Está en la página 1de 1

3 – Principios de la arrumazón

Figura 7.21: Vigas de transferencia de la carga

3.1.2 La resistencia a la flexión de las vigas debería ser suficiente para transmitir las cargas concentradas. La
disposición, el número requerido de vigas de madera o de acero y su resistencia se deberían proyectar
mediante consultas con el operador de la unidad de transporte.
3.1.3 Las cargas concentradas en contenedores plataforma o contenedores abiertos abatibles deberían distri-
buirse de forma similar apoyándolas sobre vigas longitudinales; de otra manera, cabría reducir la carga
en relación con la carga máxima útil. La carga autorizada se debería calcular mediante consultas con el
operador de la unidad de transporte.
3.1.4 Cuando los contenedores, incluidos los contenedores plataforma y los contenedores abiertos abatibles,
se vayan a izar y manipular en condiciones uniformes durante el transporte, la carga se debería distribuir
y sujetar en el contenedor de manera que su centro común de gravedad quede cerca del punto medio
de la longitud y el punto medio de la anchura del contenedor. La excentricidad del centro de gravedad de
la carga no debería ser superior a ±5 % en general. Como regla general esto puede interpretarse como
si fuera el 60 % de la masa total de la carga en el 50 % de la longitud del contenedor. En condiciones
particulares podría aceptarse una excentricidad de hasta el ±10 % ya que los bastidores de izada moder-
nos para la manipulación de contenedores son capaces de ajustarse para tal excentricidad. La posición
longitudinal precisa del centro de gravedad de la carga se podrá determinar mediante un cálculo (véase el
apéndice 4 de este anexo).
3.1.5 Los remolques de transbordo tienen propiedades estructurales similares a las de los contenedores
plataforma, pero presentan menos problemas por lo que se refiere a las cargas concentradas debido al
soporte usual de las ruedas de aproximadamente 3/4 de su longitud a partir del extremo del túnel cuello
de cisne. Como por lo general se manipulan sin necesidad de izarlos, la posición longitudinal del centro
de gravedad de la carga tampoco es muy importante.
3.1.6 Las cajas amovibles tienen propiedades estructurales similares a las de los contenedores, pero en la
mayoría de los casos tienen menos tara y menos resistencia general. Normalmente no son apilables. Las
instrucciones sobre la carga que se facilitan en los párrafos 3.1.2 y 3.1.5 deberían aplicarse a las cajas
amovibles según proceda.
3.1.7 Por lo que se refiere a los camiones y los remolques de carretera, la posición del centro de gravedad de la
carga arrumada es particularmente importante debido a las cargas del eje especificadas para mantener
en buenas condiciones el sistema de dirección y la potencia de frenado del vehículo. Estos vehículos
podrán estar dotados de diagramas específicos en que la masa de la carga autorizada se indica como una
función de la posición longitudinal de su centro de gravedad. Por lo general, la masa máxima de la carga
podrá utilizarse solamente cuando el centro de gravedad está situado dentro de unos límites estrechos
aproximadamente a la mitad de la longitud del espacio de carga (véanse las figuras 7.22 y 7.23).
3.1.8 Las rutas ferroviarias por lo general se clasifican en categorías de línea, en virtud de lo cual a cada
vagón se asignan cargas por eje autorizadas y cargas por metro de longitud del espacio de carga. Las
cifras aplicables se deberían observar en función de la ruta prevista del vagón. Las cargas concentradas
tolerables se clasifican de acuerdo con la longitud en que se asientan. Las cifras correspondientes a
la carga se marcan en los vagones. La desviación transversal y longitudinal del centro de gravedad de la
carga desde los ejes longitudinales del centro del vagón está limitada por relaciones determinadas entre
las cargas por rueda transversales y las cargas por eje/carretón longitudinales. Los vagones se deberían
cargar debidamente bajo la supervisión de personas especialmente capacitadas.

107

También podría gustarte