Está en la página 1de 4

Universidad de Buenos Aires | Facultad de derecho

Métodos para el abordaje de la resolución de conflicto.


Trabajo práctico N°1 “El conflicto”
Consigna: A partir de los textos sobre conflicto que le hemos enviado, realizar
una síntesis conceptual articulando los mismos. Puede contener una reflexión
personal.
“El conflicto”
Serán relaciones de conflicto cuando los objetivos, aspiraciones, interferencias o
las pretensiones de los seres o grupos de la misma especie sean incompatibles
entre sí o percibidos como tal. En cambio cuando los objetivos no sean total o
parcialmente incompatibles, sino comunes o coincidentes, tendremos relaciones
de “acuerdo” que, en lugar de conductas conflictivas, generarán “conductas
cooperativas” o “conductas coincidentes” que pueden ser individuales o colectivas.
Los factores o las causas que afectan al conflicto pueden ser: psicológicos, de
comunicación, mal entendidos, percepciones equivocadas, de raza, de poder, de
cultura, de género; surgen por distintas causas o son la combinación de bienes,
principios (creencias religiosas, ideológicas, morales, etc), territorios en juego o
relaciones implícitas.
Desde la antigüedad, el hombre ha desarrollado diversos métodos de resolución
de conflictos, dividido según Galtung (1965) en violentos y pacíficos: Juegos de
azar, ordalías, oráculos, combate, guerra, duelos verbales, duelos privados,
debates judiciales, debates, mediación y arbitraje, tribunales y votaciones. Los
métodos pacíficos eran utilizados como una alternativa para no recurrir al uso o
amenaza de la fuerza centralizada en el juez, característico del ordenamiento
jurídico, si no que se debían administrar y resolver utilizando otros métodos
permitidos por el ordenamiento, pero no impuestos por él.

Es necesario destacar que en las últimas décadas del siglo XIX, la práctica del
derecho se vio enriquecida con los medios alternativos de resolución de conflictos,
que nos permite entender que no se tratara de una lucha-litigio, perdida para una
parte y ganancia para la otra, ganador y un perdedor, sino lo que se va a buscar
es que ambas partes resulten ganadoras y que comprendan la forma en que la
otra parte ve las cosas, para así modificar su posición. Para resolver el conflicto es
necesario partir de la premisa de que el otro no está equivocado y no intentar
proyectar en el los propios valores, sino tratar de entender, reunir información
sobre el problema.
La Mediación es uno de los medios que puede utilizarse para abordar y resolver
diversas situaciones conflictivas. Representa uno de los diferentes métodos,
permitiéndoles a las partes determinar en forma consensual lo que es mejor para
ellos mismos. Los otros procedimientos con que las personas cuentan para tratar
sus diferencias son: Por un lado, los métodos heterocompositivos en donde
encontramos al juicio (litigio) y el arbitraje y por el otro lado, los autocompositivos:
Mediación, negociación y conciliación.
A su vez, la naturaleza del conflicto puede darse entre individuos, grupos o
naciones.
Los conflictos pueden dividirse en dos categorías:
a) Intrapersonales: Es cuando ocurre dentro del individuo.
b) Interpersonales: Son situaciones que surgen entre individuos o grupos de estos.
Estos últimos se subdividen en: Intrasistemas (ejemplo: familia, dos individuos de
una empresa o institución, dos secciones o departamentos de una empresa o
institución) y intersistemas (ejemplo: instituciones o empresas, grupos o
comunidades, naciones).

Por otra parte, el conflicto no necesariamente tiene que ser considera por la
sociedad como negativo, es decir, competitivo y/o evasivo comparado con el
sistema de triunfo/derrota, sino que la disputa bien manejada, puede contribuir a
esclarecer errores, falsas expectativas, valorar la diversidad, búsqueda del
beneficio mutuo, evaluar o conferir poder, tratándose así de un conflicto positivo.
El mediador de un conflicto al controlar la percepción de las circunstancias
implícitas, puede evitar resultados destructivos. Esta aptitud puede desintegrar
conflictos, replantear los problemas y analizar los resultados con realismo. El
dialogo, la conversación y la escucha activa entre los negociadores, permiten un
mayor conocimiento entre ellos y pueden llegar a transformar una negociación
competitiva en una colaborativa, en la que ambas partes resulten ganadoras: para
que ese dialogo prospere es necesario comprender los silencios, captar la verdad
y mantener una actitud de escucha profunda (considerar lo que la otra parte dice).
Quien habla tiene que hacerlo respecto de lo que le concierne a él y no hablar
sobre el otro, a fin de que este lo entienda. Frente al conflicto, es necesario
escuchar activamente, no apurarse para llegar al acuerdo, que no es más que
parte del proceso, comprender lo que la otra persona relata, y considerando que el
oponente puede tener razón, lo que no significa que se comparta su
argumentación. Para no transformar la situación en más dificultosa: contar una
historia parecida puede contribuir al paso de una negociación competitiva en una
colaborativa. Esta comunicación no solo tiene lugar a través del lenguaje verbal
sino también a través de la mirada y el movimiento corporal.

El mediador debe realizar varias tareas: primero interpretar el sistema de cultura


de las partes, luego poner de manifiesto la interpretación de los contrastes que se
dan y reconocer como las diferentes percepciones contribuyeron a generar la
disputa. Todos los conflictos contienen elementos reales (diferencias conocidas,
entendidas como las opiniones) e irreales (comunicación errónea, percepción
equivocada, un malentendido). El mediador es un facilitador del orden privado.

Los conflictos pueden clasificarse:

a) Por su finalidad perseguida: Competitivo, perturbador o evasivo.

b) Por sus formas de presentación: Sentido / latente/ propiamente dicho.


c) Por actitudes ante una propuesta de solución: Aceptación/ aceptación,
aceptación/ rechazo, y rechazo/ rechazo.

El conflicto de aceptación/ aceptación se refiere a aquél en el que ambas opciones


para resolver una situación son atractivas por igual pero mutuamente exclusivas,
la persona puede tener solo una pero desea las dos.
El conflicto de aceptación/ rechazo se refiere a conflictos en los cuales la persona
desea una opción, pero no debe tenerla por razones que son fuertes por igual.
El conflicto de rechazo/ rechazo son causados por la aversión de ambas opciones,
teniendo que elegir una de ellas.
Por su parte, Rummel hace una diferenciación entre el conflicto latente y el
conflicto real, estableciendo tres niveles: 1) potencialidades; 2) disposiciones y
poder; 3) manifestaciones. Estableciendo a su vez tres subcategorías: 1)
estructura de conflictos: intereses que tienden a oponerse de forma específica; 2)
situación de conflictos: intereses, aptitudes o poderes opuestos que se activas y 3)
conflicto manifiesto: es el conjunto de conducta especifica o acciones que indican
y abarcan el conflicto.

También podría gustarte