Está en la página 1de 6

http://noticias.universia.

cl/practicas-empleo/noticia/2016/04/19/1138373/metodo-smart-clave-
alcanzar-metas-profesionales.html

https://www.youtube.com/watch?v=_F3nVy6WvWo

Método SMART: la clave para


alcanzar tus metas profesionales
 01 de marzo de 2019     0

¿Tus objetivos siempre parecen quedar a mitad de camino? Gracias al método SMART podrás
alcanzar todas tus metas a nivel profesional y personal 

¿Cerrar un acuerdo? ¿Un ascenso? Este método sirve para diversos objetivos profesionales  | 
Fuente: Shutterstock
AddThis Sharing Buttons
Share to Facebook
23Share to TwitterShare to LinkedIn

 Tanto la vida laboral como la vida académica y personal implican el establecimiento de


objetivos o metas a conseguir.
 Estudiantes y profesionales de todas las áreas pueden beneficiarse al conocer este
método.
 En ocasiones no es falta de voluntad lo que lleva a no concretar las metas, sino falta de
organización.

Comienza el año y el ritual empieza nuevamente: hacer balance, pensar hacia atrás y revisar lo
realizado para decidir qué actitudes repetir el próximo año y cuáles descartar. Lo que, en
definitiva lleva a una especie de lista mental de cosas por realizar en este nuevo comienzo.

Ser mejor persona, culminar una carrera, obtener un ascenso, independizarse, sumar nuevas
habilidades al CV, mejorar el manejo de un idioma, inscribirse al gimnasio, bajar de peso,
incorporar hábitos saludables... ¿Te reconoces en alguno de estos objetivos? Deberías saber que
no eres el único que se plantea metas de año nuevo, y tampoco el único que no las cumple.

En múltiples ocasiones, los meses pasan y con desencanto vemos que no realizamos ninguna de
las metas previstas. En estos casos, la frustración es un sentimiento normal.
Sin embargo no es necesario que así sea, pues fallar en los objetivos propuestos no
necesariamente implica falta de voluntad o compromiso. En la mayoría de los casos este es
un problema de organización que puede resolverse con el método adecuado.

¿Tu meta es ser mejor profesional?

Con estos cursos puedes lograrlo

El método SMART
El método SMART consiste en diseñar una especie de "búsqueda del tesoro" hacia tus metas
profesionales. SMART viene del idioma inglés y significa "inteligente o listo", por lo tanto esta
será una búsqueda inteligente y organizada.

¿Cómo poner en marcha este método?


Para cumplir tus metas personales o profesionales con este método, es importante que sigas las
palabras que conforman la sigla. SMART sirve como acrónimo para explicar el paso a paso de
la hoja de ruta hacia tus objetivos, pues bajo este método cada letra posee un significado:

 Specific (Específico): Lo primero que debes hacer es tener claro qué es lo que quieres.
Suena sencillo, pero muchas veces no lo es tanto. Por eso el método insiste en que,
cuanto más específicas sean las metas, más fácil te será alcanzarlas. 
 Measurable (Medible): Siguiendo en esta misma línea, es importante que diseñes un
objetivo cuya realización sea medible. Por ejemplo: "conseguiré trabajo en 6 meses". De
esta forma puedes realizar un monitoreo constante mes a mes de tu progreso. 
 Attainable (Alcanzable): Una característica fundamental que debe tener tu objetivo es
que tiene que ser alcanzable, es decir, tienes que poder delinear acciones específicas para
alcanzarlo: adquirir nuevas habilidades, dedicarle tiempo de tu semana, pedir ayuda, etc. 
 Relevant (Relevante): La motivación es fundamental en cualquier ámbito de la vida. Si
no sientes una real motivación por alcanzar tus metas, lo más probable es que se terminen
convirtiendo en proyectos truncos. Por más insignificante que parezca para el mundo
exterior, para ti tiene que ser relevante e impulsarte a adoptar la actitud adecuada para
conseguirla.
 Time Bound (Temporal): Las metas deben tener un principio y un fin. Los proyectos sin
fecha de caducidad siempre quedan en el olvido. Esto es lo que diferencia a las metas
tangibles de los sueños imposibles, aseguran los expertos en coaching. 
Cuando cumplas con todos estos pasos, estarás utilizando el famoso método SMART para
diseñar tus metas. Si lo haces de la forma correcta, incrementarás tus chances de alcanzarlas
verdaderamente en lugar de abandonarlas apenas comienza el año.

 Fuente: Universia Chile

http://coaching-para-emprendedores.es/emprendimiento-estrategico/buena-formulacion-de-objetivos-
metodo-smart/

Seguramente en algún momento de tu vida te has marcado metas y objetivos pero .. ¿Los has
formulados debidamente?. Hacerlo, en muchas ocasiones, puede marcar la diferencia entre
conseguirlo o fracasar en el intento. Con este artículo pretendo precisamente eso, mostrarte como
formular debidamente tus objetivos.

“Nada es particularmente difícil si lo divides en pequeños trabajos”.


Henry Ford

En primer lugar debes medir el tamaño de tu objetivo. Si éste es demasiado grande y sientes que
no podrás con él, quizás deberás dividirlo en subobjetivos lo suficientemente pequeños, como
para acometerlos con la certeza de que los conseguirás al ciento por ciento. Cada uno de estos
subobjetivos deberás formularlos de la misma forma a través del método SMART.

“Siempre en positivo, nunca negativo”.


Louis van Gaal

En segundo lugar, los objetivos deben estar siempre formulados en positivo.

Veamos un ejemplo: Imagínate que vas a participar en una carrera y te propones como objetivo
“no llegar el último”. ¿Dónde estás poniendo el foco? Exacto !!!!, precisamente ahí, en la última
posición. ¿Cuál es tu estado emocional en esta situación? Seguramente de agobio y estrés por no
querer ser el último.

Otro ejemplo: Imagínate que tienes que hacer pasar tu coche entre dos columnas lo
suficientemente separadas como para que quepa totalmente. Una formulación en negativo sería:
“no rozar el coche con las columnas”. De nuevo ¿Dónde estás poniendo el foco? Exacto otra vez,
en las columnas. ¿Cómo será tu estado emocional? Seguramente muy intranquilo y estresado por
la posibilidad de rozar el coche. ¿Crees que es el mejor estado para acometer el objetivo?
Personalmente pienso que no, el estrés es el peor enemigo de la creatividad y la eficiencia.

Lo más eficiente es formular este objetivo en positivo, por ejemplo: “pasar por el centro de las
columnas”. De este modo no pones foco en el peligro y te centras y enfocas en la verdadera
solución del objetivo. ¿Cómo crees que será tu estado emocional ahora? Mucho más calmado
¿Verdad? Justo lo que necesitas para no rozar el coche.

Vamos ahora con el método SMART:


“Elige un trabajo que te guste, y nunca tendrás que volver a trabajar en tu vida”.
Confucio

S de específico (specific en inglés).

Tus objetivos deben ser lo más específicos y detallados que puedas. Tu cerebro debe entender,
sin ningún tipo de ambigüedad, que es lo que quieres conseguir.
Imagínate que te marcas como objetivo “vivir de tu proyecto de emprendimiento” (qué bueno
¿verdad?). Este objetivo, tal y como está formulado, es poco específico. Estaría mejor que
detallaras parámetros como: ¿Cuánto quieres de ganar?¿Cuántas horas quieres trabajar? etc..
Hacerlo te ayudará, una vez formulado, a concretar mejor tu plan de acción.

“La mejor forma de predecir el futuro es creándolo”.


Peter Drucker

M de medible.
Todo objetivo debe ser perfectamente medible. Deberás marcarte los parámetros necesarios para
saber que están yendo por el buen camino y que definitivamente, cuando así sea, lo has
conseguido.
Un ejemplo: Este trimestre aumentar las ventas en un 3% con respecto al anterior. Tan solo
tendrás que saber cuales fueron las ventas del anterior trimestre y calcular el 3%. Así sabrás que
lo has conseguido. Particularmente yo prefiero facilitar esto en la formulación del objetivo, es
decir, hacerlo más fácil para tu cerebro. Si las ventas del anterior trimestre fueron de 1000 € el
objetivo sería “vender este trimestre 1030 €”

“Si puedes soñarlo, puedes hacerlo”.


Walt Disney

A de alcanzable.

Antes de acometer el objetivo deberás buscar evidencias que ten hagan pensar que es totalmente
alcanzable. Si crees que no lo puedes conseguir es posible que no lo consigas, es lo que
llamamos profecía autocumplida. En la medida que no creas en tus posibilidades, generarás un
estado emocional poco favorable. Además, tus acciones a nivel inconsciente te boicotearán para
no conseguirlo.

Imagínate que tienes como objetivo vender a un cliente difícil y piensas que es imposible que te
compre. ¿Cuál es tu estado emocional con ese pensamiento? Con ese estado emocional ..¿Cómo
crees que será tu proceso de venta?¿Crees que hablarás con fluidez?¿Crees que negociarás con
normalidad?¿Crees que estarás abierto a descubrir sus necesidades? Tu estado emocional
mermará sustancialmente tus capacidades como vendedor y como consecuencia de ello, reducirá
drásticamente tus probabilidades de venta. Y ahora la pregunta del millón… ¿quién ha
provocado ese estado emocional? Efectivamente, tú mismo al pensar que no te comprará. Ahora
comprendes ¿Verdad? Profecía autocumplida.

Preguntas como estas te pueden ayudar a clarificar si un objetivo es alcanzable o no: ¿qué me
hace pensar que es imposible? ¿Alguien más lo ha conseguido? Si es así ¿Qué me impide no
conseguirlo yo?

“Tanto si piensas que puedes, como si piensas que no puedes, estás en lo cierto”.
Henry Ford

R de realista.

Que sea alcanzable es una cosa y otra cosa bien distinta es que sea realista. Es importante que
midas tus fuerzas, que seas consciente de los recursos de los que dispones y los recursos que
necesitarás para la consecución del objetivo. Es importante que tomes consciencia real si esos
recursos que necesitas están en tu mano.
Un ejemplo: yo quiero ser el número uno en golf. El objetivo aparentemente es alcanzable,
(siempre hay alguien que lo ha alcanzado) pero bajo mis circunstancias no parece demasiado
realista (aquí el que os escribe, a fecha de hoy ya ha blincado los cuarenta y jamás ha cogido un
palo de golf) ¿Cuántas horas en plenitud de facultades físicas se necesita entrenar para llegar a
ser el número uno? Ni tengo esas horas, ni por asomo estoy en esa plenitud física.

Alerta!!!. Existe una delgada línea entre no ser realista y tener la creencia de que yo no puedo
conseguirlo. Es importante tomar consciencia y buscar todas las evidencias posibles que te hagan
ver que ese objetivo es realista. No te quedes con un “NO PUEDO”.

¿Sabes la diferencia entre un sueño y una meta? … Tan solo una fecha

T de temporizado.

El objetivo debe de estar puesto en el tiempo, todo aquello que no agendes, jamás lo harás ¿Lo
sabes verdad? Además es bueno que te marques hitos temporales a lo largo del objetivo. Es
decir, si el objetivo es a un año vista, no estaría demás que cada mes fueras viendo la progresión
del mismo y marcar acciones correctoras si los resultados en estos hitos no son los deseados.

Además, yo si fuera tú, pasaría por escrito los objetivos. Es bueno que a tu cerebro le llegue toda
la información por cada uno de los sentidos. Al fin y al cabo lo estamos programando para que se
ponga a trabajar en ello. Varios estudios demuestran que el porcentaje de éxito aumenta
significativamente cuando así lo hacemos. ¿Sabes cuantos pensamientos tienes al cabo del día?
60.000. Definir bien tus objetivo y ponerlos por escrito, ayuda a tu cerebro a que, de todos esos
pensamientos, se concentre en aquellos que te ayudan a conseguirlos. Es lo que llamamos poner
foco.

En resumen, para una buena formulación de objetivos estos deben:


Ponerse en positivo, dividirse en subojetivos para que sean asumibles, ser específicos, ser
alcanzables, ser realistas y deben ponerse en el tiempo.

Ahora ya no tienes excusa para no marcarte objetivos. ¿Qué te puede impedir hacerlo? No hay
fracaso peor que no haberlo intentado. Felices resultados. Espero que te haya sido útil el artículo