Está en la página 1de 2

RESUMEN

Se le llama metabolismo primario de las plantas a los procesos químicos que


intervienen de forma directa en la supervivencia, crecimiento y reproducción de las
plantas. Son procesos químicos pertenecientes al metabolismo primario de las plantas:
la fotosíntesis, la respiración, el transporte de solutos, la translocación, la síntesis de
proteínas, la asimilación de nutrientes, la diferenciación de tejidos, y en general la
formación de carbohidratos, lípidos y proteínas que intervienen en estos procesos o
son parte estructural de las plantas.

Son metabolitos primarios de las plantas los compuestos químicos que intervienen en los
procesos mencionados: los aminoácidos destinados a la formación de proteínas, los nucleótidos,
los azúcares, los acilglicéridos.

Debido a su carácter universal en el Dominio de las plantas, los procesos que intervienen en el
metabolismo primario y sus metabolitos, se encuentran en todas las plantas sin excepción.

El concepto de metabolitos primarios fue creado en contraposición al de metabolitos


secundarios de las plantas, que no cumplen un rol directo en la supervivencia de la planta y por
lo tanto su ausencia no es letal para ésta, aunque sí cumplen importantes roles de defensa,
atracción de polinizadores, entre otros.

Muchas plantas alimenticias andinas, entre ellas las tuberosas (raíces, tubérculos, cormos) son
ricas en determinados nutrientes (inorgánicos y orgánicos). Por este motivo, a la vez que tienen
función alimentaria y nutritiva, son elementos que previenen, disminuyen el riesgo o sirven para
el tratamiento de ciertas enfermedades. Por esta característica se les denomina alimentos
nutracéuticos o funcionales. Estos se definen como cualquier alimento o ingrediente del mismo
que proporciona un beneficio probado a la salud humana. También se definen como cualquier
alimento en forma natural o procesada, que además de sus componentes nutritivos contiene
componentes adicionales que favorecen a la salud, la capacidad física y el estado mental de una
persona (Alvidrez-Morales et al. 2002) o aquellos productos que además de alimentar pueden
ayudar a prevenir las enfermedades y/o a mantener la buena salud de los consumidores
(Boucher 1999).

Las plantas para crecer y reproducirse necesitan de ciertos elementos que los toman del
ambiente en cantidades diversas de acuerdo a sus necesidades y disponibilidad. Sin embargo,
algunos son llamados esenciales porque son indispensable para la vida de todas las plantas en
general. Algunos son requeridos en cantidades relativamente grandes (por lo general, su
concentración en el tejido vegetal es mayor de 0.1 %). Estos son llamados macronutrientes: El
H proviene del agua y el oxígeno y el carbono de la atmósfera. Otros (minerales) provienen del
suelo: N, P, K, Ca, Mg, S. Otro grupo de elementos que también provienen del suelo son
requeridos por la planta en pequeñas cantidades y por eso reciben el nombre de
micronutrientes, elementos menores u oligoelementos: Cu, Mn, Zn, Fe, B, Mo, Cl. Algunos de los
elementos esenciales forman el cuerpo de la planta (C, H, O, N, P, Ca, Mg, S) y otros sólo
intervienen en el metabolismo ya se directamente o como parte del sistema enzimático (K,
micronutrientes).

Además, ciertos elementos son esenciales sólo para ciertas especies o grupos de
éstas: El Na es esencial para las plantas de ciclo fotosintético C4, el Co es requerido
por los organismos fijadores de N (simbióticos y no simbióticos) y el Ni sería esencial
para determinadas especies (Salisbury y Ross 1985; Gardner et al. 1985).

Los requerimientos de las plantas, de ambos grupos de elementos son variables y


también su acumulación en el cuerpo difiere de una especie a otra. De modo que,
algunas especies son fuentes importantes de estos elementos para el hombre y los
animales. Asimismo, al morir y descomponerse, las plantas liberan al medio los macro y
micronutrientes contenidos.

Por otro lado, las plantas en su proceso metabólico elaboran una serie de compuestos o
metabolitos (productos del metabolismo) que se clasifican en primarios y secundarios
de los cuales nos ocupamos en la primera parte de esta revisión. Luego hacemos una
breve descripción de los principales grupos de metabolitos secundarios en las plantas
en general y finalmente, tratamos sobre la composición química de las principales
especies de raíces y tubérculos (excepto papa), con énfasis en los metabolitos
primarios y secundarios, en relación con sus propiedades y los usos.

Metabolitos primarios. Son compuestos producidos por casi todas las plantas por ser
esenciales para las vías bioquímicas que controlan el crecimiento (división,
alargamiento y diferenciación, celular), la fotosíntesis, la respiración, transporte de
asimilados, asimilación de nutrientes, la floración, la maduración de los frutos, etc. En
otras palabras, son indispensables para la vida de la planta (y los microorganismos).
Estas sustancias incluyen carbohidratos, glucósidos, aminoácidos, proteínas, lípidos,
ácidos nucleicos y vitaminas. Algunos son componentes básicos de la alimentación
humana. El rol desempeñado por estos metabolitos primarios y otras sustancias
incluyendo hormonas y enzimas, en el funcionamiento de las plantas es estudiado por la

Fitofisiología. Los ácidos nucleicos (ADN, ARN) contienen la información genética


que a su vez establece el esquema principal de todos los procesos vegetales. Este es
el objeto de estudio de la Fitogenética.

Estos metabolitos primarios son relativamente uniformes en su estructura y son los


genes los que controlan la materia prima para su producción y dan las instrucciones
para la formación de catalizadores (enzimas) que intervienen en su síntesis y
descomposición (Gottlieb et al. 2001, Martin 2000).

También podría gustarte