solicitando la


revocatoria de la recurrida, argumentando bá sicamente lo siguiente:
a) La A quo no ha valorado que el régimen aplicable a la actora es el régimen laboral
pú blico del profesorado.
b) Se ha desconocido la sentencia casatoria en el expediente Nú mero 5129-2008, donde la
Corte Suprema señ ala que en casos en los que se discute si determinada unidad
académica es o no un centro de producció n, debe motivarse contrastá ndose con las
normas estatutarias, así como resulta necesario determinar si las labores realmente
desempeñ adas por la actora está n comprendidas como labores de producció n con la
finalidad de aplicar la normatividad laboral pertinente.
c) El régimen laboral aplicable al personal del Centro Educativo Experimental -CEE-
Rafael Narvá ez Cadenillas es el régimen laboral pú blico.
d) El CEE Rafael Narvá ez Cadenillas, no es un centro econó mico de producció n, sino un
centro académico-experimental, de extensió n y proyecció n social, por ende, sus
trabajadores se rigen por el régimen de los servidores pú blicos.

1
e) Aun cuando haya existido vínculo laboral, no le corresponde a la actora el pago de CTS
y vacaciones, pues dichos beneficios exigen como requisito haber prestado 20 horas
semanales como mínimo, conforme al régimen laboral comú n, o en su caso 12 horas
semanales si se insiste en aplicar la jornada prevista en la ley del profesorado.
Supuesto que no se cumple en el presente caso.
f) Pretender exigir que se acredite la labor en tiempo parcial mediante contrato formal
constituye una exigencia arbitraria, toda vez que la propia demandada informa haber
suscrito solo contratos civiles respecto de los cuales alega su desnaturalizació n.

II. CONSIDERANDOS.-

1. Antes de resolver las pretensiones materia de impugnació n, este Colegiado considera


necesario precisar que el recurso de apelació n se rige por el principio de limitació n, lo que
significa, que el ó rgano jurisdiccional superior só lo puede conocer aquellas pretensiones que
han sido objeto de cuestionamiento y precisado el error de hecho y derecho en que ha
incurrido la sentencia, siendo que las pretensiones impugnatorias determinan los alcances de
la impugnació n y las facultades que goza la instancia superior para resolver el tema; siendo
así, este Colegiado debe absolver el grado sobre la base de los argumentos impugnatorios
vertidos por la demandada UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO - UNT en su escrito
impugnatorio; ello de conformidad con lo dispuesto por el artículo 370 del Có digo Procesal
Civil –en adelante CPC–, de aplicació n supletoria al proceso laboral.

2. Así, de la revisió n del recurso de apelació n, la demandada Universidad Nacional de Trujillo no


ha cuestionado la decisió n de la A quo de declarar que la contratació n civil (bajo modalidad
de contratació n de locació n de servicios) a la que se encontró sujeta la actora desde el 01 de
abril de 2000 hasta la actualidad se ha desnaturalizado; por lo que, tal decisió n ha quedado
consentida, quedando impedido por tanto este Colegiado de emitir pronunciamiento respecto
de dicho extremo, en atenció n al principio de limitación de la apelación; por lo tanto, debe
entenderse que la decisió n de la Juez de declarar la existencia de un contrato de trabajo a
plazo indeterminado, por el periodo señ alado, como consecuencia de la desnaturalizació n de
la contratació n civil, ha obtenido la calidad de cosa juzgada, de conformidad con lo prescrito
en el numeral 2 del artículo 123 del CPC1.

3. Ahora bien, en cuanto al régimen laboral aplicable a la trabajadora, lo cual es materia de


cuestionamiento por la demandada, alegando como argumento impugnatorio que, el estatuto
y Ley Universitaria no preveen expresamente que el personal de todos los centros se rijan por
la legislació n laboral privada (fojas 200), al respecto, debemos señ alar que el régimen laboral
al que se adscribe este contrato civil desnaturalizado, sin duda es al régimen laboral privado
-Decreto Legislativo nú mero 728-, dado que segú n el artículo 70 de la Ley Universitaria, Ley
nú mero 23733, el personal de servicios de los centros de producció n de las universidades
nacionales, tal como es el caso del Centro Educativo Experimental Rafael Narvá ez Cadenillas,
se rige por el régimen laboral privado.

4. Y es que, el régimen laboral aplicable a los trabajadores que laboran para el Centro Educativo
Experimental Rafael Narvá ez Cadenillas de la Universidad Nacional de Trujillo, tiene como
1
Que señala: “(…) 2. Las partes renuncian expresamente a interponer medios impugnatorios o dejan
transcurrir los plazos sin formularlos (…)”.
2
marco normativo la Ley Universitaria, toda vez que la citada universidad es una persona
jurídica de derecho pú blico interno que regula su actividad por dicha norma legal, en cuyo
artículo 70 establece que: “El personal administrativo y de los servicios de las universidades
públicas están sujetos al régimen de los servidores públicos, con excepción del dedicado a las
labores de producción, que se rigen por la legislación laboral respectiva” (lo consignado
en negritas es nuestro); concordante con los artículos 349 y 350 del Estatuto2 de la UNT que
establecen: “el personal administrativo y de servicios está sujeta al régimen de los servidores
públicos del país” y “el personal de los centros de producción y prestaciones de servicios
están sujetos al régimen laboral común, de acuerdo a su situación específica (lo
subrayado y resaltado es nuestro); por lo tanto, por regla general, los trabajadores de las
universidades pú blicas, en el caso particular de la UNT, se encuentran sujetos al régimen
laboral pú blico y, de manera excepcional, ú nicamente los trabajadores de los centros de
producció n y de prestació n de servicios está n adscritos al régimen laboral de la actividad
privada.

5. De ahí que, a fin de determinar si el Centro Educativo Experimental Rafael Narvá ez Cadenillas
es un centro de producció n o de prestació n de servicios, debe necesariamente citarse
textualmente la normatividad que rige a la Universidad Nacional de Trujillo y que ésta ha
difundido en su pá gina web; así tenemos los artículos 424 y 425 del Estatuto de dicha casa
superior de estudios, que literalmente prescriben: “Se considera actividades de producción de
bienes y prestación de servicios aquellas que la universidad implementa, mediante su capacidad
creadora y tecnológica para mejorar los niveles de vida y generar fondos que permitan el
desarrollo de estas actividades y un ingreso financiero para la universidad” y “La universidad
organiza sus actividades de producción de bienes y prestación de servicios en las
siguientes modalidades: a) líneas de rentabilidad; b) centros económicos productivos o
de prestación de servicios” (lo resaltado en negritas y subrayado es nuestro); de estos
presupuestos normativos, se extrae que la demandada -Universidad Nacional de Trujillo-
organiza sus actividades de producció n y prestació n de servicios teniendo en cuenta las líneas
de rentabilidad econó mica y los centros de producció n o de prestació n de servicios
propiamente dichos, debiendo destacarse que ambas son sub-especies o sub-clasificaciones
de las actividades de producció n y prestació n de servicios que viene a ser el género.

6. Así pues, debemos considerar que estas dos formas de actividades de producció n tanto de
bienes como de servicios tienen como objeto la producció n de ingresos para la demandada
(Universidad Nacional de Trujillo), así pues ello se extrae de su propia normativa, en sus
artículos 426 y 429 de su Estatuto, segú n las cuales “Las Líneas de rentabilidad económica son
actividades procedentes del quehacer de los Departamentos Académicos, vía las facultades, de
otras unidades académicas o de las unidades administrativas”, y “Las líneas de rentabilidad
económica se organizan sobre la base de los recursos instalados, dedicados al servicio
académico o administrativo y con inversión adicional no significativa (…)”; por otra parte, como
se aprecia de los artículos 427 y 428 del referido Estatuto, “Los Centros Económicos
Productivos o de Prestación de Servicios son unidades descentralizadas dedicadas
predominantemente a la generación de ingresos, sobre la base de la acción institucional

2
El Estatuto de la UNT ha sido visualizado, al amparo de la Ley de Transparencia y Acceso a la Información
Pública Ley número 27806, cuyo Texto Único Ordenado fue aprobado por el Decreto Supremo número 043-
2003-PCM-,en su página web www.unitru.edu.pe en el siguiente link:
http://transparencia.unitru.edu.pe/doc/UntEstatuto.pdf.
3
compatible con sus fines”, y “Los Centros Económicos Productivos requieren sus propios
ambientes, bienes de capital, recursos humanos y capital de trabajo que se coordinará con el
proyecto específico (…)”.

7. De ahí que, cuando el artículo 70 de la Ley Universitaria establece que: “El personal
administrativo y de los servicios de las Universidades públicas está sujeto al régimen de los
servidores públicos, con excepción del dedicado a labores de producción, que se rige por la
legislación laboral respectiva. (…)”; y, cuando el artículo 350 del Estatuto de la Universidad
Nacional de Trujillo preceptú a que: “El personal de los Centros de Producción o Prestación de
Servicios [cuyas modalidades son: a) líneas de rentabilidad y, b) centros econó micos
productivos o de prestació n de servicios] está sujeto al régimen laboral común, de acuerdo a
su situación específica” (el pá rrafo entre corchetes es adicional), razonablemente, puede
entenderse que tales dispositivos normativos no se refieren exclusivamente –o en forma
excluyente– a los trabajadores que laboran en los centros de producción o de prestación
de servicios propiamente dichos, sino que también comprende a los trabajadores que
laboran para las líneas de rentabilidad económica (que es una clasificació n de las
actividades de producció n de bienes y prestació n de servicios), tal como puede inferirse del
artículo 425 del Estatuto antes aludido, siendo este el sentido en el que debe interpretarse la
regulació n “general” de los artículos 70 de la Ley Universitaria y 350 del acotado Estatuto.

8. Por tanto, resulta esencial lo dispuesto por el artículo 138 del Reglamento de Organizació n y
Funciones, “Los Centros de las facultades, son unidades académicas encargadas de
desarrollar actividades con fines de proyección social, producción de bienes y prestación
de servicios, tienen las funciones generales siguientes: (…) b. Organizar la producción de
bienes y la prestación de servicios de la Facultad. (…)”, así como, su artículo 142 que precisa
“El Centro de Estudios Preuniversitario – CEPUNT, Centro de Idiomas – CIDUNT, (…), Centro
Educativo Experimental Rafael Narváez Cadenillas, (…) Centro Superior Técnico de Biología
– CESBIUNT, (…), Clínica Estomatológica, (…), son órganos académicos de línea, creados
para desarrollar investigación, producción de bienes, prestación de servicios y prácticas
experimentales y pre-profesionales; los mismos que se regirán por su propio reglamento”;
siendo esto así de dichos dispositivos se infiere que es la propia demandada –Universidad
Nacional de Trujillo- quien clasificó a la unidad Centro Educativo Experimental Rafael
Narváez Cadenillas dentro del rubro de los centros de producción o de prestación de
servicios.

9. Así, este Colegiado tiene plena convicció n de que el Centro Educativo Experimental Rafael
Narváez Cadenillas, en el que labora la actora constituye una unidad generadora de ingresos
financieros a favor de la Universidad Nacional de Trujillo, en la que, evidentemente, se
realizan labores o actividades de producció n, en específico de prestació n de servicios, en este
caso educativos o académicos que comprenden, de algú n modo, el quehacer mismo de la
entidad demandada, sin que ello desvirtú e su condició n de fuente de ingresos o de generació n
de recursos econó micos para esta institució n.

10. Por tanto, se concluye que es correcta la decisió n de la A quo de establecer que "a la actora le
corresponde el régimen laboral privado, ello al haber determinado que el Centro Educativo
Experimental Rafael Narváez Cadenillas es un centro productivo de la demandada", pues la
actora ha efectuado labores en el Centro Educativo Experimental Rafael Narvá ez Cadenillas, el

4
mismo que, como venimos señ alando precedentemente, constituye un Centro de Producció n
de la demandada Universidad Nacional de Trujillo.

11. Respecto al argumento impugnatorio de la demandada sobre "no tener en cuenta que la
norma invocada no prevé expresamente que el personal de todos los centros se rigen por la
legislación laboral privada; sino solo hace alusión al personal que realiza labores de producción;
lo cual en todo caso sólo refiere a determinado personal de los denominados centros económicos
de producción, más no así al personal de centros académicos, centros de investigación (…) con
fines absolutamente distintos a centros económicos de producción (…)" (fojas 200 – ítem 3.5 del
escrito de apelació n). En principio es de señ alar que se ha establecido que la actora ha
laborado para un centro de producció n de la demandada como es el Centro Educativo
Experimental Rafael Narvá ez Cadenillas y por tanto le corresponde el régimen laboral privado
esto en merito a los dispositivos normativos antes analizados. Y si bien el artículo 70
prescribe que: “El personal administrativo y de los servicios de las universidades públicas están
sujetos al régimen de los servidores públicos, con excepción del dedicado a las labores de
producción, que se rigen por la legislación laboral respectiva”, este presupuesto
normativo no exige distinguir la naturaleza de las labores del trabajador, sino que debe
entenderse má s bien que la excepció n que plantea dicho artículo está en funció n al personal
que trabaja en los centros de producció n, no siendo necesario que en cada caso se analice si
las funciones de un trabajador son de naturaleza productiva o no, bastando solamente con
que se acredite que el trabajador laboró en el centro de producció n.

12. Asimismo, se debe señ alar que el centro de producció n es un á rea de la universidad que
brinda servicios, lo que quiere decir que las labores de naturaleza productiva no solo alcanzan
a las actividades manuales, sino también al personal que realiza labores de mayor
connotació n intelectual, pues estas también son generadoras de ingresos econó micos para la
universidad; esto es, en el caso en concreto, se encuentra acreditado que una trabajadora
laboró en un centro de producció n, por lo cual el análisis sobre la naturaleza de sus labores en
afá n de determinar su naturaleza productiva o no resulta ser irrelevante, ya que se reitera por
el só lo hecho de que un trabajador labore en un centro de producció n, implica que su labor
está orientada evidentemente a producir, o a generar beneficios econó micos para la
universidad.

13. En este orden de ideas, y estando a lo señ alado líneas arriba, debe desestimarse el argumento
consistente en que "se ha desconocido la sentencia casatoria en el expediente número 5129-
2008, que con criterio razonable y objetivo ha establecido que en casos en los que se discute si
determinada unidad académica es o no un centro de producción, debe motivarse con las normas
estatutarias, lo cual ha omitido el A quo; asimismo, como anota dicha sentencia resulta
indispensable determinar si las labores realmente desempeñadas por la actora. Están
comprendidas como labores de producción (…)"; puesto que, tal como se enuncia del cuarto
considerando de la venida en grado, a fojas 183-184, la A quo ha determinado que el Centro
Educativo Experimental Rafael Narvá ez Cadenillas es un Centro de Producció n de la
demandada Universidad Nacional de Trujillo, habiendo motivado su decisió n en la
normatividad de la citada Universidad.

14. Finalmente, respecto al argumento de la demandada segú n el cual existe error al amparar las
pretensiones de CTS y vacaciones por el periodo 2000 – 2001, 2002-2003, 2003-2004, 2004-

5
2005, 2005-2006, 2006-2007, 2007-2008, 2008-2009, 2009-2010, 2010-2011, 2011-2012, 2012-
2013, 2013-2014, en el supuesto que se aplique el régimen privado, pues no se ha tenido en
cuenta que la demandada ha negado tajantemente que la actora haya sido contratada como
docente regular durante el periodo 2000-2014, pues en dicho periodo solo prestó servicios de
asistente(prácticas) con una carga de 20 horas mensuales, esto es, 7 horas semanales,
consecuentemente aun cuando haya existido vínculo laboral no corresponde el pago de CTS y
vacaciones pues dichos beneficios exigen como presupuesto haber prestado servicios 20 horas
semanales como mínimo (…), o en su caso 12 horas semanales si se insiste en aplicar la Ley del
Profesorado, supuesto que no se cumple en el caso en concreto (fojas 201); sobre ello debemos
precisar que tal alegació n no resulta ser atendible ya que la propia demandada mediante
constancia de folios 04 reconoce a la actora calidad de docente desde marzo de 2002 hasta la
actualidad y de auxiliar anteriormente (lo cual la juzgadora ha determinado en la venida en
grado), -y no de asistente (prá cticas)- de la demandante, por tanto dicho argumento deviene
en impertinente. Así mismo, tampoco corresponde a los hechos de la presente causa laboral
que se haya laborado 20 horas mensuales, pues conforme se advierte tanto del escrito de
demanda (fojas 98-110) como del escrito de contestació n de demanda (fojas 151-161) no es
un hecho que hayan postulado las partes, y si bien en el apartado III de la contestació n de
demanda sobre el pronunciamiento de los hechos afirmados en la demanda, específicamente
en el ítem 3.1 (fojas 156) la demandada consigna “Respecto al 3.2.1 y 3.2.2, es cierto en parte
(…) la demandante ha percibido una retribución variable por cada año académico y de
conformidad con la carga horaria asignada, la cual no superaba de 20 horas semanales
promedio, la misma actora lo manifiesta en el punto tercero” ; sin embargo, tal como se ha
señ alado del escrito postulatorio de demanda, no se advierte tal afirmació n de la carga
horaria, por tanto dicho argumento de la demandada en su escrito postulatorio no constituye
un hecho que forme parte de su teoría del caso de la demandada. De ahí que el antes citado
argumento impugnatorio debe ser desestimado. A mayor abundamiento es de advertir que la
demandante ha cumplido en el presente proceso con acreditar la prestació n de servicios para
la demandada (artículo 23.2 de la NLPT); mientras que ésta ú ltima no ha realizado el
despliegue probatorio para acreditar que la carga horaria de la demandante no superó las 20
horas semanales, menos ha asistido a la audiencia de juzgamiento con la finalidad de
sustentar tal alegació n y probar tal hecho alegado; en consecuencia corresponde a este
Colegiado desestimar este argumento impugnatorio.

15. Finalmente, cabe señ alar que no existe cuestionamiento por parte de la demandada respecto
a la liquidació n de los derechos econó micos amparados en sentencia, así como de los
honorarios profesionales, por lo que dichos extremos, al no haber sido apelados por ninguna
de las partes procesales se entiende que han quedado consentidos, en virtud del artículo 123
inciso 2 del CPC.

POR ESTOS FUNDAMENTOS:

CONFIRMARON la sentencia (Resolución número SEIS), de fecha 25 de mayo de 2016,


obrante a fojas 179-190, que declara FUNDADA EN PARTE la demanda interpuesta por
ELIZABETH DÁVILA GONZALES contra la UNIVERSIDAD NACIONAL DE TRUJILLO, sobre
Pago de Beneficios Sociales y otros, se determina la desnaturalizació n de la contratació n civil
y en consecuencia se RECONOCE la existencia de un contrato de trabajo a plazo
indeterminado entre las partes, por el periodo 01 de abril del 2000 a la actualidad; en

6
consecuencia ORDENARON que la entidad demandada cumpla con pagar a favor del actor, la
suma de S/ 83,837.90 ( OCHENTA Y TRES MIL OCHOCIENTOS TREINTA Y NUEVE Y
90/100 SOLES), por pago de asignació n familiar, gratificaciones no pagadas, pago de
vacacionales no gozadas y no pagadas; DISPUSIERON que la emplazada cumpla con depositar
en la entidad bancaria en la cual la actora tiene su “Cuenta CTS”, la suma de S/ 17,333.97, por
concepto de pago de compensació n por tiempo de servicios. La CONFIRMAN en cuanto fija
los honorarios profesionales en la suma de S/ 5,000.00 soles má s el 5% para el Colegio de
Abogados de La Libertad. Con lo demás que contiene; y los devolvieron al Noveno Juzgado
de Trabajo de Trujillo. PONENTE: PRADO MUÑOZ.-

S.S.
RODRÍGUEZ CHÁ VEZ.
CASTILLO LEÓ N.
PRADO MUÑOZ.

También podría gustarte