Está en la página 1de 15

UNA NAVIDAD LIGHTWOOD

Londres 1889
Parte 1
Traducido por Annie

Will Herondale estaba lleno de espíritu navideño, y Gideon Lightwood lo encontraba


muy molesto.

No era solo Will, en realidad; él y su esposa Tessa habían sido criados en circunstancias
mundanas hasta que eran casi adultos, por lo que sus recuerdos de Navidad eran
recuerdos familiares y delicias de la infancia. Cobraron vida cuando la ciudad de
Londres lo hizo, como lo hacía todos los años.

Los recuerdos de Navidad de Gideon se referían principalmente a calles abarrotadas,


comida rica y villancicos, mundanos demasiado ebrios que necesitaban ser salvados de
los elementos más peligrosos de Londres mientras pasaban la noche en celo, creyendo
que todos los problemas y la maldad desaparecieron del mundo hasta que fueron
comidos por demonios Kapre disfrazados de árboles de Navidad. Solo por ejemplo.

Nacido y criado como un cazador de sombras, Gideon, por supuesto, no celebraba la


Navidad, y siempre había soportado la obsesión de Londres con las vacaciones con
desconcertada indiferencia. Había residido en Idris durante la mayor parte de su vida
adulta, donde el invierno tenía una especie de profundidad alpina, y no había una
corona de Navidad o una galleta que se encontrara. El invierno en Idris se sintió más
solemne que la Navidad, mucho más viejo que la Navidad. Era una faceta extraña de
Idris: donde la mayoría de los cazadores de sombras terminaban celebrando las
festividades de sus mundanos locales, al menos los que se derramaban en decoraciones
de calles y festivales públicos, Idris no tenía feriados en absoluto. Gedeón nunca se
preguntó acerca de esto; le parecía obvio que los cazadores de sombras no se tomaban
días libres. Era la bendición y la maldición de ser uno, después de todo. Eras un cazador
de sombras todo el tiempo.

No es de extrañar que algunos no pudieran soportarlo y se fueran por una vida


mundana. Al igual que el padre de Will Herondale, Edmund, de hecho.

Tal vez por eso el espíritu navideño de Will lo molestó tanto. Le había gustado Will
Herondale y lo consideraba un buen amigo. Esperaba que cuando sus hijos fueran
mayores, ellos también se harían amigos, si Thomas estaba bien para entonces. Y sabía
que Will se presentaba deliberadamente como un tonto y bastante tonto, pero que era
un director agudo y observador del Instituto, y un luchador de demonios más que capaz.

Pero cuando Will insistió en llevarlos a todos a ver los escaparates de Selfridge, no pudo
evitar preocuparse de que tal vez Will tuviera una mente fundamentalmente poco seria
después de todo.

─Oxford Street? ¿Días antes de navidad? ¿Estas loco?

─¡Será una locua!─, Dijo Will, con la ligera inclinación en su acento galés que
significaba que estaba demasiado emocionado por su propio bien. ─Me llevaré a James,
tú llevas a Thomas, tendremos un paseo. Tomaremos una copa en el diablo en el camino
de regreso, ¿O qué?

Aplaudió a Gideon en la espalda.

Había pasado mucho tiempo desde que Gideon fue el último en Inglaterra. Como uno de
los asesores más confiables del cónsul, Gideon no solo vivía en Idris sino que rara vez
encontraba la oportunidad de irse. También permaneció para que su hijo Thomas
pudiera respirar el aire saludable del bosque Brocelind, y no el aire de esta ciudad sucia
y brumosa.

En esta ciudad sucia y nebulosa, la voz de su padre hizo eco en su mente, y Gideon
estaba demasiado cansado para silenciar la voz de su padre como solía hacerlo cada vez
que Benedict se acercaba. Más de diez años muerto, pero no se había callado.

Su hermano Gabriel también vivía en Idris, y por razones menos obvias. Quizás no fue
solo el mal aire; quizás ambos estaban más felices con una buena distancia entre ellos y
la casa de Benedict Lightwood. Y el conocimiento de que su residente actual apenas
hablaría con ninguno de ellos.

Pero ahora Gideon había venido a Londres, con Thomas, solo ellos dos, dejando atrás a
Sophie y las chicas. Necesitaba consejos sobre Thomas, personas con las que podía
discutir el problema discretamente. Necesitaba hablar con Will y Tessa Herondale, y
necesitaba hablar con un Hermano Silencioso muy específico que a menudo se
encontraba cerca de ellos.

Justo ahora se preguntaba si había sido una buena idea.


─Un buen paseo─ fue exactamente el tipo de tontería inglesa que casi esperaba que
Will sugiriera para Thomas, pero ─un buen paseo vigorizante por la calle comercial más
concurrida de Londres tres días antes de Navidad─ fue un nivel de tontería para él que
no había sido preparado.

─No puedo llevar a Thomas a través de esa multitud─, le dijo a Will. ─Será golpeado.

─No va a ser golpeado─, dijo Will con desdén. ─Estará bien.

─Además─, dijo Gideon, ─ obtendremos miradas. Los padres mundanos no suelen


pasear a sus bebés en cochecitos, ya sabes.

─Llevaré a mi hijo sobre mis hombros─, dijo Will, ─ y tú llevarás el tuyo sobre los
tuyo, y que el Ángel proteja a cualquiera que se queje de eso. El aire fresco de Londres
nos haría bien a todos. Y las ventanas están destinadas a ser un espectáculo, este año.

─El aire fresco de Londres─, dijo secamente Gideon, ─es espeso como la melaza y el
color de la sopa de guisantes.

Pero él accedió.

Había dejado a Thomas en la guardería, donde Tessa lo vigilaba a él y a James. Un año


mayor que James, Thomas no siempre fue bueno para comprender lo que James podía y
no podía hacer o entender. A Tessa le preocupaba que James terminara herido. Gideón,
sin embargo, estaba más preocupado sobre Thomas, que todavía era más pequeño que
James, a pesar de la diferencia en sus edades. También era más pálido que James y
menos robusto. Recientemente se había recuperado de la última de sus terribles fiebres,
que habían llevado a un Hermano Silencioso, desconocido para ellos, a su casa en
Alicante para examinarlo. Después de un tiempo, el Hermano Silencioso declaró que
Thomas se recuperaría y se fue sin más conversación.

Pero Gideon quería respuestas. Mientras recogía a Thomas ahora, no pudo evitar pensar
en cómo el niño apenas pesaba. Era el más pequeño de todos los ─niños─, como
Gideon pensó en ellos: en James, y el hijo de su hermano Christopher, y el hijo de
Charlotte, Matthew. Había nacido temprano y pequeño. Habían estado aterrorizados la
primera vez que tuvo fiebre, convencidos de que era el final.

Thomas no había muerto, pero tampoco se había recuperado por completo. Permaneció
delicado, débil de constitución, rápido a la enfermedad. Sophie había luchado más duro
que nadie para beber de la Copa Mortal y convertirse en una cazadora de sombras, pero
ahora se vio obligada a pelear una batalla mucho peor contra la muerte junto a la cama
de su hijo. Una y otra vez.

Suspirando, llevó a su hijo a buscar sus abrigos para su estimulante paseo navideño.

***

Como era de esperar, Oxford Street era un manicomio de compradores peatonales,


carruajes, curiosos y grupos amenazantes de villancicos ambulantes. Gideon los hubiera
cautivado a todos invisibles a simple vista (aunque uno de los grupos de villancicos
obviamente eran hombres lobo, que habían intercambiado miradas de reconocimiento
con Gideon), pero Will, por supuesto, deseaba disfrutar de la experiencia.

James también parecía intrigado por el ruido y las luces, riéndose y gritando ante la
alegre escena a su alrededor. Un niño londinense de nacimiento, pensó Gideon, y luego
pensó, bueno, pero yo era un niño londinense de nacimiento, y esto es demasiado
revuelo para mi gusto. Por su parte, Thomas estaba callado, observando con los ojos
muy abiertos, agarrándose a los hombros de su padre. Gideón no estaba seguro de cuán
debilitado estaba Thomas por la última fiebre y cuánto estaba abrumado por las
multitudes. De alguna manera, cuando no estaba enfermo, Thomas podía ser fácil de
cuidar e inducir a la culpa; rara vez hacía un escándalo, solo miraba hacia el mundo con
esos grandes ojos color avellana, como si fuera consciente de su propia impotencia y
esperando no ser notado.

Will esperó hasta después de haberse unido a las multitudes en las ventanas de
Selfridge's y Will hizo una serie de exclamaciones absurdas de la variedad

─¡Por Jove!.

Había sostenido a James hasta el cristal para examinar las escenas en detalle, lo que
parecía girar en torno a unos niños rubios que patinaban sobre hielo en un río. Gideon
le había señalado cosas a Thomas, quien había sonreído.

Solo una vez que se detuvieron para comprar un poco de sidra caliente de un hombre
que la vendía por una calle lateral.

─Me enteré del hijo de Tatiana, Jesse. Terrible negocio. ¿Has hablado con ella? ─ Dijo
Will.
Gideon sacudió la cabeza.

─No he hablado con Tatiana en casi diez años, ni he vuelto a la casa.

Will hizo un ruido comprensivo.

─No creo que sea una coincidencia─, dijo Gideon.

─¿Qué?─ Dijo Will.

─Una coincidencia─, dijo Gideon. ─Que tanto ella como yo tenemos hijos que están...
enfermos.

─Gideon─, dijo Will razonablemente, ─perdóname por decirlo, pero eso es un montón
de bacalao─. Gideon parpadeó hacia él. ─Por un lado, tienes tus hermosas hijas,
ninguna de las cuales estaba más enferma de lo normal cuando eran bebés. Por otro
lado, todo lo que le sucedió a tu padre fue obra suya, y sucedió mucho después de que
nacieras, y ni tú ni Gabriel estaban enfermos.

Gideon sacudió la cabeza. Will fue tan amable, tan ansioso por evitarle las consecuencias
de los pecados de su familia.

─No sabes el alcance─, dijo. ─El alcance de los experimentos de Benedict con magia
oscura. Estaban en curso, desde que tengo memoria. La viruela demoníaca simplemente
se queda en la memoria, porque es bastante espeluznante.

─Y también estuvimos allí─, dijo Will, ─cuando se convirtió en un gusano gigante.

─También eso─, dijo Gideon sombríamente. ─Pero dos hijos enfermos, pequeños y
frágiles, no puedo decir con certeza que es una coincidencia, que no tiene nada que ver
con las depredaciones de mi padre. No puedo arriesgar la posibilidad. Miró a Will
implorante.

─Le tomó años a Jesse enfermarse─, dijo, ─y Thomas ya ha estado enfermo─.

Hubo un profundo silencio.

─Suenas como si quisieras hacer algo.


Dijo Will, en voz baja

─Sí,─ dijo Gideon con un suspiro. ─Debo mirar los papeles de mi padre, sus registros
de lo que llamó su… trabajo ─. Están en Chiswick, y debo ir a pedirle a Tatiana.

─¿Ella te verá?

Pregunto Will.

Gideon volvió a negar con la cabeza.

─No lo sé. Esperaba que su ira se enfriara, con el tiempo, y su resentimiento. Esperaba
que el hecho de que la Clave le regalara todas las riquezas y posesiones de mi padre la
ayudaría a encontrar la paz.

─Bueno─, dijo Will, ─si vas, debes dejar a Thomas con nosotros.

─¿No querrías que conociera a su tía?─, Dijo inocentemente Gideon.

Will lo miró seriamente.

─No lo haría ¡No lo quiero a él, o a cualquiera de mis hijos, en los terrenos de esa casa!

Gideón quedó desconcertado.

─¿Por qué? ¿Qué le ha hecho?

─Es lo que ella no ha hecho.

Will dijo sombríamente.

***

Gideon pudo ver el punto de Will. Tatiana no le había hecho nada a la casa. Nada que
cambiar, limpiar o preservar de ninguna manera. En lugar de restaurarlo o redecorarlo
según sus propios gustos, Tatiana simplemente había permitido que se pudriera, se
ennegreciera y se derrumbara sobre sí mismo, un horrible monumento a la ruina de
Benedict Lightwood. Las ventanas estaban nubladas, como si la niebla hirviera en el
interior; El laberinto, una ruina negra y retorcida. Cuando abrió la puerta principal, las
bisagras gritaron como un alma torturada.

No fue un buen augurio para el estado emocional de su residente.

Cuando Benedict Lightwood murió en desgracia por las últimas etapas de la viruela
demoníaca, y la historia completa de su infamia fue revelada a la Clave, Gideon se puso
triste. No quería responder preguntas, o escuchar falsas simpatías por el daño causado a
su apellido. No debería haberle importado. Ya sabía la verdad de su padre. Sin embargo,
le dolió su orgullo, cuando no debería haber quedado ningún orgullo en su nombre
malcriado.

Las casas y la fortuna fueron arrebatadas a los hijos de Benedicto por orden de la Clave.
Gideon aún podía recordar cuando se enteró de que Tatiana había presentado una
denuncia contra él y contra Gabriel por el ─asesinato─ de su padre.

La Clave primero confiscó sus posesiones y finalmente expuso la situación: Tatiana


Blackthorn había pedido a la Clave que le dieran la fortuna de Benedict, así como la casa
ancestral de Lightwood en Chiswick. Ella era Blackthorn ahora, no la portadora de un
nombre contaminado. Ella hizo muchas acusaciones contra sus hermanos en el proceso.
La Clave dijo que entendían que Gideon y Gabriel no habían tenido más remedio que
matar al monstruo en el que se había convertido su padre, pero si solo hablaran de la
verdad técnica, Tatiana podría considerarse correcta. La Clave se inclinó a darle a
Tatiana la herencia completa de Lightwood, con la esperanza de resolver el asunto.

─Lucharé contra esto─, le había dicho Charlotte a Gideon, sus pequeñas manos
apretadas sobre su manga y su boca apretada.

─Charlotte, no lo hagas─, rogó Gideon. ─Tienes tantas otras batallas para pelear.
Gabriel y yo no necesitamos nada de ese dinero contaminado. Esto no importa.

El dinero no había importado, entonces.

Gabriel y Gideon discutieron el asunto y decidieron no refutar sus afirmaciones. Su


hermana era viuda. Podía vivir en la antigua mansión Lightwood en Chiswick en
Inglaterra y en Blackthorn Manor en Idris, y bienvenida. Gideon esperaba que ella y su
hijo fueran felices. Tal como estaban las cosas, los recuerdos de Gideon de la casa eran,
en el mejor de los casos, ambivalentes.

Ahora esperaba en la puerta principal, con la pintura casi despegada, con profundos
agujeros aquí y allá, como si algún animal salvaje hubiera intentado entrar. Tal vez
Tatiana se encerró en algún momento. Después de un tiempo se abrió, pero esperando
detrás no era su hermana sino un niño de diez años, que parecía sombrío. Tenía el
cabello negro medianoche del padre que nunca había conocido, pero era alto para su
edad, delgado como un sauce, con ojos verdes.

Gideon parpadeó.

─Debes ser Jesse.

El niño entrecerró los ojos.

─Sí─, dijo el niño. ─ Jesse Blackthorn. ¿Quién eres tú?

Jesse, su sobrino, después de todo este tiempo. Gideon había pedido tantas veces ver a
Jesse cuando era un niño. Él y Gabriel habían tratado de ir a Tatiana cuando tuvo al
niño, pero ella los rechazó a ambos.

Gideon respiró hondo.

─Bueno─, dijo. ─Soy tu tío Gideon, como sucede. Estoy muy contento de conocerte
por fin ─. Él sonrió. ─Siempre lo esperaba─.

La expresión de Jesse no mejoró.

─Mamá dice que eres un hombre muy malvado.

─Tu madre y yo─, dijo Gideon con un suspiro, ─hemos tenido una historia muy ...
complicada. Pero la familia debería conocerse entre sí y también a los cazadores de
sombras.

El niño continuó mirando a Gideon, pero su rostro se suavizó un poco.

─Nunca he conocido a otros cazadores de sombras─, dijo. ─Aparte de mamá.


Gideon había pensado en este momento muchas veces, pero ahora se encontraba
luchando por las palabras.

─Estás... ya ves... quería decírtelo. Hemos escuchado que tu madre no quiere que
tomes a las marcas. Debes saber... somos familia primero, y siempre. Y si no deseas
tomar las marcas, el resto de tu familia te apoyará en esa decisión. Con los otros
cazadores de sombras.

No estaba seguro de si Jesse siquiera sabía la palabra Clave.

Jesse parecía alarmado.

─ ¡No! Lo haré. ¡Yo quiero! Soy un cazador de sombras.

─También tu madre─, murmuró Gideon. Sintió una ligera punzada de posibilidad allí.
Tatiana podría haber desaparecido como Edmund Herondale, abandonado el mundo de
las sombras por completo, viviendo como un mundano. Los cazadores de sombras lo
hacían, a veces; Aunque Edmund lo había hecho por amor, Tatiana podría hacerlo por
odio. Ella no le había dado esperanza a Gideon, aunque, el tenia, una tonta esperanza.

Se arrodilló para estar más cerca del niño. Dudó, luego extendió la mano hacia el
hombro de Jesse. Jesse dio un paso atrás, evitando casualmente el contacto, y Gideon
me dejó

─Tú eres uno de nosotros─, dijo en voz baja.

─¡Jesse!─ La voz de Tatiana llegó desde lo alto de las escaleras de entrada. ─ ¡Aléjate
de ese hombre!

Como empujado con una aguja, Jesse saltó del alcance de Gideon y se retiró sin decir
una palabra más a los huecos sombreados de la casa.

Gideon miró horrorizado mientras su hermana Tatiana bajaba las escaleras. Llevaba un
vestido rosa de más de diez años. Estaba manchado de sangre que él bien sabía que
también tenía más de diez años. Tenía la cara dibujada y pellizcada, como si su ceño
hubiera sido grabado allí, sin cambios durante años.

Oh Tatiana… ​Gideón se inundó con una extraña amalgama de simpatía y repulsión. ​Ya
pasó mucho tiempo. Esto es una locura.
Los ojos verdes de su hermanita se posaron sobre él, fríos como si fuera un extraño. Su
sonrisa era un cuchillo.

─Como puedes ver, Gideon─, dijo. ─Me visto para la compañía. Nunca se sabe quién
podría pasar.

Su voz también cambió: áspera y crujiente por el desuso.

─¿Has venido a disculparte?─ Continuó Tatiana. ─No encontrarás exoneración por las
cosas que has hecho. Su sangre está en tus manos. Mi padre. Mi esposo. Tus manos y las
manos de tu hermano.

¿Y cómo paso eso? Gideon quería preguntarle. No había matado a su esposo. Su padre
había hecho eso, transformado por enfermedad en una terrible criatura demoníaca.

Pero Gideon sintió la vergüenza y la culpa, así como el dolor, como sabía que ella
pretendía que lo hiciera. Había sido el primero en cortar lazos con su padre y con el
legado de su padre. Benedict les había enseñado a todos a permanecer juntos, sin
importar el costo, y Gideon se había ido. Su hermano se había quedado hasta que vio
pruebas de la corrupción de su padre que no podía negar.

Su hermana se quedó incluso ahora.

─Siento que nos culpes─, dijo Gideon. ─Gabriel y yo solo hemos deseado tu bien.
¿Has... has leído nuestras cartas?

─Nunca me gusto leer─, murmuró Tatiana.

Ella inclinó la cabeza y, después de un momento, Gideon se dio cuenta de que era lo más
cercano a invitarlo a entrar. Cruzó el umbral nerviosamente y, cuando Tatiana no le
gritó de inmediato, continuó adentro.

Tatiana lo llevó a lo que había sido la oficina de su padre, una escultura en polvo y
podredumbre. Apartó la vista del papel de la pared roto y vio algo escrito en la pared que
decía ​“SIN PENA”

─Gracias por verme─, dijo Gideon mientras tomaba asiento frente a ella.

─¿Cómo está Jesse?


─Es muy delicado─, dijo Tatiana. ─Nephilims como tú desean ponerle marcas a él,
porque tienen la intención de matar a mi hijo como han matado a todos los que amo. Te
sientas en el Consejo, ¿no? Entonces eres su enemigo. Puede que no lo veas.

─No forzaría las marcas sobre el niño─, protestó Gideon. ─Él es mi sobrino. Tatiana,
si está tan enfermo, ¿tal vez debería ver a los Hermanos Silenciosos? Uno de ellos es un
amigo cercano, y podría venir por Jesse a nuestra casa. Y Jesse podría conocer a sus
primos.

─Cuidado con tu propia casa, Gideon─, espetó Tatiana. ─Nadie espera que tu hijo viva
hasta la edad de Jesse, ¿verdad?

Gedeón guardó silencio.

─Espero que quieras que Jesse se case con una de tus hijas sin dinero─, continuó
Tatiana.

Ahora Gideon estaba más confundido que ofendido.

─ ¿Sus primos hermanos? Tatiana, todos son niños muy pequeños...

─Padre planeó alianzas para nosotros, cuando éramos niños─. Tatiana se encogió de
hombros. ─Qué avergonzado estaría de ti. ¿Cómo está tu sucia sirviente?

Gideon habría golpeado a cualquier hombre que hablara de Sophie así. Sintió la ira y la
violencia que había conocido como una tormenta infantil dentro de él, pero se había
enseñado desesperadamente a controlarse a sí mismo. Ejerció cada parte de ese control
ahora. Esto fue para Thomas.

─Mi esposa Sophia está muy bien.

Su hermana asintió, casi agradablemente, pero la sonrisa rápidamente se convirtió en


una mueca.

─Basta de bromas, entonces. Viniste a Chiswick por una razón, ¿no? Fuera con eso. Ya
sé lo que es. A su hijo le gusta morir, y usted quiere dinero para remedios inmundos en
el Submundo. Estás aquí como un mendigo, gorra en mano. Así que suplícame.
Era extraño: la locura evidente e innegable de Tatiana hizo que sus insultos e
imprecaciones fueran indudablemente más fáciles de soportar. ¿Qué estaba diciendo
ella? ¿Qué remedios subterráneos? ¿Cómo podrían los remedios ser inmundos?

¿Benedict también había destruido a Tatiana? ¿O ella siempre habría sido así? Su madre
se había suicidado porque su padre le transmitió la enfermedad de un demonio. Su
padre había muerto de la misma enfermedad, en desgracia y horror. ¿Podría Herondale
descartarlo todo como una tontería, pero podría ser una coincidencia que el hijo de
Tatiana y su hijo estuvieran enfermos? ¿O fue alguna debilidad en su propia sangre,
algún castigo del Ángel que había visto lo que realmente eran los Lightwood y había
emitido su juicio sobre ellos?

─No necesito dinero─, dijo Gideon. ─Como bien saben, los Hermanos Silenciosos son
los mejores médicos, y sus servicios siempre están disponibles gratuitamente para mí.
Como son para ti ─, agregó con énfasis.

─¿Entonces qué?─ Dijo Tatiana. Ladeó la cabeza ligeramente.

─Papeles de padre─, dijo Gideon en una ráfaga de aliento expulsado. ─Sus diarios.
Creo que la causa de la enfermedad de mi hijo podría encontrarse allí.

Descubrió que no quería decir el nombre de Thomas frente a su hermana, como si ella
pudiera decidir maldecirlo.

─¿El hombre que traicionaste?─, Escupió Tatiana. ─No tienes derecho a ellos.

Gideon inclinó la cabeza hacia su hermana. Había estado preparado para esto.

─Lo sé─, mintió. ─Estoy de acuerdo. Pero los necesito, por el bien de mi hijo. Tienes a
Jesse. Cualesquiera que sean nuestras diferencias, debes comprender que los dos
podemos amar a nuestros hijos, al menos. Debes ayudarme, Tatiana. Te lo ruego.

Había pensado que Tatiana sonreiría o reiría cruelmente, pero ella solo lo miró con la
mirada impasible y sin sentido de una serpiente peligrosa.

─¿Y qué harás por mí?─, Dijo ella. ─¿Si ayudo?

Gedeón podría adivinar. Hacer que la Clave la deje sola, que la deje hacer lo que quisiera
con Jesse, por un lado. Pero en la locura de Tatiana, quién sabía en qué pensaría.
─Cualquier cosa─, dijo con voz ronca.

Levantó la cabeza y la miró, a los ojos verdes de su madre en el rostro despiadado de su


hermana. Tatiana, que siempre rompía sus juguetes en lugar de compartirlos. Faltaba
algo en ella, como lo había estado en su padre.

Ahora ella sonreía.

─Tengo la tarea en mente─, dijo.

Gideon se preparó.

─Al otro lado de la carretera desde esta propiedad─, dijo Tatiana, ─está un
comerciante mundano. Este hombre tiene un perro, de un tamaño inusual y un
temperamento vicioso. Muy a menudo deja que el perro corra libre en el vecindario y,
por supuesto, viene directamente aquí para hacer travesuras ─.

Hubo una larga pausa. Gideon parpadeó.

─¿El perro?

─Él siempre está causando problemas en mi propiedad─, gruñó Tatiana. ─Excavando


mi jardín. Matando a los pájaros cantores.

Gedeón estaba absolutamente seguro de que Tatiana no tenía un jardín. Había visto el
estado de los terrenos al entrar, dejado desmoronarse como un monumento al desastre,
no menos que la casa misma.

Definitivamente no había pájaros cantores.

─Ha hecho un desastre del invernadero─, continuó. ─Él derriba árboles frutales,
arroja piedras a través de las ventanas─.

─El perro─, dijo Gideon nuevamente, para aclarar.

Tatiana fijó su mirada penetrante en él. ─Mata al perro─, dijo. ─Tráeme la prueba de
que has hecho esto, y tendrás tus papeles.

Hubo un silencio muy largo.


Gideon dijo.

─¿Qué?