Está en la página 1de 63

AYUNTAMIENTO

DE murcia
i -
A R C H I V O

rp
ESTE
TAB*
él ¡n
(-H
tri
H.° -
í>
rjj

>
O
pe
e
& PARA DESAGRAVIAR
ì

I A "
%JE$UCHMSTD
$ BIEN N U E S T R O ,
1
F r, &
^ En el adorable Sacramento de la Eucaris-
v tía , según se practica en la Ciudad de
«g Cartagena , en la Iglesia Parroquial
g de Sta.Maria de Gracia. ^

i POK D. FRANCISCO DE PAULA L


g Sanguineto, Secretario de Cámara del ^
Illmo. Sr. D. Manuel Felipe Mirali as,
^ Obispo de Cartagena. ¿f

^ „ n/r ^
Con lie. en Murcia , en la Imprenta de la
^ Viuda de Felipe Teruel, &
^ año de 1785. ¿
Los llustrisimos Señores Don Manuel Ru-
bín de Celis Don Manuel Felipe Mira-
lias , Obispos de esta Diócesi , conceden ca-
da uno 40, dias de Indulgencia por cada un
dia , en que se asista à esta Santa Novena.
3
PROLOGO.
/ ^ p U i e n fuere tan feliz entre los mortales,
que se halle penetrado de los tiernos
afectos de la gratitud , y de un justo
reconocimiento ácia nuestro Salvador , fa-
cilmente comprehenderá el fin á que se di-
rigen estos piadosos exercicios. Si todo lo
hemos recibido por nuestro adorable Re-
dentor: si este Dios de amor no ha perdo-
nado diligencia alguna , ni ha respetado á
las mismas leyes de la naturaleza, para co-
municarnos sus gracias,y hacernos partici-
pantes de los tesoros de su Divinidad, ins-
tituyendo para este fin todos los Sacramen-
tos , y entre ellos el mas sublime , el mas
alto, qnal es el Sacramento del Altar 5 jus-
to es que nosotros nada omitamos de quan-
to puede contribuir á la Gloria de este Se-
ñor Sacramentado ; á una acción de gra-
cias, por tan incomparable beneficio , y al
desagravio de su amor injustamente olvi-
darlo en el mas estupendo de todos los
prodigios , que ha obrado su brazo pode-
roso. ,
Para excitar, p u e s , en los corazones
humanos , los mas vivos sentimientos de
agra-
4
agradecimiento , de respeto , y de amor
acia Jesnchristo , en el Misterio Sacrosan-
to del Altar > se instituyen estos exercicios
saludables ; mas como el espirito de nues-
tra Religión Christiana^ quiere poseer prin-
cipalmente- todo el fondo de nuestros co-
razones ; por tanto ha parecido distribuir-
los del modo que están ordenados y sin
aumentar demasiado el numero de las Ora-
ciones vocales , cuidando mas de poner á
la vista aquellas piadosas reflexiones , que
pueden con la gracia de Dios , moverle in-
teriormente , y deshacer la dureza é insen-
sibilidad á que con tanto arte contribuye
con su infernal astucia nuestro común ene-
migo.
El tiempo mas oportuno para esta No-
vena 3 que sin duda será de mucho agra-
do en el Cielo , parece que es el mismo en
que la Santa Iglesia nuestra Madre celebra
la institución del Santisimo Sacramento;
pero atendiendo á las conocidas utilida-
des que resultan á las almas de conservar
por largo tiempo la memoria de un Dios
que no cesa de continuar los prodigios
de su amor ? y ser nuestro asilo en todas
núes-
5
nuestras necesidades , asi espirituales 0 co-
mo temporales, se ha establecido esta No-
vena para las tardes de los nueve Domin-
gos que siguen inmediatamente despues
de la Octava del Corpus , tiempo propor-
cionado con especialidad para todas aque-
llas personas que ocupadas en la semana
con sus taréas y obligaciones peculiares,
se hallarían privadas del bien que les pue*
de resultar , concurriendo á estos devo-
tos exercicios. Mas no se pretende por es-
to limitar la devocion de aquellos fieles
que quisieren repetir esta Novena , entre
año , las veces que les dicte su afecto y
reconocimiento á Jesuchristo Sacramenta-
do , antes bien se exhorta á todos los fie-
les encarecidamente , que no dexen de ele-
gir de tiempo en tiempo algunos dias pa-
ra hacerla , recibiendo á lo menos en el
ultimo dia en obsequio del mismo Señor
los Santos Sacramentos de Penitencia y
Eucaristía , con el seguro de que su mis-
ma experiencia les acreditará quan grande
es la utilidad de estos exercicios, quando
se hacen con el recto fin de corresponder
á las finezas que en cada instante nos fpali-
quea
6
quéa en el Augusto Sacramento del Altar
el gran Dios,que se contiene en él, ardien-
do en amor, y caridad para con los Hom-
bres.
DIA PRIMERO.

MEDITACION PARA E L DIA PRI-


mero.
C o n s i d e r a , que echando Jesuchristo el
resto de su amor , de su sabiduría y
omnipotencia , en la institución del Santí-
simo Sacramento del Altar , no encuentra
en la mayor parte de las criaturas, sino du-
reza , desvíos, é ingratitud ; y que ésta lle-
ga á tanto , que parece haberse empeñado
el mundo en aborrecerlo 3 porque el Señor
se empeñó en amarlo , dándose á sí mismo
Sacramentado. Estiende los ojos del alma
por el universo , y verás en quan pocas
partes es conocido tu Salvador. Un sin nu-
mero de infieles lo desprecia : Regiones en-
teras de barbaros lo desconocen : Reinos
pobladisimos lo injurian : Hereges atrebi-
dos lo blasfeman : Judíos obstinados lo nie-
gan : y lo que es mas que todo , la mayor
parte de los Christianos lo insulta , con
inu-
7.
iniimerables gravísimos pecados. La rari,
dad de Jesuchristo , que decía San Pablo,
executa á todas las criaturas para ser , én
recompensa , amado de .ellas ; esta noble
caridad , este prodigioso. amor no uenc
otra paga en el mayor numero de los Ca-
tólicos , que pecados v mas pecados. El
corazon se sacrifica con gusto y con em-
peño > á las criaturas, y á los mas viles giís-
tos de la tierra ; y solo Jesuchristo , unico
Dueño de los corazones , es privado de (is-
te justísimo homenage. A solo el Salvador,
no se ama , entre tanto que arrastra nues-
tro amor , lo mas despreciable del mundo,
Parece imposible , que se crean por una
parte las infinitas riquezas que el Señor nos
ofrece , en la adorable Eucaristía ; y que
por otra haya en los mortales , tanta indi-
fericncia para apreciarlas, y tan p o c o amor
para agradecerlas. Por esto se quexa Jesu-
christo tiernamente de nosotros, empeñán-
donos con dulzura , á que volvamos por
su honor , y por su gloria. Si yo soy , nos
dice , vuestro Padre ¿ dónde esjá el amor
que me teneis ?• Y si vuestro. Señor ¿ á dón-
de el honor que me es debido '4 Saquemos,
pues,
s
pues , Christìanos , una firmísima resolu-
ción de ser humildes adoradores de Jesu-
christo Sacramentado esforzándonos con
la divina gracia , á reparar en quanto nos
sea posible , todos los ultrages, con que le
hemos ofendido > y con que el mundo in-
grato 3 incesantemente lo desprecia. Pida-
mos al mismo Señor nos asista , para em-
plear el tiempo de esta Santa Novena , en
obras de su divino agrado.
Asunto de la Viatica.
Q U e x a s amorosas de Jesuchristo Sacra-
mentado á los hombres , por el poco
'agradecimiento á tan incomprehensi-
ble beneficio, empeñándolos dulcemente á
su santo amor , y á practicar obras en ob-
sequio , y culto de tan Divino Sacramento.

Por la señal, &c.

ACTO DE CONTRICION.
S ^ n o r mio Jesuchristo Sacramentado, su-
1
ma Bondad , suma Santidad , en quien
creo , en quien espero , y á quien amo so-
bre todas las cosas, me pesa Señor , pesa-
me mi Dios de haberos ofendido, y pro-
pon-
9
pongo firmemente con vuestra Divina gra-
cia , antes morir , que pecar. Amen.
i
Oración para todos los días.
TjP^Ulcisimo Jesus mio Sacramentado,que
por un exceso de amor , álas criatu^
ras , os dignasteis quedaros con ellas has?
ta la consumación de los tiempos, sin que
las aguas de inumerables culpas hayan po-
dido" apagar los incendios de vuestro ter-
nísimo , y amabilísimo corazon ; todo el
Mundo , Señor, todos los Angeles , todos
los Santos bendigan , alaben, y engrandez-
can vuestra incomprehensible misericor-
dia , que yo , uniendo con ellos , los afec-
tos de mi pobre corazon , os bendigo tam-
bién , os alabo , y os glorifico, deseando,
si me fuese posible , tener infinitos corazo-
nes para emplearlos todos en agradecer
con finísima caridad lo que os debo , y os
deben todas las criaturas en ese Augusto,
y Venerable Sacramento de amor. Delan-
te de vuestra divina presencia me humillo,
confesando mis ingratitudes y pecados , y
quisiera en recompensa arrancar mi cora-
zon del pecho, para haceros de el una to-
tal
IO
tal entrega y donacion. Recibid á lo me-
aos , Jesus mio , estos mis pobres deseos,
y por vuestro soberano amor , aumentad-'
los con mucha gracia , que los haga efica-
ces, para que emplee todo el tiempo de mi
•vida en reverenciaros , y serviros. Amen.

Oración para el día primero.


AMabilisimo , y piadosísimo Jesus mio
Sacramentado , que quisisteis dar al
mundo un testimonio el mas autentico y sa-
grado de vuestra infinita misericordia, con
la institución del Santísimo Sacramento del
A l t a r , para empeñar á los hombres á que
os amen , y sean por este medio eterna-
mente felices, estando siempre en su com-
pañía , siempre amante y solicito , de
que se cumplan en ellos vuestras amo-
rosísimas intenciones ; pero siempre mal
pagado de las criaturas, y de mí la mas
ingrata entre todas ; yo os doy infinitas
gracias , por tanto amor y bondad , y os
suplico ablandéis la dureza de mi corazón,
y la de todos los del mundo, para que des-
de hoy , dexemos de ser ingratos, y nos
convirtamos en finísimos adoradores vues-
tros
11
tros en desagravio de nuestras pasadas
ofensas contra vuestra Magestad Sobera-
na ; concedednos , Señor , esta gracia , y
todas las que os pedimos en esta Santa No-
vena , á mayor honra y gloria vuestra.
Amen.
Aquí se pide , &c.

PARA CONCLUIR SE ADORAN LAS LLAGAS.

A la del pie izquierdo.


Saludóte , ó Santísima Llaga de mi Se-
ñor Jesuchristo ; y os pido , Señor por ella,
me perdoneis quanto os he ofendido con
todos mis pasos , y movimientos.
Padre nuestro y y Gloria Patri.

A la del pie derecho


Saludóte , ó Santísima Llaga de mi Se-
ñor Jesuchristo; y os pido, Señor, por ella,
me perdoneis quanto os he ofendido con
todas mis acciones , y palabras.
Padre nuestro , y Gloria Patri.

A la de la mano izquierda.
Saludóte , ó Santísima Llaga de mi Se-
ñor
12
ñor Jesuchristo ; y os pido , Señor , por
ella y me perdoneis quanto os he ofendido
con mi vista y y demás sentidos.
Padre nuestro , y Gloria Patri.

A la de la mano derecha.
Saludóte , ó Santísima Llaga de mi Se-
ñor Jesuchristo ; y os pido , Señor , por
ella y me perdoneis quanto os he ofendido
con el mal empleo de mi memoria , enten-
dimiento , y voluntad.
Padre nuestro y y Gloria Patri.

A la del Santísimo Costado.


^ Saludóte , ó Santísima Llaga del Santí-
simo Costado de mi Señor Jesuchristo ; y
os pido , Señor , por ella , que asi como
fue herido vuestro corazon con el hierro
de la Lanza , y el de vuestra Madre Dolo-
rosísima con el cuchillo de su dolor , asi
penetren en el mio vuestras soberanas lu-
ces y para siempre amaros , y nunca mas
ofenderos y queriendo antes morir y que
pecar. Amen.
Padre nuestro y y Gloria Patri.

Ora-
*3
Oración para concluir. '»
Y O os adoro , Sacratísimas Llagas de to^
do el Divino Cuerpo de mi Señor Jesu-
christo , y os doy las gracias , Señor de
haberlas padecido todas por mi amor : por
ellas, y por todos los Dolores de vuestra
Santísima Madre , os suplico , que con la
sangre preciosísima, que derramasteis por
todas, bañéis las almas de vuestros siervos
vivos, y difuntos, y que subamos todos á
acompañaros en la Gloria. Amen.

DIA SEGUNDO.
MEDITACION.

C o n s i d e r a á tu amabilísimo Redentor?
como Padre de misericordias, y Dios
de toda consolacion , que en la misma no-
che que iba á padecer por nuestros peca-
dos , sentado á la mesa con sus queridos
Discípulos, y tomando en sus benditas ma-
nos el P a n / l e s dixo : Tomad,y comed, es-
to es mi Cuerpo. Y despues el Cáliz : Tomad,
y bebed, esto es mi Sangre. N o se q u e d ó so-
lamente Sacramentado para hacer ostenta-
ción
í4
cion de su grandeza , ni solo para recibir
de los hombres las adoraciones y agrade-
cimientos que les son tan debidos , por su
Soberanía y Beneficios , sino que además
de todo esto , quiso ser su alimento y co-
mida : que prodigio ! Aqui nos preparó su
amor un manjar Omnipotente. Omnipoten-
te y pues con él son confortados los justo.s
para crecer de virtud en virtud : Omnipo-
tente , pues con él son fortalecidos los mi-
serables pecadores , para desarraigar to-
dos sus vicios : Omnipotente , porque con
él podemos todo lo que el Señor quiere de
nosotros , á pesar de todos nuestros ene-
migos. O í d , o í d , pues, criaturas misera-
bles , como os habla Jesuchristo , y os re-
pite las palabras que dixo á sus Discípu-
los amados en aquella noche : Tomad , y
comed, esto es mi Cuerpo. Si, por mas du-
ro que parezca á los hombres este lengua-
ge , de que Dios sea alimento del hombre,
y medicina de sus enfermedades , Jesu-
christo es nuestro alimento , nuestro re-
medio , y nuestra medicina. Por sí mismo
quiere alimentarnos , y por sí mismo quie-
re curarnos. Siempre estuvo , está , y es-r
ta-
*s
tará hasta el fin del mundo , preparada la
mesa, en donde se nos sirve el Pan delicio-
so de los Angeles. ¡ M a s , quien lo creye-
ra ! que fastidiados los hombres de este
Maná del Cielo, gustarían mas de los man-
jares groseros del Egipto del mundo. Los
comulgatorios ¡ que prodigio de ingrati-
tud ! se vén desiertos, y se pretende, que
un millón de ridiculas é impías escusas,
sean unos justos títulos, para contravenir
á las amorosas intenciones del Salvador:
De modo, que no solo sufre Jesuchristo el
ingrato desvío de la mayor parte del mun-
do , que no quiere conocerlo , sino tam-
bién el de los Christianos , que creyéndo-
lo y confesándolo , unos por un exceso de
malicia , otros por una falsa piedad, y por
un respeto aparente , y el mayor numero
por una inapetencia mortal, le abando-
nan , y se retiran de su Sagrada Mesa. Je-
suchristo quiere que le recibamos con ire-
qüencia , y de no hacerlo a s i , se quexa
con ternura : Ay de t í , que me desprecias,
dice por Isaías : El Mundo , el Demonio,
y la Carne por otra parte, nos apartan del
Divino convite. Y entre estos extremos
¿ quál
16
¿ quál partido será justo que sigamos ? El
vuestro , Dulcisimo Jesus ; yo os daré en
adelante, Señor, un publico testimonio de
lá fe en que vivo ; de que Vos sois mi ali-
mento , mi vida , mi remedio , y todo mi
bien. Yo os recibiré con freqiiencia , y na-
da será bastante para apartarme de Vos;
ni el Mundo con sus murmuraciones, ni
el Demonio con sus tentaciones , ni mis
propias miserias , pues lloradas estas en
el Santo Sacramento de la Penitencia , me
acercaré á Vos con mucha esperanza de
que serán perdonadas , y de que me daréis
auxilios para no volver á cometerlas.

Asunto de la Platica.
Q U e x a s amorosas de Jesuchristo Sacra-
mentado , por la poca freqiiencia en
"recibirle, dexandose engañar de fal-
sas y aparentes escusas.
Por la señal , &c.
Señor mio Jesuchristo , &c.
ORACION.
Dulcísimo Jesus mio Sacramentado, &c.
Como el primer dia.

ORA-
17
ORACION PARA EL SEGUNDO DIA.
A Mabilisimo , y Piadosísimo Jesus mio
Sacramentado , que quisisteis dár al
mundo un testimonio el mas autentico y
sagrado de vuestra infinita misericordia,
con la institución del Santísimo Sacramen-
to del Altar , empeñando á los hombres
para que os reciban con freqüencia , y ali-
menten sus almas con Vos mismo ; y en
prueba de esta vuestra voluntad , os que-
dáis baxo de las especies del pan , que es
el alimento mas universal y necesario. Yo
os doy infinitas gracias por tanto amor y
bondad , y os suplico , ablandéis la dure-
za de mi corazon , y la de todos los mor-
tales , para que desde hoy deseemos , y
propongamos eficazmente alimentar nues-
tro Espíritu con vuestra Carne , y Divini-
dad , sin que alguna tentación nos aparte
de aquella mesa y convite á que somos lla-
mados con tanto amor , v de cuya partici-
pación tenemos tanta necesidad. C o n c e -
dednos , Señor , esta gracia , y las que os
pedimos en esta Santa Novena , á mayor
honra y culto vuestro. Amen.
Aquí se pide,&c. La adoración de las Lla-
gas &c. B DIA
18
DIA TERCERO.

MEDITACION.

C o n s i d e r a , que por mas que Jesuchris-


to sea tan liberal en llamar á las cria-
turas á la participación de su Cuerpo y de
su Sangre , no nos dispensa por esto de
aquellas disposiciones convenientes , para
acercarse á su infinita magestad y grande-
za. Y ciertamente si para hospedar en
nuestra casa á algún personage del mun-
do , se emplean tantas diligencias y cuida-
dos , ¿ quantos serán menester para alver-
•gar en nuestro pecho al Rey y Señor de
la Tierra, y del Cielo ? Aun quando tu-
viésemos la pureza y perfección de los
Angeles , nada seria ( dice el Kempis)
para recibir debidamente á Jesuchristo;
porque no se prepara habitación á al-
gún hombre miserable , sino á un Hom-
bre y Dios verdadero. Y por esto de-
ben reputarse como estiércol todas las
preciosidades que empleó Salomon pa-
ra la fabrica del Templo , todas , y
aun todas las del Mundo , siendo asi, que
alli
I9
allí no habia de habitar mas que en figu-
ras. ¡ Pero pasmaos Cielos de la ingratitud
de los hombres, que sumergidos en un
abismo de insensibilidad y tibieza llegan
á comer el Pan de los Angeles como pu-
dieran comer el manjar mas grosero de la
Tierra ! De aqui es que quando una sola
Comunion basta para santificar una alma,
se v é , que con muchas , permanecemos
siempre en un mismo estado de imperfec-
ción , ó propiamente hablando somos ca-
da dia mas imperfectos. Siempre con los
mismos defectos ; siempre pobres de vir-
tudes , y siempre expuestos á abandonar
facilmente el camino del Señor. ¿ A dónde
están aquellas almas generosas , que se sa-
crifican y entregan á Dios enteramente,
para agradecer el amor con que se dá á
ellas en este Sacramento venerable ? A.
dónde están las que de comunion á comu-
nion , procuran limpiarse y enmendarse de
sus defectos ? Y á dónde finalmente , las
que procuran adornar con hermosas flores
de virtudes, el talamo del Divino Esposo?
No las encuentra Jesuchristo , y por eso
se quexa á nosotros con ternura , pidien-
do-
20
donos el corazon limpio de toda mancha
con un ardentísimo deseo de tener con no-
sotros sus delicias. Oye, pues, Christiano,
como te llama el Salvador y Redentor del
Mundo : Dame hijo tu corazon, sin reser-
va alguna , desocupado de los afectos de
Carnfe y Sangre : llega á mí con verdade-
ros deseos de ser todo mio , que yo empe-
ño mi infalible palabra de ser todo tuyo.
Sí , Dulcísimo Jesus , acabense desde este
instante mis tibiezas, y empiecen con vues-
tra gracia los fervores, para recibiros de tal
modo , que mi alma quede rica de Vos mis-
mo;
Asunto de la Viatica.
Q U e x a s - amorosas de Jesuchristo Sacra-
mentado , por lo pocò que se dispo-
g l i las almas justas para recibirle,
íio cuidando dé vencerse á sí mismas , y
practicar las Santas Virtudes,

"Por la señal, &c.


Se fior mio Jesuchristo , &c.
ORACION.
Dulcísimo Jesus mio Sacramentado,&c.
Como el primer dia<
- - Ora-
Il
Oración para el dia tercero.

A M a b i l i s i m o y Piadosísimo Jesus mio


Sacramentado , que quisisteis dar al
inundo un testimonio, el mas autentico y sa-
grado de vuestra infinita misericordia, con
la institución del Santísimo Sacramento del
Altar, empeñando á los hombres en purifi-
car sus conciencias , y practicar las virtu-
des , para unirlos á Vos mismo , enrique-
ciéndolos de vuestra gracia , y en cierto
modo haciéndolos aun en este mundo Ciu-
dadanos del Cielo : yo os doy infinitas gra-
cias , por tanto amor y bondad , y os su-
plico , ablandéis la dureza de mi corazón,
y la de todas las criaturas , para que des-
de hoy , procuremos disponernos con la
mayor pureza y perfección , llegándonos
á vuestra mesa , de tal modo , que salga-
rnos ricos de vuestros dones, y de vues-
tro amor. Concédenos , Señor , esta gra-
cia , y las que os pedimos en esta Santa
Novena , á mayor honra, y gloria vues-
tra. Amen.
Aqui se pide , &c.
La ador ación de las Llagas para concluir;
VIA
22
DIA QUARTO.

MEDITACION.

C o n s i d e r a , quan debido sea , probarte


J
á tí mismo , para llegar á la Sagrada
Comunión , y no caer despues en manos
de Dios airado y justiciero. ¡ O y quan
terrible cosa es , recibir á Christo Sacra-
mentado , sin la vestidura nupcial de la Di-
vina gracia ! ¿ Quién tendría atrevimien-
• to para presentarse á su Rey con todos los
* vestidos y señales de su mayor enemigo ?
Quién osaría darle osculo de paz , al
.misino tiempo que tratase de quitarle el
Cetro y la Corona ? Pues mas que todo
esto es injurioso para el Señor , y dañoso
para nosotros , recibirle con conciencia de
pecado mortal. Dios dista infinitamente
del pecado , y este es lo que mas repug-
na á su perfectisimo ser. Querer unirlos,
es la mayor injuria para Dios , y lo que
mas provoca contra nosotros su indigna-
ción y justicia. ? Porque qué tiene que ver
la suma sabiduría con la suma ignorancia?
¿ la suma razón, con lo que mas se opone
á
á ella ? ¿ la infinita santidad-, con la infini-
ta malicia '4 ¿ la infinita perfección , con
el infinito desorden del pecado ? ¡ O Judas
atrevidos, que llamáis á Jesuchristo Maes-
tro , al .mismo tiempo que le yendeis-ver-
gonzosamente , por vilísimos gustos de la
tierra ! ¿ Es posible , que se pague con
una injuria tan espantosa , la infinita cari-
dad del Redentor ? ¿ Y es posible que ha-
ya quien se atreva á tragarse su juicio y
condenación eterna? Cuesta mucha repug-
nancia creerlo,y son inumerables los Chris-
tiane^ que asi lo practican. Unos callando
pecados por vergüenza ; otros siendo infie-
les á los Confesores , en manifestar sus lla-
gas , qual se necesita para su curación per-
fecta ; y miichisimos por folta de dolor, y
por querer vivir entre sus gustos, y diver-
siones mundanas, injurian asi al Redentor,
y se ponen voluntariamente en el suplicio
de una eterna muerte. Si el Señor descor-
riera un poco el velo de su grandeza , ó
hiciera sentir el acero de su Justicia , los
hombres temieran cometer semejante mal-
dad ; pero porque con infinita paciencia,
vé y calla , sufre y espera, de aquí toman
an-
2
4
animo para injuriarlo. ¿ Con quanta razon,
pues , se quexa Jesuchristo , y quan debi-
do será atender sus sentimientos amoro-
sos , para no dár lugar á que execute sus
castigos ? Propongamos firmemente Chris-
tianos , limpiar nuestra alma de toda cul-
pa , antes de recibir al Dios de toda san-
tidad y pureza»

Asunto de la Viatica.
¿T^Uexasdel Señor Sacramentado, por
> / l o s enormes agravios que tolera de
parte de los Christianos , que se atre-
ven á recibirle sacrilegamente.
Por la señal, &c.
Señor mio Jesuchristo , &V.
ORACION.
Dulcísimo Jesus mío Sacramentado, &c.
Como el primer diaf

Oración para el quarto dia.


A Mobilísimo > y Piadosísimo Jesus mio
Sacramentado , que quisisteis dar al
Mundo un testimonio el mas autentico y
sagrado de vuestra infinita misericordia,
con la institución del Santísimo Sacramen-
to
to del Altar , obligando á los hombres á
limpiar sus conciencias de toda culpa, pa-
ra concederles abundantemente vuestros
soberanos dones ; yo os doy infinitas gra-
cias por tanto amor y b o n d a d , y os supli-
co , ablandéis la dureza de mi corazon , y
la de todos los del mundo , para que en
adelante procuremos confesar dignamente
nuestros pecados, á pesar de la v e r g u e a
za , y de quanto nos estorve ser vuestros
verdaderos amigos, Concedednos , Señor,
esta gracia , y las que os pedimos en esta
Santa Novena, á mayor honra y gloria
vuestra. Amen.
Aquí se pide , -V ]KÍ'V
La adoracion de las Llagas para concluir\
J 'T t •' ' ' ; Y.'

VIA QUINTO.

M E D I T A C I O N ,

C onsidera, á quanto llega la caridad de


tu amabilísimo Redentor , que no
contento con haberse sacrificado una vez
en el Monte Calvario en el Ara de la Cruz,,
para la redención del Mundo, quiere sa-
cri-

1 . : ¿"'V. -
76
orificarse incruentamente ¡numerables ve-
ces cada dia por manos de sus Sacerdotes
en la Santa Misa. Aqui se ofrece al Padre
Eterno la Sagrada Victima de Jesus , su
Hijo Soberano , con todos los méritos de
su Vida , Pasión, y Muerte. Aqui se dá á
Dios el mas solemne culto , y sagrado tes-
timonio de su altisimo dominio , sobre to-
das las cosas ; y aqui finalmente se abre
una mina preciosa , de donde pueden sa-
car los fieles, por los méritos de Jesuchris-
to , el perdón de sus pecados , y todas las
gracias que necesiten para su santificación
y remedio. Nosotros embidiamos la suer-
te de los que asistieron en el Monte Cal-
vario 3 como testigos y executores de la
muerte del Salvador , por lo que pudie-
ron conseguir de la divina misericordia,
si se hubieran aprovechado de ocasion tan
oportuna ; nos compadece su desgracia,
y la sentimos ; ¿ pero quánto mas debe-
mos compadecernos de nosotros mismos,
que no una vez sola como ellos, sino inu-
merables, despreciamos este riquísimo te-
soro , asistiendo al Santo Sacrificio de la
Misa, con un corazón disipado, y preocu-
pa-
17
pado las mas veces con objetos de tierra,
de carne , y de sangre ? ¿ Quántos Chris-
tianos viven , sin saber lo que.sea un acto
tan sagrado de nuestra Religión? ¿ Quán-
tos ni aun cumplen con el precepto de oír
Misa en los días festivos ? Por muy lige-
ras ocupaciones , y acaso por emplear el
tiempo en j u e g o s , paseos, y torpezas, se
desatiende esta justísima obligación. ¿ Es
posible ( nos dice Jesuchristo ) que quan-
do yo me estoy ofreciendo para vuestro
remedio , vosotros habéis de procurar
vuestra ruina ? Volvamos , pues , á nues-
tro corazon 5 para llorar tan grosera in-
gratitud , y dár á nuestro adorable Re-
dentor , una firme palabra de asistir al Sa-
> crificio de nuestros Altares , con la ma-
yor freqüencia , y la mas respetuosa vene-
ración , meditando su Pasión Sacrosanta,
y ofreciéndonos con Jesuchristo , á su
Eterno Padre , con todo rendimiento , y
entera voluntad , para que por los méri-
tos infinitos de este Hombre Dios , logre-
mos el perdón de nuestras culpas, y la
particular gracia de servirle , hasta el ulti-
mo momento de la vida. Aceptad, ó buen
Je-
Jesus, éstos sinceros deseos que ofrece-
mos con humildad en vuestra divina pre-
sencia,.y dignaos, como lo esperamos, ha-
cerlos eficaces con vuestra divina gracia.

• Asunto de la Platica.
-/~\Uexas amorosas de Jesuchristo Sacra-
mentado , por el poco aprecio que
se hace del Santo Sacrificio de la Mi-
sa , y poca veneración con que se asiste á
ella.
Por la señal , &c.
Señor mio Jesuchristo -,&c.
ORACION.
Dulcísimo Jesus mio Sacramentado, &c.
Como• e/ primer dia.

Oración para este dia.

A Mabilisimo , y Piadosísimo Jesus mío


Sacramentado , que quisisteis dar al
mundo un testimonio el mas autentico y
sagrado de vuestra infinita misericordia,
con la institución del Santísimo Sacramen-
to del Altar , ofreciéndoos cada dia en la
Misa , y con Vos mismo , una satisfacción
copiosísima de las deudas que contraxe-
ron
29
ron las criaturas por sus culpas; yo os doy
infinitas gracias por tanto amor y bondad,
y os suplicó me concedáis, que yo conoz-
ca la grandeza de este Sacrificio, y que el
resto de mi vida , procure asistir á él con
la mayot freqüencia , y la mas profunda
veneración , sin que me estorven los ne-
gocios del mundo , antes conozca , que
de tan santo y piadoso exercicio , han de
provenirme las mayores felicidades. Dad*
me la gracia de resarcir las injurias coy
metidas contra Vos en este adorable Sacri-
ficio , y las que os pido en esta Novena,
á mayor honra y gloria vuestra. Amen.
Aquí se pide ,
La ador ación de las Llagas para concluir.

VIA SEXTO-

M E D I T A C I O N -

C o n s i d e r a , la singular fineza de Jesu-


christo > en haber sufrido por nues-
tro amor , tan inmensos trabajos , por los
treinta y tres años de su Santísima Vida.
Atiende particularmente, á los que toleró
en
3o
en cuerpo y alma en su Sacrosanta Pasión;
y como para que el mundo no las olvidá-
ra , se quedó entre nosotros Sacramenta-
do. La Fe nos enseña , que este Divinísi-
mo Sacramento , es un memorial perpe-
tuo de las penas de nuestro Redentor. Ba*
xo los débiles accidentes de pan y vino*
está realmente aquel mismo Señor, vendi-
do por Judas á sus crueles enemigos ; juz-
gado en Tribunales iniquos , azotado , co-
ronado de espinas , y muerto en el Calva-
rio 3 entre los horrores é ignominias de la
Cruz. Siempre que hicieseis esto ( dixo Je-
suchristo á los A postoles , quando acabó
de instituir el adorable Sacramento ) ha-
cedlo en memoria mia. Nunca olvidéis los
efectos asombrosos de aquel amor , por el
qual di 5 no solo la sangre , y la vida , sino
también rni alma Santísima , entregándola
á mortales tristezas, agonías, y desampa-
ros. Yo pagué lo que debían los pecado-
res t o d o s , p o r sus ingratitudes, y no quie-
ro se pierda en ellos el fruto de tan copio-
sa redención. Mas av ! que quando los
hombres gravan en marmoles y bronces,
beneficios muy limitados de otras criatu-
ras
ras miserables, parece que se empeñan en
olvidar las finezas mas particulares de mi
cariño. Y en efecto, ¿ quintos Christiano?,
lexos de acordarse dé los trabajos del Sal-
vador, para agradecerlos, renuevan, como
dice S. Pablo , su Pasión Sacrosanta, aña-
diendo ingratitudes á ingratitudes? ¿Quán-
tos hacen, solo en tiempo de la Qnares-
ma , un recuerdo superficial, y de cere-
monia , como si en todo el año , y siem-
pre , no hubiese estrecha obligación de
agradecer las penas que toleró este dulcí-
simo Padre , por pecados no s u y o s , sino
nuestros ? La Meditación devota de la Pa-
sión de Jesuchristo , reconocida por uno
de los medios mas eficaces para apartarse
del pecado , y adquirir las santas virtu-
des , es mirada con desprecio del mayor
numero de los fieles ; y aun con un error
insufrible , se cree generalmente , ser es-
te exercicio , solo propio de las almas
consagradas á Dios dentro de los Claus-
tros. ¡ O quan pocas se vén en el mundo,
que consagren al Señor, á lo menos un
quarto de hora todos los días , para com-
padecerse de sus penas , darle gracias por
tan-
32
tanta caridad > y ofrecerse por sus com-
pañeras en la tolerancia de los trabajos, y
en la imitación de suá virtudes ! El Demo-
nio se esfuerza para borrar de entre noso-
tros tan útil memoria , porque conoce,
que con ella adelantaría poco su malicia,
y aunque el Redentor Divino no cesa de
avisarnos continuamente > desde el Augus-
to Sacramento , despreciamos sus voces,
por atender las del enemigo común de
nuestras almas. No sea asi en adelante,
Christiane mio , compadécete con Chris-
to , medíante la frequente Meditación de
sus penas , si quieres ser despues glorifi-
cado con el Señor. Llora en su divina pre-
sencia el grosero olvido que has tenido
hasta hoy , y espera firmemente de su mi-
sericordia , que hará eficaces las palabras,
que ahora le d e s , á pesar de tus malas in-
clinaciones , y de las tentaciones del Mun-
do , y del Demonio.

Asunto de la Platica.
Q U e x a s de Jesuchristo Sacramentado,
por el reprehensible descuido de los
**• Christíanos 0 en conservar la memo-
ria
33
ria de su Pasión , de quien es un monu*.
mento perpetuo este Sacramento adora-
ble.

Por la señal, &c.


Señor mio Jesuchristo , &C*
ORACION.
Dulcísimo Jesus mio Sacramentado, &c.
Como el primer dia.

Oración para el sexto día.

AMabilisimo , y Piadosísimo Jesus mío


Sacramentado , que quisisteis dar al
mundo un testimonio el mas autentico y
sagrado de vuestra infinita misericordia,
con la institución del Santísimo Sacramen-
to del Altar , obligando á los hombres,
para que jamás olviden vuestras penas ; y
esta memoria los aleje del pecado , ani-
mándolos á la imitación de vuestras he-
roycas virtudes. Yo os doy infinitas gra-
cias por tanto amor y bondad, y os supli-
co , gravéis en mi corazon , y en el de to-
das las criaturas la memoria de vuestra
Pasión Sacrosanta , de tal manera , que la
C me-
\
meditemos de continuo en todos tiempos,
y a-pesar de todos los esfuerzos del de-
monio , para coger los frutos abundantí-
simos , que por ella nos teneis ofrecidos.
Dadme la gracia de resarcir las injurias co-
metidas contra Vos en ese adorable Sacra-
m e n t o ^ las que os pedimos en esta Nove-
Ha á mayor honra y gloria vuestra. Amen.
Aqui se pide^
La ador ación de las Llagas para concluir.

VIA SEPTIMO.

M E D I T A C I O N .

C onsidera el infinito amor de Jesuchris-


to , para con los hombres , por el
qual > no satisfecho de haber vivido entre
ellos treinta y tres años , y olvidando el
mal pago que le dieron con sus ingratitu-
des , haciéndole morir entre los horrores
y oprobios de la Pasión , y de la Cruz,
determina , sin embargo , quedarse en su
compañía hasta la consumación de los
tiempos 3 estableciendo su trono en nues-
tras Iglesias, y haciéndolas casa de su per-
-a * . P^
, 35
petua morada. Siempre quiso estár con
los que amaba tan tiernamente. En estos
lugares Santos , consagrados á su cul-
to , pretende recibir las adoraciones de
las criaturas , para recompensarlas con
abundantes misericordias. Yo estoy con
vosotros , dice el Salvador , hasta el fin
del mundo , y empeño mi palabra de ha-
ceros constante compañia, sin que haya
cosa capaz de alejarme de ella : aqui
me tendreis en qualquiera hora, y en qual-
quier tiempo. Mis Templos serán en to-
dos los siglos, casas segurísimas de refu-
gio , para los miserables hijos de Adán,
y en ellos mismos , serán dispensados los
inagotables tesoros de mi grandeza. Si los
Señores del mundo alejan de sus Palacios
á los pobres, fastidiándose de sola su vis-
ta , yo por el contrario, que no soy acep-
tador de personas, y que ofrecí mi vida
por todo el linage humano , admitiré en
mi presencia , Pobres y Ricos, Pleveyos
y Nobles , Sanos y Enfermos : Venid, ve-
nid todos, pues de todos soy amorosísimo
Padre; entrad libremente en mi casa,que mi
b o n d a d infinita Ja hace vuestra ; aqui ha-
lla-

liareis salud , riquezas, honras , y quan-
tos bienes temporales os convengan para
la salvación. Venid , que en ellas encon-
trareis principalmente humildad , casti-
dad , paciencia , y todas las virtudes chris-
tianas. De este modo prodigioso nos ama
el Salvador , quando nosotros , ni aun co-
nocemos su caridad. Se desprecian las
Iglesias ,. no teniendo reparo de hablar,
reir , y tratar hasta los negocios mas des-
preciables de la tierra. ¿ Con quanta ma-
yor reverencia se suele asistir á la vista de
un Principe del mundo,que á la presencia
de la Magestad. Divina ? Y aun con quán-
to mayor respeto están los Moros en sus
abominables Mezquitas , que los Christia-
nos en el Santo Templo de Dios ? ¿ A
quántos puede decir el Señor , lo que en
otro tiempo á los Judíos : esta es mi casa,
y casa de oracion , y vosotros la hacéis
cueva de Ladrones , y abrigo de latroci-
nios ? Y en efecto , ¿ qué otra cosa son
las profanidades, los adornos mugeriles,
las citas escandalosas y desembuchas, que
otros tantos insultos,pata robarle á Dios su
gloria,y aquella, suprema adoración que él
so-
37 .
solo se merece ? Desengañémonos, Chris>
tianos , para reconocer lo que en esto
ofendemos á la Magestad. Soberana , y lo
que defraudamos á nuestros propios inte*
reses , y demosle al Señor repetidas pala,
bras de venerarlo en su Santa casa , con
la mayor compostura exterior de nuestro
cuerpo , é interior de nuestro corazon.

Asunto de la Viaticar

Q U e x a s amorosas de Jesuchristo Sacra^


mentado , por el poco respeto , y
"aun por las abominables insolencias,
que se cometen en su Santo Templo.

Oración para este dia.

A Morosísimo , y Piadosísimo Jesus mío


Sacramentado , que quisisteis dar al
mundo un testimonio el mas autentico y
sagrado de vuestra infinita misericordia,
con la institución del Santísimo Sacramen-
to del Altar , estando siempre en nuestras
Iglesias , para obligar á los hombres á
agradecer vuestros beneficios, y que ex-
pe-

perimentén los efectos de vuestra incom-
prehensible piedad ; yo os doy infinitas
gracias , por tanta bondad y amor ; y os
suplico y gravéis en mi corazon , y en el
de todas las criaturas , un respeto profun-
dísimo á vuestros Santos Templos, para
que asi evitemos en adelante , quanto
pueda ofender vuestros purísimos ojos, y
vuestra Real presencia. Concedednos, Se-
ñor , esta gracia , y las que os pedimos
en esta Santa Novena , á mayor honra y
gloria vuestra. Amen.
Aqui se pide ,
La ador ación de las Llagas para concluir.

DIA OCTAVO.

MEDITACION.

C o n s i d e r a , que siendo tan grande el


amor de Jesuchristo para con los
hombres , que se dignó establecer su tro-
no en medio de ellos , para tener con
ellos mismos todas sus delicias , y acre-
ditando la realidad y verdad de su pre-
sencia en el Santísimo Sacramento del
Al-
£9
Altar , con estupendos milagros, v coa
el testimonio irrefragable de su Santísi-
ma palabra , los hombres miserables olvi-
dados de su debilidad é ignorancia , atro-
p e l l a n la creencia de.este Altisimo Miste-
rio , y alucinados con pasiones de igno-
minia , n i e g a n barbaramente la caridad y
misericordia del Salvador ; unos no ere-*
yendo su Real presencia en el Sacramen-
to Augusto : otros limitandola á su arbi-
trio , abominando de esta obra maravillo-
sísima del Señor, ¿ Quántos Hereges obs-
tinados insultan á Jesuchristo , burlando,
se de sus palabras santísimas , pisando las
Hostias Consagradas , arrojandolas en lu-
gares inmundos , dándolas por alimento á
las bestias , y haciendo de las Iglesias y
Sagrarios habitación y establo de anima-
les^? Parece increíble lo que nos dicen las
Historias , sobre las irreverencias que to-
l e r a el Redentor dé la obstinación de los
enemigos de su Fe ; y quando este amoro-
so Padre , había de encontrar en sus pre-
dilectos hijos los Christianos , un amor
tierno que los obligára á resarcir aquellas
injurias, por todos los. medios posibles, 110
.
halla sino unos hijos prodigos , é ingratos,
que mas,y mas lo desprecian;porque,¿quién
hay no solo que sienta , pero ni aun que
haga memoria del mal tratamiento q ü e
los Hereges hacen á Jesuchristo ? Que los
que son declarados enemigos mios, dice
este Señor , me desprecien , lo sufro con
entrañable paciencia ; pero que aquellos
mismos que viven en el gremio de mi
Iglesia , y que se alimentan de mi Cuerpo
y de mi Sangre , me ofendan sin temor,
esto no lo puede tolerar mi corazon aman-
te;, Los hijos en el mundo , miran por la
honra de sus Padres ; Los Esclavos por la
de sus verdaderos Dueños. Solo Yo que
soy el mas dulce Señor, y el mas tierno
Padre , no encuentro quien tome á su car-
gó los intereses de mi honor. Si las pie-
dras fueran capaces de sentimiento : Si los
brutos pudieran compadecerse y sentir,
lloraran con amargura el desacato de los
Hereges , y demás enemigos de nuestra
religión. Solos los Christianos , que son
tan sensibles para los negocios de su pro-
pia honra , y estimación , desatienden la
m i a , y olvidan la justa satisfacción que
de-
4t
deben darme , por aquellos agravios. Ce-
sen , p u e s , Catolicos desde este punto las
quexas de Jesus , por la palabra firmísima
que le demos en su presencia , de sentir y
llorar los agravios de sus enemigos , prac-
ticando con su divina gracia , en recom-
pensa de ellos , quantos obsequios y cul-
tos nos sean posibles.

Asunto de la Platica.

Q U e x a s amorosas de Jesuchristo Sacra^


mentado 3 por la insensibilidad , é
"indiferencia de los Christianos , a
vista de los ultrages que le hacen , y haa
hecho los Hereges en este adorable Sacra-
mento ; y por el poco zelo que se mani-
fiesta en procurar sus desagravios.

Oración para el octavo dia.

EhUlcisimo , y Amorosísimo Jesus mio


v Sacramentado , que no obstante , el
perfecto conocimiento que teníais de las
injurias y desprecios con que la malicia
de los Hereges profanarían en todos los
tiem-
tiempos vuestro Cuerpo y Sangre Santísi-
mos , quisisteis quedaros en ese augusto
y admirable Sacramento , para ser nues-
tro refugio y consuelo , en medio de las
miserias y calamidades de esta vida mor-
tal , y darnos una prueba cierta del in-
menso valor de vuestra caridad infinita:
yo os adoro con todo mi corazon , y pos-
trado á vuestro pies , os doy las mas pro-
fundas adoraciones y cultos por todas las
irreverencias y ultrages , que habéis su-
frido desde la institución de ese Sacra-
mento adorable. Recibid , ¡ ó amantisimo
Jesus mio ! estos cortos obsequios, que
os ofrece mi reconocimiento , en desagra-
vio de tantas ofensas ; y perdonad mi an-
tiguo descuido , en reparar las ingratitu-
des que habéis sufrido hasta ahora , que
yo espero con vuestra asistencia Divina,
daros á conocer , quanto me pesa de ve-
ros tratado tan indignamente de vuestros
enemigos , y no haber correspondido á
vuestro dulce amor : asistidme , Sobera-
no Señor , con vuestra gracia , para poner
en practica esta mi firme palabra , y cons-
tante resolución de no dexar de hacer en
ade-
43
adelante quanto pueda , para amaros y
honraros en desagravio de vuestra Mages-
tad. Concededme este favor , y los que os
pido en esta Novena , á mayor honra y
gloria vuestra. Amen.
Aqui se pide , &c,
La ador ación de las Llagas 'para concluir*

DIA NONO,

MEDITACION,

C o n s i d e r a , la paciencia admirable con


que el Hijo del Padre Eterno , sufre
en aquel Augusto Sacramento , la ingrati-
tud enorme de la mayor parte de los Fie-
les. Jesuchristo se humilla , se anonada,
y reduce á vivir baxo las Especies Sacra-
mentales , no obstante que vé te poca es-
timación y aprecio , y por mejor decir*
el abuso que harían éstos de la prueba
mas cierta de su ardentísima Caridad ; ba*
xo este débil velo oculta toda la Mages-
tad de su Gloria , y no quiere ostentar
aquel poder , por el qual es aclamado en
las Sagradas Escrituras * por el Dios de
las
44
las venganzas ; mas.¿quién ha desarma-
do el brazo del Omnipotente , en este Sa-
cramento , sino el infinito amor que tiene
al hombre , y el ardiente deseo de favore-
cerle , y de estár con él hasta el fin de los
siglos ? 2 Quién si no su amor le obligó á
hacer lo que jamás habian conocido las
edades, esto e s , alimentarle con su pro-
pia carne , y apagar su sed con la bebida
de su misma Sangre ? Jamás se ha visto
algún Padre , que llegase á amar con tan-
to exceso á sus hijos ; ni Pastor alguno
alimentó á sus ovejas , como este Señor á
las suyas : y con todo , ¡ aun hay hombres
insensibles para con Jesuchristo ! ¡ Aun
hay almas, que miran con indiferencia los
Altares y los Tabernáculos , donde se sa-
crifica y vive como aprisionado por los
hombres con las cadenas que le fabricó su
Amor ! ¡ Será posible , Almas christianas,
que á vista de esta suma paciencia con que
el Señor tolera nuestra frialdad é ingrati-
tud, seamos insensibles ! Un Dios, que está
empeñado en sufrir á toda costa nuestra
mala correspondencia , por ganar nues-
tros corazones 3 no ha de merecer que al-
gún
45
gun dia reconozcamos su amor , y nos
demos por obligados de su bondad y de
sus beneficios ? Un D i o s , reducido á pa-
decer las mayores humillaciones, por exal-
tar y unir á sí á sus mismas criaturas , rio
ha de hallar en éstas quien desee de todas
veras reparar con toda suerte de obse-
quios , el olvido y abandono , que de or-
dinario tiene que sufrir sobre nuestros Al-
tares ? Quales serán , pues, los sentimien-
tos de nuestro pacientisimo Salvador ert
este estado , no hallando en la mayor par-
te de los hombres, sino un abuso repre-
hensible de su misma bondad y paciencia
infinita ? Christianos , dónde está nuestra
fe , ó qué oposicion es esta , entre ella,,
y nuestras operaciones. Parece cosa in-
creíble , confesar por una parte la Real
Presencia del Señor Sacramentado , que
espera y aguarda á los hombres con tan-
ta paciencia y mansedumbre , sobre nues-
tros Altares ; y no tener para con este
Dios de amor , mas reconocimiento , ni
haber mas cuidado de rendirle nuestras
adoraciones, que si no se creyera. Re-
suelvete , p u e s , Alma mia ; resuelve. una;
vez
46
vez de veras, y haz una firme resolución
desde este mismo instante de dar pruebas-
ciertas de tu amor , y de un justo recono-
cimiento á tu Dios Sacramentado. No es
razón , que porque Dios es bueno , por-
que Dios te tolera , abuses de su clemen-
cia : S í , Jesus mío , conozco que hasta
ahora he sido un bronce insensible á vues-
tros beneficios , á vuestra paciencia , y á
vuestros ultrages ; mas yo espero, que no
me negareis vuestra gracia para ser mas
fiel, y mas agradecido en adelante ; asi
os lo propongo , y asi lo he de cumplir
con vuestra asistencia , á pesar de quan-
tos estorvos pretendan ponerme todos los
enemigos de mi Alma.

Asunto de la Platica.

Q U e x a s de Jesuchristo Sacramentado,
por verse tan mal correspondido,
"" especialmente de los Christianos,
quando con tanta paciencia sufre y tolera
sobre los Altares su olvido y su ingrati-
tud. Nueva obligación que tenemos de
corresponderle 3 viendo que la ternura de
su
47
su amor , es la mas constante , aun des-
pues del abuso que hace de ella nuestra
insensibilidad, y desagradecimiento.
Oración para el dia nono.

O P a c i e n t í s i m o , y Amantísímo Jesus
mío Sacramentado ! siempre lleno
de amor para con nosotros. Confieso con
sumo dolor de mí corazon , el abuso que
hasta ahora he hecho de vuestra pacien-
cia en ese Augusto Sacramento , que á no
ser infinita , ya la hubiera cansado el ex-
cesivo numero de mis delitos ; pidoos hu-
mildemente perdón de todos ellos , y re-
cibid la resolución que hago de dedicar-
me enteramente á reparar desde ahora los
agravios hechos á Vuestra Magestad. Yo
os ofrezco mi corazon , y con él todos
los sentimientos de que es capaz para
amaros y corresponderos : Fortalecedme,
Jesus mio , con vuestra gracia ? y haced, _
que los vivos deseos de recibiros ^acra-^
mentado : La freqiiencia en visitaros , y '
haceros Corte al pie de vuestros Altares:
El respeto y veneración con que asistiré
48
á los Templos , especialmente en tiempo
de la Sagrada Misa ; y sobre todo el fir-
me proposito de desagraviaros con mi
amor , con mi humildad , y con mis ado-
raciones , y la observancia de vuestros
Divinos preceptos , sean las pruebas de
mi reconocimiento , hasta el ultimo ins-
tante de mi vida. Concededme esta gra-
cia , Señor , con todas las que os pido en
esta Novena , para mayor honra y gloria
vuestra. Amen.
Aqui se pide , &c.
La adoracion de las Llagas , &c.

< A N T I P H O N A .
O S a c r u m Convivi u m , in quo Chrístus
sumitur : recolitur memoria Passio-
nis ejus : mens impletur gratia <5c futuras
glorix nobis pignus datur.

f . Panem de Cáelo praestitisti eis.


Omne delectamentum in se haben-
íe m.
O R E M U S .
D E U S , qui nobis sub Sacramento mira-
bili passionis tux memoriam reliqui-
sti:
49
sti, tribua: quaesumus, ita nos Corporis Se
Sanguinis tui sacra mysteria veneran , Ut
Redemptionis tux fructum in nobis jugi-
ter sentiamus. Qui vivis, Se regnas.,

L I T A N I A D E VENERABILI

SACRAMENTO.

K Yrie eléison.
Christe eléison.
Kyrie eléison.
Christe audi nos.
Christe exáudi nos.
Pater de cañis Deus , Miserére nobis.
Fili redémptor Mundi Deus, ^
Spiri tus sánete Deus, / g
Sancta Trínitas unas Deus, U '
Panis vivus qui de cxlo descendí-7 ^
sti, A f
Deus abscónditus & Salvator, J. g
Fruméntum electòrum, Í
Vinum gérminans vírgines, \ ^
Panis pinguis , & delia* Regum, J
D J^1"

Jvige sacrificiurtí,
Oblátio munda,
Agnus absque mácula.
Mensa purissima.
Angelórum esca,
Manna abscónditum,
Memòria mirabílium Dei,
Pañis supersubstantiális,
Verbum caro factum, é
Hábitans in nabis,
Hostia sancta, /
Calix benedictiònis, V
Mystérium lidei, (
Praecélsum & veneràbile Sacramén-í
tum,
Sacriíicium ómnium sanctissimum, I
Veré propitiatórium pro vivis & de- )
ñinctis, *
C&léste antídotum , quo á peccàtis
praeservámur,
Stupéndum supra ómnia miráculum,
Sacratíssima Dominica; passiónis com-
memorátio,
Donum trascénclens omnem pleni-
tiídinem,
Memoriale^"prsECÍpuum divini amóris,-*
Di
Si
Divina affluènti* largitàtis,
Sacrosánctum & augustíssimum. m.ys-
térium,
Phármacum immortalitatis,
Treméndum ac vivificum Sacramén-
tum,
Panis omnipoténtia Verbi caro fa-
ctus,
Incruéntum sacrificium,
Cibus & conviva,
Dulcíssimum convivium , cui assi-i
stunt Angeli ministrántes,
Sacramcntum pietàtis,
Vinculum charitàtis,
Offérens 5c oblátio, *
Spirituális dulcédo in proprio fon-
te degustata,
Reféctio animàrum sanctàrum,
Viáticum in Dómino moriéntium,
J
Pignus futura: glòria:,
propítius esto , Parce nobis Dómine,
propítius esto , Exaudí nos Dómine.
Ab indigna Córporis & Sanguinis tui sus-
ceptiòne , Libera nos Dómine.
A concupiscéntia carnis, Libera nos Dó-
mine.
A
A concupiscéntia óculòrum,
A supèrbia vitae,
Ab omni peccándi occasióne,
Per desidérium illud , quo hoc Pas-'
cha cum discipulis manducare de-
siderasti,
Per summam humilitàtem , qua dis-
cipulórum pedes lavísti.
Per ardentíssimam charitàtem , qua|
- hoc divinum Sacraméntum insti-
tuisti, l
Per Sánguinem tuum pretiósum, q u é \
nobis in Altári reliquísti, ^ ^ J
Per quinqué Vulnera hujus tui Cor-
poris sacratíssimi , quas pro no- |
bis suscepisti,
Peccatòres, Te rogàmus áudi nos.
Ut nobis fidem , reveréntiam ? & devo-
tiònem hujus admirábilis Sacraménti
aiTgére & conservare dignèris, Te
rogàmus audi nos.
Ut ad frequéntem usum Eucharistiae,per
veram peccatòrum confessiónem nos
pe rddcere dignéris, Te rogàmus
audi nos.
Ut nos ab omni baresi , perfidia , ac
cor-
53
cordis cxcitàte liberáre dignèris, Te
rogàmus audi'nos. < '
Ut sanctissimi hujus Sacraménti pretiosó*
& cseléstes fructus nobis impertin dig-
nèris, Te rogámus audi nOs.
Ut in hora mortis nostra: hoc caelésti viá-
tico nos confortàre & munire digné-
ris? Te rogàmus audi nos*
Fili Dei, Te rogàmus audi nos.
Agnus D e i , qui tollis peccata mundi, Par-
ce nobis Dòmine.
Agnus Dei , qui tollis peccata mundi,
Exáudi nos Dómine.
Agnus Dei , qui tollis peccàta mundi,
JVIiserére nobis.
Christe audi nos. Christe exáudi nos.
Kyrie eléison, Christe eléison.
Kyrie eléison. Pater noster.
Ú E t ne nos indúcas in tentatiónem. ^ Se a
libera nos à malo. f . Dómine exáudi .ora*
tiònem meam. Et clamor meus ad te
véniat.
ORATIO.
D E U S , qui nobis sub Sacramento mira-
bili , passiónis t u s memóriam reli-
auisti
4
: tribue , quzesumus, ita nos Cór-
po-
54
póris & Sánguinis tiù sacra mystéria ve-
neran , ut redemptiònis tux fructum in
nobis jiigitèr sentiamus. Qui vivis & reg-
nas cum Deo Patre in imitate Spiritus san-
cii Deus y per ómnia sxcula sacculórum.
Amen.
\

A D V E R T E N C I A M U Y UTIL.
En la Ciudad de Cartagena donde se prac-
tica este Santo Exercicio , se ha cuidado
mucho de no hacerlo difícil con excesivos gas-
tos de musica,y cera; se ha procurado arre-
glarlos de modo,que sea mas permanente,con-
tentándose con un corto numero de velas , y
el organo de la Iglesia. Esto mismo se puede
hacer en qualquiera Pueblo ',y ojalá, que al-
gún Sacerdote zeloso de la gloria de Jesu-
christo Sacramentado se dedique á obra tan
del agrado del Señor , de cuya bondad se es-
pera , que mueva algún corazon pio , y reli-
gioso , que funde , y dote esta Santa Nove-
na , como ha sucedido en la expresada Ciu-
dad. Es muy propio decir cada dia del No-
venario una Misa en desagravio del Señor.
LAUS DEO.