Está en la página 1de 1

El bicho canasto

El bicho canasto o bicho del cesto es una especie de lepidóptero ditrisio de


la familia Psychidae que se extiende por zonas boscosas del continente
americano, desde la Argentina hasta México.
Como el resto de los psíquidos, viven la mayor parte de su vida dentro de un
capullo formado por seda y restos vegetales. Posee un marcado dimorfismo
sexual: las hembras viven toda su vida dentro del "canasto", carecen de alas y sus
patas son apenas rudimentarias. Los machos son pequeñas polillas que sólo
emergen en estado adulto, cuando se dedican únicamente a fecundar una
hembra, antes de morir.
Su ciclo de vida presenta una sola generación por año. Las larvas nacen en
primavera en las ramas altas de los árboles; en el hemisferio sur, esto ocurre
desde octubre a diciembre. Al emerger son pequeñas larvas amarillentas que se
alimentan de las hojas. A las pocas horas de emiten por sus glándulas labiales un
largo filamento sedoso, descolgándose de las ramas superiores de modo que,
ayudadas por el viento, se diseminan en ramas inferiores o en el suelo, desde
donde se dirigen a árboles y arbustos cercanos, a los que trepan. A partir de las
24 horas de vida comienzan a tejer un capullo, formado por restos vegetales
leñosos adheridos por hilos de seda, del cual emergen solamente su cabeza y
patas. En distintas etapas repiten el procedimiento de descolgarse por medio de
hilos de seda hacia ramas inferiores.
Durante su vida como larva comen vorazmente día y noche, causando estragos en
las hojas, brotes, flores y ramas de las plantas atacadas. Se desplazan lentamente
dentro de zonas boscosas, pero provocan ataques masivos a plantaciones de
varias especies, tales como banano, cacao, palma de aceite, cocotero,
distintos citrus, eucaliptos, vid y acacia blanca.
Tras la corta etapa de pupa, en otoño, la hembras permanece dentro del capullo,
que adquiere su forma y tamaño definitivo; su boca ya no es funcional, no
presenta alas y las patas son apenas rudimentarias, y no le permiten desplazarse.
Se limita a esperar la llegada de un macho.