Está en la página 1de 8

viii

oraciones compuestas i:
coordinación
(encabalgamiento y el uso del punto)

la oración compuesta: el arte


de las combinaciones infinitas

La oración simple es la base del idioma, sea oral o escrito.


Pero si nos ponemos a analizar el lenguaje oral, encontra­
remos que emplea pocas oraciones simples en comparación
con las compuestas. Lo mismo sucede en la escritura. En
términos generales, entre 70 y 80 por ciento de las oracio­
nes escritas en un texto formal —un ensayo, un informe,
una reseña, un reporte— serán compuestas. Resulta im­
posible hacer el cálculo de manera exacta cuando se trata
de una conversación porque no tenemos cómo saber si el
hablante, de escribir lo que dice en voz alta, utilizaría pun­
tos, punto y comas o dos puntos. ¡Todo se junta y todo se
revuelve! Y lo maravilloso: todo se comprende. Pero no es así
en el lenguaje escrito. Lo único que volverá comprensible
nuestra escritura será el control que ejerzamos sobre ella.
Cada oración debe tener su verbo, su sujeto (aunque sea
tácito) y los complementos necesarios. Y en el momento
de combinar oraciones para formar oraciones compuestas,

81

Guía esencial OK.indd 81 20/05/11 12:47 p.m.


debemos observar una serie de reglas —o lineamientos—
que nos ayudarán a mantener el control. La escritura nunca
debe desbocarse. Quien manda sobre la página en blanco
es el redactor. Las palabras deben ser nuestras esclavas en
cuanto deben hacer exactamente lo que nosotros queremos
de ellas. Pero si nosotros nos convertimos en los esclavos
de las palabras, si nos enredamos con ellas, también esta­
remos enredando a nuestros lectores. Y estos, despreocu­
padamente, salvarán la situación apartando nuestro escrito
para hacer cualquier otra cosa menos desagradable que leer
un texto confuso, mal escrito.

no encabalGarás
Hay una sola manera de crear una oración compuesta a
partir de dos oraciones simples: establecer entre ellas
una relación gramatical. Y solo hay dos tipos de relaciones
gramaticales en el castellano: coordinación y subordinación.
No estamos hablando de relaciones ideológicas. Entre cua­
lesquiera oraciones que estén juntas dentro de un párrafo
habrá relación ideológica, pues discurren sobre una misma
idea o ideas relacionadas. Al hablar de relación gramatical
solo nos referimos al hecho de que exista coordinación, por
un lado, o subordinación, por el otro.
Si creamos una proposición, como esta, con dos o más
verbos, será una oración compuesta. Si entre las dos o
más oraciones de la proposición no existe una relación de
coordinación o subordinación, se habrá incurrido en uno
de los errores más graves de la redacción, y de hecho es el
más común: el encabalgamiento. Y si echamos un vistazo
al Apéndice 2, veremos que el primero de los Diez Man­
damientos de la Buena Redacción es, precisamente, ¡No
encabalgarás!

82

Guía esencial OK.indd 82 20/05/11 12:47 p.m.


La definición breve de encabalgamiento —aunque no
del todo precisa— es “el error de poner una coma entre
dos oraciones cuando debe ir un punto”.25 La incluyo aquí
por sencilla y porque identifica a la coma como la principal
culpable en términos de puntuación, pero si le hacemos
demasiado caso, y si el redactor no comprende el encabal­
gamiento en toda su dimensión, correrá el riesgo de poner
puntos en lugar de cualesquiera comas (o, simplemente,
de quitar comas que sí son necesarias), lo que algunos han
dado en llamar el antiencabalgamiento, que es tan grave
como el encabalgamiento, o peor. Aquí pondré la verdade­
ra definición del encabalgamiento, aunque pueda sonar un
poco complicada a la primera leída:

El encabalgamiento ocurre cuando unimos,


en una sola proposición, dos oraciones sin que entre ellas
exista una relación de coordinación o subordinación.

Fíjese en que aquí no se menciona la coma, precisamente


porque en muchas ocasiones ni coma ponen los encabalgado­
res: tan inconscientes son de lo que están haciendo. Con esta
definición debe quedar claro que no pueden meterse dos oracio­
nes dentro de una sola proposición si no establecemos entre ellas
una relación gramatical, sea de coordinación o subordinación.
Veamos unos ejemplos para aclarar todo esto. Usted
puede escribir: “Las hormonas no controlan nuestras accio­
nes”. Se trata de una oración simple. Después podrá escri­
bir: “Somos humanos con libre albedrío”. También es una
oración simple. Aquí he puesto las dos, una tras otra, con
un punto y seguido antes de la segunda:

Así me han contestado, en muchas ocasiones, mis alumnos cuando les he


25

preguntado en qué consiste el encabalgamiento. Ilustra muy bien el hecho


de que han identificado al culpable más común: la coma. Pero el encabal­
gamiento es un poco más complicado, como se verá enseguida.

83

Guía esencial OK.indd 83 20/05/11 12:47 p.m.


Las hormonas no controlan nuestras acciones. Somos humanos
con libre albedrío.

En términos gramaticales, tenemos dos proposiciones,


y cada una es una oración simple. Entre ellas no existe nin­
guna relación gramatical. ¡Por eso está el punto! Cuando
decimos que la gente encabalga, nos referimos al hecho de
que suele meter una coma entre dos oraciones simples que
no guardan entre sí ninguna relación gramatical. Intentan
formar con ellas una sola proposición, probablemente por­
que está redactando a la manera oral; está tomando dictado de
su inconsciente. Cuando esto ocurre, no estamos pensando en
términos gramaticales. Es entonces cuando se cuela la coma
indebida, tal vez porque pensamos que “debe ir una pausa”.
Esto mismo sucedió en el ejemplo que sigue:

x Las hormonas no controlan nuestras acciones, somos


humanos con libre albedrío.

¡Mal hecho! Pongamos algunos ejemplos más. Primero


irán las dos oraciones encabalgadas, y después las veremos
simples e independientes, con su necesario punto y segui­
do. En tercer lugar, veremos otras maneras de corregir el
encabalgamiento.

x La basura taponó el drenaje, el municipio tuvo


que desazolvar el sistema.
La basura taponó el drenaje. El municipio tuvo
que desazolvar el sistema.
La basura taponó el drenaje, y el municipio tuvo
que desazolvar el sistema.

x El Consejo emitió su fallo ayer la gente no estaba enterada


de la reunión.

84

Guía esencial OK.indd 84 20/05/11 12:47 p.m.


El Consejo emitió su fallo ayer. La gente no estaba enterada
de la reunión.
El Consejo emitió su fallo ayer porque la gente no estaba enterada
de la reunión.

x Me llamo Juan Francisco Ordóñez Santillana, nací en la


ciudad de San Juan, Puerto Rico.
Me llamo Juan Francisco Ordóñez Santillana. Nací en la ciudad
de San Juan, Puerto Rico.
Me llamo Juan Francisco Ordóñez Santillana; nací en la ciudad
de San Juan, Puerto Rico.

x Las lluvias no cesan, las obras seguirán de todas maneras.


Las lluvias no cesan. Las obras seguirán de todas maneras.
Las lluvias no cesan pero las obras seguirán de todas maneras.

x Ese estado no tiene dinero, intentará conseguirlo mediante


una declaración de emergencia.
Ese estado no tiene dinero. Intentará conseguirlo mediante
una declaración de emergencia.
Aunque ese estado no tiene dinero, intentará conseguirlo
mediante una declaración de emergencia.

x Se acabó, ya me voy.
Se acabó. Ya me voy.
Se acabó: ya me voy.

Como puede verse, hay muchas maneras de corregir el


encabalgamiento; solo es necesario establecer entre las ora­
ciones alguna relación gramatical, como veremos a partir
de la siguiente sección de este capítulo. De hecho, una de
las metas principales de este y el próximo capítulo es ense­
ñar cómo establecer las relaciones gramaticales menciona­
das: la coordinación y la subordinación.
Es pertinente aclarar, además, que no importa si las
oraciones son breves o largas: si no hay relación gramatical
entre ellas, se tratará de un encabalgamiento.

85

Guía esencial OK.indd 85 20/05/11 12:47 p.m.


la coordinación
Para coordinar dos oraciones, basta colocar entre ellas cual­
quiera de las siguientes palabras: y, ni, o, pero, sino que. Y
es una conjunción copulativa, igual que ni, solo que esta es
negativa. La o es una conjunción disyuntiva, e indica una
opción entre dos o más posibilidades: “Tomaré un café o
me sentaré a leer un buen manual de redacción, o haré las
dos cosas simultáneamente”. Pero, por su parte, es una con­
junción adversativa, pues indica adversidad, como cuando
decimos “Quiero comprar ese coche pero no tengo suficien­
te dinero”. La frase adversativa sino que también funciona
como conjunción adversativa, y la usamos para afirmar algo
después de una negación: “No compré ese coche sino que me
puse a trabajar”.
Recordemos que y tiene su álter ego, e, el cual usamos
antes de palabras que empiezan con el sonido [i]: Sánchez e
hijos. Lo mismo sucede con la o, que tiene su propio álter
ego, la u: Días u horas. A su vez, pero tiene su sinónimo li­
terario: mas. ¡Pero cuídese mucho de ponerle tilde! Si se la
pone, lo convertirá en más, y este es un adverbio compa­
rativo, no una conjunción. Para coordinar dos oraciones,
entonces, solo tenemos que escoger de entre estas conjun­
ciones, y la frase adversativa sino que,26 la que más se apegue
al sentido de lo que deseamos expresar. Los verbos de cada
oración aparecen en letra cursiva, y la conjunción está en
letra negrita.

26
Como veremos en el capítulo ix, la palabra que y todas las palabras que
combinan con que, como porque, aunque, ya que, debido a que, a pesar de que,
etcétera, subordinan. La única versión de que que no subordina es, preci­
samente, sino que, la cual sirve para coordinar.

86

Guía esencial OK.indd 86 20/05/11 12:47 p.m.


ejemplos de oraciones coordinadas
con conjunciones y sino que:

Los bancos habían estado entregando tarjetas de crédito a personas


sin historial crediticio alguno, y las instituciones están pagando
el precio ahora.

Los estudios no arrojaron resultados positivos ni pronostican


cambios en el futuro cercano.

Los dinosaurios perecieron víctimas de un gran impacto


de meteorito o sufrieron alguna otra catástrofe ecológica
desconocida hasta el momento.

La legislación actual no considera esa figura pero el Senado


pronto la tomará en cuenta.

El cuento no plantea una relación lésbica abiertamente ni busca


explotar este aspecto de la relación de manera sensacionalista
sino que ahonda en el sentimiento amoroso entre dos mujeres,
y ninguna de las dos guarda sospechas acerca de su capacidad
de enamorarse de una persona de su propio sexo pero pronto
descubrirán lo anteriormente impensable, o habrán asimilado
la posibilidad sin decírselo a nadie.

Es importante que se fije usted en la última proposición


donde hemos coordinado seis oraciones diferentes median­
te las cuatro conjunciones y la frase adversativa sino que.
Ilustra bien las posibilidades de la coordinación, la cual no
tiene por qué limitarse a dos oraciones. Aun así, esta pro­
posición es un poco larga y difícil de asimilar, a pesar de que
está correctamente redactada. Y en este caso no se incluyó
ninguna oración subordinada, simplemente porque aún no
las hemos estudiado, pero en el mundo real combinamos
coordinaciones con subordinaciones. Esto puede conducir
a proposiciones excesivamente largas y complicadas. Debe­

87

Guía esencial OK.indd 87 20/05/11 12:47 p.m.


mos controlar esto dentro de la medida de nuestras posibi­
lidades, ¡que son muchas!
Mi recomendación es que el redactor, como regla gene­
ral, no debe escribir proposiciones que rebasen los tres ren­
glones de una hoja tamaño carta, escrita a 12 puntos en una
fuente usual, como Times New Roman o Arial.27 ¡Pero solo
es una sugerencia! Si uno se pasa unas cuantas palabras, y
la proposición está correctamente redactada, seguramente
no sucederá nada malo. Se requiere mucho colmillo, mucho
conocimiento y control, para escribir proposiciones muy
largas que sigan siendo fácilmente comprensibles. No es
cuestión de tratar al lector como menor de edad. Al contra­
rio: se trata de respetarlo. Él no tiene la culpa si nosotros no
organizamos y acotamos nuestros pensamientos de manera
clara y precisa. Los razonamientos flojos o a medias condu­
cen a una redacción floja cuya lógica solo funciona a medias.
El punto y seguido, por esto, es una bendición que el redac­
tor debe agradecer. El lector lo agradece de todo corazón
porque le permite separar y relacionar las ideas sin confun­
dirlas. La coordinación establece nexos muy importantes,
pero llega el momento en que el redactor debe poner punto
antes de introducir la siguiente idea. De otra manera, el
lector puede sentirse abrumado, mareado. No es necesario
simplificar las ideas sino la manera en que las expresamos:
su estructura oracional.

yuxtaposición: punto y coma [ ; ]


Hay otra manera de coordinar dos o más oraciones. Se lla­
ma coordinación por yuxtaposición. Aquí no utilizaremos con­

27
Hay otras fuentes que son mucho más angostas o anchas.

88

Guía esencial OK.indd 88 20/05/11 12:47 p.m.