Está en la página 1de 118
rei De Leni EMC Vol Viorel (eIse) De Lenin a Stalin (1917-19: EI Libro de Bolsillo Alianza’ Editorial Madrid, Tete origina: a edcin en aE Libro de Bakilon. 1983 Spt reimpresin en «El Libro de Bbilew 198 ial, $. AL, Madeid, 1981, 1983, ‘1991, 1993, 1995, 1997 eo ade in lgrciLca de Tn, 52927 Mati el 3938 Ceicmine 2027 Mai 3938.8 Dept ip SeT43997 Compost epi coPtnde CaaS. Calin Sues 19207 Mad Pred Spa Prélogo La larga Historia de le Rusia soviética que me ha oc pado durante los pasados treinta afos, y que acaba de completarse en cuatro partes, Le revolucids bolchevi- ‘que, 1917-1923, Et interregno, 1923-1924, El socialismo fn wn solo pals, 1924-1926 y Bases de wna economia pla- tificade, 1926-1929, se base en investigaciones muy dets- ae Deoade pata cipeciisis, Se me ours ‘que podtfa tener sentido destilar esta investigacién en un libro corto de tipo muy diferente, sin refinamientos acar démicos tales como notes al pie o referencias a las fuen- tes, pensado para el lector comin y para el estudiante ‘gos Pesce unt primers intodacein al tema, El resultado esta breve historia. Las diferencias de escala y propé- sito significan que ésta es una redaccién sustancialmente nueva. Apenas si une frase de la obra original reaparece en [a nueva sin cambios. a reli ruse de Levin Sin, 1917-1929 eae i mismo ye la historia lazga. Este es un periox Sobre el cea, a dlfereaca de le af posteriones,dspo- rremos de un amplio nimero de fuentes soviéticas de la 7 * Berard Halew Car: epoca, Es también un periodo que contiene en embriéa buena parte del curso ulterior de la historia sovitice; se necesita comprender fo que sucedié entonces pare com render lo gue surederia después. Deseribir los aos vein. fe en téeminos de una transicidn de la revolucién ruse de Lenin a la revolucién ruse de Stalin es, sin duda, una simplificacion excesiva, Pero permite personifcar us im ortante proceso histérico, cuya conclusion yace todavia en un futuro imprevisible Los muchos amigos y coleges cuyor nombres se citen en los prefacios de los sucesivos voltimenes de la historia Jorge también merecen agradecimiento aqui como colabo- radores indizectos en esta obra. Estoy especialmente en denda con el profesor R. W. Davies, que colabors con. ‘igo en cl primer volumen de Bases de une eccnomia plenificada, por sa experte critica de los eapitulos sobce Je industrializacion y la planificacién; y be leido con pro- vecho Ja concisa Historia econémice de le Unign Sovié- ca del profesor Alec Nove. Una vez més debo eélido sgredecimiemto a Tamara Deutscher por eu indefsctible ayuda en la preparacién de este volumen. 7 de noviembre de 1977 ELH. Carr Lists de sbieviavuras An ussan Coopers Serr (Sacled Cope faire Penna) Tena Canis Pari Comnnin oe Gr Bra. Chin enor aoc Oneal Co =) Soper Cini Erol pt Elian de Rosin, Gomi de Panis det Exo Saminresén Pole bt Ena Gomi eu oe te Iter Como, Conan? Comer Domezeta Cetsonainn ‘Granja(s) Colectiva(s) Peri Coots Alia, Comisrage del Pach pct is Fane. Comrie Pooblo‘pare fos Asan Exe Comise arindo del Pueblo para 7 coer 8. ised Gl Poco pure ol Teta Comins Sl Poti prs Agrestac eee Polit Exod ° Edvard Hillet Carr Nadootl Monisy Novenet (Morn N ‘ey, Moe rt Na Kia Unelyed Wot’ Mowers (Moe ine Ne Tt Pare Comunins Gn, t Bede Perl Camis Frac Perit Comins Teter Incl Snd Re plc Sct Fee Sone Granja(s) Soviética(s), ee afl) Hams Nana Gon de Cami dl acl, Pero Sotemtrt Sas Ses ‘hese Cote alin de Repay Solas Sorc Prin Sodan Tnepende Sat, Aca anu de Tec Sele Gens Sapna Eamonn Neca (oni Betuvo Gated Pears 1. Octubre de 1917 La reyolucién rosa de 1917 constiuye un punto deci- sivo en la historia, y bien puede ser considerada por los fururos historiadores como el mayor acontecimfento del siglo xx. Al igual que la revolucidn francesa, continuaré polarizando las opiniones durante mucho tiempo, siendo fexaltada por elganos como un hito en la libera:ién de le hhumanidad de la opresién pesada, y dentinciada por o:r0s ‘como un crimen y un desastre, Representé el primer de- saffo abierto al sistema capitalista, que hubfa alcanzado ss cenit en Europa a finales del siglo xtx El hecho de ‘que tuviets lugar en el momento mas ctitico de la pri mera guerra mundial, y en parte como resultado de esta guerra, fue més que una coincidencis. Le guerra habla infigido un golpe mortal al orden capitalista internacional tal y como éte habia existido antes de 1914, y babia revelado su inestabilidad intrinseca. Se puede pensar en {a revolucién a 1a ver como consecuencia 7 como causa del decay del cpitalisme. ‘Aunque la revolucién de 1917 tavo un significado mun- dial, también extuvo enraizade en condiciones especifcs- in e Baber Helis a mente rusas, La imponente fachada de la swocecis zs oy wo ey a pe cho pocos vances sustanciles desde la emencipacion EG eer cal a ce la décuda de 1860 venfan sciuando grapes tes ite com analldonsecuenies de voit y seein, En sate peviode covo lugar el nacimiento del movimiento eehica eee tae Rao Ss Nok te SE ace me Jerumpic de forms importante en lo primitive economfe juss y el desarrollo de una clase industrial y financiers de influencia y riquesa crecentes, fuertemente depenlen- 5 34] expt extaojero,potencé fa indleacn de aga as ideas liberals occidentales, que encontraron Tale Goma, oresin, eo el Panda Kadee (Demdcra ionalista). Pero este proceso se vio acompatiado Bor el crecimiento de un proletaiado de obretos fables mu Jes pes sonas de cefciad pro le tuvieron lugar las primerts huegae Entot cambios se refjaron en le fundacon er 0h ne partido marzsta el Partido Obreo Socildeméersts Ruse, el partido de Lenin, Martow y Plejanov. El males {ey Iateme surgié «la superficie con las frusracion laos de I ava no ones a 4 primera revoliciin ruse de 1905 ruvo un catécter pst Foe une renulia de les Tiers y constarons Hist burgueses contra un eutcracia ecbitraia y ants Gua, Foc una revucltaobrera,deasada por la auveldad serail? sperenow y qu endo al ln Tare, our irae chro de Png. Be coordinacién, a menudo e La sevolucés suse: De Lenin = Suni, 1917-1929 3 coment sel espace «Ie fmm en ie vee ‘Bgida. Le abdicacién del zar era lo dnioo que pods dets- et rede revulias, La autocrai fue seemplazada pot In proclamacién de un Gobierno Provisional bassdo fo la autoridad de la Duma. Pero el cardcter hibrido de fe revolucién se hizo uaa vex més evideote. Al lado del Gabstne Provision se zeconsinys el soviet de Pett: ‘grado —la capital habia cambiado de nombre en 1914— segin el modelo de 1905. ‘ia revolucién de febrero de 1917 trajo de vuelta @ Perrogrido, desde Siberia y desde el exilio en el exterios, 4 une multitud de revolucionarios enteriormente proscr- tos. La mayoria de éstos pertenecian a una de, les dos ames —bolchevigue y menchevique— del Partido Obre- 10 Socialdeméerata, o al Partido Socialista Revolucion io (SR), y encontearon una pletaforma ya dispuesta en al soviet de. Petrogredo. El soviet era en cierto sentido tun rival del Gobierno Provisional establecido por lot partidos constitucionales en le antigua Dames la expr fién «doble poder» fue acufada pare deseribir esta embi- gua situscién, Pero la actitud del sovier ev= mucho me fos tsjante, El esquema histérico de Marx postulaba dos revoluciones distiness y succsivas, le burguesa y Is socia- lista, Los miembros del soviet, con poces excepciones, se contentaber coa reconocer en os acontecimientos de fe- brero Ia revolucién burguese rusa que estableceria un ré- gimen democrivico-burgués segin e) modelo accidental, 7 posponian Js revolucién socilista 2 une fecha future 4860 indeterminade. La cooperacién con el Gobierno Prov sional era In conclusién de este punto de viste, que com- partian los dos primeros dirigentes bolcheviques que zesazon a Petrogrado: Kamenev y Stalin. ‘dramética legeda de Lenin a Petrogrado a comien- 1208 de abril hizo aficos este precerio compromiso. Lenin, fn un primer momento casi en solitario incluso entre los bolcheviques, atacé le suposicién de que el eataclismo que estaba teniendo lugar en Rosia fuera una revolucién bur qguesa y nada més, El desarrollo de le situacién después de la revolucién de febrero confirmaria el punto de viste Béward Hallets Cen luc proletana, sino qu hebia presto, dew itoria de in y de un periods de : atiado, el progresivo dn final del Estado, Lo que el ‘en el montento de su victorin ob ado que se extings, es dect, onvaiad : je comience a extinguirse in ediatamente y que no pueda por menos de sae FL Estado ha sido siempre un rcruments de mene J oPiiGn de clase. La sociedad comunista sin’ doses y rats aitencia del Estado son incompatbles, Lenin Io re, pit en un aforismo de su propio cufio: «Mientres coins flestece, no eniste libertad. ‘Cuando haye libertad no Fe ngtsttde- Lenin no sélo'era un profundo eonocader {ie Mars sino que tenia un ofda sensible el sence sea {esianaro de Ios cbreros x campesinos, cuyo entsinens $f llama anse le perspectiva de escapar slat cadens Sect Estado poderoso , omnipiesente, El Estado 5 le 3 una notable sintesis de las ensehanzas de septiembre, tas el abortado inteato’ de oder del general derechsta Kerilo, los falc op'eron la mayorfa en los soviews de Petrogrado y Mow Sova pe Weures valaciones, sect le consigne i los soviets», que suponia un desatio aiteto al SS Provisional, En octubre iegree ae qitado a Petrogtado para asistit a una reunién del co ‘ contal del partido. Perstnlde por dl cose Gene tose erga pisiones en conte de Zinoviey y Sameney, preparar una inmediata toma del poder, Lok Preparativos fueron levads a cabo: prindpalerres 2 —Inglaterra, Francia y Alemania— su ayuda para poner fin ala guerra El segundo era un decreto sobre la tierra, ¢ incluia un texto redactado por los socialistas revolucionarios, que respondia a las aspitaciones pequefo-burguesas del’ cam- pesino antes que a las teorias bolcheviques a largo plazo sobre la socializacion de la agriculcura. La propiedad de Jos terratenientes ere abolida sin compensacién; tan sélo I tiersa de los «simples campesinos y cosacoss quedaba libre de confiscacién. Le propiedad privada de le tierra quedaba abolida a perpetuidad. El derecho a usar la tie ta se concedia a «todos los ciudadanos del Estado ruso (sin distincién de sexo) que deseen ttabajarls ellos mis- mos». Los derechos sobre los minerales, y otros derechos de tipo subsidiario, quedaban reservados al Estado. La compra, venta y atrendamiento de le tierra, asf como el empleo de trabajo asalariado, quedaben prohikidos. Esto faze 50 parcela de tien ¥ el de su femilie, sirviendo primar sis propias necesidades, La resolucién final de la cuestidn de la tie ta se reservabe para la furura Asambles Consticuyente El tercer decreto, propucsio por Kemeney, que presidia lk sesién, creaba ‘un Consejo de Comisatios del Pueblo (Sovnarkar), como Gobierno Provisional Obrero y Cam. ppesino que gobernatia el pais bajo la autotidad de! Com pie Panruso de los Soviews y de su comité ejecutive sta 1a formacién de la Asamblea Constitayente. Estas proclamaciones tenfan verios rasgos distintivos. Pocas horas antes, Lenin habia cermado sa intervencicn ante el soviet de Petrogrado con estas audaces palabras «En Rusia debemos ocuparnos de la constructién del Ev tado socialista proletatio.» En los decretos del Congreso de los Soviets, més formales, los conceptos de «Estado» ¥ ssociclismo>’ permanecieron entre bestidores, En medio del entusiasmo de la victozia, cuando el viejo Estado y sus correspondienres males estaban siendo barridos, nadie ansiaba enfrentarse al problema de la construccién de un nuevo Estado. La revolucién era internacional, y no tenia fn cuenta jas fronteras nacionales. El Gobierno Obsero ¥ Campesino carecfa de definicién o designacién tert toriales: Is extensida dime de su autoridad no podia ser prevista. El rocialismo era un ideal del faturo; Lenin , al presentar el decreto sobre la paz, que la victoria ‘moviesiento obrero abritie «el camino hacia la paz y el socialisimos. Pero ninguno de los decretos mencionabs al socizlismo como fin © propérito de la revolucién: el contenido de ésta, al igual que su extensiGn, se verfan en el futuro, Finalmente, el gesto de deferencia hacia la autoridad dima de la Asamblea Constituyente, que visto de forma Fetrospectiva resulta singularmente ilégico, fue accptado sin objecién, Enure febrero y octubre, tanto el Gobierno Provisional como los soviets habfan pedido le formacién de una asambles constituyente, procedimiento democré- tico tradicional para la redaccién de una nueva constitu. ci, y as loaions s tabian fad pane ol 29 de 0 pre. Lenin 0 desesbs suspenderlas, o no se sentis Meth Lai po dein pect © 75 Go un cesar predominatenente ron, el ooo dio a mayotia absoluta « los sodalistas revolucionatios, con BaF ae S20 diputados; los bolcheviques ebtuvieroa te, fomando el reso un gran pine de grupos minor How, Cuando los diputsdos se seunieron en enero de 1918, Gobierno Obrero y Campesino esiabe Brmemens <= fablecido en Petrogrado, y eta improbebie que abdicara fo favor d'un costo aie spesni Is cnn sen jentos de las dress rursles dos meses antes, Buje Iublé de ala linea que en este momento divide 4 este stamblen eo ..) dos campos ineonclibes, de, princk pio [-- ] 2 favor del scciaismo o contra el socalismon. Ex asabien eieuchs mucha orsora paxo concuyeni, ‘Avanada in noche ae levanes lassi; y el Gobierno ims por Ia feran que volver ereanadase, Ete fu tmn'momento decisivo, La revolucicn habia dado la espa de e'lesconvenciones de a democaca burguse. ‘La primera consecuencia de la revolusién que afecté al mundo occidental, despertando horror ¢ indignacién, fae la reirada de la guetta y Ja deserién del compo aliado en el desesperado climax de sy Iicbe con Alen: nia, Coando esta tii imperdonabe sno sepia por medidas ‘como el tepudio de les deudes de anteriores obits ris» expec de es certnienes y de fabricss, y cuando la revolucién se pr Ea ars mina como priser cape de une revoldn destinade @ extenderse por Europa y por el mundo, se revelé como un atague fundamental al cmjnto de In so Giedad captlsa ogden. Peo ests amenara no foe fomads muy en serio. Poces personas inaginaron en w rinspig ex Oecdente que el rien reolsonaio Pe fer sobrevivir ea Rosia més elf dunce pocos dns Semanes, Los mists dingents bolcbeviques no creer sosteerse indefnamente,« menos que los taka Fadores de fos pafses capitalistas acudieran en su ayuda levanténdose contra sus propios gobiernos. * dovard Halle Cece Este escepticismo no carecfa| de fundamento. La auto: ridad del Gobierno Obreto y| Campesino apenas si se extendia mis alld de Petrogrado y unas pocas. grandes iudades més. Inchuso en los soviets los boleheviques no disponian de un apoyo undnime; y era diffe) saber hasta cuando el Congreso Panruso de’ los Soviets —Gnica auto- tidad central soberant— seria teconocido por fos soviets Jocales que babian brotado por; todo el pais, por los co- mités de fébrica que ejercian el «contsol obrero> en las fabricas, © por los millones de campesinos que shora re agresaban en tropel 2 sus casas desde el frente. Los burs. crates, los directives y los téchicos a todos 1os niveles hhabian entrado en huelga, y se negaban a setvir al sed? cente nuevo gobierno. Las fuerzas armadas a disposicién del régimen consistfan en un miicleo de unos pocos miles de guardiss rojos y en algunos| batallones letones Jeales que habian sobrevivido a la desintepracién de los ejér citos imperiales que lucharon en Ja guerra. A las pocas semanas de la revoluciSn, en las regiones del Don, el Kubin y los Urales se estaban organizando efércitos’ co- sacos comprometides « su derrocamiento. Para los bol. shevigues habla sido facil dewrbar a mien Gotiens Provisional. Sustituitlo, establecer un control efectivo s0- bre el caos en el que estaba sumergido el vasto tettitorio del difunto Imperio ruso, y crear un nuevo orden social ue enlazara can las aspitaciones de las masas obreras y campesinas que habfan visto en los bolcheviques @ sus salvadores y liberadores, eta una tarea mucho més for nnidable y comple 2. Los dos mundos ‘cto constitucional que dio una denomins- ie Gattorial al Gobierno Obrero y Campesho ‘be Declarcin de Deethos del Pucblo Trbsjados y Expo tado, aprobada pot el IIT Congreso Pannuso de los So- jets en enero de 1918, contrapartida bolchevigue Deelaracign de Derechos del Hombre y del Cudadane ia por Ia revolucién francesa. Se prociamaba en Tam alse une Replica de les Soviets de Dipu- tados Obreros,Soldados y Campesinos, alo cual e aadia ue la Republica Sovice Rusa se funda sobre la base ie Iibre unign de naciones Libres, como fo cin ¢ repiblices nacionales soviétices». La forma de las pala- bas preservaba les intenciones internacionales del régi- sen fevolaionai, La evolu er eerie in onal; implicabe 1a sustitucién de la guerra en Fea mo jén de [a revolucién mundial era también una primera ‘becsidad para el régimen sovitico en locha, Era la sea arma de la que dispontan los bolchevigues frente « las potencias imperialistas en orden de batalla; y sin una re- : 2 “ sn los principales paises el régimen dificilmente podis esperar sob: ligerantes; ambos eran iguaimente abane capitalists gue ie evalua tatabe b dena Dor tha cusier dietene de ie proveguniy foe eg revolucién fue ajena al pensamiento Dolchevigue Trosk Primer comisatio del Pueblo para los Asuntos Eiteriors, Sees’ ke forme epigramdtica: Lanzar unas pocs pro: comet ae — alos pueblos del mundo, y después s realidades exteriores, sin embet se sin embargo, pronto dis Flier visiGn, ¢ impusieron a la repiblica soviélon en ‘ 1a el papel de Estado nacional en un mundo de Es des nacionales. La amada a unas negociaciones de pet, lites « les naciones en guerra, cays en ofdos soctos. Ese necesario hacer algo respecto a les ieleciones con Alemania, cuyos ejércitos ablan penettedo profunde : a ‘€0 territorio ruso y adn alas realizando secio- fag. de goers. Uno de los primeros actos del nuevo go ir fue concluir un armisticio con el gobierno imperial man y pedir Ja pez En febrero de 1918 comenzaron Jus negoicignes de paz en Brest-Litovsk. Trostki, que en- te de les pasr andere Se So los pueblos beligerntes sltando por ence de Sar go. Pietnos,realiaé abiertamente propaganda antibélica entre Heages semanas, y poso en difculades a I delepacén slemane al insstir en la peticiéa de «una paz sin anexio- ee Peticién que los alemanes » ae tendidamente en sus tratos con los aliados occ Peto is intransigenciay Ia abrumack i imedbora sipetior les sumas alemanas presniaban un deme in aides rr — fo podfa a ‘¢sto con sus principios revo- trios para firmar un tratado humillante con aaa ec vate lane oe inevitable. Por otra parte, su sentido de la realidad no le permitla apoyar las demancias de Bujarin y otros «coma Bieces de izquierdan on pro del rolenzamienio de Ia «gue- Fre revolucionarien, Idee a formule: «Ii pe ai guerra» ‘Sin embargo, cuando los alemenes reanudaron su avance, pada impresionados por este excentricidad ten poco plométice, el dilema volvi6 a presentarse de forme ain Ege grave. De male gana Trotski unid su voto el de Lenin para aceptar lo que el mismo Lenin liamaba una pez «ver gonzoxan, que implicaba el abandono de Ucrania y de btras extenses éteas del antiguo terrtorio ruso, y preventS Se dimisién como comisario del Pucblo para fos Asuntos Exieriores. El tratado se firmé. el 3 de marzo de 1918, y ol evance alemén se detuvo. Simultdneamente con las Fegoclaciones de Bresi-Litovsk se establecieroa contacios {informales —y estériles— con representantes ingleses fanceses y nortesmericenos, con la esperanza de solicitat ayuda occidental contra los alemanes, Esta apertura ¢ los fgebiernos capitalistas, tanto como ie frma del teatedo Ge Brea Litovel, fee margamenie Jaentada, en coanto Gerogacién de los principios internacionales de la revolu- én, por una minoris sustenciel del comixé central del partido, encabezada por Bujatin; y se requitié toda le infuencis de Lenin para asegurar su aprobacién, Las lecciones de fa impotencia militar fueron aprendi- das por los ditigentes bolcheviques, Fl 23 de, febrero de 1918, antes incluso de la firma del tratado de Brest- Litovsk, nacié el Ejército Rojo, otiginalmente, llamado ‘eBjército Rojo Obrero y Campesinon; esta fecha se be Celebtado desde entonces anualmente como Te, del naci- fmiento del Ejército Rojo. Su nombre pretends indicar 1 carécter_y propésito intemacional y revolucionario. Pero le proclame snunciando su fundacién levaba el ex- caberamiento «La. patria socialista esté en peligros, de forma que su nacimiento estuvo presidido por una con- cencia tan nacional como internacional. Trotski fue nom- brado eomisnio del Pueblo par ls Guerra con i trea cde organizarlo, Era demasiado realiste para suponer que s© podia construir un ejéreito con simples reclutas sin entrensiniento. Su primera respuesta a la emergencia fue 4 Edward Hallet Car reclutar soldsdos profesionales, antiguos oficiales zaristas ialmente se hacia referencia como «especia Para entrenar al nuevo cjército. Esta ci6 excelentes resultados. A comienzos de 1919 enrolado 30.000 de tales oficiales. La Guardia Roja de 1917, que reunia escasamente 10.000 hombres satrenados, czecié hasta convertirse, en el apogeo de la suerra civil, en un Ejército Rojo de cinco millones. El mismo Trotski demostrd un excepcional talento militar, Pero también legs « set conotido por su actitud impla, cable al exigir obediencia incuestionada y castigar lay fal tas; y se vio obligado a alabar las virtades de la diseiplina nilitar que la revolucién habla pretendido destruit, Una situacién desesperada requeria remedios desesperados, Estas medidas no pusieron fin a los peligros que ace- chaban al régimen, ahora desplacado desde Petrogrado a su nueva capital en Mosci. En diferentes partes del pale comenzaron @ reunirse fuerzas militares hostiles de rusos «blancoss. El ejército alemén continuaba ocupando Ucra ala, por acuerdo con un gobierno nacional uctaniano tite. re, Los gobietnos occidentales, ultrajados por la revolu. ‘isn y por Ia desercién ruse del campo aliado en el mo. mento de mayor necesidad de éste, decidieron actuat, En matzo de 1918 tropas inglesas, seguidas por otras fran- cess y norteamericanas, ocuparon el puerto de Murmensi. en el Norte, supuestamente para proteger contra une uk terior irrupeién alemana los pertrechos militares allt scumulados. Mientras tanto, los muchos miles de prisio- feros checor de guerra existences en Rusia, principslinente desertotes del ejército austriaco, formaton una legién che, ea, ¥ con el consentimiento del gobierno soviétice. par. tieron hacia Vladivostok con la intencién de embarcar alli hacia el Oeste. En Siberia, los bien organizados legionatios chocaron con autoridades: sovigticas disperses inefice: es, y se convirtieron —al principio quizd inconsciente, mente— en un aglutinante de las fuerzas antibolchevi, ues. En abril de 1918 el gobierno japonés, que no caba quedar fuera del asunte, desembarcé tropas en Vladivostok, que fueron seguidés dos meses més tarde cect sot: De Lenin » Sein, 19171928 2 y ncrteamericanos. Eo julio deswacamentos inglesce y no ee ‘angel fuereas ingleses, itancesss y norte a es Seta el Goes Otrezo » Campein en Nowe! Ish debe mo ano a propia ote com l beck SE gue las nociones estaban envueltas en un hcha @ vide Suerte en el frente occidental, y prestaban poce aten- fo que sucedia en otros lugares te hae de Alemaca, y e waste del de 20 : ieron ‘un nuevo giro a la situacién pe lean roeloconarien Bela dente Jos dos meses que siguietoa al armisticio, el éxito de los lps sevoluionain en Bava y Hangs meses fis dey ai como lor dstsbie epoddins e gl= ra, Francia ltdia, condujeron a los diigentes bolche Vignes la creencia de que la tan esperada _ ufopea estaba madurando. Pero los acontecimientos qu cee eer livia a Moses inensiiaran tenor Fel oo dels gojeronocidentls ante d régimes revolucionaro au su determina de desta gar. Forewante se anndond el pte, ase is Speraciones militnres en Rusia eran parte subsidiaria de guerre contra Alemania. Se ampli abiereamente el apo- yor fs fon rs pede yer ones Bs bolcherigue, en Arkingl en Seria yo la Rai sefiionl. Sin ebatgo, ahora sai ura oer comple Ceca. Les tropa liad, pte po cascode Ie poet en pare for sipaca ine © mens manifest aia el yobierno obrero de Mol, eran abiertamente Sass Boeinuer in che: Be abel de 1319, un moda en los batcos de guerra franceses en Odesa bio necesaria Ir evacuacion def puerto. En Arkingel y Murmansk se evitS que las cosas terminaran igoal mediante la progre- Sia retrada de las tropes aladas. Enel otofo de 1919 isis ferear linda be peranetan en wel Fuso fan los contingentes japonés y norteameticano divostok ste Fetroceso no modifié en nada las intencones hos- ses deo tlndoecerdentaen, que taaron compe Baws Helier Oar Ja retirada de las tropes medisnce un eumento en envio de perstechos y misiones miltsses, y mediante el apoyo verbal « los diversos «gobiemos» rusos en cier s enfrentades los boicheviques. El més orometedor de éstos era el formade bajo le direccién del antiguo al mizante zatista Kolchak, que habie establecido cierta auto. ridad en gran parte de Siberia y comenzado @ avancat sobre ja Rusis europes; y en el verano de 1919, los estan distas aliados seunidos en Paris para is conferencia de paz enureron en negocisciones, que no Legarian a dar resub tados, para reconocer al régimen de Kolchak como tnico goblemo zuso legtimo. El general srista Deatkia, con fuerte apeyo alisdo, consiguid el contol de Ia Rusia me ridional, invadié Ucrania, y en el otofo de 1919 aloanzd tun punto « menos de 400 kilémetros de Moscé; y Yude- nich, oto general, reunid un ejéreto blanco en el Bal tco para atacar Petrogrado. Para enconces, sin embargo, cl Ejéreito Rojo se habla convertid en una fuerza de combate efective, aunque mal equipada. Los diversos ejér- citos blancos no fueron capaces de coordiner sus esfuerzos ni de ganar el apoyo de Je poblacién de los tertitotios en los que operaban. A finales del afi se encontrarian en precipitada zetirads, En enero de 1920 Kolchak fue cap- turado y ejecutedo por los bolchevigues. Para la pelme- ea de ce af, as fueras anes habian sid dopersadas y destruidas en todes partes, con excepeién de unas boss aisladas de resistencia, ] = La guerra civil solidificé 1 estereotipo, que se habia venide formando desde octubre de 1917 tanto en el ‘pens ‘samiento occidental come en el soviéico, de dos mundos enfrentados en una contradiccién irreconciliable: el mun- do capitalista y el mundo de la revolucién dedicedo a su derrocamiento, Tras el colapso de la potencia alemana en noviembre de 1918, la Europa central se convittié por Poco tiempo en el objetivo que ambos mundos se dispu- faban. La iéfaga revolucionaria en Berlin, en enero de 1919, favorecié la confiada creenzia de los bolchevi- gues en que habia sonado el toque de dlifuatos por ef capislismo, 7 en que fi lt ceva tod tcp ese deste Mos En. fe fin se dspus © fare scibieion. que vente Ty nando ya desde el otono de 1914: susiuir ie di funta II Internacional, o Internacional Socialdemécrata, ihe se habia dividido y susodestruido con el estllido de Biguerra, al abandona® los principios del maraismo y del Internacionalismo, por wna IIT Internacional, o Interns- cional Comunista, verdaderamente revolucionarie. Esta ‘era Ia consecuencia légica de la decisién tomada en marzo de 1918 por el congreso del partido de cambiar su viejo nombre de Partido Obreto Socialdemécrata Ruso, shore manchado por su asociacién con los socialdemécratas ale- manes y los menchevigues, por el de Partido Comunista tuso (bolchevique). x eas marzo de 1919 se reunieron en Moscit mds de 50 comunistas y simpetizantes, de los cuales 35 Rioresentaban « pertidos y grupos combnistas 0 prosimos Utne de 19 paloess muchos de étos eran pequetios pa ses que habian formado parte del Imperio ruso y 2 los She Thora se reconocte como replicas sovitios, como Teranid, Bielotrasia, los patses bélticos, Armenia y Geor- gia El recin fundedo Partido Comunista Alemén envio ‘un delegado con instrucciones de no plantear objeciones AE principio, pero treiae de que se pospusiera In creation de la Internacional para un moniento més propicio. Vie jar a Mosca desde Occidente exa virtwalmente imposible. {ios grupos de Estados Unides, Francia, Suiza, Holanda, ‘Suecia y Hungrfa delegaron su representaciéa ep ciudada- nos de estos pafses que residian en Mosc ef tinio, dele- gado britdnico carecia de toda representacién. Las reservas del delegado alemén quedaron iItadlas bajo ef peso del entusiasmo. Parece que fue Ja Hlegada de un delegado revolucionario austriaco lo que incliné la balanza. El con- feta, autoconstizuyéndose en primer congreto de le In- ternacional Comuniste eee vot = ae tado por Trotski, en el que se trazaba lec ean Pe y el avance del comunismo desde el Me nifiesto comunista de 1848; unas tesis preparadas por 2 Edward Haller: Case Lenin en Jas que se denunciaba la democracia burgacsa, se prociamaba la dictedura del proletariado y se ridicw lizaban los intentos de revivir lla desacreditada I Inter. aacional; y, finalmente, una tipice llamada 2 los trabeja. dores del mundo a presionar sobre sus gobiernos para poner fin a la intervencién militar en Rusia y reconocer al régimen soviético. Para proporcionar # la. recién na cide “Internacional una orgenizacién, el congreso eligié tun comité ejecutivo (IKKI), del que se nombré pres dente a Zinoviev y secretario a Radek, en aquel momento cacarcelado en Berlin, Pecos dias despuds de I teming cidn del congreso se_proclamé en Budapest la efi replica sovictica hingar fest Ie fines El hecho mismo de le fundacién de una Internacional Comunista tenfa més importancia que todo lo sucedide fen su primer congreso. Era eli dramético anuncio de Ja escision entze dos mandos, y en particular de la escisién gue se habis producido dentro del movimiento obrero internacional. Los fundadores de le Comintem crelan fi. memente que los trabajadores de los palses occidentsles, que habien vivido la matanca fratricida de la guerra —y Go parinlar los eabajadres lemanes, bien actin los en ef marxismo—, abandonatian répidamente los pat. tidos nacionales, socialdemdcratas y" lsborsts, que les hhabian llevado al holocausto, y_se unifan a la’ cause de Ja unided internacional de los trabajadozes del mundo pro. clamada por la Comintern. Cuando esto no sucedio, y uande incloso Ia TE Internacional dio mucsias de ex vir, el retroceco se atribuyd « Uisigences corrompidos traidotes que habrian traicionado a sus engafados seguk dores. Pero en los paises occidentales, la escisi6n entre tuna minorfa de comunistas comprometidos y una mayoria de. absadores que permanectan Seles Tos dvigents aseformistase se perpetuaria y st heri funda con el pss de ccoposeanraegt eaeratet car _ La brecha se veria agravada por acontecimientos impre- vistos dentro de la propia Comintern. La perspectiva de sus fundadores era auténticamente internacional; espera. ban Ia legada del dia en que sus cusrteles generales pa. De Lenin @ Stain, 1917-1923 La evolueidn ros arian a Berlin o a Parfs, Pero lo que sucedié «n Mose Si marzo de 1919 no fue que unos partidos coniunistas Sacioneles se fusionaren en una sola otganizaciéa inter- Facionel, sino que varios grupos exttanjeros, débiles Embrionatios, se engancharon a une organizacién esencial frente ruse, cuyos recursos y principal fuerza moteiz pro- cedien, necesaria e inevitablemente, del partido riso y el fobierno sovidtico. Esto tampoco carecia de l6zics. La Sorenciacién,de le zevolucién internacional tenia dos as pectos, que se reforzaban mutvamente, Era una obligacién Ge todo marxista, pero era también una importante azma ‘efensiva en el azsenal del daramente presionado régimen sovidtico. Mientras se viera el derrocamiento del capita. Iismo en otros Iugeres como una condicién para la super- vivencia del régimen revolucionario en Rusia, no habria jncompatibilided entre ambos elementos; ambos eran fa- cetas diferentes de un solo propésito coherente e,inte- grado. Pero esto significaba que el compromiso de los tides comunistas extranjeros con la Comintern tenfa jamentos menos fuertes que el compromiso que parc: cia obligatorio en Mosci. -_ ‘El resto de 1919 fue un periodo de guerra civil, inter- vencién de los aliados y_sislamiento soviético. Un breve respiro se produjo tras el colapso de los ejérctor blancos en el invierno de 1919-1920; y fue en este intervalo, en abril de 1920, cuando Lenin escribié su famoso ¢ infu yente folleto Le exfermedad infantil del cizquistdismon ‘en el contunisnro, El blanco desu ataque era ls Hamada Sposicién de iequierds eu los paitidos comanistas, que s¢ oponia a los ecompromisos» en nombre de los «prin- ipioss; Lenin recordabe, en particular, la opnsicién « Brest-Litovsk, Los comunistas de los palses occidentales debian pasticipar activamente en el parlamento y en los tindieatos, y no retroceder ante los compromises inhe- rentes a tal patticipacién. Pensando en la intervenci6n hhostil de Inglatersa en Is guerra civil, Lenin spremiabe 4 los comunistas ingleses para que establecieran «acuet- dos electorales» con el fin de «ayudar a Henderson o Snowden a vencer a Lloyd George y a Churchill», Pero sie. consejo se presentaba sobre un teida de fonde de sonfianza en una pronta perspective revolucioneeis, Lay presctipciones técticas del folleto esteban profundamence Jmbuidas de Io nocesided, de informer « la base de los partidos obreros sobre el verdadero catdcter de sus dit gentes, y de enfrentar s los partidos contra ios dirigentes Henderson debia ser sostenido , La evo Hess anda estoba my pisces Ls hcktjonal Comunista —deelaraba un manifesto de wea Ince dee Raa svi ot fftpe sn. Er prolend fseneiond no enfundaré BiG pede basta que le Fas see eon wa federation mutdial de tepulices sovitias.» rrr—s Comins ton peosadas peta exclir a los iresolutos,y pare a Sein Cominters no una asocaci flexible de partidos am iamente diversos (como la TI Internacional), sino un Slo panda, Romngéno » spied, del iernaconl La prepasted Je reco bin parecido tan cla y ten prOxims. : st a deserclabas os debates “8 Songeo ‘Dabs deters el Ero Hojo en footer plas y Stee caine depos Psi? ¢O dela cont ance, gue en aquellos momentos bo encontra aa cersenea’ boca Varsoviay otoe ee nies aoe? Leni pronuni vor del seane, deste of la ides de que los tabsjadores polacos rec CoG acks Sort meat Deeeoe ti te Is Feveluctn en Polonia sbriefa las poet de esate oops ecient. Troe y RE Ex Scpesson od Sin eee babar oper as, pero se encontraba en el frente en el m BEES? Sidee Tujechovai, cl bllnte comandente os fa igi el contactags, cab completamente avon del avence,y desabe pace dl Beko Kojo {eco de a Comintern. Vencieron i adacey al ent Simo. A medias de agosto el Eco Rojo esabe dex plegado ante Varo Agu in cmbatgo, we eel pk Samente el mayor ero: ce cll en eas medias, Los tuabelodores polacos no inicizon una tevulta y smandial R Edward Hallet: Care llamé con éxito a la resistencia nacional frente al invasor raso. En las semanas siguientes, el Ejército Rojo sultié las mismas humillaciones de und precipitada retireda que tan recientemente habia infligide a sus adversarios. Los iétcitos se detuvieron finalmente en un punto may al Este de Ia llamada «lfnca Curzon», que habia sido reco. nocida por las gobiernos aliados, asi como por el gobierno sovidtico, como frontera oriental de Polonia. Alif se fiemé tun armisticio el 12 de octubre de 1920. La reptblica so- viética habia pagado un alto precio por su optimismo re volucionaro. EI prestigio del Ejército Rojo encontré una compensa: cidn parcial en Is faciidad con la que rechaz6 en el oto de 1920 un ataque de Wrangel, el ultimo de los generales blancos, en la Rusia meridional, Bero la dezrota en Polonia tendria repercusiones duraderas en las relaciones soviéticas con el mundo occidental, La campatia hebi estado asada en Ia conviccién de que los, trabajadores polacos se tebe- larian contra sus gobernantes y\establecerian, en unidn con las fuezzas rasas, un gobierno revolucionatio en Va sovia. El fracaso de esta esperanza mostré que los traba- jadores polos, como los de Europa eccldsntal, estakan ain demasiado imbuidos de lealeades nacionales para abra- zat Ia causa de la revolucién proletaria internecional. En el resto de Europa, si bien los ttabajadores segufan mos- trando simpatia y entusiasmo hacia la tevolucién rusa, no ‘mostraban prisas por izar Ja bandera de la revolucién en sus propios palses. En octubre ell USPD decidi6, por una csteeclis uinyorfa, fusionarse con el KPI, dejando «st Propia retaguardia, junto con el mayor partido obrero alemén, el SPD, poseidos por sentimientos de amazgura ¥ resentimiento contra el KPD y contra la Comintern. Ua poco més tarde el Partido Socialista Francés se transforms en Partido Comunista Francés (PCF), dejando tras de sf una minoria sustancial de disidentes; y una escisién del Partido Socialista Italiano condujo a la creacién de un Pequefio Partido Comuniste Ttaliano (PCI), Estas incor- Poraciones a Ie Comintern fueron celebradas como triuntos en Moscé. Pero afianzaron la desconfianza hacia la Co. La vv rn: De Lenin Sia, 29172929 2 ister, predominante en aquel momento en muchas se intr. movinieno cbroe ocsertal Gone ‘revolicionaiio en Alemania ex marzo de 192: (va a =s=Cs Bone de la posyuerta estaba retocediendo visibemente Europe © Dela dezrota militar on Polonia se pod sacar también cia eco Bl crs sn aie suminiezao Suuttial humano del Ejéecto Rojo, i bien habla defen- Gide tenazmente la causa revoluconaria en su pata, 20 stabs dispuesto a pelear para evar la revolucion a otros pases. El campesino, que ahora comenaaba a revolverse fSira las miserias ya devastacién que consticoan Ia r= Seca de le guetta civ, no sopoztaia penalidades prolon- ex ome de a ela iran Enel do wierna de 19201921 fos disturbios campesins en Ia una central concentaron la ensiosa aencion de lo di fentes,y comenzaron inscnsblements « remodela el pes- famnientosovigico dobre el mundo oesidental. Las visiones tla revi nvraconl haan venic feiss “esi impugstae— por la mtométcs experience de guerra civil. Superada éta, el objetivo de la revolucin Interacinal, sn sez abandonado, fue relegado sienciose- tmente e un fataro més dstanve, La seguridad y la st Elidad eran las supremas necesidades del momento. En este estado de daimo, «la vez que 36 introducia la NEP, se dieron pasos pare regulasiar las relaciones sovetcas con el mundo no soviet. 3. El comunismo de guersa La hostilidad del mundo exterior fue tan s6lo uno de los peligtos a los que se enfrentaron los bolcheviques tras su toma del poder. En Petrogrado Is revaluciéa se reali sin sengres pero en Mosci tubo fuertes combates entre unidades bolcheviques y cadetes militares leales al Go- biemno Provisional. Los partidos politicos desplazados co- menzaron a organizarse contra la autotidad de Ios soviets, 1Las comunicaciones quedaron interrumpidas por una huel a1 de los trabsjadores del fettocaril, cuyo sindicato estaba controlado por los mencheviques. Se desorganizaron los servicios administrativos; y las condiciones andrquices fue- ron aprovechadas por individuos asociales para realizar Iotines y saqueos, Seis semanas después de Ja revoluciSn, un decreto del gobierno cred la Comisién Extraordinaria Panrusa (Cheke) para «combatir la cantrarrevoluciéa y el sabotajen; y se invitd a los soviets locales a crear comi siones similares. Pocos dias més tarde se establecié. un tribunal revolucionario para juzgar ero en medio del cacs de In guerre civil ningin expe: Gente podia estimulat la produce agricola, De vez en aando" is. autoidades invorabn el scarciado objeivo socialsta del cultivo colecivo en gran escala. Un certo tmimero de comunas ageicolas o «granjas colectivas» (ko jez fueron fundadss por communist desta, 22 sos extranjeros, sobre la base del trabajo y le vida en Comin, Pero estas comunar cooteibuyeron escasamente ¢ resolver el problema de alimentar las eiudades. El go- tierno sovidtico, or soviets provinciales 0 loales, 0 a ‘ees fas empresesindustialescontrladss por el Vseni, Greaton «pranjas sovitics» (so0jox) eon el propésito 65 fecllco de proporconar alimento. para los anbrientos a Havent Hallet Ce trabajadores de ins cludades y fas tbricas; empleaivan tro bbajo asalariado, ya veces se les lamabe efébrices socia listas de granoo. Pero hicieron pocos progresos frente s lk resistencia de los campesinos, que veien en los sevjozi un regreso a las grandes propiedades agricolas que habfan sido parceladas por Ja revolucidn, especialmente cuando, comp sucedia a menndo, se esteblecian en. propiedades confiseadas ¥ empleaben administradores procedentes del antigo régimen. En una ocasién Lenin repitid un dicho que suposstamente era de uso comin entre los campesi. nos: «Somos bolcheviques, pero no communistas; estamos « favor de los bolcheviques porque expulsaron a los terre tenientes, pero no estamos a favor de los comunistas, por que ellos estén en contra de la propiedad individual » ‘Se puede decir que el comunismo de guerza eipezé en Ia indastria con un decreto del 28 de junio de 1918, que nacionalizaba todas las categorias importantes de la in- dustria, Este parece haber sido inspiredo en parte por la reciente amenaza de Ie guerra civil y en parte por el de sco de impedir las tomas esponténeas de fabricas pot los obreros sin conocimiento del Vesenja: lo que un autor de Ia época llamé «nacionalizacién proletatia elemenial y ca6- tice desde abajo». Pero Ja nacionalizacién formal contabe poco. Lo que importabe ere organizar y administrat fo to- mado: una funcidn gue el control obrero se hebia mostrado incapaz de ejercer. Este seria la tarea del Vesenja, que czeé tuna serie de scentrose © «comités superiores> (glevki) para administrar las industrias completas; algunas empre sas industriales eran administradas por las autoridades lo- cales. Las caéticas condiciones exigfan urgentemente un contfol centralizedo que, sin embargo, puede haber ages vvado el caos en algunas ocasiones. El nuevo régimen dis ponia en escaso grado de las habilidades y técnicas re queridas por Ia produccidn industsial. En la préctica, la industria Continuaba siendo manejada a todos los niveles por quienes habfen trabajado en ella antes de la revolu i6n, y que ahora dirigian los s 1a reolciin uss: De Lenin » Stain, 1917 1929 " y el comisario del Pueblo para el Trabsjo hablé de «sabo- tuje> ¥ de la necesidad de medidas de coereidn. Lenin se pronuncié a fayor del destajo y del «taylorismo», an sis- tema americano muy de moda para mejorar le eliciencia del trabajo, que mismo habla denunciado como «escla- vizamiento del hombre a In méquina>. Mis tarde epoyaria tuna campafia @ favor de la introduccién en la industria de |a Uameda editeccién por un solo hombre», anttesis di recta del , que tenfan que ser ganadas, Seria un error incorporarlas a la maquinaria del Estado. Su instramento propio era Ja per sussién, no la fuerza, aunque no se descartaba la «coer- cidn proletarian. Les sindicatos habian manifestado siem- pre su interés por In produccién; yalen 1920 el consejo ‘central de los sindivaws dubie etablevide un Instituto Central del Trabajo para el estudio y aprendizaje de mé- todos y técnicas destinados a la mejora de Ia productivi- ded de los trabajadores. Le resolucién hacia hincapié en este aspecto de sus responsabilidades. Era funcién suya mantener Is disciplina laboral y combatir el absentismo; pero esto debia hacerse mediante «tribunales de camara das», no a través de los érganos del Estado. La resolucién fue aprobada por una amplia mayoria, pero no sin que dos borradores discrepantes reunieran algunos votos mi- notitarios, Le tevolucin ross: De Leni « Sain, 1917-1929 8 La violencie de la controversiz caus6 impresién en el partido, y dejé marca en el congreso. Lenin heblaria de la efiebre> que habia sacudido al partido, y del alujo de gisusione y scsputass gue el partido nulamente podta permitire, El congreso adopté una resolucién es pecial bajo el titulo «Sobre le desviscién sindicaista.y = anarquista en nuestro partidos, en la que se declarabe que la difusién del programa de la Oposicién Obrera era incompatible con Ja pertenencia al partido, asi como ana resolucién general «Sobre la unidad del partidos. Esta peda «la completa abolicién de todo fraccionalismo»; las ccuestiones en. disputa ser discutidas por todos los miembros del partido, pero quedaba probibida la for- macién de grupos con «plataformas» propias. Una vez tomada una decisién, era cbligatoria su obediencia incon- icional. La infraccién de esta regla podfa conducir a la (= cexpulsién del partido. Una cléusula final, que fue mante- rida secreta y tan s6lo se publicé tres afios més tarde, establecia que incluso los miembros del comité central podian ser expulsados por esta razén por una mayoria no inferior a los dos tercios de los miembros del comité. Estas disposiciones, destinadas a aseguzar Ja leakad y la uniformidad de opinién en el partido, perecieron necesa- tias y razonables en su roomento. Como decta Leain, «en tuna tetirada Ia disciplina es cien veces més nevesaria>, Pero la concesién a la organizacién central del partido dde lo que en la préctica era el monopolio del poder tendria consecuencias de lergo alcance. En el apogeo de la_guc- rma civil Lenin habia aplaudico ala dictaduis del pactidu», y sostenido que «la dictadura de la clase obrera se lleva a le préctica a través del partido». El corolario que ex trajo el X Congreso fue Ia concentracién de la autoridad en los Srganos centrales del partido. El congreso concedié a los sindicatos cierta autonamia frente a los érganos del Estado obrero. Pero el papel que debian representar venia determinado por el monopolio de poder conferido a la organizacién del partido, La severa prohibici6n de toda oposicién dentro del par- tido fue el producto de la crisis que acompaié a la intro-