Está en la página 1de 4

23-6-2020 “DIPLOMACIA”

FORMACION INTEGRAL

JONATHAN TERAN RUIZ.


MATERIA: DINAMICA.
CONFLICTO EVITADO POR LA DIPLOMACIA
Diálogos Irán-G5+1: triunfo de la diplomacia ante la beligerancia
¿Cómo inició la disputa nuclear iraní?

Todo empezó en agosto de 2002, cuando la banda terrorista Muyahidín Jalq, que se opone a la República
Islámica de Irán, se valió de imágenes y documentos falsos en un esfuerzo por activar la maquinaria para hacer
estallar una guerra contra el país, al decir que Teherán pretendía la fabricación de una bomba atómica.

Si bien su objetivo no se materializó, comenzó un conflicto diplomático entre Irán y Occidente, encabezado
por Estados Unidos. Desde 2006, el Consejo de Seguridad aprobó duras restricciones contra Irán, que iban
ampliándose con el paso de los años. En estas circunstancias, el país, bajo las riendas del entonces presidente,
Mahmud Ahmadineyad, llevó adelante varias rondas de negociaciones con los occidentales, aunque sin
registrar ningún avance significativo. Por lo tanto, en 2012, la Unión Europea se subió al tren de las sanciones
antiraníes e impuso un férreo embargo.

En 2013, llegó al poder Hasan Rohani, un presidente que apostó por la moderación y la interacción
constructiva con el mundo; se retomaban así los diálogos nucleares. Durante este año, las partes dieron pasos
significativos, en aras de suscribir un acuerdo definitivo. En este contexto, la República Islámica de Irán hizo
todo lo posible para demostrar su buena fe y su firme voluntad; detuvo el progreso de su programa nuclear
e, incluso, retrocedió en algunas áreas para fomentar la confianza.

Independientemente de ello, con su actitud, Teherán desmintió todo tipo de declaraciones de que su gobierno
no abogaba por el diálogo, y demostró que la presión se puede sustituir por la diplomacia. La prueba más
fehaciente son sus actividades nucleares, es decir cuando el país estaba bajo las presiones de Occidente y se
le exigía el cese del programa nuclear, Irán consiguió desarrollar su tecnología, multiplicó el número de
centrifugadoras de 194 a 19 mil y aumentó el nivel de enriquecimiento de uranio al 20 %. Sin embargo, cuando
la contraparte empezó a reconocer el derecho nuclear iraní, las circunstancias cambiaron y Teherán, para
mostrar su buena fe, redujo el nivel de enriquecimiento y sus centrifugadoras.

De esta forma, se allanó el terreno para un acuerdo definitivo al respecto, algo que todavía requiere del visto
bueno del Parlamento iraní y del Congreso de Estados Unidos.

Un acuerdo que resulte favorable para todos

En cierto sentido, los EE.UU. y sus aliados occidentales se aseguran de que Irán no adquiera armamento
atómico, algo que Teherán venía rechazando y, posteriormente, se dio cuenta que todas estas acusaciones
formaban parte de un guion, para ejercer presión contra Teherán. La prueba es la revelación del caso de
falsificación de documentos por parte de la Agencia Central de Inteligencia de EE.UU., CIA, de que Teherán
busca armas atómicas en su programa nuclear. Los documentos de la CIA fueron enviados a un tribunal en
Alexandria, Virginia, el 14 de enero, para el juicio de Jeffrey Sterling, acusado de filtrar información secreta
sobre las operaciones de la Agencia.

Sterling trabajó en un proyecto cuyo objetivo era “engañar a científicos iraníes, suministrando a la misión
del país en Viena diseños modificados de componentes de armas nucleares, con el fin de guiar las supuestas
investigaciones hacia callejones sin salida y hacer que el país perdiera tiempo y dinero”, según un cable de
mayo de 1997 enviado al tribunal.
Además, se abrió un nuevo capítulo entre Irán y Occidente en la escena internacional. Como sabemos, el
país persa es un actor importante en las ecuaciones regionales y mantiene ciertos lazos con los países de la
región, de esa forma y ante la creciente amenaza de los grupos terroristas, ambos pueden colaborar para
restablecer la seguridad y eliminar a los terroristas.

Sin embargo, parece que los logros de Irán serían más importantes y relevantes. Antes, Occidente no lo
reconocía como un país nuclear y pretendía destruir toda su infraestructura nuclear, pero ahora y, en base al
acuerdo, no solo reconocen su derecho al enriquecimiento de uranio, sino que seguirá con sus actividades,
las desarrollará e, incluso, otros países le ayudarán a poner en marcha sus plantas.

Además, se levantan todas las sanciones impuestas las acusaciones relacionadas con su programa nuclear,
incluso las armamentísticas. Asimismo, Irán tendrá una mayor interacción con la comunidad internacional.

Efectos del acuerdo Irán-G5+1 a nivel internacional

El primer impacto que ha tenido este acuerdo es que, por primera vez, se elimina la aplicación del capítulo 7
de la Carta de la ONU contra un país sin guerra y mediante el diálogo; hecho que se convierte desde hoy en
un modelo para la solución de conflictos internacionales.

Además, se pone de relieve que tanto EE.UU., la superpotencia que gestiona el mundo, como otros países ya
han aprendido que la era de la presión y las amenazas han llegado a su fin. Tal como reconoció el mandatario
estadounidense, Barack Obama: “el ‘acuerdo’ con Irán tiene el respaldo de la comunidad internacional, y ha
recordado que esta no habría apoyado a EE.UU., si hubiera optado por otra alternativa”.

Ante esta situación hay que esperar el aumento de las actividades de Israel para boicotear este acuerdo e
impedir su aprobación por el Congreso de EEUU. Por lo que el premier israelí, Benyamin Netanyahu, dijo: “Se
puede afirmar que este acuerdo es un error de dimensiones históricas".

Por esta razón, no resulta raro que incremente sus lazos con Arabia Saudí, el que considera como un rival
ideológico de Irán y que se ve perjudicado también por el acuerdo, considerado como un paso hacia una
mayor interacción de Irán con el mundo y el establecimiento de un mayor poderío en las ecuaciones
regionales.

10 PASOS DEL ACUERDO:

-Las dos partes se comprometen a un acuerdo aparte que les permitirá solventar las dudas sobre el programa
nuclear iraní planteados en un informe de 2011.

-Irán se compromete a facilitar por escrito, hasta el 15 de agosto de 2015, sus explicaciones sobre las
cuestiones sin resolver.

-Tras la entrega de esa documentación, el OIEA tiene un mes para revisar esa información y eventualmente
plantear a Teherán preguntas sobre posibles ambigüedades en la información recibida.

-Una vez que el OIEA haya planteado cualquier posible ambigüedad, se convocarán reuniones en Teherán para
aclararlas.

-El asunto de la base militar de Parchin, donde se sospecha hubo experimentos relacionados con un arma
atómica, se aborda en un acuerdo por separado. No se especifica si se permitirá el acceso a inspectores, algo
a lo que Irán se ha negado hasta ahora.
-Todos los pasos señalados arriba deberán estar completados para el 15 de octubre de 2015, con el objetivo
de resolver esos asuntos pendientes, pasados y actuales.

-Amano irá facilitando información actualizada a la Junta de Gobernadores del OIEA sobre la aplicación de la
hoja de ruta.

-Hasta el 15 de diciembre de 2015, Amano entregará su informe definitivo a la Junta de Gobernadores para
que lo tenga en consideración. Antes de esa presentación, tendrá lugar una reunión de resumen con Irán
sobre todo el proceso.

-Irán presentará por escrito una evaluación completa sobre el informe del director general del OIEA

-El OIEA seguirá tomando en consideración las preocupaciones de Irán sobre la salvaguarda de su seguridad,
para asegurar la confidencialidad de la información manejada.

También podría gustarte