Está en la página 1de 6

Partes: 'Rodríguez Romina Valeria c/ Franbres S.R.L.

y otros s/ despido' | Recurso


Extraordinario provincial.

Tribunal: Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Mendoza

Sala/Juzgado: Segunda

Fecha: 15-may-2019

ANTECEDENTES:

A fs. 26/37 vta. Romina Valeria Rodríguez por medio de su apoderado, interpuso
recurso extraordinario provincial contra la sentencia dictada a fs. 296/ 303, de los
autos N° 155.008 "Rodríguez Valeria Romina c/ FRANBRES SRL y otro p/ despido"
originarios de la Excma. Cámara Primera del Trabajo de la Primera Circunscripción
Judicial.

A fs. 47 se admite formalmente el recurso incoado.

A fs. 66/67 vta corre agregado el dictamen del Sr. Procurador General, quien por las
razones que expuso, estima corresponde rechazar el recurso interpuesto.

A fs. 72 se llama al Acuerdo para sentencia y se deja constancia del orden de estudio
por parte de los Señores Ministros del Tribunal.

De conformidad con lo establecido por el art. 160 de la Constitución de la Provincia,


esta Sala se plantea las siguientes cuestiones a resolver:

PRIMERA: ¿Es procedente el recurso interpuesto?

SEGUNDA: En su caso, ¿qué solución corresponde

TERCERA: Pronunciamiento sobre costas.

SOBRE LA PRIMERA CUESTION EL DR. MARIO DANIEL ADARO, dijo:

I. La sentencia de grado hizo lugar a las pretensiones indemnizatorias por integración


del mes de despido y los días trabajados en abril 2016.

Rechazó la demanda en concepto de indemnización agravada por maternidad


(artículos 178 y 182 de la Ley Contrato de Trabajo) y diferencias de Sueldo Anual
Complementario Proporcional.

Para así decidir, en lo que es materia de este recurso, la Cámara:

1.Sostuvo que la actora no acreditó la notificación fehaciente de su embarazo en forma


previa al despido decidido por el empleador, tal como exige la ley, a fin de tornar
operativa la presunción de despido por esa causa.
2. Señaló que según la experiencia y el normal acontecer de los hechos recién a
partir del quinto mes el embarazo suele hacerse visible o notorio.

3. Argumentó que la causal de despido alegada por la empleadora,


reestructuración, resultó acreditada conforme a la ponderación de la prueba
testimonial.

4. Sentado ello, consideró que no se puede inferir que el despido haya sido
motivado en razones discriminatorias por la condición de embarazo de la actora.

5. Por ello condenó exclusivamente en concepto de diferencia de indemnización


por integración, y días de abril 2016.

II. Contra dicha decisión, Romina Valeria Rodríguez por intermedio de representante,
interpone recurso extraordinario que funda en el artículo 145 del Código Procesal Civil
Comercial y Tributario por violación del derecho de defensa, y sentencia arbitraria,
solicitando la revocación de la sentencia que funda en los siguientes agravios:

1. Incorrecta valoración de las testimoniales rendidas haciendo una interpretación


forzada delas mismas.

2. Omisión de consideración de la prueba pericial contable, de la que surge que


quien habría recibido los certificados médicos que acreditan el embarazo, Mariela
Leiva, era dependiente de la demandada.

3. Fundamentación en referencias dogmáticas y mera voluntad del juez, tal como


que únicamente es a partir del quinto mes que el embarazo suele hacerse visible o
notorio.

4. Incorrecta aplicación de la presunción del artículo 178 de la Ley de Contrato de


Trabajo, ante la insuficiencia de la causal de despido.

5. Cita abundante jurisprudencia y hace reserva de Recurso Federal.

III. Anticipo que el recurso no prospera.

1. A los fines de un mejor entendimiento del caso, realizaré una breve síntesis de las
circunstancias fácticas del mismo.

a. La actora, Romina Valeria Rodríguez, ingresó a trabajar en Franbres SRL ("Subway")


en octubre del año 2015, se desempeñó como encargada en el establecimiento de la
calle Colón de Ciudad y fue despedida por la empleadora por reestructuración de la
empresa y necesidad de reducir costos fijos y cargas patronales.

b. La trabajadora rechazó la causal de despido el 5 de abril de 2016, día siguiente


de la recepción de la comunicación postal. Adujo que el distracto obedeció
únicamente a su gestación de 18 semanas, lo que era de su conocimiento conforme a
los certificados médicos que invocó oportunamente recepcionados (21 de marzo de
2016) y por la licencia de 20 días prescripta por el profesional.

c. Emplazó al pago de la indemnización por despido con más el agravamiento


previsto en el artículo 182 de la Ley de Contrato de Trabajo.
d. Reconoció el pago a cuenta de los rubros indemnización por despido, preaviso y
liquidación final, y demandó por la integración mes de despido, diferencia SAC
proporcional e indemnización por protección a la maternidad.

2. El impugnante pretende que esta Corte revise la ponderación que de las


pruebas ha realizado la Cámara de origen, en tanto invoca forzada interpretación de
las testimoniales y omisión de consideración de la prueba pericial contable.

Es oportuno recordar que esta Suprema Corte ha manifestado que la apreciación del
material probatorio, la valoración de la conducta asumida por las partes en la fase
previa a la rescisión del vínculo contractual, lo atinente a la existencia o la entidad de la
injuria en las causales invocadas, constituyen materias reservadas a los jueces de
grado. Las conclusiones que en ejercicio de dichas atribuciones éstos formulen no son
revisables en la instancia extraordinaria, salvo que se acredite la existencia de una
absurda apreciación de los hechos y las pruebas de la causa, o que se demuestre que la
valoración de la injuria invocada fue efectuada por el juzgador sin la prudencia que la
ley exige (art.242, LCT) (LS 303-488, 242-291; 101-20; 41036, 417-190, 422-7, 424-117,
428-169, 430-1, 430-196, 434-242) estas conclusiones han sido ratificadas
recientemente por esta Sala en "Díaz Erica Lorena en J: 153.122 "Díaz Erica Lorena c/
Megamayorista ZA S.A. p/Despido" p/ Rec. Extraordinario Provincial" del 16 de octubre
de 2018.

3. En lo que aquí resulta de interés, advierto que la sentencia de grado denegó la


procedencia de la indemnización agravada de manera fundada. Para así decidir la
instancia resaltó que la actora no logró acreditar que la notificación del embarazo
ingresó a esfera de conocimiento del empleador, requisito necesario para aplicar la
presunción protectoria establecida por ley.

Para arribar a dicha conclusión se basó en sólidos argumentos ponderando la prueba


que consideró pertinente y útil en uso de las facultades que le son propias. (artículo 69
inc. e) del Código Procesal Laboral)

4. Así, la sentenciante refirió (fs. 301 de los autos principales a los que me referiré
en lo sucesivo) que los certificados de médicos privados y la recepción de los mismos
por parte del empleador, no fueron ratificados ni reconocidos en el juicio, prueba que
no se produjo por incomparecencia (fs. 188, 190 y 197) y que luego fue desistida por la
parte actora (fs.208/209).

Consideró que la actora no probó la licencia que alegó haber tenido por riesgo de
aborto, ni acreditó nacimiento del hijo, como tampoco acompañó historia clínica,
todos extremos que, aclaró, tuvo a su alcance acreditar.

La Cámara de origen insistió en que los certificados médicos por sí solos no son prueba
de la notificación fehaciente al empleador, tal como lo exige el artículo 177 de la Ley
de Contrato de Trabajo.

Justipreció la declaración de ambos testigos aportados por la parte actora y en relación


a la expresión de embarazo notorio, analizó especialmente que a la fecha del despido
la actora cursaba el cuarto mes, y basada en su experiencia entendió que recién a
partir del quinto mes el estado de gravidez suele hacerse visible.
Concluyó, en base a la regla de la sana crítica, que en la causa la actora no acreditó la
notificación fehaciente de su embarazo en forma previa al despido, y que tampoco se
puede inferir con un mínimo de certeza que la extinción haya sido motivada en razones
discriminatorias por el estado de embarazo.

Este análisis, me permite afirmar, sin duda, que la censura no alcanza a desvirtuar los
sólidos argumentos en que se basa la sentencia.

5. Igual suerte corre el agravio referido a la errónea aplicación de la norma, al decir el


censurante que por tratarse de un despido sin justa causa, se torna operativa la
presunción del artículo 178 de la ley 20.744, atento que el texto normativo exige un
requisito esencial que el recurrente pretende soslayar, "siempre y cuando la mujer
haya cumplido con su obligación de notificar y acreditar en forma el hecho del
embarazo" extremo que no ha sido acreditado.

6.Este cuestionamiento tiene como rígido límite el respeto al factum predeterminado


por el Tribunal de mérito -en el caso la falta de notificación fehaciente del estado de
gravidez - en consecuencia sobre los mismos hechos que surgen de la sentencia debió
ensayar una interpretación legal distinta (LS 315-37, 315-186), extremo que no se
verifica y que torna improcedente el agravio.

7. Más allá del acierto o error de la decisión, la sentencia se sostiene por sólidos
argumentos que el recurrente no ha logrado destruir, ni descalificar.

En efecto, el quejoso no cumple con los requisitos de procedencia formal establecidos


en los incisos del artículo 145 del Código Procesal Civil y Comercial, que requiere un
desarrollo argumental y específico y la impugnación de todos y cada uno de los
fundamentos que sustentan la decisión judicial, demostrando acabadamente en qué
consiste el error interpretativo del tribunal, remarcando la in fracción técnico jurídica
de modo de ubicar la cuestión justiciable dentro del marco del derecho, siendo
indispensable para la procedencia del recurso, que exista la necesaria concordancia
entre la causal citada y su fundamento (LS 151373, 164-299).

Por su parte la Suprema Corte de Justicia de la provincia de Buenos Aires, manifiesta


que el embate estructurado a partir de la distinta significación que otorga a los
elementos de juicio ponderados en el fallo, tan solo evidencia la intención de
disputarle al juzgador de grado la facultad que la ley le confiere. ("Cuelho" Suprema
Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires, sentencia del 03/10/2018, publicado
en LLBA 2019 entre otros)

8. Atento que la oportuna admisión del recurso (fs. 47) no hace cosa juzgada,
nada impide surevisión al examinar los aspectos sustanciales del mismo (LS 64-442,
208-213, 335-108, entre otros).

9. En consecuencia, y conforme al dictamen del Sr. Procurador quien sugiere el


rechazo por no haber evidenciado el recurrente suficientemente la configuración
concreta, acabada y certera de su planteo, siendo una mera disidencia con las
conclusiones a las que arribó la Cámara, el recurso no resiste el análisis desde el punto
de vista formal, y por lo tanto, debe ser desestimado.
Por lo expuesto, y si mi voto es compartido por mis distinguidos colegas de Sala, el
recurso será rechazado.

ASI VOTO.

Sobre la misma cuestión, el Dr. JOSÉ V. VALERIO adhiere por los fundamentos al voto
que antecede.

SOBRE LA SEGUNDA CUESTION EL DR. MARIO DANIEL ADARO, dijo:

IV. Corresponde omitir pronunciamiento sobre este punto, puesto que se ha


planteado para el eventual caso de resolverse afirmativa la cuestión anterior.

ASI VOTO.

Sobre la misma cuestión, el Dr. JOSÉ V. VALERIO adhiere al voto que antecede.

SOBRE LA TERCERA CUESTION EL DR. MARIO DANIEL ADARO, dijo:

V. Atento al resultado a que se arriba en el tratamiento de la cuestión que


antecede, corresponde imponer las costas del recurso interpuesto a la recurrente
vencida (artículo 36 apartado I Código Procesal Civil Comercial y Tributario).

ASI VOTO.

Sobre la misma cuestión, el Dr. JOSÉ V. VALERIO adhiere al voto que antecede.

Con lo que terminó el acto, procediéndose a dictar la sentencia que a continuación se


inserta:

SENTENCIA:

Y VISTOS:

Por el mérito que resulta del acuerdo precedente la Sala Segunda de la Excma.
Suprema Corte de Justicia fallando en definitiva,

RESUELVE:

1°) Rechazar el recurso extraordinario provincial interpuesto por Romina Valeria


Rodríguez a fs. 26/37 vta.

2°) Imponer las costas del recurso interpuesto a la recurrente vencida artículo 36 del
Código Procesal Civil Comercial y Tributario.

3°) Regular los honorarios profesionales del Dr. Mariano Lusverti, en su doble carácter,
en el (%), (%), o (%) de la base regulatoria actualizada que se establezca en la instancia
de origen, conforme a la escala del artículo 2 de la ley 9131 (art.2,3,15 y 31 de la ley
9131). Considérese el artículo 16 de dicha norma.

4°) Regular los honorarios profesionales en conjunto de los Dres. Federico Conti y
Leonardo Bermejo, en forma conjunta, en el (%), (%) o (%) de la base regulatoria
actualizada que se establezca en la instancia de origen, conforme a la escala del
artículo 2 de la ley 9131 (art. 2,3,15 y 31 de la ley 9131). Considérese el artículo 16 de
dicha norma.

5°) Las regulaciones precedentes no incluyen el IVA, monto que -en su caso- deberá ser
adicionado conforme a la subjetiva situación de los profesionales beneficiarios frente
al citado tributo (CS expte. 4120/200002 "Carinadu SA c/. Banco de la Provincia de
Buenos Aires", 02/03/2016).

6°) Firme que sea agréguese a los principales y vuelva a origen.

NOTIFÍQUESE.

DR. MARIO DANIEL ADARO

Ministro

DR. JOSÉ V. VALERIO

Ministro

CONSTANCIA: Se deja constancia que la presente resolución, no es suscripta por el Dr.


Omar Alejandro Palermo por encontrarse en uso de licencia (art. 88 apart. III del
C.P.C.C.y T.). Secretaría, 15 de mayo de 2019.

También podría gustarte