Está en la página 1de 2

Evaluación Continua 1 Mugualex 15/01/2011

Propuesta Trabajo 1

España: ¿Hay similitudes y lecciones que aprender de la experiencia japonesa?

Se atribuye a Mark Twain la siguiente cita “La historia no se repite, pero rima”. Sin
duda alguna, si comparamos el caso de la “década perdida” de Japón con la actual
crisis en España, la situación no es idéntica, pero “rima”. Tanto por las condiciones
que se dieron previas a sus respectivas crisis (principios de los 90’s en Japón y desde
2008 en España) como las medidas planteadas para su solución.

Las similitudes que encontramos entre ambas crisis son las siguientes:

Momento anterior a la crisis.

• Estamos ante dos países con elevados crecimientos económicos (PIB’s


crecientes). Japón en 1991 es la segunda economía mundial, España en 2008
supera la renta per cápita media de la Unión Europea).
• Dos países con burbujas en activos. Sus índices bursátiles nacionales se
encuentran en sus cotas históricas más elevadas. En Diciembre de 1989, el
NIKKEI 225 casi alcanza los 39.000 puntos, la capitalización de la bolsa
japonesa es el 50% de la capitalización mundial. A finales del 2007 el IBEX35
llega a los 16.000 puntos, su techo histórico. Estos crecimientos se provocaron
en un periodo corto de tiempo. En ambos casos, en tres años, los índices
crecieron un 100%.
• Intereses bajos. Crecimiento muy elevado de créditos concedidos para la
adquisición de inmuebles.
• Un mercado inmobiliario muy creciente (por no decir precios sin techo). Burbuja
inmobiliaria. En un breve periodo de tiempo, los precios de los inmuebles se
multiplicaron por 3.
• Un IPC entre el 3% y 4%.
• Unas tasas de desempleo históricamente bajas. En el caso de Japón de un
2,5% y en el caso de España de un 8,5%.

Tras el estallido de la burbuja.

• Desplome de los índices bursátiles.


• Desplome del precio de los inmuebles. La diferencia entre el caso japonés y el
español, es que en el primero, los precios se mantuvieron durante unos años.
En España han caído desde el primer momento.
• Deflación. Baja la demanda. Descenso en el consumo en ambos casos. En el
caso japonés, por el crecimiento del ahorro, debido a una sociedad con falta de
confianza. En el caso español además de lo mencionado anteriormente, un
aumento en la tasa de desempleo.
• Recesión. La diferencia entre el caso japonés y el español, es que en Japón, el
crecimiento del PIB se estancó durante unos años, mientras que en España ha
habido descenso del PIB desde el primer momento. Una de las conclusiones
que podemos extraer, es que el PIB en España estaba mucho más influenciado
por el sector inmobiliario que en Japón.
• Aumento de la tasa de desempleo. Aquí se da la mayor diferencia entre los dos
casos. En Japón, la tasa de desempleo, aumentó de manera gradual. En
España, ha pasado del 8,5% al 20% en un par de años.
• Descenso en la concesión créditos.

1
Evaluación Continua 1 Mugualex 15/01/2011

• Problemas en el sistema bancario, debido a la fuerte implicación de este en el


mercado inmobiliario (Por concesión de créditos “peligrosos”, por posesión de
activos tóxicos asociados a hipotecas subprime, etc…). En el caso de Japón,
para evitar la quiebra de determinados bancos muy afectados por el estallido
de la burbuja, se dio el caso de la existencia de bancos zombies. Bancos cuyo
pasivo superaba ampliamente a su activo, con lo que su patrimonio neto era
menor que cero y necesitaban la ayuda explícita del gobierno japonés para
poder funcionar. Esperemos que no, pero todavía está por ver si no hay más
de una caja afectada de esa manera en España.
• Aumento del gasto público y políticas de ayudas fiscales lo que acaba
generando un fuerte endeudamiento del país. Estas han sido algunas de las
medidas para solventar la crisis, intentando paliar el descenso de la demanda.
• Descenso del tipo de interés. Otra de las medidas implementadas, en este
caso para facilitar la concesión de dinero. En el caso de Japón se llegó la 0%
de interés, aunque la medida llegase demasiado tarde.

Además de las similitudes, en ambos casos, cada país cuenta con unas diferencias
con respecto al otro.

En el caso de Japón, contar con un superávit en su balanza comercial. En el momento


del estallido de la burbuja, descendieron sus importaciones y sus exportaciones. Pero
aún así las exportaciones fueron superiores a las importaciones. Continuó siendo un
país exportador. En el caso español, partimos de un déficit de balanza comercial, han
descendido las exportaciones y las importaciones y no tenemos el poder exportador de
Japón.

La tasa de desempleo en Japón, a pesar de subir más de un 100%, en el peor


momento estuvo en un 5,36%. Desde luego no es comparable al 20% actual en
España.

La crisis en Japón tuvo una afectación más “local”. Debido a que la crisis actual ha
afectado globalmente a todo el mundo, España, siguiendo la línea marcada, ha
tomado las medidas para la solución de la crisis de una manera mucho más rápida y
expeditiva. En Japón se tardó mucho tiempo en ejecutar todas las medidas para la
salida de la crisis.

Como conclusión, las lecciones que debemos aprender con respecto a la década
perdida en Japón son las siguientes:

• Hay que reaccionar con rapidez y contundencia ante los pinchazos de las
burbujas financieras e inmobiliarias. El mantenimiento en Japón de los bancos
zombies y el tardar en bajar los tipos de interés provocó que la recuperación
fuese más tardía.
• Saneamiento rápido del sistema bancario, para que las medidas financieras
para paliar la crisis sean rápidas y efectivas.
• Las políticas de ayudas fiscales y el incremento del gasto público por parte del
gobierno, deben mantenerse hasta que haya datos concluyentes de una
recuperación económica. El fin de las ayudas fiscales por parte del gobierno
japonés así como la disminución del gasto público, provocó una recesión
mayor a la anterior y fue la mayor recesión que sufrieron desde la segunda
guerra mundial.