Está en la página 1de 10

LA EVALUACIÓN ESCOLAR Y SUS

IMPLICACIONES SOCIALES
Frida Griselda Ortiz Uribe*
Martha Leyva Castillo**

* Maestra en Innovaciones Educativas por la Universidad La Salle. Profesora-Investigadora en la UPIICSA-IPN.


** Maestra en Educación por la FES-ARAGÓN-UNAM. Profesora-Investigadora en la UPIICSA-IPN.

UPIICSA, XIX, VII, 55-56-57 2011 3


La evaluación escolar y sus implicaciones sociales

RESUMEN

Se presenta una reflexión sobre diversos aspec-


La evaluación escolar tos de la evaluación escolar para poner en re-
y sus implicaciones lieve su importancia con relación directa a los
sociales efectos que produce en la sociedad, particular-
mente cuando el acto educativo no reúne los re-
querimientos de calidad necesarios para el des-
empeño eficiente de sus egresados. Lejos de ser
vista a la Evaluación Educativa como el tamiz
que separa a los individuos más capaces de los
“ineptos”, para hacer frente a necesidades reales,
hemos de verla aquí como un proceso valorati-
vo que merece toda nuestra atención, por lo que
no debemos cejar en su estudio. En este sentido
se verá cómo la sociedad en general presiona a
la escuela porque espera de ella un “producto
ideal”, capaz de dar respuestas a necesidades
reales a través de los individuos que para ese
fin fueron formados, ya que la educación por su
parte tiene un alto costo, por lo que la escuela tie-
ne que dar sus mejores resultados a la sociedad.

UPIICSA, XIX, VII, 55-56-57 2011 4


La evaluación escolar y sus implicaciones sociales

INTRODUCCIÓN FUNDAMENTO FILOSÓFICO

Este artículo centra su desarrollo en un A partir de un estado de conciencia, el


análisis reflexivo acerca de la evaluación hombre está vinculado a la sociedad por
escolar y sobre los resultados que de la es- una fuerza superior que le impone normas,
cuela espera la sociedad, no sin antes hacer tanto morales como cívicas con fines especí-
mención a las presiones que dicha sociedad ficos para la sobrevivencia. Todos llevamos
ejerce sobre las instituciones educativas, se en nosotros una individualidad (yo) y una
hace referencia a la relación que debe dar- colectividad (nosotros), por su parte la so-
se entre los objetivos que se encuentran ciedad tiene una naturaleza propia y en con-
planteados en un programa de estudio secuencia exigencias totalmente diferentes
así mismo de cómo estos deben verse re- de aquellas que están implícitas en nuestra
flejados en los resultados al final del pro- naturaleza, lo que obliga a esa superación
ceso y de cómo el desarrollo de los cono- individual y colectiva que prospera y se de-
cimientos en el mundo actual se vienen sarrolla a partir de lo individual, lo educable
materializando al centrase mayormente en y susceptible de formar y de transformar.
los avances tecnológicos y en la economía
mundial. En este trabajo se retoma la con- La superación individual y colectiva tien-
cepción más generalizada del concepto de de a buscar una educación “ideal” al tipo de
evaluación y la manera en que se dan dos sociedad dentro del sistema correspondien-
posturas, una a favor y otra en contra so- te y del cual depende la escuela controlada
bre la evaluación como una práctica inter- por el Estado, y en ocasiones también por
pretativa de los resultados de aprendizaje. la Iglesia, porque como dice Paulo Freire
(2005, p.27 ) “La educación no es neutra”, no
Una postura casi generalizada entre la es apolítica, por lo tanto no puede ni debe
institución educativa y la sociedad, es que estar ajena a la continua concientización
la acumulación de conocimientos por sí sola en torno a los poderes que sobre la escuela
no tendría sentido, los conocimientos deben ejercen otras instituciones, ya que su fun-
tener su aplicación y desarrollado para una ción tiene un alto impacto político, así como
mejor calidad de vida y para ser legados histórico y social (Marín y Galán, 1986, p.
a las futuras generaciones. Estas razones 40). De la falta de toma de conciencia tanto
justifican el por qué los docentes debemos al educar como al aprender, se estaría dan-
centrar nuestra atención con mayor énfa- do paso a la domesticación en detrimento
sis y de la mejor manera en la evaluación. de la libertad, la que se obtiene a partir de
la superación integral de las capacidades y
El acto educativo y la transmisión de de la toma de conciencia de la función so-
conocimientos no pueden darse al mar- cial y política de los individuos. Por estas
gen de la sociedad, pues carecería de sen- y otras razones la escuela ha de cumplir
tido, de ahí la importancia y necesidad una función socializante y socializadora.
de poner toda nuestra atención en la edu-
cación, y muy particularmente en la eva- La escuela no puede dejar al margen
luación del conocimiento transmitido por tampoco el educar para la convivencia
las implicaciones sociales que esta reviste. como un bien común con una esencia in-
valuable que dignifica al hombre y en-
grandece a las instituciones, a esto le lla-
mamos bienes educativos con fundamento

UPIICSA, XIX, VII, 55-56-57 2011 5


La evaluación escolar y sus implicaciones sociales

moral para lograr la armonía de la vida soslayable que nos permite “conocer” el
en sociedad (Villalpando, 1988, p. 340). resultado del aprendizaje tipificando al
estudiante como apto o no apto en base
CONCEPTO DE EVALUACIÓN a normas o criterios institucionales (Mo-
EDUCATIVA rán, 1981, p. 25; Ferrandez, 1994, p.505)

La evaluación es una tarea implícita en EVALUACIÓN EDUCATIVA Y


casi todas las acciones de la vida, sola- SUS EFECTOS SOCIALES
mente que no siempre se tiene plena con-
ciencia de que evaluamos antes de tomar Esta es una relación indirecta de los pro-
decisiones. En el campo educativo existen cesos curriculares sujetos a investigación,
diversas actividades que constantemente ya que no es posible entablar la relación sin
son evaluadas, tanto en lo administrativo antes revisar los objetivos educacionales,
como en lo académico. Concretamente en institucionales (socio-políticos) y todo lo
lo académico se han empleado varios tér- que estos implican. La evaluación educati-
minos en torno a la evaluación y de ahí se va ocurre en función de objetivos, y al estar
han acuñado otros tantos que han dado supeditada a ellos, nos lleva a analizar rápi-
origen a diferentes tipos de evaluación damente el contexto social, tomando como
educativa, entre las que podemos contar punto de partida las siguientes interrogantes:
están la diagnóstica, parcial, comparativa,
formativa, sistemática, final, etcétera, sin • ¿Quién determina los objetivos de
embargo al parecer la idea es generaliza- estudio, y con base en qué?
da en cuanto a que es: aplicarle un valor
a los “resultados” del aprendizaje, sobre • ¿Qué se ha de enseñar?
esto se ha escrito demasiado y hay quienes
están en contra y quienes están a favor de • ¿Quién y con qué se va a enseñar?
la evaluación como una práctica interpre-
tativa de los resultados del aprendizaje. • ¿Para qué se va a enseñar?

Curiosamente hay quienes opinan que la • ¿Dónde se va a aplicar lo aprendido?


evaluación “es un mal necesario” el cual se
viene practicando desde hace unos cuatro Al tratar de dar una respuesta a los cues-
mil años, cuando a los funcionarios chinos tionamientos anteriores, se podría esclare-
se les examinaba para poder ocupar un cer cuáles son las implicaciones de la evalua-
cargo administrativo (Dubois, 1970, p. 6). ción educativa y su relación con la sociedad.
Contestando a la primer pregunta, encon-
Desde el punto de vista de la psicolo- tramos que quienes determinan los objeti-
gía, se ha demostrado que la evaluación vos de estudio, son por lo general los direc-
afecta de muy diversas maneras la con- tivos y docentes de las escuelas, y que con
ducta del estudiante que es sometido base en los análisis previos se desarrolla el
a evaluación, de ahí la controversia so- Plan de Estudio del cual derivan los Progra-
bre su efectividad, puesto que modifi- mas por materia, modulo o áreas y de esta
ca la conducta en su efecto cognoscitivo. manera se determinan sus bases. El Plan de
Estudios de un determinado nivel académi-
Entre tanto en nuestra realidad coti- co, está dado en función de los requerimien-
diana como docentes, es una etapa in- tos del mercado de trabajo y de las pautas

UPIICSA, XIX, VII, 55-56-57 2011 6


La evaluación escolar y sus implicaciones sociales

socio-políticas predeterminadas por el tipo transmitiremos los conocimientos, pero


de sociedad y sus tendencias de desarrollo que a la vez requerimos de recursos didác-
en las que va a quedar inserto el egresado. ticos actualizados que nos permitan hacer
más práctico y didáctico el acto de ense-
Luego entonces es el contexto histórico, ñar. A los recursos didácticos, se les ha de-
social y político el que va a ir determinan- nominado también tecnología educativa.
do las características que van a configurar
el perfil de los egresados que el merca- Acerca de la penúltima pregunta rela-
do de trabajo está demandando en base a tiva al objetivo que se persigue al enseñar,
sus tendencias. Quienes determinan los responderemos diciendo que es la socie-
objetivos de estudio, por lo tanto, deben dad quien en base a su estructura y ten-
analizar los siguientes puntos: configu- dencias, exige que los individuos reúnan
ración histórica y social de la estructura ciertas características que les permitan in-
ocupacional del mercado de trabajo en el volucrarse en su evolución social y cultural.
país, relacionándolo con la formación del
profesional en cuestión; comportamiento Ya por último tenemos la pregunta re-
histórico-social del mercado de trabajo en lativa al lugar o sector donde se han de
que se insertará el profesional; perspectivas aplicar los conocimientos adquiridos, si
de desarrollo de la profesión; estructura tomamos como referencia inmediata la
ocupacional y mercado de trabajo y la re- respuesta de la pregunta anterior, prác-
lación que guardan con los requerimientos ticamente ahí encontraremos la contesta-
sociales prioritarios y de las condiciones ción, esto es, en las estructuras producti-
que lo afectan (Marín y Galán, 1986, p. 44). vas, sociales y culturales de la sociedad.

La segunda pregunta que se refiere a lo LA EVALUACIÓN EDUCATIVA


que se va a enseñar, son precisamente los ANTE LA REALIDAD SOCIAL
contenidos, los que van a determinar en
un momento determinado, si el egresado Los procesos de evaluación educativa
es apto para el trabajo. Los contenidos son en mayor o menor grado e independien-
la materia sujeta al proceso enseñanza- temente del sistema al que correspondan,
aprendizaje, es lo que se enseña y en con- se proponen conocer la magnitud de in-
secuencia lo que se evalúa, son los logros cidencia y la modificabilidad en cuanto
conceptuales y de habilidades y destre- a la calidad y cantidad de conocimientos
zas a partir de los cuales se habilita a los adquiridos por los alumnos, quienes ha-
individuos. El objetivo de estudio guar- brán de manifestarse mediante una nue-
da una estrecha relación con las necesida- va conducta frente a su realidad social.
des reales de la sociedad, y es a la escue-
la a la que corresponde su enseñanza; de Dentro de la sociedad, la escuela está
su adecuada estructuración y enseñan- destinada a preparar a los individuos que
za dependerá el logro de su aprendizaje. han de rendir sus frutos en su entorno,
sin embargo es muy frecuente ver cómo
Respecto a la pregunta ¿Quién y con se cuestiona su eficiencia. Sólo con exce-
qué se va a enseñar? de estas dos pregun- lencia académica se puede hacer frente de
tas que están en estrecha relación, la pri- la mejor manera a sus requerimientos. La
mera se refiere a nosotros los docentes o excelencia académica, es un elemento in-
mediadores responsables de la enseñan- dispensable para lograr la calidad en la
za, quienes en base a nuestra preparación

UPIICSA, XIX, VII, 55-56-57 2011 7


La evaluación escolar y sus implicaciones sociales

educación. De esta manera la escuela es- res que la conforman (Fullat, 1966, p. 305).
tablece los mecanismos, métodos y siste-
mas de evaluación que le van a permitir La realidad social en su conjunto deman-
obtener esa calidad, y precisamente para da una serie de bienes y servicios, de ahí
llegar a este punto, la evaluación ha de ser que la calidad de la educación, vía la eva-
el elemento que permita lograr su meta. luación, deba contribuir a retroalimentar a
los sistemas educativos que tienen ante sí a
La sociedad en general requiere que se esa sociedad demandante, que mediante la
dé solución a problemas reales y cotidianos escuela espera obtener respuestas. Las me-
tales como alimentación, partiendo del he- tas o intenciones educativas aunadas a las
cho de que grandes porcentajes de la pobla- demandas de la realidad social, interactúan
ción, no ingieren los mínimos de proteína y cada una con sus elementos y que en una for-
calorías entre la población infantil, donde ma esquematiza se presentan en la Figura 1.
es vital en su problemática dar respuesta
inmediata; vivienda, es otro rubro que cada
día se agrava por el incremento poblacional
y que de no dársele solución traerá apareja-
do otro tipo de problemas de carácter social;
el empleo, subempleo y desempleo, esto ya
no es un problema privativos de los países
en desarrollo, porque con la actual crisis
económica, los países desarrollados se en-
frentan también a esta problemática, hecho
que queda de manifiesto con la actual cri-
sis financiera, cada día la competencia por
lograr ocupar una vacante se incrementa
y casi siempre los más aptos la logran, sin Figura 1.
embargo, los datos estadísticos en materia
de desempleo, subempleo, empleo infor- Fuente: Fullat Genís, Octavi (1966), Reflexiones en
mal y competitividad, aumentan significa- torno a la educación, Barcelona, Ed. Nova Terra, p. 305.
tivamente día a día las cifras en cada uno de
estos rubros; en materia de salud, se deben Aunque la escuela no da en forma directa
tomar en cuenta la sanidad y la desnutri- y cabal la solución a toda la problemática
ción que está siendo la base de epidemias y social, es evidente que lo intenta cotidia-
del retorno de enfermedades que parecían namente mediante la conjugación de di-
erradicadas; seguridad ciudadana, que ante versos elementos, la escuela como institu-
la ola de violencia a nivel nacional y mun- ción pertenece a un sistema, como tal está
dial se ha agravado por problemas econó- inserta en una ideología política y está su-
micos, políticos y sociales; protección social, jeta a patrones socio-políticos y culturales
hacia los más desprotegidos; educación; sobre los cuales deben girar sus funciones,
el analfabetismo que no disminuye debi- los docentes por su parte actúan en torno a
do a la crisis por la que atraviesa el sector los estudiantes, actúan ante ellos, trabajan
según lo señala la Organización de Comer- para ellos y ellos se esfuerzan para lograr
cio. Toda la problemática de referencia está sus expectativas. Para que el alumno llegue
presente en todas las sociedades, en mayor a la escuela y pueda estar ante el maestro,
o menor grado o en el mejor de los casos éste debe haber superado ciertas condicio-
podría estar latente en alguno de los secto- nantes que podrían ser de carácter biológi-

UPIICSA, XIX, VII, 55-56-57 2011 8


La evaluación escolar y sus implicaciones sociales

co, psicológico, económico, social, político, listas o políticos de países hegemónicos.


incluso religioso y en ocasiones hasta racial.
Sería conveniente que se intente hacer
Una vez salvados estos escollos, el alum- un análisis sobre las diversas caracterís-
no por su parte podría estar ya en condicio- ticas que presenta toda sociedad y de ahí
nes de entrar al salón, aprender para la vida, retomar si la escuela desarrolla el currí-
mientras que el maestro deberá haber supe- culo de acuerdo a necesidades reales del
rado las etapas que al alumno correspondie- mercado de trabajo, o si se ha dejado lle-
ron, más aquellas que le permitan instalarse var por el influjo de tendencias que los
frente a un grupo con todas las implicacio- diversos medios de comunicación hacen
nes didáctico-pedagógicas de su función. que se vayan modificando los programas
de estudio, al punto de egresar educandos
La parte medular de toda realidad social no precisamente del prototipo descrito en
frente a la escuela y de los individuos que la los perfiles de egreso de sus planes de es-
involucran es el conocimiento. Del por qué tudio, pero sí de los profesionales que una
los individuos deben adquirir conocimientos, moda mediática podría haber impulsado.
es un cuestionamiento que todas las socie-
dades se hacen y que está sujeto a sus valores Definitivamente la situación económica
y a su realidad económica, social y cultural. es un factor determinante que impone a la
escuela el tipo de egresados que le son nece-
PRESIONES DE LA SOCIEDAD sarios e incluso indispensables para el desa-
SOBRE LA ESCUELA rrollo de áreas prioritarias para el bienestar
común. De esta manera se puede ver que con
Es indudable que la sociedad es la que cierta frecuencia se abren nuevos planteles
determina lo que se ha de enseñar en las es- para suplir la demanda de algunos tipos
cuelas, más aún, este fenómeno ha quedado de profesionales o técnicos calificados, sólo
de manifiesto recientemente con la globali- que esto también obedece a tendencias que
zación de la economía donde lo que se ha se ponen de moda, y es aquí cuando el pre-
de enseñar está enmarcado en los linea- supuesto asignado a las escuelas no necesa-
miento que “sugieren” organismos inter- riamente puede estar debidamente asigna-
nacionales a los países de la subestructura, do, sobre todo si no se han hecho estudios
llámese Banco Mundial, Organización para y proyecciones sobre el campo de trabajo
la Cooperación y el Desarrollo Económico en que habrán de insertarse los egresados.
(OCDE), etcétera, lineamientos que no sólo
marcan un perfil de egreso, sino también Por parte de los educandos, sus padres
un nivel académico a la baja (técnico ver- o tutores, existe otro tipo de presiones ha-
sus ingeniero). Pues bien mucho es lo que cia las instituciones educativas, en base al
se ha dicho al respecto, pero sin duda exis- supuesto de que sólo algunas carreras son
ten aspectos ideológicos que inciden en las las que les han de redituar un amplio bien-
instituciones educativas y las condicionan estar económico y social a sus dependiente,
también a elaborar planes y programas de actitud que tiene muy serias consecuencias:
estudio con base en tendencias económicas para la institución educativa en cuanto a la
e ideológicas (Zarzar, 2009, p. 68), no nece- saturación de carreras; por cuanto hace a los
sariamente sustentados en las necesidades educandos que se matriculan en una carrera
reales del aparato productivo de un país en desprovistos de vocación y de conocimien-
particular, sino más bien con enfoques idea- to acerca del campo de desarrollo profesio-
nal y de las áreas de aplicación, que no ne-

UPIICSA, XIX, VII, 55-56-57 2011 9


La evaluación escolar y sus implicaciones sociales

cesariamente podrían ir de acuerdo con sus Conclusiones


capacidades físicas y mentales, y desembo-
car en el fracaso, amén del gasto inútil para El hecho de vivir en sociedad conlleva
el Estado y la frustración para el egresado. una gran responsabilidad, tanto para las
instituciones como para los individuos que
En los países donde se practica y profesa la conforman, es por eso que la Evaluación
una democracia orientada hacia todos los Escolar debe seguir siendo un medio valora-
polos de la libertad y donde existen gran- tivo auxiliar de lo educativo, lo cual requie-
des flujos de comunicación vía el desarro- re de continuar realizando estudios sobre
llo tecnológico, las instituciones educati- sus métodos, técnicas y procedimientos de
vas están más supeditadas a las presiones aplicación e interpretación, por las impli-
sociales: primero por la libertad de expre- caciones que estas revisten, tanto para los
sión; segundo por la libertad para emi- individuos como para la sociedad, ya que
grar, inmigrar, elegir carrera, posibilidad en la medida en que egresen de las escuelas
de costearse los estudios, o las facilidades personas más competentes para el trabajo
para obtener becas, mayor conocimiento se estará en mejores condiciones de dar res-
del campo de trabajo, etcétera. Ante esta puesta a las demandas de esa sociedad que
perspectiva las instituciones educativas so- de diversas maneras contribuye a la realiza-
bre todo las de nivel técnico y profesional, ción de las aspiraciones de los educandos.
deben estar preparadas para la absorción
de educandos que presenten una gran va- Cierto es que en cualquier sistema y
riedad de características; tercero porque en cualquier país, el aparato producti-
tratándose de países desarrollados el pre- vo siempre absorberá de manera priori-
supuesto para la institución está “asegu- taria a los profesionistas más calificados
rado” y con base en él deberá, preparar a para el trabajo, es por ello que la tenden-
sus egresados con un buen nivel de calidad. cia educativa debe continuar en la línea
de búsqueda de la eficiencia, por lo tanto
Hablar de la presión que ejerce una so- de manera directa o indirecta deberá tra-
ciedad altamente desarrollada como es el tar de neutralizar las presiones que sobre
caso de Japón, en función de las conductas la escuela ejercen los distintos actores de
observadas entre el estudiantado de di- la sociedad y diversos agentes externos.
versos niveles, es un caso sobre el cual se
debe meditar profundamente, ya que en Cabe señalar que la evaluación en sí mis-
nuestro contexto de cultura occidental no ma no es garante de resultados positivos,
es posible sacrificar el “ser” por el “hacer”, para llegar a ellos es menester recordar que
y menos aún para traducir el producto in- la evaluación es sólo uno de varios elemen-
telectual totalmente a pesos, diríamos en tos del proceso educativo, el cual debe estar
este punto que la esencia del hombre es acorde con otros tales como: la formación
primero, que sus ideales nunca deben ma- del docente y la que se adquiera en un pro-
terializarse al extremo. Desde luego que ceso continuo de actualización durante el
es muy legítimo tender a la superación, al tiempo que dure su desempeño, la carrera
perfeccionamiento, siempre y cuando el y condiciones para su desempeño, el apoyo
hombre disfrute el trabajo, y no que lo ten- administrativo, el diseño curricular en turno,
ga que padecer despojándose de toda sensi- los materiales de apoyo en cantidad y en ca-
bilidad, así como también es perfectamente lidad y ubicación, la disposición de las ins-
válido el disfrutar del producto del trabajo. talaciones, el equipo eléctrico y electrónico
disponible, que la inversión económica sea

UPIICSA, XIX, VII, 55-56-57 2011 10


La evaluación escolar y sus implicaciones sociales

proporcional al número y necesidades de la mas que lo irían rezagando en el proceso de


población que se ha de atender en las aulas, aprendizaje; se debe considerar también que
y una acción decidida por parte de todos los con una inadecuada aplicación de la eva-
actores involucrados en el referido proceso. luación se puede generar un sentimiento de
culpa en el alumno, al interior de la familia.
Hace falta llevar a cabo una mayor discu-
sión pública en el contexto educativo sobre La Evaluación Educativa por parte de
aquello que debe ser evaluado, cómo debe los actores formativos debemos seguir con-
ser evaluado y qué aspectos del currícu- siderándola como un valioso recurso que
lo debieron haber sido enseñados a todos nos permita seguir diagnosticando, cono-
los estudiantes al concluir determinados ciendo, corrigiendo y modificando aquellos
niveles educativos, para esto se debe ir en aspectos que son inherentes al quehacer
busca de resultados basados en metas pre- mismo del maestro, dejando en claro que
viamente establecidas, con un referente en el hecho de evaluar no debe ser conside-
estándares de aprendizaje claros. Mien- rado como un medio represivo y mucho
tras no exista claridad al respecto, tampo- menos que se utilice con la intención de
co existirá claridad ni para la enseñanza etiquetar a los alumnos ante la sociedad.
ni para la evaluación. Esta tarea requiere
de un amplio debate social y de un trabajo Bibliografía
que sea coordinado entre las academias o
unidades que diseñan el currículo, siempre Álvarez, J. M. (1999). Valor social
considerando el tipo de evaluación y las y académico de la evaluación. Vol-
condiciones en la que habrá de ser aplica- ver a pensar la educación, 2, 8-10.
da, no perdamos de vista que si a la eva-
luación la llevamos hasta el punto de la es- Canales, A. (2007). Evaluación edu-
tandarización podría permitirnos estar más cativa: la oportunidad y el desafío.
cerca de lo que está demandando el campo Reencuentro (UAM-Xoch.) (48), 40-46.
laboral y de esta manera hacer más viable
la posibilidad de tener egresados exitosos. Chapela Mendoza, M. C., Jarillo Soto, E.
C. (2007). Autores, destinatarios y propó-
Es necesario recapitular sobre los puntos sitos en la evaluación crítica de la educa-
esenciales que como efectos sociales tie- ción. Reencuentro (UAM-Xoch.) (48), 47-54.
ne la evaluación, entre los que tenemos: la
toma de conciencia de los docentes sobre la Dahllöf, U. (1991). Dimensions of eva-
evaluación y los efectos que esta produce luation in higher education: report of
en los educandos para llevarla a cabo de la the IMHE Study Group on evaluation
mejor manera posible; otro de sus efectos in higher education. London: J. Kingley.
sociales es que al alumno se le llega a estig-
matizar, se le etiqueta, pero aún puede lle- De la Garza Vizcaya, E. L. (2004). La evalua-
gar a fomentar el individualismo y la com- ción educativa. Revista Mexicana de Inves-
petencia entre desiguales, haciendo que la tigación Educativa (COMIE), 9 (23), 807-816.
sociedad se convierta en empleadora sólo
de aquellos que la escuela marcó como los Díaz Barriga, A. (1996). Dos miradas so-
“mejores”. De manera colateral se producen bre la educación superior: Banco Mundial y
efectos psicológicos que van en perjuicio di- la Unesco. Momento económico, 83 (1), 2-7.
recto hacia el alumno, ya que la evaluación
podría producir traumas al alumno mis-

UPIICSA, XIX, VII, 55-56-57 2011 11


La evaluación escolar y sus implicaciones sociales

Dubois, P. H. (1970). A history of psycholo- Ravala, P., et. al. (2008). Las evalua-
gical testing. Boston, Mass.: Allyn and Bacon. ciones educativas que América Lati-
na necesita. Revista Iberoamericana
Ferrandez Arenaz, A. (1994). Educación de de Evaluación Educativa, 1 (1), 50-63.
personas adultas. Madrid, España: Diagrama.
Tiana Ferrer, A. (2009). Una mirada
Freire, P. (1995). Pedagogía del opri- técnico-pedagógica acerca de las evalua-
mido. Madrid, España: Siglo XXI Eds. ciones de la calidad de la educación ¿Qué
pretendemos evaluar, que evaluamos y
Fullat Genís, O. (1966). Reflexio- qué conclusiones podemos extraer de la
nes en torno a la educación. Bar- evaluación. Consultada el 6 de junio 2009.
celona, España: Nova Terra, 305. Disponible en: http://www.oei.org.ar/
noticias/Que_pretendemos_evaluar.pdf.
Laforucade, P. D. (1995). Evaluación de
la calidad en la universidad. Buenos Aires, Tiramonti, G. (14 de abril de 2004). La es-
Argentina: Universidad de Buenos Aires. cuela está bajo presión. Consultada el 28 de
mayo de 2009, de Diario Clarín, Disponi-
Llarena de Thierry, R. (1994). La ble en: http://clubsocialista.com.ar/scripts/
evaluación de la educación supe- leer.php?seccion=articulos&archivo=98
rior en México. Revista de la Educa-
ción Superior (ANUIES), 89 (1), 37-62. Villalpando Nava, J. M. (2007). Filoso-
fía de la educación (8ª ed). México: Porrúa.
Marín Méndez, D. E., Galán Giral, I.
(1986). Evaluación curricular: Una propues- Zarzar Charur, C. (2009). Habi-
ta de trabajo para el estudio del rendimien- lidades básicas para la docencia
to escolar. Perfiles Educativos, 32, 38-47. (2ª ed.) México: Grupo Edit. Patria.

Mateo, J. (2006). La evalua-


ción educativa, su práctica y otras
metáforas. México: Alfaomega.

Morán Oviedo, P. (1981). La evaluación de


los aprendizajes y sus implicaciones educa-
tivas y sociales. Perfiles Educativos, 13, 25.
Morán Oviedo, P. (2007). Hacia
una evaluación cualitativa en el aula.
Reencuentro (UAM-Xoch.), 48, 9-19.

Nicolás Caballero, N. Y. (2007). Entrama-


do evaluativo: una visión desde la docen-
cia. Reencuentro (UAM-Xoch.), 48, 55-60.

Pérez Rivera, G. (2007). La eva-


luación de los aprendizajes. Reen-
cuentro (UAM-Xoch.), 48, 20-26.

UPIICSA, XIX, VII, 55-56-57 2011 12