Está en la página 1de 2

IV. MIVEL INFERENCIAL.

1. Los describe porque es parte de su infancia, un recuerdo que especial y triste, donde logra
expresar el amor y unión de su familia en el pueblo donde creció.

2. Porque según el autor era un gallo valiente y audaz, cumplía con las condiciones de ser un
buen gallo de pelea.

3. Carmelo era un gallo más longevo a diferencia del ajiseco. Además tenía mayor experiencia
en peleas, era cauto e inteligente, de gran fortaleza mental, físicamente no tan fuerte como
antaño, pero mantenía su vigor e hidalguía. El ajiseco, en cambio, joven, mucho más fuerte
que su contrincante, pero imprudente, tosco, impulsivo, altanero, temerario a causa de su
arrolladora potencia física sin atisbos de humildad y serenidad.

4. La razón es la molestia del padre de la ofensa del alcalde hacia Carmelo, al decir que no era
un gallo de raza. En la familia originó un sentimiento de tristeza, con profundo dolor y
desesperanza.

5. Representa la valentía de un individuo, que defendió su honor hasta el final.

6. Es una frase propia de las peleas de gallos. Da a entender la muerte y derrota del gallo
vencido.

7. Sí, porque representa una herencia cultural, una tradición. Que no solo abarca el acto de la
pelea, cuestionable por unos y defendida por otros, sino como describe Abraham Valdelomar,
una extensa cadena de historias, recuerdos y sentimientos de individuos, familias y pueblo que
no debe perderse.

8. La intención es de contar cómo es su familia y describir al pueblo y sus costumbres, expresar


la valentía, honor y ternura en el contexto de una pelea de gallos.

V. NIVEL CRÍTICO

1. Es un relato simple y sencillo, pero que me conmovió con el trama, pude interiorizar los
sentimientos presentes en el cuento.

2. EL caballero Carmelo, porque a pesar de sus desventajas, supo cómo vencer, mostrando
valentía y orgullo.

3. No fue una buena decisión, porque fue una actitud precipitada, no debió ceder a la
provocación, sin pensar siquiera en el estado de Carmelo, llevándolo a una pelea sin sentido.

4. La parte final, cuando después de la batalla, Carmelo lucha por sobrevivir y toda la familia se
une para cuidarlo hasta que Carmelo da su último canto y se resigna a morir.

5. Las dos semanas después de la pelea, fueron difíciles, pero Carmelo se recuperó
completamente ante le incredulidad de la familia, que se resignaba a verlo morir. Se realizó
una gran cena entre familia y vecinos del pueblo, no sólo para celebrar la victoria del Carmelo,
sino para festejar su inesperada resurrección. Recuerdo aquel día, a Roberto alzando al gallo
que una vez trajo a casa, a la gente respondiendo sus arengas, a papá abrazando a mamá, a
mis hermanos yendo y viniendo de casa, a Carmelo con su pecho siempre firme, feliz. Carmelo
murió en unos años. Esa fue su última y mejor pelea. Pasó los días compartiendo el corral con
los animales de la casa, contando su historia a los nuevos gallos de papá, jugando con nosotros
después de nuestras clases del colegio. Carmelo dejó un recuerdo inolvidable en la casa y en
mí.