Está en la página 1de 7

CAPITULO 1

EL HECHICERO

Lejos de la ciudad elemental existe un país que resguarda una ciudad con el orbe de la
energía mágica, a quienes se les otorgará la posibilidad de usar la magia.
En sus comienzos existieron los hechiceros que eran capaces de usar energías
elementales junto con la magia, además de tener la posibilidad de aprender nuevas
técnicas, y así nacieron los magos cuyo poder era de acuerdo a su conocimiento y
aunque no eran tan diestros en el uso de elementos eran bastante hábiles e
inteligentes con los conjuros, conforme fue aumentando la población la ciudad creció y
fue necesaria la creación de la primera escuela de magia, en donde los niños
aprenderían a utilizar sus poderes y mejorar con forme fueran creciendo.
Luego de varios años nació un niño de una maga y un mago, cuyos poderes se
presentaron antes de tiempo, mientras que los demás niños a la edad de 8 años
presentaban sus primeros usos de poderes y debían ir a la escuela para desarrollar su
magia, Alpha era capaz de usar sus poderes, aunque sin control de ellos desde muy
pequeño. Sus padres lo llevaron ante el director de la escuela de magia para resolver la
duda, que estaba lanzando a su hijo y porque sus poderes se presentaron tan precoz,
el director les dijo:
- Fascinante… hace muchos años que no aparecía un hechicero entre nosotros
- ¿Un hechicero? Preguntaron sorprendidos… eso es imposible ninguno de
nuestra familia tiene antecedes de un hechicero en la familia.
- Esto no se hereda fácilmente es solo cuestión del orbe y su poder de elegir, y al
parecer su hijo fue elegido… debe ponerlos estudiar y que se convierta en un
poderoso mago también para que aprenda a usar sus poderes y no termine
devorado por ellos. Advirtió el director cuyo aspecto lo hacía parecer más sabio
entrado en años.
Entonces salieron del lugar pensativos, entusiasmados y asustados camino a casa…
Pasaron los primeros años y era casi imposible ocultarlo, todos lo veían usar magia al
muchacho, cuando se enojaba el aire aullaba, cuando lloraba el aire se alborotada y
bailaba, cuando reía el aire hacia bailar las hojas y las flores y siempre sin querer
cuando tenía pesadillas algunos remolinos de viento aparecían en el dormitorio y
despertaban a sus padres, así Alpha fue creciendo y sus padres le enseñaban como
poder controlarse más… Fue sino hasta que llego el día de que entrara a la escuela de
magia que los padres le habían estado enseñando para que no llamara la atención.
- Hijo ya es hora de levantarse, dijo la madre de Alpha mientras le acariciaba la
frente.
- ¿Oh, de verdad tengo que ir?, pregunto con sueño Alpha
- Claro que sí, debes estudiar para ser un gran mago…
Los trabajos y la vida de ellos eran diferente, tenían profesiones en donde la magia era
esencial y todo aquel que no estudiara magia, seria tomado como deshonra, porque se
convertían en brujos y brujas que estaban en rebeldía y sin constancia alguna, una
desgracia para su familia y todos los que lo acompañen.
En esta ciudad existían magos que forjaban armamentos mágicos para los guardianes
de la ciudad, estaban también los magos agricultores que se encargaban de que las
cosechas no se perdieran, también estaban los magos maestros cuya sabiduría era
basta para compartirla con el futuro de la ciudad, y también habían magos que se
dedicaban a crear vestimenta, comidas y entretenimiento para todos, y así también las
brujas y los brujos cuyo instinto salvaje los hacia ir en contra del sistema y muchos
eran desterrados al exterior, exterior el cual una vez fue amenazado por los Zepas, una
especie maligna y no deseada.

Mientras iban de camino a lo lejos se veía un castillo grande, y fantástico, con forme se
iban acercando se podía ver a magos bajando de sus escobas y a magos alegrando a
sus hijos para que no lloraran, el lugar era grande, tenía un gran patio en la entrada el
cual usaban para actividades, y delante de ellos le rodeaban 4 cuatro puertas, cada una
con un símbolo rúnico que los llevaba a los salones correspondientes, y tras ese
inmenso patio estaba una torre que tenía una gran campana de plata…
Dong, dong sonó la campa de la torre, anunciando el comienzo del ciclo escolar…
- Ve adentro, vendré a recogerte cuando acaben las clases, diviértete, le dijo su
madre emocionada…
- Está bien, pero no te tardes, dijo Alpha entre cortado, y fue interrumpido
cuando una voz fuerte lleno el lugar diciendo:
- Bienvenidos a Carposirius, por favor acérquense al centro del patio para poder
entrar en sus respectivas puertas.
Todos se acercaron y de pronto con humo y chispas apareció Alvin Angwin director de
la escuela de magia, y junto con el llegaron los consejeros y maestros para darles la
bienvenida a todos…
- ¡Oh vaya!, exclamo Alvin, han venido muchos, Bienvenidos, ¡bienvenidos!...
como muchos se habrán dado cuenta a nuestro alrededor hay 4 puertas, y
talvez se pregunten para que son?... siguió diciendo Alvin, serán divididos por
sus edades y luego serán pasados al frente para que sean seleccionados de
acuerdo a sus habilidades y conozcan a sus maestros, quienes les enseñaran
todo lo que deben saber.
Fue así como uno por uno fue pasando dependiendo su edad, y Alpha estaba iniciando
su año escolar así que le tocaba con los de 8 a 10 años… en esa ciudad creían que la
enseñanza en casa era esencial para que desarrollaran bien sus poderes es por eso que
la edad para iniciar era a los 8 años. Los niños pasaban al frente y escribían su nombre
en un libro que luego les mostraba el nombre de la puerta y el nombre de su maestro.
cada puerta tenía un nombre y servía para identificar a los magos dependiendo su
naturaleza, y esto les servía para poder tener una especialidad y honrar a sus familias
con un puesto de acuerdo a su naturaleza.
Las naturalezas de la magia se dividían en levitadora, para varios puestos, pero
principalmente para la construcción, Ignifuga, para puestos de guerreros y cocineros o
forjadores, Acuática, que a diferencia de la naturaleza de agua de un hechicero, esta
era considerada como un don innato para las pócimas y conjuros, y también estaba la
Estática, eran buenos con la energía eléctrica… todas las personas tenían algo en
común y era la capacidad de aprender aun así no fuera su naturaleza, pero eso era
considerado de prodigios y solo los antepasados habían podido lograrlo.
Al final llego el turno de Alpha de pasar al frente, cuando escucho su nombre un poco
nervioso Alpha se acercó y tomo el lápiz, y fue directo al libro y escribió su nombre… el
libro tardo en revelar y el silencio se intensifico en la sala cuando el libro no revelaba
respuesta alguna ya pasado un minuto, entonces apareció… Wandrison Hugger
(maestro de naturaleza ignifuga) pero al revelar la puerta ponía, el símbolo para la
puerta de la naturaleza levitadora. Entonces el director confuso se acercó a Alpha para
no llamar la atención más y le dijo:
- Ve con el profesor Wandrison él te llevara hasta la puerta que te corresponde…
Alpha accedió sin hacer preguntas, pero eso basto para que los niños empezaran a
generar rumores. Entonces Alpha llego con el profesor y él lo acompaño hasta la
puerta de naturaleza ignifuga… atravesaron la puerta y aparecieron en un inmenso
lugar lleno de personas que iban y venían, Alpha maravillado no paraba de ver como
todos hacían cosas fantásticas, mientras caminaba Wandrison le dijo a Alpha;
- Iremos a la oficina del director por la pequeña confusión de esta mañana… todo
está bien
- De acuerdo, respondió Alpha, el joven era muy callado y obediente, una de sus
cualidades y por lo que sus padres estaban orgullosos.
- Aquí espera le ordeno el profesor, el director no tardara en venir…
Pasados unos minutos el profesor Wandirson y el director entraron y sin mediar
palabra lo vieron y fue entonces cuando el director se sentó y le dijo a Alpha que se
acercara que hablo.
- ¿Cuál es tu nombre? Le pregunto
- Alpha Bloise, mi padre es Flagg Doom y mi madre Andrea Bloise… respondió
- ¿Y hace cuanto es que tienes tus poderes? Pregunto sospechosamente Alvin
- No lo recuerdo, respondió Alpha dudoso
- ¿Ya veo, Alpha sé que te ha mostrado Levitación como la puerta a la que debías
cruzar, pero tu maestro enseña a los de naturaleza ignifuga, deseas estar aquí o
ir a levitación con la maestra Patricia Dee?
- Creo que quiero quedarme, sí me quedare, respondió Alpha
- No se diga más, por favor Wandrison acompaña al niño a su salón y que no
demoren más las clases, orden Alvin
- Está bien señor… dijo mientras abandonaban la sala
Y para cuando ya no estuvieran cerca, el director llamo a los consejeros para contarles
sobre lo que había ocurrido y de que el niño hechicero había llegado a Carposirius…
- ¿Es el hechicero del que hablaste en el pasado?
- Si consejeros, es el, y parece que ha logrado mantener sus poderes ocultos, dijo
Alvin
- Vigílalo bien y enséñale como usar sus poderes…
Cuando Alpha y el profesor llegaron a la clase, los niños lo veían de manera
sospechosa, y se murmuraban entre si cosas, Alpha se sentía un poco incomodo, pero
recordó que su madre le decía; “las burlas y los chismes no son conjuros y no pueden
lastimar a las personas a menos que la persona los deje” entonces recobro su
confianza y su atención estuvo firme en el profesor…
- Es verdad que eres un brujo, le pregunto un niño mientras comían
- No respondió asombrado
- Dicen que eres hijo de brujo, le dijo otro niño
- No es verdad, mis padres son magos y trabajan porque me hacen esas
preguntas
- Vimos que el libro no te quería dejar entrar a la escuela y mi mama dice que
eso pasa cuando los padres o los niños son malos…
- Dejo escapar una pequeña risa Alpha y dijo: no soy malo, el libro se confundió
porque alguien estaba jugando con el…
- Oh de verdad… eso es mentira, fueron interrumpidos por un niño mayor,
- Eres un mago sin poderes, dicen que los magos sin poderes son desterrados y
olvidados por ser una deshonra para todos.
- Eso no es verdad, soplo el aire, yo si tengo poderes, dijo con enfado, pero
recordó lo que su padre le dijo “Los poderes no son para dañar a otros sin
motivo alguno y no debes usarlos a menos que sea necesario y estés en
peligro”, entonces Alpha se tuvo que resignar.
Tomo sus cosas y fue hasta el salón porque la campana iba a sonar anunciando la
entrada a clases de nuevo… el día continuo.
- Bienvenidos una vez más, hoy le daremos una clase especial de naturaleza
ígnea, para ello necesito que abran su libro…
Así siguió hablando hasta que llego la hora de hacer el primer ejercicio, consistía en
conjurar un conjuro que haría que le perdieran fuego a una bola de algodón, parecía
sencillo, pero Alpha no lo consiguió por mas que lo intento y todos se burlaron de él.
- Silencio, silencio, ¿oye te sientes bien? No te preocupes, no todos lo logran a la
primera, algunos necesitan mas tiempo- dijo con el afán de darle ánimos.
- Si esta bien, puedo hacerlo… replico Alpha un poco frustrado.
Entonces alguien lo empezó a molestar tirándole bolitas de algodón, lo que hizo que
Alpha se molestara mucho, casi inconscientemente hizo que el viento soplara fuerte
dentro del salón y apago todas las bolas de fuego que estaban encendidas, el maestro
sospecho que alguien estaba usando magia ahí una que no correspondía dentro de la
clase, pero todos eran muy jóvenes como para saber conjuros elementales. De pronto
el fuego de Alpha encendió y se quebró el silencio con el festejo del joven.
- ¡Mire lo logre! ¡Lo logre! -
- El maestro sonrió, y se dirijo a todos… La clase de hoy ha terminado por favor
practiquen este ejercicio porque será necesario para la siguiente clase.
Al final llego la hora de salir, y Alpha estaba entusiasmado de contarle a sus padres de
su nuevo logro, aunque también tenia curiosidad por saber el porque el libro se
confundió.
Y ahí estaba su madre esperando a la salida, el pequeño se alegro y apresuro el paso, la
madre lo recogió y lo abrazo… subieron al bus para ir a casa, y en el camino le conto
todo lo acontecido.
- Sabes el libro se confundió hoy, me dijo que tenia que entrar en otra puerta
pero me dijo que fuera con un maestro ignifugo, pero al final el director me
pregunto dónde quería estar y escogí el fuego, dijo entre sonrisa Alpha
- ¿De verdad? Me alegra que te haya ido bien, el libro a veces se confunde jeje
imagínate debe colocar a muchos alumnos
El pequeño agotado se puso a dormir, hasta que llegaron a casa.
Esa oscura noche el viento anunciaba la llegada de un presagio, uno malo, sin embargo
ninguno lo podía sentir, a excepción de los brujas y brujos de las afuera de la ciudad, ya
que ellos tenían contacto con un ser maligno que les brindaba esa energía. Entre sueño
y sueño Alpha soño que estaba parado en el centro de la ciudad mientras todos corrian
y lanzaban conjuros y agitaban sus manos para protegerse de los escombros que caian,
se escucaban niños llorando, y todo parecía aterrador, cuando giro su vista hacia una
explosión se dio cuenta de un gran numero de Guerreros con armadura negra, sus ojos
eran penumbra y relucían un amarillo fuego, piel grisácea y se movían con agilidad a la
vez que se sentía una energía que nunca antes se había sentido… daban miedo y eran
sádicos. Estaban a punto de entrar a la escuela de magia cuando de pronto apareció
Alvin y los concejeros conjurando y alzando las manos, eran tan poderosos que
hicieron retroceder al ejercito de uno en uno iban cayendo pero de pronto, la reina
lanzo contra ellos una gran bola de energía que arrazaba con la luz y que opacaba los
poderes…
Alpha lloro, vio como todo se destruia y nadie podía hacer nada, o al menos eso pensó
Hasta que un joven adulto con un libro en la mano hizo resonar el viento y volar a
todos los guardias, venia volando desde el cielo sin escoba, lanzo un conjuro jamás
visto e aprisono a muchos en una esfera que se lleno de fuego para luego
desaparecer… a los invasores no les quedo otra mas que huir… y justo cuando el joven
voltio a ver los ojos de Alpha el se despertó, dando un golpe en la cama como si
hubiese estado levitando y sus padres al escuchar el grito del niño lo fueron a vigilar,
entre sollozo les conto de aquel sueño, los padres no podían creerlo y lo
tranquilizaron.

CAPITULO 2
EL DESCUBRIMIENTO
Ya han pasado varios años desde aque sueño atemorizante, el joven se ha fortalecido
aunque no es muy bueno con la magia…
- Alpha, que crees que estas haciendo? Debes hacer que el fuego de vueltas no
que se apague, repítelo!
- Esta bien, señor
- Oye intenta de otra forma, talvez usando otro conjuro, le aconsejo su mejor
amigo, y no te preocupes ya lo conseguiras…
Luego de tantos fraccasos deicidio estudiar por su cuenta, pero para hacer eso el debia
tener en sus manos los libros de conjuros de las cuatro puertas, era difícil ya que no
tenia muchos amigos y de seguro nadie se querria prestar solo porque se lo pida.. asi
que junto con su mejor amigo ideo un plan para poder obtenerlos sin que nadie se
diera cuenta.
- Crees que funcionara, pregunto Anthony el mejor amigo de Alpha, quienes se
conocieron por haber fracaso en el acto de magia de la escuela que se
celebraba cada año.
- Claro que sí, solo hay que encontrar la forma de llegar a la zona donde guardan
los libros sin que nos miren.
- Mi primo sabe como hacer la pésima de invisibilidad, y lo puedo convencer de
que nos la de… dijo su Antohony entusiasmado
- Que así sea, nos vemos en la noche…
Pasaron las horas y como habían acordado se vieron en la noche a las afueras de la
escuela donde no pudieran ser percibidos, Alpha llevaba ropa negra y una mochila
vacia, y su amigo llevaba una bolsa con las posimas y y elixir de transaprecia para que
no necesitaran forzar las cerraduras.
- Mi primo hizo muchas preguntas, si llega a preguntar le diras que eran para una
tarea, de acuerdo?
- Si, cuanto duran estas posiones?
- Aproximadamente 10 minutos, y el elixir solo dura 1 minuto cada sorbo por lo
que debemos tomarlo solo cuando lo necesitemos.
- Perfecto, estamos listo? Estamos listos!
- Tomémoslo a la cuenta de 3
- 3
- 2
- 1
Tomaron la posima y se dirigieron hasta donde estaba el muro mas cercano a la
bodega donde guardaban los libros…

También podría gustarte