Está en la página 1de 465

UNIVERSIDAD NACIONAL DE LA PLATA

FACULTAD DE HUMANIDADES Y CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN


SECRETARÍA DE POSGRADO

El liberalismo hispánico y la cultura


política en el proceso revolucionario
rioplatense (1801-1814)

Facundo Carlos Esteban Lafit

Tesis para optar por el grado de Doctor en Historia

Director Fabio Wasserman, Universidad de Buenos Aires

Codirector Osvaldo Barreneche, Universidad Nacional de La Plata

La Plata, abril de 2018


Índice

Agradecimientos………………………………………………………………….......................7

Introducción……………………………………………………………………………………..9
Breve estado de la cuestión..................................................................................................... 11
Marco Teórico y Metodológico .............................................................................................. 20
Corpus documental ................................................................................................................. 23
Estructura de la tesis ............................................................................................................... 24

Primera parte: LA MONARQUÍA ESPAÑOLA Y EL RÍO DE LA PLATA: ENTRE LAS


REFORMAS Y LA CRISIS

Primera sección: EL REFORMISMO ILUSTRADO

Capítulo 1:
La Ilustración en el mundo hispánico de fines del XVIII: Sociedades económicas y reforma
universitaria
Introducción ............................................................................................................................ 33
Las Sociedades de Amigos del País en la península ............................................................... 35
La reforma universitaria en la España de Carlos III: las cátedras de Economía Política y de
Derecho Natural y de Gentes. ................................................................................................. 39
La Universidad de Salamanca y la Academia de Derecho ..................................................... 41
La Universidad de San Francisco Xavier de Chuquisaca y la Academia Carolina. ............... 44
Formación intelectual de los estudiantes carolinos................................................................. 46
Los derechos indígenas y la reforma del imperio: Victorián de Villava y Mariano Moreno . 48
La conformación de una élite dirigente criolla ....................................................................... 52

Capítulo 2:
Ilustración española y economía política en la prensa rioplatense tardo-colonial
Introducción ............................................................................................................................ 55
La Ilustración en el Río de la Plata ......................................................................................... 56
La prensa ilustrada rioplatense ............................................................................................... 59
La Economía Política .............................................................................................................. 62
La fe ilustrada en la educación ............................................................................................... 69
La historia y la geografía como saberes útiles ........................................................................ 72
Lo «político» en tiempos de censura ...................................................................................... 74
Crónica de una frustración ilustrada. Los proyectos de los ―Amigos del País‖ en el Rio de la
Plata tardo-colonial. ................................................................................................................ 78
Algunas hipótesis de los porqués de su fracaso……………………………………………...84
Consideraciones finales .......................................................................................................... 88

1
Segunda Sección: LAS ALTERNATIVAS A LA CRISIS

Capítulo 3:
La revolución hispánica
Temblores antes de la crisis total ............................................................................................ 95
Las invasiones inglesas y el nuevo equilibrio en el Rio de la Plata ........................................ 96
La invasión napoleónica, las abdicaciones de Bayona y el comienzo de la crisis
revolucionaria hispánica. ...................................................................................................... 103
Orígenes del liberalismo peninsular ...................................................................................... 105
Impresión y reimpresión de proclamas, manifiestos y periódicos en Buenos Aires (1808-
1809) ..................................................................................................................................... 108

Capítulo 4:
La alternativa carlotista
Introducción .......................................................................................................................... 123
Los sueños de regencia de Carlota Joaquina ......................................................................... 123
La Memoria de los criollos dirigida a Carlota ...................................................................... 125
Diálogo entre un castellano y un español americano ............................................................ 129
Intrigas y traiciones carlotistas .............................................................................................. 132
El alegato de Castelli en el juicio a Paroissien ...................................................................... 134

Capítulo 5:
La alternativa juntista
La rebelión lealista de Elío y la Junta de Montevideo .......................................................... 139
Un incómodo testigo del juntismo peninsular: Juan Martín de Pueyrredón ......................... 144
El frustrado intento juntista en Buenos Aires: La asonada del 1ero de enero de 1809. ........ 149
Diálogo entre Atahualpa y Fernando VII en los Campos Elíseos ......................................... 155
Las Juntas de Chuquisaca y La Paz ...................................................................................... 158

Capítulo 6:
La Real Orden del 22 de enero de 1809 y la elección de diputados a la Junta Central en el
Rio de la Plata
Introducción .......................................................................................................................... 167
La participación rioplatense en los antecedentes directos al decreto de la Junta Central ..... 169
Las reacciones en el Río de la Plata ...................................................................................... 174
Implementación del decreto en el Río de la Plata ................................................................. 177

Capítulo 7:
El reformismo ilustrado español y napolitano en la Representación de los hacendados
Introducción .......................................................................................................................... 183

2
Agricultura, libre-comercio y contrabando ........................................................................... 186
La economía política española en la Representación ........................................................... 189
La huella napolitana .............................................................................................................. 191
Consideraciones finales ........................................................................................................ 196

Segunda Parte: LA REVOLUCIÓN

Capítulo 8
La revolución rioplatense
El último Virrey .................................................................................................................... 201
La situación en la península y la llegada de las noticias a América ..................................... 204
Estalla la Revolución ............................................................................................................ 206
El cabildo del 25 ................................................................................................................... 211
El ejemplo de la Junta de Cádiz ............................................................................................ 213
La herencia peninsular en el proceso electoral rioplatense ................................................... 223
Las polémicas con las autoridades de Montevideo y con el embajador español en Brasil, el
Marqués de Casa Irujo. ......................................................................................................... 226

Capítulo 9:
Ensayos liberales en la Gazeta de Moreno
Pensamientos de un Patriota Español en la Gazeta de Buenos Aires. El lenguaje político del
liberalismo peninsular (sin intermediarios) en la revolución rioplatense. ............................ 233
Historicismo y crisis de soberanía ........................................................................................ 235
Derechos naturales para el Patriota Español ......................................................................... 237
La salida revolucionaria a la crisis........................................................................................ 239
Moreno, las miras del Congreso y sus reflexiones sobre el proceso revolucionario peninsular.
.............................................................................................................................................. 242
Pacto y Soberanía, conceptos en tensión. ............................................................................. 244
La revolución en la península como espejo imperfecto ........................................................ 248
La larga y universal lucha contra el despotismo ................................................................... 254
La Junta Grande, el desplazamiento del Secretario y el destierro de los morenistas ............ 257
Los derechos de los pueblos indígenas. Castelli y la ceremonia de Tiahuanaco. ................. 261

Capítulo 10:
El liberalismo peninsular ante la «cuestión americana»
Introducción .......................................................................................................................... 265
Manuel José Quintana, la pluma de la metrópoli en años de revolución .............................. 265
Ganando enemigos en las dos orillas. Críticas de Álvaro Flórez Estrada al sistema
monopólico comercial y a la insurgencia americana ............................................................ 270
La posición oficial de la mayoría liberal peninsular en las Cortes. Agustín de Argüelles y su
defensa de la política metropolitana ..................................................................................... 275

3
Un amigo al otro lado del Atlántico. La voz disonante de José Blanco White y sus posturas
pro-americanas ...................................................................................................................... 281
Consideraciones finales......................................................................................................... 286

Capítulo 11:
Los escabrosos caminos para llegar a una Asamblea Constituyente en ambas orillas del
Atlántico
Los debates en torno al llamado a Cortes del Reino ............................................................. 291
El Rio de la Plata ante la convocatoria a Cortes ................................................................... 293
Los moderados en el poder: el Primer Triunvirato ............................................................... 296
El morenismo resurrecto: la Sociedad Patriótica .................................................................. 297
San Martin y la Logia de los Caballeros Racionales............................................................. 299
El monarquismo constitucional en el campo patriota rioplatense ......................................... 302
La frustrada Asamblea de abril y el golpe revolucionario de octubre .................................. 304
Un congreso constituyente para los pueblos del Plata. El Decreto del Segundo Triunvirato del
24/10/12 y el Manifiesto de la Junta Central del 28/10/09 ................................................... 312

Capítulo 12:
Las Cortes de Cádiz, la Constitución de 1812 y la Asamblea del año XIII
Introducción .......................................................................................................................... 321
La Constitución de 1812: fuentes y aportes originales ......................................................... 322
Proyección gaditana en Iberoamérica ................................................................................... 325
La Asamblea del año XIII y la impronta gaditana ................................................................ 327
Dividir y concentrar el poder ................................................................................................ 333
Soberanías en disputa ............................................................................................................ 335
Montevideo y la Constitución de Cádiz ................................................................................ 338
Clima tormentoso para la Revolución: la Asamblea naufraga en su impotencia .................. 340
Consideraciones finales......................................................................................................... 341

Capítulo 13:
La libertad de imprenta en el mundo hispánico. El caso peninsular y el rioplatense
Introducción .......................................................................................................................... 343
Los primeros escritos sobre la libertad de imprenta en el Río de la Plata. La recepción del
pensamiento peninsular ......................................................................................................... 343
La libertad de imprenta en la península entre el levantamiento nacional y la reunión de
Cortes (1808-1810) ............................................................................................................... 348
Tratamiento, promulgación y puesta en práctica por las Cortes de Cádiz ............................ 356
Circulación de la legislación sobre la libertad de imprenta en el mundo hispánico. El papel
del Deán Gregorio Funes y de José Blanco White ................................................................ 363
La libertad de imprenta en la Gazeta de Montevideo ........................................................... 369

4
Opinión pública vs opinión oficial. Los casos de El Censor de Pazos Silva y la Gazeta de
Monteagudo .......................................................................................................................... 371

Capítulo 14:
La recepción de Blanco White en el Rio de la Plata
Introducción .......................................................................................................................... 377
Las primeras reproducciones de Blanco White en el Río de la Plata ................................... 378
Las apropiaciones de Pazos Silva ......................................................................................... 383
La polémica entre Pazos Silva y Monteagudo ...................................................................... 388
Distanciamiento de la dirigencia porteña de la figura de Blanco White ............................... 392
El Español, Servando Teresa de Mier y la Logia Lautaro .................................................... 394
El Español en el giro conservador de la Logia ..................................................................... 399

Capítulo 15:
La Gazeta de Montevideo, entre Cádiz y Buenos Aires
Introducción .......................................................................................................................... 405
Fray Cirilo de Alameda y su cruzada de pluma y tinta ........................................................ 407
La prensa peninsular en las gacetas rioplatenses .................................................................. 410
Usos y sentidos de conceptos políticos en ambas márgenes del Plata y del Atlántico ......... 416
Las Cortes de Cádiz y la Constitución de 1812 en la Gazeta de Montevideo....................... 422
Consideraciones finales ........................................................................................................ 429

Conclusiones…………………………………………………………………………………..433

Fuentes………………………………………………………………………………………...451

Bibliografía……………………………………………………………………………………453

5
6
Agradecimientos

Toda historia tiene un comienzo, y la de esta tesis se remonta a los últimos años
de mi carrera de grado, cuando cursando un interesante seminario con el profesor Luis
Viguera sobre la Revolución Francesa, caí en la cuenta que la llamada ―era de la
revoluciones‖ constituía el período histórico que más me apasionaba y el campo de la
historia de las ideas el que más llamaba mi atención. Por otra parte, siempre había
sentido una particular inclinación hacia el pasado argentino y latinoamericano,
seguramente por razones más vinculadas a lo político que a la mera curiosidad
intelectual, aunque pensándolo mejor, constituyen dimensiones imposibles de disociar.
Así que no me resultó difícil, en los años de los ―bicentenarios‖, decidirme a revisitar el
ya de por sí muy estudiado terreno de la cultura política durante la revolución
rioplatense y comenzar el camino que hoy me trajo hasta aquí. Son varios y varias las
que ayudaron a que dicho camino sea más llevadero, de distintas maneras y desde
distintos lugares, pero hay algunas personas que no puedo dejar de mencionar.
Quiero agradecer en primer lugar a Fabio Wasserman por su esmerada, paciente y
estimulante dirección. He tenido mucha suerte en poder contar con él como guía, no
sólo por sus amplios conocimientos en el tema sino porque considero que su
metodología de trabajo es la más adecuada a mis capacidades y necesidades. Siempre
encontré en él una respuesta (o una repregunta) a mis inquietudes. A Osvaldo
Barreneche, quien, además de haberme abierto las puertas de la cátedra de Historia
Americana II, en la que actualmente me desempeño como docente, me orientó en mis
balbuceantes primeras aproximaciones al tema y a la investigación en general. Estaré
eternamente agradecido por su confianza y la excelente predisposición que tuvo durante
todo este trayecto.
Quiero destacar a algunas profesoras que han sido muy valiosas en mi recorrido
durante estos años. A María Inés Carzolio y Alejandra Mailhe les agradezco sus
puntillosos y oportunos comentarios, correcciones y consejos, que hablan de una
enorme generosidad y de un afecto hacia mí que nunca creí merecer, pero que es
totalmente recíproco. A Noemí Goldman, que tuve la suerte de tenerla como docente en
el Instituto Ravignani. Tanto sus escritos, como sus clases y conferencias, han sido
completamente enriquecedoras e inspiradoras para mi investigación.
A los ―peninsulares‖ Juan Gay Armenteros y Manuel Chust por haberme
permitido llevar adelante mis estudios e investigaciones en la ―Madre Patria‖. A la

7
hermosa ciudad de Granada y a su gente, que me alojó en dos ocasiones en estos
últimos años.
A mis compañeros de la cátedra, Andrés Stagnaro y Jorge Troisi, que supieron
aconsejarme en muchas ocasiones y ―esperarme‖ cuando hizo falta. A mis alumnos y
alumnas de la materia, que muchas veces a partir de sus intervenciones me hicieron
repensar algunos de los problemas de mi investigación.
A los colegas de la carrera de historia, a los del proyecto de incentivos y a los del
CiSH y el IdIHCS en general, por sus comentarios, charlas y compañerismo. Muchas
gracias sobre todo por la lucha compartida.
A mis padres, Mónica y Carlos, por las oportunidades que me dieron producto de
su esfuerzo. Agradecido siempre por trasmitirme sus valores e ideales, que se pueden
resumir esencialmente en pensar siempre en el otro, en ese otro colectivo y protagonista
de nuestros sueños de justicia.
Gracias a Leticia, quien me dio el primer empujoncito para que me le anime a este
desafío y me continuó acompañando y apoyando en el proceso. Estaré siempre en deuda
por eso. A Juana, mi niña, por saber comprender que estos últimos meses papá tenía que
trabajar más de lo normal y ―la hora de jugar‖ era cada vez más cortita.
Finalmente gracias a la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de
la UNLP y al Instituto Ravignani de la UBA por el apoyo que me dieron en todo
sentido. A CONICET que gracias a su financiamiento me posibilitó enfocar mis tiempos
y esfuerzos en esta investigación. Gracias en general al sistema universitario y científico
argentino, hoy tan cuestionado y atacado. Mi reconocimiento a aquellos y aquellas que
siguen apostando a su crecimiento a partir del esfuerzo cotidiano y no se resignan a
verlo reducido nuevamente a una existencia testimonial. A los que con su trabajo y su
lucha lo defienden tercamente día a día está dedicada esta tesis.

8
Introducción

[…] creí oportuno recordar la conducta de los


pueblos de España en igual situación a la nuestra. Sus pasos
no serán la única guía de los nuestros, pues en lo que no
fueron rectos, recurriremos a aquellos principios eternos de
razón y justicia, origen puro y primitivo de todo derecho;
sin embargo, en todo lo que obraron con acierto, creo una
ventaja preferir su ejemplo a la sencilla proposición de un
publicista, porque a la fuerza del convencimiento se
agregará la confusión de nuestros contrarios, cuando se
consideren empeñados en nuestro exterminio, sin otro
delito que pretender lo mismo que los pueblos de España
obraron legítimamente.
Mariano Moreno
―Sobre las miras del Congreso‖
Gazeta de Buenos Aires [1810], p. 602

Durante mucho tiempo se discutió si la revolución rioplatense fue influida por la


ilustración francesa o la neoescolástica española. La cita del secretario de la Junta
Provisional Gubernativa que abre esta tesis, en cambio, al referirse explícitamente a los
ejemplos de la revolución hispánica, nos da un indicio diferente que poco el foco en los
lenguajes y experiencias políticas de la revolución española. La manifiesta vocación
selectiva de aquello que era ventajoso adoptar de lo que no, y la preferencia de los
ejemplos prácticos por sobre las elucubraciones teóricas, comprometen a su vez los
tradicionales enfoques que se articulaban desde la idea de ―copia‖ o ―influencia‖. A
partir entonces desde esta sencilla pista, esta investigación busca recorrer ese camino
alternativo señalado por Mariano Moreno.
La revolución rioplatense formó parte de un proceso más amplio de ruptura con el
antiguo régimen y el absolutismo. En el mundo hispánico, este movimiento tuvo su
epicentro político e ideológico en la Península pero atravesó al conjunto del imperio. La
dinámica política y militar del conflicto, y particularmente las contradicciones surgidas
entre la dirigencia americana y el gobierno metropolitano en torno a los derechos de los
habitantes del Nuevo Mundo, a raíz del llamado a Cortes del reino, terminaron

9
condicionando el discurso y el plan de acción de los rioplatenses, ampliándose la brecha
política e ideológica con el liberalismo peninsular.
Buscamos con la presente tesis realizar un aporte al estudio de la cultura política
rioplatense en el tránsito entre el antiguo régimen y la república, presentando una
lectura crítica de la relación entre el liberalismo hispánico y los grupos dirigentes del
proceso revolucionario rioplatense, que contribuya a la profundización de una
dimensión trabajada parcialmente, o realizada desde enfoques tradicionales que partían
de la idea de ―copia‖ o de ―influencias‖. La tesis busca indagar en la recepción,
apropiación, recorte y selección el pensamiento reformista ilustrado y, posteriormente,
de la matriz liberal peninsular al calor de la crisis política imperial abierta con las
abdicaciones de Bayona y la guerra contra la ocupación francesa. Esta elección no
implica desconocer otras importantes fuentes de inspiración doctrinaria, o las
significativas conexiones con otras experiencias políticas ―modélicas‖ como la francesa,
británica o norteamericana, en algunos aspectos hasta más determinantes, pero sí
conlleva que éstas sean ubicadas en un segundo plano en el análisis, priorizando dar
cuenta de las relaciones al interior del universo hispánico.
La tesis hace foco en la dinámica política de las elites de Buenos Aires, y en
menor medida de Montevideo, sin pretender abarcar el conjunto del virreinato ni
tampoco al mundo social extra-élite, aunque en muchos casos, tanto las provincias del
interior, como los sectores subalternos, irrumpen necesariamente en el desarrollo
narrativo y analítico. Temporalmente, nuestra investigación se centra entre los años
1801-1814, donde se puede observar no solo el contacto de la elite letrada rioplatense
con el reformismo ilustrado hispánico, sino dar cuenta también del proceso de
politización y radicalización que se irá operando en ella, hasta llegar al período
revolucionario propiamente dicho (1808-1814), donde será verificable la articulación de
la intelectualidad revolucionaria criolla en redes asociativas, desplegando una actividad
política intensa, a través de la prensa, el catecismo político, la movilización, etc. La
aparición de El Telégrafo Mercantil, y las transformaciones que este medio produce en
el espacio rioplatense, son tomadas como punto de partida para la periodización. El
corte en 1814 lo definimos a partir de la reimplantación del absolutismo en la península
con la vuelta de Fernando VII y la creación del Directorio en el Río de la Plata, con una
impronta más conservadora del gobierno de allí en adelante. Por otro lado, se indaga
también en el recorrido previo de algunos de los referentes, para observar sus primeros
acercamientos y formación en la denominada ilustración católica, así como también el

10
contacto con las obras de los pensadores iluministas europeos que comienzan a circular
en el nuevo mundo en el último cuarto del siglo XVIII.

Breve estado de la cuestión

Durante muchos años constituyó un lugar común en la historiografía argentina


considerar al liberalismo como la ideología que orientó la actuación de la dirigencia en
el Rio de la Plata revolucionario. Pero a la vez que se señalaba el carácter central que
tuvieron esas ideas, desde una interpretación teleológica advertían que las mismas no
lograron fructificar hasta pasada la primera mitad del siglo XIX, momento en que la
Argentina habría logrado constituirse como un Estado-nación de cuño liberal. La
revisión historiográfica que realizamos a continuación no es exhaustiva, existen aportes
tradicionales que retomaremos a lo largo de la tesis pero que aquí no están reseñados.
Señalaremos sí los más recientes que nos sirvieron para pensar el problema.
La historiografía liberal desde sus inicios a mediados del siglo XIX ha resaltado la
influencia del liberalismo francés y británico en la élite de Mayo, soslayando el papel
que jugó la ilustración española y el liberalismo peninsular. Esto se explica
fundamentalmente por la búsqueda de las primeras plumas historiográficas argentinas
de acentuar de esa forma la idea de ruptura con el pasado hispánico, sin dejar de tener
en cuenta el profundo rechazo al carácter cultural español de varias de ellas.1
Por otra parte, el ―revisionismo histórico‖ argentino de la primera mitad del siglo
XX ha coincidido con esa caracterización, pero atribuyéndole un valor negativo a esta
influencia, producto de su nacionalismo de derecha y/o reivindicación de la tradición
católica.2 Una variante de ese revisionismo, por el contrario, ve como principal fuente
ideológica a pensadores de origen jesuita como Francisco Suárez.3
Ricardo Levene se diferencia de algunas posiciones de la historiografía tradicional
al afirmar que la revolución de 1810 está enraizada en su propio pasado, nutriéndose de
4
fuentes ideológicas hispanas e indianas. Para el renombrado historiador sólo
periféricamente tienen resonancia los hechos y las ideas del mundo exterior a España e

1
Mitre, Bartolomé, Historia de Belgrano y de la Independencia Argentina, [1858], Buenos Aires, 1950;
López, Vicente Fidel, Historia de la República Argentina, su origen, su revolución y su desarrollo
político hasta 1852, [1883-1893], Buenos Aires, Imp. de G. Kraft, 1913.
2
Irazusta, Julio, Tomás de Anchorena, o la emancipación americana a la luz de la circunstancia
histórica, Buenos Aires, Huemul, 1962.
3
Furlong, G., Nacimiento y desarrollo de la Filosofía en el Río de la Plata, Buenos Aires, Ed. G. Kraft,
1952.
4
Levene, Ricardo, Las ideas políticas y sociales de Mariano Moreno, Buenos Aires, Emecé, 1948.

11
Hispanoamérica, que, según él, constituía un orbe propio. Considera absurdo concebir la
revolución hispanoamericana como un epifenómeno de la revolución francesa o de la
norteamericana.
Autores como Julio V. González y Demetrio Ramos caracterizan a la Revolución
de Mayo como un capítulo de la revolución hispanoamericana y a ésta de la revolución
democrática europea.5 Presentan argumentos a favor de la importancia de la ilustración
española en la formación de la intelectualidad criolla y el impacto de la producción
política e ideológica del juntismo peninsular en el proceso revolucionario rioplatense.
Lineamientos que luego serían continuados y profundizados, enfatizando el carácter
revolucionario y democratizador del liberalismo peninsular, por un sector del
revisionismo argentino denominado por uno de sus autores como ―socialista‖ o
―federal-provinciano‖. 6 Entienden que el proceso revolucionario efectuado contra la
―España negra‖ reaccionaria y feudal estaba conformado tanto por la España liberal
como por la América insurgente, ya que ―los hombres de Mayo se hicieron
revolucionarios en las fraguas españolas‖. Para estos autores entonces, la Revolución de
Mayo no fue un levantamiento contra España, sino contra una de ellas junto a la otra.
Para liberarse del yugo feudal o para sostenerlo, americanos y españoles combatieron en
ambos campos.
Tulio Halperín Donghi analiza el lugar de la tradición política española en el
proceso abierto con la crisis de la Monarquía, como un elemento importante en la
construcción de una personalidad propia del liberalismo constitucionalista español,
destacando el pensamiento de, entre otros, Jovellanos y Martínez Marina.7 Pero, a pesar
de que para el renombrado historiador la dirigencia revolucionaria rioplatense utilizó
dicho marco para replantear inicialmente la relación con la metrópoli y la legitimidad
del nuevo gobierno -la retroversión de la soberanía al pueblo en ausencia del Rey-, la
Revolución de Mayo significó una ruptura con la tradición política española,
construyéndose al avanzar su propia justificación teórica e interpretación del pasado. El
autor y la corriente influenciada por él pusieron el acento en las contradicciones locales
y la crisis monárquica para explicar el fenómeno independentista.
5
González, Julio V., Filiación histórica del gobierno representativo argentino, Buenos Aires, La
vanguardia, 1937; Ramos, Demetrio, ―Formación de las ideas políticas que operan en el movimiento de
mayo de Buenos Aires en 1810‖, Revista de estudios políticos, Vol. 134, Madrid: Inst. de Studios
Políticos, 1964, pp. 139-218.
6
Ramos, Julio A., Revolución y Contrarrevolución en la Argentina, Buenos Aires, Editorial Distal, 1999;
Galasso, Norberto, Mariano Moreno, el sabiecito del Sur, Buenos Aires, Colihue, 2004.
7
Halperín Donghi, Tulio, Tradición política española e ideología revolucionaria de mayo, Buenos Aires,
Eudeba, 1961.

12
Entre los historiadores contemporáneos, José Carlos Chiaramonte se destaca por
sus aportes específicos en el tema. En varios de sus trabajos indaga en la forma en que
circularon las ideas de la Ilustración en el virreinato, e impugna las tesis que plantean a
los americanos como meros repetidores de las doctrinas europeas, poniendo énfasis en
las necesidades, conscientes por parte de los criollos, de la adaptación de este aparato
8
conceptual al contexto americano. Los fundamentos iniciales de la ruptura
responderían, a su entender, más que a la adopción de un aparato conceptual
revolucionario de inspiración francesa, a la pervivencia del Derecho Natural y de
Gentes, siendo central en ello la noción de ―consentimiento‖, presente tanto en la
neoescolástica como en el iusnaturalismo y el enciclopedismo francés.9
La reconsideración del liberalismo hispánico atendiendo a las particularidades de
la estructura social, las prácticas, las instituciones y los actores tienen diversas fuentes
de inspiración, destacándose por su gran influencia la obra de François-Xavier Guerra.10
En ella se enfatiza la unidad de la elite dirigente e intelectual iberoamericana en la
adopción de las ―ideas modernas‖. En este aspecto se resalta la difusión del liberalismo
español en América, fundamentalmente a partir de 1808. Al calor de la crisis política
abierta, un sector de los letrados criollos tomaría un rumbo más radicalizado que sus
referentes peninsulares, acercándose por lo tanto al modelo revolucionario de corte
francés. Guerra enmarca estas transformaciones conceptuales con las alteraciones
ocurridas en el plano de las prácticas políticas como resultado de la emergencia de
nuevos ámbitos de sociabilidad y sujetos políticos. Finalmente, y como conclusión
central, sostiene la tesis que la ilustración de la élite dirigente, al menos de una parte,
chocó con la sólida muralla de las tradiciones y el conservadurismo de la gran mayoría
de la sociedad americana, provocando el derrotero infructuoso del liberalismo en el
continente. Para el autor esta contradicción entre modernidad política y arcaísmo social
generó, a su vez, una hibridez del lenguaje político latinoamericano.
Elías Palti discute la interpretación de Guerra y la llamada escuela revisionista, al
afirmar que, al mantener la dicotomía entre modernidad y tradición, no terminan de
romper con la visión teleológica de la historia que ellos mismos critican al cuestionar

8
Chiaramonte, José Carlos, La ilustración en el Río de la Plata: Cultura eclesiástica y cultura laica
durante el Virreinato, Buenos Aires, Puntosur, 1989.
9
Chiaramonte, José Carlos. Fundamentos intelectuales y políticos de las independencias. Notas para una
nueva historia intelectual de Iberoamérica. Buenos Aires: Teseo, 2010.
10
Guerra, François-Xavier, Modernidad e independencias, Madrid, Mapfre, 1992.

13
los ―mitos nacionalistas‖ de la historiografía tradicional.11 El autor propone hacer foco
en la historización de los lenguajes políticos, es decir en el estudio de las condiciones de
producción de los enunciados políticos e ideológicos y de los conceptos (soberanía,
pacto, centralismo, nación, etc.) despojándolos del anclaje en ―tipos ideales‖ y las
visiones dicotómicas tan comunes a la Historia de las Ideas tradicional.
Roberto Breña plantea una crítica similar a la tesis de Guerra, argumentando la
imposibilidad de encontrar ―estados puros‖ tanto del liberalismo como del absolutismo
a nivel iberoamericano, prefiriendo utilizar la díada ―reformismo-tradicionalismo‖ para
analizar el pensamiento español de ese período.12 El autor investiga en profundidad las
relaciones entre los liberales peninsulares y americanos, llegando a la conclusión de la
fuerte homogeneidad ideológica entre ambos producto de la importante difusión del
liberalismo español gracias al surgimiento de la prensa. Por otro lado, resalta las
contradicciones materiales e ideológicas que llevaron a ponerlos en veredas opuestas en
el marco de las luchas emancipatorias americanas.
Una nueva reflexión sobre la cultura política en los últimos 20 años ha puesto más
el acento sobre las fallas o aporías constitutivas de los propios modelos constitucionales
modernos y sus usos selectivos por parte de los actores iberoamericanos, que sobre la
falta de originalidad o inadecuación social de sus empleos en Hispanoamérica. En ese
sentido, uno de los historiadores que más aportes han hecho en los últimos años a este
campo es José Portillo Valdés. 13 En sus trabajos establece la idea de una cultura
constitucional hispánica, con elementos propios y singulares que la diferencian respecto
a otros procesos de la revolución constitucional atlántica. Entre 1808 y 1824 ningún
otro espacio se mostró tan proclive a la experimentación constitucional como el que
componía la monarquía española. La originalidad tanto del texto gaditano, como de los
americanos, se puede observar en relación al tratamiento de lo religioso, donde se
establecen a diferencia de otros textos constitucionales la confesionalidad del estado y la
intolerancia hacia otros cultos que no sean el católico. Los textos y la cultura
constitucional hispánica en general estaban impregnados de una fuerte carga de
catolicismo.

11
Palti, Elías J., El tiempo de la política. El siglo XIX reconsiderado, Buenos Aires: Siglo XXI, 2007.
12
Breña, Roberto, El primer liberalismo español y los procesos de emancipación de América, 1808-1824.
Una revisión historiográfica del liberalismo hispánico, México, El Colegio de México, 2006.
13
Portillo Valdés, José María, Revolución de Nación. Orígenes de la cultura constitucional en España,
1780-1812, Madrid, Centro de estudios Políticos y Constitucionales, 2000.

14
Son importantes los recientes trabajos que desde el campo de la historia de los
conceptos y de los lenguajes políticos, partiendo de una crítica hacia la tradicional
historia de las ideas o del pensamiento político y sus definiciones apriorísticas del
liberalismo, han estudiado la evolución, durante la primera mitad del s. XIX, de las
nociones e identidad política ―liberal/liberalismo‖, para el conjunto del mundo
hispánico y en particular para el caso rioplatense. Javier Fernández Sebastián parte de
entender al liberalismo no como una corriente de pensamiento inmemorial, sino de un
concepto forjado por los liberales –y los antiliberales- en el trascurso de luchas políticas
concretas. 14 Destaca como rasgos distintivos de ese precoz liberalismo la amplia
participación popular que propició, su carácter corporativo y escasamente individualista,
o su confesionalismo católico. De estos trabajos se desprende que la identidad política
de los liberales fue en muchos casos bastante débil y difusa durante el periodo
estudiado, y en algunos de los espacios americanos ni siquiera es fácil señalar cuándo el
liberalismo entró en acción como un grupo político organizado y claramente
identificable. En ese sentido, Fabio Wasserman sugiere que no es factible identificar un
lenguaje propiamente liberal en el Río de la Plata, integrándose más bien algunos de sus
elementos en otros lenguajes, como el republicano o el iusnaturalista.15
Los estudios de Noemí Goldman, desde el campo de la historia de los discursos,
se distancian de la visión tradicional que asimilaba los discursos y prácticas políticas de
los dirigentes criollos más radicales al modelo jacobino de la Revolución Francesa, y
haciendo eje en algunas nociones fundamentales del período, desplaza el interés desde
las influencias doctrinales hacia los discursos y sus vocabularios políticos.16 El análisis
de la concepción de la revolución en Moreno, Castelli y Monteagudo revela no sólo la
distante realidad política con respecto al proceso francés; también pone en evidencia
una tensión permanente, tanto en los discursos como en las prácticas morenistas, entre
actitud revolucionaria y moderada, interés político y convicción. El examen de los
conceptos políticos llevó a concluir a la investigadora y su grupo de trabajo que los
significados de términos como ciudadano, nación, opinión pública, pueblo o soberanía
no eran unívocos, ni se ubicaban necesariamente en una línea de continuidad con los

14
Fernández Sebastián, Javier (coord.), La aurora de la libertad. Los primeros liberalismos en el mundo
hispánico, Madrid, Marcial Pons, 2012.
15
Wasserman, Fabio, ―Liberal/Liberalismo‖ en Goldman, N., Lenguaje y Revolución, Conceptos políticos
clave en el Río de la Plata, 1780-1850, Buenos Aires, Prometeo, 2008.
16
Goldman, Noemí, Historia y lenguaje. Los discursos de la Revolución de Mayo, Buenos Aires, Centro
Editor de América Latina, 1992.

15
significados que hoy se le atribuyen. 17 En estos trabajos se destaca que si bien la
polisemia es constitutiva del lenguaje político, la creciente inestabilidad semántica en la
producción conceptual del período constituye en sí mismo una novedad, explicada por
los grandes cambios acaecidos a ambos lados del Atlántico con la crisis de la monarquía
española de 1808, la acefalía real y el inicio de los procesos revolucionarios. Esta
reinserción en la crisis imperial hispanoamericana y peninsular, ha revelado la
importancia de los circuitos de difusión de las ideas, sus dinámicas de apropiación y su
resignificación en distintas coyunturas. La obra recoge estos aportes y los articula para
delinear un cuadro de problemas sobre el proceso de desmembración del virreinato y la
constitución de las comunidades políticas provinciales, realizando una reconstrucción
semántica en la que el contenido es definido desde el contexto ideológico, lingüístico y
político.
Esteban de Gori problematiza los imaginarios y lenguajes políticos que se
inscribieron en los textos de Mariano Moreno para dar cuenta del complejo haz de
vocabularios y culturas políticas que contribuyeron a la formación de un nuevo orden
político en la ciudad cabecera del Virreinato del Río de la Plata, considerando el vínculo
entre la producción del lenguaje y las estrategias políticas desarrolladas por los actores
que pugnan por el poder. 18 Pone el acento en las articulaciones que efectuaron los
insurgentes entre los imaginarios republicanos y constitucionalistas con el legado
monárquico, y la resignificación, apropiación y uso de la figura del rey y otros símbolos
del mundo borbónico; de conceptos como república, pacto, patria, buen gobierno, bien
común, etc. ; y de prácticas trasmigradas a través del tiempo. Entendiéndolas no como
―resabios‖ o ―residuos‖ de otros tiempos -como si existiesen prácticas o conceptos
―puros- sino como parte de dinámicas, estrategias y caculos políticos orientados a la
consolidación de un nuevo orden político.
En relación a los estudios de casos de recepción del pensamiento liberal español
en el Río de la Plata, son de destacar los trabajos de Alejandra Pasino sobre los usos,
apropiaciones y adaptaciones que tuvieron los escritos de José María Blanco White y
Manuel Quintana en el contexto de los primeros años de la revolución, sirviendo para
cuestionar la mirada generalista que algunos especialistas en la obra de estos liberales

17
Goldman, N., Lenguaje y Revolución, Conceptos políticos clave en el Río de la Plata, 1780-1850,
Buenos Aires, Prometeo, 2008.
18
De Gori, Esteban, La República Patriota: Travesía de los imaginarios y de los lenguajes políticos en el
pensamiento de Mariano Moreno, Buenos Aires, Eudeba, 2013.

16
tienen cuando abordan el análisis de la incidencia de sus ideas en los territorios
españoles en América.19
En los últimos 25 años han proliferado las investigaciones que abordan el
surgimiento de nuevas formas de sociabilidad en el período. Esta perspectiva
inaugurada para el mundo hispánico por Guerra, ha sido retomada para estudiar el
proceso revolucionario rioplatense por diversos historiadores. 20 En sus trabajos se
analiza el surgimiento del movimiento asociativo -sociedades patrióticas literarias y
políticas-, la construcción del espacio público y los modos de socialización o publicidad
-la prensa-, y el rol de esta última en la conformación de la opinión pública. La
convergencia con la experiencia europea en este plano constituye un aspecto central en
el análisis. La influencia de Guerra también se percibe en el estudio de Gabriela Tío
Vallejo sobre la vida política en Tucumán entre 1770 y 1830, otorgando un especial
análisis a las prácticas electorales y las relaciones entre vecindad y ciudadanía. 21 Para el
estudio de la formación universitaria chuquisaqueña está la tesis de maestría del
Clement Thibaud, realizada bajo la dirección de François-Xavier Guerra.22 El objetivo
principal del trabajo consiste en esclarecer el modo de existencia de un grupo que
pertenece a la elite criolla, penetrar sus formas de pensamiento, su sociabilidad, sus
representaciones de sí mismos, en la víspera de las guerras de independencia.
Marcela Ternavasio hace hincapié en el carácter particular de fenómenos y
procesos políticos usualmente considerados como expresiones típicas del liberalismo
como el voto o la división de poderes.23 Su mirada intenta insertar estas problemáticas
en el contexto atlántico, es decir, en permanente relación con los sucesos, los lenguajes
y las experiencias del resto de las colonias y de la misma metrópoli en lucha contra

19
Pasino, Alejandra, ―El Español de José María Blanco-White en la prensa porteña durante los primeros
años revolucionarios‖, en Herrero, F. (comp.), Revolución. Política e ideas en el Río de la Plata, Buenos
Aires, Ediciones Cooperativas, 2004; Pasino, A., ―Las impugnaciones a las Cortes de Cádiz en el Río de
la Plata revolucionario a través de la recepción de El Español de José María Blanco White. (1810-1812),
en Gullón Abao, A.; Gutiérrez Escudero, A., La Constitución gaditana de 1812 y sus repercusiones en
América. Universidad de Cádiz, 2012.
20
González Bernaldo de Quirós, Pilar, ―La Revolución Francesa y la emergencia de nuevas prácticas de
la política: la irrupción de la sociabilidad política en el Río de la Plata revolucionario (1810-1815)‖
Boletín del Instituto de Historia Argentina y Americana "Dr. E. Ravignani" Tercera Serie, núm. 3,
Buenos Aires, 1991; Molina, Eugenia, El poder de la opinión pública. Trayectos y avatares de una nueva
cultura política en el Río de la Plata, 1800-1852, Santa Fe, Ediciones de la Universidad del Litoral, 2009.
21
Tío Vallejo, Gabriela, Antiguo Régimen y liberalismo: Tucumán, 1770–1830, (Cuadernos de
Humanitas, number 62), San Miguel de Tucumán, Argentina: Facultad de Filosofía y Letras, Universidad
Nacional de Tucumán, 2001.
22
Thibaud, Clement, La Academia Carolina y la independencia de América. Los abogados de
Chuquisaca (1776 – 1809), Sucre, Editorial Charcas, 2010.
23
Ternavasio, Marcela, Gobernar la revolución: poderes en disputa en el Río de la Plata, 1810-1816,
Buenos Aires, Siglo XXI Editores Argentina, 2007.

17
Napoleón. Así, es la definición de un marco de referencia epocal lo que le permite
precisar las similitudes y especificidades de las circunstancias vividas por los grupos
políticos porteños, desarrollando las posibilidades analítico-comparativas que abrió
François-Xavier Guerra. En ese mismo registro, también interesan a este estudio sus
trabajos sobre el desenvolvimiento de la alternativa carlotista o del constitucionalismo
doceañista en el Río de la Plata.24
Si nos remitimos exclusivamente al campo del pensamiento económico, los
aportes realizados por Rodolfo Pastore y Nancy Calvo reconocen una vinculación
intelectual en el Rio de la Plata tardo-colonial considerablemente más compleja que la
simple adscripción a los conceptos de las escuelas fisiocráticas o la librecambista, como
desde la historiografía tradicional siempre se afirmó. 25 Estos autores entienden que
prevaleció una «amalgama de pensamientos diversos por encima del seguimiento
exclusivo de algún enfoque económico en particular», y destacan la atención puesta por
los rioplatenses en las obras y debates de los economistas peninsulares. Observan en ese
sentido una adopción correctiva de las ideas generadas en los centros de conocimiento
de acuerdo a la percepción de las condiciones culturales y socioeconómicas que operan
en el plano local.
Contamos en ese sentido con los trabajos de Federica Morelli sobre la recepción
de la llamada ―Escuela Napolitana‖ en América, donde se identifican dos etapas en ese
proceso, especialmente para el caso de Gaetano Filangieri.26 En una primera, que sitúa
en el último cuarto del siglo XVIII y los primeros años del XIX, los americanos
acogieron mayoritariamente los temas económicos, mientras que una segunda etapa, a
partir de la deriva que la crisis monárquica va tomando en América con la formación de
gobiernos autónomos, la recepción va a ser en clave de la crítica al antiguo orden
legislativo.

24
Ternavasio, Marcela, ―El Río de la Plata divido. La experiencia gaditana en Buenos Aires y
Montevideo (1810-1814)‖, en Breña, R., Cádiz a debate: actualidad, contexto y legado, El Colegio de
México, México, 2014, pp. 277 – 302; Ternavasio, M., Candidata a la corona: la infanta Carlota
Joaquina en el laberinto de las revoluciones hispanoamericanas. Buenos Aires: Siglo Veintiuno editores,
2015.
25
Pastore, Rodolfo y Calvo, Nancy. «Cultura colonial, ideas económicas y formación superior ‗ilustrada‘
en el Río de la Plata. El caso de Manuel Belgrano». Prohistoria núm. 4 (2000): 27-57; Pastore, R.; Calvo
N., ―Ilustración y economía en el primer periódico impreso del Virreinato del Río de la Plata: el Telégrafo
Mercantil (1801-1802)‖, Bulletin Hispanique, núm. 107-2, 2005, pp. 433-462.
26
Morelli, Federica. «Tras las huellas perdidas de Filangieri: nuevas perspectivas sobre la cultura política
constitucional en el Atlántico hispánico». Historia contemporánea núm. 33 (2006): 431-462; Morelli,
Federica. «Filangieri y la ―Otra América‖: historia de una recepción». Revista Facultad de Derecho y
Ciencias Políticas vol. 37 núm. 107 (2007): 485-508.

18
Silvana Carozzi, desde el campo de la filosofía, se propone un estudio del
discurso de la obra de algunos de los principales publicistas rioplatenses entre 1810 y
1815.27 Concretamente, se centra en el grupo morenista, los "jacobinos rioplatenses", y
sobre todo los escritos en la prensa periódica de tres de sus protagonistas: el propio
Mariano Moreno, Manuel Belgrano, y Bernardo de Monteagudo. La representación que
del proceso revolucionario fueron elaborando esos autores, no necesariamente siempre a
la luz de Rousseau -aunque le otorga un lugar muy destacado en su análisis- es el foco
temático central. Una indagación en los usos que filósofos y textos provenientes de
otros contextos tienen en las disputas intelectuales encaradas por los publicistas más
radicales de los primeros años revolucionarios. En las polémicas y las discusiones con
Vicente Pazos Silva, el deán Gregorio Funes o con autores españoles y americanos
puede verse el valor pragmático del "gesto de selección", que posibilita una
"identificación imaginaria" de los horizontes de los actores rioplatenses con aquellos de
los filósofos retomados; de este modo, aunque los libros "no se constituyen en causa de
las acciones rebeldes, son el yacimiento seleccionado por los actores, por diversos
motivos, para justificar sus acciones". 28 La propuesta de Carozzi se ubica a cierta
distancia de los enfoques que parten de la pregunta por los orígenes intelectuales de la
revolución, y se aboca a intentar rastrear, a partir del acontecimiento revolucionario, el
mundo de las representaciones de ese grupo intelectual y el gesto por el cual ellos
mismos deciden expresar su elección filosófica, puestos ya a explicar y propagandizar
una revolución que, según la autora, sin haberla programado o previsto, están
protagonizando concretamente.
El estudio de Patricio Clucellas, tanto por algunos hallazgos significativos –
producto de su trabajo en los archivos españoles- como por su emparentamiento con los
objetivos de esta tesis, merece un lugar en este estado de la cuestión.29 El autor pretende
demostrar el influjo decisivo y directo del pensamiento liberal hispano y sus raíces
ilustradas en la revolución política del 25 de mayo de 1810. Destacando como ejemplos
de esa impronta hispana las dos primeras normas constitucionales rioplatenses dictadas
ambas en 1811: el reglamento de libertad de imprenta y el decreto de seguridad
personal.

27
Carozzi, Silvana, Las filosofías de la revolución: Mariano Moreno y los jacobinos rioplatenses en la
prensa de Mayo: 1810-1815, Buenos Aires, Prometeo Libros, 2011.
28
Ibíd., pp. 38-39.
29
Clucellas, Patricio, 1810 Revolución de dos mundos. La presencia de España en el Mayo rioplatense,
Ed. Torre de Hércules, 2012.

19
Autores como Klaus Gallo y Beatriz Dávilo han puesto el acento en la recepción y
usos de otras corrientes liberales como el utilitarismo, que esta tesis no se plantea tratar
pero que son muy importantes para conformar una visión panorámica completa de la
circulación de ideas en la primea década del Rio de la Plata independiente.30 Resaltan
que lo que muchos políticos y publicistas buscaban en estas doctrinas eran respuestas al
problema que afectaba a las sociedades que estaban transitando o habían transitado
procesos revolucionarios: la necesidad de crear un nuevo orden social y político,
apelando a una perspectiva historiográfica que indaga sobre el uso en contexto de las
ideas –descartando una visión genética de las mismas– en el ámbito de la opinión
porteña.

Marco Teórico y Metodológico

El marco teórico de nuestra investigación se inspira en el modelo de las


―Revoluciones Hispánicas‖ inaugurado por François Xavier Guerra, compartiendo la
percepción global de un amplio escenario de profundas transformaciones
interconectadas, donde las mutaciones en la cultura política en ambos hemisferios
juegan un rol fundamental. Partimos entonces desde esta perspectiva, que ha sido
enriquecida por las valiosas críticas realizadas, hace algunos años, por Roberto Breña y
Elías Palti, ya referidas en los antecedentes.
El estudio de la cultura política se hará desde un enfoque que la entiende como
―un marco dentro del cual se desarrollan las acciones, y por lo tanto, aquello que
permite asignarles sentido. Se trataría de las reglas del juego político, pero tomando a
éstas en un sentido amplio, no sólo las formales, explícitas o institucionales‖.31 Esto
entendido obviamente de manera dinámica, ya que precisamente la política es en parte
la ruptura de las reglas, sobre todo cuando hablamos de una revolución.
Asimismo, nuestro trabajo retoma algunos lineamientos metodológicos
desarrollados por la historia cultural, fundamentalmente la necesidad de examinar las
ideas, discursos y representaciones en su especificidad histórica. Consideramos por lo
tanto sus aspectos materiales, las prácticas sociales y los sujetos que las producen y las

30
Gallo, Klaus, ―Jeremy Bentham y la "Feliz Experiencia". Presencia del utilitarismo en Buenos Aires
1821-1824‖, Prismas, Nº. 6, 2002, págs. 79-96; Beatriz Dávilo, ―De los derechos a la utilidad del discurso
político en el Río de la Plata durante la década revolucionaria‖, Prismas, Nº. 7, 2003, págs. 73-98.
31
Wasserman, F., Comentarios al texto de Marcela Ternavasio "Política y cultura política ante la crisis
del orden colonial", Bol. Inst. Hist. Argent. Am. Dr. Emilio Ravignani [online], 2011, n.33.

20
consumen. La investigación se desenvuelve también a partir de los enfoques
provenientes de la historia conceptual e historia intelectual, tomando como referencia
los trabajos que vienen realizando Chiaramonte, Goldman, y Palti, por mencionar a los
más representativos de dichos campos historiográficos. Buscamos descubrir los modos
en que el contexto penetra en el plano simbólico, comprendiendo los discursos como
hechos sociales, y no meras representaciones de realidades externas. Tratamos de tomar
distancia de las perspectivas tradicionales que piensan el vínculo entre ideas y prácticas
políticas en términos de ‗influencias‘. No se trata de ver cómo los actores se vuelven
revolucionarios por abrevar en las modernas filosofías de los derechos, los libros no
hacen revoluciones, pero tampoco caer en algunas de las interpretaciones actuales que
ubican a la teoría sólo en el lugar instrumental de legitimación de hechos ya
consumados, convirtiendo a los protagonistas en sólo pragmáticos otorgadores de
sentido de los acontecimientos. Se trata, creemos, de reconstruir el proceso por el cual el
pensamiento político de aquellos va dotándose de esos innovadores fundamentos a la
par que se van constituyendo en revolucionarios. Discurso y acción se van
condicionando mutuamente en función de los problemas que éstos se van planteando.
No sería entonces ni puro pragmatismo ni pura ideología -no hay política sin distintas
dosis de ambas-.
Esta investigación se propone llevar adelante una labor crítica, descartando
justamente la noción de influencia -entendida como mera transmisión vertical de
elementos estéticos, ideológicos o formales-, y apunta a pensar relaciones en una trama
internacional dentro de la cual casi nunca transcurren en pie de igualdad. Por el
contrario, implican desigualdades, asimetrías y diferencias. Tomando las palabras de
Horacio Tarcus: ―Para la historia de las ideas tradicional o para la crítica comparatista
clásica, no había aquí un verdadero problema: las grandes doctrinas políticas como el
liberalismo […] eran por definición universales y su labor consistía en documentar su
difusión desde ciertos centros de producción centrales hasta los últimos confines del
planeta. Tomaba como punto de partida a los grandes pensadores o escritores
representados por sus obras capitales, constituyendo así una suerte de modelo, y
rastreaba de modo erudito su influencia, por ejemplo, en los cuerpos doctrinales
periféricos, a los que se trataba como una copia. El juicio del historiador de las ideas
apuntaba a apreciar el grado de fidelidad de una copia, por definición siempre
imperfecta, respecto a un original erigido previamente en modelo. La historia de las
ideas, como así también la crítica literaria, se centró durante décadas en la cuestión de la

21
originalidad de la producción vernácula, preocupación que derivó luego en la pregunta
por las condiciones de existencia de un genuino -esto es, endógeno y original-
pensamiento argentino o, según los casos, latinoamericano‖.32
Con respecto al análisis de la circulación de los textos, compartimos el enfoque de
Pierre Bourdieu, en el cual el sentido y la función de una obra extranjera están
determinados tanto por el campo de recepción como el de origen. ―En primer lugar,
porque el sentido y la función del campo originario son, con frecuencia, completamente
ignorados. Y también, porque la transferencia de un campo nacional a otro se hace a
través de una serie de operaciones sociales‖.33 Desde luego que si las ideas circulan de
un espacio social a otro sin sus contextos -con prescindencia de su campo de
producción-, los receptores van a reinterpretarlas según las necesidades dictadas por su
propio campo de producción. Esta es la causa, nos dice Bourdieu, de "formidables
malentendidos" que no son circunstanciales: en la base de todo proceso de recepción
habría un "malentendido estructural‖.
Lo que nos interesa son los procesos por los cuales se recepcionaron en el Río de
la Plata las doctrinas, experiencias y el lenguaje del liberalismo peninsular, otorgando al
momento de la recepción un carácter activo. Siguiendo nuevamente a Horacio Tarcus,
que retoma aquí los planteos de Rosanvallón, ―si se trata de reconstruir la manera como
los individuos y los grupos han elaborado la comprensión de las situaciones y han
procurado construir respuestas a lo que perciben más o menos confusamente como un
problema‖, atendiendo sobre todo a las representaciones activas que orientan su acción,
nuestro foco estuvo puesto en los usos que ciertos actores locales hicieron de las
doctrinas del liberalismo ―para pensar a los que identificaban como problemas y para
intervenir sobre ellos, conforme su respectiva colocación, sus intereses y sus
necesidades en un campo local de recepción‖.34 Como veremos a lo largo de la tesis esta
recepción activa, la operación de selección y adaptación a las condiciones locales del
pensamiento español, lejos de limitarse a casos puntuales sería la conducta constante de
los letrados criollos. Preocupados por la falta de desarrollo agrícola del virreinato, los
economistas rioplatenses adscribieron a los planteos a favor de la libre exportación de
los frutos, pero no a un completo laissez-faire, impulsando una fuerte intervención de la

32
Tarcus, Horacio, El socialismo romántico en el Río de la Plata (1837-1852). Buenos Aires, Fondo de
Cultura Económica, 2016, pp. 54-55.
3333
Bourdieu, P., ―Las condiciones sociales de la circulación de las ideas‖ en Intelectuales, política y
poder, Buenos aires, Eudeba, 1999.
34
Tarcus, Horacio, óp. cit., p. 68.

22
corona en pos de la modernización económica anhelada. O más adelante, ya en el
contexto revolucionario, de los liberales españoles se apropiaran en gran medida de su
labor político-jurídica pero descartando la arquitectura general donde estaba inscripta
que era el modelo monárquico constitucional. En esta línea, resulta conveniente retomar
la lógica interpretativa de H. G. Gadamer. Según su clásico trabajo sobre este tema, la
relación entre texto y lector obedece a la lógica de pregunta y respuesta. 35 El texto es,
pues, la respuesta a una pregunta; dicho de otra manera, sólo percibo en un texto aquello
que tiene algo que ver conmigo. Lo que me importa, lo que me interesa y está en línea
con mis intereses, ideas y valores. Lo cierto, en ese marco de verdadera reflexión
política, es que la respuesta que el texto da a mi pregunta nunca es plenamente
suficiente, de manera que el propio texto plantea también preguntas, y es ahora al lector
al que le toca encontrarlas.
Compartimos, en ese sentido, la hipótesis de trabajo de Silvana Carozzi, que parte
de entender que el ―gesto de selección‖ de autores y fuentes filosóficas de los
rioplatenses, no era siempre azaroso o simple resultado de la disponibilidad material de
los libros, sino que ciertas doctrinas se elegían ex profeso, a partir de lo que denomina
ventajas teóricas. Que dependerían siempre de la posibilidad, dice la autora, de una
cierta identificación imaginaria de horizontes de los publicistas locales con el filósofo
en cuestión, inscripta a su vez en determinadas condiciones políticas o socioculturales y
su representación. El resultado de esas ―destilaciones conceptuales‖ acompañaría un
verdadero campo de experimento político revolucionario y luego constitucional que,
para Carozzi, excede cualquier concepción anclada en el esquema ―modelo-
desviación‖.36 Como ejemplo la autora destaca la inscripción rousseauniana de ciertas
ideas, intensamente declarada por parte de los morenistas, a partir de las ventajas
teóricas que dicha doctrina ofrecía para validar un tipo de desobediencia como la
revolucionaria.37

Corpus documental

El corpus de esta tesis está compuesto por fuentes de muy variada naturaleza pero
donde predominan la prensa periódica rioplatense -El Telégrafo Mercantil, Semanario
de Agricultura, Correo de Comercio, La Gazeta de Buenos Ayres, La Gazeta de

35
Gadamer, H. G., Verdad y método, Salamanca, Ed. Sígueme, 1977.
36
Carozzi, S., óp. cit., pp. 37-38.
37
Ibíd., p. 28.

23
Montevideo, El Censor, El Grito del Sud, Mártir o Libre, El Redactor de la Asamblea-;
y en un segundo escalón la peninsular y londinense -Semanario Patriótico, El Español,
El voto de la Nación española, El Duende Político, El Conciso, El Espectador
sevillano, El Observador, por nombrar a los más utilizados-.
Asimismo, integran también el corpus actas de gobierno, proclamas,
correspondencia, expedientes judiciales, memorias y crónicas rioplatenses. Muchas de
estas fuentes directas han sido recopiladas en las colecciones Biblioteca de Mayo, Mayo
Documental y La Revolución de Mayo a través de los impresos de la época. También
proclamas, manifiestos, manuscritos y otros papeles de origen peninsular consultados en
portales documentales como: el Portal de Archivos Españoles (PARES), la Biblioteca
virtual Miguel de Cervantes, la Biblioteca Nacional Española, etc.
Completan el corpus documental ensayos filosóficos, políticos y económicos de
los letrados de la época, tanto de origen americano como peninsular, recolectados de
alguno de los portales mencionados como también de ediciones en formato de papel -
ej.: Escritos políticos de Mariano Moreno, Obras Completas de Jovellanos, etc.-

Estructura de la tesis

La tesis está organizada en dos partes y compuesta por quince capítulos, sin
incluir esta introducción y las conclusiones. La primera parte abarca desde el
surgimiento de la prensa periódica en el Rio de la Plata en 1801 -aunque el primer
capítulo se retrotrae panorámicamente al ―ilustrado y reformista‖ último cuarto del siglo
XVIII hispanoamericano- hasta la antesala de la Revolución de Mayo. Esta primera
parte está dividida a su vez en dos secciones, obrando como parteaguas la crisis
monárquica tras las abdicaciones de Bayona y el levantamiento español de mayo de
1808. Algunos de los capítulos de esta primera parte están basados en gran medida en
bibliografía secundaria, ya que han sido muchos y pormenorizados los trabajos que han
estudiado la recepción del pensamiento ilustrado español en el Río de la Plata,
permitiéndonos trazar un panorama político e intelectual a partir del cual podremos
inscribir nuestros aportes. La segunda parte se inicia en los meses inmediatamente
anteriores a la revolución rioplatense y finaliza en 1814, tomando como corte el retorno
del absolutismo en la península con la vuelta de Fernando VII y la creación del
Directorio en el Río de la Plata.
La primera sección de la primera parte aborda de manera general la Ilustración
en el mundo hispánico de fines del XVIII y comienzos del XIX, y la formación y

24
contactos de la elite letrada rioplatense con el pensamiento ilustrado español. El primer
capítulo estudia el surgimiento y el papel de las llamadas sociedades económicas en la
península y las características de la reforma universitaria de Carlos III, con la creación
de la Academias de Derecho y la enseñanza de la economía política. Se presta especial
atención a las Universidades de Salamanca y Chuquisaca por ser el medio académico
donde se formaron intelectualmente varios de los futuros dirigentes del proceso
revolucionario, tanto peninsular como rioplatense. En el segundo capítulo abordaremos
de manera general el contexto rioplatense de principios de siglo XIX y el proceso de
transformaciones que van permitiendo la aparición de una élite intelectual ilustrada y
nuevos ámbitos de sociabilidad a nivel local. Se busca asimismo revelar las marcas
ilustradas en la prensa entre los años 1801 y 1807, poniendo el acento en las formas de
adaptación y los usos que los publicistas locales dieron a los textos y las ideas de los
ilustrados españoles. Finalmente trataremos de explicar por qué fueron infructuosos los
intentos por establecer una Sociedad económica en el Río de la Plata.
La segunda sección de la primera parte aborda fundamentalmente las distintas
alternativas u horizontes de posibilidad barajados por la elite letrada rioplatenses ante la
crisis abierta con las abdicaciones de Bayona y el proceso revolucionario juntista
peninsular. La vertiginosa dinámica político-institucional comienza a tener mayor
presencia a partir de aquí en la tesis, estructurándose esta sección con un criterio más
acontecimental y cronológico que la anterior, pero sin dejar de poner el foco en las
intervenciones discursivas y otras prácticas políticas de los distintos protagonistas, sean
éstos aparatos gubernamentales, grupos o individuos, que buscaban interpretar e incidir
en un proceso revolucionario plagado de incertidumbres. El tercer capítulo comienza
abordando entonces los años inmediatamente anteriores a la crisis de la monarquía,
subrayando el impacto capital que tuvieron las invasiones inglesas en la reestructuración
del escenario político-social del virreinato. A continuación se desarrollan los inicios de
la revolución hispánica a partir de la invasión napoleónica, las abdicaciones reales y el
levantamiento juntista español. Se aprovecha también para ilustrar sucintamente los
orígenes del liberalismo peninsular. El foco principal del capítulo está puesto en el
análisis de la circulación, impresión y reimpresión de manifiestos y proclamas
peninsulares y locales en el Rio de la Plata en los años 1808-1809. El cuarto capítulo
se propone analizar cómo la estrategia de la regencia de la Infanta Carlota fue
considerada como una alternativa viable por un grupo de criollos rioplatenses en el
contexto de la crisis, representando un espacio donde los vínculos entre el pensamiento

25
político hispánico de ambas orillas atlánticas se reconstituyeron y cobraron nuevos
sentidos. El quinto capítulo estudia las diversas variantes en las que el movimiento
juntista se manifestó en el virreinato, desde el autonomismo de Montevideo y el Alto
Perú, pasando por el frustrado intento juntista del grupo acaudillado por Álzaga. En el
sexto capítulo se indagan en las reacciones que generó en el Rio de la Plata el decreto
la Junta Central del 22 de enero de 1809, que convocaba a los americanos a elegir
diputados para el gobierno metropolitano. Destacamos algunos antecedentes directos de
la disposición, en particular por el protagonismo que en ellos tuvieron justamente
algunos rioplatenses. Asimismo, desarrollaremos el intento de implementación del
decreto en las distintas jurisdicciones rioplatenses. El séptimo capítulo, y último de
esta primera parte de la tesis, está abocado a echar luz sobre las marcas de la Ilustración
española presentes en la Representación de los Hacendados de Mariano Moreno y el
carácter de emergente transicional que de alguna manera asume entre los planteos
reformistas criollos que venimos analizando y la etapa abiertamente revolucionaria que
se estaría por inaugurar sólo unos cuantos meses después de su presentación.
La segunda parte de la tesis como dijimos corresponde a los primeros años del
proceso revolucionario rioplatense, y sus capítulos –del 8 al 15- están organizados desde
una lógica que no se corresponde tanto a una secuencia cronológica, aunque se busca
que el desarrollo del contexto histórico político vaya acompañando, sino más bien se
estructuran desde un enfoque que prioriza lo temático. El capítulo octavo comienza con
un relato bastante acontecimental del Mayo revolucionario, deteniéndose concisamente
a reponer algunos de los fundamentos doctrinarios detrás de la erección de la Junta
porteña, algo que, de más está decir, ha sido profusamente trabajado por la
historiografía nacional. La segunda parte del capítulo, en cambio, busca ofrecer una
nueva mirada de algunos de los primeros documentos del gobierno revolucionario
reproducidos a través de la Gazeta de Buenos Aires, poniendo el foco en la recepción y
la comparación de los escritos y experiencias peninsulares en relación al Rio de la Plata.
Son estudiados entonces el impacto de la proclama de la Junta de Cádiz en el
movimiento juntista americano, y en especial en el rioplatense; la herencia peninsular en
el primer proceso electoral autónomo rioplatense; y el uso dado por Moreno de la
experiencia juntista valenciana en su polémica con las autoridades españolas. El noveno
capítulo analiza dos de los principales ensayos filosóficos y políticos introducidos por
Moreno en la Gazeta de Buenos Aires. El primero es titulado Pensamientos de un
Patriota Español y constituye uno de los documentos cardinales del movimiento

26
revolucionario en la península. La recepción de este documento así como otras
reflexiones y usos que el secretario de la Junta Provisional Gubernativa da a la
experiencia revolucionaria peninsular la desarrollamos la segunda parte del capítulo,
donde analizamos la serie de artículos publicada en la Gazeta, y recopilada
posteriormente en diversas ediciones bajo el título Sobre las miras del Congreso que
acaba de convocarse y la constitución del Estado, que representa la reflexión de mayor
sistematicidad y profundidad doctrinaria de nuestro revolucionario. En el décimo
capítulo buscamos relevar las posiciones que con respecto a la llamada ―cuestión
americana‖ sostuvieron cuatro de los liberales peninsulares más representativos: Manuel
José Quintana, Álvaro Flórez Estrada, José Blanco White y Agustín de Argüelles,
fundamentalmente por las contradicciones que esta problemática hizo surgir en el seno
del liberalismo hispánico. En el onceavo capítulo volvemos a retomar cierta
contextualización del proceso, y realizamos un estudio comparativo sobre las formas, el
itinerario y los vínculos que existieron alrededor de la convocatoria a las asambleas
constituyentes en ambos espacios y los debates originados en torno a ellas. En el
doceavo capítulo buscamos indagar la recepción que tuvieron tanto la Constitución de
1812 como la labor de las Cortes de Cádiz en el espacio rioplatense, en particular en la
Asamblea General Constituyente del año XIII. El enfoque que utilizamos parte de
entender a ambos procesos constituyentes enmarcados en una misma cultura
constitucional hispánica, con un sustrato y lenguaje jurídico similar a ambos lados del
Atlántico. El decimotercer capítulo estudia la trayectoria que la cuestión de la libertad
de imprenta tuvo el mundo hispánico, entendiendo que constituye un problema clave no
sólo para entender la etapa, sino también desde el cual podemos percibir los vínculos
entre las elites dirigentes de ambos espacios. En el decimocuarto capítulo abordamos
la recepción que los escritos de José María Blanco White, tanto sus artículos en el
Semanario Patriótico como en El Español, tuvieron en el contexto de los primeros años
de la revolución rioplatense, fundamentalmente los usos que los publicistas locales le
dieron en relación al conflicto con la metrópoli y en las disputas facciosas de la elite
porteña. Finalmente, en el decimoquinto y último capítulo de la tesis, analizamos el rol
que jugó la lealista Gazeta de Montevideo en la disputas informativas y de opinión con
los publicistas porteños, preguntándonos también qué uso se le dio a la prensa y a los
decretos y proclamas peninsulares en el periódico montevideano, prestando atención no
solo a las reproducciones efectivas, sino también a las dilaciones y las ausencias.

27
28
PRIMERA PARTE

LA MONARQUÍA ESPAÑOLA Y EL RÍO DE LA PLATA:


ENTRE LAS REFORMAS Y LA CRISIS

29
30
PRIMERA SECCIÓN

EL REFORMISMO ILUSTRADO

31
32
Capítulo 1:
La Ilustración en el mundo hispánico de fines del XVIII:
Sociedades económicas y reforma universitaria

Introducción

No debemos representarnos a la Ilustración como una marea que barrió las ideas
precedentes. En general, en toda Europa fue un fenómeno parcial, y en España con
mayor razón por su relativo aislamiento y el peso de los patrones culturales
tradicionales, respaldados por una Inquisición debilitada, pero aún activa. Los que
intentaron despertar a la vieja gran nación no fueron sino unos cuantos, pero se
terminaron imponiendo, por su saber y por su fe, al gobierno y a la opinión. Por
necesidad y por urgencia, para sacar a España de su atraso, el movimiento que hasta ese
momento se expresaba sólo en algunos núcleos desperdigados por la península, se fue
convirtiendo en ―política de Estado‖.
¿Quiénes fueron aquellos ilustrados? Fueron los ministros y consejeros de Carlos
III y Carlos IV, como Campomanes, Floridablanca, Cabarrús y Aranda, los escritores
como Cadalso y Meléndez Valdés, los sabios como Jovellanos y Cavanilles, los
economistas como Campany, Asso y Olavide, entre otros. El primero de esos focos fue
el asturiano, a partir de la actividad intelectual pionera del padre Benito Feijoo, y tiempo
después del Instituto creado por Gaspar de Jovellanos en su Gijón natal. Junto a este
último, la otra gran figura destacable del Principado fue Pedro Rodríguez de
Campomanes, político, jurisconsulto y economista, a cargo del Ministerio de Hacienda
en 1760 durante el reinado de Carlos III.38 El caldo de cultivo para el surgimiento de
estos núcleos innovadores se encontraba en ciudades y comarcas dotadas de cierta
infraestructura material e intelectual: imprenta, bibliotecas, centros de enseñanza
superior, sector terciario desarrollado, burguesía culta, comunicación con el exterior,
etc. Condiciones raras de encontrar en el interior de la península, salvo en casos como
Madrid, Salamanca y Zaragoza. Más bien se hallaban en el litoral, en los puertos
comerciales.
Aun cuando no ignoraban las doctrinas políticas o filosóficas más atrevidas que
recorrían Europa, los reformistas españoles eligieron sugerencias más modestas y más
38
Domínguez Ortiz, Antonio, Carlos III y la España de la Ilustración, Madrid, Alianza, 2005, p. 188.

33
aplicables a su patria. 39 Para ellos el fin supremo de la cultura era la eficacia y la
utilidad pública la meta sagrada. La instrucción práctica ampliamente difundida debía
ocupar el sitio de la ―absurda‖ enseñanza teórica. Para el despotismo ilustrado, cuyo
lema era ―Todo por el pueblo, pero sin el pueblo‖, las luces debían irradiar desde lo alto,
una transacción, al parecer, entre el pasado aristocrático y las nuevas libertades que se
buscaban.
La simplista oposición entre el absolutismo y la ilustración con la que
tradicionalmente se intentó explicar el período no refleja verdaderamente la compleja
realidad de la época. En muchos campos existe un parentesco entre el imaginario del
absolutismo y el de las élites modernas. Ambos ―comparten una misma hostilidad hacia
los cuerpos y sus privilegios, un concepto unitario de la soberanía, el ideal de una
relación binaria y sin intermediarios entre el poder y los individuos‖. 40 Existía un
consenso total dentro de los ilustrados españoles en que debía ser el trono el
dispensador y orientador de la cultura, porque sólo su autoridad y poder podían llevar a
buen término una empresa de tal envergadura. El despotismo ilustrado fue característico
de regiones que, como España, no contaban con las fuerzas sociales capaces de conducir
esa modernización. Los ilustrados estaban convencidos y confiados en devolverle su
grandeza a la monarquía española, y ese entusiasmo estalló en los periódicos, en las
Sociedades económicas, e incluso en la poesía y las bellas letras.41
La prensa se constituyó en uno de los medios más importantes para la difusión de
los nuevos valores y conocimientos, a la vez que instrumento de generación de una
incipiente opinión pública. Los periódicos comenzaron a dar cabida, demostrando el
interés de un sector de la población, a comunicaciones científicas, relativas sobre todo a
la ciencia aplicada, pero en algunos casos también a la teoría pura. En el último cuarto
del siglo XVIII son decenas las publicaciones que salen a la luz. Entre las más
destacados podemos mencionar a El Censor de Luis Cañuelo, que aparece por primera
vez 1781, y fue de los primeros en abogar por la economía del laissez-faire.42 Otro a

39
Sarrailh, Jean, La España ilustrada de la segunda mitad del siglo XVIII, México, FCE, 1974, p. 117.
Para una mirada panorámica sobre el movimiento de la Ilustración europea véase la clásica obra: Cassirer,
Ernst, La filosofía de la Ilustración, Madrid, FCE, 1993.
40
Guerra, François-Xavier, Modernidad e independencias, Madrid, Mapfre, 1992, p. 25.
41
Sarrailh, Jean, óp. cit., pp. 181-182.
42
El Censor se caracterizó también por la crítica social y por la publicación de poemas de Jovellanos y de
Meléndez Valdés, cuestionadores de ciertas costumbres de la sociedad española. Algunos artículos
demasiados críticos le valieron en 1784 la suspensión momentánea de la publicación a partir de la
intervención disciplinadora del Consejo de Castilla. Pero al contar con el buen concepto del monarca
logró continuar con su edición unos años más. Tan importante fue la controversia alrededor de periódico
que en 1785 Carlos III promulgó una Real Orden retirándole la potestad al Consejo de censurar las obras

34
subrayar es El Espíritu de los mejores diarios que se publican en Europa, que solía
contener reseñas de libros y resúmenes de artículos impresos extranjeros. El Semanario
erudito, fundado en 1787, estaba abocado a escritos sobre la historia de España. Pero no
fueron los únicos, todas las principales ciudades españolas contaron con al menos un
periódico de tendencia ilustrada. En Madrid podemos mencionar también al Semanario
económico, el Correo general, el Correo literario de Europa; en Cartagena al
Semanario literario y curioso; en Valladolid al Diario Pinciano, que resumía los
trabajos de la Universidad y la Sociedad económica; en Barcelona al Diario curioso,
histórico-erudito, comercial, civil y económico y al Diario de Barcelona, que siguió de
cerca los adelantos en las ciencias naturales. Los suscriptores de estos diarios en general
formaban parte de los sectores acomodados y cultos de la sociedad española. La
mayoría eran miembros de la incipiente burguesía, principalmente hombres de carrera,
negociantes y funcionarios de la burocracia real. Según el estudio de Richard Herr, se
contarían entre varios miles las suscripciones y algunas decenas de miles de lectores, lo
que lo lleva a conjeturar que aquellos que participaban activamente en esta fase de la
Ilustración representaban apenas el 1% de la población.43
En este primer capítulo estudiaremos, por un lado, el surgimiento y el papel de las
llamadas sociedades económicas en la península, y por otro, las características de la
reforma universitaria de Carlos III, con la creación de la Academias de Derecho y la
enseñanza de la economía política. Prestaremos especial atención a las Universidades de
Salamanca y Chuquisaca por ser el medio académico donde se formaron
intelectualmente varios de los futuros dirigentes del proceso revolucionario, tanto
peninsular como rioplatense.

Las Sociedades de Amigos del País en la península

Las Sociedades de Amigos del País fueron en su origen una adaptación de


sociedades extranjeras; y contaron con el decisivo impulso fundador y animador del
Conde de Campomanes, quien en una circular del 18 de noviembre de 1774, invitaba a

de publicación periódica, que pasaron a ser controladas por los jueces de imprentas, ya no pudiendo ser
embargadas sin aprobación directa del rey. Esta Real Orden ha sido considerada generalmente la primera
ley de prensa de la historia de España. En 1787 El Censor interrumpió su publicación de manera
definitiva. Al año siguiente, por algunas de las posiciones políticas vertidas en el periódico, y en un
contexto signado por la agitación pre-revolucionaria que se vivía en la vecina Francia, Cañuelo fue
llevado a un tribunal de la Inquisición, debiendo abjurar de levi. Herr, Richard, España y la revolución del
siglo XVIII, Madrid, Aguilar, 1962, pp. 154-155.
43
Herr, R., óp. cit., 164-165

35
las autoridades de la península a fundar Sociedades, usando el ejemplo no solo de las de
Berna o Dublín, sino de la Sociedad Bascongada, fundada 10 años antes.44 El marco
general existente en los territorios forales favoreció el asentamiento de los focos
ilustrados. Según Jesús Astigarraga ―su situación geográfica y la posición interior de las
aduanas constituían factores favorables a la penetración del pensamiento extranjero,
mientras que el ascenso de algunos emigrantes a puestos de responsabilidad del Estado,
un canal abierto para el posible apoyo desde éste a las iniciativas locales‖. 45 De esta
manera, la Ilustración vasca estuvo marcada por ritmos propios y gran autonomía con
relación a la reforma impulsada desde la corona. El grupo de ilustrados más conocidos
en el País Vasco eran los Caballeritos de Azcoitia y contaban con el Conde de
Peñaflorida como principal orientador. Desde 1748 eran partícipes regulares de una
tertulia en la villa de Azcoitia, un municipio de la provincia de Guipúzcoa, donde se
hablaban de temas científicos, históricos y de economía aplicada. En 1765 fue
institucionalizada como la Sociedad Bascongada de Amigos del País, que entre otras
cosas se dedicó al estudio de la metalurgia. De los quince socios fundadores pasaron a
más de un millar en poco tiempo y se hizo famosa en toda España. 46 Entre las
realizaciones más importantes de la Sociedad se encontraba la constitución del
Seminario de Nobles de Vergara, donde se impartían un amplio elenco de materias
científicas: matemáticas, geometría, física, química, agricultura, mineralogía,
metalurgia, al lado de otras como comercio, economía política y lenguas modernas.47
Las Sociedades que florecen después fueron fundaciones del poder central, con la
excepción de las andaluzas de Baeza, Jaén y Vera, que no precisaron de la demanda de
48
Campomanes para lanzarse adelante. La circular del procurador ilustrado fue
acompañada por su Discurso sobre el fomento de la industria popular, contando ambos

44
―También se suele considerar un importante antecedente la publicación del Proyecto económico, de
Bernardo Ward, escrito en 1762 pero impreso en 1779, donde se propone la creación de una Junta de
mejoras de carácter nacional, pero con delegaciones provinciales, con objetivos bastante similares a los de
las Económicas: estudiar las causas del estancamiento económico de España y proponer remedios,
atrayendo a los elementos más activos de la sociedad, en particular a la nobleza y a los hacendados. Esta
obra ejerció gran influencia en Campomanes y a través de él en las Sociedades de Amigos del País.‖
Arias de Saavedra Alías, Inmaculada, ―Las Sociedades Económicas de Amigos del País: Proyecto y
realidad en la España de la Ilustración‖, Obradoiro de Historia Moderna, núm. 21, 2012, p. 221.
45
Astigarraga, Jesús, ―Las Sociedades Económicas en Navarra en la segunda mitad del siglo XVIII‖,
Instituto Gerónimo de Uztarriz, nro. 6/7, 1992, p. 27.
46
Domínguez Ortiz, Antonio, óp. cit., pp. 189-190.
47
Arias de Saavedra Alías, Inmaculada, óp. cit., p. 223.
48
Gay Armenteros, Juan C.; Viñes Millet, Cristina, La ilustración andaluza, Sevilla, Editoriales
Andaluzas Unidas, 1985, p. 42.

36
con muy buen recibimiento.49 Poco tiempo después, en 1775, el asturiano completaría
su programa con el Discurso sobre la educación popular de los artesanos. En el primer
discurso instaba a las Sociedades a estudiar las mejoras a introducir en cada provincia:

La agricultura, la cría de ganados, la pesca, las fábricas, el comercio, la navegación


en su mayor aumento, en cuanto a las reflexiones científicas de propagar estos ramos,
deben formar la ocupación y el estudio de las Sociedades Económicas, ya traduciendo las
buenas obras publicadas fuera, con notas y reflexiones acomodadas a nuestro suelo, ya
haciendo experimentos y cálculos políticos en estas materias, ya representando o
instruyendo a los superiores a quienes pertenezca proveer de remedio. La lectura de las
obras económicas es absolutamente precisa para formarse un cierto número de principios
cardinales.50

Proponía que se inculque en los labradores y sus familias a dedicar sus ratos de
ocio a trabajos accesorios y a humildes fabricaciones relacionadas con la agricultura. En
su segundo Discurso, planteaba que las Sociedades debían estudiar la cuestión de los
gremios y designar a un miembro ―protector‖ de cada uno. Además, organizar
exposiciones, concursos, distribuir premios, y abrir una ―escuela patriótica de dibujo‖.51
La Sociedad Matritense supo ser, después de la Bascongada, la segunda en
importancia en España. Constituida bajo el estímulo de Campomanes en noviembre de
1775, se organizó en secciones de Agricultura, Artes y Comercio, y cumplió un papel
muy cercano a la política gubernamental al emitir regularmente informes solicitados por
las autoridades. Su primer Director fue Antonio de la Quadra, y se cuentan entre los
colaboradores de la Sociedad destacadas personalidades como Cabarrús, Jovellanos,
Sempere y Guarinos, entre otros. A subrayar es la participación de algunas mujeres de la
élite madrileña a través de la Junta de Damas de Honor y de Mérito, que aunque no
figuraron como socias plenas de la Económica, integraron este organismo paralelo, lo
que les permitió realizar una destacada tarea, fundamentalmente en el ámbito educativo.
En el resto de las Sociedades españolas las mujeres tuvieron vedada su participación,
salvo en algunos pocos casos, que lo hicieron como socias honorarias.

49
La tirada de 30.000 ejemplares fue excepcional para la época y se difundieron por corregimientos,
municipios, chancillerías, audiencias, obispados, etc. Arias de Saavedra Alías, Inmaculada, óp. cit., p.
224.
50
Rodríguez de Campomanes, Pedro, Discurso sobre el fomento de la industria popular, 1774, p. 42.
51
Rodríguez de Campomanes, Pedro, Discurso sobre la educación popular de los artesanos y su fomento,
1775.

37
La constitución de las Sociedades, aunque con algunas variaciones respondiendo a
la comunidad local en la que se ubicaban, era en general similar en todos lados: unos
pocos aristócratas ilustrados; prelados sacerdotes; burgueses, ricos o modestos; algunos
enciclopedistas de las ciencias nuevas; y algunos de los llamados ―filósofos‖. El
manifiesto por excelencia de las Sociedades de Amigos del País era el Informe sobre la
Ley agraria, publicado por la de Madrid a pedido del gobierno y obra de la pluma del
ilustre Don Gaspar de Jovellanos. Para el asturiano, los medios principales, y
complementarios entre sí, para que los adelantos de la economía política pudieran ser
aplicados eran, por un lado, la difusión general de los conocimientos económicos,
técnicos y científicos a través de la instrucción en las escuelas y de las Sociedades
Económicas de Amigos del País; y por otro, la acción decidida del gobierno
promoviendo la educación económica y técnica en Institutos, eliminando los estorbos
políticos, morales y físicos, impulsando las reformas legislativas y financiando las
inversiones públicas necesarias para el desarrollo económico y social. Lejos de un
liberalismo económico ortodoxo, Jovellanos entendía decisiva, por lo menos para los
países atrasados como lo era España, la ―activa intervención de la mano visible e
ilustrada del gobierno‖.52
Fue en la educación popular el campo donde más importante acción
desempeñaron las Económicas. Desarrollaron clases elementales, talleres de hilanzas,
divulgación de técnicas agrícolas, y en las que picaban más alto, academias destinadas a
la enseñanza de materias científicas y de esa nueva ciencia que empezaba a llamarse
Economía Política.53 Las Sociedades actuaron como ―centros importadores y difusores
en España de la literatura económica europea, sobre todo a través de traducciones de
autores tan importantes como Bielfeld, Necker, Turgot, Condillac, Justi, Filangieri,
Genovesi o Melón‖.54
Tanto los estudios clásicos como los más recientes sobre el tema, a pesar de
destacar el dinamismo que tuvieron algunas de estas Sociedades y los logros
conseguidos fundamentalmente en el campo educativo, remarcan el fuerte desfase entre
la amplitud de los objetivos planteados en la circular de Campomanes y proclamados en
sus estatutos, y los resultados concretos alcanzados antes de la decadencia general de
estos cuerpos hacia mediados de la década de 1790.

52
Llombart, Vicent, ―Ni teoría sin aplicación, ni aplicación sin teoría: Economía política y realismo en
Jovellanos‖, Revista asturiana de economía, núm. 45, 2012, p. 25.
53
Domínguez Ortiz, Antonio, óp. cit., p. 176.
54
Arias de Saavedra Alías, Inmaculada, óp. cit., p. 242.

38
La reforma universitaria en la España de Carlos III: las cátedras de Economía
Política y de Derecho Natural y de Gentes

Hacia el último tercio del siglo XVIII existían en España treinta universidades,
todas de carácter eclesiástico. Poseían una amplia autonomía aunque desde fines del
XVI se manifestó una mayor penetración del poder real a través del Consejo de Castilla.
La titulación universitaria tenía tres grados: el de Bachiller que habilitaba para el
ejercicio profesional; el de Licenciado, alcanzado con cursos complementarios y un alto
costo de la ceremonia de investidura; y el Doctorado, aún más costoso y de un carácter
más honorífico que intelectual. Persistía aún una fuerte huella medieval en los métodos
pedagógicos. El Corpus Juris Civilis de Justiniano era la base de la enseñanza del
Derecho; la Summa de Santo Tomás la de Teología y el Corpus de Galeno en las de
Medicina. Ya que los libros eran muy caros y pocos alumnos podían acceder a ellos, la
función del profesor era ofrecer resúmenes mediante el dictado y la explicación con la
ayuda de manuales. La enseñanza de la Historia y la Geografía no formaba parte de los
planes de estudio, por lo tanto el conocimiento de estos temas constituía más una
búsqueda personal. La carencia más grave era en las llamadas ciencias de la Naturaleza.
La Física, por ejemplo, era parte de la Filosofía Natural y estaba basaba en los
conceptos aristotélicos.55
Éste era el panorama de atraso que caracterizaba el mundo académico español de
mediados del XVIII, aún más acentuado si se lo comparaba con la realidad de otros
países europeos. La ofensiva ilustrada para llevar adelante una reforma universitaria que
corrigiera esta situación, hacia fines de 1760, provino inicialmente de la gestión de
Campomanes como fiscal del Consejo de Castilla, y contó con el asesoramiento de
reconocidos letrados de la época como Pablo de Olavide y Gregorio Mayan y Siscar.
Tres fueron las principales iniciativas de la reforma universitaria: modificar el equilibrio
de poderes fortaleciendo a los rectorados que comulgaban con las nuevas ideas; la
modificación en los medios de selección docente, con atención a los méritos académicos
y decisión del Consejo de Castilla; y el impulso a las universidades para que elaboren
nuevos planes de estudios, nuevas formas de enseñanza, textos y asignaturas, y
unificando a cuatro años los cursos para obtener el título de bachiller. El proceso
encontró importantes resistencia por parte de los claustros universitarios, con resultados

55
Domínguez Ortiz, Antonio, óp. cit., pp. 163-164.

39
contradictorios, persistiendo al final del período las estructuras y enseñanzas
tradicionales. Aun así, algunos núcleos ilustrados de varias universidades supieron
aprovechar la brecha abierta por la política reformista borbónica y lograron instalar el
debate intelectual de las nuevas ideas en el seno universitario.56
Con la reforma de 1771 se comenzaron a crear las llamadas ―Academias de
Derecho‖, espacios de formación práctica para los estudiantes de leyes en la exposición,
defensa y disputa de temas. En Salamanca se introdujo en 1777 una perspectiva
humanista con el estudio de la historia del derecho real español. El Derecho natural y de
gentes se incorporó institucionalmente en unas pocas universidades -Granada y
Valencia- y al poco tiempo, en 1794, fue prohibido. 57 Estas innovaciones no eran
patrimonio exclusivo de España, sino que por el contrario formaban parte de un
movimiento europeo general, que se estaba dando a la vez tanto en universidades
católicas como protestantes. Los textos de Heineccius que se usaban en los cursos,
como los de otros autores, contenían explícitamente la teoría del contrato. Aunque era
usada para justificar la monarquía absoluta, negaban por inferencia el derecho divino de
los reyes. Éstos habían sido elegidos por los vasallos y sus actos podían ser
considerados injustos consultando una ―ley fundamental‖ de la sociedad. El paso a la
soberanía inalienable del pueblo no era muy grande pero representaba la diferencia entre
Suárez, Grocio y Hobbes con Locke y Rousseau.58
En el marco de estas reformas, se instalaba por primera vez la enseñanza de la
economía política, como una disciplina nueva y contrastante a la escolástica tradicional.
Para fines del siglo XVIII, el concepto de economía poseía un significado más amplio y
a la vez más complejo que el actual. La economía política cómo ciencia surgió de la
necesidad ilustrada por estudiar la relación entre el hombre y la sociedad, el hombre y la
naturaleza. De allí provenía su estrecho vínculo con la política y el derecho natural.
Concebida como instrumentación práctica de la política, contaba con el amparo de los
ministros ilustrados. Por ello, era común que las obras sobre estas materias fueran
favorecidas con los permisos gubernamentales para circular, y hasta en algunos casos,
con el patrocinio para su difusión.59

56
Pastore, Rodolfo; Calvo, Nancy, ―Cultura colonial, ideas económicas y formación superior ‗ilustrada‘
en el Río de la Plata. El caso de Manuel Belgrano‖, Prohistoria, núm. 4, 2000, p. 45.
57
Pastore, R.; Calvo, N., óp. cit., p. 41-42
58
Herr, Richard, óp. cit., p. 148.
59
Fernández Armesto, María Verónica, ―Lectores y lecturas económicas en Buenos Aires a fines de la
época colonial‖, Información, cultura y sociedad, núm. 13, 2005, p. 34.

40
La Universidad de Salamanca y la Academia de Derecho

Una de las primeras experiencias renovadoras se inició en 1787 en los cursos de la


Universidad de Salamanca, en las actividades docentes de la Academia de Derecho
Español y Práctica Forense a cargo del profesor Ramón de Salas y Cortés, parte de un
grupo de profesores innovadores que estaban dando la batalla en los claustros
universitarios.60 En su documento constitucional se planteaba que la Academia debía
atender ―a todo lo perteneciente a Policía, Industria, Agricultura y Comercio, en una
palabra a todos los tratados de Economía política‖. Tanto en las obras que comenzaron a
circular como en el ámbito de las cátedras de economía política, los nuevos principios
conferían a la tierra un valor primordial y afirmaban que la riqueza no debía confundirse
con la posesión de los metales precioso.61
El Rectorado que ejerció entre 1787 y 1789 Diego Muñoz Torrero, futuro
referente de la diputación liberal en las Cortes de Cádiz, fue de los más progresistas en
la incorporación de nuevos saberes, entre otras cosas con la ampliación de la biblioteca
a partir de la incorporación de obras de Bayle, Condillac, Filangieri, Helvetius, Hume,
Pufendorf, Rousseau o Smith. 62 De la mano con ello se ampliaba la licencia del
inquisidor para que todos los miembros pudieran leer los libros prohibidos. También se
preocupó por la reforma de los métodos de enseñanza y por el cambio de planes de
estudio, prácticas académicas y libros de textos.
Coincidiendo con el rectorado de Muñoz Torrero y la dirección de Salas de la
Academia de Derecho, un joven y talentoso rioplatense recorría los recintos de la
universidad con el espíritu abierto a incorporar los nuevos saberes que circulaban por el
medio salamantino. En su autobiografía, Manuel Belgrano comentaba lo que había
vivido en esos años:

Confieso que mi aplicación no la contraje tanto a la carrera que he ido a emprender,


como al estudio de los idiomas vivos, de la economía política y el derecho público. En los
primeros momentos en que tuve la suerte de encontrar hombres amantes del bien público
que me manifestaron sus ideas útiles, se apoderó de mí el deseo de propender cuanto

60
Para profundizar en el estudio de las reformas en la universidad salamantina ver Robledo, Ricardo,
«Tradición e Ilustración en la Universidad de Salamanca: sobre los orígenes intelectuales de los primeros
liberales», en Robledo, Ricardo et al. (eds.): Orígenes del liberalismo. Universidad, política, economía,
Salamanca, Ed. Universidad de Salamanca, 2003, pp. 49-80.
61
En Barcelona y en Madrid se esgrimieron como autoridad las doctrinas de Quesnay o de Adam Smith,
de Mirabeau o de Turgot.
62
Obtuvo el cargo de Rector con sólo veintiséis años, sin contar además con títulos nobiliarios ni fuertes
vínculos con el poder.

41
pudiese al provecho general y adquirir renombre con mis trabajos hacia tan importante
objeto, dirigiéndolos particularmente en favor de la Patria.63

Como señala correctamente Rodolfo Pastore, claramente la atención del


estudiante criollo estuvo menos puesta en la carrera que fue a aprender -derecho
tradicional- que en la economía política y el derecho público, disciplinas que pudo
encontrar en la Academia de Derecho. En los años que tuvo como moderante a Salas
(1787-1792) funcionó en la práctica como una academia de enseñanza de la economía
política, utilizando sobre todo las Lecciones de Comercio de Antonio Genovesi como
material de estudio.64
Las noticias de la Revolución Francesa intensificaron la agitación y curiosidad
filosófica entre los estudiantes de las Universidades españolas. Otro famoso párrafo de
la autobiografía de Manuel Belgrano da cuenta de ello:

Como en la época de 1789 me hallaba en España y la revolución de la Francia


hiciese también la variación de ideas, y particularmente en los hombres de letras con
quienes trataba, se apoderaron de mí las ideas de libertad, igualdad y propiedad, y solo
veía tiranos en los que se oponían a que el hombre, fuese donde fuese, no disfrutase de
unos derechos que Dios y la Naturaleza le habían concedido, y hoy las mismas sociedades
habían acordado, en su establecimiento directo, o indirectamente.65

Otro testimonio de esa efervescencia estudiantil, que los intentos de las


autoridades no lograban evitar, nos lo ofrece el publicista sevillano José María Blanco
White, del cual volveremos a hablar en repetidas ocasiones a lo largo de esta tesis por su
rol central en la relación intelectual entre la península y América. En su periódico
londinense El Español decía por marzo de 1811 en referencia al ambiente universitario
de aquellos años marcados por el impacto de la Revolución Francesa: ―En todas las
universidades se formaban partidos de jóvenes que se instruían a su costa, y peligro, y
muy a disgusto de los maestros. Entre estos había ya hombres llenos de buen gusto y de
ciencia, y aunque en la cátedra seguían la rutina a que los obligaba el estado de opresión
general. Fomentaban cuanto podían los estudios privados de sus discípulos‖.66Entre los
alumnos que pasaron por la aulas de la universidad durante el rectorado de Muñoz

63
Belgrano, Manuel, ―Autobiografía…‖, citado en Chiaramonte, J.C., Ciudades, provincias, Estados:
Orígenes de la Nación Argentina (1800-1846), Buenos Aires, Ariel, 1997, p. 38.
64
Pastore, R.; Calvo, N., óp. cit., pp. 53-55.
65
Belgrano, Manuel, ―Autobiografía…‖, citado en Chiaramonte, óp. cit., p. 38.
66
El Español, nro. XII, marzo 1811, p. 461.

42
Torrero, coincidiendo con los estudios salamantinos de Belgrano, podemos encontrar a
dos que a la postre se convertirían en importantísimos referentes del liberalismo español
como eran Manuel Quintana y Juan Nicasio Gallego.
La circulación de manuscritos anónimos reproduciendo ideas consideradas
subversivas e incendiarias por las autoridades se volvió algo común, así como la
agudización de la censura y represión estatal como respuesta a ese fenómeno. Ramón de
Salas recordaría décadas después, durante el trienio liberal, la circulación de
manuscritos y obras prohibidas:

Ya el Espíritu de Montesquieu circulaba por las manos de muchos jóvenes de


talento y de amor por las sanas ideas; el Contrato social de Juan Jacobo Rousseau se
tradujo y se copió furtivamente, y corría en muchos manuscritos: los Tratados políticos del
Abate Mabli [sic] eran bastante conocidos, y las obras del marqués de Beccaria y las de
Filangieri que se publicaron traducidas al castellano fueron leídas con ansias y
contribuyeron mucho a extender las luces a todas las ramas de la legislación, y a dar idea
de la ciencia social.67

A partir de 1793 la política represiva se intensificó como respuesta a la ejecución


de Luis XVI y la declaración de guerra a España hecha por la Convención. Entre los
manuscritos, uno titulado ―Oración apologética‖ tomó mayor relevancia porque circuló
por todo el territorio español. La Inquisición sospechaba que provenía del profesor de
Salamanca, Ramón de Salas. Después de una persecución que duró varios días, los
inquisidores pudieron capturarlo y fue condenado a abjurar de levi ante doce testigos,
siendo recluido y conminado a estudiar ―doctrinas sanas‖ en un monasterio durante un
año y a ser desterrado de Madrid y Salamanca por otros tres.68 Su condena no respondía
solo al hecho de haber sido supuestamente el autor del manuscrito, sino que en un clima
general de reacción contrarrevolucionaria de parte de la corona borbónica, su innovador
rol académico y pedagógico al frente de la Academia se constituyó la principal razón
para ser acusado como ―el corifeo de las perversas doctrinas que corrompen las
universidades de España y perjudican la obediencia de los soberanos‖.69A los sectores
más tradicionalistas les preocupaba que se pudiera realizar una traducción de la nueva
filosofía europea a los términos comprensibles de una nueva moral católica. En ese

67
Salas, Ramón de, ―Lecciones de derecho constitucional‖, citado en Clucellas, Patricio, 1810 Revolución
de dos mundos. La presencia de España en el Mayo rioplatense, Buenos Aires, Ed. Torre de Hércules,
2012. p. 82.
68
Ibíd., pp. 274-275.
69
Citado en Pastore, R.; Calvo, N., óp. cit., p. 50.

43
sentido preocupaba mucho el dinamismo cultural de la Universidad de Salamanca bajo
el rectorado de Diego Muñoz Torrero.70

La Universidad de San Francisco Xavier de Chuquisaca y la Academia Carolina

Adentrándonos ahora en el mundo universitario colonial, y particularmente en el


de la Universidad de Chuquisaca, tenemos la suerte de contar con la valiosa tesis de
maestría del Clement Thibaud, realizada bajo la dirección de François-Xavier Guerra.
Según el autor el objetivo principal de su trabajo, al que recurriremos de aquí en
adelante, es ―esclarecer el modo de existencia de un grupo que pertenece a la elite
criolla, penetrar sus formas de pensamiento, su sociabilidad, sus representaciones de sí
mismos en la víspera de las guerras de independencia‖.71
Fundada por los jesuitas en 1621, la Universidad de San Francisco Xavier de
Chuquisaca, se destacaba por su enseñanza teológica de gran calidad, y fue ganando aún
mayor prestigio en el nuevo mundo gracias a su Facultad de Derecho establecida en
1706.72 Hasta 1791, que se creó la cátedra de Derecho de la Universidad de Córdoba,
Chuquisaca reinaba solitaria en el Rio de la Plata en la formación de abogados.73 La
ciudad y la región donde ejercía su influencia estaba sub-poblada, pero a la vez era
considerablemente rica y vivía una decadencia lenta producto del descenso de la
producción de sus minas de plata. Era también un mundo desgarrado por las revueltas
indígenas. Los años 1780-1782 estuvieron marcados por movimientos sociales y étnicos
de gran amplitud que hicieron temblar los cimientos de la sociedad colonial. 74 El
primero de ellos, el levantamiento de Túpac Amaru, llegó a movilizar la impresionante
cifra de más de 100.000 insurgentes. Por su parte la rebelión de Túpac Katari combinó
reivindicaciones tradicionales y objetivos políticos más audaces que su antecesora.

70
Portillo Valdés, J.M., Revolución de Nación. Orígenes de la cultura constitucional en España, 1780-
1812, Madrid, Centro de estudios Políticos y Constitucionales, 2000, p. 95
71
Thibaud, C., La Academia Carolina y la independencia de América. Los abogados de Chuquisaca
(1776 – 1809), Sucre, Editorial Charcas, 2010, p. 2
72
El vínculo entre estas dos carreras estaba dado a partir de que casi todos los abogados egresados
hicieron cursos de teología antes de consagrarse al derecho.
73
La instrucción en Córdoba se estableció con el viejo método de formación, a diferencia las novedosas
prácticas de la Academia Carolina. Fue fundada la cátedra por un viejo alumno de Chuquisaca, Victorino
Rodríguez, fusilado junto a Liniers en Cabeza de Tigre. La carrera de derecho de la Real Universidad de
San Felipe de Santiago de Chile, fundada en 1758, recibió a varios rioplatenses como Manuel Dorrego,
Antonio Álvarez Jonte y Miguel de Villegas, entre otros.
74
Para profundizar en este tema ver los estudios de Walker, Charles, The Tupac Amaru Rebellion,
Harvard University Press, 2014; Serulnikov, Sergio, Conflictos sociales e insurrección en el mundo
colonial andino. El norte de Potosí en el siglo XVIII, Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 2006;
Stern, Steve J. (comp.) Resistencia, rebelión y conciencia campesina en Los Andes. Siglo XVIII al XX,
Instituto de Estudios Peruanos, 1990.

44
Centrada en el Alto, cerca de La Paz, los criollos fueron fundamentales para poder
sofocar la rebelión. Como resultado, perduró en la ―memoria blanca‖ europea y criolla
el miedo constate a la agitación india. La administración colonial trasladó de allí en
adelante esa desconfianza también hacia mestizos y criollos, a pesar de sus
diferencias.75
A partir de las reformas borbónica y la creación del Virreinato del Rio de la Plata,
Charcas pasó a estar jurídicamente subordinada a una ciudad observada con cierta
displicencia y considerada ―advenediza‖. Aunque la Audiencia de Charchas siguió
manteniendo jurisdicción sobre las provincias altoperuanas, la creación de la Audiencia
de Buenos Aires la remplazó como la última instancia jurídica para toda la región
rioplatense lo que implicó en concreto menos trabajo y dinero que antes, y eso explica
en parte la emigración hacia Buenos Aires de numerosos abogados.76
Volviendo a la Universidad, la expulsión de los jesuitas en 1767 repercutió en
todos los sentidos pero en primer lugar financieramente. A partir de allí comenzó la
decadencia de la institución, que se manifestó entre otras cosas en que el remplazo de
los profesores de la Compañía por otros, en su mayoría, de menor solvencia. Cambió
también el contenido de la enseñanza; la obra de Suárez ahora pasaba a estar proscrita
después de haber sido dominante y se retornó al estudio de textos clásicos como
Instituta, Recopilación de Leyes de Indias y los Decretos de Gregorio IX. 77 Pero el
impulso reformador ilustrado de Carlos III, que recorría a todo el imperio y que como
vimos había tenido su impacto en las universidades peninsulares a partir de los años
setentas, como así mismo en las de Perú y Quito, llegó también a Chuquisaca de la
mano de Ramón de Rivera, oidor de la Audiencia de Charcas. Con él, y con el
acompañamiento del claustro de los ―doctores‖, llegaron las innovaciones de esa nueva
manera de enseñar a los abogados principiantes, menos centrada en la escolástica y la
retórica, y más en la aplicación real y efectiva de la ley que expresaban las academias de
prácticas jurídicas peninsulares. Bajo su patrocinio, el 3 de noviembre de 1776 una
cédula real consagra la existencia de la Academia Carolina, que para su fundación toma
como modelo la de La Coruña. La Academia no era estrictamente un curso superior de
la Universidad, porque desde el punto de vista institucional dependía jurídicamente sólo
de la Audiencia. Sin embargo, se fueron creando lazos desde un primer momento entre

75
Thibaud, óp. cit., p. 7.
76
Ibíd., p. 109.
77
Ibíd., p. 13.

45
ambas ya que algunos profesores enseñaban en las dos instituciones. En los hechos,
finalmente se terminó convirtiendo en la clase superior de la Facultad de Derecho.78
Destinada a la práctica forense, se buscaba en ella un mayor conocimiento en el
Derecho patrio (Derecho Real y de las leyes municipales) y la realización de ejercicios
teóricos, bajo la forma de disertaciones públicas y prácticas que incluían la regular
asistencia a los estrados de la Audiencia.79
El objetivo de la Academia era constituir una élite de juristas competentes y
pragmáticos, pero capaces no solamente de ejercer su oficio en el foro sino también de
ocupar puestos administrativos y políticos importantes en el seno de variadas
instituciones.80 Esto implicó como corolario el nacimiento y la cohesión de una élite
criolla. El carácter selectivo de sus miembros se manifestaba desde el procedimiento de
ingreso, donde la candidatura para ser examinada debía probar la obtención de
bachillerato de preferencia en Derecho Canónico o Civil en la Universidad, para
después someterse a un difícil examen. Después de dos años de estudios, se debía
atravesar un examen de egreso que habilitaba al postulante abogado a presentarse ante
la Audiencia, a fin de ser afiliado al foro. En esta instancia además era necesario
presentar un acta de bautismo, con el objetivo de aplicar el principio de pureza de
sangre y de nacimiento de los futuros abogados. 81 En síntesis, la carrera para poder
ejercer efectivamente como abogado implicaba cuatro años de bachillerato en leyes, dos
años en la academia y otros dos años más desempeñándose ad honorem para obtener
finalmente las licencias generales.

Formación intelectual de los estudiantes carolinos

Clement Thibaud separa en tres niveles la formación intelectual de los futuros


abogados. Habla de un sustrato escolástico, una etapa práctica jurídica y un estrato
ilustrado. 82 Como ya mencionamos anteriormente casi todos los abogados hicieron
cursos de teología previamente a sus estudios en Derecho, y más de la mitad había
alcanzado el título de Doctor. Por lo tanto poseían un amplio dominio de la filosofía en
su versión aristotélica. Santo Tomas era el autor de referencia en los estudios de
teología, pero leído a través de los ojos de Suarez, de Molina, y de Mariana. Aunque

78
Ibíd., pp. 21-22.
79
Goldman, N., Mariano Moreno. De reformista a insurgente, Buenos Aires, Edhasa, 2016, p. 33.
80
El ejemplo de asesor letrado describe bastante bien la actividad media de estos funcionarios.
81
Thibaud, C., óp. cit., pp. 19-21.
82
Ibíd., p. 59.

46
prohibidos tras la expulsión, los autores de la alta escolástica jesuita siguieron siendo
utilizados en los estudios. Fundamentos como el derecho de resistencia al poder
tiránico, el contractualismo y la concepción de la soberanía en Suárez o el tiranicidio en
Mariana, eran parte de las lecturas que los estudiantes tenían a su alcance durante los
años de su formación.83 En las bibliotecas de Juan José Segovia y de Pedro Ulloa se
podía ver claramente el predominio de las obras de estos jesuitas. El patronato y la
protección intelectual que ejercían algunas de las autoridades civiles y eclesiásticas
sobre los futuros abogados permitían el uso de dichas bibliotecas y la circulación de
libros prohibidos, entre ellos los del iluminismo más radical.84 Uno de los casos más
paradigmáticos, por la trascendencia histórica posterior que adquirió el protegido, fue la
relación establecida entre el secretario del Arzobispado, el canónigo Matías Terrazas y
el joven estudiante Mariano Moreno, llegado a Chuquisaca a comienzos de 1800 tras un
largo y arduo viaje desde la capital virreinal para estudiar teología y leyes. Instalado en
la lujosa y confortable casa de Terrazas, Moreno pudo acceder a una de las bibliotecas
más ricas de la ciudad, como atestiguaba su hermano Manuel:

Favorecía su anhelo de instrucción una preciosa biblioteca, que Terrazas había


acopiado con esmero, y tenía dispuesta con orden en un salón hermoso. Esta biblioteca
contenía los mejores autores en religión, en ciencias, y literatura, y a más las obras de
política y filosofía, que la inquisición prohibida con inexorable rigor pero el rango y
dignidad del dueño lo ponían a cubierto de las pesquisas del tribunal: su carácter le
aseguraba el privilegio de prescindir del índice del formidable expurgatorio, sin incurrir en
anatemas, ni censuras; y su complacencia extendía secretamente el mismo privilegio a su
protegido, porque estaba seguro de la solidez de su razón, y la firmeza de su fe. Allí se
dedicó Moreno al estudio profundo de las escrituras sagradas, y de los padres, comparando
los más doctos expositores.85

Con respecto a la formación más específica del derecho, según el estudio


realizado por Thibaud, las referencias más frecuentes de la literatura en los manuales de
práctica jurídica son a la Recopilación de Indias y la Recopilación de Castilla, seguidas
por una serie de obras de jurisconsultos más o menos celebres, en su mayoría
peninsulares. Esto se confirma constatando su presencia en las bibliotecas de Segovia y

83
Para profundizar en estos fundamentos véase Halperín Donghi, T., Tradición política española e
ideología revolucionaria de mayo, Buenos Aires, Eudeba, 1961.
84
Thibaud, C., óp. cit., pp. 60-67.
85
Moreno, Manuel, Vida y memorias del Dr. Mariano Moreno, ed. La Cultura Popular, Buenos Aires,
1836, p. 35.

47
Ulloa, donde las obras jurídico-técnicas representaban aproximadamente el 90 % de su
composición.86
Las obras de los pensadores iluministas tenían una gran recepción entre los
estudiantes de la Academia, incluso por los examinadores, que no reprobaban los
ataques a la escolástica. Eran material de consulta y de referencia las obras de los
ilustrados españoles como Feijoo y Campomanes, o el napolitano Gaetano Filangieri. El
clima reformista imperante permitía, aunque de forma limitada, la circulación de
algunas gacetillas de origen francés y obras de autores prohibidos –Montesquieu,
Volney, Raynal, Mably, Maquiavelo, Rousseau, los enciclopedistas, entre otros-,
aunque existen pocos registros justamente por el carácter ilegal de la posesión de esos
escritos. Aun así, es sabido que en el Río de la Plata el control era laxo y los libros
llegaban escondidos en las cajas con adulteración de las listas de declaración ante la
aduana.87 Manuel Moreno vuelve a darnos un testimonio valioso en este sentido:

Todos los mejores autores de Europa sobre política, moral, religión, historia,
etcétera, que han pasado de cuando en cuando por entre las severas prohibiciones del
despotismo inquisitorial hasta Buenos Aires, han ido regularmente a parar al Perú [Alto
Perú], donde encuentran mejor recepción…siendo los que están encargados de estorbar la
circulación de semejantes obras los mismos que las solicitan y colocan con preferencia en
sus estantes.88

Los derechos indígenas y la reforma del imperio: Victorián de Villava y


Mariano Moreno

Como dijimos anteriormente, uno de los ejercicios obligatorios por los que tenían
que pasar los estudiantes de la Academia eran las disertaciones sobre distintos asuntos
del derecho, y que se dividían en tres categorías: de entrada, de turno y de salida. Es
conocida la disertación de turno de Mariano Moreno leída el 13 de agosto de 1802:
―Disertación jurídica sobre el servicio personal de los indios en general, y sobre el
particular de yanaconas y mitarios‖, que se centraba en la institución de la mita, y
rechazaba la legitimidad del trabajo forzado y de cualquier otro impuesto personal sobre
los indios. Como señalara Levene, la disertación fue ―de valor más político que

86
Thibaud, C., óp. cit., pp. 69.
87
Goldman, N., óp. cit., pp. 33-34.
88
―Vida y Memorias del Dr. Dn. Mariano Moreno. Por su hermano Dn. Manuel Moreno‖, Biblioteca de
Mayo, Colección de obras y documentos para la Historia Argentina, Buenos Aires, Senado de la Nación,
1963.Tomo II, ―Autobiografías‖, pp. 1166-1167..

48
histórico‖.89 Y como refiere a su vez Goldman, ―su lenguaje claro y categórico, alejado
de barroquismos, nos revela una temprana pasión por la justicia y la libertad, y una toma
de posición por los derechos de los habitantes originarios de América‖.90 La disertación
académica estaba inscripta en la polémica que diez años antes había hecho confrontar al
Fiscal de la Real Audiencia de Charcas, Victorián de Villava, y a Vicente Cañete, asesor
letrado del Intendente de Potosí Francisco de Paula Sanz, en torno a la legitimidad de la
mita para la minería de Potosí. El trasfondo de la polémica estaba dado, por un lado, por
las grandes rebeliones indígenas ya señaladas, que habían tenido como uno de sus
principales reivindicaciones la eliminación de este sistema de trabajo forzado. Y por
otro, por los planes reformistas de la Corona que buscaban estimular la explotación
minera con el fin de incrementar los ingresos fiscales de sus colonias. El alegato y los
demás escritos generados en la polémica circularon en forma manuscrita entre los
letrados y autoridades de Chuquisaca, Buenos Aires y Madrid, según refirió el propio
Moreno.91
Al igual que la disertación del futuro dirigente revolucionario, el alegato del fiscal
constituía un firme rechazo al trabajo forzado de los indios, fundado en razones
humanitarias cifradas en el pensamiento ilustrado de la época. El principio que guió
tanto el alegato como la disertación se resume en el epígrafe de San Ambrosio que
estaba incluido en ambos papeles y que rezaba: ―Más debe mirarse por la vida de los
mortales, que por el aumento de los Metales‖.92 El trabajo en las minas, para Villava,
debía sostenerse desde una concepción de prestaciones libres de los ciudadanos a
cambio de una remuneración, y no como una carga impuesta a los súbditos en
reconocimiento del dominio real sobre los territorios conquistados. Cuatro eran los
argumentos principales sobre los que se asentaba el alegato: 1ro: que el trabajo de las
minas de Potosí no era público; 2do: que aun siendo público no daba derecho a forzar a
los indios; 3ro: que el indio no era tan indolente como se pensaba; y 4to: que aun siendo
indolente en sumo grado no debía obligárseles a este trabajo con coacción. 93 En cambio,

89
Levene, Ricardo, Ensayo histórico sobre la revolución de Mayo y Mariano Moreno: contribución al
estudio de los aspectos político, jurídico y económico de la Revolución de 1810, Buenos Aires: El
Ateneo, 1949, t. I, p. 86.
90
Goldman, N., óp. cit., p. 41.
91
Ibíd., p. 31.
92
Citado en Goldman, N., óp. cit., p. 44.
93
Levene, Ricardo, Vida y escritos de Victorián de Villava, Buenos Aires, Peuser, 1946, p. 31.

49
la mayoría de los funcionarios coloniales como Francisco de Paula Sanz, entendían que
los indios, doblegados en una guerra de conquista, debían ser tomados por siervos.94
Moreno por su parte ubicaba su disertación, como bien señala Goldman, en ―esa
encrucijada entre la reivindicación de la antigua tradición hispánica de protección de la
libertad legítima y perfecta de los indios y la nueva reivindicación de los derechos
indígenas fundada en el derecho natural y de gentes y la libertad dieciochesca‖. 95 Y
como marca De Gori, estaba recuperando una tradición pactista que argumentaba que
―tanto el derecho como el gobierno caían dentro del campo general de la moral, por lo
cual el soberano se encontraba sometido a una crítica ética‖.96 El joven estudiante no
solo seguía el pensamiento de Villava para construir su argumentación, sino que lo
hacía también desde la indignación y el dolor que seguramente había experimentado al
ser testigo él mismo de la inhumana explotación a la que eran sometido los indios en un
viaje a Potosí realizado poco tiempo antes de su disertación. Sentimientos que, a pesar
de la solemnidad que implicaba ese ejercicio académico, se dejaban traslucir en sus
palabras:

[…] no fue menor la herida que recibieron con el tenaz empeño de aquellos que
solicitaron despojarlos de su nativa libertad. Impelidos por bárbaros ejemplos de la
antigüedad, o más bien seducidos por los ciegos impulsos de su propia pasión, no dudaron
muchos sostener que los indios debían según toda justicia vivir sujetos bajo el grave y
penoso yugo de una legítima esclavitud [...]Basta considerar el insufrible e inexplicable
trabajo que padecen los que viven sujetos a este penoso servicio, para que cualquier
imparcial quede plenamente convencido de la repugnancia que en sí encierra con el
Derecho de Gentes, de la libertad y aun de la misma naturaleza.97

Victorián de Villava había nacido en 1747 en Zaragoza, en una familia de


funcionarios de Aragón, después de estudiar teología y leyes fue nombrado profesor de
Derecho en la Universidad de Huesca. Integraba una generación de letrados que floreció
en torno a la creación de la Real Sociedad Aragonesa de Amigos del País, y además de
su desempeño como catedrático se destacó como traductor de obras de la Ilustración

94
De Gori, Esteban, ―La Universidad de Charcas: Teoría y acción política‖, Revista Historia de la
Educación Latinoamericana, vol. 14, 2010, Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia,
Colombia, p. 178.
95
Goldman, N., óp. cit., p. 48.
96
De Gori, Esteban, La República Patriota: Travesía de los imaginarios y de los lenguajes políticos en el
pensamiento de Mariano Moreno, Buenos Aires, Eudeba, 2013, p. 165.
97
Moreno, Mariano, Escritos (prólogo y edición crítica de Ricardo Levene), Clásicos Argentinos,
Estrada, Buenos Aires, 1956, tomo I, p. 5-34.

50
napolitana. En la década de 1780 publicó por ejemplo una traducción/adaptación parcial
de las Lecciones de Comercio de Antonio Genovessi y la Ciencia de la Legislación de
Gaetano Filangieri. En 1791 se radicó en Chuquisaca, designado en el importante
puesto de Fiscal de la Audiencia de Charcas, donde se desempeñó de manera destacada,
sobretodo en la defensa de los indios, como pudimos ver.
Imbuido en las nuevas ideas del siglo y testigo directo del atraso en el que se
encontraba la península, pero sobre todo América, Villava replantearía la relación de la
metrópoli con sus colonias en el marco de pensar un proyecto integral de reforma de la
monarquía. Titulado Apuntes para una reforma de España sin trastorno del Gobierno
Monárquico, ni de la Religión, su obra más celebre, apuntaba justamente a concebir al
imperio desde una lógica más centrada en lo comercial integrando los intereses
colectivos de sus partes, alejándose de la reafirmación colonialistas que en muchos
aspectos implicaban las reformas borbónicas. Como señala De Gori, Villava
―comprendía que el comercio nutría de una nueva sociabilidad política a los órdenes
estatales y sus dominios coloniales. Advertía que el espíritu de conquista, si pretendía
garantizar la sujeción de las colonias, debía dar paso al espíritu de comercio, sólo el
intercambio podía refinar las costumbres doblegando estados de guerra y saqueo‖.98 La
propuesta reformista de la monarquía había abierto la posibilidad para que otros actores
presenten o alienten otro tipo de reformas, que sin cuestionar a la monarquía si
consideraba que la política centralizadora y uniformadora permitía el surgimiento de
prácticas concebidas como despóticas.99
El aragonés apostaba a la conservación de las provincias americanas para la
corona española pero su originalidad radicaba en la clara conciencia de que la situación
en América ya no era la misma, y que sin un profundo cambio la dominación española
no podría continuar. El fiscal, que participaba con asiduidad de las discusiones que se
producían en el salón de la Academia, y que por un corto tiempo, en 1795, se
desempeñó como director de la misma, lucidamente alertaba sobre los peligros de no
cambiar el rumbo de la política imperial en relación a América: ―...a la menor chispa
que llegara, verían infinita la ocasión oportuna de sacudir un yugo que aborrecen, verían
otros la proporción de erigirse independientes".100 Refractario además al absolutismo,
defendía la idea de una monarquía moderada, limitada por un consejo semi-

98
De Gori, Esteban, La República Patriota…, p. 151.
99
Ibíd., pp. 87-88.
100
Citado en Levene, Ricardo, El mundo de las ideas y la revolución hispanoamericana de 1810,
Santiago de Chile: Editorial Jurídica de Chile, 1956, p. 104.

51
representativo y por una nobleza no feudal que mediara entre el pueblo y el rey.
Tampoco era partidario de profundos cambios revolucionarios, ni modelos
republicanos, a los que veía con preocupación al estar convencido que acarrearían la
inevitable división del pueblo en facciones y la guerra civil, y dada la conformación
social y política de la América, para el fiscal, aquello no terminaría degenerando en otra
cosa que el despotismo. Como propuesta concreta para la reformulación de la relación
entre metrópoli y colonias planteaba la supresión de virreinatos e intendencias, la
conformación de Audiencias con la mitad de sus integrantes de origen criollo, y el envío
de diputados americanos al Consejo Superior de la Nación.101 El impulso reformador de
la corona parecía inaugurar dos lecturas diferenciales de las transformaciones del orden
estatal: ―una de ellas apelaba a la reafirmación absoluta del rey para su reforma; la otra,
recuperaba en su crítica al regalismo, las tradiciones pactistas y constitucionales
hispanas‖.102 A diferencia de otros constitucionalistas peninsulares, el aragonés en sus
Apuntes incorporaba a América, no como una colonia sino como territorio vinculado a
la monarquía y a ese conjunto de pueblos que reunidos constituyen la nación.103
Mariano Moreno volvería a recurrir al pensamiento de Villava cuando ya radicado
en Buenos Aires lleve adelante su famosa Representación de los hacendados, y se
apoye también en los economistas napolitanos para sostener sus argumentos,
seguramente a partir de las traducciones hechas por el aragonés. Ya como editor de la
Gazeta de Buenos Aires no dudaría en reproducir parte de sus dictámenes para salirle al
cruce a aquél asesor letrado del Intendente de Potosí, Vicente Cañete, que en 1810 se
manifestaría contra la formación de la junta revolucionaria rioplatense y proponía como
salida a la crisis monárquica un empoderamiento de los virreyes como los pilares desde
donde reconstruir el poder español en América.104

La conformación de una élite dirigente criolla

La reorientación atlántica de Charcas hacia el Rio de la Plata se refleja claramente


en la fuerte presencia rioplatense entre los estudiantes. El rasgo más importante es el
origen criollo del 97,5 % de los abogados. Los rioplatenses en general eran hijos de
españoles, de familias recién instaladas en América o producto de casamientos entre

101
Thibaud, C., óp. cit., pp. 86-87.
102
De Gori, Esteban, La República Patriota…, p. 144.
103
Ibíd., p. 152.
104
Gazeta extraordinaria (3/7/10): 114-117.

52
españoles y criollas ricas. En su mayoría son hijos de funcionarios administrativos y
militares, pero a partir de 1792-1796, se fue abriendo también a familias comerciales y a
propietarios de tierras. Igualmente, no provenían del estamento dominante de la
sociedad, que a partir de las reformas borbónicas estaba restringido a la pequeña y
media nobleza española.105
Uno de los rasgos originales de la Academia, único en todo el continente, era que
sus estudiantes no formaban parte de los gabinetes o bufetes de abogados de la ciudad.
En consecuencia se formaba un grupo aparte, sólido, en el que se construían vínculos y
amistades. El salón de la academia era el espacio privilegiado de sociabilidad para
encontrarse y discutir, fundamentalmente sobre las nuevas ideas. Es que pesar de lo
moderno de sus métodos de enseñanza, como aclara Thibaud, se mantenía la rutina y el
conservadurismo en el contenido de sus programas teóricos. Entonces, si en la
Academia se discutía sobre los filósofos y se hablaba de las Luces, era por fuera del
marco del trabajo formal, se daba fundamentalmente en la vida social activa que tenían
estos aspirantes a abogados, que tenía al salón de la Academia como punto de partida.106
El diálogo, debate y las lecturas entre alumnos y docentes se extendían hacia fuera
de los claustros. Las tertulias platenses eran una prolongación de la Academia y del
foro, y en palabras de Just Lleo, constituían un campo fértil donde se enraizaron las
nuevas ideas.107 Estas reuniones eran frecuentes y congregaban no solo a estudiantes y
profesores, sino también a abogados, clérigos y funcionarios. En una de ellas, que
Manuel Moreno refiere como ―tertulia americana‖, solían reunirse su hermano y dos de
sus más cercanos amigos, Pedro José de Agrelo –futuro editor de la Gazeta rioplatense-
y el presbítero paceño José Antonio Medina.108 Según Manuel, en ella se ―declamaba
con ardor contra el estado de opresión en que se hallaba el país‖. 109 Y a pesar que aún
no soplaban vientos revolucionarios ni independentistas, es indiscutible que tanto en los
recintos universitarios como en estas tertulias, la crítica al sistema colonial y los
planteos de reformas del reino fueron ganando en intensidad y adeptos. En ese sentido,
otra de las formas privilegiadas de la actividad política en Chuquisaca consistió en la
difusión de pasquines y manifiestos manuscritos, en algunos casos críticos al status quo,

105
Thibaud, C., óp. cit., p. 41.
106
Ibíd., p. 21.
107
Just Lleo, Comienzo de la independencia en el Alto perú: los sucesos de Chuquisaca, Madrid, 1969,
citado en Thibaud, C., óp. cit., p. 106.
108
El cura Medina sería pocos años después uno de los principales líderes del movimiento autonomista de
La Paz.
109
Citado en Goldman, N., óp. cit., p. 53.

53
copiados rápidamente para ser distribuidos. La ausencia de imprenta en Charcas
explicaba el enorme desarrollo de estos manuscritos. Es más, en la ciudad existían
incluso oficinas especializadas en las que los amanuenses componían a pedido algún
epigrama en rima sobre el tema que se les solicitaba. 110 A través de estas prácticas,
como las tertulias y los panfletos, iba surgiendo progresivamente una voz pública por
fuera de la égida de la autoridad virreinal, en un campo donde las órdenes, cuerpos y
estamentos no tenían el mismo peso. Estudiantes y futuros doctores creaban ámbitos de
pronunciamiento y reflexión más allá del control de las autoridades.111
La formación de esta elite criolla, a la que tanto la Universidad y la Academia,
como la sociabilidad chuquisaqueña aportaron, cobraría un nuevo sentido al momento
de entrar en crisis el orden colonial finalizando la primera década del 1800,
constituyéndose en un grupo dirigente con capacidad para tomar las riendas del poder.
Muchos de los más de trecientos cincuenta abogados criollos que se formaron en la
Academia se convertirían en dirigentes revolucionarios en el Rio de la Plata, el Alto
Perú y Chile, como Mariano Moreno, Juan José Castelli, Juan José Paso, Bernardo de
Monteagudo, el chileno Jaime Zudañez, así como muchos de los jueces que
remplazarían a los oidores expulsados en junio de 1810 en Buenos Aires. Un tercio de
los miembros de la Junta Provisional Gubernativa y casi la mitad de los diputados del
Congreso de Tucumán que en 1816 declararon la independencia de las Provincias
Unidas del Rio de la Plata había estudiado en esa institución. Pero como plantea Fabio
Wasserman, ―aún ese destino era inimaginable a fines del siglo XVIII, y por el contrario
durante esos años el poder real parecía consolidarse cada vez más en el virreinato
rioplatense y sus habitantes actuaban en función de las expectativas generadas por ese
proceso‖.112

110
Thibaud, C., óp. cit., pp. 88-89.
111
De Gori, E., La Republica Patriota…, pp. 160-161.
112
Wasserman, Fabio, Juan José Castelli. De súbdito de la corona a líder revolucionario, Buenos Aires,
Edhasa, 2011, p. 31.

54
Capítulo 2:
Ilustración española y economía política en la prensa
rioplatense tardo-colonial

Introducción

En los últimos años la historiografía especializada considera que en el Río de la


Plata, al igual que en el resto de la América española, existía un universo intelectual
mucho más amplio y ecléctico que el que tradicionalmente se sostuvo en la antinomia
ilustración francesa/neoescolástica española. Los trabajos de José Carlos Chiaramonte
han echado luz en este sentido, destacando el papel desempeñado por la Ilustración
española y el derecho natural y de gentes en la conformación de la cultura política
rioplatense de la época. Por otro lado, si nos remitimos exclusivamente al campo del
pensamiento económico, son valiosos los aportes realizados por Rodolfo Pastore y
Nancy Calvo que reconocen una vinculación intelectual considerablemente más
compleja que la simple adscripción a los conceptos de las escuelas fisiocráticas o la
librecambista, como desde la historiografía tradicional siempre se afirmó. Estos autores
entienden que prevaleció una «amalgama de pensamientos diversos por encima del
seguimiento exclusivo de algún enfoque económico en particular», y destacan la
atención puesta por los rioplatenses en las obras y debates de los economistas
peninsulares. En el presente capítulo tomamos como punto de partida estas
apreciaciones y, a partir de un estudio del conjunto de la prensa periódica de principios
del siglo XIX, consideramos que las discusiones y planteos plasmados en los periódicos
formaron parte del intenso proceso de circulación de saberes, discursos y prácticas
culturales que atravesaron la Ilustración hispánica, y que no sólo remitieron a temáticas
económicas, sino al conjunto de las preocupaciones que, tanto de un lado del Atlántico
como del otro, desvelaban a aquellas elites letradas convencidas de las posibilidades de
progreso material y espiritual de la Monarquía española.
En la primera parte del capítulo abordaremos de manera panorámica el contexto
rioplatense de principios de siglo XIX y el proceso de transformaciones que van
permitiendo la aparición de una élite intelectual ilustrada y nuevos ámbitos de
sociabilidad a nivel local. La segunda parte está destinada a revelar las marcas ilustradas
en la prensa entre los años 1801 y 1807, poniendo el acento en las formas de adaptación
y los usos que los publicistas locales dieron a los textos y las ideas de los ilustrados

55
españoles, como Campomanes, Foronda o Jovellanos, entre otros, en los dos primeros
periódicos impresos rioplatenses: el Telégrafo Mercantil, Rural, Político, Económico e
Historiográfico del Río de la Plata y el Semanario de Agricultura, Industria y
Comercio. Finalmente trataremos de explicar por qué fueron infructuosos los intentos
por establecer una Sociedad económica en el Río de la Plata.

La Ilustración en el Río de la Plata

Al igual que el resto de la América española, el Río de la Plata no permaneció


ajeno al proceso de trasformaciones sociales y culturales que atravesaba al Viejo
Mundo. El Iluminismo, aun en su versión moderada, impactó indefectiblemente en los
territorios americanos y lo hizo a través del tamiz peninsular, y en muchos casos, como
resultado directo de la política oficial de la corona, que, con una batería de medidas e
instrucciones de tintes reformistas, buscaba reconfigurar el vínculo entre la metrópoli y
sus colonias. Las reformas aplicadas desde fines del siglo XVIII trastocaron los
equilibrios sociales, políticos y territoriales existentes en las áreas afectadas. Los grupos
criollos más poderosos, acostumbrados a tener una fuerte incidencia y autonomía en el
manejo de los asuntos de gobierno a nivel local, se sintieron muy afectados. En muchas
regiones, los pueblos indígenas se resistieron a aplicar algunas de las medidas impuestas
por los nuevos funcionarios, especialmente aquellas destinadas a ejercer sobre ellos
mayor presión fiscal. El nuevo trato que los habitantes americanos recibieron por parte
de la Corona fue percibido por muchos como humillante, al comprobar que perdían
antiguos privilegios o que eran obligados a aumentar el pago de tributos a la
metrópoli.113
Ahora bien, las resistencias a las reformas se manifestaron fundamentalmente en
las zonas centrales del imperio. En el caso rioplatense, las nuevas medidas venían en
muchos sentidos a favorecer una región hasta ese momento marginal. Con la creación
del Virreinato del Río de la Plata en 1776, y la consiguiente instauración de la
Audiencia en 1785 y la erección del Consulado con sede central en Buenos Aires en
1794, se establecieron las bases de una estructura organizativa enmarcada en la política
reformista de la metrópoli para la región, y al mismo tiempo, convirtieron a esta ciudad
en el centro económico y político de una extensa y floreciente jurisdicción, de tierras

113
Ternavasio, Marcela, Historia de la Argentina, 1806-1852, Siglo XXI, Buenos Aires; 2009, p. 22.

56
muy fértiles, transportes fluviales y marítimos accesibles, así como un puerto de
ultramar que poco a poco iba tomando envergadura. Este es el contexto que fue
propiciando y favoreciendo en la capital, a principios del siglo XIX, el surgimiento de
una élite intelectual ilustrada preocupada por dar cabida a la discusión de ideas
económicas y conocimientos «útiles» y a la difusión de las «novedades». De a poco fue
irrumpiendo entonces una nueva práctica intelectual, que impulsó la creación de
espacios y escritos donde las novedades científico-técnicas y las nuevas ideas
económicas del Siglo de las Luces fueron adquiriendo matices locales.
En el marco de las reformas borbónicas, la expulsión de los jesuitas y los
conflictos de frontera con Portugal, llegaron al Rio de la Plata funcionarios y oficiales
enviados desde la metrópoli con el objetivo de poner en práctica las nuevas
orientaciones de la corona. Era el caso del humanista e ilustrado aragonés Félix de
Azara, quien en su calidad de militar e ingeniero fue destinado como Primer Comisario
de la partida consignada a la definición de los límites fronterizos, tras las numerosas
incursiones portuguesas en territorio español. Dificultada la tarea por la poca
cooperación por parte de Portugal, Azara se dedicó durante los veinte años en los que
reside en el Virreinato al estudio tanto de la geografía como de la fauna, flora, historia y
costumbres de la región. Su aporte en este sentido fue sobresaliente, destacándose como
uno de los principales introductores del saber y la preocupación ilustrada en la región.
En este mismo sentido, la figura paradigmática de Juan Baltazar Maciel, reformista
canónigo de Buenos Aires, educado por los jesuitas, refiere cómo al amparo del
reformismo borbónico se difundieron en el Río del Plata líneas de pensamiento
innovador. Pero la generalización de esta actitud crítica se correspondía no solo a las
corrientes heterodoxas dentro de la Iglesia, sino también a la creciente laicización de la
cultura rioplatense a fines del período colonial. Esto valía sobre todo para Buenos Aires,
donde abundaban abogados y otros letrados laicos. Entendemos que, al igual que en
España, se trataba de un contexto cultural muy dinámico que recogía y combinaba
elementos del «reformismo escolástico, el regalismo estatal hispano, el reformismo
institucional dentro de la Iglesia, la ciencia y la filosofía del siglo XVII, y la
Ilustración».114.
En 1783 fue inaugurado el «Real Colegio Convictorio de San Carlos», por
iniciativa del virrey Vértiz y bajo los planes elaborados por Maciel, quien sería su

114
Chiaramonte, J.C., óp. cit., p. 108.

57
primer rector.115 La creación del Colegio respondió a los cambios de orientación de los
estudios que la Corona había dispuesto a ambos lados del Atlántico, luego del destierro
de los jesuitas, quienes habían ocupado hasta entonces un lugar central en las
116
instituciones educativas coloniales. Bajo un marcado eclecticismo, fueron
incorporándose a la enseñanza los nuevos saberes, siendo el cuestionamiento, al menos
parcial, del principio de autoridad, el elemento más significativo. A la vez que se
afianzaba el regalismo, se promovía una moderada apertura a los progresos de la
ciencia, renovándose también la enseñanza de la filosofía y la teología.117
Los viajes de estudios de los criollos a Europa también desempeñaron un papel
importante de intermediación de los movimientos culturales. Los casos más
sobresalientes a destacar por el papel pionero que desempeñaron, son el de Manuel José
de Lavardén entre 1770-1778, el del Deán Funes entre 1775-1779, y el más conocido de
Manuel Belgrano, entre 1786-1793, todos en la península. Este último, a quien podemos
caracterizar como la figura señera de esta renovación cultural, promovió la instalación
de academias –las de Náutica y Dibujo se fundaron ambas en 1799-, concursos y
premios; y a través de las memorias anuales del Consulado, sus traducciones y escritos
periodísticos, fue un pilar en la difusión del nuevo pensamiento económico en el Rio de
la Plata.118. Al igual que mucho de los ilustrados hispanoamericanos, confiaba en el
arbitraje del poder político sobre el despliegue de las fuerzas económicas para la
transformación de la sociedad.119 Precedida por esta actividad, la nueva etapa que se
abría a comienzos del XIX, estuvo marcada por la «aparición del periodismo como
fenómeno estable, las iniciativas educacionales con fines utilitarios y elaboración de

115
El célebre regente de los «Reales Estudios» se distinguía por su curiosidad intelectual, de la cual da
elocuente prueba su «amplia y diversa biblioteca donde figuraban obras de teología, derecho canónico,
jurisprudencia, filosofía, historia y letras de diversas corrientes intelectuales». Goldman, Noemí. «La
ciudad letrada (1776-1820)». En Colección Historia de la Provincia de Buenos Aires coordinado por
Fradkin, Raúl. Buenos Aires: Universidad Pedagógica Provincial, 2012, p. 303. Su domicilio era el hogar
de una animada tertulia que reproducía la apertura intelectual que estaba ocurriendo en España en una
escala mayor. Chiaramonte, J.C., La ilustración en el Río de la Plata: Cultura eclesiástica y cultura laica
durante el Virreinato, Buenos Aires, Puntosur, 1989.
116
Varios son los futuros protagonistas del proceso revolucionario rioplatense que pasaron por las aulas
del San Carlos. Manuel Belgrano fue alumno de los cursos de filosofía de Luis Chorroarín entre 1783-85
y con esta acreditación ingresó a estudiar leyes a la Universidad de Salamanca. Juan Vieytes participó de
los cursos de Vicente Juanzarás entre 1775-77 y en el trienio siguiente en los de Carlos García Posse;
Manuel Lavardén, cercano a Maciel y afín con sus ideas, pronunció un discurso en los exámenes de
filosofía en 1778; Juan José Castelli pasó por el colegio entre 1778-80 y Mariano Moreno entre 1793-95,
antes de dirigirse ambos a sus estudios en Chuquisaca. Pastore, R. y Calvo, N., óp. cit., p. 35.
117
Goldman, N., óp. cit., 2012, p. 303.
118
Navarro Floria, Pedro. «Ilustración y radicalización ideológica en el Consulado de Buenos Aires
(1755-1810)». Revista de Indias vol. XLIX núm. 186, 1989.
119
Halperín Donghi, T., Revolución y guerra. Formación de una elite dirigente en la Argentina criolla,
Buenos Aires, Siglo XXI, 1972.

58
documentos políticos económicos y literarios de relevancia». 120 Las fuentes utilizadas
variaron desde un principio de las fisiócratas francesas y neomercantilistas españolas al
posterior reconocimiento de las neomercantilistas de los economistas o ―filósofos‖ del
Reino de Nápoles --Antonio Genovesi, el abate Galiani, Gaetano Filangieri, entre ellos--
que fueron, también, una fuente importante para la obra de los españoles de la segunda
mitad de siglo.121

La prensa ilustrada rioplatense

Rezagado temporalmente en comparación con el resto de la prensa ilustrada


hispanoamericana, y tomando como espejo la experiencia peninsular, el 1 de abril de
1801 vio la luz por primera vez el Telégrafo Mercantil, Rural, Político, Económico e
Historiógrafo del Río de la Plata. 122 Nacido fruto de la firme voluntad de Francisco
Cabello y Mesa, un extremeño radicado no hacía mucho tiempo en la capital, que había
hecho sus primeros pasos como periodista en España y que luego, en el Virreinato de
Perú, editó una de las primeras publicaciones diarias de Hispanoamérica.123 Al igual que
sus pares hispanoamericanos, el Telégrafo Mercantil se proponía la divulgación de «las
novedades» como uno de sus objetivos primordiales, publicando tanto noticias y
artículos de opinión estrictamente económicos, como un abanico más amplio de
materias consideradas «útiles» para el mejoramiento de la sociedad. Constitutivo y a la
vez orientador de la embrionaria opinión pública rioplatense, el periódico formó parte
de un proyecto pedagógico de corte ilustrado que ambiciosamente Cabello y Mesa
intentaba encarnar en el Río de la Plata, y que contaba con el paraguas protector del
Estado borbónico, preocupado en la difusión de estas cuestiones en todos los territorios
bajo su dominación.124 Existía también una búsqueda, por parte de éste y alguno de los

120
Chiaramonte, J.C., óp. cit., 1997, p. 36.
121
Ibíd., p. 40.
122
En su corta vida se publicarán 110 de sus números, dos suplementos y trece ejemplares
extraordinarios. Todos impresos en el único taller de la Ciudad-Puerto desde 1780, la Real Imprenta de
los Niños Expósitos, relocalizada desde Córdoba a pedido del Virrey tras la expulsión de los jesuitas, con
el fin de facilitar la impresión de papeles burocráticos, catones, catecismos y cartillas en todo el distrito
del Virreinato.
123
El 1ero de octubre de 1790 publica, bajo el seudónimo de Jayme Bausate Mesa, el primer número del
Diario de Lima, curioso, erudito, económico y comercial. Pero la firme competencia del Mercurio
peruano, aparecido el 2 de enero de 1791, con el respaldo de la Sociedad de Amantes del País limeña,
hizo tambalear su economía, determinando finalmente el cierre de su empresa periodística. Martini,
Mónica, Francisco Antonio Cabello y Mesa, un publicista ilustrado de dos mundos (1786-1824), Buenos
Aires: Universidad del Salvador, 1998, pp. 23-24.
124
En el prospecto del Telégrafo, el editor manifiesta los objetos o ejes temáticos a los que se atendrá el
periódico. En primer lugar lo «Mercantil», donde incluye el comercio, la industria, el lujo y las artes. En

59
colaboradores del periódico, de reivindicar a América frente a la intelectualidad
europea, hartos ya de que siguiera circulando y alimentándose la imagen de continente
bárbaro e incivilizado.
La divulgación de las novedades de la llamada «nueva ciencia experimental» tiene
un espacio importante dentro de sus páginas, a partir de la reproducción de artículos y
noticias, no sólo con el objetivo de saciar la curiosidad ilustrada, sino persiguiendo
sobre todo las consecuencias «útiles» de su difusión. Esa intención la podemos
emparentar con la prédica constante de Jovellanos a sus compatriotas a favor del estudio
de ―[…] aquellas ciencias que se llaman útiles por lo mucho que contribuyen a la
felicidad de los Estados: […] las matemáticas, la historia natural, la física, la química, la
mineralogía y metalúrgica, la economía civil. Sin ellas nunca se podrá perfeccionar
debidamente la agricultura, las artes y oficios ni el comercio‖.125
Como sucedía en el conjunto del mundo hispánico, al Telégrafo se le hacía muy
difícil escapar a los controles establecidos por la censura gubernamental para definir qué
era lo publicable y qué no. 126 En la Recomendación del censor Benito de la Mata-
Linares, regente de la real audiencia, dirigida al Virrey Marqués de Avilés el
31/10/1800, podemos apreciar los límites de esta Ilustración tutelada: ―[…]guardar
moderación, evitar toda sátira, no abusar de los conceptos, meditar bien en sus discursos
para combinar la Religión, Política, Instrucción y principios, a efecto de que no sea
fosfórica la utilidad de este proyecto, sujetándolo a una censura fina, y meditada, que
deberá sufrir antes de imprimirse[…]‖127.
La transgresión de algunos de estos principios por parte de Cabello y Mesa, entre
otras cosas, empujó a la caída en desgracia del periódico. La clausura del Telégrafo
ordenada por el virrey del Pino en octubre de 1802, se produjo tras la publicación del
artículo titulado Política, Circunstancia en que se halla la provincia de Buenos-Aires e

segundo término lo «Rural», definiendo a la agricultura como «el nervio principal de los estados». Lo
«Político-económico», en donde se desarrolla lo que el autor entiende por política. Habla de la difusión de
las «gacetas de nuestras cortes y otras papeletas que merezcan propagación» en el Virreinato. Finalmente
destaca lo «Historiográfico» advirtiendo el lugar preferencial que tendrá dentro del periódico, por su
«valor educativo y artístico», como desarrollamos en la nota inmediatamente anterior (12-15).
125
Jovellanos, G. Obras publicadas e inéditas, B.A.E. Madrid, 1859, t. L, p. 452b.
126
Seguimos a Cesar Díaz en que en teoría el sometimiento a todo impreso era inflexible, pero que ―en la
práctica se producían ciertas fisuras, posibilitadas por ocasionales complicidades entre los eventuales
editores y censores, por las impericias o descuidos de estos últimos, o incluso, en la imposible
circunstancia (a priori) de la ausencia de censura. Todas ellas, propiciadas, de algún modo, por la
permisividad de las altas autoridades, quienes evidentemente confiaban más en la autocensura de los
propios directores y/o los colaboradores de los periódicos que en el control ejercidos por sus propios
funcionarios‖ Díaz, C., Comunicación y Revolución, 1759-1810. La Plata: EPC, 2012, pp. 188-189.
127
Telégrafo, p. 6.

60
Islas Malvinas y modo de repararse, considerada como demasiado corrosiva su crítica a
la sociedad porteña. Pero tal artículo fue en realidad la gota que rebalsó el vaso, la
agonía había comenzado varios meses antes, con intimaciones y quita de colaboraciones
y suscripciones.128
Aunque se puede presentar al Semanario de Agricultura, Industria y Comercio
como el continuador del Telégrafo Mercantil en muchos aspectos, a diferencia éste, que
se planteaba abarcar una multiplicidad temática mayor, el primero era menos
heterogéneo en su contenido, proponiéndose inicialmente el tratamiento casi exclusivo
de las materias económicas, y en particular las relacionadas con la actividad
agropecuaria.129 Con Juan Hipólito Vieytes a la cabeza de la empresa editorial, contó
con la colaboración de varios de los letrados ilustrados de la capital virreinal, entre los
que se destacaban Manuel Belgrano, Pedro de Cerviño, Gabriel de Hevia y Pando y
Manuel de Lavardén.130
En su prospecto se propone ser «el Órgano por donde se trasmitan al pueblo las
útiles ideas de los compatriotas ilustrados que quieran tomar parte en ésta empresa», y
advierte que se abocará a cuestiones «de la agricultura en general, y los ramos que la
son anexos», como así también de «todos los ramos de la industria que sean fácilmente
acomodables a nuestra presente situación, del comercio interior y exterior de estas
Provincias». 131 Para el Semanario los párrocos rurales eran actores clave en la
consecución de estos objetivos y por lo tanto se les reclamaba su colaboración en varios
números. Se promueve desde el periódico que se conviertan en difusores en las
campañas bonaerenses de los adelantos y novedades técnicas tendientes a la mejora de
la agricultura y otros oficios en el Virreinato. El ser prácticamente los únicos letrados en
ese medio, los convertía en el canal casi exclusivo para llegar a las poblaciones rurales,

128
Dicho artículo, que en realidad se trataba de un plagio de un original de Juan de la Piedra de 1778, fue
sólo uno entre varios que generaron controversias, no sólo con el gobierno virreinal sino en el seno de la
emergente ―esfera pública rioplatense‖. Para algunos estudiosos el tono satírico y el lenguaje soez del
poema aparecido un mes antes firmado bajo el seudónimo de El poeta médico de las almorranas ya había
condenado a muerte al periódico. Díaz, C., óp. cit. Más detalles sobre la clausura del Telégrafo en Caillet-
Bois, R., y González J. C., ―Antecedentes para explicar el proceso de la clausura del Telégrafo Mercantil,
el primer periódico impreso bonaerense‖. Revista de Historia de América núm.12, 1941.
129
Llegó a manos de los porteños entre el 1ro de septiembre de 1802 y el 11 de febrero de 1807, con un
período de interrupción durante las invasiones inglesas; y fueron publicados 218 números, dos
suplementos y cuatro ejemplares extraordinarios.
130
Vieytes era ―el típico exponente del polígrafo finicolonial, transitó la economía política, la economía
doméstica (en particular la aplicada al ámbito rural), la química, la historia y la geografía, la historia
natural, la agricultura, el derecho y la filosofía política‖. Martínez Gramuglia, Pablo, ―Autores y
publicistas entre la colonia y la Revolución de Mayo‖. En Alabart, M.; Fernández, M.A.; Pérez, M. (ed.).
Buenos Aires, una sociedad que se transforma. Buenos Aires: Prometeo, 2012.
131
Semanario, pp. 5-7.

61
en sintonía con la política regalista de los borbones. 132 Foronda en su Cartas
recomendaba el fomento del gusto por la lectura de «libros y diarios de agricultura» a
las «gentes de conveniencias y a los señores Eclesiásticos».133 Como sugiere Martínez
Gramuglia ambos periódicos, tanto el Telégrafo como el Semanario, definían su lector
ideal como un sujeto débil, alejado del ideal ilustrado, que en cierto modo necesitaba de
la conducción de un letrado para entrar en su ―mayoría de edad‖: mujeres, niños,
jóvenes, labradores, campesinos, analfabetos.134

La Economía Política

Al igual que con otro tipo de obras, las de economía política llegaban al Río de la
Plata desde Europa por diferentes vías: a través de los libreros locales, por encargo a
residentes en la Península, por viajes de estudios, o por los que realizaban los
funcionarios de la administración virreinal y los eclesiásticos. 135 La mayoría de los
libros de economía con cierta trascendencia, contaron con una versión en español,
adaptada en muchos casos a las necesidades del país y de la censura, de manera que
ciertos libros originales prohibidos tenían su versión española «lícita». 136 En principio,

132
Martínez Gramuglia, Pablo. «El pensamiento agrario ilustrado en el Río de la Plata: un estudio del
Semanario de Agricultura, Industria y Comercio (1802-1807)». Mundo agrario [online] vol.9 núm. 18,
2009, pp. 8-9.
133
Foronda, «Carta VI», Cartas sobre policía, 161, tomado de Carzolio, María Inés. «Entre lo privado y lo
público: las Cartas sobre la Policía de Valentín de Foronda». XII Jornadas Interescuelas-Departamentos
de Historia. Bariloche, 2009, Inédito, p.15.
134
Martínez Gramuglia, P., Nuevos textos, nuevos (y viejos) lectores: la representación del público en los
periódicos desde 1801 hasta 1810. En Graciela Batticuore y Sandra Gayol (eds.). Lecturas de la cultura
argentina 1810-1910-2010. Buenos Aires: Prometeo, 2012. Para profundizar sobre las características de
los lectores y las lecturas del Semanario consultar Maggio Ramírez, M., ―Un puro vegetar.
Representaciones de la lectura en el Semanario de Agricultura, Industria y Comercio (1802-1807)‖. En
Paulina Brunetti (et. al.). Ensayos sobre la prensa. Primer Concurso de Investigación en Periódicos
Argentinos en Homenaje al Prof. Jorge B. Riviera. Buenos Aires: Ediciones Biblioteca Nacional, 2008.
135
Las ―librerías‖ se trataban en realidad de bibliotecas personales, con la particularidad de que se
caracterizaban por un intenso préstamo de obras – también denominado ―redes de lectores‖- entre
familiares, amigos y conocidos. Un ejemplo paradigmático es la biblioteca particular circulante que
instrumentó Facundo de Prieto y Pulido para beneficio de sus allegados -cuya circulación asentó
puntillosamente en su Quaderno de los libros que me an llevado prestados -, y que luego fuera donada al
convento de la Merced, dando así lugar a un nuevo tipo de establecimiento: la biblioteca pública
conventual. Según el registro del Quaderno, alrededor del 50 % de las obras prestadas estaban escritas en
lengua española. Para profundizar en el estudio de las bibliotecas y las prácticas de lectura de la época ver
Parada, Alejandro. Cuando los lectores nos susurran: Libros, lecturas, bibliotecas, sociedad y prácticas
editoriales en la Argentina. Buenos Aires: UBA, 2007; y Parada, A., De la biblioteca particular a la
biblioteca pública: libros, lectores y pensamiento bibliotecario en los orígenes de la Biblioteca Pública
de Buenos Aires, 1779-1812. Buenos Aires: Errejotapé, 2002.
136
Podemos mencionar la traducción que Belgrano hizo de las Máximas de Quesnay fechada en Madrid
en 1794, las Lecciones de comercio de Genovesi, traducidas y glosadas por Victorián de Villava en 1784,
y la Ciencia de la legislación de Filangieri, por Jaime Rubio en 1787. Fernández Armesto, M. V., óp. cit.,
p. 39.

62
las obras de economía sorteaban más fácilmente las sospechas de peligrosidad, en gran
medida porque ésta comenzaba a perfilarse como ciencia amparada en el prestigio de la
Ilustración y encuadrada en una dimensión utilitaria. Según un estudio realizado a partir
de los inventarios de las bibliotecas rioplatenses de la época, es destacable el
predominio de obras de economía política de autores españoles como Pedro de
Campomanes o Bernardo Ward, aunque sumamente lógico en el marco del proceso de
circulación cultural en el mundo hispánico al que venimos haciendo referencia, como
así también producto de su carácter «mediador» de las ideas en boga en los centros de
conocimiento europeos.137 El historicismo tan característico en ellos y su atención a las
condiciones particulares de la monarquía hispana, eran dos atributos muy atractivos para
los rioplatenses. Notable es también la presencia de los economistas y juristas
napolitanos en las bibliotecas, aspecto ya señalado por Chiaramonte en sus trabajos
sobre la ilustración hispanoamericana y profundizado recientemente por las
investigaciones de Federica Morelli. Sorprende sí, como menciona Fernández Armesto,
la ausencia de obras de Jovellanos, pero a partir del análisis de los artículos tanto del
Semanario como del Telégrafo que realizamos a continuación en este trabajo, podemos
suponer que fue asidua lectura del grupo ilustrado rioplatense.
Desde las páginas del Semanario, Lavardén, bajo el seudónimo anagramático de
Juan Anselmo Velarde, reconocía la ventaja de consultar las obras de los pensadores
extranjeros en materia económica, pero a la vez advertía sobre las grandes diferencias
que separaban al virreinato rioplatense de naciones como Francia o Inglaterra.
Consideraba que: «Nos servirán los principios generales de la ciencia económica. El
descenso a lo particular debe ser todo nuestro, porque no tenemos quien nos dé el
ejemplo». 138 En el artículo, Lavardén enumera entonces las particularidades de la
región, que según él demandaban originalidad a la hora de la reflexión teórica.
En mayo de 1804 el Semanario publica una carta, probablemente del propio
Vieytes, donde se aboga a favor de la exportación de los frutos de país. Una vez más se
vuelve a hacer referencia a la nueva ciencia económica y las distintas teorías discutidas
al otro lado del Atlántico. Propone tomar en cuenta el pensamiento de los sabios de
Europa «no porque lo digan ellos, sino que se amalgaman admirablemente con la razón

137
«Origen de los autores de obras económicas: Españoles 35: Campomanes 18, Ward 5, Arriquívar 3,
Foronda 3, Uztáriz 2, Campillo 2, Sempere y Guarinos 2; Italianos 8: Filangieri 3, Genovesi 5; Franceses
7: Mirabeau 3, Quesnay 1, Montesquieu 1, Condillac 2; Escoceses 2: Smith 2. Ibíd., p. 49.
138
Semanario núm. VII, 3/11/02, p. 50.

63
y la experiencia».139Finalmente va a transcribir un largo texto de Valentín de Foronda
sobre el cultivo y comercio de los granos, en el que el vasco ponía en un lugar de
privilegio a esta nueva disciplina:

Tampoco son favorables las providencias que han tomado los gobiernos con la
saludable mira de ahuyentar la hambre, lo que no es extraño, porque la ciencia de la
economía política es todavía más nueva que la física experimental, y así como se
desatinaba antes del descubrimiento de esta llave de la naturaleza cuando se quería
explicar las auroras boreales, el ascenso del agua en una bomba, los truenos, &c.
igualmente se han descarriado del verdadero camino los gobiernos que se han dejado
conducir por una turba de politicastros que decidía descaradamente sobre materias que no
se podían comprehender antes del nacimiento de la ciencia económico-política.140

La carta finaliza pidiendo que se continúen difundiendo entre los compatriotas las
ideas de este «sabio Español» y de todos aquellos «sublimes políticos que tengan una
conocida relación con nuestras circunstancias y situación». 141 En 1806, Vieytes volvería
a destacar la figura del vitoriano, entre otros economistas y pensadores europeos que
invitaba a estudiar:

¡Cuánto desear que nuestros ciudadanos se empapasen en [los principios de la


economía política] leyendo a este propósito a Ustáriz, Zabala, Campillo, Jovellanos,
Foronda, &c. entre los nacionales; y Galiani, el Marqués de Miraveau, al Hombre de
Estado, y sobre todo al sublime economista Adam Smith, entre los Extranjeros.142

Agricultura, comercio e industria


La agricultura era considerada, tanto desde el Telégrafo como del Semanario, la
actividad central a la que debían enfocarse los esfuerzos de las autoridades virreinales,
como del conjunto de la sociedad rioplatense, en pos de potenciar al máximo el

139
Semanario núm. LXXXVIII, 23/5/04, p. 299.
140
Ídem.
141
Ibíd., p. 304.
142
Semanario núm. CCXI, 24/10/06: 114. Entre 1788 y 1789 Foronda publicó veinte cartas sobre materias
económicas y penales en el periódico Espíritu de los mejores diarios literarios que se publican en
Europa. Según el inventario realizado al fallecer Juan Hipólito Vieytes, del cual conocemos sobre todo su
predilección por el pensamiento de Adam Smith y otros exponentes de la ilustración escocesa, éste poseía
doce tomos de esta publicación en su biblioteca personal. Torre Revello, José. El libro, la imprenta y el
periodismo en América durante la dominación española. Buenos Aires: FFyL, Instituto de
Investigaciones Históricas, 1940, pp. 72-89. Véase también Rojas, Ricardo Manuel. El pensamiento
económico de Juan Hipólito Vieytes. Fundación San Antonio, 2010.

64
desarrollo económico en la región.143 Cabello y Mesa, en el prospecto del periódico que
editaba, la define como el «nervio principal de los estados», a la vez que afirma que el
país «por su naturaleza debe ser agricultor y comerciante»144. Por su parte, también en el
prospecto, pero en este caso del Semanario, Vieytes la pondera como «la base de las
sociedades, la que alimenta a los Estados y la que hace a los hombres sencillos»145. En
su primer número, dedicado íntegramente al tratamiento de la agricultura, el editor la
ubica por encima del resto de las artes, incluidas la industria y el comercio. Y en lo que
sería una constante a lo largo de este tipo de proclamas que priorizaban el desarrollo
agrícola, hace referencia a la ventaja comparativa que implica la enorme riqueza del
suelo local: ―[…] las inagotables minas del Cerro del Potosí, los riquísimos criaderos de
aquellas trazas enormes de plata maciza que ha dado Guntajaya, ni los poderosísimos
planes de oro del Rio Tipuani; serán nunca comparables con el inagotable tesoro que
pueden producir nuestros dilatados Campos‖.146
Otro argumento que se repite en varios escritos del Semanario, y que tiene una
clara resonancia del pensamiento ilustrado español, fundamentalmente de la obra de
Jovellanos, es concebir a la agricultura no sólo como una herramienta para el progreso
material, sino también de regeneración moral, un arma contra los vicios de la ciudad: «
[…] huirá de nuestros hogares la ociosidad, y la holgazanería que trae consigo aquellos
vicios vergonzosos que degradan a la razón». 147 Asimismo, para estos ilustrados la
agricultura de pequeños propietarios o arrendatarios era preferible ya que producía un
tipo de sociabilidad basado en la familia, y por ende, en el crecimiento demográfico, a
diferencia de la ganadería que utilizaba poca mano de obra masculina.
La unión entre el hombre ilustrado de la ciudad y el labrador de la campaña era
otro de los principios sostenidos recurrentemente en las páginas de la prensa rioplatense
de principios de siglo. Se consideraba que sólo a través de este vínculo los adelantos en
la técnica llegarían a conocimiento del que trabaja la tierra «cuando el hombre ilustrado
se le acerque y le ponga a la vista las mejoras que ignoraba, entonces conocerá en la

143
Cuando en el siglo XVIII la ganadería se valorizó enormemente por la exportación de cueros, la
legislación acentuó su proteccionismo a ese sector en detrimento de la agricultura. Ésta era aún una
industria exclusivamente de carácter suburbano, destinada más que nada a satisfacer las necesidades
alimentarias locales Weinberg, F., Estudio preliminar. Vieytes, J. H. Antecedentes económicos de la
Revolución de Mayo. Buenos Aires: Raigal. 1956.
144
Telégrafo, p. 14.
145
Semanario, p.3
146
Ibíd. p. 5.
147
Ídem.

65
práctica el Aldeano, el bien que reporta desprenderse de su bárbara costumbre […]»148.
Esa misma orientación la podemos encontrar con insistencia en el Informe sobre la Ley
agraria de Jovellanos: «La agricultura no necesita discípulos doctrinados en los bancos
de las aulas ni doctores que enseñen desde las cátedras», necesita, en cambio, «de
hombres prácticos y pacientes que sepan estercolar, arar, sembrar […], cosas que distan
demasiado del espíritu de las escuelas y que no pueden ser enseñadas con el aparato
científico».149
Es indiscutible la circulación del pensamiento fisiocrático entre los letrados del
virreinato. Sin ir más lejos, el propio Manuel Belgrano fue uno de los principales
difusores de la fisiocracia en el mundo hispánico, de lo cual dan cuenta entre otras cosas
las traducciones al castellano de algunas obras de esta escuela de pensamiento.150 Tanto
él como el propio Vieytes cumplieron con uno de los papeles distintivos del publicista
de la época, ser traductor cultural, mediador entre dos códigos diferentes. 151Aun así, a
partir del estudio del Telégrafo y del Semanario, podemos percibir una amplitud de
lenguajes y enfoques sobre asuntos puntuales, que excedían a la doctrina fisiocrática.152
Prevaleciendo la agricultura en la consideración de la ilustración rioplatense como la
principal actividad económica, no era entendida como la única generadora de riqueza,
como tampoco sucedía con los reformistas metropolitanos. Pero al igual que en otros
aspectos, esta cercanía con el pensamiento de la ilustración peninsular iba a estar
matizada, como señalan Pastore y Calvo por «las diferencias que imponían las
restricciones comerciales del sistema colonial y por las particulares condiciones del gran
potencial de riqueza natural de la región».153

148
Telégrafo núm. XVIII, 30/5/01, p. 173.
149
Jovellanos, G., óp. cit., pp. 122b-123a. En el Telégrafo se hacen propias las palabras del Teatro Crítico
de Feijoo, al que ponderan como un Ilustrísimo Sabio Español, donde se dice: «es preciso, é
importantísimo, y aun absolutamente necesario mirar con especial atención por esta buena gente [por los
labradores], tomando los medios mas oportunos, para promover sus conveniencias, y mirar sus
gravámenes». Telégrafo núm. XVIII, 30/5/01, pp. 176-177.
150
A las ya mencionadas Máximas generales del gobierno económico de un reyno agricultor de François
Quesnay, se le suman la traducción de otros textos fisiocráticos en Buenos Aires en 1796, titulándolos
Principios de la ciencia económico-política.
151
Martínez Gramuglia, P., óp. cit., 2012.
152
«El tipo de explotación agraria que tenían en mente los fisiócratas, vinculada en gran medida a los
farmers que operan a gran escala y con fuerte componente de trabajo asalariado, y compararla con esa
intención de incentivar el desarrollo de los pequeños y medianos «labradores» que aparece en la mayoría
de los escritos ilustrados rioplatenses. Nuevamente, esta será otra de las características comunes a los
ilustrados españoles y, por tanto, de diferencia con los fisiócratas, su crítica a la gran propiedad pues
llevaba a la separación de dominio y cultivo». Pastore, R.; Calvo N., ―Ilustración y economía en el primer
periódico impreso del Virreinato del Río de la Plata: el Telégrafo Mercantil (1801-1802)‖, Bulletin
Hispanique, núm. 107-2, 2005, p. 458.
153
Ibíd., p. 457.

66
Íntimamente ligado a la actividad agropecuaria, el comercio en el Río de la Plata
era concebido como el imprescindible complemento para el desarrollo económico y
social de esas provincias. El editor del Telégrafo publicó en los primeros números un
artículo bajo el título de Idea General del Comercio de las Provincias del Río de la
Plata, donde se define al comercio como aquello que «principalmente influye en la
prosperidad de los Reinos y Pueblos». 154 En el artículo se destacan las bondades
naturales de estas provincias y cómo éstas se potenciarían con un comercio fuerte.
Aunque no se refieren directamente ni a la Corona ni a la metrópoli, se recrimina a
quienes solo se dedicaban a buscar oro y plata en las «Provincias Argentinas». El autor
se lamenta de la falta de decisión para encarar el desarrollo de otros ramos de la
economía como eran la pesca, la salazón, las curtiembres, etc. Considera imprescindible
vincular el puerto con las potencias europeas y potenciar de esa manera el comercio de
la región, lo que según él, redundaría en beneficio de las arcas del estado. Esta leve
insinuación de una política más flexible en lo comercial es parte de una crítica cada vez
más frecuente en el debate local al mercantilismo, asociado a la realidad de postergación
económica en el Río de la Plata.
En el Semanario también encontramos varios artículos que le otorgaban al
comercio un lugar preponderante. En el número del 8 de octubre de 1802, en la nota
bajo el encabezado de Comercio, su autor cita a Montesquieu para subrayar la relación
existente entre el comercio y las suaves costumbres de las naciones que lo practican.
Más adelante, el 10 noviembre del mismo año, aparece un nuevo artículo donde se
explicita el planteo que promueve liberar las trabas a la exportación, dando curso al
comercio de los productos de la tierra. Tanto Jovellanos en su Informe sobre la Ley
Agraria, como Campomanes en sus Reflexiones sobre el Comercio Español a Indias
(1762) abogaban por la liberación de las trabas al comercio de granos, pero es Valentín
de Foronda quien quizás mejor representaba el espíritu librecambista del pensamiento
ilustrado español. En este sentido, volvemos a hacer referencia a la carta del núm. 88,
que sería del propio Vieytes, donde se consideraban las «indecibles ventajas que
resultarían a la agricultura y comercio del Río de la Plata por una exportación continua
y libre de los frutos del país», materia que formaba parte de las preocupaciones
recurrentes del editor, y que encontraba en Foronda un vocero privilegiado para su
causa: ―[...] que no se prohíba la entrada ni la salida, que se deje subir o bajar el precio a

154
Telégrafo, T. I, núm. III, 8/4/01, p. 17.

67
proporción de las causas que producen la variación, que goce el comercio de trigo de
una entera libertad, y salen fiadores de que se escapará de nuestro horizonte el espectro
horrible de la hambre del mismo modo que se disipa la niebla al salir el Sol [...]‖.155
Por su parte, Jovellanos entendía que solo la libertad de comercio interior podía
ayudar a corregir los desequilibrios productivos de las distintas provincias, aunque hacía
una excepción al permitir la injerencia del estado en el mercado en momentos en los que
era un imperativo político conseguir granos para mantener el orden público, pudiendo
proceder temporalmente a tasas o requisas forzosas.156
Aunque es evidente que para el grupo ilustrado rioplatense la prioridad estaba
puesta en el desarrollo agrícola, no fueron pocas las veces en que se manifestaron a
favor del fomento de la industria y otros ramos de la economía. Una de las primeras
voces en este sentido la encontramos en el Telégrafo, donde Ennio Tullio Grope --
anagrama de Eugenio del Portillo, colaborador regular del periódico-- critica el artículo
de Cabello y Mesa del Telégrafo del 27/5/01, titulado Rasgo político-moral sobre
contrabandos, entendiendo que el contrabando no era un problema moral, sino de
economía política. Afirma, amparándose en los reformistas ilustrados, que: ―[…]
siempre ha de subsistir el exceso considerable de Contrabando, mientras no se aumente
la población, se mejoren con ellas las fábricas, las manufacturas, y toda especie de
industria popular en la nación hasta el grado de poder surtir sus dominios y repulsar la
concurrencia por las reglas de los SS Campomanes, Cabarrús y el Abate Genovesi.‖157
El Semanario ya en su segundo número dedica un largo artículo al problema de la
industria. Partiendo del lugar central de la agricultura, se aboga para que los brazos
sobrantes deban canalizarse a la industria doméstica. Ancianos, mujeres y niños
debieran ocupar sus esfuerzos en estas tareas, lo que no sólo redundaría en un progreso
económico para el núcleo familiar, sino para la sociedad entera. Se avanzaría además,
en el propósito de desterrar el vicio del ocio y en la mejora en las costumbres. Para
reforzar su argumentación cita a un «dedicado y celoso patriota» español:

Labradores: Nación alguna puede prosperar sin el fomento de la industria: su


extensión es inmensa, sus objetos innumerables, sus utilidades indecibles. Cuanto

155
Semanario núm. LXXXVIII, 23/5/04, p. 303.
156
El comercio exterior debía regirse por los mismos principios; abogaba por una libre exportación salvo
en lo referente a los granos, por lo menos, hasta que el desarrollo del sector convirtiera a España en país
excedentario de los mismos, ya que como él mismo señalaba, la agricultura española estaba «en un estado
progresivo de aumento», Jovellanos, G., óp. cit., p. 69.
157
Telégrafo nro. 18, p. 444.

68
producen los tres Reynos de la naturaleza, tanto es susceptible de industria, y cuanto
abraza la industria tanto es útil a los hombres. Ella da ocupación y sustento a un sin
número de familias: ella atrae la abundancia y las riquezas: ella aumenta la población y los
consumos: ella destierra la pobreza y la mendicidad ; ella promueve la ciencia, y las artes;
ella vivifica las Naciones, y sin ella jamás pueblo alguno pudo salir de pobre, bárbaro, e
ignorante: sin ella casi de nada sirve la agricultura, porque ella es la que da valor a los
frutos que cultiváis, y la que da ocupación y provecho a los débiles brazos de vuestra
familia numerosa. 158

Estas reflexiones formaban parte de una opinión de la época que juzgaba como
uno de los problemas sociales más graves la «ociosidad» de la población, presente en
los trabajos y discursos de muchos economistas españoles, particularmente en
Campomanes.
La idea de recobrar la grandeza nacional de España era otra de las inquietudes
presentes en los artículos y cartas que promovían el desarrollo industrial de la nación
española. En carta al Semanario, Lavardén se lamenta de la decadencia a la que han
llevado a la industria española la entrada indiscriminada de productos extranjeros,
mientras el Imperio se adormecía con la plata y el oro americanos.159
Como hemos podido observar, los escritos en la prensa rioplatense de principios
de siglo pusieron el foco en el desarrollo de la agricultura como la clave para el
despegue económico y social de la región, fundamentalmente por las ventajas naturales
que ésta poseía, pero eso no implicaba que no se depositaran expectativas en otras
actividades como el comercio o la industria, a las que se las entendía como
complementarias de la primera y con posibilidades de una dinamización recíproca.

La fe ilustrada en la educación

La cuestión de la educación, tanto técnica como moral, se convirtió en un tema


recurrente del Telégrafo Mercantil. En sus primeros meses se publicaron una serie de

158
Semanario nro. 2, p. 10. Hemos podido constatar que este extracto corresponde a un artículo titulado
―Carta de un Guipuzcoano a dos paisanos suyos‖ aparecido en el Espíritu de los mejores diarios, núm.
185 del 15/6/89.
159
A pesar de ello, señala que el historiador escocés William Robertson en su Historia de América
publicada en 1777, trató de «alertar a las potencias europeas por haber observado que no hay Español que
no guste, y tenga en su estante la Industria y educación popular de Campomanes. (Indirecto, pero digno
elogio del raro sabio, que dando el primer impulso puso en arreglado movimiento nuestra industria.) Esto,
según Robertson prueba que ya en España hay más ilustración, que la que conviene a los intereses de las
demás Potencias» Semanario núm. XVII, 12/1/03, p. 133. Otro ejemplo que recorre similares argumentos
es el artículo «Industria» del Semanario núm. XXXVI, p. 285.

69
artículos que hacían referencia tanto a la educación doméstica como a la instrucción
pública. Se reprodujo, por ejemplo, un artículo extraído de la Historia antigua de
México de Francisco Xavier Clavijero donde un padre da recomendaciones sobre moral
y conductas a su hijo.160 Más adelante será el turno de la educación pública, con un
extenso artículo repartido en tres números consecutivos. En este fragmento se pueden
percibir varias definiciones del tipo de educación a la que aspira el grupo ilustrado:

Cuando las escuelas y colegios se vean bien reglados, cuando la juventud reconozca
superioridad y justos límites, cuando las leyes de estímulo puedan más que otras de temor,
cuando un sabio plan económico y literario contraiga el entendimiento de los jóvenes, y
menos distraídos en especulaciones fastidiosas y en morralla o bazofia literaria, sientan el
buen gusto de sus adelantamientos; ¿por qué no deberemos esperar el remedio de las
ciencias, el bienestar de nuestros patriotas, y si es posible, la gloria de la Religión y la
felicidad del Estado?161

La fe en la educación, y en particular en la educación pública, fue siempre un


componente clave del imaginario ilustrado, pero lo era aún más en la concepción de
Don Gaspar de Jovellanos. Tanto es así, que en sus últimos años llegó a la conclusión
de que la principal fuente de la riqueza no era propiamente la agricultura como hasta
entonces había considerado, situándola junto a la industria, el comercio y la población
como fuentes secundarias. Para el asturiano, el origen primario de la riqueza radicaba en
la educación, y en particular en la instrucción técnica: «la perfección del arte de aplicar
el trabajo» 162 . Esta cuestión la desarrollaría principalmente en la Memoria sobre la
educación pública de 1802 y en las Bases para la formación de un plan general de
instrucción pública de 1809, pero ya encontramos numerosos escritos a partir de 1796,
donde la cuestión educativa se volvió el eje central de su pensamiento. En esos años,
reflexionando en su diario sobre su querida Asturias afirmaba: «si no tiene buenas leyes
las tendrá, porque éste debe ser un efecto infalible de la propagación de las luces.
Cuando la opinión pública las dicte, la autoridad tendrá que establecerlas, quiera que
no». 163 Y en la mencionada Memoria sobre la educación pública se preguntaba y

160
Telégrafo nro. XIII, pp. 127-130.
161
Telégrafo T. I, núm. XVI, 23/05/01, pp.123-124.
162
Llombart, Vicent. «Ni teoría sin aplicación, ni aplicación sin teoría: Economía política y realismo en
Jovellanos». Revista asturiana de economía núm. 45, 2012, p. 19.
163
Jovellanos, G., óp. cit., p. 305.

70
respondía: « ¿Es la instrucción pública el primer origen de la prosperidad social? Sin
duda…»
El fomento a la instrucción técnica era también una temática usual de los
periódicos. A los artículos que difundían los adelantos y mejoras en la técnica, que eran
aún más cotidianos dentro del Semanario que en el Telégrafo, se sumaban reflexiones y
discursos que apuntaban al establecimiento de academias y otras instituciones, que
buscaban preparar a los habitantes del virreinato para las actividades productivas. 164
Conocido es el Discurso de Manuel Belgrano en los Certámenes Públicos de la
Academia de Náutica, que se reproduce dentro de las páginas del Telégrafo, donde
resalta la importancia de la formación de individuos útiles a la sociedad y se anuncian
los alumnos premiados por su esmero y logros.165
Por su parte, el Semanario también dedicó varias entregas a la cuestión educativa,
y en particular a la instrucción técnica. Tempranamente, en sus números 4 y 5,
reproduce un artículo titulado Educación Moral, dirigido a los padres de familia de los
sectores medios porteños, increpándolos por no promover en sus hijos el estudio y la
preparación en oficios. Se explica que esto se debe al prejuicio existente en este grupo
social con respecto al «deshonor» que implicaba el trabajo de artesano.166 Campomanes,
en su Discurso sobre la educación popular de los artesanos, hablaba de estos
prejuicios:

Ha sido grande error en política excitar cuestiones sobre la preferencia de las artes,
y de los oficios: distinguiendo a unos con el dictado de liberales, y a otros con el de
mecánicos. De ahí se pasó a hacer otra distinción de oficios bajos, y humildes; titulando a
algunos de nobles. Estas denominaciones voluntarias y mal digeridas, han excitado
repetidas emulaciones, y han sido parte, para que muchos abandonasen las artes, o
apartasen a sus hijos de continuar en ellas, contra otra máxima general de hacer

164
En un artículo sobre minería, Cabello y Mesa hace un exhorto a la creación de una Escuela de
Mineralogía para la región. Telégrafo T. IV, núm. XV, 8/8/02, p. 540. La referencia a la Sociedad
Bascongada de los Amigos del País como modelo a seguir que se realiza en dicho artículo no es casual.
Éste posee varias expresiones utilizadas en el Proyecto de una escuela patriótica presentado a la Junta
General de la Real Sociedad Bascongada de los Amigos del País por su Junta de Institución a 17 de
septiembre de 1775.
165
Telégrafo T. I, núm. XII, 21/3/02, pp. 177-185. La práctica de los premios fue una constante en las
Academias y Sociedades del mundo hispánico, tal como lo propugnaba Campomanes, con el objetivo de
estimular así el progreso y los adelantos entre los estudiantes y socios.
166
Sobre la enseñanza de oficios mecánicos véase la tesis de maestría de Arata, N., La enseñanza de
oficios mecánicos durante el Virreinato del Río de la Plata (1776-1810). Buenos Aires: Libros Libres,
2010. Internet.

71
indirectamente hereditarios los oficios en las familias, para que los amen y
perfeccionen.167

Siguiendo con el artículo del Semanario, se plantea que sólo los hijos de familias
muy acomodadas o aquellos que hayan mostrado un talento superior pueden dedicarse a
los «estudios liberales», algo que se considera directamente prohibitivo para el bajo
pueblo, donde los jóvenes no deben correr su atención del aprendizaje de los oficios.168
Podemos observar aquí nuevamente la recepción de la obra del ministro ilustrado, en
este caso de su Discurso sobre el fomento de la Industria Popular: «por fortuna es corto
el número de los que deben dedicarse a las ciencias y ricos; en lugar que la industria
Popular, de que trata este discurso, abraza la generalidad o mayor parte del pueblo».169

La historia y la geografía como saberes útiles

El rasgo historicista tan destacado en el pensamiento de los Ilustrados


peninsulares como Jovellanos, Martínez Marina o Campomanes tuvo su correlato en el
Río de la Plata fundamentalmente en el Telégrafo, que desde su mismo título anunciaba
la vocación por la divulgación de trabajos historiográficos. Como antecedente en la
región, que justamente no se caracterizaba por una tradición en este sentido a diferencia
quizás de otras capitales americanas, podemos mencionar la obra del coronel de
ingenieros Félix Azara. Inscripta en el marco de las reformas borbónicas, que al
procurar un mayor control sobre las colonias dieron lugar a la actuación de funcionarios
ilustrados que apuntaron a un mayor conocimiento sobre el territorio, la población y los
recursos que administraban. Su obra Descripción e historia del Paraguay y del Río de la
Plata marcó ―el inicio de una nueva tradición que concebía a la historia como
proveedora de conocimientos empíricos útiles para la sociedad‖. 170 Y para ello se
imponía adoptar ―nuevos criterios de verdad ligados a la experiencia y el uso de la razón
en alianza con la filosofía y otros saberes prácticos como la economía y la geografía.‖
En el Telégrafo podemos encontrar varios artículos de temática histórica,
destacándose aquel sobre la fundación de la ciudad de Buenos Aires, que generó una
fuerte polémica involucrando a varios letrados rioplatenses. La controversia se inició

167
Rodríguez de Campomanes, P., Discurso sobre la educación popular de los artesanos, 1775, pp. 417-
418.
168
Semanario, núm. V, 20/10/02, pp. 38-35.
169
Rodríguez de Campomanes, P., Discurso sobre el fomento de la Industria Popular, 1774, p. 4.
170
Wasserman, Fabio. «La historia como concepto y como práctica: conocimiento histórico en el Río de la
Plata (1780-1840)», História da historiografía núm. 4, 2010, p. 19.

72
con el Examen crítico sobre la fecha de la fundación que realiza Eugenio del Portillo –
gobernador intendente de La Paz- discutiendo lo afirmado en los Almanackes y otros
documentos de la época. 171 Por otro lado, F. Juan Anselmo Velarde en carta al
Semanario titulada Sobre las verdaderas causas de la decadencia del Estado económico
de España, realiza un sucinto repaso por la historia de España, donde enarbola una
fuerte defensa de la conquista y de la explotación del oro y la plata americanas por parte
de la metrópoli. Enumera y describe en particular las principales razones por el estado
actual del Imperio español: ―el comercio exclusivo -inevitable por culpa de la piratería
de las otras potencias-, la expulsión de los Moriscos, las rebeliones de nuestras
Provincias, dos siglos de guerra fuera de España, la guerra de sucesión, y por ultimo una
hostilidad [por parte de Inglaterra] periódica y sistemática‖.172
Cabello y Mesa, aficionado a los discursos históricos, se lamentaba por la escasez
de documentos y establecía un juicio crítico sobre las crónicas, dando por seguro que
―los Escritores de la conquista cada uno haya delirado a su modo, sin manifestarnos con
fidelidad y claridad muchos acontecimientos, que han dado lugar a tantas dudas, y a que
cada uno opine conforme a sus ideas‖. Alentaba a sus colaboradores a seguir dando
curso a estos escritos históricos a fin de ―disipar las imposturas de varios pedantes
Escritores, que han tratado de desprestigiar a nuestra América, haciéndonos oriundo de
las hez de la Nación, y de gente presidiaria, forajida, vagabunda, y de leva‖. 173Quien
respondió a la convocatoria es nuevamente Eugenio del Portillo, aunque señalaba las
dificultades de la empresa y proponía, en su lugar, abocarse a un ―Proiecto Geográfico‖,
puesto que la geografía es ―uno de los ojos de la Historia‖. Este nuevo programa
suponía la tarea de recolección de datos con el fin de lograr una descripción completa a
través de la confección de informes, con sus respectivos mapas, de las ocho
intendencias y de los gobiernos militares de Montevideo, Moxos y Chiquitos, estos dos
últimos en el Alto Perú. Según lo analizado por Tatiana Navallo los informes leídos en
conjunto, ―al tiempo que fusionan los proyectos de Eugenio del Portillo y Antonio
Cabello y Mesa –proyecto geográfico e historia general del virreinato–, presentan […]

171
Telégrafo, T. II, núm. XI, 5/9/01, pp. 392-395.
172
Semanario, núm. XVII, 12/1/03, p. 133.
173
Telégrafo Mercantil, T. III, núm. II, 10/1/02, p. 26. Si pensamos la constitución identitaria como algo
inexorablemente relacional, estos escritos, al igual que otros que también nacían como respuesta al
fastidio y la irritación que les provocaba la visión denigratoria de los letrados europeos hacia América,
serán ―la punta de lanza que tendrán los lectores coloniales para pensarse a sí mismos desde su diferencia
ante la mirada que los vuelve exóticos‖ Maggio Ramírez, M., ―Civilización imaginada. Lecturas sobre
civilidad e identidad en el Buenos Aires colonial a través de su prensa periódica. La Biblioteca 8, 2009,
pp. 254-262.

73
relaciones en las que se proyectan salidas viables para el mejoramiento económico y
cultural del virreinato, en el marco de la opinión pública‖.174
Imbuidas en un espíritu similar tenemos las cartas de Pedro de Cerviño al
Semanario, donde recupera fragmentos de diarios de viajes de expedicionarios -pero
también personales- que contienen algunas propuestas alternativas, dentro del
reformismo modernizador, para expandir y fortalecer las fronteras internas y externas en
la Patagonia y el Chaco, que al igual que los informes de Portillo se enmarcaban en una
estrategia cognoscitiva imperial que buscaba al mismo tiempo que consolidar sus
dominios territoriales, restituir su posición entre otros estados europeos y su centro en el
circuito comercial del Atlántico.175

Lo «político» en tiempos de censura

Ya hemos advertido que cuestiones que tocaran tanto lo político como lo religioso
eran posibles objetivos de la censura gubernamental, y que por lo tanto es poco lo que
encontramos dentro de las páginas de la prensa de principios del siglo XIX sobre estos
temas. Aun así, mientras los escritos no estuvieran impregnados de una crítica directa al
statu quo podían llegar a ser publicados. Hemos podido identificar algunos que nos
sirven para definir ciertos rasgos de la cultura política rioplatense de la época, que como
hemos afirmado ya, se trataba de un período transicional donde varios conceptos
políticos sufrieron una fuerte mutación de sentido, y donde se produjo una compleja
mixtura de elementos provenientes de diferentes tradiciones, lenguajes políticos y
corrientes de pensamiento, entrando en contacto las nuevas doctrinas iusnaturalistas
propias del Siglo de las Luces, con los sustratos jurídicos y culturales
hispanoamericanos, basados fundamentalmente en el derecho común y la
neoescolástica.
Resulta aquí interesante hacer referencia al artículo de Cabello y Mesa: Rasgo
político-moral sobre contrabandos, inspirado en un artículo del Espíritu de los mejores
diarios europeos, pero aplicado a la realidad americana. El extremeño atacaba
obviamente la actividad del contrabando, y lo hacía con argumentos que exaltaban el
respeto tanto a la autoridad religiosa como estatal. Quien cometiera ese delito, dice, era

174
Navallo, T., ―Ideas ilustradas en el Río de la Plata: de los manuscritos al ‗Proiecto Geográfico‘ del
Telégrafo Mercantil (1801-1802)‖, TINKUY Nº 14, 2010, p. 192.
175
Navallo, T., ―Articulaciones históricas y culturales en zonas de frontera, difundidas en la prensa del Río
de la Plata (XIX)‖, Estudios Históricos 3, 2009.

74
a la vez «mal cristiano, mal vasallo y mal ciudadano». Los fundamentos utilizados
remiten a una clara concepción absolutista sobre el origen de la autoridad del soberano:
«El Supremo e independiente Legislador del Universo, la fijó en el trono y la sostiene.
Así los reyes reinan por Dios y a su nombre establecen las Leyes». Cita también la
doctrina del Apóstol San Pablo: «El que resiste a la potestad resiste a la orden de Dios.
No hay potestad que no emane de Dios. El súbdito ha de obedecer a su príncipe no solo
por temor de la pena, sino también por los sentimientos de su conciencia». 176
Conociendo la trayectoria de Cabello y Mesa, entendemos que dichas posturas no son
precisamente una declaración de fe. Aún lejos de las posiciones de un liberalismo
apenas embrionario en el mundo hispánico, si podemos caracterizar al pensamiento del
periodista aventurero como de un regalismo moderado, más propio de los reformistas
ilustrados peninsulares. Entonces, esta exaltada proclama absolutista se explica mejor,
creemos, con la necesidad que tenía de congraciarse el autor con las autoridades
virreinales, conociendo además el recurrente oportunismo que lo caracterizó a lo largo
de su vida.
En el Semanario encontramos una carta de Lavardén interesante por su riqueza
conceptual, orientada a discutir las visiones que se tenían desde el extranjero,
fundamentalmente desde Inglaterra y Francia, sobre la situación económica que
atravesaba España. Entiende que estos escritores, a los que considera filósofos de
gabinete, en general «nos denigran para disimular la ignorancia en que están de nuestras
cosas». Se dedica a rebatir entonces sus argumentos, y ante la acusación de que en
España se enseñoreaba el despotismo monárquico, Lavardén hace gala de fundamentos
anclados en el constitucionalismo histórico para contrarrestar aquellas posiciones:

Despotismo no hay en donde hay un código legal. Habrá arbitrariedad no


despotismo. Reynal creería que sucedía en España lo que en Francia, en donde se
gobernaban con ignominia de su decoro, por el derecho escrito de los Romanos, y por los
fueros de las provincias que llamaban droitcontumier. Los Españoles han tenido la manía
de los Atenienses, cuyo Legislador quiso arreglar hasta los concúbitos: hace mucho que
España tiene Leyes fundamentales, que jura su Rey en su inauguración. Leyes
fundamentales son las que hoy más a la moda se llaman constitucionales. Algunos creen
que no tenemos constitución, porque cumpliéndose con exactitud no hemos tenido nunca
motivo de hablar de ella. Por lo que hace a la administración de justicia y gobierno político

176
También recurre Santo Tomás: «la observancia de las Leyes civiles es una obligación que trasciende el
fuero de la conciencia, y que su infracción es un atentado indirecto contra la misma Ley eterna de Dios».
Telégrafo, t. I, núm. XVII, 27/5/01, pp. 161-163.

75
son tantas que ya clamamos por su reducción. Una sola Ley no conocemos, que es la Ley
marcial, y que yo no sé cómo han amalgamado los Ingleses con su decantada libertad.
Supongo que la introducción de los Lores en la cámara de los comunes, y la prohibición de
que estos tengan voto en la de los Pares, ya insinúa que aquel Pueblo está sabiamente
alucinado.177

Hemos detectado que esta misma carta se reproduciría en el periódico madrileño


El regañón general o tribunal catoniano: de literatura, educación y costumbres núm.
56-57 del 14/7/04 y 18/7/04. Demostrando que la circulación de escritos no sólo se daba
en una sola dirección, si no que cada tanto un documento americano era publicado
también en la península.
El constitucionalismo histórico tuvo su entrada en la palestra del debate público
en el mundo hispánico a partir del discurso de ingreso que Jovellanos presentó ante la
Real Academia de Historia en 1780, titulado Sobre la necesidad de unir el estudio de la
legislación al de nuestra historia. Para el asturiano el conocimiento de la historia del
derecho público nacional era fundamental para pensar en una Constitución para la
Monarquía. Mientras que en España la literatura económica y social era riquísima, las
obras dedicadas al derecho público podían contarse con los dedos de las manos. No
existía una obra que recogiera los hechos y noticias relativos a la historia de su derecho.
En momentos de la crisis monárquica abierta con las abdicaciones de Bayona, esta
misma perspectiva sería utilizada por el liberalismo gaditano para legitimar una
constitución que equilibre las prerrogativas de la soberanía real. 178 Para los doceañistas
se trataría de recobrar las libertades perdidas de un pasado idealizado y elevar unas
nuevas Cortes basadas en la soberanía popular y la representación nacional, incluso
cuando las Cortes planteadas por Jovellanos mantenían el tradicional carácter
estamental. Pero no nos adelantemos, ya abordaremos esto más adelante. Los españoles
ilustrados antes de 1789 no protestaron nunca contra la falta de convocatoria a Cortes de
los Borbones. Nadie hablaba en España de despotismo o de absolutismo. Los hombres
de la minoría ilustrada estaban convencidos de que vivían en una monarquía
moderada.179 En todo caso, los escritos de Jovellanos jugaron un papel importante en el
ámbito del naciente constitucionalismo americano, fundamentalmente en la obra del

177
Semanario núm. XI, 1/12/02, p. 85.
178
Jovellanos recordaba que la soberanía real estuvo históricamente, en los periodos visigóticos, asturiano
y castellano, limitada por los Concilios primeramente y luego por las Cortes. La costumbre de reunirlas
fue bastante olvidada por los Borbones, quienes solo convocaban a los diputados para el juramento de los
nuevos monarcas.
179
Sarrailh, J., óp. cit., pp. 578-582.

76
novohispano Servando Teresa de Mier, pero como pudimos observar, también en la de
letrados rioplatenses como Lavardén.
Por otro lado, quizás no en el orden estrictamente de «lo político», empezaron a
aparecer en la prensa rioplatense artículos que sometían a la crítica a algunos aspectos
de la sociedad colonial. En el Semanario núm. 64 --7/12/03-- se publica la carta de un
supuesto preso, llamado Julián Topio, al editor, denunciando la penosa situación en las
cárceles de la ciudad; seguida de una reflexión del editor donde se solidariza con la
situación de los presos. En realidad, Julián Topio sería el anagrama --práctica habitual
de la época-- de Juan Ipolito, por lo tanto el autor de la carta, como de la respuesta, no
sería otro que el propio Vieytes. Manuel Fernández López en su trabajo Cartas de
Foronda: su influencia en el pensamiento económico argentino, llama la atención de las
similitudes entre la Carta dirigida al Editor desde la cárcel de esta ciudad y algunos
fragmentos de las Cartas del vitoriano. Mientras en el Semanario se decía que la cárcel
se ha establecido únicamente para «guardar con seguridad los delincuentes hasta el
esclarecimiento de sus causas, que la desgracia debe ser siempre respetada, y que hasta
la convicción el acusado no es sino un desgraciado»180; en la carta de Foronda leemos:

Tenga Vmd. Presente que las cárceles no tienen otro objeto que el resguardo de los
que están indiciados de algún crimen: así se les debe encerrar en un lugar sano, bien
aireado, y proveerles de todo lo que necesiten. De ningún modo se les
deben...mortificarlos con otras vejaciones de esta naturaleza: es preciso recomendar a los
carceleros que no traten duramente a los presos; pues la desgracia debe ser siempre
respetada, y hasta la convicción, el acusado no es sino un infeliz.181

Otro artículo donde podemos percibir aquel rasgo humanista tan caro al espíritu
de los ilustrados es la carta de Gabriel de Hevia y Pando titulada justamente Humanidad
del Semanario núm. 65 del 14/12/03, donde se denuncian las insalubres condiciones a la
que se ve sometido el trabajo de los indios en las minas del Potosí y los altos índices de
la mortandad e infertilidad que esta situación estaría provocando entre los mitayos.
Llama la atención el escrito por el elevado tono de crítica a una realidad social tan
compleja que formaba parte del mismo corazón del sistema de explotación de la
metrópoli sobre los recursos americanos, tanto humanos como materiales. Por eso no

180
Semanario, núm. LXIV, 7/12/1803, p. 108.
181
Foronda (1789), Carta I: 101-02, tomado de Fernández López, Manuel. «Cartas de Foronda: su
influencia en el pensamiento económico argentino», en: XLI Reunión Anual de la Asociación Argentina
de Economía Política. Salta, 2006.

77
parece tan extraño que el «se concluirá…» con que cierra abruptamente el artículo, no
se concrete al número siguiente ni en los que le continuarán. En realidad, lo que sucedió
fue que la segunda parte de la carta fue finalmente impresa en el número 66 del
Semanario, superando curiosamente el control del censor; pero hallándose ya listo para
su distribución, llegó la orden del virrey censurando al crítico artículo. El número tuvo
que rehacerse, existiendo dos tiradas del mismo: una permitida y la otra prohibida y con
destino de hoguera, cosa que por lo menos para algunos ejemplares no sucedió porque
circularon y fueron conservados en colecciones privadas.182 En ese sentido, se entiende
que unos meses después, en marzo del año siguiente, se haya incluido un artículo del
editor donde se plantea que lo denunciado sobre la situación en Potosí adolecía de
actualidad, y donde se asegura que el Gobernador Paula Sanz se había preocupado por
que las condiciones en los ingenios fueran lo más benignas posibles, llevando adelante
importantes reformas durante su gobierno.183 A pesar de esta «aclaración», volvemos a
insistir en lo destacable de la crítica social, y en definitiva política, que implicó el
artículo, constituyendo uno de los primeros antecedentes de esta clase en la prensa
rioplatense.
Varios años antes de la prohibición de la introducción de esclavos y el decreto de
libertad de vientres por parte de la Asamblea del año XIII, que lo tuvo como uno de sus
protagonistas, Vieytes ya abogaba desde el Semanario por estas mismas causas:
«proscríbase para siempre este funesto tráfico que causa indispensablemente perjuicios
tan enormes a millares de hombres, que al mismo tiempo sirven de oprobio a la
sociedad, perpetúan la pobreza y la miseria de América». 184 La posición del publicista
criollo no sólo respondía a ese espíritu humanista ilustrado del que hablamos, era
también un elemento importante en su concepción económica donde las artes y oficios
debían ser patrimonio exclusivo de ―hombres libres‖, desprovistos de cualquier tipo de
sujeción.

Crónica de una frustración ilustrada. Los proyectos de los “Amigos del País” en
el Rio de la Plata tardo-colonial

Una de las señas más representativas de ese proceso denominado Ilustración


Hispanoamericana fueron sin dudas las Sociedades Económicas de Amigos del País.
182
Díaz, C., óp. cit., p. 219.
183
Ídem.
184
Semanario núm. 186, 9/4/06, p. 258.

78
Nacidas, como ya vimos, al calor de la política reformista de Carlos III y sus ministros
ilustrados, fueron proyectadas como espacios de debate, elaboración de propuestas y
asesoramiento en cuestiones económicas. Pensadas fundamentalmente además como
centros claves en la difusión y aplicación práctica de los saberes útiles y los nuevos
conocimientos económicos, las Sociedades se instituyeron también en espacios públicos
definidos por una sociabilidad y forma de participación más horizontal que rompía con
los criterios jerárquicos del Ancien Regime. Durante el último cuarto del siglo XVIII
florecieron, bajo el estímulo de la corona, por sobre toda la geografía peninsular y, en
menor medida, en las posesiones americanas. Hacia fines de la centuria las principales
ciudades del nuevo continente, con la excepción de Buenos Aires, contaban con una
Sociedad Económica de Amigos del País. Aquí radica el interrogante que guía éste
apartado: ¿por qué siendo el Virreinato del Rio de la Plata uno de los territorios más
favorecidos por las reformas borbónicas, y contar su capital con una incipiente pero
dinámica ―elite ilustrada‖, fueron finalmente infructuosos los intentos por establecer una
Sociedad económica local? Intentaremos ensayar entonces algunas hipótesis de los
porqués de su fracaso.
El impulso que había hecho surgir en la península numerosas Sociedades
Económicas, no tuvo en el resto del imperio el mismo vigor ni resultados. En el
continente americano la primera fundación es la de Mompox, en Nueva Granada en
1784, seguida por la de Santiago de Cuba y Veracruz en 1787, aunque esta última duró
muy poco tiempo. En 1791 La Habana tuvo su Sociedad de Económica de Amantes del
País y dos años después la tuvo Lima.185 De este primer período fundacional podemos
mencionar también las de Guatemala, Puerto Rico, Quito, Sta. Fe de Bogotá y
Caracas.186 Todas ellas contaron en el momento de su conformación con el beneplácito
y la protección de las autoridades americanas, aunque no con el suficiente entusiasmo y
la constancia en el tiempo como para lograr un desarrollo a la par de sus homólogas
peninsulares.
A principios del nuevo siglo, de la mano del Telégrafo Mercantil, Francisco
Cabello y Mesa encaraba la constitución en Buenos Aires de la primera ―Sociedad
Patriótico Literaria y Económica del Río de la Plata‖, al estilo de las que ya existían en
el Imperio hispánico. Pensada fundamentalmente como plafón desde donde el periódico

185
Stoetzer, O. Carlos, Las raíces escolásticas de la emancipación de la América española, Madrid,
Centro de Estudios Constitucionales, 1982, p. 160.
186
Ruiz y González de Linares, Ernesto, Las Sociedades Económicas de Amigos del País, Burgos,
Instituto Fernán González, 1972, p. 52.

79
pudiera nutrirse e ir constituyéndose en un vocero de aquella. Permitiría garantizarse de
artículos y textos para completar las entregas periódicas, teniendo en cuenta que el T.M.
era un emprendimiento generado por iniciativa y esfuerzo personal del editor.
Seguramente también entró en juego a la hora de decidir su conformación, lo acontecido
en la experiencia limeña que, entre otras cosas, le dejó como aprendizaje que si quería
que su aventura periodística tuviera visos de permanencia en el tiempo, debía contar no
solo con el apoyo gubernamental sino con el anclaje y el sustento que la conformación
de una Sociedad podía otorgarle.187 Ya en el segundo número del Telégrafo se plantea
que dicha Sociedad tendría como principal propósito: ―la ilustración de este País, en
todas las Ciencias, y ramos de Literatura, extendiendo su atención, con particularidad,
sobre adelantar el conocimiento de las cosas naturales y de las Artes útiles... como
también sobre las producciones de su delicioso suelo‖.188 No sólo le eran reconocidas a
las Academias y Sociedades el mérito de dinamizar económicamente su ámbito de
influencia, sino que también desde el T.M. se destacan su impacto positivo en el mundo
de las letras y el teatro. En carta de Eugenio del Portillo se dice que: ―[…] el meritorio y
digno lugar que ya en el día van ocupando los Señores Iriarte, Meléndez-Trigueros,
Moratín, Ayala, Huerta, Jovellanos, Cortes, Clavijo, Cruz, Cadalso y otros gloriosos
Apóstoles del primo, que a influjo y celo de las Academias y Sociedades Patrióticas, ha
empezado a renovar el esplendor de las Musas Castellanas‖.189
Cabello y Mesa se propone formar el estatuto de la que llama Real Sociedad
Universal de la Argentina, sobre la base de las constituciones de las Sociedades de Vera
-la 2ª que se crea en Andalucía y la 4ª en España-, Benavente y Medina de Rio Seco. Y
establece los requisitos para poder acceder a la condición de socios:

Españoles nacidos en estos reinos, o en los de España, cristianos viejos limpios de


toda mala raza, pues no se va a poder admitir en ellos ningún Extranjero, Negro, Mulato,
Chino, Zambo, Quarteron, o Mestizo, ni aquel que haya sido reconciliado por el delito la
Herejía, y Apostatía…; porque se ha de procurar que esta Sociedad Argentina se
componga de hombres de honrados nacimientos, y buenos procederes […]190

187
El 1ero de octubre de 1790, Cabello y Mesa publica, bajo el seudónimo de Jayme Bausate Mesa, el
primer número del Diario de Lima, curioso, erudito, económico y comercial. Pero la firme competencia
del Mercurio peruano, aparecido el 2 de enero de 1791, con el respaldo de la Sociedad de Amantes del
País limeña, hizo tambalear su economía, determinando finalmente el cierre de su empresa periodística.
188
Telégrafo Mercantil, T. I, núm. II, 4/4/01, p. 40.
189
Telégrafo Mercantil, T. II, núm. XVII, 26/9/01, p. 436.
190
Telégrafo Mercantil, T. I, núm. II, 4/4/01, p. 41.

80
Con motivo de estas disposiciones, el editor recibió cuestionamientos en varias
cartas enviadas al periódico. En el Telégrafo núm. 26 (27/6/01), se publica una carta de
Bertoldo Clark preguntando por qué su condición de extranjero le imposibilita el
ingreso como socio de la Sociedad Argentina. En su respuesta, el editor hace una
detallada referencia a las Leyes de Gentes y Leyes Naturales, y cómo derivan de allí las
leyes específicas del reino sobre el acceso a los cargos o membresías. Finalmente, le
ofrece ser corresponsal al no estar domiciliado en el país. En el Telégrafo núm. 36
(20/12/01), ―La amante de su Patria‖ le escribe reclamándole que las mujeres puedan
participar del periódico. Como ya pudimos ver al estudiar las Sociedades peninsulares
era muy excepcional la participación de las mujeres en ellas. Aun así es una polémica de
la que no escaparon las reflexiones de algunos ilustres pensadores españoles.
Campomanes afirmó en su momento que ―la mujer tiene el mismo uso de razón que el
hombre. Sólo el descuido que padecen en su enseñanza la diferencia, sin culpa de
ella‖. 191 Jovellanos por su parte recomendaba que se la incluya con prudencia a las
Sociedades de Amigos del País.
La lista de subscritores, potenciales socios, rebasó al círculo estrictamente
ilustrado, conteniendo miembros de la alta burocracia colonial como a grandes
comerciantes, que de esta manera comenzaban a apartarse del modelo de letrado
colonial. Y como dice Pilar González Bernaldo, aunque la proyectada Sociedad ―no
rompe con el principio de sociedad de castas, sus objetivos exceden a esta asociación
favoreciendo la instauración de nuevos espacios públicos en otros ámbitos de
sociabilidad‖.192
El extremeño envió invitaciones a los colaboradores del periódico y a figuras
destacadas de la capital virreinal para integrarse como socios numerarios de su anhelada
Sociedad.193 En el mes de agosto elevó a la Corte los nombres de quienes ocuparían los
cargos de ésta: director, él mismo; vicedirector, Martin José de Altolaguirre; censores,
Julián de Leiva y Juan José Castelli, censores sustitutos, Francisco Bruno de Rivarola y
José Icazate; secretario, Manuel Belgrano; secretario sustituto, José Manuel de

191
Tomado de Sarrailh, Jean, óp. cit. p. 519.
192
González Bernaldo, Pilar, "La Revolución Francesa y la emergencia de nuevas prácticas de la política:
La irrupción de la sociabilidad política en el Río de la Plata (1810-1815)", Boletín del Instituto de
Historia Argentina y Americana “Dr. E. Ravignani”, III serie, núm. 3, 1991, p. 12.
193
En carta de respuesta de Miguel de Azcuénaga a la invitación, éste le indicaba las que consideraba
personas idóneas para invitar a la Sociedad: Luis Chorroarín, Carlos Montero, Domingo de Azcuénaga,
Juan J. de Araujo, Julián de Leiva, entre otros. ―Re. de M. de Azcuénaga a F. Cabello‖, tomado de
Martini, Mónica, óp. cit., p. 204.

81
Lavardén; contador Melchor de Albín; tesorero Antonio José de Escalada. 194 La
Sociedad poseería un sello que la identifique y contaría con una Sociedad subalterna en
cada capital de intendencia.
Hacia fines de noviembre de 1801, Cabello y Mesa se dirigió a la Junta del
Consulado porteño dedicándole el periódico y pidiéndole protección para la Sociedad
patriótico-literaria y económica que quiere fundar. El síndico del Consulado, Ventura
Marco del Pont, se mostró partidario de la formación de la Sociedad, y recomendó la
creación de una biblioteca económica, y la adjudicación de premios, tal como lo había
dispuesto Carlos III para la Sociedad matritense. En virtud de tal informe, la Junta de
Gobierno del Consulado decidió apoyar económicamente el proyecto y comisionar a su
secretario Manuel Belgrano, para que junto con Cabello y Mesa, dispusieran de los
estatutos que debían reglar la Sociedad. 195 Era conocida la simpatía de Belgrano por
estas instituciones. Unos años antes, el exponente principal del grupo ilustrado
rioplatense, destacaba la importancia del establecimiento de las Sociedades en la
península para el desarrollo material y espiritual de la nación. En la Memoria Consular
del 14/06/1798 afirmaba:

[…] sabemos todos cuanto (el gobierno español) ha distinguido a esa multitud de
cuerpos patrióticos, a las sociedades económicas, digo, que en tan poco tiempo se han
erigido en la Península, donde se ofrecen y distribuyen premios y honores en tanta
cantidad, que sin exageración podemos asegurar que no hay nación en la Europa que la
iguale. Regístrense las gacetas de nuestra Corte, examínense los capítulos que tratan de la
materia y se hallarán ingentes cantidades, invertidas en distinguir y premiar a cuantos se
dediquen al trabajo, ya comunicando sus ideas por medio de memorias, ya ejecutando
obras de industria, nuevas máquinas o mejorando las antiguas, ya cultivando la tierra,
haciendo nuevos plantíos, etc. Ello es que desde el establecimiento de las sociedades
económicas, nuestra nación ha tomado otro vigor en la metrópoli […]

Pero pareciera que la propuesta no gozó del favor de las autoridades peninsulares.
La nota agregada por el fiscal del Consejo de Indias a la presentación de los estatutos
plantea dudas: ―la Sociedad Patriótica [dice] podría ser… de utilidad. Pero estando este
pensamiento en embrión, se puede dudar si en un país en que no hay mucha aplicación,

194
Nota de los oficiales para reglar la Sociedad Argentina…, 22/8/01, en Expedientes relativos a la
fundación, pp. CCXIII-CCXVI, tomado de Martini, Mónica, óp. cit., p. 208.
195
Estatutos…, en expedientes relativos a la fundación, pp. CCVI-CCXIII, citado en Martini, Mónica, óp.
cit., pp. 201-202.

82
se llevará a debido efecto‖.196 La Real Orden del 12 de abril de 1802 a pesar de aprobar
la suscripción realizada por el Consulado al periódico, determina suspender ―los demás
auxilios que propone relativos a la sociedad económica que ha proyectado el mismo
Cabello y Mesa‖.197
No hay constancias definitivas que prueben la verdadera existencia de la Sociedad
de Cabello y Mesa. Estamos más cercanos a considerar que nunca llegó a conformarse
realmente o que hubo de tener una existencia precaria. Es sumamente probable que no
llegara a organizarse más que como una tertulia informal de quienes colaboraban en el
T.M. Y como advierte Martini, conociendo al personaje, llama la atención que en
ningún momento alardee de haber instalado dicha Sociedad.198
Más allá de que el Semanario de Vieytes y Belgrano no dependiera de la
existencia de una Sociedad que lo nutra y sostenga, se propuso desde sus páginas la
creación de este tipo de experiencias, con el objetivo de apuntalar el desarrollo
económico y social de la región. Desde un comienzo el periódico contó con un apoyo
oficial más decidido, fundamentalmente de parte del Consulado, sumado a que el núcleo
letrado que lo impulsaba, contaba ya con el enraizamiento local del que Cabello y Mesa
carecía. En el primer número ya tenemos mención a la importancia que significaron las
Sociedades Económicas para el desarrollo agrícola de las naciones del viejo mundo:

No ha habido nación alguna que no haya creído como incontrastable esta verdad. La
agricultura es el nervio de un Estado. De aquí es que todas a porfiase han empeñado en
hacerla florecer, animando al Labrador con premios y recompensas para alentarle en el
trabajo, y erigiendo Sociedades que analizasen las operaciones más comunes de la
labranza: ha llegado a unirse de este modo, la teórica a la práctica; se ha conseguido
separar algún tanto al Labrador de aquella practica errada que seguía como derivada de sus
Padres, y se han hecho progresos indecibles.199

En el número 51 encontramos un llamamiento explícito a constituir una Sociedad


en el Río de la Plata, y en sintonía con el eje temático preponderante del periódico, se
plantea la necesidad del establecimiento de una Sociedad de Agricultura:

196
Nota del fiscal al proyecto de Estatutos…, 5/2/02, AGI, Buenos Aires, p. 587, citado en Martini,
Mónica, óp. cit., pp. 201-202
197
―Real orden del 12 de abril de 1802…‖, Documentos para la historia del general don Manuel
Belgrano, Tomo I, Instituto Belgraniano Central, Buenos Aires, 1982, p. 441.
198
Martini, Mónica, óp. cit., p. 203.
199
Semanario, núm. I, 1/9/02, pp. 2-3.

83
Una asociación de hombres amantes de la patria, inflamados del deseo de contribuir
con sus conocimientos al bien de sus conterráneos, he aquí el único resorte digno de
tocarse, y que dará un perene impulso a nuestra inerte máquina. Esta es la senda que han
seguido los pueblos ilustrados de la Europa para tocar la cima de una felicidad
independiente. Nosotros debemos imitarlos, y aprovecharnos de la protección que nos
dispensa un Monarca justo, celoso hasta el extremo de la felicidad de sus vasallos, y
declarado protector de los establecimientos útiles. ¿Qué nos falta pues para poner en
ejecución una obra que nos es absolutamente necesaria? Ninguna otra cosa que
determinarnos a arrancar de los brazos de la irresolución a aquellos ciudadanos útiles que
pueden ser interesantes a la patria por sus luces, y reunirlos en un punto desde el cual se
comuniquen al común del pueblo los conocimientos más precisos para obrar con
discernimiento y elección en los diversos objetos a que la naturaleza los destina.200

Igualmente, aunque la agricultura sea su materia principal, el autor del artículo


considera que las Sociedades también deben atender las necesidades de los artesanos y
la industria. Y en este punto llama la atención para que no se terminen convirtiendo en
un foro de divagues teóricos y discusiones en el aire. Sostiene que los socios no:

[…] vayan a leer discursos académicos a sus juntas, sino a conferenciar llanamente
sobre los ramos de apicultura e industria que se pueden promover, y los medios de
verificarlo: óigase al inteligente y práctico más bien que al elocuente; prevalezca en las
juntas el dictamen de los labradores; artesanos y economistas sabios sobre el de los que
quieren que todo ceda a sus títulos y dignidades; foméntense industrias acomodadas a las
circunstancias del país, al genio de sus naturales, y a las primeras materias que abunden:
imprimase poco y muy escogido y meditado: no se repitan las sesiones sin necesidad: haya
en ellas fraternidad y cordialidad.201

La ofensiva por parte del grupo ilustrado que se nucleaba alrededor del Semanario
existió, aunque al igual que en el caso del proyecto de Cabello y Mesa, no se han
encontrado registros fiables que certifiquen que la Sociedad se haya establecido
realmente.

Algunas hipótesis de los porqués de su fracaso

¿Cuáles son entonces las razones para que no se haya constituido finalmente una
Sociedad económica en el Río de la Plata? Entendemos que no hay sólo una causa

200
Semanario, núm. LI, 7/9/03, pp. 4-5. La propuesta consiste básicamente en comprar algunas hectáreas
de terreno fértil para poder llevar adelante experimentos agrícolas.
201
Semanario, núm. LII, 14/9/03, p. 10.

84
posible sino que se debió a diversos factores. En primer lugar podemos analizarlo desde
una perspectiva más global. Principios del siglo XIX no pareciera ser la época de
esplendor de estas iniciativas. Los estudios realizados sobre las Sociedades peninsulares
muestran que después del entusiasmo inicial pareciera que tendieron a disminuir su
actividad y que varias de ellas, salvo quizás las de mayor envergadura como la de
Madrid, Valencia, Zaragoza o la Bascongada, entraron en un letargo permanente.
Prueba de ello podría ser la circular del Rey del 14 de julio de 1786 donde se pedía
investigar ―la causa de lo poco que prosperan los Cuerpos patrióticos‖. 202 A esta
situación se le sumaron los cambios producidos en el gobierno español en 1790, como
respuesta al proceso revolucionario francés y los temores a sus réplicas en la península.
Fueron desplazados Campomanes, Cabarrús y Jovellanos de los Ministerios.203 El 24 de
febrero de 1791, Floridablanca, primer secretario del gobierno y famoso por su intento
de levantar un cordón sanitario ante la Revolución Francesa, suspendió todos los
periódicos no oficiales. En ese contexto reaccionario, se les ordenó a las Sociedades de
Amigos del País que cesen con las discusiones sobre economía política y que
disminuyan sus actividades.204
La Guerra de las Naranjas –mayo y junio de 1801-, que tuvo como contendientes
principales a España y Portugal, pero que ya expresaba el conflicto de fondo entre
Francia e Inglaterra por el dominio europeo, tuvo sus repercusiones, y no menores, en
los territorios americanos. En agosto de ese año Portugal ocupó las misiones orientales
inaugurando un nuevo ciclo de hostilidades entre ambos imperios en las fronteras
rioplatenses. Esta situación, sumada a la latente amenaza marítima inglesa, entendemos
que podría haber incidido para que, tanto las autoridades metropolitanas como locales,
privilegiaran iniciativas tendientes a fortalecer la capacidad militar antes que
embarcarse en proyectos como los de las Sociedades económicas.
En el plano local podemos suponer que los sectores dominantes de la capital
virreinal no estaban del todo entusiasmados con la idea de la conformación de la
Sociedad. Ni la burocracia ni los comerciantes monopolistas, de origen principalmente
peninsular, consideramos que vieran muy conveniente su instalación. Los primeros,
porque más allá que los proyectos separatistas aún no eran una amenaza real, si

202
Citado en Sarrailh, Jean, óp. cit., p. 272.
203
Cabarrús es denunciado a la inquisición por su Elogio a Carlos III y es encarcelado en junio de ese
año. Jovellanos es conminado a salir inmediatamente para Asturias a escribir un informe sobre el Estado
de las minas de carbón, lo que se parece más a un ―destierro político‖ que a otra cosa. Al año siguiente, es
destituido Campomanes de su cargo de Gobernador del Consejo de Castilla.
204
Herr, Richard, óp. cit., pp. 215-217.

85
desconfiaban de un cuerpo que pudiera ser caldo de cultivo para cuestionamientos cada
vez más profundo al status quo colonial.205 Los comerciantes monopolistas, por su lado,
estaban demasiado cómodos con el lugar de privilegio que poseían en el sistema
mercantil colonial como para incentivar y apoyar espacios donde solían elaborarse
proyectos que a la postre no les interesaban, como el desarrollo manufacturero de la
región, o peor aún, propuestas que atentaban contra sus intereses como lo era la del
libre-comercio.206 Belgrano advierte sobre esta cuestión en su autobiografía al afirmar
que la intención de la metrópoli era que las juntas de los Consulados americanos
cumplieran funciones análogas a las Sociedades, reemplazándolas:

Cuando supe que tales cuerpos en sus juntas, no tenían otro objeto que suplir a las
sociedades económicas, tratando de agricultura, industria y comercio, se abrió un vasto
campo a mi imaginación, como que ignoraba el manejo de la España respecto a sus
colonias, y sólo había oído el rumor sordo a los americanos de quejas disgustos, que
atribuía yo a no haber conseguido sus pretensiones, y nunca a las intenciones perversas de
los metropolitanos, que por sistema conservaban desde el tiempo de la conquista…no
puedo decir bastante mi sorpresa cuando conocí a los hombres nombrados por el Rey para
la junta que había de tratar la agricultura, industria y comercio, y propender a la felicidad
de las provincias que componían el virreinato de Buenos Aires; todos eran comerciantes
españoles; exceptuando uno que otro, nada sabían más que su comercio monopolista, a
saber: comprar por cuatro para vender por ocho, con toda seguridad.207

Desde el punto de vista de la Corona, para Eugenia Molina, pudo ser justamente el
hecho de que el Consulado porteño cumpliera ya las funciones que la Sociedad se
proponía lo que llevo a desinteresarlos de la conformación de la entidad, y que aun
cuando anunciase la voluntad de colocarse bajo su protección, podía crear recelos y
fricciones corporativas.208
Otros elementos a considerar para el caso de la Sociedad pensada alrededor de la
experiencia del T.M., son la situación y características personales de su principal

205
A fines del XVIII, Aranda le escribe preocupado a Floridablanca: ―Me he llenado la cabeza de que la
América meridional se nos irá de las manos‖, Citado en Sarrailh, Jean, óp. cit., p. 587. Lo que
predominaba igualmente era la opinión del conde de Fernán-Núñez, embajador de Carlos IV ante la Corte
de Versalles, que el estado de atraso de las poblaciones eliminaba tal peligro por mucho tiempo. (Vida de
Carlos III) Una razón más para no ofrecerles herramientas para el progreso como eran las Sociedades.
206
Un ejemplo de esta desidia es el caso de la Sociedad Económica de Cádiz, que no pudo establecerse
sino hasta 1813, casi 50 años después que la Sociedad Bascongada, producto de la mezquindad de la
poderosa burguesía mercantil gaditana.
207
Belgrano, Manuel, ―Autobiografía…‖, en Mitre, Bartolomé, Historia de Belgrano y de la
Independencia Argentina, Buenos Aires. 1945, p. 430.
208
Molina, E., óp. cit., p. 130.

86
impulsor, que atentaron seguramente contra las posibilidades de su conformación. Y es
que Cabello y Mesa, por su condición de recién llegado a la capital virreinal, carecía de
los vínculos sociales y políticos que le dieran una plataforma desde donde erigir ese
emprendimiento. Se trataba de un elemento externo sin el grado de enraizamiento local
como para encolumnar a la elite letrada porteña. A pesar de ello, se las ingenió para
contar en un comienzo con el apoyo del Consulado y la colaboración de algunos de los
hombres destacados de la ilustración de la ciudad para llevar adelante el T.M. Es
también posible considerar que algunas características de su personalidad no ayudaron a
dotar de la estabilidad necesaria al proyecto de la Sociedad. De condición aventurera, su
vida estuvo marcada por indescifrables cambios de rumbo y reposicionamientos, que
demuestran en general la búsqueda de reconocimiento y prosperidad material, por
encima de la coherencia a enrolamientos políticos y doctrinarios. Por otro lado, en sus
artículos se puede reconocer una inclinación recurrente a la polémica y al conflicto, no
exentos de la sátira y la sorna como recursos. La opinión corriente entre los estudiosos
es que la clausura del T.M. ordenada por el virrey del Pino, se debió a un artículo
titulado Política, Circunstancia en que se halla la provincia de Buenos-Aires e Islas
Malvinas y modo de repararse, considerado como demasiado corrosiva su crítica a la
sociedad porteña.209
En síntesis, ni el contexto general marcado por un repliegue de las políticas
reformistas en el Imperio español post revolución francesa, ni las condiciones locales,
con un élite política y económica reacia a cualquier ―experimento‖ que alterara el
preciado status quo colonial, sumado a las características de algunos de sus principales
impulsores, permitieron que las Sociedades Económicas tuvieran en el Rio de la Plata la
oportunidad de ir más allá de los papeles y echar raíces de manera definitiva.

209
El 9 de julio la Real Audiencia pidió cuentas de su labor a Benito de la Mata Linares, primer censor
del periódico, debido a las sátiras y polémicas subidas de tono y mandó a que se intime al editor. A
continuación, comenzó a sufrir la quita de colaboraciones, como podemos apreciar en carta al Secretario
de Estado con fecha del 10 de julio, donde se queja que los administradores de la aduana de Buenos Aires
y Montevideo se niegan a comunicarles las noticias de entrada y salida de las embarcaciones. Y si el art.
Política hubo de herir el amor propio de los vecinos del Puerto, el Retrato político moral del gobierno
secular y eclesiástico, antiguo y moderno de la Sierra del Perú publicado el 15/10 hizo lo propio con los
del clero. Ese mismo día el comisario del tribunal de la Inquisición dirigió una nota al virrey acusando de
libelo infamatorio al T.M y la Junta del Consulado decidió en sesión levantar su suscripción ―viendo
mucho tiempo ha que no hace más que separarse de la verdadera intención de este Cuerpo‖. Documentos
para la historia del general don Manuel Belgrano, Tomo I, Instituto Belgraniano Central, Buenos Aires,
1982, p. 442.

87
Consideraciones finales

Aun con cierto rezago y una moderación mucho más acentuada, el iluminismo
hizo impacto de manera indudable en el mundo hispánico. Con fuerzas poderosas
enfrente como una clase nobiliaria conservadora, la Iglesia y su temible Inquisición, la
minoría ilustrada se las ingenió para ofrecerles pelea, con el objetivo de encarrilar a
España y su Imperio en la «corriente civilizadora» que ya transitaban el resto de las
potencias europeas. Despojada de un nacionalismo estrecho, a fin de cuenta poco
productivo, consciente de que ya había pasado el tiempo de la hegemonía sobre Europa,
que España no era ya sino «el esqueleto de un gigante», se sumergió en las nuevas ideas
que atravesaron el viejo continente.
América no fue ajena a este proceso, con España ocupando el rol de mediadora de
los debates y planteos de la Ilustración europea. La presencia de los ilustrados españoles
en las bibliotecas de los letrados y en los periódicos rioplatenses era una clara prueba de
ello. Como ya dijimos, la Ilustración española corría con ventaja entre los americanos
por ofrecer una versión de las reformas más atenta a las condiciones particulares de la
monarquía hispana. Los planteos tanto de Jovellanos como de Campomanes, Foronda y
otros ilustrados, partían de la necesidad de sacar a España y el conjunto del Imperio del
atraso en el que se encontraba y recuperar la grandeza perdida. Misma preocupación
compartida por las élites letradas americanas. Depositaron su fe al igual que los
peninsulares en la mejora que traería aparejado el fomento de la educación pública y la
instrucción técnica en la población. En definitiva, el intento de modernización,
conflictiva en muchos casos, del espacio público de opinión bajo la lupa de los
funcionarios de la Corona, con una burguesía débil -en algunos casos, prácticamente
inexistente- que cumpliera el papel de clase dirigente de la modernización capitalista,
tanto en la península como en América, se buscó que fuera el Estado borbónico el que
se pusiera a la cabeza del proceso de trasformaciones sociales y económicas, en pos de
recuperar el tiempo y el terreno perdidos. En el Rio de la Plata era necesario atajar el
deslizamiento que se venía produciendo de manera continua hacia la monoproducción
ganadera. Como bien marcara Tulio Halperín Donghi, los economistas ilustrados iban
convenciéndose que el juego automático de las fuerzas económicas no aseguraba la
realización de sus ideales políticos ni éticos.210 Futuros dirigentes revolucionarios como
Belgrano, inicialmente confiaron en que el gobierno virreinal iba a tomar las medidas

210
Halperín Donghi, T., Tradición…., p. 155.

88
modernizadoras reclamadas, cosa que sucedió a cuentagotas y que a fin de cuentas no
generó más que desencanto entre los ilustrados rioplatenses. Entendemos que aquí
radica una de las razones, entre otras, que explican que en el marco de la crisis
monárquica varios de ellos buscaran replantear los términos de la relación con la
metrópoli. En un mundo que ven desmoronarse frente a sus ojos, se ven compelidos a
interrogarse sobre sus funciones y sobre qué contribución podrían hacer a la
constitución de un orden nuevo. Igualmente, principios de siglo no era tiempo aún de
críticas directas por parte del grupo de «intelectuales» a las autoridades virreinales, ni
tampoco al sistema colonial. Muchos de ellos formaban parte del gobierno, y la mayoría
consideraba además que era posible perfeccionar el sistema «desde adentro», sin la
necesidad de grandes sobresaltos. En su doble calidad de escritores-funcionarios,
cumplieron una labor de propaganda de este ideario en particular, en algunos casos muy
a tono con el conjunto de reformas administrativas. Si decíamos que en la península era
difícil encontrar cuestionamientos de orden político o religioso por la censura o
directamente porque no formaban parte del repertorio de los reformistas, en la prensa
rioplatense esto fue aún más marcado. Lo «político» casi no tuvo lugar en los periódicos
de principios del XIX, notoriamente menos que en la metrópoli. Hubo que esperar a la
Gazeta de Buenos Aires, surgida al calor de la Revolución para poder identificar
temáticas propiamente políticas. Lo que no significa que estos letrados no estuvieran en
contacto ya con los lenguajes políticos que conmocionaban Europa.
Con respecto a la recepción de los debates económicos, tradicionalmente se
consideró que los ilustrados rioplatenses abrevaban casi exclusivamente en el
pensamiento fisiocrático o en el liberalismo smitheano. Los trabajos de Chiaramonte
fueron pioneros al señalar la fuerte presencia de la «Escuela napolitana» en los debates
locales, rompiendo por primera vez con esa imagen tradicional. Más recientemente,
Pastore y Calvo han acertado al plantear que los argumentos agraristas tanto del
Telégrafo o el Semanario no deben ser adjudicables a una axiomática filiación
fisiocrática, sino más bien hay que entenderlos como justificaciones conceptuales
utilizadas para resaltar el papel del agro en desarrollo local, teniendo en cuenta las
innegables ventajas comparativas de la región. Esto demuestra el proceso selectivo y de
adaptación realizado sobre el pensamiento económico europeo, y particularmente
español, por parte de la élite letrada rioplatense para aplicarlo a la realidad local. La
recepción del pensamiento europeo en un medio local periférico como el Río de la
Plata, experimentó entonces un proceso de modificación conceptual, y lejos de haber

89
sido una un simple copia o imitación, se produjo una «adopción correctiva de las ideas
generadas en los centros de conocimiento de acuerdo a la percepción de las condiciones
culturales y socioeconómicas que operan en el plano local».211 A partir del análisis que
hemos realizado de los periódicos podemos constatar que con los fisiocráticos se
compartiría la importancia de la agricultura en la generación de riqueza, pero no su
exclusividad. Con el liberalismo económico, los tibios pero cada vez más recurrentes
planteos a favor de la libre exportación de los frutos, aunque sería Foronda antes que
Smith al que citarían para reforzar estos argumentos. De los reformistas peninsulares la
convicción de que era el Estado el principal actor que debía intervenir sobre la realidad
social para provocar o permitir las transformaciones necesarias en el camino de
racionalización económica y social anhelada del imperio, incluidas aquellas que
empezaban a colisionar con el sistema colonial, indiscutido por los metropolitanos.
La novel prensa rioplatense se constituyó entonces como la plataforma donde la
incipiente élite letrada porteña vehiculizó los debates y problematizaciones sobre la
realidad socioeconómica del virreinato, y las posibilidades y opciones para
transformarla. Y a la par, como sucedía en otros lugares de la América española, los
periódicos cumplieron un papel destacado en el proceso difusor que había encarado la
Corona. Con el contexto cultural hispánico de trasfondo, se produjo la incorporación de
ciertos contenidos generales de la ilustración europea, y en particular la peninsular, a
través de una receptividad que era a la vez un claro proceso de adaptación reflexiva.

211
Pastore, Rodolfo. «El pensamiento económico rioplatense y sus vínculos con el debate económico en la
España ilustrada», en Actas del Encuentro «El libro en el protopaís», 2002, p. 13. Disponibles en:
http://www.bibnal.edu.ar/protopais/mat/h10.htm

90
SEGUNDA SECCIÓN

LAS ALTERNATIVAS A LA CRISIS

91
92
Capítulo 3:

La revolución hispánica

Temblores antes de la crisis total

El 23 de abril de abril de 1805 el Virrey Sobremonte le escribió una


―reservadísima‖ carta al oidor Juan Bazo y Berry con el fin de que se ocupe
inmediatamente de investigar sobre la propagación de ciertos papeles que anunciaban
―trastornos y variaciones en nuestro gobierno‖, intimándolo a proceder con el mayor
disimulo para, de ser cierto, dar con sus autores. 212 El disimulo consistía en que la
investigación no debía llevarse por los canales formales, sino que debía prescindir de
autos y citaciones judiciales, confiando Sobremonte en la sagacidad del oidor para
ocuparse eficientemente de dicho asunto. El 18 de julio éste le escribió al virrey
informándolo de los avances de la investigación. La existencia de los rumores parecía
ser veraz pero la posibilidad de conocer a los artífices de su divulgación según Bazo era
extremadamente remota. Sostenía que eran los cafés el lugar elegido para propagar esas
ideas sediciosas, informándole que intimó a sus propietarios a no permitir que se den
ese tipo de conversaciones y a denunciarlas en caso de que sucediesen. Junto al informe,
Bazo adjuntaba un papel secuestrado donde, según él, se manifestaban las ―malignas
ideas que se han procurado buscado imprimir en el público‖. 213 A partir de la
reconstrucción que pudo hacer del recorrido, la primera persona que lo tuvo en sus
manos, habría sido el catalán José Presas. Éste manifestó que lo había encontrado en
uno de las sillas del café del Colegio y se lo había pasado inmediatamente a otra
persona. El oidor aprovechó una denuncia por una malversación de fondos contra Presas
para arrestarlo y ver si de esa manera podían incautar otros papeles que lo
comprometieran, siendo finalmente infructuoso el intento. Consideraba igualmente que

212
―Carta reservadísima del marqués de Sobremonte al oidor Juan Bazo y Berry‖, 23 de abril de 1805,
Biblioteca de Mayo, T. XI, p.10073.
213
―Oficio del oidor Juan Bazo y Berry al marqués Sobremonte‖, 18 de julio de 1805, Biblioteca de
Mayo, T. XI, p.10077. El supuesto papel adjuntado al oficio que figura en la colección Biblioteca de
Mayo como ―Discurso a Cortes por el presidente de la Nación de marzo de 1805‖ está repleto de una
terminología que remite mucho más al contexto posterior a la crisis monárquica y no a una fecha tan
anterior como 1805. El lenguaje por momentos parece propio del primer liberalismo español, dándole uso
a conceptos como ―derechos‖ y ―soberanía‖ en un registro que por lo menos se empezaría a utilizar a
partir de la eclosión juntista de 1808. Tendemos a creer que se trata de una equivocación a la hora de la
confección de la colección de mayo, aunque no nos aventuraremos a una conclusión tan taxativa ya que
entendemos que merece una investigación más profunda. Biblioteca de Mayo, T. XI, p.10076-77.

93
sus acciones, aun no habiendo logrado identificar a los autores últimos del líbelo, si
habían generado la suficiente aprensión como para calmar el desorden y silenciar a
aquellos que estaban esparciendo los rumores.
Las preocupaciones del virrey dan cuenta de cierto clima de tensión
experimentado por las autoridades coloniales por esos años. A pesar de la relativa
tranquilidad que se vivía en el Rio de la Plata, los temblores que habían sacudido al
mundo europeo y americano en el último cuarto de siglo seguían repercutiendo en la
memoria de los actores, tanto de los que procuraban preservar el statu quo como en
aquellos que ambicionaban trastocarlo. La rebelión andina seguía resonando en el
inconsciente tanto de criollos y españoles, constituyendo un temor latente explicado por
la sencilla razón de que los motivos que originaron el levantamiento indígena no se
habían solucionado. Más cerca en el tiempo, otra revolución social, en este caso exitosa,
ponía la alarma en la amenaza que una gran parte de la población americana, los
esclavos negros, siguieran el ejemplo haitiano y despertaran de su letargo. Revolución
que echaba raíces en aquella que había cambiado la historia occidental para siempre,
propagando no sólo la imagen de una experiencia que contó con amplia participación
popular y radicalidad en sus formas, sino un conjunto de ideas, valores y nociones
políticas que impactaron con fuerza sobretodo en una generación de letrados –y no sólo
letrados-, que se sintieron atraídos por las banderas de libertad, igualdad y fraternidad.
Los ecos fueron enormes, no sólo el derrumbe del Antiguo Régimen, sino la posibilidad
de que ello ocurriera en uno de los Estados absolutistas más grandes y potentes de
Europa, como era el francés. Por otro lado, la independencia de las trece colonias
inglesas al norte del continente, que había inaugurado el proceso revolucionario
mundial, afectaba con su ejemplo directamente los fundamentos del vínculo que existía
entre la metrópoli y los territorios americanos. Fue todo un precedente anticolonial de
referencia para los criollos iberoamericanos. Y aunque no creemos que fuera
considerado por estos como un modelo a seguir, en especial porque los sistemas de
colonización británico e hispano distaban mucho entre si y las distancias culturales eran
grandes, no quiere decir que las futuras revoluciones hispanoamericanas no tomarían
buena cuenta del precedente. Las autoridades del Río de la Plata tenían entonces
suficientes razones -sin que se registrasen aún ni grandes conspiraciones, ni hambrunas
que provocasen convulsiones sociales- para estar alertas a fin de anticiparse y cortar de
raíz cualquier principio de cuestionamiento al orden político. Con más razón en un

94
escenario de fuertes conflictos interimperiales como los que se vivían a principios de
siglo.
El intento de redefinición imperial que implicaron las reformas borbónicas se
produjo en un momento poco auspicioso para España. La situación internacional había
ido tornándose cada vez más compleja, al calor de acontecimientos que trastocaron
tanto el mundo europeo como el americano. La guerra desatada entre las colonias
inglesas y Gran Bretaña, al declarar las primeras su independencia, alineó a Francia y
España–tradicionalmente aliadas en contra de Inglaterra– con los Estados Unidos. Entre
1796 y 1802, las guerras se generalizaron en toda Europa y sus efectos se hicieron sentir
inmediatamente en sus dominios en América. La flota inglesa bloqueó el puerto de
Cádiz y otros puertos hispanoamericanos, lo que afectó de manera sustancial las
relaciones comerciales entre la metrópoli española y sus posesiones americanas.214 En
1801 Carlos IV había reafirmado la alianza con Francia mediante el Segundo Tratado de
San Ildefonso, en el que se conjuraban para terminar con el poderío naval británico. El
precio fue la entrega de la Luisiana a Napoleón. A cambio, el monarca español
obtendría el Reino de Etruria enclavado en la península Itálica. Las consecuencias de
este Tratado se revelarían inmediatamente: se conminó a cerrar al tráfico marítimo
británico a los puertos lusos, en especial Oporto y Lisboa. La negativa de la corona
portuguesa va a provocar la denominada ―guerra de las Naranjas‖ entre ambas
monarquías peninsulares.215
Todo se agravó para España cuando en octubre de 1805 su armada fue
prácticamente destruida en la batalla de Trafalgar, por lo que Inglaterra logró el pleno
control de los mares, provocando que fuera virtualmente imposible el tráfico entre
España y América. Sólo dos meses después, se produjo el triunfo de Napoleón en la
batalla de Austerlitz, afianzando el dominio francés en Europa y profundizando por lo
tanto el bloqueo al acceso inglés a los puertos continentales. En ese marco la posibilidad
de que Inglaterra atacase las colonias españolas era altamente probable. Lo que no
significaba que la opción de una ocupación y anexión a los dominios británicos fuesen
la única alternativa. Son conocidos los intentos de Francisco de Miranda de contar con
el patrocinio y la colaboración directa de Gran Bretaña para sus planes independentistas,

214
Ternavasio, M., óp. cit., p. 24.
215
Chust Calero, M. (ed.), Las independencias iberoamericanas en su laberinto. Controversias,
cuestiones, interpretaciones, Valencia, Universitat de Valencia, 2010, p 21.

95
planes que habían encontrado oídos receptivos en algunos sectores de la cancillería
inglesa.

Las invasiones inglesas y el nuevo equilibrio en el Rio de la Plata

Como señala Fabio Wasserman, los años inmediatamente anteriores a las


invasiones inglesas en el Rio de la Plata se caracterizan, lamentablemente, por una
escasez muy marcada de documentos producidos por las autoridades españolas o por
grupos civiles que dieran cuenta de las articulaciones y movimientos tendientes a
producir cambios en el vínculo con la metrópoli. También atenta contra la posibilidad
de trazar un derrotero del accionar de esos grupos la cambiante situación política tanto
local como internacional que se vivía por esos años, que llevó a ensayar muy diversas
tentativas, haciendo infructuoso distinguir una línea de acción precisa y coherente a lo
largo del tiempo.216
Aun así, algunos autores se han animado a definir la existencia de por lo menos
dos grupos que promovían planes autonomista o en algunos casos directamente la
ruptura del vínculo con España. Por un lado aquél que propiciaba la protección francesa
y que, según algunos historiadores, tenía como referentes a Juan Martín de Pueyrredón
y Santiago de Liniers. Y por el otro, el llamado ―Partido de la Independencia‖, formado
alrededor del núcleo constituido por Castelli, Belgrano, Vieytes y los hermanos
Saturnino y Nicolás Rodríguez Peña, más proclive al apoyo inglés y que evidenciaba
sus propósitos con el envío en 1803 de Mariano Castilla como agente a Londres y en
1804 con la recepción que le brindaron al coronel James Burke en Buenos Aires.217
Luego de pasar varios meses en la ciudad, el oficial partió a Chile y luego al Alto Perú,
donde sus movimientos generaron sospecha y fue detenido. Tras ser enviado a Buenos
Aires, logró que el propio virrey permitiera su salida, dirigiéndose a Rio de Janeiro.
Pero el tiempo que estuvo en Buenos Aires no había sido desaprovechado, logró trabar
vínculos con distintos grupos y se hizo una idea del estado de opinión sobre el rol que
esperaban que pueda cumplir Inglaterra en relación con el futuro de la región. A pesar

216
Wasserman, F., Castelli…, p. 51.
217
Se sabe que Saturnino Rodríguez Peña participó en las prácticas masónicas introducidas por los
ingleses junto a Aniceto Padilla. Unos años después, ya en el marco de la crisis monárquica, la existencia
de estas dos tendencias va a ser denunciada por la Real Audiencia de Buenos Aires en una carta al
gobierno español donde se advierte sobre ―la división de opiniones de los vasallos de estas provincias,
fascinados unos de las máximas corruptoras de la revolución fatal de Francia; inclinados otros a una
delirante y desatinada independencia influida por los ingleses‖. Documentación relativa a los
antecedentes de la Independencia de la República Argentina, F.F. y L., Buenos Aires, 1912, p. 66.

96
de la falta de documentación, se puede conjeturar que en sus reuniones con Castelli y
los hermanos Peña les ofreció apoyo para lograr la independencia a cambio de ventajas
comerciales.218 El agente inglés se contaba entre los que consideraban que una invasión
por la fuerza sería contraproducente porque provocaría el fuerte rechazo de la población
local, como efectivamente sucedió unos meses después, lo que lo llevó a escribirle a sus
superiores molesto porque sus recomendaciones no habían sido tomadas en cuenta.
Con respecto al grupo de criollos podemos decir que su coincidencia en una serie
de actividades por estos años da cuenta de lazos preexistentes que fueron
construyéndose, en primera instancia, a partir la participación en los mismos espacios de
socialización estudiantil y universitaria, lo que nos da la pauta también de que
recibieron una formación ideológica relativamente homogénea. Como señala Eugenia
Molina también debemos considerar las relaciones literarias que surgieron durante las
experiencias editoriales de comienzos de siglo, las cuales posibilitaron cierta intimidad
junto a la que debemos contar los intentos por brindar una solución a la situación en la
que había colocado a la región la situación imperial desde 1804. Finalmente, tampoco se
puede dejar de tener en cuenta los vínculos familiares y amistosos, reforzados por los
provenientes de otros ámbitos, los cuales constituyeron la base de díadas posteriores.219
Cuando el 25 de junio de 1806 se produjo sorpresivamente el desembarco de las
tropas inglesas en la costa de Quilmes, la falta de previsión permitió que sólo dos días
después éstas estuvieran entrando con facilidad a la ciudad de Buenos aires. Si bien la
creación del Virreinato del Río de la Plata había tenido como principal objetivo reforzar
militarmente la región austral del imperio, dada la constante presión portuguesa sobre
Río Grande y Colonia de Sacramento, la Corona no se había ocupado de que tal
refuerzo fuera significativo en términos del envío de tropas regulares y de la
organización de milicias regladas locales. El virrey Sobremonte huyó al enterarse del
desembarco decidiendo organizar la resistencia desde el interior del virreinato. El
general William Beresford, a cargo de las fuerzas de ocupación, se erigió como una
suerte de gobernador y ofreció garantías de mantenimiento de la esclavitud, respeto a la
propiedad y al ejercicio de la religión católica, además de decretar la libertad de
comercio y de prometer una rebaja de impuestos. A las autoridades civiles y
eclesiásticas les prometió su continuidad en tanto sus miembros jurasen lealtad al rey

218
Wasserman, F., Castelli..., p. 53
219
Molina, E., ―Sociabilidad y redes político-intelectuales: Algunos casos entre 1800 y 1852‖, CILHA, a.
12 n. 14, Mendoza, 2011, pp. 21-22

97
Jorge III, cosa que hizo la mayoría al igual que los principales vecinos. El acto de
juramento realizado en el fuerte causó desconcierto e irritación entre muchos
pobladores. La fidelidad al rey español seguía siendo un valor demasiado capital para
los vasallos que habitaban el rincón más austral del Imperio como para aceptar
repentinamente un cambio de esa naturaleza. Manuel Belgrano, que había participado
como oficial improvisado en las escaramuzas antes de la entrada inglesa a la ciudad, se
contó entre aquellos a los que les causó una fuerte indignación el juramento. Cuando el
Consulado en su conjunto, del cual como sabemos era el secretario, reconoció el nuevo
estado de cosas, Belgrano pidió licencia y se marchó a la Banda Oriental. Castelli, que
era su suplente, tampoco participó del juramento y presentó su renuncia. El propio
Belgrano rememoraba esos días:

Aquí recuerdo lo que me pasó con mi corporación consular, que protestaba a cada
momento de su fidelidad al rey de España; y de mi relación inferirá el lector la proposición
tantas veces asentada, de que el comerciante no conoce más patria, ni más rey, ni más
religión que su interés propio […] Como el Consulado, aunque se titulaba de Buenos
Aires, lo era de todo el virreinato, manifesté al prior y cónsules, que debía yo salir con el
archivo y sellos adonde estuviese el virrey, para establecerlo donde él y el comercio del
virreinato resolviese: al mismo tiempo les expuse que de ningún modo convenía a la
fidelidad de nuestros juramentos que la corporación reconociese otro monarca: habiendo
adherido a mi opinión, fuimos a ver y a hablar al general, a quien manifesté mi solicitud y
defirió a la resolución; entretanto, los demás individuos del Consulado, que llegaron a
extender estas gestiones se reunieron y no pararon hasta desbaratar mis justas ideas y
prestar el juramento de reconocimiento a la dominación británica, sin otra consideración
que la de sus intereses. Me liberté de cometer, según mi modo de pensar, este atentado, y
procuré salir de Buenos Aires casi como fugado; porque el general se había propuesto que
yo prestase el juramento, habiendo repetido que luego que sanase lo fuera a ejecutar; y
pasé a la banda septentrional del Río de la Plata, a vivir en la capilla de Mercedes. Allí
supe, pocos días antes de hacerse la recuperación de Buenos Aires, el proyecto, y
pensando ir a tener parte en ella, llegó a nosotros la noticia de haberse logrado con el éxito
que es sabido.220

El proyecto al que se refiere Belgrano no era otro que las iniciativas encabezadas
por algunos criollos y españoles atentos a que la indignación en la población ante la
ocupación iba creciendo. Entre ellas se destacaban el cuerpo de húsares organizado por
220
Belgrano, M. «Autobiografía…». En Mitre, B. (1945). Historia de Belgrano y de la Independencia
Argentina. Buenos Aires.

98
Juan Martín de Pueyrredón; las milicias acaudilladas y financiadas por Martín de
Álzaga, un próspero comerciante de origen vasco y alcalde del cabildo porteño; y la
determinación del capitán de navío Santiago de Liniers, un francés al servicio de la
corona española, bajo cuyo liderazgo se terminaron alineando las fuerzas regulares e
irregulares. Desde Montevideo, con la colaboración del gobernador Pascual Ruiz
Huidobro y en coordinación con las fuerzas de Álzaga, se organizó y ejecutó la
reconquista. Las tropas inglesas fueron derrotadas y el 12 de agosto firmaron su
rendición en forma incondicional.
El triunfo de las fuerzas milicianas no escondió la indignación hacia la máxima
autoridad virreinal, que aún permanecía en Córdoba, acusada de haber abandonado a su
suerte a la ciudad capital. Ante el desprestigio de Sobremonte y el clima enrarecido que
se vivía se decidió la convocatoria a un cabildo abierto, donde fueron invitados más de
100 vecinos de la ciudad, de los cuales solo unos pocos eran americanos, para
determinar el rumbo inmediato a seguir tras la reconquista de la ciudad. En las afueras
del Cabildo se congregó una muchedumbre exigiendo la renuncia de Sobremonte. Ante
lo inédito de la situación, invocando como argumento la aclamación general del pueblo,
se optó por tomar una decisión salomónica: delegar el mando político y militar de la
plaza de Buenos Aires en el héroe de la reconquista, Santiago de Liniers y el político en
la Audiencia, pero por su calidad de representante directo del monarca, los cabildantes
no avanzaron en su destitución formal. Aun así se trataba de un cambio decisivo en la
dinámica política y la sociedad rioplatense, abriéndose de esa manera una lógica de
intervención política donde los actores locales iban a ir tomando cada vez mayor peso.
La primera invasión inglesa dejaba como legado varias novedades. Era ante todo, una
crisis de autoridad sin precedentes: no sólo había quedado al desnudo la incapacidad de
las fuerzas militares españolas para defender sus posesiones, sino también el dudoso
comportamiento de las autoridades coloniales, duramente cuestionado por gran parte de
los vecinos y habitantes de la ciudad.
La amenaza externa en el virreinato no había finalizado y la realidad era que la
situación seguía siendo crítica. La escuadra inglesa al mando de Popham mantenía
bloqueado el Rio de la Plata y recibía refuerzos, como consecuencia del entusiasmo que
había generado en Londres la ocupación y el aval que finalmente había otorgado la

99
corona británica a la iniciativa.221 En febrero de 1807, tras haber ocupado la campaña de
la Banda Oriental, las tropas inglesas tomaron Montevideo. La gravedad de la situación
volvió a poner en foco a la figura de Sobremonte y su incapacidad para enfrentar la
amenaza. Un nuevo Cabildo abierto fue convocado y a partir de la solicitud de Martín
de Álzaga, con la movilización de sus milicianos, finalmente se determinó la suspensión
y arresto del Virrey. El gobierno recayó en el regente de la Audiencia y el mando militar
continuó en manos de Liniers.
En este contexto volvió a entrar en escena Saturnino Rodríguez Peña, que
valiéndose de su condición de ayudante de Liniers propició la fuga de Beresford. En los
últimos meses había mantenido contacto a pesar de su condición de prisionero,
alcanzando supuestamente un acuerdo donde el general habría de interceder a favor del
viejo plan de apoyo inglés a la intención independentista del grupo, evitando así una
nueva y quizás más perdurable ocupación. 222 Pero una vez hallado Beresford en
Montevideo, fueron infructuosos sus oficios para impedir el ataque, que se concretó
finalmente el 28 de junio de 1807 con el desembarco en la Ensenada de Barragán de una
gran cantidad de tropas bajo el mando del general John Whitelocke. Por su parte
Rodríguez Peña terminó recalando en Rio de Janeiro donde, como veremos más
adelante, continuaría alentando sus planes independentistas.
Mientras la invasión se preparaba llegó a Buenos Aires una Real Orden desde
España donde se nombraba a Pascual Ruiz Huidobro como nuevo virrey del Rio de la
Plata, pero al estar éste preso en Inglaterra tras la toma de Montevideo, Liniers asumió
interinamente el cargo por ser el oficial de mayor rango, validando así su liderazgo de
facto. Su estrategia consistió en esperar al ejercitó inglés en las afueras de la ciudad,
pero fue derrotado el 1 de Julio y las tropas se dispersaron. Whitelocke cometió un
grave error al intimar a la ciudad a rendirse en lugar de tomarla de inmediato, lo que
permitió a Álzaga reorganizar las fuerzas locales y preparar la resistencia levantando
barricadas y animando a los vecinos a participar desde sus casas para frenar el avance
de las tropas inglesas. Prácticamente toda la población se levantó en armas y
heroicamente ofreció un durísimo combate a las fuerzas invasoras que tras varios días
de encarnizados enfrentamientos y tras haber sufrido numerosas bajas decidió

221
La primera invasión que había llevado a la flota de Pophan y Beresford desde el Cabo de Buena
Esperanza hasta el puerto de Buenos Aires en 1806– respondió a la propia iniciativa de los oficiales y no
había contado con la autorización del gobierno británico .
222
Entre los que fueron procesados por infidencia hacia los ingleses durante la ocupación se encontraba
Francisco Cabello y Mesa, el polémico editor del Telégrafo mercantil.

100
finalmente la capitulación. Fueron obligados también a evacuar la Banda Oriental,
quedando Inglaterra sin ningún punto de apoyo en el Rio de La Plata. Tras el estrepitoso
fracaso el Foreing Office comenzó a considerar nuevamente la alternativa de apoyar la
independencia de las colonias para asegurarse sus mercados, y sobre esa posibilidad
volvieron a orbitar algunos de los rioplatenses ya mencionados.
Pero lo más significativo es que el doble rechazo a las incursiones inglesas
trastocó para siempre la realidad política rioplatense. La población había demostrado
una fuerte lealtad hacia España y su monarquía, pero sus funcionarios coloniales no
hacían otra cosa que desprestigiarse. En los meses que mediaron entre la primera y la
segunda invasión inglesa, las precarias fuerzas voluntarias creadas por Liniers se
hicieron más numerosas y organizadas. Sobre la base de un servicio y entrenamiento
militar para todos los vecinos mayores de 16 años se crearon milicias que superaron los
8.000 miembros —la mayoría de origen criollo, en una ciudad que recién sobrepasaba
los 40.000 habitantes— y que lograron suplantar la falta casi total de un ejército
veterano capaz de defender los dominios de España.223 La emergencia de fuerzas locales
en el curso de la resistencia y la expulsión del invasor había trastocado el equilibrio de
fuerzas preexistente. Tal como ha destacado Tulio Halperín Donghi, el papel que
asumieron las milicias fue crucial en el conflictivo escenario que dejaban por herencia
las dos expediciones británicas. Erigidas en un nuevo factor de poder, esas milicias
intervendrían en las querellas que se estaban desencadenando entre las autoridades
coloniales. Los jefes de estas milicias, elegidos en aquellos años por la misma tropa,
competían ahora con los grupos más encumbrados, funcionarios de alta jerarquía y
grandes comerciantes, por prestigio y poder. Como señala Marcela Ternavasio, la
popularidad de la que gozaban los protagonistas de la reconquista de la capital del
Virreinato parecía no tener rivales.224
Asimismo, el triunfo militar contribuyó a la condensación de un fuerte
sentimiento de orgullo local, cuya medida la da el acuerdo del Ayuntamiento de
encargar una historia de aquellos sucesos. Justamente, el cabildo, dominado por su
alcalde Álzaga, se había visto consolidado por su destacado papel en la defensa de la
ciudad frente a la segunda invasión británica y por el consuetudinario rol que tenía de
«representante» de la ciudad. De hecho, se trataba de la institución más antigua y

223
Goldman, N., Ternavasio, M., "La vida política" en Jorge Gelman (dir.), Argentina: Crisis imperial e
independencia, Taurus-Fundación Mapfre, Lima, 2010, p.50.
224
Ternavasio, M., óp. cit., p. 37.

101
arraigada de la capital virreinal, convertida al calor de los acontecimientos en el
vehículo de las peticiones que culminaron con la destitución de Sobremonte. 225
Tomando nuevamente las palabras de Ternavasio, esta medida inédita había abierto sin
duda,

[…] una grieta vertical en el orden colonial rioplatense. No sólo porque hirió de
muerte el prestigio de la máxima autoridad, sino porque privó al Virreinato, erigido hacía
apenas treinta años, del primer eslabón sobre el cual se fundaba la relación de obediencia y
mando en América, y en una coyuntura muy particular a nivel internacional. Tal acefalía
creó a nivel local un marco de incertidumbre jurídica que dejó a la región en una situación
de provisionalidad política y dio lugar a la emergencia de cierto margen de autonomía por
parte de las autoridades coloniales respecto de la metrópoli.226

Siguiendo con esa perspectiva, para la historiadora las invasiones inglesas fueron
el epílogo del plan reformista borbónico en el Rio de la Plata. Los orígenes marciales
del virreinato quedaron en entredicho cuando todo el complejo administrativo y militar
falló en ocasión de la primera expedición británica. La crisis institucional no
cuestionaba aún la lealtad monárquica pero si el tipo de vínculo que las reformas habían
querido crear.227 Manuel Moreno analizaría cuales eran las nuevas condiciones sobre las
que se asentaban las relaciones con la metrópoli después de las invasiones inglesas:

La fidelidad de aquel pueblo, llevada en repetidos actos hasta cierto grado de


fanatismo; sus costumbres, sus relaciones, hacían quimérico cualquier aspecto de mutación
formal, y aun la reforma de abusos... Se había acabado la docilidad absoluta al régimen
antiguo; mas todavía los límites de una separación completa estaban muy remotos... En
una palabra: Buenos Aires, después de sus victorias, no podía continuar en ser el teatro del
capricho de la metrópoli, pero debía ser siempre una parte del Imperio español.228

En esta precaria situación se encontraba el virreinato cuando se produjo el avance


napoleónico sobre la península Ibérica y se abría la profunda crisis de la monarquía que
cambiaría para siempre el mundo hispánico.

225
Goldman, N.; Ternavasio, M.; óp. cit., p.50.
226
Ternavasio, M., óp. cit., p. 38.
227
Ídem.
228
Moreno, Manuel, Vida y memorias del Dr. Mariano Moreno, ed. La Cultura Popular, Buenos Aires, p.
129.

102
La invasión napoleónica, las abdicaciones de Bayona y el comienzo de la crisis
revolucionaria hispánica

En 1807 el panorama político-militar en el continente europeo se traducía en la


derrota de la mayoría de las dinastías absolutistas que habían sido sustituidas por la
dinastía Bonaparte u obligadas a pertenecer a un sistema de alianzas con Francia. En ese
marco, la mirada napoleónica volvió a fijarse hacia el único enemigo de los franceses en
suelo europeo y aliado secular de los británicos: la monarquía portuguesa. Como señala
Manuel Chust, para Carlos IV y Manuel Godoy había llegado el momento de devolver
el golpe recibido en Trafalgar y en Buenos Aires con la ocupación de Portugal. Poco
importaba que en anteriores pactos de familia se hubiera casado a la hija de los reyes
españoles Carlota Joaquina con el rey de Portugal, Juan VI de Braganza. Éstas eran las
circunstanciasen las que se va a establecer un tratado secreto entre Manuel Godoy,
Carlos IV y Napoleón, firmado el 27 de octubre de 1807en Fontainebleau.229
El ejército francés atravesó rápidamente la península pero al llegar a Lisboa, su
comandante, el mariscal Phillipe Junot pudo ver como la familia real portuguesa había
dejado la ciudad embarcada rumbo a Rio de Janeiro junto con su corte y escoltada por la
flota británica. El objetivo de la maniobra quedaba incompleto pero la lección sería
aprendida para los sucesos de los próximos meses. El general Joaquín Murat, cuñado de
Napoleón, se instaló en Madrid a principios de marzo de 1808 y con él ingresaron
decenas de miles de soldados franceses que ocupan las principales ciudades y plazas
españolas. La ocupación ya estaba en marcha. Alarmado, Manuel Godoy convenció a la
pareja real de trasladarse hacia Nueva España, intuyendo que Napoleón había decidido
ya trasmutar la alianza en un nuevo trofeo para sus ya colmadas vitrinas. En el camino
hacia Cádiz, en Aranjuez, la traición fue otra, la del Príncipe de Asturias, Fernando,
quien obligó a su padre a abdicar en él tras orquestar un motín popular en esa población
contra Manuel Godoy, siendo proclamado rey el 19 de marzo de 1808.230

229
Como refiere Chust ―El tratado preveía el reparto de Portugal en tres zonas: el norte para el rey de
Etruria, el centro para Napoleón —que incluía el puerto de Lisboa— y el sur para Manuel Godoy; la
autorización de la entrada de tropas francesas en territorio español con el objetivo conjunto de invadir
Portugal; el reconocimiento de Napoleón a Carlos IV como emperador de las Américas —quizá una de
las claves del tratado— y el reparto de las colonias portuguesas, ni más ni menos que Brasil, tras el fin de
la guerra contra Portugal. Ésta fue una de las claves de la invasión. Por supuesto que el objetivo central
era ocupar los puertos lusos aliados de los británicos, pero sobre todo sustituir la familia real portuguesa
por la bonapartista, establecer la nueva legitimidad monárquica, y por ella exigir la lealtad de los súbditos
portugueses en Brasil. Una rica, productiva y gran colonia apetecible por la corona española y el Estado
napoleónico‖. Chust, M., óp. cit., pp.23-24
230
Ibíd., p. 24

103
El 20 de abril de 1808 Fernando VII llegaba a Bayona en busca del respaldo de
Napoleón a su proclamación como rey, y diez días después lo haría su padre Carlos IV.
El 2 de mayo, salía el resto de la familia real de la corte bajo las presiones de Joaquín
Murat, mientras que los rumores de ―secuestro‖ se iban expandiendo por la capital
madrileña. Durante los primeros días del mes de mayo se produjo la secuencia de
acontecimientos conocida como las ―abdicaciones de Bayona‖. Fernando fue obligado a
retornarle el trono a su padre, quien a su vez lo entregó a Napoleón y poco después éste
coronaría a su hermano José Bonaparte como rey de ―España y de las Indias‖ en un
decreto fechado el 6 de junio. El dos de mayo madrileño quedó en la historia como el
comienzo de la rebelión contra los planes bonapartistas y el inicio de la Guerra de
Independencia española. La dura represión de Murat se hizo sentir sofocando la
insurrección en la ciudad, quedando como fieles retratos de esas jornadas los cuadros de
Goya. Pero la pólvora imperial no alcanzó para sofocar el estallido y la rebelión
comenzó a recorrer toda la península. España se vio sumida en un sinfín de motines,
revueltas, levantamientos y rebeliones que tenían a los franceses como objetivo. Se
formaron juntas en las principales ciudades decididas a expulsar al francés y devolver al
trono al rey cautivo, pero también se percibía en la revuelta popular la furia contenida
después de tantos años de opresión absolutista. Son asesinados cuatro capitanes
generales, varios gobernadores, corregidores y otras autoridades representativas del
régimen absolutista. En el campo se asaltan casas de la nobleza, la cual huye a las
ciudades, e incluso a la corte del rey francés en busca de protección. 231 Analizando la
revolución española Marx y Engels dirían al respecto: ―Todas las guerras por la
independencia dirigidas contra Francia llevan simultáneamente en sí la impronta de la
regeneración mezclada con la de la reacción; pero en ninguna otra parte se presenta el
fenómeno con la intensidad con que lo hace en España‖.232
Las abdicaciones de Bayona y el levantamiento madrileño del 2 de abril, con sus
repercusiones inmediatas en toda la península, desataron una profunda crisis de la
monarquía española y con ella de todo el Antiguo Régimen. Fueron sus instituciones las
que se resquebrajaron, altamente cuestionadas, y el nuevo poder que fue surgiendo
sobre sus escombros lo hizo en parte a partir de una nueva legitimidad de carácter
popular nacida de la sublevación que estalló en toda la península.233Y aunque las Juntas

231
Ibíd., pp. 25-26.
232
Marx, Karl; Engels, Friedrich, Revolución en España, Barcelona, Ed. Ariel, pp. 90-91.
233
Artola, Miguel, Los orígenes de la España contemporánea, IEP, Madrid, 1959, p. 103.

104
surgidas al calor del levantamiento popular fueron rápidamente controladas por las
élites locales, cancelando la posibilidad de una revolución más profunda, como
sugirieron tanto el sevillano Blanco White como Marx unas décadas después, la realidad
era que una amplia porción de la sociedad española presentaba importantes
contradicciones con la estructura estamental del antiguo régimen. 234 Como señalara
Artola: ―El campesino aspiraba a la propiedad libre de la tierra, el industrial a la libertad
de trabajo, el comerciante a la del comercio, el funcionario a la racionalización de la
administración, el jurista a la unificación legal y los representantes de las profesiones
liberales a una concepción racional de la sociedad.‖235
Ese proceso de cambios profundos, lejos de limitarse al espacio peninsular,
atravesó el conjunto del imperio español, estremeciéndolo de tal manera que significó el
comienzo de su desintegración. Hablamos entonces de una revolución hispánica, como
bien lo señalaba F. X. Guerra, donde la ruptura con el antiguo régimen y la
emancipación americana formaron parte de un mismo proceso dialécticamente
imbricado, donde la palabra, lo escrito, jugó un rol determinante.236 En ese contexto fue
que pasaron a primer plano una serie de individuos que hasta ese momento actuaban
clandestinamente, detectando la oportunidad de salir a la luz y batallar por sus ideas al
calor del levantamiento nacional: los liberales españoles.

Orígenes del liberalismo peninsular

Como vimos en capítulos anteriores, hacia finales del siglo XVIII había
comenzado a emerger una cultura política, aunque todavía subterránea en su
manifestación, que apuntaba con claridad a una reforma profunda de la monarquía. La
ilustración española iba incorporando y asimilando a su propio código cultural las
innovaciones que el pensamiento político europeo estaba experimentando.
Clandestinamente, simpatizando con las nuevas ideas que la revolución francesa había
esparcido con la fuerza de una erupción, se fue configurando en la península un grupo
de tendencia liberal que sin llegar todavía a ser un partido, iban compartiendo un similar
cuerpo doctrinario e ideológico, objetivos comunes y una red de relaciones entre sus
integrantes. Muy críticos del despotismo de Godoy, fueron las tertulias, los cafés y las
reuniones clandestinas los lugares donde se afianzaron los lazos, convirtiéndose en

234
Marx, K.; Engels, F., óp. cit., pp. 92-94.
235
Artola, M., óp. cit., p. 53.
236
Guerra, François-Xavier, Modernidad e independencias, Mapfre, Madrid, 1992, p. 12.

105
verdaderos catalizadores políticos.237 En su mayoría los integrantes de estos grupos eran
literatos, clérigos, juristas y funcionarios, quienes se articularon en las principales
ciudades españolas como Madrid, Sevilla y Cádiz.238 En 1803 se fundó el Correo de
Sevilla después de diez años que no se publicaba ningún periódico en la ciudad;
vinculado a la Sociedad Económica sevillana, que tenía como socios a figuras que
serían claves durante la crisis, como Alberto Lista y José María Blanco White.239 En
Cádiz tuvieron mucha relevancia los cafés como espacios de sociabilidad política, entre
los que se destacaban ―La Estrella‖, ―La Perla Gaditana‖ y ―El Café de Cádiz‖. Una de
las tertulias más famosa la constituyó la llamada ―Fonda de San Sebastián‖, que
funcionaba desde 1775 pero que a principio del XIX se había ido politizando en rechazo
al gobierno de Godoy. Otra significativa era la tertulia de Salamanca que desde 1799 y
bajo la égida del catedrático Ramón de Salas reunía a estudiantes simpatizantes de las
nuevas ideas y era usina de panfletos y manifiestos que luego circulaban por toda la
península.240
Pero es alrededor de la figura de Manuel Quintana que se nucleó el sector más
dinámico del incipiente liberalismo peninsular. Protagonista de primer orden de la
revolución, Manuel José Quintana es considerado por algunos autores como el creador
del periodismo político en España. Previamente a la crisis de 1808, aglutinó a su
alrededor a un amplio espectro progresista, convirtiéndose en el orientador de su ala
más radical. En las tertulias organizadas en su casa reunió a los hombres más
importantes del liberalismo peninsular como Gallego, Tapia, Alcalá Galiano, Martínez
de la Rosa, entre otros. Claro ejemplo del letrado comprometido con una causa política,
desde sus artículos, el teatro y la poesía, batalló por las transformaciones
revolucionarias en su patria a través de un nuevo lenguaje de intervención.241 Según
María Esther Martínez Quinteiro ―existen indicios suficientes como para asegurar que el
pensamiento político liberal está ya configurado aquí antes de producirse la invasión
napoleónica, y parcialmente expresado en las poesías del grupo quintaneano y, sobre
todo del mismo Quintana‖.242 Aunque no compartimos completamente una afirmación

237
Martínez Quinteiro, María Esther, Los grupos liberales antes de las Cortes de Cádiz, Narcea, Madrid,
1977, pp.15-17.
238
Ibíd., p. 64.
239
Moreno Alonso, Manuel, La generación española de 1808, Madrid, Alianza Editorial, Alianza
Universidad, 1989, p. 37.
240
Martínez Quinteiro, M. E., óp. cit., pp. 19-20.
241
Dérozier, Albert, Manuel José Quintana y el nacimiento del liberalismo en España, Ed. Turner,
Madrid, 1978, p. 24.
242
Martínez Quinteiro, M. E., óp. cit., p. 25.

106
tan tajante, si podemos decir que algunos de los rasgos definitorios del primer
liberalismo peninsular ya circulaban entre los integrantes del grupo. Pero como señala
Javier Fernández Sebastián, el liberalismo en su etapa formativa, lejos ser una noción
estable y definida fue una constelación variable de conceptos vagos y titubeantes.243
A partir del levantamiento de 1808, dicho grupo de entusiastas letrados–los
―amigos de la libertad‖ como les gustaba llamarse a sí mismo-, pasaría a actuar
decididamente de forma pública, convencido de aprovechar la coyuntura para llevar
adelante su programa.244 Era imperioso ponerse a la cabeza de ese pueblo en armas. Los
puntos fundamentales de ese programa fueron la soberanía nacional –que encontraba su
base fáctica en el protagonismo del pueblo en la sublevación-, el estado de derecho, la
igualdad jurídica y la representación popular. Para ello se lanzaron de lleno a construir
una opinión pública favorable a estas aspiraciones, a través fundamentalmente de la
prensa y los manifiestos. Como señalara Guerra:

[…] lo radicalmente nuevo es la creación de una escena pública cuando este nuevo
sistema de referencias deja a los círculos privados en los que hasta entonces había estado
recluido, para irrumpir en plena luz. Triunfa entonces una nueva legitimidad – la de la
nación o la del pueblo soberanos-, una nueva política con actores de una clase nueva que,
por primera vez pueden ser llamados políticos, en tanto que se constituyen precisamente
para conquistar esa nueva legitimidad.245

Aquel primer liberalismo se distinguió sobre todo por su frontal rechazo al


despotismo y la arbitrariedad, unido a una apasionada afirmación, como dice Fernández
Sebastián, del valor de la libertad en política. 246 Tempranamente los liberales se
propusieron establecer una Constitución basada en la separación de poderes, que
garantizase la igualdad ante la ley y ciertos derechos básicos como la seguridad, la

243
Fernández Sebastián, Javier (coord.), La aurora de la libertad. Los primeros liberalismos en el mundo
hispánico, Madrid, Marcial Pons, 2012, p. 14.
244
En sus «Memorias», Quintana escribía en ese sentido «El partido, pues, que yo tomé desde luego
irrevocablemente fue el de contribuir con todos los medios que estuviesen a mi alcance para libertar a mi
patria de la tiranía de Bonaparte y de toda especie de tiranía. Así se lo dije a Antillón, manifestándole que
era llegada la época de corregir los males políticos de España».
245
Guerra, François-Xavier, óp. cit., p.13. En similar sentido, Richard Hocquellet aporta la siguiente
reflexión sobre la proliferación de periódicos políticos en estos años: ―Las ideas expuestas no son nuevas
en sí, formaban parte de las discutidas durante las reuniones de las élites ilustradas, en tertulias o en las
sociedades económicas de los amigos del país. En 1808, salen de estos círculos reducidos para tener un
alcance más grande tal como lo permite la publicación.‖ Hocquellet, Richard, «La aparición de la opinión
pública en España: una práctica fundamental para la construcción del primer liberalismo (1808-1810)»,
Historia Contemporánea. 2003 (II), nº 27, pp. 615-629.
246
Fernández Sebastián, Javier, óp. cit., p. 263.

107
libertad de expresión y la propiedad. Los más radicales solían apelar al pueblo y a la
nación como fuente última de legitimidad política.247En palabras de Roberto Breña:

[…]el primer liberalismo español constituyó una amalgama de doctrinas y normas


políticas que, al socaire de la invasión napoleónica, fueron planteadas, debatidas,
recuperadas y/o repensadas por un reducido grupo de eclesiásticos, abogados y
funcionarios que, decididos a terminar con el marasmo político-institucional que había
caracterizado a la última etapa del reinado de Carlos IV, elaboraron e iniciaron la puesta
en práctica (con las enormes limitaciones que la precaria situación del momento imponía)
de una serie de disposiciones jurídicas que significaban una transformación radical de la
política y de la sociedad españolas.248

Desde el enfoque de la Historia Conceptual, tomando nuevamente las definiciones


de Fernández Sebastián, el liberalismo de esos primeros años se puede entender como
―un macro concepto de perfiles difusos, progresivamente definido y esgrimido tanto por
adversarios como por partidarios; un concepto polémico y disputado, construido y
reconstruido por los agentes a través de su acción y de sus prácticas‖.249
Aunque originado en la península –los primeros liberales fueron españoles, al
igual que las expresiones ―partido liberal‖ y ―liberalismo‖ se usaron primero en
castellano-, en su mismo proceso formativo, sobre la base de una cultura católica,
ilustrada y cosmopolita, irá adquiriendo una naturaleza atlántica. Muchos de los
miembros de las elites políticas e intelectuales del mundo iberoamericano fueron
grandes viajeros e incluso vivieron períodos prolongados en París, Londres, Madrid o
Filadelfia. Los infortunios y las experiencias compartidas crearon entre ellos fuertes
lazos de solidaridad, e incluso la conciencia de pertenecer a un movimiento común. Así
se explica también el ―liberalismo trasatlántico‖ de muchos de ellos.250

Impresión y reimpresión de proclamas, manifiestos y periódicos en Buenos


Aires (1808-1809)

Cuando hablábamos de una fuerte imbricación entre el proceso en España y


América, no sólo hacíamos referencia a la circulación de proclamas y manifiestos
peninsulares en América, que llegaban regularmente en los barcos y, en muchos casos,

247
Ibíd., pp. 271-272.
248
Breña, Roberto, «El primer liberalismo español y la emancipación de América: tradición y reforma»,
Revista de Estudios Políticos (Nueva Época) N° 121. Julio-Septiembre 2003, pp. 257-289.
249
Fernández Sebastián, Javier, óp. cit., p.14.
250
Ibíd., p. 15.

108
rápidamente eran reimpresos en las pocas imprentas desperdigadas en las capitales
virreinales, sino que lo publicado originalmente a ambos lados del Atlántico eran de una
marcada semejanza entre sí tanto en su lenguaje como en sus temas y en los valores de
referencia a los que remitían. La teoría política contenida en esos escritos, procedentes
en su mayoría de España, y difundidos vigorosamente en América, explica la
conformación de una conciencia pública y una movilización de voluntades en la línea de
tensión que la hora marcaba. Como ya se ha dicho muchas veces, el conjunto del mundo
hispánico reaccionó inicialmente ante la crisis dinástica y el enemigo exterior como una
comunidad extraordinariamente homogénea.251 Como bien sugiere Guerra, una lectura
incluso superficial de las fuentes de estos convulsionados años muestra el lugar central
que ocupaban entonces los problemas generales. Sin lugar a dudas lo que preocupaba
ante todo a los americanos era, por ejemplo, la lucha contra Napoleón, la constitución
de la Junta Central en España, la reforma del sistema político, etc.252 Y como planteara a
su vez Demetrio Ramos el contenido de estos escritos no se trataba de ―enunciados de
un gabinete de estudio, en frío y sin riesgos, como serían las conclusiones de unos
juristas, por pura especulación intelectual. Parece más lógico comprender su
redescubrimiento [y reelaboración, agregamos nosotros], sobre el peso de la formación
jurídica antigua, a través de esta entrega doctrinaria, que les llega al mismo tiempo que
la noticia de los sucesos‖.253
En agosto de 1808 llegaron a Buenos Aires, llevadas por un enviado napoleónico,
el Marqués de Sassena y, las novedades del cambio de dinastía. Pero previamente, a
fines de julio, se habían recibido las noticias de la asunción al trono por Fernando VII.
El virrey Santiago de Liniers, y el Cabildo, decidieron entonces organizar la
acostumbrada ceremonia de juramento de lealtad al nuevo monarca, fijando la fecha del
30 de agosto. La posterior llegada del emisario francés añadió a esa decisión un nuevo
sentido, el de reafirmar la adhesión al monarca legítimo y de repudiar lo ocurrido en
Bayona, por lo que se decidió adelantar la fecha del juramento al día 21. Al igual que lo
que sucedía en el resto de América, alejada físicamente de la guerra, las manifestaciones
públicas fueron particularmente fastuosas. En ellas se reafirmaban de una manera
solemne, sancionada por el carácter sagrado del juramento, el rechazo del poder
arbitrario, la legitimidad del monarca y el compromiso de defenderlo. Pero también era

251
Guerra, François-Xavier, óp. cit., p. 119.
252
Ibíd., p. 116.
253
Ramos, D., ―Formación de las ideas políticas que operan en el movimiento de mayo de Buenos Aires
en 1810‖, Revista de estudios políticos, Vol. 134, Madrid: Inst. de Studios Políticos, 1964, p. 172.

109
una manera de reformular el pacto que unía indisolublemente no sólo la nación al
soberano, sino a cada uno de los vasallos entre sí.254
Las primeras proclamas y manifiestos que tanto la Junta de Sevilla –llegadas al
Rio de la Plata por intermedio de su comisionado plenipotenciario José Manuel de
Goyeneche- como otras juntas provinciales pusieron en circulación estuvieron
destinadas a explicar las razones de su erección, a la condena total a los planes de
Napoleón en la península, además de un llamamiento al pueblo español a rechazar la
invasión por medio de las armas.255 La mayoría de estos escritos comenzaban con un
raconto histórico de los últimos años, donde se contaba como el Emperador de Francia
había logrado, a partir del engaño y la complicidad de Godoy, imponerse sobre la
monarquía española, ocupando la península y obligando a los Borbones a abdicar por
medio de la fuerza. Se decía también que el rechazo que estas ilegitimas acciones causó
en el pueblo español, destacado en todas las proclamas como la principal reserva moral
de la monarquía, originó no solo el levantamiento nacional sino que dio fundamento al
desconocimiento de las autoridades extranjeras y generó las condiciones para la
eclosión juntista bajo la tesis de la absorción de la soberanía por parte de la nación.
Estos escritos, junto a algunos periódicos, dirigidos la mayoría de ellos ―al pueblo
español‖ o ―a los españoles‖, no solo recorrieron la península sino que, como dijimos,
cruzaron el Atlántico con destino a América, siendo en estos primeros meses la
principal fuente de información que tuvieron los americanos en relación a lo sucedido
en España. Esta primera etapa, que cubre todo el año 1808 a grosso modo, se caracterizó
entonces por una propaganda incitante contra Napoleón, fervorosa de tópicos patrióticos
y religiosos, pero donde ya se pueden empezar a rastrear algunos elementos que refieren
a la mutación que se estaba produciendo en los lenguajes y pensamientos políticos
hispánicos.
Una de las proclamas pioneras que seguramente se conoció en ambos hemisferios
del imperio español relata la conformación de la Junta de Sevilla con fecha del 29 de
Mayo de 1808. En ella, en pocas oraciones, se articulan varios de los tópicos que se
repitieron en la mayoría de los escritos de aquellos meses, y que fueron definiendo el
carácter doctrinario de la revolución en marcha: ―El pueblo pues de Sevilla se juntó el

254
Guerra, François-Xavier, óp. cit., p. 155
255
Las autoridades de Buenos Aires dieron constancia ya a mediados de septiembre de que a la ciudad-
puerto habían llegado no sólo las de la Junta de Servilla, sino las de todas las Juntas Provinciales.
Manifiesto del superior gobierno y autoridades de Buenos Aires a los españoles, 9 de septiembre de
1808. p. 1

110
27 de mayo, y por medio de todos los magistrados y autoridades reunidas y por las
personas más respetables de todas las clases creó esta Junta Suprema de Gobierno, la
revistió de todos sus poderes, y le mandó defendiese la religión, la patria, las leyes y el
Rey‖.256
Las expresiones de lealtad a Fernando del ayuntamiento de Buenos Aires son
enfáticas y reiteradas, y transmitidas a las ciudades del virreinato para inducirlas a
similar iniciativa.257Entre los primeros manifiestos peninsulares que tenemos constancia
que fueron reimpresos en la Real Imprenta de los Niños Expósitos y circularon en el
territorio rioplatense por iniciativa del Cabildo de Buenos Aires, se cuenta otro que
también anuncia la creación de la Junta Suprema de Sevilla, con fecha del 17 de Junio
de 1808.258 La necesidad de remediar los males que la Nación entera estaba sufriendo a
causa de la usurpación napoleónica es la razón, decía el manifiesto, de que ―se haya
creado la Junta Suprema de Gobierno de Sevilla a instancia del pueblo y que en uso de
sus facultades se haya declarado independiente, haya desobedecido al Consejo y Junta
Superior, haya cerrado toda comunicación con Madrid, haya levantado ejércitos y hecho
los a pelear contra los franceses‖.259 Ese ―a instancia del pueblo‖ condensa de alguna
manera la trascendente revolución de los fundamentos políticos del poder que
comenzaba a experimentar la península a partir del levantamiento nacional y que
irradiaba a América a través de estos escritos. La idea de la reasunción de la soberanía
por parte del pueblo es planteada de manera aún más explícita, unida al concepto de
pueblo mandatario, en la proclama de la Junta de Valencia, también reimpresa en
Buenos Aires: «la Suprema Junta de este Reino, que reúne la soberanía por decisión del
pueblo...». También lo podemos ver en el texto de la Junta de Murcia, donde aparece
como instrumento representativo del pueblo el propio municipio: «quedando el Reino
256
Proclama de la Suprema Junta de Gobierno de Sevilla a los españoles 29/5/08, p. 255.
257
Chiaramonte, J.C., ―Autonomía e Independencia en el Río de la Plata, 1808-1810‖, Historia Mexicana,
vol. LVIII, núm. 1, pp. 325-368, México, 2008, p. 333. Esto no impide que un rival del cabildo porteño,
el gobernador de Montevideo, Francisco Javier de Elío, sugiriese dudas sobre la lealtad de los porteños
debido a la amplitud del plazo decidido para la ceremonia. Un indicio de que estaba ya en el ambiente la
sospecha de inclinaciones autonómicas que afloraron desde las invasiones inglesas. Se puede ver esto
también en la contestación de Elio a la proclama peninsular que el cabildo porteño reimprimió e hizo
circular por las ciudades del virreinato: «V. E. cree que para tomar su partido debía esperar el éxito de los
sucesos de España; yo soy de muy distinto parecer...; a la misma España declararía la guerra, a toda
Potencia, a toda Provincia, a todo individuo que no presente guerra, y guerra de muerte contra el inicuo
monstruo...»‖. citado en Ramos, D., óp. cit., pp. 169-170.
258
Manifiesto o Declaración de los principales hechos que han motivado la creación de esta junta
Suprema de Sevilla, firmada en el Real Palacio del Alcázar a 17 de junio de 1808 por Francisco Saavedra,
su presidente y todos sus componentes. El 26 de agosto fue distribuido este manifiesto por circular del
Cabildo de Buenos Aires y enviado, por ejemplo, al Cabildo de Lima, con oficio del día 28.
259
Mayo Documental, Buenos Aires: Imprenta de la Universidad, 1965, T. II, p. 14. El resaltado es
nuestro, al igual que en el resto de la tesis, a menos que se indique lo contrario

111
en orfandad y, por consiguiente, recaída la soberanía en el pueblo, representado por los
cuerpos municipales...». 260 Todos documentos que hacen referencia a la situación
revolucionaria que se estaba viviendo, aunque no lo definieran con esas palabras. La
legitimidad monárquica había sido sustituida, en los hechos, por la popular. Un bagaje
doctrinario que, como sabemos, sería luego recuperado por los patriotas rioplatenses, y
en especial por Juan José Castelli, en el Cabildo abierto del 22 de mayo de 1810.
Aunque en los primeros llamamientos toda la preocupación parecía volcarse en
exclusiva sobre el drama propio, el temor a la pérdida de los dominios ultramarinos,
sumado a la imperiosa necesidad de contar con su auxilio para solventar la guerra contra
el francés, explica que ya en estas primeras proclamas se dedicasen algunos párrafos en
ese sentido. En el mencionado Manifiesto del 17 de junio de la Junta de Sevilla
podemos ver cómo se reafirma la lealtad americana a la vez que se anuncian los
terribles males que se avecinarán si estas no se unen a la madre patria en su lucha contra
Napoleón:

Las Américas tan leales a su Rey como la España europea, no puede dejar de unirse
a ella en causa tan justa. Uno mismo será el esfuerzo de ambas por su Rey, por sus leyes,
por su Patria y por su religión. Amenazan además a las Américas si no se nos reúnen, los
mismos males que ha sufrido la Europa, la destrucción de la monarquía, el trastorno de su
gobierno y de sus leyes, la licencia horrible de las costumbres […]261

La colaboración que se esperaba del nuevo mundo es explicitada sin tapujos; caudales y
donativos era los que la resistencia española precisaba con urgencia:

Burlaremos sus iras reunidas las Españas y las Américas españolas. Esta Junta
Suprema cuidará de todo con un celo infatigable. Las Américas la sostendrán con cuanto
abunda su fértil suelo tan privilegiado por la naturaleza, enviando inmediatamente los
caudales reales, y cuantos puedan adquirirse por donativos patrióticos de los cuerpos,
comunidades, prelados y particulares.262

Pero la Junta era consciente que no podía exigir así sin más, solo recurriendo a la
―consabida lealtad americana‖, debía ofrecer a cambio algunas de las reformas y
respuestas que desde el nuevo continente se venían reclamando: ―El comercio volverá a
florecer con la libertad de navegación y con los favores y gracias oportunas que le

260
Tomadas ambas citas de Ramos, D., óp. cit., p. 172.
261
Mayo Documental, T. II, p. 14.
262
Ídem.

112
dispensará esta Junta Suprema [...] Somos españoles todos. Seámoslo pues
verdaderamente reunidos en la defensa de la Religión, del Rey y de la Patria‖. 263 La
evocación a la triada base del orden social de la monarquía española fue una constante
en los escritos que, tanto en la península como en América, buscaban movilizar las
energías de los españoles para encauzarlas en la guerra nacional contra el invasor. 264 La
independencia era asociada inseparablemente a la religión.
Como bien destaca Demetrio Ramos inmediatamente surgió la incertidumbre por
la actitud que se tomaría en América, donde los gobernantes, todos, habían sido
designados por Godoy. Era necesario llegar antes que los emisarios que pudiera enviar
Napoleón, por lo tanto tempranamente encontramos proclamas y manifiestos que
empiezan a dirigirse directamente a los americanos. Una de estos, firmado por los
Sevillanos, cargado de un lenguaje tradicionalista y lleno de alusiones religiosas, los
convoca a sumarse a la movilización anti napoleónica:

Americanos, noble progenie de ilustres españoles, fieles cual nosotros a su


monarca, y ciegos adoradores de un mismo Dios […] ¿no quisieras velar y unidos a la
Patria vencer o morir defendiendo vuestra apreciable libertad, vuestra divina Religión y
vuestro rey y señor Fernando VII, el amado? […] La América y la España forman un solo
cuerpo y sus sentimientos deben ser uniformes.265

El manifiesto de la Junta de Sevilla, como decíamos, fue reimpreso en Buenos Aires y


enviado el 26 de agosto a varias ciudades y pueblos americanos junto a una circular del
Cabildo, donde se enarbolaba la fidelidad de los habitantes de la ciudad hacia su

263
Ibíd., T. II, pp. 14-15.
264
Misma expresión usada por ejemplo en la proclama de Córdoba por esos días: ―Españoles; a las armas;
sed fieles a Dios, al Rey y a la Patria‖. «Proclama de las autoridades de Córdoba» del 10 de junio de
1808. En Mayo Documental, t. I; p. 281. Formulada de otra manera pero utilizando similares nociones
movilizadoras un manifiesto originado en Valencia y reimpreso en Buenos Aires que convocaba a los
españoles al combate: ―para vengar los ultrajes a nuestro amado Soberano, la ofensa de la Nación, la
inmunidad de nuestros hogares, la majestad de las leyes, la santidad de los altares‖. «Manifestación
política sobre las actuales circunstancias». Reimpreso en Buenos Aires en la Real Imprenta de Niños
Expósitos. Mayo Doc., t. I, p. 107.
265
Proclama reimpresa en Buenos Aires, incitando a los americanos a luchar contra el emperador
Napoleón. (1808), En Mayo Doc., I, pp. 7-10. La respuesta de las autoridades de Buenos Aires a la Junta
de Sevilla -firmada por el Virrey Liniers, el Obispo de Buenos Aires Benito Lué y Riega, el regente de la
Real Audiencia Lucas Muñoz y Cubero y el alcalde de primer voto Martin de Álzaga-, buscaba despejar
cualquier duda al respecto de la fidelidad de América: ―alejad pues de vuestra idea, españoles (si os pudo
ocurrir) la desconfianza que los americanos se separen de vosotros en la ocasión que os va a cubrir de
gloria [...] en aquella provincia [Buenos Aires] era general el entusiasmo por la libertad de España, siendo
el dictamen de sus naturales y habitantes no obedecer a otra autoridad que la legítima y en caso de faltar
ésta, nombrarse independientes». Manifiesto del superior gobierno y autoridades de Buenos Aires a los
españoles, 9 de septiembre de 1808.Fue publicado en Gazeta Ministerial de Sevilla, n.° 60, del 23-12-
1808 como ―Mensaje del cuerpo superior y autoridades de Buenos Aires a la Junta de Sevilla‖.

113
monarca caído en desgracia. La idea de una nación bihemisférica era repuesta
contantemente en los papeles patrióticos. La circular proclamaba que las colonias se
encontraban íntimamente unidas a la metrópoli por ―los fuertes vínculos de la sangre y
el interés nacional‖, y que Buenos Aires ―sin antecedentes algunos uniformó en todas
sus disposiciones con las de la Suprema Junta de Sevilla proclamando al señor FVII y
jurando derramar hasta la última gota de sangre en su obsequio‖. 266 Se insiste en que los
rioplatenses no escatimarán esfuerzos en auxilio de España, decididos a enfrentar a
Napoleón, ―por la gloria de la nación y de la América del Sur‖.267
El mes de agosto fue muy prolífico también, a partir de la llegada al Rio de la
Plata de los emisarios tanto de Napoleón como de la Junta de Sevilla, y la jura a
Fernando VII, en la impresión de papeles no necesariamente oficiales o
gubernamentales, pero seguramente promovidos por las autoridades. Tenemos por
ejemplo la Proclama patriótica de un hijo de Buenos Aires, donde se asegura que no se
debe temer una traición por parte del Virrey, que éste es fiel al Fernando VII y sus
legítimos herederos, únicos que puede dominar estos territorios. Se exalta el patriotismo
y la identidad española de los americanos y se convoca a guardar el suelo americano
hasta la vuelta del soberano.268 Otro es el impreso anónimo firmado por ―el americano‖
dirigido ―a todos los habitantes de la américa meridional‖, del 26 de agosto de 1808,
que en línea con las proclamas peninsulares realiza fuertes pronunciamientos en favor
del ―Rey, la religión y la patria‖ y se destaca la desinteresada predisposición de los
porteños con sus donativos para auxiliar a la metrópoli y se insiste en su prosecución.269
Desde Galicia llegó el Manifiesto de Vicente Villares, también reimpreso por
orden oficial en la Real Imprenta de los Niños Expósitos y circuló en el Río de la Plata
en la segunda mitad de 1808.270 En él se describe el meteórico ascenso de Napoleón y
su arrollador avance sobre Europa.271 Al igual que en otros escritos de la época, son

266
―Circular del excelentísimo cabildo de Buenos aires a los del reino y a los ilustrísimos prelados del
Virreinato‖. Mayo Doc., t. II, p. 208.
267
Ídem.
268
―Proclama patriótica compuesta por un hijo de Buenos Aires del memorable 21 de agosto de 1808, en
que se juró a nuestro católico monarca el Sr. Fernando VII‖, Mayo Doc., t. II, pp. 170-171.
269
Mayo Doc., t. II, pp. 203-207.
270
«Manifiesto político y moral a mis compatriotas». Fue reimpreso en Buenos Aires en 1808 por la Real
Imprenta de Niños Expósitos, Mayo Doc., t. I; pp. 12-23. Vicente Villares se desempeñó durante la guerra
de independencia como publicista siendo responsable junto a Antonio Pacheco y Bermúdez de la
redacción de la Gazeta Instructiva de la Junta Superior de Galicia (La Coruña, 13 de julio de 1811-17 de
mayo de 1813). También en estos años fue Fiscal de la Audiencia de Galicia.
271
Con respecto a la entrada del ejército imperial a la península llama la atención que dice que el pretexto
fue tomar Gibraltar, en vez de atribuirlo a la necesidad de atravesar España para invadir a Portugal. ―su
tránsito por nuestras provincias ha sido el de una langosta desoladora‖. Ibíd., p. 18

114
fuertes y muchas las críticas contra el favorito Manuel Godoy, al que se responsabiliza
de la funesta alianza con Francia. Pero el manifiesto es interesante para nuestro estudio,
entre otras cosas, por el análisis que en él se hacen de las Cortes de Bayona convocadas
por Napoleón. Las considera fundamentalmente una farsa destinada a darle una pátina
de legitimidad a algo que a los ojos de toda Europa era una usurpación: ―La
constitución que se nos destinaba ya estaba hecha, y los diputados únicamente iban a
recibirla y firmarla‖.272 Villares reivindica las instituciones y tradición política española,
pero al igual que muchos otros letrados de su generación reconoce la necesidad de
ciertos cambios y deposita en Fernando VII la esperanza que sea el artífice de aquellas
transformaciones:

Nosotros estábamos contentos con esta respetable ancianidad [la de la monarquía];


y aunque apetecíamos la saludable reforma de algunos abusos introducidos en su
constitución, contábamos para ello con la buena voluntad de nuestro joven monarca,
cuyos primeros pasos en la carrera del reinar se habían distinguido por juiciosas
providencias, y eran de feliz pronóstico para lo sucesivo […] jamás han mendigado los
españoles códigos extranjeros para sus gobierno.273

El gallego parecía responder a una proclama del 25 de mayo de 1808 de José I, el rey
intruso, donde convocaba a las Cortes de Bayona:

―Vuestra monarquía es vieja, mi misión es rejuvenecerla. Mejoraré todas vuestras


instituciones, y os haré gozar, si me secundáis, de los beneficios de una reforma, sin
disgustos, sin desórdenes, sin convulsiones. Españoles, he hecho convocar una asamblea
general de las diputaciones de las provincias y de las ciudades. Quiero asegurarme por mí
mismo de vuestros deseos y de vuestras necesidades. […], garantizándoos una
constitución que concilie la santa y saludable autoridad del soberano con las libertades y
los privilegios del pueblo. Españoles, acordaos de lo que han sido vuestros padres; ved a
donde habéis llegado. La falta no es vuestra, sino a la mala administración que os ha

272
Ibíd., p. 19.
273
Como parte de esa antigua constitución reivindica a las Partidas y destaca los aportes de pensadores
como Campomanes, Lardizábal y Jovellanos. P. 20 El manifiesto concluye, como tantos otros, llamando a
los españoles a obedecer a la Junta soberana del Reino y a empuñar las armas en una conflagración que
define no como una habitual guerra de gabinetes, sino como una guerra santa. Es un llamamiento
general pero que también particulariza dirigiéndose a los militares, magistrados, nobles y sacerdotes.
Ibíd., p. 23.

115
regido. Tened confianza en las circunstancias actuales; pues quiero que vuestros últimos
descendientes conserven mi recuerdo y digan: ¡Él es el regenerador de España!‖.274

La idea de la ―regeneración‖ se vuelve una constante. Esa noción comprendía desde


medidas concretas, como la eliminación de los funcionarios vinculados al favorito, hasta
aspiraciones más amplias como la justicia, la prosperidad, y, sobre todo, el fin del
despotismo. En palabras de Guerra, el deseo de reforma social y político era,
275
efectivamente, universal en 1808. Términos como ―reforma‖, ―abusos‖,
―constitución‖ comenzaron su recorrido para volverse no sólo habituales sino centrales
en el lenguaje político de la época. De aquí en adelante estas nociones, como veremos,
fueron asociándose a otros conceptos y adoptando diversos sentidos de un lado del
Atlántico y del otro, expresando de esa manera el distanciamiento que el proceso
revolucionario va tomando en ambas orillas.
Similar tono y contenido tiene otro papel reimpreso en Buenos Aires conocido
Manifestación política sobre las actuales circunstancias, en este caso originado en la
ciudad de Valencia, donde se relatan los acontecimientos de los últimos años y se critica
tanto a Napoleón como a Godoy y Carlos IV. En cambio, Fernando VII es exculpado de
toda responsabilidad en la crisis y depositadas en el las expectativas de mejoras para la
monarquía, en línea con la operación que buscaba construir una imagen del joven
borbón como ―el Deseado‖, que recorrió el mundo hispánico durante los primeros años
de la crisis: «... la Nación miraba en Fernando VII un libertador suspirado, y un
restaurador de sus leyes y sus glorias». 276 Pero ¿cuál era esa Nación a la que estaban
citando, quienes la componían? El vocablo nación aparece en una multitud de escritos
en esta época, pero como dice Guerra,

[…] algunas veces, con un sentido moderno, como el conjunto de los españoles; en
la mayoría de los casos, con una clara connotación de corona o reino, como una
comunidad política antigua […] La palabra nación ya no designa nunca en la España
peninsular a las comunidades particulares en el seno de la Monarquía, sino sólo a «la

274
―Proclama a los españoles‖, 25 de mayo de 1808, citado en De Gori, E., La Republica Patriota…, pp.
170-171.
275
Guerra, François-Xavier, óp. cit., p. 122.
276
«Manifestación política sobre las actuales circunstancias». Reimpreso en Buenos Aires en la Real
Imprenta de Niños Expósitos. Mayo Doc., T.I, p. 104. En sentido similar estaba orientada la supuesta
proclama de Fernando VII desde su cautiverio y reimpresa en la Real imprenta de los Niños Expósitos.
Dirigida a los ―fidelísimos españoles‖, el monarca cuenta como fue engañado por Napoleón, poniendo en
todo momento como excusas su juventud ―Mi poca edad y ninguna experiencia, y las circunstancias
críticas del día disimulan y absuelven mi involuntario yerro del que me atormenta la triste memoria de su
resultado hacia vosotros‖. ―Proclama de Fernando VII‖, Mayo Doc., T.I, p. 11.

116
nación española». Lo mismo ocurre en América, en donde todas les referencias remiten a
una única nación, la nación española, aunque ésta sea vista como formada por europeos y
americanos, como extendida a los dos hemisferios, o compuesta incluso por dos
pueblos.277

La concepción moderna de nación que la equiparaba a la noción de pueblo o aquella


que hacía referencia a la reunión de las comunidades políticas que integraban la
monarquía, empezaba entonces a circular en el mundo hispánico.
Junto con los manifiestos y proclamas, la Real Imprenta de la ciudad también se
dedicó por órdenes de las autoridades a reimprimir algunos de los periódicos patriotas
que comenzaban a llegar cruzando el océano. Tenemos por ejemplo reimpreso el primer
número de la Gazeta Ministerial de Sevilla, del 1 de junio de 1808, publicada por orden
de la Junta suprema. En ella se rebaten la información publicada en el Diario de
Madrid, manejado por los franceses, y en diversos libelos, que hablaban de una
abdicación consensuada por parte de la familia real.278 También es reimpreso el número
correspondiente al 4 de junio donde se relata el levantamiento militar, las juras por
Fernando VII en distintas ciudades de Andalucía y Extremadura, con un lenguaje
anclado en aquellos fundamentos tradicionales de los que venimos hablando. La idea
pactista de la retroversión se pone de relieve cuando se fundamenta la creación de la
Junta de Sevilla, ―fiel depositaria del poder soberano‖. 279 Los invasores franceses,
definidos como ―demagogos de la república‖, son acusados de ser los peores
conquistadores de la Historia, porque además de privar a las naciones de sus monarcas y
su independencia, ―las arranca de los brazos de aquellas costumbres, leyes y religión en
la que han vivido, y que se han identificado en cierto modo con su existencia‖. 280 No
sólo la gaceta sevillana fue puesta en circulación en Buenos Aires, sino que también se
hizo lo propio con el periódico de otra de las principales juntas peninsulares, como es la
valenciana. Se destaca el llamamiento que se promueve en el Diario de Valencia del 6
de junio de 1808, donde se plantea que estando el reino sin cabeza ―es necesario dársela

277
Guerra, François-Xavier, óp. cit., p. 121.
278
Fueron reimpresos en la Real Imprenta porteña varios números de la Gazeta extraordinaria de Madrid
correspondientes al mes de abril de 1808. En ellas se encontraba un manifiesto del presidente del Consejo
de Castilla del 8 de abril donde se informa que Napoleón está en Bayona deseoso de reunirse con la
familia real para estrechar los lazos de amistad; que el monarca salía de la Corte con ese destino, y se le
pedía al pueblo que mantuviera la tranquilidad. También un bando de Manuel Lapeña, gobernador de
Sevilla, con fecha del 7 de mayo, contando los sucesos ocurridos en Madrid el 2 de mayo como obra de
un pequeño grupo de alborotadores, pidiendo se mantenga el buen trato hacia las tropas francesas en todo
el territorio.
279
―Reimpresión en Buenos Aires de la Gazeta Ministerial de Sevilla, del 4 de junio de 1808‖, p.3.
280
Ibíd., p. 4.

117
por medio del Congreso general de la España Militar, que debe erigirse por muchos
títulos en el principado de Asturias. Vendrán a él los diputados del Reino…‖.281 De a
poco empezaba a circular la idea de la convocatoria a un Congreso general o unas
Cortes del Reino, como herramienta para afrontar la crisis.
En ese sentido, la discusión sobre qué tipo de gobierno era necesario formar
comenzó a generalizarse y fueron muchos los escritos que en forma de artículos o
manifiestos salieron a tallar sobre el tema. La iniciativa política estaba asentada en la
Junta de Sevilla, que en agosto de 1808 proponía la conformación de una Junta Central
que concentrase la autoridad de las provinciales, pero eso no quería decir que no hubiera
otros actores con propuestas alternativas o matices a la misma. Tenemos por ejemplo un
papel reimpreso en Buenos Aires titulado Reflexiones de un verdadero español,
publicado originalmente en la península el 19 de agosto, que discurre sobre la propuesta
de la Junta de Sevilla. Su autor comparte la necesidad y urgencia de conformar una
autoridad central, a la que denomina alternativamente como Consejo de Regencia o
Junta Suprema de Regencia, pero entiende que esto es tarea exclusivamente de la nación
y no de las juntas provinciales.282 La autoridad, dice, debe ser ―la misma que las leyes
fundamentales de España dan a sus legítimos Soberanos‖. 283 Entiende entonces que,
formada la Suprema Junta o Consejo de Regencia, las juntas provinciales deberían
desaparecer. No puede ya, dice, ―residir el poder del pueblo en las juntas provinciales,
porque entonces se formaría, no un gobierno, sino un monstruo de muchas cabezas‖.
Para el autor ―el poder que la muchedumbre ha dado a las respectivas juntas en la
crisis‖ debería concentrarse en una única autoridad, no sólo por una cuestión
pragmática, sino porque, a su entender, mantener las juntas es hacer ―una novedad en la
constitución, antes de que llegue el tiempo que se altere o modifique, si es
necesario‖.284Como podemos ver, es temprana la mixtura de que se empieza a operar en
el pensamiento político de los protagonistas del proceso, remitiendo a las ―fundamentos
históricos‖ del reino, aunque introduciendo paulatina pero sostenidamente la idea del
pueblo como origen del poder soberano. Soberanía, que a entender de este letrado, no es
divisible en tanto pueblos que componen la monarquía, como se reclamaba desde
algunas de estas juntas provinciales, sino que por el contrario, estaba inexorablemente

281
―Reimpresión en Buenos Aires del Diario de Valencia del 6 de junio de 1808‖, p.1.
282
―Reflexiones de un verdadero español sobre el manifiesto de la Junta de Sevilla del 3 de agosto que
trata acerca de la organización del poder supremos de la nación‖, p. 1.
283
Ibíd., p. 9.
284
Ídem.

118
asociada a la unicidad que la nación española representaba. 285 La opción federalista,
enarbolada por algunas provincias, generaba rechazos en gran parte de la dirigencia
peninsular. Para Jovellanos, que reclamaba con urgencia un centro de autoridad, la
descentralización implicaba la imposición de pasiones e intereses particulares. La
precariedad de la legitimidad del poder y las diferencias políticas únicamente podrían
resolverse con una salida constitucional a la crisis.286 La disyuntiva entre la soberanía
del ―pueblo‖ o de ―los pueblos‖ ya encontraba su cauce en el debate peninsular, para ser
central luego como veremos, cuando sean los americanos los que empiecen a reclamar
sus derechos como pueblos soberanos.
Interesante por la presencia de algunos elementos innovadores es la proclama de
un canónigo de Málaga que circuló en el Rio de la Plata en los últimos meses de 1808.
Desde una concepción cifrada en el Derecho de Gentes se denuncia la injusticia llevada
a cabo por Napoleón al enajenar la monarquía española imponiendo su propia dinastía.
El canónigo denuncia que fue ―usurpado por una Potencia extraña el primer derecho de
la soberanía de todos los pueblos independientes cual es el de elegirse sus soberanos
y arreglar las leyes constitucionales‖. 287 Tenemos varios elementos aquí que dan
cuenta del proceso revolucionario que se comenzaba a abrir paso en la península. Para
el canónigo la agresión de Napoleón no había sido contra la familia borbónica, había
sido fundamentalmente contra la nación española que era la depositaria del derecho
soberano de poder elegir sus autoridades y formar su constitución. La lectura que iba
emergiendo era que la crisis monárquica y la ocupación solo serían resueltas con la
nación como sujeto protagonista. La idea de la soberanía nacional empezaba a ponerse
en juego, todavía tímidamente, en los escritos de propaganda que inundaban a España y
sus colonias. Por ejemplo, durante el mes de noviembre, circuló en la capital porteña un
papel que entre otras cosas rezaba: «Nosotros concebimos que, destronada la Casa
reinante, retrovertieron al Pueblo Español todos los derechos de la soberanía, y que
usando de ellos como en el primer instante de su ser político, pudo crear nuevas
autoridades, nuevas leyes, nuevas Constituciones..., hasta tanto que las armas

285
El autor de las Reflexiones propone para conformar esa Junta o Consejo, entre otros, a Floridablanca,
Saavedra y Jovellanos, porque entiende que no habría contradicciones con respecto a su legitimidad y
capacidad para ocupar esa responsabilidad: ―Son tan conformes a la voluntad general de la nación‖. p. 4.
286
Portillo Valdés, J.M., óp. cit., p. 205.
287
«Proclama del canónigo Francisco Xavier Asenjo [arcediano de Antequera] a todos los militares de la
guarnición de Málaga», 3 de junio de 1808. Fue reimpresa en Buenos Aires, en la Imprenta de Niños
Expósitos, en Mayo Doc., t. I, p. 274.

119
restablezcan el carácter de la Monarquía». 288Otra vez una de las cuestiones que como
venimos observando concentraron el interés del público lector de la época, la
constitución, fuese la ―antigua constitución‖ o la comenzada a imaginar por algunos y,
con eso, como bien señala Chiaramonte, ―la de los derechos de los súbditos de la
monarquía a hacer valer el viejo, pero siempre vigente principio del consentimiento‖.289
A la par, y a veces de la mano con aquello, la prematura propuesta de
convocatoria a Cortes del reino como respuesta a la crisis comenzaba a tallar en el
debate e impactaba primera, que llegó al Plata en el bergantín «El Fiel Amigo», salida
de Cádiz el 18 de mayo y que fondeó en Montevideo el 15 de julio. En ella, después de
una acerba crítica a Napoleón, se hace un apasionado llamamiento a las armas que
termina con un párrafo que hace referencia a aquello que venimos analizando: «Reynos
y Provincias: Enviad vuestros Diputados a la Corte para organizar el Gobierno, de
forma que se eviten los desastres que ya vemos venir....Castigad a los traidores actuales
e imprimidles el sello del oprobio...». 290 Este llamamiento tan prematuro seguramente
sorprendió a los lectores rioplatenses, poniendo a disposición una carta nueva a la baraja
de alternativas en juego, que, como veremos más adelante, no sería desaprovechada, por
lo menos en el plano del discurso.
El manifiesto de la Junta Central del 26 de octubre de 1808, a poco más de un mes
de su formación, constituye un jalón significativo en la mutación política que estaba
viviendo la península. En él se afirma que España estaba viviendo efectivamente una
revolución, despojando al concepto de la carga negativa con la que se lo había usado
hasta el momento. Ya no era sólo la búsqueda de la restauración de las tradiciones sino
una oportunidad para llevar adelante cambios tantas veces postergados. La Central
solicita consejos y pareceres para que, examinadas las leyes antiguas, se programen las
«alteraciones que deben sufrir, [...] reformas que hayan de hacerse en los Códigos civil,
criminal y mercantil; proyectos para mejorar la educación pública, tan atrasada entre

288
Citado Narancio E. M., «Las ideas políticas en el Río de la Plata a comienzos del siglo XIX.
Contribución al estudio de su filiación y desarrollo iniciales», en Rev. de la Facult. de Hum. y Ciencias
(Montevideo), núm. 14, 1955, p. 164.
289
―Cuando se difundió en España lo acaecido en Bayona, esta norma de la ―antigua constitución‖, la del
consentimiento, en realidad proveniente de las doctrinas contractualistas propias del derecho natural,
aflora inmediatamente: el príncipe no tiene derecho a enajenar su reino sin consentimiento de sus
súbditos. Esta norma, cuyas raíces se remontan a la Edad Media, se la encuentra también, entre los siglos
XVI y XVIII, en la Vindiciae contra Tyrannos, así como en Grocio, Pufendorf, Wolff, Vattel,
Burlamaqui, entre otros‖. Chiaramonte, J. C., ―Autonomía…‖, p. 339.
290
«Relación manuscrita que circuló en Buenos Aires, perteneciente al archivo del doctor Mariano
Morenos, que se inicia con los Sucesos memorables del reynado de Carlos IV desde el año de 1806 hasta
el 19 de marzo de 1808”, Mayo Doc., t. I, pp.192-I94.

120
nosotros; arreglos económicos para la mejor distribución de las rentas del Estado...».291
Ya no sólo la tarea de los patriotas españoles era sostener la resistencia contra el ejército
invasor, el objetivo planteado por la Central y los elementos más radicales que desde la
prensa operaban sobre la realidad era doble, por un lado «arrojar al enemigo más allá de
los Pirineos y obligarle a que nos restituya la Persona Augusta de nuestro Rey»; y por
otro, para acometer la edificación de ese Estado rejuvenecido, «sin cuya atención la
Junta no llenaría más que la mitad de sus deberes».292
En esa línea innovadora estaba la declaración que se dedicó concretamente a los
americanos en la Circular que la Junta Central dirige a los virreyes y capitanes
generales, desde Sevilla, el 9 de enero de 1809, pocos días antes del famoso decreto del
22 de enero que convocara los americanos a elegir diputados para la Junta, que ya
analizaremos en particular en un próximo capítulo. En la circular se retoma y profundiza
aquel lenguaje reformista que buscaba diferenciarse del abyecto pasado reciente:
―derribado el vil privado que causó tantas lágrimas y desastres en los dos hemisferios,
de nada más se trata que de reformar abusos, mejorar las instituciones, quitar
trabas, proponer fomentos y establecer las relaciones de la metrópoli y las colonias
sobre las verdaderas bases de la justicia‖. 293 Esa profundización reformista no
sorprende si se tiene en cuenta que para estas fechas ya había fallecido el hasta ese
momento presidente de la Junta, el Conde de Floridablanca, quien fue el principal dique
conservador a las pretensiones transformadoras del ala más radical del proceso.294 Tanto
los reformistas moderados con Jovellanos a la cabeza, como los revolucionarios
acaudillados por Manuel Quintana, tuvieron a partir de allí un mayor margen de
maniobra para imprimirle su sello a la conducción del proceso, preparando la
convocatoria a las Cortes. Llama la atención que sólo un par de semanas antes del
decreto del 22 de enero, se siguiera hablando todavía de ―metrópoli y colonias‖, y
quizás por ello, y no solo por el llamamiento a la elección de diputados, es que el
decreto escrito por Quintana fue tan significativo en el desarrollo del proceso.
Aprovechando la crisis de prestigio de la Junta Central que resultó de una serie de
fracasos militares, y la ausencia como dijimos de Floridablanca, la alianza de los

291
Manifiesto de la Junta Central del 26 de octubre de 1808, citado por Ramos, D., óp. cit., p. 177.
292
Ibíd., p. 179
293
Circular de la Junta Central a los virreyes y capitanes generales, 9 de enero de 1809, citado por Ramos,
D., óp. cit., p. 180.
294
La noticia de la muerte de Floridablanca, ocurrida el 30 de diciembre de 1808 en la ciudad de Sevilla,
fue conocida por la población de Buenos Aires gracias a la reimpresión de la Gazeta extraordinaria de
Sevilla del 4 de enero de 1809 en la Real Imprenta de los Niños Expósitos.

121
constitucionalistas históricos y de los revolucionarios en la Junta Central condujo al
decreto del 22 de mayo de 1809, conocido también como la ―Consulta al país‖. En él se
oficializaba una explicación política moderna de los males de la Monarquía: todo venía
de la pérdida de las antiguas libertades. Como respuesta se anunciaba la convocatoria a
Cortes para el año próximo y se pedía a ―los Consejos, Juntas superiores de las
provincias, Tribunales, Ayuntamientos, Cabildos, Obispos y Universidades, a los sabios
y personas ilustradas‖, que elevaran propuestas en relación a medidas de gobierno
necesarias para una mejor administración del gobierno y de la guerra, y las reformas
necesarias para la mejora de la legislación e instituciones del reino. La convocatoria fue
exitosa, por lo menos para el territorio peninsular, recibiendo la Junta Central
numerosos informes y ensayos, muchos de ellos directamente con el formato de
proyectos constitucionales.295
Este vocabulario reformista, que fue ganando cada vez más lugar en las proclamas
peninsulares, tuvo su correlato en el Río de la Plata enarbolado por un grupo de en su
mayoría criollos que, detrás del carlotismo, también buscaban impulsar una serie de
medidas que terminarían con lo que ellos consideraban como situaciones de ―abusos‖ e
―injusticias‖, de realidades enquistadas en el régimen colonial desde hacía mucho
tiempo.296 Y sobre eso trataremos en el próximo capítulo.

295
Artola, M. óp. cit., p. 339.
296
―Memoria de Juan J. Castelli, Antonio L. Beruti, Hipólito Vieytes, Nicolás Rodríguez Peña y Manuel
Belgrano a la Infanta Carlota Joaquina, en que reconociendo sus legítimos derechos piden protección para
estos reinos‖. (20/9/08), Mayo Doc., p. 104.

122
Capítulo 4:
La alternativa carlotista

Introducción

La opción de una Regencia por parte de la Infanta Carlota Joaquina de Borbón,


hija mayor de Carlos IV y esposa del príncipe regente de Portugal, João VI, se fue
constituyendo en una variante de cada vez mayor peso dentro del legitimismo, y fue en
el Río de la Plata donde tuvo su epicentro de despliegue político. Incluso no logrando
incitar numerosas adhesiones, con posibilidades de éxito que desde un comienzo se
suponían inciertas, por no decir exiguas, el carlotismo, como bien sugiere Marcela
Ternavasio, es relevante como tema de estudio sobre todo por ―las tramas de relaciones
de poder que dejo al desnudo, por los temores y fantasmas que desató en diversos
frentes y por la reserva de experiencia que significó para quienes estuvieron
directamente involucrados en ellas‖.297
No nos toca a nosotros aquí hacer un desarrollo pormenorizado de su
desenvolvimiento, existe ya una amplia bibliografía sobre el tema, con algunos aportes
recientes muy valiosos. 298 Nos enfocaremos en el presente capítulo en cambio en
analizar cómo esta alternativa, que fue una más en el abanico que manejaron los
distintos actores políticos rioplatenses, representó un espacio donde los vínculos entre el
pensamiento político hispánico de ambas orillas atlánticas se reconstituyeron y cobraron
nuevos sentidos. Tarea difícil para un período –entre 1808 y 1810- extremadamente
convulso y dinámico en muchos aspectos, y en especial para una trama que abundó en
conspiraciones, intrigas y dobles intenciones por parte de los protagonistas.

Los sueños de regencia de Carlota Joaquina

El traslado de la familia real portuguesa a Río de Janeiro a comienzos de 1808 y


los contactos que la princesa pudo establecer desde allí con Buenos Aires, plantearon al
Río de la Plata otras opciones para el depósito de la soberanía. Los fundamentos

297
Ternavasio, Marcela, ―Una princesa para América: la alternativa carlotista frente a la crisis monárquica
de 1808‖, en Landavazo, Marco; Guzmán Pérez, Moisés (coord.), Guerra, política y cultura en las
independencias hispanoamericanas, Editorial Porrúa, Morelia, 2013, p. 104
298
A los clásicos estudios más enfocados desde las llamadas relaciones diplomáticas, se les suman desde
una perspectiva renovada de la historia política los trabajos de Ternavasio, Marcela, Candidata a la
corona: la infanta Carlota Joaquina en el laberinto de las revoluciones hispanoamericanas. Buenos
Aires: Siglo Veintiuno editores, 2015, y Nogueira de Azevedo, Francisca, Carlota Joaquina na corte do
Brasil, Río de Janeiro, Civilizacao Brasileira, 2002.

123
jurídicos del reclamo a la regencia por parte de la infanta se basaron en la reivindicación
del derecho a ejercerla dada la imposibilidad de su hermano Fernando y de toda la línea
masculina de la familia real de ocupar el trono. En este reclamo –lanzado en un
Manifiesto en agosto de 1808 – se destacan tres cuestiones. La primera es que Carlota
no reconocía explícitamente a Fernando como rey sino que hablaba de los legítimos
derechos del ―Rey Católico, sin por lo tanto decir cuál, para no faltar a los deberes de
hija y de hermana, ni de súbdito ni de aliada de V.M‖; por otro lado, Carlota tampoco
reconocía a las juntas de España; y finalmente, desde el punto de vista jurídico, el
carlotismo se presentaba como la única opción legal y legítima, frente a la ilegitimidad
de las abdicaciones de Bayona, para conservar y defender la ―constitución fundamental
del reino‖ basada en el derecho de sucesión declarado por las Leyes del Código
Nacional, dejando en claro que el juntismo peninsular violentaba dicha constitución.299
Su propuesta encontró algunos interesados que se mostraron dispuestos a llevarla
a la práctica. Pero como sugiere Fabio Wasserman, bajo el manto del carlotismo podían
cobijarse diversas intenciones e intereses. Para los portugueses era un excelente medio
para intervenir en la política rioplatense. Para los administradores coloniales, con sus
mandatos cuestionados tras las abdicaciones de Bayona, podía ser un reaseguro de
permanencia en el poder. Y finalmente, para quienes eran partidarios de una mayor
autonomía o directamente de la independencia de las colonias, la opción carlotista podía
facilitar la formación de un gobierno propio.300
Aunque existen constancias de que algunas autoridades coloniales tendieron
líneas de manera reservada, la realidad es que a la hora de las manifestaciones públicas
fue unánime el no reconocimiento de la infanta como regente. Aducían que no podían
reconocer una regencia sin violar el juramento de fidelidad realizado a Fernando VII y a
la autoridad que lo representaba en la Junta Central. 301 A pesar de la distancia
ideológica que podría existir entre un miembro de la Junta Central como Jovellanos y el
gobernador de Montevideo Francisco de Elío, existía una solidaridad implícita entre el
gobierno metropolitano y los agentes del régimen en las colonias. Para la Junta, aquellos
implicaban la fórmula más inmediata de sostener el control de los dominios de ultramar,
sin aventurarse a reformas demasiado arriesgadas; mientras que a las autoridades

299
Goldman, Noemí; Ternavasio, Marcela, ―Construir la república: semántica y dilemas de la soberanía
popular en Argentina durante el siglo XIX‖, Rev. Sociol. Polít., Curitiba, v. 20, n. 42, jun. 2012, p. 12.
300
Wasserman, F., Castelli…, p. 65.
301
El Virrey del Perú, Abascal se convirtió en el adalid del legitimismo fernandista y en uno de los más
férreos opositores al carlotismo.

124
coloniales mantenerse en esa posición les dejaba un gran poder y autonomía de gestión
que no estaban dispuestos a renunciar. Es más, ante la eventualidad de la derrota
definitiva de la metrópoli los virreyes seguramente especulaban en ser las cabezas sobre
las cuales se reconstituyera en el continente americano la unidad imperial. Lógicamente
esa autonomía y poder de los delegados del rey en América se vería limitada con
Carlota coronada como regente. 302 La supuesta estrategia de los virreyes ya era
denunciada en impresos anónimos que circularon por el espacio rioplatense de clara
orientación carlotista, donde se calificaba como absurda la idea de crear ―un sistema de
gobierno colonial sin metrópoli y sin soberano efectivo…que expondría a las Américas
a ser divididas en tantos reinos como virreyes, en tantos régulos como gobernadores‖.303
También pesaban fuertemente en las autoridades coloniales los temores de que
Carlota fuera el vehículo de la Corte bragantina para llevar adelante sus antiguas
ambiciones expansionistas hacia territorios rioplatenses. 304 No hacía ni dos años que
habían experimentado una invasión británica, la poderosa aliada de Portugal, y esa
desconfianza no habría de disiparse con el repentino viraje de las alianzas
internacionales producido por la ocupación de la metrópoli por parte de las tropas
napoleónicas. El cabildo de Buenos Aires fue lapidario en su rechazo, no sólo por haber
jurado fidelidad a Fernando VII sino además porque decía tener ―antecedentes seguros
de las ideas que han abrigado el inglés y el portugués con respecto a estos dominios‖.305

La Memoria de los criollos dirigida a Carlota

Ante la negativa de las autoridades coloniales, en el círculo de la Infanta se


mostraron más activos en establecer contactos y sumar apoyos entre los grupos criollos
civiles que estuvieran dispuestos a reconocerla, designando como agente para estas
tareas en el Rio de la Plata al comerciante ítalo-portugués Felipe Contucci. Tras su paso
por Buenos Aires se dirigió hacia Rio de Janeiro en una misión comercial, portando
secretamente una memoria fechada el 20 de setiembre de 1808 y firmada por algunos
criollos que se mostraban adictos al proyecto carlotista. ¿Quiénes eran? Varios de
nuestros viejos conocidos. Entre los más destacados: Manuel Belgrano, Juan José

302
Goldman, Noemí; Ternavasio, Marcela, ―Construir…‖, p. 12.
303
―Anónimo hallado en la calle por el capitán de la segunda compañía del batallón número 4, Juan
Antonio de la Puebla‖, s/f, en Biblioteca de Mayo, p. 10141.
304
La propia creación del virreinato, entre otros motivos, había respondido a poder ejercer un mejor
control a la vocación expansionista portuguesa en la región.
305
―Representación del cabildo de Buenos Aires a los infantes doña Carlota Joaquina y don Pedro de
Portugal‖, Mayo Documental, t. III, p. 60.

125
Castelli, Antonio Beruti, Juan Hipólito Vieytes, y los hermanos Saturnino y Nicolás
Rodríguez Peña. Aunque minoritarios, no dejaban de tener peso en la sociedad a la que
pertenecían, y lo cierto es que entre 1808 y 1809, ellos representaron prácticamente el
único apoyo con el que contó la princesa en América.
El texto, discutido seguramente en el seno del grupo, por algunos giros estilísticos
se lo ha adjudicado a Castelli, que aparece además como el primero de los firmantes.306
Comienza con un reconocimiento absoluto a la legitimidad de los títulos y por lo tanto
de las pretensiones de la Infanta, rechazando de plano la respuesta negativa dada por el
gobierno virreinal ante las gestiones iniciadas con el Manifiesto. Consideran que detrás
de esta actitud se esconden inconfesados objetivos e intereses, en línea con una
conducta abusiva de parte de las autoridades.307 Reconocen la lealtad y los esfuerzos
demostrados por la Junta de Sevilla ante la acuciante situación en la que se encontraba
la península, pero entienden que eso no alcanzaba para que esta se arrogue los derechos
inmanentes de la corona. A los sumo consideran que para España sí era necesaria esa
experiencia, cuando faltaba el soberano y no había constituida por él regencia del reino
ni miembro de la dinastía presente a quien recurrir. Pero en América eran otras las
condiciones, la ubicuidad de la Infanta Carlota exigía que sea ella quien deba
responsabilizarse de la administración y gobierno de las posesiones americanas hasta
que se restituyera la ―Augusta Casa de Borbón‖ en el trono español. Mientras que la
representación invocada por las juntas metropolitanas era de hecho, la de Carlota era de
conocido derecho. Frente a la naturaleza inédita de la crisis monárquica, en realidad no
era posible encontrar una respuesta jurídica única y legítima, una que respondiera más
ajustadamente a la supuesta constitución fundamental del reino. Todo era materia de
debate, donde los argumentos jurídicos se fueron politizando cada vez más. Lo que sí
podemos resaltar es que esta variante del legitimismo se encontraba muy alejada de la
idea de soberanía popular que enarbolarían varios de los integrantes del grupo durante
los primeros años revolucionarios.
Profundizando aún más en la línea legalista, tampoco la Junta podría exigir
obediencia a los dominios americanos, porque estos, desde la época de la conquista,
fueron una anexión directa a la Corona de Castilla, y por lo tanto separada de ésta, no
debía a otra parte del reino, en este caso la Junta de Sevilla, ni sumisión ni obediencia.

306
Wasserman, F., Castelli…, p. 66.
307
―Memoria de Juan J. Castelli, Antonio L. Beruti, Hipólito Vieytes, Nicolás Rodríguez Peña y Manuel
Belgrano a la Infanta Carlota Joaquina, en que reconociendo sus legítimos derechos piden protección para
estos reinos‖. (20/9/08), Mayo Doc., pp. 101-102.

126
Dejaban planteada de esa manera el estatus jurídico que entendían le correspondía a
América dentro de la monarquía. José Carlos Chiaramonte ha indicado acertadamente
que mientras en la península la discusión iba evolucionando desde la concepción de un
Estado patrimonial hacia uno nacional, y tendía a considerar a las Indias como a otras
provincias de España, formando con la Península ―un sólo cuerpo unido de Nación‖, el
grupo criollo se aferraba a los privilegios que les concedía su calidad de parte de una
monarquía patrimonial. Buscaban neutralizar de esa manera las pretensiones de los
peninsulares y lograr el control de los asuntos locales que, sin perjuicio de su calidad de
fieles súbditos de la monarquía, les correspondía en virtud del derecho de gentes.308
Los firmantes advierten que desde las invasiones inglesas ―no se ha cesado de
promover partidos para constituirse en gobierno republicano‖, y ponen la lupa en
aquellos que aun teniendo ventajas considerables por sobre los americanos gracias al
usufructo del monopolio, buscaban convencer a la población a la sombra de una
declarada fidelidad a Fernando VII, escondiendo sus verdaderas intenciones de
perpetuar sus beneficios bajo un control directo del gobierno local. 309 Entienden que
bajo el control de una ―mano real inmediata‖, el abuso y el desprecio por las leyes de
parte de estos grupos sociales y funcionarios coloniales no sería posible de ocultarse.
Como bien afirma Fabio Wasserman, estas consideraciones podrían tener como
propósito ganar el favor de Carlota al mostrarse devotos de la monarquía y adversarios
de una república, pero es innegable la referencia al intento de los españoles europeos
encabezados por Álzaga, de querer hacerse con el poder desplazando a Liniers. 310 Es
necesario aclarar que la noción de república era utilizaba en la época para referirse al
gobierno del Cabildo, el cuál era manejado por este mismo grupo, que además contaba
seguramente con una aceptación más benévola por parte de la metrópoli, por lo menos
en comparación con el grupo criollo.
La memoria, a la vez que un reconocimiento de los derechos de Carlota, era
también de alguna forma un pliego de condiciones que el grupo le manifestaba a la
infanta para brindarle apoyo a su causa. Y creemos esto porque se afirma que con ella
en la regencia
[…] cesaría la calidad de Colonia, sucedería la ilustración en el país, se haría la
educación, civilización y perfección de costumbres, se daría energía a la industria y
comercio, se extinguirían aquellas odiosas distinciones que los europeos habían

308
Chiaramonte, J.C., ―Autonomía…‖, pp. 342-343.
309
―Memoria…‖, Mayo Doc., p. 104.
310
Wasserman, F., Castelli…, p.66.

127
introducido diestramente entre ellos y los americanos […] se acabarían las injusticias, las
opresiones, las usurpaciones las dilapidaciones de las rentas, y un mil de males que
dependen del poder que a merced de las distancias del trono español se han podido
apropiar sin temor de las leyes, sin amor a los monarcas, y sin aprecio de la felicidad
general.311
Era clara la intención de estos ilustrados de que la regencia de la Infanta fuera el
instrumento desde el cual redefinir los vínculos entre la metrópoli y las colonias para
alcanzar de esa manera un mayor grado de autonomía y autogobierno, y poder impulsar
las reformas que venían anhelando, discutiendo y publicitando desde hacía ya varios
años -como pudimos ver en el capítulo sobre la prensa ilustrada rioplatense-, pero que
bajo el pesado régimen colonial veían postergarse indefinidamente, llegando al punto ya
de desencantarse con la posibilidad que la monarquía las encarase algún día. Como
plantea Ternavasio, los términos reforma y regeneración se volvieron cada vez más
usuales en el idioma hablado en esos días, pero éstos indudablemente echaban raíces en
el ilustrado siglo XVIII español. 312 Se recuperaban a la vez algunos de los tópicos
clásicos del ―patriotismo criollo‖ y su incesante reclamo por el acceso a los cargos de
los españoles americanos.313 También la memoria contenía vocablos que se repetían en
los impresos y lenguajes que circulaban en el imperio transoceánico desde fines del
siglo XVIII, pero actualizados con la crisis, como abusos, opresión, injusticia. Como
vimos en el capítulo anterior, en la Circular que la Junta Central dirige a los virreyes y
capitanes generales, desde Sevilla el 9 de enero de 1809, se puede leer por ejemplo: ―se
trata que de reformar abusos, mejorar las instituciones, quitar trabas, proponer
fomentos y establecer las relaciones de la metrópoli y las colonias sobre las verdaderas
bases de la justicia."314Había allí un terreno compartido de lenguajes antidespóticos y de
lucha contra gobiernos opresores incorporado por el grupo reformista para dar inicio a
una crítica al sistema colonial que se iría volviendo cada vez más radical con el

311
―Memoria…‖, Mayo Doc., p. 104. Esta vocación reformista manifestada por el grupo causó no pocos
reparos en el círculo íntimo de la princesa, preocupados de que los criollos consideraran que la autoridad
que le investía ―fuera fruto de su propia creación y no del derecho absoluto‖. Sydney Smith a Rodrigo de
Souza Coutinho, Rio de Janeiro, 19 de noviembre de 1808, AGN, t. I, pp. 283-284, citado en Ternavasio,
M., Candidata…, p. 151.
312
Ternavasio, M., ―Una princesa…‖, p. 124.
313
Véase Brading, David, Orbe indiano. De la monarquía católica a la república criolla, 1492-1867,
F.C.E., 1993. Para los aspectos más jurídicos del criollismo ver Garriga, Carlos, "Patrias criollas, plazas
militares. Sobre la América de Carlos IV", en Martiré, Eduardo (coord.), La América de Carlos IV.
Cuadernos de Investigaciones y documentos. Buenos Aires, Instituto de Investigaciones de Historia del
Derecho, 2006.
314
Ramos, D., óp. cit., pp. 180-181.

128
desarrollo del proceso.315 La asociación de la condición de colonia con la de esclavitud
es quizás el ejemplo más ilustrativo en ese sentido. Refiriéndose a América llegan a
decir que se trata de ―un suelo que no ha conocido la libertad‖.316
Los firmantes, además, reclaman a la Infanta que de aceptar la propuesta debería
separar sus derechos de la corona portuguesa, para despejar cualquier suspicacia de los
que se oponen a su regencia pero seguramente como reaseguro propio, recelosos ellos
también de que la corona lusitana encuentre en esto una vía para concretar sus históricas
pretensiones sobre el Rio de la Plata. Para terminar de hacernos la idea de lo
extremadamente táctico de esta alianza, podemos tomar las apreciaciones de Contucci,
uno de los agentes involucrados en esta trama, en carta al Conde de Linhares. Para el
florentino el apoyo de los porteños no se debía ―al amor a la antigua y venerable
constitución española‖ sino de ―un conjunto feliz de circunstancias que hacían coincidir
los intereses de S.A.R. con los intereses y pasiones de los particulares‖.317

Diálogo entre un castellano y un español americano

Entre los numerosos papeles anónimos de propaganda que circularon apoyando la


regencia se destaca el ―Diálogo entre un castellano y un español americano‖ fechado
hacia fines de 1808. Atribuido a la pluma de Manuel Belgrano, fue enviado a la infanta
a través de Felipe Contucci con el pedido expreso de reproducir cuatro mil ejemplares
en la imprenta de la Corte para ser repartido en toda la América española, buscando
hacer circular entre la población su caracterización del estado de cosas y
fundamentalmente cual era el rumbo correcto a seguir por parte de los americanos ante
la crisis que atravesaba la monarquía. 318 Con un lenguaje accesible, seguía una
modalidad pedagógica tradicional, recientemente revalorizada por el reformismo
borbónico, que de alguna manera buscaba escenificar las discusiones ocurridas en
plazas, cafés o tertulias.319
El Diálogo comienza con el castellano comentándole al americano lo afligida que
se encuentra su alma producto de las recientes y funestas noticias llegadas desde la
madre patria. El conocimiento en América del desastroso estado de la España con

315
Ternavasio, M., Candidata…, p.146.
316
―Memoria…‖, p. 106.
317
Citado en Ternavasio, M., Candidata…, p. 163.
318
Ibíd., p. 163.
319
Molina, E., El poder de la opinión pública. Trayectos y avatares de una nueva cultura política en el
Río de la Plata, 1800-1852, Santa Fe, Ediciones de la Universidad del Litoral, 2009, p. 46.

129
Napoleón ―desgarrándola por dentro‖ provoca, dice, el exaltamiento de los espíritus y,
por lógica, la diversificación de las opiniones sobre el rumbo que debe tomar el nuevo
continente ante la más que probable situación de que el águila imperial se apodere por
completo de la metrópoli. Ante la consulta de su interlocutor, el castellano pasa a
enumerarle las distintas opciones que son barajadas por la población. Algunos, dice,
opinan que ―debemos seguir la suerte de la metrópoli, aunque reconozca la Dinastía de
Napoleón; otros que nos debemos constituir en República; otros que continúe el
Gobierno en mano del actual Jefe hasta que vuelva Fernando VII; y otros que debemos
que debemos reconocer a la Infanta de España D. Carlota Joaquina, por Regente de
estos dominios‖.320 Preocupado por el tono acalorado de esos debates, teme la ―anarquía
y desolación‖ de estos países. Consultado por la razón de esta diversidad de opiniones,
sostiene que se deben a la desunión, a la variedad de intereses y a la peligrosa ausencia
de una autoridad que pueda fijarlas, más cuando se vislumbra una mano oculta que
contribuye a la división para sacar un mejor provecho. Todavía en clave ilustrada, la
diversidad de opinión era considerada negativamente, al igual que la existencia de
intereses contrapuestos y del faccionalismo que se origina de aquellos. Falta todavía
para que se empiece a considerar como un elemento positivo la contraposición de
opiniones como punto de partida para la mejora del sistema.
Volviendo al Diálogo, el español americano toma de aquí en adelante el rol
protagónico en la conversación, pasando a evaluar cada una de las opciones comentadas
por su compañero. Seguir los pasos de la metrópoli a su entender debe ser descartado de
plano porque no implica otra cosa que la traición misma, no sólo a los juramentos
hechos a Fernando VII, sino también a la Santa Religión y a ―nuestros bravos paisanos‖
que han dado su vida en suelo español. El castellano acota que ―ojalá‖ escucharan esto
los ―del partido‖, haciendo quizás referencia a algún posible agrupamiento pro-francés
en el virreinato.
Retomando el americano la palabra, considera aún más perjudicial la opinión de
constituirse en Republica, y justifica sus razones en la ausencia de las bases principales
en las que cimentarla, fundamentalmente genuinas riquezas y conocimientos,
conduciendo a la división entre españoles y americanos, quedando a merced de la
ambición de alguna potencia extranjera. Es interesante notar igualmente que no la
descarta en términos teóricos, no manifiesta una oposición frontal a ese sistema de

320
―Diálogo entre un castellano y un español americano‖, Mayo Doc., t. 1, p.4.

130
gobierno, sino que basa su rechazo desde la imposibilidad real de llevarlo a la práctica
por falta de condiciones básicas. Similar idea que, como veremos más adelante, tenían
algunos patriotas como San Martín y el propio Belgrano, lo que los inclinaba por el
modelo de la monarquía constitucional como el más indicado para los pueblos
americanos.
Con respecto a la opción que implica que el actual jefe siga gobernando hasta la
vuelta de Fernando VII, el criollo la considera inviable por entender que las autoridades
caducaron y que en este caso dejarían de representar a la nación, por no estar
sostenidas ni por su constitución ni sus leyes. Faltaría poco, dice, para que los vasallos
sintieran que sus derechos no están siendo protegidos y que la soberanía estaba siendo
conculcada en sus manos. No podemos dejar de notar que términos como nación,
constitución, derechos y soberanía están presentes en el documento, lo que hace
referencia a las trasformaciones que se estaban produciendo en el lenguaje político del
período, que como venimos observando, no se limitaban sólo al epicentro del proceso
que era la península, sino que recorrían tempranamente toda la extensión imperial. La
idea de autoridades incumpliendo sus deberes, desprotegiendo los derechos de sus
vasallos, ya no solo hacía referencia al pactismo de la tradición hispánica. El problema
de la representación y soberanía nacional comenzaba a tensionar al conjunto de lenguaje
político, otorgándole otros sentidos a conceptos antes asociados a fundamentos
tradicionales.
Finalmente, luego de descartar las primeras tres opciones, el americano afirma sin
titubeos que la única que puede hacer felices a los pueblos americanos es reconocer a la
Infanta Carlota Joaquina como regenta de estos dominios. Y ante la pregunta del cómo,
responde que ―haciendo revivir en estos dominios la España con su constitución, y
leyes, esto es, siguiendo la Monarquía Española, bajo el gobierno representativo que la
constituye, con arreglo a los fundamentos primordiales de Castilla‖.321 Según esto, era
la Infanta Carlota la única integrante de la casa reinante en condiciones de hacerse cargo
de representar esa soberanía. Considera poco fundamentados los temores, para
tranquilidad del castellano, que plantean por un lado el peligro de pasar a ser un
dominio portugués, ni aquel que aventura que Inglaterra intervendría en contra de estos
planes. Cierra el americano, al escuchar con satisfacción que ha logrado convencer a su
interlocutor, reafirmando que sólo ésta última alternativa conducirá a un gobierno

321
Ibíd., 6

131
estable y ejemplar, evitando de esa manera la destrucción total del continente español
americano.
La iniciativa de Belgrano en la estrategia carlotista no se limitó a este escrito de
propaganda. Fueron varias las cartas que le envío a la misma Infanta, reclamándole su
traslado a Buenos Aires, a la vez que le aconsejaba que lo hiciera ―sin tropas ni séquito‖
para no generar recelos. En su arriesgado juego de ajedrez, le proponía que haga
partícipe de sus planes al embajador español en Rio de Janeiro, el marqués de Casa de
Irujo, desvirtuando de esa manera los puentes entre la metrópoli y los dominios
americanos.322 El levantamiento en Charcas de mayo de 1809, que abordaremos en el
capítulo siguiente, como rechazo a una supuesta conspiración carlotista de las
autoridades, había estremecido al virreinato y Belgrano lo utilizaba también en sus
comunicaciones con Carlota para acentuar la urgencia de que se decidiera a trasladarse a
la capital.

Intrigas y traiciones carlotistas

Como parte de las acciones que buscaban erigir a Carlota como regente, sumadas
a los escritos que acabamos de analizar, se destacaron varias intrigas paralelas que
tuvieron a algunos de los miembros del ―partido criollo‖ como protagonistas. Uno de
ellas fue el plan ideado por Saturnino Rodríguez Peña, que permanecía exiliado en Rio
de Janeiro tras haber facilitado la fuga del General Beresford. Demostrando un
importante eclecticismo, sus miras independentistas bajo el patrocinio británico habían
variado producto de las abdicaciones de Bayona y la llegada de Carlota a América,
convirtiéndose en un fervoroso promotor de la regencia de ésta. De esa manera Peña
pasaba a defender una independencia –según el vocablo por él utilizado- que implicaba
mantenerse dentro de la monarquía y bajo la dinastía reinante, pero librándose del
gobierno colonial al que consideraba corrupto y abusivo, y poniéndole un dique también
a las ambiciones napoleónicas sobre el continente.323 A partir de la correspondencia que
por esos meses seguía manteniendo con Francisco de Miranda, podemos saber además
que en sus planes estaba contemplada la convocatoria a unas Cortes americanas, a través

322
―Carta de Manuel Belgrano a Carlota Joaquina‖, 9 de agosto de 1809, citada en Ternavasio, M., ―Una
princesa…‖, p. 131.
323
Esa independencia defendida por Peña es la que hoy los historiadores llamamos autonomía, y que
como hemos visto en otros pasajes de la investigación, ha llevado muchas veces a confusiones,
intencionadas o no, por parte de la historiografía nacionalista tradicional. Ternavasio, M., Candidata…, p.
154.

132
de las cuales poder acordar las condiciones de la regencia de la Infanta. 324 Gracias a
estas además era posible que América pudiera pasar de la condición de colonia a la de
reinos de pleno derecho. A fines de enero de 1809, Belgrano hacía explicito el mismo
objetivo en un manifiesto reclamando que en el caso de ser sometida la metrópoli ―se
celebren inmediatamente Cortes para que establecida la Regencia de la Sra. Infanta Da.
Carlota Joaquina, haya un gobierno que sirva de ejemplo a la decadente Europa‖,
asegurando que esta era la única opción de escapar a ―la serpiente que quiere inducirnos
a la democracia‖.325 Como bien señala Ternavasio era este el planteo más audaz de los
criollos carlotinos para concretar su proyecto de americanización de la monarquía. 326 El
llamado a Cortes como mecanismo para la reforma de la monarquía, a pesar de los
diversos objetivos que perseguían, constituye uno de los puntos en común que podemos
establecer entre los reformistas tanto de un margen del Atlántico como del otro, cuestión
que desarrollaremos más adelante.
Peña, en contacto con la infanta gracias a la intermediación del almirante Sidney
Smith, comandante de la flota inglesa, decidió enviar un nuevo agente al Río de la Plata
para promocionar la regencia. El elegido era un medico ingles de ascendencia francesa
llamado James Paroissien –luego castellanizado su nombre por el de Diego-, que había
arribado a América durante la ocupación británica.327 La misión de Paroissien consistía,
entre otros encargos, en hacer llegar varias cartas a diversos destinatarios en Buenos
Aires, entre ellos Liniers, Álzaga, Sobremonte y obviamente el grupo de criollos
reformistas. Pero el joven médico nunca pudo llegar a destino. Fue arrestado ni bien
arribó a Montevideo, donde le fueron incautados los papeles y se le inició una causa
judicial. Llamativamente la captura fue instigada por Carlota, que había introducido en
el mismo barco un agente que debía delatarlo ante las autoridades y había enviado carta
a Liniers donde lo acusaba de portar pliegos que contenían ―principios revolucionarios y
subversivos del presente orden monárquico‖. 328 La maniobra fue orquestada por el
secretario de la princesa, otro viejo conocido nuestro, el español José Presas. Parece que
fue él el que le insinuó a Carlota que Peña y toda su red eran ―republicanas‖ y que lo
único que buscaban era usarla como un instrumento para alcanzar la independencia.
324
―Saturnino Rodríguez Peña a Francisco de Miranda‖, Rio de Janeiro, 4 de octubre de 1808, Mayo
Documental, t. III, pp. 215-217.
325
―Manifiesto de `Los hijos del Perú´ a los de la gran Buenos Aires‖, fines de enero de 1809, Mayo
Documental, t. VII, p. 292.
326
Ternavasio, M., Candidata…, pp. 154-155.
327
Wasserman, F., Castelli…, p. 67.
328
―Carta de Carlota Joaquina a Santiago de Liniers‖, Rio de Janeiro 1 de noviembre de 1808, en
Biblioteca de Mayo, t, XI, pp. 10095-10096.

133
Aunque la idea original era dejarlo llegar a Buenos Aires para descubrir hasta donde
llegaban los hilos de la conspiración, Elío al enterarse no pudo con su genio y quiso ser
el también protagonista de esta historia de espionaje. Los porqués de la traición de
Carlota aún siguen siendo motivo de especulación. El fiscal del crimen de la Audiencia
de Buenos Aires, encargado de la investigación abierta con la detención de Paroissien,
se planteaba dos hipótesis de trabajo para resolver la trama de la conspiración: o Carlota
había engañado a los ―revolucionarios‖ para que se pusiera en evidencia sus planes
independentistas, o había promovido e instigado inicialmente al grupo, bajo tutela
inglesa, pero al ver el ―rumbo favorable‖ que tomaba la guerra en la península contra
Napoleón había decidido echarse para atrás.

El alegato de Castelli en el juicio a Paroissien

El arresto de Paroissien desembocó como vimos en una causa judicial en la que


estuvieron involucrados varios personajes destacados de la política local. Castelli, a
pesar de ser nombrado en varias de las cartas incautadas, sólo es llamado como testigo
en diciembre de 1808, donde declara que a pesar de tener vínculos personales con varios
de los imputados en la causa, como los hermanos Rodríguez Peña, estos no son del tipo
conspirativo y que en ningún momento alguno de ellos se pronunció en contra de
Fernando VII o a favor de la independencia de España. La actuación de Castelli en la
causa no terminaría aquí porque, en su calidad de abogado, asumió la defensa del
desafortunado médico inglés. Y en dicha función es que presentó en marzo de 1810 un
alegato forense de notable importancia para nuestro estudio, porque en él, además de un
lúcido diagnóstico de la situación que atravesaba la monarquía española por esos meses,
se anticipaban los argumentos que expondría en el Cabildo abierto unas pocas semanas
más tarde.
En la argumentación desplegada en su defensa, Castelli advierte que las ideas
contenidas en las cartas de Rodríguez Peña incautadas a Paroissien no eran las mismas
que había sostenido en el pasado cuando tuvo que exiliarse en Río de Janeiro luego de
facilitar la fuga de Beresford, con la esperanza de obtener el apoyo inglés para una
lograr una independencia bajo su protectorado. Por lo tanto, si las cartas no contenían
ninguna propuesta ilegal, Paroissien tampoco podría ser considerado un criminal.
Para Castelli, cuando Peña utilizaba la voz independencia en sus cartas no se
estaba refiriendo a su antiguo objetivo de cortar los vínculos con la madre patria, por el

134
contrario no había dudas que en realidad se refería a sustraer a América de una posible
dominación francesa. Sus planes, por lo tanto, no solo no eran subversivos ni
criminales, sino que constituían una actitud encomiable de un fiel defensor de la
monarquía española, que se proponía constituir una autoridad legítima en manos de la
infanta.

Esos papeles contienen no una independencia criminal, cuál sería la constitución


democrática o aristocrática de la América española, de su gobierno legítimo, sino una
constante adhesión a él, y una positiva oposición a depender en primer lugar de la nueva
dinastía francesa, y segundo de toda dominación europea, en las suposiciones dadas;
fijando, por conclusión, en el reconocimiento de la soberanía nacional la concentración del
poder gubernativo trasladado a la América española.329

A su entender la voz independencia había variado de sentidos junto a las novedades


políticas en España, convirtiéndose en ―tan diversa, cuanto difieren las circunstancias,
los motivos y los fines‖. Era necesario acoplarle un calificativo –―absoluta‖,
―democrática‖, ―aristocrática‖- para ser identificada cabalmente por los protagonistas
del periodo, porque a secas podía ser sinónimo como dijimos anteriormente de
autonomía u autogestión.
Castelli aclaraba que la propuesta de la Regencia no se trataba de la exclusión ni
de Fernando VII ni sus hermanos varones de su derecho al trono, y que duraría mientras
estos estuvieran carentes de su libertad. Tampoco se trataba de la unión con la corona de
Portugal. La regencia se establecería como poder central en América de un reino
separado, que no trastocaría ni la forma ni la constitución de la monarquía, llevando
adelante las reformas necesarias sin que esto implicase desquiciar el trono. Además deja
en claro que la independencia política a la que se refería Peña era en la suposición de
hallarse España ocupada por los franceses y no contar con un gobierno nacional
representativo del soberano de España. En ningún momento atacaba la naturaleza
monárquica del reino sino que por el contrario su propuesta la sostenía: ―La
conservación en el trono español de la familia de Borbón […] es dogma político de la
nación, sin que toda ella pueda variar la forma, y constitución del reino en nada, si no es
por los mismo principios, y formas en que se constituyó como estado soberano,
reconocido y garantizado por los estados libres, amigos y aliados, y de consiguiente

329
―Memorial de Diego Paroissien firmado por su defensor Juan José Castelli y su procurador Andrés
José de Acosta, 14/3/1810‖, en Actuación de Saturnino Rodríguez Peña y Diego Paroissien, 1807-1810,
Biblioteca de Mayo, t. XI, p. 10.344.

135
sometido a la ley inviolable del instituto social‖.330 Detrás del alegato lo que se percibe
es la continuidad de esa aspiración reformista que el grupo carlotista venía sosteniendo
por lo menos desde principios de la crisis.
Castelli advierte que el acusado nada sabía al momento de trazar su plan de la
instalación de la Junta Suprema Central, pero aun así -y aquí comienza a desplegar
varios de los argumentos que servirán de sustento a su famosa exposición en el cabildo
abierto del 22 de mayo-, plantea que la misma no posee la suficiente representación para
arrogarse la soberanía sobre las provincias ultramarinas. La Junta Suprema Central tiene
a su entender similar legitimidad que las otras juntas provinciales que pretendieron
ejercerla en América, ―sin títulos ni poder ni autoridad‖. Los pueblos de América
―tenían el mismo motivo y ocasión de necesidad para exigir una representación de la
soberanía embotada en la persona del Rey, como la tuvo Sevilla que ni es más ni es
menos en los derechos de pueblos, y de parte integrante del Estado‖. 331 Las autoridades
coloniales por su parte tampoco podían representar la soberanía real, sólo obraban estas
en mera ejecución subordinada y alterna. De esa manera Castelli no solo justificaba la
iniciativa de Peña y Paroissien, sino que establecía un rechazo teórico a la potencial
ambición de los Virreyes de erigirse en los nuevos pilares desde donde reconstruir el
poder español en América una vez perdida la península.
Otro de los argumentos que se perfilan en el alegato y que luego serían utilizados
por los miembros de la junta revolucionaria para legitimar su desconocimiento al
gobierno metropolitano, es el que subrayaba que el vínculo de América no era con la
España, sino con la Corona de Castilla, por lo tanto la propuesta de la regencia de la
princesa borbona no constituía para nada un delito, al no privarle a la familia real del
dominio de los territorios americanos.
Para justificar la discreción y el sigilo con el que Paroissien llevo adelante su
misión, Castelli, carga contra aquellos ―presuntuosos filósofos y publicistas, o
imitadores ciegos de […] las vagas ideas de libertad, e independencia popular‖. 332
Explica que la actitud reservada responde a su vocación de asegurar la tranquilidad
pública y evitar que ―los pueblos entrasen en fermentación, cuando las ideas se difunden
sin método y por conductos nada idóneos‖.333 Ya hablamos al comienzo del capítulo de
los temores que recorrían a las élites coloniales después de los levantamientos indígenas

330
Ibíd., p. 10350.
331
Ibíd., p. 10351.
332
Ibíd., p. 10353.
333
Ídem.

136
andinos y la revolución esclava en Saint-Domingue. Castelli buscaba entonces
desvincular del imaginario el accionar de su defendido de esos antecedentes, utilizando
argumentos que parecieran provenir de un ideario seguramente mucho más conservador
del que íntimamente adscribía.
Finalmente, para el abogado criollo era absurdo que fuera considerado un delito
hablar de mejoras en las leyes, constituciones y reunión de cortes, en la medida que

[…] los más acreditados españoles, las juntas supremas, y la Central no paran
de hablar y protestar cortes, y constitución, reformas en el gobierno, barreras al
despotismo, derogación de leyes tiránicas, etc., anunciando la regeneración del
estado, sobre su libertad, y restauración de la sagrada, y augusta persona del Rey, que
fijan para el último periodo de la revolución.334

Es interesante este pasaje por varias razones. No sólo es calificado como una revolución
al estado de la península, sino que también da cuenta de lo familiarizados que estaban
los rioplatenses con los debates que la atravesaban, en relación a las distintas propuestas
en danza para superar esa crisis inédita. El renovado lenguaje político del que
hablábamos más atrás, marcado a fuego por las disputas hacia el interior de la Junta
Central entre absolutistas, reformistas y liberales, era volcado intensamente también en
las páginas de manifiestos, periódicos y otros papeles que cada tanto cruzaban el océano
con dirección a América. La bandera de las reformas contenía las suficientes
sugestiones como para brindar, dentro de ella, las ilusiones de su posibilidad. La
cuestión radicaba en la confianza que pudiera merecer la metrópoli como garante de ese
rumbo, y sobre todo en la participación que cada mundo tendría en la realización de esas
mismas ilusiones y en el signo de tales aspiraciones.335 Por otro lado, también interesa
el pasaje porque como se haría costumbre luego en las proclamas de la junta
revolucionaria porteña, al igual que en la Gazeta morenista, el planteo de Castelli es a la
vez una reivindicación del derecho que tienen los americanos a poder pensarse como
partícipes en igualdad de condiciones en la discusión política de los destinos de la
monarquía. Porqué en su caso sería delito pensar una solución a la crisis monárquica,
porqué se les estaría negado proponer ciertas reformas al reino, mientras los
peninsulares están embarcados en ello desde el mismo levantamiento nacional tras las
abdicaciones de Bayona. Cuando Moreno tuviera que justificar la formación de la Junta

334
Ibíd., p. 10354.
335
Ramos, D., óp. cit., p. 185.

137
Provisional Gubernativa de las Provincias del Río de la Plata, recurriría a similares
argumentos: porqué allá sí está permitido y aquí no. Esa noción legítima y compartida
por ambos mundos de que sólo en la península se decidía los destinos de la monarquía
hispánica, de la que habla Halperín Donghi en Revolución y Guerra, para principios del
diez ya presentaba importantes fisuras.336

336
Halperín Donghi, T., Revolución y Guerra…, p. 160.

138
Capítulo 5:
La alternativa juntista

La rebelión lealista de Elío y la Junta de Montevideo

En agosto de 1808 Santiago de Liniers, como vimos, recibió junto al Cabildo y la


Audiencia al emisario napoleónico, el Marqués de Sassenay, portando papeles en los
que se daba cuenta de las abdicaciones, la elección del rey José Bonaparte y la
convocatoria a un congreso en Bayona. Muchos de esos papeles estaban avalados con la
firma de autoridades españolas, lo que generó bastante incertidumbre. El intento por
parte de las autoridades de mantener en secreto estas gestiones y novedades fue en vano.
El rumor de la presencia de Sassenay en Buenos Aires había trascendido, y despertó
todo tipo de infidencias. Se especulaba sobre las apetencias de Napoleón respecto a las
colonias españolas en América y esto abrió la puerta a los rumores sobre la posibilidad
de que el Río de la Plata jurara obediencia a la nueva dinastía francesa. Con el objetivo
de calmar las aguas, el 15 de agosto el Virrey lanzó una proclama a los habitantes de
Buenos Aires en la que se informaba parcialmente la situación y se manifestaban las
preocupaciones del gobierno virreinal. Se ratificaba la fidelidad del pueblo de Buenos
Aires a su legítimo soberano pero lejos se estaba, por las expresiones utilizadas, de
condenar a Napoleón. Si bien se presume que la proclama fue redactada por uno de los
oidores y contó con el acuerdo de la Audiencia y del Cabildo, fue utilizada luego por los
adversarios de Liniers para argumentar su postura indecisa respecto de Napoleón.337 Su
condición de francés de nacimiento lo colocaba en una situación complicada, más allá
de que había dado sobradas muestras de su lealtad a la bandera española, para algunos
un manto de desconfianza cubría su figura desde la invasión de Napoleón a la península.
La llegada del enviado francés, su recibimiento y la supuestamente tibia proclama, no
hizo otra cosa que dar argumentos a sus enemigos para atacarlo. Francisco Javier de
Elío, gobernador interino de Montevideo, fue quién tomó la iniciativa y acusó de pro
francés a Liniers.338 A través de un pliego firmado por el propio gobernador y cuatro
miembros del Cabildo de Montevideo, y dirigido a la Audiencia y al Cabildo de Buenos

337
Ternavasio, M., Historia de la Argentina, p. 54.
338
Elío llegó a la región con el cargo de comandante general de la campaña cuando los ingleses
dominaban la ciudad y fue designado gobernador interino por el mismo Liniers cuando estos se retiraron,
ya que el titular del cargo, Pascual Ruiz Huidobro, había sido trasladado en calidad de prisionero a
Inglaterra.

139
Aires, le atribuyó una conducta ―sospechosa‖ y lo acusó de ―infidencia‖, solicitando que
fuera removido del cargo.
Elío había manifestado siempre cierta insubordinación respecto de la autoridad
virreinal, reavivando viejas rivalidades entre Montevideo y Buenos Aires. Pero ahora,
ante tamaña declaración de hostilidad, Liniers reaccionó enviando al capitán de navío,
Juan Ángel Michelena, para relevar del mando a Elío. Sin embargo, a pesar de contar
con el apoyo de la Marina Real, a través del Comandante de la Marina en Montevideo
Joaquín Ruiz Huidobro, nada pudo hacer cuando el rebelde gobernador se resistió a
acatar la orden. La falta de respuesta de los comandantes de las tropas terrestres
españolas de línea y milicias ante sus requerimientos, excusándose por diferentes
razones, marcaban que el apoyo brindado por la marina no era esperable por parte de
otras fuerzas. Durante la noche del 20 de septiembre se produjo una movilización de
características tumultuarias oponiéndose al desplazamiento de Elío. 339 El frustrado
intento de poner orden por parte de Liniers terminó con la grotesca escena en la cual
Michelena intentó hacer uso de las armas para obligar al insubordinado gobernador a
aceptar su destitución, siendo vergonzosamente desarmado y golpeado por Elío.340
Un cabildo abierto reunido en Montevideo el 21 de septiembre respaldó al
gobernador y resolvió ―establecer una junta subalterna de la de Sevilla a imitación de las
de España‖ para tutelar los derechos de Fernando VII al trono, nombrando a Elío como
su presidente al día siguiente. En su breve pasaje por la plaza montevideana, el enviado
de la Junta de Sevilla, el Brigadier José Manuel de Goyeneche, habría indicado al
gobernador y miembros del Cabildo con quienes se reunió que ―marchaba al momento à
la Capital donde […] trataría de formalizar la Junta à imitación de la Suprema de
Sevilla, que para ello traía especial encargo, y después se formaría en esta [Montevideo]
otra subalterna‖.341 De esta manera, como marca Ternavasio:

339
Ferreira, Pablo, ―La guerra de independencia española, los ―empecinados‖ y el Montevideo leal, 1808-
1814‖, Pasado Abierto Nº4. Mar del Plata. Julio-Diciembre 2016, p. 48.
340
Olivero Orecchia, José M., ―La junta de Montevideo en 1808, una situación interna con repercusiones
internacionales: algunos aspectos de los intereses y acciones portuguesas, estudios históricos‖, CDHRP,
Diciembre 2009, Nº 3.
341
―Certificación del Cabildo de Montevideo de lo acontecido la noche del 19 de agosto de 1808 luego
del arribo del brigadier José Manuel de Goyeneche a dicha ciudad‖, citado en Frega, Ana Lucia, «La
Junta de Montevideo de 1808» en Chust, Manuel ed., 1808. La eclosión juntera en el mundo hispánico,
México, FCE, 2007, p. 247. A su arribo a Buenos Aires, Goyeneche se limitó a informar sobre el estado
de la península y la alianza con Gran Bretaña, solicitando el envío de auxilios. Aparentemente nada
presentó en torno a la formación de juntas en América. En nota dirigida al Conde de Floridablanca y la
Suprema Junta de España e Indias en abril de 1809, Goyeneche desmintió el apoyo que pudo haber dado a
la constitución de la Junta montevideana y acusó, por el contrario, al entonces alcalde de primer voto del
Cabildo de Buenos Aires, Martín de Álzaga y Elío de haber conspirado contra el virrey. Ibíd., p. 248.

140
[…] la Banda Oriental lograba lo que en el marco de la legalidad colonial no habría
sido posible: la autonomía absoluta respecto de Buenos Aires. Una autonomía que, al
recuperar el ejemplo juntista español y la declaración de fidelidad al rey Fernando VII,
procuraba dotarse de una nueva legitimidad. En este punto, es importante subrayar que no
existía en dicha junta un reclamo de derecho al autogobierno frente a las autoridades
sustitutas del rey en la metrópoli –por el contrario, buscaba reforzar ese lazo, que en ese
momento era con la Junta de Sevilla–, sino un reclamo de autonomía respecto –o en
contra– de su antigua rival Buenos Aires.342

Fue ésta la primer Junta que en América invocó la conservación y defensa de los
derechos de Fernando VII, pero como bien sabemos no sería la única. En sus nueve
meses de funcionamiento gobernó en forma autónoma su jurisdicción y realizó
gestiones ante las autoridades peninsulares, diversas ciudades del virreinato y
representantes de gobiernos extranjeros.
Según Ana Frega, varios documentos emitidos por el Cabildo señalan su amplia
representatividad. Y aunque la Real Audiencia bonaerense denunció el peligro de una
―efervescencia popular tumultuaria‖, la realidad es que sus principales animadores
fueron reconocidos miembros de la élite. 343 Altos oficiales, funcionarios, importantes
comerciantes y hacendados, letrados y sacerdotes aparecen repetidamente mencionados
y sus firmas lucen al pie de las principales resoluciones. Como señala Wilson de Muro,
la crisis monárquica y el conflicto con el Virrey le ofreció a la clase alta montevideana
la oportunidad de obtener privilegios regionales en su puja mercantil con Buenos Aires,
al tiempo que impulsó la revitalización política del Cabildo en una coyuntura signada
por el vacío de poder y los debates sobre el problema de la soberanía y su retroversión
al pueblo.344 Frega señala que:

[…] junto al gobernador y los efectivos militares, importantes comerciantes


apoyaron la Junta e incluso fueron acusados ante las autoridades virreinales de ser los
promotores de la rebeldía. Dedicados a la importación y exportación, se habían
enriquecido con el comercio de esclavos, la extracción de cueros y carne salada y, más
recientemente, con la adquisición de las mercaderías británicas luego de la capitulación en

342
Ternavasio, M., Historia de la Argentina…, p. 58.
343
Frega, Ana, ―Tradición y modernidad en la crisis de 1808. Una aproximación al estudio de la Junta de
Montevideo‖. Sociedad y cultura en el Montevideo colonial. Eds. Luis Behares y Oribe Cures.
Montevideo: Fac. de Humanidades y Ciencias de la Educación, Intendencia Municipal de Montevideo,
1997, pp. 283-294.
344
De Muro, Wilson, ―La participación política del clero rioplatense a fines del periodo colonial. El
conflicto entre la Junta de Montevideo (1808-1809) y el párroco de la ciudad‖. Fronteras de la Historia,
Vol. 21, N.˚ 2, julio-diciembre de 2016, p. 137.

141
julio de 1807 […] No se oponían al comercio con Gran Bretaña, Portugal u otras potencias
neutrales -lo practicaban de forma ilegal cuando España estaba en guerra con esas
naciones-, sino a la pérdida de los privilegios de la intermediación y de las consignaciones.
En ese sentido parecía vital conservar el control político de estos territorios, así como
ventajoso lograr una jerarquía político-administrativa superior en la organización colonial,
que les permitiera un mayor control de los recursos y autonomía en la toma de
decisiones.345

Pero aunque la justificación de las principales autoridades y la alta burguesía para


la formación de la Junta respondiera a las supuestas maquinaciones del virrey con
franceses, portugueses o independentistas, algunos letrados montevideanos se
apropiaron del discurso ―renovador‖ del proceso abierto con las abdicaciones y
legitimaron el paso dado desde argumentos que hacían eje en la igualdad entre europeos
y americanos para resolver el vacío de poder y dar una salida a la crisis que tuviera en
cuenta la reasunción de la soberanía por parte de los pueblos. Es el caso del doctor
Lucas Obes, que en correspondencia privada afirmaba que si el pueblo español había
reasumido sus facultades y por ello podía introducir ―novedades‖ en el gobierno,
también podía hacerlo ―la América como parte integrante de ese pueblo, nación, reino o
como Ud. quiera llamarle‖. Para finalizar afirmando que ―no solo estamos facultados
para hacer lo que tenemos hecho sino también, para llevar nuestro voto a la Junta que
reconozcamos por Suprema, que pensar de otro modo es establecer una distinción la
más odiosa entre la Metrópolis y la América‖.346
Al igual que sucediera en el resto del imperio, la formación de la junta provocó el
inmediato rechazo por parte de las autoridades coloniales residentes en la capital, muy
especialmente de la Audiencia. Los oidores calificaron a la junta montevideana como
opuesta a las leyes, negándoles el derecho a legitimarse con el argumento de emular la
situación en España, debido a la ausencia de un ejército invasor en América. Liniers y la

345
Frega, Ana, ―La Junta de Montevideo…‖, p. 252.
346
―Carta de Lucas J. Obes al Dr. Vicente Anastasio de Echevarría fechada el 24 de octubre de 1808‖.
Citado en Frega, Ana, ―La Junta de Montevideo…‖, pp. 254-255. Lucas J. Obes era oriundo de Buenos
Aires, hijo de un alto funcionario español. Estudió en Buenos Aires y en el Colegio de Monserrat de
Córdoba. Se recibió de abogado y terminó sus estudios en Madrid. Regresado en 1804 al Rio de la Plata
instalándose en Montevideo, donde se desempeñó como asesor del gobierno. Cuando arribó el virrey
Cisneros, que disolvió la Junta, pasó con él a Buenos Aires. Allí fue asesor del virrey y también estuvo en
contacto con Mariano Moreno, tanto antes como después de la Revolución de Mayo. Volvió en diciembre
de 1810 a Montevideo, donde el gobernador Gaspar de Vigodet lo hizo arrestar por partidario de la Junta
de Buenos Aires. Cuando Elío asumió el mando en Montevideo, lo envió prisionero a España; tras un
accidentado viaje en el que pasó por Río de Janeiro, Cuba y las islas Canarias, terminó por radicarse en
Londres.

142
Audiencia exigieron a Elío la disolución de la Junta, pero éste argumentó que era
imposible debido a la ―resistencia del pueblo‖.
Al virrey, como al resto de las autoridades coloniales le preocupaba que lo
sucedido en la otra orilla del Plata sirviera de estímulo para la formación de otras juntas
en la región, como podemos ver en este oficio que le envía a la Junta Suprema de
Sevilla el 16 de octubre:

Esta inopinada insurrección combinada por un pérfido, que solo conspira a


levantarse con el mando superior -creyendo sacar partida de las críticas circunstancias en
que se halla la Península- me obligó a comunicar orden a este cabildo y a Elío, para que
este continuase con el mando, y se disolviese la Junta, punto central de mis mayores
cuidados para que este mal ejemplo no llegase a tener una influencia funesta en las
Provincias Interiores. La Real Audiencia siguió los mismos principios por medio de una
Real Provisión, pero esta, y mis órdenes fueron desobedecidas y la Junta subversiva
continua sin reconocer ninguna autoridad.347

Pero a pesar de la evidente afrenta que la Junta significaba para su autoridad, Liniers
decidió descartar la vía militar para la resolución del conflicto –en línea seguramente
con el parecer del gobierno metropolitano-, eligiendo esperar al nuevo gobernador
propietario designado en la península. Como señala Olivero Orecchia, Montevideo no
se trataba de una ciudad fácilmente controlable por una autoridad externa si ésta no era
aceptada. Era la principal plaza fortificada de la región, con una importante guarnición y
control de la frontera terrestre en la Banda Oriental. Poseía además el Apostadero
Naval, con la pequeña flota española del Atlántico Sur.348 También, como señala Frega,
debió haber pesado a la hora de descartar el camino de la represión armada, el origen y
posición social de los disidentes, así como su defensa de la legalidad monárquica.349
Muy diferente, como veremos, fue la actitud tomada poco después ante la Junta de La
Paz. La mejor alternativa era entonces esperar que sea la metrópoli la que terminara
resolviendo el conflicto, aun a sabiendas que los españoles tenían preocupaciones
mucho más urgentes a las que atender.

347
―Oficio a la Junta Suprema de Sevilla del 16 de octubre de 1808‖, Documentos Relativos a la Junta
Montevideana de Gobierno 1808, Montevideo, Junta Departamental de Montevideo, 1960, tomo 3, pp.
94-95. Citado en Olivero Orecchia, José M., óp. cit., pp. 6-7.
348
Ibíd, p. 4.
349
Frega, Ana, ―La Junta de Montevideo…‖, p. 257.

143
Un incómodo testigo del juntismo peninsular: Juan Martín de Pueyrredón

Una muestra elocuente de los acelerados cambios ocurridos luego de la crisis


monárquica y de los efectos que produjeron en los realineamientos de fuerzas internas
es el proceso abierto a Juan Martín de Pueyrredón a fines de 1808, acusado de
revolucionario y sedicioso. Veamos sucintamente las razones de tal procesamiento, que
nos brindarán, a su vez, algunas claves interesantes para nuestro estudio.
Producto de su destacada actuación en la reconquista de Buenos Aires en 1806, al
frente del escuadrón de Húsares, el cabildo abierto celebrado el 14 de agosto de ese año
le había encomendado una misión a España, cuyo objetivo era dar cuenta al Rey de los
méritos de la capital virreinal en su lucha contra los ingleses, con el objetivo de que le
sean concedidas ―las gracias, honras, exenciones y prerrogativas que fuesen de su real
agrado‖.350 Aunque en cartas al cabildo confiesa que fue atendido con amabilidad por la
pareja real, se queja del frío recibimiento brindado por el favorito Godoy y la poca
voluntad de éste para atender sus pedidos, y lo responsabiliza de convencer al Rey para
que ordene su vuelta a Buenos Aires. Denuncia también que un ministro le ―manifestó
descaradamente que el gobierno no debía acceder a las orgullosas ideas de Buenos Aires
[…] y que nunca le permitiría a esa colonia, más que el adelantamiento en la ciencia
abstracta de la teología y en la pastoría y la mineralogía‖. 351 Desalentado y fastidiado
con la actitud del Príncipe de la Paz y la corte de Madrid, escribe al cabildo dando a
entender que el futuro le depara a la capital ―glorias propias y empresas más grandes‖.
Los meses trascurrían en la capital española y el diputado porteño no hacía más
que sumar frustraciones y resentimiento ante tanto destrato por parte del gobierno
metropolitano. La llegada de la noticia del categórico triunfo del pueblo de Buenos
Aires ante el nuevo intento inglés de someter la ciudad sería un alivio al espíritu del
apesadumbrado emisario y un estímulo para renovar las gestiones ante la Corte. En
noviembre de 1807 llegó a Madrid un nuevo enviado de Buenos Aires, Pedro de
Altolaguirre, y junto a Pueyrredón se entrevistaron nuevamente con los reyes ahora con
la novedad de la exitosa defensa ante la segunda invasión británica. Pero una vez más, a
pesar de las felicitaciones protocolares, no obtuvieron respuestas positivas a los pedidos
de la capital rioplatense.

350
Acta del Cabildo del 24 de octubre de 1806. Citado en Raffo de la Reta, J. C., Historia de Juan Martín
de Pueyrredón, Espasa - Calpe, Academia Nacional de la Historia, 1948, p. 48
351
Citado en Raffo de la Reta, óp. cit., pp. 57-58.

144
En diciembre de 1807 recibió del Cabildo un extraño encargo. Debía interceder
ante los reyes para impedir que sea designado Liniers como virrey del Rio de la Plata.
Martín de Álzaga, alcalde de primer voto y líder de la facción que dominaba el Cabildo,
ya había lanzado su solapada guerra contra el héroe de la reconquista. Cercano a éste,
Pueyrredón se encontraba en una incómoda situación, pero como enviado del Cabildo
debía cumplir con la gestión, aunque lo terminó haciendo de manera estrictamente
burocrática, trascribiendo punto por punto el oficio recibido.352
En dos documentos complementarios entre sí, Pueyrredón relata con detalle sus
vivencias e impresiones sobre los hechos sucedidos en la península a partir de las
abdicaciones de Bayona y el levantamiento juntista español. Esos papeles son ―La fiel
exposición que hace Don Juan Martín de Pueyrredón de su conducta pública‖ publicado
en Rio Janeiro en 1809 y ―La presentación al Cabildo‖ escrita seguramente también en
1809 en su viaje de vuelta a América pero publicada recién en 1815. En el primero de
estos documentos, cuenta que en marzo de 1808, cuando estaba a punto de regresar a
Buenos Aires, se produjo el Motín de Aranjuez, al que califica como un ―feliz
acontecimiento‖, debiendo postergar su viaje para ―tributar a mi nuevo soberano los
primeros homenajes del vasallaje‖, y muy especialmente después de que Su Majestad le
mandara a decir que ―esperase su vuelta pues quería que volviese yo contento y que
contentase a mis paisanos‖.353 Pero esa entrevista no se habría de verificar porque poco
tiempo después, Fernando VII era ―conducido engañosamente a Bayona‖, por lo que el
1ero de Mayo el enviado porteño decidió salir precipitadamente de Madrid y dirigirse a
Cádiz para poder embarcarse hacia Londres ―con el objeto de tratar con aquella corte lo
conveniente a la felicidad de mi amada patria‖, y de allí una vez concluidas esas
gestiones proseguir hacia Buenos Aires. 354 Pero en Cádiz las cosas comenzaron a
complicarse para el enviado porteño. El gobernador de esa plaza, el Marques de Solana
–acusado poco tiempo después por afrancesamiento y linchado durante el levantamiento
popular-, le impidió embarcarse alegando órdenes de Madrid. Al parecer Murat exigía
que se presentase en la Corte a la brevedad. Antes de acatar la orden, alcanzó a
comisionar a José Moldes y Manuel Pinto para que se trasladen a Londres a solicitar
asistencia militar para Buenos Aires, a cambio de ventajas comerciales. Regresó a

352
Ya en agosto de 1808, en una situación política totalmente diferente con la invasión de Napoleón a la
península y su ambición hacia los dominios americanos, ante una nueva comisión del Cabildo,
Pueyrredón tendría esta vez mayor ímpetu pidiendo el alejamiento de Liniers del cargo.
353
Museo Mitre. Documentos del Archivo de Pueyrredón. Buenos Aires: Imprenta de Coni Hermanos,
1912, Vol. II, p. 29.
354
Raffo de la Reta, óp. cit., pp. 68-69.

145
Madrid en los primeros días de junio, pero poco después salió en fuga junto al salteño
Francisco Gurruchaga –que iba disfrazado de cochero-, hacia Sevilla, donde después de
doce días de una peligrosa travesía, se presentó a la Junta de esa ciudad, que luego de
aprobar su conducta, le negó el permiso para regresar hasta tanto no recibieran noticias
de oficio de haber reconocido el virreinato del Río de la Plata por gobierno de España e
Indias a aquella Junta.355 Pidió entonces incorporarse al ejercito patriota español para
luchar contra el invasor francés, pero la Junta le contestó una vez más negativamente,
argumentando que ―teniendo que arreglar muchos asuntos de América, era más
conveniente que permaneciese cerca de aquella Junta Suprema‖.356
En Sevilla pudo hacerse una idea bastante cabal de la situación en España y
trasmitírsela mediante cartas al Cabildo porteño: ―Cada junta era una soberana y cada
una quería disputarse el poder y subordinación general. La de Sevilla se había abrogado
facultades que le eran impropias. Una de ellas era el dominio y mando de estos vastos
países, sin otro fundamento que su antojo y nombramiento. Yo examinaba estas
debilidades y veía venir tristes consecuencias a todo el reino‖. 357 En sus misivas
Pueyrredón le aconsejaba al Cabildo de Buenos Aires, ante los desórdenes que
presenciaba en la península, mantenerse prudentes y a la expectativa de los
acontecimientos. Al repetirse sus inconvenientes con la Junta de Sevilla, que le confiscó
unos pliegos enviados desde Buenos Aires, Pueyrredón decidió salir de España rumbo
al virreinato, pero antes le escribió una nueva carta al Cabildo exhibiendo una clara
percepción de los problemas derivados de la vacatio regis:

El reino dividido en tantos gobiernos cuantas son sus provincias: las locas
pretensiones de cada una de ellas a la soberanía, el desorden que en todas se observa y las
ruinas que les prepara el ejército francés…me impiden permanecer por más tiempo en el
desempeño de una comisión que hoy veo sin objeto. En consecuencia me he retirado a la
Junta de Sevilla por no haber en ella más facultades que en las demás para entender en los
asuntos de mi cargo.358

Ese mismo día le escribía una carta a Justo José Núñez, escribano del Cabildo, en
la que con más soltura se explayaba sobre el futuro de España:

355
Museo Mitre, Documentos Pueyrredón, Vol. II, p. 33.
356
Ídem.
357
Citado en Raffo de la Reta, óp. cit., pp. 73-74.
358
Citado en Ternavasio, M., Historia de la Argentina…, p. 61.

146
La ruina de este reino va a seguirse inmediatamente, y no crea usted otra cosa,
aunque algunos escriban ocultando las divisiones en que están las provincias, y los males
que las amenazan bajo la esperanza de una Junta central y suprema. Esta no tendrá efecto
y cuando se verificase la reunión monstruosa que se prepara solo en las cabezas de los que
aman el orden, solo serviría para aumentar el desorden.359

El fastidio que le había provocado el desprecio de Godoy lo trasladaba ahora a la


Junta de Sevilla. Iba madurando en el enviado la clara conciencia de que para el
gobierno metropolitano, sea este un ministro real o una junta surgida al calor del
levantamiento nacional, los intereses de los americanos no eran nunca una prioridad,
demostrando la fuerte mentalidad colonialista que primaba entre las elites peninsulares,
más allá de sus liberales discursos. En su ―fiel exposición‖ confesaba: ―El imperio y
desprecio con que esta junta y todo jefe y empleado mira a la América y sus cabildos, es
en extremo irritante. Todos siguen el sistema del anterior gobierno, o para mejor decir,
de dilatados siglos, en que sufren estos vastos países la más vergonzosa degradación
colonial. Mi representación jamás tuvo la menor importancia porque: los esclavos
políticos deben pedir la justicia misma como gracias y bondades‖. 360 Desde España,
pero en paralelo a muchos de sus compatriotas que a orillas del Plata se reunían
clandestinamente, Pueyrredón iba asumiendo poco a poco que el único camino viable
para la prosperidad de su patria natal era la ruptura con la metrópoli. En carta a sus
Húsares daba cuenta del grado de maduración de estas ideas y la decisión de, ni bien
llegado a Buenos Aires, ponerse en campaña para promover un movimiento
autonomista: ―Muy en breve volveréis a verme y oiréis de mis labios el lenguaje de la
verdad y del desengaño […] y formaréis el saludable sistema que mis sensibles
observaciones hayan inspirado‖.361
Las cartas enviadas por Pueyrredón no fueron bien recibidas por el Cabildo, le
molestaba a la facción de Álzaga sus corrosivas críticas al gobierno peninsular y
dudaban de su lealtad a la monarquía. Además, la designación de Liniers finalmente
como virrey había sido entendida por Álzaga, o como obra propia del enviado o como
resultado de que no había hecho lo suficiente para evitarlo. Los dichos de Pueyrredón
contrastaban con los papeles públicos que les llegaban sobre el estado de España. Por lo
tanto los capitulares se convencieron de que había que evitar su desembarco, confiscarle

359
IbÍdem.
360
Citado en Raffo de la Reta, óp. cit., p. 75
361
Ibíd., p. 81

147
todos sus papeles apenas arribara al puerto de Montevideo ―por el veneno que
envuelven‖, y enviarlo inmediatamente en un buque ―a disposición de la Junta Central
ya establecida‖.362En complicidad con Elío le prepararon a Pueyrredón la emboscada y
al llegar a Montevideo el 4 de enero de1809, fue detenido e incomunicado. Allí lo
embarcaron rumbo a España el 18 de febrero, pero una tormenta hizo arribar la nave a
un puerto de Brasil, donde logró fugarse. Permaneció allí oculto un tiempo hasta que
pudo embarcarse para Buenos Aires, a donde llegó el 15 de junio de 1809. Tras la
frustrada asonada del 1 de enero, como veremos más adelante, Álzaga y su encono hacia
él ya no significaba un problema del cual preocuparse. Inmediatamente se puso en
contacto con el grupo de Belgrano y Castelli, acordando en líneas generales la necesidad
de un cambio revolucionario para el Rio de la Plata. En su autobiografía Belgrano
comentaba que en una de esas noches del invierno de 1809

[…] apareció en mi casa don Juan Martín de Pueyrredón y me significó que iba a
celebrarse una junta de comandantes en la casa de éste, a las once de la noche, a la que yo
precisamente debía concurrir; que era preciso no contar sólo con la fuerza, sino con los
pueblos y que allí se arbitrarían los medios. Cuando oí hablar así y tratar de contar con los
pueblos, mi corazón se ensanchó y risueñas ideas de un proyecto favorable vinieron a mi
imaginación.363

Embarcados en ese rumbo le fueron asignadas las tareas de ―catequización‖ de los


jefes y oficiales de la guarnición.364 Sin embargo, en el mes de julio era relevado Liniers
por el nuevo virrey Cisneros, y al no prestarle el debido juramento de obediencia,
Pueyrredón fue arrestado. Después de unos días en prisión, en condiciones bastante
laxas, logró fugarse una vez más y se trasladó nuevamente a Rio de Janeiro con el
propósito de gestionar ante Carlota y la corte de Brasil apoyos al proyecto del grupo
civil.

362
En comunicación con Elío, Álzaga habla de Pueyrredón y del ―horror que causa la lectura de sus
cartas, escritas en un depravado idioma, con proposiciones tan escandalosas que prueban o una infame
adhesión al Emperador de los franceses, o de ideas corrompidas por la independencia‖. Ibíd., P. 83.
363
Belgrano, M. «Autobiografía…». En Mitre, B. (1945). Historia de Belgrano y de la Independencia
Argentina. Buenos Aires.
364
Raffo de la Reta, óp. cit., p. 93.

148
El frustrado intento juntista en Buenos Aires: La asonada del 1ero de enero de
1809

El virreinato de Santiago de Liniers se encontraba contantemente bajo la tensión


que los realineamientos de fuerzas que se venían produciendo en Buenos Aires como
consecuencia de la crisis legada por las invasiones inglesas, y luego por la propia crisis
de la Monarquía. Cada vez más enfrentado con el cabildo capitalino dominado por
Álzaga, el virrey interino era además era acusado, alternativamente, de connivencia con
portugueses e ingleses con el objetivo de emanciparse del dominio español, o bien de
promover la fidelidad al emperador de Francia. No habían alcanzado las muestras de
lealtad hacia el rey Fernando VII que exhibió Liniers para disipar las sospechas que
caían sobre él.365Hacia finales de 1808, la ciudad latía al ritmo de las disputas entre el
Cabildo, el virrey y la Audiencia que pugnaban por el poder. Éstas llegaron a su
máxima expresión cuando, el 1 de enero de 1809, debía realizarse el recambio anual de
cabildantes. Martín de Álzaga se propuso desplazar a Liniers y crear una junta, similar a
la de Montevideo, que ejerciera el gobierno del virreinato.366 La búsqueda de emular a
la junta montevideana no era casual, desde su constitución Elío había venido
estrechando vínculo con los capitulares bonaerenses, especialmente con Álzaga,
próximos por el común desafecto que sentían hacia el virrey. En diciembre de 1808,
Elío se había dirigido por nota reservada al Cabildo de Buenos Aires denunciando los
―pérfidos‖ proyectos que con la complicidad o inoperancia de Liniers se estaban
gestando, para ―la ruina del País y hacerle presa de la Inglaterra, dela Princesa del
Brasil, o de cualquiera potencia extranjera‖.367
La destitución de Liniers era una jugada audaz, a pesar de los rumores que se
hacían correr sobre su dudosa lealtad, seguía gozando de un gran apoyo popular,
heredado de su heroico desempeño durante las Invasiones inglesas. Aun así, el llamado
―partido republicano‖ –no por su ideología, como dijimos, sino por su estrecho vínculo
con el Cabildo-, se lanzó tras ese objetivo, y el primer día de 1809, decenas de personas
se movilizaron hacia la Plaza de la Victoria –rebautizada así en homenaje a los triunfos

365
Goldman, N., Ternavasio, M., "La vida política…", p. 53.
366
José Presas le había advertido a la Infanta Carlota Joaquina en una carta de principios de octubre que
el Cabildo de Buenos Aires estaba preparando un movimiento para tomar el poder y establecer un
―Gobierno Republicano‖, ―Carta de José Presas dirigida a la infanta Carlota Joaquina‖ del 7 de octubre de
1808, Mayo Documental, t. III, pp. 256-257.
367
AGN-Montevideo, Fondo Archivo General Administrativo, Libro 336, ff. 6v-7v (copia de la nota
reservada dirigida por Elío al Cabildo de Buenos Aires, Montevideo, 14 de diciembre de 1808). Citado en
Frega, Ana, ―La Junta de Montevideo…‖, p. 258.

149
sobre los ingleses-, mientras recibían el apoyo de algunos cuerpos milicianos como el
de Catalanes, Gallegos y Vizcaínos.368 Una delegación del Cabildo cruzó la plaza hacia
el Fuerte de Buenos Aires -sede del gobierno- exigiendo la renuncia del virrey y
convocando a un cabildo abierto bajo el lema ―¡Viva el rey Fernando VII, la Patria y la
Junta Suprema!‖. Inesperadamente Liniers reunido con los oidores aceptó dimitir, bajo
la única condición de que no se conformara una junta. Fue entonces cuando recibió dos
apoyos decisivos: el de la Audiencia, preocupada de no seguir avalando novedades de
ramificaciones impredecibles, y fundamentalmente, el de las milicias criollas que
ocuparon la plaza comandadas por Cornelio Saavedra. Además del cuerpo de Patricios,
fue importante la movilización de los de arribeños, pardos y morenos, en cuyas filas
servían hombres que pertenecían en su gran mayoría a la plebe, donde Linieres gozaba
de una fuerte popularidad. La balanza se inclinó entonces en favor del virrey, que
decidió dar marcha atrás con su renuncia e impuso su autoridad sobre los complotados.
Álzaga y el resto de los cabecillas del levantamiento fueron procesados y se los desterró
en Carmen de Patagones por promover un supuesto plan de independencia, de donde
meses más tarde serían rescatados por fuerzas enviadas por Elío. El café de Pedro de
Marco y el ―de los catalanes‖ fueron allanados por ser el lugar de reunión usual de los
españoles europeos. 369 También se disolvieron las milicias peninsulares que habían
apoyado la asonada, permaneciendo en pie solo la de Andaluces y Montañeses que se
habían mantenido leales a Liniers.370 Finalmente, en un acto cargado de simbolismo,
Liniers ordenó bajar el badajo de la campana del cabildo y llevarlo al Fuerte,
sustrayéndole al Ayuntamiento el instrumento utilizado para convocar al pueblo,
emblema de su poder durante los últimos años.371
A pesar de que algunos han querido ver en la asonada del 1ero de enero el
enfrentamiento entre dos grupos muy definidos, el de criollos y el de españoles

368
Entre los movilizados se encontraban algunos destacados letrados rioplatenses como Pedro de Cerviño
-antiguo colaborador del Telégrafo mercantil y editor junto a Vieytes del Semanario, y futuro director de
la Academia de Matemáticas y de la Escuela de Náutica durante el Segundo Triunvirato- y Luis
Chorroarín –sacerdote y rector del Real Colegio de San Carlos de Buenos Aires-.
369
A Pedro José de Marco se le inició un expediente y se le clausuró el café, alegando que era
responsable de las conversaciones públicas que se desarrollaron en su negocio sobre temas ―políticos y
administrativos‖ relacionados a la asonada. ―Comunicación reservada del virrey interino Santiago de
Liniers al alcalde de segundo voto Manuel Obligado, comisionado para levantar una información sobre la
conducta de Pedro José de Marcó…‖, 5 y 6 de enero de 1809, en Biblioteca de Mayo, t. XI, p. 10424.
370
Wasserman, F., Castelli…, p. 72.
371
Ternavasio, M., Historia de la Argentina…, p. 59.

150
europeos, la realidad es que estos estuvieron mezclados entre ambos bandos.372 Además
ninguna de las dos facciones buscó identificarse a partir de esa condición. Entre los
vencidos se encontraban muchos de origen peninsular con fuerte control del comercio
colonial, y entre los vencedores se contaban también españoles europeos, pero en este
caso ligados a la alta burocracia virreinal.373 Criollos también encontramos en los dos
lados, pero es indiscutible que la participación del cuerpo de Patricios y el grupo de
Castelli sosteniendo a Liniers le dieron a los vencedores un carácter más americano que
a los sublevados. Aun así, entre los participantes del levantamiento se contaban algunos
criollos como el comandante del tercer Batallón de Patricios José Domingo de Urien, el
sacerdote Luis Chorroarín y el joven abogado Mariano Moreno, aunque, según su
hermano Manuel, no terminó de comprometerse del todo con la acción porque
compartía la idea de la Junta pero no la forma en que quería imponerse: ―Los deseos de
deponer al virrey y de establecer una junta a imitación de las de España eran seguidos
por muchas personas respetables, pero querían además que esta fuese compuesta
exclusivamente de europeos‖, aspecto que Moreno no compartía evidentemente. 374
Además, le habría parecido también demasiado ―intempestivo‖ el movimiento pues no
se había buscado el apoyo de las milicias criollas, a las que terminaron ubicándolas en la
vereda contraria.375 Algunos autores, como Enrique Williams Álzaga, sostienen que el
grupo de Castelli habría entrado en negociaciones con Álzaga, pero que la confluencia
no se terminó concretando por el poco espacio que éste les reservaba a los criollos.376 La
realidad es que no hay testimonios contemporáneos a los hechos que confirmen esas
tratativas. En todo caso, Moreno si defendió el propósito juntista del Cabildo y
acompañó a la diputación del mismo que se dirigió al fuerte. Por su condición de
abogado del Cabildo, por su amistad con Álzaga y sus notables condiciones
intelectuales, fue oportunamente considerado por el ―partido republicano‖ para integrar
esa junta, que no sería exclusivamente española pero en la que éstos tendrían una amplia

372
Tanto en las memorias de Ignacio Núñez como en las de Damaso de Uriburu se describe a la asonada
como un conflicto entre criollos y españoles europeos; imagen que después fue reproducida por varios
historiadores. Biblioteca de Mayo, tomo I, pp. 528 y 628-630.
373
Halperín Donghi, T., Revolución y Guerra…, p. 153.
374
Moreno, Manuel, óp. cit., p. 121.
375
Existen algunas dudas sobre la participación de Vieytes en esa jornada. En la famosa Carta de
Saavedra a Viamonte, el presidente de la Junta Grande recordando la actuación de algunos de los
morenistas durante la asonada, sugiere que Vieytes estuvo involucrado en ella o que por lo menos fue uno
de los ―censores de nuestras operación en aquel día‖. Biblioteca de Mayo, t. II, p. 1090. Halperín Donghi
parece tomar esto por cierto incluyéndolo entre los criollos que apoyaron el levantamiento de Álzaga.
Halperín Donghi, T., Revolución y Guerra…, p. 153.
376
Williams Álzaga, Enrique, Dos revoluciones: 1º de enero de 1809 - 25 de mayo de 1810, Buenos Aires,
Emecé Editores, 1963, p. 171.

151
mayoría. El letrado representó a Álzaga, Felipe de Santenach y José Miguel Ezquiaga
en el proceso judicial que les iniciaron como cabecillas del alzamiento, buscando
aminorar las penas clasificando la acción en el largo listado de ―conmociones
populares‖ que el imperio sufría de tanto en tanto en sus territorios.377
La ausencia de proclamas o manifiestos de los promotores del levantamiento han
permitido que desde la historiografía se elucubraran muy diferentes interpretaciones
sobre los motivos del movimiento. Desde que se trató de un intento juntista anti
absolutista en sintonía con los peninsulares y precursor directo de la Revolución de
Mayo; 378 o por el contrario, que se trató en realidad de un acción preventiva de
naturaleza contrarrevolucionaria de la aristocracia mercantil porteña para evitar que, por
conducto del partido criollo o por la supuesta inclinación pro-francesa de Liniers,
Buenos Aires se abstrajera de la dominación colonial, afectándose irremediablemente
los intereses económicos de ese sector. 379 Nos queda indagar en los oficios que el
Cabildo emitió en los meses precedentes para tratar de ensayar alguna interpretación de
los hechos de enero de 1809. En sus funciones como abogado asesor del Cabildo es
muy probable que Moreno haya sido el autor de la Representación que el 13 de
septiembre de 1808 el ayuntamiento enviara a la Junta de Sevilla, quejándose del trato
que la metrópoli le estaba dando en los últimos años a América, que ―ha tenido que
sufrir jefes corrompidos y déspotas, ministros ignorantes y prostituidos, militares
inexpertos y cobardes [...]De aquí el deplorable estado de languidez y decadencia en que
se hayan estos dominios, cuando por mil motivos debieran ser una piedra preciosa de la
corona‖.380
Dos meses más tarde, el cabildo volvía a enviarle un oficio al gobierno
metropolitano, en este caso a la recientemente constituida Junta Central, reclamándole
mayor atención hacia las provincias americanas para asegurar los medios para su

377
Goldman, N., Mariano Moreno…, p. 102. Felipe de Santenach luego confluiría con el grupo de
Belgrano y Castelli, siendo designado como director de la Escuela de Matemáticas instaurada en agosto
de 1810 por la Junta Gubernativa.
378
Tesis sostenida por Enrique Williams Álzaga en la obra que citamos recientemente. Este autor plantea
que el movimiento de Álzaga tenía como objetivo construir una ―España americana‖, controlada por la
alta burguesía española. p. 27.
379
En este punto se puede establecer un paralelo con el golpe preventivo de Gabriel de Yermo en
septiembre de 1808 contra el virrey Iturrigaray. No justamente en las formas, porque los peninsulares
novohispanos reaccionaron contra la junta que promovía el ayuntamiento en este caso dominado por los
criollos y la negativa del virrey a reconocer a la Junta de Sevilla, pero si en sus objetivos. Ante la
vacation regis, vieron peligrar la dominación española en el territorio americano y estuvieron dispuestos a
encabezar un gobierno propio, destituyendo al virrey, para garantizar la fidelidad a la península. De esa
manera garantizaban también la continuidad de sus privilegios comerciales.
380
―Representación del cabildo a la Junta de Sevilla, 13 de septiembre de 1808‖. Citado en Williams
Álzaga, óp. cit., p. 129.

152
―felicidad, seguridad y conservación‖.381 En ambas representaciones se dejaba traslucir
el malestar del ayuntamiento hacia el gobierno virreinal. Se pueden tomar como un
anticipo por los canales institucionales de la medida de acción directa que los
capitulares tomarían ese primero de enero de 1809 contra Liniers. Pero en los oficios
también se habla del derecho delos pueblos, de la felicidad de la nación, de déspotas y
mandones, y se aboga por una absoluta regeneración en el gobierno de América. Todos
ellos conceptos que como venimos analizando formaban parte del lenguaje político que
con gran fuerza había irrumpido en el imperio hispánico a partir de la crisis, y que luego
serían articulados por Moreno en un discurso de naturaleza abiertamente revolucionaria
en su doble rol como redactor de la Gazeta de Buenos Aires y como secretario de la
Junta. Justamente, en uno de sus artículos más destacados en el periódico porteño,
titulado ―Manifiesto de la Junta ante la ejecución de los sublevados de Córdoba‖,
Moreno justificaba el uso de la violencia contra aquellos magistrados que avasallan la
voluntad popular poniendo como ejemplo la forma en que fueron erigidas las Juntas en
la península. En ese hilo argumental, haciendo clara referencia a los hechos del 1ero de
enero de 1809, recordaba que la población de Buenos Aires no quiso tomar parte ―de las
tentativas de algunos particulares, que formaron el proyecto de mudar de gobierno; pues
aunque su consentimiento pudo legitimar aquella empresa, no se consideró por entonces
oportuna y necesaria‖.382 Y sí consideraba que las condiciones estuvieron dadas cuando
decaída la confianza en la Junta Central, los americanos fueron testigos del avance
arrollador del ejército invasor sobre Andalucía y de la división y desorden del campo
patriota. En ese contexto fue que los rioplatense, ante la ―necesidad de proveer en la
inminencia de los peligros que lo rodeaban, a la seguridad de nuestra suerte futura, creó
por la plenitud de sus votos la corporación de esta Junta Provisional de gobierno, al
modelo de las que habían formado todas las provincias de España‖.383 Según Moreno
entonces, la diferencia entre los movimientos estuvo dada por dos aspectos relacionados
dialécticamente: su desigual oportunismo y el apoyo otorgado por el pueblo a los
impulsores. En un intento seguramente de justificar su propio accionar, para el dirigente
revolucionario ambos se inscribían en el más amplio movimiento juntista que recorría el
imperio hispánico desde inicios de la crisis.

381
―Representación del cabildo a la Junta Central, 15 de diciembre de 1808‖. Citado en Williams Álzaga,
óp. cit., pp. 129-130.
382
Gazeta de Buenos Aires, nro. 19 (11/10/10): 483.
383
Ídem.

153
La participación de Moreno y de otros letrados reformistas en la asonada, le
otorgaron un matiz particular ligado a la reivindicación de la igualdad de derechos entre
americanos y europeos, en sintonía con lo que sostenía su par montevideano Lucas
Obes en la otra orilla. Pero este elemento, que da cuenta de lo complejo que era la
coyuntura para los mismos protagonista y la naturaleza intrincada y volátil de los
agrupamientos, no debe corrernos de la perspectiva histórica de que, al igual que la
Junta montevideana, se trató en esencia de una reacción de la élite colonial para
mantener sus posiciones y posesiones en medio de la crisis reinante. Lo que no quiere
decir que muchos de ellos no buscaran a la vez modificar algunos aspectos de la
relación con la metrópoli, quizás mayores grados de autonomía. Ambos objetivos no
eran necesariamente contradictorios.
El saldo más importante del frustrado intento juntista fue, sin lugar a dudas, el
poder logrado por los cuerpos milicianos criollos. Como sabemos, después de las
invasiones inglesas, las milicias se habían constituido en un factor de poder ineludible
capaz de torcer con su apoyo la suerte de las fuerzas en pugna. Y a pesar que
afirmábamos que no se puede identificar linealmente como de criollos y peninsulares a
los bandos enfrentados en la asonada, si podemos decir que la resolución del conflicto
alteró el equilibrio entre ambos. Disueltos temporalmente varios de los cuerpos
oriundos de la metrópoli, el de Patricios comandado por Saavedra se convertiría desde
esa jornada en un árbitro insoslayable de la política rioplatense, y su jefe, en el hombre
más requerido de ahí en adelante ante cada decisión importante. Como contracara, los
capitulares y comerciantes monopolistas quedaron debilitados después del fracasado
intento de hacerse con el control del virreinato, no solo por la disolución de su fuerza
militar y los destierros de sus principales jefes, sino porque producto de esa debilidad
política se abrían las puertas para que fuera cuestionado el control del comercio que
tenían en sus manos, como veremos más adelante. El Cabildo tampoco quedaría
indemne después del duro golpe. Cuando en enero de 1810 debió elegir nuevamente a
sus miembros, la renovación se dio bajo la pauta de la inclusión de igual número de
españoles y de criollos. No pasaría mucho tiempo para que alguno de los participantes
del levantamiento, como Moreno y Larrea, se fueran alejando políticamente de Álzaga,
confluyendo en las jornadas de mayo de 1810 con algunos de los vencedores de enero
de 1809.384

384
Enrique Williams Álzaga sostiene en cambio que la participación de Moreno y Larrea en los sucesos
de mayo se da bajo el impulso del comerciante español. Planteo discutible teniendo en cuenta que Moreno

154
Diálogo entre Atahualpa y Fernando VII en los Campos Elíseos

Seguimos situados a comienzos de 1809 pero ahora los acontecimientos nos


trasladan al Alto Perú, y en particular a la ciudad de Chuquisaca, famosa como sabemos
por haber sido la sede de la Audiencia de Charcas y de la prestigiosa Universidad San
Francisco Xavier. En esos primeros meses circuló en los claustros y cafés de la ciudad
un manuscrito llamado a ser uno de los documentos precursores de los dramáticos
hechos que estarían por suceder en la región. Se trataba del ―Diálogo entre Atahualpa y
Fernando VII en los Campos Elíseos‖, atribuido al abogado tucumano Bernardo de
Monteagudo. Al igual que el ―Diálogo entre un castellano y un español americano‖ de
Manuel Belgrano, escrito solo unos pocos meses antes, Monteagudo recurrió a esa
modalidad pedagógica tradicional caracterizada por un lenguaje accesible, pero en este
caso no trató de escenificar la conversación entre dos simples vasallos sino el hipotético
encuentro entre los espíritus de dos importantes figuras históricas.385 El diálogo entre
Atahualpa -muerto en 1532- y Fernando VII ocurre en los Campos Elíseos, espacio
necesario e indispensable porque resuelve cualquier tipo de anacronismo y, como señala
Gustavo García, garantiza la neutralidad del ―campo de juego‖. En efecto, en este lugar
paradisíaco del inframundo pueden coexistir ambos monarcas en igualdad de
condiciones puesto que es el sitio sagrado donde las ―sombras‖ delas personas virtuosas
gozan la eternidad de una existencia dichosa.386
En el encuentro entre ambos, al momento de presentarse, Atahualpa trata de
hacerle entender a Fernando VII que su desgracia, producto de la pérdida de su cetro en
manos del ―ambicioso Napoleón‖, no era muy diferente a la que el mismo había sufrido
tras la conquista española de América. En su desarrollo, el antiguo rey inca argumenta
que la única base y fundamento de la soberanía es ―la libre, espontánea y deliberada
voluntad de los pueblos en la cesión de sus derechos‖, y que quién asciende al trono sin
cumplir con dicha condición no puede sino reputarse de tirano y usurpador.387 Compara
la invasión del francés de la península con la del español en el Nuevo Mundo, ambas

con su Representación de los hacendados se había ganado la enemistad de los monopolistas españoles
que habían llegado a pedirle a Cisneros que lo aleje de Buenos Aires.
385
Los ―diálogos de los muertos‖ fueron un género literario muy importante hasta el siglo XVIII (Luciano
de Samosata, Alfonso de Valdés, Francisco de Quevedo).
386
García, Gustavo V., ―Incaísmo y legitimación de la ―Nación‖ americana en el diálogo entre Atahualpa
y Fernando VII en los Campos Elíseos‖, Kañiga, Vol. 41, Núm. 2, 2017, p. 56.
387
Monteagudo, Bernardo, ―Diálogo entre Atawallpa y Fernando VII en los Campos Elíseos [1809].‖
Castañón Barrientos (ed.). La Paz: Empresa Editora Universo, 1974, p. 57.

155
dice, impulsadas solo por la codicia. Le describe a Fernando VII la crueldad de la
conquista, el terror infringido y la sangre derramada con el único objetivo de saciar la
sed de oro y de plata. El vínculo entre codicia y despotismo había sido establecido por
Villava en sus Apuntes para hacer referencia a la constitución del vínculo imperial:
―desde los principios de la conquista miraron los españoles este país con ojos de
codicia; pero de codicia tan bárbara e ignorante que por coger el fruto cortaban el árbol:
no conocieron que las verdaderas riquezas de cualquier País son los hombres, y no el
oro y la plata‖.388 Monteagudo retoma la crítica humanista de Villava y otros letrados
europeos y americanos para cuestionar la configuración de un orden político en América
guiado por la codicia y el desprecio a los naturales. En ese sentido, Atahualpa relata con
detalle las penurias del trabajo indio en la extracción de los metales, cuestiones que
evidentemente Monteagudo conocía de primera mano por vivir muy cerca de las minas
de Potosí. El Inca le pide entonces al rey borbón que confiese que su trono, en relación a
las Américas, ―estaba cimentado sobre la injusticia y era el propio asiento de la
iniquidad‖. 389 A lo que el otro responde que todos los imperios –asirios, romanos,
persas, griegos, etc.- han tenido que actuar con crueldad para llevar adelante una
conquista efectiva. Atahualpa reconoce eso, pero señala que ningún pueblo fue tan
sanguinario y cruel como el español en América. El Diálogo parece abrevar en los
―Comentarios reales de los Incas‖ de Garcilaso de la Vega y en la ―leyenda negra‖ de
España, popularizada por Bartolomé de Las Casas y difundida por los imperios
europeos rivales.
Fernando VII señala que el Papa cedió el Nuevo Mundo a los españoles con el fin
de que propaguen el Evangelio, cosa que al presente lograron con creces, dice, teniendo
en estos territorios ―una multitud de santos altares sobre las ruinas de la idolatría,
convertido un nuevo mundo, y en una palabra, establecida la verdadera religión
mediante los sudores y trabajos de los españoles, que por este solo motivo pueden
llamarse a presencia del mundo entero, legítimos poseedores de la América‖.390 A lo
que su interlocutor responde que aquello no justifica la conquista de su reino, que la
propagación del cristianismo no necesita ir de a mano de la dominación.
El monarca español contraataca entonces con el argumento de que los trescientos
años de posesión, unido a los juramentos de fidelidad y vasallaje de los americanos,

388
Villava, Victorian de, ―Apuntes para una reforma de España sin trastorno del Gobierno Monárquico, ni
de la Religión‖, citado en De Gori, E., La Republica Patriota…, p. 154.
389
Monteagudo, Bernardo, ―Diálogo…‖, pp. 58–60.
390
Ibíd., p. 61.

156
eran prueba de la feliz sujeción en la que estos se encuentran. Atahualpa replica que el
hombre nació libre por naturaleza, y sus derechos han sido siempre imprescriptibles, y
aunque haya decidido renunciar al ―derecho de disponer de sus acciones y sujetarse a
los preceptos y estatutos de un monarca, no ha perdido de reclamar su primitivo estado
y mucho menos cuando el despotismo, la violencia y la coacción lo han obligado a
obedecer una autoridad que detesta‖.391 También dice que en el mismo instante que un
monarca deja de velar por el bien de sus vasallos, faltando a sus deberes, rompe también
los vínculos de sujeción y dependencia de sus pueblos. Por lo tanto, para el rey Inca, ni
el juramento del vasallaje que han prestado al español los americanos, ni la posesión de
trescientos años, son títulos suficiente para deberlos dominar. El Atahualpa de
Monteagudo maneja con destreza fundamentos políticos ligados tanto al contrato
rousseauniano -como eran el principio de la voluntad general como base de la soberanía
y la libertad natural inherente e imprescriptible de todos los hombres-; como a la
tradición política hispánica de vertiente neoescolástica, al señalar el derecho de los
pueblos a la rebelión ante la mala praxis y desidia del soberano. De alguna manera el
monarca Inca imaginado por el abogado revolucionario pareciera haber transitado los
claustros de Chuquisaca y estar empapado del clima intelectual que allí se vivía.
Monteagudo pone en boca de Atahualpa también varios de los reclamos que el
pensamiento criollista venía esgrimiendo en los últimos años. Denuncia la ignorancia y
la miseria a la que ha sumido España a la América, mientras se llevaba las riquezas que
brindan prosperidad a la metrópoli. Condena también que se haya privado a los
americanos de los empleos e impedido el comercio y las manufacturas.
Llegado el caso, pregunta el Inca, de que la metrópoli sucumbiera definitivamente
a dominación francesa, ¿deben los americanos aspirar a vivir independientes? A lo que
Fernando termina reconociendo que, convencido de sus razones, el mismo los movería
―a la libertad e independencia más bien que a vivir sujetos a una nación extranjera‖.
Atahualpa agrega entonces, al estilo de una proclama, una sentencia de fuerte carga
simbólica: ―Quebrantad las terribles cadenas de la esclavitud y empezad a disfrutar de
los deliciosos encantos de la independencia‖.
La radicalidad del escrito es quizás su aspecto más destacable, siendo uno de los
primeros en América en abogar abiertamente por la independencia americana.
Igualmente es preciso ser prudente en relación a la acepción que la voz independencia

391
Ibíd., p.62.

157
tenía en la época, como ya hemos hecho referencia anteriormente. Era usual que se
usara como sinónimo de autonomía y no de ruptura total hacia la metrópoli. Cuando los
protagonistas querían referirse a esto último solían acompañarlo del término ―absoluta‖.
Sin embargo, conociendo la trayectoria política de su autor, no sería descabellado
pensar que Monteagudo, aun en fechas tan tempranas, ya militara audazmente y de
manera clandestina, a través de panfletos como este, el proyecto emancipatorio.
Otro punto a destacar, que sería retomado luego en distintas proclamas y discursos
de los líderes revolucionarios americanos, es la búsqueda de identificación de la causa
americana con los trescientos años de sometimiento de los pueblos indígenas andinos.
El llamado incaísmo, tanto en su vertiente histórica -las rebeliones de Túpac Amaru II y
Túpac Katari, 1780–1781-, como en la simbólica -―Comentarios reales‖, ―Tragedia del
fin de Atahualpa‖, el folklore andino, y los mitos del Taky Ongoy y de Inkarri-,
construía y prolongaba un espacio cultural asociado por razones prácticas e ideológicas
a lo ―americano‖: el imperio incaico.392El Dialogo recoge y continúa una rica, aunque
velada, tradición incaísta entre los letrados de la Universidad de San Francisco Xavier y
la Academia Carolina de Chuquisaca. Su aceptación en distintos sectores sometidos a la
dominación colonial, fundamentalmente entre los grupos indígenas, era un elemento
significativo para que desde estas elites letradas lo hayan incorporado a su repertorio
discursivo autonomista. Como señala Gustavo García ―este es el elemento indispensable
para legitimar la autodeterminación de los pueblos ―originarios‖ (en realidad mestizos
que subsumen al estamento indígena) como sucesores de los incas opuesto sal
―desgobierno y tiranía‖ de los españoles. Se plantea, entonces, una ruptura política e
histórica que es, a la vez, un entronque que intenta continuar y prolongar una imaginaria
conflictiva ―historia patria‖, excluyendo a los ―godos‖, ―gachupines‖ o
―chapetones‖(extranjeros), pero sin incluir a los ―indios‖ a los ―pardos‖ o a los
―morenos‖ ‖.393 En la imaginaria conversación entre estos dos monarcas fantasmales,
incaísmo e ilustración europea se combinan armónicamente, para publicitar una
propuesta revolucionaria e independentista.

Las Juntas de Chuquisaca y La Paz

La abdicación de Carlos IV en favor de su hijo Fernando, el cautiverio de la


familia real y su forzada renuncia al trono en Bayona, el ingreso de las tropas
392
García, G., óp. cit., p. 51.
393
Ídem.

158
napoleónicas en España, el levantamiento del pueblo en Madrid el 2 de mayo de 1808 y
la formación de la Junta de Sevilla fueron conocidas en Charcas entre el 21 de agosto y
el 18 de septiembre de 1808. Además de informar de los acontecimientos peninsulares,
la correspondencia enviada por el virrey Santiago de Liniers desde Buenos Aires
también notificaba que el delegado de la Junta de Sevilla, el arequipeño José Manuel
Goyeneche, recorrería el virreinato del Río de la Plata para pedir su lealtad a la misma.
Estas noticias fueron dirigidas a la Audiencia, al presidente de ésta, Ramón García de
León y Pizarro, y al arzobispo, Benito de María y Francolí Moxó. 394 La Audiencia
confirmó la proclamación y jura del rey, pero no tomó ninguna determinación en
relación al reconocimiento de la Junta de Sevilla, a diferencia de la posición de su
presidente y del obispo que públicamente se posicionaron a favor de ello. Este conflicto
se agudizó con la llegada de Goyeneche el 11 de noviembre a Chuquisaca y la entrega
de las cartas de Carlota Joaquina en las que, en ausencia de su hermano Fernando, se
ofrecía a gobernar los territorios españoles. En la respuesta de García Pizarro, que es de
características claramente protocolares, como fueron la mayoría de las respuestas que
recibió la Infanta Carlota Joaquina a su misiva, dejaba en claro que el vasallaje era hacia
el rey Fernando VII, y por lo tanto, no podía ser transferido a otros que pudieran
arrogarse la soberanía como pretendía hacerlo la Infanta. 395 Pero para los oidores el
hecho de que el Presidente haya contestado oficialmente a la carta de la Infanta
significaba reconocerle cierta legitimidad, y eso alcanzó para ser acusado junto a
Goyeneche y al Obispo de formar parte de una conspiración en favor del proyecto

394
Irurozqui, Marta ―Del Acta de los Doctores al Plan de Gobierno. Las Juntas en la Audiencia de
Charcas (1808-1810)‖, Chust, M., La eclosión juntera…, pp. 194-195.
395
El presidente de la Audiencia, al igual que todas las autoridades coloniales como pudimos ver, había
recibido una carta de Carlota manifestando sus derechos a encabezar una regencia ante la prisión de su
hermano Fernando VII. La respuesta de García Pizarro había sido la siguiente: ―… desde el momento que
tuve la noticia de lo obrado en Bayona con nuestro Augusto Soberano el señor don Fernando Séptimo y
con todas las personas de la Real Familia que fueron allí conducidos con un engaño tan inicuo, como
cobarde, anticipé de acuerdo con esta fidelísima Ciudad Capital, la Jura y Proclamación solemne del
Señor don Fernando Séptimo por REY de España y de las Indias, sellando con este acto, la obligación que
nos impone nuestra insigne fidelidad y Patriotismo. Esto es lo mismo que han ejecutado todas las
Ciudades y Villas de esta América: estos son los sentimientos de que estamos poseídos: ni el Terror, ni la
Sorpresa, ni el aspecto de la muerte misma, son capases de inmutar, o hacer vacilar, ni por un instante,
nuestra característica fortaleza dispuesta a llenar en todas ocasiones los deberes de vasallaje. Yo por mi
parte seguro a V. A. R. que soy Español, soy noble, soy Jefe de una Provincia, soy General, y por todos
estos multiplicados Títulos, me reconozco con otros tantos motivos de hacer toda clase de sacrificios en
defensa de los derechos de nuestro Soberano el Señor Don Fernando Séptimo de toda la Familia Real y de
la Patria enormemente atropellada, por el ambicioso Emperador de los Franceses. Esta es mi resolución:
esta es la de la Provincia que gobierno: esta es la de toda la Nación Española, y esta es la que llenará de
satisfacción el grande y Real animo de V.A…‖. ―Carta del Presidente García Pizarro a la Infanta Carlota
Joaquina de Borbón‖. 25 de diciembre de 1808, citada en Soux, María Luisa, ―El tema de la soberanía en
el discurso de los movimientos juntistas de La Plata y La Paz en 1809‖, Rev Cien Cult n.22-23, La Paz,
2009, pp. 12-13.

159
carlotista. Los oidores no se encontraban solos en esa interpretación sino que eran
acompañados por los miembros de la universidad y del foro local, importantísimo factor
de poder de la región como pudimos ver en el primer capítulo.396 Existía un larvado
conflicto que se venía arrastrando desde hacía un tiempo entre el Presidente y el claustro
universitario por la intención del primero de intervenir en la elección del rector de la
universidad, lo que era interpretado como un acto de avasallamiento de la autonomía
universitaria.397 El enfrentamiento entre estas esferas políticas no haría otra cosa que ir
incrementándose con el correr de los meses, hasta desembocar el 25 de mayo de 1809
en la destitución del presidente por parte de los oidores y la erección de la Junta
Gubernativa en el marco de una jornada donde no faltó la movilización popular. El
nuevo organismo asumió todos los poderes en nombre del rey Fernando sobre las de las
cuatro intendencias que componían la Audiencia —Chuquisaca, La Paz, Potosí y Santa
Cruz—, declarándose sólo responsable ante él y no ante el virrey del Rio de la Plata.
Inmediatamente envió emisarios a otras ciudades para que relataran lo sucedido y
buscaran adhesiones, organizó milicias, levantó defensas en la ciudad y asumió el
control de las cajas reales. En su primera manifestación, el 26 de mayo de 1809,
declaraban que asumían el mando de Chuquisaca ante la conmoción que sufría la ciudad
producto de las intrigas carlotistas. El Tribunal había ―tomado providencia para
sosegarla, como el Excelentísimo Señor Presidente hubiese llegado al extremo de
obstaculizar a los habitantes, a petición de estos no pudo menos el Real Acuerdo de
reasumir el mando, y dictar otras aquella noche y los días siguientes para tranquilizar,
y devolver el sosiego, lo que consiguió dando cuenta a las Superioridades, y a la
Suprema Junta Central…‖.398 La proclama reconoce la legitimidad de la Junta Central,
pero señala al pueblo de la ciudad como el artífice de su instalación, al responder a su
pedido, siendo ésta una de las primeras manifestaciones americanas donde se empieza a
plantear la cuestión de la soberanía popular. 399 Como señala María Luisa Soux, el

396
El 12 de enero de 1809 fue presentado un documento del claustro universitario conocido bajo el
nombre del Acta de los Doctores. Escrito por el abogado de pobres Jaime Zudánez y dictaminado por su
hermano Manuel Zudánez, síndico procurador de la Universidad, en él se rechazaron las proposiciones
lusitanas, negándose a la corte portuguesa todo derecho a enviar pliegos a las autoridades legítimas del
reino español.
397
La actuación del Presidente había sido impugnada por los jueces de la Audiencia, lo que llevó a que
García Pizarro recurriera al Virrey Liniers para que intermediara, que finalmente convalidó el proyecto de
reforma universitaria, reprobando los procedimientos de los oidores. De Gori, E., La Republica
Patriota…, pp. 126-127.
398
Citado en Soux, María Luisa, óp. cit., p. 14.
399
Los oidores habían cambiado de opinión respecto a la Junta. En su momento, cuando el virrey Liniers
y el Presidente de la Audiencia habían pedido el reconocimiento de la Junta de Sevilla a todas las

160
origen de su mando no vendría ya desde arriba, de un nombramiento dado por el
Soberano, sino de la petición de los mismos habitantes.400
Por la información que contamos hasta ahora pareciera ser más un conflicto entre
miembros de la élite local y las autoridades, con algunas características similares a la
experiencia montevideana en la reivindicación de autonomía en relación a la capital
virreinal, que un movimiento de claros objetivos independentistas, como ha sido
considerado con poca consistencia por algunos historiadores. Como señala De Gori ―la
vacatio regis redefinía y trastocaba el lugar y jurisdicción de las autoridades, sobre todo,
de aquellas que representaban directamente al rey. Ello planteaba problemas de
gobernabilidad ya que mientras los virreyes gobernaban en nombre de un rey ausente –
y por frágil reconocimiento otorgado por la Junta Central de Sevilla-, los jueces lo
hacían legitimando sus decisiones en el corpus jurídico hispánico‖.401 Lo cierto es que
la emergencia de un poder local con capacidad de echar por tierra a una de las
principales autoridades coloniales se insertaba en el clima político que, con otros
objetivos ya más explícitos, se observaría en la revuelta de la ciudad de La Paz, el 16 de
julio del mismo año, y en la constitución allí de una junta de gobierno, la denominada
―Junta Tuitiva del Rey y de los Derechos del Pueblo‖, presidida por el comandante de
milicias Pedro Domingo Murillo. El carácter mestizo de Murillo y otros participantes
del movimiento, así como la decisión de incorporar a la junta a representantes de la
población indígena, fueron otros de los principales rasgos revolucionarios de este
intento de gobierno local, que en el hecho mismo de expresarse en la formación de una
Junta testimonia un eco de la insurgencia española.402 En este sentido se diferencia de la
chuquicaseña en el hecho de que aquella no había terminado de romper la
institucionalidad existente, ya que el proceso juntista estuvo siempre controlado por la
Audiencia y dirigido a formar sobre este cuerpo una legitimidad representativa
preexistente. En el caso paceño, además, la denominación de la Junta nos habla de las
trasformaciones en el sentido que el concepto de soberanía iba adoptando al calor de los
procesos, al sumarle al tutelaje de la soberanía real la de los ―Derechos del Pueblo‖. Ya

autoridades coloniales porque ―ejercía autoridad soberana en representación del monarca ausente, cautivo
y suplantado en su trono‖; la posición de los oidores y el fiscal, reunidos en el Real Consejo, había sido
diferente: exigían que para tomar una medida como la solicitada por el virrey era indispensable que
llegara una nota de alguna autoridad legítima que explicara la situación en España. Para los oidores, era la
Junta Gubernativa de Madrid la que ejercía el mando supremo por delegación del Soberano legítimo y no
la junta de Sevilla, que ellos consideraban tumultuaria. Ibíd., p. 12.
400
Ibíd., p. 14.
401
De Gori, E., La República Patriota…, p. 131.
402
Chiaramonte, J.C. ―Autonomía e independencia…‖ p. 334.

161
no se trata además de ―los pueblos‖, sino ―el Pueblo‖, con mayúscula, produciéndose la
identificación del término con el de nación en un sentido más moderno.403
El Cabildo Gobernador elaboró un documento conocido como ―Estatuto
Constitucional‖ o ―Plan de Gobierno‖, promulgado el 21 de julio, por el que se creaba
precisamente la Junta Tuitiva. En el último punto, de diez que posee el Estatuto, se
dictamina lo siguiente:

No intenta más este pueblo que establecer sobre bases sólidas y fundamentales, la
seguridad, propiedad y libertad de las personas. Estos tres derechos que el hombre
deposita en manos de la autoridad pública, deben ser representados por todo el decoro y
dignidad que se debe; de la invulnerabilidad de éstos, se sigue inmediatamente la
tranquilidad y buen orden de la sociedad, y mientras no se tomen las precauciones para
sostenerlos, nacen las crisis políticas que desorganizan trastornan las instituciones
sociales.404

La referencia del documento oficial a los derechos individuales es uno de los aspectos
más sobresalientes del juntismo altoperuano. No hay muchos ejemplos tan prematuros
en todo el proceso abierto con la crisis monárquica que alcanzaran ese nivel de
definiciones. El autor del Plan de Gobierno fue casi con seguridad el presbítero paceño
José Antonio Medina, aquel amigo íntimo de Mariano Moreno con el que compartía la
participación en las tertulias durante sus estudios en la Academia Carolina. El clima
intelectual vivido en Chuquisaca, donde se formaron varios de los dirigentes que
protagonizarían este movimiento, se dejaba traslucir en la radicalidad que iban
asumiendo sus proclamas. Pero también eran producto de la huella que iban dejando los
escritos revolucionarios, originados en gran parte en la península, que circulaban desde
hacía varios meses por todo el mundo hispánico, generando una acelerada mutación del
lenguaje político.
Uno de los pocos manifiestos emanados por la Junta nos da algunas pautas para
conocer los motivos de su constitución:

Hasta aquí, hemos tolerado una especie de destierro en el seno mismo de nuestra
patria; hemos visto con indiferencia por más de tres siglos inmolada nuestra primitiva
libertad al despotismo y tiranía de un usurpador injusto, que degradándonos de la
especie humana, nos ha reputado por salvajes y mirado como a esclavos[…] Ya es
tiempo, pues, de sacudir yugo tan funesto a nuestra felicidad, como favorable al

403
Soux, María Luisa, óp. cit., p. 15.
404
Citado en Soux, María Luisa, óp. cit., p. 16.

162
orgullo nacional del español; ya es tiempo de organizar un nuevo sistema de gobierno
fundado en los intereses de nuestra patria, altamente deprimida por la bastarda política
de Madrid; ya es tiempo, en fin, de levantar el estandarte de la libertad en estas
desgraciadas colonias, adquiridas sin el menor título y conservadas con la mayor
injusticia y tiranía.405

Vemos nuevamente como el lenguaje característico del juntismo hispánico aparece con
fuerza en este documento, pero en este caso asociado a la denuncia del estado de
―despotismo y tiranía‖ vivido en América durante los últimos ―tres siglos‖ bajo el
―yugo‖ de un ―usurpador injusto‖ que había adquirido esos territorios sin ―el menor
título‖. 406 Sorprende la contundencia de las expresiones elegidas para describir la
dominación española, de un grado inédito hasta ese momento en los manifiestos
americanos. Y es destacable que, aunque no se haga referencia a un fin independentista,
los objetivos autonomistas del movimiento quedan muy claros cuando se habla de
―organizar un nuevo sistema de gobierno fundado en los intereses de nuestra patria‖.
Resuenan en la proclama los ecos de la Carta dirigida los españoles americanos del
jesuita arequipeño Juan Pablo Viscardo y Guzmán (1747-1798), quién después de su
expulsión se dedicaría a reflexionar sobre las formas de ejercicio del mando de la
corona en América. En este manifiesto, escrito en 1792 y difundido por Francisco de
Miranda en 1806, Viscardo escribiría ―El nuevo mundo es nuestra Patria, su Historia
es la nuestra…‖ En esa Historia –la de los españoles americanos- proponía ―examinar
nuestra situación presente, para determinarnos por ella a tomar partido necesario en la
conservación de nuestros derechos propios y de nuestros sucesores‖; llegando a la
conclusión de que ―nuestra Historia de tres siglos sea tan uniforme y tan notoria que se
podría reducir a cuatro palabra: ingratitud, injusticia, servidumbre y desolación‖. 407 La
unidad de ambos pilares de la monarquía, el español y el americano, solo podía estar

405
―Proclama de la ciudad de La Plata‖, citado en Chiaramonte, J.C., ―Autonomía e independencia…‖, p.
335. Existen discusiones sobre la autoría de esta proclama. Para unos habría sido redactada en los círculos
universitarios y revolucionarios de Chuquisaca y enviada a la ciudad de La Paz, en cuya redacción habría
intervenido Bernardo de Monteagudo, mientras otros consideran que fue elaborada por el cura Medina.
406
Con una diferencia de casi medio año, algunos pasajes del manifiesto nos recuerdan a la polémica
proclama que el Consejo de Regencia español enviaría a los americanos en febrero de 1810 con motivo de
su instalación y que analizaremos con mayor profundidad más adelante: ―Españoles Americanos, os veis
elevados a la dignidad de hombres libres: no sois ya los mismos que antes encorvados bajo un yugo
mucho más duro mientras más distantes estabais del centro del poder; miradlos con indiferencia, besados
por la codicia, y destruidos por la ignorancia‖. Es probable entonces que su autor, Manuel Quintana,
tuviera presente a la hora de su confección las duras condenas que la Junta Paceña emitía en su
manifiesto.
407
Viscardo y Guzmán, Juan Pablo, ―Carta dirigida los españoles americanos‖, citada en De Gori,
Esteban, La República Patriota…, p. 90.

163
garantizada por el reconocimiento igualitario de derechos. El despotismo implicaba la
ruptura de esa ley fundamental. Viscardo sería el vehículo por el cual muchos
americanos se acercarían al universo de problemas planteados por los jesuitas franceses
como Gabriel Mably (1709-1785) y Guillaume Raynal (1713-1796). En su calidad de
letrado patriota recuperaría y articularía las reflexiones de estos pensadores jesuitas,
para defender los intereses de su tierra natal, siendo fundamental en la construcción
histórica de una identidad americana, ―que no solo apelaba al territorio y a los
antepasado, sino que, construida en su debate con la Corona, vincularía la patria a la
asunción de un destino particular y concreto‖. 408
Teniendo en cuenta la posible intervención de Monteagudo en la redacción, es
probable que el contenido de esta proclama paceña represente las expectativas del sector
más radicalizado del proceso y no sea extensible al conjunto de los grupos que
impulsaron y se vieron comprometidos con el movimiento juntista. De todos los papeles
oficiales es el que más puntos de contacto tiene con el incendiario ―Diálogo entre
Atahualpa y Fernando VII en los Campos Elíseos‖ del tucumano. Varias de las ideas, e
incluso algunos de sus giros estilísticos, reaparecen en la Proclama. Y aunque los
documentos de este tipo son escasos, mientras que la mayoría de los testimonios con
que los miembros de la élite paceña justificarían los motivos del movimiento
consistieron en presentar la formación de la junta también como una reacción contra el
―carlotismo‖ del gobernador intendente y del obispo en aras de salvaguardar la
soberanía de Fernando VIIII, la contundencia de las definiciones a las que nos
referíamos y la participación de varios destacados personajes que luego continuarán su
trayectoria revolucionaria en las guerras de independencia, nos llevan a identificar en el
juntismo altoperuano, y sobre todo en la junta paceña, elementos precursores del
movimiento juntista americano que se desataría en la primera mitad de 1810 al
conocerse las noticias de la entrada de Napoleón a Andalucía y la disolución de la Junta
Central. Esta interpretación, que da cuenta de la complejidad del proceso que vivió toda
la región rioplatense entre 1808 y 1810, y que ve en la emergencia de las juntas la
cristalización y confluencia de tendencias muchas veces antagónicas, se distancia tanto
de la interpretación tradicional de ver al juntismo altoperuano como el primer grito
independentista americano, como de la interpretación historiográfica actualmente

408
Ibíd, p. 99.

164
dominante de reducirlo solo a disputas y recelos entre esferas de poder locales en
búsqueda de mayor autonomía.
El proyecto de gobierno autónomo tendría una corta vida, sólo tres meses después,
en octubre de 1809, la rebelión de La Paz fue sangrientamente reprimida por fuerzas
militares que, dispuestas conjuntamente por el virrey de Perú Abascal y el flamante
Virrey del Rio de la Plata Baltazar de Cisneros, fueron comandadas por el mismo oficial
sospechado en Chuquisaca de carlotismo, el arequipeño Goyeneche. Cisneros le había
ordenado que "procediese contra los reos pronta y militarmente aplicándoles todo el
rigor de la ley"; mientras que el general Vicente Nieto pedía "practicar el pronto,
ejecutivo y veloz escarmiento". Éste decretó la prisión, el embargo y el destierro de los
principales promotores de la Junta de Charcas, pero respetó sus vidas. No fue el caso de
los sublevados de la Paz, a los que Goyeneche reprimió con extrema dureza. Diez de los
cabecillas fueron ahorcados, otros fueron degollados y sus cabezas clavadas en picas
colocadas en la vía pública y otros ochenta fueron puestos en prisión o desterrados a las
Malvinas y a las Filipinas. Los ejecutados el 29 de enero de 1810 fueron: Basilio
Catacora, Buenaventura Bueno, Melchor Jiménez, Mariano Graneros, Juan Antonio
Figueroa, Apolinar Jaén, Gregorio García Lanza, Juan Bautista Sagárnaga y Pedro
Domingo Murillo, quien antes de su ejecución en la horca se dice que gritó al público
presente: ―Compatriotas, yo muero, pero la tea que dejo encendida nadie la podrá
apagar, ¡viva la libertad!‖.
La crueldad de la represión quedaría marcada a fuego en la memoria de la
población altoperuana, pero también en la de varios de los futuros revolucionarios
rioplatenses. Muchas de las primeras proclamas de la Junta revolucionaria porteña,
como de los artículos de Mariano Moreno en la Gazeta, comenzarían su relato
recordando a los mártires paceños y señalando la violenta represión como un ejemplo
del salvajismo con que respondían las autoridades coloniales a los reclamos de los
americanos. 409 La severidad contrastaba con el indulto otorgado por Cisneros a los
participantes de la asonada del 1ero de enero que en su mayoría eran españoles
peninsulares. Los americanos entendían que no se estaba midiendo con la misma vara a
los nacidos en uno u otro lado del océano.410 Cuando a finales de 1810, tras un breve
proceso y cumpliendo con las órdenes que la Junta le había dado a Castelli en su misión

409
Gazeta de Buenos Aires Nro. 23 (8/11/10): 591-593.
410
Wasserman, F., Castelli…, p. 76.

165
al Alto Perú, sean fusilados los españoles Nieto, Sanz y Córdova, algunos como
Monteagudo vivirían la situación como una suerte de revancha personal.

166
Capítulo 6:
La Real Orden del 22 de enero de 1809 y la elección de
diputados a la Junta Central en el Rio de la Plata

Introducción

El decreto de la Junta Central del 22 de enero de 1809, recibido casi cuatro meses
más tarde en el Rio de la Plata, constituye un acontecimiento clave en el proceso
revolucionario que atravesaba al imperio hispánico tras la crisis monárquica.411 Además
de declarar que las Indias no eran colonias sino ―parte esencial e integrante de la
monarquía española‖, la Real orden convocaba a los americanos a elegir representantes
para el gobierno que actuaría en ausencia de Fernando VII, incorporándolos a la nueva
estructura institucional que ensayaba la nación española. El manifiesto, que algunos se
lo atribuyen a la pluma del poeta y publicista liberal Manuel Quintana, mientras otros
como Demetrio Ramos entienden que fue obra del Conde de Floridablanca, tenía como
claro objetivo estrechar la relación con las provincias ultramarinas en esos turbulentos
meses, procurando evitar que los americanos avanzaran en la creación de gobiernos
propios. Existía también la urgente necesidad de apuntalar la colaboración,
fundamentalmente económica, de esos territorios para sostener la guerra contra el
invasor francés. La Junta Central consideraba las proclamas y manifiestos los medios
más confiables para convencer a los americanos sobre el rumbo que se estaba tomando
en la península. Se buscaba mediante ellos exaltar el sentimiento patriótico, el carácter
de guerra nacional contra el invasor francés, demostrando la comunidad de intereses
entre la metrópoli y América. La Real Orden decía:

El rey nuestro Sr. D. Fernando VII, y en su real nombre la Junta Suprema Central
Gubernativa del reino. Considerando que los vastos y preciosos dominios que España
posee en las Indias no son propiamente colonias o factorías como los de otras naciones,
sino una parte esencial e integrante de la Monarquía española, y deseando estrechar de
un modo indisoluble los sagrados vínculos que unen unos y otros dominios, como así
mismo corresponder a la heroica lealtad y patriotismo de que acaban de dar tan decisiva
prueba a la España en la coyuntura más crítica que se ha visto hasta ahora nación alguna,
se ha servido S. M. declarar, teniendo presente la consulta del Consejo de Indias de 21 de

411
Según Demetrio Ramos el decreto debió conocerse en Buenos Aires el 10 de marzo, pero en las
memorias de Juan Manuel Beruti se habla del 16 de mayo como la fecha en la que arribaron los pliegos
dirigidos al Virrey. Ramos, D., óp. cit., p. 180-181.

167
noviembre último, que los reinos, provincias e islas que forman los referidos dominios
deben tener representación nacional e inmediata a su real persona y constituir parte de
la Junta Central Gubernativa del Reino por medio de sus correspondientes diputados.412

Como bien señalara François Xavier Guerra, tras la aparente generosidad, se


escondía en el texto una profunda ignorancia con respecto a las representaciones
existentes en América. Que sean utilizados los términos «colonias» y «factorías»
chocaba con la concepción que de las Indias se representaba en las leyes y en el
imaginario de los americanos. La participación en la representación nacional, además,
aparecía no como un derecho, sino como una concesión, como una recompensa por las
muestras de solidaridad y patriotismo dadas al momento de conocerse la invasión
napoleónica y el cautiverio de Fernando VII. Pero la principal afrenta que motivó el
descontento de los americanos, y que inauguró una polémica que atravesó no solo el
conflicto con la insurgencia en los años venideros sino también con los territorios
lealistas que participaron por medio de sus representantes en las Cortes de Cádiz, era la
desigualdad que expresaba el número de diputados: mientras que para la Península
correspondían treinta y seis, a América y Filipinas les otorgaban solo diez, cuando se
calculaba en la época que ambas tenían aproximadamente el mismo número de
habitantes. ―Para que tenga efecto esta real resolución han de nombrar los virreinatos de
Nueva España, el Perú, Nuevo Reino de Granada y Buenos Aires, y las capitanías
generales independientes de la isla de Cuba, Puerto Rico, Guatemala, Chile, provincias
de Venezuela y Filipinas, un individuo cada cual que represente su respectivo
distrito‖. 413 En palabras del historiador hispanista, la igualdad les era negada en el
momento mismo en que se afirmaba.414
La Real Orden, complementada después por el decreto de la Junta Central del 6 de
octubre 1809, implantaba en América la función representativa, pero con modalidades
de fondo y forma que en España estaban a punto de extinguirse: representación por
ciudades, elección correspondiente a los cabildos y el sistema de sorteo para el
mecanismo electoral.415

412
Real Orden de 22 de enero de 1809, AHN Madrid, Estado 54 D – 68. Tomado de Navarro García,
Luis, ―Convocatoria de vocales americanos para la junta central, 1809‖, Naveg@mérica, 2013, n. 10, p. 2
413
Ibíd., p. 3.
414
Guerra, François-Xavier, óp. cit., p. 130
415
González, Julio V., Filiación histórica del gobierno representativo argentino, Buenos Aires, La
vanguardia, 1937, p. 121.

168
Solo los vecinos afincados –una minoría- formaban parte de las elecciones a
través de los cabildos. En parte era una reposición de las instituciones castellanas, en las
cuales la burguesía de las ciudades mandaba sus procuradores a Cortes. Pero no solo era
un resabio tradicionalista, también remitía al proceso revolucionario español, teniendo
en cuenta que las Juntas Provinciales de la península cuyos diputados habían formado la
Central se habían formado partiendo de los principales ayuntamientos españoles. Ahora
se encargaría a los ayuntamientos indianos elegir a quienes habrían de representarles en
la misma. Como afirma Chiaramonte, la apertura de algo hasta entonces inexistente
como un proceso electoral, inició una nueva época en las prácticas políticas en el Nuevo
Mundo. De hecho, constituyó el primer paso, en lo relativo a la elección del personal de
gobierno, para sustituir a las autoridades peninsulares por el ―pueblo‖.416

La participación rioplatense en los antecedentes directos al decreto de la Junta


Central

Antes de analizar las reacciones que el decreto generó en América, y en particular


en el Rio de la Plata, destacaremos algunos antecedentes directos de la disposición, en
particular por el protagonismo que en ellos tuvieron justamente algunos rioplatenses.
Aunque no lo suficientemente remarcada por la historiografía, se conoce que el 30 de
septiembre de 1808 fue presentada una memoria, por intermedio del conde del Montijo
a la Junta Central, confeccionada por tres rioplatenses residentes entonces en Madrid,
pedro León de Altolaguirre, Nicolás Herrera y Manuel Rodrigo, donde se proponían
―varios medios y gracias para asegurar la fidelidad de las Américas‖. 417 Tanto el
bonaerense Altolaguirre como el montevideano Herrera habían sido enviados a España
para solicitar mercedes y honores para las dos ciudades con motivo del exitoso rechazo
a las invasiones inglesas.418Pero tras la ocupación francesa y las abdicaciones reales

416
Chiaramonte , José Carlos, ―Autonomía e independencia ―, pp. 327-329
417
AHN, Estado 56 A, doc. 2.
418
Ninguno de los dos eran los delegados ordinarios de las ciudades, esa función estaba encomendada en
la Corte a Miguel Pérez de Balbás, agente de Montevideo, y, como ya vimos, a Juan Martín Pueyrredón,
por Buenos Aires. Nicolás Herrera había nacido en Montevideo en 1775, estudió en la Universidad Mayor
Real y Pontificia San Francisco Xavier de Chuquisaca y fue ordenado allí de sacerdote, pero pronto
abandonó los hábitos. Completó sus estudios de derecho en España y regresó a Montevideo en 1801.
Después del mayo rioplatense tendrá una actuación destacada como funcionario y publicista, tanto en la
Gazeta de Buenos Aires como en la de Montevideo. León Altolaguirre nació en Buenos Aires en 1752 en
el seno de una renombrada familia colonial. Fue oficial de las milicias en el Paraguay, en 1800 ingresó
como caballero en la Orden de Carlos III y al año siguiente actuó como comandante general del
Resguardo del Río de La Plata. Durante las Invasiones Inglesas participó en la Reconquista de Buenos
Ayres. Cercano al Virrey Santiago de Liniers, con quien estaba emparentado pues éste había casado con
su hermana Martina de Sarratea y Altolaguirre. Vuelto al Rio de la Plata tras su actuación en Bayona y

169
terminaron siendo convocados ambos como diputados a las cortes napoleónicas de
Bayona. Se sabe que el primero no llegó a participar pero si el segundo, que tuvo una
destacada actuación. Justamente son las manifestaciones y disposiciones tomadas en
Bayona, entre ellas las de incorporar al gobierno español a veintidós diputados de
ultramar, el antecedente más importante por su cercanía temporal y por su relevancia
política e institucional al decreto de la Junta Central del 22 de enero de 1809.419 El título
X de la Constitución de Bayona, titulado ―De los reinos y provincias españolas en
América Asia‖, proclamaba la igualdad de derechos de los habitantes de ambos mundos,
decretaba y la libertad de cultivos e industrias, y reconocía el derecho de libre comercio
entre todos y con la metrópoli. Nicolás de Herrera, junto al comerciante José Ramón
Milá de la Roca, tuvieron mucho que ver con ese artículo. 420 Ante los primeros
borradores de la Constitución habían propuesto lo siguiente: ―Quede abolido el nombre
de colonias. Las posesiones españolas en América y Asia se titularán provincias
hispano-americanas o provincias de España en América‖. De esa manera establecían la
plena equiparación entre todos los territorios de la Monarquía, aspecto que, como bien
marca Luis García Navarro, no se había establecido entre las metrópolis y colonias en
las dos Constituciones inmediatamente anteriores y que sirvieron de modelo a la de
Bayona: la francesa de 1799 y la holandesa de 1806.421

ante la Junta Central, fue ascendido en 1809 a la dirección de la Real Renta de Tabacos, pero ese mismo
año cayó en desgracia por su adhesión a Liniers y fue expulsado de Buenos Aires, pasando a España.
Intentó volver después de mayo de 1810, siendo apresado en las costas de Montevideo por Javier de Elío,
quién lo devolvió la península en la corbeta Proserpina. Pasó más tarde al Perú desempeñándose hasta su
muerte como Contador Mayor, Decano de la Contaduría de Lima. El tercer firmante, Manuel Rodrigo,
desempeñó funciones como Capitán de los Reales Ejércitos, y fue posteriormente uno de los diputados
suplentes por Buenos Aires para las Cortes de Cádiz, junto a Francisco López Lisperguer y Luis Velazco.
Su actuación le ocasionó sendos procesamientos judiciales tanto en España, acusado de masonería; como
por el gobierno de Buenos Aires que nunca los reconoció a los tres como sus legítimos representantes, ya
que desconocía la soberanía del conjunto de las Cortes.
419
Tales diputados deberían ser propietarios de bienes raíces y naturales de sus provincias. Elegidos para
un mandato de ocho años por determinados ayuntamientos designados por las autoridades indianas.
Corresponderían dos diputados a Nueva España, Perú, Nueva Granada, Buenos Aires y Filipinas, y uno a
Cuba, Puerto Rico, Venezuela, Charcas, Quito, Chile, Cuzco, Guatemala, Yucatán, Guadalajara,
Provincias Internas Occidentales y Provincias Internas Orientales. Navarro García, Luis, óp. cit., p. 7.
420
José Ramón Milá de la Roca había sido enviado a España por Liniers en demanda de auxilios
militares. Nacido en San Sebastián de Guipúzcoa en el año 1769, de padre era catalán y madre vasca de
origen noble, fue educado en Cataluña y en 1790, y producto de su orientación afrancesada partió de la
península hacia el Río de la Plata y se asentó en Montevideo. Mantuvo vinculación con actores políticos
sociales franceses durante la república, manteniendo una regular correspondencia con los mismos,
participando en diversas operaciones comerciales de estos en la América Hispana. Tuvo un rol bastante
activo en la resistencia a las invasiones inglesas y fue partidario del mayo rioplatense. Josep Milá de la
Roca, su único hijo, fue secretario de Manuel Belgrano en la campaña de Paraguay, y amigo personal de
José de San Martín. Camarda, Maximiliano, ―De comerciante exitoso a hacendado y revolucionario. La
estrategia económica de fines del siglo XVIII en el complejo portuario rioplatense a partir de un actor:
José Ramón Milá de la Roca‖, Naveg@mérica. 2014, n. 12.
421
Navarro García, Luis, óp. cit., p. 7.

170
Por lo tanto, cuando Nicolás Herrera -ahora junto a Altolaguirre y Rodrigo-
presentó el informe a fines de septiembre a la Junta Central, lo hacía desde la
experiencia previa de su participación en Bayona, que había establecido un piso en el
reconocimiento a América difícil de desandar por parte de un gobierno que se decía
representante de los habitantes de ambos hemisferios y necesitaba imperiosamente de su
auxilio en la guerra nacional contra la ocupación francesa. En el informe los tres
firmantes sostienen que, dadas las muestras de lealtad de los americanos a su madre
patria, donde ninguna seducción de las potencias extranjera ni la indiferencia del
gobierno habían logrado hacer mella en los sentimientos de patriotismo, era hora ya que
la metrópoli tomara en consideración la condición de América y obrara en consecuencia
fortaleciendo fraternalmente los lazos que las unían. El nuevo mundo, afirmaban, había
sufrido con igual constancia y fidelidad que España las consecuencias del poder
arbitrario.422
En la memoria se relata el asombro y la confusión que generaron en el Rio de la
Plata las noticias de los acontecimientos que se vivían en la Península, y se enumeran
los distintos canales por las que llegaron: comunicaciones oficiales del Consejo de
Indias, emisarios tanto de Napoleón como de las Juntas provinciales, periódicos –
franceses y españoles-, cartas particulares, etc. Consideran que las informaciones
parciales, contradictorias y muchas veces falsas que reciben los americanos constituyen
un mosaico extremadamente confuso. Al desconocer la urgencia y necesidad que
originó a las Juntas provinciales inevitablemente se puede caer en el error de interpretar
que se atribuyen incompatiblemente el carácter de supremas de España e Indias, cuando
existe ya el Consejo con esa función. No es extraño que se pinten entonces un cuadro de
anarquía, que empiece a aflorar el resentimiento, o que fascinados por la idea del poder
ilimitado de Napoleón juzguen a España condenada a sucumbir bajo su suela. Estas
ideas, dicen, ―agitarán el espíritu público en medio de una incertidumbre peligrosa. Las
opiniones nacen de la incertidumbre: de las opiniones de los partidos‖.423
Se preguntan cuál será el sistema que adoptarán probablemente los gobiernos de
América ante semejante confusión e intrigas. Sin dudar de la lealtad demostrada por
aquellas provincias, entienden que ―son demasiados lisonjeros los atractivos de la
soberanía. Las pasiones que dirigen a la independencia y la autoridad, casi siempre

422
―Informe‖, Mayo documental, t. III, p. 176.
423
Ídem.

171
ciegan la razón y sofocan los sentimientos de las más heroicas virtudes.‖ 424 No es
inverosímil entonces que algunas provincias ultramarinas tomen el rumbo equivocado.
Por eso, dice el informe, para atajar esas funestas consecuencias, el gobierno debe
extremar su empeño en manifestar su aprecio a las Américas y persuadirlas de que se
ocupan de su felicidad. En ese sentido, junto a los avisos sobre los ―gloriosos triunfos y
establecimiento de una autoridad suprema nacional‖, recomienda que se pida a todos los
ayuntamientos americanos sus planes de prosperidad publica y solicitudes para que
puedan ser atendidos y provistas inmediatamente, revitalizando las esperanzas y
desterrando cualquier idea de arbitrariedad. Los firmantes ponen el acento en la
comunicación directa con los cabildos, que son a su entender los ―inmediatos
representantes de sus derechos [de los pueblos] por las leyes constitucionales del
reyno‖. 425 Este planteo puede responder a distintas cosas: por un lado a la situación
conflictiva en la que se encontraba para esas fechas tanto el Cabildo de Buenos Aires
como el de Montevideo con el Virrey Santiago de Liniers. Pocos días antes de la
presentación del informe, el 21 de septiembre, se había conformado la Junta de
Montevideo, sustrayéndose de la órbita de la autoridad del Virrey. Obviamente Nicolás
Herrera esto no lo sabía por los tiempos con que demoraban las comunicaciones, pero la
beligerancia del gobernador Francisco de Elío y el cabildo montevideano contra Liniers
venía ya de larga data. Tampoco eran buenas, como sabemos, las relaciones entre los
capitulares bonaerenses y el virrey, al punto que solo unos meses después, el 1ero de
enero de 1809, se produjo un levantamiento con el fin de deponerlo y formar también
una junta. Por otro lado, como dijimos anteriormente, la idea de los cabildos como los
genuinos representantes de los derechos de los pueblos no solo tenía raíces en la
tradición castellana, sino que el levantamiento nacional había revitalizado esa noción,
articulándola ahora con una germinal concepción de soberanía popular que la eclosión
juntista había puesto arriba de la mesa.
Volviendo al informe, los firmantes aconsejan no remover a las autoridades
coloniales hasta que no se escuchase la opinión de las ciudades. Consideran además,
que con el fin de galvanizar de confianza la comunicación entre la metrópoli y las
provincias, debían en elegirse para esa función a los individuos más respetados y
preparados de aquellos países. Estos ―emisarios‖ no solo actuarían como correa de
trasmisión de la voluntad del nuevo gobierno nacional, sino que también informarían a

424
Ibíd., p. 177.
425
Ibíd., p. 178.

172
éste de las noticias y necesidades de las provincias. 426 Este conjunto de arbitrios y
señales, a su entender, redundaría en mayor tranquilidad pública en las provincias y,
sobretodo, funcionaría como un anticuerpo ante las operaciones extranjeras que
promuevan la ruptura con la metrópoli.
El 5 de octubre los tres rioplatenses elevaron un nuevo informe, más centrado en
este caso a obtener un reconocimiento para Montevideo y Buenos Aires por la defensa
ante las invasiones inglesas, pero donde se profundizaba en la idea de reformular las
relaciones entre la metrópoli y los virreinatos mediante una corte compuesta por
representes de ambos hemisferios. Proponían por lo tanto que cada uno de los
virreinatos tenga dos diputados que representen sus derechos ante el soberano.427 Éstos
debían ser elegidos por una junta con sede en la capital de cada virreinato y compuesta
por un enviado de cada provincia. A su vez, los electores debían ser nombrados por el
cabildo secular y eclesiástico de la capital de cada provincia. En el informe se dejaba
constancia que el nombramiento de cada diputado para la corte debía recaer en personas
naturales de aquellos virreinatos, de notorio arraigo, probidad e instrucción, sin que los
virreyes ni los cabildos pudieran alterar la elección que se realizara por pluralidad de
votos.
El 10 de octubre fueron leídas a la Junta ambas memorias, y se acordó que se
pasase también a informe del Consejo de Indias, lo que se concretó el 27 del mismo
mes. La minuta de la Central que acompaña el informe llevaba consigo una propuesta
concreta que, a pesar de que tomar la iniciativa los americanos, limitaba el número a un
diputado por cada virreinato. Parece claro que ya en este momento se concebía la
presencia de los representantes ultramarinos más que nada como algo simbólico. Más
allá de eso, tomando en cuenta las disposiciones establecidas por la Junta Central en los
meses siguientes, y en especial los decretos del 22 de enero y del 6 de octubre, podemos
suponer que el informe de los tres españoles americanos no cayó en saco roto y dejó
cierta marca en la consideración de los juntistas sobre el problema americano. Herrera,
en carta al juez diputado de Montevideo con fecha del 14 de enero de 1809, alardeaba
que el futuro decreto sobre la representación de América era consecuencia directa del
memorial presentado a la Junta: ―podrá usted anunciarles en virtud de una memoria

426
En una nota que acompañaba el informe el Conde de Montijo los proponía tanto a Herrera y
Altolaguirre como dichos ―emisarios‖ para el Rio de la Plata.
427
―Informe de León Altolaguirre, Manuel Rodrigo y Nicolás de Herrera a la Junta Central sobre la
necesidad de enviar emisarios a América, la urgencia en recompensar a Buenos Aires y Montevideo y que
se acuerde a cada virreinato la franquicia de estar representado por dos diputados‖ , 5 de octubre de 1808,
Mayo Documental, T. III. , p. 235.

173
presentada por mí al gobierno, en unión de Don León Altolaguirre y Don Manuel
Rodrigo, ha acordado esta suprema junta que todos los virreinatos y capitanías envíen
cada una un diputado para tener la respectiva representación nacional en dicha Junta‖.428
Un año después matizaría un poco su afirmación: ―Acaso se hallaba esa idea en las
deliberaciones justas del gobierno, pero como quiera que sea nadie puede disputarme la
gloria de haber sido el primer español americano que propuso y promovió con toda
eficacia un asunto cuya importancia para las provincias de América es incalculable por
la influencia que tendrá siempre sobre la felicidad de todos los pueblos‖. 429 Es probable
que el tono moderado de las reformas y la vocación de unidad que destilaba el escrito
favorecieran su recepción. Lo cierto es que la conciencia de que eran necesarias ciertas
reformas en las relaciones hacia el interior del imperio ya estaba presente entre la
dirigencia peninsular hacía varios años, sobre todo si no se quería repetir el ejemplo de
la independencia de las colonias norteamericanas. 430 La cuestión pasaba por cuán
profundas estaban dispuestos los peninsulares a que sean esas reformas.

Las reacciones en el Río de la Plata

François Xavier Guerra en Modernidad e Independencia sostuvo que las


reacciones de los americanos ante la real orden del 22 de enero fueron ambivalentes.

428
Archivo Artigas, volumen III, introducción. Tomado de Sánchez Gómez, Julio, ―Un rey para El Plata:
monárquicos y monarquía en el oriente del Río de la Plata‖, en Álvarez Cuartero, Izaskun, Sánchez
Gómez, Julio (eds.) Visiones y revisiones de la independencia americana: Realismo/Pensamiento
conservador: ¿una identificación equivocada?, Salamanca: Ediciones Universidad de Salamanca, 2014,
p. 252.
429
Ídem.
430
Uno de los exponentes más conscientes de esta situación era el propio Conde de Floridablanca,
presidente de la Junta Central hasta su muerte. Como bien señala Luis Navarro García ―mucho antes de
ser ministro de Estado, José Moñino, futuro conde de Floridablanca, había sido fiscal del Consejo de
Castilla, y como tal actuó con igual título en el Consejo Extraordinario dispuesto por Carlos III en 1767 a
raíz del `motín de Esquilache‘ y del que se derivaría la expulsión de los jesuitas. Esta expulsión dio lugar
a algunas inquietudes y desórdenes en América, especialmente en México, motivo por el que el fiscal
Moñino, conjuntamente con su colega Campomanes, emitió el 5 de marzo de 1768 un dictamen en el que
se proponía al rey una nueva política indiana, `no pudiendo mirarse ya aquellos países como una pura
colonia, sino como unas provincias poderosas y considerables del Imperio español‘, por lo que convenía
prevenir un posible espíritu de independencia atrayendo a los criollos a España para sus estudios, o
empleándolos en el ejército y la administración, o incluso estableciendo `del distrito de cada uno de los
tres virreinatos su respectivo diputado, y un cuarto de las islas Filipinas… el cual asistiese en la Corte por
un sexenio‘, `incorporándose estos cuatro diputados de los reinos de Indias con los de Castilla, Aragón y
Cataluña para conferir y representar humildemente lo que conviniese a la utilidad pública de aquellos
dominios… formando de este modo un cuerpo unido de nación. Esta diputación desterraría la idea de una
aristocracia separada, y aquellas provincias se considerarían como una parte esencial de la nación‘ ‖.
Ideas similares había defendido Francisco de Saavedra, quien rubrica el decreto del 22 de enero de 1809,
cuando visitó México como ―comisionado regio‖ con ocasión de la guerra de independencia de las Trece
Colonias británicas, ―conviene tratar la América como lo que es, esto es, no como a colonias y factorías,
sino como provincias de España‖. Tomado de Navarro García, Luis, óp. cit., pp. 14-15.

174
Existió, decía, por una parte, la satisfacción de poder participar por vez primera en el
poder soberano, pero por otra, una profunda insatisfacción ante la desigualdad del trato
que se les daba.431 Partiendo de esta idea, trataremos de indagar de aquí en adelante
cuáles fueron específicamente las reacciones en el Rio de la Plata al conocerse el
decreto, así como su puesta en práctica en términos institucionales.
De la llegada del decreto a la ciudad tenemos la crónica directa a través de las
memorias de Juan Manuel Beruti:
El 16 de mayo llegaron los pliegos al señor virrey de un bergantín que entró en
Montevideo procedente de Cádiz, y en él vino una real orden de la Junta suprema del
reino, donde en nombre de Fernando VII dice al Virrey: he servido declarar teniendo
presente la consulta al Consejo de Indias del 21 de noviembre de 1808, que los reinos,
provincias e islas que forman los dominios de Indias deben tener representación nacional
inmediata a su real persona y formar parte de la Junta Central gubernativa del reino por
medio de sus correspondientes diputados.432

En los pliegos también se detallaban el método y forma que se debían guardar


para la elección del diputado, así como la dieta que debía otorgársele para sus gastos de
viaje y mantenimiento. Lamentablemente el cronista, que solía verter algunas
impresiones sobre los sucesos que relataba se abstuvo en este caso, pero el hecho que lo
reseñe denota en sí que lo consideraba un acontecimiento de cierta trascendencia.
Conocidas son las referencias que hizo Mariano Moreno en su famosa
Representación de los hacendados sobre la Real Orden. Enmarcándola como parte de
los ―planes benéficos‖ e ―ideas generosas‖ que la nación española comenzaba a llevar
adelante en el contexto de su resistencia contra el yugo opresor francés, considera que
―uno de los rasgos más justos, más magnánimos, mas políticos, fue la declaración de
que las Américas no eran una colonia o factoría como las de otras naciones, que ellas
formaban una parte esencial e integrante de la monarquía española y en consecuencia de
este nuevo ser, como también en justa correspondencia de la heroica lealtad y
431
Guerra, F-X., óp. cit., p. 135.
432
Beruti, Juan Manuel, Memorias curiosas, Ed. Emecé, Bs. As., 2001, p. 124. Beruti llevó desde los trece
años y durante su larguísima vida –nació en 1777 y murió en 1856– un diario de los acontecimientos
públicos de la ciudad. Era hijo de españoles de respetabilidad social y buena posición económica. Estudió
en el Real Colegio de San Carlos y luego se dedicó a la función pública. También se desempeñó como
escribiente en la oficina de control de Artillería y luego como sobrestante pagador tesorero de la misma
armada. Desarrolló funciones en Contaduría de la Aduana e integró el Tribunal de Cuentas; finalmente,
trabajó como contador de número en tiempos de Rosas. Forace, Virginia Paola, ―La condición testimonial
de un escritor en transición: Memorias curiosas de Juan Manuel Beruti‖, Anclajes vol.19 no.1, Santa
Rosa, jun. 2015.

175
patriotismo que habían acreditado a la España en los críticos apuros que la rodeaban, se
llamaron estos dominios a tener parte en la representación nacional, dándoseles voz y
voto en el gobierno del reino‖. 433 Orientado su escrito a echar abajo el sistema
monopólico al que estaba sometido el comercio virreinal, Moreno ponía el acento en las
señales de igualdad que provenían de la península, buscando de esa manera influir no
solo en la opinión del virrey sino del conjunto de autoridades coloniales de la justicia de
dicha causa:

Esta solemne proclamación, que formará la época más brillante para la América, no
ha sido una vana ceremonia que burle la esperanza de los pueblos, reduciéndolos al estéril
placer de dictados pomposos, pero compatibles con su infelicidad. La nación española, que
nunca se presenta más grande que en los apurados males que ahora la han afligido,
procedió con la honradez y veracidad que la caracterizan, cuando declaró una perfecta
igualdad entre las provincias europeas y americanas; sostuvo los derechos más sagrados
cuando destruyó los principios que pudieran conservar reliquias de depresión en pueblos
tan recomendables; premio con la magnificencia de una nación grande la fidelidad y
estrecha unión, que tan brillantemente habían acreditado; y obró con la prudencia y
políticas propias de un reino ilustrado.434

Para que esa proclama expresase verdaderamente un sentido de justicia y equidad,


según Moreno, debía acompañarse de reformas concretas, tales como el fin del
monopolio, que pusieran fin a esas ―reliquias de depresión‖ de los pueblos. Con el tono
irónico que lo acompañó en toda su vida pública, el futuro secretario de la Junta, califica
al decreto como de ―extraña ocurrencia‖, entendiendo que ―según las leyes
fundamentales de las Indias, nunca debió desconocerse‖ la categoría de reinos a los
territorios americanos. Y se pregunta:

[…] ¿por qué títulos se nos podía privar de unos beneficios que gozan
indistintamente otros vasallos de la monarquía española, que no son más que nosotros? El
vocal que sostenga en la Junta Central nuestra representación, no contará distintos
privilegios de los que adornan al representante de Asturias, o cualquiera otra provincia
europea de las que se mantienen libres del enemigo; esta identidad debe transmitirse
precisamente a los representados, y de este principio derivamos un título de rigurosa
justicia, para esperar de V. E. lo que no podría negarse al último pueblo de España. Lejos
de nosotros aquellas mezquinas ideas que tanto tiempo sofocaron nuestra felicidad: manda

433
―Representación a nombre del apoderado de los hacendados‖ en Piñero, Norberto, Escritos políticos y
económicos de Mariano Moreno, Talleres Rosso, Bs. As., 1937, p. 31.
434
Ibíd., p.32

176
V. E. un gran pueblo que en nada cede al que sirvió de teatro a las distinguidas cualidades
que garantieron a la Suprema Junta la tranquilidad y buen orden de estas vastas regiones;
obre, pues, la justicia en todo su vigor para que empiecen a brillar los bienes que la
naturaleza misma nos franquea pródigamente.435

No alcanzaba entonces solo con participar del gobierno central, los representados debían
tener los mismos e iguales derechos de un lado y otro del Atlántico.
Es interesante prestar atención a la mirada de un agente ―externo‖, aunque no por
eso desinteresado, para calibrar mejor las condiciones en las que era recibido el decreto
y alguna de las consecuencias imaginables que podía generar. Felipe Contucci, en un
oficio al Conde de Linhares, interpretaba que la decisión de la Junta Central con
respecto a la proporción de la representación, no provocaría otra cosa que alentar al
―partido de la independencia‖, teniendo en cuenta que ya conocen los americanos que
poseen ―iguales derechos a los que viven en la Madre Patria‖. Y a la vez, le manifestaba
su preocupación por que el ―sistema democrático‖ propuesto por la Central encontraría
adeptos en aquellos ―españoles republicanos‖ que están en ―perpetuo recelo‖ hacia la
Infanta. Entendemos que no está hablando aquí del mismo partido, sino pareciera
referirse a los protagonistas de la asonada del 1 de enero de 1809, pero por lo que hemos
dicho hasta ahora, no tenemos indicios para afirmar que fueran éstos partidarios de
―cambios democráticos‖, sino que la alternativa juntista lo que les abría eran las puertas
para hacerse del poder local y así sostener los privilegios políticos, económicos y
sociales que su condición de españoles europeos y comerciantes monopolistas les daba.
Estos malos presagios del florentino, aunque quizás no terminan de dar una muestra
acabada de los distintos agrupamientos políticos y sus diversas estrategias, si permiten
dimensionar el agitado clima que se vivía hacia mediados de 1809 en el virreinato, y la
escabrosas condiciones que tenía tanto la política metropolitana como la carlotista para
poder convertirse en hegemónica y hacerse del control de la situación.

Implementación del decreto en el Río de la Plata

En relación al proceso electoral propiamente dicho, son discutibles, por lo menos


para el caso rioplatense, aquellas afirmaciones lanzadas por Guerra que sostenían que
toda América se lanzaba ―con ardor a la elección de sus diputados para la Junta Centra‖.
Según él, ―de la primavera de 1809 al invierno de 1810, del norte al sur, de Sonora a

435
Idém.

177
Chile y al Río de la Plata, toda América vive al ritmo de las elecciones‖. 436Y decimos
que son discutibles no sólo porque en ninguna ciudad del virreinato rioplatense se puede
verificar un proceso electoral de ―alta intensidad‖, sino que por el contrario lo que se
percibe es, en algunos casos, una ejecución lenta y casi desganada, de mero
cumplimiento administrativo, y en otros, como en la propia capital virreinal, que ni
siquiera se llegaron a implementar. El detallado estudio realizado por Julio V. Gonzáles
sobre el proceso en las distintas jurisdicciones rioplatenses es elocuente en este sentido.
Una vez recibida la Real Orden el virrey se comunicó directamente con los cabildos de
las siete ciudades, salteando llamativamente a la figura de los gobernadores, mecanismo
que se volvería a repetir cuando la Junta patriota se dirija a los pueblos del interior del
virreinato el 27 de mayo de 1810. Cada ciudad debía elegir una terna formada por
vecinos respetables de la cual uno de ellos saldría sorteado. Estos compondrían a su vez,
en una nueva instancia, el grupo del cual se elegiría una nueva terna, en este caso a
criterio del Virrey junto al ―Real Acuerdo‖, de la cual finalmente saldría sorteado el
diputado que iría a la Junta central en representación del Virreinato.
De la actividad electoral en Córdoba se han conservado más documentos que en el
resto de las ciudades y pareciera ser además la que nos dejó mayores elementos para el
análisis. La recepción de la Real Orden por parte de los regidores no da la impresión de
haber provocado ningún interés extraordinario porque éstos solo se limitaron a dar fe y
recién se volvieron a convocar quince días después. La elección de la terna electoral,
que comenzó a mediados de julio de 1809, se caracterizó por un fuerte hermetismo casi
de conclave. Julio González lo explica a partir de la división en la que se encontraba la
elite cordobesa prácticamente en dos bandos, uno encabezado por el gobernador Juan
Antonio Gutiérrez de la Concha y Mazón de Güemes -célebre por haber sido junto a
Liniers cabecilla de la contrarrevolución sofocada en los fusilamientos de Cabeza de
Tigre-; y otro por los hermanos Gregorio y Ambrosio Funes, y Miguel Gregorio de
Zamalloa –futuro rector de la universidad cordobesa durante la revolución-. Este marco
de rencillas domésticas, sumado a la desidia que parecía despertar la convocatoria,
determinó que el proceso de conformación de la terna electoral consumiera todo el año
436
Guerra, F-X., óp. cit., p. 137. Completando su descripción del proceso: ―Las ciudades no electoras
reclaman su participación como un privilegio. La nación se concibe como un conjunto de cuerpos
jerarquizados: reinos, provincias, ciudades y pueblos. Los ayuntamientos votan en la mayoría de los casos
por las personas de mayor dignidad, siguiendo casi la escala de precedencias. Los poderes dados a los
diputados son imperativos y redactados como una procuración de derecho privado. En las instrucciones
coexiste un deseo de reformas económicas y administrativas —muy en la línea de la Ilustración—, con
peticiones de privilegios de todo tipo para la ciudad o la región y, a veces, de vuelta al estado anterior a
las reformas borbónicas‖.

178
1809, quedando finalmente compuesta por Zamalloa y los hermanos Funes. El sorteo,
realizado el 17 de enero de 1810, dictaminó que fuera el Deán Funes el ungido como
diputado para la Junta Central, que obviamente nunca llegaría a ejercer esa función,
entre otras razones, porque solo un par de semanas después ésta dejaría de existir,
responsabilizada por los desastres militares de los últimos meses en la península.437
Otra de las jurisdicciones donde se llegó a efectuar la elección fue en La Rioja,
siendo curiosamente los hermanos Funes también parte de la terna electoral. Según
González se sospechaba que la elección había estado digitada desde Buenos Aires.
Finalmente sería sorteado el tercero de los integrantes, Juan Nicolás Ortiz de Ocampo,
Vicario de Famatina.438
La situación de tensión política permanente que vivía la ciudad de Buenos Aires,
prácticamente desde las invasiones inglesas, y agudizada a partir de crisis del imperio
tras las abdicaciones de Bayona, explica en parte que en la capital del virreinato ni
siquiera se haya llegado a conformar la terna de la que debía ser sorteado el diputado
para la Junta Central. Como venimos observando, demasiado enrarecido estaba el clima
político en la ciudad-puerto entre los distintos agrupamientos que se iban articulando y
desarticulándose, entre las distintas esferas gubernamentales -hablamos de la hostilidad
existente entre el Virrey y el Cabildo-, sumado como si fuera poco al conflicto
entablado con la vecina Montevideo, como para que un acto de esa importancia pudiera
desarrollarse normalmente.
Ese enfrentamiento entre la corporación municipal y la autoridad virreinal cada
vez menos velado, se evidencia en el acta capitular del 25 de mayo de 1809, a razón del
decreto del 22 de enero de 1809:

Se tuvo a la vista la resolución de la Suprema Junta Central de la gubernativa de


España e Indias impresa en esta ciudad, para que se nombren en esta parte de América
como parte integrante y esencial de la Nación, Diputados Vocales de aquella, cuya
resolución no se ha comunicado aún de oficio por el Gobierno. Y los SS, conociendo que
por el método acordado del sorteo con el Real Acuerdo con el Sr Virrey, queda al arbitrio
de éste la elección de diputados privando a los Pueblos de la acción que en ella deben
tener, y que se ha dignado a insinuarse en la misma resolución de la Junta Central; de la
que debe precisamente resultar que no se arriba a la reforma o regeneración que tanto se
necesita para la felicidad de estas Provincias, abatidas y casi arruinadas por continuada

437
González, Julio V., óp. cit., p. 148-181.
438
Ibíd., 187-189.

179
prostitución de los gobiernos acordaron se represente a S. M. en la Suprema Junta
manifestando este gravísimo reparo, y otros más que se tocan en el método adoptado, y
aplicándole se digne reformarlo en términos que queden expeditas las acciones y derechos
de los Pueblos en visto que tanto les interesa.439

La queja no era por razones de prolijidad legalista. Era secundario que el Virrey no le
había hecho llegar por los canales formales la Real Orden al Cabildo porteño, como si lo
había hecho con Córdoba y los otros cabildos del interior, respondía más bien a la
disputa política en la que se encontraban hace ya varios meses.
Los capitulares, haciendo suyos varios de los términos que desde la misma Junta
Central se irradiaban al conjunto del imperio como ―reformas‖, ―felicidad‖ y ―derechos
de los pueblos‖, quiso hacer valer su rol como representante genuino de los súbditos
bonaerenses, poniéndole un coto a la injerencia del Virrey en la elección del diputado.
Pero esto no sólo remitía al conflicto local, en toda América se observaba un similar
proceso por el cual los Cabildos, no sólo deseosos de recuperar sus libertades de
movimiento, sino como representantes ahora de un interés colectivo, desbordaban sus
preocupaciones, cada vez más, hacia las esferas de gobierno y la ―política grande‖,
aquella que excedía a sus jurisdicciones.440
La amenaza insinuada de que no se iba a llevar adelante el proceso electoral si no
se adoptaba esta conducta, terminó materializándose en una postergación ad-infinitum.
Ni siquiera la llegada al Rio de la Plata de la Real Orden del 6 de octubre de 1809, que
excluía explícitamente la participación del virrey como una especie de árbitro de la
operación electoral, en enero de 1810–para ese momento ya era Cisneros-, hubo de
provocar que los cabildantes procedieran a conformar la terna. Pocos días después la
Junta Central española sería disuelta, desatando una nueva concatenación de
acontecimientos que para el Rio de la Plata significaría la formación de una junta
autónoma. Los representantes por Córdoba, La Rioja, Salta, San Juan, San Luis,
Mendoza, Potosí, Cochabamba, Mizque, Corrientes, Asunción, Montevideo, Santa Fe y
La Plata no llegarían entonces a cruzar el Atlántico para cumplir con las funciones por
las que habían sido elegidos; la junta de la que iban a formar había naufragado en su
propia inoperancia.441

439
Ibíd., p. 194.
440
Ramos, D., óp. cit., p. 150.
441
Ternavasio, M., Historia de la Argentina…, p.60.

180
La gran idea que recorre la ya varias veces citada obra de Julio V. González es la
concepción del conjunto del movimiento revolucionario rioplatense como herencia
directa de la revolución peninsular. Fue ésta la que provocó el período de iniciación
democrática en el Río de la Plata inmediato a la Revolución de Mayo con el llamado a
elecciones de diputados a la Junta Central. A pesar de que, como ya dejamos constancia,
uno de los objetivos centrales de nuestra tesis es justamente dar cuenta del papel
motorizador que desempeñó la península en el proceso rioplatense, podemos afirmar
que la convocatoria a elecciones no pareciera haber despertado demasiado entusiasmo
en esta parte de América. Nos parece entonces que la tesis de González peca de cierto
hiperbolismo, probablemente explicado por el contexto en el que escribió su obra, que
no era otro que el de la Guerra Civil española, siendo aquél un reconocido simpatizante
de la causa republicana. Como bien sugiere Chiaramonte, la novedad electoral de 1809
no tuvo reiteración inmediata en Río de la Plata:

Las deliberaciones y resoluciones durante los sucesos previos al 25 de mayo de


1810 tuvieron lugar en el ámbito del Cabildo y ocasionalmente en su forma ampliada de
cabildo abierto. Los cabildos abiertos, prácticamente inexistentes hasta las invasiones
inglesas —la primera en junio de 1806 y la segunda en enero de 1807—, fueron frecuentes
de 1806 en adelante, pero sin revestir carácter electoral. Se trataba de asambleas políticas
ajenas a la modalidad representativa de la soberanía y equiparables a la democracia
directa.442

En cambio, y en esto sí coinciden tanto González como Chiaramonte, cuando a poco de


instalada la Junta Provisional Gubernativa tuvo que disponer la forma de elección de los
diputados del interior rioplatense que debían incorporarse a su seno, lo hizo con el
mismo régimen electoral de 1809. Mediante una circular, del 18 de julio de 1810, la
Junta comunicó a los cabildos del interior que para elegir esos diputados debían seguirse
las disposiciones de la Real Orden del 6 de octubre de 1809. No sería ni la primera ni la
última vez que los rioplatenses recurran a lo ensayado en la península para llevar
adelante su propia revolución.

442
Chiaramonte, José Carlos, ―Autonomía e independencia …‖, p. 329.

181
182
Capítulo 7:
El reformismo ilustrado español y napolitano en la
Representación de los hacendados

Introducción

Mientras se desarrollaba (o no) el proceso eleccionario en el Virreinato del Río de


la Plata, como pudimos ver en el capítulo anterior, la crisis que vivía la monarquía
hispánica se manifestaba también en otros planos. El examen de la Representación de
los hacendados nos permite acceder a su análisis desde otra perspectiva. De sobra está
recordar el valor que le ha otorgado la historiografía a este escrito, llegando algunos a
considerarlo como el antecedente más directo de la revolución rioplatense, e incluso
quienes lo han presentado como su documento programático más representativo.
También existen aquellos que, por el contrario, le niegan dicha importancia pero no se
privan de dedicarle algunas páginas o hasta libros enteros al tema. 443 Mucho es lo
escrito y polemizado alrededor de la Representación, y no es el fin de este capítulo
hacer entonces un análisis pormenorizado del documento sino, como en otros casos,
atenernos a los objetivos específicos de nuestra investigación e indagar y echar luz
sobre las marcas de la llamada ilustración española presentes en él y el carácter de
emergente transicional que de alguna manera asume entre los planteos reformistas
criollos que venimos analizando y la etapa abiertamente revolucionaria que se estaría
por inaugurar sólo unos cuantos meses después de su presentación.444
El nombramiento de Baltasar Cisneros en remplazo de Santiago de Liniers como
virrey del Río de la Plata, venía a resolver fundamentalmente las desavenencias entre
éste último y el gobernador de Montevideo, Francisco de Elío, buscando así pacificar el
virreinato. También constituía una apuesta de la metrópoli para socavar el creciente
poder que habían ido ganando las milicias criollas tras los últimos acontecimientos, en
particular la frustrada asonada del 1ero de enero de 1809. Para recomponer la autoridad
virreinal, entre sus primeras medidas, Cisneros dispuso la creación de un comité de
vigilancia – preocupado sobre todo de las intrigas carlotistas y los recientes
acontecimientos en el Alto Perú- y restableció parte de los cuerpos españoles disueltos

443
Molinari, Diego, La Representación de los hacendados de Mariano Moreno: su ninguna influencia en
la vida económica del país y en los sucesos de mayo de 1810, Imp. y Casa Editora de Coni Hnos., 1914.
444
Para un estudio más amplio y profundo sobre el documento remitimos al excelente análisis que Noemí
Goldman realizó en su reciente biografía sobre Mariano Moreno. Goldman, N., Mariano Moreno, pp.
103-117.

183
tras la asonada. Pero uno de los principales problemas con los cuales tuvo que lidiar el
flamante virrey, fue el importante déficit fiscal de la colonia. Déficit agravado, por un
lado, por las crecientes necesidades presupuestarias de la administración local, volcadas
principalmente al sostenimiento de las milicias criollas; por la interrupción de una parte
importante de la provisión de metales preciosos que los levantamientos juntistas del
Alto Perú había ocasionado; y por último, por el crecimiento del contrabando, producto
de las complicaciones que la guerra en Europa había ocasionado al comercio marítimo.
Una de las soluciones que Cisneros tenía a mano para paliar las necesidades del erario,
pero que sin lugar a dudas le generaría tensiones con sectores poderosos de la sociedad
colonial, era la apertura al comercio directo con los ingleses. No sería además la primera
vez que se recurría a una medida de este tipo, ya se había hecho ante situaciones de
―urgente necesidad‖ desde 1797 y sobre todo a partir de la batalla de Trafalgar. El
cambio de alianzas provocado por la invasión francesa a la península había incentivado
la presión inglesa sobre los puertos americanos. En este contexto, y no exento de las
presiones de los comerciantes ingleses para introducir sus mercancías, Cisneros lanzó
una consulta al Cabildo y al Consulado sobre la conveniencia de abrir el comercio
directo con Gran Bretaña. La primera reacción fue la férrea oposición de los
comerciantes monopolistas españoles que no estaban dispuestos a ver peligrar sus
negocios. En respuesta a ese rechazo, y en representación de los ―Labradores y
hacendados‖ de las dos orillas del Plata, intervino Mariano Moreno con su célebre
Representación. Es probable que el alegato haya respondido también, como sugiere
Noemí Goldman, a una consulta privada del virrey. 445 Las destacadas condiciones
personales de Moreno –su gran capacidad de trabajo, determinación e ilustración- lo
habían llevado a convertirse en los últimos años, y simultáneamente, en relator de la
Audiencia y abogado particular del Cabildo.446 Al tanto de esas condiciones, Cisneros
recurrió a él al poco tiempo de su llegada como asesor para algunos temas jurídicos.447
Para los comerciantes monopolistas españoles, que hasta ese momento habían sido
clientes de su estudio, la Representación es un punto de inflexión en su relación,
pasando a ser considerado como una persona peligrosa, pidiéndole al virrey que lo

445
Ibíd., p. 106.
446
Ibíd., p. 94.
447
Manuel Moreno, en la biografía sobre su hermano, dice que Cisneros ya había recibido en Cádiz
informes muy positivos sobre el abogado y que fueron confirmados al llegar al Rio de la Plata. Moreno,
Manuel, óp. cit., p. 102.

184
alejara de Buenos Aires con la promesa de un cargo de oidor en España, que Moreno
rechazara oportunamente.
Si hasta 1778 las élites porteñas centraban sus negocios en el comercio de larga
distancia, desde que la Corona promulgó el 12 de octubre de ese año el Reglamento
para el Comercio Libre de España a Indias, no harían más que consolidar esa
especialización. Como señala Jorge Gelman, los ricos de Buenos Aires a fines de la
colonia no eran grandes estancieros, como quiere cierta tradición historiográfica, sino
comerciantes. Algunos pudieron ser propietarios de estancias o de chacras en las
cercanías de la ciudad, pero éstas sólo significan un detalle menor de sus intereses, que
estaban centrados en la importación de esclavos y de mercancías europeas denominadas
genéricamente «efectos de Castilla», a cambio de lo cual exportaban por el Atlántico,
sobre todo, plata.448 ¿Quiénes serían esos ―hacendados y labradores‖ a los que Moreno
estaría representando? Como bien viene señalando la historiografía reciente, la campaña
estaba lejos de estar dominada por hacendados y peones, la gran mayoría de los
pobladores eran labradores y pastores que, o bien trabajaban sus pequeñas tierras o eran
arrendatarios de los hacendados en forma independiente y, en general, se dedicaban a la
producción de trigo para el consumo local o de mulas para Potosí. Mientras que los
grandes propietarios, que producían principalmente cuero para la exportación,
beneficiados por la apertura de Buenos Aires y Montevideo al comercio atlántico con la
metrópoli, se concentraban en algunas zonas litoraleñas como la Banda Oriental. Aún a
finales de la colonia casi el 80 por ciento de las exportaciones estaba compuesta por
plata. Por ende, ―el negocio central de las élites de Buenos Aires seguía siendo
introducir esclavos y «efectos de Castilla», y redistribuir «efectos de la tierra» como la
yerba mate de Paraguay para conseguir con ello concentrar el máximo de plata en el
puerto y así reiniciar todo el ciclo‖. 449 La producción agropecuaria todavía era una
actividad secundaria pero con grandes expectativas de crecimiento, y en nombre de esa
promesa futura es que Moreno elevó la Representación.450

448
Gelman, J. (dir.), Argentina: Crisis imperial e independencia, Lima, Taurus-Fundación Mapfre, 2010,
p. 130
449
Idém.
450
Goldman, N., Mariano Moreno…, p. 116.

185
Agricultura, libre-comercio y contrabando

El documento se divide en tres partes: en la primera Moreno busca subrayar la


necesidad y justicia de liberalización comercial, con la intención de demostrar que es el
único camino para ―conciliar la prosperidad del país con la del erario‖. La segunda parte
es una réplica a los argumentos de Miguel de Agüero, apoderado del Consulado de
Cádiz, quien presentó, por su parte, una representación en contra de la libertad de
comercio. La tercera consiste en una propuesta que responde a las ―condiciones y
trabas‖ que el Consulado había presentado en relación a la consulta del virrey, y que el
Cabildo parecía apoyar.
La argumentación a favor de la liberalización comercial tiene uno de sus pilares
discursivos en el acento puesto a la importancia del desarrollo agrícola para la región,
en sintonía con lo que se había sostenido desde las ―memorias consulares‖ de Manuel
Belgrano desde finales del siglo anterior, y, como hemos podido ver en el segundo
capítulo, también en los primeros periódicos rioplatenses, fundamentalmente desde el
Semanario de Vieytes. Moreno retoma esos planteos y sostiene que ―el que sepa
discernir los verdaderos principios que influyen en la prosperidad respectiva de cada
provincia, no podrá desconocer que la riqueza de la nuestra depende principalmente de
los frutos de sus fértiles campos…‖.451 Reponiendo algunas definiciones ya formuladas
en la tesis, la agricultura era considerada, en línea con el nuevo pensamiento económico
que recorría Europa y que en particular tenía una fuerte impronta en los exponentes del
reformismo ilustrado español como Gaspar de Jovellanos y Valentín de Foronda, la
actividad central a la que debían enfocarse los esfuerzos tanto de las autoridades
virreinales como del conjunto de la sociedad rioplatense, en pos de potenciar al máximo
el desarrollo económico en la región. Más aún cuando para estos letrados era
indiscutible la ventaja comparativa que implicaba la enorme fertilidad del suelo local.
Otro de los fundamentos en lo que se articula su alegato es la delicada situación
en la que se encontraba España tras la invasión napoleónica y su urgencia de contar con
recursos con los que sostener la guerra. Ya hemos hecho referencia a los constantes
llamamientos de socorro económico que portaban las proclamas metropolitanas que se
dirigían a los americanos. Moreno se aprovecha de aquello para argumentar a favor de
la liberalización comercial, amén de los ingresos al erario que se generarían,
posibilitando incrementar de esa manera las remesas hacia la península. A la par, y
451
―Representación a nombre del apoderado de los hacendados‖ en Piñero, Norberto, óp. cit., p. 115.

186
manteniendo el foco en el aspecto político-militar, advierte sobre la continua amenaza
que representaba la expansión portuguesa en la región y de la debilidad en la que se
encontraba España para proteger a sus colonias. ―Hay que armarse‖, dice, ―con un poder
respetable para defenderse y para eso se necesita un erario fuerte‖. 452
El abogado señala que la introducción de productos británicos en el país era una
realidad innegable desde las invasiones inglesas en 1806. Pero que su importación,
practicada ―contra las leyes y reiteradas prohibiciones‖, o sea introducida por
contrabando, había privado al Estado de cobrar los respectivos derechos y a las
provincias del estímulo que habrían recibido con ―las exportaciones de un libre
retorno‖. En ese sentido exclama ―¡Con qué rapidez no se fomentaría nuestra
agricultura, si abiertas las puertas a todos los frutos exportables, contase el labrador con
la seguridad de una venta lucrativa!‖.453Moreno entiende que la libertad de comercio
para los puertos americanos nunca había sido proscripta como un verdadero mal, sino
―que ha sido ordenada como un sacrificio que exigía la Metrópoli de sus colonias‖. Y en
este punto es donde comienza a diferenciarse de los planteos de sus predecesores
ilustrados al criticar con agudeza el derrotero que el sistema comercial imperial había
ido tomando: ―es bien sabida la historia de los sucesos que progresivamente fueron
radicando este comercio exclusivo, que al fin degeneró en un verdadero monopolio de
los comerciantes de Cádiz…‖ 454 El nuevo contexto que la crisis monárquica había
abierto, para Moreno, posibilitaba el replanteo de la relación comercial entre la
península y sus colonias. En ese sentido considera que la Metrópoli ―ha proclamado
como feliz origen de una regeneración que obrará la prosperidad nacional‖, trastornando
los ―antiguos motivos del sistema prohibitivo‖.455 En ese marco, y volviendo a resaltar
la conveniencia que resulta al país de un libre comercio, entiende como un deber de
justicia disponer de las medidas tendientes a unir al bien general el remedio de las
necesidades urgentísimas antes expuestas. El alegato adopta en estos pasajes un
lenguaje cifrado en las nociones del derecho y la justicia, que sería tan característico en
los escritos del futuro secretario de la Junta, pero sin llegar a cuestionar aún la
integridad imperial: ―Las colonias sujetas al comercio exclusivo de su Metrópoli, son el
digno objeto de esta enérgica declamación: nosotros tenemos más fuertes derechos, que
elevan a un alto grado la justicia con que reclamamos un bien que aun en el estado

452
Ibíd., p. 118.
453
Ibíd., p. 127.
454
Ibíd., p. 132.
455
Ídem.

187
colonial no puede privarse sin escándalo‖. El gobierno peninsular había declarado en la
Real orden del 22 de enero la igualdad política entre España y América, y es de allí que
se toma Moreno para reclamar un trato justo. No sólo por el derecho que les asiste a sus
representados, no sólo por la ley de la necesidad, sino de la justicia que deriva del nuevo
estatuto de América dentro de la monarquía: ―Si, señor, la justicia: la justicia pide en el
día que gocemos un Comercio igual al de los demás Pueblos que forman la Monarquía
española que integramos‖.456
Siguiendo en esa línea discursiva, Moreno trascribe lo que dice es un ejemplo con
que un español trató de convencer sobre lo injusto, mal calculado, y contrario a sus
propios fines del sistema prohibitivo que viene analizando:

Supongamos que el lugar de Vallecas pertenece a un país extranjero; que abundan


en él pan, carne, tocinos y otros artículos de primera necesidad, y que el soberano de aquel
territorio convida a los habitantes de Madrid (que no pueden lograrlos de ninguna otra
parte en muchas leguas a la redonda) a que se provean de aquel abundante mercado.
Supongamos igualmente que en estas circunstancias los comerciantes de Cádiz o Sevilla,
sorprendiendo la buena fe del gobierno con razones sofísticas, consigan que los habitantes
de Madrid, aunque estén amenazados de hambre, y aunque tengan a su puerta abundancia
de pan fresco, no puedan tomar ni un solo pan, ni una libra de carne del mercado
inmediato bajo las penas más rigurosas, sino que sólo ellos tengan el privilegio de comprar
este pan y provisiones de Vallecas, llevarlo a Cádiz y Sevilla, y desde allí introducirlo en
Madrid y venderlo a sus habitantes. Pregunto ahora, ¿cómo llevarían esta disposición los
vecinos de Madrid? ¿Cómo la miraría la Nación entera? ¿No la darían la justa
denominación, por lo menos, de perjudicial y mal calculada? ¿No representarían los
vecinos que la escasez, alto precio y mala calidad de provisiones originadas de aquel
sistema, al paso que los empobrecía con gran perjuicio del Estado, impedía los progresos
de la población? ¿Habría un ministerio que no abriese inmediatamente los ojos sobre la
injusta e inhumana ambición de los comerciantes de Cádiz o Sevilla, que por la mezquina
ganancia que les daba su intervención, querrían tener constantemente en la miseria un
pueblo honrado y que tenía por lo menos tanto derecho como ellos a la protección del
soberano? No, comerciantes de los puertos; semejantes abusos no pueden continuar:
Carlos IV es el padre de su pueblo; sus ministros son ilustrados y celosos; en el instante
que vean vuestro retrato, se acabó el imperio del monopolio.457

456
Ibíd., p. 132.
457
Ibíd., p. 138.

188
No tenemos constancia de la verdadera autoría de este pasaje, quizás es un mero ardid
de Moreno para reforzar su argumentación simulando una voz peninsular crítica al
sistema monopólico. Llama la atención sí, que esté ubicado el relato durante el reinado
de Carlos IV, esto es previo a la crisis y a la declaración de igualdad entre España y
América por parte de la Junta Central, cuando de aquel se desprende una equiparación
entre los dominios americanos y peninsulares.

La economía política española en la Representación

Moreno recurre a Jovellanos, como habían hecho sus compatriotas ilustrados en


los periódicos fini-coloniales, y en particular a su más aclamada obra, la Informe sobre
la ley agraria, seguramente como maniobra para dar una pátina de mayor solvencia y
legitimidad a su alegato, pero también por la profunda admiración que el pensador
ilustrado le despierta y de la que dejaría constancia en repetidas ocasiones en la Gazeta
de Buenos Aires.458Recordemos que el ilustre asturiano era uno de los integrantes de
mayor peso e influencia de la Junta Central, a la cual el virrey y todas las autoridades
coloniales debían obediencia. En Jovellanos se escuda entonces para reafirmar la idea
de que el primer deber de un magistrado es fomentar por todos los medios posibles la
pública felicidad: ―Entonces, dice un sabio español, los pueblos, como los individuos,
bendicen la mano que los hace felices, y es indudable que el amor de los vasallos es la
base más sólida del trono. De esta reciprocidad de intereses debe resultar el esmero de
parte de los que gobiernan en fomentar la prosperidad general‖.459 Y obrar por el bien
público, según Adam Smith -al que conoce por Jovellanos, y considera junto con él, el
―apóstol de la economía política‖-, no es otra cosa que remover los obstáculos que
impiden dicha prosperidad: ―éste es el eje principal sobre que el señor Jovellanos fundó
el luminoso edificio de su discurso económico sobre la ley agraria, y los principios de
estos grandes hombres nunca serán desmentidos; rómpase las cadenas de nuestro giro, y
póngase franca la carrera, que entonces el interés que sabe más que el celo, producirá
una circulación que haga florecer la agricultura, de que únicamente debe esperarse
nuestra prosperidad‖.460

458
Ya antes había citado al Informe sobre la ley agraria en un alegato en abril de 1808 en representación
de don José Antonio Escalada.
459
Ibíd., p. 134.
460
Ibíd., p. 105.

189
Las objeciones contra la propuesta de liberalización planteadas por el apoderado
del Consulado de Cádiz, Miguel de Agüero, son respondidas una a una por Moreno,
aprovechando para apuntar también contra el gremio de comerciantes monopolistas que
esa corporación representa. En todo el documento va a contraponer los intereses
particulares de los comerciantes al interés general del comercio, de la sociedad y del
Estado. No duda que la medida inevitablemente afecta los intereses de ese sector, pero
entiende necesaria y justa su implementación, contraponiéndolos a los beneficios que
conllevaría para la que considera la parte más productiva de la población que serían los
labradores: ―¿deberá aplicarse el sacrificio al miserable labrador que ha de hacer
producir a la tierra nuestra subsistencia, o al comerciante poderoso que el Gobierno y
ciudadanos miran como una sanguijuela del Estado?‖ 461 Aquí nuevamente vuelve a
remitir a un manifiesto de reciente publicación en España para apoyarse en los planteos
allí contenidos:

¿Por qué se inclina usted en favor del labrador? Porque recibiendo de la tierra el
sustento y lo que tiene, la estima en mucho más; porque ocupado noche y día en servir a la
tierra y no a los hombres, es menos flexible por lo común; porque acostumbrado a que la
tierra le rinda en proporción a la constancia y orden con que la cultiva, se hace por
precisión justo y severo y aborrece la arbitrariedad y el desorden. No así los comerciantes:
estudiando sin cesar los medios de hacerse con dinero, y teniendo siempre a la vista sus
intereses particulares, se habitúan a sufrirlo todo, y a presenciar tranquilamente la opresión
y tiranía del mundo entero, como sus intereses se aumenten o no padezcan.462

El escrito peninsular al que Moreno remite había sido publicado entre agosto y
septiembre de 1808 bajo el seudónimo de Dr. Mayo, y es atribuido por el liberal Isidoro
de Antillón a Julián Negrete, catedrático del Real Semanario de Nobles de Madrid,
cercano al círculo de Manuel Quintana y redactor entre otros de El Espectador
463
sevillano. De un contenido propagandístico revolucionario, abogaba por la
convocatoria a Cortes y la proclamación de una constitución donde se limitara el poder
de los nobles y eclesiásticos, clases que a sus entender eran las menos productivas de la
nación. El manifiesto rezaba: ―todos los vecinos son iguales, sin que el ejercicio o
profesión alguna los degrade, ni menos estorbe proponer, discurrir y votar. Todos tienen

461
Ibíd., p. 141.
462
Ídem.
463
Clucellas, Patricio, óp. cit., p. 229.

190
el mismo derecho a los empleos y honores, y solamente las luces y costumbres
ocasionan la desigualdad de las familias‖.464
Continuando con su refutación al escrito de Agüero, en un provocador planteo
dice desconocer cuales son los derechos y títulos con los que supuestamente puede
intervenir el Consulado de Cádiz en ―el arreglo de nuestra economía interior‖ y ―en la
combinación de arbitrios que remedien los urgentes apuros que afligen a V. E.‖. 465 Para
el futuro dirigente revolucionario, el puerto de Cádiz no tiene con Buenos Aires
distintas relaciones que los demás puertos de la península, recordando que la resolución
de Carlos III de 1778 ―cortó de raíz la feudalidad mercantil, que una continuada serie de
desgracias había afirmado; todos los puertos de España quedaron igualmente habilitados
para el comercio de América, y no se descubrirá un principio por donde el Consulado de
Cádiz pretenda una intervención que los demás comercios no reclaman…‖ 466

La huella napolitana

Para responder a las advertencias que Agüero hace sobre la progresiva falta de
metálico en el mercado interno que la apertura comercial conllevaría, Moreno recurre a
su antiguo y admirado maestro de Chuquisaca, Victorián de Villava. El aragonés, según
Moreno, sostenía que, ―por conocimientos apoyados en experiencias y doctrinas de
sabios economistas‖, para la conservación del giro interior de un pueblo comerciante
basta una cantidad muy inferior a la que vulgarmente se cree y que no hay riesgo de que
por motivo alguno desaparezca. Ya hemos podido conocer en capítulos anteriores las
precursoras propuestas reformistas que Villava sugería para la monarquía, y en especial
para las relaciones entre la península y América, entre ellas las comerciales. También
sus temores de que si no eran adoptadas, la posibilidad de una pérdida total de las
colonias era tan real como cercana en el tiempo. Moreno, como vimos, había tenido
acceso a esta obra, los Apuntes para una reforma de España, y seguramente también la
oportunidad de ser testigo de alguna disertación del aragonés en los salones de la
Academia Carolina o alguna intervención más informal en una tertulia chuquisaqueña.
Recordemos la fuerte presencia del alegato del antiguo fiscal sobre la mita y el trabajo

464
―Política popular acomodada a las circunstancias del día‖, p. 38; citado en Clucellas, P., óp. cit., p.
231.
465
Ibíd., p. 145.
466
Ídem.

191
indígena en la disertación del estudiante porteño como parte de los ejercicios de la
Academia.
Pero, ¿quiénes eran aquellos sabios economistas de los cuales, según Moreno,
Villava extraía las doctrinas que nutrían su pensamiento? Ya hemos dicho que uno de
los puntos más destacados en la trayectoria intelectual del aragonés había sido la
traducción/adaptación parcial de las Lecciones de Comercio de Antonio Genovessi y la
Ciencia de la Legislación de Gaetano Filangieri. Y es justamente en este último en el
que Moreno en numerosas ocasiones descansa a lo largo del alegato para defender la
467
propuesta de libre comercio. Filangieri es tomado, por ejemplo, para rebatir
cuestionamientos concretos del Consulado de Cádiz, como la posibilidad de que la
industria y artesanía local quedasen arruinadas por la apertura comercial. Moreno lo cita
para explicar que el enriquecimiento de los hacendados redunda en la riqueza del estado
y de todas las clases de la sociedad que de alguna u otra manera están vinculadas a ese
sector económicamente. O para criticar a aquellos comerciantes que escudándose en el
monopolio realizan pingües ganancias a través del contrabando.
La recepción en España de las obras de los juristas y economistas napolitanos
llegó principalmente de la mano de los ilustrados aragoneses y valencianos. Esa
recepción se dio en la metrópoli por una lado en una vertiente más económica, en la
difusión de las Lezioni de Genovesi y los Dialogues de Galiani, y en una versión más
jurídica, en la Scienza de Filangieri. Estas dos vertientes combinaban elementos
doctrinales críticos al tradicional mercantilismo, que como sabemos fundaba la riqueza
de un estado en la posesión de metales precios y el proteccionismo comercial. La
escuela napolitana se nutría entonces de la fisiocracia -que privilegiaban el desarrollo
agrícola y la liberalización de la economía, y del neo mercantilismo – que también
revalorizaba la agricultura y propugnaba por el libre comercio interior de granos,
aunque consideraba que era necesario mantener las trabas al comercio exterior.468
Como señalara el historiador Jesús Astigarraga, la obra de Filangieri, y en
particular su Scienza, generó en España un enormemente atractivo para una generación
‗tardía‘ de ilustrados españoles -Foronda, Arroyal, etc.- que, a lo largo de los años
ochenta, había comenzado a demandar una radicalización de las reformas económicas y
a plantear la necesidad de vincularlas con las políticas. La Scienza fracturó de inmediato
en dos a la intelectualidad española de su época; siendo situada en el centro de una

467
Goldman, N., Mariano Moreno…, p. 112.
468
Ibíd., pp. 111-112.

192
encarnizada batalla entre los sectores reformadores y los conservadores.469 Mientras que
los reformistas la convirtieron en una de las obras más defendidas de toda la Ilustración,
los ataques a la Scienza se iniciaron en 1780 y procedieron de los núcleos absolutistas
políticos y religiosos, y obviamente de la Inquisición, que terminó por prohibir su
circulación y su lectura en marzo de 1790, abortando la primera traducción que había
comenzado a publicar tres años antes el jurista valenciano J. Rubio.
Por otro lado, el conjunto de censuras, aclaraciones y modificaciones de todo tipo
que los ilustrados españoles introdujeron en sus traducciones, como señala Astigarraga,
constituyó ―un reflejo de un proceso de transmisión de ideas económicas que, en cuanto
dirigido hacia una realidad cultural más atrasada que la napolitana, exigió un depurado
proceso de adaptación de las mismas a la nación receptora‖.470 Villava se destacó entre
los traductores que mayor intervención imprimían a sus trabajos. De hecho, pocas
traducciones españolas de tratados económicos foráneos poseyeron en el siglo XVIII
español el grado de matización con el que Villava enriqueció su versión española de las
Lezioni de Genovesi.
Con respecto a su recepción en América, Federica Morelli identifica dos etapas.
En una primera, que sitúa en el último cuarto del siglo XVIII y los primeros años del
XIX, los americanos acogieron mayoritariamente los temas económicos de la Scienza, y
esto se debe dice la historiadora italiana, a dos razones fundamentales:

En primer lugar, porque los que contribuyeron a difundir la obra en el continente,


como Villava, se habían interesado a su vez por estos mismos aspectos. En segundo lugar,
porque, en esta perspectiva, la Scienza representaba el punto de llegada de un largo debate
que se había iniciado en la primera mitad del siglo XVIII en España y que había
favorecido la introducción de algunas reformas importantes; reformas que evidentemente
para los americanos se habían revelado inadecuadas. Aun así, se trataba de críticas
dirigidas a reformar la monarquía desde el interior y no a interrumpir definitivamente la
relación con España.471

La Ciencia de la legislación se proponía en ese sentido dictar las normas de una


política económica dirigida a impulsar el tráfico en las colonias y Europa, y eso era

469
Astigarraga, J., «Diálogo económico en la ‗otra‘ Europa. Las traducciones españolas de los
economistas de la Ilustración napolitana (A. Genovesi, F. Galiani y G. Filangieri)», Cromohs, 9 (2004): p.
16.
470
Ídem.
471
Morelli, Federica. «Tras las huellas perdidas de Filangieri: nuevas perspectivas sobre la cultura política
constitucional en el Atlántico hispánico». Historia contemporánea núm. 33 (2006), p. 450.

193
fundamentalmente lo tomado tanto por ilustrados españoles como americanos. Sería
recién en esa segunda etapa que plantea Morelli, cuando, a partir de la deriva que la
crisis monárquica va tomando en América con la formación de gobiernos autónomos, la
recepción de Filangieri va a ser en clave de la crítica al antiguo orden legislativo. Es en
ese contexto que comenzaron a aparecer una serie de duras condenas al sistema jurídico
colonial y a invocarse reformas de inspiración racionalista. La recepción de Moreno, vía
Villava, de la Scienza de Filangieri debe entenderse en ese momento bisagra, donde el
abogado recurre a la concepción jurídica iusnaturalista del napolitano y a sus críticas
concretas a la legislación comercial entre España y América. Toda la Representación
como hemos podido ir observando está impregnada de esa marca donde los derechos y
la justicia, no solo la necesidad, determinan la legitimidad de la medida consultada por
el gobierno virreinal.
Filangieri es utilizado una vez más por Moreno para rebatir al apoderado del
Consulado de Cádiz sobre el supuesto de que concedido a los ingleses el comercio con
las Américas, en el trascurso de pocos años se romperían los vínculos que unen al
virreinato con la Península española. El agorero pronóstico, al que califica de injuriosa
invectiva, a pesar de que responsabiliza el peligro a la codicia de los extranjeros, lo que
en realidad está insinuando, según Moreno, es la falta de fidelidad de los americanos.
Descarta que los ingleses estén interesados en un plan de conquista, ya que su política
―no gira las empresas militares sino sobre los intereses de su comercio‖. 472 No es
necesario remitir a las recientes invasiones de 1806 y 1807 para tachar de ingenuo a
Moreno, no creemos en realidad que esté siendo fiel a sus pensamientos en este punto
en particular, es bien conocida su temprana desconfianza a la ambiciosa política exterior
británica, aspecto que lo había mantenido al margen de entablar relaciones fluidas con el
grupo de criollos probritánico integrado por Castelli y los hermanos Rodríguez Peña,
entre otros. 473 Una vez más es el abogado que busca lograr llevar a buen puerto su

472
Piñero, Norberto, óp. cit., p. 163.
473
Goldman, N., Mariano Moreno…, p 92. Ya como secretario de la Junta, en relación a las
negociaciones con Inglaterra por su reconocimiento, Moreno no se privaría de advertir sobre los riesgos
que podía implicar el libre comercio para las colonias: ―Los pueblos deben estar siempre atentos a la
conservación de sus intereses y derechos; y no deben fiar sino de sí mismos. El extranjero no viene a
nuestro país a trabajar en nuestro bien, sino a sacar cuantas ventajas pueda proporcionarse. Recibámoslo
en buena hora, aprendamos las mejoras de su civilización, aceptemos las obras de su industria y
franqueémosle los frutos, que la naturaleza nos reparte a manos llenas; pero miremos sus consejos con la
mayor reserva y no incurramos en el error de aquellos pueblos inocentes que se dejaron envolver en
cadenas, en medio del embelesamiento que les habían producido los chichis y abalorios. Aprendamos de
nuestros padres, y que no se escriba de nosotros los que se ha escrito de los habitantes de la antigua
España con respecto a los cartagineses que la dominaron: Libre, feliz España, e independiente, Se abrió

194
encargo el que está hablando. Además, como para no dejar dudas respecto de ello, ubica
la prueba de la vigencia de la fidelidad hacia España en la resistencia protagonizada por
los rioplatense a la invasión británica. ―Los ingleses mirarán siempre con respeto a los
vencedores del cinco de julio y los españoles no se olvidarán que nuestros hospitales
militares no quedaron cubiertos de mercaderes, sino de hombres del país que
defendieron la tierra en que habían nacido, derramando su sangre por una dominación
que aman y veneran‖.474 Pero a la par que declama esa profunda fidelidad, advierte que
no puede ser ésta siempre incondicional, y es aquí donde vuelve a recurrir al ―gran
Filangieri‖ y a su análisis sobre la independencia de las colonias norteamericanas, para
por un lado ahuyentar los temores infundidos por el Consulado de Cádiz, pero a la vez
poner sobre la mesa que la única garantía de la conservación de las colonias por parte de
España debía ser a partir de una reformulación de los vínculos, asentándolos sobre el
mutuo beneficio y el respeto por los derechos de los americanos. Reproducimos el
párrafo trascripto por Moreno de Filangieri:

No se me oponga que estas colonias, si llegaban a ser ricas y poderosas,


desdeñarían de estar dependientes de su madre. La carga de la dependencia solamente se
hace insoportable a los hombres, cuando va unida con el peso de la miseria y de la
opresión. Las colonias romanas… se gloriaban de una dependencia que constituía su gloria
y su seguridad. Lo mismo sucedería con las colonias modernas: felices bajo su metrópoli,
no se atreverían a sacudir un yugo ligero y suave para buscar una independencia, que las
privaría de la protección de su madre, sin quedar aseguradas de poder defenderse o de la
ambición de un conquistador, o de las intrigas de un ciudadano poderoso o de los peligros
de la anarquía. No ha sido el exceso de las riquezas y de la prosperidad el que ha hecho
rebelar a las colonias anglicanas; ha sido el exceso de la opresión el que las ha llevado a
volver contra su madre aquellas mismas armas, que tantas veces habían empeñado en su
defensa.475

Similares argumentos que sostenían algunos liberales peninsulares por esos mismos
años, como por ejemplo Álvaro Flórez Estrada o José María Blanco White, pero que
Moreno seguramente conociéndolos, decide no incorporarlos al alegato. Blanco White,
una vez radicado en Londres, no descansaría desde las páginas de El Español de abogar

al cartaginés incautamente: Viéronse estos traidores, Fingirse amigos, para ser señores; Y el comercio
afectando, Entrar vendiendo para salir mandando‖. Gazeta de Bueno Aires, nro. 16 (20/9/10): p. 414.
474
Piñero, Norberto, óp. cit., p. 163.
475
Ibíd., p. 164.

195
por el libre comercio y criticar al gobierno metropolitano, demasiado influenciado según
el por el gremio de los comerciantes de Cádiz:

A la vista está el resultado: ahora tienen las cortes que estar llorando duelos a la
Junta de Cádiz, y los que no han querido condescender con los deseos de quince millones
de hombres, que podían, y querían sacrificarla cuanto tienen, se ven obligados, a adular a
quince o veinte hombres que te creen soberanos de Cádiz, y que son enemigos natos de las
cortes. La piedra de escándalo ha sido el comercio libre. Si se abre el comercio en las
América, perecen los comerciantes de Cádiz. Si no se abre perece la España, porque se
ponen en revolución las Américas. Si se abre el comercio se enriquecerán los ingleses.
También se enriquecerán los americanos, y unos y otros son los que sostienen la causa de
España. España no tiene medios de hacer el comercio, y querer que no lo hagan otros es
ser verdaderamente el perro del hortelano.476

El publicista sevillano reproduciría en su periódico, en uno de los pocos casos


donde escritos americanos son publicados en la prensa europea, la Representación con
muy elogiosas consideraciones hacia su autor tomadas de la British Review, donde
también se publicó el documento. 477 El autor de dicha nota, que Blanco White hace
propia, se lamenta de la reciente muerte del rioplatense, al que destaca por su desinterés,
su talento, sus principios liberales y por los patrióticos servicios prestados a su nación,
consagrando su vida ―al proyecto de elevarla a la libertad civil‖. 478 Blanco White afirma
que el documento puede entenderse como ―uno de los anuncios que el gobierno español
tuvo de las conmociones que amenazaban a América y como una prueba clara de que
aquellos pueblos han sido forzados a la revolución, por la tenacidad del gobierno a no
concederles a tiempo lo que la necesidad exigía…‖.479

Consideraciones finales

Antes de finalizar con este capítulo, nos interesa plantear una disquisición sobre
cuán fiel es el documento en relación al pensamiento económico de Mariano Moreno.
Algunos autores, entre ellos Ricardo Levene, consideran que en la Representación

476
Este fragmento pertenece a las ―Reflexiones de Juan Sintierra‖, publicadas en El Español núm. XIII y
reproducidas luego por la Gazeta extraordinaria de Buenos Aires núm. 6 (21/11/11): p. 24.
477
La publicación de la Representación va acompañada a su vez por una reseña de la British Review a una
obra de Félix Azara, Voyagedans la Amérique Meridionale, donde se cita un comentario del General
Belgrano sobre la expedición al Paraguay. La reseña termina siendo una extensa historia de los últimos
años del Virreinato del Río de la Plata. El Español XVIII, 30/9/11, pp. 482- 488.
478
El Español XVIII, 30/9/11, p. 488.
479
El Español XVII, 30/8/11, p. 445.

196
Moreno expone sin ambigüedades su liberalismo económico, además de afirmar que
tras la revolución, desde el gobierno capitaneado en los primeros meses por él, la
política económica estaría guiada por la máxima que rezaba que el comercio era ―la
única raíz de la población y riqueza de los estados‖.480 A nuestro entender, varios de los
pasajes que podrían ser considerados como expresiones de la más pura ortodoxia
librecambista, responden más a las obligaciones profesionales de Moreno en aras de
velar por los objetivos del sector que representa. Como sabemos, la función del abogado
no es, y no lo era tampoco en esa época, dar fiel testimonio de sus convicciones, sino
llevar adelante, a partir de las herramientas discursivas y doctrinarias de las que su
bagaje intelectual puede permitir, la mejor defensa de los intereses de sus clientes. Por
otros escritos del autor y por algunas de las disposiciones de la Junta Provisional
Gubernativa, consideramos que Moreno no se distanciaba mucho en su pensamiento
económico de las posiciones que sus compatriotas ilustrados, como Belgrano y Vieytes,
venían sosteniendo en la última década. Ninguno de éstos deseaban para el Río de la
Plata un futuro exclusivamente ganadero, ni esperaban que la Corona les asignase
únicamente el rol de productor de materias primas.481 No creemos, como planteara Tulio
Halperín Donghi, que la Representación marque el viraje ideológico de los criollos
hacia un liberalismo económico más definido.482Como bien señala Chiaramonte, recién
cuando en 1823 se inaugure la cátedra de Economía en la Universidad de Buenos Aires,
la ortodoxia smitheana predominará en la prensa oficial de Buenos Aires, tanto en el
período rivadaviano como en el primer gobierno de Rosas.483 Consideramos que, como
afirmábamos en un capítulo anterior, a pesar de los cada vez más recurrentes planteos a
favor de la libre exportación de los frutos, los economistas criollos seguían
manteniendo, al igual que muchos de los reformistas peninsulares como Jovellanos–
vehículo para el acercamiento a Adam Smith en el caso de Moreno-, la convicción de
que era el Estado el principal actor que debía intervenir sobre la realidad social para
provocar o permitir las transformaciones necesarias en el camino de racionalización
económica y social anhelada. El problema era, como marcara con claridad Halperín
Donghi, y ahí sí compartimos plenamente, que para varios de ellos la Corona ya no
parecía cumplir esa misión tutelar histórica.484

480
Levene, R., Las ideas políticas y sociales de Mariano Moreno, Buenos Aires, Emecé, 1948, pp. 66-78.
481
Halperín Donghi, T., Revolución y Guerra…, p. 128.
482
Ibíd., p. 129.
483
Chiaramonte, J. C., La ilustración…, pp. 91-92.
484
Halperín Donghi, T., Revolución y Guerra…, p. 129.

197
198
SEGUNDA PARTE

LA REVOLUCIÓN

199
200
Capítulo 8
La revolución rioplatense

El último Virrey

El 11 de febrero de 1809 la Junta Central designó como virrey para el Río de la


Plata a Baltasar Hidalgo de Cisneros en remplazo de Santiago de Liniers, demasiado
desgastado por las rencillas locales, buscando normalizar de esa manera la relación con
el virreinato, poniéndolo más estrechamente bajo su órbita. Cisneros era un importante
oficial de la marina española y había tenido una destacada actuación en el movimiento
juntista español y en la resistencia a la ocupación francesa. Llegó al Rio de la Plata
recién a fines de junio desprovisto de las tropas que había pedido a la Junta Central, por
lo que la primer prueba que debía superar era lograr la obediencia de las fuerzas locales.
Se trataba del primer virrey cuyo nombramiento no emanaba directamente de la
autoridad real, dato no menor en el contexto en el que le tocó asumir su cargo. En tal
sentido se dirigió primero a Montevideo, donde consiguió que Elío disolviese la Junta
local y se subordinase a su autoridad.485 Durante su estadía allí se puso en conocimiento
de movimientos opositores a su designación en la capital virreinal por lo que decidió
quedarse en la Banda Oriental hasta que tanto autoridades como la oficialidad de
Buenos Aires hicieran explícita su subordinación.486
¿En qué consistía ese mar de fondo que preocupaba a Cisneros? La realidad era
que varios de los actores políticos a los que les fuimos siguiendo el rastro en capítulos
anteriores intensificaron sus actividades conspirativas al conocer la designación del
nuevo virrey, alegando por lo bajo que su autoridad era ilegítima ya que no provenía ni
del rey ni del pueblo. Belgrano, por ejemplo, buscó convencer a Liniers de que no
entregara el mando y se pusiera a la cabeza de la resistencia. Descartada esa posibilidad,
según el letrado criollo, por falta de espíritu del mandatario, reincidió en su estrategia
carlotista, tratando de sumar a Saavedra a dicho proyecto, con cartas de la infanta
dirigidas a su persona.487Resultaron infructuosas también esas gestiones. El comandante
de los patricios se mantenía firme en su apreciación de que aún no estaban dadas las
485
Wasserman, F., Castelli…, p. 74.
486
La Junta Central fue la que aconsejó a Cisneros fijar su residencia en Montevideo hasta tanto se
asegurara el ser obedecido en la capital y ―fortificar el partido del gobernador de Montevideo cuyo
patriotismo parece indudable‖. También se lo prevenía sobre la conducta del virrey interino, rodeado de
franceses y ―otros malvados‖, intentando ―granjearse la estimación de la gente soez‖. Citado en Frega,
Ana, ―La Junta de Montevideo…‖, p. 259.
487
Belgrano, M. óp. cit.

201
condiciones para un movimiento de esas características. Unos años después, en su
famosa carta a Viamonte tras el desplazamiento de los morenistas del gobierno,
Saavedra recordaría la disposición e insistencia del grupo de Castelli y los hermanos
Rodríguez Peña para lanzarse a la toma del poder, a partir del mismo momento que
frustraron el intento de la facción de Álzaga; y como debió poner paños fríos hasta
considerar que había llegado el momento adecuado.488
La fidelidad de Liniers y la prudencia de Saavedra le permitieron a Cisneros ir de
a poco consolidando su autoridad, y, tras enviar emisarios a reunirse con el virrey
saliente y algunos oficiales, que le manifestaron su apoyo, se trasladó finalmente a
Buenos Aires para asumir el gobierno del virreinato. Aun así, la febril actividad
conspirativa no menguó en un primer momento, y eran comunes las reuniones secretas
entre oficiales y civiles, con la incorporación de algunos elementos nuevos como Juan
Martín de Pueyrredón, recién llegado de España, y el deán cordobés Gregorio Funes.
Tomás Guido en su ensayo ―25 de Mayo de 1810. Reseña Histórica‖, escrito en 1855,
recordaba:

Con habilidad y cautela se predisponía el ánimo de los ciudadanos a favor del


derecho inconcuso de América para cuidar de su propia suerte, desde que la prisión del rey
y la ocupación de la península por tropas francesas, había desquiciado la máquina
gubernativa y dejando a los pueblos a merced de sus propios instintos. La España había
dado el ejemplo erigiendo sus juntas y proclamando en la mayor parte de sus
provincias una especie de soberanía independiente, hasta que se instaló la junta central,
cuya legitimidad, sin embargo, fue disputada y contrariada por algunas de las
secciones de la misma España.489

Cisneros era consciente de su fragilidad relativa, por lo que procuró ir resolviendo


los conflictos sin producir con sus medidas un desequilibrio significativo entre las
fuerzas locales. Suspendió los juicios a los alzados del 1er de enero y ordenó que se
rehabilitaran con otro formato los cuerpos milicianos disueltos en esa ocasión. Como
contrapartida, y seguramente producto de negociaciones entabladas con la oficialidad
para lograr su reconocimiento, la estructura de las milicias criollas no fue trastocada,
desconoció la orden dada por la Junta Central de nombrar a Elio como inspector de

488
―Carta de Saavedra a Viamonte del 27 de junio de 1811‖, Biblioteca de Mayo, t. II, pp. 1096-97.
489
Guido, Tomás ―25 de Mayo de 1810. Reseña Histórica‖, en Fradkin, Raúl; Gelman, Jorge, Doscientos
años pensando la revolución de Mayo, Buenos Aires: Sudamericana, 2012, p. 119.

202
armas por la resistencia que provocaba en las tropas porteñas, y de remitir a Liniers a
España permitiéndole afincarse en Córdoba.
Los levantamientos altoperuanos y su violenta represión agitaron aún más los
ánimos en el caldeado Buenos Aires. Algunos destacados integrantes del círculo de
Castelli y Belgrano como Domingo French y Antonio Berutti plantearon que era el
momento de pasar a la acción y lanzar la rebelión, según relata el memorialista
Francisco Saguí. 490 Pero la realidad era que la gobernabilidad de Cisneros, aunque
debilitándose progresivamente, todavía era relativamente sólida y tanto la monarquía
como la metrópoli seguían manteniendo cierta cuota de prestigio entre la mayoría de la
población rioplatense. Como describía Tomás Guido en el ya citado ensayo:

[…] los hábitos del coloniaje, la influencia de los magistrados peninsulares, las
poderosas relaciones mercantiles y políticas con España, el gran número de empleados
españoles, una extensa población del mismo origen ciegamente orgullosa de su dominio
tradicional, la veneración supersticiosa del monarca, la indiferencia o inercia inseparables
en los naturales de una servidumbre secular y por último, dos cuerpos de línea del Fijo y
de Dragones, levantaban una barrera al parecer insuperable, para un círculo pequeño de
hombres, que, si bien animosos, apenas contaban con el apoyo de una parte de la fuerza
armada.491

Esa tenacidad que caracterizaba al círculo se traducía en la aparición cada vez más
usual de libelos cuestionando la autoridad virreinal, por lo que Cisneros a fines de
noviembre encomendó al fiscal Antonio Caspe la creación de un Juzgado de Vigilancia
contra ―propagandas y manejos subversivos‖, disponiendo además que se arrestase a
algunos sospechosos. 492 En una comunicación fechada el 27 de noviembre, el virrey
informa al gobernador de Salta: ―He tenido positiva noticia de que en esa ciudad hay
ciertos número de abogados que vierten públicamente especies subversivas contra los
supremos derechos de nuestro augusto soberano sobre estos dominios, produciéndose
con la mayor libertad‖.493En diciembre de 1809, Cisneros hizo publicar un bando donde
disponía medidas para reprimir los atentados contra el orden público y los falsos
rumores de los que ―pretendían variar la forma de gobierno‖. 494 Una carta de José

490
―Memoria Francisco Saguí‖, Biblioteca de Mayo, t I, p. 121.
491
Citado en 66. Fradkin, Raúl; Gelman, Jorge, óp. cit., p. 119.
492
Este organismo no era una novedad, en su preocupación por la seguridad interior del Estado y por el
control de cuantos afrancesados estuvieran camuflados en la administración, el 19 de octubre de 1808 la
Junta Central había creado tribunales de vigilancia y seguridad pública.
493
Citado en Williams Álzaga, E., óp. cit., p. 209.
494
―Bando del 18/12/1809‖, La Revolución de Mayo y sus impresos de la época, p. 247-250.

203
Manuel Alonso a Ambrosio Funes de ese mismo diciembre da certeza a esas
prevenciones del virrey: ―Los libelos corren como un torrente impetuoso y la detracción
no tiene término. El castigo está remoto y así todos hacen gala del San Benito‖. 495 En
enero de 1810, el virrey decidió la expulsión del agente carlotista Felipe Contucci,
vigilado hacía un tiempo por algunos movimientos sospechosos. Las intrigas carlotistas
no habían cesado del todo, Belgrano y el deán Funes, entre otros, aún depositaban
algunas expectativas en esa estrategia, mientras la Infanta seguía dilatando su muchas
veces prometido traslado a Buenos Aires. La alianza de España con Inglaterra y
Portugal complicaba las cosas para los planes autonomistas de los revolucionarios y el
manto de legitimidad que seguía ofreciendo Carlota era una alternativa que no podían
aún descartar.

La situación en la península y la llegada de las noticias a América

El 19 de noviembre de 1809, en las cercanías del pueblo toledano de Ocaña, se


produjo un acontecimiento de naturaleza militar que cambiaría la historia hispánica
irremediablemente. Se enfrentaron el ejército francés al mando del Mariscal Soult
contra el español del general Aréizaga, arrojando al campo de batalla cerca de 100.000
combatientes en proporciones similares. El resultado, como bien se sabe, fue la
desastrosa derrota española que le abrió las puertas a los franceses para la invasión de
Andalucía y motivó la huida en estampida de la Junta Central, primero hacia Sevilla y
luego hacia Cádiz. La guerra además entraba en una nueva fase, la de la guerra de
guerrillas y las ciudades sitiadas. Los efectos de la derrota de Ocaña también se hicieron
sentir en América. El pesimismo remplazó ahora a la euforia desmedida y altisonante
con que habían sido recibidas en su día las más que alentadoras buenas nuevas de
Bailén. Los rumores se adueñaron de las calles, cafés y campos, y las noticias se iban
magnificando a medida que se propagaban. Así, se divulgó que el temido Napoleón iba
a invadir los territorios americanos si éstos no acataban su legitimidad.496 En el Rio de
la Plata, las importantes novedades que llegaban desde la península decretaron un
verano más agitado de lo normal, intensificándose los encuentros clandestinos y la
discusión de los planes a seguir ante un panorama tan incierto. La fábrica de jabones de

495
―Carta de José Manuel Alonso a Ambrosio Funes del 10/12/09‖. Citado Williams Álzaga, óp. cit., p.
111.
496
Chust, M. (coord.), España. Crisis imperial e independencia. Tomo 1: 1808-1830, Fundación
Mapfre/Taurus. Madrid, 2010, p. 29.

204
Vieytes y la casa de los Rodríguez Peña fueron los lugares más utilizados para las
reuniones conspirativas, que eran cada vez más concurridas e iban adquiriendo
propósitos más definidos.497
Mientras tanto, en la península, durante los primeros meses de 1810 las Juntas
rebrotan -Sevilla, Extremadura, Cádiz, etc.-, con igual autonomía que en la primera
época. El 20 de enero se produce una nueva derrota de las armas española. La
desprestigiada Junta Central tenía los días contados; acosada por propios y extraños en
su huida hacia el sur terminó disolviéndose el 29 de enero en el marco de una crisis
total, no sin antes designar, ante las exigencias británicas, un Consejo de Regencia de
cinco miembros que se presentaba como la única opción de sostener una conducción
centralizada a la golpeada resistencia española hasta que se constituyeran las Cortes. La
transferencia sin mediación popular de la soberanía contradecía mucho de lo que había
sostenido la misma Central y varias de las juntas provinciales en los últimos meses,
cuando desde los sectores conservadores proponían su reemplazo por una Regencia.
A fines de marzo, previendo los efectos que tendría el arribo de estas funestas
noticias, Cisneros le ordenó a Elío que retenga en Montevideo todo navío procedente de
España para que la información no se difundiera entre la población antes de ser
analizada por las autoridades. El 13 de mayo arribó un barco inglés a Montevideo
trayendo la noticia del arrollador avance francés y la disolución de la Junta Central. A
pesar de los intentos de las autoridades de bloquear cualquier filtración, pronto
comenzaron a circular los rumores, reforzados por la llegada de otra nave a Buenos
Aires.498 El 18, el virrey decidió hacerse cargo de la situación por medio de un bando
informando parcialmente lo sucedido y llamando a mantener la calma, la unidad y la
lealtad. 499 Ya era demasiado tarde, la ciudad estaba convulsionada, y aquellos que
habían mantenido una paciente espera, supieron que era el momento de actuar.

497
Tomas Guido reconoce que ―se inventaban excursiones al campo y partidas de caza para disfrazar el
verdadero intento de este figurado pasatiempo. Los concurrentes a esos memorables paseos, apenas se
encontraban reunidos, sea bajo de los árboles o al abrigo de una choza campestre, se ocupaban
exclusivamente de combinar los medios de llevar a buen término la obra de sus sueños y de sus
esperanzas.‖. ―25 de Mayo de 1810. Reseña Histórica‖, Citado en Fradkin, R.; Gelman, J., óp. cit., p. 119.
A partir de marzo también se empezó a utilizar el Correo de Comercio de Belgrano como pantalla para
las reuniones.
498
En el ―diario de un soldado‖, de autor completamente desconocido pero que a claras no pertenecía a la
elite letrada, el 16 de mayo de 1810 da cuenta que ―se ha recibido noticia de que la España se ha perdido
y que los españoles quieren entregar al francés estos dominios‖. Citado en Fradkin, R.; Gelman, J., óp. cit.
p.44.
499
En la imprenta de los niños expósitos se reimprimió la proclama de la Junta de Gobierno de Cádiz
anunciando la creación del Consejo de regencia en Cádiz el 5 de febrero de 1810. El bando iba
acompañado de una nota que refiere a que el documento llegó en una fragata inglesa despachado de

205
Estalla la Revolución

Según las crónicas, Castelli y Saavedra, que se encontraban ese 18 de mayo en sus
quintas de San Isidro debieron ser buscados de apuro para ponerlos al tanto de las
últimas novedades, centrales como eran para cualquier decisión que quisiera tomarse.
Belgrano también había tenido que ser convocado porque, como él mismo cuenta en su
autobiografía, se encontraba en el campo cuando fue mandando a llamar con las noticias
de la entrada de los franceses a Andalucía y la disolución de la Junta Central.500 Las
reuniones que se sucedieron de ahí en adelante contaron con la participación tanto del
grupo de Belgrano y Castelli como de los oficiales de los cuerpos milicianos cuyo
representante más notorio era Saavedra. Parecía que para el comandante de patricios
ahora sí finalmente las condiciones estaban dadas para lanzar el golpe de mando
definitivo. También a los conspiradores se le sumaron algunos allegados de Álzaga,
como Domingo Matheu, Juan Larrea y Mariano Moreno, que habían participado del
movimiento del 1ero de enero de 1809. No era un dato menor esta confluencia, dotaba
al movimiento de una representatividad más amplia, sin contar que se convertirían en
valiosos elementos de la revolución en los meses siguientes.
El acuerdo alcanzado en estas febriles reuniones consistió en la necesidad de la
convocatoria a un cabildo abierto, y para ello fueron repartidas las tareas que se
centraron fundamentalmente en esta primera etapa en la persuasión sobre las distintas
autoridades para que accedieran pacíficamente al pedido, sin descuidar el trabajo sobre
la ―tropa propia‖ a fin de tenerla dispuesta a la acción si era necesario. Finalmente,
después de varias entrevistas y gestiones, bajo un clima de tensión en la ciudad que fue
coronado por una movilización frente al cabildo, de la que participaron según algunas
crónicas muchos jóvenes acaudillados por French y Berutti, varios de ellos armados con
puñales y pistolas, el 21 de mayo el virrey cedió a la presión y aceptó la convocatoria al

Gibraltar, tras 52 días de navegación y arribado a Montevideo el 14 de mayo y que se ponía al


conocimiento del público, ―como se ejecutará sucesivamente con los demás papeles y gacetas que ha
conducido , para que se entere sin equivocaciones ni especies abultadas por la ignorancia o la malicia de
algunos individuos, del estado en que se halla nuestra península en las fechas a que se contrae‖. También
se reprodujo la resolución del 6 de febrero de la Junta gaditana de permitir la salida de barcos del puerto
después de un tiempo de mantenerlo cerrado.
500
Belgrano, ―Autobiografía…‖. Citado en Fradkin, R.; Gelman, J., óp. cit.p.75.

206
Cabildo abierto.501 Rápidamente fueron cursadas las invitaciones para participar de la
asamblea convocada para la mañana del día siguiente.
El 22 de mayo, a pesar de las casi cuatrocientas cincuenta invitaciones que se
habían despachado, terminaron concurrieron solo doscientos cincuenta vecinos. Era
notable que, además, gran parte de los presentes fueran criollos y algunos de ellos no
necesariamente podían acreditar la condición de ―vecinos‖. ¿Qué había sucedido?
Muchos de los ausentes, que pertenecían a las más encumbradas familias de la elite
española, favorables en su mayoría al virrey, no se animaron a salir de sus casas por las
amenazas que habían recibido durante la noche anterior o directamente se les impidió
llegar por la estratégica ubicación de las milicias criollas en los alrededores del cabildo.
Además, como la imprenta la manejaba Agustín Donado, miembro del círculo
revolucionario, se imprimieron invitaciones a personas no tan ―respetadas‖ y muchos
del llamado ―populacho‖ se infiltraron en el cabildo.502
Las intervenciones que se sucedieron durante el cabildo del 22 son sobradamente
conocidas y han sido profusamente analizadas por la historiografía, por lo que no
ahondaremos mucho en su descripción y tratamiento. El primero en tomar la palabra fue
el obispo de Buenos Aires, Benito Lué y Riega, fiel exponente del pensamiento más
fidelista y conservador entre las autoridades virreinales. Su exposición estuvo centrada
en reafirmar el carácter de colonias de los dominios americanos, a contramano aun de
las proclamas peninsulares, y sostener que mientras quedara alguna autoridad en pie en
España, esta seguiría detentando la soberanía en todos los dominios coloniales ya que se
trataba de una autoridad indivisible.503 Terminado su discurso, fue el turno de Castelli,
quien había recibido la confianza de sus compañeros para ser el vocero gracias a sus
reconocidas condiciones oratorias. En líneas generales su planteo consistió en que, a
partir de las abdicaciones de Bayona, había caducado el gobierno soberano de España,
lo que ahora tenía mayor fundamento al haberse disuelto la Junta Central. Esta además
no tenía facultades para establecer una regencia porque los poderes de sus vocales eran
indelegables, a lo que se le sumaba que tampoco habían tenido participación los
diputados americanos. Y fue en ese momento de su discurso que el llamado ―orador de
501
Galasso, Norberto, La Revolución de Mayo: (El pueblo quiere saber de qué se trató), Buenos Aires:
Colihue, 2005, p. 23. En una carta con fecha del 20 de mayo firmada por Buenaventura Arzac se deja
traslucir el tenso clima que vivía la ciudad: ―…la mina ya está al reventar y empieza la jarana que
andábamos buscando. El día de hoy ha sido grande; y te aseguro que en mi vida no he pasado horas más
hermosa, y más tiernas, al ver a nuestros paisanos unidos y llenos de entusiasmo, yendo y viniendo por
los arrabales para tener pronta la gente. Citado en De Gori, E., La Republica Patriota…, p. 206.
502
Galasso, Norberto, La Revolución…, p. 24.
503
Wasserman, F., Castelli…, p. 86.

207
la revolución‖ sostuvo que ante la vacancia del poder real, la soberanía retrovertía a los
pueblos, y por lo tanto, Buenos Aires tenía la potestad de erigir un nuevo gobierno que
lo resguarde de seguir el camino de España, a punto de ser completamente ocupada por
Napoleón. Señalaba que lo mismo habían hecho las ciudades españoles desde hacía dos
años, como se conocía gracias a las proclamas y otros documentos oficiales
metropolitanos que circulaban en América.504
Sin rechazar el argumento de Castelli sobre la reasunción de la soberanía, el fiscal
Genaro Villota tomó la palabra para advertir que debía considerarse la situación
excepcional por la cual la Junta Central decidió nombrar un Consejo de Regencia, cuyos
vicios de origen podrían subsanarse con el reconocimiento posterior por parte de los
pueblos. Agregó además que Buenos Aires no tenía derecho a decidir por sí sola en
nombre de todos los pueblos del virreinato, por lo que debía esperar a estos se
pronunciasen para tomar una decisión tan radical. Otros autores sostiene que en realidad
el planteo de Villota se refería a que siendo la soberanía una e indivisible, sólo un
congreso general que reúna a todos los representantes de la nación española podían
decidir a quién delegarla. En uno u otro sentido, el planteo del fiscal implicaba
inevitablemente la dilatación de la resolución, garantizando la continuidad del virrey,
como terminaría votando minutos más tarde.505
Descolocados varios de los promotores del cambio por este último argumento, fue
Juan José Paso quien salió rápidamente a replicar, sosteniendo que se trataba de una
situación excepcional por lo que la capital podía actuar en nombre del resto de los
pueblos esperando que estos ratificaran posteriormente la decisión tomada. Argumento
que paradójicamente reproducía la defensa que había hecho el fiscal de la constitución
del Consejo de Regencia. Por su parte, Saavedra apoyó la destitución del virrey con el
radical planteo de que era el pueblo el que confería la autoridad o mando, mientras que
Martín Rodríguez alertó sobre la imposibilidad de conciliar la permanencia de la
autoridad del virrey con la opinión pública. 506 La intervención de estos últimos fue
ovacionada por gran parte de los presentes, que sabiéndose mayoría instaron a no dilatar
más la reunión y proceder a presentar las mociones para que se voten. Después de
algunos intercambios sobre cuál era la moción que mejor expresase la disyuntiva, se
terminó adoptando la siguiente: ―Si se ha de subrogar otra autoridad a la Superior que

504
Ibíd., p. 87.
505
Ibíd., p. 88.
506
Goldman, N., Mariano Moreno…, p. 137.

208
obtiene el Excmo. Sr. Virrey, dependiente de la soberana; que se ejerza ilegítimamente a
nombre del Sr. D, Fernando VII, ¿y en quién?‖. De esa manera quedaba abierto el juego
a que durante la votación se pudieran presentar las propuestas sobre quien debía asumir
el gobierno en caso de que se hiciera cesar el cargo al virrey.507
Como el voto debía ser pronunciado en voz alta, aquellos que proponían la
permanencia del virrey eran abucheados mientras que quienes propiciaban su
deposición eran aclamados por los asistentes y el público que colmaba las galerías. La
votación concluyó pasada la medianoche, postergándose el recuento definitivo para el
día siguiente. El resultado igualmente estaba cantado, la diferencia a favor de la
destitución del virrey y formación de la junta había sido notoria. Los promotores de la
continuidad de Cisneros obtuvieron menos de setenta votos. El cabildo, con el voto
decisivo del síndico procurador, tendría la responsabilidad de elegir a los miembros de
la Junta, que gobernaría el virreinato en tutela de los derechos soberanos de Fernando
VII hasta que se reuniera una Junta General de los pueblos rioplatenses.
La doctrina central utilizada por los cabildantes que propusieron la constitución de
una Junta local fue, como pudimos ver, la de la retroversión de la soberanía a los
pueblos en ausencia del monarca. Mismo argumento que enarboló el juntismo
peninsular a partir de las abdicaciones de Bayona. Como viene demostrando hace ya
varios años Chiaramonte, el principio de consentimiento no sólo se encontraba en la
antigua tradición hispánica de raíz neoescolástica, con las obras de los teólogos jesuitas
como sus mayores exponentes, sino que formaba parte fundamental de las doctrinas
pactistas de la teoría del derecho natural y de gentes que se venía divulgando con fuerza
en Europa y América durante el siglo XVIII. La amplia circulación de ideas durante el
reinado de los Borbones, en especial en el de Carlos III e, inicialmente, en el de Carlos
IV, había revitalizado viejas doctrinas provenientes del derecho natural, nunca
desaparecidas de la cultura europea moderna, pero sí combatidas por los monarcas
absolutos y sus defensores. La amplia difusión de las obras de autores iusnaturalistas
había impuesto la noción del derecho natural como fundamento de la vida pública y
privada. 508 Una de estas nociones, la del pacto de sujeción, con su corolario de la
retroversión de la soberanía al pueblo, como decíamos, fue el principal argumento
legitimador del proceso de erección de juntas de gobierno locales, tanto en España como
en América. En Buenos Aires, como había sucedido antes en Caracas y otras ciudades

507
Wasserman, F., Castelli…, pp. 88-89.
508
Chiaramonte, J.C., ―Autonomía e independencia…‖, p. 344.

209
que habían levantado sus propias Juntas, el principio de consentimiento fue utilizado
también para desconocer a la nueva autoridad metropolitana. El Consejo de Regencia se
había constituido sin el consentimiento de los pueblos americanos, por lo cual carecía
de legitimidad. Y estos pueblos, en uso legítimo de la soberanía reasumida ante la
vacancia del trono, decidían evitar los riesgos de anarquía que generaba la falta de una
autoridad local legítima constituyendo una Junta de gobierno propia. 509 Utilizaban en su
fundación, por lo tanto, un lenguaje político que sintonizaba perfectamente con el que
contemporáneamente se estaba usando en la península. Esto se percibe claramente en el
informe que dieran los miembros de la Audiencia sobre la intervención de Juan José
Castelli en el cabildo abierto del 22 de mayo. Decían que Castelli

[…] puso empeño en demostrar que desde que el Señor Infante Dn. Antonio había
salido de Madrid había caducado el Gobierno Soberano de España: que ahora con mayor
razón debía considerarse haber expirado con la disolución de la Junta Central, porque
además de haber sido acusada de infidencia por el Pueblo de su villa, no tenía facultades
para el establecimiento del Supremo Gobierno de Regencia; ya porque los poderes de sus
vocales eran personalísimos para el Gobierno y no podían delegarse, y ya por falta de
concurrencia de los Diputados de América en la elección y establecimiento de aquel
Gobierno; deduciendo de aquí su ilegitimidad y la reversión de los derechos de la
Soberanía al Pueblo de Buenos Ayres y su libre ejercicio en la instalación de un nuevo
Gobierno.510

Y también nociones similares servían de fundamentos a aquellos que, como el


fiscal, defendían la constitución del Consejo de Regencia. En el pensamiento
suareciano, un gobierno ilegítimo en origen podía obtener posteriormente el
consentimiento tras ejercer el poder de manera justa y apacible.
Asimismo, como bien señala Noemí Goldman, la apelación al Pueblo y a la
―opinión pública‖ como fundamento de legitimidad de la autoridad en los discursos de
Saavedra y Martin Rodríguez, introducía un elemento novedoso que se alejaba de la
legislación conocida y se vinculaba con el clima de agitación y movilización que se
vivía por esos días por fuera de la sala del Cabildo, en la plaza y en el cuartel de los
patricios. La participación efectiva en el espacio público, ya no solo de las milicias, sino
de un nuevo actor político: la plebe urbana, se constituyó en uno de los factores que

509
Ibíd., pp. 360-361.
510
Citado en Ibíd., p. 361.

210
incidieron decisivamente en el rumbo del proceso, y que de ahí en más ganaría en
importancia, fundamentalmente dentro de las disputas facciosas de la elite política.511

El cabildo del 25

Retomando el relato de los acontecimientos, el 23 de mayo los partidarios del


virrey, a instancias del síndico Leyva, hicieron un último intento por mantener a
Cisneros en el poder integrándolo a la Junta. Se trataba, no obstante, de una inclusión
sui generis: se lo hizo abdicar previamente de su cargo para designarlo como presidente
de la Junta, aunque sin la calidad de virrey. El resto de la Junta estaría integrada por dos
peninsulares: Juan Nepomuceno Solá y José Inchaurreguí, y por los criollos Castelli y
Saavedra. Era una falsa equidad; Cisneros, como presidente, tendría voto y mantendría
el mando de las fuerzas militares entre otras prerrogativas. Inevitablemente, ni bien se
conoció este cambio de planes orquestado tras bambalinas, no cayó para nada bien en el
círculo de los más decididos revolucionarios, que entendían que no se estaba reflejando
cabalmente el triunfo obtenido en la votación del día anterior. Aun así, en un clima que
iba ganando en agitación, la Junta se constituyó el 24 cuando sus miembros juraron
respetar las leyes del reino y conservar íntegros los dominios de Fernando VII. La
aprobación de los comandantes de milicias había sido decisiva para permitir este
desenlace. Que fue extremadamente efímero, porque al correrse la voz la indignación
fue aumentando y la ciudad de a poco volvía a ser un hervidero. Para los complotados
era claro que la presencia de Castelli y Saavedra en la Junta no constituía ninguna
garantía, y reunidos en casa de Rodríguez Peña resolvieron boicotearla para lo que se
repartieron las tareas de agitación, enfocándose principalmente en los cuarteles, y lograr
así el apoyo necesario para influir sobre un timorato Saavedra, quien aún dudaba sobre
qué debía hacerse. 512 Algunas crónicas señalan que en esa noche del 24, Mariano
Moreno se destacaría por su ímpetu y capacidad de persuasión, estrechando vínculos

511
Goldman, N., Mariano Moreno…, p. 137.
512
Wasserman, F., Castelli…, p. 91. Según el relato de Guido: ―El pueblo pareció satisfecho de esta
elección y los españoles se felicitaban de haber salvado del peligro de un trastorno fundamental viendo
triunfante la autoridad del virrey. Muy diferente sensación produjo tan inesperado desenlace en el club
reunido a las ocho de la noche en casa del Sr. Peña. Allí se analizó el carácter de los elegidos; se
descubrió el origen de la candidatura de Cisneros; se reconoció por unanimidad que dos de los miembros
de carácter ascético y tímido, se plegaría sin violencia a la política del presidente y hasta llegó a dudarse
de la firmeza del corones Saavedra, bajo la presión e influjo de un jefe superior. Contábase solamente con
la persona del Dr. Castelli: pero ninguno de sus amigos descubiertos como conspiradores, se reputo
seguro continuando en el mando el general Cisneros. Era pues necesario deshacer lo hecho, convocar
nuevamente al pueblo, y obtener del Cabildo se prestase a considerar ante otra reunión popular la sanción
de la víspera‖.

211
con French y Berutti, que a la postre serían dos de sus más fervorosos y decididos
seguidores.513
El cabildo se reunió esa mañana temprano, y a pesar de las presiones y las
renuncias de Castelli y Saavedra, se mantenía firme en la decisión de sostener la
controvertida propuesta de Junta. Con el correr de las horas, la gente comenzó a
acercarse al Cabildo a manifestar su descontento, inclusive llegando a golpear las
puertas de la casa consistorial exigiendo la destitución de Cisneros, por lo que los
cabildantes le pidieron a Saavedra y el resto de los comandantes que impusieran orden
en la ciudad, a lo que estos se negaron rotundamente. La suerte de la junta ―continuista‖
estaba echada. Entre los convocados en la plaza, varios de ellos armados como Dupuy,
Berutti y French, empezó a circular una representación en la que a nombre del pueblo se
pedía que se erigiera una nueva junta con la lista de aquellos que debían integrarla.514
Según Guido, la lista había sido confeccionada al alba en casa de Rodríguez Peña,
después de varias horas de acalorada discusión. La representación, que estaba
encabezada por los comandantes de las milicias, estaba firmada por más de
cuatrocientas personas y en nombre de otras seiscientas lo hicieron French y Berutti.
Mientras que afuera del Cabildo la muchedumbre aguardaba impaciente, varios de los
manifestantes habían logrado entrar a los corredores y, según un protagonista, ―no pocas
veces fue interrumpida la grave sesión por la vocería popular animada por tribunos
ardientes‖. 515
Finalmente los cabildantes, conscientes que no contaban con la fuerza suficiente
para seguir resistiendo, cedieron a la presión y aceptaron la creación del nuevo
gobierno, que se denominaría Junta Provisional Gubernativa de las Provincias del Rio
de la Plata. Como habían exigido los manifestantes estaba presidida por Cornelio
Saavedra y sus seis vocales eran Manuel Belgrano, Juan José Castelli, los comerciantes
de origen catalán Juan Larrea y Domingo Matheu, el cura parroquiano Manuel Alberti,
y el comandante de milicias Miguel de Azcuénaga. Contaba también con dos
secretarios: Mariano Moreno a cargo del departamento de Gobierno y Guerra, y Juan
José Pasó a cargo de Hacienda. La Revolución, por la que muchos de ellos venían
trabajando silenciosa pero incansablemente, finalmente se había cristalizado.

513
―Memorias de Francisco Saguí‖, Biblioteca de Mayo, t. 1, p. 121.
514
Ídem.
515
Guido, Tomás, ―25 de Mayo de 1810. Reseña Histórica‖, en Fradkin, Raúl; Gelman, Jorge, óp. cit., p.
119.

212
El ejemplo de la Junta de Cádiz

En la Gazeta extraordinaria del 9 de junio se publicaba completo el famoso


manifiesto del 14 de febrero del Consejo de Regencia donde se reconocía la igualdad
entre españoles y americanos y se convocaba a la elección de diputados para Cortes. En
un comentario a pie de página se afirmaba que esta proclama no tenía firma ni
autorización alguna, y que por lo tanto la Junta no estaba en la obligación de tenerla en
cuenta.516 A continuación se reproducen en el periódico el intercambio de oficios de la
Junta con la Real Audiencia sobre si se debía reconocer o no a la Regencia, sosteniendo
cada autoridad posiciones antagónicas. El tribunal señala que la instalación del Consejo
de Regencia y el juramento de la nación eran de público conocimiento, que se debían
reconocer ya que en peores circunstancias se habían tomado decisiones importantes, sin
esperar tanta formalidad. En respuesta, la Junta sostiene que reconocerá a toda
representación soberana establecida legítimamente, pero que tomando lo dicho en la
proclama sobre la igualdad entre América y la Península, no se considera con menos
derechos ni menos representación que las provincias de aquellos reinos, para concluir
reiterando su lealtad a Fernando VII. Entiende que lo más prudente era seguir
conduciéndose así como lo hiciera el anterior gobierno en relación a la Junta de Sevilla,
auxiliando a los demás pueblos de la Nación.517
En el contexto de dicha polémica con los oidores, en el suplemento a esa misma
gaceta se reproducen algunos párrafos de una proclama que la Junta Superior de Cádiz
dirigió a los Pueblos de América. Se aclara que más adelante se publicará entera pero
que por ahora se inserta ―la parte más necesaria; para que nadie dude la justicia y
legitimidad de la instalación de nuestra Junta‖.518 La selección de los párrafos realizada
por su editor, Mariano Moreno, no es para nada antojadiza y el incumplimiento de
publicarla entera en los números siguientes tampoco. Pero antes de analizar la
reproducción del escrito, retomemos un poco el hilo de los acontecimientos en la
península para contextualizar su origen, y determinar el porqué de su relevancia
histórica en el proceso juntista americano.
La precipitada salida de Sevilla de la Junta Central, camino a Cádiz en enero de
1810, provocó una situación temporal de desgobierno en la península, de ausencia de un
poder constituido. Por lo que, pese a que la Junta anunció oficialmente su reinstalación

516
Gazeta extraordinaria (9/6/10): 26.
517
Ibíd., 36.
518
Suplemento a la Gazeta extraordinaria (9/6/10): p. 37

213
tras su llegada a la Isla de León el 27 de enero, en Cádiz se planteó la necesidad de la
formación de una nueva Junta que tuviese facultades soberanas. La propuesta partió del
síndico del Ayuntamiento Tomás de Istúriz quien, en la noche del día 27 de enero de
1810, afirmó que la Junta Central Suprema Gubernativa del Reino había dejado de
existir –pese a que dicha Junta había enviado oficio a Cádiz comunicando su
reinstalación–, por lo que instó a formar una nueva Junta Superior Gubernativa que
reemplazara a la formada en junio de 1808, y que se encargara de organizar la defensa y
gobierno de la ciudad que por otra parte era ya, junto con la Real Isla de León,
prácticamente el único territorio peninsular no controlado por los franceses.519
La creación de la nueva Junta gaditana significó un grave cuestionamiento a la
autoridad y credibilidad de la Central, y sin lugar a dudas influyó en su disolución y
cesión del poder al Consejo de Regencia, el 29 de enero, tras haber convocado Cortes.
La Junta gaditana no sólo no se disolvió tras la creación del nuevo gobierno central si
no que en un primer momento se negó incluso a reconocerlo y le disputó la
preeminencia soberana. Los argumentos esgrimidos, como veremos, nos son familiares.
La Junta Central, que había asumido la soberanía en nombre de los españoles, por
cesión de estos, al cesar en sus funciones no podía ceder la soberanía a una Regencia,
decían los juntistas gaditanos, sino que la soberanía debía retornar a los españoles,
quienes deberían proceder a escoger un nuevo ejecutivo, una nueva Junta Superior
Gubernativa. Estando toda España ocupada por el ejército invasor era la gaditana la que
debía asumir las facultades soberanas. De esa manera, la Junta de Cádiz se presentaba a
sí misma como un poder surgido de la voluntad popular, como un gobierno
representativo, frente a la Regencia que se arrogaba un poder que a su entender había
sido cedido ilegalmente.520
Trascurriría prácticamente un mes para que finalmente la Junta aceptase reconocer
la autoridad soberana dela Regencia, siendo necesaria la intervención del embajador de
Gran Bretaña, el marqués de Wellesley, insistiendo en la necesidad de contar con un
gobierno fuerte y centralizado. Pero fundamentalmente la razón estribó en que la
Regencia aceptó el 28 de febrero ceder a la Junta el control de la Hacienda, lo que se
confirmó por contrato el 31 de marzo, y se mantuvo hasta octubre de ese mismo año, ya

519
Ramos Santana, Alberto, ―El manifiesto de la Junta Cádiz a la América española‖, Funes, Leonardo
(coord.), Hispanismos del mundo, Buenos Aires, Ed. Miño y Dávila, 2015, pp. 44-45.
520
Ibíd., 45

214
constituidas las Cortes.521 En la práctica, como señalara Artola, los regentes parecían
limitados a las tareas de reorganización de la defensa militar contra el asedio francés
que al gobierno integral del Reino.522
Los argumentos de la Junta quedaron claramente expresados en el manifiesto La
Junta superior de Cádiz a la América Española, fechada el 28 de febrero de 1810, en el
que daba cuenta a los ―pueblos de América‖ de los acontecimientos ocurridos desde
principios de 1810, y les solicitaba su adhesión a la causa de la ―salvación de la patria‖,
colaborando con la propia Junta y con la Regencia a la que, como dijimos, ya había
reconocido. En primer lugar buscaba dejar en claro los porqués de su instalación:

En tal incertidumbre, disueltos al parecer los lazos políticos que unen los diferentes
miembros de la república; cada provincia, cada ciudad, cada villa tenía que tomar partido
por sí sola, y atender por sí sola a su policía, conservación y defensa. Cádiz desde este
instante debió considerarse en una situación particular y distinta de todas las demás
ciudades de España. Su población, su opulencia, las relaciones inmensas de su comercio,
la singularidad y fuerza de su posición debieron persuadirla que en ella iban a constituirse
las principales esperanzas del estado. Creyóse con razón el objeto de mayor atención para
los patriotas españoles, el lazo más importante de unidad con la América, y el interés y la
expectación de toda Europa. El rumbo que ella siguiese, los sentimientos que
manifestase debían ser principios de conducta y sendero de confianza para otros
pueblos.

Como podemos apreciar, Cádiz se presentaba a sí misma como la principal esperanza


para la salvación de España, y confiaba en que sus fluidos vínculos comerciales con
América le favorecerían cumplir el rol de guía para con esos pueblos ante horas tan
críticas.
Los siguientes cuatro párrafos del manifiesto fueron justamente los que Moreno
incluyó en el suplemento a la Gazeta, en los que se relata el modo en que fue erigida la
Junta. Ante la noticia de la invasión francesa de Andalucía, dice, todo Cádiz se movilizó
y predispuso a la defensa de la plaza y para ello fue necesaria una reorganización
política:

Mas para que el gobierno de Cádiz tuviese toda la representación legal y toda la
confianza de los ciudadanos, cuyos destinos más preciosos se le confían, se procedió a
petición del pueblo y propuesta de su síndico, a formar una junta de gobierno, que

521
Ibíd., 45-46.
522
Artola, M., óp. cit., p. 373.

215
nombrada solemne y legalmente por la totalidad del vecindario, reuniese los votos,
representase las voluntades, y cuidase de los intereses. Verificose así, y sin convulsión, sin
agitación, sin tumulto, con el decoro y concierto que conviene a hombres libres y fuertes,
han sido elegidos por todos los vecinos, escogidos de entre todos, y destinados al bien de
todos los individuos que componen hoy la Junta superior de Cádiz: junta cuya formación
deberá servir de modelo en adelante a los pueblos que quieran elegirse un gobierno
representativo digno de su confianza.

La junta gaditana hacía explícita su vocación de servirle de ejemplo a América,


entendiendo seguramente que la llegada de las noticias del avance francés y la
disolución de la Central inevitablemente generarían convulsiones al otro lado del
océano.
La Junta se proponía como modelo pero unos párrafos más adelante –que ya no
serían publicados en la Gazeta porteña- auto-limitaba sus atribuciones y daba cuenta de
la necesidad de una autoridad central para la monarquía: ―Contenida en los límites de su
instituto, sin pretender dar leyes a los otros pueblos, y desechando toda idea de
supremacía, tan ajena de su carácter y de sus principios, como perjudicial a la causa
pública; deseaba con ansia el instante en que la autoridad soberana apareciese con la
debida fuerza y energía, y se mostrase el centro de las operaciones de todo el reino‖. Y,
a sabiendas de que no era conveniente en relación a América, nada decía de los
cuestionamientos y resistencias que tuvo en su momento hacia el Consejo de Regencia,
que la habían llevado a disputarle la ―autoridad soberana‖ durante su primer mes de
vida. Ya no existía ninguna duda sobre la legitimidad de la cesión de soberanía que
invistió a los regentes:

No tarda este instante en llegar: los individuos de la Junta Suprema, a pesar de las
contradicciones y aun desaires que sufrieron en su viaje de parte de los pueblos agitados,
pudieron reunirse en la isla de León. Allí vieron que el poder que habían ejercido hasta
entonces, ya sin acción en sus manos, debía transferirse a otras, para que pudiese salvar la
patria. Convencida de esta necesidad, instruida por la voz de todos los buenos españoles, y
por la lección de los sucesos mismos, la Junta Suprema terminó sus funciones con el acto
solemne que a ella sola correspondía, creando un Consejo de Regencia, a quien
trasladó la autoridad soberana de que estaba revestida.

Y haciendo extensivo ese razonamiento, convocaba a los americanos a reconocer y


prestar juramento al nuevo gobierno metropolitano:

216
En el júbilo que le cabe por un suceso tan deseado y por unas elecciones tan acertadas,
la junta no hace más que manifestar franca y sinceramente sus sentimientos. ¡Puedan ellos
extenderse con la misma uniformidad por todas las provincias de España, por todos los
ámbitos de la América! En ellos están cifrados el crédito y majestad del gobierno, la
obediencia a sus mandatos, el efecto de sus providencias, la consistencia y salvación de la
monarquía.

Finalmente, volvía a exhortar a seguir su ejemplo, confiando en sus relaciones


mercantiles como un factor determinante para influir en la voluntad de los americanos:

Cádiz os habla, pueblos de América, y confía que sus voces serán oídas de esos
países con la adhesión y fraternidad que se deben a los vínculos estrechos que la unen con
vosotros. ¿En qué ciudad, en qué puerto, en qué ángulo por remoto y escondido que sea no
tiene Cádiz ahí un corresponsal, un pariente o un amigo? Por todo el universo se extienden
nuestras relaciones de comercio, de amistad o de sangre, y es fuerza que las voces de
nuestra lealtad y patriotismo exciten el interés de todos los hombres buenos del universo.
¡Oh americanos! Los mismos derechos tenéis que defender, el mismo rey que libertar, las
mismas injusticias que satisfacer.

Es interesante reponer aquí uno de los planteos de Esteban De Gori sobre el lugar
de la ―ciudad‖ en el contexto de la crisis hispánica. La resignificación de la ―tradición
pactista y la reactivación del corporativismo municipalista o territorialista que
consideraba que la ciudad representaba, según el iusnaturalismo católico, el lugar de la
civilización y, por ende, de la política‖.523 Trastocada la estructura piramidal propia del
Antiguo Régimen por el marasmo institucional que provocó la crisis, el pueblo/ciudad,
se revaloriza como fuente de legitimidad para ejercer el mando. Autogobierno y
administración de los derechos del rey retrovertidos en el pueblo quedaron entrelazados
en las propuestas insurgentes. Cohabitaban imaginarios y vocablos en lo que se
articulaban monarquía y república, entendida esta última como gobierno del pueblo,
como la causa pública.524
El historiador uruguayo Felipe Ferreiro en su libro La Disgregación del Reyno de
Indias plantea que la proclama gaditana tuvo un impacto decisivo en la formación de las
juntas americanas entre abril y septiembre de 1810. Veamos entonces su recorrido para
poder calibrar esta hipótesis, prestando particular atención en su recepción en el Río de
la Plata. A principios de marzo de 1810 partieron de Cádiz, con representación oficial

523
De Gori, E., La República Patriota…, p. 196.
524
Ibíd., p. 284.

217
del Consejo de Regencia para los territorios de Venezuela, Nueva Granada y Perú,
Carlos Montúfar, Antonio Villavicencio y José de Cos Iriberri, quienes, junto con las
instrucciones de la Regencia, llevaban también la ―Proclama de la Junta Superior de
Cádiz a la América Española‖.525 Tras varias semanas de travesía llegaron al puerto de
La Guaira el 17 de abril, dos días antes de la formación de la Junta de Caracas. Es más
que probable entonces que los promotores de la revolución caraqueña hayan accedido a
la proclama en esos agitados días y les sirviera como justificativo para su propio
proyecto juntista. Un pasaje de las instrucciones de la Junta para sus enviados en
Londres puede interpretarse en línea con ello: ―no había más partido saludable para los
Americanos que imitar el ejemplo mismo de las Provincias de España, cada una de las
cuáles formó una Junta compuesta de individuos de su confianza‖.526
A fines de abril, dos de los comisionados gaditanos, Montúfar y Villavicencio,
continuaron su periplo con rumbo a Cartagena de Indias, adonde llegaron el 8 de mayo.
La situación que se vivió en Caracas parecía volver a repetirse, la ciudad levantaba su
propia Junta y el 22 de mayo en un oficio del Cabildo de la ciudad dirigido al
comisionado regio, se confirmaba, en este caso de manera más explícita, la huella del
ejemplo gaditano: ―El Muy Ilustre Cabildo de esta Ciudad, a instancias y expreso
pedimento del Síndico Procurador personero del Común, […] convencen la necesidad
indispensable de establecer en esta plaza una Junta de Gobierno por el modelo que
propone la de Cádiz para precavernos contra los diferentes géneros de funestos
peligros a que están expuestos todos los dominios de S. M.‖527
Siguiendo lo que parece ser un itinerario establecido –en el que no se incluía
Buenos Aires–, el 17 de junio llegó a Santafé de Bogotá Carlos Montúfar. Recién el 20
de julio se instauraría la Junta de Gobierno local, tras destituir al virrey Amar. Pero
desde fines de junio el ayuntamiento ―en respetuosas y sumisas representaciones‖ se
había dirigido al Virrey, pidiéndole la instauración de un gobierno juntista. Azevedo
Gómez, uno de los principales protagonistas de la revolución bogotana, en carta fechada
el 29 de junio, y dirigida al enviado gaditano Villavicencio, confesaba la necesidad de
un cambio en ―el sistema de Gobierno, modificándolo a las actuales circunstancias y
arreglándolo a los principios que adoptó el pueblo libre de Cádiz‖, para insistir en la

525
Ramos Santana, Alberto, óp. cit., p. 48.
526
Citado en Ferreiro, Felipe. La disgregación del Reyno de Indias. Montevideo: Barreiro y Ramos. 1981,
p. 95.
527
Citado en Ferreiro, F., óp. cit., p. 97.

218
urgencia del ―establecimiento en esta capital de la Junta Superior de Gobierno, a
imitación de la de Cádiz‖.528
Entre los meses de julio y agosto, según pudo comprobar Ferreiro, circuló en
Santiago de Chile un escrito con la forma de catecismo, sin fecha ni lugar de edición, en
el que se representaba una conversación entre un padre y un feligrés sobre el significado
de las juntas de gobierno. Ante la pregunta sobre el origen de las ideas que circulaban
por esos días, este último contestaba:

F- En todos los papeles públicos que han remitido a las Américas desde el principio
de la instalación del Consejo de Regencia - Junta de Cádiz, que son los últimos que nos
han llegado.
P- Y qué nos dicen en ellos?
F- Que las Américas son partes integrantes de la Monarquía, que son pueblos libres,
que gozan de los mismos privilegios y fueros que los de España, que depende de ellos
mismos la suerte de los que les han de mandar, y que por la regla de Cádiz, elijan un
gobierno digno de su confianza.
P- Habéis entendido esta doctrina?
F- Sí Padre, porque está muy clara.
P- Y cuál es el gobierno digno de nuestra confianza?
F- El mismo que de España.
P- Cuál es el gobierno de España?
F- La Junta.529

El 21 de septiembre Montúfar le escribió a su compañero de viaje Villavicencio


desde Santiago de Chile contándole que, tras trabajar ―a fin de conseguir la unión, el
orden y tranquilidad tan terriblemente turbados, mañana queda instalada una Junta
Superior de Gobierno, formada en todo según la de Cádiz; en el correo venidero te
remitiré el acta acordada por la voluntad general del pueblo‖.530 Efectivamente el 22 de
septiembre se formaba la Junta chilena, plegándose al movimiento que en América se
había iniciado en Caracas, pero que evidentemente era un eco del peninsular.
Veamos por último, aunque no lo haya sido cronológicamente, el caso rioplatense.
Sabemos que parte del manifiesto fue publicado el 9 de junio en la Gazeta de Buenos
Aires, y teniendo en cuenta el itinerario de los tres comisionados gaditanos, que no
incluía esta ciudad, debemos concluir que necesariamente este debió llegar por otra vía.

528
Ibíd., p. 109.
529
Ibíd., pp. 112-114.
530
Ibíd., p. 116.

219
Una posibilidad bastante cierta es que lo haya hecho junto a las noticias del avance
francés sobre Andalucía, la disolución de la Central y la formación del Consejo de
Regencia a mediados de mayo, cuando la ciudad se convulsionó y comenzó la cuenta
regresiva que terminó dando nacimiento a la junta revolucionaria porteña. La delegación
oficial gaditana que tomó rumbo hacia Venezuela y Nueva Granada portando la
proclama embarcó en los primero días de marzo, por lo tanto podemos suponer que por
esos mismas fechas algún navío que partió con dirección al Rio de la Plata la conducía
también, y teniendo en cuenta que la travesía duraba poco más de dos meses, es más que
probable que arribara a Buenos Aires a mediados de mayo.531 Junto con ella, quizás por
medios no tan oficiales como cartas de particulares con vínculos en América, la
información que contradecía parte de su relato: que la Junta gaditana durante todo el
mes de febrero no quiso reconocer a la Regencia y le disputó la autoridad. Asimismo,
como del puerto Cádiz en realidad no habían salido buques con rumbo a América hasta
mediados el mes de febrero porque la Junta mantuvo cerrado el Puerto por cerca de un
mes, en el trascurso de pocos días llegaron a Buenos Aires correspondencia y
manifiestos en pro y en contra del reconocimiento del Consejo de Regencia.
Lógicamente esto tuvo como resultado una gran confusión e incertidumbre en la
población de Buenos Aires. ¿Qué noticia era falsa y/o tendenciosa: ésta o aquélla, la de
que Cádiz había reconocido a la Regencia y exhortaba a los demás Pueblos a seguir su
camino o la de que se negaba a la subordinación y estaba resuelta a mantenerse
insumisa y reclamaba la adhesión de las otras ciudades para su causa?532
En su ―Examen imparcial‖ Flórez Estrada discurre justamente sobre esta
situación, resaltando el error de cálculo -o ingenuidad- de parte de las autoridades
gaditanas con respecto a la forma en que América conoció lo que sucedía en la
península:

Los hombres de Cádiz para evitar en aquella ocasión los desastres con que los
amenazaban la anarquía, y la aproximación del enemigo, crearon una nueva Junta. Esta, o
temerosa del pueblo excesivamente prevenido contra la Junta Central, o más bien por una
política mal entendida, tardó una porción de días en reconocer la Regencia lo que
contribuyó en gran manera a agravar los males de la Nación tanto en la Península como en
América. Al ver que la Autoridad más inmediata al pueblo donde residía el nuevo
Gobierno, no quería o retardaba reconocerlo, las Autoridades de las otras Provincias,

531
Durante el mes de Abril y los primeros días de Mayo de 1810, según las ―Marítimas‖ del Correo de
Comercio, no arribaron a Buenos Aires buques con procedencia de España.
532
Ibíd., p. 100.

220
siempre prontas a ejercer todo el poder posible imitaron su ejemplo, y no quisieron
reconocer la Regencia hasta pasados muchos días. La Junta de Cádiz había cerrado el
Puerto, a fin de que no pudiese salir embarcación alguna para la América hasta que los
negocios de la Península presentasen un aspecto más favorable, más no cuidó cuando llegó
el caso de abrirlo que sólo saliesen los barcos Correos sin más correspondencia que la de
oficio para hacer ver que se hallaba establecido un Gobierno legal y reconocido. En el
mismo día en que se despachó el primer Correo a la América se abrió el Puerto a todas las
embarcaciones detenidas, sin prever que podrían llegar éstas antes, como sucedió, y causar
el trastorno, por cuyo temor muy prudentemente se les había prohibido salir antes.533

Es muy posible entonces que los revolucionarios de Mayo conocieran lo sucedido


en Cádiz, en sus diferentes y contradictorias versiones, y que también hayan podido
acceder a la proclama de la junta gaditana. Flórez Estrada, quien coincidió durante 1811
en Londres con Manuel Moreno y Tomás Guido, comisionados por el gobierno de las
Provincias Unidas para las gestiones con Gran Bretaña, y que seguramente tuvo la
posibilidad de conversar con ellos, es quién nuevamente nos da indicios de lo que
podría haber sucedido: ―Habiéndose sabido en aquella ciudad [alude a Buenos Aires]
por una embarcación procedente de Málaga antes que se recibiese de oficio la
instalación de la Regencia, los sucesos de la Península y que aquella no había sido
reconocida por la Junta de Cádiz, el Cabildo convocó al pueblo el 22 de Mayo‖. 534
Según Ferreiro, con procedencia de Málaga entró el 13 de Mayo en el Puerto de
Montevideo el Bergantín Español ―San Juan Bautista‖, salido de aquel puerto el 24 de
Enero. Ese buque pudo y debió hacer escala en Cádiz y como dicho puerto se clausuró,
según ya expresamos, hasta mitad de febrero, resulta que en caso de haberse producido
efectivamente sería el que Flórez Estrada sindica como el conductor de las trascendentes
noticias.535
Pero no hay ningún documento oficial, ni correspondencia, ni crónica de un
memorialista que dé cuenta de la proclama, hasta su publicación en la Gazeta de Buenos
Aires del 9 de junio. Ni tampoco Castelli invocó el ejemplo de la Junta de Cádiz para
justificar la constitución de la junta local ni en las actas del 25 se la menciona. Nos
animamos a decir que este hecho no carece para nada de lógica. Invocar el precedente
de la junta gaditana, sabiendo cómo se sabía ya durante las jornadas de mayo, que ésta
finalmente había reconocido a la Regencia era perjudicar la propia argumentación. Era

533
Álvaro Flórez Estrada, Examen Imparcial sobre las Disensiones de la América con España, p. 30.
534
Ibíd., p. 34
535
Ferreiro, F., óp. cit., p. 107.

221
demasiado inconveniente, significaba dejarle servido a los que abogaban por la
continuidad del virrey un argumento sólido para contrarrestar la formación de la junta
autónoma. También implicaría una contradicción difícil de sortear para aquellos que
inconfesamente aspiraban a una pronta ruptura definitiva con la metrópoli. En ese
sentido, llama la atención que en el Cabildo abierto tampoco haya sido utilizado el
ejemplo de la Junta de Cádiz por el fiscal Villota o algún otro de aquellos que
planteaban la continuidad del virrey y el reconocimiento a la Regencia. Existe
igualmente una explicación para esto también. El 22 de mayo las intervenciones de este
sector fueron de tajante oposición a la formación de la junta, reconociera o no al nuevo
gobierno metropolitano. Tampoco era conveniente para ellos sacar a colación lo
sucedido en Cádiz.
Recién tras la ―intervención selectiva‖ realizada por Moreno al publicar parte de
la proclama, ésta y ―la regla de Cádiz‖ pudieron ser utilizadas por los revolucionarios a
favor de su propia causa. Toda referencia positiva al Consejo de Regencia y a la
necesidad de subordinársele había sido extirpada, quedando solo aquellos párrafos que
enumeraban los fundamentos de la erección de la Junta de Cádiz. Y no sería la primera
ni única vez que desde la Gazeta se prometería una futura publicación íntegra de un
documento peninsular que luego nunca vería la luz.
En síntesis, tomando nota del derrotero de los acontecimientos en América,
consideramos que el manifiesto de la Junta de Cádiz, tuvo influencia en ella pero no con
la intención última que contenía, el llamado a reconocer al Consejo de Regencia, si no
que fue la explicación de porqué se pudo formar la Junta gaditana lo que terminó
prosperando. En el número correspondiente al 30 de enero de 1811 de El Español de
Londres, José Blanco White reflexionaba en ese mismo sentido:

Al disolverse la Junta [se refiere a la Central] y empezar la Regencia pasada, todo el


mundo vio que la España, estaba en inminente riesgo de perder las Américas. El gobierno
español, no supo emplear otros medios que una Proclama de la Junta de Cádiz, -mediador
muy raro, si se consideran los intereses opuestos de aquellos comerciantes, y de los
cultivadores y propietarios americanos- y de órdenes secretas a los gobernadores –piedra
principal del escándalos en aquellos países-, para entretener a los americanos con
palabras.536

536
El Español, 30 de enero de 1811.

222
La identificación de las autoridades de Cádiz, tanto el Ayuntamiento como la
Junta, con el ―partido mercantil‖ o con los ―comerciantes monopolistas‖, no es
exclusiva de Blanco White. Como ya pudimos ver en el análisis de la Representación de
los hacendados, Moreno identificaba en dicha plaza y su burguesía un fuerte núcleo de
poder cuyos intereses eran contrarios al desarrollo económico del virreinato. Y ya desde
el gobierno no perdería oportunidad de remarcar esa característica, como podemos ver
en un manifiesto de la Junta Provisional del 22 de septiembre: ―pero el espíritu
mercantil de Cádiz fecundo en arbitrios para perpetuar en las Américas la triste
condición de una factoría, hizo bajar de los buques a los respetables varones, que se
habían ocultado, y resultó de aquel congreso el establecimiento del Consejo de
Regencia, que se nos ofrece hoy día con los caracteres de la
soberanía‖. 537 Paradójicamente, los revolucionarios americanos terminarán tomando
como modelo para la formación de sus propios gobiernos a aquel que expresaría como
nadie la intransigencia metropolitana a las reivindicaciones americanas.

La herencia peninsular en el proceso electoral rioplatense

Una de las primeras tareas a las que se abocó el flamante gobierno rioplatense fue
la convocatoria a las ciudades del interior del virreinato para que enviarán sus diputados
a fin de constituir una junta los suficientemente representativa que sorteara lo antes
posible los cuestionamientos que ya desde el mismo debate del 22 de mayo hacían
mella sobre su legitimidad. Sobre todo teniendo en cuenta que uno de los principales
argumentos, sino el que más, para impugnar la formación del Consejo de Regencia era
que en ella no se había contado con la participación de los americanos. Para constituirse
entonces en autoridad suprema era necesario ampliar su representación, integrar al resto
de las ciudades del Virreinato y reducir el poder de las instituciones coloniales,
especialmente el que detentaba el Ayuntamiento capitalino. Como quedó registrado en
el acta del mismo día de su instalación, la Junta definió que debían circularse en lo
inmediato las pautas por las que debía regirse la elección y el envío de los
representantes del interior: en su artículo décimo se llamaba a que se

[…] despachen sin pérdida de tiempo órdenes circulares a los Jefes de lo interior y
demás a quienes corresponda, encargándoles muy estrechamente, bajo de responsabilidad,
hagan que los respectivos, Cabildos de cada uno convoquen por medio de esquelas la parte

537
Gazeta extraordinaria (25/9/10): 426.

223
principal y más sana del vecindario, para que, formado un Congreso de solos los que en
aquella forma hubiesen sido llamados, elijan sus Representantes, y estos hayan de reunirse
a la mayor brevedad en esta Capital para establecer la forma de gobierno que se considere
más conveniente.

El artículo undécimo por su parte rezaba

[…] que elegido así el Representante de cada ciudad o villa, tanto los electores
como los individuos capitulares, le otorguen poder en pública forma, que deberán
manifestar cuando concurran a esta Capital, a fin de que se verifique su constancia;
jurando en dicho poder no reconocer -otro soberano que al Sr. D. Fernando VII y sus
legítimos sucesores según el orden establecido por las leyes, y estar subordinado al
gobierno que legítimamente les represente.538

En la circular del 27 de mayo a los pueblos del virreinato se concreta la convocatoria


subrayándose por un lado la premura con que debe ser cumplida la elección y envío de
los representantes; y por otro, que a cada ciudad o villa de las Provincias le correspondía
un solo diputado.539
Como ya hicimos referencia anteriormente, las pautas elegidas por el primer
gobierno criollo para el proceso electoral fueron tomadas de las dictadas por la Junta
Central y el Consejo de Regencia para elegir diputados americanos a la mencionada
Junta y a las Cortes, respectivamente, entre comienzos de 1809 y comienzos de 1810.
La tipología electoral compartida se definía en razón del reconocimiento del derecho de
representación a las "provincias" americanas en los máximos órganos políticos, y la
atribución a los cabildos de la ejecución y control del acto. Tanto es así que para salvar
una omisión de anteriores instrucciones respecto de las calidades que debían reunir los
candidatos a diputados a la Junta, en una circular remitida a los pueblos del interior el
18 de julio de 1810, el gobierno mandaba poner en práctica la Real Orden del 6 de
octubre de 1809 de la Junta Central española.540Esta había implantado en América la
función representativa, pero con modalidades de fondo y forma que, como ya dijimos,
en España estaban a punto de extinguirse.

538
―Acta del 25 de Mayo‖, disponible en Actas capitulares de mayo de 1810,
http://www.biblioteca.org.ar/libros/92665.pdf
539
―La Junta Provisional Gubernativa de la capital del Río de la Plata A los habitantes de ella y de las
provincias de su superior mando‖, 27 de mayo, disponible en Actas capitulares de mayo de 1810
http://www.biblioteca.org.ar/libros/92665.pdf
540
Chiaramonte, J.C., ―Vieja y nueva representación: Los procesos electorales en Buenos Aires, 1810-
1820‖, Annino Antonio coord., Historia de las elecciones en Iberoamérica, siglo XIX, Fondo de Cultura
Económica. México, DF, 1995, pp. 22-23.

224
Dentro del proceso de resquebrajamiento de la estructura política hispano-colonial
y disolución de sus tradicionales instituciones, fue el Cabildo la única que logró
mantenerse en pie. No es casual, en las últimas décadas se había asistido a un proceso
de fortalecimiento y revitalización de los ayuntamientos, así que al llegar la crisis estos
se convirtieron, gracias a sus carácter de representante de las ciudades, en las vías por
donde se canalizó en muchos casos la emergencias de los nuevos poderes que de a poco
iban afirmándose sobre la base de la soberanía popular.541 Y en torno a ellos se definió
un espacio político, la ciudad, que en principio apareció rigiendo todo el sistema de
representación. En los diferentes reglamentos y estatutos que se sucedieron a partir de
Mayo, y que se mantendrían durante toda la década, la institución encargada de
controlar los actos electorales sería el Cabildo, tal como lo fue, según dijimos, en las
primeras elecciones convocadas por la Junta Central de España de 1809.En parte era
una reposición de las instituciones castellanas, en las cuales la burguesía de las ciudades
mandaba sus procuradores a Cortes. De manera que, como señalara Chiaramonte, el
sistema de representación excluía en un principio a la campaña, reduciéndose sólo al
ámbito urbano. Solo los vecinos afincados -una minoría- formaban parte de las
elecciones a través de los cabildos. Como se puede ver en el acta capitular del 25 de
mayo, esta concepción restrictiva se manifestaba al referirse a la "parte principal y más
sana del vecindario". Fue recién el Estatuto de 1815 el que incorpora la representación
de la campaña.542 Por otro lado, que la representación fuera por ciudades no suponía que
todas las ciudades y villas del territorio tuvieran derecho a elegir diputados. Si bien en
un primer momento todos los cabildos debían participar de las elecciones, una
disposición de la Junta de Gobierno del 16 de julio de 1810 volvió a limitar el derecho
electoral a las ciudades principales. 543 En general se siguió, nuevamente, la pauta
establecida por la Real Orden del 6 de octubre de 1809, que limitaba el proceso electoral
a aquéllas que sean "cabeza de partido" o de subdelegación.
Siguiendo con lo planteado por Chiaramonte, los procedimientos electorales
confirman la convivencia de prácticas tradicionales y otras provenientes de sistemas de
representación más recientes. En el Río de la Plata revolucionario, las primeras
elecciones fueron realizadas bajo la figura del cabildo abierto, que adquiría el carácter

541
Sobre el proceso de fortalecimiento de los cabildos tras las reformas borbónicas ver Molina Martínez,
Miguel, Los cabildos y la independencia hispanoamericana, Granada, 2002.
542
Chiaramonte, J.C., ―Vieja y nueva representación…‖, p. 24.
543
―Mandando que las Villas que no sean cabeza de partido suspendan el envío de Diputados", Buenos
Aires, 16 de Julio de 1810, Registro Oficial de la República Argentina, tomo I, 1810 a 1831, Buenos
Aires, 1879, pág. 56. Tomado de Chiaramonte, J. C., ―Vieja y nueva representación…‖, pp. 24-25.

225
de asamblea electoral, y sólo posteriormente, pasaron a tener el formato de comicios. El
reglamento de febrero de 1811 para la formación de Juntas provinciales y Juntas
subordinadas fue el que deslindó por primera vez el proceso eleccionario de la figura del
cabildo abierto en su artículo relativo a la elección indirecta de vocales de las Juntas.
Por otro lado, las atribuciones de los diputados eran definidas a través de una figura
también tradicional, la del mandato imperativo. Los poderes e instrucciones eran los
instrumentos a través de los cuales los diputados se convertían en apoderados de
quienes se los conferían.544

Las polémicas con las autoridades de Montevideo y con el embajador español


en Brasil, el Marqués de Casa Irujo

Las respuestas a la circular de la Junta del 27 de mayo de las ciudades del interior
no fueron todas de aprobación y acatamiento. El Cabildo de Montevideo contestó a la
Junta que había decidido en cabildo abierto plegarse a la convocatoria hecha por la
capital enviando un diputado, pero todo cambió cuando entró un bergantín salido de
Cádiz el 29 de marzo con la noticia de la instalación del Consejo de Regencia,
reconocido por todas las provincias españolas, por Inglaterra y Portugal. El barco
también traía proclamas del Consejo y de la Junta superior de Cádiz dirigidas a los
americanos, que ―se leyeron al público con satisfacción‖. El cabildo decía que fue el
Pueblo de la ciudad quien al escuchar las proclamas peninsulares pidió ―a voces‖ que se
reconociese al Consejo de Regencia y se suspendiese la designación de diputado para la
junta de Buenos Aires.545 No es para nada menor que la contestación del Cabildo de
Montevideo recurra a la manifestación del pueblo para explicar y justificar porqué fue
modificada una decisión tomada en Cabildo abierto, no acatando de esa manera la
convocatoria hecha por la que sería su autoridad más próxima, el gobierno de la capital
del virreinato, pero a la vez subordinándose a la instancia máxima del reino, la flamante
Regencia. Como podemos ver, la apelación a la voluntad popular no sería exclusiva del
campo revolucionario.
La respuesta de la Junta de Buenos Aires apuntaba a demostrar la ilegitimidad del
Consejo de Regencia, planteando que según ―los principios del derecho público de las
Naciones y las Leyes fundamentales de la nuestra, la Junta [Central] no tenía facultad de

544
Ibíd., p. 32.
545
Gazeta de Buenos Aires, Nro. 2 (14/6/10): 52

226
trasmitir el poder soberano que se le había confiado‖.546Señala que el mismo Consejo de
Regencia en su proclama planteaba que los pueblos americanos son libres y que deben
tener ―un influjo activo en la representación de la Soberanía‖, y que es hora, dice, de
palpar esas ventajas.547Era necesario, entonces, conformar un congreso con diputados de
estas provincias, donde, si correspondiera, se podría reconocer a la Regencia, pero para
eso Montevideo tendría que mandar al suyo. Para finalizar, el gobierno porteño
convocaba a seguir el ejemplo de aquellas juntas provinciales que existieron antes de la
conformación de la Junta Central, y que carecían de ―una representación soberana del
Rey, por quien peleaban, y no por esto eran menos fieles, menos leales, menos heroicas,
ni menos dispuestas a prestar reconocimiento a un Supremo poder apenas se constituyó
legítimamente‖. 548 Nuevamente se invocaba el ejemplo del juntismo peninsular para
darle legitimidad al camino autonomista elegido inicialmente por la junta porteña.
Unos meses después, a mediados de septiembre, Mariano Moreno saldría al cruce
desde la Gazeta de los planteos que en una proclama impresa en Rio de Janeiro, el
Marqués de Casa Irujo, embajador español en la Corte de Brasil, dirigía a los habitantes
españoles de América. El secretario de la Junta entiende que la proclama tiene como
objetivo, en caso de que no se restituya a Cisneros en el mando y la junta persista en su
resolución, concitar a los pueblos de América para que ―venguen ese acto de perfidia‖.
No cree, dice, que ―los demás pueblos reciban gustosos el funesto presente de la guerra
civil y general desolación a que se les convida‖. 549 Moreno, una vez más, vuelve a
referenciar a la Junta rioplatense en el movimiento juntista español, con el objetivo de
refutar los ataques del marqués:

[…] la innovación del Gobierno de Buenos Ayres era igual en todos sus
resultados, a la que gloriosamente había a ejecutado las Provincias de España y que
gozando estos pueblos los mismos privilegios que los de España, no podía reprobarse
nuestra Junta, mientras se reconociesen las de aquellos, ni podíamos acceder a un paso
retrogrado hacia el humillante estado colonial, de que se nos acaba de extraer a la faz del
mundo entero.550

Ante lo que entiende como un velado llamado a la guerra civil por parte del
Marqués, recuerda en que marco fueron erigidas las juntas españolas. Dice que si

546
Ibíd., p. 54.
547
Ídem.
548
Ibíd., p. 56.
549
―Reflexiones sobre una Proclama publicada en la Corte del Brasil‖, Gazeta Nro. 7 (19/7/10): p. 184.
550
Ibíd., p. 186.

227
Fernando VII fuera finalmente rescatado de su cautiverio y retornara a España, debería
recibir a las juntas que con lealtad y celo pelearon por su libertad, y ―si la inmundicia
del origen hacía notar los huesos de aquellos mandones inertes o traidores a quienes
inmoló el furor popular para cimentar la estabilidad de sus respetables Juntas, no
sufrirán estas seguramente la indignación de su Príncipe, antes bien condenaría eterno
oprobio la memoria de esos hombres‖. 551 No solo nos parece que es una desafiante
respuesta al Marqués que busca demostrar la predisposición de la Junta de defender a
sangre y fuego la revolución, sino que además, creemos que Moreno está aquí
preparando a la opinión pública para el castigo a la ya lanzada insurrección cordobesa,
que terminaría como todos sabemos con los fusilamientos del gobernador de la Concha
y Santiago de Liniers, en Cabeza de Tigre.
Considera que la Junta de las provincias del Rio de la Plata, ante el hipotético
regreso de Fernando VII al trono, podría presentarse ante éste elevando el voto de los
americanos hasta su majestad. Y citando la proclama del 22 de enero de la Junta
Central, le recordaría al Rey que el gobierno español reconoció ―que los Pueblos de
América eran parte integrante de la Nación, y que gozaban los mismos derechos, los
mismos privilegios que los pueblos de España‖. Por lo tanto, los americanos ―buscaron
en la conducta de estos una regla para la suya; y encontraron que arrojados las Jefes que
les había puesto vuestro padre, erigieron Juntas populares, que los rigiesen a vuestro
nombre, y los dirigiesen en la defensa de vuestros derechos: Buenos Ayres hizo lo
mismo, erigió su Junta bajo las mismas reglas que las de España, juró la
conservación y guarda de vuestros augustos derechos‖.552
Moreno acusa al Marqués de divulgar noticias falsas de victorias y proezas para
las armas españolas, pretendiendo alimentar de esta manera quiméricas esperanzas.
Afirma que el gobierno rioplatense está muy al tanto de la situación en la península por
las gacetas que llegan desde Cádiz. Es muy sabido por ejemplo, dice, el implacable
asedio y bombardeo conque el ejército de Napoleón somete a la ciudad diariamente.
Pero incluso siendo ciertas las noticias del Marqués, y fundadas las esperanzas, se
pregunta por qué la Junta de Buenos Aires debe disolverse, mientras en España las
Juntas provinciales de los territorios no ocupados continúan instaladas: “La Junta de
Valencia continúa en la plenitud de sus funciones ni reconoce al Consejo de
Regencia, ni respetaba a la Junta Central mucho tiempo antes de su disolución: lo

551
Ibíd., p. 188.
552
Ibíd., p. 189.

228
mismo sucede en las Juntas de las demás provincias libres de España y el Marqués
elogia su fidelidad y no les dirige proclamas para que peleen unas contra otras‖. 553
Efectivamente como señala Moreno, la Junta de Valencia, formada casualmente
también un 25 de mayo pero de 1808, había tenido una relación muy conflictiva con la
Junta Central sobre todo desde mediados de 1809. La realidad es que, en un primer
momento, la actuación de la Junta valenciana en la formación de la Central había sido
decisiva. A mediados de julio de 1808 envió una circular a las diferentes Juntas
supremas provinciales en la que expuso las apremiantes razones que había para
establecer una autoridad superior, o la reunión de Cortes, con el objeto de coordinar
aquellas facultades que sobrepasaban las ejercidas por las autoridades regionales o
provinciales. Pero así como fue fundamental para su creación, también pesó mucho su
influjo en los límites a las atribuciones que se le otorgaron a ésta. El nuevo cuerpo, fruto
de un pacto federal, tendría competencias en el alto gobierno de la nación, la
declaración de la paz y de la guerra, relaciones diplomáticas y la política colonial, las
demás competencias las ejercerían las Juntas Supremas. En todo caso, según la Junta de
Valencia, los vocales designados deberían dar cuenta de sus actuaciones en la Junta
Central.554
Como señala Antonio Moliner Prada, el Reglamento sobre Juntas Provinciales del
1° de enero de 1809 redujo sus competencias y facultades al introducir un plan uniforme
en el gobierno y administración de las provincias. Las juntas perdían su protagonismo
inicial y sus atribuciones, pasando a desempeñar un papel de meros organismos
intermediarios entre el pueblo y las autoridades. Una prueba elocuente de este cambio es
su nueva denominación: Juntas Superiores Provinciales de Observación y Defensa, pero
también el establecimiento de una rígida jerarquía, y la tendencia a reducir sus
miembros -nueve en las provinciales y cinco en las de partido-, absteniéndose de actos
de jurisdicción y autoridad que no estuvieran enmarcados en dicho Reglamento. Con él
triunfa definitivamente el criterio centralista, lógico en medio de una guerra, quedando
las juntas provinciales como meros instrumentos de ejecución de las órdenes emanadas
de la Central.555

553
Gazeta Nro. 9 (2/8/10): 240.
554
Moliner Prada, Antonio, ―De las Juntas a la Regencia. La difícil articulación del poder en la España de
1808‖, Historia Mexicana, vol. LVIII, núm. 1, julio-septiembre, 2008, p. 158.
555
Moliner Prada, Antonio, ―El movimiento juntero en la España de 1808‖, en Chust, M., La eclosión
juntista…

229
Cuando la Junta Central a mediados de 1809 lanzó el llamado a Cortes Generales
del Reino, sería la Junta Valenciana la que cuestionó con fuerza la forma y la
legitimidad de esa convocatoria en una exposición al resto de las juntas provinciales el 5
de agosto de 1809, disintiendo con el control que se atribuía el gobierno central en ese
proceso. Planteaba que hasta que la nación no estuviera libre de enemigos no podía
convocarse a Cortes porque no todas las provincias españolas podían elegir libremente a
sus diputados. El hecho de cuestionar una decisión ya tomada y encima hacerlo
dirigiéndose a las otras juntas provinciales sin pasar por la Central generó mucha
irritación en Madrid y tensó la relación entre ambas. El 15 de septiembre en oposición a
una medida de hacienda dictaminada por el Consejo Reunido556, la Junta de Valencia
declaraba que ―la confederación de las Provincias por medio de la Junta central, (…) es
el monumento más glorioso de nuestra revolución‖, recordándole al Consejo que ―El
Pueblo se ha conquistado a sí mismo, nada debe a las autoridades antiguas, y tiene
acción para pedir que se constituyan bajo la forma más conforme a su libertad y sus
derechos‖.557 No es muy probable que a la Junta Central le agradase que se la denomine
como una confederación, después de todos sus esfuerzos en pos de la centralización del
poder. Como respuesta a lo que consideraba señales de clara rebeldía por parte de la
Junta valenciana, la Central nombró al mariscal de campo Ramón de Castro Capitán
general del reino de Valencia, con instrucciones para averiguar y eliminar la
―insubordinación y desobediencia‖. Automáticamente la Junta valenciana rechazó su
nombramiento, ya en franca oposición al gobierno central.
En ese contexto de enfrentamiento, la Junta Central avanza desde su flanco más
liberal con el ―Manifiesto de la Nación‖ del 28 de octubre, redactado por Manuel
Quintana, anunciando la inminente reunión de la asamblea. En uno de sus párrafos se
hacía referencia a la conducta de la Junta valenciana sin mencionarla directamente:
―Cuando la hidra del federalismo […] osa otra vez levantar sus cabeza ponzoñosa y
pretende arrebatarnos a la disolución de la anarquía; este es el tiempo de reunir en un
punto la fuerza y la majestad nacional‖. 558 Este manifiesto tendría una recepción
bastante particular en el Rio de la Plata, cuestión que abordaremos más adelante cuando

556
Consejo y Tribunal Supremo de España e Indias, constituido el 25 de junio de 1809 a partir de la fusión
decretada por la Junta Central de los Consejos de Castilla, Indias, Hacienda y Órdenes, entre otros. Fue
suprimido el 16 de septiembre de 1810 por la Regencia, que restableció a su antigua planta los consejos
de Castilla, Indias, Órdenes Militares y Hacienda.
557
Citado en Moliner Prada, Antonio, ―De las Juntas a la Regencia…‖.
558
―Manifiesto de la Nación‖ del 28 de octubre de 1809, Junta Central.

230
tratemos sobre la convocatoria a la Asamblea constituyente rioplatense. Pero por ahora
no nos adelantemos.
Los conflictos entre la Central y la valenciana continuarían durante todo el año
1809. En diciembre es intervenida la Junta provincial y detenido y deportado a Ibiza el
referente liberal valenciano José Canga Arguelles. En gran medida el desgaste
provocado por este enfrentamiento, sumado a los desastres militares que se inauguran
con la estrepitosa derrota de Ocaña, señalarían la suerte de la Central, en franca crisis al
comenzar 1810. En cambio, la Junta valenciana tomaría nuevos bríos y protagonizaría
una heroica resistencia hasta 1812, cuando la ciudad tras un prolongado asedio cayera
en manos francesas. Durante ese tiempo seguiría reivindicando su relativa autonomía
frente al Consejo de Regencia, como lo había hecho con la Junta Central. Es por ello
que Moreno a la hora de buscar un espejo en la península que legitime la postura
autonomista pero todavía fidelista de la Junta porteña, recurra en varias ocasiones al
ejemplo valenciano.

231
232
Capítulo 9:
Ensayos liberales en la Gazeta de Moreno

Pensamientos de un Patriota Español en la Gazeta de Buenos Aires. El lenguaje


político del liberalismo peninsular (sin intermediarios) en la revolución
rioplatense

En sus célebres artículos conocidos como Sobre las miras del Congreso, Moreno
exhortaba a no desaprovechar los pasos que en la península se habían dado en la
conquista y el ejercicio efectivo de los ―imprescriptibles derechos‖ que los pueblos
poseían y que recién ahora estaban conociendo. Destacaba que en gran medida se debía
a que en el contexto de la revolución que había desatado la invasión francesa ―por todos
los pueblos de España pulularon escritos llenos de ideas liberales‖ donde ―se
sostenían los derechos primitivos de los pueblos, que por siglos enteros habían sido
olvidados y desconocidos.‖ Moreno consideraba que había sido una verdadera ventaja
para América ―que la necesidad hubiese hecho adoptar en España aquellos principios;
pues al paso que empezaron a familiarizarse entre nosotros, presentaron un contraste,
capaz por sí solo de sacar a los americanos del letargo en que yacían tantos años‖.559
Este prestar atención sobre los sucesos y escritos peninsulares que Moreno aconsejaba
no era solo un acto declamativo, entre el 5 de julio y el 18 de octubre, habría de publicar
en la Gazeta en varias entregas un ensayo anónimo editado en España a mediados de
1808, sin fecha ni pie de imprenta, titulado Pensamientos de un patriota español para
evitar los males de una anarquía, o la división entre las provincias, que actualmente
componen el territorio de toda la monarquía española, y establecer un gobierno
conveniente a toda ella, observando lo que prescriben la justicia, la razón natural, y los
derechos de la nación. En la presentación del ensayo, Moreno explica que lo reproduce
para que así sus conciudadanos tengan la oportunidad de ―estudiar con meditación la
sublime doctrina de estos avisos, que se familiaricen con ellos y que los hagan materia
de sus conversaciones‖.560
Erróneamente, el secretario de la Junta adjudica el ensayo a Gaspar de Jovellanos
por entender que la profundidad de los pensamientos allí contenidos y la similitud
estilística con la célebre Ley Agraria no dejaban lugar a dudas. La historiografía en
general ha incurrido en el mismo error, o en algunos casos, tomando en cuenta las
559
―Sobre el congreso‖, Gazeta extraordinaria (13/11/10): p. 600-601
560
Gazeta Nro. 5 (5/7/10): 131.

233
notables contradicciones conceptuales entre el éste y el pensamiento de Jovellanos, han
aventurado que podría provenir de la pluma de Blanco White, dada su recurrente
recepción en la prensa rioplatense. 561 Pero como ha demostrado la investigación de
Patricio Clucellas, en realidad se trata de un escrito elaborado por el turolense Antonio
de la Peña y García, catedrático de geografía de la Sociedad Económica de
Valladolid. 562 La prueba, que debido a su contundencia despejó para siempre la
confusión, es el opúsculo denominado Cuatro Verdades Útiles a la Nación, de Isidoro
de Antillón, del 1º de octubre de 1810, donde recopilaba nueve resúmenes de impresos
dados a la luz pública entre 1808 y 1809, por considerarlos útiles para ―las
extraordinarias circunstancias en que nos hallamos‖; y entre ellos se encontraba el
Pensamientos con la identificación de su autor.563
De la Peña había nacido en el pequeño pueblo de Ahedo de las Pueblas de la
provincia de Burgos el 4 de septiembre de 1778 -curiosamente el mismo año que
Antillón y que Mariano Moreno-, y en 1804 ya estaba a su cargo la enseñanza de Esfera
y Geografía Universal dela Sociedad vallisoletana. Ante la llegada del invasor francés
se vio forzado a redactar un periódico bisemanal y bilingüe del gobierno intruso para ser
impreso en el taller, por lo que se ganó fama de afrancesado. Calificación discutible
teniendo en cuenta que en agosto de 1811 se fuga de la ciudad para encaminarse a La
Coruña con el propósito de embarcarse hacia Cádiz. Acción que no podría concretar
debido al estigma de colaboracionista que seguiría acompañándolo, siendo procesado en
1812 por la Sala del Crimen de la Real Audiencia del Reino de Galicia y puesto en
prisión para después de seis meses de cárcel, ser dejado en libertad restringida. Ese año

561
Miguel Artola en su clásica obra Los orígenes de la España contemporánea ubica a este documento
como uno de los más paradigmáticos del pensamiento peninsular revolucionario de la etapa inicial de la
crisis, junto a la intervenciones de Álvaro Flórez Estrada y del grupo nucleado alrededor del Semanario
Patriótico, pero no arriesga autoría limitándose a señalar el carácter roussoniano de este texto anónimo.
Artola, M., Los orígenes…, p. 185.
562
La hoja revolucionaria salió a la luz en la imprenta de la Viuda de Santander e Hijos de la mencionada
ciudad -donde se editó también El voto de un español escrito por la misma pluma-. Taller por otra parte a
cargo también del autor de Pensamientos. Como destaca Patricio Clucellas, el intendente colonial de
Potosí Francisco de Paula Sanz tomó pronta nota de su publicación en el Río de la Plata y se percató del
peligro que significaba su propagación para la causa realista. En carta al gobernador de Córdoba sobre las
medidas a tomar para extinguir a la Junta de Buenos Aires, reprochó con dureza a los hombres de Mayo
la publicación que hacían del ensayo: ―La osadía de dar a la Prensa el criminalísimo papel que se titula El
Patriota [español], y que atribuyen falsísima y calumniosamente a Jovellanos, es uno de los más graves
delitos que se ha echado sobre sí la perversa Junta, que aclamando a Fernando VII da a luz un Libelo, el
más denigrativo a su tan respetable dinastía‖. Clucellas, Patricio, Un patriota español. El ignoto
protagonista de la Revolución de Mayo. Buenos Aires, Ediciones de la Torre de Hércules, 2011, p. 6.
563
BNE: VE/740, Palma de Mallorca, Imprenta de Domingo, 1810. Citado en Clucellas, P., Un patriota
español…, p. 33.

234
publicó, junto a un grupo de destacados de liberales -entre ellos Valentín de Foronda-,
el diario El Ciudadano por la Constitución.564

Historicismo y crisis de soberanía

El ensayo comienza con un repaso sobre la historia de España remontándose


desde el tiempo de los Reyes Católicos, al que considera el momento de mayor
esplendor y gloria de la monarquía española. Entiende que desde allí en adelante todo
comenzó a desmoronarse, a causa fundamentalmente del arribo de los Austrias al trono
español. Sostiene que para ese momento la nación carecía de leyes y constitución
suficiente para enfrentar al despotismo, pero, en evidente contradicción, afirma que
―bajo la funesta casa de los Austrias se barrió con su antigua constitución‖ y se
radicaron otras ―muy contrarias a la razón y la ilustración‖ y al carácter nacional
565
español. Lineamientos que podemos afiliar claramente con el historicismo
constitucionalista español que, como ya pudimos ver, tuvo en Jovellanos su piedra
fundacional –él también consideraba al reinado de los Reyes Católicos como el
momento de mayor esplendor y equilibrio de la historia española-, y en Martínez
Marina al pensador que lo desarrolló con mayor profundidad. A pesar de la
contradicción marcada, se retoma aquella idea de una antigua constitución pisoteada por
el despotismo primero de los Austrias y después de los Borbones, y con ella la grandeza
del imperio español.
Se lamenta que ―nuestros abuelos‖ no hayan aprovechado la oportunidad abierta
con la Guerra de Sucesión para darse ―una sabia y política constitución‖, y por el
contrario terminar confiando en supeditar todo a las luces y la bondad del Monarca y
sus ministros. Idea que veremos también en Moreno cuando justifique con sus propias
palabras la necesidad de una constitución para las provincias del Plata. En su condena al
régimen absolutista, De la Peña rescata a Carlos III, al que considera que fue ―sin duda
quien más trabajo por mejorar las instituciones y en ilustrar la nación‖, pero bajo el
reinado de su hijo y su favorito Godoy se retrocedió todo lo que se había logrado
avanzar, llevando el ―despotismo hasta el último extremo‖.566

564
Ibíd., pp. 43-55. En otra curiosa coincidencia, el periódico empleó como lema distintivo de sus
números una versión abreviada de la frase de Tácito que encabezó durante casi dos años a la Gazeta de
Buenos Aires.
565
Gazeta Nro. 5 (5/7/10): 131-132.
566
Ibíd., pp. 133-135.

235
Después de relatar y analizar los acontecimientos trascurridos desde el
levantamiento nacional hasta la victoria de Bailén y la posterior huida de José I de
Madrid, Antonio de la Peña y García se propone abordar el problema de la soberanía,
central a su entender para explicar el proceso y darle una salida a la crisis. En primer
lugar considera que ―aunque no esté disuelta la sociedad nacional, lo está el gobierno, es
decir que sin el consentimiento expreso de toda la nación nadie puede ya revertirse del
poder de la Soberanía, ni de ningún otro ramo de la autoridad pública‖. 567 En sintonía
con las corrientes iusnaturalistas que comenzaban a descollar en el pensamiento de los
elementos más radicalizados del proceso, para el ensayista la soberanía no era otra cosa
que ―el ejercicio de la voluntad general‖, que ésta residía siempre en el pueblo, tanto
como que es la fuente de donde dimana, y que, según los pactos y convenciones que los
hombres se dieran, ésta pasaba a los reyes u otras autoridades importantes. Un fuerte
contraste con el sector moderado de la revolución que tenía a Jovellanos como principal
referente, que sostenía que las libertades debían fundamentarse en la historia, en las
tradiciones y no en la voluntad general. 568El pensamiento de Jovellanos, como el de
otros moderados, desde su gestación ilustrada, tenía una idea de reforma que apuntaba a
corregir la posición hegemónica de la nobleza hereditaria, fortaleciendo un poder
monárquico con la capacidad de domesticarlo. En cambio, para el turolense la situación
que atravesaba la nación española implicaba que debía reasumir toda la soberanía de
hecho, ―por ser ella sola la que conquista su libertad y sus derechos, rechazando al
enemigo que se había apoderado de su Gobierno‖.569 Pero, ¿en qué consistía la nación
para Antonio de la Peña y García? No era otra cosa que ―la reunión e incorporación de
muchas familias naturales es una sola política o moral, regida por unas mismas leyes
con el fin de mantener y defender la seguridad de sus vidas, la libertad de sus personas,
y todas sus demás propiedades‖.570 La preexistencia de la nación no era puesta nunca en
cuestión, escapaba directamente al universo práctico de los problemas del primer
liberalismo hispánico. Ni siquiera se preocupaba De la Peña en dejar planteado cuándo
habría sido ese origen. El mismo levantamiento revolucionario había dado pruebas de la

567
Gazeta Nro. 7 (19/7/10): 197.
568
Marx definió a Jovellanos como un ―reformista de toda la vida que por su excesiva consideración de
los medios no había llegado nunca a ningún fin‖. Consideraba además que al momento de formar parte de
la Junta Central el asturiano había envejecido demasiado y perdido muchas de sus energías. Marx, K., óp.
cit., p. 99.
569
Gazeta Nro. 7 (19/7/10): 198.
570
Gazeta Nro. 8 (26/7/10): 230.

236
entidad indudable de ella.571 Teniendo la nación la plena soberanía, imprescriptible e
innegable, el geógrafo considera perjudicial -según enseñan, dice, los políticos, la razón
y la experiencia-―que el pueblo o nación por sí misma llegue a ejercer de todo punto
esta Soberanía‖, siendo necesario volver entonces a establecer pactos y leyes que
garanticen sus derechos naturales. 572 He aquí uno de los núcleos problemáticos que
atravesó el primer liberalismo hispánico, como plantea Elías Palti, en relación a la sede
de la soberanía: la doble naturaleza del ciudadano moderno, la paradoja de que el
mismo que será soberano, será a la vez súbdito.573

Derechos naturales para el Patriota Español

La protección de los derechos naturales, que el autor define como ―la libertad, la
igualdad, la propiedad y la seguridad‖, estaría dada por la imposición de una ley civil y
la constitución de los tres poderes -legislativo, ejecutivo y judicial- que la pongan en
práctica, galvanizando al gobierno para que no degenere hacia el despotismo ni la
tiranía. Esa ley civil, para el ensayista, naturalmente debe ser ―expresión de la voluntad
y consentimiento de la nación, manifestada por ella misma o por medio de sus
representantes, y publicada de modo que nadie pueda ignorar‖.574 Continuando con el
método adoptado en el ensayo de ir definiendo didácticamente cada uno de los
conceptos que va introduciendo, pasa en este caso a precisar que entiende por libertad
civil, quizás la voz, dice, que más confusiones ha generado por asociársela a la licencia.
Es entonces ―la facultad de hacer con seguridad todo lo que al hombre le parezca más
acomodado a sus deseos, mientras no perjudique a los derechos de otro hombre‖. Sus
opuestos naturales son la esclavitud y la tiranía, porque justamente la libertad consiste
en ―obedecer a las leyes y en no obedecer a otro sino a ellas‖. 575 Como también
entenderán muchos diputados gaditanos, la trascendencia jurídica política de las
reformas resultaba inseparable de su dimensión lingüística. La revolución debía tomarse
además como un acto constituyente en la esfera de la lengua.
Con respecto a la igualdad va a establecer una diferenciación: por un lado existe
la de hecho y por otro la de derecho. La primera consiste en que todos gocen sin

571
Palti, E. J., El tiempo de la política. El siglo XIX reconsiderado, Buenos Aires: Siglo XXI, 2007. pp.
99-100.
572
Gazeta Nro. 7 (19/7/10): 198.
573
Palti, E. J., óp. cit., p. 254.
574
Gazeta Nro. 8 (26/7/10): 230-231.
575
Ibíd., p. 231.

237
diferencia alguna de los mismos bienes. Esta igualdad, para el ensayista, ―repugna‖
porque equipara permitiendo el mismo goce de comodidades entre el ―industrioso‖ y ―el
holgazán, el pródigo o disipador‖. Es casi lo mismo, dice, que la comunidad de bienes,
tan opuesta a la naturaleza del hombre y a la propiedad de una sociedad civil. Al
contrario, la igualdad de derecho consiste en que sean protegidas por la ley sin
distinción ni diferencia alguna las facultades, medios y personas de todos los
ciudadanos; que todos contribuyan a mantener las cargas de la sociedad sin más
diferencia que en razón de sus haberes; que todos sean juzgados de una misma manera.
Por lo tanto, la igualdad que pregona De la Peña no es otra cosa sino ―el derecho de
gozar de una misma condición y consideración a los ojos de la ley sin distinción alguna
de personas‖.576 La propiedad es a su vez ―la facultad de disponer y gozar a nuestro
arbitrio de las adquiridas o poseídas por nosotros, excluyendo a los demás de este uso y
aprovechamiento. La naturaleza nos da este derecho y la sociedad nos lo asegura y
protege‖. 577 Mientras que la seguridad es ―la certeza y garantía que nos da la
constitución o el pacto social de que no seremos inquietados ni en nuestras personas ni
en nuestros bienes de modo alguno, ni por persona alguna‖.578
Continuando con su discurso, se plantea diferenciar entre lo que significa una
constitución política y un gobierno. Define a la constitución como aquella primera ley
de una nación que no solo señala los derechos principales de todos los ciudadanos y
sus primeras obligaciones, sino que además establece también sólidamente los límites
de las facultades que se conceden a las autoridades, fijando así el modo con que deben
ejercerse y obtener de esa manera una “recta distribución de todos los poderes por ser
esta la más poderosa y eficaz garantía de la conservación de los derechos
primitivos‖.579En cambio, el gobierno son las autoridades revestidas del consentimiento
tácito o expreso de la nación para componer el poder legislativo, el ejecutivo y el
judicial; y su forma puede variar dependiendo de si el ejercicio de estos está
concentrado en uno solo o repartido en varios. A la luz de la misma historia española
considera peligrosa la primera opción por la propensión al despotismo de aquellos que
contaran con la suma del poder público. En cambio, dice, otras naciones cultas de

576
Ibíd., p. 232.
577
Ibíd., p. 233.
578
Gazeta Nro. 9 (2/8/10): 247.
579
Ibíd., p. 247-248.

238
Europa como Inglaterra los tres poderes están divididos y por lo tanto no hay riesgo de
despotismo ni anarquía.580

La salida revolucionaria a la crisis

A partir de aquí, después de haber dedicado la primer parte de su ensayo a realizar


una revisión de la historia española y de precisar el significado de algunos conceptos y
voces centrales del lenguaje político que utiliza para interpretar la realidad, De la Peña
comenzará a delinear cual, a su entender, es la fórmula para resolver el problema de la
soberanía y encaminar la crisis hacia un proceso constituyente. Recurriendo una vez
más a la propia tradición española, pero resignificándola como era costumbre de este
primer liberalismo hispánico, encuentra en las figuras de los procuradores del común –o
síndicos personeros en los pueblos- y el Procurador general de los Reynos, la
legitimidad, responsabilidad y obligación de ―mandar a deliberar para que la nación
misma por medio de sus representantes pueda expresar su voluntad; o lo que tanto vale,
pueda determinar quienes en la vacante del trono han de tener el poder legislativo,
quienes el ejecutivo y quienes el judicial‖.581
Conviene, dice, que la nación, y por consiguiente los pueblos que la componen,
nombren sus representantes o apoderados para elegir y organizar en primer lugar ―un
gobierno autorizado con los poderes y consentimiento de toda la nación… y en segundo
lugar para que estos representantes formen una constitución política que afiance nuestra
libertad, fije las obligaciones y los derechos dela nación‖.582 Fiel exponente del primer
liberalismo español, que como sugiere Elías Palti, comenzaba ―apelando a la Historia
para terminar encontrando en ella su opuesto: el poder constituyente, es decir, la
facultad y la herramienta para cancelarla.‖583 En cambio, aquello constituye una nueva y
marcada diferencia con el pensamiento de Jovellanos. En sus ―instrucciones‖ a la Junta,
el ilustre asturiano niega la necesidad de una nueva constitución política, y propone en
cambio un ―código legal‖ que reponga las viejas leyes reformadas.584
De la Peña considera que las Cortes de los últimos años no eran realmente una
verdadera representación de la nación, entre otros ―vicios‖ porque no existía una
proporción ajustada entre los representantes y la población. Calculando que tanto la

580
Ibíd., p. 248-249.
581
Ibíd., p. 251.
582
Gazeta Nro. 10 (9/8/10): 280.
583
Palti, E. J., óp. cit., pp. 65-66.
584
Artola, M., óp. cit., p. 307.

239
península como sus posesiones, América y Filipinas, tenían similar número de
habitantes -alrededor de 11 millones de personas-, correspondería proporcionalmente
entonces un mismo número de representantes, evitando además toda queja o
resentimiento.585 Antiguamente, dice, el derecho de concurrir a Cortes no solo era de
pocas Ciudades, sino que también estaba vinculado a ciertos linajes, casas o familias,
con exclusión de todos los demás ciudadanos. Si el primer derecho le parece injusto y
solo sostenido por la ―opresora feudalidad‖, al segundo lo califica como ―bárbaro,
antisocial y tiránico‖.586Notable diferencia con la propuesta de unas cortes estamentales
y bicamerales de cuño tradicional que defenderá Jovellanos en la polémica sobre la
convocatoria. Un elemento más, y no menor, para dimensionar la distancia entre su
pensamiento y el del ensayo, descartando de esa manera su autoría.
Para De la Peña, en cambio, era necesario romper con esa tradición, y sobre todo
con la injusta y desigual representación dada a las distintas provincias: ―En él día todos
somos uno, todos somos españoles, todos somos iguales. Ya no hay más Galicia, ni más
Asturias, ni más Vizcaya, […] ni aun más América‖.587 Otro elemento aquí que será
central en el liberalismo gaditano, esto es, la idea de la superioridad nacional por sobre
el todo el territorio. La federalización de la soberanía para los diputados liberales era
sinónimo de una posible desintegración de la monarquía.588 Consiente el ensayista de la
premura y gravedad de la situación que atraviesa España, entiende que la primer
convocatoria debería hacerse sólo en las ciudades de la península y tomando en cuenta
la población de sus respectivas provincias, para luego sí avanzar hacia un sistema
electoral que reglamente que ―tanto la Península, como las Américas, deberán dividirse
según su población en Comicios, Cámaras o Conventos electorales; arreglo que deberá
ser una de las partes de nuestra constitución‖.589
De la Peña se pronuncia a favor de una similar representación entre España y
América, pero en línea con la postura que será hegemónica entre los diputados

585
―Dando un representante a cada treinta mil almas, corresponden a los veinte y dos millones,
setecientos treinta y tres representantes‖ Número que le parece suficiente para evitar los vicios de que
adolecían las antiguas cortes dado sus escasa cantidad de integrantes. Gazeta Nro. 10 (9/8/10): 281.
586
Gazeta Nro. 14 (6/9/10): 363.
587
Ídem.
588
Portillo Valdés, J.M., óp. cit., pp. 477-481.
589
Llama la atención el poco restrictivo criterio para poder ser electo representante: ―cualquier individuo
que pase de 27 años, con tal que sea Español o natural y súbdito de la Monarquía española, aunque no sea
vecino ni residente en aquella Ciudad que le nombre‖. Gazeta Nro. 10 (9/8/10): 282. Más adelante agrega
que las votaciones organizadas por los procuradores ―deben ser públicas y por propuestas individuales
para evitar todo fraude, y para que solo se elija a los más beneméritos y dignos de la confianza pública‖.
Gazeta Nro. 13 (30/8/10): 346.

240
peninsulares en las Cortes, considera que es una cuestión que sólo tras la promulgación
de la constitución debe resolverse, urgida España en atender problemas más acuciantes.
Moreno hace oídos sordos de esto último, y en comentarios al pie de la última entrega
del ensayo, retomará la cuestión del cálculo proporcional de los diputados por provincia,
y suscribirá el planteo de que la mitad de ellos en la supuesta convocatoria a un
Congreso deberían corresponder a América. El reclamo por la igualdad de
representación como sabemos se constituiría en uno de los pilares argumentativos del
gobierno rioplatense para no querer reconocer la legitimidad y autoridad de las Cortes
gaditanas.
Volviendo al ensayo, los representantes elegidos de esta manera por la nación
deberán contar con “poderes amplísimos para que uniéndose en nombre de la nación
en la Corte […] deliberen según su conciencia les dictare, que conviene al bien de la
nación, a sus derechos y a su libertad, comenzando por formar la constitución
política‖.590 La naturaleza del mandato de los diputados fue una de las cuestiones que
mayor polémica despertaron tanto en la Península como en el Rio de la Plata. El
liberalismo gaditano buscó al momento del congreso nacional, en línea con lo planteado
por nuestro ensayista, dotar a los representantes de amplios poderes, subordinando a las
provincias y ―pueblos‖ al novedoso principio de la soberanía nacional. Y aunque partían
de la convicción según la cual la representación debía ser expresión de ciudadanos
libres, que de forma conjunta componían una nación, sujeto real de la soberanía, se
escondía detrás ese temor del que hablábamos más atrás hacia el corporativismo
territorial como germen de la disolución de la monarquía, no solo atribuible a los
americanos sino también a los ―antiguos reinos‖ peninsulares. El liberalismo español
nacía con una fuerte pretensión centralizadora, más aún cuando su enemigo ideológico
se solía escudar en el foralismo para defender sus privilegios feudales. 591 Desde el Río
de la Plata, esta voluntad centralista será utilizada también como argumento para
desconocer a las Cortes, acusándola de no respetar y pisotear los derechos soberanos de
los ―pueblos‖. Pero como veremos más adelante en otro capítulo, cuando sea el turno de
los revolucionarios rioplatenses en la formación de su propio congreso constituyente, se

590
Ibíd., pp. 346-347
591
Algunos diputados conservadores, representantes de los viejos reinos peninsulares, buscaron en las
Cortes poner nuevamente en discusión los antiguos fueros, debilitados durante la centralización borbónica
y amenazados profundamente por la política centralista liberal. En su estrategia, llegaron al punto de
apoyar los reclamos americanos identificándolos inteligentemente con los fueros provinciales. Chust
Calero, M., La cuestión nacional americana en las Cortes de Cádiz, Valencia, UNED-UNAM, 1998, pp.
57-58.

241
opondrán a los mandatos imperativos de los diputados por considerarlos disolventes y
perjudiciales a la nación.
Otro de los elementos que De la Peña destaca en el ensayo, y que compartirá con
gran parte del liberalismo hispánico, es la importancia de que lo debatido en las sesiones
del Congreso no sea secreto y cerrado al público: ―En efecto cuando las discusiones y
deliberaciones de las cortes no son públicas, la libertad y los derechos de la nación están
enteramente vendidos‖. 592 En ese sentido, considera vital para poder amplificar la
difusión de esos debates la cristalización de una amplia libertad de imprenta, aspecto
que desarrollamos con mayor detenimiento en otro capítulo. A la par entiende también
imprescindible para conocer los intereses nacionales, y formar su opinión publica que se
permita formar clubes o sociedades, tanto de hombres como de mujeres, donde se
discuta política sin ningún tipo de restricción.593
Hasta aquí el análisis de este ensayo, que no casualmente Moreno eligió entre
tantos otros que circulaban por esos años en el mundo hispánico, por expresar uno de
los mojones más radicales del pensamiento político español. En los apartados
siguientes, cuando el secretario de la Junta se proponga sentar las bases doctrinarias
para la convocatoria a un congreso constituyente, podremos seguir calibrando la
selección, apropiación y el uso que de las ideas del liberal español se dieron en el Rio de
la Plata.

Moreno, las miras del Congreso y sus reflexiones sobre el proceso


revolucionario peninsular

La serie de artículos publicada por Mariano Moreno en la Gazeta durante los


meses de noviembre y diciembre, y recopilada posteriormente en diversas ediciones
bajo el título Sobre las miras del Congreso que acaba de convocarse y la constitución
del Estado, representa la reflexión de mayor sistematicidad y profundidad doctrinaria de
las elaboradas por el secretario de la Junta, y demás está decir que ha sido profusamente
trabajada por la historiografía argentina. 594 Es por ello que para no repetir un nuevo
análisis pormenorizado de este documento solo señalaremos algunas aspectos que nos

592
Gazeta extraordinaria (17/9/10): 403.
593
Gazeta Nro. 17 (27/9/10): 445.
594
Ver por ejemplo entre los trabajos más actuales: Goldman, N., Mariano Moreno. De reformista a
insurgente. Buenos Aires. Edhasa, 2016. Carozzi, Silvana, Las filosofías de la revolución: Mariano
Moreno y los jacobinos rioplatenses en la prensa de Mayo: 1810-1815. Buenos Aires: Prometeo Libros,
2011.

242
parecen pertinentes en relación a los objetivos de nuestra investigación, teniendo en
cuenta que, además, algunos de ellos ya los hemos abordados a lo largo de esta tesis.
Hacia noviembre, con un todavía breve pero intenso recorrido por parte de la
Junta patriota, Moreno consideró que había llegado el momento de consolidar las
conquistas revolucionarias. Y no concebía otra manera de hacerlo que no fuera que las
provincias rioplatenses se dieran una constitución política propia. Los diputados del
interior comenzaban a llegar a la capital y el secretario buscaba influir en ellos a través
de los artículos de la Gazeta de Buenos Aires. En la misma línea de lo planteado por De
la Peña en el ensayo Pensamientos de un Patriota Español, Moreno en sus artículos
sostiene que el pueblo no debe contentarse con que sus jefes obren bien, debe aspirar a
que nunca puedan obrar mal y que sus pasiones tengan un dique que su propia virtud.
No puede esperarse que la prosperidad y felicidad general se derive de la bondad del
gobierno, de las personas que lo ejercen, sino de una constitución firme.595
Desconoce que se pueda interpretar a las Leyes de Indias como el código político
de los americanos, entre otras razones porque, dice, carecen de todo principio de razón,
y están articuladas para sostener un sistema de comercio basado en el ruinoso
monopolio y en la desigualdad práctica a la que es sometido el indio a pesar de las
―protecciones‖ dispuestas. Condenando la antigua legislación colonial, Mariano Moreno
exponía pues la crítica filangeriana, y más en general del tardío XVIII, al
―constitucionalismo de antiguo régimen‖, atribuyendo al término constitución una
concepción típicamente moderna. Como señala Morelli, Filangieri pensaba de hecho en
realizar ―un sistema completo y racionalizado de legislación‖ partiendo de pocos
principios concatenados, y en particular de la teoría de los derechos del hombre, la
verdadera estrella polar de todo el nuevo ordenamiento jurídico de clara matriz
iusnaturalista.596
El espíritu igualitarista de Moreno, moldeado seguramente en sus años en el Alto
Perú, salía a superficie al hablar del destrato al indio. También la conciencia
anticolonialista que fue madurando durante su carrera profesional al ser testigo de la
desigualdad concreta entre criollos y peninsulares en distintos planos de la sociedad
virreinal: ―No caigamos en el error de creer, que esos cuatro tomos contienen una
constitución; sus reglas han sido tan buenas para conducir a los agentes de la metrópoli
en la economía lucrativa de las factorías de América, como inútiles para regir un estado,

595
Gazeta Nro. 22 (1/11/10): 556
596
Morelli, F., óp. cit., pp. 499-500.

243
que como parte integrante de la monarquía, tiene respecto de sí mismo iguales derechos,
que los primeros pueblos de España‖. 597 Para legitimar este último supuesto, su
razonamiento se desliza hacia una evidente contradicción, al remitir a las mismas Leyes
de Indias-desconocidas párrafos atrás-, cuando ―declararon que la América era una parte
o accesión de la corona de Castilla, de la que jamás pudiera dividirse‖. Por lo tanto, a
causa de la rendición de Castilla al yugo de un usurpador se ―dividió nuestras provincias
de aquel reino; nuestros pueblos entraron felizmente al goce de unos derechos que desde
la conquista habían estado sofocados‖.598

Pacto y Soberanía, conceptos en tensión

Veamos cuál es la concepción de pacto y consentimiento que subyace en Moreno


para analizar la relación entre la metrópoli y América, y la legitimidad de la ruptura.
Como bien señala Noemí Goldman, Moreno fue adaptando los singulares principios del
Contrato Social de Rousseau a la novedosa realidad creada en el Río de la Plata en
1810. 599 Esbozó así una teoría de la soberanía para justificar el nuevo poder de los
americanos:

Los vínculos, que unen el pueblo al Rey, son distintos de los que unen a los
hombres entre sí mismos: un pueblo es pueblo, antes de darse a un Rey: y de aquí es, que
aunque las relaciones sociales entre los pueblos y el Rey, quedasen disueltas o suspensas
por el cautiverio de nuestro Monarca, los vínculos que unen a un hombre con otro en
sociedad quedaron subsistentes, porque no dependen de los primeros; y los pueblos no
debieron tratar de formarse pueblos, pues ya lo eran; sino de elegir una cabeza, que los
rigiese, o regirse a sí mismos según las diversas formas, con que puede constituirse
íntegramente el cuerpo moral.600

La ruptura entre el pueblo y el rey, no implicaba que su consecuencia fuera la


disolución de la sociedad, una suerte de estado de naturaleza rousseaunniano. El punto
de partida era el pueblo ya constituido que debía darse un poder político, y no el
individuo. A la par de esta concepción repone una formulación más ligada a la doctrina
de la retroversión de la soberanía, pero sin dejar de remarcar que el origen de ésta se
encontraba en el pueblo y por lo tanto era suyo el poder constituyente: “La autoridad de

597
Gazeta extraordinaria (6/11/10): 572-573.
598
Gazeta Nro. 27 (6/12/10): 694.
599
Goldman, N., Historia y lenguaje. Los discursos de la Revolución de Mayo, Buenos Aires, Centro
Editor de América Latina, 1992, p. 332.
600
Gazeta extraordinaria (13/11/10): 599.

244
los pueblos en la presente causa se deriva de la reasunción del poder supremo, que por
el cautiverio del Rey ha retrovertido al origen de que el monarca lo derivaba, y el
ejercicio de éste es susceptible de las nueva formas, que libremente quieran dársele‖.601
Realiza por lo tanto un desplazamiento en el plano teórico del pacto de sujeción –con
raíces en la tradición pactista hispana, que no sólo remitía al neoescolasticismo
suareciano sino también tomaba elementos del iusnaturalismo de Grocio y Puffendorf-
para reemplazarlo por un nuevo contrato de sociedad basado en la soberanía popular. 602
Como señala Silvana Carozzi, por razones seguramente pragmáticas y de formación
intelectual ―el lenguaje de Moreno, en sus idas y venidas, circula en este momento muy
amigable- y a veces indiferenciadamente-, por los campos conceptuales del pactismo
antiguo y moderno‖. Caído el pactum subjetionis, sobrevive el societatis.603 Debemos
entender esta operación discursiva también como resultado de su contexto de
enunciación, los lenguajes políticos no son entidades auto-centradas y lógicamente
integradas, sino que se fundan en premisas contingentes, históricas. Un discurso
radicalmente incompatible con el imaginario tradicional puede nacer, y generalmente lo
hace, de recomposiciones, de torsiones conceptuales, operadas desde sus propias
categorías; tensionadas por un contexto que plantea nuevos problemas y terrenos al
debate político.604
Develando gradualmente una concepción cada vez más radical de lo que entiende
por soberanía, la va asociando indefectiblemente a la voluntad general del pueblo.
Siendo la soberanía indivisible e inalienable ―nunca ha podido ser propiedad de un
hombre solo; y que mientras los gobernados no revistan el carácter de un grupo de
esclavos, o de una majada de carneros, los gobernantes no pueden revestir otro que el de
ejecutores y ministros de las leyes, que la voluntad general ha establecido‖. 605Y siempre
que los pueblos han logrado manifestar su voluntad general, como entiende que ha
sucedido con el levantamiento juntista americano, han quedado en suspenso, dice, todos
los poderes que antes los regían. Similar concepción de la soberanía que la del autor de
―Pensamientos de un patriota español‖, que también entendía que no era otra cosa que
―el ejercicio de la voluntad general‖, que residía siempre en el pueblo, tanto como que
es la fuente de donde dimana, y que, según los pactos y convenciones que los hombres

601
Gazeta Nro. 27 (6/12/10): 693
602
Goldman, N., Mariano Moreno…, pp. 214-215.
603
Carozzi, Silvana, óp. cit., pp. 132-133.
604
Palti, E., óp. cit., p. 105.
605
Gazeta extraordinaria (13/11/10): 604-605.

245
se dieran, ésta pasa a los reyes u otras autoridades importantes.606 Pero, como remarca
Noemí Goldman, la soberanía nacional que el ensayista peninsular extendía a todo el
ámbito de la monarquía española, Moreno la convierte en la soberanía popular de ―estas
provincias‖, donde deberá fundarse la constitución.607 Para ambos, como para el común
del constitucionalismo hispánico de la época, el sujeto de la soberanía era colectivo,
nunca el individuo. Y aunque los dos van a usar indistintamente el singular o el plural
para señalar al pueblo o a los pueblos la competencia del ejercicio de la soberanía, en
De la Peña es más marcada la tendencia a pensar la nación en clave de el pueblo,
mientras que los revolucionarios americanos en general parten de la base de concebir a
la monarquía como plural, constituida por los pueblos.608 Y en este punto compartimos
la perspectiva de Elías Palti que sostiene que ni la postura americana de una concepción
plural de la monarquía era, en sí misma, tradicional, ni la idea moderna de una nación
unificada era necesariamente colonialista, sino resultado de las circunstancias históricas
y las formas en que se fue fijando el debate entre ambas orillas del atlántico.609
Para el revolucionario rioplatense las Américas no están unidas a los monarcas
españoles por un verdadero ―pacto social‖, que según él únicamente puede sostener la
―legitimidad y decoro de una dominación‖. Entiende si lógico que los pueblos de
España se conserven dependientes del Rey cautivo, esperando su libertad y regreso, ya
que ellos establecieron efectivamente la monarquía. Pero la América en ningún caso
puede considerarse sujeta a aquella obligación; ella

[…]no ha concurrido a la celebración del pacto social de que derivan los monarcas
españoles, los únicos títulos de la legitimidad de su imperio: la fuerza y la violencia son la
única base de la conquista, que agregó estas regiones al trono español, conquista que en
trescientos años no ha podido borrar de la memoria de los hombres las atrocidades y
horrores con que fue ejecutada y que no habiéndose ratificado jamás por el consentimiento
libre y unánime de estos pueblos, no ha añadido en su abono título alguno a el primitivo de
la fuerza y violencia, que la produjeron.610

Y para Moreno, como para Rousseau, la fuerza, o sea la conquista, no induce


derecho, ni puede nacer de ella una legítima obligación que nos impida resistirla. Como

606
Gazeta Nro. 7 (19/7/10): 198.
607
Goldman, N., Mariano Moreno…, p. 217.
608
El liberalismo español entendía a la comunidad nacional como un conglomerado de pueblos que a su
vez constituían cada uno de ellos un cuerpo colectivo de padres de familia. Portillo Valdés, J.M., óp. cit.,
pp. 238-239.
609
Palti, E., óp. cit., p. 84.
610
Gazeta Nro. 24 (15/11/10): 614.

246
señala De Gori ―el punto inicial del pacto reside en una voluntad libre y decisoria de la
ciudad y no en una voluntad arbitraria que coacciona e intenta fundamentar el vínculo
de la obediencia a través de la violencia y el peso de la costumbre‖.611 En ese sentido, es
interesante reponer el planteo de Goldman sobre como en Moreno se fueron operando
una serie de deslizamientos de sentido en ciertos enunciados, y de la aparición de otros
como efecto de coyunturas determinadas: ―Cada etapa de ese trayecto se define por el
surgimiento de un nuevo enemigo: pueblo/autoridades coloniales, pueblo/españoles
europeos, pueblo/rey, pueblo/criollos moderados‖. 612 La figura del pacto entonces va
trasmutando. Dentro de esta línea argumentativa, nos encontramos frente a un rechazo
no sólo de un pacto colonial, sino paulatinamente de la monarquía como sistema de
gobierno.613
Se puede hacer aquí un contrapunto interesante con la idea de los pactos entre
España y América sostenida por el liberal asturiano Álvaro Flórez Estrada. Para éste, los
americanos con las muestras inmediatas que dieron de solidaridad y patriotismo al
conocerse la invasión napoleónica sobre la península, habían establecido un nuevo pacto
de unión con sus hermanos de ultramar, pacto que reemplazaba al anterior, aquél
originado con la conquista. A este nuevo contrato, fundamentado además en el
reconocimiento que hicieran las provincias al nuevo gobierno peninsular, se le suma un
segundo que surge del compromiso manifestado de socorrer a la metrópoli en la guerra
contra el invasor, principal enemigo de la libertad para el asturiano. La ruptura de dicho
compromiso, con el levantamiento de algunas provincias justo en el momento de mayor
gravedad en la situación de la península, lleva a considerarlo como un acto de la peor
calaña, acusando prácticamente a los americanos de estar en confabulación con el
enemigo francés:

En el hecho solo de haber las Américas reconocido voluntariamente al Gobierno de


la Metrópoli, es indudable que renovaron el pacto que las unía con esta, o que lo formaron
de nuevo, esto es convinieron en ser miembros de una misma familia política, o de
componer una sola sociedad; primer contrato. Más las reiteradas promesas, que, para
estimular a los Españoles a defender su libertad, y la de todos los hombres, hicieron

611
De Gori, E., La República Patriota…, p. 54.
612
Goldman, N., Historia y lenguaje…, pp. 36-37.
613
Ibíd., 44.

247
entonces de auxiliarlos en cualquier evento, envuelven otra obligación todo diferente;
segundo contrato.614

La principal diferencia entre la concepción de Moreno y la de Flórez Estrada


estriba en que para el primero el vínculo original solo se había establecido –por
instrumento de la fuerza- entre los americanos y la corona de Castilla, por lo tanto con
los monarcas españoles; mientras que para el asturiano el pacto colonial era extensivo a
la nación española, y que incluso roto este –que entrelíneas podemos adivinar que para
él tampoco poseía gran legitimidad- había sido remplazado por un nuevo pacto y
reafirmado por otro sucesivamente, que ligaba ahora sí estrechamente a españoles de
ambos hemisferios.615 Moreno desconoce esos nuevos pactos. Siendo la Junta Central
ilegítima en su origen, revistió al fin el carácter de soberanía por el posterior
consentimiento que prestó América, aunque destaca que este fue hecho ―sin libertad ni
examen‖. La idea de falta de libertades y condicionamientos para que se produzca un
verdadero y genuino consentimiento es clave en su argumentación. Nuevamente, como
con el caso de la conquista, el vínculo era forzado, y por lo tanto ilegítimo. No existía
entonces ese nuevo primer pacto del que hablaba Flórez Estrada, y por lo tanto tampoco
un segundo. La caída de la Junta Central restituyó a los pueblos la plenitud de los
poderes que, para el secretario, nadie sino ellos mismos podía ejercer. Era la primera
vez que se ponía en cuestión la legitimidad de la Junta Central a ese nivel. Hasta ahora
tanto en proclamas oficiales, en la correspondencia o en los artículos de su propia
pluma, aunque se cuestionara algunos aspectos del origen de ésta, solo se desconocía de
plano al Consejo de Regencia, y por traslación a la autoridad de los funcionarios
virreinales que de él derivaban su poder.

La revolución en la península como espejo imperfecto

El artículo que corresponde a la Gazeta extraordinaria del 13 de noviembre


contiene una serie de reflexiones en relación al proceso revolucionario español y su
impacto en América, altamente significativas para nuestra hipótesis de trabajo. El
despotismo, el gran mal que la revolución porteña había venido a combatir, según el
revolucionario, también había campeado durante varios siglos en la península,
sofocando los derechos de los españoles. No se diferencia aquí de lo manifestado por

614
Álvaro Flórez Estrada, Examen Imparcial sobre las Disensiones de la América con España, p. 47.
615
Como sugiere Elías Palti ―la vacatio regis en América desnudaba así otra vacancia más fundamental,
la vacatio legis‖. Palti, E., óp. cit., p. 128.

248
De la Peña, Quintana y Flórez Estrada entre otros liberales peninsulares, que veían en el
advenimiento de los Austrias el comienzo de una etapa caracterizada por la ausencia de
derechos y libertades para los vasallos de la monarquía española, tanto de una orilla
como de la otra. Para Moreno, en los orígenes de la revolución presente no obraron
otros agentes que la inminencia del peligro y el odio a la dominación extranjera, pero
que ―apenas pasó la confusión de los primeros momentos, los hombres sabios salieron
de la oscuridad, en que los tiranos los tenían sepultados; enseñaron a sus conciudadanos
los derechos, que habían empezado a defender por instinto; y las Juntas Provinciales se
afirmaron por la ratihabición de todos los pueblos de su respectiva dependencia‖. 616Y a
pesar de las graves dudas que le representa la legitimidad de la instalación de la Junta
Central, entiende la necesidad y la urgencia de concentrar el poder de las Juntas
Provinciales para así resistir unificadamente al poderoso enemigo.
Considera una ventaja para la América que la necesidad haya hecho adoptar en
España aquellos principios liberales, ―pues al paso que empezaron a familiarizarse
entre nosotros, presentaron un contraste, capaz por sí solo de sacar a los
americanos del letargo en que yacían tantos años‖. 617 He aquí, en palabras del
factótum de la junta, la confirmación más nítida del impacto y la relevancia que tuvo el
lenguaje político del naciente liberalismo peninsular entre los americanos. La llegada
periódica de embarcaciones cargadas de noticias y escritos provenientes de la península
a partir de mediados de 1808 encendió y fue alimentando un curso de transformaciones
que ya no iría a detenerse.
Moreno no dejaba de destacar el fenómeno inédito que estaba viviendo la
península, que ya hemos analizado en profundidad en relación a la proliferación de la
prensa, los manifiestos políticos y la lucha en pos de la libertad de imprenta.
Entusiasmado el secretario afirmaba ―por todos los pueblos de España pulularon
escritos llenos de ideas liberales, y en los que se sostenían los derechos primitivos de
los pueblos, que por siglos enteros habían sido olvidados y desconocidos‖. 618 Es
recurrente la idea en Moreno de que la revolución viene a recuperar libertades, derechos
y saberes perdidos u olvidados, tratando de nunca presentarlos como novedosos sino
que habían estado negados por el despotismo reinante de los últimos tiempos. Ese es
justamente un rasgo en común sobre todo con los reformistas ilustrados pero también

616
Gazeta extraordinaria (13/11/10): 600
617
Ibíd., p. 601.
618
Ídem.

249
con los liberales peninsulares, formados en el pensamiento del constitucionalismo
histórico, o con aquellos que buscaban introducir nuevos conceptos y prácticas pero
bajo una pátina de tradicionalismo.619 El problema en Moreno es que, al descartar a las
Leyes de Indias como un código político válido no tiene, a diferencia de los
constitucionalistas peninsulares, desde donde recuperar la tradición para poder
aggionarla a los nuevos tiempos. Para el secretario y el proceso rioplatense, la potencia
creadora -en el sentido de la invención- del poder constituyente del congreso a
convocarse, estaba en primer plano a la hora de pensar qué constitución y para qué
nación. Es aquí donde Rousseau se presenta más útil para Moreno que por ejemplo un
Jovellanos. Como señala Carozzi, el no existir ni constitución ni nación de preexistencia
constatable, es el ginebrino el que ofrece más elementos para pensar esa realidad.620
¿Quiénes eran aquellos hombres sabios que Moreno destacaba como los que
habían hecho conocer a sus compatriotas sus verdaderos derechos y ayudado a despertar
a los pueblos tanto de España como de América del largo sueño embrutecedor a que el
despotismo los había sometido? El dirigente revolucionario va a mencionar únicamente
con nombre y apellido a lo largo de sus escritos en la Gazeta, como ya pudimos
observar, a Jovellanos, por el que demuestra claramente una gran admiración.621 Pero en
este pasaje del artículo en particular, donde se refiere a la circulación de los ―principios
liberales‖ va a hacer referencia, sin revelar su identidad, a ―un abogado de Cádiz‖ y a
―un sabio de Valencia‖. En primer lugar nos parecen que no son casuales las ciudades
de origen de ambos personajes. Ya vimos en el capítulo anterior que las de Cádiz y la de
Valencia fueron justamente las dos Juntas provinciales que mayores contradicciones
tuvieron con el gobierno central, fuera éste la Junta Central o el Consejo de Regencia.
Sobre el primero dirá que dio a luz una ―juiciosa manifestación de los derechos
del hombre, y los habitantes de España quedaron absortos, al ver en letra de molde la
doctrina nueva para ellos, de que los hombres tenían derechos‖. 622 El historiador
Patricio Clucellas en su obra 1810. Revolución de dos mundos llega a la conclusión de
que se trata de José Manuel de Vadillo, abogado de los Reales Consejos y miembro de

619
―Yo me lisonjeo, que dentro de poco tiempo serán familiares a todos los paisanos ciertos
conocimientos, que la tiranía había desterrado‖ Ibíd., p. 604.
620
Carozzi, S., óp. cit., p. 133.
621
En un pasaje del artículo recomienda a los americanos el consejo del que llama un español sabio y
patriota refiriéndose a Gaspar de Jovellanos. Trascribe a continuación, y volviendo a equivocarse en la
atribución de la autoría, un extracto de ―Pensamientos de un patriota español‖ donde hace referencia al
error cometido por ―nuestros abuelos‖ al no fijar constitución. Gazeta extraordinaria (13/11/10): 607.
622
Gazeta extraordinaria (13/11/10): 600.

250
la orden de Carlos III, nacido en Cádiz en 1777. 623 A partir de 1810 pasó a ser
Secretario de la Junta Superior de Gobierno de la ciudad y entre otras ocupaciones
también se desempeñó como redactor de periódicos liberales como El Observador,
donde se destacó por artículos de contenido jurídico como el titulado Reflexiones acerca
de la Constitución Política.624 Fue uno de los pocos particulares que respondió en 1809
a la Consulta al País de la Junta Central presentando tres textos que trataban sobre las
reformas de las leyes y su relación con los derechos del hombre. Es probable que alguno
de estos escritos haya llegado a manos del revolucionario rioplatense, despertando su
admiración por lo avanzado de algunas de sus ideas.625
En su estrategia de emparentar las razones por las que se erigieron juntas en
ambas orillas del Atlántico, Moreno se apoyará en un incógnito ―sabio de Valencia
―que, según él, había descrito con energía los principios de justicia que afirmaban la
instalación de las Juntas.626 Clucellas también en este caso se anima a aventurar, según
sus investigaciones, a quién se estaría refiriendo. 627 Y no sería otro que el liberal
asturiano José Cangas Argüelles, uno de los vocales más destacados de la Junta de
Valencia y redactor de sus proclamas y manifiestos.628 Clucellas considera además que
el escrito al que se refiere Moreno es muy probable que sea el oficio de la Junta de
Valencia dirigida a la Junta Central el 15 de septiembre de 1809 con motivo del ataque
que esta última estaba sufriendo por parte del Consejo Reunido. En él además de
cuestionarse la calidad y probidad de los miembros del Consejo, se defendía a la Central
y se argumentaba en función de la legitimidad de las Juntas Provinciales y el proceso de
movilización popular del que surgieron y por el que se mantenía a raya al enemigo
francés: ―El Pueblo se ha conquistado a sí mismo, nada debe a las autoridades antiguas,
y tiene acción para pedir que se constituya bajo la forma más conforme a su libertad y a

623
Clucellas, Patricio, 1810 Revolución…, pp. 240-247.
624
Allegado de Manuel Quintana, Agustín de Arguelles y el Conde de Toreno, fue elegido en 1813
diputado por Cádiz para a las Cortes ordinarias, volviendo luego a la vida pública en el trienio liberal.
Ibíd., p. 241.
625
Clucellas nos brinda una curiosidad que vale pena destacar. Desconociendo seguramente Vadillo la
alusión que Moreno había hecho de él, devolverá aun así varias décadas después los elogios al calificar al
Secretario porteño como ―el más hábil de todos los revolucionarios, […] el director verdadero de la
Revolución‖. Vadillo José María, La independencia de América, 1836, p. 382; citado en Clucellas, P.,
1810 Revolución…, p. 247.
626
Gazeta extraordinaria (13/11/10): 601
627
Clucellas, Patricio, 1810 Revolución…, p. 234.
628
Nacido en Oviedo en 1770, luego de desempeñarse como vocal de la Junta de Valencia fue diputado
en las Cortes de Cádiz y ministro de Hacienda de la Regencia. Con la vuelta de Fernando VII fue
confinado en Peñíscola (Castellón) para retornar nuevamente como Ministro de hacienda durante el
trienio liberal.

251
sus derechos‖.629 Cuando más adelante Moreno en un pasaje de su artículo plantee qué
opciones tiene el congreso para formar un ejecutivo para las provincias americanas,
volverá a retomar el modelo juntista peninsular y en particular su formulación
centralizada: ―si se prefiere el ejemplo que la España misma nos ha dado, no
queriendo regentes, sino una asociación de hombres patriotas con la denominación de
Junta Central, ella será el supremo jefe de estas provincias y ejercerá sobre ellas durante
la ausencia del Rey los derechos de su persona con las extensiones y limitaciones que
los pueblos le prefijen en su institución‖.630 Llama la atención aquí como dependiendo
de la coyuntura y las necesidades políticas, Moreno pendula entre las críticas o los
elogios a la Junta Central. Como vimos en el capítulo anterior, en sus reflexiones sobre
la proclama del Marqués de Casa Irujo, Moreno había reivindicado a la Junta de
Valencia y a sus planteos federalistas en relación al gobierno central. La utilizaba a fin
de justificar el propio planteo autonomista de Buenos Aires con respecto a la Regencia.
Ahora, abocado a la constitución de un gobierno centralizado para las provincias
rioplatenses, más que la postura federalista de la valenciana lo que le servía era invocar
las tendencias centrípetas que habían dado origen a la Junta Central.
Pero junto con el reconocimiento a los revolucionarios españoles del mérito de la
gran obra que habían iniciado, el secretario de la Junta lanza su crítica más certera,
aquella que además justificaba el camino independiente –aún sin decirlo abiertamente-
que debían recorrer los territorios americanos. Les achaca que mientras ―se trataba de
las provincias de España, los pueblos podían todo, los hombres tenían derechos, y los
jefes eran impunemente despedazados, si afectaban desconocerlos‖, pero que sólo ―un
tributo forzado a la decencia hizo decir que los pueblos de América eran iguales a los de
España‖. 631 Está hablando obviamente del manifiesto del Consejo de Regencia de
España e Indias ―a los americanos españoles‖ del 14 de febrero de 1810 redactado por
Quintana, que como sabemos, además del pronunciamiento en relación a la igualdad de
derechos entre peninsulares y americanos, contiene una fuerte crítica al pasado colonial
y a la ―vieja España‖. Sin embargo, dice Moreno, apenas los americanos quisieron
pruebas reales de la igualdad que se les ofrecía, apenas quisieron ejecutar los mismos
principios que los pueblos de España, ―el cadalso y todo género de persecuciones se

629
Oficio de la Junta de Valencia, citado en Clucellas, P., 1810 Revolución…, p. 237.
630
Gazeta extraordinaria (13/11/10): 606
631
Gazeta extraordinaria (13/11/10): 601.

252
empeñaron en sofocar la injusta pretensión de los rebeldes‖. 632 Seguramente Moreno
remite aquí a la cruenta represión llevada adelante contra la insurgencia altoperuana en
1809. Y recurriendo a la ironía que tanto caracterizaba a su pluma, aprovecha para
recordar –sin nombrar a su autor- la poco feliz frase del bando del Virrey Abascal que
declaraba reunidas las provincias del Plata a las del Perú, al afirmar que ―valiera más
dejarnos vegetar en nuestra antigua obscuridad y abatimiento, que despertarnos con el
insoportable insulto de ofrecernos un don que nos es debido, y cuya reclamación ha de
ser después castigada con los últimos suplicios.‖633
El mismo Manuel Quintana reconocería unos meses después, por medio de su
Semanario Patriótico y con similares conceptos, lo flagrante de la contradicción en la
que incurría el gobierno peninsular al oponerse a las juntas americanas:

¿Qué fundamento hay para negar a las provincias de América en un tiempo de


desorganización y desorden un derecho que las de España tuvieron al principio de la
revolución? Juntas supremas e independientes se erigieron en la península después del
fatal 2 de mayo; juntas independientes y supremas se han establecido en las provincias de
ultramar después de la invasión de la Andalucía y disolución de la Central. Como negar a
un reyno, una provincia, a un hombre, la acción de mirar por su conservación y su
felicidad, cuando las manos de quienes tenia confiado ese cuidado se hacen inhábiles a
desempeñarle.634

Este artículo del liberal madrileño no pasaría desapercibido como veremos en otro
capítulo, publicándose tanto en la prensa de Montevideo como en la de Buenos Aires.
En Moreno, como en Monteagudo más adelante, la causa de la libertad, aquella
que definía a su enemigo en el despotismo, y que tenía a la conquista plena de los
derechos del hombre como fin último, no se reducía únicamente al escenario americano
ni a la cuestión colonial, sino que constituía una causa de orden universal, y en ese
sentido el proceso peninsular podía ser valorado, y tomado, por qué no, como un espejo
–imperfecto- desde donde reconocerse. Dice Moreno en un pasaje esclarecedor en esta
línea de razonamiento:

[…] creí oportuno recordar la conducta de los pueblos de España en igual


situación a la nuestra. Sus pasos no serán la única guía de los nuestros, pues en lo que
no fueron rectos, recurriremos a aquellos principios eternos de razón y justicia, origen

632
Ídem.
633
Ibíd., 602
634
Semanario Patriótico N° XLVI, 21/2/11, p. 325.

253
puro y primitivo de todo derecho; sin embargo, en todo lo que obraron con acierto,
creo una ventaja preferir su ejemplo a la sencilla proposición de un publicista, porque
a la fuerza del convencimiento se agregará la confusión de nuestros contrarios, cuando se
consideren empeñados en nuestro exterminio, sin otro delito que pretender lo mismo que
los pueblos de España obraron legítimamente.635

Es interesante la cita en varios aspectos. Por un lado es importante tener en cuenta


que Moreno considera que el proceso ha madurado lo suficiente como para plantear la
necesidad de una constitución propia, lo que no es otra cosa que el paso más firme en el
sentido de la ruptura definitiva con la metrópoli. Pero eso no excluye que piense la
causa de los americanos en algunos aspectos aún como parte de una misma lucha junto
a los revolucionarios españoles, y que, debido al desfase temporal, reconoce la
conveniencia de tomar al proceso peninsular como fuente de enseñanzas. Además, lo
prefiere, dice, por encima de las reflexiones de cualquier publicista, no solo porque los
saberes originados en la experiencia los entendía más enriquecedores que una simple
elucubración teórica, sino además porque al tomarlos como ejemplo se subraya también
la legitimidad de los propios reclamos y la flagrante contradicción por parte del
gobierno peninsular de pretender negarlos.

La larga y universal lucha contra el despotismo

Moreno era consciente de que se le podía achacar a Buenos Aires que tampoco
haya esperado, al igual que sucedió en España con sus Juntas provinciales, a que
concurran los pueblos del antiguo virreinato para dar su consentimiento en la
conformación del gobierno revolucionario, pero destaca que desde un primer momento
la Junta se dio el carácter de transitoria a la espera de la celebración de un congreso. La
legitimidad de las nuevas autoridades sólo podía fundarse en el asentimiento de los
―pueblos‖, que en este caso no son otra cosa que las ―provincias‖. En ese punto ubica al
proceso del que es protagonista por encima de lo acontecido en la península: ―Estaba
reservado a la gran capital de Buenos Ayres dar una lección de justicia, que no alcanzó
la península en sus momentos de sus mayores glorias‖.636 Esta idea se volvería a repetir
en otra entrega de esta serie de artículos. El secretario considera que en la larga y
universal lucha de la libertad contra la tiranía y el despotismo, España ya había agotado
sus fuerzas, acechada por enemigos internos y externos, había sucumbido en sus propias
635
Gazeta extraordinaria (13/11/10): 602
636
Ibíd., pp. 603-604.

254
contradicciones; tocaba ahora el turno a la América, madura ya para terminar la obra
que habían comenzado sus hermanos europeos: ―lo que ha ejecutado antes la España
misma, lo que se preparaba a realizar en los momentos de la agonía política que
entorpeció sus medidas, y lo que deberemos hacer los pueblos de América, por el
principio que tantas veces he repetido, de que nuestros derechos no son inferiores a los
de ningún otro pueblo del mundo‖.637
Y en una vuelta más en la deriva radical de su pensamiento, sostiene que si el
mismo Fernando VII se opusiera al bien de los americanos, no merecería reinar sobre
América. No podría, dice, oponerse a una constitución emanada del propio pueblo y que
la Monarquía no supo dar. Lejos de agraviarse por la ―sabia y prudente constitución de
nuestro congreso‖, debería recibir con el mayor placer una obra que se proponía ―sacar
a los pueblos del letargo en que yacían enervados‖. 638 Como señala De Gori, la
reposición constante de las figuras de tirano y de déspota para cuestionar a los
funcionarios imperiales -y de a poco y muy sutilmente también al rey-, tenían como
objetivo en Moreno apuntar a debilitar las promesas, los tiempos y las expectativas
internas que suscitaba la monarquía como régimen.639 Se pregunta, trazando un nuevo
paralelo con el proceso en la península:

¿A qué fin se hallan convocadas en España unas Cortes que el Rey no puede
presidir? ¿No se ha propuesto por único objeto de su convocación el arreglo del Reino, y
la pronta formación de una constitución nueva, que tanto necesita? […] El Rey a su
regreso no podría resistir una constitución a que, aun estando al frente de las Cortes, debió
siempre conformarse; los pueblos, origen único de los poderes de los reyes, pueden
modificarlos, por la misma autoridad con que los establecieron al principio […].640

Es consiente que aún no están dadas las condiciones para plantear una salida
política que implique despojarse de la figura monárquica, pero advierte que ―si el amor
a nuestro Rey cautivo no produjese en los pueblos una visible propensión a inclinar la
balanza en favor suyo no faltarían principios sublimes en la política que autorizase al
Congreso para una absoluta prescindencia de nuestro adorado Fernando‖. 641 De esta
manera va preparando el terreno para una ruptura futura que considera inevitable.

637
Gazeta Nro. 24 (15/11/10): 617-618.
638
Ibíd., p. 616.
639
De Gori, Esteban, La República Patriota…, pp. 70-71.
640
Ibíd., p. 617.
641
Ibíd., p. 614.

255
El revolucionario finalmente se pregunta si toca al Congreso de las provincias del
sur dictar una constitución o debe esperarse la reunión de toda la América. Confiesa que
sería preferible lograr conformar una asamblea general que reúna la representación de
todos los pueblos libres de la Monarquía, pero en principio lo considera inviable por
distintas razones. Por un lado habla de la ―perfidia de las autoridades de las capitales‖, y
a eso le suma las grandes distancias y falta de comunicación entre las regiones.642 La
idea entonces de un gobierno federativo reconoce que es tentadora pero impracticable
por el momento. Un congreso que reúna a los representantes de las provincias que
comprendía el Virreinato si entiende que es factible y puede constituirse en el paso
previo al objetivo de máxima aún irrealizable:

Yo deseara que las provincias, reduciéndose a los límites que hasta ahora han
tenido, formasen separadamente la constitución conveniente a la felicidad de cada una;
que llevasen siempre presente la justa máxima de auxiliarse y socorrerse mutuamente; y
que reservando para otro tiempo todo sistema federativo, que en las presentes
circunstancias es inverificable, y podría ser perjudicial, tratasen solamente de una alianza
estrecha, que sostuviese la fraternidad que debe reinar siempre, y que únicamente puede
salvarnos de las pasiones interiores, que son enemigo más terrible para un estado que
intenta constituirse, que los ejércitos de las potencias extranjeras que se le opongan.643

Y aquí recuperamos la cuestión sobre cómo era entendida la nación, planteada


unos párrafos más atrás en relación a la idea de pueblo y pueblos. Como señalara
Antonio Annino, es Moreno un ejemplo de la emergencia temprana de un concepto de
nación unificada, el virreinato como ―una unidad indestructible‖, en contraposición a la
idea de esta como mera agregación de pueblos. 644 Se apartaba de esta manera de la
concepción dominante entre los diputados americanos en Cádiz, y se acercaba, aunque
con otro resultado, a la nación entendida en términos del liberalismo peninsular.

642
Gazeta Nro. 27 (6/12/10): 691-693.
643
Ibíd., p. 697. Aquí las provincias aludidas, al referirse al conjunto de América, refieren a los
virreinatos. Cuando la Junta discutió la propuesta de Juan José Castelli de atacar Perú para incorporarlo,
fue justamente Moreno el que se opuso.
644
Annino, Antonio, ―Soberanías en lucha‖, en Annino, A. et al, De los imperios a las naciones,
Iberoamérica, Zaragoza, 1994, p. 249.

256
La Junta Grande, el desplazamiento del Secretario y el destierro de los
morenistas

Mientras Moreno redactaba estos célebres artículos, el clima político comenzaba a


enrarecerse en el seno de la Junta. Al secretario le molestaban ciertas veleidades de su
presidente Cornelio Saavedra. Su predisposición a las ostentaciones y honores propios
de su cargo exasperaban a Moreno, llevándolo a acusarlo por lo bajo de actitudes
despóticas. Saavedra por su parte no compartía el pulso vigoroso y radical del
secretario, sobre todo en su manejo de la represión a los contrarrevolucionarios. Más
allá de las diferencias de personalidad, allí radicaban realmente los motivos de las
disputas. En las instrucciones reservadas que la Junta envió a Castelli para la ocupación
del Alto Perú, bajo el influjo del secretario, se sostenía la misma orientación que para el
sofocamiento de la insurrección en Córdoba. Como había sucedido con Liniers y de la
Concha, los jefes realistas altoperuanos, Vicente Nieto, Francisco Paula de Sanz, el
obispo de la Paz y José Manuel Goyeneche debían ser ―arcabuceados‖ en cualquier
lugar donde se encontraran. Orden que como sabemos fue cumplida por Castelli el 15
de diciembre en Chuquisaca, exceptuando a Goyeneche que logró retirarse a tiempo con
su ejército. Asimismo Moreno señalaba en las instrucciones que ―…en la primera
victoria que logre dejará que los soldados hagan estragos en los vencidos para infundir
terror a los enemigos‖. 645 Saavedra le escribió al gobernador de Salta, Feliciano
Chiclana, el 27 de octubre de 1810, evidenciando sus resquemores hacia la forma con
que Moreno conducía la revolución en las provincias del interior: ―Veo tu carta a
Moreno y las que de oficio escribes a la junta. Ella me llena de complacencia al ver el
acierto de tus providencias y el sistema de suavidad que has adoptado; él hará progresar
nuestro sistema y de contrarios hará amigos: el hará conocer que no el terror sino la
justicia y la razón son los agentes de nuestros conatos, y ojalá que todos siguieran este
sistema‖.646 La ―semilla de desunión‖ estaba plantada y la llegada de los diputados del
interior a Buenos Aires tendría importantes consecuencias en el equilibrio interno de la
Junta.647

645
Citado en Goldman, N., Mariano Moreno…, p. 162. En el Manifiesto de la Junta ante la ejecución de
los sublevados de Córdoba Moreno escribía: ―Hemos decretado el sacrificio de estas víctimas a la salud
de tantos millares de inocentes. Solo el terror del suplicio puede servir de escarmiento a sus cómplices
[…] El terror seguirá a los que se obstinaren en sostener el plan acordado con estos‖. Gazeta Nro. 19
(11/10/10): p. 494.
646
―Carta de Cornelio Saavedra a Feliciano Antonio Chiclana‖; en Gandía, Enrique de, Las ideas políticas
de Mariano Moreno. Autenticidad del plan que le es atribuido, Buenos Aires, Peuser, 1946, p.73.
647
Expresión utilizada por Belgrano para referirse a las divisiones que entreveía entre los vocales de la
Junta. Belgrano, M., ―Autobiografía…‖, p. 161.

257
El hecho desencadenante del enfrentamiento final entre los dos dirigentes de la
Junta fue el festejo que organizó el cuerpo de patricios por la victoria de Suipacha el 5
de diciembre de 1810. Según algunas de las versiones de lo ocurrido esa famosa noche,
Moreno, quién no habría estado invitado a la celebración, logró entrar y presenció un
brindis en honor a Saavedra donde se le habría entregado una corona de laureles
acompañada de las siguientes palabras: ―Viva el señor presidente don Cornelio
Saavedra, emperador y rey de la América del Sur‖. El secretario, furioso, redactó esa
misma noche el famoso ―decreto de supresión de honores‖, haciéndolo aprobar por toda
la Junta al día siguiente. Allí se presentaban las reglas de virtud republicana que debían
guiarla conductas y acciones de los funcionarios públicos, se hacía especial hincapié en
la absoluta igualdad de todos los miembros de la Junta, tanto en lo relativo a sus
atribuciones como en lo concerniente al protocolo que debía seguirse en sus
celebraciones públicas, y se traspasaba el comando supremo militar, confiado a
Saavedra por el Cabildo en el acta de erección de la Junta Provisional, a la Junta en
pleno. Este último punto era especialmente importante porque privaba al presidente de
la Junta de una de las atribuciones fundamentales heredadas del depuesto virrey: la
comandancia general de las tropas, a las que trasladaba a la Junta en pleno.648
En la Gazeta Moreno escribiría: ―La libertad de los pueblos no consiste en
palabras, ni debe existir en los papeles solamente […] si deseamos que los pueblos sean
libres, observemos religiosamente el dogma de la igualdad". Para Moreno, la libertad
estaba indisociablemente ligada a la igualdad, una y otra tenían sentido solo cuando iban
unidas. Como marca De Gori, no era sólo un derecho que debía ser preservado sino el
fundamento mismo para reasumir el destino de otro orden político‖.649 Más adelante
continuaba: ―en vano publicaría esta Junta principios liberales, que hagan apreciar a
los pueblos el inestimable don de su libertad, si permitiese la continuación de aquellos
prestigios, que por desgracia de la humanidad inventaron los tiranos‖.650 La utilización
del sintagma ―principios liberales‖ en ese contexto discusivo, como señala Wasserman,
evidencia la incorporación de motivaciones políticas al concepto liberal, probablemente
como un eco de las discusiones suscitadas en España que llegaban a América a través de

648
Ternavasio, M., Historia argentina…, p. 78.
649
De Gori, Esteban, La República Patriota…, p. 231.
650
Gazeta extraordinaria, 8/12/1810, p. 710

258
651
impresos, cartas y documentos oficiales. Sin dar puntada sin hilo, Moreno
aprovechaba para insistir con la necesidad de avanzar hacia un proceso constitucional:
―una constitución justa y liberal da únicamente a las virtudes, el respeto que los tiraros
exigen para los trapos y galones‖.652 Frente a los gérmenes del despotismo, contenidos
en el egoísmo y el capricho, Moreno oponía el lenguaje republicano que vinculaba el
ejercicio del poder a la virtud y el patriotismo.653
La disputa entre el ala moderada y la radical de la Junta alcanzó su punto
culminante en la reunión convocada el 18 de diciembre para definir si los diputados de
los pueblos, que ya habían arribado a la capital se incorporarían a la Junta, como quería
Saavedra y el Deán Funes, o formarían parte de un congreso general, propuesta
defendida por Moreno. La cuestión no respondía solo a una controversia jurídica, sino
que implicaba que dependiendo cuál opción triunfaba, el equilibrio de poder se volcaría
irremediablemente para uno de los bandos. La incorporación de los diputados del
interior licuaría la influencia que el secretario había logrado sobre la Junta, más
propensos éstos a un transitar más acompasado y refractarios del vértigo que Moreno
buscaba imprimirle a la revolución. El tono más conservador de las elites políticas de
las ciudades del interior se puede percibir claramente en las proclamas que los
respectivos cabildos publicaron en apoyo a la formación de la junta patriota, cifradas en
un lenguaje más tradicional, con una impronta religiosa mucho más marcada que el
capitalino.654 Según Ignacio Núñez, Saavedra y Funes ―se habían puesto de acuerdo que
Moreno precipitaba la revolución, y ambos a la vez, aunque sin plan concertado,
difundían esta idea, el presidente entre los jefes militares y el deán entre los diputados
de las provincias‖.655 Existía de fondo la voluntad de postergar la convocatoria a ese
congreso pretendido por Moreno, que, como tal, sería soberano y podría, por ejemplo,
declarar la independencia y la constitución de una nueva comunidad política. Un sector
importante de la revolución no consideraba que ése fuera el camino a seguir, por lo
menos en el corto plazo.
En la reunión del 18 de diciembre, uno de los nueve diputados del interior,
presumiblemente el Deán Funes, exigió en nombre de todos ellos que los representantes
651
Wasserman, F., ―Entre la moral y la política. Las transformaciones conceptuales de liberal en el Río de
la Plata (1780-1850)‖, En Fernández Sebastián, J. (Coord.). La aurora de la libertad. Los primeros
liberalismos en el mundo iberoamericano. Madrid: Marcial Pons, 2012, p. 51.
652
Gazeta extraordinaria, 8/12/1810, p. 711.
653
De Gori, Esteban, La República Patriota…, p. 229.
654
Ver por ejemplo las proclamas del cabildo de Salta y el de Tucumán en la Gazeta extraordinaria
(23/7/10), pp. 210-217.
655
Núñez, I., ―Noticias históricas‖, Biblioteca de Mayo, p. 350.

259
―por el derecho que les competía‖ se debían incorporar a la Junta y tomar una parte
activa en el mando de estas provincias hasta la celebración del congreso que estaba
convocado. Estos derechos se fundaban en primer lugar en la circular de la Junta del 27
de Mayo en que se invitaba justamente a los pueblos a ―tomar parte activa‖ del rumbo
de la revolución. Asimismo se esgrimía un argumento jurídico para fundamentar ese
derecho: la capital no poseía títulos legítimos para elegir por si sola a los gobernadores
del conjunto de los pueblos del virreinato. Como señala Noemí Goldman, Funes aquí
estaba siguiendo el ejemplo español de la formación de la Junta Central a partir de la
concurrencia de los diputados de las juntas provinciales. 656 La facción de Moreno
insistía en que la función de los representantes era integrar un ―congreso nacional‖, y
que hasta tanto se reuniese, era improcedente incorporarlos a un gobierno que tenía el
carácter de provisorio. Pero la decisión ya estaba tomada y con ella la suerte de Moreno
y del congreso constituyente. Al perder la votación, el secretario presentaría
inmediatamente su renuncia indeclinable, aunque luego accedería a ser enviado a una
misión diplomática a Londres, que como sabemos no podría cumplir, ya que moriría en
alta mar en extrañas circunstancias.
Con el alejamiento de Moreno, y con Castelli y Belgrano fuera de la capital al
frente de las expediciones militares, la facción radical quedaba muy debilitada, mientras
que Saavedra y Funes comenzaban a bajarle los decibeles a la revolución. Como
respuesta los seguidores de Moreno se agruparon en un club político, conocido como el
Club de Marco, por el nombre del café donde se reunían. 657 Desde esa posición
acentuaron sus críticas al gobierno, lo que derivó en la detención de alrededor de
ochenta jóvenes identificados con esa facción, y aunque luego fueron absueltos, la
tensión entre ambos grupos parecía volverse insostenible.
El 5 de abril se produjo una movilización a la Plaza de la Victoria, cuyo
componente popular y rural es destacado por todos los documentos -Núñez los llama en
sus memorias “hombres de poncho y chiripá” que habrían generado horror en la
―gente bien‖ de la ciudad-, donde se elevó un petitorio a las autoridades por conducto
del Cabildo. 658 En apoyo del presidente de la Junta y su grupo más cercano, las

656
Goldman, N., Mariano Moreno…, pp. 230-231.
657
Sobre el llamado Club de Marco ver Canter, Juan, Las sociedades secretas, políticas y literarias
(1810-1815), Imprenta de la Universidad, Buenos Aires, 1942.
658
―Se apeló a los hombres de poncho y chiripá contra los hombres de capa y de casaca‖ Núñez, Ignacio,
“Noticias históricas‖, Biblioteca de Mayo, tomo I, p. 452. Un análisis más extenso de estos hechos en Di
Meglio, Gabriel, ¡Viva el bajo pueblo! La plebe urbana de Buenos Aires y la política, entre la Revolución
de Mayo y el rosismo, Buenos Aires, Ed. Prometeo, 2006.

260
peticiones exigían, entre otros puntos, tomar medidas drásticas contra los españoles, y la
expulsión de los vocales vinculados al club morenista, su destierro de la ciudad de
Buenos Aires, y la restitución a Saavedra de los poderes militares sustraídos con el
decreto de supresión de honores. El gobierno, que había estado indudablemente detrás
del movimiento conocido como ―las jornadas del 5 y 6 de abril‖, anticipándose a un
probable levantamiento de los morenista, cumplió con las peticiones. Son destituidos los
vocales Azcuénaga, Larrea, Vieytes y Rodríguez Peña, y apartados de sus empleos
Domingo French, Antonio Berutti, Agustín Donado, Gervasio Posadas y el Presbítero
Ramón Vieytes; a todos ellos, en su carácter de ―autores de la sedición‖, se les decreta
la expatriación. En la Gazeta extraordinaria del 15 de abril se publica un manifiesto
relatando los hechos donde se afirma que: ―Toda revolución tiene en su seno hombres
ambiciosos [...] Hace tiempo que hemos visto, con no poco sentimiento, irse
introduciendo una furiosa democracia, desorganizada, sin consecuencia, sin forma, sin
sistema, ni moralidad; cuyo espíritu era amenazar nuestra seguridad en el seno mismo
de la patria‖.659Gran parte de la dirigencia revolucionaria que había protagonizado la
Revolución de Mayo es apartada violentamente del poder. 660 En sus memorias Juan
Manuel Beruti describía a las jornadas como una ―contrarrevolución‖.661

Los derechos de los pueblos indígenas. Castelli y la ceremonia de Tiahuanaco

Castelli, informado del golpe saavedrista, le escribió a Funes criticando lo


sucedido y señalando que ponía en riego la libertad americana. A la par se cartea con
Rodríguez Peña y Vieytes convocándolos a reunirse con él, y evaluando la posibilidad
de hacerse fuertes en el norte. Contaban con el nada despreciable poder de un ejército
que había logrado la ocupación del Alto Perú. En ese contexto, y acercándose el primer
aniversario de la Revolución de Mayo, Castelli tomó la decisión de hacer un acto que
sirviera de reafirmación del rumbo adoptado en las ruinas de Tiahuanaco, ubicadas a
unas decenas de kilómetros de La Paz. Buscaba con ello dar un mensaje a propios y
extraños, a aliados y enemigos.662 En su rol de representante había procurado forjar una
relación estrecha con los indios, a quienes, según varios testimonios, trataba cordial y

659
Gazeta extraordinaria (15/4/11): 277
660
Galasso, N., Mariano Moreno. El sabiecito del sur, Buenos Aires, Ediciones Colihue, 1994, p. 128.
661
Beruti, J. M., óp. cit., pp. 164-167.
662
Wasserman, F., Castelli…, p. 187. Para profundizar en la conducta seguida por Castelli durante su
misión en el Alto Perú, recomendamos leer esta excelente biografía.

261
cariñosamente, buscando siempre ponerlos en un pie igualdad con los criollos. 663 Su
actitud parecía ser auténtica y sentida, pero como señala Fabio Wasserman, no obedecía
sólo a razones humanitarias e ideológicas, formaba parte también de su estrategia
política y de las instrucciones que le habían impartido al nombrarlo representante.
La decisión de Castelli de abolir el pago del tributo indígena no remitía sólo a la
voluntad reparadora de la Junta hacia los pueblos indígenas, estaba enmarcada en un
contexto ideológico que incluía al mundo hispánico en su conjunto. Las Cortes de Cádiz
a través de un decreto habían abolido el tributo el 13 de marzo de 1811 y luego harían lo
mismo con la mita el 9 de noviembre de 1812. Erradicar tributos y mitas era, de alguna
manera, despojar al indio de su ―minoría de edad‖ y habilitarlo para asumir el estatus de
ciudadano. Era, también, dentro de una tendencia reformista que tenía sus antecedentes
como vimos en los escritos de Victorián de Villava, quebrar una de las bases del
tradicional sistema colonial. En los debates sobre el tema, vinculados indefectiblemente
a la cuestión de la representación americana en las Cortes, el diputado suplente por
Buenos Aires, Francisco López Lisperguer, afirmaba que los indios no carecían de
capacidad, sino de oportunidad y que, además, el sistema colonial los había tratado
como a seres inferiores. En su discurso señalaba: ―Esta rudeza [de los indios], además
de no ser tanta como se pinta, es efecto de la opresión y tiranía de las autoridades; no es
por falta de talentos ni aptitud, sino por la sinrazón con que los tratan...‖.664 Es probable
que al momento en que Castelli proclamara en las ruinas de Tiahuanaco la abolición del
tributo, no se conocieran aún las noticias del decreto de las Cortes –no habían pasado ni
siquiera tres meses entre uno y otro-, pero si era de público conocimiento su tratamiento
en las sesiones desde hacía tiempo, impulsado fundamentalmente por las diputación
americana. Seguramente, la proclama del representante de la Junta, además de ser
expresión de una genuina voluntad de reparación histórica, en línea con su concepción
de los derechos naturales, era también parte de una estrategia de anticiparse a la
metrópoli para ganarse el apoyo de los pueblos indígenas a la causa insurgente.
La Junta porteña el 10 de enero había dispuesto la elección de un diputado que
representara a los naturales en cada una de las intendencias de la Audiencia de Charcas

663
Se dice que no dejaba agacharse a los indios cuando lo saludaban estrechándolos con en un fuerte
abrazo. Tanto afecto logró entre el pueblo aymara que lo llegaron a considerar el nuevo Inca o por lo
menos su pariente o aliado.
664
Diario de las Discusiones y Actas de las Cortes, Tomo 3, Año 1811, Sesión del 25 de enero, pp. 86-
87. Citado en O‘Phelan Godoy, Scarlett, ―Los diputados peruanos en las Cortes de Cádiz y el debate
sobre el tributo, la mita y la ciudadanía indígena‖, Revista de Historia Iberoamericana nro. 5 (1), 2012,
pp. 97-98.

262
y en las de Paraguay.665 Castelli decidió implementarla de inmediato y temiendo que la
voluntad de las comunidades fuera defraudada, dispuso que solo los indios pudieran
participar del acto electoral. El sistema electoral ideado por Castelli contemplaba tres
grados y era similar al que la Junta Central había diseñado dos años antes para que los
americanos eligieran a sus representantes a las Cortes. El bando informando la novedad
es publicado en castellano, quechua, aymara y, según algunos autores, también en
guaraní; debiendo bajar de las capitales a las cabezas de partido y de allí a los pueblos.
Si bien era un grupo minoritario quienes sabían leer, como bien señala Wasserman, se
trataba de un gesto de gran valor político en tanto reconocía a sus interlocutores como
sujetos portadores de una cultura propia.666 En el acto, que según todos los testimonios
fue imponente, estaban representados los diversos sectores que formaban la alianza
interétnica liderada por Castelli. El discurso de cierre, a cargo del representante -
publicado también en castellano, quechua y aymara-, se centró en la idea de que la
Revolución venía a terminar con la opresión sufrida por los naturales durante
muchísimo tiempo y la instauración del gozo de los mismos derechos para todos los
habitantes de las provincias americanas. Los derechos que Castelli proclamó
recuperados por los indios, señala Goldman, fueron ―sociales -derogación de todos los
abusos perjudiciales a los naturales como cargas e imposiciones indebidas,
otorgamiento de tierras y creación de escuelas- y políticos, al otorgarles el derecho de
representación‖.667 Estableció así, continúa Goldman,

[…] la libre elección de los caciques por parte de sus comunidades, y la eliminación
de los privilegios de propiedad o de sangre de que gozaban sus jefes. Ordenó también la
realización de elecciones libres en cada parroquia de indios, a fin de designar un diputado
para el congreso general de las provincias a reunirse. Pero el reconocimiento por parte de
Castelli de la calidad de ciudadanos a los indios, es decir, de individuos frente al Estado,
no lo llevó sin embargo a decretar la supresión de la comunidad indígena: respetó su
existencia corporativa, aunque ordenó la implantación de mecanismos de democratización
interna.668

665
En la Gazeta nro. 33 del 24/1/11 se publica un oficio de la Junta Grande a Castelli con las
instrucciones para la elección de los diputados indígenas. En la introducción se afirma que los indios son
ciudadanos desde siempre por las Leyes de Indias, y que la Junta lo entiende así para el Congreso
Nacional. pp. 57-58.
666
Wasserman, F., Castelli…, p. 189.
667
Goldman, Noemí, Historia y Lenguaje…, p.51.
668
Ídem.

263
La proclama del fin de la servidumbre indígena frente a las ruinas de Tiahuanaco,
que concluyó con una fiesta popular con baile y música, fue sin lugar a dudas una de las
expresiones más radicales del periodo revolucionario por sus connotaciones sociales.
Esta política filo-indigenista propuesta por Castelli, que amenazaba el estatuto
sólidamente arraigado de las castas altoperuanas, era una parte central de la concepción
de la revolución de la facción morenistas. El mismo Moreno había dado muestras de
ello durante su formación como abogado en Chuquisaca, y en varias oportunidades,
como en los artículos de la Gazeta que analizamos en éste capítulo, había enlazado el
nuevo lenguaje de los derechos del hombre con la denuncia de la opresión al indio y la
necesidad de su liberación.

264
Capítulo 10:
El liberalismo peninsular ante la «cuestión americana»

Introducción

Hacia mediados de 1810, la «cuestión americana» se estaba convirtiendo, a partir


de los levantamientos de varias provincias del Nuevo Mundo y las reivindicaciones de
la diputación americana en las Cortes extraordinarias de Cádiz, en un problema de
primer orden para el liberalismo peninsular. Mucho fue lo escrito y pronunciado sobre
el tema en estos tumultuosos años. Y no pocas fueron las contradicciones que esta
problemática hizo surgir en su seno. La diputación peninsular de tendencia liberal en las
Cortes mantuvo, en general, un posicionamiento homogéneo frente a la problemática
americana, que entendemos no sólo respondió a principios doctrinarios sino también a
situaciones de carácter coyuntural y a intereses de corte corporativo relacionados con el
grupo social que esta corriente de alguna manera expresaba. Sin embargo, por fuera de
los recintos de las Cortes, existían divergencias, en algunos casos significativas, sobre
cómo fue abordado el problema entre distintos actores del llamado primer liberalismo
español. En este capítulo buscaremos relevar, por lo tanto, las posiciones que con
respecto a la América española sostuvieron cuatro de los liberales peninsulares más
representativos: Manuel José Quintana, Álvaro Flórez Estrada, José Blanco White y
Agustín de Argüelles.

Manuel José Quintana, la pluma de la metrópoli en años de revolución

Como ya hemos visto en otro capítulo, la Junta Central consideraba las proclamas
y manifiestos los medios más confiables para convencer a los americanos sobre el
rumbo que se estaba tomando en la península.669 Se buscaba mediante ellos exaltar el
sentimiento patriótico, el carácter de guerra nacional contra el invasor francés,
demostrando la comunidad de intereses entre la metrópoli y los territorios ultramarinos.
Como secretario de la Junta Central, Manuel Quintana -del que ya hemos hecho
bastante referencia en su rol de aglutinador y guía de los primeros círculos liberales- fue

669
―La voluntad de provocar el interés general responde en primer lugar al deseo de encontrar una
legitimidad surgida de ese mismo interés general y crea un público para los asuntos políticos; es decir un
destinatario colectivo para las manifestaciones del poder‖. Hocquellet, Richard, «La publicidad de la
Junta Central española (1808-1810)», en Guerra, François-Xavier; Lemperiere, Annick et al. Los espacios
públicos en Iberoamérica, Ambigüedades y problemas. Siglos XVIII-XIX, FCE, México, 1998, p.140-167.

265
prácticamente el autor de todos ellos. Desde sus cargos políticos, en la Junta Central
como en el Consejo de Regencia, se enfrentó tanto a los elementos conservadores como
al sector reformista expresado por los jovellanistas, aunque con estos últimos hubo de
formular alianzas coyunturales. Los manifiestos y decretos emitidos por ambos órganos
de gobierno provinieron en su mayoría de su combativa pluma. Aun así, fue consciente
de que los hechos y no sólo las palabras, y en particular una convocatoria igualitaria a
Cortes, era lo que esperaban muchos americanos, y entendía que accediendo a algunas
de sus reivindicaciones era posible sumarlos a la lucha contra el absolutismo,
manteniendo de esa manera integrada la monarquía.670 El decreto del 22 de mayo de
1809 de la Junta Central fue un claro ejemplo de esta voluntad.
Una vez disuelta la Junta Central, Quintana conservó la confianza de los
flamantes regentes y fue comisionado a la redacción de un manifiesto dirigido al Nuevo
Mundo que informara la situación en la península, la invasión de Andalucía, la caída de
la Junta Central y que a la vez otorgara legitimidad al Consejo de Regencia como nuevo
y único gobierno de los territorios españoles, convocando también a enviar diputados a
las Cortes extraordinarias. El manifiesto resultante, conocido como El Consejo de
Regencia de España e Indias a los americanos españoles, al que ya hemos hecho
referencia en esta tesis, y emitido el 14 de febrero de 1810 en la isla de León, dejó
traslucir el pensamiento vivo de Quintana sobre el problema americano, más allá de
haber sido un encargo del flamante gobierno peninsular. El claro pronunciamiento favor
de la igualdad de derechos entre peninsulares y americanos, más la fuerte crítica al
pasado colonial, a la «vieja España», escandalizó a no pocos en Cádiz, y fueron varios
los que luego responsabilizaron a este escrito de incentivar las aspiraciones
independentistas entre los americanos. Decía el documento:

Desde el principio de la revolución declaró la Patria esos dominios parte integrante


y esencial de la Monarquía Española. Como tal le corresponden los mismos derechos y
prerrogativas que a la metrópoli. Siguiendo este principio de eterna equidad y justicia
fueron llamados esos naturales a tomar parte en el Gobierno representativo que ha cesado:
por él la tienen en la Regencia actual; y por él la tendrán también en la representación de
las Cortes nacionales, enviando a ella Diputados, según el decreto que va a continuación
de este Manifiesto.[…]Desde este momento, Españoles Americanos, os veis elevados a la
dignidad de hombres libres: no sois ya los mismos que antes encorvados bajo un yugo
mucho más duro mientras más distantes estabais del centro del poder; miradlos con

670
Dérozier, Albert, óp. cit., p. 506.

266
indiferencia, besados por la codicia, y destruidos por la ignorancia. Tened presente que al
pronunciar o al escribir el nombre del que ha de venir a representaros en el Congreso
Nacional, vuestros destinos ya no dependen ni de los Ministros, ni de los Virreyes, ni de
los Gobernadores; están en vuestras manos.671

Pero no debemos confundirnos y alistar a Quintana entre los letrados pro-


independentistas, como bien afirma Dérozier y como veremos más adelante a partir de
otros escritos de su propia pluma. El madrileño consideraba a las Américas como
subordinadas a España, al igual que la mayor parte de los liberales peninsulares, aunque
aspiraba a que un futuro gobierno constitucional, surgido del proceso revolucionario,
estableciera una relación diferente con estos territorios sin que se llegasen a cuestionar a
fondo los pilares de esa dominación.672
Recibidas las noticias de las revoluciones de Caracas y Buenos Aires, la siguiente
proclama de la Regencia dirigida a los americanos, emitida el 6 de septiembre de 1810,
cambiaba notablemente su lenguaje. En ella Quintana comienza elogiando las muestras
de fidelidad americana pero inmediatamente recrimina y condena a aquellos que,
entiende, estaban abandonando la causa española:

Pero en medio de este gozo tan puro y tan macizo, ha sabido con sumo dolor y
sobresalto, que en alguna ciudad y territorio de ese continente, como si no fuesen hijos de
una misma madre, se ha experimentado conmociones de descontento y desobediencia,
bajo el falso velo de seguridad y buen gobierno, promovidas por almas inquietas,
ambiciosas, o alucinadas con doctrinas y máximas políticas de libertad, que han convertido
a los que las predicaban en Europa en esclavos del tirano Napoleón.

La terminología utilizada es más conservadora, destacándose que en los primeros


dos párrafos utiliza tres veces la palabra vasallos a la hora de dirigirse a los americanos.
Llama a los españoles de ultramar a cortar de raíz dichos levantamientos y hace
explicita la voluntad de la Regencia y de las autoridades virreinales de utilizarla fuerza
si esto fuera necesario.

Espera la afligida y heroica España, que tiene vuelto los ojos y el corazón a esas
felices regiones, y se promete el Supremo Gobierno que tiene el cuidado de todos, que un
ejemplo tan abominable, será detestado de todos los habitantes del hemisferio Español,

671
El Consejo de Regencia de España e Indias a los americanos españoles 14/2/10.
672
Dérozier, Albert, óp. cit., p. 586-87.

267
sofocado por sus propias manos si fuese necesario, y borrada para siempre hasta de su
memoria.673

A la par de su rol como funcionario del gobierno, Quintana mantuvo una


destacada actuación a través de la prensa. Comencemos ahora a analizar los artículos del
Semanario Patriótico, que en su tercera etapa -noviembre de 1810 a marzo de 1812-,
dedicó varias páginas a la problemática americana. Fue a través del periódico donde
Quintana intervino de manera más personal en el proceso revolucionario, difundiendo el
programa liberal y combatiendo las posiciones reaccionarias del partido lealista. Una de
las primeras alusiones que podemos encontrar se refiere al debate sobre la
representación americana -que ya constituía uno de los puntos más conflictivos de las
nuevas Cortes- donde el poeta madrileño ponía en duda si el hecho de acceder a los
reclamos de los diputados americanos podría aplacar las insurrecciones en las
provincias americanas. 674 En febrero de 1811 Quintana publica, dividido en tres
números, un artículo donde reflexiona en profundidad sobre los sucesos acontecidos en
América. En las dos primeras entregas, describe el derrotero de los acontecimientos,
centrando su atención en los levantamientos de Caracas, Buenos Aires y Nueva España.
Sobre este último vierte su primera condena categórica, justificando a su vez la
represión llevada adelante por las autoridades virreinales: ―Si estos actos no constituyen
una verdadera declaración de guerra, y guerra la más terrible, no sabremos ya en
adelante qué nombre dar a las cosas. Ha sido, pues, preciso contestar a ellos con guerra;
y el nuevo Virrey no es menos conocido por los servicios que ha hecho a la patria con
sus talentos militares que por la moderación, prudencia y cortesanía de su carácter.‖675
La última parte es quizás la más interesante por las reflexiones que allí están
contenidas. El director del Semanario Patriótico reproduce con todo detalle cuáles eran,
en voz de los americanos, las razones de su levantamiento, dando además crédito a las
denuncias sobre los males e injusticias alegados en aquellas argumentaciones. Pero paso
siguiente califica de ilegítimo en su esencia el levantamiento americano. Considera
como oprobioso el cuadro de opresión y atraso que caracterizaba al sistema colonial,
pero lo entiende como una realidad común a ambos hemisferios, descalificando

673
Dicha proclama será publicada en El Español, periódico dirigido por Blanco White, editado en
Londres y simpatizante de la causa americana, acompañada de comentarios de Simón Bolívar, donde se
rebaten los argumentos de la Regencia y se perfilan los principales argumentos que esgrimirá el
movimiento independentista americano en los años sucesivos. El Español N° XII, 30/3/11, p. 428.
674
Semanario Patriótico N° XLI, 17/1/11, p. 215.
675
Semanario Patriótico N° XLV, 14/2/11, p. 299.

268
entonces aquel argumento como motivo de ruptura, menos aun cuando considera, desde
su liberalismo militante, que una nueva era se había abierto con la revolución española y
que ésta iba a dejar en el pasado toda especie de tiranía.676
El autor reafirma, en este mismo artículo, la idea de que los habitantes de ambos
hemisferios eran una misma nación, con tantos atributos en común, que ni una derrota
militar – por la batalla de Ocaña-, ni un gobierno poco hábil podrían disolver esas
obligaciones mutuas. 677 Más adelante, el autor plantea: ―Insisten los disidentes de
América en comparar su situación a la de las provincias de España cuando la invasión
de Murat: Nosotros les negaremos siempre esta semejanza; y diremos que aguarden para
hacerla a que los enemigos estén sobre ellas, interrumpan su comunicación recíproca, y
las priven del vínculo universal que las reunía quitándoles el centro de autoridad a que
pudieran acudir.‖678 Luego les aconseja que, si persisten en compararse con el juntismo
peninsular, los imiten en su moderación y trasladen su soberanía al gobierno central.679
Como ya lo había manifestado en la proclama del 6 de septiembre de 1810 de la
Regencia, Quintana vuelve a dudar de los reales motivos que impulsan a los
insurgentes:

Pero aquellos que penetran más en lo interior de las intenciones políticas, y que no
se pagan de las expresiones aparentes y formularias de juramentos, manifiestos y
proclamas, dicen, que el blanco a que se dirigen las turbulencias de América, es a su entera
separación de la metrópoli, a erigirse en tantas potencias independientes como provincias,
y a conseguir de este modo la prosperidad y la gloria a que sujetas a España les es
imposible elevarse. 680

En los párrafos finales del artículo, el poeta madrileño descree de las posibilidades
reales de los americanos de constituirse como naciones independientes, poco preparados
sus habitantes para tal desafío y débiles sus países ante la segura ambición de las
potencias extranjeras. Pronostica una inevitable guerra civil entre las provincias por la
hegemonía, así como una sublevación de las castas ante el desorden generalizado.681

676
Semanario Patriótico N° XLVI, 21/2/11, p. 325
677
Ibíd., p 326.
678
Ibíd., p. 327.
679
Ibíd., p. 328.
680
Ibíd., p. 328.
681
«Entonces estos altivos independientes, que se arman con tal fiereza del rigor de los principios contra
su Madre Patria, conocerán bien a su costa que la aplicación práctica de ellos tiene que sufrir a veces para
bien general una prudente limitación: entonces se convencerán de que valía algo para su bien estar, y para
su seguridad este prestigio de pertenecer a una grande y dilatada monarquía, en cuyo arbitrio siempre se

269
Como cierre vuelve a cargar contra los independentistas y realiza la siguiente
declaración de principios sobre las obligaciones de todo aquel que se considere un
patriota español:

De cualquier modo que sea, nosotros, como ya hemos dicho no podemos elevarnos
a esta altura indiferente de principios generales. Somos españoles: tenemos el interés más
fuerte, el derecho más incontestable; o por mejor decir la obligación más estrecha de
conservar la integridad de la monarquía; porque en esta integridad está cifrada su
salvación.682

El Semanario Patriótico y la febril actividad política de Manuel Quintana fueron


interrumpidos con la reacción de los persas, el regreso de Fernando VII y la persecución
que éste desató contra la militancia liberal.683 Vendrán duros años de prisión hasta 1820,
cuando Quintana recupera su libertad y se integra una vez más activamente al resurgir
político del liberalismo durante el llamado «Trienio liberal».

Ganando enemigos en las dos orillas. Críticas de Álvaro Flórez Estrada al


sistema monopólico comercial y a la insurgencia americana

Pasemos a analizar las posiciones que con respecto a la «cuestión americana»


sostuvo otro de los referentes del pensamiento liberal de la primera mitad del siglo XIX
español: Álvaro Flórez Estrada. Este asturiano, destacado en el campo de la economía y
el derecho, sobresalió entre sus pares por lo avanzado de sus ideas. Joaquín Varela
Suanzes-Carpegna lo define como un liberal de izquierda, aquellos que en el período

suponían recursos inmensos y eficaces para contener en el deber a los que quisiesen invertir el orden y las
leyes.» Ibíd., p 329-330.
682
Ibíd., p. 330.En números siguientes del Semanario Patriótico, se continuarían publicando noticias
sobre el acontecer en América; condenándose el accionar insurgente, abogando por su castigo y
festejando la represión llevada adelante por las fuerzas realistas. He aquí un ejemplo: ―Las contestaciones
que recibió de la nueva junta provisional, del ayuntamiento y de la audiencia de Buenos aires,
convencieron al virrey y deben convencernos a todos de que fue falso el pretexto de que los facciosos se
habían valido para excitar las turbulencias; falsa igualmente la moderación que hasta entonces habían
afectado; y vanas las esperanzas de reducirlos con reconvenciones a la razón‖. Semanario Patriótico N°
LXVI, 11/7/11, p. 384.
683
El Manifiesto de los Persas es la denominación por la que se conoce un documento suscrito el 12 de
abril de 1814, en Madrid, por 69 diputados de tendencia absolutista, encabezados por Bernardo Mozo de
Rosales. El texto toma su nombre de una referencia, contenida en su primer punto, a la costumbre de los
antiguos persas de tener cinco días de anarquía tras la muerte del rey. Los firmantes comparan esa
anarquía con el periodo dominado por el liberalismo gaditano. Equiparan la "multitud de providencias de
las Cortes de Cádiz" a la Revolución francesa, defienden la soberanía plena del Rey y piden la
"celebración de unas Cortes especiales legítimamente congregadas, en libertad, y con arreglo en todo a las
antiguas leyes", considerando que las de Cádiz no lo fueron. El documento sirvió de base al rey para el
llamado Decreto de Valencia de 4 de mayo siguiente, que proclamó la restauración absolutista, aboliendo
la Constitución y toda la legislación de las Cortes de Cádiz.

270
tratado eran conocidos popularmente como liberales ―exaltados‖ o ―radicales‖. 684 La
revolución iniciada en 1808 lo encontró ocupando la plaza de Procurador General del
Principado de Asturias por la recientemente formada Junta General. Desde un primer
momento consideró un sinsentido la lucha contra el invasor francés si no iba
acompañada de una profunda transformación política de la monarquía.
En esa línea, su acción política, sus escritos, tuvieron como denominador común
un liberalismo radical en ocasiones más emparentado con el jacobinismo que con aquél
más moderado que primaba en la península. De sus obras se desprende un planteo
económico-social con algunos aspectos colectivistas en particular en lo referente a la
propiedad de la tierra.685 En su proyecto constitucional, que remitió a la Junta Central el
1 de noviembre de 1809, el asturiano dice entre otras cosas: «todos los males de la
sociedad, no tienen, ni pueden tener otro origen que la desigualdad de fortunas y
686
condiciones» También se aleja del historicismo predominante de sus colegas
liberales al plantear un ―Congreso Nacional Soberano‖ como órgano legislativo de la
nación, en lugar de llamarlas ―Cortes‖, otorgándole además una forma asamblearia y
cuasi federal de gobierno.687
En 1812 en el Cádiz de las Cortes y dela resistencia al invasor edita El Tribuno
del Pueblo Español donde expuso sus ideas entre noviembre de ese año y abril de 1814,
cuando al igual que muchos de sus pares se exilió en Londres perseguido por la reacción
absolutista. Retornaría a su país en los meses previos al período conocido como
«Trienio Liberal», siendo elegido una vez más diputado a las Cortes.
Para conocer su posición sobre el problema americano abordaremos su Examen
Imparcial sobre las Disensiones de la América con España, impreso primero en
Londres en 1811 para luego reeditarse al año siguiente en la ciudad gaditana. El
objetivo de este texto, según su autor, era aportar a la reconciliación entre españoles
peninsulares y americanos. Entendía que sólo un análisis del todo imparcial podía
ayudar a encaminar el conflicto a buen puerto. El trabajo está dividido en tres partes. En
la primera y segunda se presentan las injusticias y faltas cometidas por peninsulares y
americanos, mientras que en la tercera se exponen los defectos del sistema fiscal

684
Varela Suanzes-Carpegna, Joaquín, Álvaro Flórez Estrada (1766-1853). Política, economía y
sociedad, Junta General del Principado de Asturias, Oviedo, 2004, p. 15.
685
Ibíd., p. 16.
686
Flórez Estrada, Álvaro, Obras de Álvaro Flórez Estrada, B.A.E., Tomo CXIII, Atlas, Madrid, p. 319-
320.
687
Varela Suanzes-Carpegna, Joaquín, óp. cit., p. 28-30.

271
colonial, causante principal, para Flórez Estrada, del decadente estado de la monarquía
y de su crisis actual.
Al igual que Quintana, el asturiano partía del convencimiento de que los males del
autoritarismo y la oprobiosa falta de libertades constituyeron una realidad común para
españoles de ambos lados del Atlántico. Dejando constancia, desde el inicio, de que
buscar separarse en circunstancias tan críticas como la invasión francesa a la península,
sólo contribuiría a los planes del enemigo. 688 Flórez Estrada no ahorra críticas a la
conducta de la Junta Central con respecto a la forma en que resolvió la representación
del Nuevo Mundo en el flamante gobierno. Entiende que la designación de sólo un
diputado por cada virreinato, a diferencia de los dos que establecieron para cada
provincia peninsular, era una afrenta a los americanos, dándoles de esa manera justos
motivos a su descontento. Explica esta decisión de la Junta, al igual que tantas otras que
no comparte, por los resabios absolutistas que aún permanecen en ella, en particular por
la fuerte influencia que ejercía el conde de Floridablanca sobre este cuerpo. «La
conducta, que en esta parte ofrece la historia de la Junta Central, es inconcebible, y su
impolítica no puede atribuirse a otra causa que al hábito que había connaturalizado a los
Españoles con los abusos,…»689 Señala que si por el contrario, la Junta Central hubiera