Está en la página 1de 190

CAPITULO 1

¡TATU LANZARA NUEVO CD EN EL 2007!


Ese era el titulo de muchas secciones de espectáculos de prensa alrededor del mundo
y es que era lógico, las chicas habían empezado en lo mas alto del mundo del mundo
del entretenimiento, causando conmoción con una “imagen lésbica” y besos en sus
presentaciones, luego de problemas legales, separaciones, abortos y un embarazo,
todos pensaban el fenómeno había muerto igual como empezó, sin embargo aun les
quedaba camino, momentos de fama y éxitos, y contra todas las predicciones, después
de varios años lanzaron su segundo álbum que poco a poco llego a estar entre los
mejores; pero ahora ya nada era como antes, ni la sombra de lo que habían sido
quedaba, ahora presentaban una imagen fresca y 100% clara de lo que eran y lo que
les gustaba. Pero aun así mas de un periodista quedo asombrado al escuchar la noticia
de que en el 2007 regresarían con su tercera producción, creo que todos esperaban
que volvieran a pasar años para el nuevo disco, o que otra controversia surgiera con
las cantantes del dueto y eso opacara el lanzamiento del disco y se concentrara mas la
prensa en sus vidas privadas.
Sin embargo todo estaba claro, estaba ya en camino su tercer álbum, e iban por todo.

Así, a las 7:15 am salía un avión con destino a los Ángeles desde Rusia, por una de las
ventanillas solo se apreciaba una cabellera color fuego y dos ojos grisáceos mirando a
la nada, la verdad no lo entendía, tenia libros, su ipod, su diario y todo lo necesario
para no aburrirse durante el vuelo, pero aun así no lograba prestar interés a nada.
Veía las nubes y el agua que sobre-volaban y pensaba en como desde dentro del avión
se sentía como si fuese tan lento cuando en realidad recorría kilómetros y kilómetros
es minutos. Sin embargo, a sus pensamientos llegaba algo mas, había un hecho que la
atormentaba desde hace días y aunque no había querido pensar en el, cuando la
soledad la abrumaba su mente le jugaba malas pasadas y la llevaba a ese momento
que trataba de ignorar.
Hace unos días atrás había recibido un mensaje de texto que la había desconcertado.

Flash back

“Feliz Navidad, ya hoy es 8 pero la intención es lo que cuenta XD, bueno solo quería
decirte que espero la pases bien, que yo estaré pensando en ti siempre y que esta vez
doy gracias por tenerte a mi lado un año mas y una navidad mas, sin ti no valdría la
pena levantar una copa para celebrar, aunque no te guste eres mi pecosa favorita, te
adoro, Julia”

Al principio imagino lo normal, había estado celebrando, bebiendo y ese mensaje era el
producto de eso, pero la última línea la hizo dudar:
“Ojalá quisieras mi corazón”

Aunque aun así los borrachos y los niños siempre dicen la verdad. Y de por si julia era
su amiga desde hace años, ya casi tenia mas tiempo conociéndola, que tiempo de vida
sin conocerla, y sabia que de por si no era muy cariñosa, ni abierta a mostrar lo que
sentía, eso la hizo dudar mas acerca de todo.
No podía negarlo, cuando leyó el mensaje un frió recorrió su cuerpo, y un hormigueo
se hizo sentir en su estomago, no sabia si era por la fecha o por algo mas, pero tenia
que averiguarlo o no iba a poder estar en paz. Sin siquiera pensarlo llamo a su
compañera, pero esta no atendió a su Telf. Por lo que, solo atino a dejarle un mensaje
para invitarla a su apartamento a beber algo y ponerse al día, pues tenía días sin
verla.
Ese día en la tarde, al oír sonar la puerta casi podía sentir quien era, y al abrirla no le
quedo duda, allí estaba con su oscuro cabello alborotado y unos grandes lentes en su
rostro que cubrían su cansado estado, una sonrisa salto a su cara, no es que le gustara
ver a su compañera en ese estado, pero definitivamente era gracioso, con esos lentes
y una chaqueta negra que era el doble de su tamaño, así que solo atino a decir:

L- Pasa, no quiero que digan que albergo traficantes o algo así, a parte creo que si te
pega la luz del sol te convertirás en algo raro.

J- Muy graciosa, debiste dedicarte a la comedia y no a la música… además fue la única


chaqueta que encontré cuando estaba por salir.

Y la pelinegra le dedico una sonrisa más que forzada, una sonrisa leve por el
cansancio, mientras la pelirroja se le notaba estaba haciendo su mejor trabajo por no
reírse.
Entraron, hablaron de todo, comieron un poco y bebieron algo. Julia ya estaba por irse,
estaba cansada y decía que con tanto cansancio no iba a lograr conducir si caía la
noche, así que Lena acepto se fuera, incluso ofreció llevarla pero la pelinegra no quiso,
así que solo le quedo acompañarla hasta la puerta.
Camino hacia la puerta se inclino en el sofá a tomar la chaqueta de julia y recordó el
mensaje, con tanto habla que habla lo había olvidado por completo. Así que para
traerlo a conversación, le dijo:

L- Gracias por tu mensaje de navidad, me alegro el día. -Y le regalo una sonrisa-


J- Pues me alegra saber que te gustó, y que tuve ese efecto en ti. –Y le guiño un ojo
con picardía-
L- Cual efecto? - Pregunto la pelirroja con una voz de entre intriga e inocencia.
Julia solo sonrió y le dijo: El hacerte feliz.

Lena solo extendió sus brazos con la chaqueta en la mano, pero lo siguiente le nublo
todo pensamiento, cuando esperaba Julia tomara la chaqueta de sus manos, en lugar
de eso la pelinegra la tomo por sus muñecas y la jalo hacia su cuerpo, sus miradas
quedaron clavadas la una en la otra, Lena por mas que lo intentaba no podía articular
palabra alguna, y Julia solo la miraba a los ojos con una sonrisa en su rostro, acerco su
cara a la suya y estando tan solo a 2 cm de su boca le dijo:

J- No sabes todo lo que haría por hacerte feliz.

Simplemente no lucho mas, su cerebro se apago totalmente y su mente quedo en


blanco, estaba paralizada y sin saber que hacer o decir, y en un instante sin control
alguno solo cerro sus ojos y sintió ese olor del aliento de su compañera en sus labios,
nunca lo había visto así pero era exquisito, sentía que casi podía probarlo.
De pronto un ruido le sacudió los sentidos a ambas, la puerta del apartamento se
abría, ambas solo atinaron a separarse, la puerta ya casi abierta por completo daba
paso al novio de la pelirroja, con el cual vivía desde hace ya 2 años, era un chico bien
parecido alto, de tez blanca y cabellos oscuros, delgado y muy agradable a decir
verdad, Julia termino de tomar su chaqueta de las manos de Lena y soltó una leve
risita.
El joven al percatarse de la presencia de ambas, sonrió y las saludo. Beso a Julia en la
mejilla y luego a su novia en los labios, y se disculpo pues tenia mucho trabajo, así
que se dirigió al comedor a terminarlo. Lena le dijo que en un momento estaría con el,
y miro tímidamente a su compañera.
J- No te preocupes ya me voy, ya estoy de mas. -Riendo-
L- Sabes que eso no es cierto, es solo que casi no nos vemos y pues quiero hacerle
compañía.
J- Esta bien, nos vemos Lenochka, pórtate bien y si decides portarte mal… Pues
llámame!

Lo que hizo que la pelirroja soltara una risa.

L- Esta bien lo haré. Cuídate y avísame cuando llegues a tu casa.


J- Len?... lo que dije… Es cierto
L.- Que cosa?- Con una voz casi con temor de escuchar la respuesta
J- Que siempre sin importar ahora o cuando tengamos 100 años y estemos viejitas y
arrugadas y no sepamos ni quienes somos -esto con una sonrisa- siempre haría lo que
fuera por solo saber que eres feliz, bueno, me voy… Nos vemos… Pecosa.

Lena no pudo decir nada, solo hizo un gesto de adiós con su mano, esas palabras le
habían llegado a lo mas profundo y no sabia ni porque.

Fin del Flash back

Pero era la realidad, en ese avión sin nada mas que hacer al solo recordar el mensaje
de texto todo el resto había venido a su cabeza, y es que era extraño nunca se había
puesto a pensar en su verdadera relación con Julia, ni en lo que sentía ella o su
compañera o nada en absoluto, solo se limitaba a ser su amiga, su fiel amiga sin
detenerse a pensar en algo mas. En ese momento solo pensaba que nunca debió hacer
aquel encuentro esa tarde, se había maldecido 100 veces por haberla invitado ese día,
luego de pensarlo no, era su mejor amiga y quería compartir con ella, así que se
maldijo por haber traído a aquella conversación el famoso mensaje, por qué lo había
hecho? Si ya Julia estaba por irse y todo hubiera terminado bien, pero su ultimo
pensamiento fue el mas temido por ella misma, no maldijo ni a la situación ni a ella
misma sino a su novio, al que era el amor de su vida por haber llegado en ese justo
momento…y entonces un frió recorrió su estomago, porque por su culpa no había
terminado ese momento que compartió con la pelinegra y ahora siempre le quedaría la
duda de que hubiera pasado?... En parte pensó que eso era lo que mas le molestaba,
el no saber que hubiera sido si la puerta no se hubiera abierto!... Pero … Por qué
ahora? Por qué pensar en esa posibilidad ahora? No solo se lo preguntaba por ella
misma sino por Julia, después de tantos años, ya con una hija y con una vida
independiente, por qué hacer ese “movimiento” con ella ahora?... Y por qué necesitaba
con tanta desesperación saber lo que en verdad sentía la pelinegra?... Eso era lo que
no entendía, ella tenia una vida hecha con su novio, el era abogado, exitoso, cariñoso,
entregado por completo a su relación y ella pensaba era el amor de su vida, tenia que
serlo… Y entonces solo puso la idea en su mente, de que tal vez era solo curiosidad por
saber que sentía la pelinegra hacia ella… Porque lo sabia, pero era raro que detrás de
cámaras o en privado la pelinegra se lo dijera o expresara sus sentimientos con
facilidad, a veces pensaba que era en parte porque estaba mas que sobre-entendido lo
que era la una para la otra, pero por alguna extraña razón, esta vez en verdad
necesitaba saberlo.
Esos sentimientos y pensamientos daban vueltas una y otra vez, sin saber que hacer
con ellos, hasta que se hizo una pregunta así misma, si Julia en verdad estaba
haciéndole ver que quería hacerla feliz y no solo como amiga… Que haría entonces?, o
mejor, que sentía ella en realidad? Porque la posibilidad de que solo fuera curiosidad
se fue desvaneciendo de su mente con el paso de los minutos, cuando recordaba lo
que sintió en ese instante, y aun mas importante lo que volvía a sentir con solo
recordarlo… hasta que sus pensamientos se vieron interrumpidos por dos manos en
sus ojos y una dulce voz susurrandole al oído:

J- Los vuelos no fueran tan aburridos si compartieras con alguien mas que no fuera la
ventanilla.

Su sangre dejo de fluir y sin querer se estremeció un poco por la cercanía de la boca
de Julia a su oreja y la piel de sus brazos se erizo, cosa que por más que trato de
evitar la pelinegra noto, y riéndose le dijo:

J- Y desde cuando tan sensible?


L-……………….
J- Hice algo malo?... o es que ahora tengo que disfrazarme de ventanilla o nube para
que me mires?. –sonriendo-
L- Jeje no es eso, es que… No se, estaba pensando en otra cosa y me agarraste
desprevenida… Es decir, el trabajo es mucho sabes… Y… muchas canciones… Creo que
mi voz no esta muy bien… Y estoy cansada… Si eso!, estoy cansada aun por las
fiestas… Y pues no se… Me entretuve mirando hacia fuera y me puse a pensar y
pensar… Y pues por eso… No hacia caso…o lo que sea… -En realidad tuvo que dejar de
hablar, por un momento pensó que la pelinegra sabía en que estaba pensando y el
nerviosismo se hizo notar-

Julia solo la miraba con extrañes hasta que no se aguanto mas y soltó una carcajada.

J- Jaja Estas loca Lena!!... Definitivamente loca, solo quería que me hicieras compañía
no que casi te desmayaras… Jajaja… Pero bueno igual me quedo aquí, -Y le dio un beso
en la mejilla y acomodo su cabeza en el hombro de su compañera e instintivamente
paso uno de sus brazos por su cintura en señal de abrazo.

J - La verdad solo me conformo con que me dejes dormir aquí… ya extrañaba dormir
así!... sabes? nunca pensé te diría esto; pero eres muy cómoda para dormir XD,
simplemente me siento bien así.

Lena solo sonrió, en ese momento solo se dejo abrazar y dejo que la pelinegra
durmiera junto a ella, ese abrazo la ponía nerviosa, pero no sabia por qué, millones de
veces se había recostado Julia en ella de esa manera, y dos millones mas se había
recostado ella en Julia para dormir. Era costumbre, así estaban juntas ante cualquier
evento, pero esos pensamientos… Habían hecho que todo fuera diferente, y que su
cerebro pensara 1000 cosas más. Luego del abrazo, su mente quedo en blanco, no
pensó en mas nada, simplemente saco un libro y se dispuso a leer, instintivamente dio
un beso en la frente a Julia y puso su mano encima de la de ella, la cual estaba
rodeando su cintura y se quedo así hasta que arribaron al aeropuerto de los Ángeles.

Los sentimientos verdaderos no se acaban solo se ocultan 2

Una vez en los Ángeles, todo era de rutina, como siempre se habían quedado en el
mismo hotel que cuando grabaron su segundo álbum. En una misma habitación,
compartían todo, ropa, cama, comida, autos y todo, al cabo de unos días Lena volvió a
sentirse como antes, aun sentía cierto recelo acerca de lo que había pasado, y sus
pensamientos aun estaban con ella, no constantemente, pero en ciertos momentos de
melancolía llegaban como una fuerte ola que azotaba la orilla de su mente. Siempre
trataba de desviarlos a algo mas, un libro, la tv, su ipod, su novio… Su adorado novio
que la llamaba cada 5 hrs para solo saber como estaba y decirle que la amaba, en esos
momentos pensaba estaba siendo estúpida, no podía ni considerar pensar en alguien o
algo mas… pero luego llegaban esos momentos donde Julia decía una tontería que la
hacia reír por horas, o con un gesto hacia que su mente se bloqueara o simplemente la
abrazaba y la hacia sentir que nada mas importaba… Si, era allí… Justo cuando su
mente y su corazón traían de regreso esos pensamientos que aun no tenían
explicación.

Ya llevaban dos meses en constantes grabaciones, prácticas, ensayos y hasta terapias


de voz para optimizar su rendimiento, después de tanto tiempo ya extrañaba su casa,
su adorada Moscú y su familia, su vida… Simplemente su vida que estaba tan lejos y
que aunque su sueño era cantar desde que tenia razón de ser, y le encantaban los fans
y el escenario, a veces extrañaba las cosas simples de la vida y del compartir.
Sin embargo todo termino bien, terminaron las grabaciones y faltaba una noche para
su regreso a su ciudad natal, estaban exhaustas y era justo, ese día habían grabado
las ultimas dos canciones del álbum y habían hecho una sesión de fotos de la cual, de
entre mas de 50 fotos solo usarían 4 ó 5 para su álbum ya que su manager había
considerado que no eran en verdad lo que querían para la promoción de la nueva
producción.

Esa noche Lena llego casi que por inercia a la habitación, se metió en la ducha y paso
como 15 min en la tina, cuando casi estaba por quedarse dormida salio, se seco, se
vistió y cuando estuvo en la habitación consiguió a Julia recostada en la cama pasando
los canales de tv, con solo su ropa interior y una franelita verde pastel que estaba
usando debajo de su suéter en la mañana cuando salieron, esto la sorprendió, Lena
pensaba que por ser la ultima noche, Julia iba a preferir salir a disfrutar, a bailar o
simplemente a comer en un sitio raro o costoso, pero no; estaba allí, y ciertamente no
tenia intenciones de salir. La pelirroja estaba frotando su cabello con una toalla cuando
termino de salir del baño y sentándose frente al espejo a peinarse le dijo:

L- Y que? no encuentras nada entretenido?


J- La verdad es que no… es mas de lo mismo… Caricaturas bobas, programas de
noticias, series que no veo porque no puedo verlas constantemente y no se que pasa,
no hay ni una buena película!!! Puras cosas viejas y que ya he visto…
L- Sabes? La verdad no pensé te quedaras aquí, pensé que por ser la ultima noche
querrías salir, no se, divertirte un rato
J- Naaa... La verdad es que no, no quiero moverme de aquí, estoy súper cansada,
prefiero quedarme a ver… pues a verte a ti!!... Porque no hay nada en tv
L- Jeje si verdad, pues que mas...

El comentario había puesto a maquinar el cerebro de la pelirroja otra vez, desde


cuando Julia no salía la ultima noche en un lugar fuera de su país por estar con
ella??... no quiso seguir pensando, termino de arreglarse y se recostó junto a su
compañera. Julia al sentir el peso de Lena en la cama se volteo a verla, se había
acostado boca arriba con los brazos detrás de su cabeza viendo la tv, sin pensarlo
acomodo su cabeza en un extremo del pecho de la pelirroja y paso su brazo sobre su
abdomen y su pierna sobre las de ella.
Lena se puso un poco nerviosa, pero simplemente bajo uno de sus brazos y término de
cerrar el abrazo que había comenzado la pelinegra, colocando su brazo por la espalda
de julia.
Luego de un rato viendo un programa que no sabían ni de que era, Julia rompió el
silencio y dijo:

J- Estas muy callada hoy…


L- Pues no se que decir… Estoy muy cansada… Ya quiero estar en casa
J- Pues yo no
L- No???
J- Bueno en parte si… extraño mucho a Vika, nunca pensé podría extrañarla tanto,
pero el hecho de volver significa no poder estar mas así -y se acurruco al cuerpo de su
amiga- … y no poder compartir contigo todo, ni estar a tu lado y q me digas cuando
meto la pata!! O decir algo y tu seas la única que me entienda.
El nerviosismo volvió a apoderarse de la pelirroja, simplemente no podía controlarlo,
su cerebro dejo de dar las ordenes en su cuerpo, sentía una presión en su pecho y un
nudo en la garganta porque en parte sabia que lo que Julia decía era cierto, al llegar a
Moscú por lo menos dejarían de verse unas 2 semanas mientras se ponían al día cada
una con su vida. Lena comenzó a acariciar el cabello de su compañera y dijo:

L- No te preocupes… Igual no vivimos tan lejos -esbozando una sonrisa- y cuando


quieras, puedes pasar por mi casa, o yo por la tuya, o hablarnos por cel, en fin lo que
sea.

De pronto un silencio lleno el lugar, Lena permaneció callada, no sabia que mas decir o
peor aun, no sabia si era bueno que dijera algo mas, por un momento juro oír a Julia
sollozar, pero no supo que hacer, no quiso mirara su rostro y encontrarse con la
verdad, así que solo siguió acariciando su cabello y beso su cabeza, de pronto Julia
levanto su cabeza y apoyando su barbilla en el pecho de la pelirroja y viéndola directo
a sus ojos le dijo:

J- Tu no entiendes Len, una vez que lleguemos a Moscú… ya nada será lo mismo… una
vez que lleguemos a Moscú… Te perderé…

Lena se vio en esos ojos azules como el cielo mismo, que ahora estaban un tanto mas
brillosos que de costumbre y con una cierta tonalidad rojiza, trato de leerlos, de
entenderlos pero en verdad no sabia que había querido decir la pelinegra con aquellas
palabras, así que con cierto nerviosismo solo sonrió y le dijo:

L- No seas tontita!! Tu no vas a perderme Jul, solo vamos a casa!! Solo eso, al cabo de
2 semanas estaremos juntas aunque sea por tlf en Moscú, a parte tengo que pasar por
tu departamento, debo ver a Vika… Recuerdas?? Cuando tu mamá llamo la semana
pasada dijo que ya había dejado los pañales y repetía palabras mas largas y difíciles…
Jejeje debo ver eso definitivamente -y le sonrió a su compañera-.

Julia solo dijo un … Supongo, y volvió a acomodar su cabeza en el pecho de la


pelirroja. Así se quedo dormida, pero Lena no lograba entender lo que había pasado ni
lo que había dicho su compañera, simplemente no le encontraba ni pies ni cabeza…
Luego de pensarlo largo rato se cubrió a ella y a Julia con una sabana y se rindió ante
el sueño, así amanecieron, abrazadas, acurrucadas la una a la otra.

_________________

Los sentimientos verdaderos no se acaban solo se ocultan 3

El viaje de regreso a Moscú fue… inesperado por así decirlo, Lena pensaba que luego
de lo de anoche, Julia no querría soltarla ni un momento, pero al contrario, al subir a la
aeronave la pelinegra tomo un asiento de dos para ella y se acostó a lo largo a dormir,
la actitud le pareció extraña pero no reparo en detalles, busco su asiento y se sentó a
leer una novela que estaba por terminar.
Al llegar a Moscú, en el aeropuerto, Lena estaba viendo a todas partes para ver si
alguien la había ido a recibir y no se equivocaba, su novio, su madre, hermana y su
mejor amiga estaban allí, cuando los vio soltó su maleta y corrió hacia ellos, entre
besos, abrazos, saludos y preguntas, luego de unos 10 min Lena cayo en cuenta de
que no había visto a Julia para despedirse, Julia tenia la costumbre de no gustarle que
la fueran a recibir al aeropuerto, ella simplemente usaba uno de los autos que les
ofrecían para traslados y se iba a su casa. Pero siempre se despedía de Lena e incluso
saludaba a su madre y demás personas que llegaran por la pelirroja y luego se
retiraba, en ese instante una sensación de vacío llego al estomago de la pelirroja, se
sintió mal, simplemente mal, por qué se había ido así? Y entonces se empezó a
preguntar si era que había hecho algo mal o habría dicho algo de mas, su madre
alzando su maleta le pregunto:

I.- Por qué esa cara hija?... Pensé estarías feliz de estar en casa? (ya todos saben la
mamá de Lena se llama Inessa)
L.- Si, lo estoy… Pero Julia se fue… Así… Sin despedirse.
I- Hija no te preocupes!! Debe estar cansada y loca por ver a su hija y sus padres,
luego le hablaras.

Lena solo asintió y se fueron de allí.

Los días pasaron normales, ya tenían 2 semanas en Moscú pero Lena aun no sabia
nada de Julia, ni señales de ella, le pareció extraño que ni siquiera un mensaje le
hubiera pasado, luego rió para sus adentros pues pensó “aunque si el mensaje es
como el de la otra vez… pues es menos confuso si solo suponemos cada una que la
otra esta bien” pero ese sentimiento se borro rápido, en el fondo ella quería saber de
su amiga. Sin embargo paso rápido a otra cosa, pues esa noche tenía una fiesta en la
casa de su madre, su novio la había organizado y todos estarían allí, su mejor amiga
Anastasia le había llamado para decirle que la iba a pasar buscando esa noche, que su
novio la estaría esperando allá.

A las 8 pm estaba bajando de su apartamento para esperar a su amiga, hasta que por
fin vio venir su camioneta a lo lejos, y camino a la calle, al subir la saludo y
comenzaron a hablar de lo mismo de siempre.

L- Y dime, por qué tanto misterio y organización con esta fiesta?


A- Jaja pues de vez en cuando hay que hacer algo especial, para que no nos mate la
rutina.
L- Pues ya veo, y al parecer es a lo grande esta vez
A- Si jajaja es casi la fiesta del año!! Jajaja la verdad nunca entenderé por qué Julia no
quiso venir.
Los sentidos de Lena se detuvieron por 1 seg, no se esperaba eso.
L- Si??, Y por qué?
A- Pues no se, fui hasta su casa, hable con ella y no quiso, dijo estaba súper ocupada…
no se… no me pareció convincente a decir verdad, yo la vi muy relajada… Ah! Por
cierto, sabes que se compro un auto nuevo?? Esta súper!!! Es un “Dodge Caliber”, la
verdad no se a que vino el cambio, porque siempre cae en un Mercedes, casi estoy por
creer que tiene pacto con la agencia jejeje…
Lena había quedado muda, no solo Julia no había querido asistir a su fiesta sino que
había hecho algo nuevo, radical y ni siquiera se lo había mencionado, peor aun se lo
había dicho a su amiga que solo paso de visita a invitarla. Como había pasado eso??
Cuando Julia si se compraba un par de jeans la llamaba para hacérselo saber, de
pronto ese vacío volvió a su estomago y ahora una ola de liquido se había acumulado
en sus ojos, sentía como le vibraba el mentón pero se rehusaba a llorar, no podía dejar
que su mejor amiga, quien le había organizado una fiesta y mostraba tanto esmero la
viera ponerse así por un comentario.

Al llegar a la casa estaban todos; su madre, padrastro, hermana, abuela, tías, su papá
uno que otro amigo y su novio que la esperaba con un ramo de rosas, cuando llego
solo aplaudieron no podían gritar sorpresa!! Puesto que era más que obvio, la pelirroja
sabia del evento. Entre copa y copa, bocados de comida, hablar y bailar paso la noche,
como a las 2 am salio al frente del apartamento y se sentó en las escaleras a pensar
en todo, pero no tuvo tiempo, apenas acababa de sentarse cuando su novio salio atrás
de ella y se sentó a su lado, la miro y beso apasionadamente sus labios, luego sonrió y
le dijo:

NL: Sabes amor?… Nunca había sido tan feliz como cuando estoy contigo, es decir,
había estado con muchas personas pero nunca nadie me había hecho tan feliz… Tan
completo.
L- Gracias, tu también me haces sentir así mi cielo
NL- Pues bueno, ya tenemos 2 años viviendo juntos, compartiendo departamento,
comida y todo, nos llevamos bien y aunque con diferencias siempre logramos salir
adelante… Bueno amor -Y se metió la mano en su pantalón y saco una pequeña bolsita
de terciopelo roja, la abrió y dejo caer el contenido en su mano- la pregunta puede que
este de mas, pero igual quiero hacerlo… Así que seré directo y rápido: Te quieres casar
conmigo?... Se que muchas veces cometo errores pero te puedo asegurar que nunca
he amado a nadie como a ti y nunca lograre hacerlo, tu eres el amor de mi vida.

Lena quedo en shock total, eso si no se lo vio venir, pero simplemente asintió con su
cabeza y se abalanzo hacia sus brazos, se besaron y luego rieron un poco con lagrimas
en sus rostros. Luego su novio se levanto y la tomo por la mano, entro al apartamento
con ella y le dijo a todos:

NL- Oigan!!... señores por favor!! Un momento de atención… le acabo de pedir a esta
bella mujer que sea mi esposa… Y aceptó!

Los aplausos, risas y felicitaciones no se hicieron esperar, su madre la abrazo llorando


y le dijo lo orgullosa que estaba de ella.
Luego de eso se fueron a su departamento, pensaban celebrar como si fueran conejos
pero luego decidieron no tener mas relaciones hasta el día del matrimonio, su novio no
pareció apreciar mucho la idea pero Lena quería fuera especial, así que solo lo
convenció diciéndole:

L- Imagínate lo bien que la pasaremos luego de 3 meses sin nada, cuando por fin
estemos juntos!

-La pelirroja lo dijo con una voz en extremo seductora y su novio solo trago fuerte y
asintió-.

La boda seria solo por el civil, luego harían algo por la iglesia, cuando tuvieran mas
tiempo y planificación, las siguientes dos semanas serian de corre y corre preparando
cosas y haciendo arreglos.
Luego de 3 semanas, Lena se había percatado de algo, no había hablado con Julia, eso
le pareció gracioso pensó “bueno ella no me dijo de su auto!!... así digamos que la
castigue y la hice esperar para decirle de mi boda”, pero esa tarde decidió romper el
hielo y llamo a su amiga:

J- Alo?...
L- Hola!! “Señorita soy muy importante para acordarse de mis amigos”!! Jajaja como
estas?
J- Bien y tu ?? -riendo un poco-
L- Bien, con una que otra noticia, pero eso no quita el hecho de que ni siquiera un
“ring” me hallas hecho
J- tienes razón Len, lo siento, de verdad he estado súper ocupada y no he tenido
tiempo de nada
L- Excepto de comprarte un auto…
J - … jeje… Pues mas o menos, es que estaba… enojada por algo y decidí salir y gastar
un poco para variar, tu sabes, complacer mis gustos
L- Ya veo, según me dijeron diste un vuelco de 360º
J- Si mas o menos, los cambios nunca son tan malos
L- Si tienes razón, bueno te llamo para contarte algo y pedirte algo
J- Y como que seria? -con una voz un tanto fría-
L- Pues te cuento… Que me caso!!! En 2 meses será mi boda civil y tal vez en otros 3
mas la eclesiástica, y por pedirte; pues pedirte que seas mi testigo principal, que
dices??
J -…
L- Jul estas ahí? -el silencio la hizo sentirse confundida-
J- Si, aquí estoy, pues claro, no hay problema con gusto… Y… pues felicidades
L- Gracias -aun no muy convencida- te pasa algo Jul?
J. No para nada, cosas nada mas
L- Bueno, tenemos ya bastante que no nos vemos, quería saber si podrías venir aquí a
mi apartamento, para que hablemos, nos pongamos al día y me ayudes con unas
cosas para la boda?
J- No puedo -su voz fue fría y cortante-
L- Por qué? Dijiste que no había problema
J- Si pero ahorita estoy ocupada, veras, la bebe esta enferma y ando full con eso
L- Ah esta bien, bueno te llamo entre semana para que hablemos
J- Ok, bye y felicitaciones
L- Bye y…

Lena no pudo seguir hablando, Julia había cerrado el tlf ya, se sentía horrible con esa
llamada, tenia una sensación de tristeza, de perdida y el vacío había vuelto a ocupar
lugar en su estomago. No sabia que hacer, pues no sabia por qué Julia actuaba así. Lo
peor es que sabia, estaba mintiendo, en el fondo se había oído a Vika reír cuando ella
estaba hablando, así que de por sí, dedujo que no estaba enferma.
A los pocos minutos llego su amiga Anastasia, y luego de saludarse y comenzar a
hablar no se aguanto mas y le dijo:

L- Has hablado con Julia?


A- Un par de veces, para lo de la boda por si quería ayudar, por qué?
L- La bebe esta enferma?
A- Vika?... No… No que yo sepa
L-mmm ok, … y que le has dicho de la boda?
A- Pues lo normal, que es en 2 meses, que quería que me ayudara con las invitaciones
y demás, tu sabes para que no diga que quiero ser la amiga estrella y dejarla por fuera
-esto lo dijo ya sonriendo-
L- Si… eso imagino. Y no reacciono extraño cuando le comentaste que me casaba?
A- No, ella ya lo sabia

El corazón de Lena se paralizo por unos segundos, y sus ojos se abrieron lo mas
grande posible, sintió como su respiración se aceleraba.

L- Ya lo sabia?
A- Si, antes de que viajaran a terminar el disco, tu querido novio ya había tenido la
idea, pero no te quería poner a dar carreras porque sabia que tu estabas metida de
lleno en terminar el álbum, así que nos llamo a Julia y a mi, y nos dijo lo que pensaba
hacer, quería que lo ayudáramos y quería hacerlo cuando llegaran de viaje, para
organizar todo para antes de que comenzaran con las promociones y los conciertos.
L- Ah… esta bien…

Eso fue suficiente, no se necesitaba mas para que su corazón desplazara a su cerebro
y este pusiera en marcha todos esos pensamientos reprimidos, comenzó a respirar
mas fuerte y sentía una presión en su pecho y aquel cosquilleo en su estomago.
Ahora todo tenia mas sentido y menos explicación al mismo tiempo, ahora lo sabia,
Julia había sabido siempre que al llegar aquí ella estaría comprometida, por eso su
comportamiento durante el viaje… pero por qué su comportamiento?? Por qué adoptar
esa posición?? Ella tenia 2 años viviendo con su novio, Julia nunca había protestado
nada, nunca había siquiera hecho el comentario de que no estaba cómoda con que ella
mantuviera esa relación y nunca había intentado aclarar nada entre ellas dos…
Entonces por qué??.....

Su amiga noto el cambio, y le dijo:

A- Len estas bien?


L- Si, solo estoy…. Cansada… Quiero recostarme
A- Ok, nos vemos mañana entonces -beso su mejilla, se despidió y se fue-

Lena ni siquiera se levanto a acompañarla, no podía, sus piernas estaban muertas y su


mente divagando en un mar de posibilidades, mientras que su corazón estaba latiendo
a 1000 por hora, mientras sentía una punzada en el centro de su pecho, un nudo en su
garganta y un hueco inmenso en su estomago. Ya todo cobraba mas sentido, ya todo
podía ser posible… Pero lo peor era, por qué esto la afectaba así?? Aun si fuera cierto y
Julia sintiera algo por ella, ella estaba felizmente comprometida con su novio, por qué
esto tendría que afectarle??.... por qué sentía ese dolor en el medio de su pecho?, por
qué habían vuelto ese maremoto de sentimientos?, y por qué en todo caso Julia habría
esperado hasta aquí, hasta estas alturas?… Trataba de pensar y pensar, entender y
buscarle una respuesta a todo… Hasta que por fin su cerebro respondió… y tal vez, si
era cierto lo que pensaba, hubiera sido preferible nunca saberlo… Julia se había dado
cuenta de que estaba por perderla.

Por eso el comentario en el hotel, por eso el hecho de hacerla saber que haría lo que
sea por hacerla feliz, por eso era todo… es que era lógico!, ella solo había tenido 3
novios serios en su vida, el primero duro como año y medio, el segundo solo unos
meses y el tercero, era su novio actual, tal vez Julia pensó que iba a pasar como los
otros… Pero no fue así… Ahora estaba por comprometerse y meterse en algo serio, en
algo formal y para toda la vida, y si era así entonces ella la perdería… A eso se refería
cuando dijo aquello, sí aquella noche en el hotel.
Sus ojos terminaron por llenarse de lágrimas y comenzaron a correr por sus mejillas,
estaba sentada pero poco a poco sintió como su peso se iba hacia delante y termino
cayendo en el piso con sus rodillas abrazadas… No podía ser cierto… Julia, su mejor
amiga, su hermana, su roca, su apoyo moral y en todo… Y ahora estaba por perderla
solo porque no podía corresponderla… Al llegar eso a su cabeza, una pregunta mayor
surgió… Que sentía ella?? No ante toda la situación, sino por Julia?? Por qué le
importaba tanto?, Por qué le provocaba esas lagrimas y ese sentimiento tan
amargo?... Porque en el fondo temía perderla… comenzó a llorar y llorar y así estuvo
por horas.
Los sentimientos verdaderos no se acaban solo se ocultan 4

Así pasaron los días, Lena sin saber de Julia, todo lo que se arreglaba para la boda lo
hacían a través de Anastasia, Julia siempre estaba ocupada o haciendo algo y nunca
podía ir hasta el departamento de Lena, varias veces la pelirroja la llamo para ver si
podía ir a su casa, pero Julia le decía que estaba por salir o que Vika estaba enferma…
Era raro que pensara se creía eso, Lena sabia perfectamente que la niña tenia nanas ó
niñeras que se encargaban de ella, y si la niña estuviera enferma todas las veces que
Julia decía… Definitivamente estaría hospitalizada.
Anastasia a veces le comentaba cosas, como que Julia no estaba bien, que siempre
estaba triste o enojada y que casi nunca salía de su casa ya. Esa información fue
mortal para la pelirroja, parecía una daga que se había clavado en lo mas profundo de
su alma, su amiga estaba sufriendo y ella no podía hacer nada al respecto.
Pero… No era su culpa, ella no tenia la culpa de que Julia estuviera aun enamorada de
ella… O tal vez no era enamorada, sino simplemente que la amara todavía después de
todo, aun cuando ella la había superado, y ahora lo que sentía era un cariño enorme.
Y entonces comenzó a recordar que hubiera pasado si las cosas no se hubieran dado
como lo hicieron, si todo hubiera sido diferente... Tal vez ella y Julia hasta podrían ser
felices… Juntas… Pero luego pensó en la realidad, en que no había sido así, y que eso
era la explicación a todo… Julia aun la amaba y ella ya no… Pero como siempre el
corazón es mas fuerte que la mente y de entre todos sus pensamientos y
preocupaciones solo escucho a una voz dentro de ella decir… Y que tal si no la
olvidaste sino que simplemente tapaste esos sentimiento con ira y olvido para tapar el
dolor….y esa chispa esta muy dentro de ti, sino… por qué te importa?… Su voz interna
le había lanzado definitivamente una bala de plata y ella no tenia ninguna coraza.
Se quedo pensativa un rato, hasta que sonó su tlf, era su novio invitándola a comer,
decidió aceptar, se cambio, se arreglo y salio.
La pasaron bien, esa noche fue soñada; la llevo a su sitio favorito, la paseo, hablaron y
casi rompen el trato que habían hecho… Pero no, decidieron ser fuertes, la recompensa
seria mejor al final.

Ya solo faltaban 5 días para la boda, ya su destino estaba echado, estaba con el amor
de su vida y eso era suficiente… Sus pensamientos… aun volvían, casi constantemente
pero que hacer? No podía ayudar a Julia, porque sencillamente no podía
corresponderle lo que ella pensaba según su análisis su amiga sentía, además ya ella
tenia su vida hecha, estaba con un buen hombre, que la amaba y cuidaba y ella
también a el, no podía pedir mas.
El matrimonio era el sábado en la mañana, el lunes de esa semana recibió un llamado
de su madre, le dijo que quería hablar con ella para darle unos tips acerca del
matrimonio y para entregarle una pulsera que sabia Lena quería, esa pulsera había
estado de generación en generación en su familia, y la primera descendiente mujer en
casarse la obtenía, era como símbolo de éxito, y pues ella quería que su hija la tuviera.

Así pues Lena, llego a la casa de su madre al mediodía, todo estuvo dentro de lo
normal, comieron, hablaron, rieron y hasta unas lagrimas vinieron al recordar tiempos
anteriores y pensar en los futuros, luego ya caída la tarde Inessa se puso a preparar la
cena, Lena se quedaría a cenar y luego iría a su departamento.
Pero la pelirroja miró una repisa que había con objetos de su madre, eran miniaturas
que su madre coleccionaba, y entonces recordó que ella tenía unas figuras que sus tías
le habían regalado cuando estaba mas pequeña, eran de un cristal trabajado muy
bonito, eran bailarinas las recordaba como si solo las hubiera tenido en sus manos
hace unos instantes y en ese momento pensó que sería buena idea que para ese
nuevo paso a dar, para esa nueva vida que empezaría sería bueno tener algo que la
uniera con su pasado, así pues decidió que esa sería la primera pertenencia que
pondría en lo que ahora sería “su casa de casada”, tal vez no estuvieran bien
conservadas o ni siquiera estuvieran, tal vez no fueran tan lindas como las recordaba,
pero igual eran de ella, y quería que ocuparan un lugar en una mesa o repisa en el
departamento que compartiría con su esposo.
Se dirigió a la cocina y pregunto a su madre donde estaban ó si aunque sea las
recordaba, claro que las recordaba!! Su hija había estado dando lata por las benditas
figuras y cuando por fin se las dieron no le parecieron tan bonitas y decidió no
colocarlas en su alcoba, así que su madre las guardo, Inessa recordó ese en ese
instante, sonrió y dijo:

I- Están en el closet cerrado, donde guardamos todas las cosas cariño, busca la llave
en la repisa, sobre el óleo que me regalo tu abuela es una llave pequeñita que esta en
un llavero que tiene un gatito…

Y así termino de dar las instrucciones, Lena las había captado a la perfección, no había
perdida al entrar, detrás de un viejo baúl habían varias cajas apiladas, de penúltima o
antepenúltima estaba una caja azul que en su tapa tenía unas flores rosadas o tal vez
rojas, allí estaban guardadas las figuras.

La pelirroja tomo las llaves y fue hacia la puerta, lucho un tanto con ella, puesto que
no se había abierto en mucho tiempo y se notaba, cuando intento abrirla algo se lo
impidió, había una vieja aspiradora obstruyendo la puerta por detrás, no presto
atención no necesitaba tanto espacio para pasar, así que como pudo se metió entre la
ranura que abrió, se quedo sorprendida al ver tantas pero tantas cosas, todas llenas de
polvo y deterioradas, al principio sintió algo de temor… Que tal si salía una rata?? O
cucarachas?? Pero total solo iba a buscar sus figuras y saldría, así que no importaba,
recordó lo que leyó en un diario “ los insectos temen mas de nosotros, de lo que
tememos nosotros de ellos”, y con eso en su mente camino hacia dentro del closet, en
realidad no sabía por qué su madre lo llamaba closet, era una habitación solo que
había adoptado ese nombre toda vez que allí guardaban lo que no necesitaban pero
que por una razón desconocida no botaban.
Al pasar detrás del baúl, allí estaba entre una pila de cajas de penúltima, su madre no
había podido ser más precisa, sonrió por ello, y la tomo con mucho cuidado, al hacerlo
recordó a ese juego de jenga que tienes que ir quitando las piezas sin soltar las de
arriba, y es que en verdad eso parecía, gracias a Dios las cajas no cayeron cuando
saco la que buscaba, tal vez porque eran mas grandes y la que necesitaba ocupaba un
pequeño lugar o simplemente porque estaban trancadas y aunque lo intentara no las
derrumbaría.
Al abrirla, allí estaban, envuelta en papel periódico, como si nunca hubieran estado allí,
sus figuras, tal vez un poco empolvadas pero intactas en su forma y color, una sonrisa
enorme se apodero de su cara, comenzó a sacarlas, eran 6 y todas estaban bien,
excepto una que tenia un pequeño raspón en su mano, pensó en dejarla pero cuando
la estaba guardando en el periódico de nuevo recapacito “han estado tanto juntas… No
podría separarlas” luego río para si misma por lo tonta y sensible que era a veces, pero
sin embargo la tomo y le dijo como si pudiera oírla “tu serás mi favorita, eres especial”
y río, a veces se avergonzaba de ser tan tonta en ciertas cosas. Luego se volvió hacia
el resto del lugar y comenzó a ver juguetes, ropa, artefactos eléctricos y una que otras
cajas con cartas de Navidad y día de las madres, sonrío al ver cada una de aquellas
pertenencias que le traían esos recuerdos tan preciados de su niñez.
Luego vio a un lado de un viejo marco, donde había estado un espejo aparentemente,
un cofre, era rojo en forma de corazón… luego de alzarlo lo reconoció, lo había
regalado a su madre hace algunos años, se sorprendió cuando lo abrió y su música
comenzó a sonar, era embriagante! Esa melodía la había transportado a unos años
atrás donde todo era más fácil, y pudo casi sentir lo que sintió ese día cuando le
entrego ese regalo a su madre por su cumpleaños, cosa que su madre no esperaba. Lo
termino de destapar por completo y le dio mas cuerda para que siguiera sonando, pero
luego vio que en un extremo estaba agrietado, pensó que tal vez por eso su madre lo
había guardado, se había roto, el cofre en forma de corazón al abrirlo, adentro solo se
hallaba un espejo, pero al levantarlo por un extremo se podían guardar prendas, así se
podía guardar cosas en un “compartimiento secreto” sintió nostalgia porque, en eso
pensó cuando lo compro para su madre, solo por curiosidad levanto la tapa,
efectivamente estaba agrietada por un extremo y se extendía por todo el largo de la
misma, solo pensó “lastima…”, cuando iba a colocarla de nuevo miro al fondo y su
corazón se paralizo, había un papel doblado en un cuadro donde estaba la firma de
Julia, el papel estaba viejo y arrugado y hasta un tanto sucio, pero inmediatamente
reconoció la firma de su compañera, y un frío inexplicable recorrió su cuerpo.
Con una sensación de temor y intriga saco el papel y al desplegarlo vio que era una
hoja de papel doblada en forma alargada y luego hecha un cuadro, al abrirlo por
completo se apreciaba en la última solapa una frase que hizo que su corazón dejará de
latir por unos segundos:

“Lena espero cuando leas esto me entiendas y si aceptas haría lo que fuera por ti,
sino… sabré entender”.

No pensó en nada, no sabía si era porque su cuerpo y su mente se habían paralizado


momentáneamente, o porque sus sentidos estaban todos concentrados en tratar de
entender que diablos estaba pasando, que demonios era eso? Y que hacia en esa caja?
De donde había salido? Y hace cuanto estaba allí? Y mejor aún, por qué nunca lo había
leído?
Lo saco, lo desdoblo por completo y comenzó a leer… Simplemente el tiempo se
paralizo, no había otra forma de expresarlo, de pronto su corazón comenzó a latir en
sus sienes y sus ojos se inundaron de lagrimas, su respiración comenzó casi a fallarle,
su estomago dejo de ser estomago para volverse un enorme nudo que le comprimía
todo su cuerpo, comenzó a sentir un cosquilleo en su boca, un enorme y mudo ruido
en sus oídos, no era nada pero simplemente un enorme dolor se apodero de ellos y no
podía oír… ni pensar… ni razonar… ni nada, no podía ni moverse… Mientras mas leía
menos entendía, menos razonaba lo que pasaba y no pudo mas… Se fue dejando caer
lentamente al piso hasta caer de rodillas, luego se recargo hacia atrás sobre sus pies
aun en el piso… Trataba de leer pero su cerebro no se lo permitía, con cada línea que
avanzaba, éste trataba de encontrarle explicación a la anterior.
De pronto la hoja cayó el suelo… Y allí estaban esos ojos grisáceos, mirando a la nada
de nuevo, pero ahora estaban inundados de lagrimas y una expresión en su rostro que
ni su cuerpo entendía, era entre dolor y angustia, ansiedad y agonía, miedo y rabia y
en su mente no había nada, solo retazos de recuerdos… Solo partes que trataba de
unir pero no lograba llegar a nada… Por mas que lo pensaba… Por mas que lo trataba
de razonar, no entendía… Que estaba pasando?… Que era esa carta?… Y de pronto el
recuerdo mas amargo de su juventud le retumbo en su cabeza como un auto al chocar
contra una pared de concreto…
Flash Back

Lena aún no lo podía creer, le había dicho que si!!!... Aun pensaba si estaba soñando o
si sería solo un juego más, pero no… Estaba sería cuando lo hablaron. Y es que Julia su
amiga, su compañera le había pedido que comenzaran una relación. Al principio ella
misma le dijo que podían ir viendo como se iba dando todo y poco a poco definirían lo
que querían ser, pero ésta tomo su cara y le dijo mirándola a los ojos:

J- Yo no quiero definir nada, yo quiero ser tu novia.

Esas palabras la habían dejado completamente desarmada ante la chica de mirar de


cielo, y simplemente termino de romper la distancia que había entre ellas y llevo sus
labios a los de su amiga, y ya! Estaba todo sellado, eran oficialmente novias, aunque
nadie lo sabía pero poco a poco podían ir adaptando a todos a la idea.
Y pensar que todo comenzó como algo simple, para causar impacto y atraer a los
jóvenes, porque ciertamente mentiría si diría que ella y Julia siempre habían sido las
grandes amigas. Cuando estaban en Neposedi su relación era estrictamente de
compañeras, se llevaban, se saludaban pero nada mas, no había esa confianza ni
mucho menos, eran otros tiempos y estaban en otras cosas, eran muy niñas y para
ella solo era la música y divertirse, aunque siempre pensó que Julia era una
oportunista que andaba detrás de los hombres; el tiempo le golpearía en el trasero y le
mostraría que uno debe conocer a las personas antes de juzgarlas.
Poco tiempo después de abandonar la banda escucho acerca de un casting, y decidió
ir, Dios estaba de su lado, de entre varias jóvenes la seleccionaron a ella no porque
creyera que no estaba calificada, sabía que su voz siempre había sido su fuerte
cualidad, pero no pensaba tendría tanta suerte, sin embargo al presentarle su
compañera no lo podía creer!, allí estaba ella, Julia con su cabello rubio y sus ojos
azules que ahora estaban tan grandes, que casi opacaban el resto de su cara, gritaron
se abrazaron y rieron… No lo podían creer!! Estaban juntas, de entre tantas chicas,
ellas dos habían sido las elegidas. Tal vez tanta emoción no se debía a que fueran muy
amigas y estuvieran juntas, sino simplemente al hecho de conocerse, era mas fácil
llevarse bien sabiendo quienes eran, que comenzar desde cero con alguien extraño. En
parte la idea la animo, ella siempre había sido algo tímida y el hacer amigos no era su
fuerte, pero con Julia ya no tendría que hacer eso, sino aprender a llevársela.

Su manager fue claro, iban a lanzar un concepto nuevo y electrizante, un “dúo


lesbico”, quien quisiera subiría a bordo hacia el estrellato, quien no sencillo, aun
quedaban cientos de jóvenes dispuestas a vender su alma al diablo por 15 min de
fama. Al principio dudo, pero pensó solo serían unos meses, luego dirían algo nuevo o
quien sabe y pasarían a otra cosa. Todo empezó como lo previsto, ni eran lo uno ni lo
otro, se les hablo claro luego de filmar su primer sencillo, nunca afirmarían nada ni
negarían nada, y en presentaciones besos y en entrevistas arrumacos, que podía
pasar? Nada, solo garantizarse el éxito.
Al principio cuando pensaba en besar a Julia no sentía nada, a veces hasta cierto
rechazo, pero luego cuando sintió sus labios fue diferente, un calor recorría su cuerpo
cada vez que lo hacía, y eso nunca le había pasado, a veces pensaba que Julia besaba
muy bien! Y por eso se sentía así, pero poco a poco se fue dando cuenta de que no era
eso, de verdad le atraía y sentía algo muy fuerte por ella.
Pero Julia era caprichosa y ella no quería ser un capricho, ni un juego… Ciertamente no
sabía que quería ser, pero quería ser algo significativo para ella, no solo un juego para
buscar dinero y saltar a la fama, por eso fue cautelosa y hasta temerosa de todo, no
quería mostrar sentimiento alguno por temor a salir herida, sin embargo en la primera
oportunidad que esas demostraciones de “afecto” pasaron a algo mas, lo supo por
seguro… Cuando en aquella presentación, esa canción que ya habían cantado varias
veces y sabían lo que venia; el beso, pensó era simplemente eso… Un beso, pero de
pronto sintió la lengua de la pelinegra dentro de su boca, no pudo evitarlo y abrió sus
ojos lo mas grande que sus orbitas se lo permitían… pero poco a poco los fue cerrando
y se entrego al momento, sí, allí lo había comprobado no era simple atracción, era su
primer amor. Sin necesidad de forzar ni preguntar nada comprobó que Julia también
sentía lo mismo por ella, cuando al filmar el video de 30 Minutes Julia tuvo que
esconderse en su trailer para no morir de celos, si, sabía que eran celos, había visto
esa chispa en sus ojos y lo había sentido, esa misma noche habían aclarado todo, Julia
se había ido molesta luego de la filmación y al regresar no tuvo opción:

J- Estas en mi lado de la cama


L- Pues que yo sepa no tiene tu nombre.- arrimándose un poco
J-… Mira… Yo… No quise… Lo siento -y su voz se quebranto un poco-
L- Sientes que?
J- El haberme enfadado, no era tu culpa, es decir, era lo que había que hacerse…
Además no importa… Me moleste porque tu salías mas en el video que yo y… Bueno no
fue por eso… Pero igual no tengo porque reclamarte nada
L- No, no tienes… Además tu no te molestaste.
J- Que?? -las primeras palabras de la pelirroja se sintieron pesadas en su cabeza pero
lo segundo solo la hizo preguntarse el por qué de esa afirmación-
L- Si, tu no te molestaste. Tu te pusiste celosa… Eso vale mucho mas -y sonrío-
J- No me puse celosa!!... Es que no me gusto como iba todo… Es decir no quiero que
te pongan en una situación difícil… Bueno, si estaba celosa -y sonrío-.

El resto fue de cuento, esa noche hablaron hasta entrada la mañana, se dijeron todo,
se confesaron todo y Julia contó y dejo ver a Lena muchos aspectos que nunca nadie
había visto o conocido, la pelirroja se sintió halagada de que Julia bajara la coraza y la
dejara entrar, y a la vez culpable porque había juzgado mal a Julia en el pasado. En
ese instante pensó una de las cosas mas ciertas “uno lleva el reflejo de su pasado” y
ahora entendía muchas cosas que antes había solo dejado correr.
Todo marchaba bien, llevaban dos meses juntas. Para el mundo eran Lena y Julia las
farsantes, para ellas mismas eran solo dos chicas enamoradas. Fuera del cuarto en las
luces eran dos chicas buscando la fama, dentro eran dos chicas que se amaban con
toda su alma, si se lo preguntaban era la combinación perfecta, estaba con el amor de
su vida, la que la hacía feliz y no tenía que lidiar con los prejuicios de nadie. A veces
pensaba como había aceptado tan rápido lo que sentía por Julia, era simple siempre
había sido de mente abierta, su familia no tenia prejuicios mientras no fueran de ellos,
es decir, los demás podían ser lo que quisieran, mientras que los propios no se salieran
de sus moldes, a veces le entristecía pensar que ella había roto el molde… Aunque
luego de pensarlo reía hacía sus adentros.
Todo era perfecto, ella y Julia viajaban juntas, dormían juntas, vivían juntas! Y en
Moscú cuando descansaban lo suficiente, Julia a veces se iba a quedarse a “dormir” en
su casa, a comer o simplemente a pasar horas hablando y viendo tv, nadie sospechaba
nada simplemente era su mejor amiga y debían adaptarse a convivir juntas… Para
Lena todo se resumía en una sola palabra; Perfección, su vida era perfecta.

Pero en su viaje a Alemania, para promocionar su single se daría cuenta que la


perfección no existe… Si, la vida nunca es perfecta.
Habían llegado hace dos días, Julia había estado rara, pero creía se sentía mal porque
había comido mucho en el avión y a veces esa comida era engañosa. Esa tarde había
bajado a la piscina, todo estaba bien, al otro día tendrían unas entrevistas y luego el
gran concierto. Pero esa noche cambiaría su vida para siempre.
Luego de cenar y conversar un rato con el staff decidió subir a su habitación a ver
como seguía su pequeña, debía estar muy enferma cuando no había bajado. Pero al
abrir la puerta lo que encontró paralizo su cuerpo y nublo sus sentidos, allí estaba
Julia, su primer amor, su pequeña… En su cama, abrazada con un hombre,
completamente desnudos y solo cubiertos por las sabanas… no pudo hacer nada, solo
sintió su vista borrosa a causa de las lagrimas, vio como Julia se levanto y sintió en
ella una mirada vacía y llena de dolor y culpa, al mirarla vio como dos lagrimas corrían
por sus mejillas, pero en ese momento la ira hizo todo el trabajo por ella… Camino
hasta el pie de la cama y solo dijo las palabras que sellaban la muerte del alma de la
pelinegra “ te felicito” y le dio una bofetada que tal vez se habría escuchado hasta en
la piscina donde antes se encontraba, la cara de la morena dio un giro y su mejilla se
puso roja. Lena se dio la vuelta y salio de allí, se metió en el ascensor y después de
presionar Planta Baja se recostó en una de las paredes del ascensor a llorar, al llegar
abajo pidió una habitación aparte de la pelinegra, para ser exacta la pidió del otro
extremo del hotel, no quería ni verla, ni hablarle, ni siquiera tener que cruzársela. Sus
allegados preguntaron que pasaba pero la pelirroja dijo cortante “Eso es entre ella y
yo”, sin embargo no pudo evitar escuchar a su manager decir “lo sabía, sabía que Julia
lo arruinaría” esas palabras mas que ira provocaron dolor.
Luego de una semana, una reunión y muchos gritos y palabras claras, frías y sinceras
llegaron a un acuerdo, todo seguiría adelante menos ellas dos. Era así de simple,
tendrían que llevarse bien a como de lugar, nadie sabe cuantas veces Julia pidió
perdón, toco la puerta del cuarto de su compañera o se acerco a ella en el lobby del
hotel y fue dejada a un lado, hablándole al aire. A la final, de alguna manera Lena
había dejado todo a un lado y ella y Julia comenzaban a llevarse mejor, al cabo de una
semana mas, las cosas nunca serían como antes, pero serían lo mejor que después de
lo ocurrido, podrían llevarse.

Fin del Flash Back

Si, ahora lo recordaba, lo sentía y hasta lo palpaba, todo estaba allí golpeando sus
pensamientos una y otra vez. Todo había terminado así, y recordó el porque había
dejado todo a un lado, no había dejado la traición a un lado… Había dejado a Julia.
Se había prometido a si misma, no derramar ni una lagrima mas por esa chica, y la iba
a matar en su corazón, iba a quemar sus restos para que nada quedara de lo que
había sido una vez; lo mas hermoso y completo de su vida… Por eso había vuelto a la
“normalidad”, porque para hacer eso tenía que ser como siempre, que fuera diferente
para la pelirroja era darle importancia a algo que según ella había decidido; no la
tenía.

Ya no sabía cuanto tiempo había pasado, había tomado la nota en sus manos una vez
mas, no para leerla sino para sentirla en sus manos, ya su mente se había encargado
de traer esos amargos recuerdos… Ahora faltaba lo mas importante… Que la ayudara a
organizar que era lo que estaba pasando, que le respondiera las 1001 preguntas que
estaban por su cabeza y que no lograba procesar o asimilar, ni siquiera entender… Que
diablos significaba esa carta?? Que hacia allí? Por qué nunca le había llegado?... Y la
mas grande… Se habría equivocado??... NO, no podía, ella lo había visto, esa noche la
vio con ese tipo, por un momento pensó que tal vez aquella vez había visto mal… Pero
no, esa era la realidad y aquella había sido su realidad en ese momento, ahora tenia
que hacer encajar el resto.

Los sentimientos verdaderos no se acaban solo se ocultan 5


No sabía cuanto tiempo tenia en el closet, pero de pronto su semblante cambio… Sus
lagrimas se secaron… Ahora su expresión era de ira y dolor, ahora había asimilado
todo y si era como lo pensaba… Si su mente y el universo no querían burlarse de ella…
Entonces, entonces su vida era una mentira!… Y en ese momento se sintió engañada,
se sintió aun mas traicionada que cuando llego a ese cuarto, hace casi 8 años… Habían
jugado con ella, con sus decisiones, sus sentimientos, su corazón… Su vida! Se quedo
inmóvil asimilándolo todo cuando sintió la puerta rechinar detrás de ella…

I- Cariño??... Por Dios Lena! casi creo que te habías quedado atrapada entre las cosas
y … Lena??... Estas bien???

L- No
I- Que te pasa hija? -caminando hacia ella-
L- Eres una mentirosa!… Me mentiste!
I- Que?... De que hablas?

Pero Inessa quedo muda al aproximarse más hacia la pelirroja, y ver la nota que
sostenía en sus manos.

L- No se que es peor… Si saber que me lo ocultaste o saber que actuabas como si


fueras mi mejor amiga y nunca hubiera pasado nada.
I-… Hija, no es… Lo que estas pensando
L- Y QUE ES??... AH??... ES REALIDAD VIRTUAL??... ES UNA ILUSION OPTICA??... O
ES QUE ERES UNA MENTIROSA??... -ya gritando casi desgarrando su garganta-.
I- Yo no soy una mentirosa… Nunca te mentí… Te oculte cosas, si… Pero fue para
protegerte
L- POR DIOS!! ME OCULTASTE LA VERDAD MAMA!!!!!! NO QUERIAS PROTEGERME,
QUERIAS MOLDEARME COMO DESEABAS FUERA!!!...

La pelirroja apretó la carta contra su mano, su barbilla temblaba de la rabia, así que
antes de hacer algo de lo que se arrepintiera decidió irse, paso por el lado de su madre
y justo a su lado le dijo sin mirarla:

L- Una madre mata por proteger a sus hijos… Tu… Tu simplemente me mataste por
querer “protegerme”.

Y se marcho de allí, ni siquiera sabe como salió por la hendidura de la puerta o como
subió a su auto y llego hasta su departamento, cuando se vio estaba en una silla en su
cocina mirando hacia la sala sin pensar en nada, nunca se había sentido así. La
persona en quien mas confiaba la había traicionado… Y si le había mentido así, en
cuantas cosas mas no le habría mentido??? Cuantas cosas mas le habría ocultado??...
No sabia lo que sentía… No sentía nada… Sentía rabia, culpa, dolor y un vacío en su
alma que quebrantaba su ser. Ahora ya no estaba segura de nada, porque lo mas
seguro en su vida, su base le había fallado… Ya no sabía que era y que no era en este
mundo… Ahora si entendía todo el comportamiento de su compañera, por supuesto
que la seguía amando!! Nunca había dejado de hacerlo!!, y ahora que había aceptado
casarse, Julia sentía que ya no podía luchar más, ya la había perdido… Dios, no podía
ni imaginar lo que sentía, o lo que había sentido su pequeña al enterarse que se
casaba… O cuando le grito en su cara que para ella ya estaba muerta! Y que seguía
con ella porque el grupo estaba por encima de sus necesidades… Al pensar en eso; una
lagrima corrió por su mejilla, un frío por su espalda y un hueco en su estomago que lo
sentía como un topo que buscaba una casa mas profunda.
En un momento sintió la puerta, ya sabía quien era…. Le había llamado al enterarse de
todo, se levanto sin mirar a los lados, abrió la puerta y tras ella se dejo ver Anastasia,
que con una cara de pocos amigo dijo:

A- Son las 3 am mas vale alguien haya muerto, para que me hagas venir aquí porque
… Que paso?... Por que estas así??
L- Mamá… Mi mamá… Inessa… Es… No es nadie… Simplemente ya no es nadie solo una
mentirosa…

Esas palabras tan secas y duras dejaron en seco a su amiga, solo atino a pasar y
mirando a Lena a los ojos sin decir nada, comprendió que algo muy pero muy grave
había pasado. Se aproximo a abrazar a su amiga, pero esta le corto el abrazo y le dijo:

L- Toma… Lee

Al ver el papel con la firma de Julia pensó quizás; que desplante o que había hecho la
pelinegra y su amiga estaba en ese estado, dijo entre dientes:

A- Dios! si lo estropeaste voy a matarte Volkova…

Pero al terminar de abrir el papel y comenzar a leer, su rostro cambio… Sus ojos se
abrieron como dos faros en la noche y su boca se dejo abrir un poco, camino hasta un
sillón de la sala y se dejo caer… No podía creer lo que estaba leyendo…

“Lena:
Tal vez no debería escribir esto, tal vez solo debería apartarme de ti y evitar todo el
sufrimiento. Cuando acepte hacer lo que hice pensé, sería más fácil para ambas. Pero
no fue así, cuando saliste de la habitación, bueno ni siquiera me dolió la cachetada, no
sabes como me hubiera gustado me cayeras a golpes o algo, cuando te vi partir pensé
que lo peor había pasado pero no fue así, fue luego de que te fuiste cuando me quede
sola en la habitación… allí vino lo peor, allí supe que había arruinado todo. Sabes?
Tristemente descubrí que tienes razón, me dejo llevar por la gente en ocasiones y
hago cosas sin pensar… Es decir, no logro ver a futuro lo que vienen con mis acciones,
tal vez sea mi eterno problema, pero no sabia que me llevaría a perderte así… No sabia
que se sentiría así cuando me sacaras de tu vida, sino, hubiera preferido solo morir o
irme lejos, no sabes lo difícil que es dejar de sentir así, como tampoco sabes lo mucho
que lo he intentado.
Lo que hice fue la cosa mas estúpida de la faz de la tierra, tal vez tu nunca me
perdones y aun peor no logre perdonarme a mi misma, porque desperdicie lo mas
maravilloso que me ha pasado solo por miedo. Pero te juro que no lo vi así, solo
pensaba en no hacerte sufrir y en no hacerte pasar por situaciones que a la larga sabía
te afectarían. Se que no tengo perdón y que tal vez nunca lo consiga viniendo de ti,
pero lo siento, por favor perdóname, tal vez nunca consiga que me veas a los ojos de
nuevo con la mitad del amor que me veías antes, pero siento que aunque tu no me
perdones y me odies mas, mereces saber la verdad. No te engañe Lena, yo nunca te
haría daño, no así, recuerdas cuando me invitaste a dormir a tu casa? Antes de venir al
concierto de Alemania? Pues eres la niña mas inteligente, dulce y educada que conozco
pero en el amor… Ahí mi pecosa en el amor eres torpe. Tu mamá escucho cuando
íbamos a cerrar y me dijiste que me amabas y que estabas loca por dormir entre mis
brazos, sí, escucho lo peor. Cuando llegue esa tarde me lo dijo todo, dijo que lo sabía y
que no nos apoyarían, ni ella ni el resto de tu familia, que lo mejor era que me alejara
antes que te hiciera daño… Me dijo un montón de cosas mas, y lo peor fue que le creí,
no podía alejarte de ellos, sabía que para ti tu familia era la base para todo lo demás y
no sería yo quien te quitaría eso, trate de terminar contigo cuando te vi antes de
partir… Pero no pude… Simplemente no pude, cuando vi tus ojos y tu sonrisa al verme,
cuando corriste a abrazarme antes de subir al avión, solo no pude y sabría que nunca
podría, así que decidí hacerlo por las malas… Perdóname por favor, pero no conocía
otra manera. Hable con ese tipo, y sabía que llegarías a esa hora a la habitación,
quería que nos vieras y así tu sola te alejaras de mi, pensé así seria mas fácil… Pero
no, de ninguna manera es fácil, de ninguna manera puedo olvidarte, y ahora solo me
pregunto si desperdicie al amor de mi vida?... Dímelo Lena por favor.
No quiero causar problemas ni nada, solo quiero que sepas la verdad, para mi no hay
cosa mas grande que lo que viví junto a ti y siento que mereces saber la verdad y
juzgar por ti misma, no espero me perdones, ni siquiera que vuelvas a quererme, solo
espero que me des la oportunidad de hablarte sin odiarme y de dejarme estar a tu
lado y tratar de arreglar todo lo que por idiota perdí, se que no te merezco pero
déjame demostrarte que soy capaz de todo por ti. Tal vez no me creas, o no te
importe pero igual tengo que decírtelo… Tu eres mi vida, eres todo lo que tengo tal vez
nunca pueda reparar lo que hice, pero eso no cambia lo que siento por ti, te amo Lena,
con toda mi alma y seria capaz de dar mi vida porque tu tuvieras un respiro de vida
mas, nunca había sentido algo así, y tengo tanto miedo de perderte… de no volver a
amar nunca porque no creo que sea posible si no es a tu lado, bueno tal vez no me
creas lo que te escribí, tal vez botes esto al leerlo y me odies por siempre, pero quise
al menos cumplir y darte la explicación que tanto mereces, ya se que lo arruine, pero
sin importar lo que pase o decidas yo siempre te estaré amando. Si lo deseas contesta
esta carta o dame una hora y nos vemos en el salón de conferencias del hotel, allí
hablaremos y te explicare todo lo que desees saber, es tu decisión Lena, yo la
respetare, te amo preciosa, perdóname

Julia. O. V

P.D: Lo que hacemos no nos define, lo que nos define es cuando y como nos
levantamos después de caernos. Sabes que es triste y gracioso que tenias razón,
siempre reacciono mal en situaciones de tensión y termino metiendo la pata… Por
favor, Lena solo créeme... Te amo.

Si existía una demostración de asombro era el rostro de Anastasia cuando termino de


leer aquella hoja, no podía ni levantar la cabeza, cuando la alzo miro a la cara de su
amiga estaba roja como su cabello y con sus ojos llenos de lagrimas mientras mordía
su labio inferior luchando por no llorar. No supo que hacer, no sabía como reaccionar,
no sabia que pensar, era mucha información y poco tiempo para procesarla, tuvo que
reconocer que hasta sus ojos se aguaron un poco, ella había sabido de la relación de
las chicas en su juventud, pero creyó lo que Lena le dijo, y eso era que Julia era una
guapetona que la había engañado, para ella no fue sorpresa, siempre pensó que Julia
era medio “regalada” con los hombres, y que era casi imposible que fuera lesbiana,
pero en ese momento se dio cuenta de lo equivocada que estaba y un sentimiento de
culpa y tristeza la invadió. Ni siquiera sabía como debía reaccionar, así que solo dijo lo
mas sincero que su mente lograba sacar de su boca:

A- No se que decir… Esto… Casi creí que era una broma… Dios parece que estuviera
viviendo algo surrealista…
L- Y entonces???... Lo sabías?… -por mas que trato dos lagrimas rodaron por sus
mejillas sin poder contenerlas-
A- Que???!! Que acaso estas loca??!! Por supuesto que no lo sabía, jamás te hubiera
ocultado algo así
L-… -La pelirroja no dijo nada, solo miraba a su amiga mientras las lagrimas corrían
por su rostro-
A- Lena?... Me crees cierto? -Su voz se quebranto un poco, no podía creer que Lena
dudara de ella, pero como no hacerlo? Cuando se dio cuenta que en su seno familiar
había una telaraña de mentiras tejida a su alrededor-
L- … -La pelirroja secando sus lagrimas y sonriendo un poco- claro que te creo… Es
solo que… Que voy a hacer?? -y rompió en llanto-

Su amiga solo se acerco hasta ella y la abrazo, así estuvieron hasta que la pelirroja se
calmo.
No solo había dolor y rabia en su alma, también había duda… Que haría ahora? Estaba
a días de casarse, no sabia si Julia aún sentía ni la mitad de eso por ella, ni sabía si la
explicación que le ofrecía estaba aun en pie, como tampoco si la pelinegra le creería
que nunca había llegado a sus manos la dichosa carta. Se sentía mal, el cosquilleo en
su garganta y su boca no se iba, el estomago no se “enderezaba” y su mente no la
dejaba en paz, necesitaba pensar, claro y preciso, pero su cerebro le enviaba un mar
de oportunidades, de posibilidades que la ponían a sufrir aun mas. De pronto, su
estado de trance se vio interrumpido:
A- Y que harás?
L- No lo se
A- Sabes ahora entiendo todo, con razón no quería involucrarse en nada de la boda…
Debe ser demasiado doloroso para ella… Es decir la carta parece muy sincera y siendo
así no puedo ni imaginar lo que sentiría al estar arreglando tu boda precisamente

La pelirroja solo lanzo una mirada fría y dolorosa a su amiga y un suspiro que la hizo
darse cuenta que todo lo que estaba diciendo ya la pelirroja lo tenia en su mente y
esta no dejaba que lo olvidara ni un segundo.

A- Si… Lo siento, es que aun estoy… Bueno tu sabes, no se que decir… pero es que
pensé que se estaba portando rara porque estaba celosa pues ella, Julia Volkova la
rompecorazones numero 1 estaba sola, y tu te estabas casando… Pero no, era esto! -y
miro el papel en sus manos-… Dios aun no lo puedo creer!, parece que fuera una
broma cruel, algo surrealista… pero es que todo encaja Lena, su comportamiento, su
lejanía, el no querer verte. Y en aquel momento, en ese viaje cuando paso todo, el
tragarse su orgullo llamándote y buscándote, cuando tu la ignorabas y despreciabas…
Todas esas ausencias ahora están mas que justificadas… Claro!!!! Por eso nunca
estuvo estable con nadie, por eso siempre terminaba con sus novios y empezaba con
otros y terminaba con unos y empezaba con otros… Claaaro!! No lograba ser feliz con
ellos… Por supuesto, ellos podían darle todo pero ella te amab… -Anasatasia ya decía
esto con una sensación de sorpresa, entendimiento y una sonrisa en su rostro, como si
hubiera descifrado o encontrado el origen de la raza humana, pero esto se vio parado
en seco cuando miro a su amiga y esta ni siquiera la miraba, estaba mirando al vacío
con su cara inundada en lagrimas-

A- Bueno, es decir… Bueno… Hay Len mejor solo me siento aquí por si necesitas algo,
porque si sigo hablando creo que terminaremos mal… Pero es que es sorprendente -al
ver que su amiga no respondía-… Pero bueno Len, quien lo iba a imaginar?!!! Si parece
imposible!! Parece sacado de la tv o algo así, era imposible que imaginaras la verdad
tras todo eso… Además…

Anastasia siguió hablando, solo que Lena dejo de escuchar, en sus oídos solo sentía un
pito agudo que la ensordecía, sentía esa punzada en su cuerpo que no la dejaba
determinar donde estaba concretamente el dolor, pero ella lo sabía, era en su corazón,
por momentos dejaba de ver, pero era por las lagrimas que nublaban su vista en
oportunidades, el cosquilleo de su boca no se iba y se extendía hacía su garganta, era
inexplicable, era imposible toda la situación e inexplicable tratar de poner en palabras
lo que estaba sintiendo, y peor se sintió cuando por un momento trato de ponerse en
el lugar de Julia… En el fondo sabia que ella no lo habría soportado, lo que hizo estuvo
mal pero las intenciones de la pelinegra eran buenas, solo quería protegerla… Irónico,
según su madre ella también buscaba eso, pero de una forma muy diferente, su madre
era una mujer adulta e inteligente, conocía a Julia… Sabía que su madre la había
acorralado y ella por no querer hacerle daño hizo lo que su madre le había pedido,
sabía que Julia se dejaba guiar por las personas erradas por eso metía la pata tantas
veces… En el fondo, era inocente! Y para ese entonces era una niña, se dejo llevar…
Como cuando decidió abortar su primer embarazo, estaba decidida a tenerlo, su
manager la llamo a una sala apartada y luego de 30 min la vio partir, al día siguiente
se entero que lo había hecho, se había practicado un aborto, luego se había
arrepentido y había llorado amargamente, pero esa era Julia… Tal vez si algún día
aprendiera a pensar antes de actuar sus problemas fueran menores.
Pero eso ya no importaba, en realidad ya no sabía que importaba y que no. Su mente
le enviaba muchas ideas pero ninguna le calmaba y poco a poco lo había entendido
ninguna le decía que debía hacer.
Luego comenzó a recordar todo, y le provoco abofetearse a si misma hasta quedar
inconsciente, como podía a ver sido tan ciega!!!! Tan estúpida!!!! Como había obviado
tantas cosas… Todas esas veces que le hablaba a Julia de su vida amorosa ésta
siempre esquivaba el tema, a veces pensaba que había esperado tanto para su
primera vez por Julia, cada vez que le hablaba del tema, siempre ella le montaba un
sermón de casi horas diciéndole lo importante que era esperar y estar muy segura…
Dentro de la pena eso había sacado una leve sonrisa… Y cuando paso y trato de
contarle, recordaba se había molestado y le echado la culpa a su madre que la había
estado llamando… Si ahora todo encajaba como la más fina llave en su cerradura…
Todas esas veces que Julia no había asistido a su cumpleaños y solo había enviado un
mensaje o una llamada, ella tenía novio o estaba con alguien, el año que estaba sola;
Julia era la primera en organizar el festejo ella misma, todas esas caricias, esos
cariños, esos besos… Y ella a veces pensaba en el esfuerzo que tal vez hacía la
pelinegra para hacer esos actos ahora que no eran nada… Dios! Como había sido tan
estúpida?!!!! No sabía que era más increíble, si la situación en si o su falta de
percepción ante todo, no había terminado de ordenar sus pocos pensamientos cuando
unas palabras en la lejanía la sacudieron “Debes hablarle”.
Si, Anastasia seguía allí, mirándole con una mirada penetrante, si, ahora lo notaba no
había dejado de hablar solo que ella dejo de escuchar, y le había dicho las palabras
mas duras y que no quería escuchar, al ver la falta de respuesta repitió:

A- Y bien??... Debes verla Lena… Lo sabes, tu no puedes ignorar esto, así sea para que
se griten y queden enfadadas de por vida, debes verla y aclarar esto.
L- Estas loca??... No puedo ir allá, que diablos le voy a decir???
A- La verdad… Tu verdad, no puedes ignorar esto como si fuera un mal día
L- No, no puedo ir, ha pasado mucho tiempo ya de esto, tal vez esto fue un error y
nunca debí haberlo leído -en ese momento le lanzo una mirada suplicante a su amiga
como si quisiera que le dijera que tenia razón, que solo fue un error del destino-
A- No puedo decirte lo que deseas escuchar, un error es que mezcles la ropa blanca
con la de color, o que le coloques azúcar en vez de sal a la carne, no que ignores algo
que bien sabes por una razón Dios y el destino lo puso en tus manos y que gracias a
eso, tu vida pudo haber sido completamente diferente, además así se pueden aclarar
muchas cosas… Debes ir y lo sabes
L- Y QUE DIABLOS LE VOY A DECIR???!!... Ah???... O Julia adivina que? Llegue a mi
casa y como una estúpida fui a buscar las malditas figuras de cuando niña y encontré
esto -arrebatándole el papel de las manos de su amiga- adivina que? Nunca lo leí,
nunca me lo entregaron… Decidieron por mi!! Que tal??... Asi que bueno, no te amo ni
nada pero me gustaría una **** explicación!!... Ah??... Es eso??... porque si esa es tu
idea… Hasta los nazis tuvieron mejores…
A- No claro, tu idea es fenomenal, ignoraras todo, te casaras igual y luego te
divorciaras porque no podrás soportar tu vida sin saber lo que en verdad sientes y lo
que en verdad hubiera sido, si. Definitivamente esa es una idea digna de premio
Nóbel… -se dio la vuelta y abrió la puerta, pero antes de salir se giro nuevamente a su
amiga- sabes que el peor ciego es el que no quiere ver, pues a ti te pusieron una
venda y hoy te la quitaron y en vez de tratar de conocer y de saber todo a tu alrededor
prefieres volver a ponértela… Sabes Lena? Una venda en los ojos tapa la vista, no el
corazón… Puede que te cases, pero eres feliz?? Serias feliz?? O mejor, sabes lo que es
la felicidad??... O después de aquel día se te olvido por completo… Para mi si, y estas
desesperada por tratar de encontrarla pero siempre quieres meter el raciocinio antes
que los sentimientos… Por cierto, una explicación?? De verdad quieres hacerte creer a
ti misma, y que yo te haga creer que es por eso que debes ir?? O quieres ir??... Si, una
explicación pero para entender porque sientes lo que sientes… No la amas?? Ja!...-una
risa irónica- si, cuando yo no amo a alguien me pongo asi!!... Esas lágrimas, ese dolor,
tú lo sabes, si quieres ignorarlo bien, adelante, pero no me pidas me quede a verlo,
hasta luego Lena.

Allí estaba, en medio del enorme apartamento, que en realidad no lo era tanto pero así
lo sentía, esas palabras se habían colado en sus huesos y en su piel, lo que mas temía
había pasado, su amiga estaba de parte de sus sentimientos, y su mente que trataba
de controlar a mas no poder tratando de regular todo, no lo aceptaba, y le traía esos
sentimientos, esos momentos que podía ocultar de todos, pero no de su memoria, y
aunque su cerebro no los hacia hablar los mostraba tratando de que le dieran lo que
necesitaba, pero para la pelirroja solo significaba dolor y tristeza.

Ciertamente no sabía que hacer, sus opciones no eran fáciles, en todas perdía, en
todas alguien iba a salir herido, aunque pensándolo bien no podía escoger mucho, solo
tenía dos opciones y cada una de ellas traía unas cuantas posibilidades, que de solo
pensarlas sentía una fuerte presión en sus sienes.
Ok, podía ignorarlo… Podía hacer como si nunca hubiera leído la carta, esa era su
primera opción, se casaría y todo habría quedado como un descubrimiento asombroso
y doloroso… Pero claro esa opción traía consigo el hecho de que su madre lo sabía,
sabía que ella se había enterado tal vez no de la verdad, porque aun no lograba poner
todo en orden y armar el rompecabezas, pero si se había enterado de ese oscuro
secreto y ya ahora no podría mirarla como lo hacía antes, y todos notarían eso. Por
otro lado ella misma sabía no podía vivir así… Vivir y formar una vida con alguien
teniendo esa intriga… Esa pregunta latente en su corazón acerca de toda la situación,
lo peor no era la pregunta de qué en verdad había pasado y qué había llevado a Julia a
aceptar tal cosa, en todo caso sino el “que hubiera sido” si ella se hubiese enterado
antes, si la carta en verdad hubiera llegado a ella… Por un momento lo pensó y su
corazón se estremeció, se imagino en aquel momento… En aquella situación… Sintió la
ira y la desilusión, luego se imagino leyendo esas palabras antes y si… No podía
negarlo… La hubiera perdonado… Y entonces lo recordó, por Dios la amaba tanto!! Era
su primer amor y no tenía idea de cómo había hecho para hacer desaparecer ese
sentimiento en aquel entonces, y poder empezar de nuevo pero lo había hecho… Y
entonces eso la traía a la otra parte, su novio… Que haría? Ella lo amaba… O eso creía,
el era un hombre modelo, la consentía, la cuidaba, la protegía de todo, la amaba…
Simplemente eso… El era su vida ahora!! No podía tirar todo por la borda por una
posibilidad… El era lo ultimo en lo que pensaba cuando se iba a dormir y lo primero
cuando se levantaba en las mañanas… Y entonces lo pensó… Eso era porque no tenía a
nadie mas, y el le había presentado una vida de ensueño, y todo lo que podía desear ó
era que en verdad no concebía el hecho de no hacerlo… Luego su mente trajo lo que la
golpeo mas fuerte, si se casaba, si ignoraba todo, perdería a Julia, como su amiga y su
confidente y solo serían compañeras laborales, porque después de saber eso no podía
mirarla a los ojos de la misma manera, ni comportarse con ella igual sabiendo todo lo
que ahora sabía… No, no podría… Y sabía que Julia tampoco lo haría… Si se había
alejado así solo con la boda, después de que estuviera casada simplemente no tendría
ni posibilidad de ser su amiga… Y entonces lo sintió… Una punzada en su pecho, y
sintió casi como se doblo un poco por el estremecimiento de su cuerpo, no podía…
Nunca había si quiera considerado la posibilidad lejana, no podría perder a Julia… Ella
era… Era su roca… Su escudo… Era Julia, simplemente no podría… La vida le había
preparado para muchas cosas pero no para esto… Nunca pensó existiría algo que las
separara… No podían eran ellas!!... Pero claro, eso fue porque nunca pensó que algo
como esto existiera ni pudiera pasar.
Luego pensó en la otra opción… Ir hasta donde Julia y enfrentarla, decirle todo y
buscar una explicación… Pero entonces que haría??... Tal vez Julia quedara en el
mismo estado de ella, porque tal vez siempre había pensado que ella había leído la
carta, y simplemente había decidido ni siquiera escucharla o, si lograba hablar y decirle
todo eso traía 2 posibilidades; que le dijera que todo había quedado atrás que ya no le
interesaba y eso la destruiría… O que le dijera que todo aun seguía vivo dentro suyo…
Y entonces, que haría??... Hacerla revivir todo aquello para darse cuenta de que ella
nunca había leído la carta, y hacerla sufrir haciéndole saber que tal vez, si se hubiera
enterado antes la habría perdonado pero que ya era muy tarde, eso destrozaría a Julia
y la perdería igual… Y entonces algo la dejo aún mas confundida… Cuando su corazón
le hizo a ella misma, una pregunta por la cual hubiera dado lo que no tenía por no
escucharla… En verdad era demasiado tarde?? O aun existía lugar en su corazón para
perdonar todo??... No! no podía, su cerebro había entrado en acción, si aceptaba a
Julia destruiría su vida, a su novio, su vida futura de casada, su casa, todo,
simplemente todo!! Su vida de ensueño, su familia tampoco la apoyaría y entonces
que haría??... Tal vez la familia de Julia tampoco lo haría, y Julia volviera a flaquear y
botar todo por la borda, y entonces ella habría desperdiciado lo que ya tenía por
nada!!... Habría arruinado el amor de su vida, un hombre bueno, amable, trabajador y
que la amaba por nada!!, Por algo inseguro y que tal vez no se solidificara… Y entonces
sus ojos se abrieron y tuvo que tragar grueso… Su piel se erizo y su estomago se hizo
un nudo aun mas fuerte… De donde había salido eso??... De donde había comenzado a
formarse una situación hipotética acerca de lo que podía ser ella con Julia???... Y el
sentimiento y pensamiento que le vino a continuación la hizo casi vomitar por la fuerte
punzada en su estomago… Pensaba en no casarse y que su novio la odiaría, lo perdería
el la amaba y ella no podía pagarle así, el le daba todo lo que ella siempre había
pensado que necesitaba para ser feliz… Luego pensaba que si lo hacía perdería a Julia,
la pelinegra no soportaría ser la observadora en su vida de casada y en su futuro, lo
sabia podía tragarse el dolor hasta cierto punto, pero Julia no era tan fuerte como para
tragárselo por siempre, por lo mismo se había mantenido distante en el asunto de la
boda… Y lo sintió, pensó en su novio y el sentimiento de perdida la invadió, sus ojos se
llenaron de lagrimas y tuvo un miedo terrible, pero lo peor vino al pensar en Julia, en
que la perdería… el sentimiento fue peor, fue miedo… Un vacío, y ese toque de dolor
en su corazón, que le hizo saber que la persona en verdad que no concebía perder era
la pelinegra.

Si, definitivamente si hubiera comido algo en todo la tarde lo hubiera devuelto en ese
instante, pero no fue así, ya ni siquiera podía llorar… No sentía que le sirviera de algo…
Simplemente quería una solución para salir de todo eso de una vez por todas, no lo
entendía… Que sentía?, si no sentía amor por su novio entonces, que era??... Y que era
lo que sentía por Julia?? Seria eso amor?? Y si era así, que haría?? … No podía
arriesgar el todo por nada… No, no era su naturaleza, ella no era arriesgada
tristemente eso siempre se lo dejaba a Julia.

Se dio cuenta que llevaba horas en ese estado, y fue a su habitación allí estaban fotos
de ella con su novio, Dios el la amaba tanto!!! Había trabajado tanto para formar lo
que tenían, ese pensamiento la lleno de un sentimiento de culpa, como podía dudar de
su relación por algo que no sabía siquiera si aun existía??... No pudo mas, solo se
retiro los jeans y se tiro en la cama, se abrigo y trato de dormir, estaba agotada
mentalmente y hecha un manojo de ideas, preguntas, pero ninguna respuesta, nada
que la ayudara… En un momento de desesperación casi toma una moneda y la tira al
aire para escoger que hacer!!... Y le dio tristeza y a la ves risa, pensar en que no
sabría en todo caso a quien asignarle cara y a quien sello… Si, definitivamente no sabía
quien quería que ganara.

La pelirroja no durmió placidamente, dio vueltas mientras dormía, no se despertaba


pero si dormitaba un rato. Los pensamientos la habían abandonado, pero cuando llego
la luz del sol estos volvieron, sabía había soñado algo, pero no recordaba que era,
sabía que era relacionado con toda la situación, y recordó lo que leyó en un libro de
análisis de la mente humana; “Los sueños a veces son reflejos de preocupaciones
propias del individuo en su vida diaria”… Si, aunque de ser así podría filmar una
película en ese momento.
Se levanto pesadamente y se dirigió al baño, se hecho agua en el rostro, y vio sus ojos
hinchados y grandes ojeras, se cepillo los dientes y se metió a bañar, no pensó en
nada, eso la tranquilizaba en parte, así tendría unos momentos de paz, se proyectaba
para ella misma su situación, como estar encerrada en laberinto con una bocina muy
fuerte que apagara su audición, y pensaba que tal vez si esa bocina se callara por unos
instantes ella recordaría como podía salir del laberinto. Si, pero luego pensó que la
mente no era una bocina, y que definitivamente no podría callarla, sin embargo río al
pensar que tal vez si lograra hacerlo no creía encontrara la salida.
Se vistió y cepillo su cabello, salio a la cocina y tomo un vaso de jugo, luego vio sobre
la mesa su celular, lo había dejado olvidado… Ni siquiera lo noto, pero su sorpresa fue
mayor cuando lo tomo, casi escupió el jugo en su boca, tenía 8 mensajes de texto!,
cuando los abrió habían 5 de su novio, uno de su madre, uno de su hermana y uno de
Julia, Leyó los de su novio se sintió triste y hasta culpable, estaba dudando de su
relación y de su decisión de casarse, y el solo la adoraba, todos eran casi iguales
“amor como estas?” por qué no me llamas ni me escribes?, debe ser estas muy
ocupadita, igual te amo”, “preciosa me tienes olvidado, yo se que prometimos nada de
nada, pero eso no incluía los mensajes!! jaja escríbeme pronto me haces falta”, “mi
reina te amo mucho, mucho, por fa trata de escribirme cuando puedas te extraño
demasiado” “sabes que no puedo dejar de imaginarte como mi esposa, estoy loco
porque llegue el día para tenerte entre mis brazos una vez mas y sentirte mía, te
amo”… Y todos seguían casi iguales, el de su madre le hizo sentir un coletazo de rabia
a través de su cuerpo “Lena, se que no deseas te escriba, pero por favor vamos a
hablar, todo tiene una explicación, no sabes porque hice lo que hice pero lo hice por ti,
cariño eres mi hija y nunca haría nada con mala intención” al leer eso se sintió rara,
que extraño, ahora su madre imploraba el ser escuchada… Igual que Julia en aquel
entonces, borro el mensaje con una sonrisa leve en sus labios, “que tal si nunca
hubiera leído el mensaje y no sabría que querías hablarme” –penso-, luego el de su
hermana “ Len no se que pasa, pero ma anda muy triste y preguntando por ti, y que si
llamaste o algo, que paso??, Anda dime!!! Sabes que si no es por ti no me entero” y el
ultimo mensaje…. No lo podía abrir… no pq no pudiera técnicamente sino pq
físicamente su dedo no presionada el botón para aceptar la opción de leer, sintió
miedo… Que le diría Julia?? Para que le escribía si no sabía de ella en días y días?,
estuvo como 10 min y luego pensó que era estúpido, que igual tenia que leerlo para
saber lo que fuera que hubiese ahí… Luego lo considero, hubiera sido mejor borrarlo
sin leerlo, ese mensaje le helo no solo la sangre sino el alma y la vida, decía:

“Len necesito hablarte, así que tal vez pase por tu casa ahora, necesitamos hablar es
acerca de la boda, hasta luego”

Si un camión le hubiera llegado no se hubiera sentido igual, definitivamente hubiera


preferido estar bajo las ruedas del camión, así hubiera estado inconsciente y no
pensara nada… Eso si fue un balde de agua fría!!, y de nuevo su cerebro la ataco con
preguntas, suposiciones y posibilidades… Y si Anastasia le había dicho algo y ahora
esta iría a aclararlo todo???... No, su amiga nunca haría eso… O puede que pensara
que estaba cometiendo un error y la quiso ayudar… O tal vez Julia no sabía nada y
había ido a confesarle que estaba en contra de la boda… Que haría de ser así?, había
aparecido ese recuerdo del día del supuesto engaño hace años, ese que destruyo su
relación con la pelinegra, esa vez pidió una habitación no solo aparte, sino del lado
opuesto del hotel para no tener que verla siquiera, porque la odiaba y la repudiaba,
pero en el fondo sabía que la verdadera razón era porque al verla su coraza se
derrumbaría… Si, Julia tenia esa particularidad de verla con esos ojos que le mostraban
el cielo y una sonrisa dulce y calida, tal vez hasta un puchero para hacerla reír, o un
beso que le robara y así arreglaba todo, pero esa vez no podía ser así, por lo tanto
evitaría que eso llegara a pasar y si eso significaba tener que cambiarse hasta de hotel
lo haría… Pero eso fue aquel entonces, se encontraba ahora años después, sin
embargo en el fondo su temor era que esa particularidad de Julia la envolviera y
pasara lo que mas temía; arriesgara el todo por lo incierto.

No se aguanto mas, y llamo a su amiga para ver si ella sabía lo que venia detrás del
mensaje:

A- Alo?... Lena? Que ocurre?


L- Hola, quiero que me digas una cosa, quiero la verdad Anastasia, sea cual sea
A- De que estas hablando?
L- Llamaste a Julia? Le dijiste cierto? Lo que había pasado?
A- De que diablos hablas?? Por supuesto que no la llame, no lo haría aunque creo que
deberías, tu eres mi amiga y mi apoyo hacia ti es el mismo siempre.
L-… Lo siento… Ella me escribió, dijo que iba a pasar por aquí a hablar acerca de la
boda…
A- Lena eso pueden ser 1000 cosas, tal vez haya decidido comprometerse de una vez
por todas y quiera hablar contigo acerca de la comida o algo, quien sabe…
L- O tal vez venga a tratar de impedirlo… O se entero de otra manera y viene a
reclamar lo que ya se!
A- Si, todo eso es posible pero poco probable, conoces a Julia su orgullo no la dejaría
arruinarte todo a estas alturas
L-… Tal vez su orgullo no, pero su miedo a que yo no sienta nada si
A- Sabes si va a tu casa, esa seria la oportunidad perfecta, podrías decirle lo que ya
sabes -su amiga dijo esto casi sin querer decirlo pues no sabia la reacción de la
pelirroja-
L-… No lo se… Lo pensé anoche, lo que dijiste de pasar por su casa y todo eso… No lo
se… No se como reaccionara ella y hasta tengo miedo de cómo lo haría yo
A- Len, Len debes aprender a tomar riesgos, así aclararías el panorama de tu
existencia, aunque no se vea bien desde lejos, pues por lo menos afrontarías
cualquiera fuera lo que pasara, todo con una nueva visión, un nuevo mirar, sin dudas
ni nada
L-… Si tal vez… Bueno debo irme, te hablo mas tarde
A- Ok Len, ya lo sabes, estoy aquí para lo que sea.

Al cortar, esas palabras la tranquilizaron, era como si tuviera al menos una red que
amortiguara su caída, en caso tal de que lo fuera. Luego se puso a pensar en que Julia
no le había dicho ni la hora ni nada de su llegada, eso la puso un tanto nerviosa, no se
había arreglado y Julia la conocía, al verla sabría que algo pasaba y ella sabía que si la
enfrentaba no se lo ocultaría, no podría… Se arreglo un poco y se vistió mejor, se
coloco maquillaje para tapar el haber llorado y la falta de sueño, mientras lo hacía se
sintió rara… Se estaba arreglando para ella!… Le pareció raro pero gracioso, aun no
decidía que hacer o que haría cuando la viera, si decirle o dejarlo pasar, de alguna
manera había bloqueado a su mente para no preguntarse eso sino actuar en el
momento, ya se había terminado de arreglar, y decidió llamarla y ver cuando vendría
en caso de que lo hiciera, sostuvo el tlf en su mano pero no marco el numero, pensó
que se quebrantaría cuando oyera su voz. Así que decidió pasarle un mensaje, le
pregunto que a qué hora iría? Pues había recibido su mensaje, su nerviosismo subió al
doble cuando recibió la respuesta; “Pues ya Len, voy llegando a tu casa, estoy
estacionando”.
Su temor había sido realidad, no importaba cuanto se arreglara para tapar sus heridas
y sus emociones externas, las internas no podía cerrarlas, y al leer el mensaje su
mundo se había volteado, su nerviosismo volvió, esa presión en su pecho, ese
cosquilleo en su boca, y el nudo en su estomago… Pensó tanto trabajo para nada!!, era
cierto no podría ocultarlo, no podría actuar con naturalidad no después de lo que sabía.

De pronto escucho el intercomunicador, tenía que soltar el seguro de la puerta para


que Julia pudiera subir, su nerviosismo fue tanto que pensó hasta en no contestar al
escucharlo y nunca hacerla subir, pero en un segundo pensamiento supo que era
absurdo, Julia volvería en todo caso que se fuera en ese momento. Fue hasta el y
presiono el botón para hablar:

L-… Si?
J- Len soy yo
L- Ah hola Jul… Como estas?
J-… Eh… Bien
L- Y que venias a decirme?... Es decir me pareció raro el mensaje
J- Len… Crees que te voy a robar??
L- QUE?... No!! Por qué??
J- Entonces por qué no me dejas subir sino que me hablas por aquí?
L- Ah!! Jajaja tienes razón, lo siento ya te abro

Y presiono el botón para abrir la reja, no podía creer lo que había hecho!!! Dios se
sentía tan estúpida!!! Había perdido totalmente el control, como había reaccionado
así!! Se dio un leve golpe en su frente con su mano y se llamo tonta a si misma, luego
sintió el timbre, respiro profundo 3 veces y se dijo así misma “bueno que sea lo que
tenga que ser”. Cuando se acerco a la puerta de nuevo sintió el timbre nuevamente y
una voz que le dijo:

J- Len de verdad crees te voy a hacer algo??... Es decir tenemos días sin vernos pero
no es para tanto.
Ese comentario la hizo reír… En ese momento lo pensó, Julia era la única que siempre
la hacia reír sin importar la situación.

L- Ya voy -en eso abrió la puerta, se quedo en cero al verla, Julia estaba allí con una
gran sonrisa y sus ojos llenos de brillo, ella logro sonreír… La verdad su cuerpo lo hizo
sin ella poder controlarlo, se sintió tan bien al verla… Como la sensación cuando uno
esta de viaje y después de mucho tiempo vuelve a casa, y ella si que conocía esa
sensación!!, pero no pudo evitarlo, sus ojos se llenaron de lagrimas y Julia lo noto.
J- Hola!! Pensé que llamarías a la policía antes de abrirme o algo así… Te pasa algo??
L- No, nada por qué?
J- Por qué estas llorando?
L- Jeje no estoy llorando, solo me da gusto verte
J- No es cierto, tus ojos están rojos estuviste llorando y ahora quieres hacerlo, paso
algo con la boda??... Con tu novio??... En tu casa??
L-… -No podía decir nada, lo sabía, lo sabía!! Julia la conocía muy bien. Mejor que
cualquier persona en el mundo, ella sabía con solo verla hasta si había ido al baño el
día anterior, lo notaría y eso era lo que había pasado.
J- Lena??... Lena que diablos paso?? -su voz se notaba fuerte y preocupante-
L-… No nada, es que teníamos mucho sin vernos y bueno pensé estabas enojada
conmigo o algo, Nastya dice que no has ido a ayudarla casi en nada… Y pues pensé
que era que estabas enojada conmigo o algo… -tuvo que callarse, su voz empezó a
quebrarse-.
J- Len!!!... Pero de que hablas?? -se acerco hasta la pelirroja y la abrazo- yo no me
enojaría contigo, he estado ocupada pero eso es todo.

Lena sintió como su corazón se quebranto con ese abrazo, sintió que no podía mas,
comenzó a llorar en el hombro de su amiga, sentía que era el ultimo segundo para
decir un millón de cosas, sentía que era la ultima oportunidad, sentía lo que había
pensado, era todo o nada.
Julia continuaba abrazándola y hasta paso su mano por su espalda tratando de
calmarla, pero estaba intrigada sabía que Lena no reaccionaria así solo por verla. La
separo de ella, y le tomo el rostro con las manos.

J.- Len, que pasa?


L- No es nada, en serio es que estaba nerviosa… Y tú llegaste… Tenia días sin verte
J.- Eso no es cierto y lo sabes, esas lagrimas sonaron dolorosas de ser cierto lo que me
dices estarías aliviada o algo así… No lo se explicar pero se que no es por lo que me
dices, tenemos mas de la mitad de nuestra vida juntas y siendo amigas, sabes que no
me puedes mentir… Bueno si puedes... -dándole una sonrisa, correspondida por la
pelirroja, mientras secaba las lagrimas de su rostro- pero no así de frente!!... Y lo
sabes
L-… -La pelirroja dudo un segundo, se lo diría? Ese era el momento, el segundo
exacto… No había para mas, pero su raciocinio actuó con sus ultimas fuerzas- no, no
es nada… Nervios creo.

Y sintió la mirada penetrante de Julia, esa mirada que tanto temía y luego una voz fría
y secante.

J- Bueno debo irme


L- Que? Pero si acabas de llegar… Ni siquiera pasaste
J- Si pero tu no estas bien, mejor vengo mañana, si?
L- No!! No quiero que vengas mañana, quiero que hablemos… Quiero que te quedes…
Quiero, quiero… No lo se
J- Len no se que te pasa sinceramente, pero si no sabes lo que quieres tienes que
aclararlo, por ahora yo me voy, paso mañana u otro día
L- No, quiero que me digas lo que venías a decirme!!

Para este entonces Lena ya estaba alzando su voz, su alma entera había colapsado y
ya solo su instinto la hacía actuar.

J- Déjame ver si entendí, yo tengo que decirte a lo que vine, pero tu no me quieres
dejar subir, me recibes llorando y me hechas un cuento chino que sinceramente solo te
lo creerías tu misma, y no me quieres decir que te pasa!!
L- Es distinto!! Lo que me pasa… No lo entenderías
J- Ni siquiera lo entiendo ahora!!!! No puedes esperar que pase, hable contigo, te
cuente todo y te vea en ese estado y tu no me digas nada!... O es que desde cuando
eres mi amiga pero yo no soy la tuya???
L- No es eso!!!... Tan solo no puedo…
J- Pues yo tampoco puedo Len, tampoco puedo ser amiga de alguien que después de
casi 10 años junto a mi contándonos hasta los mínimos detalles, dejo de hablarle por
un tiempo y me trata como una extraña total y no solo eso, espera que yo le abra mi
vida, pero ella le hecha un candado a la de ella!!!!!! Desde cuando ya no tengo tu
confianza???... Ah?... Desde cuando deje de ser menos tu amiga??... Ah ya, olvídalo
Lena, nos vemos otro día.

Se dio media vuelta y camino fuera de lo poco que había entrado al apartamento, y
Lena lo sintió, sintió ese miedo de regreso, todo lo que había pensado la noche
anterior se estaba haciendo verdad, había guardado todo y ella se iba!! Ahí estaba… La
estaba perdiendo, sabía que después que Julia saliera del edificio no volvería y su
amistad si era que quedaba algo no sería lo mismo, la estaba perdiendo y lo peor es
que lo estaba viendo en vivo y directo; sus ojos se llenaron de lagrimas, y una fuerte
punzada le llego en el medio de su pecho y le sacudió su corazón, sintió ese dolor, ese
dolor que no sabía como describirlo… Ese cosquilleo en su boca y esa presión en sus
sienes, ese vuelco en su estomago… Y paso… No sabe como pero sus sentimientos
tomaron posesión de su cuerpo, lo ultimo que pudo recordar fueron esas palabras de
su amiga “Sabes Lena una venda en los ojos tapan la vista no el corazón”…. Puede que
te cases, pero eres feliz?? Serias feliz?? O mejor, sabes lo que es la felicidad?” y luego
lo que pensó la noche antes; “ de verdad era demasiado tarde?”… Era el todo o nada…
Simplemente muerte súbita, ese fue su ultimo pensamiento antes de que su corazón
hiciera actuar su cerebro, y este ordenara a su boca decir las palabras que marcarían
su destino:

L.-… Quiero mi vida de regreso…

Julia apenas iba por la esquina del pasamanos de las escaleras para hincar a bajarlas y
la escucho perfectamente, se volteo hacía ella y su corazón se estremeció al ver a la
pelirroja mirando al suelo con las lagrimas corriendo por sus mejillas, ella la amaba
con toda su alma y lo ultimo que quería era hacerla sufrir o verla sufrir, su propósito
principal era otro pero en ese momento sabía tenía que cumplirle y estar a su lado, sin
embargo conocía a la pelirroja y sabía que era ahora o nunca que le diría lo que en
verdad pasaba.

J.- Que dijiste??... De que hablas??... Len que paso?? -con su voz un poco alta y firme-

L-… Lo se todo Julia… Aquel entonces no lo supe… Pero ahora… Y no se que hacer
porque yo pensaba, pensaba algo distinto y…
J- Len de que hablas? No te entiendo?

La pelirroja metió la mano en su bolsillo trasero y saco el papel, inconscientemente lo


había colocado allí al vestirse, no sabía por qué, pero como no sabía si decírselo o no,
decidió hacerlo por si surgía algo tenía como confrontarla, Julia la miraba con la cara
extrañada, ella no recordaba, al menos no al papel, la pelirroja extendió el papel a su
amiga y esta lo tomo de sus manos.
J- Que es esto??... No me digas que ese imbécil decidió dejarte días antes de tu boda y
por una carta -mientras desdoblaba el papel- porque mas bajo que eso seria…

Su semblante cambio por completo, su coraza cayo totalmente, al verlo sabía


perfectamente lo que era, leyó una parte por dos cosas simples, uno quería asegurarse
de que esto era cierto, que en verdad estaba pasando y dos, no quería subir y
encontrarse con la cara de la pelirroja, si Lena tuvo poco tiempo para digerirlo, Julia no
tuvo tiempo ni de asimilarlo, su cerebro comenzó a pensar a 1000 por segundo,
millones de ideas preguntas respuestas todo venía a su mente, su corazón se
estremeció, sus ojos se llenaron de lagrimas, su mente de recuerdos y sentimientos
que habían estado guardados mucho tiempo, sintió como se quedaba sin aire y como
su boca se secaba y sus labios temblaban. Entonces por qué se la daba??, Es que
acaso no quería saber mas nada de ella después de la boda y esa era su forma de
demostrárselo?? O era que quería dejar en claro que no la amaba, y que ese encuentro
que pidió hace años se lo estaban dando ahora? Solo subió su vista y se encontró con
esos ojos grisáceos clavados en su alma… Si, definitivamente la pelinegra había
seguido adelante pero en ese instante sabía que todo había sido en vano, ya lo sabía
desde la noticia del casamiento pero ahora lo acababa de corroborar.

J- De donde sacaste esto??... -con un hilo de voz a punto de quebrarse-


L- De una caja de música en la casa de mi madre -la pelirroja no pudo contenerlo y las
lagrimas rodaron por su rostro nuevamente, si físicamente se podía llegar un momento
donde se podía apagar el cerebro y los pensamientos ella lo había logrado, tenia su
mente en blanco no pensaba en nada, solo actuaba por instinto-
J- … No se que quieres te diga Len… Yo… -no pudo mas, respiro profundo entre cada
palabra pero una lagrima se arriesgo a saltar al vacío y corrió por su rostro, aun
mirando el papel… Sin leerlo solo lo miraba-
L-… No lo había leído Jul… Lo encontré ayer… Ella nunca me lo dio… O nunca dejo que
llegara a mi.

Eso si había sido un balde de agua fría para la pelinegra, en ese momento alzo su vista
a su amiga y sus lágrimas comenzaron a salir.

Todo era irreal, Lena nunca lo había leído… Ella no sabia nada, nunca le negó la
oportunidad, ni decidió sacarla de su vida sin siquiera escucharla, simplemente ella
asumió eso por la situación; pero la pelirroja nunca había tenido oportunidad de
decidir. En ese instante la pelinegra tuvo una sensación de alegría ligada con tristeza,
si bien Lena nunca la había odiado como llego a pensar, ya era tarde, por eso se la
entregaba para hablar de lo que había pasado y poder seguir adelante… Dios! sentía
tanta rabia e impotencia, su vida pudo ser tan diferente!!!! Pudo evitarse muchos
dolores, muchos sufrimientos, muchos romances fallidos, muchas decepciones, pudo
simplemente… Ser feliz!! Tener una vida plena con la única persona que su corazón
permitía en su interior, no podía creerlo, tan solo era… Era cruel, era cruel y su
corazón no lo soportaba, se soltó a llorar, no pudo contener mas sus lagrimas, si el
universo la odiaba ya se lo había demostrado definitivamente, no podía creer que
había podido tener una oportunidad con su pelirroja, una remota tal vez una entre un
millón, pero simplemente la tenia y se la habían arrebatado, tenia tantos sentimientos
juntos que no lograba saber que era cada cosa, y entonces recordó esa noche, cuando
escribió la carta… Lloró…

FlashBack

Ya todo había pasado, no sabia si era como había querido, pero había terminado, su
madre tenia razón no podía arruinar su vida así, su pelirroja merecía todo y si ella
tenia que sacrificarse por ello lo haría.
El tipo, ni lo conocía, lo había buscado ella, pensó que ya que se estaba sacrificando lo
menos que podía hacer era buscarle a alguien que estuviera en perfecto estado de
salud y sin riesgos. El sexo, ni lo disfruto, ni lo pensó, bebió mucho esa noche y el tipo
duro como 5 min, al terminar cayo rendido también por efectos del alcohol, lo había
preparado muy bien y todo tenia que salir así… Pero luego, cuando la vio entrar, esa
bofetada no la había recibido su rostro, simplemente había sentido como si hubiera
metido la mano en su pecho y hubiera sacudido su corazón.
Luego de que Lena se marcho saco al tipo a patadas de su cuarto, y comenzó a dar
vueltas y vueltas… Comenzó a llorar… Tenia tanto sin hacerlo… Y ahora se encontraba
sentada en la cama con sus piernas pegadas a su cuerpo… No lo había pensado bien…
No sabia que perderla se sentiría así, y no tanto perderla sino saber que la odiaba.
Tenía una sensación de desesperanza total, se paro frente al espejo y se abofeteo un
par de veces hasta que se soltó a llorar… Como era tan estúpida a veces?? Por qué
siempre que le pasaba algo bueno ella se saboteaba y lo destruía??...... camino hasta
el baño y estuvo horas contemplando el espejo, no le gustaba lo que veía, ni lo que
era, ni lo que sería. No sabia ser nada sin Lena a su lado, y ahora veía que la había
perdido, y que también la perdería de su lado porque no esperaba que Lena quisiera
estar mas en el grupo con ella.
Así que se dirigió al cuarto, saco papel y lápiz y empezó a escribir, se dijo así misma
que esta seria su sentencia final!, así la llamo, allí pondría su alma y vería si algún día
se la devolverían o si estaba condenada a estar así siempre.
Ya la bomba había explotado, sabia que Lena había pedido otra habitación, eso la
asusto aun mas… Definitivamente lo había hecho sin pensar, pero la amaba tanto que
solo quería que su niña fuera feliz. Salio del cuarto sin fijarse en la hora, eran las 4
am, fue hasta la habitación de Lena, tuvo que casi llorarle y arrástrasele a su manager
para que le diera el numero, cuando llego iba a tocar… Pero no podía… Su cuerpo
estaba paralizado, al verla Lena la gritaría la golpearía, por un momento quería eso!!
Sintió que eso era lo necesario, se lo merecía… Pero no… No podía enfrentarla, así que
se inclino para meterla por debajo de la puerta.
En eso una voz se escucho por detrás.

I- Que haces?
J- Solo quiero entregarle esto a ella -dijo con voz temerosa-
I- Piensas destruir lo que hiciste? Esto es lo mejor para ella Julia entiéndelo!!! En eso
fue lo que quedamos.
J- Pero no lo entiende… Ella me odia -en eso su voz se quebró- no quiero que me odie,
solo quiero que me deje hablarle… Explicarle… No volveré con ella lo juro, no la
presionare ni nada…
I- No, no esta bien, mejor vete a dormir a tu cuarto, ella solo esta molesta… No te odia
J- Pero y si no quiere estar conmigo en el grupo??... Y si ya no quiere verme?, yo no
puedo perder el dinero, lo necesito -eso no era cierto, pero decidió jugar su ultima
carta el hacerle creer que lo hacia por necesidad y luego lo dejaría así-
I- Esta bien, dame eso, yo se la entrego y no te preocupes, ella seguirá en el grupo,
ahora ve a dormir, esta muy cansada y no es bueno que te vea.
J- Esta bien… Sabe? solo quiero que este bien… Se la entrega… Gracias -Y se fue-

Fin del FlashBack

Ahora si sentía lo que era la rabia, ese recuerdo le había volteado hasta la bilis!! Como
pudo ser tan estúpida y confiar en ella?!!!! Y hasta las gracias se las había dado!, luego
recordó que le había dicho que Lena la había leído y lo único que había decidido era
quedarse en el grupo… Arrugo el papel con sus manos, y su mentón comenzó a
temblar, ya no lloraba tanto por la crueldad del mundo hacia su persona, sino por la
rabia que sentía… Su mentón comenzó a temblar y sus lagrimas comenzaron a salir. La
pelirroja vio esto:

L- Ella nunca me la dio Jul… La tenia guardada y yo la encontré…

La pelinegra ni podía hablar, había un nudo en su garganta bloqueándole la salida de


voz, lanzo una bocanada de aire buscando calmarse, por eso Lena se comporto así, se
había dado cuenta de lo que había hecho su madre, pero la boda seguía viento en
popa, había hablado con Nastya y le había dicho que necesitaba, pasara a recoger
unos pasteles para el agasajo posterior, por lo tanto la pelirroja solo buscaba
respuestas y la verdad, solo eso… No encontraba donde estaba el dolor, tal vez en todo
su cuerpo, de pronto sintió como si hubiera subido al risco mas alto en el mundo y se
hubiera dejado caer, el vacío no fue solo en su estomago fue en todo su ser, sintió
como una descompresión en su pecho y un dolor no físico, pero si emocional, no podía
soportarlo, saber que tal vez hubiera tenido un chance de ser feliz, de poder tener y
estar con la persona que le nublaba los sentidos… Y se lo habían quitado, lo habían
destruido sin siquiera permitirle a la pelirroja escoger. Ahora lo sabía, Lena buscaba
respuestas, y ella después de tantos años y tantas lagrimas tenia lo que había deseado
su oportunidad de decir la verdad, de aclarar todo y poner las cartas sobre la mesa…
Se sintió desahuciada… Tenía su oportunidad pero no valía de nada, había perdido a su
chica y sin poder reclamar siquiera. Lena se había enamorado de otro, ella había
quedado a un lado amándola como una idiota y ahora se dio cuenta de que Lena no
solo nunca leyó la carta, sino que además pensó que ella lo había hecho porque no la
quería, porque vio a ese tipo, le gusto y se acostó con el… Que lejos estaba de la
verdad!, pero eso terminaría en ese instante, si Lena quería la verdad se la daría,
aunque no significara nada, sino causarle mas dolor y arrepentimiento al pensar en lo
que pudo haber sido, y saciar la sed de respuestas que tenia la pelirroja. Tomo otra
bocanada de aire y la soltó, se limpio los ojos con el reverso de su mano, respiro
profundo y le dijo mirándola a los ojos:

J- Esta bien, que quieres qué te diga? Qué quieres saber?


L-… -Su corazón se estremeció, sentía que no podía tragar!! Su garganta era muy
gruesa y su visión se nublo a causa de las lagrimas, pensaba que por tanto llorar en la
noche no tendría lagrimas ya, pero se equivocaba su corazón reservaba las mas
amargas para el final-… Quiero todo, quiero que me digas que paso?? Por qué??...
Todo Julia… Toda mi vida pensé me habías dejado de amar y… Por eso lo habías
hecho… Tenia esta venda en mis ojos y ya la bote y ahora quiero todo!! Quiero verlo y
entenderlo todo -las lagrimas corrían por su rostro, pero su voz fue firme y concisa-
J.- Jajaja… -una risa seca, nerviosa y liberadora- dejar de amarte??... ojalá lo hubiera
hecho así.

J-… Uffff… Bueno Lena, todo comenzó antes de irnos de viaje, cuando me invitaste a tu
casa… Bueno si leíste esto sabrás, pues tu mamá nos oyó al tlf y escucho cuando me
decías todo… Esa tarde cuando llegue a tu casa, me dijo que quería hablarme… Y pues
me soltó la bomba!!... Lo sabia, no lo aceptaba ni apoyaría -Julia tuvo que parar su voz
se había quebrado-… -respiro profundo- me dijo que tu no merecías eso, que siempre
habías soñado con una familia ideal y pues… Bueno era yo!!... -lanzo una risita
nerviosa-, me dijo que imaginara si siguiéramos adelante y te enamoraras mas, y
luego cuando todos tus amigos y tu familia de dejaran a un lado, que harías?? Como te
sentirías?? Y como me sentiría yo sabiendo que era por mi culpa??... Me dijo miles de
cosas mas… Y yo… Pues yo le creí… Era tu mama y… No se. Le prometí que esa misma
noche terminaría contigo, pero… -sus lagrimas salieron nuevamente- no pude… cuando
te hable al tlf nuevamente… No pude, le dije que lo haría al verte… Pero al verte fue
peor!!! –se le escapo otra risa nerviosa y soltó una bocanada de aire para tomar
fuerzas-… Tampoco pude… Tu madre me dijo que teníamos que tomar medidas
extremas porque si seguíamos iba a ser peor a la final, por un momento dude, pero un
golpe bajo me hizo escucharla otra vez… Me dijo que solo imaginara cuando tu abuela
se enterara!! Como se sentiría?… Que podía hasta morir de un infarto por la impresión,
y como te pondrías tu por ello… Dios!, lo recuerdo como si hubiera sido en este
instante, me miro a los ojos y me dijo “de verdad quieres hacerle eso?? Que entierre a
su abuela sabiendo que es la causante de su muerte??, Y todo por ti!! Como vivirías
contigo misma Julia?, si la amas como dices debes sacrificarte por su felicidad” -para
estos momentos sus ojos estaban cristalizados de nuevo y las lagrimas a punto de salir
nuevamente, se limpio otra vez y siguió-… Así que acepte… Ella buscaría a alguien que
supiera estaba bien, y yo… Bueno ya sabes…. El resto… fue lo que paso… Luego te fui a
enviar la carta y ella estaba en la puerta, hablamos y me dijo que ella te la
entregaría… Y como siempre mi estupidez sale a relucir en los momentos de tensión
pues acepte y se la entregue ja! Y pensaba que después de aceptar eso no podía ser
mas idiota… -miro a la pelirroja y estaba mirando al vacío, con sus ojos y sus mejillas
inundadas en lágrimas y veía como tragaba fuerte con cada palabra.

J- No estaba borracha Len… Esa noche… Es decir si estaba pero no por lo que creías…
Nunca me emborrache y te fui infiel… Me emborrache porque así no sentiría nada… -su
voz se fue apagando y tuvo que respirar hondo unas veces-… Así solo pasaría y listo!...
Solo quería que fueras feliz Len, aunque eso significara que no fuera a mi lado… No
sabes cuanto te amo, cuanto hubiera dado por ti!!... Cuanto di por ti!… Me duele saber
que no leíste eso, porque eso significa que pensaste lo que dijiste… Que te había
engañado y no te amaba…

Ya no podía casi hablar, se notaba en su voz y en su respiración pero Julia sintió que
era su ultima oportunidad y si quería por lo menos que sobreviviera su amistad tenia
que dejar todo en claro.

J- Solo… solo quería que fueras feliz Len… Sabia que tu familia era primordial y no
quería ser yo quien lo arruinara… No quería ser quien te apartara de ellos… Tenía 13
años Len… Y era inocente y estaba tan enamorada e ilusionada… Te amaba tanto que
no podía concebir que sufrieras, y mucho menos por permanecer a mi lado… Tenía 13
años y lo que tu mamá dijo era tan… Real… Tan… Tenia razón -esto ultimo lo dijo con
un hilo de voz-
J- Tu te mereces el mundo Lena… -su voz se quebranto y tuvo que parar unos
segundos una vez mas-
J- Tu te mereces el mundo… Te mereces una casa con niños… Y perros y gatos… Y un
hombre que te represente… Y yo no puedo darte eso… -soltó una sonrisa que traía
dolor consigo- ni siquiera puedo darte gatos porque soy alérgica… Jeje… Yo no podía
ser quien te arrebatara eso… Quien te opacara tu sueño… Quien te apartara de lo que
siempre habías querido y con lo que siempre habías contado… Tal vez luego… si te
quedabas conmigo y sacrificabas todo eso… Luego me odiarías porque habías dejado
todo por mi… Y yo no, no podría lidiar con eso… No podía vivir sabiendo que te había…
Hecho daño… Que tu infelicidad era por estar a mi lado… Tenia 13 años Len y te amaba
taannto taanntoo… Nunca había tenido nada tan bueno en la vida… Y solo quería
cuidarte y que fueras feliz… Tu mamá me hablo y me dijo que seguirías en el grupo, yo
solo le pedí eso, quería al menos estar a tu lado y velar porque fueras feliz, para que
todo no hubiera…. Hubiera sido en vano.
Sabes? El tiempo le dio la razón a tu mama… Es decir, tu eres buena Len… Solo eso y
yo… un desastre!!... Tu eres buena hija, buena hermana, buena amiga, vas a la
iglesia, rezas todos los días, eres amable y dulce, lees… y yo… Soy yo!! -con una
sonrisa leve y nerviosa-, soy la que anda como por una heladería probando sabores en
cuestiones del amor, soy la que no deja del lado el orgullo y lo personal por nadie, la
que siempre esta a la defensiva y haciendo algo que no es lo mejor, la que hace las
cosas sin pensar, la que tuvo un aborto y a los 19 una hija!!... Así que… quiero que
entiendas que… Que era muy pequeña Len y lo que sentía era muy fuerte y muy
grande… Y te miraba y… Y sentía que mi alma se salía del cuerpo para ir con la tuya,
que nada podía pasarme porque estaba contigo!… Quería cuidarte tanto… Que te
hubiera metido en una caja de cristal de haber sido posible… Y eso fue lo que trate de
hacer, ahora suena ridículo y hasta inconcebible pero… En aquel entonces… Te amaba
Len… No quería perderte pero no quería que sufrieras a mi lado… Lo hice… No justifica
nada, pero yo nunca!!! Escúchame bien nunca!! Lo haría porque dejara de amarte o
solo por sexo… Es estúpido pero lo hice porque te amaba y solo quería que fueras feliz,
conmigo o sin mí… Pero que nada te hiciera daño o te hiciera triste…

Julia respiro profundo y miro a su compañera, Lena estaba en otro mundo, sabia que
la había escuchado pero no podía manifestarlo, su mirada estaba lejana y vacía su
rostro con una expresión de dolor y tristeza… Sus lagrimas aun no se secaban y
seguían saliendo como si no pudiera pararlas.

J- Bueno ya queda aclarado… Ya no puedo lograr algo mas idiota que lo que hice, sea
como sea lo hice por ti… Mejor me voy… Tengo que… Tengo que asimilar esto… jeje
-nerviosa- tengo que… Darme paz en ciertas cosas… Y para eso tengo que… Nos vemos
Len

Como le hubiera gustado detenerla… Correr hacia ella y decirle que no le importaba
nada, pero no pudo… Ni su corazón, ni su cerebro estaban actuando… Solo estaba allí!!
Absorta en un universo que no entendía ni reconocía pero que por alguna razón no
podía salir… Vio como Jul luego de decir aquello, había comenzado a bajar, de pronto
se paro y volvió a subir. Su corazón se paralizo… A que había vuelto??

J- Este… sabes… -con un regalo en sus manos-… Había venido aquí porque quería
decirte que no podía ir a tu boda… Jeje -nerviosa-… Es decir… iba a inventar una
historia asombrosa y todo eso… Pero dadas las circunstancias… Bueno, no es
necesario… Espero te guste Len… -dijo entregándole el regalo, como esta no hizo
esfuerzo en tomarlo lo dejo sobre el pasamanos de la escalera frente a la pelirroja-… Y
de verdad te deseo lo mejor del mundo… Deseo que seas feliz y que alcances tus
sueños… Sabes que siempre cuentas conmigo… -se acerco y beso su mejilla-
Lena sintió ese beso en el alma… No era un beso cualquiera… Era un beso de
despedida… Su dolor se intensifico… Sus sentidos se desvanecieron… Y casi comenzó a
temblar… Luego escucho una voz nuevamente:

J.- Sabes Len… Se que siempre he sido medio tonta para ciertas cosas… Pero… Nunca
pensaste que si te fuera infiel no lo seria en nuestra propia habitación??... Donde tu
podías llegar y encontrarme???... Sabes por qué nunca lo pensaste??... porque en
cierta manera, muy pero muy en el fondo, pensabas era posible… Esperabas o
considerabas eso en mi como una posibilidad…

Y termino de bajar las escaleras, abrió la reja y salio… Si esas palabras habían
derrumbado a la pelirroja, el cerrojo de la puerta cuando se cerraba tras su amiga la
hizo casi colapsar, hizo que su mundo se nublara y se viniera abajo, estaba listo, ya no
tenia que pensar en posibilidades… Ya tenía su verdad.
Era todo lo que había temido, descubrir que las cosas eran aun peores, que su madre
había usado a Julia para separarlas, que había perdido a Julia, que su corazón había
hecho renacer un sentimiento, un sentimiento que pensó ya no existía, y no sabia
como hacerlo encajar en el resto de su vida. Entro al departamento, se acostó en su
cama y comenzó a llorar y llorar, tratando de aliviar el dolor y que de algún sitio le
llegara una respuesta sobre qué hacer.

Al mediodía los mensajes de su novio eran tantos que decidió por fin responder, le dijo
que la gripe y la boda la cargaban full y por eso no había escrito antes, al parecer éste
le creyó y le pidió cenaran juntos, la pelirroja sostuvo el cel en sus manos unos
cuantos minutos, no podía… No podía hacerlo, le dijo que tal vez al día siguiente.

Ese día solo se la paso pensando, ahora todo había encajado… Todo tenia respuestas y
sentido, al menos el pasado… A presente y futuro las preguntas eran aun mayores y
mas importantes.

Como a las 3 pm se dio cuenta de que no había comido, no tenia hambre pero debía
cuidarse, a veces se desmayaba y no quería le pasara eso, tristemente pensó que si se
desmayaba serian minutos que perdería para pensar y tratar de ver que hacer, era
irónico; antes no quería pensar en nada, quería solo apagar su cerebro para que no le
presentara dudas ni posibilidades, pero ahora… Ahora solo quería saber qué hacer…
Como hacer encajar su futuro en esto.

No podía dejar de pensar en Julia, pero su novio… Su novio era ahora su presente, su
vida, el la amaba tanto, le ofrecía tanto… Tristemente lo pensó, le ofrecía todo eso por
lo que Julia se había sacrificado… Esa idea la hizo quebrantarse y comenzar a llorar.

Esa semana paso rápido, nadie sabia de Julia, su madre no había contactado mas a
Lena, ni había hecho nada!! Solo esperaba en agonía la decisión de su hija, la boda
seguía en pie, Anastasia había terminado de acomodar todo y ya nada mas faltaba
llegara el día, el juez y listo… Anastasia pensó que si Julia no iba lo entendería, y
cualquiera podría servir de testigo.

Para Lena la semana había sido de agonía, no había comido casi, ni dormido bien, sus
pensamientos la acosaban al punto de quebrantarla… No podía dejar de repetir la
historia una y otra vez… Por qué si ya sabia la verdad no podía solo seguir adelante?...
Ella lo sabía, era porque todos los sentimientos habían vuelto a nacer… Era porque ella
también se imaginaba su vida si hubiera leído eso antes, si Julia hubiera estado a su
lado, si hubiera podido evitarle tanto daño a su amiga que tanto hizo por evitárselo a
ella. Era desgarrador sentir lo que sentía, se sentía culpable, triste, no sabia que hacer
ni que pensar, y los días seguían pasando, su boda estaba cada vez más cerca.

El jueves las cosas se pusieron aun peor, su novio fue a visitarla, estaba triste porque
casi no lo había tomado en cuenta, pero le dijo que lo entendía porque estaba muy
cerca la boda y debía estar muy ocupada. Solo podía pensar en lo que pensaría su
novio si supiera que lo más lejano en su mente era su boda. Esa noche luego de cenar,
conversaron, y luego su novio se quiso poner “cariñoso”… En ese momento lo supo,
mientras su novio besaba su cuello y acariciaba sus caderas… No era a él a quien
quería sentir! No era a él a quien quería besar… Y su corazón se lo hizo saber… No
sentía nada, simplemente no le producía placer. Al darse cuenta lo paro en seco, le
hablo de nuevo del compromiso y todo eso, la verdad no sabe ni como hizo para
salirse de aquello, su novio se fue esa noche un tanto extrañado, pero convencido de
que lo único que su futura esposa tenía eran nervios y presión por la boda.

Pero no, ojalá fuera eso… Ojalá lo que sentía fuera tan sencillo. Ya era viernes estaban
a menos de 1 día de la boda, todo seguía adelante. Esa tarde se preguntaba si en
verdad podía hacer eso, si en verdad podía seguir como si nada?? … Unir su vida para
siempre con un hombre que no estaba segura de amar, que su corazón no terminaba
de aceptar, porque si lo hubiera aceptado no tuviera esas sensaciones, esos
sentimientos, esas dudas, en verdad podía crear una vida así?.

Luego comenzó a pensar… Si hubiera dado la segunda oportunidad a Julia… Su rostro


esbozo una sonrisa, estarían juntas! Estarían felices!… Lo entendió, lo que le dolía era
el no saber “¿Que hubiera sido?”, el dejar pasar esa oportunidad sin siquiera saberlo…
El haber tenido que luchar tanto por matarla en su mente y su alma, cuando en
realidad no tenia porque hacerlo, el que hubiesen decidido por ella, el no saber si había
aceptado a este maravilloso hombre en su vida, no solo por amor sino porque así tenia
que ser, por el hecho de tener que seguir adelante, y el hecho de que fuera tan
maravilloso con ella!, Y ella había correspondido ese trato y había confundido el
agradecimiento y el cariño con amor y entrega, puesto que de no ser así... Entonces
no dudaría.

Estaba en una encrucijada, sentía que había perdido a todo el mundo… Su madre, su
mejor amiga… Lo que creía era su vida, ahora era una vulgar mentira… una serie de
recuerdos y acciones hechas sobre la base de un engaño, se sentía mal, se sentía
perdida, no podía acabar con todo a estas alturas!! Cuando todo estaba listo… Su novio
había gastado sus ahorros en la boda, en la fiesta, el juez y todo porque no había
querido que ella gastara en algo, como podría traicionar a un ser que había sido tan
maravilloso con ella??... No, su mente no aceptaba eso… Pero, no podía vivir así… No
podía… solo eso.
Así que esa tarde decidió que no se atormentaría más, no pensaría más… No trataría
de buscar mas respuestas, cero dudas, cero razonar… Cero dolor.

Julia llegaba de comprar la cena, la bebe estaba con sus padres, estaba sola desde el
miércoles, necesitaba pensar, necesitaba aclarar todo, lo aceptaba; se había sentido
tan mal, tan estúpida, tan impotente porque había perdido lo mejor que había tenido
sin ni siquiera luchar por ello, porque se aferro a una verdad errónea, que ella había
creído ver, pensó en acabar con todo… Pero su hija la hizo mantenerse en sus cabales
y solo dedicarse a pensar, a aclarar, a asimilar. Había perdido al amor de su vida, y
ella creía había sido por decisión de ella, había sido legal, pero no, todo había sido una
ola de mentiras y de engaños… Las habían separado y tristemente a partir de mañana
era para siempre, el hecho de que la pelirroja no hubiera cancelado la boda después de
que hablaran, le había dejado en claro el que su futuro no era a su lado. Nastya había
dejado innumerables mensajes tanto de voz como de texto, pero no tenia fuerzas ni
disposición para contestar alguno, eso la hacia sentir peor, sabia que si no iba a la
boda todo; absolutamente todo lazo quedaría nulo entre ella y la pelirroja… A veces le
daba rabia no poder dejar sus emociones a un lado y cumplir con los compromisos,
pero no… No podía estar ahí, sabia la perdería para siempre a partir de mañana, pero
no podía castigarse viéndolo.

Estaba frente a la puerta de su departamento, cuando introdujo la llave en la cerradura


escucho una voz que no sabia de donde venia, pero que hizo que la bolsa de Mc
Donalds se le cayera de las manos, y su rostro se pusiera blanco:

L- Creía que no te gustaba salir de noche… No a comprar comida, porque siempre


cuando volvías ya se te había quitado el hambre -lo dijo con una voz dulce y una leve
sonrisa-

Julia estaba aun mas en shock cuando dio media vuelta y vio que era ella… Sí Lena,
sentada en las escaleras que estaban al lado de su puerta y que daban al piso de
arriba, supo que era ella por su voz… Sí, esa voz que la embriagaba era inconfundible…
Y sus cabellos rojos, del resto sabia que llevaba una chaqueta porque sus manos
estaban metidas como en sus bolsillos por el frío de la noche.

_________________

Los sentimientos verdaderos no se acaban solo se ocultan 9

J- Lena? Qué estas haciendo aquí??... En la oscuridad??, casi me matas! -poniendo una
mano sobre su pecho, no tanto por el susto sino por la impresión, y para ver si su
corazón no se había paralizado aun-

L-… Lo siento, no quise asustarte -con una sonrisa- pero tenia que verte…
J- Len, si vienes a hacerme cambiar de parecer con lo de la boda… No lo intentes esta
bien… Escucha, todo queda bien entre nosotras… Todo bien, solo eso… Cuando
volvamos a grabar y a las giras será como antes… Ya veras…
L- Julia escúchame… -esto lo dijo ya bajando para ponerse a la altura de su
compañera-
J- No… No, no, no quiero, no quiero que me sermonees… Esta bien, no puedo ir… No
puedo… Discúlpame se que no soy la mejor amiga del mundo, y que debería estar
junto a ti pero no puedo -sus ojos se llenaron de lagrimas y Lena lo noto, Julia subió su
cara y la miro a los ojos, esos ojos grisáceos que había querido tanto la miraran por
siempre-… No puedo Lena… Por favor no me lo pidas.

Lena al verla con lágrimas en sus ojos, hizo que vinieran lágrimas a los de ella de igual
forma, la miraba fijamente como tratando de fijar esa imagen en su mente para
siempre… Y recordó rápidamente por todo lo que había pasado para llegar hasta allí…
Cuantos sentimientos había roto, cuanto había puesto de lado… Y ahora estaba allí, ya
no habrían mas preguntas ni dudas, todo se reducía a ese momento, toda la horrible
semana, los pensamientos y la toma de decisiones la habían llevado a ese instante,
sonrió y le dijo con las palabras mas sinceras existentes, cuando era su corazón el que
hablaba:

L- No necesito una casa… Ya tendría dos apartamentos; el tuyo es mas grande pero el
mío también sirve, no necesito niños… Podría ya tener una hija, sin el cambio de
pañales y desvelos -esto con una sonrisa y sus ojos ya cristalizados-, no necesito un
hombre que me represente… Si te tuviera conmigo, no quiero que un hombre me
represente, solo quiero… Solo te quiero a ti -su voz se había quebrado y las lágrimas
estaban a punto de salir, vio el rostro de Julia y estaba como desconectado de todo,
así que solo atino a decir con una sonrisa- y no me gustan mucho los gatos… Prefiero
los perros.

Julia no lo podía creer, si tal vez hubiera tenido tiempo y espacio en su mente esos
días para soñar y su cerebro le hubiera regalado la dicha de soñar algo así, ni siquiera
de esa forma hubiera sido tan perfecto, sus lagrimas rodaron por sus mejillas, esta vez
no trato de contenerlas, solo atino a respirar profundo y soltar una leve risa, que mas
que por gracia o nervios era por alegría y sorpresa… Sintió un calor en su corazón, una
sensación en su pecho… Nada en el mundo la había hecho más feliz que ese momento,
que esas palabras… Le sonrió a la pelirroja y esta se acerco a ella y tomo su rostro en
sus manos y le hablo exactamente como lo hacía antes… Como cuando eran niñas y
sabía que la mataba con eso, sabía que la tenía a sus pies… Julia se sintió de nuevo
allí, se sintió completa, como no lo sentía en mucho tiempo, sintió el aliento de Lena
cuando le dijo casi pegada a sus labios:

L- Eres boba Julia… Mi madre hubiera terminado aceptándolo y mi abuela… Ella me


ama, sea quien sea mientras sea fiel a mi misma… Por qué nunca pensaste que mi
felicidad eras tu??.... Por qué nunca imaginaste que no llegaría a ser feliz sino era
contigo??... Ya lo decidí… eres boba, pero eres mi boba!

Julia no pudo mas, si la gloria tendría un sonido sería esas palabras, sentía que podía
morir en ese momento y lo hubiera hecho feliz, para cuando Lena termino de decir
eso, ya ella había cerrado sus ojos como si quisiera poner mas atención a lo que decía,
y porque su cuerpo tuvo ese reflejo.

Lena rozo sus labios con los de ella, y la beso tiernamente, luego se paso a sus
mejillas y subió hasta sus ojos para secar sus lagrimas, Julia abrió sus ojos y se
encontró con ese mirar que había soñado tantas veces y que cuando lo creyó perdido,
el destino lo puso en su camino una vez mas, la miro y sonrió sonrieron juntas, acerco
su frente a la de su pelirroja y le dijo el mas sincero “te amo” que había salido de su
cuerpo; Lena sonrió y rozo su nariz con la de ella, luego bajo a sus labios y se besaron,
primero solo con sus labios pero luego sintió a Julia nuevamente en su boca… Lo había
olvidado… Esos besos… Esos labios suaves, su aliento indescriptible y su lengua dulce
se apoderaban de ella una vez más… Y no pensaba oponer resistencia, tomo su rostro
nuevamente como para evitar que ésta, siquiera pensara en abandonar lo que estaba
haciendo, Julia solo la abrazo por la cintura y disfrutaba del momento, había esperado
tanto para esto, había soñado tanto con esto… Había querido tanto eso… ella también
había olvidado lo que se sentía besar así, y ser besada así, que tu mente se pusiera en
blanco y tu corazón te guiara en todo, como lo extrañaba y ahora lo tenía.

Luego de unos minutos así se separaron, sin abrir los ojos ninguna, solo pegaron sus
cabezas y sonrieron juntas, hasta que Lena se despego, rodeo el cuello de Julia con
sus manos y le dijo sonriendo:

L- Sabes? No voy a robarte


J- Que?
L- No me has invitado a pasar a tu departamento… No voy a robarte
J- Ah claro… Jajaja… Si eso, lo siento es que… Bueno… Fue mucho y muy rápido
Lena vio el nerviosismo en su compañera y se echo a reír, le acaricio el cabello y le dio
un leve beso:

L- Ahh Julia, Julia, Julia… Si que eres boba –sonriéndole-

Y se inclino para recoger la bolsa de Mc Donalds que estaba en el suelo todavía. Julia
solo la miro embobada con una sonrisa entre sorpresa y alegría.

L- Y bien??... No piensas abrir??... Bueno sino quieres me voy -Lena sabía que al decir
eso Julia saldría de su trance, así que intento caminar como si en verdad lo fuera a
hacer-
J- No!! No, estas loca? -y la tomo por su mano jalándola hasta su cuerpo, la miro a los
ojos y le dijo-… Muy graciosa!!... Y no, no quiero que te vayas nunca.

La pelirroja solo sonrió, y Julia se volteo y no sabe como por el nerviosismo y la


ansiedad abrió la puerta, hizo pasar a la pelirroja y luego pasó ella, cerró la reja y la
puerta de madera después, con su seguro.

Lena había puesto la comida en un sofá de la sala de Julia, luego se volteó y le dijo a la
pelinegra:

L- Bueno, definitivamente tenemos que cocinar, porque no pensaras comer y que yo


te… -no alcanzo a decir nada mas, ya Julia la estaba besando de nuevo, sintió esos
besos una vez mas, esos labios, ese calor y ese rayo que le recorría todo su ser, puso
sus manos tomando el rostro de Julia y entre cortando el beso le dijo- pensé… Que…
Tenias… Hambre.

J-Ya… Se… Me… Quito -separo su rostro y la vio a los ojos con una mirada picara y una
sonrisa- Ahora tengo hambre de algo mas… Y no voy a dejar de comer caviar, por
comer Mc Donalds…

Eso hizo que la pelirroja riera… Como extrañaba eso, que con tan solo un mínimo
comentario tan tonto la hicieran reír así.

L- Pues bien… Si no quieres Mc Donalds -alzando un poco la camisa de Julia y pasando


sus manos por la parte baja de su espalda, le susurro cerca de sus labios- tendré que
darte de comer… No puedo dejar que te mueras de hambre -y le sonrió-

La pelinegra no pudo resistirse, se abalanzo a esos labios que tanto deseaba. Allí
mismo en la sala se quitaron los zapatos, y entre risas y juegos Julia despojo de la
chaqueta a la pelirroja, luego sintió que con sus besos no era suficiente, necesitaba
sentirla, coló sus manos por debajo de su camiseta y acaricio esa piel que tanto
extrañaba, que tanto necesitaba, la pelirroja rió y le dijo cortando un poco el mar de
besos en que estaban; “tienes las manos frías” Julia río y le dijo “entonces
caliéntamelas” y regreso a la boca de la pelirroja, siguieron despojándose de sus ropas
sin dejar de besarse… Julia quito la camiseta de la pelirroja y pudo sentir la suavidad
de su espalda… Eso fue mucho para ella, sintió como su corazón se estremeció por
tantas emociones, Lena bajo sus manos a los pantalones de la pelinegra y los abrió…
Los bajo un poco e introdujo sus manos acariciando sus muslos y su entrepierna…
sintió a Julia estremecerse y respirar hondo, en ese momento comenzó a encaminarla
hacia la habitación, en el camino la misma Julia se había quitado su camisa, y como
pudo termino por quitar sus pantalones… Ya sin esos estorbos Lena comenzó a
acariciarla como si su vida se fuera en ello, pasaba sus manos por su espalda y su
abdomen, sentía como la pelinegra se estremecía cuando tocaba sus senos y
acariciaba su entrepierna, quería tanto sentir a la pelinegra, quería sentirla en su piel,
oler a ella… Ya en la puerta de su habitación Julia la presiono contra el marco de la
puerta y le abrió sus jeans… Luego paso de su boca a su cuello… Si, eso era el cielo,
por instantes Lena había recordado cuando su novio trato de hacer eso el día anterior…
Si se hubiera sentido igual definitivamente no estaría allí, y el solo pensar eso le era en
ese momento inconcebible, sintió como Julia pasaba sus manos por sus caderas, su
trasero y sus muslos, no sabía donde detenerse… La pelinegra estaba embriagada con
tanta belleza, lo había olvidado… Esa piel blanca y suave, y ese sabor dulce, y el olor a
flores, almendras, sí era el olor de su piel, lo conocía bien, Lena adoraba las cremas
corporales y aunque no se las colocara su piel mantenía ese olor… No pudo resistirse y
siguió bajando, sintió como el pecho de Lena se aceleraba cuando sintió el contacto de
su boca con sus senos, luego siguió bajando y beso su abdomen, bordeo su ombligo
con su lengua y le beso su abdomen apasionadamente mientras con sus brazos a esa
altura logro terminar de bajar sus pantalones, la pelirroja ayudo moviendo sus piernas
para terminar de dejar sus pantalones en el suelo, luego subió de nuevo a sus labios,
sintió como la pelirroja la tomo por el rostro y luego revolvió sus cabellos, mientras
ella bajo sus manos, acariciando sus pechos y su abdomen… Acaricio un poco sus
caderas y bordeo con caricias la piel alrededor de su ropa interior, sintió como Lena
tembló con el contacto, y le encanto, no podía negarlo, sin pensarlo dos veces metió
sus manos por dentro de sus bragas… Solo para acariciarla, pero el contacto fue
demasiado, sintió como Lena la beso con pasión y la jalo hacia su cuerpo, su
respiración se había hecho mas fuerte y un leve gemido había salido de sus labios, la
siguió besando mientras la encaminaba hacia la cama.
Una vez al pie de la cama, Julia paro los besos y sujetando a Lena por sus caderas la
separo un poco de su cuerpo, la miro de arriba abajo y clavando su mirada en esos
ojos grisáceos que tanto extrañaba, sintió como sus ojos se llenaban de lagrimas y le
dijo con unas palabras que salieron de lo mas profundo de su ser… Ciertamente si su
alma tuviera voz sería la que dio vida a esas palabras;

J- Te extrañe mucho Lena… No sabes, no sabes cuanto… Pensé nunca mas te tendría
junto a mi… Te amo
L- Yo también te extrañe… También te amo mi vida
J- No, no lo dije para que me lo dijeras de regreso, lo dije porque quiero que sepas
siempre que te amo

Los ojos de la pelirroja se llenaron de lagrimas, sabía que esa era Julia en cuerpo y
alma… Que era su corazón el que hablaba.

L- Lo se… Siempre lo sabré

Ambas sonrieron y volvieron a entregarse en besos… Julia tumbo a Lena en la cama y


se posiciono sobre ella, ese era su cielo, sentir a su pelirroja debajo de su cuerpo,
sabiendo que estaba a punto de entregarse a ella, sabiendo que la amaba, sentir sus
besos, sus caricias, si alguien le dijera que dibujara el paraíso definitivamente dibujaría
esa imagen; sin embargo quería hacer todo bien, quería que esta vez no se dieran
errores, ni siquiera un pequeño cabo suelto que les afectara su futuro, así que casi en
contra de todo lo que sentía le dijo a su pelirroja:

J- Sabes?… No tenemos que hacer esto, es decir, quiero estar contigo pero si no lo
deseas… me conformo con solo saber que estas a mi lado.
La pelirroja le sonrió, y le dijo tomando su rostro con sus manos, acercándolo al de ella
casi en un susurro, acariciando sus labios con los propios entre palabras:

L- Sabes que eso no es cierto, hemos esperado mucho por esto, me debes muchas
noches juntas… y no quiero esperar una más, te quiero sentir en mi…

Eso fue suficiente para que Julia perdiera el sentido, para que dejara de pensar y solo
siguiera lo que sentía…
Ya sobre su pelirroja, con suavidad besaba su cuello, sus manos no encontraban sitio
donde detenerse, su cintura, sus caderas; ésta cerraba los ojos y suspiraba con cada
caricia, sus manos actuando por sí solas y buscaron el sostén de Julia, lo sacó de su
sitio e hizo que Julia moviera sus brazos para liberarla de aquella prenda, Julia solo
miraba extasiada el rítmico compás del pecho de Lena y el de su corazón, la pelirroja
sentía que su pequeño corazón se le saldría del pecho, y como no? Si había esperado
tanto por esto, ahora lo sabía, su novio, los chicos antes de el, no eran nada, lo que
había sentido antes era un leve placer… lo que sentía ahora era amor… eran las
puertas del cielo abriéndose para ella, al menos así lo sentía, sus manos seguían
recorriendo el cuerpo de aquella chica, sus bocas se encontraban explorándose, sus
besos húmedos y delicados solamente las estaban preparando para una noche de amor
y entrega… una noche que tardo mucho en llegar a ellas, pero que ahora no dejarían
ir, Julia desabrochó el sostén de Lena, no podía menos que admirar las perfectas
formas de la pelirroja, sus hermosos y redondos senos, casi había olvidado esas
formas, tenía que aceptarlo, a muchas personas le encantaban los senos de Lena y ella
no se pondría en contra, eran simplemente perfectos… ya un rubor había empezado a
cubrirlos, y era evidente que Lena deseaba a la pelinegra, las pequeñas protuberancias
color rosa así lo delataban... Julia comenzó a besar sus senos y trazaba con su lengua
caminos a lo largo del pecho de su pelirroja, Lena emitía leves suspiros y pequeños
gemidos… los “mi amor… mi Julia… te amo” eran los más sinceros que su boca podía
emitir, sus manos dibujaron caricias en la espalda de la pelinegra, con un delicado giro
quedó situada sobre Julia, se separó de sus labios para bajar por el cuerpo de su chica
dedicándole caricias a cada centímetro de su cuerpo, sonrió al tiempo en que quitaba
las bragas y observaba la hermosa desnudez de la pelinegra, sintió el calor que
emanaba de su piel... era hermosa!… no habían otras palabras que lo describiera, su
piel bronceada, su delgado físico que a la vez se veía tan fuerte y tonificado, tan dulce
y delicado... sintió cómo unas manos la tomaban por la cintura y ahora se encontraba
bajo la chica que hace instantes ocupaba esa posición... Julia besó el vientre de la
pelirroja, ahora la habitación se había embriagado de sensuales gemidos, cuando sintió
sus bragas deslizarse suavemente por sus piernas al igual que los labios de la
pelinegra, ahora la desnudez era de ambas, ni en sueños Julia había podido alcanzar a
recordar tal belleza, lo había intentado numerosas veces, era triste; pero muchas
veces estando con otras parejas pensaba en su pelirroja, pensaba era ella quien estaba
allí, sin embargo su mente había jugado con ella, sus recuerdos no llegaban a la mitad
del hermoso cuadro que estaba admirando. El paisaje armonizaba perfectamente,
aquella piel blanca llena de pequeñas pecas que parecían las marcas de un fino
diamante al ser trabajado… el cabello rojo y rizado cayendo sobre aquellos hombros,
esos hermosos ojos grisáceos, sus senos, sus caderas, su cintura y ahora todo estaba
allí, todo para ella... definitivamente sintió que regresaban con su verdadera dueña, y
que no importara cuantas veces lo hubiera imaginado ni con cuantas personas hubiera
estado, esa belleza no era alcanzada por nadie, sin prisa recorrió el cuerpo de Lena,
quien solo se dejaba llevar esa noche; ese momento solo quería disfrutarlo, quería
sentir, ya no podía pensar en nada mas que no fuera en Julia… que no fuera en
sentirse poseída por esa chica rebelde… esa chica que todos veían fuerte y decidida,
pero que ella y solo ella conocía ese lado dulce, delicado, ella conocía su corazón. Sí,
otros podían conocer su cuerpo, pero ahora lo sabía; su corazón y su alma siempre
habían sido de ella… así que a esas alturas dejaba que su cuerpo tomara las
decisiones, sintió de pronto los labios de su chica en la entrepierna, sintió cómo era
acariciada en ese sitio y leves mordiscos le recordaron en ese instante, que no sabía
como había podido estar tanto tiempo sin sentir eso… ese placer… Julia regresó a besar
sus labios, Lena pudo sentir como su corazón quería salirse de su pecho, como ahora
lo único que sentía en su estomago era una mezcla de entre frío y calor que no podía
describir, como esa punzada que había sentido en su alma, ahora era un tornado de
emociones que se intensificaba cada vez mas al sentir a Julia. La pelinegra es… es
suave… una sonrisa se produjo en su rostro al pensar que no podía creer como
después de tantos años, Julia lo recordaba, llegaba a los puntos que hacen que la
pelirroja pierda la cabeza, tanto placer era casi doloroso. Su cuerpo se fue
quebrantando y Julia hace cambiar su lenguaje a una cadena de gemidos que primero
se dispersan por el aire de aquella habitación, y se vuelven música para los oídos de la
pelinegra, si, Lena lo sabía a Julia le encantaba oírla, le encantaba saber que la estaba
haciendo sentir, luego esos gemidos se ahogan en el cuello de la pelinegra mientras
acerca su rostro para besar el cuello de la pelirroja. Sí eso es amor real, ese calor que
Lena no alcanza a localizar en un punto exacto de su cuerpo, está en todos lados, no
sabía como había hecho para vivir sin eso… sin ella, las manos de Julia la llevan a un
cielo de caricias, a un laberinto de placeres y ya, ya cuando creía que su cuerpo no
resistiría mas placer, más amor, más entrega, Lena la siente… es Julia, sí Julia quien
ahora esta dentro de ella!, quiere sentirla así siempre, y entonces lo entendía, ya no
habían preguntas ni dudas… el placer no era nada sin amor y Julia le acababa de
demostrar eso; eso y mucho más, mientras la pelinegra se posicionaba no solo de su
cuerpo sino de su alma, sintió como con sus dedos dibujaba pequeños círculos
alrededor de sus pezones, mientras que su lengua juega con el pecoso cuello de su
amada, Lena abrió sus ojos cuando la sintió más en ella, no le producía dolor pero Julia
se estaba haciendo sentir… y el sentimiento era tanto que sus ojos se llenaron de
lagrimas, esa emoción, esa presión en su pecho que le comprimía los sentidos…
entonces se dio cuenta que en todo ese tiempo había tenido sus ojos cerrados y lo
supo, el corazón no necesitaba ver, Julia le mostraba a través de ella todo lo que
necesitaba… si, ahora lo sabía nadie mas podría nunca llegar allí, era simple, solo el
amor producía esa entrega, y solo esa entrega la llevaba a ese placer… Julia recorría
cada centímetro de su piel mientras recordaba su sabor, queriendo memorizar cada
rincón de la pelirroja, no porque pensaba que iba a perderla, sino porque quería
demostrarle a su mente lo equivocada que estaba al tratar de recordar tanta
hermosura antes, esa chica que la hace experimentar el amor una vez mas… la
extrañaba tanto… extrañaba tanto el no hacer por saber, sino hacer por sentir, y era
su pelirroja quien le mostraba ese camino. Julia acelera el ritmo de su mano y junto a
eso comienza a acariciar con su mano libre uno de los senos de su chica, el otro ya lo
acariciaba con su boca, Julia siente cómo las manos de Lena buscan dónde agarrarse,
su cabello, su cintura, en su espalda se dibujan pequeñas marcas provocadas por las
uñas de Lena; que lejos de dañarla le demuestran que Lena la está sintiendo... las
caricias de la pelirroja son suaves, hasta frágiles… pero Julia lo sabe, Lena quiere que
la hagan sentir, quiere perderse en ese momento y ella quería que se perdiera junto a
ella, pero luego... luego es la pelirroja quien aprisiona a Julia contra su cuerpo, coloca
sus piernas alrededor de la cintura de Julia y la empuja contra sí, Julia también disfruta
cada afirmación de Lena, cada uno de sus gemidos le eriza la piel y la excita más… su
chica la ama, esperó mucho para ese momento y ahora solo quiere entregarse a el,
saberse amada, ella lo sabe al ver su rostro lleno de placer, las caderas de Lena
aceleran su ritmo, su respiración se vuelve entrecortada, los gemidos son ahora más
constantes, más altos y mas embriagantes para los oídos de su pelinegra… y lo siente,
siente como su pelirroja arquea su cuerpo debajo del suyo, sintió su mano mojarse un
poco y ser aprisionada por las piernas de la pelirroja… Lena llega al orgasmo, la
cúspide! Sí definitivamente era imposible sentir más placer que el que acababa de
experimentar, y era su chica de ojos azules la que la había llevado allí, emite unos
leves grititos antes de abrazar y aprisionar con más fuerza a la pelinegra, está
satisfecha, y como no estarlo??, Julia conocía cada centímetro de su ser, cada rincón
de su cuerpo. Parecía ayer la última vez que habían estado juntas, su cuerpo sin
embargo se resiste a abandonar el placer que ha sentido, se estremece y tiembla al
contacto de los labios de Julia, tiembla en sus brazos mientras la besa, la pelinegra
pasaba sus labios por la piel de su chica, por su rostro, por su boca… “te amo”, le
susurro sincera en su oído, mientras quitaba algunos rizos del rostro de Lena quien
ahora estaba acurrucada contra ella, pero cuando la pelinegra lo noto, habían lagrimas
recorriendo las mejillas de su chica… su corazón dio un vuelco de 360º, la había
lastimado?? O era que Lena se había arrepentido??... casi con miedo le pregunto:
J- Len?... Estas bien??... Hice algo que no te gusto?
L-… -la pelirroja rió entre cortada por el sollozo del llanto-… no, no podría haber sido
mas perfecto…
J- Y entonces??
L- Es que, te amo tanto… Y desperdiciamos tanto tiempo… -mientras sujetaba con una
mano su rostro, acariciando la mejilla de la pelinegra-…Y ahora no me puedo imaginar
con nadie mas… no quiero perderte otra vez… no quiero perderte nunca. Quiero que
me prometas que no me volverás a dejar… Promételo??
Julia se había equivocado, aquella bofetada, aquel día de su supuesta infidelidad, la
pelirroja había tomado su corazón y lo había lanzado contra la pared, ahora, justo en
ese momento era que lo había tomado y lo había estrujado dentro de su pecho. Sintió
un hueco en su estomago, aquellas palabras le habían llegado al alma, sus ojos se
llenaron de lagrimas… no era arrepentimiento lo que sentía su chica… era temor por
volver a perderla. Si Lena supiera que el miedo mas grande era el suyo propio, de tan
solo pensar que a partir de ese momento pudiera existir un día en que no estuviera a
su lado… no pudo evitarlo y una lagrima corrió por su rostro, y sonriendo le dijo:

J- No seas tonta Lena… Tendría que estar loca para siquiera pensar en dejarte, ya no
podría soportar un segundo sin ti, sin tu mirada, sin tu cabello, sin tus besos, sin tus
caricias… sin tus pecas -y vio como Lena sonrió-… te amo tanto preciosa, la única
manera de que no este contigo es que tu no lo quieras así…
L- Entonces eso nunca va a pasar!!... No quiero que nunca más, por ninguna razón, ni
por que pienses que es lo mejor, ni por absolutamente nada, te vayas de mi lado
J- Jajaja… Bueno ya no tengo 13 años. Y no creo que tu mama se me acerque de
nuevo…

Eso hizo que la pelirroja riera por unos momentos. Y luego se volviera a clavar en el
mirar de su chica:

L- Extrañaba eso… que dijeras una tontería y me hicieras reír… te extrañaba a ti.
Todo… extrañaba todo. Extrañaba ser feliz… sentirme completa… solo quiero estar así.

Y dando una leve vuelta, puso a Julia debajo de su cuerpo para usarla como almohada,
con el oído en el corazón de su amada…. Ese latido que tanto extrañaba…ese corazón
que ahora y siempre gritaba su nombre, y q ella tanto se había negado a escuchar…
pero ahora podría quedarse sorda y aun lo tendría grabado en su mente… con ese
latido poco a poco se fue quedando dormida... Julia estaba feliz, enamorada, si
enamorada, siempre lo había estado pero ahora no era una causa perdida, ahora había
vuelto a ella; observaba el sueño de aquella chica, besaba sus párpados, rozaba sus
labios y así, con el calor de el cuerpo de su amante durmió junto con ella. Sin embargo
su sueño no había sido profundo, no podía… no quería dejar de mirarla, de
contemplarla, en el fondo sentía hasta temor de que despertara en un momento y no
estuviera allí, que todo hubiera sido un sueño, ocasionalmente besaba su frente y
pasaba la punta de sus dedos por su espalda, la pelirroja temblaba con el contacto
pero sin despertar, a Julia le parecía gracioso y tierno que aun dormida ella provocara
esa reacción, en cada vez que con sus manos la acariciaba no le dejaba interrumpir su
sueño, ese aroma… Lena le llenaba los sentidos, le nublaba la mente y hacía que su
corazón latiera con mas fuerza. Si, ahora todo sería diferente, lo pensaba y no lo podía
creer que con tan solo horas al lado de su pelirroja ya estuviera cancelando la mitad de
su vida, si, cero fiestas… cero bares, cero salidas nocturnas, cero citas ocasionales,
cero “encuentros”, ahora sería una chica modelo, la idea le hizo sacar una sonrisa,
ahora sería lo que siempre podía haber sido de haber continuado junto a Lena todos
esos años. En el fondo había hecho lo que hizo por amor, por querer lo mejor para la
pelirroja, pero sabía ella también había sido responsable de que la pelirroja aceptara
una decisión que ni siquiera sabía había tomado, ese sacrificio, tan injusto sacrificio, y
solo ahora sabía que no había alcanzado su cometido, ella se había sacrificado por la
felicidad de su niña, y ahora había descubierto que su felicidad era ella.
Ese sentimiento la embargo todo lo que quedo de la noche, no dejo que la pelirroja se
moviera, quería estar con ella así, sentir su calor sobre su cuerpo, sentir como ambas
se amaban mas allá de las palabras, de las caricias, del universo, era indescriptible; si
alguien le hubiera ofrecido 1 millon de $ para que pusiera en palabras ese sentimiento
los habría perdido, La verdad… no hubiera querido hacerlo, no hubiera querido que
nadie mas supiera lo que sentía hacía Lena, no, solo quería que lo supiera el corazón
de la pelirroja, no por pena eso nunca!! Si de algo estaba orgullosa era de 3 cosas; de
lo que había logrado como persona, de su hija y ahora de tan solo tener el honor de
poder tomar a esa chica de la mano, no como antes por la imagen sino porque ahora
su corazón lo exigía, exigía ese contacto y mucho mejor el de la pelirroja lo
correspondía. Pero simplemente no quería que nadie mas supiera como hacer valer ese
sentimiento que llevaba dentro, tal vez podrían copiárselo!... -eso la hizo sonreír-, o
tratar de hacerles daño, eso la dejo pensativa, no había caído en cuenta de que
aunque los años habían pasado la situación era casi la misma, ahora mas que nunca la
madre de la pelirroja no iba a aceptar la unión, y ahora estaba de por medio Anatoly
(bueno me toca confesar algo siempre decía el novio de Lena porque no me acordaba
el nombre, pero ya hoy me acorde y se lo puse)… Si su novio, su futuro esposo, ese
pensamiento la hizo estremecerse y abrazo mas fuerte a la pelirroja y se aferro a ella,
y le dijo sin molestar su sueño “no, esta vez no te perderé, ya nadie te apartara de mi,
te amo mi pecosa”.

La mañana llego y casi a regañadientes hizo que la pelirroja abriera sus ojos, casi sin
quererlo, se froto uno con una mano y coloco un mechón de cabello detrás de su oreja,
estaba mirando a la ventana, por un momento se sintió asustada no estaba en su
cuarto, pero fueron milésimas de segundos, rápidamente recordó todo. La noche
anterior… Julia, si Julia… sintió su desnudez debajo de las sabanas y se volteo
buscando a la pelinegra, allí estaba… estaba despierta y con su mirada clavada en ella,
no pudo evitar sonreír, era imposible no hacerlo, después de tanto tiempo estaba allí,
de nuevo con ella, de nuevo en sus brazos… Julia la miraba casi sin pestañar, con una
mirada que expresaba amor y ternura, entrega y felicidad, sí ambas estaban en su
paraíso personal, paso una mano por el cabello de la pelinegra y lo revolvió un poco,
luego con la punta de uno de sus dedos bordeó sus ojos, su nariz, acarició sus mejillas
y finalmente bordeó su boca, la pelinegra al sentir el dedo de Lena en sus labios tomo
su mano con la de ella y la beso, beso cada uno de sus dedos, su palma y su reverso,
luego la entrelazo con la de ella y la puso a un lado de su rostro, contra su mejilla.
L- Buenos días…
J- Muy buenos días diría yo -con una gran sonrisa “embobada”, así le decía Lena
cuando parecía absorta en algo, y ese algo era ella-.
L- Si, muy buenos, pensé estabas dormida, parece se te quito lo dormilona -esto con
una sonrisa-.
J- Pues no, no se me ha quitado… pero anoche alguien me dio mucha “batalla” -lo cual
hizo que la pelirroja se sonrojara y soltara una pequeña sonrisa- y luego no pude
dormir mucho…
L- Jeje… Pues que yo sepa, nunca te escuche quejarte…
J- No… ni lo haré

La pelirroja no se resistió y se acerco a besar los labios de su chica, luego aparto la


sabana que la cubría, sin dejar de besarla, y acarició la silueta de su cuerpo, paso la
mano por su abdomen y cuando iba a moverse para situarse sobre su chica, esta la
detuvo.

J- No… espera -he hizo el intento para levantarse pero la pelirroja la detuvo-.
L- A donde vas?
J- Pues… Al baño..
L- Que? -ya casi riendo por el comentario tan sacado de lugar- déjame ver si entendí;
te beso, te acaricio y cuando ya estoy a punto de darte la mejor mañana en mucho
tiempo tu… vas al baño?… jajaja definitivamente en estos años no te hiciste más
romántica…
J- No, no es eso es que… si te digo algo muy pero muy estúpido no te ríes de mi??

La pelirroja solo sonrío y negó con su cabeza, cuando Julia le decía así era porque en
verdad era algo que solo cabía en la cabeza de su pequeña.

J- Bueno… es que… no dormí mucho anoche… medio dormí por ratos, cuando
despertaste ya yo tenía… ufff… súper rato despierta y pues… desde entonces tenía
ganas de ir al baño… pero… bueno no me quería mover, si?... No me quería levantar
hasta que te despertaras y me hablaras -ya esto con una sonrisa que mas que de
felicidad y cariño era de pena porque se había dado cuenta de lo que estaba diciendo,
era tonto pero la verdad-… Es decir, me hablaras y supiera que estabas aquí, que
habías amanecido conmigo… es que tenía miedo de que si iba al baño cuando volviera
no ibas a estar, y que todo pudiera haber sido un sueño… o algún mundo paralelo que
había hecho mi cerebro para tratar de lidiar con todo… o no se… en fin, bueno me
estoy haciendo pis como desde hace 2h, y bueno como ya se que estas aquí y estas
conmigo… pues ya puedo evitar orinarme en la cama!! No crees??... jeje… es decir… si
te hubieras subido sobre mí… bueno ahí si hubiera habido un accidente… uno bastante
desagradable y pues no quiero que nuestra primera mañana juntas sea así… y bueno
se que me pase de tonta pero bueno quería estar segura y…
L- Julia?
J- … Y no dejar que mi mente me jugara malas… Si?
L- Ve al baño… ya! -esto lo dio con una gran sonrisa ya a punto de reírse-
J- Jajaja tienes razón… ya vengo

Y solo vio como la pelinegra salió corriendo hacia el baño, no pudo evitar reír… Dios
como había podido estar sin esos momentos?, como no había extrañado eso?... se
había dejado caer boca arriba sobre la cama, y se reformulo la pregunta… Como había
podido vivir sin Julia amandola??... es que ahora todo el resto parecía tan vacío, todos
sus novios, toda su vida, era como si no hubiera vivido todo ese tiempo, como si solo
hubiera seguido adelante pero no hubiera sentido en muchos años… Ese calor en su
cuerpo… esa paz, esa tranquilidad, esa sensación como si su pecho fuera muy pequeño
para su corazón… ahora lo podía oír latiendo en sus sienes, pero no era por temor o
preocupación era por felicidad… si, estaba feliz!!, siempre había creído estar feliz pero
ahora era realmente feliz y completa, ahora su estomago aún tenía ese nudo, ese
cosquilleo pero era por emoción, le emocionaba sentirse así y hasta le ponía un poco
nerviosa todo, no su futuro, sino el estar con Julia, las cosas eran diferentes ahora
tenía una hija y vivía sola; tenía que aprender a lidiar con eso por su futuro, pero no
quiso pensar en eso… estaba tan metida en el momento que ni recordó que esa misma
tarde sería su boda civil. Tan solo pensaba como sería todo con Julia pero no recordaba
que ella estaba en otro compromiso, la verdad no pudo pensarlo, no hubo tiempo, fue
sacada de sus pensamientos por una sacudida a la cama, no pudo evitar sonreír sin
siquiera mirar que lo había producido, simplemente sabía que era su niña que había
vuelto con ella, efectivamente Julia acababa de subir a la cama y se recostó en su
pecho, no hizo nada solo acaricio sus cabellos… pero ella sabía lo que estaba por venir,
tal vez Julia no había pensado en eso tampoco, pero dado el momento tenían que
hablarlo y no se equivoco en su primer instinto.

J- Len?... Que vamos a hacer?


L- De que? -ella lo sabía perfectamente pero le gustaba que Julia fuera directa y
concisa, que expresara lo que sintiera y pensara claramente-
J- Con el mundo Pinky!!... anoche no tratamos de salvarlo -sabía que eso le robaría
una sonrisa a su chica y lo consiguió, sintió como su abdomen se movió y oyó el sonido
de su risa- como que con que Len?... tu sabes con que.
L- No lo se… no quiero pensar en ello
J- Pero tienes que -en eso la pelinegra se incorporo del pecho de su chica. Recostó su
pecho sobre el de ella y clavo sus ojos en su rostro- … Ya hoy es sábado…

Esto último lo dijo con un tono de tristeza… como si fuera su ultimo aliento, Lena lo
noto y vio como puso su mentón sobre su pecho y bajo la mirada, tenía miedo aunque
no lo dijera ella conocía a Julia, y sabía que por su mente había temor, ella tenía que
borrar eso así como la pelinegra había borrado cualquier rastro de miedo,
preocupación, incertidumbre o hasta cualquier rastro de otro amor de su ser, ahora
todo era ella y tenía que hacérselo saber.

L- Y que?... no me importa que sea sábado ó domingo ó lunes ó lo que sea, lo que me
importa es que estoy contigo y aquí me quedaré -ya para esto había tomado su
mentón y había subido su rostro para mirarla a los ojos, luego hizo un movimiento y
puso a la pelinegra debajo de ella-… Además ahorita no quiero pensar en eso -y
comenzó a besar pecho y la parte baja de su cuello- antes de irte al baño dejamos algo
pendiente…
J- Lena sabes a que me refiero con lo de sábado… Debes hacer algo y lo sab…

No pudo seguir hablando, Lena había comenzado a acariciar sus senos con su boca
mientras que con su mano bordeaba el contorno de su cuerpo, su cerebro quedo
relegado a otro lugar, a otro sitio, su corazón era el que mandaba a partir de ese
instante… Lo de anoche había sido increíble, hacer a Lena suya de nuevo era algo casi
mágico para ella, Pero el que Lena la hiciera suya… eso colmaba sus sentidos de
placer, el solo imaginárselo hacía que se erizara su piel. Si, la vida había sido cruel…
muy cruel jugando con su corazón, pero al parecer por una extraña razón Dios se
había acordado de ella… tal vez porque se lo merecía o simplemente porque se había
cansado de verla sufrir, después de lo de Lena, de perderla había dejado de creer en
él, pero definitivamente ahora le llevaría unas velas o algo, ese pensamiento la hizo
sonreír, pero su cuerpo se estremeció cuando sintió la lengua de Lena bajando por su
abdomen, su respiración se volvió rápida y tuvo que tragar fuerte para recuperarse de
lo que acababa de sentir… era como si le hubieran dado con un gran martillo a todo su
cuerpo, excepto que no sentía dolor sino un río de emociones que no podía describir.

La pelirroja beso por debajo de su ombligo y al sentir estremecerse a su chica subió de


nuevo a su boca para que ahogara allí sus gemidos.
Lena besaba su boca mientras le daba su alma en esos besos, deslizó sus manos por
las piernas de la pelinegra acariciando sus muslos sin dejar de besarla… sentía como
ahogaba los gemidos en su boca y como sus manos acariciaban su espalda… Extrañaba
tanto eso… ese contacto… sentía que finalmente estaba donde le correspondía, si eso
era, era como si hubiera estado perdida mucho tiempo y ahora volvía a casa… siguió
acariciando con sus manos cada espacio del cuerpo de su pelinegra, el redoble de su
respiración le indicaron que estaba tomando el camino correcto, posó sus labios por el
cuello de aquella pequeña que la había hecho tan suya unas horas atrás, pero era ella
ahora quien la deseaba… no, no solo eso, necesitaba hacerla de ella, necesitaba saber
que ese corazón y ese cuerpo le pertenecían, así sabía que no podía permitir nadie
mas la apartara de su lado… no, era definitivo el resto de su vida tenía que ser con ese
mirar azul clavado en su alma o sino nada tendría sentido… nada valdría la pena, solo
tenía que hacer encajar el resto… pero ahora no podía pensar en eso, ahora su cuerpo
solo estaba dispuesto a sentir y a hacer sentir… “no recuerdo mucho lo que te gusta,
pero te haré mía… te amaré con todo lo que soy… te daré mi alma, mi cuerpo, como tu
me diste el tuyo Julia”... dijo justo antes de trazar un camino con besos hacia el sur de
la pelinegra... su corazón ahora sí se le iba a salir del pecho… sentía como un sin fin de
emociones le aprisionaban su alma y le nublaban sus sentidos, había esperado tanto
para volver estar siendo amada por su pelirroja… cuantas noches lo había soñado,
cuantas veces se había tenido que tragar sus sentimientos porque pensaba que los de
la pelirroja no le pertenecían y ahora, ahora estaba allí… ahora era una vez mas de
ella, tal vez nunca dejo de serlo pero ahora se lo podía demostrar… empezó con
gemidos… luego sus gemidos se convirtieron en afirmaciones de amor y placer cuando
los labios sedosos de la pelirroja recorrían suavemente sus muslos para volver
enseguida a la ingle… “si Len… si… por favor… sigue… así” su pelirroja tal vez no
recordara mucho pero sin duda lo estaba haciendo bien… sus gemidos alcanzaron una
nota mas alta y su cuerpo se arqueo mientras apretaba las sábanas con sus manos… si
ahora Lena estaba dentro de ella, ella también la sintió… sintió cómo la humedad
provocada por tanto placer y la de la boca de Lena se volvían una sola, su lengua que
antes jugaba con la de ella ahora jugaba dentro de su cuerpo… dentro de su alma,
sintió leves mordiscos que solo lograron excitarla mas, mientras que su respiración se
volvía corta y agitada… si, no había mas que pensar, solo acababa de reafirmar lo que
siempre había estado en su corazón, amaba a Lena no solo su corazón le pertenecía
sino su cuerpo y su alma. Lena fue alargando el placer de su amada cuando iniciaba la
retirada para luego volver a empezar, era indescriptible… por momentos Julia la sentía
dentro de ella, luego dentro de su boca, Lena la quería toda, tomarla de una vez y
para siempre… luego sentía las manos de la chica en sus senos… la aprisionaba contra
su cuerpo como no queriendo se fuera nunca de ese lugar que le había pertenecido
siempre, Julia jugaba con los cabellos de su chica y hasta dirigía algunos de sus
movimientos, pero en momentos no dejaba de recorrer con las manos las formas de su
amada… tan perfectas que era casi como palpar una obra maestra… Sentía como Lena
gemía un poco con cada contacto suyo… con cada caricia o cada vez que la aprisionaba
contra si misma, eso la excitaba cada vez mas… No era el solo hecho de estar siendo
amada por esa chica dueña de su vida, sino por saber que aun con simples caricias la
hacía sentir… y otra vez el calor bajo su cintura, Lena de nuevo estaba queriendo
hacerse una con su chica… hacerse una y no separarse jamás… lo estaba logrando, los
sentidos de Julia comenzaron a nublarse, sentía como Lena comenzó a tomar el
camino de regreso a sus labios, paso a besarle el vientre, luego su abdomen, luego sus
senos… y su mano paso a ocupar el lugar donde antes estaba su boca… la pelirroja
siguió subiendo hasta clavar sus ojos en los de su chica… “te amo” fue lo último que
Julia escucho cuando aún estaba conciente… luego solo sintió a la pelirroja en su boca
quitándole ese respiro, ese pedazo de su alma que sabía le pertenecía, Lena acelero el
movimiento de su mano haciendo también presión con sus caderas contra las de su
pelinegra quien instintivamente comenzó a mover las de ella y con una de sus piernas
abrazo el cuerpo de Lena como no queriendo perder contacto con la piel de su chica…
ambas disfrutaron el momento en que Julia llego al máximo placer… Gimió…
Mordisqueo un poco los labios de la pelirroja… Grito… afirmo el amor que sentía por su
chica de cabellos de fuego, mientras murmuraba el nombre de su pelirroja cerró los
ojos para terminar de tomar esa bocanada de aire que evitaría que sus pulmones
colapsaran… su respiración se había ido a otro mundo y fue tan fuerte en un punto que
pensaba que necesitaría oxigeno, pero no importo… Allí estaba ella, ya su alma no le
pertenecía mas, no… ahora era de su pelirroja como lo había sido siempre… solo que
ahora la había ido a buscar… con los ojos cerrados sintió cómo la pelirroja la observaba
complacida por haber sido ella la causante de tanto placer, se miraron para acabar
diciéndose lo que sus bocas no podían expresar… si era esa mirada que les hacía saber
que todo iba a estar bien… ya estaban juntas de nuevo… unieron sus cuerpos en un
abrazo y respiraron sus alientos... para Julia ese era el cielo… No había nada mas, su
vida estaba completa una vez más y ahora no sacrificaría su felicidad otra vez si, era
cierto… La persona que había dicho que eran dos cosas muy distintas hacer el amor y
tener sexo estaba en lo correcto, y ella acababa de descubrir de las manos de Lena
que todo lo anterior… todos esos años solo fueron de sexo, que la única que le podía
llegar a hacer el amor era ella… su alma no permitiría esa conexión con nadie mas.

Los sentimientos verdaderos no se acaban solo se ocultan 11

Y así despertó, cuando su estómago se hizo sentir, anoche no había comido y esa
mañana tampoco, ya era mediodía y este reclamaba a gritos se le llenara. De pronto
trato de moverse pero se vio presa por algo, una sonrisa se dibujo en su cara al
encontrarse desnuda, con su cabeza acurrucada en el pecho pecoso que con tan solo
verlo reconoció indudablemente… Allí estaba, en los brazos de su pelirroja, no pudo
evitar las lagrimas en sus ojos. Se sitió completa, feliz no podía pedir nada mas, eso
era lo que siempre había querido y cuando pensaba la vida se lo había arrebatado
ahora el destino se la devolvía, la tenía aprisionada con sus brazos pero ella aún
dormía, sus rizos rojos caían un poco sobre su rostro… Tenía un semblante angelical!
No existían otras palabras que lo describieran, una sonrisa vino al rostro de la
pelinegra al pensar en la noche anterior, habían unido sus almas otra vez, ya no
habían vacíos, ni mentiras… ni simulaciones para tratar de engañar al corazón, no,
ahora su cuerpo estaba como si hubiera dormido una siesta de 1000 años o más, se
sentía abrigada aun cuando sus sábanas solo llegaban a la mitad de su cuerpo, sentía
ese calor, ese olor, ese amor que emanaba de su chica y que sabía era para ella,
sentía un cosquilleo en su estómago que calmaba su hambre, una presión en su pecho
que la hacía sonreír y no sabía por qué… un calor interno que le recordaba lo que era
estar viva… lo que era ser feliz. Beso el pecho de su pelirroja y esta tembló un poco
con el contacto, cuando trato de levantarse vio que era imposible, la pelirroja tenía una
de sus piernas presas entrelazadas con las dos de ella… solo pudo sonreír, ya no le
importaba comer siquiera!! Mientras se mantuviera así.

Miro el reloj del cuarto y vio que marcaban las 12:45 pm y todo acabo, un frío recorrió
su médula y un hueco en su estomago apago todo lo que había sentido con
anterioridad… Era sábado!… Lena se casaba… La boda era a las 5:15 y luego la
recepción… no pudo, trato de pensar en otra cosa pero no pudo su mente la torturaba
una vez mas: “ella me ama… lo de anoche fue increíble, ella no me dejara… pero y si
solo fue una despedida? Y si esta es su manera de decirme adiós?” sintió como si
alguien la tomara por la garganta y se la cerrara al punto de casi no poder tragar…
solo atinó a abrazarse a su chica y besar su cuello y le susurro “te amo tanto Lena… no
me dejes… no quiero perderte… Que tengo que hacer para que me escojas pecosa?...
Que hicimos?” ese susurro termino cuando una dulce voz la sacó de su dolor:

L- Hicimos lo que debimos hacer hace mucho tiempo bebe


J- Len?... pensé estabas dormida… no quise despertarte… buenos días… -pero no pudo
decir nada más su voz se quebranto, solo sintió como la pelirroja tomo su rostro con
sus manos y la miro a los ojos… Miro sus labios… y los beso apasionadamente… que
luego fue disminuyendo a un beso mas suave-…
L- Jul?... tu dudas de lo de anoche?... Dudas que te ame? -sus ojos se cristalizaron un
poco-… Sabes? De ser así no estaría aquí
J- No! No dudo nada… No dudo de tu amor, ni lo de anoche… Lo de anoche fue
maravilloso, pareciera como si pudiera volver a sentir de nuevo, no lo puedo ni
explicar, no me arrepiento ni dudo de nada de eso, dudo de tu decisión -no pudo
evitarlo y dos lagrimas corrieron por sus mejillas… y el nudo volvió a su garganta como
una agujeta en un calzado nuevo dejándola casi sin voz-… de que por presión… por lo
que sea tu decidas no estar junto a mi…

La pelirroja sintió una punzada en el centro de su cuerpo, y su corazón se estrujo


dentro de su pecho… Sintió ese cosquilleo en sus labios… esas palabras no solo la
conmovieron sino que le mostraron a su Julia… su verdadera Julia llena de miedos, de
ternura, de locuras, de tonterías… esa Julia que tenía tanto tiempo sin ver y que le hizo
saber que estaba por tomar la decisión mas importante y difícil de su vida… la miro a
los ojos pero ésta bajo la mirada… Lena lo sabía, no lo hizo por mas nada sino por una
simple razón; no quería la viera llorar… aun con su rostro bajo, Lena no trato de
levantarlo, simplemente paso la yema de sus dedos y limpió sus lagrimas.

L- Sabes? creo que debimos pensar bien esto antes de anoche…

Eso fue una bofetada en el corazón de la pelinegra… Lena había dicho las únicas
palabras que le podían destruir su mundo… Que se lo habían derrumbado… sintió su
cuerpo temblar, sus ojos se nublaron por las lagrimas… su estomago se lleno de frío y
ese calor que sentía hace rato desapareció y en su lugar vino una ola de miedo, de
sentimiento de pérdida… de dolor… si, si alguien la hubiera arroyado con un auto
definitivamente no dolería tanto, al menos ese dolor lo calmaba con una píldora; el que
sentía ahora no lo calmaría tan fácil. Se incorporo y se paso a su lado de la cama, se
sentó recostando su espalda al cabezal de su cama, doblo sus piernas y puso sus
brazos abrazando sus rodillas… su mirada se torno vacía, sentía que no podía tragar
mas, que su pecho se había partido en dos y que ahora una sensación inexplicable le
comprimía su ser…
L- Por qué hiciste eso? -su voz comenzó a quebrarse-
J- Que cosa? -su voz estaba seca, seria y fría-
L- Te levantaste! -ya las lagrimas habían salido de sus ojos-… No dudas de mi
decisión… dudas de mi amor… Si no dudaras de el, si supieras como te amo ni siquiera
tuvieras que esperar por mi decisión…
J- Y que quieres que haga?! -su voz se notaba alterada… ya su llanto era mas evidente
y el dolor en su voz fue una daga para la pelirroja-… Ah?... Dime?... Que me quede
recostada en tu pecho, abrazándote diciéndote que te amo y no se si cuando te
levantes te iras a sus brazos?... Que quieres que te diga? Que todo esta bien?, Que no
temo perderte?, Que no importa lo que pase seguiré a tu lado?, Ah? Dime… Tu no
entiendes… tu no sabes lo que pase estos años… Lo que sentí anoche… pensé que
habías vuelto a mi… no quiero perderte… Sé que me amas, pero no se si eso será lo
suficientemente fuerte para aguantar el resto… no soy estúpida Lena, aunque a veces
meta la pata y diga tonterías no soy estúpida, lo que te pido no es fácil cambiar tu vida
de ensueño, por venir hasta aquí y estar conmigo, y formar una familia… y tomar a
parte de todo el papel de madre y aguantar a tu familia… Te amo tanto… y me duele
tanto… ya te perdí una vez como una idiota y, y esta vez te quiero para mi… y no
quiero volver a vivir como lo hacía… ni amar como creí lo sentía… Solo te quiero a ti y
hoy lo comprobé y ahora no se si mi corazón pueda soltar ese sentimiento y si no es
así?!... Que voy a hacer?... y la balanza de las condiciones y beneficios no me ayuda la
vida como siempre hace muestra de su grandeza y me pega en el trasero cuando lo
necesito… Mi vida… O lo que quede de ella después de hoy…
Al mirar a su lado se encontró con una pelirroja llena de lagrimas, su rostro temblaba y
sus labios estaban rojos, tenia las piernas cruzadas a lo indio y con sus manos
entrelazadas sobre ellas, su mirada estaba perdida y estaba absorta en sus
pensamientos, sin embargo sus lagrimas no cesaban. Al verla en ese estado los ojos
de Julia se llenaron de lagrimas una vez mas intento tocarla pero se arrepintió… no
sabía que hacer y justo cuando considero pararse y dejar que la pelirroja pensara…
sintió como volteo su rostro en dirección hacía ella y le clavo esa mirada que ella
misma sabía la despojaría de su alma si lo quisiera… Esa mirada donde se perdía y
sentía que podía dar la vida por su chica.

L- De verdad piensas eso?... De verdad piensas que me iré como si nada hubiera
pasado?
J-…-Julia no dijo nada, solo negó con su cabeza. Lo que había dicho antes lo había
dicho su razonamiento ahora había contestado su corazón, ese que le pertenecía a la
chica que ahora la miraba con esos ojos que le habrían las puertas a la libertad, a la
felicidad, al amor, ella sabía que aunque hubiese razonado aquello que había dicho, la
pelirroja no era así, ella sabía que Lena había entregado su cuerpo y alma pero aún no
le había dado su decisión acerca del día de hoy, acerca del resto de su vida.
L- Sabes?…-aun llorando, seco sus lagrimas con el dorso de la mano- si pudiera irme
de aquí así como así no hubiera venido, en primer lugar me hubiera quedado
probándome el vestido y viendo los menú de la fiesta, pero nooo!! En lo único que
podía pensar era en que no recordaba nuestro último beso, ni como se sentían tus
labios… -ya por mas que limpiara su rostro estaba lleno de lagrimas y había hecho que
el de Julia se quebrantara también- ni el calor de tu cuerpo, nada, lo único que estaba
en mi mente era el “Que hubiera sido?”, y entonces lo pensé, no era feliz! No podía,
porque tu eras mi felicidad… me concentre en pensar en un momento, en una
sensación para compararla con lo que estaba viviendo junto a Anatoly pero no, mi
mente… mi mente trabajo mucho para borrarla y ahora no quedaba nada, y entonces
vi tu regalo en la mesa, lo abrí, después de tanto… lo recordaste… La capilla de la
muerte… y tuve esa sensación de cuando teníamos 13 años, cuando te lo confesé… el
único libro que siempre quería leer pero que nunca encontraba era ese y que aunque lo
hiciera no creía lo leería porque me daría miedo, en ese momento… en ese instante… lo
supe!... tuve esa sensación de cuando te lo conté, nunca se lo había dicho a nadie
porque me parecía tonto pero te lo dije a ti porque… porque eras tu! -su voz se
quebranto por completo y tuvo que agarrar aire para poder seguir- … porque sentía
que podía darte mi vida y tu la cuidarías aun mas que a la tuya propia… y eso me
hacía sentir segura… y lo sentí, después de casi mas de 10 años, sentí lo mismo que
sentí ese día y supe que jamás alguien mas me haría sentir eso. Y que me lo habías
dado porque pensabas ahora, era lo suficientemente valiente como para leerlo… Pues
fui lo suficientemente valiente como para enfrentarme con todo lo que tenía en mi
mente, en mi alma, en mi ser y venir hasta aquí… Pero vine porque quería me hicieras
sentir como aquella vez cuando teníamos 13… porque quería me hicieras recordar
todas las sensaciones y emociones, que me hicieras sentir todo lo que pude haber
sentido en todo este tiempo… Y no lo hice…

Julia estaba atónita, ahora se sentía culpable, su niña, su pecosa había ido hasta allí a
recuperar todo y ella había dudado, su corazón se había hecho un nudo, sentía un
dolor y no sabia, ni localizaba en donde… Solo levanto su rostro con sus ojos llenos de
lágrimas y miro a su pelirroja directo a los ojos. No hubo necesidad de que hablara,
solo se quedo mirándola.

L- Sabes por qué dije que debimos pensarlo mejor anoche? -volvió a limpiar su rostro
pero era imposible contener lo que sentía, Julia solo negó dulcemente con su cabeza-
porque así habríamos hablado, y no te hubieras levantado de esa forma de mi cuerpo
hace momentos, sino que nos hubiéramos quedado así! Abrazadas mientras pasaban
las horas y yo, tú y el mundo me veían quedarme contigo… me veían estar junto a ti…
mientras todos me buscan como locos -y sonrió débilmente-.

Julia estaba destrozada, no podía mirar a su niña a los ojos. Su razonamiento había
sido erróneo, había sido producto del miedo, solo sintió como dos calidas manos le
levantaban su cara y le hacían mirar los ojos de Lena, quien con su pulgar trataba de
quitar las gotas saladas que tenia su niña.

L- Pero creo fue mejor así… -y le sonrió un poco- si lo hubiéramos pensado tal vez no
estaríamos aquí, no nos hubiéramos entregado igual, habríamos buscado, dado
vueltas, vueltas y mas vueltas y puede que tal vez las cosas hubiesen acabado así. Y
no me imagino ya sin una noche así -esto hizo que Julia sonriera al igual que Lena-.
Anoche asegure lo que pensé… que te amo y ahora mi decisión la tomaré a partir de
allí Julia, solo eso, no hay balanza, yo tampoco quiero perderte no quiero dejarte, y no
tienes que hacer nada bebé, ya mi corazón te eligió hace mucho, solo que trataron de
convencerlo de lo contrario -y la miró tiernamente, pero luego saco una gran sonrisa-
aunque si hubieras tenido que hacer algo para elegirte… definitivamente sería lo de
anoche.

Esto hizo que Julia riera. Aunque luego Lena noto el rojo en sus mejillas, el comentario
la había apenado un poco, ella también sentía lo mismo, Lena lo sabía pero era difícil
que con tanto de todo Julia se abriera sin ataduras. En el fondo a Lena le encantaba
fuera así se sentía especial… Julia era complicada y ella era la única que tenía la llave
mágica para entenderla, y nunca la cedería a nadie.

J- Lo siento amor, es que… -la miro con sus ojos cristalizados otra vez- te amo… no
quiero perderte y me di cuenta de que estábamos aquí y no habíamos hablado de esto
y pues… me asuste, no sabes lo que es estar así sin ti!!... Es como si hubieran apagado
mis sentimientos por todo este tiempo y estuviera con un emulador que no trabaja
muy bien… en fin, perdóname si? Solo quiero… Solo te quiero a ti, y solo quiero estar
junto a ti.
L- Jul Jul Jul… eres boba… muy boba, pero te conozco, lo se, se que fue por eso que lo
hiciste, por eso dijiste lo que dijiste sino lo hubiera pensado simplemente me hubiera
levantado, y me hubiera ido de aquí… pero se que me amas y que solo hablaste por
miedo, yo también lo siento, pero ya nadie va a separarme de ti, ahora levantaremos
todo alrededor de este día jaja quien lo diría bebé?, “el día mas importante de mi
vida”, resulto ser el día mas importante de mi vida y no precisamente por mi boda
J- Jeje si tienes razón… y el que era el peor día de mi vida resulto ser el mejor. Te amo
preciosa -y beso dulcemente sus labios-.

L- Lo se… Lo sentí… ya no hace falta recordar nada, ya lo aclare todo, y ahora quiero
que mis recuerdos sean a partir de aquí -y beso de nuevo a Julia-
J- Mmm… Extrañaba estar así…
L- Quiero que aclaremos algo Jul
J- Que cosa?
L- Se que me amas y tratas de protegerme y de cuidarme por encima de todo, y
quiero lo sigas haciendo… Pero mis decisiones son mías, no quiero supongas nada mas,
ni trates de hacer sacrificios ni cosas a mis espaldas para tratar de que yo este bien,
de ahora en adelante ambas decidiremos lo que es mejor para las dos, como estar bien
unidas, como una pareja… y mi vida de ensueño es junto a ti ahora, no quiero que
creas que me molesta tu vida actual o que no podré adaptarme o que no quiero asumir
el papel que me toque; yo te amo, amo a Julia con todo el paquete completo, con las
risas, llantos, alegrías, tristezas que eso trae y que quiero lo afrontemos juntas y nos
levantemos juntas.

Esas palabras le devolvieron el brillo en los ojos a la pelinegra, una gran sonrisa salto a
su cara y se abalanzo contra la pelirroja, la beso fervientemente, la abrazo fuerte y
luego comenzó a darle besos por toda la cara:

J- Te amo… mucho… te amo… pecosa


L- Jajaja ya! Me haces cosquillas Jul
J- Jeje… pues puedo hacerte mucho mas… -montándose sobre su chica y besándola de
nuevo en sus labios pero ahora con mas pasión
L- Mmm… Lo imagino, pero ahora debemos arreglar muchas cosas amor, después me
haces todo lo que quieras

Esas palabras sacaron de sus sentidos a la pelinegra, la excitaron hasta mas no poder,
y resignada se bajo del cuerpo de su chica y se recostó en su hombro, la sensación de
esperar por el premio le fue mas placentera. Sin embargo, Lena aun no le decía que
haría? La boda era dentro de horas y nadie sabía de ella, pero al no encontrarla, su
casa sería el primer lugar en el cual buscar, eso la asusto un poco, que tal si venían a
llevarse a su pelirroja??... No!, tendrían que matarla primero. Así que aun con temor
pregunto;

J- Len?... Sé que insisto pero…


L- NO tienes porque decir nada, ni preguntar nada, se lo que estas pensando, se
porque estas así pensativa e intranquila, no lo se Jul, no se como hacerlo, ni como lo
haré, tengo que descubrirlo rápido y aclarar todo… pero aun no lo se… solo sé que te
quiero a mi lado en el proceso.
J- Aquí estaré, no te preocupes -y le dio un leve beso en sus labios-
L-Sabes en que también pensé… bueno que me preocupa un poco… Vika… es muy
pequeña pero no tanto, notara raro que ande por aquí tan seguido… es decir, no se si
me aceptara o como se lo explicaremos en todo caso…
J- Len ella es sensacional!!... No te preocupes, es tranquila y cariñosa se pegara a ti
rápido, sobretodo porque te encantan los niños y sabrás tratarla de por sí, no hay
mucho que explicarle… ahora tendrá una nueva mama!! Que probablemente sea
mucho mas efectiva, ágil y entregada a su cuidado que la que ya tiene!! -ya esto
soltando una risa que hizo que la pelirroja riera con ella-.
L- Jaja… si lo se… pero igual… no quiero forzar nada, que todo se de poco a poco
además puede que solo venga unas noches a la semana y todo…
J- Que??... De que hablas??? -con una voz seria y una cara de asombro- tu no vendrás
unos días nada mas, vendrás a vivir aquí!! Será como hubiera sido sin todo el pasado,
viviendo juntas y compartiendo todo. Además, tu lo dijiste anoche!! Dijiste que
tendríamos dos apartamentos y que con el mío estaría bien
L- Jajaj no lo dije por eso, lo dije porque no necesito una casa como pensabas, y
buen…
J- Y nada! No quiero estar separada de ti, quiero que vivamos todo juntas y
construyamos juntas nuestro futuro, además la bebe nunca se apegara a ti si no la
lidias todo el tiempo, y ella merece a sus mamas junto a ella -esto con una sonrisa, al
ver que Lena bajaba la mirada sonriendo con el comentario, sabía que la pelirroja
aunque no decía nada y tenía ese temor de aceptación que siempre la embargaba, la
idea le gustaba-… además, ya tener dos mamas y que para colmo no vivan juntas
sería muy difícil de explicar!!
L- Jeje… pues si no? -y la miro a sus ojos- te amo, amo todo lo que me ofreces y lo
que no… lo que sé podremos tener y lo que se tendremos que luchar por conseguir,
todo Jul, toda tú…

Esto hizo que la pelinegra sonriera y sus ojos adquirieran un brillo que tenía tiempo
ausente, si ahora lo sabía, Lena la amaba y todo lo que su mente ponía como trabas o
como objeciones había desaparecido, ahora tenía a su pelirroja con ella como debió
haber sido hace mucho tiempo. En el fondo aun tenía miedo, sabía que la familia de
Lena no lo pondría fácil, que su novio aun pensaba se casarían y que ella lo amaba. El
pensar eso hizo que en su pecho se produjera un calor, un cosquilleo, si al apretar sus
puños contra la cama lo supo, el solo pensar en eso la ponía celosa, hacía que una ola
de ira recorriera su cuerpo… Como podía pensar que lo amaba?, luego una sonrisa
invadió su rostro, pensó que sin importar lo que el imaginara, Anatoly nunca tendría a
su chica como ella la tenía, el nunca había sentido ni sentirá lo que Lena le había
entregado esa noche, ese sentimiento, ese lazo que no solo las unía en cuerpo sino
también sus almas… Y pensó que no podía dejar que la quitaran de su lado otra vez,
tenía que mantenerse al lado de su chica, porque sino tal vez su madre o alguien mas
trataría de convencerla o tratarían de meterle ideas en su cabeza, sabía que Lena la
amaba pero hasta que ese día no pasará y supiera la tendría con ella para siempre ese
temor, ese frío que a veces le recorría su cuerpo no cesaría.

Los sentimientos verdaderos no se acaban solo se ocultan 13

L- En que piensas? -acariciando su rostro- llevas rato lejos de aquí…


J- Jeje no me iría de aquí ni que me lanzaran agua caliente!!! -esto provoco la risa de
la pelirroja-, en todo, en que te amo y que daría mi vida por ti, en que no se que me
toque hacer pero haré lo que me corresponda por mantenerte a mi lado

Eso hizo que Lena besara fervientemente sus labios y la abrazara fuertemente, el
contacto fue demasiado, y las manos de Julia se hicieron notar…

L- Creo que tampoco comeremos ahora… -sonriendo-


J- Jaja no lo creo -besando ya su cuello- ya mi hambre se calmo… ahora volvió mi
hambre por otra cosa. Por ti… tenía mucho tiempo sin ti, casi busco refugio en la
UNICEF.

Esto trajo una sonrisa a los rostros de ambas chicas, Julia siguió besando su cuello
mientras subía por un lado de su cara para llegar hasta su oreja, jugo un tanto con ella
y la recorrió con su lengua y sintió como Lena se estremeció bajo su cuerpo.
Luego comenzó a jugar con uno de los senos de la pelirroja cuya respiración
comenzaba a agitarse, era indescriptible, en ese momento Lena pensó cuanto más
tenía que hacer y acariciarla cualquier otra persona para ponerla así… pero no Julia!
No, ella con un simple contacto y le disparaba sus sentidos… y en vez de luchar por
sentir tenía que tratar de aplacar el placer para prolongarlo al máximo. Si, era
indiferente lo que pasara, ya ella no podía estar mas sin su pelinegra, de ahora en
adelante su vida estaría ligada a esa chica de ojos cielo que le trastornaban su ser.
Respiro hondo y emitió un leve gemido cuando sintió los dientes de la pelinegra sobre
sus pezones, le encantaba ese leve mordisqueo que Julia le daba, cuando veía que
éstos comenzaban a adquirir un color rojizo reclamando su atención, solo atinó a
colocar una de sus manos sobre la cabeza de la pelinegra y juguetear con su cabello
mientras esta elevaba su mente y cegaba su razón. Sintió como ahora alternaba ese
mordisqueo con succiones a sus pechos, la volvía loca… tanto a Julia jugar con ellos,
como a ella misma que lo hiciera. De pronto sintió la mano de Julia acariciando su
vientre… y luego bajando un poco mas hasta llegar a sus muslos, esto hizo que su
respiración se acelerara mas de lo que ya estaba… Era indescriptible… Como podía con
tan solo esas caricias llevarla a ese punto? Nunca lo sabría pero solo sabía que era así
y que nunca nadie mas podría igualarlo, sintió como la pelinegra acariciaba con sus
manos la parte interna de sus muslos y su boca estaba bajando por su pecho, su
ombligo, su vientre, solo pudo cerrar los ojos. Julia aun no había hecho el contacto y
ya ella sentía como se apoderaba de su cuerpo; y la sintió, sintió como la lengua de
Julia jugaba dentro de ella, no solo succionaba su centro de placer sino cada uno de
sus sentidos. Llevo una de sus manos a la cabeza de Julia, nuevamente quería sentirla,
quería sentir como se movía… como la llevaba hasta ese punto donde no distinguía si
estaba soñando o estaba despierta, ciertas veces la empujo mas dentro de ella…
Quería sentirla por completo y Julia lo noto, lo sabía… lo sentía… con su otra mano
Lena primero apretaba la sabana que antes cubría su cuerpo, luego la llevo hasta su
cabeza y tapo sus ojos como tratando de bloquear sus sentidos para que estos no la
dirigieran sino que lo hiciera su corazón… Comenzó a mover lentamente sus caderas,
Julia lo sintió, si para Lena era amor y placer, para Julia era amor y la gloria… había
esperado tanto para posesionarse de nuevo de ese cuerpo, de esa alma y corazón que
le pertenecían; y ahora estando de nuevo allí, de nuevo con ella. El solo hecho de
escucharla gemir, de escucharla decir su nombre junto con los te amo mas sinceros,
era demasiado, la volvía loca… era increíble como la satisfacía y ahogaba sus sentidos
el solo hecho de saber que estaba llevando a su chica al borde del éxtasis. Su corazón
latía tan fuerte que podía escucharlo en sus oídos, podía sentirlo casi saliéndose de su
pecho, seguía concentrando su atención en la vagina de la pelirroja, quería perpetuar
ese sabor en su boca y ese olor en su mente, en su piel… con una mano acariciaba una
de sus piernas y con la otra la había subido hasta uno de sus senos y marcaba caminos
circulares alrededor de estos. Cuando sintió agudizarse los gemidos de la pelirroja
sostuvo con ambas manos sus caderas tratando de que su chica bajara el ritmo de sus
movimientos y comenzó a trazar con besos el camino de regreso a su boca, subió por
su vientre, su estomago, sus pechos… allí se detuvo unos segundos para dedicarles
atención, con su boca beso y mordisqueo un poco esas casi esculturas que la volvían
loca, luego siguió hasta su cuello y un escalofrío recorrió su cuerpo al sentir la agitada
respiración de la pelirroja sobre su cuello, entonces aun sin soltar sus caderas y ya
llegando a su oído le dijo en un susurro “aun no… Quiero tenerte en mi piel… en mis
sentidos mucho más… Quiero que recuerdes esto para darte fuerzas esta tarde…
Quiero hacerte sentir mía”, esas palabras fueron demasiado… El corazón de Lena había
dejado de latir, o al menos así lo sentía la pelirroja, se había paralizado, su respiración
estaba en un tono mas alto y ya cambiaba a una cadena de gemidos. Julia había
puesto una de sus piernas entre las dos de su pelirroja y comenzó a bajar una de sus
manos hasta donde antes había estado su boca; Lena sintió los dedos de Julia
deslizarse dentro de ella, ahora sus pulmones habían colapsado, sintió como su cuerpo
se estremeció al contacto, y tomo una gran bocanada de aire que luego soltó
entrecortadamente, soltó un leve gemido que luego fue acompañado por un pequeño
gritito, ahí comprobó que aun su cuerpo trabajaba normalmente pero sus emociones…
sus sentimientos le segaban todo razonamiento lógico posible… “Julia… Julia así, así…
Te amo”, fue lo último que logro expresar antes de comenzar una ola de gemidos que
resonaban en todo el cuarto. Julia hacía rítmicos y delicados movimientos con sus
dedos dentro de ella, mientras aprisionaba su cuerpo contra el de Lena con el
movimiento de sus caderas, el contacto era demasiado para la pelirroja y Julia lo sabía,
ya pronto sintió como las caderas de la pelirroja comenzaron a moverse más rápido
que antes, y como sus manos abrazaban su espalda, como si fuera el único trozo de
madera en un naufragio en medio del mar. Con una de sus piernas Lena, abrazo la
cintura de Julia como queriendo fundirla con su cuerpo y con la otra trato de abrazar
una de sus piernas, para Julia era el éxtasis saber que era ella quien provocaba ese
despliegue descomunal de placer de su chica… acelero el ritmo de sus movimientos al
sentir que Lena aumentaba los de ella, de pronto sintió como Lena abrió sus ojos para
encontrarse con los de ella que estaban clavados en ese mirar grisáceo, las palabras
por parte de Lena no fueron necesarias, esa mirada le dijo a Julia todo lo que su
corazón necesitaba escuchar… “te amo preciosa” fue lo que salió de boca de la
pelinegra, antes de sentir arquearse el cuerpo de Lena sus caderas sacudirse con
fuerza, y sus uñas haciendo unos leves surcos en su espalda, un leve grito
acompañado de un placentero gemido, le había hecho mas que saber a Julia que su
niña había alcanzado la gloria una vez mas de su mano. Delicadamente se retiro de
dentro de la pelirroja y acomodo su cabeza en su pecho, le dio un leve beso, sintió su
respiración acelerada aún y como su corazón comenzaba a calmarse poco a poco, “te
amo” le dijo Julia de nuevo mientras sentía una de sus manos acariciando su espalda,
que antes había agarrado con tanto fervor… “sabes que yo también… no se como
pretendes que este sin ti?, que escoja unirme a alguien y estar toda mi vida sin ti… sin
que me hagan sentir así… es decir, antes porque no lo sabía, pero después de esto!!...
Uff ni loca” esto hizo que ambas rieran un poco.

Luego Julia se incorporó y se sentó en la cama mientras tomaba de la silla de su


peinadora una bata de baño, no sabía como había llegado allí, pero le serviría para
bajar a buscar que comer, sin embargo esa sonrisa que llevaba en su rostro se
profundizo cuando sintió esas suaves manos rodear su cintura y un mentón postrarse
en su hombro…

L- A donde vas??... O mejor dicho a donde crees que vas??


J- -No pudo evitar sonreír- a buscar que comer… Ahora si me dio hambre, agotaste lo
poquito de gasolina que me quedaba… -y volteo su rostro para besar los labios de su
chica.
L- Ah no!, no te puedes ir así!!, aun tenemos un saldo pendiente… -y comenzó a besar
su cuello y acariciar su vientre con sus manos-

Julia tuvo que tragar grueso y mandar a callar a todas las voces de su cabeza y con
sus ultimas fuerzas dijo:

J- No amor. Ahorita no, vamos a comer, que te vistas y arregles… bueno ya tu sabes,
son las 3:15 y faltan ya pocas horas, a parte de que todo el mundo te debe andar
busca que busca, debes arreglar todo antes que llegue el juez y todo eso, es decir ya
cuando este vestidito de muñequito de torta será mas difícil!
Esto hizo que saliera una leve risa de parte de ambas, allí Lena recordó que tenía
razón, aun tenía que arreglar su supuesta boda y no tenia ni idea de cómo hacerlo,
sintió como sus manos se separaban y Julia se levantaba de la cama, cerro su bata y
camino hasta la puerta, ya ahí le dijo:

J- Y que quiere comer la preciosa pecosa que adorna mi cama? -esto hizo que Lena
sonriera-
L- Pues lo que la flaca que mas amo y que ahora es mi chef personal quiera hacer!!, a
mi me da igual amor.
J- Ok, te sorprenderé
L- Jul?
J- Si?
L- No me han llamado, es decir si me estuvieran buscando sabrían o se imaginarían al
menos Anastasia, y mi madre que estoy aquí, tu tlf no ha sonado, y mi celular… -con
una sonrisa picara- no se ni donde quedo

Las mejillas de Julia adquirieron una leve tonalidad rosa, y bajo su mirada mientras
sonreía con un poco de pena pero a la vez con gracia por su travesura.

J- Es que… -y Lena vio como se inclino frente a la mesa del teléfono y cogió el
auricular y lo coloco sobre la base- no quería que nos molestaran… Y como sabía podía
pasar… lo desconecte… si llamaron estaba ocupado.
L- Estas loca?! Como pudiste hacer eso!?

Julia se asusto un poco su rostro paso a tener un semblante de culpa y tristeza… lo que
menos quería es que Lena se molestara con ella por algo así. Entonces solo miro con
su cara desconcertada mientras la pelirroja al ver su rostro había puesto una gran
sonrisa en el de ella.

L- Que tal si me llama mi “novio” y yo no pude atenderle? -esto ya casi soltando una
risa-
J- Jajaja -sarcásticamente- muy graciosa Lena… -la pelirroja noto como el chiste no
había molestado a la pelinegra, pero si como había encendido esa chispa de celos que
ella notaba bien-, trata de bromear con esto después que todo acabe y no antes…
L- Lo siento amor… Pero era inevitable!! -y le sonrió, levanto su mano derecha y como
casi jurando ante un jurado le dijo- prometo no burlarme mas acerca de esto… por
ahora… luego nos burlamos juntas si?
J- …-Esta solo saco una leve sonrisa y asintió-
L- Jul?... Te amo y eso no lo cambia nadie…
J- Lo se… -este comentario aunque Lena no lo notara había provocado una de las
mejores sensaciones en Julia; calma en su corazón-.
L- Ahora tráeme mi desayuno-almuerzo-casi cena, antes de que deje de hacerlo…
J- Jeje esta bien… ya voy

Lena luego de que Julia salio de la habitación, solo se tiro en la cama mirando ese
techo, no sabía como lo haría, pero tenía que terminar con todo hoy, antes de que las
cosas llegaran a mas. Luego un pensamiento la hizo casi reírse… Que mas lejos podía
llegar?, era el día de su boda, la comida estaba ya servida y solo faltaría el juez, Dios!
No había manera de salir bien librada de todo eso, pensó que quizás había tenido que
hacer esa “prueba” mucho antes, así hubiera aclarado sus sentimientos antes de que
siquiera hubiera una boda y no lastimaría a tantas personas, en el fondo Lena sabia
que no lo amaba, pero su novio siempre fue excelente con ella, un modelo a decir
verdad y ella no quería hacerle daño, luego se dijo así misma “el ser humano siempre
busca su felicidad, así sea a causa de la infelicidad de otro”… si ella no, su corazón ya
lo sabía… no le podía pertenecer a nadie mas, y después de esa noche y de ese
momento hace un rato sabía que su cuerpo tampoco podía ser de nadie más, no iba a
buscar palabras, ni situaciones, no podía atormentarse con eso… no, lo haría y listo,
como fuera esa noche volvería a ser feliz entre los delgados brazos de su novia. Ese
pensamiento hizo que Lena esbozara una sonrisa no solo porque recordó lo rara que se
veía Julia abrazándola en un abrazo, era tan pequeña y delgada, no sabía como hacía
para aun así lograr todo eso en ella, pero también porque se había autodenominado
novia, pero no sabia si eso eran ahora, o había otro compromiso más… Julia le había
expuesto el hecho de vivir juntas y de que ahora ella fuera la otra madre de su hija,
eso la hizo sentir un frío en su vientre, nunca había convivido ni siquiera una semana
seguida con la niña y le preocupaba el como fuera a reaccionar, a parte el día anterior
estaba planeando su boda y ahora, ahora estaba junto al amor de su vida y ya hasta
con una familia, esto la hizo sonreír aun mas, pero aun pensaba en que condiciones
estaban ella y Julia… Serian novias?... Esposas?... Pareja? Eso no la preocupo, sabía
que sin importar como se denominaran estarían juntas y eso era lo importante. Lo que
mas le interesaba ahora era estar en borrón y cuenta nueva, no quería tener nada que
interrumpiera su relación con Julia, por eso debía aclarar todo con su novio, su familia
y todo el resto esa misma tarde.

Se levanto, se baño y vistió, cuando se dio cuenta estaba en el cuarto tratando de


vestirse y riéndose sola, pensó que Julia creería estaba loca, pero es que llevaba 10
minutos tratando de vestirse y aun no lograba encontrar toda su ropa, recordó que no
había llegado a la habitación vestida completa, así que al dirigirse a la cocina fue
encontrando en el camino las prendas que le faltaban, encontró su celular en el piso de
la entrada del cuarto, al perder sus pantalones seguro había caído allí, ni siquiera lo
miro, lo metió en uno de sus bolsillos y se dirigió a la mesa de la cocina, olía
estupendo no recordaba que Julia fuera una chef excepcional, pero aparentemente
estaba por sorprenderla.
Lena se quedo maravillada, allí estaba Julia en esa gran bata que parecía 10 veces
mas su talla, terminando de calentar café y sacando unos vasos del refrigerador para
servir jugo, si definitivamente así quería empezar todos sus días, junto a su chica de
mirar de cielo.
J- Aquí esta!!.... ojalá te guste
L- Me gustara!... Tu lo hiciste para mi

Ambas sonrieron, y Julia llevo los platos a la mesa, las tazas y el jugo, comieron,
hablaron un poco, rieron con ciertas ocurrencias, al terminar Julia levanto los platos y
los puso en el fregadero, luego se dio vuelta a ver a Lena, esta la miraba ahora
embobada con una mirada tierna y una sonrisa tímida.

J- Bueno creo que ya


L- Si… ya tengo que irme

Eso produjo una sensación indescriptible en Julia. Sabía que Lena volvería a ella, pero
ahora iba a enfrentarse con lo que iba a ser su futuro, tenía miedo, sabía que la
pelirroja la amaba pero tenia miedo, no podía evitarlo su corazón estaba pleno y
seguro pero su mente era insegura… Que tal si luego de estar allá a Lena le hablaban
todo muy bonito y cambiaba de opinión?, y luego termina por escoger el futuro que
tenía previsto… Eso hizo que recibiera una punzada en el centro de su estomago, hasta
pudo sentir como su cuerpo se contrajo un poco, bajo su cabeza y sus ojos se llenaron
de lagrimas.
J- Bueno… supongo que te esperare, me llamas cualquier cosa

Lena lo noto, sabia que Julia era fuerte y decidida, rebelde e implacable pero en el
fondo existía esa pequeña llama de inseguridad que dada la situación no se apagaba
por completo, en ese momento sintió sus ojos llenarse de lagrimas y sentir ese vacío
en el estomago, ese cosquilleo en su boca. Su niña se sentía mal y eso le dolía en el
alma, se acerco a Julia y tomo su rostro con sus manos, sus lagrimas aun no salían
pero danzaban en sus ojos, beso levemente sus labios y le sonrió:

L- Por supuesto que me esperaras, en la noche ya estaré aquí contándote como me


fue, además… tenemos una cuenta pendiente!

Esto hizo que la pelinegra sonriera levemente.

J- Te amo Len… Vuelve rápido


L- Sabes que yo también, toma -y le dio su celular- no quiero ni saber lo que me dicen,
debe estar full, así que solo voy a decir lo que tengo que decir y vuelvo, tratare de
estar aquí lo antes posible.
Se acerco a sus labios y se besaron tiernamente unos minutos, luego se separaron se
frotaron sus narices y sonrieron, luego Julia vio como Lena se acercaba a la puerta, la
abrió, levanto su mano en señal de adiós y camino fuera del apartamento. Cuando
sintió la puerta cerrarse fue un golpe bajo, no podía explicarlo, parecía que la
cerradura hubiera sido en su garganta; sintió como un nudo se apoderaba de ella, casi
no podía tragar y sintió las lagrimas deslizarse por sus mejillas, un frió recorrió su
delgado cuerpo y sintió como sus huesos perdían fuerza, parecía se había vuelto de
juguete, es como si no pudieran sostener su peso. Tuvo esa sensación como cuando
uno pierde algo muy valioso, como si su alma saliera de su cuerpo y viera todo de
forma surrealista, luego sintió rabia, había dejado a Lena ir sola!, debió haberla
acompañado. Luego se dio cuenta que todo lo que pensaba era porque no quería
perderla, tenia tanto miedo que comenzó a llorar; no podía imaginar su vida sin ella…
Qué iba a hacer si luego Lena le decía que lo había pensado mejor y había decidido
casarse? O, que la habían presionado y se había casado?... Allí todo estaría perdido,
porque ahora legalmente seria de otra persona aunque su corazón supiera quien era su
dueña absoluta.
Pero no, ahora no podía torturarse con eso, tenia que confiar en Lena, sabia que la
pelirroja la amaba se lo había demostrado, ahora solo tenia que confiar en ella y rezar
porque todo saliera lo mejor posible.
Así que llamo a su casa, sus padres le regañaron un poco habían llamado y el tlf
estaba siempre ocupado, eso la hizo sonreír porque recordó cual era la razón, su
madre le pregunto que con quien andaba? Quizás con quien estaba hablando horas y
horas?, ella solo sonrió y dijo “Hay mamá ni te imaginas, ni te imaginas!”, luego hablo
un rato con su pequeña, aun no hablaba con claridad pero decía palabras y ruidos
raros, quien al escuchar la voz de su madre trataba de contestarle así sea con una
risa, lo que hacia que la chica de ojos azules riera con ella. Así que aprovechando tanta
felicidad, le dijo a su hija quien le hablaba de todo y de nada al mismo tiempo;
“sabes?, creo que tendrás otra mama” y sonrió, sabia que su hija no entendía lo que
significaba pero necesitaba compartirlo con alguien y quien mejor que la única persona
que superaba su amor por Lena, y que obviamente no podría regar el chisme. Al cerrar
la llamada, le dijo a sus padres que el lunes temprano iría por la bebe, que no se
preocuparan que mañana llamaría o en la noche para ver como seguía todo, sin
embargo cuando colgó el tlf sus ojos se llenaron d lagrimas una vez más, y su corazón
latió tan fuerte que pensaba iba a rasgar su bata. Su corazón no le pertenecía, ahora
lo sabía, esa bebe que la hacia sonreír con tan solo verla y llamarla mamá, y esa chica
de cabellos rojos que la elevaba al cielo con cada beso; si ahora su corazón era de
ellas… ya no le pertenecía era de ellas mas de lo que fue suyo alguna vez, sonrió y
decidió ver tv un rato, tenia que matar tiempo, así que se baño y se puso una
camiseta y un mono de algodón para el frió y sentirse cómoda.

Vio canales y canales pero no reparo en que estaban pasando, sus pensamientos
estaban con Lena… Que estaría haciendo?... Como iría todo?, de pronto su corazón se
paralizo, era la hora de la boda. En ese exacto momento Lena debería estar
casándose… Y si lo estaba?, no, no podía pensar en eso, Lena no le haría eso, luego se
sintió peor, pensó que Anatoly tal vez nunca imagino nada, y hasta ese día había
creído todo estaba bien y ahora… Ahora que tal si ella creía que todo estaba bien y no
era así?, por momentos sintió como su mundo se derrumbaba y tuvo que respirar
profundo para evitar vomitar, no, no podía perderla; pensó en que si era así iba a
buscarla, raptarla, o algo así. No sabía bien que haría pero estar sin Lena, después de
todo lo que habían pasado, no era factible.

Su cerebro, sus ideas, su tonto razonamiento no le ayudaban, la atormentaban con


1000 posibilidades, 1000 situaciones, y ya no sabia que hacer. Comenzó a llorar y
supo que su cuerpo y su alma no hallarían paz hasta que Lena no regresara, tenia que
regresar; sino su futuro, no tendría nada, todo estaría incompleto. Se acobijo en su
cama y no supo en que momento se quedo dormida.

Un golpe incesante la trajo a la realidad, se rasco sus ojos y vio que el tv estaba
encendido en una película que no tenia ni idea de que era, Volvió a sentir el golpeteo,
miro el reloj y marcaban las 2:15 am, Dios! y Lena?. Sus ojos se llenaron de lagrimas
una vez mas, donde estaba? Era demasiado tiempo, luego el golpeteo volvió a sus
oídos; “la puerta” se dijo en voz alta así misma, recordó Lena no tenia llave, se levanto
lo mas rápido que pudo y corrió hasta la puerta, miro a todos lados para precisar
donde estaban las llaves…

J- Lena? -pregunto casi con temor mientras abría la puerta de madera-

Y allí estaba, con su rostro pálido y sus ojos hinchados, había llorado lo sabia, y
aunque no sabia como había estado; todo su corazón encontró un poco de paz al verla
allí, con ella, en la noche como lo había prometido, así esa noche ya fuera madrugada.

L- Que esperabas a alguien mas? -dijo dando una leve sonrisa, su voz aun se sentía
áspera lo que confirmaba la suposición de Julia “había llorado”-
J- No… solo a ti, siempre a ti -termino de abrir la puerta y le dijo- me quede dormida,
estaba nerviosa no encontraba que hacer y puse la tv pero me quede…

Los ojos de Julia parecían salirse de sus orbitas, sintió como si la hubieran golpeado
fuerte en el centro de su cuerpo, trago fuerte y sus labios se abrieron un poco, sintió
un frió, un ardor en su estomago que no sabia definir. Ahora la veía bien, afuera la
reja no dejaba apreciarla, pero ahora ya dentro con la luz de la sala lo veía todo, tenia
sus ojos hinchados por llorar, pero su boca estaba rota, tenia una leve partidura a un
lado que se veía hasta hace poco estaba sangrando y en su frente había una pequeña
marca rojo fuerte y un pequeño abultamiento. Su corazón se paralizo, Lena lo noto al
ver a Julia de frente, sus ojos se llenaron de lagrimas y la abrazo fuertemente; “te
extrañe tanto” fue lo que dijo una vez aferrada al pequeño cuerpo de la pelinegra, Julia
ni siquiera pudo corresponder el abrazo, sus sentidos estaban bloqueados por lo que
acababa de ver; Algo muy malo había pasado, separo a Lena de su cuerpo, y clavo sus
ojos en los de ella que ya estaban inundados por las lagrimas…
J- Que paso?
L-… -Lena no podía decir nada, solo miraba a Julia a los ojos como tratando de explicar
todo sin decir ni una palabra-
J- Lena que demonios paso?... Por qué estas así?
L- … -la pelirroja comenzó a llorar, por mas que lo intentaba las palabras no salían,
sabia que Julia explotaría cuando supiera todo-
J- Lena?... LENA PERO QUE DEMONIOS PASO?...

Ya julia comenzaba a alterarse y a perder su calma, sus ojos se llenaron de lagrimas,


su rostro tomo un semblante de preocupación y rabia. Pensaba que la madre de la
pelirroja había tomado “cartas” en el asunto al saber de la decisión de la misma.
Al ver que la pelirroja no hablaba, sino que sus rostro estaba lleno de lagrimas y tenia
temor en sus ojos, su actitud cambio sintió ese mirar gris en su corazón, y este se
estremeció…

J- Lo siento amor, lo siento -y tomo su rostro con sus manos mientras la besaba en la
frente y luego en sus labios, apoyo su frente en la de ella y cerro los ojos- es que me
altere, no llegabas… y ahora llegas así… y no me dices nada, me puse nerviosa, lo
siento, ven termina de pasar.

Y termino de traer a la pelirroja hacia dentro del apartamento, luego cerro la reja y
posteriormente la puerta, la pelirroja estaba detrás de ella con su rostro empapado en
lagrimas, aun así le regalo una sonrisa a su chica cuando la miro. Julia le correspondió,
beso sus labios levemente y le tomo sus manos, las beso y la trajo consigo hasta uno
de los muebles de la sala. Sentó a Lena y se sentó a un lado de ella pero mirándola de
frente, quería tener esa explicación que tanto necesitaba, pero quería que su niña
sintiera estaba a su lado apoyándola en todo.

J- Entonces… tu mamá??
L- … -levanto su vista y se clavo en los ojos cielo de su niña, le sonrió y bajo la mirada,
luego la volvió a subir y la mantuvo- si te digo algo… si te digo esto quiero que me
prometas… No que me jures! Que no harás nada, ya el pasado es pasado, ya desde
hoy estamos juntas, ya ni mi madre ni nadie esta entre nosotros; esta bien?
J- Ok, esta bien, pero…
L- No! Quiero me digas que me juras… que me juras por la vida de tu hija!… -su voz
comenzó a quebrantarse- que me juras por nuestro amor! Que no harás nada, solo
escucharas lo que te diga y seguiremos adelante.

Julia sintió miedo. Algo muy grave había pasado, y Lena sabia cual podía ser su
reacción, por eso estaba poniendo esa condición. Sabia que la pelirroja lo hacia por
protegerla, porque conocía que a veces metía la pata sin pensarlo y no quería eso.

J- Esta bien, lo juro.


L- Ok… -beso sus labios y regreso a su posición inicial, frente a Julia, tomo sus manos
y siguió- entonces te cuento…

L- Obviamente no me case! - esto la hizo sonreír un poco y también a Julia, quien a


parte de sonreír había sentido un alivio en su corazón, en su mente, en su ser- cuando
llegue a mi casa, estaba Nastya… no hubo necesidad le dijera nada, al verme entrar lo
supo, no dijo nada solo:

Flash back
Todo el camino a su casa había pensado qué hacer?, qué decir?, hasta se había comido
una luz de un semáforo, sus pensamientos la traían absorta, menos mal no paso nada
grave. Al llegar a su casa saco sus llaves y abrió la puerta, pero ésta estaba sin
seguro, pensó todo iba a ser más rápido que lo que había pensado, su novio estaría allí
y ella soltaría la bomba.
Al entrar vio su vestido sobre la silla de la sala, escucho un ruido proveniente de la
cocina y vio a su amiga salir bebiéndose una gaseosa, al verla se quedo en shock, cual
vulgar ladrón al ser atrapado, la miro y Lena no supo que hacer, solo miro fijamente a
su amiga; esta se mantuvo sin mostrar emoción alguna, y luego solo sonrió.

A-Jaja lo sabia!... sabia no podrías vivir así -y se acerco y la abrazo-, eso prueba dos
cosas, una que te conozco muy bien, y dos que por tu cara comprobaste lo que tenias
en mente, lo que te hizo ir allá, cierto?
L-… -la pelirroja solo asintió con su cabeza y sonrió-…
A- Y bien? Cuéntamelo todo! Quiero saber que paso?...
L- Jaja, fue… fue FENOMENAL!, fue lo más maravilloso que he sentido en mi vida, lo
mas increíble que me ha pasado, no lo se! No se como pase tanto tiempo sin ella… sin
sus besos… sin sus caricias… sin que me hiciera suya… -Lena tenia una chispa en sus
ojos y una sonrisa que se le iba a salir de la cara-
A- AHHHH YA! Mucha información, por favor estamos en horario infantil, no quiero
“esos” detalles, quiero que me digas el resto y obvies esa parte por favor

Ambas chicas rieron, pero anastasia noto el cambio en su amiga, estaba extasiada
como si hubiera pasado por un sitio mágico o algo así, lo noto mientras le contaba
desde que había llegado hasta esta mañana.

L-… Y bueno me hizo desayuno y todo… Fue maravilloso!, y se dejo caer en una silla,
no hay palabras! Parecía que mi corazón por fin había encontrado su verdadero lugar,
el sitio que le corresponde cada vez que la miro a los ojos, es como si mi corazón
latiera mas fuerte, siento mariposas en mi estomago, y me pongo hasta nerviosa!
Jajaja no lo puedo creer…
A- Ves? Te lo dije! Tenías que ir, te veo Len, y veo a una chica feliz y segura de lo que
tiene y siente, antes te veía y tenias un gran signo de interrogación en tu cara; si te
hubieras sentido así con respecto a tu “boda” ni siquiera te hubiera insistido, pero en el
fondo pensé que habías aceptado por… por no se, porque todo fue muy rápido, y aquí
estas! El día de tu boda a solo dos horas, hallaste la felicidad en otro sitio y bastante
lejos del original!

Esto hizo que la pelirroja riera.

L- Si lo se, debo aclarar todo -miro a su amiga y le dijo lo mas sinceramente posible-,
la amo, se que dije esto con Anatoly pero, a ella la amo, no en mi mente en mi
corazón…
A- Lo sé no tienes que decírmelo, cuando lo decías antes lo sentía como una afirmación
hacia ti misma. Ahora se nota que es tu realidad, bueno amiga, el camino que viene no
es fácil, lo sabes pero cuentas conmigo para todo siempre.

Esas palabras conmovieron a la pelirroja y lo supo, como lo supo siempre, Anastasia


era su amiga verdadera. Esa que no le importaba como, cuando, qué o quien,
cualquiera fuera su decisión la apoyaría mientras la hiciera feliz, se levanto y abrazo
fuertemente a su amiga.
A- Bueno creo que ya no importa que se nos corra el maquillaje no?
L- Jajaja… no, ya no

Se separaron y Lena le dijo:

L- Necesito un favor, uno muy pero muy grande, debo hablar con Anatoly y quiero que
te encargues del resto
A- Del resto? Como del resto?
L- Tengo que llamarlo y nuestra conversación va para largo, quiero llames al juez y le
digas que todo se cancela, que trates de avisar a los invitados. Bueno era algo cerrado
así que no son muchos, y por favor -el semblante cambio por completo y se torno mas
serio- dile a mi familia… a mi madre todo.
A- Sabes Len?, creo que ya ella lo sabe o lo imagina, tal vez ni hoy ni mañana pero
algún día tendrás que hablarle; tendrán que aclarar todo
L- Exacto, algún día… hoy no, hoy tengo mucho más que aclarar, y mucho más que
hablar.

Anastasia dejo la gaseosa en la mesa y camino hacia la puerta…

A- Sabes?, háblalo con calma y bueno pensando bien todo, me dejaste lo mas fácil!
Porque creo que decírselo a el, será lo mas difícil, ayer termino de pagar los boletos de
la luna d miel… y bueno, llévalo con calma, cualquier cosa me avisas y yo me encargo
de lo demás, nos vemos

L- Hey?...
A- Si?
L- Gracias, eres lo máximo, te quiero mucho.
A- También te quiero mucho y eres lo máximo después de mi!

Ambas rieron y Anastasia salio del departamento. Ahora venia lo difícil; hablar con su
novio, esas palabras le habían llegado a lo mas profundo de su ser, habían sacudido su
conciencia, su novio lo estaba sacrificando todo por ella, y ella… ella abandonaba todo
por un segundo pensó si era lo correcto, pero esos ojos azules le sacudieron los
pensamientos y su mente se volvió a decir a si misma “el ser humano siempre
persigue su felicidad así sea a cambio de la infelicidad de otro”. Entonces marco el
numero de el que pronto seria su exnovio y espero, al tercer repique contesto:

An- Si?
L- Hola
An- Hola preciosa, ya me había asustado!, no habías dado señales de vida, no te
preocupes me estoy terminando de vestir para salir al salón a esperar el juez
L- No!, no, antes necesitamos hablar por favor
An- Por qué?... Pasa algo?
L- Si… pasa mucho… Necesitamos hablar cuanto antes, por favor estoy en mi
apartamento ven por aquí
An- Esta bien, pasare por allá, te amo
L- Te espero, adiós

Fue lo ultimo que dijo la pelirroja antes de colgar, se sintió terrible! No podía creer que
estuviera pasando por eso. En un momento pensó que todo era culpa de su madre,
que debería ponerla a ella a que hablara con su novio, pero eso seria inmoral aunque
ella era la causa del problema original ahora su relación era su responsabilidad.
Luego de aproximadamente 15 min y faltando menos de 1 hora para su boda, su
corazón se paralizo cuando sintió el timbre de la puerta, y cuando la abrió todo su
cuerpo se estremeció, allí estaba su novio; el que supuestamente era el amor de su
vida, con su traje de etiqueta y una gran sonrisa, por un momento pensó en decirle
que era nada, que solo eran nervios… ponerse su vestido pero no, esos ojos sacudieron
su cabeza una vez mas. Cuando lo hizo pasar se acerco a besarla en los labios, pero la
pelirroja giro la cabeza y este beso su mejilla, no dijo nada pensó que su futura esposa
solo estaba nerviosa.

L- Siéntate por favor


An- Esta bien, me estas asustando linda…
L- Sabes que te quiero mucho…
An- Jeje yo también, te amo por eso vamos a casarnos
L-… Ese es el punto, yo no te amo… te quiero y creo que confundí eso con algo mas
An- Jaja de que estas hablando? Amor solo estas nerviosa, mira -y saco de sus
bolsillos los boletos de avión para su luna de miel-… los compre al sitio que me habías
hablado tanto solo son nervios pre-boda
L-No, no lo son… no lo entiendes, creo que confundí el cariño con algo mas…
An- Como puedes decir eso? -los ojos del chico se habían llenado de lagrimas-
llevamos tiempo viviendo juntos… esto seria casi que una formalidad!
L- Ya no, ya no seria nada. Perdóname Anatoly, perdóname por favor, tú no te
mereces esto… Y yo, pues se que tome mi decisión muy rápido… muy tarde, pero es lo
que siento, no puedo casarme así! No, sabiendo que por mas que trate nunca podré
darte por completo mi corazón…
An- No digas eso por favor -el chico tomo las manos de Lena y las beso, luego acaricio
su rostro y le dijo-, tu me amas y yo a ti… chiquita llevamos mucho juntos, podemos
ser felices… lo sé… tenemos todo para serlo, solo tenemos que ver las cosas bien,
calmarnos y tratar de hablar, por favor te amo, no quiero perderte -acerco su rostro al
de Lena y la beso-

Lena correspondió el beso, al separarse vio la mirada de su novio clavada en ella:

An- Lo ves?, no me digas que no sentiste nada!, lo sentí, lo correspondiste, amor,


chiquita tu me amas! Lo se, tanto como yo a ti!, solo tienes nervios normales como los
de toda novia antes de su boda y…
L- NO!, no son nervios! Que no lo ves?, correspondí el beso pero fue para probarme a
mi misma que, que no es lo que me quise hacer creer, besaste mis labios pero no mi
alma, no mi corazón…
An- No digas eso, -ya estaba llorando a este punto, su corazón estaba destrozado- por
favor preciosa, no tomes decisiones precipitadas productos de nervios, de tensión, de
estrés por todo lo de estos días, a parte tu gripe también te traía mal, recuerdas?
L- No hubo tal gripe, esos días me la pase pensando en todo, me la pase aclarando
todo, entiéndeme no puedo hacer esto, no puedo crear una vida contigo con base en
una mentira, no puedo hacerme creer a mi misma todos los días que te amo, no
An- Preciosa tu no tienes porque hacerte creer nada; tu me amas!, lo sé, lo supe todo
este tiempo juntos, por eso te pedí nos casáramos, yo…
L- Estuve con ella…

Eso fue una cachetada con guante blanco para el joven, Lena le había contado su
pasado completo, por supuesto no entro en detalles pero le comento de ella y Julia, y
lo que había pasado, o creía ella había pasado. El joven aunque sabia lo que venia, su
instinto le hizo preguntar…

An- Que?... Que dijiste?


L-… Todo fue una mentira, me hicieron creer algo que no era, fui a su apartamento a
hablarle y lo supe… la amo -levanto su cara y lo miro fijamente a los ojos- y no puedo
ignorar eso y seguir adelante, ella me hizo sentir… como en mucho tiempo no me
sentía.

Esas palabras cambiaron la expresión del rostro del joven, de dolor y tristeza a odio y
rabia. No solo lo estaban dejando el día de su boda, sino que su novia, la que creía su
futura esposa, el amor de su vida, le estaba diciendo que no solo se había dado cuenta
de que no lo amaba, sino que había estado en otros brazos, y en los de una mujer!,
eso no solo le hirió el alma sino su ego de hombre…

Fin del Flashback

Los sentimientos verdaderos no se acaban solo se ocultan 15

Los labios de Julia comenzaron a temblar, era inexplicable lo que sentía en ese
momento, una sensación de rabia y miedo, un calor que se apoderaba de su pecho, un
cosquilleo en su estomago y en sus brazos, se imaginaba lo que venía, pero no podía
hablar, si hablaba la pelirroja callaría y ella aunque se imaginaba, lo sabía, necesitaba
oírlo de sus labios. Por otro lado solo pensaba en lo que había jurado, su mente
comenzó a bloquearse, como en una central eléctrica cuando hacen pruebas de
mantenimiento bajando breque por breque y apagan fase por fase, así se encontraba
Julia con cada palabra de la pelirroja, era como si una parte de su ser se comenzara a
apagar, dejara de oír, de hablar, de pensar, de ver y todo se convirtiera en un hoyo
negro; un hoyo negro lleno de rabia, la pelirroja estaba en silencio, pero ella trataba
de luchar con sus emociones y casi no lo había notado, no supo cuanto tiempo paso.
Su mente no lo notaba, no lo quería saber o le importaba saber, por momentos cuando
se dio cuenta del silencio su instinto fue buscar a Lena y sacudirla, gritarle, exigirle que
terminara de contar todo, pero cuando vio a su pelirroja su mundo se desmorono, su
corazón estallo en mil pedazos…

Lena estaba sentada a su lado, con sus manos sobre sus piernas y su mirada perdida,
las lagrimas recorrían sus mejillas y una expresión de dolor invadió su cara. Julia
instintivamente solo puso una de sus manos sobre las de su chica, hubiera querido
abrazarla, besarla, hacerle sentir que todo iba a estar bien, pero sus sentidos, sus
emociones no lo permitieron, sentía mucho dentro de su pequeño cuerpecito; Lena
solo dijo mirándola a la cara “juraste por tu hija, por nuestro amor, que no harías
nada, así que voy a seguir confiando en eso”, Julia solo pudo asentir, fue lo más duro y
difícil de su vida, hacer ese movimiento con la cabeza y aceptarle a su chica que haría
valer su promesa. Pero no podía hacer nada mas, lo había jurado y no porque creyera
que una maldición le caería ni mucho menos, sino porque simplemente le había dado
su palabra a la pelirroja y en ese momento necesitaba donde apoyarse y ella no podía
fallarle.

Lena seco sus lagrima con el dorso de la mano y siguió hablando, pronunciando las
palabras mas amargas para el cerebro de Julia.

L- Bueno, el resto es historia… ya se que te lo imaginas pero quiero explicártelo, no


quiero que quede nada oculto entre nosotras, se altero, las cosas se salieron d tono y…
me dio una bofetada, así me hice el bulto en mi frente -apuntando con su dedo en la
zona roja de su cabeza y sonriendo levemente-… Perdí el equilibrio y cuando caí me
lleve conmigo la mesa donde estaban las fotografías en mi sala.
La pelirroja vio como Julia al escuchar sus palabras, soltó su mano y apretó su puño
contra el mueble donde estaban sentadas.

L- Quieres que siga? -pregunto sincera la chica de ojos grises-

Julia no contesto, su garganta estaba hecho un nudo, quería llorar, ahora no solo
sentía rabia porque sus pensamientos, lo que creía era cierto, se estaba haciendo
realidad con cada palabra de su chica, sino porque la había dejado ir sola, había tenido
que acompañarla!, ella no hubiera dejado nada pasara, hubieran tenido que matarla
primero y eso era lo que mas le dolía, necesitaba que Lena supiera que estaba
dispuesta a defenderla con su vida, su niña había abandonado todo lo que tenia como
futuro por estar junto a ella y empezar de cero, en cierta forma, ella sentía que debía
demostrarle que valía la pena, que valía la pena luchar por lo suyo y lo más
importante; que ella siempre estaría a su lado, cuidándola y ahora sentía que le había
fallado.

L- Ok… Bueno cuando caí, no sentí el golpe, en realidad no me dio miedo, solo sentí
rabia! -los ojos de la pelirroja se llenaron de ira como si estuviera reviviendo el
momento- como se atrevía?! Cuando yo había ido allí a hacerle un favor!, se que él no
lo veía así, pero por Dios! Si nos hubiéramos casado habriamos sido infelices siempre,
porque hubiera estado con el solo por estar, hubiera estado con el amando a alguien
más y nunca hubiera podido hacerlo feliz, por otro lado me sentí traicionada, todo este
tiempo lo vi como un príncipe azul!, como el chico que me amaba, respetuoso,
responsable, serio, y ahora me había atacado!, me pareció cobarde, no solo le pego a
una mujer sino que lo hizo de la nada!, es decir, estábamos hablando, nos alteramos,
gritamos, pero nunca pensé que un golpe siguiera a eso, bueno no se ni lo que pensé
en fin… -volvió a secar con el dorso de sus manos las lagrimas que ahora corrían por
sus mejillas- me levante y le regrese la cachetada, le aruñe la cara, lo se porque sentí
esa sensación en mis uñas, me miro como nunca pensé lo haría, sus ojos estaban
tristes pero llenos de furia, dolidos y me dijo que solo era una ramera…-Lena sonrió
por el comentario, le parecía irónico que un hombre con el que estuvo por tanto
tiempo y le fue fiel le dijera eso- que había estado con el por crearme una imagen
delante de mi familia!, porque me mantuviera y me cumpliera todos mis gustos,
porque no tenia nada mejor…-la pelirroja hizo una pausa, sus ojos se llenaron de
lagrimas nuevamente y su voz se noto dolida- porque me había conseguido un
apartamento sin problemas, dinero, estabilidad y sexo seguro todas las noches…

Esto no solo le dolía a la pelirroja sino a la pelinegra, a Julia le llego al alma, como
podía pensar eso de Lena?... Como la había tratado así?, y ella no solo no hizo nada,
no podía hacer nada.

L-… Bueno eso me dolió, es decir, ni siquiera viéndolo como novio!, si hubiéramos sido
nada mas amigos... como podía pensar eso?! Estuvo conmigo, viviendo junto a mi
tanto tiempo! -la pelirroja había elevado la voz, y le preguntaba a su chica como
queriendo que el viento o ella misma le dieran respuestas- y piensa eso de mi?, es
decir, pudo acusarme de lo que sea, pero de interesada?, si no pague ninguna cuenta
fue porque no me lo permitió!, si el busco el apartamento fue porque tenia contactos y
podía salir rápido del papeleo, pero como podía pensar eso de mi?, o mejor aun, como
quería casarse conmigo si tenía eso en mente?, a ese punto las cosas ya estaban fuera
de control, me dolió eso; fue un golpe bajo y cuando termino de gritarme y de
decírmelo, solo quería hacerle daño, así que lo mire a los ojos -la pelirroja miro al
vació y recordando como cada segundo, cada sensación continuo-… me sonreí y le
dije; “sabes tal vez tengas razón!, donde conseguiría otro idiota como tu?, a parte tal
vez si sea una ramera!, PERO ES QUE CUANDO A UNA MUJER EN SU CAMA NO LE DAN
LO QUE NECESITA, PUES TIENE QUE SALIR A BUSCARLO A OTRO SITIO!, así este sitio
sea otra mujer; otra mujer que mueve cada fibra de mi cuerpo como tu siempre
soñaste hacerlo” -Lena sonrió, no por risa, sino una risa nerviosa, dolorosa-, tal vez
me pase, si me hubiera quedado callada se hubiera ido, pero no pude, en ese
momento solo quería hacerle daño, solo quería maltratarlo, se que no podía
físicamente, así que le di por donde sabía le dolería más que cualquier golpe. Bueno,
ahí si me dio un buen golpe -esto con otra sonrisa leve en su cara, como tratando que
la morena sintiera que no era gran cosa, y apuntando a su boca- y me partió el labio,
creo que me dio con su puño o no se, solo sentí un ardor, un calor en mi labio y luego
el sabor extraño en mi boca, raro amor sabes? Ese golpe, no me tumbo, creo que
porque lo esperaba y por todo lo que sentía, no iba a permitir me viera caer otra vez.

L- Bueno siguió y siguió, gritos y mas gritos, me dijo tantas cosas, tantas cosas que ya
ni siquiera recuerdo, no me importaba grito más, rompió el espejo de la entrada, creo
que tendrá 7 años de mala suerte -esto con una débil sonrisa, trataba de aminorar la
carga de su chica pero esta parecía ni siquiera poder moverse- en fin, ya había
soportado los gritos e insultos hasta que dijo algo que me hizo perder la razón… dijo
“sabes? Espero seas muy feliz con tu insignificante Julia, ojalá que cuando se le vuelva
atravesar el primer tipo que vea, no te tire otra historia de ¡aunque usted no lo crea!,
y se revuelque con el como la estúpida perra que es, y luego bien empapada de el
regrese a “satisfacerte” a ti, porque obvio ya demostraste ser tan estúpida como para
creerle, así que si en una de sus “sesiones d amor” sientes un sabor extraño en tu
boca ja! Ya te imaginaras que es, ya sabrás lo bien que crees la satisfaces, porque aun
no entiendes que perras como ella nunca están satisfechas, o tal vez solo salgas a
buscar otra cartita, así que simplemente desperdicias tu futuro! Y me dejas a mi por
esa guapa barata disfrazada de mujer” -los ojos de Lena tenían un brillo atemorizante
y su voz se notaba entre dientes a veces, esas palabras habían levantado su furia, y
ahora recordándolas, se había levantado una vez mas-… se que debí callarme, pero no
pude, sentí una ira, una fuerza, algo que parecía querer levantarme del suelo, una
sensación que no pude ni siquiera entender, -sonrió levemente y dijo- pero yo sabía
como regresarle todo sin levantar un dedo, así que aun sabiendo que podía ponerse
peor, lo mire a los ojos nuevamente y le dije “puedes decir lo que quieras, yo se lo que
siento, lo que tengo y tus palabras lejos de hacerme daño me demuestran que mi sitio
no esta, y nunca estuvo aquí, sabes? Ella me ama y yo la amo a ella como nunca
pensé amar a alguien en mi vida, así que te dejo porque aun ganando todo el dinero
del mundo y trabajando en la mejor oficina de abogados, esa a la que llamas guapa
barata; es MI guapa barata, y es el doble de ser humano de lo que tu nunca llegaras a
ser, y sea cual sea el sabor que sienta será de ella, y será mas de lo que jamás llegue
a sentir contigo”. Allí si, todo voló por los aires, solo sentí una presión en mi cuello y
mi espalda golpeando con la pared, me había tomado por el cuello y me arrincono - se
abrió su chaqueta y aunque no habían marcas su cuello aun estaba rojo-, vi una
mirada en el… en ese momento si me asuste, solo me miraba -Lena tenia una mirada
dolorosa y hasta de asco y continuo- y paso una de sus manos por todo mi cuerpo…
-sus ojos se llenaron de lagrimas- pensé lo peor, pero no le baje la mirada; así que
después de unos segundos, me soltó y camino en dirección a la puerta, antes de salir
dijo “me voy, porque te ame lo suficiente como para no hacerte daño, y porque
sencillamente no vale la pena arruine un instante de mi vida por ti”, y ya todo termino,
se fue, me quede un rato, llore, no por el, sino porque no pude creer todo lo que había
pasado, iba a llamar a Anastasia pero pensé estaría en mi casa o algo así, y preferí
calmarme, tome unas cosas -sonriendo- están en mi auto y vine aquí, siento a ver
tardado tanto cielo, pero tenía que primero estar sola, pensar y asimilar todo, a parte
sabía que tendría que decírtelo y quería calmarme un poco.

Cuando Lena fijo su mirada en la pelinegra su reacción fue de susto. No lo había


notado, había estado tan absorta recordando todo que no había notado el estado de la
pelinegra, intento hablarle pero algo dentro de ella le dijo que era mejor callar.

Julia estaba sentada a su lado, con su mirada vidriosa por las lagrimas, pero no estaba
mirando nada, miraba a un sitio entre el suelo y la mesa que tenia en frente, su
respiración se escuchaba agitada aunque solamente estaba sentada, tenia las manos
empuñadas sobre sus piernas, las mismas estaban un tanto blancas; se notaba que
había estado apretándolas hace rato, los huesos de su mandíbula se marcaban
notoriamente sobre su cara, estaba cerrando fuertemente sus dientes a modo de
calma, y Lena podía jurar que hasta estaba temblando… Rabia? No, rabia era lo que se
sentía cuando uno tiene mucha hambre y por apuro o descuido la comida se quema;
ira? No, ira lo sentía cuando alguien le mentía o cuando estaba haciendo una cola en
algún sitio, y alguien por dárselas de chéveres se intentaba meter antes y el resto de
la gente lo permitía; odio? No, era muy sencillo, lo que Julia sentía en ese momento no
tenía explicación!, sentía un calor recorrer una y otra vez su cuerpo, una sensación en
su estomago como cuando uno salta muy alto y después cae. Su garganta estaba casi
cerrada, no podía ni tragar bien, no era que quisiera fuera así, su garganta no se lo
permitía, sentía como su cuerpo temblaba y su mente no podía procesar lo que pasaba
a su alrededor, era como si el tiempo se hubiera detenido, como si todos sus sentidos
estuvieran apagados y solo esa sensación, esa fuerza, ese algo que no lograba
descifrar bien que era, la parte baja de su lengua le empezó a picar, sentía un
cosquilleo en toda su boca, sus pies estaban fríos, lo sentía aun con sus calcetines
puestos, sentía los huesos de su cara adoloridos, estaba tan tensa que pensaba que si
caía al suelo se partiría en mil pedazos. Pero no podía evitarlo! No podía sentirse de
otra manera, trataba de tragar pero su garganta no la dejaba, trataba de respirar
hondo pero sus pulmones no se lo permitían, trataba de contar hasta 10, hasta 100,
hasta 1000, pero su mente no le dejaba recordar ni los números, sentía ganas de llorar
pero no podía, sus lagrimas no salían, quería gritar, quería romper el mundo de un
solo golpe, sentía una presión sobre su pecho, trataba de unir todo lo que Lena había
dicho pero su mente no la dejaba. Todo estaba segado por una especie de neblina
negra que le cerraba los sentidos, trataba de pensar que Lena ahora estaba con ella,
pero no, eso no era suficiente, a pesar de todo ese sentimiento Julia se sentía
culpable; por qué la dejo sola?, sabia todo lo que se le venia a la pelirroja encima, y ni
siquiera se ofreció a acompañarla, no porque no quisiera, sino porque estúpidamente
ni se le ocurrió, no se detuvo a pensar en ello, y ahora le habían hecho daño… y ella no
estuvo allí para protegerla. La habían herido e insultado, la habían hecho menos y ella
lo permitió, ella solo se quedo dormida viendo tv. Ese último pensamiento hizo que
brotaran esas lagrimas que estaban encadenadas a sus ojos, se levanto bruscamente y
de un solo manotón volteo la mesa que estaba en frente, el pequeño arreglo salio
volando y el cristal se hizo añicos, pateo el mueble que estaba su lado y salió
caminando con las manos sobre su cabello en dirección al espacio que quedaba frente
a la puerta de salida, caminaba de un lado a otro sin decir ni una palabra.
La pelirroja estaba atónita, nunca había visto a la morena así, ni cuando su manager a
principios del inicio del grupo hacia una de las de él, ni cuando se dio cuenta de que su
mama y su papa pensaban más en el dinero, que en como le iba en el grupo; nunca,
jamás, la pelinegra se había enojado muchas veces, había tirado puertas, roto
artículos, insultado, llorado, pero esa reacción, esa actitud… era la Julia que Lena no
quería conocer, una Julia segada por la ira, levemente casi en un susurro dijo algo
temerosa…
L- Julia?...
J- ESTO ES INCREIBLE!... NO LO PUEDO NI CREER!, ESTO DEFINITIVAMENTE NADA
MAS QUE OCURRE EN MI VIDA Y EN MI UNIVERSO!... COMO DIABLOS TE DEJE IR
SOLA?... ESE IDIOTA… Y YO AQUÍ VIENDO TELEVISION COMO UNA TREMENDA
ESTUPIDA!...

La pelinegra caminaba de un lado a otro hablándole a todo y a nada en particular. Su


voz estaba en un tono demasiado alto, Lena podía casi jurar que en la calle estaban
oyendo su conversación.

L- Jul… eso no tiene sentido. Yo debía hacer esto sola, si hubieras ido la situación se
hubiera salido aun mas de control y tal vez nos hubiera hecho daño a las dos
J- SE HUBIERA SALIDO DE CONTROL?!, SE HUBIERA SALIDO DE CONTROL?!, SI SE
SALE MAS DE CONTROL TE HUBIERA TENIDO QUE IR A RETIRAR EN UNA MORGUE!
-ese pensamiento aunque estaba impulsado por lo que sentía, hizo que una punzada
se hiciera sentir en el estomago de Julia- POR DIOS LENA MIRATE!... COMO
DEMONIOS PERMITI QUE FUERAS SOLA?!... DEBI QUEDARME JUNTO A TI!, DIOS
COMO DEMONIOS SOY TAN IDIOTA?!, DEBI SABER QUE IBA A REACCIONAR ASI O
QUE ALGO ASI PODIA PASAR, PERO NOOOOOO SI MI MENTE TUVIERA MENOS
ALCANCE, ESTARIA NADANDO EN UNA **** PESCERA!... ES UN IMBECIL, POR
SUPUESTO QUE NOS HIZO DAÑO A LAS DOS LENA!... SI TE HIZO DAÑO A TI ME HIZO
DAÑO A MI ENTONCES!, Y ME HIZO MAS DAÑO QUE ÉL QUE ME HUBIERA HECHO
FISICAMENTE!... PORQUE SI HUBIERA ESTADO ALLA, HUBIERA PODIDO MATARME A
GOLPES PERO JAMAS TE HUBIERA MOVIDO UN PELO… HUBIERA PREFERIDO LIDIAR
CON ESAS HERIDAS, QUE CON LO QUE SIENTO AHORA! -su voz comenzó a
quebrantarse, sus lagrimas salieron nuevamente y golpeando su frente con una de sus
manos dijo- COMO DEMONIOS ME QUEDE AQUÍ?!, COMO DEMONIOS PUDE SER TAN
IDIOTA!, YO “MATANDO EL TIEMPO” SIN NADA QUE HACER, VIENDO TV Y
DURMIENDO, Y TU A EXPENSAS DE ESE INFELIZ…

Las lagrimas de Lena volvieron a sus ojos, no porque le doliera lo que había pasado, ya
ese trago amargo lo había digerido sino por saber cual era el sentir de su niña.

L- Julia amor, tu no tienes la culpa de nada, si te hubieras ofrecido no te hubiera


dejado ir, esto era algo que tenia que enfrentar sola -se acerco hasta Julia y puso una
de sus manos en su mejilla, pero aun así aunque la pelinegra la miraba, sus ojos
estaban opacados por un brillo que nunca antes había visto- sé que me amas, sé que
me protegerías con tu vida, no tienes que demostrármelo, tu bien sabes que yo debía
cerrar este capitulo sola.

Julia sentía la mano de Lena sobre su rostro, en otro momento esto la hubiera calmado
y llevado al cielo, pero ahora no, ahora su cuerpo, ese sentimiento no se lo permitía,
con lagrimas en los ojos y viendo los ojos grisáceos de su niña dejo caer esas lagrimas
sobre sus mejillas, y sonriendo nerviosamente y negando con la cabeza dijo…

J- Ah no… NO!, pero esto no se va a quedar así! -y con una de sus manos bajo la mano
de Lena de su cara y camino hacia su habitación-
Lena quedo pasmada, esa reacción no se la esperaba, no supo que hacer, solo volteo
en dirección a donde había caminado Julia y la vio venir, ni siquiera se había vestido,
se puso unos zapatos deportivos y una chaqueta para cubrirse del frío, en uno de esos
pensamientos fugases por el nerviosismo, Lena pensó que no necesitaría esa chaqueta,
en ese estado ni el frío ni el calor hubieran hecho estragos en su cuerpo, con miedo
solo atinó a preguntar.

L- Que haces?
J- Busco las malditas llaves del auto! Eso hago…

Julia caminaba de un lado a otro en la cocina y volvía al cuarto, llegaba a la sala y


volvía al cuarto una vez mas, Lena comenzó a sentir esa sensación de vacío en su
estomago, sabia que si Julia salía de ese apartamento ya nada sería igual, en ese
estado era capaz de todo… o tal vez de mucho, igual Lena no quería averiguarlo.

L- Para que?
J- … -la pelinegra solo buscaba sin cesar-
L- Julia?, para que?...

La pelinegra seguía sin contestar, instintivamente la pelirroja se paro frente a la puerta


del apartamento, para salir tendría que pasar sobre ella.

L- Julia?, Julia te estoy hablando **** sea!. Julia para que buscas las llaves? -su voz
se comenzó a quebrantar, sabia para que buscaba las llaves, pero no sabia que mas
preguntar ni que hacer, el nerviosismo tomo parte en la situación-… Julia
contéstame?...
J- …
L- Julia?... JULIA?
J- Que?!, para que crees que las busco ah?, para dar un paseo en la noche, la luna
esta muy bella -dijo sarcásticamente- **** estúpido…
L- Julia?... -ya con su voz quebrantada por el llanto-… Jul?, lo prometiste…
J- PROMETI?... SABES QUE PROMETI?; CUIDARTE Y PROTEGERTE MAS QUE A MI VIDA
LENA!, ESO ME PROMETI A MI MISMA EL DIA QUE DESPERTE CONTIGO ENTRE MIS
BRAZOS…-sus lagrimas habían salido nuevamente y su voz se notaba afectada por el
gritar y por el llanto-… EL DIA QUE FINALMENTE SUPE QUE NO PODIA SER FELIZ CON
NADIE MAS, ESE DIA, HACE TAN POCO ME JURE A MI MISMA QUE DARIA MI VIDA POR
TI!, Y NI SIQUIERA ESTUVE PARA DEFENDERTE DE ESE ****… pero nooo, no, esto no
se va a quedar así Lena…
L- Julia me lo prometiste, tu no me fallaste, siempre me has cuidado incluso antes de
que estuviéramos juntas otra vez, por favor no lo hagas -no pudo evitarlo y comenzó a
llorar-, por favor no vayas a ningún lado, no necesito me defiendas ahora, ya eso
paso, necesito estés a mi lado ahora, y me hagas sentir que todo estará bien, si te vas
sabré que nada esta bien, por favor… por lo que mas quieras no vayas a ningún lado…

J- Maldición! Que demonios! me iré en taxi, a pie, volando, como sea!

Y comenzó a caminar en dirección a la puerta, vio a la pelirroja parada frente a esta


pero eso no la detuvo ni intimido, ni siquiera hizo que bajara el ritmo de sus pasos.

J- Lena apártate…
L- No, dices que me amas, que vas a defenderme, pues entonces tendrás que hacerme
daño primero tu misma para quitarme de aquí
J- Lena, no hagas esto… quítate -ya estando frente a la pelirroja-
L- No, no me voy a quitar, no hagas tu esto Julia por favor! Esto es estúpido, ya estoy
aquí, a tu lado… no quiero que vayas a enfrentarte a nada!, quiero que te quedes aquí
conmigo y me abraces y me digas que todo estará bien -ya para esto sus lagrimas
habían recorrido su rostro una vez mas-
Julia por un momento se detuvo, sus ojos se llenaron de lagrimas una vez más, pensó
en olvidar todo pero no, no podía, le habían hecho daño a una de las cosas más
preciadas de su vida, no podía. Tomo a la pelirroja por uno de sus brazos y la jalo
hacia su cuerpo con fuerza, una fuerza que Lena nunca pensó Julia tenia o al menos
nunca pensó se la demostrara, así que jalando a la pelirroja hacia ella y dándole una
pequeña vuelta la quito de la puerta y comenzó a abrir los cerrojos.

L- Julia que demonios te pasa?, te has vuelto loca, que crees harás? Iras allá y que?,
que ah? Contéstame?, crees que con esto regresaras el tiempo? Que con esto evitaras
que haga lo que hizo?
J- NO! -dijo Julia alzando la voz y volteándose quedando frente a la pelirroja mientras
soltaba el ultimo seguro de la reja protectora de la puerta- le voy a demostrar que tu
no estas sola!, que lo que te hizo no es algo que se pase por alto!, que tendrá que
matarme la próxima vez que siquiera se le ocurra mirarte!

Termino de abrir la puerta y cuando se disponía irse, Lena ya con el ultimo aliento de
su voz, con sus ojos llenos de lagrimas que habían comenzado a salir, con su corazón
hecho un ovillo y ese vacío en su estomago y su garganta, emitiendo el sonido pero su
mente pensando en que así tuviera que tumbarla y hacerla rodar por las escaleras
debía detener a su niña, le dijo:

L- Perfecto! Anda, ve y has lo que se te venga en gana y el y todos habrán conseguido


lo que siempre querrán, separarnos… es abogado Julia! Si lo tocas iras a la cárcel!, él
se encargara de eso… y yo te perderé -esto ya con hilo de voz, y tragando e
intentando recuperarse- … y entonces no importara que no me hayas defendido,
porque no estarás a mi lado para defenderme y cuidarme en el futuro, para amarme…
simplemente no estarás aquí.

Lena vio como la chica se detuvo en el cuarto escalón frente a su apartamento que
daba hacia el piso de abajo para salir del edificio.

L- Así que ve! Ve y demuestra lo que tengas que demostrar!, y yo jamás volveré a
confiar en ti!, me lo juraste por la vida de tu hija, por nuestro amor… si eso tiene tan
poco valor para ti como para romper ese juramento… entonces no se ni siquiera que
hacemos juntas.

Con un hueco en su estomago, y el mayor temor de su vida, simplemente se dio la


vuelta y cerro la puerta del departamento, se recostó en la puerta ya cerrada, respiro
profundo y comenzó a llorar, luego camino en dirección a la cocina pero antes de llegar
se recostó en la pared que dividía esta y la sala, tenia miedo, mucho miedo. Cerro sus
ojos tratando de pensar que hacer, y si llamaba a su ex y le decía lo que pasaba?, no,
el en esos momentos la odiaba a ella y a Julia y se aprovecharía de la situación, o tal
vez no… pero no podía arriesgarse, no habían quedado en buenos términos, de pronto
un ruido la saco de sus pensamientos, la puerta se abrió de un solo golpe y Julia
apareció tras ella, luego con la misma fuerza cerro la puerta haciendo retumbar el
departamento. Lena se sintió tranquilizada al menos había vuelto, pero no estaba bien,
lo sabia. Entro la miro y le dio una mirada llorosa, llena de rabia pero de un profundo
amor, vio como Julia apretó sus labios para evitar llorar…

J- Len… entiéndeme… yo nunca… en mi vida… tu has sido lo mas maravilloso que he


tenido… y para mi, así suene estúpido, para mi siento que debo cuidarte y protegerte
mas que a mi vida, porque sin ti no valdría la pena… y ver que te hicieron daño y yo no
estuve allí… tu no entiendes… yo hubiera preferido que me hubiera molido a golpes y
que no te hubiera siquiera mirado a ti, solo trato de… no quiero perderte… No puedo
concebir que alguien te hiera, no mientras me tengas a mi… para mi en este mundo no
hay nada más valioso que tu y Vika, Jamás juraría en vano por las dos… solo que…
solo que… yo debí protegerte entiendes? -sus lagrimas habían invadido su rostro, la
pelirroja solo asintió y le sonrió-… Ya te perdí una vez por no cuidarte… por no cuidar
lo que teníamos… no puedo concebir otra vez el estar sin ti, solo quiero que te sientas
segura a mi lado, pero no quiero que dejes de confiar en mi…

La pelirroja se conmovió, sus ojos estaban llenos de lagrimas y solo sonrió mirando a
su niña a los ojos

L- Jamás dejaría de confiar en ti, pero debía decir algo que te hiciera volver… y lo
hiciste -eso hizo que ambas sonrieran levemente-. Jul se que me amas y si me siento
segura en un sitio es a tu lado! Sino, no estuviera aquí ahora, no necesito que te
muelan a golpes para saber que me quieres proteger. Necesito que cures mis heridas y
evites que me las vuelvan a hacer, amor no sabes como me sentí en ese momento con
el… pero lo único que me hizo seguir adelante fue el querer estar aquí contigo, que me
abrazaras y me hicieras sentir que todo valió la pena… que a tu lado nada es
imposible… que tu siempre estarás junto a mi. Sabes que te amo tanto, o mas que a
mi vida, no quiero te hagas daño para hacerme saber que no dejaras me lo hagan a
mi… se que me protegerías con tu vida… por eso estoy aquí.

Julia solo sonrió y se acerco a su niña, se besaron tiernamente y luego con más pasión
jugaron un poco con sus lenguas, luego se abrazaron y reclinaron sus frentes una con
la otra…

J- Perdón, a veces se que soy muy burra, pero… no sabes cuanto te amo pecosa
L-Jeje lo se, sino te hubiera dejado ir… porque se que me amas es porque no quise
fueras, sabia que serias capaz de cualquier cosa.
J- Por ti, Si.

Siguieron con los besos y comenzaron a acariciarse un poco, pero de pronto Julia
paro…

J- No, ahora no amor, primero vamos al baño, quiero te bañes mientras yo busco algo
para curarte
L- Esta bien -y solo sonrió abiertamente, esas palabras le habían llegado al alma, sabia
que Julia era medio “calientita”, eso le encantaba sabia que no importaba nada esa
pasión hacia ella siempre estaba presente en su pelinegra, y ahora esta la había
puesto a un lado por curar sus heridas, por ver que estuviera bien-… me voy a bañar.

Lena así lo hizo, fue al baño y se dio una ducha caliente, ahí noto que las marcas de su
cuello casi no estaban, su golpe en la frente estaba rojo pero menos hinchado y su
boca era la mas maltratada. Al salir se quedo en ropa interior y se puso una camiseta
que había traído, Julia en su tiempo en la ducha había subido su maleta y había puesto
la camiseta sobre su cama, cuando salio estaba en la cocina preparándole un poco de
leche caliente. Lena solo pudo sonreír.

J- Para que te sientas mejor, te calientes y te de sueño.


L- Jeje gracias, pero no tengo muchas ganas de dormir -y le guiño un ojo
picadamente-
J- Jeje… primero tengo que limpiar tus heridas.
La pelinegra dio la taza a la pelirroja y reviso su frente, coloco un poco de yodo y una
crema antinflamatoria, luego con su boca tomo un hisopo y lo mojo en alcohol, luego
lo paso levemente, sintió como la chica de ojos grises se estremeció, “lo siento
chiquita, pero debo limpiarla”, fue lo que atino a decir mirando a sus ojos y de forma
sincera, mientras le limpiaba le soplaba los labios para que no sintiera tanto ardor la
pelirroja rió un poco

J- Que pasa?
L- Así no vas a evitar que me deje de arder, bueno si… pero harás que empiece a
despertar otras cosas…
J- Len… -sonriendo- estamos en una situación seria!, no quiero se te infecte o algo la
herida, se que soy irresistible pero no para tanto
L- Jajaja gracias por la modestia.

Luego de terminar de curarla se fueron al cuarto, Julia recostó a Lena y la abrigo con
una sabana y una cobija un tanto mas gruesa, luego se recostó a su lado y le beso la
frente…

L- Y el cuento mamá?
J- Jajaja muy graciosa Len -dijo irónicamente-
L- Jeje bueno es que ya no tengo a mi “novio” que me lea cuentos!
J-… Eso no fue gracioso Len
L- Lo siento amor, pero dijiste que cuando me saliera de la boda podría bromear con
eso y eso hice
J- Si pero aun es muy pronto por hoy. Bueno cambiemos de tema, no te voy a leer
cuento! -y sonrió mientras Lena reía- pero si te voy a cuidar mucho
L- Gracias

Se volteo quedando a mirar de frente a Julia, esta también se tumbo de lado y quedo
mirando de frente a Lena, no se resistió y paso una de sus manos por el rostro pecoso
de Lena, acaricio sus ojos, sus labios, su nariz, Lena solo sonreía

L- Te amo mucho mucho


J- Yo también, lo sabes

Y se acerco a besar a su chica, se besaron un rato hasta que Julia ya sintiendo la


pasión mordisqueo un poco los labios de su chica haciendo que Lena soltara un “auch”
y se estremeciera un poco, Julia inmediatamente se separo

J- Lo siento amor, lo siento, es que bueno… lo siento


L- Julia no fue para tanto -tocándose con uno de sus dedos su labio y sonriendo a la
pelinegra para darle a entender que todo estaba bien- solo fue un pequeño tropiezo…
J- Si pero no creo que debamos… bueno… nada de nada… no quiero que te lastimes…
cuando estés mejor
L- Jul! Pero de que hablas?, solo fue falta de costumbre, no estamos acostumbradas a
estar juntas y menos a estar juntas conmigo maltratada -ese comentario aunque Lena
lo hizo en forma de broma, sabia que la pelinegra no lo había tomado así, vio su cara
ponerse seria, y supo que era cierto, era muy temprano para jugar con eso,
simplemente la abrazo y luego se subió sobre su pecho- además chiquita esta mañana,
dejamos algo pendiente quiero saldarlo… Ya sabes no me gusta acumular deudas

Esto ultimo besando levemente sus labios. Y haciendo que la pelinegra tragara grueso.
J- Pues si, pero podemos saldarla luego amor, no quiero estar con el pendiente de si te
dolerá o no, o no se, igual tenemos mucho para estar juntas
L- Ya hoy es domingo, el lunes buscaras a la bebé, cosa que también tenemos que
tratar porque quiero que toda nuestra imagen quede clara ante ella, por otro lado
tendremos menos tiempo para nosotras…
J- Pues si, pero ni tanto la nana viene con ella, jeje… el combo! Es todo el paquete
incluido, bebe con nana!, por qué mejor no hablamos de eso, si?... hablemos de cómo
será todo y como haremos…

Pero sus palabras se vieron cortadas por los labios de Lena sobre los de ella.

L- Porque no quiero hablar, te quiero sentir… te quiero sentir en mi, y quiero sentirme
en ti

Esas palabras sacaron de sus casillas a Julia, no sabia como Lena tenia ese poder de
provocar solo con palabras esa reacción en todo su cuerpo, automáticamente la
comenzó a besar, primero lento luego un poco mas fuerte pero recordó su boca y bajo
el ritmo, empezó a acariciar sus labios con su lengua y bajo al cuello de su pelirroja.

Los sentimientos verdaderos no se acaban solo se ocultan 17

L- Oye mmm… estas haciendo trampa! así no iba, yo te debía a ti! -sonriéndole
mientras se dejaba besar el cuello-, esta mañana deje mi cuenta pendiente contigo
J- No - sin dejar de besarla-… por ahora no… ahorita quiero cuidarte, quiero hacerte
mía, ya sabes soy tuya… pero necesito hacerte mía… necesito curar esas heridas, luego
saldaremos las viejas cuentas.

Lena no pudo oír nada más, solo asintió y se dejo tumbar con la pelinegra sobre ella.
Sintió como una de las manos de Julia retiraba sus bragas hasta bajarlas a la altura de
sus rodillas, ella termino de bajarlas moviendo sus piernas, luego sintió la otra mano
de Julia colándose por debajo de su camiseta, sus labios aun acariciaban su cuello,
sentía su lengua bajar hasta lo alto de su pecho y subir hasta su cuello y oreja una vez
más. Eso era el cielo, todo lo que había pasado no importaba, ese momento lo valía
todo y si eso era lo que había tenido que pasar para llegar allí lo habría hecho 1000
veces si era necesario, sintió como la mano de Julia acariciaba su vientre y subía por
su estomago, luego sintió como de una vuelta quedo sobre su chica; en menos de 10
segundos despojo a Julia de su ropa dejándola en completa desnudez. Julia solo sonrió
y trato de soltar la prenda que sostenía los hermosos senos de su niña pero no pudo,
esta comenzó una cadena de besos por su cuello y su pecho que le movieron su
mundo, comenzó a jugar con sus pechos, los acariciaba con su lengua y con sus manos
trazaba caminos por el vientre y caderas de la pelinegra. Sintió como Lena poso una
mano en su seno y comenzó a hacer pequeños círculos sobre sus pezones, mientras
comenzaba a bajar por su cuerpo, besaba su cuello, luego sus senos de nuevo, luego
su ombligo, su estomago, su vientre… luego besos sus muslos, y siguió besando la
parte interna de los mismos, cuando Julia volvió a este mundo y le tomo el rostro
llevándola a sus labios de nuevo; dijo lo más claro que lo permitía su respiración “no…
te vas a lastimar tu labio… te lo dije hoy quiero hacerte mía”, dicho esto termino de
soltar el sostén de Lena y lo tiro a un lado de la cama, le dio una vuelta y se volvió a
posesionar sobre ese cuerpo pecoso que le pertenecía. Sus manos no encontraban sitio
donde detenerse, tocaba sus senos, sus caderas, su trasero, sus piernas, más de una
vez rozó levemente con la yema de sus dedos su vagina, sintiendo como la pelirroja
ahogaba sus gemidos en su boca. Esos besos eran únicos! El aliento de su niña, esa
bocanada de aire y ese pequeño gritito que le seguía era único!, dejo de besar sus
labios y paso a besar su cuello, sus manos subieron a sus senos, los apretó un poco
pero al sentir un pequeño gritito ahogado por parte de la pelirroja supo que debía
calmarse, debía aminorar el paso, así que los acaricio suavemente, bajo sus labios del
cuello de su amada a esos senos que tanto reclamaban su atención, los acaricio con
pasión, con delicadeza, dejo que su lengua siguiera su instinto; mientras acariciaba
uno con su boca le dedicaba atención al otro con su mano y luego intercambiaba
posiciones, sintió la respiración de Lena acelerarse y su pecho aumentar el ritmo. Bajo
una de sus manos hacia el sur de su pelirroja, Lena abrió sus ojos y tomo aire como si
su respiración se hubiera cortado cuando sintió a Julia dentro de ella, Julia tenia ese
efecto en ella; primero le bloqueaba sus sentidos, la hacia perderse, la hacia cerrar sus
ojos sin siquiera saber que los tenia cerrados y luego cuando se hacia la dueña de su
cuerpo, la traía de nuevo a la realidad y le hacía darse cuenta que todo ese tiempo
había estado viendo y sintiendo a través de esos ojos azules que la trastornaban. Su
respiración se acelero aun más, su corazón parecía querer romper su pecho para poder
latir con comodidad, sintió a Julia jugar dentro de ella y luego sintió como la pelinegra
se adentro un poco mas en ella, eso la hizo perder su conciencia, solo afinco una de
sus manos en la espalda de su chica y la trajo hacia su cuerpo, nuevamente estaban
esos caminos rojos producto de las uñas de la pelirroja, sintió como Julia besaba con
mas vehemencia sus pechos y de pronto comenzó a bajar a su estomago, su ombligo,
su vientre… Sintió como salió de ella por momentos, para luego sentir como volvía a
tomar ese cuerpo, esa alma, ese corazón que sabia le pertenecían, ahora era su lengua
la que acariciaba ese centro de placer de su pelirroja, donde antes era su mano la que
le dedicaba atención, su mano se poso sobre su seno y comenzó a acariciarlo. Lena
sintió sobre su pezón la humedad de la mano de la pelinegra, eso la éxito aun más y
puso una mano sobre la mano de la pelinegra como queriendo acompañarla en su
movimiento, y con la otra acariciaba sus cabellos, los revolvía y le hacia sentir a Julia
que iba por buen camino, esa respiración… esos gemidos… ahora eran constantes… se
volvía más seguidos, mas fuertes, sintió como la pelinegra movía ágilmente su lengua
y un mordisqueo que la volvía loca. Luego sintió como bajo sus manos hasta sus
caderas y las sostuvo fuerte, le dio un pequeño mordisquito aun más fuerte que le hizo
soltar un gritito, y con las manos en las caderas de su pelirroja subió su cabeza hasta
su vientre, lo beso y se impulso hasta quedar a la altura de su cuello, una vez más
beso sus labios suavemente, luego beso su oreja y su cuello con locura; sintió la
respiración de Lena entrecortada ahogándose en su cuello y como sus manos
acariciaban su espalda, sus cabellos, su trasero… no hallaban lugar en el cual
detenerse… “Julia… me estas volviendo loca”, fue lo más claro que consiguió decir la
pelirroja al pie de la oreja de su niña, esto provoco una sonrisa en su chica quien
acelero el ritmo de los besos sin soltar las caderas de su chica. Beso su cuello y sus
pechos, luego subió nuevamente a su cuello, sintió a Lena gemir y como sus caderas
intentaban moverse… “me encanta ponerte así... te amo”, fue lo ultimo que dijo Julia
antes de soltar las caderas de a pelirroja y bajar una de sus manos. Lena sintió como
sus sentidos se agudizaban, como su mente se bloqueaba, como sus latidos
retumbaban sus tímpanos, sintió a Julia dentro de ella una vez más, pero ahora la
sensación fue mucha le robo un breve pero fuerte grito, e instintivamente clavo sus
uñas en la espalda de su chica, no fuertemente, pero su instinto fue asirse de algo, con
la misma fuerza atrajo hacia su cuerpo a su niña, luego subió sus dos piernas
alrededor del cuerpo de Julia y la apretó contra su cuerpo. Julia lo sintió y acelero el
ritmo de sus movimientos, la pelinegra que había comenzado el juego de llevarla hasta
el punto de quiebre, ahora estaba a punto de quebrantarse, el solo ver a Lena así,
entregándose a ella… amándola, era suficiente para excitarla al máximo, para cegar
sus sentidos y nublar su mente; comenzó a besar y mordisquear levemente su cuello,
Lena revolvía sus cabellos y trazaba pequeños surcos en su espalda… de pronto
comenzó una cadena de gemidos que llegaban hasta el ultimo milímetro de la
habitación… “Julia… si… así… sigue por favor… sigue… oh Dios!, así… así Jul… así… te
amo… te amo tanto” fue lo último que escucho decir a la pelirroja antes de que sus
palabras se vieran calladas, y en su lugar fuera una cadena ininterrumpida de
gemidos; sintió como las caderas de Lena se movían rápidamente y como la pelirroja
apretaba más su espalda y con sus piernas apretaba mas su cuerpo. Julia solo acelero
el ritmo de su mano sin dejar de besar el cuello de Lena, luego solo sintió el cuerpo de
la pelirroja arquearse un poco y sus caderas sacudirse duramente, un fuerte gemido, y
como las manos de Lena pasaron de su espalda a su trasero y con sus uñas la apretó
hacia su cuerpo como si quisiera sentirla mas dentro de ella, esa ultima sensación hizo
perderse a la pelinegra y sin querer succiono fuerte el cuello de la pelirroja.

L- Ahh… amor…

Fue las palabras que oyó de la boca de su niña cuando soltaba su cuello, termino de
calmar su respiración en su cuello para luego subir su rostro y clavarse en sus ojos;
beso su frente y su nariz, luego beso levemente sus labios…

J- Te amo pecosa…
L- Y yo mi amor… pero eso definitivamente dejara marca

Julia solo sonrió y dirigió su vista al cuello de Lena, evidentemente tenia una marca
roja, sonrió y beso a su chica.

J- Lo siento, creo que me emocione más de la cuenta…


L- Ya veo, no importa amor, esa será mi marca preferida -y tomo el rostro de Julia con
sus manos y lo beso-
J- Jeje… es que eso fue… WAO!, es decir, siempre es wao pero… de verdad necesitaba
eso…
L- Al menos ya lo se… A los animales salvajes los calman con música y a ti… te calmo
así…

Y volvió a besar sus labios, y abrazo a Julia quien se recostó sobre su pecho, así se
quedaron dormidas hasta que la luz del sol les molesto su sueño.

La mañana siguiente la primera en despertar fue Lena, sentir esos brazos rodeándola
como si no quisieran se separara ni un centímetro de ese cuerpo que le daba calor,
amor y entrega total, la sensación era indescriptible, solo pudo sonreír, y acaricio los
cabellos de Julia que estaban revueltos, se abrazo un poco más fuerte hacia su chica,
no podía pedir nada más; el dolor, la rabia, la decepción, el miedo de la noche anterior
estaba borrado, ya nada importaba, había salido de todo, aunque no sabía que había
pasado con el resto de la gente; su familia, amigos y demás invitados. Imagino que
Anastasia le había dado la información, tal vez no completa a todos pero al menos les
había hecho saber que la boda, el compromiso, su vida pasada ya estaba borrado,
cancelado y dejado en el pasado, un pasado que no quería recordar, solo quería saber
de su vida de allí en adelante. Pensó tantas cosas tan rápido… Como había podido
estar sin Julia todo ese tiempo?, sin esos besos, sin sus abrazos, sus caricias, sus ojos
azules que la llevaban a otro mundo; sin esos comentarios tontos que tanto disfrutaba.
No lo entendía, como había estado sin eso y ahora que estaba junto a ella, no podía
imaginar un segundo de su vida sin ella, una mañana sin que al despertar lo primero
que viera era su niña, ahora esto era inconcebible! Sin darse cuenta estaba viendo a
Julia quien dormía placidamente, mientras que con su dedo acariciaba su rostro…
Como había podido hacer que su corazón tapara tantos sentimientos por tanto
tiempo?... No lo entendía, de algo estaba segura; jamás se había sentido así con
alguno de sus novios, no esa sensación de seguridad, de paz, de tranquilidad, ese calor
en su pecho, ese salto en su estomago y ese cosquilleo que no lograba determinar en
que parte de su cuerpo estaba, era inexplicable, y le encantaba! Ahora lo sabia, estaba
enamorada… siempre lo había estado de su niña, su Julia y ahora solo se podía
imaginar a su lado. Aun tenia muchas cosas que embonar, la más importante ya la
había hecho; terminar cualquier lazo amoroso con alguien más, ahora solo era de su
pelinegra “como siempre debió ser… y fue” se dijo a ella misma, sentía que por fin
había vuelto a el lugar que le pertenecía, pero ahora debía arreglar las cosas con su
madre, sabia que su familia sería difícil, pero lo peor seria su madre. No podía ni
pensar en ella sin sentir rabia, no podía dejar a un lado ese rencor, ella había
cambiado su vida, le había apagado su felicidad unos años y aunque ahora la tenia de
nuevo, no podría volver a confiar en ella nunca, eso hizo que sus ojos se llenaran de
lagrimas, no solo se había dado cuenta de que su madre le mintió y engaño sin piedad,
sino que había perdido una de sus estructuras básicas y su mejor amiga.
Ese pensamiento le dolió en el alma, pero su resentimiento no se fue, no podía ni
siquiera pensar en dirigirle la palabra, en estar con ella en la misma habitación… no
podía! Su conciencia su razonamiento no se lo permitía, tal vez lograra establecer
contacto con ella otra vez, pero sus heridas necesitaban sanar, por otro lado sus
amigos, eso la dejo pensativa, pero sabia que Anastasia estaría a su lado y los demás,
pues los verdaderos estarían junto a ella, el resto, era solo eso, el resto. Sin embargo
algo la preocupaba, la familia de Julia. Conocía a su madre y su padre, estos siempre
habían sido amables y buenos con ella, incluso después de lo que había pasado,
aunque no conocía si ellos se habían dado cuenta, sabia que no estaban muy al
pendiente de Julia, a parte la pelinegra era algo cerrada en su vida, no andaba
pregonando lo que le pasaba y tal vez ni se enteraron de su relación y lo que paso.
Pero ahora tendrían que saberlo y no se imaginaba como iban a reaccionar, eso la
preocupaba, por otro lado estaba Vika, ella la había visto muchas veces y la niña era
adorable!, pero no sabía si era lo mismo verla unos cuantos días por un rato, a convivir
más con ella y como reaccionaria al verla junto a Julia. Eso la asustaba un poco, sabia
que lo principal en la vida de su chica era su bebé, y ella quería ser parte de la vida de
ambas, esta vez no quería existieran errores ni situaciones que las apartaran, quería
hablar claro con todos desde el principio y explicar como era todo entre ellas, quería
tener un lugar en la vida de esa pequeña, así como también en la familia de la
pelinegra. Ya sabia que su lugar en la vida y el corazón de Julia había estado allí
siempre, ahora lo ocupaba una vez más, pero tenia que hacer cuadrar el resto y que
todo funcionara como la más compleja pero excelente maquinaria, lo lograría, lo sabía;
su amor les daría la fuerza que necesitaban.

Miro a su chica quien aun dormía y le dijo desde su corazón “te amo tanto… no tienes
ni idea chiquita… seria capaz de dar mi vida por ti, te amo tanto tanto Julia”. Eso la
hizo que esbozara una sonrisa, y uno de sus rizos cayo sobre su rostro, así que paro
las caricias al rostro de la pelinegra para acomodar su cabello

J- Mmm… No… no pares


L- Que?
J- Lo del dedo en mi cara, sigue… -sonriendo aun con los ojos cerrados-
L- Jaja te adoro -y beso sus labios-
J- Lo sé…
L- Que modestia! -sonriéndole-
J- Sabes que ese es mi toque -y río un poco- … sabes que también te amo y daría todo
por ti… eres mi todo Len
L-… -sonrió algo apenada, aunque siempre expresaba sus sentimientos a la pelinegra
pensaba no la había oído- pensé que estabas dormida
J- Lo estaba, pero me desperté cuando acariciaste mis labios, me hizo cosquillas -y le
sonrió a la pelirroja que le respondió con otra sonrisa- y te escuche…
L-… Si, bueno sabes que te amo siempre, pero quiero que lo tengas presente cada
segundo
J-Siempre lo tengo presente, no es necesario ni siquiera que lo digas; pero no quiero
que des tu vida por mi, no podría imaginarme sin ti a mi lado, no querría mi vida sin la
tuya para compartirla -y le regalo la sonrisa mas sincera que su rostro podía emanar y
una mirada que le movió sus sentidos-.
L-lo se, pero aun así… tu eres mi todo, te amo -con su voz ya quebrantándose-

Y cerraron ese momento con un tierno beso. Se acurrucaron un rato en la cama, luego
decidieron levantarse y alistar todo. Julia sabía que la pelirroja aunque no lo
demostrara estaba nerviosa, ese día llegaría su hija de regreso y por supuesto si la iba
a buscar tendría que ver a sus padres si no, estos le llevaban la bebé hasta su casa y
también se darían cuenta, sabía que aunque Lena no había hablado aun al respecto
muy concretamente, ese encuentro estaba en su mente, era normal, Lena había
pasado por unos días duros, había dejado todo lo que creía era la estructura de su vida
para comenzar desde cero; en ese momento Julia sintió un escalofrió en su estomago,
imagino su chica tendría miedo a un rechazo por parte de su familia y que todo se
complicara. En ese momento se dio cuenta de lo fuerte que era esa pelirroja que le
robaba el aliento, y una sonrisa broto en su rostro, si fuera ella estaría temblando de
miedo, pero Lena aunque tal vez lo sintiera así no lo demostraba, y ella sabia que eso
era porque no quería preocuparla ni ponerle mas tensión a todo. Entonces volvió a
sentir ese calor, esa sensación de paz, de tranquilidad, Lena la amaba hasta el punto
de dejar sus miedos y preocupaciones a un lado para protegerla, lo sabía, siempre lo
había sabido y ahora cada segundo lo comprobaba; Lena era su mundo! Su alma
gemela, el amor de su vida, la amaba con toda su alma, lucharía y enfrentaría hasta el
mismo demonio por defender su amor y a su chica, en ese instante lo supo, fuera
como fuera sus padres lo sabrían hoy, ese mismo día y si les gustaba bien y sino, pues
no habría de otra!, pero ahora estaba convencida de que no podía estar sin su
pelirroja, ahora ella era su familia también y haría lo que fuera porque eso siguiera así
siempre.

Estaba sentada en la cama en un estado de shock cuando un leve empujón en su cara


y una ceguera total la trajo a la realidad, al momento se sorprendió, pero a escuchar la
risa de la pelirroja solo sonrío; Lena acababa de salir del baño, con una toalla
envolviendo su cuerpo y con la que secaba su cabello la acababa de lanzar a la cabeza
de su chica, Julia solo pudo sonreír y deleitarse con el paisaje… Lena con su cabello
mojado, unas leves gotitas sobre sus hombros, y una toalla que cubría su cuerpo hasta
la parte media de sus muslos.

L- Lo siento… pero fue irresistible, tenias una cara de boba! Jaja que necesitaba un
toallazo!
J- Jeje no importa, así me quieren! Con todo y la cara de boba

Lena solo pudo sonreír y lanzo un beso a su chica, luego camino hacia un extremo de
la habitación donde estaba el bolso con algo de ropa que había traído desde su casa
hasta la de Julia, recordó que la morena lo colocó allí mientras ella se daba una ducha
la noche anterior, y tomo ropa interior, una camiseta y un jean, lo tiro sobre la cama,
luego sin pensarlo se quito la toalla que cubría su cuerpo y la dejo sobre una silla,
tomo las bragas y comenzó a ponérselas, luego se sentó en la cama para seguir
vistiéndose pero sintió una mirada en ella, sabía perfectamente que era la de su niña,
levanto su mirada y allí estaba Julia en el camino hacia el baño mirándola con una
sonrisa y esos ojos clavados en ella. Sabía que había atrapado hasta el ultimo
pensamiento de su chica, lo hizo inconsciente pero lo hizo, así que solo pudo sonreír y
clavando sus ojos en los de Julia prefirió seguir con el juego, así que sin dejar de
mirarla con una sonrisa en un tono mas tierno comenzó a colocarse su sostén para
cubrir sus pechos…

J- Len…
L- Pensé que te ibas a bañar -sin quitar esa gran sonrisa, sabia cual era su efecto en la
pelinegra-

J- No hagas eso…
L- Que cosa?
J- Eso… lo sabes…

La pelirroja solo sonrió sin contestar, dejando que la pelinegra prosiguiera. -Julia
respiro profundo-

J- Eso, lo que hiciste, el quitarte la toalla… sabes que eso me desconcentra, es decir...
tu… Lena lo sabes, sabes que me vuelves loca… -dándole a su chica una sonrisa
nerviosa que demostraba algo de pena por la confesión, que ya conocía la pelirroja
pero que ahora acababa de salir de sus labios, demostrando también una sinceridad
absoluta- … y sabes que te deseo tanto… a veces creo que no puedo verte y
controlarme… ahora tengo que bañarme, arreglar todo y voy a tener esa imagen…
bueno tu me entiendes… y
L- Y me encanta tenerte así… -acercándose a ella y tomando su rostro para darle un
leve beso-, me encanta saber que tengo ese efecto en ti, y el que lleves esa imagen
contigo es bueno, así no piensas en nadie más…
J- No podría nunca! -dijo la pelinegra con tono de voz firme- tu eres la única que me
hace sentir así, la única que absorbe todo y cada uno de mis pensamientos… para mi
no existe nadie, ni la mitad de hermosa que tu, excepto yo claro.

Esto provoco leves risas por parte de ambas, y volvieron a besarse unos segundos,
luego Julia comenzó a acariciar la espalda de la pelirroja…

L- Te tienes que bañar… -dijo esto acariciando la nariz de Julia con la suya y rozando
sus labios- tenemos que ir por Vika y arreglar todo esto, luego tendremos tiempo para
nosotras
J- Mmm… Tal vez, pero eso no significa que no tengamos tiempo ahorita -volviendo a
sus labios-
L- Ve a bañarte… -terminando el beso con su chica y revolviendo sus cabellos-, luego
nos arreglamos nosotras, aun tienes una cuenta pendiente conmigo.

Julia solo sonrió y entro resignada al baño. Coloco el agua caliente y se ducho como
nunca, se engancho en sus pensamientos sobre como sería su vida ahora, como
siempre la soñó era así de simple, como siempre debió ser con Lena a su lado, pero
ahora las responsabilidades eran mayores, ahora tenia una hija y las cosas con la
familia de Lena no estaban bien. Por otro lado no sabía que sería de su familia luego
de hoy, pero había otro lado que aun no quería pensar mucho; Anatoly las cosas
habían quedado hasta allí entre el y su chica, pero aun faltaría más por arreglar y
temía a su reacción cuando lo viera, no quería fallarle a su pelirroja, pero sus impulsos
eran más fuerte a veces y sabría no podría dejar tan fácil de lado lo que había pasado.
Al salir de la ducha se dio cuenta que llevaba allí 35 minutos, primera vez que se
bañaba tan largo!, salio, se seco y froto su cabello con una toalla para secarlo un poco,
cuando salió del baño hacia la habitación no lo podía creer; todo estaba ordenado y el
bolso de Lena ya no estaba en el piso. Todo estaba ordenado, -sonrió y camino hacia
su cómoda-, al abrir la gaveta de su ropa interior solo pudo reír un poco, se sintió tan
bien al encontrar las prendas de su novia a un lado de las de ella, ni siquiera en los
tour hacían eso, esto la hizo sentir feliz, simplemente feliz, Lena era parte de su vida
para todo!, para todo, ahora Lena compartía la mitad, eso le produjo una sensación
indescriptible, así que rápidamente termino de vestirse y fue a buscar a su niña, por el
aroma sabía que Lena estaba en la cocina preparando café, al llegar allí noto que todo
estaba arreglado también, no quedaban restos de los “destrozos” por la alteraciones
anteriores, y su pelirroja estaba vertiendo el liquido en 2 tazas, la miro y le sonrío

L- Pensé te habías ahogado. Estas arrugadita? -esto con una leve risita-
J-Jeje, un poco, así quede vieja por fuera -mostrando sus manos arrugadas por el
tiempo en el agua- pero seré siempre joven por dentro

Tomando la taza de humeante café y dándole un sorbo.

J- Tenemos que ir por Vika, les dije a mis padres que la buscaría hoy. Van a llamar a
servicio social sino me aparezco por allá -sonrió un poco-
L- Si, tienes razón

Julia sintió un poco sería a su chica y sabía que era lo que pasaba.

J- No tienes porque preocuparte, lo sabes amor, mis papas conocen como es todo, y
sinceramente esperan cualquier cosa de mi!... -esto con una sonrisa- además ellos te
quieren, te conocen de siempre, no creo que siquiera les importe; y por Vika ni te
preocupes, esta muy pequeña y puede que ni siquiera te extrañe.
L- Si lo se, pero es que no es lo mismo que me quieran siendo tu amiga, a que me
quieran siendo tu novia, y no tanto eso, sino que en un fin de semana ya hasta
vivimos juntas!, no es fácil para nadie, ni siquiera para ellos…
J- Pues tendrán que entenderlo amor, no voy a dejar que nadie nos separe
L- … -la pelirroja sonrió y unas cuantas lagrimas vinieron a sus ojos- lo se, pero a este
paso nos vamos a quedar sin familia… -miro a Julia y esta tenia una cara de
confusión-, es decir mi familia… bueno ya sabes, no se ni como debe andar y bueno si
tus padres no lo aceptan… -su voz había comenzado a quebrantarse, hasta ese
momento no se había percatado de lo sola que podría estar-, estaríamos solas contra
todo
J- Tu nunca estarás sola, yo siempre estaré a tu lado -tomando las manos de su chica
entre las de ella- además mas sola estaba antes! Ahora te tengo junto a mi… ahora
soy inmortal! -sonriendo un poco, quería tratar de alegrar a su niña-, ya nada puede
tocarme ni hacerme daño mientras tu me tengas de la mano, no voy a perder eso
amor, se hará lo que tenga que hacerse, siempre hemos estado solas contra todo… no
te preocupes, terminaran aceptándolo!, ya veras, no les queda de otra…
L.- … -esto hizo que la pelirroja sonriera- esta bien, que sea lo que Dios quiera -respiro
profundo y mirando a su chica dijo- mientras tu estés siempre a mi lado…

Esto le sonó más que una afirmación, a una pregunta a la chica de ojos azules. Ahora
que lo pensaba mejor, entendía un poco más el sentir de su chica, Lena había
abandonado todo, absolutamente todo, hasta donde parecía la única que estaba junto
a ella era Anastasia. Igual lo había dejado todo para empezar desde cero con ella, pero
ella aun no lo había dicho a sus padres lo cual implicaba que Lena, tal vez pensara que
si al decírselo estos no la apoyaban, ella también la abandonaría. Sus ojos se llenaron
de lagrimas y su pecho sintió una leve punzada fría, su pelirroja tenia miedo, miedo de
lo que viniera, solo eso, todo había sido mucho y muy rápido…

J- Amor tu nunca vas a perderme -mirándola a los ojos y apretando un poco sus
manos-, yo siempre estaré junto a ti

L- Lo sé, es solo que…


J- No, no lo sabes, si lo supieras no sintieras lo que sientes, yo no me voy a rendir,
nunca lo hice y ahora mucho menos!, ahora que por fin te tengo a ti, que por fin puedo
gritarle a todos que te amo, que por fin puedo ser feliz… eso no lo cambiaría por nada,
no importa lo que tengamos que hacer seremos claras y sinceras, tu y yo siempre
hemos estado juntas en todo y siempre hemos logrado salir airosas, esta no será la
excepción, ahora menos que nunca; te amo Lena, eso no lo cambia nadie y a partir de
eso es que se levantara el resto, así que nunca pienses estarás sola, cuando ya no
quieras mirar hacia atrás y tengas miedo de mirar al futuro, mira a tu lado yo siempre
estaré allí
L- … -esto hizo que el corazón de Lena se quebrantara, sintió las lagrimas rodando por
sus mejillas y ese cosquilleo en la boca de su estomago-… Te amo
J- Y yo a ti, lo sabes

Y se acercaron para darse un tierno beso.


L- Bueno vamos -secando sus lagrimas y dando un sorbo más a su café- ya no quiero
prolongar mas el encuentro
J- Esta bien –sonriéndole- a su novia

Ambas dejaron las tazas, Lena tomo las llaves de su auto, la mano de su chica y
salieron juntas del departamento.

J- Sabes?, nunca conseguí las llaves del auto -con una sonrisa nerviosa-
L- Lo sé… así fue mejor, pero sé donde están, las vi caer entre, entre tanta “explosión”
de anoche, pero nunca te dije donde estaban
J- Jeje gracias, de verdad lo hubiera arruinado todo si hubiera salido, lo nuestro, mi
vida…
L- Lo sé. No tienes que agradecerme nada, lo haría igual mil veces más, si hubiera
tenido que amarrarte lo hubiera hecho -esto sonriéndole-

La pelinegra solo pudo sonreír y miro hacia fuera por la ventana del auto.

L- Y como vas a hacer?


J- Hacer que?
L- Todo, decirles lo nuestro… explicarles que vivimos juntas, todo
J- … Mmm no lo se, no he pensado en ello.

La pelirroja miro a su compañera quien se notaba estaba hablando lo más


sinceramente posible, y disminuyendo la velocidad orillo el auto a un lado de la calle.

L- No lo has pensado?
J- Len que haces?, Por qué te detienes?
L- Porque me dices que vamos a casa de tus padres con una bomba nuclear y vamos a
improvisar?
J-… Pues si, eso creo -esto riendo un poco, risa que callo al ver el rostro de la pelirroja-
L- Julia no es gracioso, esto es serio.

J- Amor tu lo haces serio, no voy con cosas preconcebidas porque al llegar allá tengo
que ir como vaya el momento, créeme son mis padres, los conozco, si me mentalizo en
algo al llegar sino sale como lo planeo me bloqueo! Y no sabré que decir, y todo
terminara un desastre, si lo hago así y al llegar allá me voy con el calor del momento
todo será más fácil, porque lo que diga será sincero, nada planeado, todo de corazón
L- Esta bien -aun no muy convencida de lo que había dicho su chica-
J- Amor todo estará bien, ya veras -y tomo una de sus manos y le dio un beso-

La pelirroja sonrió y arranco el auto de nuevo, en el camino se notaba el nerviosismo y


la ansiedad pero nada que no se pudiera controlar, al llegar al estacionamiento del
departamento de los que ahora serian sus suegros, el corazón de la pelirroja se
paralizo. Podía sentir sus pies sudar y sus piernas temblar, tenia ese cosquilleo en su
boca una vez mas, apago el auto y Julia bajo, ella trato de hacer lo mismo pero su
cuerpo no respondía, comenzó a respirar botando el aire por su boca tratando de
calmarse, pero no era suficiente.

J- Amor, tenemos que bajar -dijo Julia abriendo la puerta una vez mas-
L- Mejor vas tu, si?, y yo te espero aquí…
J-… -Julia vio a los ojos de una Lena que casi temblaba por los nervios, sentía su
respiración acelerada y como aun con el auto apagado no había soltado el volante,
subió de nuevo al auto- … entonces aquí nos quedamos
L- Que?
J- Que aquí nos quedamos, no pienso subir allá sin mi novia, es así de simple,
veámonos entonces, ellos llevaran a la bebé a mi apartamento al ver que no llego.
L- Estas loca? Ya estamos aquí
J- Exacto! Ya estamos aquí, pero tu no quieres venir conmigo, entonces no iré, quiero
buscar a mi hija y presentar a mi novia, todo o nada. Bebe sabes estaré junto a ti, sea
ahora que estamos aquí o si ellos llevan a la niña al departamento igual se van a
enterar, sabes que te amo, sabes que estaré a tu lado. Ahora tu tienes todas las cartas

L- … -Lena fue soltando el volante poco a poco, sin decir palabra alguna y con una
mirada perdida, luego miro a Julia y se acerco a besar sus labios-… esta bien, vamos.

Quito su cinturón de seguridad y bajo, cuando sintió el piso en sus pies pensó iba a
desmayarse, sus manos sudaban y su estomago estaba hecho un nudo tan fuerte que
pensaba si daba 1 paso vomitaría allí mismo, como pudo cerro el auto, al caminar
sentía el cosquilleo de su boca en sus pies y sus piernas, dio la vuelta al auto para
encontrarse con una Julia que le extendía la mano para tomar la de ella, extendió su
mano y se dejo llevar. Llegaron subieron al ascensor, Julia solo la miraba y sonreía, no
decían palabra alguna, Julia porque sabia lo nerviosa que estaba y ella porque pensaba
que si hablaba su voz no respondería, y definitivamente iba a vomitar allí mismo,
cuando el ascensor se paro su corazón también lo hizo, y cuando esas puertas se
abrieron sintió como su cuerpo se paralizo como cuando una corriente de un frió
estremecedor le hubiera dado una bofetada en su alma. Julia camino fuera de el, pero
sintió que de pronto algo la detenía, ella trataba de caminar pero su mano estaba
entrelazada con la de Lena que estaba inmóvil en el ascensor; la pelinegra tuvo que
contenerse para no reír.

J- Amor tenemos que salir, no podemos dar vueltas arriba y abajo todo el día
L- … -Lena solo la miro y sonrió-
Salio como pudo de aquel aparato que la había trasladado a lo que seria el desenlace
de su vida, miles de ideas cruzaron su cabeza pero trataba desesperadamente de
callarlas una tras otra, si se ponía a pensar en probabilidades definitivamente no
llegaría siquiera a la puerta del departamento.
Caminaron hasta la puerta del departamento de Julia, sabia donde era, Julia había
vivido allí toda su vida y ella había ido hasta allí miles de veces. Pero esta vez era
diferente, antes había ido como una amiga de Julia, casi una hermana ahora iba como
todo lo opuesto. Al llegar a la puerta soltó abruptamente la mano de su novia; Julia la
miro sorprendida y mantuvo una mirada seria y profunda contra los ojos grisáceos de
su novia.

L- Así es mejor. Es decir, aun no saben nada bien y bueno, es mejor hablarlo primero…

J-…
L- Explicarles todo y… y bueno luego ir con el resto, además Vika esta allí y tampoco
sabe nada -la pelirroja buscaba desesperadamente excusas pero la verdad es que
estaba demasiado asustada con lo que podía pasar, que no sabia ni como comportarse
y el silencio de Julia no la ayudaba-
J- Si nos aceptan será con todo -y tomo su mano otra vez, Julia sostenía esa mirada
seria y profunda sobre su pelirroja, la entendía pero estaba perdiendo la paciencia-…
así que vamos a entrar como siempre debimos haberlo hecho.

Abrió la puerta del departamento y tuvo que soltar la mano de su chica de todas
formas, eso en el fondo calmo un poco a Lena, así los padres de su chica primero
serian advertidos “por así decirlo”, y no darse cuenta de todo por sus propios ojos. Por
otro lado sabia que Julia se había molestado por su actitud, pero no podía hacer nada,
su cuerpo actuaba solo sin que ella pudiera controlarlo, se calmo cuando vio a la
pequeña niña de cabello claro corriendo hacia su pelinegra; “mamá” fue lo que escucho
y sintió venir los pasos de la pequeña, Julia se inclino para alzarla y la tomo en sus
brazos y beso una de sus mejillas. Esa imagen la conmovió, le toco ese lado maternal
que aun no sabia que tenia, al ver a Julia con esa pequeña en sus brazos completo la
imagen de la familia que siempre había querido, de la que ahora era o sería su familia,
poco a poco esto la calmo y sus nervios, ese temor fue desapareciendo. Julia le hablo a
su pequeña y esta jugaba con una de las cadenas de su madre, Julia se volteo le
regalo una sonrisa a la pelirroja y extendió de nuevo su mano, esta vez Lena la tomo
con seguridad, con confianza, con amor.

J- Mira bebé es Lena, vino conmigo a buscarte -esto casi en el oído de su pequeña
quien había dejado de jugar con el colgante de la cadena de su mamá para mirar a la
chica que estaba junto a ellas, la miro y le sonrió-
L- Hola Vika, -y acariciando sus cabellos beso la cabeza de la pequeña-

Esta solo se tumbo tímidamente sobre el hombro de su madre, aunque ya la niña tenia
2 años Lena se sintió mal, se había dado cuenta que siendo aun amiga de Julia como lo
eran nunca paso mucho tiempo con la bebé, si la veía pero muy pocas veces. Eso la
hizo sentirse un poco triste, porque tal vez si hubiera visto mas a la niña ahora el
encuentro seria más fácil. Pero en ese momento sabia que todo sería mas sencillo, esa
imagen, ese momento le dio fuerzas… esas que tanto necesitaba en ese momento.
Pronto sus pensamientos se vieron interrumpidos y su estomago dio un gran salto.

Larissa acababa de entrar a la sala.

La- Hola cariño, pensé que ya no vendrías la niña estaba inquieta y… Lena? No sabía
que vendrías, como estas cariño?, tenia tiempo sin verte
L- Estoy bien gracias, solo vine a acompañar a Julia -al terminar esa frase sabia que
había dicho mal, pero sus nervios actuaron por ella, al mirar a Julia supo que a ésta le
había molestado el comentario, puesto que no estaban allí solo por eso-
J- Vino a eso y porque queremos hablar con ustedes, paso algo y es necesario
hablemos.
La- Paso algo malo?, Lena estas bien? O ya recuerdo, te casabas cierto? -con una
sonrisa que se vio apagada por el rostro de las chicas- le paso algo a tu esposo?

Al oír eso Julia sintió como un nudo se hacia en su estomago, eso la hizo recordar a
Anatoly y lo que había pasado, bajo a la niña y le dijo que fuera a ver un rato tv al
cuarto que en un momento estaría con ella.

J- No eso no fue, por eso tenemos que hablar -con un tono de voz algo frió y seco-
L- No… no me case… pero no es nada, es decir, no debía casarme… paso algo, es una
historia larga y decidí romper mi compromiso.
La- Oh Dios! Bueno vamos a sentarnos con calma y me cuentas todo. Sabes? Te soy
sincera, me sorprendió verte llegar con Julia, ustedes habitualmente no pasan mucho
tiempo juntas cuando no están de gira y menos cuando Julia viene por la niña.

Esas palabras hicieron sentirse peor a Lena, sabia que no solo era ella quien tenía esa
percepción sino que Larissa también lo había notado, aun siendo amiga de Julia no
había buscado el tiempo para compartir con ese lado de su vida que tan importante
era para la pelinegra.
Pensó por un momento que todo sería mas difícil con la madre de Julia porque estaría
percibiendo todo como que ahora estaba desesperada por encajar en ese sitio, su
miedo volvió con un frió y un hueco en su estomago, como cuando uno esta en un
lugar muy alto y mira hacia el vacío, pero ya estaba dicho, Julia hablaría con su madre
y todo se definiría en ese momento, por su cabeza corrían millones de ideas. Que tal si
su madre las botaba de su casa?, o si le decía a Julia que no lo aceptaría?, o que tal si
la amenazaba con quitarle a la niña porque no iba a exponerla a esa clase de vida?,
no, eso no… ella jamás pondría a escoger a su niña entre su hija y ella, no no podría,
aun sabiendo que sería una batalla perdida ni siquiera lo permitiría… no, no podía
pasar eso, Larissa siempre había a poyado a Julia en todo, muchas veces hasta
demasiado, ya Dios no podía jugar mas con ellas, con su amor, con su destino de una
forma tan cruel de nuevo, ahora lo tenían todo para ser felices…

Como pudo se sentó en las sillas del comedor, Larissa se sentó a su lado y Julia al
otro, la pelinegra paso su mano por debajo de la mesa y de la vista de su madre y toco
la pierna de la pelirroja apretándola un poco, con eso le hizo saber que no se
preocupara que estaba junto a ella… Julia era decidida, era sincera, era libre, ella lo
sabia no podía vivir ocultándole algo tan importante a sus padres, y estaba totalmente
decidida a llevarse al mundo por delante por ella. Esto la hacia sentir segura y amada
pero también con miedo de lo que podía venir, de pronto sintió como las manos de
Larissa se posaban sobre las de ella.

La- Oh por Dios cielo!… es verdad lo que dice Julia?


L- … -no pudo contestar, no estaba escuchando, sus nervios eran tanto que su mente
divagaba sin sentido, pensaba en todas y cada una de las posibilidades, en cuan feliz
había sido esos días y como todo podía seguir sobre ruedas o desmoronarse frente a
ella.
J- Si mama, así es -finalmente contesto la pelinegra, sabia el estado de su chica, le
molestaba que tomara esa actitud pero sabia que cuando los nervios la atacaban Lena
no tenia control sobre ella misma-… Lena no se caso, y cuando se lo dijo a su novio las
cosas se pusieron feas, por eso las marcas.

Esto ultimo lo dijo Julia casi entre dientes, y apretando uno de sus puños contra la
mesa, esa ira, ese dolor, habían vuelto, sintió como ese cosquilleo ese calor le subía
desde su estomago hacia su pecho y se enganchaba en su garganta, miro a la pelirroja
y esta estaba mirando a la nada, por un momento dudo de continuar y decirlo todo,
pero sabia que Lena… era Lena, eso era normal en ella, la pelirroja siempre fue tímida
y algo miedosa, sus nervios siempre la traicionaban, recordó como las primeras veces
tuvo casi que llevarla arrastrada de la mano hacia el centro del escenario porque sus
nervios la paralizaban, como tardo más de 2 semanas en lograr que la besara para
comenzar los rodajes de su primer sencillo, y como hasta siendo novias y ya como
pareja aun le daba pena que la viera desnuda… eso la calmo, sabia que Lena la amaba
con toda su alma pero los nervios hacían estragos en ella.

La- Ese desgraciado!... no merece ni llamarse hombre, Dios cariño lo siento tanto
-apretando las manos de la pelirroja nuevamente- con razón buscaste a Julia, seguro
estabas mal, ustedes de alguna manera siempre han logrado calmarse la una a la otra,
siempre he tenido conciencia de ese lazo que las une… Dios imagino como debes
haberte sentido, pero prénsalo cariño es mejor así, si te hubieras dado cuenta después
no habría vuelta atrás, o la habría pero hubiera sido mas difícil, lo importante es que
cuando las cosas pasan es por algo; ya veras que siempre hay una persona allí afuera
para cada corazón -y guiño un ojo a la pelirroja-
L- … Si… eso creo, ya encontré la mía -esto lo dijo en un hilo de voz que fue casi
inaudible para sus acompañantes, su mirada había subido para regalarle una sonrisa a
Larissa que le demostraba le agradecía su preocupación, pero luego volvió su vista a
sus manos nuevamente-
J-Bueno mama, sabes que no me gusta darle vueltas a las cosas, así que lo diré de
una vez -Julia tomo una bocanada de aire y la soltó- sabes que te amo, a ti y a papa y
que son parte fundamental en mi vida, ustedes y Vika son lo mas importante que
tengo… así que quiero compartir esto con ustedes… ustedes saben que… bueno que
mis preferencias sexuales son “amplias” por así decirlo… tu mamá sabes que he tenido
mis romances con chicas así como con chicos… eso no es un secreto para nadie… y
bueno, tal vez sabias o no, no lo se pero cuando estaba chica… pues Lena y yo
también experimentamos por así decirlo… bueno lo diré de una vez, no se que mas
decir… pero estamos juntas… ahora, por eso no se caso.

Julia levanto su mirada para conseguirse con una Larissa que la miraba con un rostro
que no expresaba nada, ni tristeza, ni dolor, ni rabia, nada, casi le grita para que
reaccione pero en eso una gran carcajada se regó por el lugar, su madre reía.

La- Por Dios Julia!, jajaja no es momento de bromas… jajaja -pero su risa se fue
calmando al ver hacia su hija como la miraba con el rostro serio, y como al mirar a la
pelirroja su cabeza baja y sus ojos clavados en la superficie de la mesa le hicieron
comprender que no era broma.

J- Mamá… tu siempre has estado a mi lado… aun cuando estuve en malos pasos, con
mala gente que lo único que hacían eran perjudicarme y estar conmigo para buscar 15
min de fama -sus ojos se comenzaron a llenar de lagrimas- necesito que ahora estés
junto a mi… junto a nosotras… lo que paso no es fácil… es una historia larga… y tengo
que contarte el pasado para que logres entender el presente y apoyarnos en nuestro
futuro… pero solo si aceptas estar junto a mi en esto… yo te amo mamá, no quiero
perderte pero siempre me dijiste fuera feliz, que buscara mi felicidad por sobre todo…
y ahora la tengo -a tiempo que ponía una de sus manos sobre las de su pelirroja que
aun no levantaba la cabeza y solo miraba sus manos cruzadas sobre la mesa-

Larissa comenzó a llorar, a sollozar, ese sonido fueron balas para la pelirroja, y sin
poder hacer nada las lagrimas comenzaron a rodar por su rostro… todos sus miedos se
hacían realidad. Larissa no las apoyaría y todo se vendría abajo, no podía levantar su
cara porque no quería encontrarse con la mirada de la madre de su pelinegra, sentía
como sus pies sudaban y su estomago se sentía como si miles de rayos le llegaran al
mismo tiempo… su pecho estaba invadido por un cosquilleo y un calor fuerte que
sentía casi la quemaba, no podía imaginar un segundo sin Julia… sin su Julia, pero no
podía hacerla escoger entre ella y su familia, tan solo no podía; eso hizo que un nudo
se subiera a su garganta, sentía como le costaba tragar, parecía las paredes de su
garganta se habían ensanchado y ahora hasta la simple saliva parecía un gran tanque
de liquido espeso que no alcanzaba pasar por el estrecho canal… ese cosquilleo que
tanto odiaba sentir estaba por todo su cuerpo. Hubiera salido corriendo… si, lo hubiera
hecho si hubiera tenido control sobre su cuerpo, si sus piernas hubieran reaccionado
ante las ordenes de su cerebro, si hubiera podido coordinar algo lo que sea, pero no,
era como si su cerebro se hubiera desconectado de su cuerpo, aun pensaba, ideaba
posibilidades y situaciones pero no lograba hacer que el resto de su cuerpo acatara
ninguna orden.

Los sentimientos verdaderos no se acaban solo se ocultan 19

La- Oh por Dios!, esto es… no se ni que pensar… ni que decir… -aun sollozaba y tenia
las manos sobre su frente como sosteniendo su rostro y tratando de asimilar la
noticia-. Tu eres mi hija… sabes te amo sea como sea pero… esto es mucho, es decir,
sabes todo lo que se viene encima, Dios Julia! Su prometido podría buscarte y hacerte
daño… Inessa! Por dios… Inessa va a querer matarte!, ella soñaba con Lena vestida de
blanco…
L- ELLA NO TIENE DERECHO A SOÑAR CON NADA!!! -por fin la pelirroja había
reaccionado, alzo su voz y su vista se clavo en la mirada de una sorprendida Larissa
que no había visto aquello venir, sintió como una corriente de ira y rencor recorría su
alma… ella era la culpable de su infelicidad, de que todo hubiera pasado, de que ella y
su chica de mirar cielo no hubieran sido felices siempre- ella… no es nadie… ya no, ya
no importa lo que quiera, ni lo que sueñe, ni nada… ella es eso… nada…- las lagrimas
comenzaron a salir de sus ojos y recorrer sus mejillas, su mirada era decidida, con una
seguridad y una rabia que no estaba dirigida a la persona con quien hablaba sino que
provenía de recuerdos amargos- ni ella… ni el… los dos son solo un estorbo en el
camino de mi vida… tendrían que matarme para siquiera tocar a Julia.

Larissa estaba sorprendida por las palabras de la pelirroja, nunca se espero venir eso,
ella y su madre siempre habían sido tan unidas como dos colegialas… siempre habían
estado juntas en todo y apoyándose en todo, por eso sabia que Inessa no aceptaría
fácil la situación, por su parte le dolía saber que Julia había decidido adoptar ese estilo
de vida, es decir, siempre se había mantenido en un sentido imparcial a ambos sexos,
pero había visto esa decisión… esa entrega en sus ojos… sabia que esto era serio,
siempre había dado a Julia la oportunidad de elegir lo que creyera mejor para ella, de
que fuera libre mientras fuera feliz, la había apoyado en todo; en sus decisiones y sus
fallos, esta no sería la excepción. Pero en cierta parte sentía ese dolor en el medio de
su pecho que le indicaba Julia dejaría definitiva y contundentemente el nido, jamás le
había presentado a alguien así, ni siquiera al padre de su nieta, sabia que andaba con
“x” persona porque los veía juntos, o porque simplemente les decía que andaba con
esa persona, pero ahora lo sintió distinto, Julia estaba allí presentándosela como el
elemento primordial en su vida, sintió orgullo de que su pequeña luchara por lo que
quería y defendiera su felicidad, su amor. Pero el miedo de madre salio a relucir… los
golpes en Lena indicaban que las cosas no habían terminado bien con su prometido y
estaba también Inessa… sabia que pondría el grito al cielo, la conocía… vio a su niña
tan decidida, tan dispuesta a acabar con el mundo por estar junto a esa chica que
tanto cariño ella misma le tenia, no podía negarlo Lena era una chica “de su casa”, no
bebía… no le gustaban las fiestas, era buena hija, buena hermana, buena amiga, le
gustaba leer, estudiar, era una chica casera, iba a la iglesia todas las semanas y
rezaba todos los días… era amable y tranquila… y su actitud si era lo que pensaba,
Lena había dejado su boda y todo a un lado por su pequeña, eso demostraba que la
amaba… pero sabía que a veces querer no es poder, vio a su hija tan decidida… tan
dispuesta a todo por Lena, que sintió un miedo indescriptible, la conocía sabia que
sería capaz de dejar que le hicieran daño por proteger a esa chica de cabellos de
fuego, ese brillo en los ojos se lo decía y sintió miedo… miedo de madre por perder o
que alguien dañara a su pequeña… y miedo de perder definitivamente a su retoño,
antes Julia había estado con personas pero siempre volvía a ellos, esta vez era
distinto… sabia que la actitud de las chicas le decía que había algo mas, algo mas
fuerte que las había llevado hasta allí, que las unía… y que sabia era imposible de
romper.

J-… Y bien?... -esto con lagrimas en sus ojos, sin soltar las manos de su pelirroja, que
había vuelto a su posición inicial, con sus manos entrelazadas sobre la mesa y sus ojos
clavados en ella y la mano d su novia sobre las de ella-… necesito me digas si estas de
mi lado… si cuento contigo… sino lo entenderé, pero quiero que entiendas que ahora
Lena es parte de mi vida… como siempre debió ser mamá… y que eso no lo voy a
cambiar…
La- Y que quieres te diga?, no me dejas opción…
J- Quiero que me digas que me amas!... que nos apoyas… que lo único que te importa
es que sea feliz!... eso quiero… quiero saber que cuento contigo como siempre… que
contamos contigo mamá…

Larissa había clavado su mirada en la pelirroja. Pero esta se empeñaba en tener su


vista y su cabeza baja… así que volvió los ojos a su hija

La- Sabes que siempre te voy a amar Julia… eso no tiene punto de discusión… pero me
aterra pensar en lo que viene!, sabes donde se están metiendo?... tienen el mundo en
su contra… lo siento Lena pero es así, tu familia no aceptara esto, conozco a Inessa y
así en estos momentos por lo que veo no estén en los mejores términos ella no
aceptara tan fácil el que rompieras tu compromiso por Julia… no estamos hablando de
cambiar de peinado o de ropa… estamos hablando de que piensan unir sus vidas!... y
eso es un cambio total… Lena sabes cuanto te aprecio y Julia sabes que te amo por
encima de lo que sea, te he apoyado siempre y siempre lo haré… desde qu decidiste
cantar, hasta tu teñida de cabello, tus tatuajes, tus piercing, tus parejas… la vez… la
vez que decidiste cortar tu embarazo, y la vez que decidiste tener a la bebé… sabes
que cuentas conmigo hasta el final, soy tu madre y eso no lo cambia nadie, nunca!,
sabes te amo y haría lo que fuera por ti, aunque a veces no lo creas o no lo parezca…
pero… esto es grande… y quiero que estén listas… quiero que estén seguras de lo que
están hablando y en lo que se están metiendo… no quiero que nadie les haga daño… a
ninguna de las dos.

Larissa cerro esas palabras con un leve quebranto en su voz y un lagrima sobre su
mejilla, sabia que su hija había tomado una decisión y ya no habría vuelta atrás. Julia
era sencilla… era fácil de analizar para su madre, no importa cuan alto sea el árbol ni
cuantas personas hallan caído… su hija siempre tenia que subir y caer por ella misma
para darse cuenta de las cosas… ese sentido de supervivencia, de experiencia siempre
había estado en su pequeña.

J- Entonces… estas con nosotras? -esto con una leve sonrisa-


La-… Si… sabes que si -girando su vista hacia la pelirroja y luego regresándosela a su
hija-… pero siento que hay algo que no me están diciendo… -esto clavando su vista de
nuevo en la pelirroja que no salía de su estado aun- no creo que solo se hayan
despertado y decidido dejar todo y comenzar de la nada juntas…
J-… Tienes razón -sonriendo un poco- es largo… pero necesitaba saber si estabas con
nosotras, de otro modo no tendría sentido contarte lo que paso primero mamá.
Bueno... gracias por permanecer conmigo, con nosotras… se que es difícil… se que
tienes miedo, nosotras también lo tenemos, pero la amo… nos amamos mamá y…
créeme si no estuviéramos seguras no estaríamos aquí… es decir, todo fue rápido,
pero… pero todo tiene su pasado; pasado que ya dejamos atrás, ahora solo queremos
plantear nuestro futuro… pero quiero que lo sepas todo… quiero darte eso, el saber
todo así que solo quiero que me escuches y no digas nada hasta que termine… si?
La- Esta bien.

Julia comenzó a hablar, interrumpieron un momento cuando llego una de las nanas de
la bebé y la mandaron al cuarto de su madre, donde estaba la niña viendo tv, luego
siguió el relato ante los ojos estupefactos de Larissa en ciertos momentos, y en otros
llenos de ira y decepción… unas cuantas lagrimas también rodaron por el rostro de la
progenitora de la chica de mirar cielo… no podía entender como su pequeña había
lidiado con tanto ella sola!, como había lidiado con tanto dolor… como había sacrificado
tanto… y entonces lo supo… nada de lo que hiciera o dijera la separaría de aquella
pelirroja que ya luego de mas de 2 hrs aun no levantaba su mirada… lo sabia, Julia la
amaba como nunca llegaría a amar a nadie, eso la calmo, sabia que Lena calmaría a su
pequeña que a veces aun lograba darle dolores de cabeza. Sabia que su pequeña por
fin era feliz… que todos esos momentos y situaciones pasadas solo la habían hecho
fuerte… que su hija era mas fuerte y decidida de lo que había pensado jamás… que
merecía ser feliz y ahora entendía que lo era.

J- Y eso fue todo… Lena fue a la casa, hablamos -y una leve sonrisa había llegado a su
rostro, algo picara y tímida sabia que ese “hablamos” implicaba otra cosa, su madre
también lo percibió así pero decidió no decir nada-… y listo, estábamos juntas… luego
fue a terminar todo con el idiota de su “prometido”… y bueno ya vez como termino
todo… de Inessa no sabemos nada, Anastasia aun no la llamamos ni ella a nosotras,
decidimos primero venir aquí, pero Lena esta en mi departamento desde ayer… mamá
queremos vivir juntas… formar un futuro juntas… una familia, establecernos por eso
queremos contar con ustedes… no será fácil, lo se, no soy tan idiota!... pero si por algo
vale la pena luchar es por esto… es por nosotras, nos quitaron tanto!... que ahora solo
podemos pensar en recuperarlo, en seguir adelante… no sabes como me siento, estos
días fue como si por fin me regresaran una parte de mi que estuvo ausente durante
mucho… como si ese calor, esa sensación de paz, de amor por fin volviera a mi… la
amo mamá… con todo mi ser y nunca podré amar a nadie ni siquiera la mitad de lo
que a Lena -esto girando la vista a su chica- … nunca podré sentir con alguien más la
conexión, el amor que logro tener con ella… sabes que no soy buena explicando las
cosas… pero lo siento, Lena… es mi todo -con sus ojos llenos de lagrimas- es mi
mundo… ya no quiero estar mas sin ella… no puedo… la amo tan solo eso…

Larissa miraba a su pequeña y sus ojos también se llenaron de lagrimas. Minutos antes
había sentido rabia, odio, tristeza… como Inessa a quien ella creía tan educada, tan
justa, había caído tan bajo?!... Había jugado con el amor de su hija… de ambas niñas.,
había traicionado el respeto de Julia hacia ella, la había hecho que sacrificara lo que
más quería y no solo eso, la había humillado y hecho sentir menos… como se atrevía!
Ahora entendía la actitud de la pelirroja… como había podido engañar así a su hija que
tanto confiaba en ella?! Eso la hizo sentirse un poco mal, lo que Lena había hecho no
fue fácil, primero darse cuenta de que su madre había saboteado su confianza y su
amor hacia ella; descubierto que pudo ser feliz con su hija todo ese tiempo y había
estado tratando de llenar esa felicidad de forma incorrecta, y no solo eso, sino que
había abandonado a su prometido, a la vida que ya tenia casi hecha para aventurarse
con Julia. Ahora supo que no solo Julia amaba a esa chica, sino que esta le
correspondía, pero necesitaba saberlo… necesitaba que ese día todo quedara claro… y
todo estuviera dicho…
Dirigió sus manos hacia las de la chica pelirroja, y sintió como esta comenzó a llorar,
así que tomo con una de sus manos el mentón de Lena y subió su rostro hasta poner
los ojos grisáceos de la chica frente a los de ella. Los ojos de la pelirroja se
encontraban full de lagrimas, y pudo sentir como sus labios temblaban… los ojos de
Larissa también se llenaron de lagrimas, sintió dolor al ver esa mirada de miedo, de
pena por parte de la pelirroja, no porque se avergonzara de su amor hacia Julia sino
porque tenia miedo de lo que pensara ella; de cómo reaccionaria acerca de su relación,
eso le demostraba que su opinión era importante también para aquella chica de mirar
gris. Más que eso, que necesitaba su aceptación, que necesitaba ese abrazo maternal
que al parecer tenia días sin recibir, que le había faltado, que cuando logro alcanzar su
felicidad le falto un pedazo en otro plano de su vida. Así que le sonrió y abriendo su
mano para sostener la cara de la pelirroja, rodeando sus mejillas con sus dedos y sin
dejar de mirarla a los ojos…

La- Y tu Lena?... La amas? -con su voz hecha un hilo-


L-… -La pelirroja no pudo contestar, el llanto ahogo su voz… así que con las lagrimas
rodando por sus mejillas, tan solo movió su cabeza para asentir sin dejar de mirar a la
mujer que sostenía su cara-
La- Entonces… sabes que cuentan conmigo, sabes que te estas llevando lo más grande
de mi vida… no tengo que decirte nada, se de antemano que la cuidaras mas que
bien… pero solo nunca dejes que nadie se interponga entre ustedes de ahora en
adelante… y sabes que estoy aquí para ti… tanto o más que antes… sabes q siempre te
he querido como a una hija… -su voz se quebranto y una lagrima bordeo su rostro-
pues a partir de hoy eres mi hija también…

La pelirroja sintió como si un gran hachazo le partiera su alma en 2, sintió como si


cayera a un gran vacío, sintió alivio y a la vez dolor por siquiera dudar del apoyo de
aquella de mujer, y por saber el gran lugar que le estaba ofreciendo. Pero muy adentro
le dolió recordar a su madre y lo que había perdido… sea como sea, le dolía la posición
de su madre en todo esto, por mucho tiempo fue su mejor amiga y confidente y ahora
no la tenía para confesarle, que estaba construyendo las bases de la felicidad del resto
de su vida. Solo pudo llorar, llorar como nunca antes había llorado, Larissa ante la
actitud de la pelirroja se levanto de su silla y fue hasta ella, le regalo un calido y
confortable abrazo, un abrazo que ambas sabían sin decírselo la pelirroja necesitaba…
ese calor maternal le hacia falta, así no lo quisiera proviniendo de su progenitora, por
supuesto las heridas y el dolor de la traición aun estaban frescos; pero en ese
momento ese abrazo le dio fuerzas, ahogo el llanto en el pecho de una cariñosa Larissa
que habría sus brazos y su corazón para el nuevo miembro de su familia, Julia solo las
miraba con lagrimas en los ojos, no podía decir nada, solo sonrío a su madre y acaricio
los cabellos de su novia, así estuvieron por un breve tiempo, cuando la pelirroja se
calmo, Larissa beso su frente y le sonrió, Lena le correspondió y paso el dorso de su
mano por sus ojos para quitar las lagrimas.

La- Bueno… creo que ya puedes levantar la cabeza no? -dijo entre un pequeña risa-
L-… Jeje… si creo que si… lo siento… es que no sabía...
La- No te preocupes, se lo difícil que es presentarse a los suegros, y en estas
circunstancias más aun. Pero ya sabes que siempre estaremos aquí para ambas
L- Gracias…-y mirando a su novia le regalo una sonrisa-
J- Gracias mamá… sabía que entenderías… Y como haremos con papá?
La- No te preocupes, yo me encargo de el, sabes te apoyara también… tu siempre has
sido la luz de sus ojos, aun si te metieras a drogadicta a el le parecería perfecto! -dijo
sonriendo ampliamente.-
J- Si…
La- Bueno voy a buscar a la bebé para que agarren camino… se que tal vez quieran
estar juntas y compartir con la niña, voy a buscarla

Larissa se levanto y le regalo una sonrisa a ambas antes de salir hacia la habitación.
J- Ves amor?, te dije que todo saldría bien!, conozco a mis padres si aceptaron todas
mis relaciones anteriores no iban a ponerse con trabas ante ti!, a todas estas eres la
que mas conocen y a la que mas cariño le tienen, sin que tengas que regalarles cosas
ni andar… tu sabes de babosa diciéndoles cumplidos
L- Jaja tienes razón… pero estaba nerviosa igual, bueno aun mira -y tomo una de las
manos de su novia y la puso sobre su pecho, su corazón latía fuertemente y de modo
acelerado-, no soy buena para estas situaciones… tantas veces sobre el escenario no te
preparan para esto a parte, esto era importante mucho diría yo no quería crear
problemas entre ustedes… y era importante para mi que nos apoyaran, sabes te amo y
no quiero que ahora haya algo que nos ponga huecos ó trabas a nuestro futuro…
Entiendes?
J- Por supuesto que entiendo cariño… ya todo estará bien, ya veras
L- Si… pero lo digo porque se que te molesto mi actitud hace rato… lo siento pero de
verdad sabes que no puedo controlar mis nervios

Julia cayo sus palabras con un tierno beso.

J- No podría molestarme contigo ni que quisiera, te amo con toda mi alma Lena, solo
me molesto porque quería salir rápido de eso y que vieras que todo iba a estar bien,
así que no te preocupes, y disculpa si te hice sentir aun peor! -dándole una sonrisa a
su novia- pero es que sabes que a veces quisiera poder adelantar el tiempo, para salir
rápido de ciertas cosas, pero sabes siempre cuentas conmigo, para calmarte, o ponerte
peor!

Esto produjo la risa de ambas, las cuales se vieron cortadas por Larissa que venia de
regreso con un bolso, una pañalera y su nieta en brazos, junto a ella una mujer de
edad no muy avanzada pero si mayor, que era la nana de la niña. Cuando Larissa y
Oleg la cuidaban rara vez la necesitaban, pero cuando la niña volvía con la pelinegra
siempre iba con su nana, no porque Julia no pudiera cuidarla sino porque la pelinegra
era despistada, y nunca había tenido ni siquiera bebes cerca cuando crecía, así que no
sabia bien como hacer los cuidados por eso prefirieron buscar la nana para su hija, era
amiga cercana de Larissa lo que ayudaba a todos puesto no había desconfianza.

La- Bueno ya todo esta listo, dime hija cuando regresan? es decir, hablare con tu
padre esta noche pero de seguro querrá verlas.
J-Mmm… no lo se mamá… mañana tal vez, aun no lo se, primero tenemos que
adaptarnos a todo en casa, pero de seguro pasaremos por aquí lo mas pronto posible
L- Vendremos mañana o pasado a más tardar… no te preocupes

Julia solo miro a su novia con cara confundida y le quito uno de los bolsos a la nana de
su hija para ayudar a bajarlos, Larissa beso a la niña y le dio una bendición, la
pequeña solo jugaba con un pececito de goma que usaba para morder, sus encías a
veces le picaban por el crecimiento de los dientes. Le paso la bebé a la nana y las tres
se despidieron, Lena abrió la puerta dejando salir a la nana con la niña y detrás de ella
a Julia con uno de los bolsos.

La- Lena?
L- Si?
La- Se que es duro… y no tiene justificación ni motivo pero a veces las madres
actuamos por lo que creemos es instinto… por lo que creemos es el bien de nuestros
hijos, a veces cuando crees que proteges a alguien es cuando mas daño le haces, no te
cierres a las posibilidades el rencor es veneno para el alma cariño, y tu estas muy
joven y con mucho por delante para hacerte eso a ti misma

La pelirroja sintió esas palabras ciertas, tal vez una de las mas ciertas que había
escuchado, pero lo que sentía era mayor y no pudo ni siquiera sonreír ante el consejo
sincero de aquella mujer, no pudo, tan solo recordar a su madre… lo que había hecho,
por lo que la había hecho pasar… todo el dolor broto de nuevo a su piel, cada vez que
eso venía a su mente su mandíbula se tensaba y sentía como sus dientes superiores en
una acción involuntaria se comprimían fuertemente con los inferiores, no podía, así de
sencillo… no ahora, ahora ni siquiera le importaba lo que esa mujer pensara o sintiera
y mientras eso fuera así… no podía ni siquiera pensar en el perdón, no en reconciliarse
y establecer una relación de nuevo, sino en siquiera perdonarla.

L- Si lo se, gracias -fue lo único que pudo decir amablemente antes de intentar salir-
La- Lena?

La pelirroja solo volteo a verla.

La- No lo digo por incomodarte… ni por hacerte sentir mal, lo digo porque sabes que te
quiero, siempre lo he hecho y ahora más que nunca ya que ocupas un lugar en mi
familia… pero se que en el fondo tu alma, tu ser es puro… es bueno… por eso confió
tanto en ti., porque se que eres una excelente persona y no quiero verte sufrir ni
alejada de la gente que quieres por nada… así que ya sabes te quiero y siempre voy a
estar aquí cuando necesites algo… así solo sea hablar
L.- Gracias -esta vez le regalo una sonrisa sincera y salio cerrando la puerta tras ella-

Al salir del departamento estaba su novia, la que ahora había pasado a ser su hija y su
nana en el ascensor con la puerta sostenida esperando por ella.

J- Pensé te habías caído en el camino

Fue el comentario de Julia lo cual hizo que la pelirroja soltara una pequeña risa, había
sentido una sensación de felicidad si, no había como mas describirla al mirar la imagen
dentro del ascensor. Al pensar que esa era ahora su vida, sintió como un calor recorrió
su cuerpo y una pequeña punzada llego a su corazón, había pensado en esa imagen
como su familia… y en esa pequeña como su hija era la primera vez que lo hacia… para
ser sincera con ella misma se sentía fenomenal! El imaginárselo estando a solas con
Julia le había creado un pequeño sentimiento de miedo… pero ahora… ahora todo se
había desvanecido… esa imagen… esa sensación de estar en casa, de estar entre los
suyos… hacia tanto tiempo que no se sentía así y ahora lo necesitaba tanto, que solo
podía sonreír sin evitar que sus ojos se mantuvieran llenos de lagrimas, Una vez en el
ascensor acaricio la espalda de la pequeña, esta le sonrió y se hecho ahora sobre el
hombro de su nana

J- Normalmente no es tan tímida


L- Dale tiempo… la verdad nunca me ha visto mucho -dijo esto con una sonrisa pero
no pudo evitar bajar la mirada-
J- Por qué le dijiste a mamá que vendríamos mañana o pasado?, sabes ella se lo dirá a
papá así que no necesitamos venir
L- Si necesitamos! Y lo haremos en cuanto tu padre este libre y podamos hablarle -fue
la sentencia firme de la pelirroja-
J- Y por qué?, da lo mismo -dijo Julia despreocupada y algo confundida con la actitud
de su novia. Julia no lo entendía, para ella la difícil era su madre, su padre siempre
había sido su confidente, su mejor amigo por así decirlo, y sabia que con el no tendría
problemas-
L- Porque es tu padre, seria una falta de respeto total que tuviéramos la delicadeza de
venir hasta aquí y hablar con tu madre y no lo hiciéramos con el… no es lo mismo que
tu madre se lo diga a que demos la cara y establezcamos como es todo, lo correcto es
lo correcto y vendremos hasta aquí a hablarle
J- Huy… lo siento… no pensé que fuera tan importante para ti ese lado… o tal vez
olvide que vivimos en dictadura

Esto produjo una sonrisa en la pelirroja y en su novia, que contagio a la nana de la


niña.

L- Más vale que te acostumbres… tonta -y le guiño un ojo antes de darle un leve beso
en los labios-

Los sentimientos verdaderos no se acaban solo se ocultan 21

Bajaron del ascensor pusieron el bolso y la pañalera en la maleta del auto, la niña y su
nana se montaron en la parte trasera, Lena iba de piloto y Julia a su lado. Lena estaba
hecha un remolino de sensaciones, por primera vez viajaba con todos en su auto, miro
por el retrovisor a la niña y luego a su chica de ojos cielo que estaba a su lado
poniendo su cinturón; una sonrisa se dibujo en su rostro “el primero de muchos viajes
familiares”penso la pelirroja… encendió el auto y se dispuso al viaje de regreso a el
departamento de su novia, se sentía feliz! Estaba con su novia, todo había salido bien
con su familia y al parecer las cosas con Vika no serian muy difíciles, pero aun no
había hablado con Anastasia y no sabia que iba a ser de su apartamento, sus muebles
y todo, no porque le importara mucho pero no sabia que represalia iba a tomar su ex,
era abogado, trabajaba en un importante firma y estaba resentido… sabia no les haría
daño… no físicamente, pero buscaría una forma de saldar cuentas… o de al menos
molestarla un poco, pero ahora esos pensamientos estaban alejados de ella solo podía
sentirse feliz, completa y lo que viniera con ello, pues lo enfrentaría no había otra
salida… así como Julia había estado dispuesta a enfrentar todo, ella también lo estaría
fuera lo que fuera.

Al llegar al departamento todo fue normal, hicieron algo de comer, la bebé dormía y
todo iba viento en popa! Ambas no podían estar mas felices, no faltaron los besos y
caricias mientras cocinaban… las sonrisas y los comentarios graciosos y hasta uno que
otro sexy, luego de sentarse a comer no podían despegar sus miradas… estaban
extasiadas… para Julia era el final de muchos años de sufrimiento, de preguntas… de
dolor… ella siempre había sabido la verdad… y su engaño había sido mas grave,
siempre supo que su infidelidad fue un sacrificio que sintió debió hacer por la felicidad
de su niña, pero su engaño fue más vil, pues ella siempre creyó que esa carta había
llegado a las manos de su pelirroja y esta la había despreciado… ahora por fin su
corazón había encontrado paz, podía estar siempre con ella… siempre así… mirándola,
detallándola, amándola… y jamás seria suficiente. Lena aun tenia muchos
pensamientos en su cabeza, estaba más que feliz, por fin había probado otra vez la
felicidad absoluta… y se quito una espina de su alma al saber aunque de la peor forma,
que el amor de su chica siempre fue de ella y que nunca le fallo, y que lo que hizo fue
por ese mismo amor… por entrega… por inocencia… aun tenia muchas cosas que
aclarar y que decidir, mucho dolor en su ser pero en ese momento todo estaba bajo
una gran tapa de concreto que se sellaba cada vez que era poseída por ese mirar azul
que le llegaba al alma… debía pensar mucho y hacer mucho pero todo lo haría con
Julia tomándola de la mano, y eso era suficiente para sentirse segura… para sentirse
bien… mirando a su novia se dio cuenta que podía morir en ese mismo instante y ya no
importaría… ya había sido feliz y amada como siempre había querido… “al menos no
quedare como fantasma” pensó provocándole una sonrisa; siempre había pensado que
los fantasmas son almas de gente con asuntos inconclusos, ya ella no los tenia… los
tenia en otro lado de su vida… pero ya ese lado no la agobiaba, ni siquiera tenia mucha
importancia ahora todo su ser se concentraba en su novia… en su familia… si, tenia
una familia… no una de donde provenía sino una propia… y quien lo hubiera pensado?
Hace 5 días cuando aun estaba hecha un manojo de preguntas sin respuestas que en
ese momento ya tenía hasta una hija… era casi increíble! tal vez si en otra situación lo
contara nadie le creería, pero en ese momento podía morir contemplando esa chica de
cabellos oscuros y mirar penetrante… sin embargo nunca seria suficiente, por más que
la mirara siempre querría sentir un segundo mas esos ojos clavados en los de ella…
clavados en su alma… en su corazón.

J- Sabes? Esto quedo delicioso -dijo dándole una sonrisa-


L- Si… en el peor de los casos podemos montar un restaurante -dijo Lena que había
sido sacada de sus pensamientos por esas palabras y le devolvió la sonrisa a su novia-
J- Creo deberías llamar a Nastya… para ver como esta todo -dijo adquiriendo un tono
mas serio-
L- Mmm… tal vez, pero no ahora, ahora solo quiero estar contigo y con la niña, no
quiero ser una desconocida…-esas palabras fueron sinceras y aunque la pelirroja tenia
ese encuentro pendiente con su mejor amiga para saber acerca de que había pasado
con el encargo que le había hecho, para ella en ese momento era irrelevante-
J- No lo eres… se acostumbrara a ti… solo esta un poco tímida eso es todo, ya veras
después que duerma como se acercara más
L- Lo siento Jul… -dijo Lena bajando el tenedor a un lado de su plato y bajando su
mirada-
J- Por qué?, No es tu culpa amor es una bebé, nunca te había visto conmigo tanto
tiempo, es solo cuestión de costumbre
L- Exactamente… no me había visto contigo casi nunca… -los ojos de la pelirroja se
llenaron nuevamente de lagrimas se sentía mal, en el fondo sentía había fallado a Julia
como amiga al no compartir con ella y su hija, y quería aclarar esto porque ahora ya
no compartía como amiga, compartía su vida-, en todo este tiempo, desde tu
embarazo hasta su nacimiento y este tiempo después… nunca vine ni siquiera un día
completo a estar con ambas… aun no éramos nada… pero eras para ese entonces mi
mejor amiga, mi compañera… y siento que debí estar allí para ti… siento como si para
el resto del mundo yo solo estoy aquí porque tengo que estarlo para estar contigo, y
no es así… estoy aquí porque de verdad quiero compartir toda mi vida contigo y quiero
ser parte de todo en tu vida… se que debí hacerlo antes, aun como amigas… pero no lo
se… no le tome importancia… no porque no fueran importantes para mi tanto tu como
Vika, sino porque… en cierta parte pensé que esta era una parte de tu vida que no
querías nadie tocara, y no quería ser entrometida ni nada… en fin… lo siento.
J- Amor tus disculpas no tienen sentido! -dijo con una gran sonrisa en su rostro pero
con sus ojos llenos de lagrimas, sabia que lo que la pelirroja trataba de expresarle era
cierto, pero en el fondo ella tampoco se esforzó porque ésta viniera junto a ella -antes
era todo distinto, como amiga nunca me fallaste, créeme siempre supe que podía
contar contigo… por eso me puse tan mal con lo de tu “boda”, porque sabia que no
podía estar a tu lado… mi corazón no lo hubiera permitido -dijo ya con la voz
quebrantada por el recuerdo- y me sentí mal porque no te iba poder acompañar y
porque sabia que tu siempre estabas a mi lado y yo debía estar junto a ti… no
compartimos mucho porque no lo vimos así en ese entonces, pero ya el pasado no
importa!, ahora solo somos tu, yo y la bebe… ya no pienses en nada más, solo
partamos desde allí
L- … -la pelirroja asintió y sonrió-… Tu hubieras estado allí… si hubiera sido al revés se
que habrías estado junto a mi…
J- … -Julia la miro, su novia tenia una lagrima a punto de recorrer su mejilla, así que
mirándola a los ojos le dijo sinceramente- sabes eso no es así… si tu hubieras tenido
un hijo no estuviéramos juntas -en este punto tuvo que tragar grueso, el solo
considerar eso le hizo sentir una gran patada en su estomago y un gran nudo en su
garganta que levemente le permitía tragar-… tu jamás hubieras dejado al que fuera el
padre de tu bebé y si te hubieras casado y… y bueno no creo estuviera a tu lado… no
porque no quisiera sino porque simplemente no lo hubiera soportado… ya verte con
otro era difícil… pero verte con otro formando una familia lejos de mi… hubiera sido el
golpe más bajo que hubiera podido recibir.

La pelirroja solo sonrió, extendió su mano hasta el rostro de su novia y lo acaricio


mientras Julia beso levemente la mano de su novia y le regalo su mejor sonrisa.

J- Ya basta de charlas… -dijo entre risa y otro beso a la mano de su amada, mientras
con la de ella limpiaba sus ojos- comamos no quiero que degustemos todo esto frío!
L- Esta bien… te amo
J- Y yo a ti..

Terminaron la comida y lavaron los platos, la bebé estaba dormida y su nana leyendo
un libro en la sala, así que ambas se fueron al cuarto a descansar un rato. Se
acostaron, Lena se recostó y se dejo abrazar por la espalda por su pequeña, quien
beso sus hombros y hundió su cabeza en la cabellera de su novia, ambas solo estaban
disfrutando del momento… solo querían acurrucarse y estar junto a la otra…

J- Hueles divino… extrañaba tanto ese olor


L- Siempre huelo así…
J- Si pero tenemos tiempo sin irnos de viaje… sin giras… y es difícil recordar el olor por
tanto tiempo…
L- Recordabas mi olor? -dijo mientras volteaba un poco su cabeza para mirar a su
chica-
J- … A veces… No estoy loca!! -dijo sonriendo nerviosamente-… es solo que… hueles
divino… y a veces necesitaba eso para… para estar así… feliz… en calma… lo sabes…
sabes que me calmas… el estar junto a ti… me calma… me hace sentir en paz… a
salvo…
L-… -La pelirroja solo sonrió y volteo un poco más su cabeza para besar sus labios,
luego volvió a su posición original, mientras acariciaba las manos de su novia sobre su
cintura-
J- Me encanta estar así…
L- Y a mi… pero debemos hablar… debemos establecer muchas cosas Jul, estos días
fueron grandiosos, pero ahora la bebé esta aquí y quiero que todo este claro y
estructurado en nosotras
J- Si tienes razón… sabes que en eso tu eres la especialista, a mi lo del orden y todo
eso no se me da bien, así que amor esta vez te dejo las cartas a ti… -mientras besaba
su cuello tiernamente-
L- Bueno estaba pensando que ahora que aun no comenzamos la gira, pondríamos
estar juntas y salir con la bebé… compartir más, no quiero sofocarla para que me
acepte, quiero ganármela poco a poco… y bueno, quiero después que arregle lo que
tenga que arreglar con el desastre de mi vida -con una pequeña risa que se extendió
hasta la pelinegra- pensar en tal vez viajar juntas… o no se, además tenemos que
poner horarios para… bueno ya sabes…
J-… -Julia no contestaba… sabia que Lena tenia razón, su hija nunca había estado en
contacto con ella y era necesario la fuera conociendo poco a poco… pero no entendía
los horarios- horarios? Para qué?
L- Para… Para nosotras Jul -dijo Lena con sus mejillas alcanzando un color más alto-
J-… Para nosotras?... Pero pensé habías dicho que íbamos a estar juntas para
compartir más con Vika…
L-… Dios Julia!! Eres tan perceptiva!!... Para tu y yo!!... estos días parecíamos conejos,
eso tiene que cambiar… con la bebe aquí no podemos darnos ese lujo, no quiero
“accidentes” ni momentos embarazosos…

J- Jajaja… Por Dios amor lo ultimo que me imagine era eso -y Julia era sincera… no
estaba pensando en ese momento en eso, y la pelirroja la tomo por sorpresa, pero
sabia tenia razón… nunca antes había vivido con alguien estando con su hija, no como
pensaba hacerlo con la pelirroja, y aunque la nana estaba 100% al pendiente de su
hija no quería dejar una mala impresión ante ellas-… pero tienes razón amor… aunque
no se si a veces pueda resistirme… -mientras besaba su oído haciendo reír a su
pelirroja- pero lo intentare… sabes que estoy a tus pies

Y ambas rieron, se besaron un rato y se quedaron dormidas.

La pelirroja fue la primera en despertar, miro a Julia quien aun dormía placidamente…
“te amo” le dijo mirándola mientras besaba su frente; se incorporo en la cama y se
levanto casi sin hacer ningún movimiento, no quería despertarla. Salio de la
habitación, se dio cuenta que solo había dormido 45min, en la sala la nana aun leía un
libro, se acerco a ella y esta le sonrió.

Na- Estoy leyendo un libro de poesía… a mi esposo le encantaba…


L- A mi me gusta la literatura… aunque leo de todo
Na- Lo se, Larissa me lo ha dicho
L-… -esto tomo por sorpresa a la pelirroja- Ella le ha hablado de mi?
Na- Algo… siempre dice que la amiga de Julia es muy culta, que te gusta leer, que son
muy unidas… que eres una chica excepcional -y le sonrió a la pelirroja-… sabes? Vika
es un encanto, de seguro se apegara a ti rapido… y Julia… creo que por lo que he oído
les correspondía estar juntas… siempre escuche se llevaban más que excelente, y por
lo poco que he visto hoy están mas que bien
L- Si… pasamos mucho para llegar aquí -dijo llevando su mirada a lo lejano como
recordando sin querer recordar con un aire de nostalgia, luego volvió sus ojos a los de
la mujer y le sonrió -pero creo que todo valió la pena…
Na- Si, espero sea así
L- … Y que paso con su esposo?
Na- Murió hace 5años
L- Lo siento… no lo sabia
Na- No tienes porque… ni sentirlo ni saberlo -dijo la mujer riendo un poco y
contagiando a la pelirroja- apenas nos vamos conociendo, y estaba muy enfermo… le
diagnosticaron cáncer, creo que así es mejor, sufría demasiado
L- Bueno, ya estará descansando… -dijo la pelirroja dándole una sonrisa sincera-
Na- Si… se que es así
L- Bueno voy a terminar de acomodar mis cosas y todo eso, así la dejo que siga con su
lectura… y gracias por apoyarnos…
Na- Siempre pequeña… siempre

Y la mujer dirigió su vista de nuevo a su libro, mientras la pelirroja se iba de regreso al


cuarto, en el camino antes de entrar a su habitación con Julia, vio el cuarto de la niña
abierto… entro… y esta estaba en su cuna durmiendo, al ver a esa pequeña dormida su
corazón se estremeció, sintió como un salto en su estomago y un calor se apoderaba
de su pecho. Esa imagen le hizo recordar a Julia, y tuvo ese sentimiento… vio como
esa niña era la continuación de esa mujer que tanto amaba… y sus ojos se llenaron de
lagrimas… Tal vez solo estaba incorporándose a su vida… tal vez ella no fuera
biológicamente nada de esa pequeña… pero en ese momento algo acababa de nacer en
su corazón!, acaricio sus cabellos y esta se movió un poco… había estado preparada
para todo en su vida, con nervios o sin ellos… pero nada la preparo para lo que
acababa de sentir, nada la preparo para el lugar que estaba a punto de tomar… sus
lagrimas corrieron por sus mejillas, se sintió mal por unos instantes, esa niña era un
amor, era preciosa como su madre por lo que había visto y oído era un ángel… se
sintió culpable nuevamente, no importaba lo que dijera Julia… estuvo mal de su parte,
estuvo mal como amiga de la pelinegra nunca siquiera acercarse a compartir un día
con esa pequeña… con ella y con esa parte de la vida de su amada que hasta ahora
ella desconocía… sabia de su existencia pero nunca fue parte de ella… eso la hacia
sentir mal… pensó en que tal vez no lo hizo porque nunca tenia tiempo, pero eso no
era cierto, busco muy adentro de ella y sabia que tal vez era porque había tratado de
ignorar el hecho de que la pelinegra ahora tenia esa familia… tal vez porque su corazón
siempre la amo… y aunque le encantaba ver el cambio a mejor que había tenido Julia
desde el nacimiento de su hija, le dolía saber que esa familia que formaba no era con
ella. Sin embargo, ya no importaba, ahora estaba allí… ahora era parte de esa vida y
sentía que no la podía soltar, si antes le parecía imposible estar sin Julia… a partir de
ese momento le sería inimaginable separarse de ellas!!... sintió como las lagrimas
corrían por sus mejillas… sintió un cosquilleo por su pecho y por su estomago, sonrió…
se inclino en la cuna beso la cabeza de la pequeña… “te amo bebe… nos la vamos a
llevar bien lo se… ya veras que estaré para ti siempre…”, le dijo tiernamente en un
susurro y salio del cuarto. Su vida ya no sería la misma… ya su vida no era de ella ni
para ella… ahora la compartía… ahora tenia una familia propia.
4 MESES MAS TARDE

La vida no podía ser mejor, aunque con tropiezos ahora no podía ni imaginarse lejos
de lo que era su vida ahora, sentía que si llegara a ser mas feliz explotaría! Eso la hizo
sonreír pero era cierto, ahora tenia una familia… ahora tenia al amor de su vida a su
lado, ahora tenia a Julia! Tan solo eso, ni siquiera en sueños hubiera imaginado que la
relación con la pelinegra podía haber llegado a ese punto, es decir, si hubieran
permanecido juntas desde pequeñas… en ese momento pensó que esa separación fue
solo para fortalecerlas… para unirlas… para demostrarle que no importaba cuantos
años, ni cuantos “amores”, ni cuantas peleas… nada, simplemente nada lograría
separarlas, nada lograría apagar el amor que sentían la una por la otra.

Quien iba a decir que alguien podría cambiar a Julia Volkova? O mejor dicho, que Julia
podría llegar a cambiar por el amor de alguien?. Sinceramente ni sus mas cercanos
amigos, ni su familia, ni nadie quien la conociera… pero ella siempre lo supo, por eso
sufrió y le dolió tanto cuando creyó que Julia la engañaba hace años, cuando
terminaron, porque en aquel momento ella pensó que Julia la amaba y que esa
fachada de rompecorazones la dejaría a un lado por ella. Las lagrimas vinieron a sus
ojos… sintió un golpe en el estomago, no podía siquiera imaginar como Julia se había
sacrificado tanto tan solo por verla feliz… de pronto una sonrisa volvió a su rostro; la
amaba! Tan solo por eso, y ya lo sabía esa vida que siempre imagino que podía haber
sido se materializaba… vivían juntas, Julia era una “esposa” modelo… rió para si misma
al pensar en ello, no se habían casado ni mucho menos pero se autonombraban así…
novia era muy poco… amantes se escuchaba “solo por sexo” como había dicho la
pelinegra al discutir acerca de ello… parejas... se escuchaba como algo informal y “de
turno”… así que simplemente habían decidido volverse esposas la una a la otra, sin
necesidad de papeles ni nada, no lo necesitaban… no era necesario… y la pelinegra
hacia valer su titulo, limpiaba de vez en cuando aunque no era su fuerte… Lena sabía
que Julia era hija única… y su madre siempre se había encargado de la casa y de su
pequeña y desde que había tenido a Vika contrato nana, así que no tenia idea de cómo
hacer algo pero ella valoraba hasta el cansancio el esfuerzo de su amor, sabia que lo
intentaba porque quería fueran felices… y lo era, lo era como nunca imagino serlo…
como nadie mas lograría hacerla sentir… ahora Julia limpiaba ciertas cosas, cocinaba
mas que todo los desayunos… no salía de noche, no bebía, no iba a fiestas contra
todas las posibilidades ahora prefería tan solo estar en casa… solo eso… eso la hizo
sentir un calor a la altura de su vientre y un cosquilleo en su pecho… la amaba!! La
amaba al punto de poder dar su vida por ella… por ese mirar de cielo y esa sonrisa que
la mataba… simplemente no podía estar un segundo sin su chica. La extrañaba
horrores cuando tan solo se ausentaba por 1 o 2 horas… no podía ni imaginar como
soporto tanto tiempo sin estar a su lado… no podía ni saber como pensó en casarse
con alguien que no fuera su pelinegra… pero ahora ya eso no importaba… ahora
estaban juntas… estaba a su lado.
Estaba absorta frente al lavado, cuando noto que llevaba más de 10 min metida en sus
pensamientos y fregando el mismo plato… rió para si misma… si Julia estuviera allí se
burlaría de ella, pero a veces tendía a hacer eso, relajarse pensar en todo lo que paso
para alcanzar esa felicidad que ahora le llenaba cada segundo de su ser y se ponía
nostálgica, mas de una vez Julia llegaba a ella vuelta un manojo de nervios y
preocupación al verla llorar, y se molestaba al saber que “solo estoy pensando…
recordando amor” … esa era su habitual respuesta cuando aquello pasaba pero no
podía evitarlo, de por si era una persona analítica… le gustaba analizar las situaciones
y hechos que la envolvían… no por sentirse culpable sino para estructurar su futuro…
tal vez por eso siempre le llamo la atención la psicología. Julia por el contrario vivía el
momento, sin embargo en ciertos momentos llegaba a ser mas analítica que ella eso le
gustaba, saber que podía contar con ella cuando algo anduviera mal o necesitara de
reflexión o simplemente cuando quisiera dejarlo atrás…
De pronto se vio sacada de sus pensamientos, sintió la puerta del apartamento abrirse
y unos pequeños pasos corrían hacia ella:

V- Mami… mami… mira?... lo hice yo!

Estaba frente a ella Vika, con una lamina de papel blanco en su mano y unos cuantos
garabatos hechos… no pudo evitar sonreír… no tenían ni pies ni cabeza eran puros
garabatos pero la inocencia de la niña y su alegría por mostrárselo hacían que los viera
como si fueran una obra de arte. Y es que en tan poco tiempo sentía a Vika como su
propia hija… pensaba al principio que iba a desarrollar un vinculo fuerte con la niña
pero nunca pensó que llegara a tanto… cada vez que la veía no podía evitar sonreír
sentía un calor en su pecho y una sensación de amor que no podía ser igualada a
nada… el amor de la niña hacia ella era puro, incondicional y ella le retribuía de la
misma manera… no podía imaginarse ya sin leer el cuento por las noches ni hacerle
cosquillas en su barriguita para que riera… sin besar sus cabellos cuando dormía ni que
le echara bracitos al levantarse… esa era su hija, así no la hubiera concebido ni tuviera
nada que ver con su concepción lo era en su corazón… la sentía así… y sabia que si
bien no podía estar sin su pelinegra tampoco podía estar sin esa pequeña…

L- Esta precioso mi vida -y la tomo en sus brazos y le dio un beso-


V- Es para ti
L- Gracias… lo pondré sobre la repisa para verlo siempre -y volvió a darle un beso a la
pequeña, esta solo sonrió-

En eso llego la nana y se la llevo para darle un baño y cambiarle la ropa. Era un habito
que no había podido cambiar; deshacerse de las nanas, le decía a Julia que entre
ambas podían cuidarla perfectamente pero esta se negaba, decía que era mas cómodo
y que no estaba acostumbrada a hacer tantas cosas… ella sabia era cierto, pero a
veces le molestaba dejar tantas cosas de la bebé a otros… si fuera por ella estaría con
ella 26 horas al día!!!, le encantaba compartir tiempo con esa bebé y le encantaba aun
mas saber que a ésta también le gustaba…

J- Wao… Que tengo que hacer para que me mires así?... y me des un beso y me
mimes toda? -decía Julia desde el marco de la entrada a la cocina, con una sonrisa
observando la escena-
L-… Tonta… -solo pudo sonreír y extender sus brazos para su amada que venia hacia
ella-… siempre te miro así -y la beso- y los besos… pues para ti son con censura! -y
guiño un ojo a su pelinegra que solo pudo sonreír y volverla a besar-
J-… Mmm… que rico… -y sonrió mientras le quitaba un rizo de la cara-, te extrañe
mucho… -y recostó su frente en la de su pelirroja- mira lo que hizo tu hija…

Echándose un poco hacia atrás para que viera unas pequeñas marcas de pintura azul
sobre su camiseta, eran diminutas se notaba era la yema de dos de los dedos de la
bebé…

L- Jeje… eres un dramática -mientras revolvía sus cabellos- además es solo una
pequeña mancha y se quitara la lavar
J- Si lo se… -dijo mientras unía los labios con los de su pelirroja una vez más-, pero
eso no fue lo peor la traje al mundo, la crió, le compro todo, le pago nana, la voy a
buscar, mancha mi ropa… y tan solo dice “mira lo que le hice a mami”…
L- Jajajajaaja… -Lena no pudo evitar reír al escuchar a Julia imitando la voz de la niña
y diciéndole aquello… sabia que solo bromeaba, que estaba extasiada con que se
llevara bien con la bebé, pero le gustaba hacerle saber que a veces se sentía
desplazada por ella para que esta la reconfortara y mimara un rato-… eres una boba…
mi boba -dijo mientras la besaba- además no puedo evitar ser tan irresistible

Y volvió a besar a su chica quien solo rió por el comentario…

J- Bueno voy a cambiarme “mami” -dijo imitando la voz de la pequeña y dando un leve
pellizco en el trasero de su pelirroja-
L- Oye… ambas cosas son propiedad privada -miro en Julia una cara de confusión-… mi
trasero y el uso de ese “mami”…

Y le regalo su mejor sonrisa, mientras se volteaba para seguir terminando de lavar los
platos que faltaban, no eran muchos pero había perdido mucho tiempo pensando
mientras lo hacia, en ese momento una sonrisa se había apoderado de su rostro…
simplemente no podía dejar de hacerlo cuando estaba acerca de aquellas dos personas
que la complementaban tanto… no podía, sentía ese cosquilleo en su estomago y esa
emoción en su pecho… ese calor que la hacia sentir completa, a salvo, amada… como
que no había nada mas en el mundo que pudiera hacerla sentir igual.

Termino de lavar los platos y se sentó en la mesa con una taza de café, desde hace 4
meses compartía su vida con esos dos seres que amaba tanto… desde hace 4 meses
ya no fumaba, ahora bebía café mucho tal vez, pero era dentro de lo que cabe… un
vicio mas sano; desde hace 4 meses todo había cambiado… ahora leía cuentos en las
noches y preparaba meriendas, hacia comida para 4 aún cuando no le gustaba
cocinar… y es que ahora toda su vida era aquello… era estar así con su pelinegra… con
su familia, tenían un sistema efectivo; se levantaban y Julia hacia el desayuno, la nana
preparaba a la bebé y Julia la llevaba a una casa de cuidados, no porque no pudieran
cuidarla sino que pensaban era mejor colocarla a compartir con otros niños desde
pequeña, para que al entrar al colegio no le pegara tanto, allí le habían enseñado
ciertas letras y números, jugaba, dibujaba y hacia arreglos con plastilina y papeles de
colores. Había aprendido a hablar mas claro y a desarrollar más su personalidad…
siempre le recordaba a la pelinegra, esa bebe era caprichosa pero amable… adorable y
firme aunque pareciera raro, cuando algo se le metía en la cabeza lo hacia pero
siempre tenia ese pucherito cuando las cosas salían mal… sonrió tan solo de recordar
eso, ella durante las mañanas limpiaba y arreglaba ciertas cosas dentro y fuera de la
casa al igua que Julia, luego almorzaban juntas y descansaban toda la tarde, luego
Julia iba a buscar a la bebé y pasaban el resto de la noche juntas, cenaban… jugaban…
hablaban, dormían a la bebé y luego ellas se acostaban… bueno a veces… habían
decidido que para su amor no podían poner limites ni horarios… era imposible, así que
habían estructurado todo lo demás y ese aspecto era libre… pero siempre cerraban la
puerta, aunque si fuera por Lena hubieran puesto cerrojos y puertas de acero… Julia
bromeaba con ella acerca de que su actitud era porque de seguro había visto “algo que
no quería” con sus padres de pequeña… pero Lena siempre lo negaba… si era así no lo
recordaba, su actitud era porque ya el que viviera con Julia era algo que iban a tener
que explicar y establecer muy bien para su bebé y no quería agregar algo mas que
explicar a aquello. Aunque al principio pensó sería difícil adaptarse a todo ello y ser
aceptada en esa vida que ahora acompañaba a su pelinegra, ahora sus pensamientos
principales le hacían sentirse estúpida… todo había sido sencillo, Julia tenia razón, todo
estaría bien…y así fue, su mayor miedo que era ser aceptada por la bebe fue mas fácil
de lo que pensó… los primeros 2 días con ella fueron difíciles, casi no hablaba y se
mantenía distante aun con los esfuerzos por ella de acercarse, pero al tercer día una
chupeta cambio las cosas… luego cada vez que la bebé llegaba y Julia iba a bañarse
ella le daba un chupeta… esa travesura la hizo sonreír, si Julia lo supiera no pensaría
fue tan fácil o que tan solo “le había caído bien”… pero con ese pequeño “detalle” al 5
día casi lloro al ver que la bebé le había dicho “mami” y le había pedido jugo… no sabia
de donde había sacado eso, el llamarla “mami”, tan solo lo hizo y las lagrimas
invadieron sus ojos, sintió como un cosquilleo se apodero de su cuerpo y sonrió como
una tonta hasta que la pequeña le volvió a pedir el jugo al ver que no reaccionaba. Al
principio pensó que Julia se molestaría, es decir, ese era su lugar y no sabia que
percepción tenia Vika acerca de aquello, le habían hablado y explicado que ahora
estaban juntas y que se amaban y que ahora compartirían una vida en común, pero
por la edad de la pequeña no pensaban lo había entendido o siquiera le interesaba…
pero ahora había dado ese paso, la había hecho parte de su vida y no sabia como
reaccionaria Julia, sintió miedo pero luego pensó que no se molestaría por eso, y en
efecto no lo hizo, cuando se lo dijo sonrió como tonta por horas y estaba feliz de que
ahora por fin eran la familia que siempre quiso… que siempre quiso desde que tuvo a
Vika y ahora a su pelirroja con ella, cuando ella le había confesado su temor la
pelinegra rió y le dijo “amor… jamás me enojaría por eso, a parte ella nunca me dijo
“mami”, siempre me ha dicho “mamá”, asi que no te preocupes, me encanta que ya
haya dado ese paso… pero igual, jamás me pondría celosa de ti… tal vez por ti! Pero
nunca de ti”… recordar eso hizo que brotara una sonrisa en su rostro… sin importar
nada Julia siempre la hacia sentir bien… sin importar nada Julia siempre estaba junto a
ella….y una única pregunta volvía siempre… como logro estar tanto tiempo sin ella??,
no lo sabia, pero eso ya no importaba, ahora estaba a su lado… ahora le pertenecía
como siempre debió ser. Unas manos rodeando su cintura y un beso en su cuello la
saco del momento:

J- Me encantas cuando te pones pensativa -dijo la pelinegra abrazándola por detrás,


mientras Lena bajaba su taza de café-
L- Entonces debería pensar mas a menudo…
J- Jeje eso tal vez podría decirlo yo, tu… no lo creo

Y se unieron en un beso.

Los sentimientos verdaderos no se acaban solo se ocultan 23

El resto de la tarde-noche paso con normalidad, comieron, vieron tv y hasta jugaron


con la pequeña, Julia tenia razón la bebé era un montón de alegría y dulzura y ya lo
había comprobado, la había aceptado tan rápido, y la había hecho parte de su vida sin
mucho esfuerzo, eso solo hacia que cada momento amara mas a esa pequeña… y
sentía que jamás había sentido un amor tan incondicional e inocente, Julia la amaba
con todas sus fuerzas y ella le retribuía igual… pero el lazo que ahora formaba con esa
pequeña era mucho más fuerte que eso, más puro… sentía como si fuera en realidad
su hija, eso se debía a el amor tan fuerte que sentía por su pelinegra… que le era
imposible no amar algo que era tan esencial en la vida de Julia… y por fin, después de
tanto tiempo sentía lo que era ser feliz en verdad… sentirse completa, sentirse parte
de algo tan especial que es casi imposible compartir o explicar con palabras a alguien
más… sentía ese cosquilleo en su estomago con tan solo verlas… y entonces sabía que
todo por lo que había pasado para llegar a ese momento había valido la pena… antes
pensaba que por lo ocurrido había perdido tanto tiempo con Julia, tantas cosas, tantos
momentos, recuerdos, experiencias… pero luego de vivir con su pelinegra y su bebe ya
había olvidado todo, ya ahora pensaba que todo pasa por una razón… si no se hubieran
separado ella no hubiera valorado realmente esa felicidad que ahora la poseía y Julia
no hubiera tenido a Vika… y eso para ella era impensable!!, por raro que le pareciera a
ella misma… había pasado tan poco tiempo, y ya no se imaginaba sin esa pequeña en
sus vidas…

V- Mami mira!!!

Ese sonido la saco del momento y su cuerpo se fue hacia atrás cuando sintió el peso de
la pequeña sobre ella, estaba sentada en el piso de rodillas, mientras jugaban con la
niña, tenían un pequeño aro en la sala, y jugaban a quien encestaba más… de pronto
se dio cuenta que se había quedado pensando por un momento mientras Julia y la
bebé seguían jugando… últimamente hacia eso… no sabia la razón, pero creía que era
por todo!! Es decir, mucho muy rápido!, y aun le costaba asimilar las cosas, a parte
siempre estaba presente su lado analítico y melancólico que la atacaba en todo
momento… pero es que le encantaba pensar! Le encantaba meditar acerca de su vida,
así comprendía muchas cosas, aceptaba muchas cosas y disfrutaba y apreciaba
muchas más, pero en ese momento ya no importaba, la bebé la había sacado y
regresado a la realidad… en otras circunstancias se molestaría o volvería a su estado
anterior… pero en este caso, no podía, no podía negarle nada de lo que pidiera esa
pequeña de mirar pícaro.

V- Mira! Se las quite todas!!!


L- Jeje si, ya lo note -mientras sentaba a la niña entre sus piernas una vez acomodada
en el suelo- sería triste que la prensa supiera que te gano tu bebé… -dijo con una
sonrisa al ver a la pelinegra tomando aire sentada en el otro extremo-
J- Muy graciosa… muy graciosa… -dijo reclinándose contra una pared-, además la deje
ganar, tiene casi 3 años, ganarle le hubiera roto el autoestima… -dijo esto ultimo seria
pero sin quitar su mirada del aro… sin embargo los ojos penetrantes de Lena sobre ella
y esa sonrisa burlona la hicieron ceder-… esta bien… esta bien… estoy fuera de forma!!
Además el aro es muy pequeño, por supuesto que encesta mejor…

Dijo la pelinegra casi con un puchero en su cara y tratando de explicar la situación,


Lena lo sabia aun en situaciones bobas y cotidianas a Julia le costaba perder, su
espíritu era rebelde y siempre se veía como ganadora, por eso le costaba aceptar
hasta las pequeñas derrotas, eso le encantaba en ella, porque nunca se daba por
vencida.

L- Si claro… porque de seguro tu eres muy alta para el aro!! -dijo Lena casi sin poder
contener la risa-
J- Auch Katina… eso dolió -dijo seria al principio, pero luego regalo una sonrisa a su
chica- además así chiquita y sin encestar bien… igual me aman y me adoran!!

Esto ultimo con un aire de orgullo y superioridad que daba a entender que lo hacia solo
por molestar a su pelirroja y robarle una que otra sonrisa.
Al ver reír a su niña de ojos grises, se acerco hasta ella gateando por el suelo.

J- Ves?, me tienen de payasita pero se que no me cambiarían por ninguna otra


payasita -y acaricio la nariz de su chica con la propia, y se acerco hasta su boca para
besar sus labios-

El beso duro unos segundos, lo siguiente que sintió Julia fue un pequeño golpe de una
pequeña mano en su mejilla, frunció el ceño en señal de dolor aunque en realidad su
dolor era haber interrumpido el beso… y separo sus labios de los de la pelirroja, al
voltear se encontró con la cara de su hija cubierta por una pequeña sonrisa.

V- Mami…

Fue lo único que dijo al mirarla, y al instante se levanto del regazo de la pelirroja y la
abrazo acomodando su cabeza en su hombro… Lena solo pudo sonreír y la abrazo
contra si misma y dio un leve beso en su cabeza.

L- Creo que a alguien no le gusta te metas con mami… -dijo dando la mejor de sus
sonrisas, le encantaba autonombrarse “mami” después de que la pequeña la adopto
así-
J-… He imagino que no puedo quejarme… ni reclamar o siquiera ponerme celosa -dijo
Julia con una cara de resignación mientras miraba la escena-
L- Puedes… pero no creo te sirva de mucho

Dijo Lena sonriéndole a su chica, mientras se levantaba con la niña en brazos para
llevarla a su cuarto, al levantarse revolvió los cabellos de Julia y le tiro un beso… al
caminar le dijo a la pequeña que ya era hora de dormir, esta solo le pidió el biberón
que de costumbre le daban antes de dormir, al llegar a la puerta de la cocina volteo a
ver a su chica de ojos cielo.

L- Recoges? -dijo para obtener de respuesta una afirmación con la cabeza de la


pelinegra-… esta bien voy a acostarla

Y antes de emprender el viaje le dijo moviendo los labios a la pelinegra pero sin emitir
sonido “ te amo” y le guiño un ojo… Julia solo pudo sonreír, y ver como su hija le decía
adiós con una de sus manos, esta le regreso el adiós y le lanzo un beso, luego se
levanto y guardo los juguetes solo tenia que acomodarlos y guardarlos en una caja,
movió unas sillas que antes habían sido quitadas para lograr mas espacio, fue a la
cocina por algo de jugo y se dirigía a su habitación cuando vio la puerta de el cuarto de
su hija abierta… imagino su pelirroja estaba allí, así que decidió acercarse a esperarla
para irse juntas hacia su cuarto. Cuando llego la imagen le llego el alma… sintió como
sus ojos eran presos de las lagrimas y su estomago se hacia un nudo… hasta pudo
sentir la piel de sus brazos erizarse Dios! La amaba tanto!! Y ahora que eran una
familia la amaba aun mas!!, y no sabia ni como!! Como podía amar tanto a esa
pelirroja aun más que antes, cuando antes pensó que la amaba hasta el tope de su
capacidad… pero no, ahora quería que todas sus noches fueran así, que todos sus
momentos fueran junto a ella… que cada segundo, cada minuto, cada día, cada
momento fueran de ambas… como siempre debió haber sido… como siempre sería de
allí en adelante. Julia nunca lo demostraba pero a veces se sentía culpable de dejar
que el trabajo llenara su vida, de perderse tantos momentos de la vida de su hija por
andar viajando, grabando, en conciertos, en promociones… sentía que su nana era la
que ocupaba su lugar y eso le dolía, pero no podía cambiarlo, tenia que trabajar y
darle a esa bebé las cosas que ella nunca tuvo y más… por eso lo hacia, sin embargo
en esos días la nana de la niña paso de hacer todo lo que su hija necesitaba, a hacer lo
estrictamente necesario por la niña. Lena se encargaba casi de todo y ella ayudaba en
lo que podía, sabia que al volver al estudio y a las giras no sería así, pero por el
momento lo disfrutaba… sentía que por eso no había enviado a casa a la nana de su
hija, porque sentía que cuando llegara el momento de irse a trabajar tendría que
traerla de regreso y si la niña pasaba días sin verla le iba a costar adaptarse de
nuevo… sin embargo en ese momento sintió que no necesitaban de nada… ni de
niñeras, ni de música, ni conciertos… en ese momento su vista se empezaba a nublar,
su garganta se estrechó y sintió un hormigueo por su pecho… Y allí estaba, el amor de
su vida… su pelirroja sentada en una silla a la altura de la cuna de la bebé, Vika
sostenía su biberón mientras escuchaba atenta lo que Lena decía, desde hace meses
Vika sostenía su biberón al beberlo, no aceptaba nadie se lo diera, el pediatra decía era
signo de independencia, Lena por su parte leía un cuento… “Historias de mamá Blanca”
decía en la portada, ella misma lo había comprado y nunca lo había leído para su
pequeña, pero ahora su pelirroja lo leía como si fuera un gran obra de literatura rusa…
y allí estaba leyéndole a su bebe, mientras esta tenia preso a través de los barrotes de
la cuna un rizo de la pelirroja y jugaba con el con sus deditos. Lena a pesar de la
postura un poco incomoda no paraba su lectura y de vez en cuando miraba a la niña
para sonreírle… cuando esta termino el biberón lo retiro de sus manos, y termino de
leer otra pagina… la bebé se fue durmiendo poco a poco, Lena tuvo que sigilosamente
meter su mano y soltar su cabello de los dedos de la bebe… luego se levanto y se
inclino sobre la cuna para besarle, le dio las buenas noches, la abrigo bien y coloco el
libro en la repisa, al voltear se sorprendió al ver a Julia en la puerta sonriéndole… puso
un dedo en su boca en señal de que no hiciera ruido… camino hasta la puerta mientras
Julia se retiro un poco, y cerro lentamente dejando una pequeña abertura, la bebé
tenia luz de noche pero igual nunca cerraban por completo la puerta… al llegar volteo
hacia Julia mientras arreglaba su cabello

L- Uff, hoy estaba cansada… se durmió rápido, a veces tengo que leerle varias historias
para que se duerma -al levantar su vista vio como Julia le sonreía y tenia esa mirada
de ternura en su rostro, así que le sonrió de vuelta- hace semanas tiene esa costumbre
de agarrarme el cabello, lo bueno es que no lo hala… lo malo es que a veces termino
con dolor de cuello…

Esto ultimo riendo un poco, pero se sintió absorbida por la mirada de la pelinegra que
se le clavaba en el alma, la vio acercarse a ella y tomo sus manos… las llevo a su boca
y las beso…
J- Te amo… te amo tanto Lena… amo todo en ti, como eres conmigo y la bebé, lo que
haces, como duermes, como hablas, como juegas, como te ríes… todo… te amo tanto
pero tanto!! Que no puedo imaginar estar ni un segundo sin ti nunca más…
L- Y no lo estarás… -le dijo mientras tomaba su rostro entre sus manos y lo acercaba
para besarlo, sintió las lagrimas corriendo por sus mejillas pero no les dio importancia-

Se besaron por unos segundos, hasta que sintió la mano de Julia colarse por debajo de
su camiseta y acariciar su espalda… entonces se separo de ella y acaricio su rostro
desde su frente hasta su nariz y luego sus labios con su dedo índice… luego le sonrió y
la tomo por la mano y la condujo a su cuarto, luego de entrar cerraron la puerta tras
ellas y trajo a Julia contra si al pie de la cama y unió sus labios con los de ella… sintió
las manos de Julia nuevamente posesionarse de su cintura y acariciar su espalda, ella
solo sostenía su rostro… no quería que parara ese beso, revolvió un poco los cabellos
de su chica sin dejar que separa su rostro… luego sintió como Julia abrió su sostén y
acaricio por completo su espalda por debajo de su camiseta… sintió su respiración
cortarse un poco al sentir las manos de Julia colarse por debajo se su pantalón y
acariciar su trasero… su corazón comenzaba a latir con fuerza, sentía ese calor
apoderarse de su pecho, su estomago, así que mordió un poco el labio de Julia antes
de soltarlo… esta comenzó a acariciar con la lengua el cuello de su pelirroja y mientras
besaba su oreja coloco sus manos en su espalda y la dejo caer sobre la cama. Lena
levanto la camiseta de Julia hasta sacarla de su cuerpo y luego solo se dejo llevar…
sintió el peso de la pelinegra sobre ella y como sus manos se apoderaban de sus
caderas… y los labios de Julia bajaban por su cuello… como lograba eso? Como lograba
llevarla a un punto donde no entendía bien lo que era la realidad y lo que no… como
lograba hacerla creer que se había metido y apoderado de cada poro de su piel… de
cada centímetro de su ser… era de ella… siempre lo había sido y ahora comprendía que
siempre lo sería… Nadie más podía llevarla a donde Julia la transportaba, sintió como
su camiseta era retirada por sus brazos y su sostén acompaño a esta a un lado de la
cama… Sentía como su pecho se movía con rapidez y su respiración aumentaba al
sentir esos labios acariciar su pecho y dirigirse a sus senos… las manos de Julia
acariciaban sus caderas y subían por su vientre… con sus manos guió un poco los
movimientos de la cabeza de Julia no porque lo necesitara sino porque le encantaba
sentirla mientras lo hacia… sentía como su respiración se entrecortaba y sus sentidos
se nublaban… Julia tenia ese efecto en ella… bloqueaba cada uno de sus sentidos, de
sus pensamientos… en ese momento su entrega era total… emitió un leve gemido y
apretó a su pelinegra por la espalda hacia su cuerpo al sentir la pierna de esta
posesionarse entre las de ella y tocar su entrepierna con su rodilla… tuvo que tragar
grueso y sintió como sus labios temblaban… sintió un cosquilleo en su estomago… su
respiración se veía ahogada… necesitaba cada vez más aire… pero esa sensación de
ahogo lejos de lastimarla le resultaba placentera… le demostraba que Julia sabia y
conocía cada espacio de su cuerpo… emitió leves gemidos al sentir mordiscos en sus
senos… y sintió como su pelinegra se sostuvo de sus caderas para impulsarse hasta su
rostro… fue cuando sintió su aliento sobre su boca que noto que no veía esos ojos cielo
que la gobernaban… una vez más tenía los ojos cerrados… y no era necesario abrirlos…
no, Julia le mostraba todo lo que necesitaba… sintió su aliento sobre sus labios he
instintivamente abrió su boca para dejarse poseer por la de la pelinegra… la abrazo
contra su cuerpo y llevo sus manos a su cabello… le encantaba jugar con sus cabellos…
La amaba tanto!! La amaba tanto que le era imposible ya entregar siquiera un beso a
otra persona que no fuera esa pelinegra que se apoderaba de su alma con tan solo un
beso… que desataba un remolino de sensaciones con tan solo un roce, una caricia… no,
su alma le pertenecía solo a ella… su cuerpo solo era un complemento… pero sabia que
su alma y su corazón tenían solo un dueño y era esa pelinegra… esa chica que con una
sonrisa le hacia saber que todo estaba bien… que con una mirada lograba hacerla
sentir amada… y protegida. Esa que ahora la había hecho parte de una familia… su
familia… la que siempre debió pertenecerle… y lo supo… como siempre su corazón se lo
había gritado aun cuando sus oídos a veces parecían sordos… ella era el amor de su
vida… esa chica de ojos cielo que compartió sus risas y llantos de pequeñas, que la
acompaño muchas veces de adolescente… ahora simplemente compartía con ella el
resto de su vida… la amaba!! Ya nada importaba ni el pasado ni el presente, ni siquiera
el futuro… nada… todo era Julia… todo era el inmenso amor que se apoderaba de su
alma con tan solo mirarla… nadie, nadie nunca podría llegar a hacerla sentir como su
pelinegra… nadie llegaría nunca a ocupar siquiera la mitad del lugar que esta ocupaba
en su corazón… un sonrisa vino a su mente… y se apodero de sus labios al sentirse
libres de los labios de su amada… y cuando iba a decirle lo que ya ambas sabían, esa
confesión que aunque innecesaria siempre la hacían… Julia ahogo sus pensamientos
“te amo tanto Lena”… fue lo que salio de sus labios cuando luego sintió como un
camino de besos era trazado por su cuerpo… sintió deslizarse sus pantalones por las
piernas, ser tirados al suelo y como la pequeña prenda que quedaba en su cuerpo era
retirada de la misma manera… sintió la lengua de su niña subir por sus piernas y su
respiración se acelero… sabía lo que venía… sabía que una ola de placer se apoderaría
de su cuerpo… sintió las manos de la pelinegra apretando sus muslos y acariciando su
vientre… leves mordiscos acompañados por besos acariciaron sus muslos… sintió ese
cosquilleo apoderarse de su boca, de su pecho… y como un vacío se rasgaba en su
estomago… sabía que Julia la haría suya… como siempre lo hacía, como siempre lo
era… entreabrió sus ojos solo para ver a la pelinegra acariciando con su lengua la parte
interna de uno de sus muslos, y su mano apretar levemente uno de sus pechos… metió
su mano entre su cabello y sintió como la pelinegra dio un leve chupón a su muslo…
“ahhh ahhh así” fue lo ultimo que se escucho así misma decir antes de que su cuerpo
se arqueara y sus sentidos se nublaran casi por completo… sintió los labios de su
amada acariciando su entrepierna… y luego ser acompañados por su lengua que
jugaba dentro de ella. Trato de asirse de la sabana, del colchón, del cabello de su
niña… pero no, nada era suficiente en ese momento su cuerpo gritaba Julia y nadie ni
nada lo callaría… llevo sus manos a los hombros de su niña tratando de agarrarse con
sus uñas… sabía que a su pelinegra le encantaba llevarla a ese punto; donde quería
meterla debajo de su piel… luego un gemido se apodero del ambiente cuando la
pelinegra dio un pequeño mordisco antes de abandonar su entrepierna y comenzar a
subir por su vientre… su estomago… sus pechos… su cuello… beso el lóbulo de su
oreja… “te amo tanto mi amor… me encanta tu sabor… pero te quiero sentir”… unos
pequeños gemidos fue la respuesta de su cuerpo, y atrajo a la pelinegra contra ella
mientras apretaba su hombro derecho con su dientes… Julia había bajado su mano
hasta donde antes estaba su boca y ahora con sus dedos jugaba dentro de ella… le
hacia sentir que la estaba haciendo suya… y esta vez no solo le había hecho saber a
Julia que la había sentido, sino que sintió una leve rotura de la piel en su hombro… su
pelinegra emitía un leve gemido de placer… y su lengua acariciaba su cuello… una
cadena de gemidos se había desatado por su boca e inundaba la habitación… sentía
como Julia hacia presión con sus caderas sobre las de ella… y solo busco su espalda
para asirse con sus uñas a esta… la atrajo hacia su cuerpo… quería meterla debajo de
su piel… mientras la mano de la pelinegra que acariciaba uno de sus pechos iba
bajando hasta acariciar una de sus piernas y su boca bajo a ocupar el lugar de su
mano y su lengua trazaba caminos circulares… la pelinegra apretó un poco su muslo y
bajo su mano hasta un poco mas debajo de su rodilla, y levanto su pierna hasta la
altura de su espalda… la sintió mas dentro de ella… en ese momento pequeños surcos
llenaban la espalda de su pelinegra, desde la parte baja hasta sus hombros… con su
otra pierna abrazo una de las piernas de la pelinegra… sus gemidos se intensificaron
“shhh shh” fue lo que escucho cerca de su oído… pero no podía en ese momento no
era dueña de sus reacciones… así que apretó con su boca el hombro de la pelinegra
para ahogar allí sus gemidos… sintió como Julia aumentaba su ritmo… sintió sus
caderas chocando contra su cuerpo… y como su mano salía y entraba con rapidez
posesionándose de su ser… en ese momento ya no controlaba sus emociones…julia
estaba extasiada.. ese panorama era perfecto para sus ojos… sabía que no importaba
nada con lena…. su entrega siempre era total.. sentía las manos de lena buscar donde
asirse… sentía sus uñas en su espalda… sentía leves mordiscos en su hombro.. su
cuello… pero no la lastimaban… le encantaban… le encantaba saber que Lena la estaba
sintiendo… que la había llevado a un punto donde no controlaba sus emociones… la
volvía loca sentir el ritmo del pecho de Lena rozar con el propio… como su cintura
comenzaba a sacudirse cada vez mas rápido… quería llevarla allí… donde sabia nadie
más la había llevado… en ese punto donde sabia su alma casi dejaba su cuerpo y se
unía con la de ella… sintió las manos de la pelirroja aferrarse con más fuerza… y como
con su pierna apretaba mas la de ella… mientras que sintió la pierna que sostenía con
su mano tensarse… un “te amo” entre cortado… un gemido aun mas fuerte que los
anteriores y las caderas de su pelirroja sacudirse con fuerza contra su cuerpo… solo
atino a besar el cuello de esta mientras sentía como su mano era aprisionada por el
cuerpo de la pelirroja. Sintió ese cosquilleo en su cuerpo… esa sensación única que
solo la obtenía gracias a su niña de ojos grisáceos… mientras un liquido que conocía a
la perfección bajaba por sus dedos… lentamente bajo la pierna de la pelirroja y beso su
pecho… Lena aun trataba de normalizar su respiración… acaricio con la mano libre su
pierna… su vientre… la pelinegra sintió un leve gemido cuando retiro su mano de su
cuerpo… recostó su frente contra la de su niña y se mantuvo así unos segundos…
abrazo a la pelirroja y beso sus labios. Lena aun no lograba recobrar por completo el
aliento…

J- Te amo… te amo tanto -dijo mientras acariciaba su nariz con la de su chica-


L- Yo… yo también -tratando de hablar lo mas claro posible-
J- Jeje… sabes? Creo que no vamos a tener que preocuparnos tanto por horarios ni por
cerrar puertas a menos que logremos graduar tu “volumen”… -dijo con una amplia
sonrisa- a este paso hasta los del piso de abajo sabrán que estuvimos juntas
L- Julia! -reclamo la pelirroja entre una risita nerviosa mientras su rostro alcanzaba
aun un tono más rojo que el que ya poseía, y dio un leve golpe en la cabeza de su
niña-
J- Jeje no es mi culpa… -y dijo entre besos- conocerte como te conozco… amarte como
te amo… hacerte sentir así…
L- …Mmm… y tampoco es mi culpa… a veces no puedo controlarme -dijo bajando un
poco su mirada con una leve sonrisa-
J- Sabes que eso me encanta…
L- Si… -dijo entre leves risitas-… pero debemos tener cuidado… no estamos solas
J- Si… es cierto… pero me vuelves loca!!... no puedo evitarlo

Dijo mientras comenzaba a besar su cuello… Lena solo sonrió y puso sus manos sobre
las caderas de su pelinegra… y de un solo movimiento se dio vuelta dejando a Julia
debajo de ella… esta solo atino a sonreír mientras se dejaba besar por su pelirroja
“ahora veamos… que tanto hay que ajustar tu “volumen”… a ver si tus “bajos” están
trabajando”… esto produjo leves risas en ambas y la pelirroja comenzó un manto de
besos por el cuello de su chica… la respiración de Julia comenzó a acelerarse… el hacer
a Lena suya aun más de lo que ya era la volvía loca… dejaba a su cuerpo pidiendo por
más, pero sentir a su niña tomando su cuerpo como ya había tomado su corazón… era
la cumbre de su felicidad… sentir esos labios… esa piel suave… esas caricias que no se
comparaban con ninguna otra… simplemente la hacían delirar… sintió como la lengua
de Lena jugaba en su mentón… y luego dibujo con esta el contorno de sus labios,
apretó un poco su labio inferior y soltó una leve risita que le robo una sonrisa sincera y
subió su rostro hasta quedar mirando fijos esos ojos grisáceos que le robaban hasta el
ultimo aliento… el ultimo pensamiento… acaricio su rostro y acomodo uno de sus
rizos… “te amo tanto” y no pudo evitar unas leves lagrimas en sus ojos… Lena lo noto
y solo sonrió y beso sus parpados en señal de evitar que salieran esas lagrimas… “no
mas que yo… no sabes lo mucho que te amo… lo orgullosa que estoy de estar a tu
lado… tu simplemente me haces feliz y solo quiero estar junto a ti… y hacerte feliz”. Y
unieron sus labios en un beso con el que se dieron a entender todo lo que las palabras
no alcanzaban a decir, no alcanzaban a explicar… con sus manos saco el sostén de
Julia de sus brazos… sonrió al ver el pecho de su chica al descubierto… y acerco su
boca a ellos… jugo un poco con su lengua y leves mordiscos acompañaron al rubor que
ya se apoderaba de ellos. Julia levanto un poco su cuerpo y esta termino de
desabrocharlo para tirarlo a un lado… la quería toda… quería besar cada centímetro de
su cuerpo… beso sus hombros mientras sus manos dibujaban caminos en los senos de
Julia… y uno que otro apretón había acelerado la respiración de la pelinegra… luego
empezó a trazar un camino de besos hacia el sur de su niña… se tomo su tiempo en
sus senos… su vientre… acaricio con su lengua el borde de su ombligo… las caderas de
Julia se movían lentamente… con una de sus manos apretaba la sabana y la otra la
tenia sobre su cabeza… así que la pelirroja no perdió tiempo y bajo su pantalón hasta
sacarlo de sus piernas y se coloco en medio de estas… luego subió hasta su vientre y
siguió con el camino de besos hasta su pelvis… mordisqueo su piel aun con las bragas
puestas… y sintió como el cuerpo de Julia se estremeció bajo ella… sintió la pelinegra
arquear su espalda y los gemidos se apoderaron de la habitación… así que con su boca
comenzó a bajar su braga hasta la altura de sus muslo… luego lamió la parte interna
de estos… sintió como su niña apretó su cuerpo con sus piernas… así que poso sus
manos en sus muslos y los apretó un poco… y con su boca comenzó a bajar sus bragas
por sus piernas, luego termino de sacarlas con sus manos… acaricio las piernas de su
pelinegra… eran tan suaves y tonificadas… volvió a tomar la posición que tenia y coloco
su cara a la altura de sus rodillas… comenzó a trazar caminos de besos en ambas
piernas… con sus manos sujeto sus caderas y se impulso hasta estas… dio besos en su
cintura y sintió como esta se levantaba ya un poco más fuerte… sabia que Julia le
deseaba… deseaba sentirla, así que mordisqueo un poco su vientre, su pelvis, y bajo a
su entrepierna… “ahhh… ahhh… Lena…. Mi amor…” fue lo que escucho entre gemidos
de la boca de su pelinegra… cuando subió una de sus piernas sobre su hombro y
comenzó a acariciar con su boca su entrepierna… dando besos… caricias… leves
mordiscos… aun sin estar dentro de ella… quería sentirla así… sentir ese calor que
emanaba su cuerpo, ese deseo… quería llevarla al limite antes de hacerla suya… antes
de regresarle esa ola de placer que antes la pelinegra había hecho sentir en su
cuerpo… sus manos regalaban caricias a sus muslos y su vientre… sintió como la mano
de la pelinegra jugaba con sus rizos…y la atraía hacia su cuerpo… así que sin esperar
mas, sostuvo con sus manos sus caderas una vez mas para que calmara los
movimientos que su cuerpo por instinto hacia… y con su lengua comenzó a dibujar
caminos dentro de la pelinegra… fue demasiado, sintió la suave pierna de Julia entre
las de ella… y sabia que el sentir ese calor que emanaba su cuerpo seria el tope de la
resistencia de su niña… sintió como Julia emitió un gemido… y su cuerpo se arqueo…
sintió las manos de esta en sus rizos los revolvía… y trataba con sus manos alcanzar su
espalda para empujarla más contra si misma… Lena podía sentir en su piel la
excitación de su niña, sabia que ella era la única que podía llevarla a ese punto… y eso
elevaba el calor de su cuerpo… aceleraba los latidos de su corazón… sentía un
cosquilleo recorriendo todo su cuerpo… sin dejar de jugar con su lengua dentro de la
pelinegra giro un poco su cintura… y bajando la pierna de la pelinegra de su hombro…
paso uno de sus brazos sobre la otra y la jalo hacia si… para colocarla entre sus
piernas… el contacto fue demasiado… sintió las caderas de Julia aumentar su
movimiento… esta vez su mano no las podía detener…. sentía los gemidos de su chica
por toda la habitación… escuchaba los te amo salir sinceros de su boca… sentía sus
manos apretando su cabello y revolviéndolo con mas fuerza que antes… así que
aumento el ritmo de los movimientos de su boca… quería sentirla así… quería sentir
ese calor.. ese sabor de su niña.. ese que ahora solo le pertenecía… “ahhh… Lenaaa…
asíiii…” fue lo ultimo que escucho de la boca de su chica antes de sentir como sus
músculos se contraían y sus caderas se sacudieron con fuerza. Sintió sus manos
aferrarse a su espalda y empujarla contra si… “Oh por Dios… mi amor” fue lo que
escucho de su pelinegra, mientras colocaba sus manos sobre su cabello y recostaba la
parte superior de su cuerpo en la cama. No quería abandonar ese sitio… le encantaba
el sabor de su pelinegra… así que dio unos leves mordiscos y unos cuantos besos antes
de subir hasta quedar a la altura de su rostro…

L- Te amo… mucho… demasiado… -dijo mientras besaba su frente-


J- … Dios Len… eso fue…
L- Demasiado? -dijo Lena con una sonrisa picara-
J- … Jeje… diría más que demasiado!! -dijo Julia con una leve sonrisa, mientras su
respiración se terminaba de normalizar- y ya lo se!!, no digas nada… por esta vez, me
encanto ser más ruidosa que tu!!

Ambas rieron un poco por el comentario… Julia sabia que Lena había llevado sus
sensaciones al limite por su comentario acerca de su “volumen”… y eso le encantaba!!
Le encantaba todo en ella, como daba todo por hacerla feliz… por satisfacerla… como
con esos jueguitos le robaba el alma… el corazón? No podía robárselo, ya le pertenecía.

La pelirroja se acomodo en su pecho, y jalo una sabana para cubrirse… con sus dedos
acariciaba el dorso de su chica… Julia jugaba con sus rizos y daba leves besos a su
cabeza… y así, en brazos una de la otra se durmieron.
Eran ya entradas las 5 de la mañana cuando la pelirroja despertó… se sintió abrazada
como si no pudiera moverse, evidentemente así era, Julia la tenia abrigada con un
sobre protector abrazo… miro su rostro… tan frágil, tan inocente y no pudo evitar darle
un beso, beso esos labios que bien conocía levemente para no despertarla… y comenzó
a acariciar su rostro con la yema de sus dedos… no podía creer que ahora estuvieran
juntas… no podía creer que ahora fueran felices… que después de tanto tiempo
lograran ser felices y que su felicidad estuviera frente a ellas siempre y nunca la
tomaran… a veces se preguntaba que hubiera pasado de casarse?, su mente no
emulaba nada… no podía… desde el día que decidió unir su corazón con el de la
pelinegra, no podía imaginarlo de otra manera… recordó las veces que había tenido
relaciones con su ex y eran tan vacías… tan frías… tan sexo… era eso, solo sexo y a
veces no del mejor. Pero con Julia… todo era diferente… con Julia no imaginaba una
noche, un momento donde saciaran su sed una de la otra que no fuera la gloria… que
no se sintiera como el ser más amado de la faz de la tierra… sentía que su piel le
pertenecía… que con un solo beso la hacia sentir en paz… feliz, protegida, que nada
malo podía pasar porque estaba a su lado. Nadie le había hecho sentir eso antes…
nunca; a veces reía de ella misma… “parece que ahora eres antibalas!! O inmortal!! “
era el comentario de Nastya cuando hablaron del tema, pero Julia la hacia sentir así, le
hacia sentir que nada podía ser malo mientras tuviera sus brazos para abrigarla de
todo… mientras tuviera sus labios para calmarla… y su corazón para hacerle saber que
la amaba… a veces se sentía culpable, nunca lo comentaba con Julia, sabia que si bien
no se enfadaría le molestaría un poco que pensara en el pasado… pero no podía
evitarlo en sus momentos de melancolía, no podía evitar pensar que en parte era
culpable de su separación… si, lo era.. a veces su cerebro la llevaba a pensar eso…
cuando paso el conflicto que las hizo separarse ella nunca busco segundas opciones…
nunca busco una explicación… solo se cerro ante la posibilidad… y ella sabia que era
porque no había confiado en Julia, desde que se hicieron novias siempre pensó que
Julia era una rompecorazones y que todo era una posibilidad… por qué si se lo hizo a
los demás a mi no?... pensó en aquel entonces, nunca paso por su cabeza que en
verdad la amaba, aun cuando la pelinegra se lo decía… tenia ese factor de
desconfianza presente… ella sabia que Julia no era tan inocente como su cara
aparentaba, con sus 13 años había tenido muchos novios y mucha gente en su vida,
eso la asustaba y aumentaba su inseguridad… esa inseguridad que estaba tan presente
cuando eran pequeñas… y sentía que en cierta parte le había fallado, no podía ni
imaginar lo que sintió Julia al renunciar a ella… ni lo que sintió al verla con otras
personas… sentía que ella siempre debió estar a su lado, para que nadie le hiciera
daño… para reír junto a ella y secar sus lagrimas cuando fuera necesario… en ese
momento sus ojos se cristalizaron… ese sentimiento de culpa la invadió… pero tenia 13
años!! Y si lo que ves con tus propios ojos no es verdad… entonces que lo es??? Esto
si, el estar así… el tenerla ahora… su amor era verdad… su amor siempre fue verdad…
por eso a veces no necesitaba tener los ojos abiertos para poder ver el mundo… no,
Julia se lo mostraba a través de ella… en ese momento olvidaba ese sentimiento…
aunque tal vez sentía que le había fallado en el pasado, eso ya estaba
muerto!!...ahora…. ahora solo tenían el ahora… ahora su amor estaba aun más fuerte…
ahora era invencible… a veces pensaba que tal vez si no se hubieran separado, su
amor aun fuera igual de fuerte??... De poderoso??... absolutamente si!!.. su amor
siempre lo fue, tanto así que trataron de taparlo… y no pudieron, acerco sus labios una
vez mas a los de la pelinegra quien dormía placidamente y los beso… “te amo tanto
chiquita”, fueron las palabras sinceras de sus labios, se volteo dejando que Julia la
abrazara por la espalda y acomodo mejor la sabana sobre ambas. Julia se acurruco
contra ella, y abrazo su cintura con uno de sus brazos… así que solo poso su manos
sobre la de su chica y sonrió… si ya era definitivo, no podía dormir sin ese abrazo… sin
sentir esa presencia a su lado… que la hacia sentir tan segura… tan completa. Ya nada
podía separarlas… ahora ya sabia lo cruel que podía llegar a ser el mundo… cruel…
traidor… e imagino que no era tan culpable de haberle fallado a su niña… que mas
podía pensar?? como llegar a pensar que su propia madre seria la que trataría de
robarle su felicidad?., como podía pensar que la traicionaría por tan solo seguir
“parámetros familiares”???... Ahora lo recordaba y sentía ese hueco en su estomago…
El odio se había ido… pero aun quedaba ese rencor. esa decepción… ese sentimiento de
vacío de abandono, de sentir que la persona que debió procurar su felicidad ante nada
la había sacrificado por lo que pensaba era correcto… había arreglado las cosas o al
menos tratado, pero nada era ni seria como antes, nunca mas podría mirarla con los
mismos ojos… jamás volvería a tener su confianza ciega ni su amor… no podía, en su
cuerpo existía un factor de rechazo que aun no dominaba… y aunque los meses
pasaban… no se iba.

Los sentimientos verdaderos no se acaban solo se ocultan 25

FLASHBACK

Ya tenia una semana viviendo con Julia… increíblemente se había adaptado muy bien a
todo, a la casa, la nana, la bebé y a Julia! Si bien habían estado juntas siempre, nunca
habían vivido juntas estando en Moscú, pero todos sus miedos se habían esfumados…
esta semana fue la más importante de su vida, estableció por fin su vida con Julia y lo
mas importante ahora era mamá!!... no podía creer cuando la pequeña le había pedido
jugo y la llamo “mami”. Sentía que iba a morir!!, al contárselo a Julia le juro que había
esperado la niña se fuera al cuarto con la nana y había saltado en media cocina!! Y sus
ojos aun se llenaban de lagrimas al contárselo… de verdad le emocionaba no tan solo
embonar bien en esa vida sino ser aceptada tan bien. Nastya la había llamado en
realidad la llamaba todos los días… hace días le había dicho necesitaban hablar, ella
sabia perfectamente de lo que era, por eso lo había evitado… pero ese día al
levantarse se encontró con un mensaje de texto en su cel:

“ Amiga me canse… sabes tenemos que hablar de esto sea ahora o en 100 años…
bueno en 100 años tal vez ni hablemos =) pero tu me entiendes… voy a las 10 a tu
casa sino me abres o me escuchas te grito todo desde la puerta”

Ese era el presagio de que se venia lo que temía, Nastya le diría como había resultado
el encuentro con esa mujer que le dio la vida… si, había decidido no llamarla madre, no
podía referirse a ella de tal modo, no podía poner una palabra tan grande y
significativa para nombrar a un ser que le preocupaban más sus deseos que la felicidad
de los suyos y que podía crear un plan tan sucio y siniestro con tal de conseguir lo que
deseara… no, no podía… y mucho menos ahora que ella tenia el privilegio de ser
llamada madre por un pequeño ser y sentir la conexión tan fuerte que derivaba de esa
palabra… así que se resigno, tendría que hablar del tema… sabia lo que venia, Inessa
había llamado numerosas veces a su tlf antes, y desde que Nastya hablo con ella las
llamadas habían parado… se imagino que de seguro al hablarle esta había quedado en
acuerdo con su amiga de que esperaría su contacto o algo cuando hablaran… ahora no
podía hacer nada, así que solo espero, eran las 8: 45, Julia estaba por salir con la
pequeña para la guardería y la nana se había ido a hacer compras, la mujer como
hacia menos actividades con la niña, ayudaba en hacer el mercado y otras cosas en la
casa… así que se arreglo y se dirigió a la cocina su desayuno estaba listo, Julia había
adoptado el habito d prepararlo… le encantaba ese gesto… se sentó con una tasa de
café y unas panquecas…

V- Mami! Mami! -y sintió como la pequeña se tiro sobre sus piernas-


L- Jeje… buenos días preciosa –alzándola, sentándola sobre su regazo y dándole un
beso- ya estas lista?
V- Si… me puse mi pucha mami
L- Lo se… te ves lindísima -y le regalo una sonrisa a la pequeña, su pucha era un
suéter de capucha azul, a la niña le encantaba porque jugaba con la capucha sobre su
cabeza, no sabia de donde había sacado el llamarlo pucha- a ver toma un pedazo…
-dijo cortando un pequeño trozo de panqueca y dándosela a la niña-

L- Te gusta? -la pequeña asintió- mañana haremos unas juntas con chispas de
chocolate… -dijo al oído de la pequeña provocando esta riera-
J- Bueno al menos mi desayuno gusto… -dijo Julia acercándose a Lena y dándole un
leve beso en los labios para luego dirigirse a la frente de su hija y hacer lo mismo-
bueno listo, ya vamonos sino te perderás los primeros juegos
V- Ok… chao mami….vengo ahora… -dijo bajando de sus piernas, el comentario
produjo gracia a la pelirroja, hablaba como si saliera a hacer un gran trabajo o algo
así-
L- Esta bien… te estaré esperando… y a ti también… -dijo mirando a Julia quien se
acerco para darle un beso.-
J- Te amo…
L- Y yo… - dijo acariciando su rostro, se separaron y se dirigió a la niña que estaba
colocándose su mochila en la sala -hey a donde vas?
V-… A jugar mami
L- Si lo se, no se te olvida algo? -dijo con una sonrisa y extendiendo sus brazos-

La pequeña corrió hasta sus brazos con una sonrisa y le dio un beso, se subió su
capucha y salio tras Julia que estaba en la puerta.

V-Ahora si… chao mami… me esperas


L- Jeje siempre… diviértete -Lena sonrió ante la ocurrencia, ella siempre le decía que la
esperaría para leerle su cuento y estar con ella cuando volviera, ahora la pequeña
quería asegurarse de que así fuera-

Y ambas se fueron, Lena se quedo mirando la puerta unos segundos… aunque lo


intentaba no podía dejar de sonreír, esas dos mujeres llenaban su vida mas que
cualquier otra cosa, y su corazón les pertenecía mas a ellas que a si misma… termino
su desayuno y se dispuso a esperar la llegada de su amiga. A las 10:15 estaban
tocando el timbre, grito a la persona del otro lado aunque sabia bien quien era.

L- Ya… ya, ya aquí estoy! Estaba en el cuarto… parecía te venían persiguiendo -dijo la
pelirroja al abrir la puerta-
N- Estabas en el cuarto del otro departamento??.... Dios parecía que estabas… espera,
no interrumpo nada cierto?... Julia no esta?
L- Nastyaaa!… -dijo esta en voz de reproche con algo de vergüenza-… Julia no esta,
además no somos conejos!!
N-…
L- Oyeee… -dijo con las mejillas subiendo su color-… tanto se nos nota? -dijo esto
ultimo ya resignada bajando su cabeza-
N- A ti… nop, a Julia… muchooooo, así que sacando cuentas, al juzgar por el tiempo…
años perdidos… tiempo libre porque no están grabando… la bebé en guardería… pues lo
sumas, sacas raíz…
L- Ya!!, ya te entendí… -dijo sonriendo apenada- pero no, no esta pensé lo sabias y por
eso habías venido hoy
N- Si lo se, pero uno a veces se lleva sorpresas… tal vez se hubiera quedado y
estuvieran invirtiendo su tiempo…
L- Pues no y pasa ya -dijo halando a su amiga por el brazo y haciéndola pasar-

Fueron hasta el comedor y se sentaron alrededor de la mesa.

N- Jeje… Y como has estado?


L- Excelente!!... si hubiera soñado con que mi vida seria así… créeme no hubiera
imaginado fuera tan perfecta
N- Jeje… bueno de alguna forma u otra, lograste ser feliz después de tu “matrimonio”…

L- Jejeje… al menos de la fecha del que seria mi matrimonio…


N-Si…
L- Sabes?... no podría imaginar haberme casado… ni siquiera se porque lo acepte, pero
ahora pienso que tal vez todo debió pasar así… es decir, sino lo acepto no hubiera
buscado en la casa de Inessa y encontrado la carta… y Julia no hubiera ido a mi
apartamento… y bueno no estuviera aquí… no puedo imaginarme la vida sin ellas
Nastya!!! No puedo, se que es una locura por el poco tiempo, pero cada vez que Vika
me dice “mami”; es como si sintiera un cosquilleo en todo mi cuerpo y no puedo dejar
de sonreír… es algo maravilloso!! Y Julia… Dios Julia!… me cuida tanto, me malcría
tanto, me ama tanto!!! Me besa y siento que nada puede tocarme!!!... me toca y
siento…
N- OK!!! Ya, demasiada in formación por favor -dijo con una son risa tapando sus
oídos-
L- Jeje… bueno, igual tu lo sabes, la amo… la amo mas que a mi misma
N- Si lo se… y me alegra… nunca te había visto así con nadie, extrañaba ese brillo en
tus ojos y el entusiasmo en tu voz al hablarme de alguien… sabes que eres mi mejor
amiga, mi hermana y me encanta verte feliz
L- Si lo se… gracias… sin ti creo que no lo hubiera logrado -dijo tomando sus manos
sobre la mesa mientras sus ojos se llenaban de lagrimas-
N- Bueno ya ya ya, no nos pongamos sentimentales -dijo con una gran sonrisa- tu me
quieres y yo te quiero y listo, ya nos alegramos la una por la otra… bueno ahora al
grano, sabes porque vine, me enviaste a algo… y ahora no quieres saber de ello…
L- No quiero ni pensar en ello
N- Lo se. Pero hoy o mañana tendrás que lidiar con ello… con “Inessa” -haciendo el
gesto con la mano de comillas-
L- Si… con Inessa, no esperaras la llame mamá o algo así -dijo la pelirroja lo mas seria
posible sin parecer molesta-
N- No… pero creo deberías hablarle, darle una oportunidad…
L- Oportunidad??... Como cual? Como la que me dio a mi?? De escoger con quien era
feliz… O de la oportunidad que le dio a Julia??... créeme no se cual de las dos es mejor

N- No te enfades, no quise hacerlo ver así… es solo que, te conozco amiga… se que
dentro de un tiempo ese rencor te molestara… y querrás hacer las pases, como paso la
vez que…

Nastya hizo un silencio como haciendo ver a si misma que había hablado
inconscientemente… y al ver los ojos de Lena fijos en los de ella se había dado cuenta
que tal vez no debió traerlo al tema.

L- Como la vez de que?? Como la vez de Julia??, cuando esa grandiosa mujer trato de
destruirnos -esto con sus ojos a punto de desbordarse en lagrimas-… esa vez no pude
vivir con el rencor porque la amaba… tan solo por eso -las lagrimas brotaron de sus
ojos-…. no podía imaginar estar sin ella… y al seguir en el grupo creí era lo mejor… a
Julia… a Julia… con ella era distinto… -Lena sentía como su garganta se cerraba y sus
puños se apretaban sin poder controlarlos, su estomago ahora tenia un dolor, un vacío
en medio de el… una sensación de rabia… sentía ese cosquilleo en su boca, y como sus
mandíbulas se tensaban- con esa mujer… con esa mujer no quiero nada!!, no merece
nada!!, me arrebato lo que pudieron ser los años más maravillosos y felices de mi
vida… a Julia… lo que paso me hizo… me decepcione, pensé que nunca me amo y que
solo había sido una más… me sentí triste… pero decidí “arreglarlo” porque tenia que
compartir con ella a nivel laboral… pero con esa mujer es distinto, a ella la odio… -dijo
esto cuando las lagrimas corrían por sus mejillas y apretando sus dientes, su voz se
cerraba sentía que un remolino recorría su cuerpo, sentía esa presión en el pecho que
casi no la dejaba respirar-… ella fue la que me hizo sentir antes así, por ella viví
creyendo que la felicidad era un lugar lejos de aquí… No puedo… tan solo no puedo.

Nastya se levanto de su asiento y se dirigió hacia su amiga y la abrazo, sintió a la


pelirroja llorar en su hombro.

N- Lo siento… de verdad, solo trato de que todo este bien, sabes que jamás haría algo
que te dañara o que creyera no te conviene… lo sabes
L- Si… -ya calmándose un poco- lo se
N- Así que solo contare lo que paso y tu decides… esta bien?
L-… -la pelirroja dudo, pero luego solo asintió con su cabeza.-
N- Esta bien… fui a tu casa, ese día; todos estaban en la recepción pero tu madre
estaba en tu casa, al llegar solo sonrió y me dijo que esperaba que fuera… me extraño
un poco, pero pase y le dije todo de frente, que estabas con Julia, que no habría boda,
que estabas hablando con Anatoly y que no te casarías, que ibas a vivir con ella… en
fin todo, que la amabas… ella tan solo me miro y me dijo que si la odiabas?... no supe
que contestar, así que le dije que no querías verla, y me dijo que lo único que quería
era una oportunidad de hablarte, que sabia que estaba en un error, que solo quería
tratar de arreglar las cosas, que solo te pedía que le dieras una oportunidad de
hablar… de explicarte, que luego de eso haría lo que tu desearas, así eso fuera salir de
tu vida para siempre -guardo silencio y bajo su mirada, vio la de su amiga y estaba
con la mirada perdida pero sus ojos estaban llenos de lagrimas y podía ver como sus
labios temblaban-… no supe que decir, así que le dije que hablaría contigo y le daría la
respuesta… así que lloró y me suplico que hablara contigo para que accedieras al
menos escucharla… le dije que no lo sabia… que tendría que hablarte, luego me retire
dije que tenia que ir al salón, pero me dijo que ella informaría a los demás… luego
hable con Katya, me dijo que se armo un alboroto… y por cierto, dice que aun sigue
siendo tu hermana…
L-… -la pelirroja estaba suspendida en mundo paralelo, sentía la voz a lo lejos de su
amiga… la escuchaba, pero no asimilaba lo que decía… sentía como su cuerpo estaba
rígido, como su estomago estaba hecho un nudo… su garganta estaba cerrada… sentía
esa presión en el pecho esa sensación de odio… de rabia… Jamás se había sentido así…
sentía apretar sus puños contra sus piernas… el nombre de su hermanita la saco de
ese trance- … Katya? -dijo al volver su rostro hacia su amiga, sus ojos aun tenían
lagrimas pero tenia un semblante mas apacible- la había olvidado… -dijo poniendo sus
manos sobre su cabeza- por Dios… olvide a Katya!… tengo que llamarla… quiero saber
como esta… quiero que sepa como estoy…
N- Ella esta bien confundida… creía amabas a Anatoly… pero no le importa mucho, creo
solo quieres seas feliz
L-… Si… lo se -una leve sonrisa vino a su rostro-
N- Len… Sabes que lo menos que quiero es incomodarte… pero… quiero saber tu
respuesta… la que sea te apoyare y sabes que estaré a tu lado, no importa que
decidas…
L- Dile que iré -fue la respuesta fría de la pelirroja-
N- Esta bien, lo haré

L- Nastya por favor, discúlpame, pero quiero estar sola… pensar…


N- Si lo se… no te preocupes…
Su amiga se levanto y se acerco a ella, la abrazo y beso su frente.

N- Sabes que te quiero, y estaré para ti por cualquier cosa…

Lena sintió como su amiga salio… escucho la puerta cerrarse… y ella seguía ahí,
sentada… no podía moverse… por qué había dicho que iría??... Por qué sus ganas de
gritarle a su madre que la odiaba eran más fuertes que cualquier otra sensación?…
Porque necesitaba hacerle saber que la odiaba, que trato de destruirle su vida pero no
pudo, que no pudo aceptarla por lo que era, pero igual Dios y el destino se habían
encargado de entregarle esa felicidad que ella le arrebato… por egoísmo… no podía
controlarlo… lloraba y no sabia porque, sentía rabia, impotencia… sentía como sus
mandíbulas le dolían por la presión… como su estomago estaba hecho un nudo tan
fuerte que le dolía, su pecho estaba presionado como si estuviera debajo de una gran
pared de concreto… sentía ese cosquilleo en su boca y como su mentón temblaba, sus
puños estaban apretados tan fuertes que podía sentir como sus uñas se clavaban en su
palma… le dolía pero no tanto como para soltar la posición, sentía este remolino de
sensaciones. Que haría? Llegaría a su casa… le gritaría desde la puerta y se iría… no…
necesitaba saber que demonios se iba a atrever a decirle… su madre… la que ella creyó
su mejor amiga… la que pensaba nunca le haría daño y siempre la cuidaría… la que le
había apuñalado por la espalda… la que la había separado del amor de su vida porque
no pudo lidiar con lo que en verdad era… entonces como lo haría ahora… si le pedía
perdón tendría que lidiar con el hecho de que ahora ella estaba con Julia… entonces
que??, lo aceptaría ahora tan solo porque no le queda de otra y no por qué en verdad
la ame y acepte su felicidad?… o peor… que tal si trataba de adentrarse en su vida
para luego tratar de separarlas una vez mas?…

L- NO… ESO NUNCA… NUNCA ME OYES?!!!!!

Se paro de la mesa y de un golpe salio volando por los aires el arreglo que estaba allí,
cuando choco contra el suelo se hizo pedazos… lo había volado por los aires con todo y
mantel… le grito al aire, no pudo más, tan solo eso… no pudo imaginar siquiera el
hecho de que esa mujer tratara de meterse en su vida otra vez… no podía, nunca mas
confiaría en ella, para ella todo sentimiento de confianza había muerto, al menos hacia
aquella mujer… iría, si lo haría… quería escuchar lo que tenia que decirle… quería
escuchar como se justificaría… quería gritarle en su cara que ahora era feliz y que no
podría hacer nada para cambiarlo… quería ver a su hermana también y saber como
estaba todo… ella siempre seria su hermana… pero su madre había muerto… había
muerto para ella.
Luego de unos minutos se dio cuenta de lo que había pasado… había destruido el
florero y el centro de mesa; asi que se calmo, fue hasta el baño y lavó su rostro… fue
hasta la cocina y tomo un vaso de agua… pero no pudo tragarla… la sensación en su
garganta era muy amarga… sentía que casi no podía tragar saliva, la rabia no la había
abandonado por completo… cuando regreso a la sala, se agacho para recoger los
pedazos del suelo y limpiar cuando sintió la puerta tras ella… era Julia que llegaba,
cuando la vio entrar sintió las lagrimas inundar sus ojos… sintió como un rayo llegaba
a su cuerpo… sintió el cosquilleo en su boca y su nariz… y esa sensación de vació en su
estomago… parecía había pasado meses sin verla cuando apenas hacia horas… había
regresado para el almuerzo. Lena se paralizo al verla, dejo de recoger las piezas… no
podía moverse

J- Amor… no lo vas a creer… hubo un accidente como a dos cuadras de aquí, tres autos
waoooo uno quedo destrozado pero al parecer… -la cara de Julia cambio de semblante
cuando se volteo y vio lo que pasaba, vio a Lena con los ojos llenos de lagrimas
mirándola estática y las piezas rotas en el suelo y el mantel a un lado- Amor?... Estas
bien?

Y se acerco a ella tomándola de las manos y viéndoselas como si estuviera buscando


una herida.

J- Amor que sucedió? Estas bien? Te cortaste?... Como llego esto aquí? -dijo antes de
clavar sus ojos en esos ojos grisáceos que ahora estaban opacos por las lagrimas-
L-… Oh Julia… -y se abalanzo a sus brazos abrazándola fuerte-

En ese momento Julia supo lo que se temía cuando se acerco, no era solo un arreglo
roto, algo había pasado… y si ese imbécil había venido a buscarla??... sintió la rabia
recorrer su cuerpo… como pudo abrazo fuerte a su pelirroja y beso su cuello…

J- Tranquila amor… tranquila… aquí estoy… todo va a estar bien -dijo lo mas calmada
posible- Amor que paso?... Por qué estas así?
L- Nastya vino… -dijo sin soltar ese abrazo-

Julia sintió como un frió… un golpe de calma entro a su cuerpo… era Nastya… Nastya
había venido a verla… eso solo significaba; su madre.

J- Qué ocurrió bebé? -dijo mientras acariciaba sus cabellos-


L- Inessa… quiere hablarme… dice que quiere que la escuche y luego me dejara en
paz… -dijo comenzando a llorar de nuevo… pero sin soltar ese abrazo aun-
J- Y que decidiste?...
L- Le dije que iría… Quiero saber lo que esa mal… lo que quiere decirme…
J- Esta bien… sabes que estaré a tu lado como sea -estrecho más fuerte a la pelirroja
contra si-

Estuvieron juntas unos 5 min abrazadas reconfortándose, hasta que el ruido del reloj
indicando era mediodía las hizo salir del trance.

L- Dios!… ya es hora de almorzar -dijo limpiando sus lagrimas y mirando el rostro de


Julia-… amor, discúlpame no he hecho nada, Nastya vino y…
J- No importa, compraremos algo… -dijo mientras tomaba su rostro entre sus manos y
le regalo una gran sonrisa-
L-… Si -le sonrió de regreso-… pero mira este desastre -dijo mirando a ambos lados de
la habitación- déjame al menos limpiar y buscamos algo…

Pero cuando iba a agacharse Julia la detuvo y beso sus labios.

J- No… ve a lavarte la cara… no quiero ver esos ojitos rojos -dijo dándole una sonrisa y
acariciando su rostro mientras secaba sus lagrimas- yo recojo aquí, y luego vemos que
comemos

L- Esta bien Jul… te amo


J- Lo se… Sino fuera así, se que esto no estaría roto
L- Jeje -dijo la pelirroja entre lagrimas mientras se limpiaba la cara con el dorso de su
mano, amaba eso de Julia siempre buscaba hacerla reír ante cualquier situación- …
tienes razón
J- Anda… yo me encargo
L-… Jul… Gracias
J-… No tienes porque agradecerme nada, en todo caso yo tendría que agradecerte por
haber tomado un paso tan grande y enfrentarte con tanto por mi… se que lo haces
porque me amas… solo quiero que siempre sepas que te amo igual, y que daría mi
vida por ti si fuese necesario.

La pelirroja solo sonrió, volteo a ver a su chica y le dio un beso. Luego pego sus
frentes y rozo sus narices… “te amo… sabes eso… sabes que también haría cualquier
cosa por ti” y camino al baño para lavarse y salir a buscar comida.

Al salir del baño, ya Julia había recogido prácticamente todo, al menos las piezas rotas,
el mantel lo doblo y lo coloco a un lado de la mesa… ella por su parte había caminado
hasta al baño… lavado su rostro… y no había pensado en nada… no había sentido
nada… sino fuese por el frió del agua recorrer su cara hubiera jurado que ni siquiera se
movió de la sala… en ese momento no sentía, no pensaba… solo quería abrazarse a
Julia… a su Julia y llorar… necesitaba llorar simplemente porque no sabia que más
hacer, ahora que lo pensaba no sabia si había sido una buena idea decirle a su amiga
que le dijera a esa mujer que aceptaba ir a verla… y luego pensó que había tratado
muy cortante a Nastya y esta no lo merecía, no era su culpa… simplemente había
hecho lo que le pidió y mas!! Se había encargado de todo… aun cuando ella fue
cobarde si, había sido una cobarde, había enfrentado a su exprometido y había
asumido todo lo que conllevo ese encuentro, sin embargo no había enfrentado el
problema más grande… esa mujer que antes había llamado madre… en ese momento
se lo reprochaba si hubiera ido a gritarle unas cuantas cosas en su cara en el pasado
no estuviera pasando por eso… pero simplemente no sabia si podría controlarse al
verla, si podía controlar las ganas de simplemente gritarle muchas veces había tan solo
traído a su mente su recuerdo y había querido golpearla… si golpearla!, ella que no
creía en la violencia como arma para resolver nada… ella que siempre buscaba hablar
las cosas y llevar todo por la paz, pero no podía, simplemente su mente… su corazón
no se lo permitía… esa traición, era imperdonable… ella podía asimilar y hasta llevar
una traición de cualquier ser humano… hasta de Julia y lo había hecho así, cuando
creyó que esa traición era cierta así lo hizo!, la sobrellevo y siguió adelante con la
relación de amistad y trabajo con Julia… pero no a esa mujer, no a su madre!! Ella
había sido la persona en la que más había confiado en su vida, a la que le podía
confesar cualquier cosa o eso pensaba… Que equivocada estaba!! Que equivocada al
pensar que esa mujer era la que la amaba y aceptaba incondicionalmente… Que
equivocada!! Todo el tiempo que creyó eso, lo hizo porque esta había atado una gran
capa negra a sus ojos, con la cual no solo había cegado su vista sino todos sus
sentidos a través de ese amor que le profesaba pero nada era cierto, era como si
hubiera vivido una gran mentira. Siempre pensó que si alguien no la apoyaba o le
pondría trabas era su padre, el era mas serio, protector y por la lejanía hacia su
persona sabia que le costaba aceptar mas los cambios… pero su madre… no, ella
siempre se mantenía a su lado, ella siempre estaba con ella apoyándola, tendiéndole la
mano… o eso pensaba… que estúpida había sido!! Nunca la apoyo… nunca la acepto…
solo trato de moldearla a lo que ella quería… a lo que pensaba era correcto… las
lagrimas invadieron sus ojos recostada al marco que dividía la cocina del comedor…
solo sintió como las manos calidas de su pelinegra se posaban sobre las de ella… y se
clavo en esos ojos azules que le mostraban el cielo y mas allá con tan solo mirarlos…
no dijo nada tan solo los contemplo, sabia que Julia estaba leyendo su pensamiento…
sabia que entendía lo que había en su alma. No hubo necesidad de palabras… de nada,
tan solo sintió como ésta beso su frente y apretó sus manos contra su pecho… las
lagrimas invadieron su rostro, había perdido eso… había perdido esos besos… ese
calor… ese amor por aquella mujer… como no odiarla?? Como no gritarle que se
arrepentía de haber confiado en ella??... Como no sentir rabia? Rencor?... le había
tratado de quitar lo único en su vida que en verdad le importaba y le había hecho creer
cosas horribles… había hecho que Julia se sacrificara y entregara su cuerpo a cambio
de hacerla feliz… feliz?, si su felicidad era a su lado… pero como culparla?!, si su
pelinegra en aquel entonces era tan solo una niña pensando que la mujer que ella creía
la amaba mas que nada en el mundo había llegado a decirle una tanda de mentiras e
ideas erróneas… y su pelinegra cegada por su amor había aceptado por tan solo verla
feliz… mientras más pensaba en eso más amaba a Julia… más se sentía culpable
porque su propia madre la hubiera hecho pasar por todo eso… mas odiaba a esa
mujer, no tan solo por engañarla y mentirle, sino por tratar de separarla de su
pelinegra… por todo el daño que le había causado… a veces pensaba en lo ocurrido y
se daba cuenta en lo grande que era su amor, que después de tanto estaba intacto…
que después de tanto dolor y engaños seguía fuerte para todo, y le servia de cura para
sus heridas… en ese momento, cuando no sentía nada ni pensaba nada lo único que
necesitaba era a su pelinegra, era a su Julia junto a ella haciéndole saber que todo iba
a estar bien… y la tenia… la tenia viéndola a los ojos ahí recostada a ese marco,
sintiendo su cara invadida por las lagrimas… sintiendo ese mirar azul haciéndole saber
que todo estará bien, que ella estaba a su lado… sentía ese cosquilleo en su boca y su
mentón temblando… sentía como un vacío se apoderaba de su estomago al punto de
casi hacerla vomitar… apretó sus labios y negó con su cabeza mirando a su niña que
aun estaba frente a ella sosteniendo sus manos…

J- Ven… ven aquí…-dijo jalando a la pelirroja hasta su cuerpo para envolverla en un


abrazo-
L-… No puedo… sabes que no puedo… -dijo lo mas claro que su voz lo permitía, lo mas
claro que su garganta emitía el sonido, el llanto la ahogaba… y sentía como su
garganta se cerraba-
J- Entonces no lo harás… No tienes que hacer nada que no quieras, lo sabes -dijo
rompiendo el abrazo y tomando con sus manos el rostro de la pelirroja- lo sabes?,
puedes cancelar la cita cuando lo desees, puedes simplemente seguir como hasta
ahora, lo importante es que te sientas bien con tu decisión amor… sabes que
cualquiera que sea la apoyare… pero no quiero verte así -dijo mientras daba leves
besos a sus ojos y mejillas tratando de quitar sus lagrimas-
L-… Es que… la odio Jul… -dijo con su voz quebrantada y con su mirada cubierta de
lágrimas pero su mandíbula se tenso de tal manera que Julia lo sintió en sus manos-
J-… Sabes bebé, eso no es cierto… tu eres muy buena, muy amable… muy Elena Katina
-dijo sonriendo un poco mientras miraba a los ojos a su pelirroja aun con su rostro en
sus manos- tu corazón es muy grande como para odiar a alguien… la rechazas, es
comprensible y estas enfadada… por eso quiero que decidas lo que te haga feliz, que
sea lo que sea que hagas te sientas bien con ello, yo estaré a tu lado así decidas ir a
poner una bomba… -dijo riendo un poco y recibiendo una sonrisa leve de su pelirroja-…
pero no quiero verte llorar… no quiero verte triste… solo quiero que estés feliz, que
hagas lo que creas correcto eres tu Len!!! Se que lo que creas correcto… lo será
L-… jeje -rió un poco por el comentario entre sollozos la pelirroja, ella sabia que para
Julia siempre lo que ella hacia era lo correcto-… Te amo mucho Jul… de verdad, no es
por el momento y se que te lo digo siempre, pero quiero que siempre sepas que te
amo mucho mucho… que seria capaz de todo por ti, por nosotras… que nunca nadie
ocupara el lugar que tu en mi corazón… -dijo hasta que su voz se lo permitió, antes de
quebrantarse-
J- Shhh lo se, lo se… también te amo… ahora solo quiero que te calmes, y que pienses
bien las cosas y hagas lo que creas conveniente, si?
L-… -la pelirroja solo asintió con su cabeza-
J- Esta bien preciosa -y beso su frente- sabes? … mejor no salgamos, vamos a
prepararnos algo rápido y fácil y comemos juntas, no quiero que salgas así… se que
solo quieres descansar… pero tienes que comer, no quiero que tengas problemas con
la tensión por el medicamento y la falta de comida, así que tu te sientas -y condujo a
la pelirroja hasta la mesa de la cocina- y yo preparo algo para las dos…-dijo sentándola
y besando sus labios, antes de darse la vuelta e ir hacia la despensa a buscar algo
para cocinar-

Lena se sentó allí viendo a Julia buscar algo que hacer… sabia que su arte en la cocina
no era muy amplio pero ahí estaba, tratando de solucionar todo, de que estuvieran
bien… y lo supo no necesitaba nada mas, absolutamente nada mas… solo eso, ese
apartamento… esa familia… ese amor… su pelinegra… ella lo era todo!, no necesitaba
odiar a su madre ni perdonarla ni nada, solo necesitaba eso… ese refugio… ese lugar
donde sin importar lo que pasara alrededor, sabia que allí estaría a salvo… y lo
decidió… se pregunto por qué Julia no le decía que la odiara??, por qué no la incitaba a
ir y en realidad ponerle la bomba que merecía??, al fin de cuentas, era mas dolorosa
su perdida porque era la confianza de su madre la que había perdido… pero para Julia
era igual de doloroso, porque era su amor el que había sacrificado por esa vil
manipulación a la que había estado expuesta… y se dio cuenta que Julia la había
perdonado hace mucho tiempo atrás, y aun cuando se entero que nunca entrego su
carta… aun ahí, nunca volvió a odiarla… simplemente la perdono una vez más porque
ahora estaban juntas!! Simplemente por eso, había regresado a la verdadera dueña de
su alma… no importa lo que hubo en el camino, lo que pasaron, eso solo las hizo más
fuertes… solo les hizo saber que nadie en la faz de la tierra les haría sentir lo que la
una sentía por la otra… y por eso Julia no odiaba a esa mujer… simplemente le era
indiferente porque lo que intento hacer el tiempo, o tal vez Dios, el destino se encargo
de reparar, y las había unido una vez más, así que ya para ella esa mujer no contaba,
por eso no incitaba a que la odiara porque estaba agradecida a Dios por el simple
hecho de que estuvieran juntas!… y se dio cuenta que ella también lo estaba… que
estaba infinitamente agradecida con Dios, con la vida, con el destino, con quien sea
que las había puesto otra vez juntas… y es que era casi un milagro haber encontrado
esa carta que por tanto tiempo estuvo oculta… haber dado ese paso de tirar todo por la
borda por lo incierto, ese incierto que se había convertido en el amor de su vida, en el
verdadero… el que siempre había sido… y lo decidió… si Julia no la odiaba ella tampoco
lo haría!! No, si su pelinegra había podido salir adelante y botar todos esos
sentimientos que molestaban su mente y le quitaban espacio en su vida a el amor que
se tenían, pues ella también lo haría!!... no permitiría que ese rencor que sentía por
esa mujer afectara su vida… su felicidad, que le quitara espacio en su corazón al amor
que sentía por su pelinegra si, lo haría! Iría a esa casa… escucharía a esa mujer… y así
la dejaría en paz… jamás la perdonaría!… su confianza la había perdido… pero al menos
no viviría con es amargura en su vida, no! Ahora su vida era perfecta… era feliz, se
sentía amada, era todo lo que había soñado… no permitiría que nada la afectara… ni a
ella ni a esa familia de la cual ahora formaba parte.

Se levanto de la silla y se acerco a Julia quien estaba echando una pasta en agua
hirviendo, había destapado un frasco de salsa para pasta y ya estaba poniendo a hervir
esta, sabia que su pelinegra no sabia prepararla por si sola, así que en ese instante
esa era su mejor solución, calentaba la salsa y esperaba la pasta… eso la hizo sonreír,
aun dentro de sus limitaciones siempre encontraba una solución para todo… no solo
ahora que eran pareja, sino siempre! Aun siendo amigas siempre la cuidaba y le hacia
saber que todo estaría bien. Se acerco a esta y la abrazo por la espalda, y coloco su
rostro sobre su hombro, la pelinegra solo sonrió… le encantaba esas atenciones por
parte de su pelirroja.

L- Lo haré… -dijo antes de dar un beso al cuello de su pelinegra-


J- Que cosa?
L- Ire… le hablare… o dejare que hable, no permitiré que el rencor que siento por ella
nos afecte… te amo demasiado para permitir nos afecte una vez mas -dijo apretando a
Julia contra su cuerpo en un abrazo-
J- Jeje… me parece bien…-y termino de arreglar la preparación de el almuerzo y se giro
para quedar frente a su pelirroja- me parece excelente -dijo antes de besarla- y
cuando iras?
L- … Mmm no lo se, mañana tal vez…
J- Waoo… eso es rápido… estas segura?
L- Si… eso creo, quiero salir de esto rápido… y Vika ira conmigo
J- … Jeje…
L- No estoy jugando… llevare a la bebé conmigo
J- Que?... Pero por qué??...
L- Porque quiero escuchar lo que va a decirme… quiero que vea lo que es mi vida
ahora… quiero que sepa que soy feliz y que ahora cuento con una familia
J-… Estas segura?, es decir… amor ella quiere hablarte a ti, no… no lo se
L- Si quiere hablarme perfecto! Que lo haga… pero si voy allá será con todo el paquete.
Será con mi hija… será con mi vida… si puede lidiar con eso, perfecto sino pues
entonces no veo el punto a que hablemos
J- Esta bien… creo… es decir…
L- Esta bien -dijo riendo un poco, sabia que Julia estaba nerviosa por su decisión- será
como quitar una bandita… iré y la escuchare porque quiero cerrar ese capitulo y quiero
que ella vea cual es mi nuevo capitulo, el nuevo ciclo de mi vida y listo
J- Y… bueno, es decir… volverá a ser como antes?... es decir… es que no creo que
ahora me quiera más que antes -dijo con una pequeña sonrisa-
L- Ella no será parte de nuestras vidas -dijo firmemente la pelirroja- nuestras vidas…
son nuestras… y no dejare que nadie nos dañe -y beso sus labios-
J- Jeje… bueno si tu lo dices, así será… confió en ti amor
L- Lo se -dijo sonriéndole-… lo se

A los 10min ya Julia estaba sacando la pasta de el agua y colocándola en el colador, la


pelirroja no paraba de reír… “te juro que mi mamá decía que así estaba lista” dijo
entre risas la pelinegra, al tomar un trozo de pasta y lanzarlo contra la pared y luego
encontrarse con la mirada confundida y divertida de la pelirroja… le explico que su
madre siempre le había dicho que para saber si estaba lista la lanzaba contra una
superficie plana si se pegaba estaba lista! Si rebotaba le faltaba tiempo, esto produjo
risas por parte de la pelirroja… sabia que Julia no era muy diestra en la cocina pero no
pensó que sus métodos fueran tan rudimentarios… para ella solo bastaba ver el color y
la firmeza en el agua de la pasta y sabría si estaba lista… entre risas saco la pasta y la
escurrió en el colador… mientras Lena terminaba de calentar la salsa y sacar unos
platos, esos eran los momentos que hacían que todo valiera la pena… simplemente
eso, el compartir las mínimas cosas así como las grandes con esa chica que ahora era
la dueña de su vida… de su mundo, ya a estas alturas no podía imaginar un segundo
sin su pelinegra… no… era imposible, era imposible imaginarse un momento sin ella…
le parecía irónico y hasta loco… hace rato estaba hecha un mar de lagrimas y
preocupaciones y ahora… ahora Julia había llegado con su “varita mágica” y había
arreglado todo… ese pensamiento la hizo sonreír… pero así lo veía, no importaba que
tan mal era la situación o que tan grave el problema su pelinegra siempre la rescataba
de ello… siempre le mostraba el cielo con solo mirarla y le hacia saber que todo estaría
bien. Entre risas y conversaciones sencillas comieron juntas y luego descansaron un
poco… el resto del día paso como de costumbre… su vida se ilumino nuevamente con la
llegada de su hija a casa, parecía imposible pensar que en tan poco tiempo esa
pequeña le producía tanta felicidad… sentía un apego tan fuerte y estrecho hacia ella…
al verla jugando y contándole lo mejor que podía con sus cortas palabras como había
sido su día le termino de aclarar el panorama… si, le mostraría a esa mujer que sin
importar lo que quiso hacer no lo consiguió!, y que ahora su vida era perfecta… y es
que ya era definitivo tenía que terminar de cerrar ese capitulo de su vida para ahora
concentrarse en el nuevo.
A la mañana siguiente… Julia despertó como de costumbre pero algo cambio, al
intentar buscar el cuerpo de su pelirroja ésta no estaba… su lado de la cama estaba
vacío… la pelinegra se sentó de golpe, esto la saco de tono Lena nunca se levantaba
antes que ella… paso la mano por su cabellos y por su rostro tratando de quitar los
rastros de sueño que aun tenia en su cuerpo, se levanto y se dirigió al baño, luego de
una ducha y vestirse le estaba empezando a preocupar que la pelirroja no hubiera
hecho acto de presencia… salio del cuarto y allí estaba!! Preparando el desayuno, solo
atino a sonreír… Vika estaba en la mesa vestida y peinada y comiendo una panqueca y
Lena estaba del lado de la cocina bebiendo café mientras terminaba de sacar el ultimo
plato… la miro y esta le sonrió…

L- No te puedes quejar hoy te hice el desayuno


J- Jeje… no lo haré -dijo mientras se acercaba y le daba un beso a su hija- se que sea
lo que sea estará delicioso… -y le regalo una sonrisa mientras se sentaba en la mesa-
L- Gracias… -y le dio un leve beso en los labios mientras le acerco su plato a la mesa-
sabes un día de estos te voy a preparar veneno!! A ver si aun dices que esta rico…
-sirviéndole jugo en un vaso, mientras le sonreía ampliamente-
J-…Mmm depende como lo prepares… -esto produjo risas de ambas-, además no es mi
culpa que tooodooo lo hagas rico -guiñándole un ojo y sonriéndole picadamente-
L- Julia!!!, la niña… -dijo entre dientes esto ultimo la pelirroja-
J- Jeje… amor no sabe ni lo que estamos hablando!!... además después de probar mi
comida debe parecerle mejor la tuya de igual forma -mientras veía a su hija terminar
de comer la panqueca-… y por otro lado, daría lo que fuera por ver tu carita de pena
por cualquier cosa… -riendo un poco, lo que provoco una sonrisa por parte de su chica
quien terminaba de beber el café-… y dime, por qué tan madrugadora??
L- Ya lo sabes… -dijo en un tono mas serio-
J- Si… pero quería asegurarme que no era porque te habías fastidiado de que siempre
hiciera un desastre alimenticio para el desayuno… -produciendo la risa de su chica-

L-… Sabes que me encantan tus desastres!!... -sonriéndole- que aunque no lo creas
siempre te quedan ricos… me encanta siempre me hagas reír, aun cuando sabes que
es lo que siento -dijo posando una de sus manos sobre las de su pelinegra mientras la
miraba tiernamente-
J- Si… lo se… y adoro verte reír... como cierras tus ojos e inclinas tu cabeza hacia un
lado… y a veces tapas un poco tu rostro con tus manos… -eso hizo que la pelirroja
bajara la cabeza pero sin dejar de sonreírle-… me encanta todo… cada gesto, cada
frase, cada acción… todo… adoro todo de ti y adoro saber como piensas y que sientes
con tan solo mirarte… porque así se cuando hacerte reír para calmar tus
preocupaciones…
L-… Tengo miedo… -dijo la pelirroja levantando su cabeza con sus ojos vidriosos- y…
J – Y estas nerviosa… lo se, lo se desde que te levantaste antes que yo e hiciste el
desayuno y vestiste a la niña… pero todo saldrá bien amor, solo piensa que lo que te
diga ayudara a aclarar tu panorama acerca de su relación... que te quitara tal vez un
peso de encima cuando escuches lo que tiene para decirte y le digas lo que piensas…
Por otro lado, mira la parte buena ya no pueden estar peor que como están
-regalándole una sonrisa correspondida a su niña-
V- Mami no quiero mas… -dijo la pequeña empujando el plato hacia la mesa-
L- Esta bien… vamos a lavarte -dijo dándole una sonrisa a su pelinegra mientras se
levantaba de la mesa-
Tomo a la pequeña en brazos y se fue a lavarle las manos y limpiarle la cara, al
regresar traía a la pequeña de la mano y estaban listas para irse.

L- Y bien?... como me veo?


J- Preciosa… como siempre
L- Ni siquiera me has visto… -dijo Lena en reproche porque Julia no había sacado la
cara de su plato-
J- No es necesario lo haga… siempre est… -Julia se quedo muda al ver a la pelirroja
arreglada, sinceramente estaba tan preocupada del estado de la chica cuando entro a
desayunar que ni se fijo como estaba vestida pero ahora la apreciaba por completo…
tenia unos jeans azueles pegados a su cuerpo que dejaban ver sus formas… una
camiseta pegada al cuerpo de 3 botones negra, que su chica llevaba abiertos dejando
ver su pecho pecoso y el medio de sus pechos… un suéter gris, de cierre adelante que
llevaba abierto, su cabello suelto con su rizos aun un tanto mojados y su maquillaje
era claro… casi natural, sus ojos un tanto delineados y un leve rosa en su boca…
simplemente perfecta!... a Julia en esos momentos no le vino otra palabra a su mente
que ‘perfecta’- waooo… estas… perfecta! -dijo sincera la pelinegra con sus ojos lo más
grande que sus orbitas lo permitían y su boca la mantuvo lo más cerrada posible
después de decir aquello-

L- Bueno tu reacción me lo dijo todo -dijo sonriéndole- quiero verme así… perfecta
cuando ella me vea…
J-… -la pelinegra solo respiro profundo mientras seguía contemplando a su chica-
L- Jeje… quita esa cara… Ya me voy -y se acerco para besar sus labios unos segundos-
en cuanto llegue te llamo si?
J- Ehh… si
L- Vas a salir?? -dijo tomando las llaves mientras la pequeña corría hacia la puerta-
J- … No… no lo se
L- Hay amor… -dijo dándole otro ahora leve beso- me encanta ponerte así...
V- Mami vamos… vamos -dijo la pequeña impaciente por querer salir tratando de
alcanzar la puerta-
L- Ya voy bebé… me tengo que ir -dijo sonriéndole a Julia mientras dio unos pasos de
espalda y luego camino hacia la puerta… vamos -dijo abriendo la puerta dejando salir a
la pequeña que corrió hasta el pasillo de afuera del departamento-
L- Adiós… -dijo lanzándole un beso a una Julia que aun estaba como hipnotizada-
J-… Después… después te quejas cuando te digo algo… como quieres que no te lo
diga!!... si estas así! -dijo Julia entre sinceridad y asombro aun, siempre que ella y
Lena estaban juntas estaban en casa, tenia tiempo que no la veía arreglada… al menos
no ya estando con ella-
L- Jeje… tonta -y le saco la lengua antes de cerrar la puerta-
J-…. Lena, Lena, Lena… no se como le haces para tenerme así… -de pronto sonrió al
darse cuenta que había dicho aquello entre un suspiro y que estaba hablando sola!,
simplemente regreso a su plato y termino de comer-.

El camino a la casa de su madre fue largo, menos mal Vika fue con ella y entre
preguntas y juegos de buscar autos de ciertos colores habían llegado, cuando
estaciono el auto se quedo fría en su asiento… sintió su estomago hecho un nudo y una
presión en su pecho que le comprimía los sentidos… sus manos se pusieron frías y su
respiración se acelero, podía sentir los latidos de su corazón en sus sienes… sentía
comezón en su boca y una sensación de vacío…. como si estuviera en el borde de un
edificio muy alto y hubiera mirado hacia abajo.
V- Mami… por qué nos paramos?
L-…. -esa vocecita la saco de se estado de shock- porque ya llegamos bebé…
V- Y que es?
L- Es mi casa… -trataba de responder a todo con una sonrisa mientras desabrochaba
su cinturón, pero no podía, sentía su voz quebrarse y sus manos temblar ante
cualquier movimiento-
V- Y donde esta mamá?
L- Ah?
V- Donde esta mamá?... no parece casa
L- No bebé… no nuestra casa, sino mi casa… -dijo mientras bajaba del auto y abría la
puerta de atrás para bajar a la niña- aquí esta mi hermana y … el resto
V- Y los voy a ver?
L- Claro… para eso vinimos
V- Y mamá no los va a ver?
L- No… no por ahora -bajo a la niña luego de sacarla de su asiento y acomodo su ropa,
cerro la puerta del auto y tomo su mano-
V- Y cuando los va a ver?
L- No lo se bebé…

Caminaron hasta la entrada a los apartamentos, la niña siguió hablándole y


preguntándole pero estaba en un estado que aunque escuchaba su voz, no podía
contestarle… o tal vez lo había hecho… pero no sabia con exactitud que le había dicho…
sentía como si sus piernas estuvieran unidas a dos grandes sacos de plomo… podía
sentir el peso a caminar hacia la que antes era su casa, sentía como en su estomago
se acrecentaba la sensación de vacío… y como parecía que en su pecho entraran miles
de agujas con cada paso… al dirigirse al ascensor vio que venia una de las inquilinas
del edificio, que era amiga de su familia…

M- Hola Elena!... Dios que de tiempo no se te veía la cara por aquí… -dijo la mujer
inspeccionándola de arriba abajo-
L- Si… he estado ocupada -dijo Lena seria… no tanto por su nerviosismo sino porque
sabia perfectamente que esa mujer sabia todo lo que había pasado y tal vez hasta fue
comidilla en su boca para los comentarios… y aun así la saludaba como tratando de ver
que estaba detrás de su visita-
M- Que niña tan linda!… de quien es?
L- Es mi hija… se llama Vika -dijo Lena lo mas duro y claro posible, levantando su
rostro con una pequeña sonrisa en señal de orgullo y de reto hacia la mujer-
V- Hola… -dijo la niña mirando a la mujer que estaba en frente de ella pero sin soltar la
mano de la pelirroja-
M- Hola preciosa… así que esta es la hija de Julia… se parece a ella
L- Si, es NUESTRA hija… y en verdad no se parece mucho, se parece mas a su papá,
pero habrá que esperar que crezca… -dijo Lena con toda la intención que ameritaba,
sin quitar esa sonrisa retadora de su rostro haciéndole ver que ya no le importaba ni lo
que ella ni nadie pensara… mientras veía como la mujer ponía una cara de asombro y
al mismo tiempo recriminatoria- y con permiso tenemos que irnos…
V- Adiós…
M- Adiós pequeña…

Entraron al ascensor y la pelirroja solo se recostó sobre una de las paredes, respiro
profundo… eso ya había sido un paso más para dejar atrás todo aquello… miro a la
pequeña y estaba jugando con una de las tiritas de su suéter… cuando presiono el
botón del piso y sintió que el ascensor subía todos sus sentidos se cerraron… volvió a
sentir esa rabia… ese odio… sintió sus piernas tensarse… el vacío en su estomago se
había ido y en su lugar estaba un cosquilleo… una sensación de rabia. Sentía su
garganta cerrarse y sus mandíbulas tensarse haciendo apretar sus dientes superiores
con los inferiores… tenia que controlarse… su mayor deseo era llegar y gritarle en la
cara que la odiaba, pero no podía, la bebé estaba con ella y no quería que fuera así…
no quería que su madre pensara que le dedicaba siquiera importancia como para
odiarle… no, ella solo era algo mas de su pasado.

V- Mami me aprietas…
L- Ah?... lo siento bebé -dijo sonriéndole, al parecer había apretado mucho la mano de
su hija, su rabia se estaba apoderando de ella y no podía permitirlo, debía mantenerse
serena y tranquila-
V- Si vamos a ir?
L- Ah?
V- A comer helado mami… de regreso
L- Si amor, comeremos el helado que quieras de regreso -se había dado cuenta que la
pequeña le había hablado pero su estado no le permitió escucharle-

Cuando las puertas del ascensor se abrieron su mundo se vino abajo… su tranquilidad
se desplomo… recordó el día que encontró la carta… recordó los momentos que paso
ahí… recordó las veces sentada en la escalera junto a su familia tan solo hablando…
recordó tantas cosas… sintió como Vika soltó su mano y salio del ascensor pero ella no
podía moverse… “mami donde es?” escucho decir a la pequeña desde afuera… pero no
pudo ni siquiera responderle. Podía sentir como había dejado de respirar por unos
segundos… su cuerpo estaba rígido… sentía en sus sienes la presión de su mandíbula,
cuando esta comprimía su boca… rabia… eso era lo que la invadía. Esa sensación de
traición… sus manos se empuñaron sin ella quererlo y tragar era algo cada vez mas
difícil… sentía como retumbaban en sus oídos cada vez que pasaba saliva por su
garganta, sus oídos estaban como tapados, escuchaba pero no claramente… tenia esa
sensación cuando se sumergía en una piscina y estos se tapaban… en el medio de su
pecho estaba ese cosquilleo que detestaba… que le comprimía los sentidos… su
cuerpo… su subconsciente actuó por ella colocando su mano y evitando que las puertas
del ascensor se cerraran… al parecer había estado mucho tiempo allí y de otro piso lo
habían llamado… salio y miro de frente el pasillo que conducía a su departamento sus
ojos estaban fríos, su mirada perdida…

V- Mami es allá?? -dijo la pequeña señalando hacia su casa-


L- Si… -dijo Lena de forma fría y cortante, no podía por mas que quería regalarle esa
sonrisa a la pequeña, la vio correr hacia la puerta y golpear la misma con su pequeña
mano unas 3 veces- Vika no!… -no quería que tocara, no quería que esa puerta se
abriera… pero luego pensó que si la pequeña no hubiera tocado quizás ella nunca lo
hubiera hecho-
V- Por qué mami?
L- Porque… -no pudo terminar de hablar, aunque si hubiera podido no hubiera
encontrado una razón decente que decirle a la pequeña del porque su negativa a que
llamara desde la puerta, ya esta se estaba abriendo para dejar ver tras de ella a su
hermana- Katya… -dijo en un susurro la pelirroja-
K- Hey y tu quien eres?...-dijo la joven antes de voltear a ver a un lado de la niña-
Lena?... -y le sonrió y volvió a mirar a la pequeña- así que tu debes ser Vika
V- Si… -dijo la niña un poco tímida-
K- Hola… yo soy Katya -dijo poniéndose a su altura-… aparentemente tu nueva tía…-y
miro hacia una Lena que aun no podía reaccionar y se mantenía a un lado de la
pequeña-
V- Hola… ella es mi mami -dijo señalando a la pelirroja-
K- Jeje… lo se… aunque creo que no se acuerda ni quien soy -dijo regalándole una
sonrisa a su hermana-

Lena estaba petrificada, simplemente el abrir de esa puerta fue mucho para ella…
aunque daba gracias que tras de ella estuviera su hermana… si hubiera estado esa
mujer… tal vez se hubiera desmayado… aun con su hermanita frente a ella no podía
reaccionar… trataba de mandarle ordenes a su cuerpo… pero no podía, sabia que Katya
la apoyaba no solo porque Nastya se lo había dicho sino porque ella lo sabia! Katya
siempre la quiso y la apoyo en todo… y esta vez no seria la excepción, aunque acababa
de escuchar dándole ese apoyo con la niña… aun le parecía surrealista lo que vivía…
llevaba mucho sin verla, aun antes de la boda, el día de los arreglos cuando encontró
la carta ella no se encontraba allí… sentía esa conexión esas ganas de abrazarla y
decirle que la había extrañado y contarle todo… pero su cuerpo no reaccionaba había
pasado de un estado de rabia a uno de miedo absoluto… no sabia con que se podía
encontrar y el toque de Vika había acelerado el proceso… hubiera deseado tener unos
minutos frente a la puerta antes de adentrarse a lo que se le venia encima… sintió
como sus ojos se cristalizaban aunque no sabia por qué… sus manos estaban heladas y
sentía que sus piernas no la iban a sostener por mucho… su estomago daba vueltas…
como si estuviera en una montaña rusa… y en su boca el cosquilleo se incrementaba
aunque sus mandíbulas habían abandonado su estado anterior…

K- Y bien?... no me vas a saludar siquiera -dijo su hermana divertida-… esta bien, te


saludo yo entonces

Y quito esos pasos que las separaban haciendo a un lado la pequeña y la abrazo…
sintió el abrazo de su hermana y lo correspondió por inercia… quería abrazarla… quería
besarla y decirle que la extrañaba y que le contara como estaba todo… pero no podía,
su nerviosismo era mayor… “no puedo creer que estés aquí” escucho la voz de su
hermana decirle eso sin soltarle el abrazo… eso fue suficiente para que reaccionara…
fue como si le hubieran dado en la cara con una gran manopla de hierro… de pronto
sus oídos se destaparon y un calor invadió su cuerpo… ella tampoco podía creer
estuviera allí… pero se alegraba tanto de por lo menos haber visto a su hermana… y
soltó una leve sonrisa y la abrazo fuerte.

L- Yo tampoco… -soltó una risa nerviosa y acomodo su cabeza en el hombro de su


hermana sin soltar ese abrazo- Dios Katya te extrañe tanto!… Sabia que tu no me
fallarías, no me darías la espalda… -y se separo para ver a su hermana a la cara-
tienes que contarme todo!! Y me refiero a todo…
K- En realidad la que tienes que contar eres tu!... por aquí no hay novedad… todo el
mundo alarmado y blah blah blah…
L-… Lo imagino -dijo la pelirroja entre una risa por el comentario de su hermana-
K- Tu novio… bueno tu ex, vino y dejo unos papeles para ti, creo que es acerca de las
cosas de la boda o algo así… y bueno… mamá… ya sabes, no ha estado bien… y según
me dijo Nastya… pues creo que se porque…
L- Y por qué? -dijo la pelirroja seria viendo a la joven frente a ella-
K- Porque… porque tu la odias… al menos eso deduje por el cuento que me echó
Nastya y por como se dio todo… sabes?, se que tienes razón… pero de verdad ha
estado mal… nunca la había visto así… bueno en fin, sabia que venias hoy, ayer limpio
toda la casa e hizo un sin fin de arreglos… -dijo mirando a la pelirroja que mantenía
una mirada fria y perdida ante lo que le estaba diciendo- bueno en fin, te conozco… se
que no se la pondrás fácil… no lo merece… pero al menos escúchala…
V- Mami… -dijo la pequeña alzando los brazos hacia la pelirroja en señal de que quería
que la cargara, al parecer había olvidado a la pequeña y esta reclamo atención-
L- Ven amor… -dijo levantándola-
K- Bueno al parecer ya hasta “mama” te hiciste… -dijo riendo la chica-
L- Jeje si… así es
K- Esta linda… aunque no se parece a Julia
L- Jeje… lo se -dijo la pelirroja sonriendo recordando su encontronazo con la mujer de
hace momentos-
K- Bueno pasa, como ya sabrás si no se te ha olvidado esta es tu casa…
L-… -la pelirroja solo sonrió-

Cuando cruzo la puerta su cuerpo se enfrió… con la pequeña en brazos sintió como sus
brazos se adormecían y su cuerpo entero se tensaba. Sino hubiera respirado hondo tal
vez hubiera vomitado allí mismo… la sensación de vacío se apodero de su estomago…
no podía tragar… su garganta se había cerrado al punto que aun la saliva era
demasiado espesa para el pequeño conducto que se había vuelto esta… sus oídos se
habían ensordecido nuevamente… y sus labios estaban temblando… como pudo bajo la
bebé… y la tomo de la mano… estaba rígida en el medio de la sala… había llegado
hasta ese punto pero sus fuerzas para continuar se agotaban.

I- Katya quien era?

Dijo su madre saliendo hacia la sala… su cuerpo se paralizo… soltó la manito de la


pequeña y sintió como si mil caballos de fuerzas la jalaran hacia el centro de la tierra…
sintió los latidos de su corazón concentrarse en sus sienes y su cerebro… una presión
invadió su pecho esa voz hizo que brotara en ella todo esos sentimientos que tenia
reprimidos

I- Lena?... no sabia habías llegado… -en la cara de su madre se hacia notorio el


asombro… aun mas que en la propia al verla-
L-… -no dijo nada tan solo estaba allí observándola con sus ojos fríos.. vacios…
distantes… como si estuviera lista para atacar, cuando en realidad no podía mover un
músculo-
I- Por favor pasa… -dijo su madre con un tono de voz suplicante-
V- Mami… -y alzo los brazos hacia la pelirroja que estaba estática frente aquella mujer,
la niña estaba penosa en un nuevo ambiente que no conocía la presencia de esa gente
no le era familiar-
L-… -Lena no pudo reaccionar, solo miro el rostro de su madre… que estaba impávida
frente a ella… por mas que trato no pudo descifrar lo que quería expresar con esa
mirada… era una reacción de asombro… de decepción- amor ve a jugar con tu TIA un
rato… así te enseña la casa…
-dijo esto lo mas alto que pudo, tanto que molesto sus oídos-
K- Ven pequeña… ven a ver los peluches que tengo a ver cual te gusta -y la levanto en
brazos, la niña no muy segura se fue con ella-

Cuando Katya se llevo la niña se sintió un gran silencio en aquel apartamento… sentía
como ese sonido de nada desgarraba sus oídos… Dios! Cuantas ganas tenia de
gritarle… de insultarle… pero no podía, no quería saber que demonios se atrevía a
decirle… sentía cada músculo de su cuerpo tensarse… cada célula inundarse de esa
rabia… de esa traición a la cual se enfrento por parte de esa mujer…

I- Veo que trajiste la hija de Julia -dijo su madre con voz calmada pero a la vez de
reproche-
L- Es NUESTRA hija y se llama Vika… -la miro a los ojos con una sonrisa, quería
restregarle a esa mujer en su cara que nada de lo que había hecho había logrado
algo… bueno si lo había logrado; romper la confianza y el amor que algún día le había
tenido-
I- Por favor vamos al comedor -dijo esto bajando la voz-

Lena accedió, paso al comedor y se sentó en una de las sillas… sabia que ese
comentario había dolido a su madre… y eso era lo que quería… que le doliera… que se
diera cuenta que por mas que trato su amor se mantuvo allí… vivo y que ahora la
presencia de la niña en lugar de restarle algo a su relación le daba más vida… más
alegría… quería gritarle que la odiaba… que lo que trato de hacer no sirvió de nada…
que el destino se había encargado de unirlas y esta vez para siempre… pero decidió
callar… si hacia eso todo terminaría… no ella no quería eso, quería saber que tenia que
decirle… quería hacerle saber como era su vida ahora… sabia que eso le dolería, quería
hacerle sentir lo que sintió cuando se dio cuenta que ella la había traicionado… y esta
era su oportunidad…

L- Y bien?... Nastya dijo que querías hablarme…


I- Lena… hija… se que estas dolida, lo entiendo… se que lo que hice estuvo mal, se que
no merezco tu perdón… pero en aquel entonces… hice lo que pensé correcto…
L- No… tu hiciste lo que pensaste era necesario para que nadie hablara de nosotros…
para que no dijeran que la hija de Sergey Katin era en verdad lesbiana como según el
grupo parecía… -la pelirroja tuvo que reunir todas sus fuerzas para decir eso de forma
calmada, estaba sentada pero no miraba a su madre, tenia las manos sobre las mesas
una sobre la otra… presionándolas para calmarse… sentía ese frío recorrer su
estomago hasta su pecho una y otra vez… ese cosquilleo incesante en su garganta…
pero no se dejaría llevar, quería acabar con esto de una vez por todas pero de la forma
que ella quería-… no te importo lo que pensaba, lo que sintiera… sacrificaste mi
confianza… mi amor… a mi Julia… hiciste que se sacrificara por mi… -sus ojos
empezaron a llenarse de lagrimas, y su boca empezó a tensarse, la rabia se apoderaba
de ella una vez más- …le inventaste un cuento y aun viendo como lo aceptaba… viendo
cuanto me amaba que estaba dispuesta a sacrificarse ella por mi… aun así… seguiste
adelante… aun así no te importo que me amara como lo hacia… lo único que te
importaba era que era Julia… solo eso… la chica rebelde, la que siempre decía lo que
pensaba… la que no venia de una familia grande ni prospera… la que solo tenia la
música… lo que te importo es que era una chica… Que tu hija… estaba con una chica…
-rió irónicamente para tratar de ahogar el llanto… en el fondo sabia que le dolía-
I- Lena… eso no es así… pero entiéndeme… estabas muy joven… y esa chica… esa
chica no era lo que te convenía… por Dios tenia 13 años y había estado saliendo y en
aventuras con varias personas… tu… tu eras muy chica y creerías todo lo que te decía…
por favor hija, no trato de justificar lo que hice… solo que en ese momento pensé que
te estaba salvando… que te estaba ayudando… que te estaba evitando un sufrimiento
L-… -la pelirroja sintió como por sus brazos corría un calor incontrolable, como sintió
ese calor en sus orejas y sus labios, sintió apretar más fuerte sus manos y como podía
casi oír tronar sus mandíbulas por la presión-… Tu no creíste nada… tu te quisiste
salvar a ti misma… quisiste salvarte de ser la comidilla del edificio porque tu hija era
una lesbiana… y para ello me sacrificaste no solo a Julia… sino a mi, a tu propia hija… a
mi confianza… mi amor… mi vida… tiraste mi vida por ello…
I- Hija por Dios!… yo jamás pensé que en verdad la amaras… como tampoco pensé que
ella a ti… pensé que solo quería jugar contigo para afianzar su puesto en el grupo…
entiéndeme… solo quería lo mejor para ti, quería hacerte vida mas fácil… no quería te
señalaran… -comenzó a llorar y puso sus manos sobre las de la pelirroja-
L-… -el contacto fue demasiado para Lena… sintió como sus brazos temblaron, como
sus dientes se apretaron fuertemente los uno contra los otros… sentía los músculos de
su estomago presionar hacia adentro y como su corazón se detuvo… ese calor invadió
su cuerpo… podía sentir que su vista se cerraba… no podía tragar… esa rabia estaba
tomando posesión de cada uno de sus poros y bruscamente retiro sus manos de las de
su madre- no te atrevas a tocarme… -dijo entre dientes la pelirroja-… Nunca pero
nunca más te atrevas a tocarme…
I-… Lo siento… -Inessa comprendió al instante y retiro sus manos, sabia que Lena no
era fácil y mucho menos al sentirse traicionada-
L-… Nunca vuelvas a tocarme… ni a llamarme hija… ni a acercarte a mi vida -las
lagrimas habían atacado sus mejillas-… tu no eres nadie NADIE me oyes?... tu me
vendiste… vendiste mi amor… vendiste mi juventud… vendiste mis sueños… por ti… por
lo que los demás pensarían…
I- Eso no es cierto… Lena créeme por favor… se que no puedo justificar lo que hice… y
no quiero hacerlo, se que me equivoque… se que nada de lo que haga o diga
compensara lo que hice… solo te pido por favor me perdones… por favor, por lo que
mas quieras… no quiero perderte hija… yo te amo… -el llanto se había apoderado de
aquella mujer, que había bajado totalmente su guardia y ahora sus palabras eran de
modo suplicante-…tu eres mi bebé… eres mi hija… yo te adoro Lena lo sabes, sabes
que si hice algo fue porque pensaba era lo mejor para ti… porque creía te estaba
evitando un dolor posterior… porque estaba evitando que esa chica te hiciera sufrir… y
que tu no fueras un nombre mas en la lista de las personas con las que había estado…
L- NO TE ATREVAS!!... no te atrevas a querer poner a Julia como una cualquiera… -dijo
la pelirroja viendo a su madre a los ojos mientras las lagrimas corrían por su rostro-…
fuiste tu la que siempre la vio así… fuiste tu la que nunca quisiste ver ese amor que
ella sentía por mi, porque solo tenias en tu cabeza el hecho de que ella no era para
mi… tu fuiste la que hizo que vendiera su cuerpo aquella vez por mi supuesta
felicidad!!! -rió irónicamente la pelirroja sin dejar de mirar a su madre- felicidad??...
Que ibas a saber de mi felicidad??!! Si lo único que te importaba era separarnos… era
evitar que tu hija amara a una chica… jajaja -rió secamente- …lo mejor para mi??!! LO
MEJOR PARA MI??!! A VER MAMA… DIME, QUE FUE LO MEJOR PARA MI?… SEPARARME
DE EL QUE ERA Y ES EL AMOR DE MI VIDA?… PARA QUE??... ANDA DIME… PARA
QUE??!!.. PARA QUE SUFRIERA PENSANDO EN QUE HABIA ESTADO MAL… EN QUE
HABIA FALLADO PARA QUE JULIA ME ENGAÑARA DE UNA FORMA TAN CRUEL??!!...
AH??... DIME??... MI FELICIDAD ES CUAL??... HABERME ENTREGADO A RELACIONES
VACIAS… A TRATAR DE HACERME CREER A MI MISMA QUE AMABA A UNO DE LOS
TIPOS CON LOS QUE ESTUVE CUANDO MI CORAZON LO UNICO QUE GRITABA ERA SU
NOMBRE!!??... DIME??... ESO ERA LO MEJOR PARA MI??... TU NO SABES NI SABRAS
LO QUE ES MEJOR PARA MI, PORQUE NUNCA TE PREOCUPASTE POR SIQUIERA SABER
QUE ERA LO QUE EN VERDAD SENTIA… NO ACTUASTE A MIS ESPALDAS… ACTUASTE
POR LO QUE PENSABAS ERA CORRECTO… PERO CORRECTO PARA TI!! PARA TUS
ESTANDARES!! PARA TUS PARAMNETROS DE HIJA IDEAL!!... POR DIOS… UN DOLOR
POSTERIOR?!! UN DOLOR COMO CUANDO ME DI CUENTA DE QUE MI PROPIA MADRE
ME HABIA APUÑALADO POR LA ESPALDA??!!... QUE ME HABIA HECHO CREER QUE LA
PERSONA QUE MAS HE AMADO JAMAS ME AMO… ASI EVITASTE ME HICIERA
SUFRIR??!!... ASI??... ANDA DIME??... QUIERO QUE ME DIGAS QUE ESTO FUE LO
MEJOR PARA MI… QUE FUE LO MEJOR SACRIFICAR A JULIA… HACER QUE SE
SACRIFICARA HACIENDOLE CREER QUE ASI YO SERIA FELIZ… QUIERO QUE ME DIGAS
QUE HACERME PENSAR QUE NUNCA ME AMO ERA LO MEJOR… QUE DEJARME TENER
ESAS RELACIONES ESTUPIDAS Y VACIAS FUE LO MEJOR… QUE SEPARARME DE SU
LADO POR TU EGOISMO FUE LO MEJOR!!... ANDA DIMELO!!! -ya su autocontrol había
estallado… los gritos inundaban la casa-
I- Lena por favor clámate… sé ahora que no fue lo mejor… pero en aquel entonces no
lo veía así… hija por favor sabes que te amo… sabes que jamás te haría algo sabiendo
te dañaría…
L- TU NO ME AMAS… AMAS LO QUE QUISISTE QUE FUERA… SI ME HUBIERAS AMADO
ME HUBIERAS ACEPTADO Y APOYADO POR ENCIMA DE TODO… PERO NI SIQUIERA TE
IMPORTO LO QUE SENTIA… NI SIQUIERA SABIAS CUANTO LA AMABA… CUANTO LA
AMO… POR DIOS!! AUN EN AQUEL ENTONCES HUBIERA DADO MI VIDA POR ELLA SI
HUBIESE SIDO NECESARIO… PERO TU NO LO SABIAS, PORQUE NO TE IMPORTABA LO
UNICO QUE TE IMPORTABA ERA QUE NO ESTUVIERAMOS JUNTAS… -Lena miro a su
madre a los ojos… y con una mirada fría y cargada de rabia le dijo- en aquel entonces
tu egoísmo me separo de lo que mas amaba… me rompió el alma… tenia 13 años y por
primera vez me había enamorado… por primera vez pensaba en Julia y sentía que
nada era imposible, sentía que podía entregar todo por ella… la veía… la veía y sentía
que compartía mi alma con ella… y tu… tu tan solo… tan solo la sacaste de mi vida… de
la forma mas vil… le hiciste creer una tanda de estupideces… hiciste que se sacrificara
por mi… pero sacrificaste mi felicidad… sacrificaste en ese mismo instante nuestro
amor… y al mismo tiempo la confianza que tenia en ti… en ese momento me perdiste…
en ese momento sin darte cuenta rompiste todo lazo y conexión que podía existir entre
nosotras… y ahora solo el tiempo y el destino se encargo de arreglar todo de nuevo,
todo eso que tanto te esforzaste por romper…

I-… -Inessa no pudo mas… esas palabras fueron demasiado… su quebranto por
completo y cayo en llanto- por favor Elena perdóname…
L- … Que te perdone?? Ya lo he hecho… ahora tengo una familia… una hija… a mi amor
de regreso, no voy a dejar que siquiera el rencor que podría sentir hacia ti nos afecte
ahora… ya yo te perdone… pero que vuelva a hacer como antes??... nunca!… jamás
tendrás mi confianza… jamás tendrás mi amor incondicional hacia ti… nunca me oyes…
nunca… no puedo ni pensar en la posibilidad de confiar de nuevo en ti… porque se que
esas lagrimas no son de arrepentimiento… sino de desesperación… se que en el fondo
tu jamás aceptaras que Julia y yo estemos juntas… cierto?... cierto??... Anda dímelo…
mírame a los ojos y dime que apoyas 100% que la ame y que estemos juntas?? -la
pelirroja clavo su mirada sobre la de su madre… quien tenia su cabeza baja solo
escuchando lo que esta decía, tenia esa mirada fría… podía sentir como el calor se
apoderaba de su cuerpo… como la adrenalina corría por sus venas… en ese momento
estaba sacando todo de su alma-
I-… -su madre no hablo, no podía contestar… no podía mirar a los ojos de su hija y
mentirle, no esta vez, y tampoco podía mentirse a ella misma, en el fondo aunque
tenia que aceptar que estaban juntas no era lo que hubiera preferido-
L-… Lo ves?, ni siquiera ahora puedes aceptar que la ame… sabes por que? Te lo diré
-la pelirroja se había dejado ahogar por la rabia pero ahora lo que recorría su cuerpo
era adrenalina, tenia a su madre donde quería… doblegada, le estaba diciendo todo lo
que soñó decirle… pensaba que gritarle e insultarle la iba a liberar de esa preocupación
acerca de su situación… no… no era asi… el hacerle que se tragara sus palabras…
enfrentarla con la verdad y recalcarle una y mil veces su amor por Julia eso era… esa
sensación de satisfacción… sentía ese calor invadiendo su cuerpo… sentía sus orejas,
su cuello, su estomago invadidos por una ráfaga de calor, su corazón tenia triplicado
sus latidos… hubiera podido sonreír… pero aun la rabia no se lo permitía-…. Sabes por
que no puedes aceptarlo??... porque aun te parece un error… porque aun crees que
Julia no es lo conveniente para mi… porque preferirías estuviera con cualquier tipo aun
sin amarlo… aun sin ser feliz mientras no estuviera a su lado… porque te duele ver que
te equivocaste… te duele saber que cuando te creíste a salvo… cuando creíste que ya
nada podía salir mal, el destino se encargo de golpearte en la espalda al salir… se
encargo de demostrarte que no importa cuantas mentiras crearas y cuantas cosas
ocultaras nos correspondía estar juntas… se encargo de unir lo que tu nunca debiste
separar… lo que buscas ahora no es perdón, lo que buscas no es una oportunidad para
ser parte de nuestras vidas… no… lo que buscas es un cupo en MI vida… estas
desesperada porque ves que ya te saque de ella y que desde afuera no podrás hacer
nada que afecte mis decisiones… Por Dios! Estas tan ciega… tan equivocada que ni
siquiera tienes conciencia de el daño que causaste… no tienes ni la mínima idea de el
dolor que nos inflingiste… de todo por lo que nos hiciste pasar… no mereces… nada… es
tan simple como eso, no mereces nada… mi perdón? Lo tienes y aunque se que no te
importa también el de ella… mi confianza?... mi amor?... desde ese día… desde aquel
día que decidiste dañar a quien mas amaba aun cuando a la vez me dañabas a mi…
desde ese momento mi amor, mi respeto y mi confianza hacia ti pasaron a ser un
vale… un cupón que puedes cobrar más adelante… Que te parece “mami”?… al parecer
ya la vida lo cobro…

Inessa estaba petrificada en la mesa… esas palabras habían retumbado en cada célula
de su cuerpo… una sensación de vértigo se había apoderado de ella… la voz de su hija
eran como dagas atravesándole el alma y su mirada jamás había estado tan fría… tan
vacía… en ese momento se dio cuenta de lo que temía hace tiempo… la había perdido…
en verdad había traicionado a la única persona que debió proteger siempre… lo
dolorosa de las palabras de su hija se debía a que no pudo discutirlas… sabia tenia
razón… todo lo que había dicho era verdad… aunque se arrepentía, no lo hacia por
haberlas separado sino por actuar a sus espaldas, aun su corazón… su mente… su
razón no le permitían aceptar el hecho de que ahora estaba con ella… con Julia… no
era tanto el hecho de ser mujer sino el de pensar que Julia era poca cosa para Lena…
Que no eran “harina del mismo costal”… lo que mas le costaba era tragarse su ego…
era aceptar la derrota… era aceptar que ahora su hija iba a acoplarse a la vida de esa
chica… en vez de hacer una propia… su mente aun no terminaba de asimilar todo
aquello… y no podía mentirle, no de nuevo… no podía mirarle a los ojos y decirle que
estaba equivocada y que aceptaba todo, no, su hija sabría que mentiría. En realidad lo
único que quería era recuperarla a cualquier costo… pero no podía enfrentarla no, tal
vez su boca había tratado de buscar las palabras correctas… pero en el fondo de su
alma sabia que no podía enfrentar a la mirada de su hija desafiándola… exigiéndole la
verdad… pues lo cierto es que en el fondo siempre supo que se amaban… al menos que
Julia la amaba, aun recordaba como suplicante le entrego la carta y como trato de
buscar alternativas que no fueran “engañar” a su hija y terminar la relación… pero ella
no se lo permitió, en el instante que Julia acepto tales términos supo cuanto amaba a
su hija… y cuanto estaba dispuesta a dar por ella. Pero su carácter… sus ganas de
separarlas de no ver a su hija metida en una vida tan lejana a la que siempre había
soñado, fueron mas grandes que cualquier otro sentimiento… en verdad pensó que ese
día un simple perdón y unas disculpas bastarían… pero no, se había dado cuenta que
esta vez su pequeña había abierto sus ojos al mundo, que en verdad amaba a esa
joven y estaba dispuesta a sacrificar ahora ella todo por esa relación… en ese
momento las lagrimas volvieron a sus ojos, pero esta vez era lagrimas reales, de
corazón… habían bajado por su cara estaba con su mirada fija en la superficie de
aquella mesa… cuando un golpe la trajo a la realidad… la pelirroja había empuñado su
mano y golpeado la mesa en señal de exigir respuesta por parte de su progenitora…

L- Y ENTONCES??... NI SIQUIERA TIENES EL VALOR DE MIRARME A LOS OJOS Y


ACEPTAR LO QUE SIENTES??... -la pelirroja había vuelto a ser gobernada por la furia al
sentir que su madre en silencio le había dejado claro que tenía razón. Por momentos
pensó, que tal vez si se hubiera defendido, si le hubiera gritado de regreso hubiera
sido mejor, entonces ella le hubiera gritado de nuevo la verdad y hubieran dejado las
cosas claras… pero en ese momento cuando ya la rabia se apoderaba de su cuerpo…
sintió una punzada en el medio de su pecho… un dolor en su cuerpo que no lograba
definir cual era su verdadero origen… ese silencio le hizo saber que todo lo que había
dicho era cierto… aunque en su mente en verdad lo creía así, ese silencio por parte de
su madre le hizo darse cuenta que no había estado equivocada y por mas que no
quería… por mas que trataba de ocultarlo le dolió… le dolió que después de tanto, ni
siquiera por esa desesperación que su madre sentía al ver que la perdía ni siquiera así
había aceptado apoyar el que estuvieran juntas-

I- Yo… hija… lo siento… -dijo con voz suplicante pero firme… mirando por fin a su hija a
los ojos con los de ella inundados en lagrimas-
L- Que sientes??... Dime que sientes?? -dijo la pelirroja entre dientes lo mas claro que
pudo… su cara le dolía por la presión y tensión en sus mandíbulas… la rabia recorrió
una vez mas cada poro de su piel… esa mirada… ese “lo siento” quería saber a que
pertenecía si al no haberlas apoyado en el pasado y ni siquiera ahora… o sino por el
simple hecho de no poder aceptar su felicidad-
I-… Lamento haberte faltado… lamento haber tomado esa decisión que creí correcta…
lamento no poder lidiar con el hecho de que estés con ella… pero entiéndeme… eres
tan hermosa, tan inteligente… y Julia…
L- CALLATE!!!!!... NO TE ATREVAS A SIQUIERA NOMBRARLA!! -la pelirroja había
estallado… ese golpe era esperado, lo había pensado… lo había manejado en su
cabeza… pero escucharlo de los labios de esa mujer… de esa mujer que le pedía
perdón… pero un perdón que quería se le concediera sin ella conceder la aceptación,
no porque lo necesitara… sino porque le parecía hipócrita… mas que todo el resto…
lagrimas corrieron por su rostro… sentía su cara temblar pero su mirada estaba fija…
sintió se calor apoderarse de su pecho, de su cuello, y ahora de su cabeza… en verdad
sentía que esta le iba a estallar, sus oídos se taparon como si se hubiera sumergido a
una gran profundidad y podía sentir el cosquilleo en su boca y su nariz- no se te ocurra
nombrarla en mi presencia… y mucho menos para hacerla menos… no me equivoque,
eres la misma mujer egoísta que fuiste aquella vez… Eres la misma que jamás tendrá
nada de mi otra vez… desde ahora ya no eres parte de mi vida… de NUESTRA vida
-dijo entre dientes la pelirroja-

Inessa solo bajo su cabeza y dejo salir las lagrimas… se sintió derrotada… pero no
podía engañarla una vez mas, no podía mentirle y lidiar con todo aquello… se sintió
como un escorpión cuando es acorralado… y decidió decir la verdad y morir por ella
misma… decidió por primera vez en mucho tiempo hablarle con lo que verdad sentía a
esa chica que tanto amaba… se escuchaba raro, ella amaba a su hija mas que a ella
misma, pero habían cosas que ni siquiera el amor lograba.

L- Me voy… No tiene sentido este aquí… y ya me lo dejaste en claro -dijo la pelirroja


dándole la espalda a su madre y caminando hacia el pasillo que conducía a las
habitaciones del apartamento- Katya!! -grito lo más fuerte que su voz se lo permitió,
tuvo que retirarse de ese sitio… no pudo tolerarlo mas… no quería su madre la viera
llorar… no quería se diera cuenta que aunque era lo que ella pensaba ahora se había
convertido en una realidad y le había dolido en lo mas profundo… nunca fue con la
intención de arreglar las cosas y que todo quedara como antes, pero si con la intención
de dejar las cosas por la paz… ahora eso no era posible, su madre seguía siendo la
misma mujer insensata, egoísta y cerrada que siempre había sido… pero esta vez no,
esta vez no dejaría se interpusiera en su felicidad-

K- Ya vamos!! -dijo su hermana al salir de su alcoba con la niña en brazos, esta venia
comiendo una chupeta-
V- Mami mira lo que me regalo tía… -dijo enseñándole su mano a la pelirroja-
L- Si lo se, vamos… tenemos que irnos -dijo de forma fría y cortante, no podía dominar
lo que sentía-
K- Ya te vas?... Tan rápido? -pregunto con algo de preocupación su hermana, al ver el
estado de la pelirroja y al no ver a su madre en la escena-
L- Si… no quiero estar aquí -dijo la pelirroja haciendo seña de tomar la mano de la
niña-
V- Mami por qué tas triste?
L- Por nada… ya nos vamos… -dijo forzando lo mas que pudo una sonrisa y secando
con el dorso de su mano sus lagrimas-

Tomo a la pequeña de la mano y se dirigio hacia la puerta.. ya llegando a esta una voz
que se acercaba la hizo perder los estribos..

I- Elena… sabes que te amo… sabes que te amo a ti y a tu hermana más que a mi
misma, y aunque no lo veas así… siempre he tratado y tratare de hacer lo mejor para
ustedes… al parecer ahora eres madre… Dime? No harías lo que fuera por que esa
pequeña no sufriera?...

Eso fue demasiado… ese comentario… retumbo en su cabeza como un eco repetitivo…
sintió el calor en su sangre y los latidos de su corazón galoparse en sus sienes… sintió
como dejo de pestañar… como su rostro temblaba y en sus labios un calor se
apoderaba de ellos, en su estomago había un gran remolino que no la dejaba
determinar si sentía fatiga… calor… frío… su pecho estaba presionado a tal punto que
sentía no se movía al respirar… podía escuchar su respiración como si fuera un gran
motor en sus tímpanos… ese cosquilleo recorría su cuerpo… su cuerpo estaba tenso,
sentía un leve dolor en la parte trasera de sus piernas debido a la tensión en estas…
sintió como por sus brazos recorría un calor intenso y como su mano se empuñaban.
Por un momento dejo de ver… dejo de pensar… dejo de sentir… cuando volvió en si
estaba frente a su madre, quien sostenía una de sus mejillas con sus ojos abiertos
como si se fueran a salir de su cara… aun sosteniéndosela podía verse el rojo que se
apoderaba de uno de los lados del rostro de su madre…

L- Nunca… nunca mas siquiera pienses en usar a mi hija para manipularme… jamás
vuelvas a mencionarla para nada… ella es nuestra hija… nuestra y tu no tienes ningún
derecho… -la pelirroja sentía como su voz temblaba… como sus dientes se apretaban
con cada palabra… como su garganta estaba cerrada al punto de solo dejar pasar un
hilo de voz- jamás… escúchame bien, jamás!! Vuelvas a compararme contigo…
NUNCA!!... yo jamás pondría mis intereses… mis deseos antes que los de ella. Sabia
que era un error venir… pero quise darte el beneficio de la duda… ahora me lo dejaste
claro… me das lastima, lastima de que seas tan superficial… tan vacía… lastima que no
estés conmigo en esta etapa de mi vida… -dijo regalándole una sonrisa de rabia y
satisfacción-… para que veas en verdad como soy feliz.

La pelirroja tomo a la bebé de la mano nuevamente y abrió la puerta del


departamento, antes de salir se volvió a su hermana y le dio un beso, tomo con su
mano libre su rostro

L- Sabes te quiero cierto? -vio como esta asentía aun sin salir del asombro de la
escena anterior-… y pase lo que pase siempre voy a estar ahí para ti, siempre voy a
ser tu hermana… eso nunca nadie lo va a cambiar… -beso su frente y le dijo sincera- te
voy a estar llamando… o buscándote o como sea si?, cuidate mucho…
K- Esta bien… -dijo la joven con lagrimas en los ojos pero aun sin salir de su asombro
ante lo sucedido-

La pelirroja volteo a ver a su madre, aun con su boca entreabierta y sus ojos enormes,
su expresión de asombro… aun no retiraba la mano de su cara, le dedico una ultima
mirada fría y se retiro.

Al llegar al ascensor y entrar a este, solo respiro profundo, y tapo con sus manos su
rostro para dejar salir unas ultimas lagrimas… luego se limpio la cara con el dorso de
sus manos y acomodo su cabello… respiro profundo un par de veces, tenia que
calmarse… al detenerse busco la mano de su hija y salieron de este, caminaron hasta
la entrada principal y salieron…la pelirroja iba callada.. no tenia palabras… ni
pensamientos.. era como si su mente estuviera exhausta.. como si hubiera pasado
varios dias sin dormir y tratar de mantenerse despierta…

V- Mami estas brava?

Le dijo la pequeña con una voz algo caída… aquello le rompió el corazón, estaban a un
lado del auto, ya había abierto la puerta de atrás cuando se dio cuenta de que había
llegado allí en un estado de zombi, y no había compartido palabra con la pequeña, que
por otro lado esta había contemplado la escena de hace unos momentos… y a parte de
que no entendía nada… y la había llevado a un ambiente totalmente nuevo ni siquiera
le había prestado atención al salir ni siquiera supo si le hablo o pregunto algo hasta
ese momento… y sintió como si una gran daga rasgara desde su pecho hasta sus
piernas… como si un gran hoyo se hubiera abierto en su cuerpo… había llevado a su
hija a su casa tan solo para provocar a su madre… tan solo para demostrarle que
ahora tenia una familia y no la necesitaba, pero no había prestado en realidad atención
a la pequeña, ni a lo que había visto… y ahora estaba confundida y asustada por todo a
lo que había estado expuesta…

L- No amor… no lo estoy -dijo poniéndose a la altura de la niña, y dándole varios


besos-
V- Y por qué no hablas?
L-… Porque estaba pensando en cosas… pero no tiene que ver contigo si?... son cosas
que pasaron y me deje llevar chiquita, pero eso no tiene nada que ver contigo… jamás
me enojaría contigo -dijo dándole un beso en su frente mientras acariciaba sus
cabellos-
V- Con la señora?
L- Si… con ella -dijo la pelirroja tragando amargo por el recuerdo pero sin quitar la
sonrisa que le daba a la pequeña-… y bien… vamos por el helado?

La pequeña solo sonrió y asintió con la cabeza con la chupeta en su boca todavía. La
pelirroja la monto y ajusto en su asiento, luego tomo el volante y salio de allí… puso
música y vio como la pequeña movía sus manitos y sus pies sentada en su silla… la
escena le parecía graciosa y supo que todo iba estar bien… y le dedico un sincero “ te
amo bebé” a su hija, sin quitar la sonrisa de su rostro…

V- También te amo mami… -dijo la pequeña riendo- te amo así! -dijo separando sus
brazos cada uno a su lado lo mas que podía, indicando la distancia mas grande que
podía indicar con sus pequeños brazos-

La pelirroja solo rió… y lanzo un beso a su pequeña… “yo te amo mas… mucho mas
que eso” pensó para ella misma… en ese momento sentía que esa niña y su pelinegra
era todo lo que necesitaba para ser feliz… para estar bien…

FIN FLASH BACK


Y ahí estaba… ahora junto a su chica, junto al amor de su vida después de una noche
de pasión… era así como quería amanecer todos los días… quería siempre ver esos ojos
antes de dormir y ser lo primero en contemplar por la mañana… sin embargo aun no
dominaba bien las sensaciones de su cuerpo y aunque había decidido dejar atrás todo
el problema con su madre y que fuera solo una cosa mas de su pasado, en ese
momento… cuando había recordado todo eso todo su cuerpo se tenso, sus ojos se
vieron llenos de lagrimas… sintió ese hueco en su estomago, como si saltara desde una
superficie muy alta… por mas que trataba y se decía así misma que no importaba sus
sentimientos la traicionaban… y simplemente le dolía… le dolía saber que después de
tanto, después de incluso buscar su perdón aun no aceptaba su decisión… aun no
aceptaba que su corazón le perteneciera a Julia… como siempre había sido.
En el tiempo posterior a la pelea busco hablarle… llamarle… hasta envió a Nastya pero
esta supo mantener distancias, tan solo le comento el intento de su madre por ponerse
en contacto y que ella interviniera como si fuera una cosa mas. Nastya a parte de ser
su mejor amiga la conocía a la perfección, sabia que sucedía sin decirle nada, sabia
que cosas hablarle cuales omitirle y como tratar cada situación… por eso su relación
era perfecta al igual que su conexión, sabia que si tenia algo que confiar o con quien
hablar seria con esa chica… y ahora con Julia, eso llenaba su mente, aun a veces
recordaba momentos de la pelea con su madre, por mas que intentara no era fácil
despegarse de esa mujer que la acompaño tanto tiempo y en la cual confió por tantos
años… simplemente le dolía, aunque ni siquiera a ella misma quisiera admitirlo… le
dolía… le dolía ver tanta incomprensión de esa mujer que debía amarla y apoyarla en
su vida. Sin embargo esos pensamientos se desvanecieron al sentir un leve beso en su
cuello…

J- Buenos días -dijo mientras besaba su cuello y su hombro-


L-..Hmmm… buenos días -dijo disfrutando de las caricias de su chica-
J- En que pensabas?...
L- Nada en particular… solo cosas…
J-… -Lla pelinegra sonrió y acomodo su cara sobre el hombro de su chica- tienes rato
despierta… y estabas ida, en lo que fuera definitivamente era importante…
L- …Parece que te das cuenta de todo -dijo entre risas la pelirroja-
J- Que te puedo decir?... soy omnipresente…
L- Jejeje… quisieras tu!! -y se volteo para quedar frente a su chica-
J- … En realidad quisiera muchas cosas… pero estoy mas que feliz con lo que tengo
-dijo rozando la nariz de su chica con la propia mientras la estrechaba en un abrazo-
L- Y como que cosas? -dijo en tono algo seductor la pelirroja-
J- Como saber en que pensabas -dijo la pelinegra dando un beso en su frente-
L- En cosas… tonterías del día a día… nada en particular… -y sonrió abiertamente
frunciendo el ceño en señal de pregunta- Por qué tanta insistencia?

J- Porque te hable hace rato y no contestaste… y te abrace y tampoco reaccionaste,


eso quiere decir que estabas pensando en algo muy importante cuando estabas
suspendida en otra dimensión -e hizo un voz graciosa para lo ultimo-… solo quiero
saber lo que piensas porque quiero saber que te preocupa…no quiero haya secretos
entre nosotras… y no quiero que lidies sola con las cosas ahora que me tienes a tu
lado, y sea lo que sea será nuestro problema…
L-… -La pelirroja callo un momento, pensó en decírselo… en decirle que aunque trataba
de ponerlo atrás aun la decepción acerca de lo ocurrido con su progenitora la
acechaba, pero no pudo… miro esos ojos que la miraban sincera y se clavo en ellos
regalándole una sonrisa- no es nada, de verdad… estaba pensando en todo lo que
hemos pasado para llegar aquí… sabes que sé que cuento contigo para todo, de no
pensarlo así no estuviera aquí… sabes que te amo… y por ahora solo me preocupa que
tengamos que levantarnos -dijo besando sus labios mientras era correspondida por la
pelinegra-
J- De verdad Len… si algo te preocupa quiero que me lo digas -dijo la pelinegra
separándose un poco-
L- Si… hay algo, no veo que me beses -dijo mirándola a los ojos mientras le regalaba
una sonrisa seductora antes de volver a unir sus labios-
J- Jeje… en serio amor…-mientras se separaba un poco nuevamente-
L-Hey lo mío también es en serio! -dijo reclamando mientras hacia un puchero- no te
preocupes, de verdad -dijo mientras acariciaba su cabello antes de volver a unir sus
labios-

Se besaron un rato, entre caricias y risas… era fantástico amanecer así, era fantástico
estar así… aunque a veces dejaba que sus pensamientos la trastornaran un poco esos
momentos le hacían ver lo maravillosa que podía llegar a ser la vida… y lo inmensa que
podía ser la felicidad… luego de unos minutos Julia se levanto para alistarse, mientras
la veía caminar al baño contemplo su cuerpo desnudo… como podía ser tan
hermosa?... como podía estar sin ese cuerpo… sin esa risa… sin esos ojos tanto
tiempo… aun no lograba descifrarlo, pero eso ya no importaba, importaba el aquí y el
ahora y eso era lo que estaba viviendo… ”Sabes? Puedo dejarte una foto si quieres”
dijo Julia sonriendo al ver la mirada de Lena clavada en su cuerpo… la pelirroja se
sonrojo un poco por el comentario y le saco la lengua mientras Julia entraba al baño…
se acomodo en la cama… quería estar allí, sintiendo ese aroma entre las sabanas… ese
aroma en su piel… pensó que tal vez debió decirle a Julia lo que en verdad pasaba por
su mente en esos momentos, pero no pudo… aun le costaba aceptar que pensaba en
eso, que esa mujer a veces agobiaba sus pensamientos todavía… sabia el por qué de la
reacción de la pelinegra, por qué la insistencia… no quería dejar eslabones perdidos…
no quería dejar la posibilidad de que algo le molestara y ella no saberlo, primero
porque en numerosas ocasiones le había dicho que todo parecía tan irreal… como un
sueño que a veces le daba miedo despertar y segundo porque en el fondo Julia tenia
esa chispa de miedo… de que lo que le molestara no fuera de alguien mas sino de ella
misma… de su relación y que pensara en irse o algo así. La conocía, Julia podía ser la
más valiente, la más rebelde, la más fuerte pero en el fondo a veces se doblegaba y
dejaba salir esa inseguridad que todos tenemos muy profundo… y como reprocharle
que estuviera presente??... si ya había perdido todo una vez… era normal que se
llegara a sentir así, por eso no quería decirle acerca de lo que pasaba, no quería
preocuparla… no quería que pensara que estaba teniendo reconsideraciones acerca de
nada… y no era así!, su vida ahora era la mejor que había soñado tener… solo que a
veces la melancolía la invadía… y esos hechos que a veces le dolían invadían sus
pensamientos… del resto no podía estar mas feliz, no podía estar mas completa…
simplemente amaba a Julia con todo su ser y nadie nunca podría llegar a compararse
con ella…

El día estuvo normal, habían decidido ir a hacer unas compras. Julia era fanática de
comprar distintas marcas y estilos… por su parte Lena lo único que quería era ropa
nueva… solo tenia la que había traído de su departamento, el resto de sus cosas
habían quedado allá… y la verdad así lo prefería, al parecer se había enterado de que
ya su ex había buscado sus cosas del departamento. Katya le llevo hasta su casa una
carpeta con ciertos documentos y papeles, al parecer tenia que cancelar la recepción y
el alquiler del salón para el día de su supuesta boda, antes su prometido iba a hacerlo,
al parecer ahora había decidido que no, y había que pagar igual por la movilización del
día en que debió efectuar su boda… a todas estas la comida se hizo, al igual que las
bebidas, los mesoneros y el salón fue apartado para ellos ese día… al leer esos papeles
no se molesto, rió simplemente pero al compartirlo con Julia esta estallo… maldijo
varias veces y aconsejo no pagar nada… pero sabia que lo decía por rabia, aun el solo
nombrar a su ex le traía molestia a la pelinegra, pero ella sabia como eran las cosas…
lo que hacia era por puro dolor, porque tenia ganas de vengarse de siquiera
molestarla, pero ella no lo permitiría, sabia que si se iba a la parte legal la iba a
destrozar, trabajando en una firma de abogados… simplemente no tenia oportunidad,
así que decidió mejor pagar las deudas pendientes y listo! Sacarlo de su vida, así como
lo había hecho de su corazón… si es que alguna vez estuvo en el.
Esa tarde Katya iría por la bebé y ellas saldrían a comprar… a Julia no le gustaba la
vieran en la calle con la niña, que le tomaran fotos en las situaciones mas ridículas no
le importaba, pero que lo hicieran con su hija era otra cosa… al parecer Katya había
tomado muy en serio su papel de tía, y le gustaba pasar tiempo con la pequeña, así
que ciertas tardes iba por ella para tan solo llevarla al parque o estar un rato junto a
ellas en el departamento… eso le encantaba, le gustaba ver que aun con el problema
que se dio no había perdido a las personas en verdad importantes en su vida.

Esa tarde en el centro comercial todo fue normal, mantuvieron un perfil bajo aunque
mas de una vez llegaron uno que otro chico por un autógrafo… no les importaba, la
verdad apreciaban aun las reconocieran y le dieran importancia, su nuevo disco estaba
por salir y una gira que comenzar… era bueno ver que ciertos fans se mantenían
fieles… la verdad no habían hablado de ello sabia que la gira y la promoción venían,
pero no habían discutido como seria ahora su nueva vida en gira como pareja.

Aunque en esos momentos eso no importaba… ahora solo disfrutaban el momento…


entraron a una tienda a comprar ropa, la pelirroja había llevado gran parte de sus
cosas al departamento de Julia pero no toda… no quería volver a su departamento,
decía que habían muchos recuerdos que no debieron siquiera existir… pero la
verdadera razón fue otra; sabia que su ex estaba resentido pero no fue hasta que
Nastya y ella pasaron por el departamento meses atrás que le quedo claro, había roto
sus cosas o al menos las que había dejado… desde sus cosas personales, como equipo
de sonido, tv, hasta sus prendas de vestir que se quedaron… cuando vio aquello la
rabia la inundo pero no le importo, tenia lo que más le gustaba consigo en su nueva
casa con Julia, el resto podía reponerlo y las cosas materiales aunque le dolía no le
importaba mucho tenia todo eso en el departamento de Julia… sabia que eso había
sido producto del resentimiento, así que simplemente lo dejo pasar, no quería
conflictos ni nada con el, solo quería dejarlo atrás por la misma razón no le contó a
Julia, no lo vio necesario, ya eso solo era un acto infantil y no quería alterar la rabia de
la pelinegra y se presentara algo mayor… no, ya eso era parte de su pasado y no
quería se creara ningún problema, así que simplemente decidió seguir con lo que ya
tenia y comprar lo que necesitara… había estado así varios meses, hasta que por fin se
decidió a salir de compras y quien mas para acompañarla que Julia…

En la tienda tomaron lo normal, unos cuantos jeans y unas camisetas, quería ropa
casual… ya había comprado una que otra prenda formal, y para su diario no necesitaba
nada del otro mundo; solo prendas para sentirse cómoda. Hicieron de esa salida un
desfile de moda personal, se modelaron prendas la una a la otra y los besos y abrazos
estaban presentes siempre… las mirada de la gente?, no eran muchas, ya estaban
acostumbradas… a unos no les importaba y a los que si, simplemente los ignoraron.
Sin embargo a la salida de la ultima tienda Julia se adelanto para comprar un refresco
y un chico se acerco a ella…

C- Hola…
L- Hola… -dijo un tanto seria, no se esperaba ese saludo-
C- Sabes que eres la chica mas hermosa que ha entrado a esta tienda desde que la
inaugure?
L- Gracias -respondió seca la pelirroja-
C- Solo quiero hablarte…
L- Lo siento, pero yo no… ya vengo con alguien
C- Lo se… esa chica… la flaquita que estaba contigo…
L- Se llama Julia… y es mi esposa
C- Jeje -rió un poco el joven- sabes? Podrías conseguirte a alguien mejor que ella…
mucho mejor…

Dijo esto ultimo tocando uno de los rizos de la pelirroja y como si quisiera acomodarlo,
la pelirroja se volteo bruscamente y aparto su mano…

L- Lo siento pero…

Sus palabras se vieron totalmente cortadas, solo vio como el chico camino hacia atrás
con sus manos en el rostro… Julia había llegado, y no sabia que tanto había visto pero
había lanzado el refresco al muchacho, había caído parte en su ropa y parte en su
rostro… la pelirroja vio el rostro del chico ponerse rojo, así supo que estaba muy frió
pero este no grito ni nada… solo trataba de limpiarse la cara…

J- QUE DEMONIOS CREES QUE HACES CON MI NOVIA??!! -dijo la pelinegra con su
rostro rojo por la ira y con un aire desafiante-
C- Yo… yo no estaba haciendo nada, solo quería hablarle pero que demonios crees que
hiciste **** estúpida??!! -dijo el muchacho recobrando la compostura-
L- Por Dios Julia te volviste loca!!??...
J- Que?!... y aun lo vas a defender??!! -dijo Julia mirando desafiante a la pelirroja-…
perfecto!! Entonces quédate con el!!! Yo me voy…

Los sentimientos verdaderos no se acaban solo se ocultan 28

Y salio de la tienda tirando la puerta… en ese momento no supo que pensar, los
encargados de la tienda miraban a todos lados como tratando de entender lo que había
pasado, la cajera estaba en shock solo buscando toallas de papel para su jefe y el
chico terminaba de eliminar los restos de café de su rostro y su traje. Lena se sintió…
sola por primera vez en meses… su burbuja se había roto y estaba sola, sintió como
sus ojos se cristalizaban y en su estomago se colaba un gran frió… sintió como su
garganta se cerro al punto que sentía como pasaba el aire por un hilo, un dolor de
angustia se apodero de su pecho no sabia que hacer… no podía creer que Julia hubiera
actuado así… todo parecía un sueño irreal… se había ido la había dejado… no podía
creerlo… tan solo no podía… Julia era celosa lo sabia, al menos lo era con aquello que
le importaba, pero nunca pensó a ese punto… como pudo tomo los paquetes tuvo que
hacer un esfuerzo sobre humano para que sus lagrimas no salieran, no por lo sucedido
sino porque Julia la hubiera dejado allí… sentía sus manos adormecidas… pero como
pudo tomo los paquetes y camino hacia la puerta.

C- Dile a tu noviecita que esta loca!!!... y que tiene suerte de que esto estuviera frío
sino no se hubiera ido tan fácil… malditas estúpidas…
L- Yo… lo siento…

Fue lo único que atino a decir la pelirroja antes de salir. Por aquellos pasillos todo
parecía tan surrealista, tan imposible, de verdad había pasado eso??... o era que en
cualquier momento iba a despertar y ver que todo era una jugada de su mente… no, lo
dudaba… sentía ese cosquilleo en su nariz y su visión se tornaba un poco vaga. Las
lagrimas se apoderaban de sus ojos… como pudo hacerle eso??... como rayos paso
eso??... todo parecía sacado de una película no podía creer que en verdad había vivido
lo de hace momentos. Camino hasta la salida y busco en el estacionamiento donde
habían aparcado el auto, cuando llego al lugar… allí estaba… sentada en el capo con los
brazos a un lado de su cuerpo y las piernas cruzadas. En ese momento se alegro tanto
de verla… pero ni siquiera lo mostró… se alegro porque si en verdad la hubiera dejado
el dolor hubiera sido irremediable, porque eso quería decir que en verdad estaba
enfadada, pero al permanecer ahí solo le decía que se daba cuenta de su error o que al
menos su enfado no era tan grande, entonces ella sintió rabia… como pudo actuar
como una completa lunática?… la miro con una mirada fría, severa y esta solo la miro
de regreso y apretó el botón del control del auto para abrir la maleta… la pelirroja solo
se dio la vuelta y metió los paquetes y cerro, abrió la puerta del auto y se metió… vio
que Julia aun estaba en el capo y que incluso se había volteado a verle, pero su mirada
no se fue… se mantuvo fría… se mantuvo distante… se mantuvo sin ceder, ni siquiera
la miro a sus ojos miraba al frente como esperando que esta encendiera el auto y se
fueran de allí. Julia solo bajo su cabeza, bajo del capo y se dirigió hacia su lugar detrás
del volante… entro y se sentó, cerro la puerta y ajusto los botones… miro a Lena pero
esta ni siquiera la miro de regreso… hizo como si fuera a encender el auto… pero no lo
hizo… puso sus manos sobre el volante y se quedo allí mirándolo fijo.

L- Por favor hazme saber si nos vamos o no… sino me voy sola… no quiero estar aquí
-dijo la pelirroja con una frialdad impresionante, amaba a Julia con toda su alma, pero
en ese momento la rabia pudo más que ella-
J-… -la pelinegra no dijo nada, solo se quedo allí-
L- Perfecto… me voy -dijo sacando los seguros de las puertas y tratando de bajar
cuando sintió su brazo preso por la mano de Julia-
J-… Por favor…

Esa imagen pudo más que ella… que lo que sentía, Julia dijo aquello con un hilo de
voz… y pudo ver como ni siquiera levanto su rostro… sintió en su voz sus lagrimas, su
dolor, su angustia por lo que había hecho. Conocía a Julia a la perfección… era
impulsiva… si sentía algo lo hacia o decía sin pensar que podía traer consigo… y eso
era lo que había pasado en ese momento… se volvió a acomodar en el auto y cerro la
puerta; se sintió perdida ante aquello… su rabia se había apoderado de ella, pero no
podía mantenerla por mucho tiempo… Julia doblegaba sus sentidos… no podía estar
enojada con ella aun si quisiera… simplemente se sentó, y vio como esta adopto la
posición que tenia hace momentos…

L- Eso fue absolutamente innecesario –dijo Lena con una voz seria, severa aun
mirando al frente pero bajando la guardia-
J-… lo se… -dijo Julia sin retirar sus ojos del volante-
L- Entonces por qué demonios lo hiciste? -dijo la pelirroja volteando a ver a su chica a
un lado de ella-. Que diablos paso Julia?... todo estaba bien, anduvimos bien sin
problemas… y de pronto atacaste sin razón a ese joven… el que estuviera hablándome
no significa nada… yo podía ponerlo en su sitio sin que tu vinieras a atacarlo así… pero
en que demonios pensabas??!! Julia por Dios lo atacaste sin razón… pudo atacarte de
regreso y no hubiéramos podido hacer nada… pudo incluso demandarte o llamar a la
policía… por Dios Julia aun no se si lo que paso fue real!… fue como si estuviéramos en
la selva y todo estuviera en calma y de pronto hubieras atacado salvajemente a tu
presa!!!... es que aun no puedo creerlo!!... Que ganaste con eso? -dijo la pelirroja
volteándose un poco en su asiento y mirando fijamente a la pelinegra que aun no subía
su cabeza ni despegaba su mirada del volante… su tono de voz se había elevado pero
no al punto de gritarle-
J-… El te estaba viendo… lo note cuando saliste con la camiseta azul… estaba en la caja
viéndote -dijo Julia apretando el volante con sus manos-… tenia esa sonrisa de idiota
-dijo entre dientes como recordando el momento-… y le comento algo a la cajera… por
eso te dije nos fuéramos ya, por eso salí a comprar el refresco… porque quería
calmarme… cuando regrese… los vi hablando… y eso me molesto… pero cuando vi que
te toco… -la pelinegra sentía la sangre dejar de fluir por sus manos… y estas tomaban
un color pálido por la fuerza con que estaba apretando el volante… sintió esas ganas
de romper o golpear cualquier cosa… sentía todo su cuerpo contraído por la rabia-… no
pude más… no caí en cuenta de lo que hice hasta salir de la tienda… lo siento Len… de
verdad -dijo ésta mirando sinceramente por fin a los ojos de su chica que estaba a un
lado escuchando lo que decía- pero no pude, tu sabes como soy… sabes que a veces
tan solo… me bloqueo… no puedo controlarme… cuando lo vi… sentí todo en mi
mente… parecía que reviviera el pasado, cuando muchas veces tenia que verte con tus
novios sin poder decir nada… esta vez no podía ser así!!... no podía, tan solo no pude,
me bloquee!!... y cuando caí de nuevo en conciencia estaba afuera de la tienda
caminando al auto… por eso no me fui -dijo en un hilo de voz-… jamás te dejaría sola…
NUNCA… nunca te abandonaría Len… solo que… solo que no pude -dijo mientras
recostaba los codos sobre el volante y tomaba su cabeza con sus manos- no pude
controlarme… no entiendes… no pensé… solo actué… sentí esa chispa por todo mi
cuerpo… no pude detenerla…
L-… Lo se… pero no sabes lo que sentí!...y más cuando me gritaste eso en media
tienda…-dijo mirándola con los ojos llenos de lagrimas- sentí que me culpabas de algo
que ni siquiera tenia la culpa… yo le estaba dejando en claro como era todo… no tenia
porque llegar a ese punto, entiendo… te conozco… se que en ese momento no pudiste
controlarte Jul… pero eso es dañino, no podemos simplemente vivir así!!... si un chico
o alguien se me acerca tu vas a explotar y armar un alboroto por nada… no solo
porque eso es dañino sino porque me estas dando a entender que aun no confías del
todo en mi… yo jamás siquiera coquetearía con alguien más y lo sabes. Se lo que paso,
lo entiendo… pero tienes que aprender a controlar los celos… cuando salgamos de gira
o a cualquier parte puede que mas de una persona me diga algo o me mire de mas… y
eso no quiere decir nada… eso no cambia nada… Jul -dijo esto ultimo de forma tierna y
con voz baja- me encanta que me celes… eso me demuestra lo mucho que te importo,
pero no podemos llegar a este punto… por Dios aun no puedo creer que en verdad
paso esto!
J-… Lo siento… de verdad….pero es difícil, ahora por fin estamos juntas…y no quiero…
es decir, no sabes cuantas veces tuve que tragarme mi rabia porque tu y yo solo
éramos amigas… pero ahora no tengo porque hacerlo… ahora estoy contigo y quiero
que todo el mundo lo sepa… no quiero nunca mas hacerme a un lado por nada… me
descontrole Len lo se… pero es que no quiero que nadie siquiera te mire y…
L- Y eso es imposible…-dijo colocando una de sus manos sobre la mejilla de Julia
haciendo que esta la mirara-… es imposible que pretendas que nadie me mire o me
hable… se lo que sientes Jul… pero tenemos que aprender a lidiar de mejor manera con
nuestras emociones, sino el camino se nos hará mas difícil y no quiero eso…
J- Tampoco yo… -dijo Jul sin dejar de verla-
L- Entonces no lo hagamos… Jul se defenderme sola, no necesite que llegues a
rescatarme ni nada por el estilo, lo único que necesito es que estés a mi lado… que me
apoyes y hoy no lo hiciste, solo me dejaste ahí, lo único que quiero es estar a tu lado y
que seamos felices… y nadie cambiara eso… ningún chico de ninguna parte del mundo
-dijo regalándole una sonrisa-. Pero lo que paso hoy… no puede repetirse tienes que
aprender a lidiar con las cosas… y a confiar en mi, hoy sentí que dudabas de mi, que
dudabas de mi rechazo hacia ese tipo… y cuando me dejaste ahí no lo pude creer!...
aun ahorita me cuesta entender todo esto
J-… Lo siento… de verdad, pero es que a veces… no puedo controlarme y lo sabes… te
amo mucho Len -dijo mirándola a los ojos con los propios llenos de lagrimas- yo solo
quiero protegerte… es decir, no porque lo necesites… sino porque en verdad quiero
hacerlo… y a veces me da miedo terminar haciendo algo y estropearlo todo -dijo
bajando un poco su mirada- pero… yo solo te quiero para mi… es decir, espere mucho
para al fin volver a tenerte… y me da miedo que algo pase y te pierda -dijo dejando
caer unas lagrimas-… pero en ese momento no pensé en nada… mi mente se puso en
blanco… yo jamás te gritaría nunca! Ni jamás te dejaría sola… pero en ese momento…
no pensé. No sabia que sentir… solo me deje llevar… de verdad perdón…
L- Esta bien -dijo quitando con sus dedos unas cuantas lagrimas del rostro de su chica-
ya paso todo, pero necesito confíes en mi, necesito aprendas a controlarte, no
soportaría que algo te pasara o que alguien te hiciera daño por una tontería como la de
hoy -dijo sincera la pelirroja mientras acariciaba su rostro- si? -sintió como la pelinegra
asintió-… Sabes que te amo cierto? -Julia solo le respondió con una sonrisa- y por eso
quiero que dejemos todo en claro, se que aun nos falta adaptarnos a muchas cosas,
pero quiero que lo hagamos juntas… ahora vamos a casa -y le regalo una sonrisa-
J- Esta bien -dijo acomodándose en su puesto y encendiendo el auto-… Len, de verdad
lo siento…-dijo mirándola cuando se disponía a arrancar-te prometo tratare de
controlar todo… no lo hice porque desconfiara de ti, sino… bueno ni siquiera se porque
lo hice -dijo con una débil sonrisa-, pero te prometo que tratare de no dejarme llevar…
aun tengo secuelas del pasado -dijo riendo un poco-, pero se que ahora contigo tengo
que aprender a llevarme de una forma mas calmada…

La pelirroja solo acaricio su mano sobre la palanca de velocidades y le regalo una


sonrisa. Julia arranco el auto y salieron de allí… en el camino estuvieron calladas… no
por molestia sino porque aun pensaban en el incidente, Lena sabia que Julia había
actuado por impulso… su temperamento siempre fue difícil de controlar, por eso se le
presentaban tantos problemas… debía aceptarlo, en el fondo le había gustado que Julia
se portara tan posesiva y celosa… le hacia sentir lo que siempre sentía a su lado… que
le pertenecía, y que Julia la amaba y daría todo por ella, por supuesto lo sentía ahora
luego de analizar todo con cabeza fría… en el momento la situación le pareció tan
ilógica e inaceptable que solo atino a enojarse… pero ya eso estaba en el pasado…
como podía estar enojada con esa niña? Con esa que amaba tanto??... no podía,
simplemente así, al ver sus ojos… su carita… su todo… ella simplemente sentía lo que
había en su alma y era reciproco, así que no podía enojarse por mucho… sabia que
Julia había hecho lo que hizo por celos… por amor… se pregunto si ella hubiese hecho
lo mismo??... no obtuvo respuesta… aunque lo negara, quizás no era tan impulsiva
pero si era celosa; aunque por el momento solo quería dejar el incidente atrás total,
Julia estaba con ella y a parte del pequeño show, la cosa no había pasado a mayores.

Sin embargo, mas que enojo en ese momento estaba invadida por un sentimiento de
sorpresa, aun no se podía creer lo que había pasado, había sido como un sueño, una
pesadilla a decir verdad, jamás hubiera imaginado que Julia reaccionara de tal
manera… “definitivamente tendremos que salir menos” fue lo que vino a su mente
provocando una pequeña sonrisa… en el fondo el incidente le preocupaba, pero no
quería pensar mucho en ello… en su interior sintió un poco de alegría, le alegraba
saber que Julia la veía tan suya al punto de no querer que nadie mas la viera… pero le
asustaba hasta donde podía llegar eso… sabia que tenían que hablarlo, pero quería
hacerlo con calma, quería hacerlo cuando los ánimos se hubieran calmado, sabia que
en esos momentos su niña se sentía culpable por su comportamiento, y no quería
ponerla peor. Al llegar al estacionamiento, bajaron del auto y fueron por los paquetes,
al abrir la maletera ambas tomaron unos cuantos paquetes cada una… al cerrar el
maletero Lena emprendió el camino hacia las escaleras para subir al departamento, al
dar unos pocos pasos se sintió caminando sola; al voltear vio a Julia recostada al auto
con los paquetes en la mano, esa imagen le desgarro el alma… estaba solo recostada
con su cabeza abajo… como sin pensar en nada, en ese momento todo sentimiento de
rabia, de miedo, de sorpresa desapareció… vio una vez mas esa fachada dura y fuerte
de Julia abajo… la vio como solamente permitía que ella la viera… vulnerable, frágil…
simplemente la Julia asustada y confundida que rara vez salía a la superficie… no se
movió tan solo se detuvo a mirarla

L- Jul? -dijo con voz calmada-


J-… -la pelinegra ni siquiera alzo la mirada-
L-… -Lena tan solo siguió observándola como esperando alguna señal de vida por parte
de la pelinegra-
J-… Estas… enfadada conmigo?...-dijo lo mas claro que su voz lo permitió. Sentía como
esta se quebrantaba, sentía como su garganta se cerraba cada vez que trataba
respirar-
L-… No… no lo estoy, algo sorprendida, pero eso ya no importa, ya llegamos a casa y
sin ninguna demanda! -dijo mostrándole una sonrisa que no fue correspondida por su
chica-
J-… No es gracioso… -dijo Julia viéndola seria pero de forma dulce-
L- Lo se… solo quería romper la tensión -y camino un poco hacia la pelinegra-
J-… Pude meterme en un serio problema… pude estropearlo todo, pero fue algo mas
fuerte que yo… tan solo… tan solo me volví loca… creo -dijo esbozando una débil
sonrisa-… sabes voy a decir algo porque quiero decirlo, y luego tan solo cambiamos de
tema… es algo muy estúpido -dijo esto bajando un poco la cabeza entre una pequeña
risa, la pelirroja le sonrió mirándola fijamente-…se que me amas y que lo nuestro es
real… pero a veces solo me da miedo perderte… -al decir lo ultimo ya su voz se había
quebrantado- me da miedo que te des cuenta que solo soy yo!... -dijo riendo un poco-
y que hay millones d personas por ahí que no arman un embrollo en media tienda… es
decir, antes estaba tan segura de lo nuestro y de pronto BOOM!! Todo se deshonoro
frente a mi -a este punto ya se le dificultaba hablar, sintió un gran hoyo en el medio de
su pecho, como si le faltara el aire, parecía que tuviera una gran bola de papel en su
garganta que no le dejaba tragar bien, por mas que trataba de controlar sus lagrimas
estas estaban haciendo todo lo posible por ganarle-… y vino de donde menos lo espere
y como menos lo espere… y a veces siento que no se de donde me va a caer…
entiendes?, que tal vez un día estemos tranquilas… y todo este bien y algo pase… y te
pierda -dijo esto ultimo en un hilo d voz tomo aire y siguió-, cuando estábamos en la
tienda y vi lo que paso… es decir, el sabia que estábamos juntas!... el nos vio en los
probadores!!... y fue como si no le importara… como si yo no existiera… -dijo esto con
un tono de rabia pero sin abandonar el falseo en su voz-… y cuando vi que te toco… es
decir… solo quería gritarle que estábamos juntas… que eras mi novia… mi chica… mi
esposa… mi vida Len… y que no iba a permitir que nos separaran nada ni nadie esta
vez… pero tan solo perdí el control… no vi… no pensé, ni siquiera supe bien que paso o
que dije… fue como si mi mente se hubiera nublado y hubiera recuperado la claridad
cuando salí de nuevo de la tienda y ya había pasado todo… y cuando llegue al auto fue
que me di cuenta cuanto la había regado!! -dijo esto haciendo una pequeña
morisqueta con su rostro y soltando una sonrisa-… sabes?... siempre que me pasa algo
bueno, de una forma u otra siempre termino estropeándolo y no quiero que nos pase
eso -dijo al tiempo que su voz volvía a quebrantarse, sus ojos se llenaron de lagrimas
pero no las dejo salir-… bueno en fin, siento mucho lo de hoy, ahora subamos ya
quiero tan solo llegar y descansar.

Julia acomodo los paquetes en sus manos y camino ahora ella hacia las escaleras, al
pasar al lado de la pelirroja esta le tomo del brazo, Julia no volteo a mirarla solo miro
al frente…

J- Len… dije que era algo muy estúpido y que tan solo cambiaríamos de tema y
subiríamos…

La pelirroja hizo caso omiso a su chica, sin soltar su brazo coloco una de sus manos en
su rostro haciendo que volteara hacia ella. Quería verla a sus ojos, quería que estos le
mostraran lo que sentía, como siempre lo hacían… y allí estaban un tanto rojos por el
llanto reprimido, pero mirándola fijamente… sintió como la barbilla de esta tembló y su
rostro trato de bajar pero su mano no se lo permitió

L- No es estúpido, es lo que sientes y quiero que siempre me digas lo que sientes… sin
importar que creas que es estúpido, para mi no lo es… para mi es importante… se que
no planeaste lo que paso, se que estas arrepentida y que no fue lo correcto, tan solo te
dejaste llevar…-dijo dándole una leve sonrisa- esa es una de las cosas que amo de ti,
aunque no siempre deja buenos resultados -dijo riendo un poco y haciendo que la
pelinegra sonriera- pero me encanta que seas impulsiva… me encanta hagas lo que
sientes cuando lo sientes, porque eso me da libertad para ser analítica y la
“pensadora”-dijo esto ultimo en tono gracioso-… amo todo de ti, porque te amo tan
solo por eso… tu no vas a perderme Jul… no importa, puede que permita estropees
ciertas cosas…-dijo entre risas- pero se que nunca será a nosotras. Sabes? Es difícil…
tenemos tan poco tiempo juntas y hemos vivido tanto drama… tantas lagrimas y
chascos, y tal vez nos falten muchos mas pero es normal amor, apenas nos estamos
adaptando aun tenemos que acostumbrarnos a muchas cosas y tenemos que lidiar con
muchas otras… pero debemos mantenernos juntas… debemos enfrentarlo juntas… se
que podremos salir de esto airosas y estabilizarnos como es debido, pero todo a su
tiempo -dijo mientras acariciaba su rostro-

Jul solo sonrió y clavo su mirada en los ojos de su chica… tuvo esa sensación de vacío
invadiendo su estomago… como pudo comportarse así?... no lo entendía, al parecer
Lena podía hacer que hiciera lo impensable… en realidad siempre fue así, solo que
antes no se sentía con derecho de reclamar nada… ahora si, ahora quería gritarle al
mundo que estaban juntas… que nadie las separaría… sabia que vivía en un país libre,
pero esa libertad de pensamiento no cubría toda la nación, había aun gente que las
miraba y las cuestionaba, sin contar que aun no lidiaban con el hecho de hacer publica
su relación. Para todos seguían siendo Lena y Julia, compañeras de grupo cada quien
por su lado… pensó en cuanto las habían cuestionado en el pasado… cuantas veces las
habían juntado cuando no era así “ tal vez ahora que estemos juntas ni nos crean!” fue
lo que pensó… le hizo gracia… pero no importaba todo valía la pena por tan solo
contemplar esos ojos… esa mirada que la transportaba a otro mundo… que la hacia
sentir inalcanzable. Amaba esos ojos… esa sonrisa… esa manera de siempre encontrar
la forma de hacerla sentir bien… amaba a Lena, eso nadie lo cambiaria y esta vez no
abandonaría ese amor por nada del mundo… mirando los ojos de su chica solo pudo
sonreírle y elimino la distancia que separaban sus labios para unirlos en un pequeño
beso… reposo su frente en la de su pelirroja y sintió su aliento sobre su boca “jamas
vuelvas a dejarme sola… eso fue lo que mas me asusto de hoy; sentir que me
abandonaste”, dijo antes de volver a unir sus labios… esas palabras retumbaron el la
mente de Julia como si fuera una gran roca rodando por unas largas escaleras… sintió
ese frió, ese vacío apoderarse fuertemente de su estomago… como pudo gritarle eso a
su niña??... como pudo dejar que se sintiera así… en ese momento un pensamiento
cruzo por su cabeza… pero lo execro por completo antes de siquiera terminar de
razonarlo… ahora estaban juntas y era de allí hacia delante.
Le sonrió, Lena recogió los paquetes del suelo y le devolvió la sonrisa. Ambas se
miraron como si tuvieran un gran secreto que solo ellas conocían y se encaminaron a
las escaleras para subir a su departamento.
Al llegar arriba y adentrarse en el, escucharon risas, Lena supo al instante que eran su
hermana y la niña… la nana preparaba la cena, debía ser sincera le encantaba Katya
estuviera allí… le encantaba saber que sin importar los problemas con Inessa su
hermana la había apoyado y había decidido ser parte de su vida… aunque nunca se lo
dijera no tenia idea de lo que se lo agradecía… una vez que cerraron la puerta tiraron
los paquetes en los muebles de la sala y sintieron los pasos de la pequeña… el
espectáculo era para reír; la niña estaba en ropa interior con una franela, con su carita
sucia producto de un evidente helado y con lo que quedaba de una chupeta roja en su
mano… se abalanzo hacia Julia y esta sonrió ampliamente al ver aquello…

V- Mamáaa… llegaste, que trajiste? -dijo la pequeña con voz emocionada-


J- Jeje lo que sea que te traje será para después… ahorita lo que necesitas es un baño
-y dio un beso a su pequeña-
V- Mami y tu que me trajiste?? -dijo echándole brazos a la pelirroja que la cargo
acomodándola en su cintura-
J- Muchas cosas… pero debemos hacer caso a mamá, hay que bañarnos primero, si?
V-… pero quiero ver que trajiste -dijo la pequeña mirándola mientras terminaba de
mordisquear lo que quedaba de chupeta-
L- Y tu que me guardaste?? -dijo la pelirroja sonreída-
V-… -la niña puso cara de confusión y solo miraba a su madre, hasta que de pronto le
dijo- mira mami! -y le saco la lengua para mostrarle que esta estaba roja por la
chupeta- tía dijo que la pinte…
L- Jejeje… si ya lo vi… a ver, vamos a bañarnos -dijo caminando con ella en brazos
hasta el baño-

Al pasar por la cocina vio como estaban Katya y Julia platicando… tenia que ser
sincera… era perfecto que se levaran tan bien, hablaban como no lo habían hecho
antes, ni siquiera cuando eran amigas y Julia las iba a visitar entendió que Katya
estaba madurando, que estaba asumiendo responsabilidades y que se esforzaba por
estar junto a ella… aquello la conmovió, nunca miro a su hermana de esa manera… al
verla con la niña le sonrió

K- Lamento el desastre -dijo señalando la cara de la niña- pero comimos helados y


después no quiso limpiarse… y la verdad no se como obligarla, así que le compre la
paleta y decidí esperar a que ustedes llegaran.

En ese momento una gran sonrisa se apodero de su cara… “esta bien no te


preocupes”, al seguir caminando escucho a la pelinegra y Katya hablar acerca de si se
quedaría a cenar y cosas así… rió en camino al baño, imagino que Katya había hecho lo
que ella al principio, comprar a la bebé con chupetas… simplemente le encantaba el
dulce y se habían aprovechado de eso para ganar la atención de la bebé. Siguió hasta
el cuarto de la niña, le desvistió y enrolló en una toalla, se encamino hasta el baño,
lleno la bañera con agua hasta menos de la mitad, de forma que la niña se sentara con
comodidad… al principio le daba miedo bañarla, primero porque nunca lo había hecho y
segundo porque no sabia si a la niña le gustaría… y resulta que al principio nunca
quería bañarse pero luego de entrar al agua no quería salir…así que la metió al agua y
vio a ésta golpear el agua alrededor con sus manos… la pelirroja solo río, busco el
shampoo y lo esparció por los cabellos de la bebé…lo saco, puso agua nueva y dejo
que jugara un rato…
L- Y como te fue con tía hoy?? -dijo mientras pasaba el jabón por la espalda de la
bebé-
V- Bien… -dijo esta sin darle importancia, jugando con unos aros de plástico-
L- Y que hicieron?? -dijo tratando de entretenerla para terminarla de bañar-
V- Jugamos… y comimos helado, fuimos al parque y jugué en los columpios y di
vueltas y vueltas y no me caí mami… y tía se lanzo conmigo desde lo alto…-así estuvo
contándole todo lo mejor que podía, robando una que otra sonrisa de la pelirroja-

Pasados unos cuantos minutos ya era hora de salirse, después de una leve lucha
porque “aun no toi como viejita mami” fue la razón de la niña, logro sacarla del agua…
la envolvió con una toalla de nuevo y la llevo hasta el cuarto para secarla, la seco y
vistió. Mientras ponía su ropa la pelirroja siguió indagando en el tema, su hermana
siempre fue algo seca, era impresionante saber que desarrollara un lazo afectivo con la
niña…

L- Y te gusta estar con tía?


V- Si -dijo mientras la pelirroja pasaba su cabeza por el cuello del suéter-
L- Y te diviertes??
V- Siii… tía me lleva a muchas partes y hacemos muchas cosas -dijo sincera la niña-

En ese momento la pelirroja pregunto sincera a la pequeña… no por intriga ni por


sentirse mal, sino que sintió curiosidad por la respuesta de la pequeña… total una
chupeta puede lograr mucho…

L- Y prefieres estar con ella o con mami?? -dijo tomándola por su cintura y
sacudiéndola un poco en forma juguetona haciendo que la pequeña riera-
V- Jajaja… con mami! -dijo entre risas-
L- Mmm mas te vale… -dijo con expresión seria pero riendo, mientras agarraba a la
pequeña y la alzaba para darle soplos a su cuello y barriga provocando las risas de
esta una vez mas- porque sino mami se pone triste… -dijo haciendo su mejor puchero-

V-… -La pequeña solo rió- te quiero mami…


L- Yo también te quiero mucho mucho mucho mucho mucho -dijo mientras le daba
besos entre el cuello y la cara para que esta riera, cosa que consiguió- te quiero así de
grande -dijo señalando con su brazo lo mas alto posible, con el otro sostenía a la
pequeña-
V- Y yo así… -dijo abriendo a mas no poder los suyos-

La pelirroja solo le regalo un beso en su frentecita y una sonrisa, la bajo y la llevo de la


mano a su cuarto, la puso a ver tv mientras se cambiaba… al salir se sentaron en la
mesa a comer, la mujer encargada del cuidado de la bebé había preparado Syrniki
(Tortillas de requesón), puré de patatas, Pelmeni rusos con hongos (champiñones) y
Golubzy (preparación con arroz, carne y hojas de col), la pelirroja se sorprendió al ver
tal banquete… se acerco a la mujer y esta sonrió “su hermana esta de visita, teníamos
que festejar”… le regreso la mejor sonrisa que pudo brindarle. En el tiempo que llevaba
ahí había desarrollado un cariño y una confianza especial por aquella mujer, ahora ella
se encargaba en gran parte de la pequeña así que esta se encargaba de varias cosas
en la casa, y la pelirroja había confesado mucha de las cosas a ella… en parte
necesitaba de ese consejo de madre, y lo había encontrado en aquella mujer, así que
sin mas preámbulos se sentaron a comer… los temas de conversación fueron triviales…
hablaron de la tv, del nuevo disco, de Nastya y su nuevo trabajo… la joven había
aceptado un nuevo trabajo, pagaba mas pero estaba siempre ocupada en el… hasta
que en un punto se sintió como si hubiesen tumbado una gran repisa de cristal al
menos para los oídos de la pelirroja…

J- Y como esta tu mamá??... -dijo Julia de forma casual, la verdad lo hizo sin pensar,
Katya comento acerca de que su madre le había comprado un nuevo equipo para su
alcoba y Nastya se lo había ayudado a conseguir-
K- Bien… bueno más o menos, llevando todo como puede
J- Me alegro…
K- Si aunque a veces… no se, todo es extraño… siempre pregunta cosas y cosas
J- Que cosas? -pregunto Julia intrigada-
L-… -La pelirroja aclaro su garganta lo mas fuerte que pudo-

Katya solo la miro y callo… Julia la miro algo confundida y volvió su vista a Katya.

K- Bueno pregunta por ustedes -dijo la joven al sentirse observada por la pelinegra
quien esperaba una respuesta-…y como esta todo…
J – En serio? -pregunto extrañada la pelinegra-
L- Podemos cambiar de tema por favor? -dijo seria la pelirroja-

En la mesa la bebé era alimentada por la nana y esta a su vez comía… pero al notar el
ambiente tenso tan solo quería terminar con la bebé para dejarlas solas a la mesa…

K- No estamos hablando nada malo -fue lo que dijo Katya en forma de replica-… ella
solo pregunto
J- Amor solo es curiosidad…-dijo Julia de forma tranquila-
L- La curiosidad mato al gato Julia -dijo mirándola de forma seca y severa- ahora por
favor cambiemos de tema… quiero cenar en paz
K- Bueno en fin, pregunta por ustedes y la bebé
J- La bebé?? -esto sorprendió aun mas a la ya extrañada pelinegra-

La pelirroja solo dejo caer los cubiertos a un lado del plato y tapo la boca con su
servilleta… y miraba al asiento del frente que estaba vacío…

K- Si… aunque nunca le digo nada, no se si a ustedes les molestaría, así que siempre
me limito a decir que están bien
J- Me parece bien… aunque es raro…-dijo Julia aun pensando en el por qué del interés
de aquella mujer, ella sabia perfectamente que estaba muy lejos de preocuparse por
su Vika o Lena-
L- Ya basta… terminemos de comer en paz…

Dijo la pelirroja lo mas calmada posible, aquello la había sacado de sus casillas… sentía
ese frío recorrer su estomago y subir hasta su pecho… sentía como su cuerpo se
tensaba… tuvo que dejar de comer, no podía tragar… su garganta se había hecho un
conducto estrecho donde aun a una aguja le hubiera costado atravesar… simplemente
movía la servilleta en sus manos para buscar calmarse… no podía controlarlo el
recuerdo de aquella mujer le amargo la tarde… pero mas aun la molesto el caso omiso
que hicieron Katya y Julia hablando delante de ella. Sabia que no lo hacían con mala
intención sino simplemente no pensaban le afectara…

J- Si amor… lo siento, pero es que… es raro -repitió Julia metiendo un bocado a su


boca, y mirando a Katya quien solo asentía-… que podría querer saber de la bebé… o
por qué le importaría en todo caso?...
K- Si, siempre lo hace… siempre pregunta como esta? Y como se porta y todo eso… no
lo se…
J- Waoo es raro… al menos que busque la redención -soltando una sonrisa que fue
seguida por Katya-
L- ELLA NO BUSCA NADA!! -grito la pelirroja apoyando su mano contra la mesa- ella
solo quiere buscar una manera de entrometerse en nuestras vidas y saber que es lo
que ocurre y lo que no… -esto ultimo lo dijo en un tono mas bajo pero sin perder la
firmeza en sus palabras, Katya solo bajo la cabeza y Julia solo miro a Lena, jamás la
había visto así solo callo- con permiso, se me quito el hambre…

La pelirroja se levanto de la mesa, dejo el plato en el fregadero y salio hacia su


cuarto… la nana se levanto y retiro su plato y se dispuso a lavar ambos… Julia dejo de
comer no hubiera podido tragar su comida de igual manera, sintió un nerviosismo
apoderarse de ella misma… había sido su culpa, porque demonios había traído la
conversación a colación??!!... ahora Lena estaba enfadada… y toda la cena se había
arruinado

V- Mamá... y mami?... para donde fue mami??...-pregunto la niña sin entender que
pasaba-
K- Le dio sueño… ven, vamos a ver tv.- dijo sacándola de su silla y cargándola hacia la
sala-

La pelinegra solo se quedo ahí… definitivamente si tenia algo en su contra era su


bocota… debió nacer sin ella!! o tener un dispositivo que le permitiera analizar mejor
las cosas antes de decirlas… o simplemente un censor en su cerebro que cuando fuera
a regarla saliera una gran mano y le diera un puñetazo… tomo su cabeza con las
manos y se quedo sentada un rato.

N- Solo esta enfadada -dijo la nana terminando de retirar su plato y el de Katya para
lavarlos-
J-… Si, lo se… pero es por mi culpa -dijo Julia sin perder su posición-
N- Bueno, a veces es poco perceptiva niña, pero es buena y Lena también lo es… no se
preocupe solo deje que se calme.

Esas palabras lejos de tranquilizarla solo la hicieron ponerse mas nerviosa… y ese
pensamiento que tuvo hace momentos, hace horas en el estacionamiento vino a su
cabeza, sintió un enorme frío recorrer sus piernas hasta su estomago, sintió nauseas, y
como su sienes temblaban… sintió un cosquilleo porr sus labios… sus encías… no sabia
donde. Ese pensamiento le agobio el alma… y que si Inessa tenia razón??... y que si
por mas que la amara no podía hacerla feliz??... y había hecho que tirara todo por la
borda, que abandonara todo y ahora ella lo único que le daba eran preocupaciones y
dolores de cabeza??.... sintió ese cosquilleo subir a su nariz y sus ojos llenarse de
lagrimas… no podía asimilarlo, no podía pensarlo, no podía soportarlo… no podía
perder a lo mas hermoso que le había pasado por ser una simple idiota… como diablos
no se dio cuenta?? Como diablos siguió hablando como una idiota??. Si por ser idiota
pagaran ella no necesitaría siquiera trabajar… su pobre corazón no resistió mas…
golpeo con la palma de su mano su frente y se levanto de la mesa… miro a la nana y
esta estaba lavando los platos, se dirigió al cuarto; al llegar la puerta estaba entre
abierta y la luz estaba apagada… pero la tv estaba encendida, Lena estaba en la cama
viendo tv… su mirada estaba perdida… estaba solo acostada con la tv encendida pero
su mente estaba lejos… paso lo mas silenciosa que pudo… y se acerco a la cama

J- Que ves?... -dijo con la voz baja pero tratando de sonar tranquila, no recibió
respuesta-… vaya día!!... dos metidas de pata!! -dijo tratando de soltar una sonrisa-
debe ser un record…

Pero la pelirroja ni siquiera volteo a verla… Lena estaba en otro mundo… en otro
estado, estaba allí acostada viendo ese canal que no tenia idea de que estaba
pasando… de que trataba el programa, oía la voz de Julia pero su mente estaba tan
perturbada que no la escuchaba… la oía pero no la escuchaba… no podía, no quería,
solo quería estar sin pensar en nada… como demonios se atrevían a hablar de esa
mujer en su presencia??!! Como demonios esa mujer se atrevía a averiguar siquiera lo
mas mínimo de su vida???... no sabia… no quería saberlo… no quería pensar… ni
sentir… ni hablar… se sintió traicionada!... como podían hablar de ella como si fuera
algo mas y delante de ella… no lo entendía debía aceptarlo era muy sensible quizás
demasiado, pero no podía evitarlo… y en ese momento no quería razonar nada…

J- Esta bien Len!! Lo se, lo se… lo jodí si?... pero no pensé… es decir, no pensé te
fueras a poner así , solo quería saber que estaba averiguando de nosotras y… -Julia
callo vio como la pelirroja se levanto de la cama y puso sus zapatos para salir.-… Len?
L- Ahora no si?... -dijo con una voz fría seca pero no podía evitarlo aquello la había
sacado de tono- ahora no Julia, no quiero hablar… no quiero nada

Ese fue un golpe duro para la pelinegra… sintió como si un auto se estrellara con su
estomago… pudo haber vomitado de no respirar profundo… sintió el frío recorrer su
cuerpo y como sus manos se ponían sudorosas… de verdad la había regado de verdad
estaba enojada con ella… sintió sus ojos llenarse de lagrimas…

J- Len?... yo lo siento…
L- Estoy cansada Julia!!!, estoy cansada de que hables y digas y hagas y no te importa
lo que me pase o sienta delante de la gente… estoy cansada de que quieras venir y
arreglar todo con un simple lo siento…

Julia dejo de ver… las lagrimas invadieron sus ojos y empezaron a correr por sus
mejillas… sintió como una sensación de vértigo invadió su cuerpo… y como el frío que
antes había invadido su estomago ahora se colaba por su huesos… el sonido de la
puerta cerrándose y Lena abandonando la habitación fue como un disparo para sus
frágiles oídos… sintió como sus tímpanos le dolían… como sus sentidos se cerraban…
Lena salio de la habitación hacia la sala, Katya estaba con la bebé viendo tv…

K- Lo siento… -dijo al verla- pero pensé que debían saberlo


L- No importa -dijo lo mas calmada posible-
K- Si importa, ahora están enfadadas… prometo no volver a decir nada mas pero no
quería tener secretos, solo quería decirte lo que pasaba
L-… -La pelirroja solo la miro-
K- Es decir, un secreto fue lo que hizo lo que paso contigo y mamá… y no quiero que
nos peleemos también, eres la única hermana que tengo Lena… no quiero ser hija
única créeme… -dijo entre una sonrisa la joven-
L- No lo serás -dijo la pelirroja un poco mas calmada- tu sabes que siempre serás mi
hermana y siempre contaras conmigo, es solo que aun no estoy lista para hablar de
ello… pero se que lo que quisiste hacer fue bueno… aunque no resultara así…
K- Si… en fin, lo lamento… bueno ya me voy, tengo que llegar temprano -dijo
levantándose y dándole un beso a la niña- y mi beso? -le dijo, mientras esta sonrió y
le dio un leve beso en su mejilla- gracias… nos vemos bebé

La chica camino hasta la puerta y la pelirroja tras ella…


K- Sabes?... no te enfades, se que no lo hizo a mal…
L- Lo se… es solo que… no me lo vi venir, reaccione mal, eso es todo, todo va a estar
bien no te preocupes -dijo regalándole una sonrisa-
K- Esta bien, ya sabes no le he dicho nada… de nada
L- Lo se… confió en ti
K- Esta bien -beso la mejilla de su hermana a son de despedirse y se fue-… adiós
L- Adiós

Al cerrar la puerta, Lena sintió ese hueco en su estomago… actuó mal?... tal vez
exagero… se dejo llevar por el momento, por el recuerdo de esa mujer… lo había
hecho, su madre lo había hecho… aun sin estar con ellas había afectado su relación con
la pelinegra… sus ojos se llenaron de lagrimas “Julia” fue en lo único que pensó… la
había tratado de lo peor, cuando ella tan solo sintió curiosidad… y aun sin ser así no
debió actuar de esa manera, ella sabia perfectamente que su niña jamás haría algo por
dañarla… pero ahora ella le había hecho año… sabia que lo de esta tarde, sumado al
hecho de la cena la debieron haber derrumbado… recogió los paquetes de la sala y los
llevo al cuarto de descanso. Una vez allí se sentó un rato y lloro… lloro en silencio,
habían días malos pero este era el peor!!... si Julia reacciono mal esta tarde ella
reacciono peor durante la cena y aun mas cuando esta trato de hacer las paces en el
cuarto… sabia que Julia a veces hablaba sin pensar… no por maldad ni por querer
intrigar sino simplemente porque no meditaba mucho las cosas… pero no se mereció
su trato de hace rato, había exagerado, le había hecho daño… y todo por culpa de esa
mujer!!... por un momento su corazón dejo de latir… y si Katya era una cortina de
humo???... y si solo la envió para que averiguara todo lo posible acerca de ellas?…
NO!, Katya no haría eso, no… ella siempre la había apoyado… pero también su madre y
resulto no ser así… “por Dios! Estas paranoica” fue lo que se dijo así misma. Katya
nunca le haría eso… pero ella lo estaba haciendo… estaba dejando que su madre
afectara su relación… estaba dejando que ese sentimiento que albergaba se
interpusiera en su felicidad… y entonces cayo en cuenta… “Julia”. Si Julia nunca salio
de nuevo del cuarto… y sintió ese dolor en su pecho que no encontraba el lugar
exacto… sintió ese cosquilleo recorrerle el cuerpo… “oh por Dios… Jul” fue lo que
esbozo su mente… salio hacia la sala y tomo a la bebé, le encargo a la nana la
durmiera, le dio un beso y la paso a los brazos de la mujer… fue hacia el cuarto,
cuando llego estaba igual… con el tv prendido y la luz apagada… pero Julia estaba
sentada en la cama con las piernas pegadas a su pecho… mirando a la nada… paso y
se quito sus zapatos luego se sentó a un lado de la cama…

J- … Len eres feliz aquí?... conmigo?... -dijo la pelinegra con un tono de voz que no
expresaba nada… y su mirada suspendida en el vacío-

Esas palabras le cavaron un hoyo en el alma… sintió tantas ganas de abrazarla y


pedirle perdón… pero no pudo… sabia que en ese momento Julia estaba pensando en
algo mas… y necesitaba respuestas y la miro fijo a la cara… esta no quito su vista del
vacío… pero noto que su rostro estaba triste… pálido y que había estado llorando… esa
fue una daga mas para el corazón de la pelirroja… contuvo sus lagrimas lo mas posible
y dijo con la mejor voz que pudo emitir…

L- … Como nunca en mi vida!... como siempre soñé -dijo cuando una lagrima rodó por
su rostro-

J-… Porque sino es así… yo me haría a un lado -dijo antes de que su voz se
quebrantara-… como lo hice antes… no importa cuanto me duela… creo que siempre te
he dejado claro que solo quiero que seas feliz…
L-… -eso fue demasiado para la pelirroja… sintió como su cuerpo casi se desplomo,
sintió un dolor agudo en su pecho… en su alma- Jul…

J- Y si no lo eres… pues no importa… sabes que siempre me tendrás a tu lado cuando


lo necesites… pero no quiero estés conmigo sino eres feliz… -dijo Julia dejando el vacío
y mirando a la pelirroja con sus ojos inundados en lagrimas- es decir, sacrifique mucho
para hacerte feliz no quiero después de tanto, ser yo el motivo de tu infelicidad… no
quiero estés triste ni enfadada por mi… se que muchas veces lo arruino todo Len… pero
no es porque quiera hacerlo… es solo que no me fijo en muchas cosas… -dijo Julia
sobando la orilla de su frente con una mano- es como si mi boca hablara sola antes de
que mi cerebro procesara lo que digo… de verdad no lo hice a propósito… pero aun así,
no quiero causarte dolores de cabeza… si supieras cuantas veces meto la pata!! -dijo
con una débil sonrisa- cuantas veces hago las cosas mal!… aunque siempre trato de
arreglarlo… pero no quiero vivir arreglando las cosas contigo… solo quiero que vivas
bien, feliz sin preocuparte por nada, no triste y amargada porque yo soy una idiota… te
amo Len… te amo mas que a mi misma… pero no quiero que sigas conmigo si sientes
que te hago daño… -Julia sintió su garganta cerrarse al punto de dolerle al tragar
cuando dijo este ultimo-

L- … Jul -dijo Lena al respirar profundo mientras puso una de sus manos sobre la de la
pelinegra-… sabes que eso no es así… es más sabes? Yo nunca podré ser mas feliz que
a tu lado, pero no todo tiene que ser flores y colores, también tendremos peleas… eso
no significa que lo arruines… bueno a veces si -regalándole una sonrisa que fue
correspondida débilmente- pero eso no significa que nos vamos a separar… solo
significa que es algo que tenemos que solucionar, yo no voy a dejarte por nada del
mundo!! Y tampoco permitiré que me dejes… así que estamos condenadas!! -dijo
riendo nerviosamente-

J-… Te amo Len -dijo sincera viéndola a los ojos mientras una que otra lagrima rodaba
por sus mejillas- te amo mas que a mi vida… seria capaz de todo por ti, pero a veces
pienso que… que tal si tiene razón??... que tal si en verdad yo no te haré feliz?, y
termino haciéndote daño… -dijo ahogada en llanto-

L- Nunca mas vuelvas a decir eso… -dijo Lena sosteniendo su rostro con sus manos-
nunca Julia… puede que cometas errores… que lo arruines… que discutamos, lo que
sea… pero tu nunca me harías daño lo se, para ser feliz lo único que necesito es a ti
junto a mi… a ti y a la bebé… a nadie más… ustedes son mi felicidad… mi mundo… mi
todo.. este fue solo un mal día… eso es todo, aun tenemos que adaptarnos a muchas
cosas… como yo a que lo arruines y hagas un espectáculo -dijo robándole una risita a
la pelinegra- o yo teniendo un ataque de rabia -mientras bajo un poco su mirada sin
soltar el rostro de Julia-… pero igual estaremos juntas… porque ahora te toca
aguantarme!! -dijo entre un pequeña risa que fue seguida por otra nerviosa de la
pelinegra-… te amo Jul… te amo mucho —dijo acariciando su rostro con su mano- eso
no cambiara nunca, pero ahora quiero que me prometas que nunca mas pensaras así…
nunca… y nunca más dejaremos que esa mujer siquiera se cruce por nuestras vidas.

J- Esta bien, lo prometo -dijo mas calmada-, lo siento Len lamento todo lo de hoy… se
que siempre trato de arreglar todo con una disculpa pero…
L- Y eso me basta! -dijo la pelirroja sincera-… con el solo hecho que me digas que me
amas y me digas lo que pasa por tu mente, lo que sientes… lo que hay en tu corazón
será suficiente para que lidiemos con todo… y superemos todo, por mi parte sabes que
yo siempre lo haré amor a veces hasta de mas!!
J- Jeje… si lo se, y me encanta eso… me encantas tu -dijo mientras tomaba sus manos
y las besaba- te adoro Len…
L- Yo también… mas que a nada…

Y unieron sus labios en un beso…

Hablaron de ciertas tonterías, sabian que lo mas importante había pasado, Julia había
dejado ver lo que en verdad sentía y eso era lo esencial para salir de cualquier
problema, ella normalmente lo hacia, simplemente se veía así misma como un
“llorona”… si así lo hacia, simplemente sabia que era sensible siempre lo había sido,
por eso a veces parecía tan débil… era porque simplemente sus sentimientos muchas
veces la guiaban mucho mas que su raciocinio… pero ella ya lo aceptaba así, pero
sabia que con Julia era mas difícil. En realidad había pasado por muchas cosas a lo
largo de su vida… y sabia que esa era la razón principal por la que no dejaba al
descubierto sus sentimientos, no quería le hicieran daño, era su manera de protegerse
del mundo… pero ahora solo quería que su pelinegra tuviera claro que de ella no tenia
pq protegerse… y lo estaba logrando, aunque el día de hoy no había sido el mejor de
todos al menos contó con ese sentir sincero por parte de su chica; y eso le hizo saber
que en el fondo todo estaría bien. Luego de conversar un rato, decidieron arreglarse
para dormir, estaban muy cansadas y aunque no acostumbraban dormirse muy
temprano ese día lo ameritaba… Julia tan solo se quedo en ropa interior y se puso una
camiseta, por su parte Lena se coloco un pequeño short de algodón y una franela…
peino su cabello y se sentó en la cama pasando un poco de crema por sus brazos y sus
manos…luego se recostó sobre sus almohadas y le regalo una sonrisa a la pelinegra
que solo estaba acostada viendo un poco de tv, esta le correspondió y le hizo el gesto
de que se acostara a su lado, la pelirroja se acomodo en la cama y se acurruco a su
lado usando el brazo de la pelinegra como almohada mientras subía una de sus piernas
sobre las de ella y con su brazo abrazaba su vientre, Julia dio unos cuantos besos a
sus cabellos y la pelirroja sintió como con su mano acariciaba su espalda. Ese
momento hacia que valiera la pena todo que sin importar lo que habían pasado eso lo
compensaba todo…

L- Sabes?… todos los días deberían terminar y comenzar así -dijo estrechándola mas
hacia su cuerpo-
J- … Si lo se -dijo mientras beso su frente-
L- Mañana saldré con Nastya, quiere que la acompañe a hacer unas compras, así
compro de una vez unos libros para cuando nos vayamos de viaje tener con que
entretenerme
J- Puedes entretenerte conmigo? -dijo Julia sonriendo-
L- Y lo haré… -dijo la pelirroja con una gran sonrisa- pero en el avión y en carretera lo
haré con otra cosa… -y le guiño un ojo-
J- Y a donde irán?
L- No lo se, no me lo dijo, pero a donde sea seguro tardare mas yo buscando mis
cosas que ella las de ella… Nastya siempre fue… practica diría yo!, siempre cuando
llega a un sitio toma lo ya lleva previsto, no tarda mucho en elegir, así que le tocara
esperarme
J- Ya esta acostumbrada… además ahora debe acostumbrarse a acompañarte a
cualquier ocasión, porque no creo que quieras salir conmigo otra vez…-dijo la pelinegra
entre un tono de realidad con algo de gracia-
L- Julll!!!!!!!!!!!!!!!....
J- Que?!, no estoy mintiendo… jeje
L- Eso no es cierto -le dijo con una sonrisa- sabes que sea como sea me encanta
comprar contigo… y salir contigo -dijo incorporándose y dándole besos en la cara entre
cada palabra a la pelinegra-… y comer contigo… y jugar contigo… y vivir contigo… -dijo
esto ultimo posesionándose de sus labios-… además tu eres la que mejor sabe
cuidarme… -dijo esto para luego retomar el beso, mientras levantaba su camiseta para
acariciar su abdomen-
J-… Len… no… -dijo como pudo, mientras sus labios estaban atrapados con los de su
pelirroja-
L- Que pasa?
J- No quiero… no hoy… -dijo de forma dulce-
L- Por qué?... aun estas enfadada?... hice algo mal? -dijo con un tono de preocupación
la pelirroja, era casi imposible que Julia se negara a compartir caricias con ella-
J- No!... no es eso, es solo que… hoy no quiero… estoy cansada por todo lo de hoy y
solo quiero estar así… contigo… acurrucarnos a ver tv juntas… y tan solo dormir
contigo en mis brazos -dijo con un sonrisa dulce pero penosa- solo quiero eso
L- Esta bien… solo eso haremos -dijo besando sus labios y le regalo una sonrisa, para
luego acomodarse en su pecho y taparse a ambas con la sabana-

Lena lo había entendido… aun mas allá de lo que su chica dijo, sabia que en ese
momento Julia solo necesitaba sentirse segura… protegida, sentir que estaban juntas y
que nada malo pasaría… se sintió protegida por un abrazo y con su mano acaricio el
brazo de su chica hasta que el sueño la fue venciendo… tenia que aceptarlo, también
estaba cansada por el día de hoy… y descansar así; en brazos de su amor era todo lo
necesario para reponer fuerzas… y dormir tranquila.

Al despertar esa mañana se dio cuenta de que el paisaje no podía ser mas hermoso; al
abrir sus ojos se encontró con esa carita angelical durmiendo a su lado con sus
cabellos revueltos, y un mechón cayéndole en su cara… estaba acostada frente a ella
con uno de sus brazos rodeándole la cintura y sus piernas entrelazadas, nada podía ser
mejor… era así de simple, la vida no podría darle algo mas grande simplemente no era
necesario, con Julia lo tenia todo, todo lo que siempre quiso y lo que siempre soñó.
Quizás muchas mañanas había amanecido feliz, tranquila… pero nunca con esa
sensación de paz, de felicidad extrema, con ese leve calor en su cuerpo… esa
seguridad que se la daba el solo estar a su lado, esa sensación de que el mundo podía
explotar pero ella estar a salvo, estaría en su universo personal… la amaba, como
nunca pensó amar a nadie o tal vez como nunca pudo amar a nadie, y es que no
podría su corazón le pertenecía mucho antes de que ella lo supiera… sin embargo en
ese momento recordó lo que había pasado y una sonrisa vino a su rostro… de verdad
había pasado??, aun le parecía increíble que Julia hubiera reaccionado así, tenia que
aceptarlo… le encantaba!!, después de verlo con cabeza fría le encantaba Julia hubiera
tenido ese ataque de celos, le demostraba que la quería solo para ella y que no dejaría
nadie siquiera la mirara… bueno tenían que poner en claro muchas cosas… aunque le
gustaba que Julia fuera así con ella en el fondo podría ser peligroso y no quería verse
metida en un problema y no tanto eso, sino que alguien le pudiera hacer daño a su
pelinegra… instintivamente acaricio su rostro y acomodo sus cabellos… si, tenían que
hablar… tenían que buscar una manera de encontrar un balance y sobrellevar todo, no
podía dejar que otro ataque así pusiera en riesgo la salud de alguna de ellas, no…
simplemente no podría soportar que alguien le hiciera daño a su chica, preferiría que
se lo hicieran a ella antes… pero tenia que reconocer que habían tenido suerte, de ser
otro había podido llamar a la policía o simplemente darle un golpe o algo… así que
tenían que controlar esas situaciones por mas difíciles que fueran, eso la hizo pensar
que de ser ella… que hubiera hecho??... y entonces una leve risita le vino a su rostro…
“ya estuvieras contratando el abogado” fue lo que vino a su mente, y es que en un
principio lo había visto desde su perspectiva pero ahora con mas tiempo de pensar y
poniéndose en el lugar de su chica tal vez ella hubiera hecho lo mismo… o peor!!... si
alguien atacara a Julia de esa manera, simplemente ella tampoco sabría controlarse, y
de pronto sintió un leve nudo en su estomago de solo imaginarlo, tal vez ella le
hubiera partido la cara… aunque no sabia como pero lo hubiera hecho, y es que en
realidad ella era mas celosa que Julia… o así lo había visto siempre, al menos que
hubiera estado equivocada y los celos de Julia fuera superiores a los de ella… en
realidad no importaba, lo importante es que habían salido airosas de ese evento y que
aunque tenían que aclarar muchos puntos lo importante era que contaban la una con
la otra.
En esos momentos pensó en lo ocurrido con su hermana… en realidad fue una
tontería… había reaccionado peor de lo que pensó… y su peor miedo había salido a
flote, primero había dejado que su madre afectara su relación aunque no tuvieran
ningún contacto, segundo había dejado llevarse por sus emociones y había atacado a
quien mas amaba por ello… lo cual la devolvía al punto de que nadie sabe como
reaccionara en un momento así… pero a parte de todo, aunque sea por un segundo
había desconfiado de su hermana… había llegado a pensar que Katya era solo un chivo
expiatorio… eso lleno sus ojos de lagrimas, era imposible!! Katya siempre la apoyo en
todo, aun cuando su madre no lo hacia… y si alguien no se dejaba manipular por esa
mujer era Katya, jamás la vendería por su madre… pero su mente le jugaba malas
pasadas… sabia que Katya solo había querido acercarse a ella porque su alejamiento
fue fuerte y en el fondo sabia que su hermanita no quería perderle, así como tampoco
ella quería perderla… aunque si por alguna posibilidad eso fuera verdad, le dolería mas
que cualquier otra cosa, pero no! Sabia que no era así… de ser así, Katya nunca habría
traído a lugar el tema de que su madre preguntaba por ellas… si lo hizo es porque
quería ser transparente y aunque no supo manejarlo, se lo agradecía. Y entonces ahí
recostada con su chica… con todas esas cosas pasando por su mente un pensamiento
la absorbió… “aun nos falta mucho”… y es que así era, aun les faltaba mucho para
enfrentar el mundo… y es que todo paso tan rápido, que habían dejado llevarse por la
corriente pero cuando la realidad las choco no supieron manejarlo, simplemente lo mas
duro fue tomar la decisión de estar juntas, luego de dar ese paso lo que vino… fue por
instinto… fue por como les pareció mejor, se amaban y contaban con eso para su
mundo… pero el mundo externo a ellas no lo veía así. Y se dio cuenta que por mucho
que se amaran, por muy fuerte su confianza y su apoyo la una en la otra no estaban
acostumbradas a estar la una con la otra!... era así de simple, estaban acostumbradas
a vivir en su mundo, un mundo donde habían encajado ciertas piezas de sus familias y
amistades que ellas habían decidido incluir que estaban junto a ella en ese pequeño
mundo donde nadie podría tocarlas, pero al entrar al mundo exterior no estaban
acostumbradas a estar juntas!... simplemente era eso, aun les faltaba mucho por
adaptarse, mucho de que hablar, muchas situaciones que conllevar y debían estar
preparadas para todo, en realidad en el tiempo que llevaban juntas esa fue su primera
pelea… habían salido bien al menos lo habían logrado superar… pero sabia que en el
fondo eso era lo que tenían que arreglar… aprender a sobrellevar sus emociones… pero
simplemente les faltaba adaptación!... habían estado mucho tiempo de amigas, mucho
tiempo retrayéndose con cosas y emociones y ahora tenían que aprender a sobrellevar
las cosas como una pareja; sabían lo lograrían, si de algo se había dado cuenta era de
que su amor lo podía todo… pero debían controlarse, debían acostumbrarse a enfrentar
el mundo no solo como un grupo, no solo como amigas, sino como un grupo musical,
amigas y ahora pareja. En el fondo sabia que con respecto a lo del día anterior… ella
misma había reaccionado peor que Julia… Julia tan solo se dejo llevar… ella se dejo
llevar de forma exagerada por esa mujer que no merecía ni siquiera eso… pensó en
levantarse y preparar el desayuno, era una forma de compensar lo que había pasado,
se sentía culpable por actuar así… entonces acariciando el rostro de su chica se acerco
a ella y beso sus labios… “te amo” le dijo, y retiro el brazo que la cubría y poco a poco
fue desenlazando sus piernas, cuando se dio la vuelta para quitar la sabana y
levantarse un brazo la jalo de nuevo en la cama… solo pudo sonreír…

Continuará...
J- No te levantes… -dijo la pelinegra entre especie de suplica y quejido-
L- … Tengo que ir al baño y quede en salir con Nastya a beber un café y ponernos al
día, desde su nuevo trabajo no hemos podido hablar bien y ya falta poco para irnos de
gira -dijo la pelirroja acariciando el brazo que la envolvía-
J- … Pero un ratito mas… -dijo besando su cuello-
L- Jeje si me quedo un ratito mas tendré un accidente!!... y no creo que así me quieras
mucho de verdad necesito ir al baño -dijo entre risas-
J- Mmm te querría así tuvieras el peor de los accidentes intestinales!
L- Dios Jul!! Asco… -dijo haciendo una mueca por el comentario de su chica- fue lindo
pero asqueroso -beso sus labios y se levanto-.

Julia solo la vio alejarse y entrar al baño… no tenia idea de cómo la amaba tanto, solo
lo hacia, sabia que por Lena estaría dispuesta a todo seria capaz de llegar hasta donde
no llegaría por nadie mas… su niña lo era todo y aunque el día anterior había sido un
tanto conflictivo estaba segura que lo superarían. Minutos después decidió levantarse y
acomodarse para el día.

Al salir, Lena estaba en la cocina comiendo un emparedado con algo de jugo, acababa
de entregar la bebé a la nana quien la llevaría a casa de sus abuelos de visita… la
pelinegra se acerco y beso sus labios, fue hasta el refrigerador y tomo jugo, la pelirroja
le paso un emparedado que le había preparado y se dispusieron a desayunar juntas
mientras llegaba su amiga para irse…

L- No te ha pasado que cuando Vika se va… tan solo la extrañas? -pregunto tomando
un sorbo de jugo-
J- … No se la verdad, se que volverá a la tarde, así que no pienso mucho en eso…
L- Lo se, pero es decir en general… a veces cuando sale en la mañana o cuando va con
tus padres la extraño y solo se ha ido por horas, la verdad no se como le hacías
cuando estaba pequeña y nos fuimos de gira… ciertamente no se como haremos esta
vez, creo que no voy a soportar estar tiempo lejos de ella -dijo la pelirroja bajando la
cabeza-
J- No lo se… no la extrañe… -dijo la pelinegra sincera sin pensarlo mientras daba un
mordisco a su comida, luego levanto su mirada para conseguirse con la mirada de la
pelirroja, había sido sincera pero mucho hasta para ella misma. Pero era cierto amaba
a su hija mas que a su vida pero nunca la extraño-… no quise decirlo así, es decir,
sabes que amo a Vika… es solo que cuando nació no tuve siquiera tiempo de apegarme
a ella para luego extrañarla… entiendes? Apenas nació tuve que irme a grabar y solo
sabia de ella por teléfono, así que no pensé mucho en nada… solo quería salir adelante
y seguir trabajando… y pues nunca lo vi así
L- Lo se -dijo seria la chica- y que hay de esta vez??
J- No lo se…
L- Ahora hemos pasado tiempo juntas, las 3… y falta poco para que tengamos que
irnos de gira y serán mínimo 5-6 meses… sabes eso me asusta y me duele, no quiero
separarme de ella y no puedo dejar de pensar que pasaran muchas cosas al irnos y
crecerá mucho y tal vez no nos recuerde o tal vez… no se
J- Ella nos querrá igual… y nosotras a ella, por verla podríamos pautar ciertas visitas,
claro es un sacrificio grande de nuestra parte, tendríamos que volar hasta aquí y luego
volar de regreso hasta donde estemos… y eso solo para estar unos días…
L- Quiero hacerlo -dijo sincera y firme la pelirroja-
J- Esta bien, cuando cuadremos los horarios y todo eso, hablaremos y nos
organizamos para ello -dijo Julia sonriéndole-, no te preocupes todo estará bien, y
dentro de unos años ya podrá viajar con nosotras mientras nos las arreglaremos…
L- Lo se… pero no creo que me guste viaje con nosotras… es decir, creo que es mucho
sacrificio para una niña, son muchas horas de vuelo y viaje y mucha presión sobre
nosotras, quiero que estudie en una escuela normal y tenga una vida normal sin
preocupaciones y sin estar al ojo publico mas de lo necesario, no quiero quitarle su
niñez y las cosas sencillas porque este junto a nosotras, prefiero que el sacrificio sea
nuestro y no de ella…
J- Parece que has pensado mucho esto no? -dijo sonriendo la pelinegra-
L- … Algo -dijo con una risa de vergüenza la pelirroja- es que de verdad quiero que
tenga el mejor futuro posible… no quiero que se vea afectada por nosotras
J- No lo hará, ya veras -dijo la pelinegra mientras besaba una de sus manos-

Se miraron y sonrieron a momento que sintieron la puerta del apartamento…

L- Debe ser Nastya… tengo que irme -dijo y beso los labios de su chica y removió sus
cabellos- te amo -y beso sus cabellos antes de irse-
J- Yo también… cuídense -dijo sonriendo-

Al abrir la puerta estaba su amiga con las manos en los bolsillos, tiro un beso y un
saludo a Julia desde la puerta, el cual fue correspondido y salieron de allí.

La mañana estuvo normal hablaron de todo y pidieron un promedio de 2-3 cafés cada
una… no sabían ni como los tomaban, estaban tan entretenidas hablando que ni se
fijaron, tenían que ponerse al día, la pelirroja se iría en poco tiempo, y eso las
separaría mas, su amiga estaba feliz tenia un nuevo trabajo que aunque le absorbía
mas tiempo le pagaba mejor…

N- Y entonces iras?? -pregunto Nastya entusiasmada-


L- Mmm aun no lo se… tengo que consultarlo con Julia…
N- “Tengo que consultarlo con Julia” -dijo Nastya con una voz burlona provocando
risas en su amiga- anda… si no te vas a ir por 20 días, es solo una noche además te
iras en poco tiempo…
L- Si lo se, por eso mismo -dijo entre un sorbo de café- en poco nos iremos, y
queremos compartir tiempo juntas con la bebé aun no lo se, sabes que antes me
importaba pero no tanto… -dijo entre una sonrisa- pero ahora es diferente, ahora en
verdad es parte de mi vida y tengo que consultar… no pedir permiso ni nada pero si
saber que piensa de ello
N- Si lo se -dijo algo resignada- pero te iras en poco tiempo y seria la ultima vez que
compartamos todos juntos se que Julia no se molestara, a parte si lo hace… puedes
llevarla!!
L- Jeje no creo que vaya no le gusta, no le gusta porque dice que no conoce a nadie y
todos se conocen entre si… -dijo con una sonrisa, le encantaba conocer tanto a su
chica- así que de ir seria yo… creo si vaya... pero igual te aviso en la noche si?
N- Esta bien, huy creo que ya tenemos que irnos -mirando su reloj- tengo que buscar
unos papeles para mi jefe
L- Esta bien…

Llamaron al mesero y pagaron la cuenta, salieron riendo un poco entre comentarios.


Sus amigos del colegio estaban preparando una reunión dado a que la pelirroja se iría
pronto y pasarían tiempo sin verla, Nastya se había comprometido a hacer que fuera
como sea!, por eso estaba tan esmerada en convencer a su amiga… sabia que a la final
Lena iría, le encantaba compartir con su grupo de siempre, en especial porque no
trabajaba ni estudiaba así que su grupo de amigos cercanos se reducía en gran parte a
sus compañeros del colegio, claro ahora Julia ocupaba gran parte de su vida, pero ella
misma sabia que la pelinegra no se opondría a que la pelirroja compartiera con ellos.

En el auto de regreso la conversación no era del otro mundo, cosas sin importancia, los
planes de la gira, el nuevo trabajo de Nastya y como estaban todos en general. Lena
tenia que aceptarlo estaba tan absorta en su mundo especial que se había
desconectado en gran parte de sus amigos, de su vida “anterior” como la llamaba, así
que le alegro saber que aun estaban ahí y que querían compartir con ella lo poco que
fuera antes de que partiera.

L- Y para cuando es?


N- Para el viernes en la noche es solo una reunión nada más, no una gran fiesta ni
nada… solo compartir todos, anda por fa?
L- Jeje… no lo se -y desvió su mirada a la ventanilla del auto-
N- Mmm eso no me sonó bien… hay algo en particular por lo que no quieras estar allí??

L- …
N- Len?
L- Que piensan los chicos de mi??
N- Acerca de que? -de pronto recapacito en lo que había dicho- Oh ya entiendo, crees
que hablaran por detrás de ti?
L- No, la verdad no me importa pero quiero saber que piensan
N- Si no te importa por qué reaccionas así? -pregunto entre una sonrisa-
L- Porque no quiero ir a un sitio donde me juzguen -dijo devolviendo la sonrisa- … no
me importa lo que digan de mi, sabes que amo a Julia y mientras ella este conmigo el
resto me da igual, pero no quiero ir a un sitio a aguantar desplantes o cosas raras...
N- Sabes que eso no es cierto!!... ellos nunca te harían algo así -dijo entre sorprendida
y firme su amiga- todos te quieren y en cuanto a ese tema les da igual mientras seas
feliz.

Lena solo le correspondió con una sonrisa. Llegaron a su casa se despidieron con un
beso y bajo del auto…

N- Entonces cuento contigo? -dijo casi suplicante su amiga-


L- Jeje… esta bien, creo que iré -dijo con una sonrisa- nos vemos
N- Esta bien, te estoy llamando.

Vio como la pelirroja se adentraba en el edificio y arranco su auto.

Al llegar arriba todo era como de costumbre, aunque el día anterior había sido un tanto
turbulento ya todo estaba en calma, al llegar se encontró con la pelinegra viendo tv; al
mirarla una sonrisa vino a su rostro… Julia tenia ese efecto en ella; la miraba y sentía
que nada mas había en el mundo, sentía ese cosquilleo que no lograba descifrar si era
en el estomago o en el pecho, Julia tenia esa cara de ángel y rebelde que simplemente
le nublaba los sentidos.

Al cerrar la puerta Julia volteo hacia ella y le sonrió…


J- Pensé no llegarías, ya tenia hambre
L- No has comido?
J- No… te estaba esperando -dijo sincera la pelinegra- quería comer contigo

La pelirroja no dijo nada tan solo se acerco al mueble y beso a su chica en los labios,
luego se sentó sobre sus piernas y acaricio su cabello…

J- Y como te fue?
L- Bien… Nastya quería invitarme para una reunión con mis amigos, tu sabes quieren
reunirse antes de que me vaya de gira -dijo dándole un pequeño beso-
J- Y cuando es? -pregunto la pelinegra disfrutando de las caricias de su pelirroja-
L- El viernes, pensé en ir un rato será mucho tiempo sin ver a todos, en especial a
Nastya ahora entre su trabajo y el mío veo imposible el compartir con ella… no te
molesta verdad?
J- No, por qué habría de molestarme? -dijo entre una sonrisa la pelinegra- bueno eso
si no quieres que vaya, cierto? -dijo con una expresión de incomodidad graciosa que
contagio a la pelirroja-
L- Jeje no, no voy a pedirte eso, solo quiero que sepas que iré y que te estaré
extrañando -dijo antes de besar sus labios-
J- Yo también te extrañare, pero te estaré esperando cuando vuelvas… y siempre -dijo
correspondiendo al beso y acariciando sus piernas-

El beso fue aumentando de tono, Lena acariciaba los cabellos de Julia y entregaba su
alma en ese beso, aunque la noche anterior le encanto simplemente estar con Julia, no
le daba pena admitirlo; la necesitaba… necesitaba sentirla debajo de su piel. Sintió
como las manos de Julia comenzaron a acariciar sus muslos y su abdomen, su mano se
coló por debajo de su camiseta y sintió como la acariciaba por encima de su sostén…

L- No íbamos a almorzar? -dijo separando un poco el beso pero sin despegar por
completo sus labios-
J- Yo ya estoy almorzando -dijo entre una pequeña sonrisa, contagiando a su chica-
L- Y la bebé? -dijo la pelirroja utilizando su ultimo momento de conciencia-
J- Con mis padres… no vendrá -dijo la pelinegra antes de callar toda conversación con
sus labios-

Sintió como el abdomen de Lena tembló cuando acaricio este con su mano, bajo hasta
el botón de su pantalón y lo soltó, la respiración de Lena se acelero… sentía un hueco
en su estomago, una sensación de satisfacción, de felicidad, nadie podría hacerle sentir
eso con un solo beso, con una sola caricia, nadie… solo Julia. Ella era la única que con
una caricia llegaba hasta su alma… sintió la mano de Julia colarse por su pantalón y su
ropa interior, un pequeño gemido salio de sus labios y recostó su frente sobre la de su
chica “ te amo”, fueron las palabras que escucho decir a su niña… sintió como dibujaba
un camino de besos por su cuello, por su cara, por sus pechos… acariciaba los cabellos
de Julia con cada caricia… en ese momento solo se dejaba amar, le encantaban esos
momentos en los que le demostraba que la conocía tan bien, que conocía cada rincón
de su cuerpo. Se incorporo un poco y sintió a Julia retirar sus labios de su cuello, se
acomodo a horcajadas sobre su pelinegra, acaricio su rostro y le sonrió; Julia le
regreso la sonrisa tenia ese brillo en los ojos que simplemente amaba, era eso lo que
le indicaba que la amaba, que la deseaba, que daría su vida por ella, y era algo
mutuo… “te amo tanto” le dijo mientras sin poder evitarlo sus ojos se llenaron de
lagrimas. Ese sentimiento la dominaba… esos ojos la llevaban a otro mundo y sabia
que sin importar nada nunca podría con palabras expresar lo que sentía por su niña,
sintió como Julia unió sus labios con los de ella como tratando de evitar que esas
lagrimas salieran, sintió los brazos de la pelinegra abrazarla en un abrazo y solo pudo
acariciar con sus manos sus mejillas, se separo un poco y le sonrió de nuevo. Ella
misma quito su camiseta sentada sobre su niña, quería que disfrutara del paisaje,
volvió a dar otro beso a sus labios y volvió a separarse… abrió su sostén y lo retiro
dejando descubiertos sus pechos, Julia solo sonrió y respiro profundo, entonces no
pudo más; se abalanzó hasta los labios de su pelinegra, la necesitaba… necesitaba
sentirla, necesitaba amarla, necesitaba sentirla en ella… sintió las manos de Julia
recorrer su espalda y apretar un poco sus caderas, sus labios dejaron su boca para
jugar junto con su lengua en su cuello, una de sus manos se poso en uno de sus senos
apretando de forma sutil pero firme, un pequeño gemido se escapo de su boca, sintió
un calor recorrer su estomago y subir hasta su pecho, hasta su boca, hasta su cerebro
y sus sentidos se nublaron por completo al sentir la boca de Julia bajando por su
pecho… regalando besos a su paso hasta llegar a su busto, sintió pequeños besos y
luego pequeños mordiscos, con sus manos se aferro a la espalda de la pelinegra y
metió sus manos por debajo de su camiseta, sintió como Julia la jalo hacia si misma al
momento que con su boca aprisionaba uno de sus senos. Lena dejo caer su cabeza
hacia atrás disfrutando de las caricias… nada importaba, ni el mundo, ni las peleas, ni
los problemas… solo eso, solo saber y sentir como Julia le entregaba su alma en cada
beso, como con una caricia se hacia dueña de su cuerpo, de su alma, su corazón
quedaba doblegado ante tan solo una mirada de su chica, la amaba tan solo eso, no
había otra manera de explicarlo otra manera de sentirlo, no sabia como había podido
sobrevivir tanto tiempo sin su chica, pero ahora sabia que no podría sobrevivir ni un
solo día sin ella, tan solo no podría! Ella era su mundo… y entonces todo le hacia saber
que no importaban las peleas ni los conflictos… todos ellos valían la pena por estar un
segundo a su lado, todos eran superables junto a su amor, con ella podría luchar con
el mismísimo diablo y ganar fácilmente… con ella y por ella seria capaz de todo. De
pronto sintió como la pelinegra puso una de sus manos en su espalda, con la otra tomo
su pierna derecha y en un movimiento la recostó en el mueble y se posiciono sobre su
cuerpo, solo pudo sonreír… las palabras no eran necesarias, ni tampoco suficientes lo
que sentía en ese momento no hubiera podido expresarlo en ninguna lengua ni de
ninguna forma. Julia se acomodo sobre ella y con su mano retiro unos cabellos de su
rostro; “me encantas” le dijo antes de besarla, la pelirroja no pudo responder nada, su
cerebro no respondió a ninguno de sus impulsos por tratar de buscar palabras, no
podía estaba desconectado de su cuerpo, era su corazón quien mandaba en ella
ahora… era el quien quería a Julia dentro de su ser, de su alma, quería ahogarse en
ese mar que era su niña, quería perderse en esos ojos azules como siempre había
hecho… como siempre debió haber hecho, así que tan solo tomo su rostro y lo beso
mientras con sus manos jalo la camiseta de Julia. La pelinegra instintivamente movió
sus brazos de forma que esta saliera, el espectáculo fue mucho para Lena… su
respiración se incremento al sentir con sus manos la espalda desnuda de su chica… era
tan suave, tan calida, tan suya… volvió a tomar los labios de su chica con los propios
como sin querer dejarla tomar aliento, atrajo su cuerpo contra el de ella y con sus
manos bajo hasta las caderas de Julia y las acaricio, luego coló sus manos por debajo
de sus shorts y de sus bragas, apretó un poco el trasero de su chica, la necesitaba…
necesitaba sentirse suya y necesitaba sentirla suya; noto como la pelinegra dejo sus
labios para bajar de nuevo a sus pechos, acaricio estos con su lengua y siguió bajando
hasta su ombligo, lo beso y bajo hasta su vientre regalo pequeños besos y unos
pequeños chupones a su piel; “me encantas… me encanta tu piel… tu olor… tu cuerpo…
te amo Len” fueron lo que sus oídos alcanzaron con dificultad a escuchar. Julia hablaba
con claridad pero ella oía con dificultad, lo único que retumbaba en sus oídos eran los
latidos de su corazón, su respiración… eran las caricias de Julia lo demás. Por mas que
trataba le parecía imposible coordinar los suficiente como para entender todo a la vez…
levanto por inercia un poco su cuerpo cuando sintió las manos de Julia alrededor de su
pantalón, la pelinegra lo jalo y lo bajo por sus piernas, lo tiro a un lado del sofá e hizo
lo mismo con sus bragas, sintió como su estomago se hundía por su respiración… sintió
su garganta prohibirle tragar con facilidad, sentía un calor en sus labios, en su boca,
en su pecho, tembló al sentir los labios de Julia subiendo y dibujando caminos de
besos por sus tobillos, sus rodillas, sus muslos… las manos de Julia buscaron sus
caderas que sin ella poder controlarlo habían empezado a moverse; sentía que iba a
explotar… que su corazón saldría de su pecho, que sus pulmones colapsarían. Julia la
estaba llevando a un punto extremo y lo sabia… sabia que su pelinegra estaba
conciente del efecto que estaba teniendo en ella… y lo disfrutaba… sintió pequeños
mordiscos en la parte interna de sus muslos, luego sintió la lengua y la boca de Julia
en su entrepierna… fue demasiado, el contacto hizo que su cuerpo se sacudiera, era
como si el tiempo se hubiera detenido, sus oídos se hubieran cerrado y lo único que
escuchaba era sus latidos rebotando en sus sienes… al sentir a Julia dentro de ella fue
lo ultimo que necesitaba para que sus sentidos se terminaran de bloquear… sintió
como su estomago se contrajo, un leve grito salio de sus labios y luego se vio halando
los cabellos de su chica y revolviéndolos un poco mientras trataba de controlar su
respiración para no ahogarse, sentía que sus pulmones no tenían la fuerza suficiente
para suministrarle el aire que necesitaba en esos momentos… con la otra mano trataba
de asirse del hombro de su niña… dejándole leves surcos a su piel en el intento… las
manos de Julia trataban de calmar el movimiento de sus caderas y a la vez
intercambiaban posición entre estas y sus senos… definitivamente jamás podría estar
con nadie mas… nunca a ese punto, eso le encantaba y la aterraba… el encantaba
estar con Julia, saber que esta era su única y absoluta dueña y que no solo sus
cuerpos se entendían sino que su alma y su corazón le pertenecían, pero le aterraba
que algún día no estuviera a su lado o la perdiera y entonces no lograra nunca nada
con nadie mas… y es que era imposible, era imposible sentirse así con alguien mas,
entregarse así a alguien mas que no fuera su niña… su Julia, ya su corazón le
pertenecía y por mas que quisiera no se lo podría dar a nadie más, cada latido le
pertenecía a la pelinegra. Sintió a Julia retirarse y besar su vientre, su estomago… y
seguir un camino de besos hacia su cuello… sintió como la pelinegra se sostenía con
sus manos de sus caderas, le encantaba esa sensación. Sintió como su cuello era
besado y el aliento de su niña sobre sus labios, como sus labios subían hasta sus
mejillas, sus orejas, su cuello… entonces se dio cuenta y una sonrisa se poso en su
boca… solo lo sentía!... no se encontraba con ese cielo que le mostraban los ojos de su
amor… y era porque los propios los tenia cerrados. puesto que no era necesario los
tuviera abiertos… Julia le hacia ver a través de los de ella todo lo que quería y
necesitaba ver, sentir, vivir… era como si todo su cuerpo se bloqueara… sus sentidos
se cerraran y solo dejaran expuestos los necesarios para que pudiera sentir como su
alma y la de Julia se volvían una sola. Sintió como su labio inferior era jalado un poco
y entonces por instinto abrió sus ojos para encontrarse con el paisaje más bello que
podía existir; los ojos de su amada sobre los de ella regalándole una sonrisa, una
sonrisa que le daba todo… que le hacia ver que la amaba, que la deseaba… que todo el
amor que ella tenia dentro era correspondido por ese mirar azul, sentía como Julia la
miraba y trataba como de palpar con su vista cada milímetro de su rostro; “te amo
tanto Len… no sabes cuanto”, la escucho decir, hubiera querido gritarle que la amaba
también, que era lo único que le importaba… que daría su vida por ella sin pensarlo…
que en su corazón no había cabida para nadie más… pero no pudo, su cerebro no
acumulo las energías necesarias como para crear las palabras, aunque sabia no eran
necesarias, sabia que con tan solo sentir el latido de su corazón Julia sabría lo que
sentía cada célula de su cuerpo, así que tan solo tomo la cara de su niña en sus manos
y rozo su nariz con la de ella y luego beso sus labios… tal vez ese remolino de
sensaciones no permitían que su boca emanara las palabras necesarias para decir o
tratar de decir lo que sentía, pero si le dejaban demostrarle lo que había en su ser…
ese beso no era necesario pensarlo simplemente lo sentía solo eso… sintió como la
mano de Julia iba acariciando su cuerpo mientras bajaba hasta la zona donde antes
estaba su boca… sintió su respiración acelerarse aun antes del contacto… sentía el
pecho de su chica pegado junto al de ella y como por momentos sus caderas rozaban…
sintió a Julia respirar fuerte sobre sus labios mientras con su boca apretó el labio
inferior de su pelinegra con fuerza al sentirla dentro de ella; “te amo” dijo Julia aun
con su labio preso y luego hizo ahogar uno de sus gemidos en un beso, era
indescriptible; ni por mucho que se esforzara podría expresar con palabras lo que
sentía en ese momento, ni mucho menos compararlo con nada más que haya vivido y
sentido antes… no, Julia sabia como meterse en su alma… en cada poro de su piel, la
sentía en ella, la sentía ahogando sus sentidos con tanto placer… ni que quisiera podría
lograr conectarse así con nadie mas… la amaba, tan simple como eso… sentía los labios
de Julia por todo su cuello… su pecho, sus hombros, sintió leves mordiscos en estos
que lejos de dañarle le produjeron placer… sintió como la boca de Julia se apoderaba
de uno de sus pechos y como con la mano libre la apretaba contra su cuerpo… sus
caderas empezaron a moverse lentamente sin poder evitarlo, sintió como Julia
apretaba la suya contra la de ella… así que solo atino a abrazar el cuerpo de su chica
con sus piernas tratando de acercarla mas a su cuerpo, ese movimiento fue suficiente
para ambas… sintió como el cuerpo de Julia vibro sobre el suyo… y como se posesiono
mas dentro de ella… emitió un gemido que resonó en las paredes del departamento, y
con una mano se aferro a la espalda de la pelinegra y con la otra al respaldar del sofá.
Sintió como su caderas se empezaron a mover con mas fuerza, y como Julia acelero el
ritmo de su cuerpo, podía sentir ese calor, ese cosquilleo apoderándose de todo su
cuerpo, sentía como si su pecho le doliera por el movimiento de su respiración… sus
gemidos comenzaron a subir de tono… se aferro con ambas manos a la espalda de su
niña trazando leves caminos con sus uñas, no sabia donde asirse, sus caderas, su
trasero, su espalda… sentía a Julia cada vez más dentro de ella, y como la propia
pelinegra había ahogado leves gemidos en su pecho, sintió chocar sus caderas con la
de su niña y eso la volvió loca… le encanto ese contacto apretó mas con sus piernas a
Julia contra si misma, y sintió como la morena aumentaba el ritmo de sus movimientos
aun más… sus caderas comenzaron a sacudirse con fuerza y sus gemidos pasaron a
ser leves grititos que inundaron todo el lugar; de pronto su corazón se paralizo, sus
uñas se clavaron en la espalda de su chica y fuerte gemido escapo de sus labios…
sentía su pecho moverse con fuerza y como el aliento de Julia estaba sobre su cuello…
“te amo bebé” le escucho decir… sintió ese calor, esa paz apoderarse de su cuerpo… un
suspiro escapo de sus labios al sentir a Julia abandonar su cuerpo, sin embargo no
soltó sus piernas de alrededor del cuerpo de su niña, no quería… no quería perder ese
contacto, con sus manos había pasado a acariciar la espalda y los cabellos de su
pelinegra, sintió a Julia incorporarse aun sobre ella hasta juntar sus frentes y acaricio
su rostro con sus labios…

J- Te amo -dijo lo mas claro que su respiración se lo permitió-


L- Yo… tam… también -al fin había podido coordinar algo coherente, aunque con la
dificultad de su corazón aun agitado-
J- Lo se… por eso me encantas -dijo besando levemente sus labios, trato de moverse
pero Lena la tenia prisionera con sus piernas- ya puedes soltarme, no voy a irme -dijo
con una sonrisa entre tierna y picara-
L- Lo se… pero no quiero -dijo regalándole a su chica una sonrisa algo picara también,
pero un tanto penosa… aun no perdía por completo su vergüenza ante ciertos
comentarios- además, no podrías dejarme ni aunque quisieras…
J- Jeje… y eso por qué?
L- Tu misma lo dijiste… me amas -y tomo su rostro en sus manos- y jamás podrás
entregarle tu corazón a nadie más, como nunca pudiste… como yo tampoco podré.
Julia tan solo la miro y unieron sus labios, luego la pelinegra se acomodo sobre su
pecho… Lena acariciaba sus cabellos, sus respiraciones comenzaban a normalizarse…

J- Crees que nos ira bien de gira? -pregunto la pelinegra sin mirar a su niña-
L- Por qué lo preguntas?, nos ira como siempre amor -esa pregunta saco del momento
a Lena, la tomo por sorpresa-
J- Porque salimos de compra y fue casi un total desastre… crees que nos adaptaremos
bien juntas?... de gira, pero ahora como pareja? -pregunto en un tono de voz bajo,
acariciando con su mano el dorso del cuerpo de su pelirroja-
L- Por supuesto que nos ira bien!!, nos ira mejor que nunca, ahora podremos estar las
24h juntas sin velar por nada más, comeremos juntas, dormiremos juntas... y todo lo
de siempre pero ahora como siempre debió haber sido. Lo que paso en estos días ha
sido solo una prueba que superamos bien, ya en el trabajo veras nos adaptaremos a la
perfección -tomo el rostro de su chica hasta hacer que quedara viéndola directamente
a los ojos… haciendo que Julia se incorporara sobre ella, tenia esa mirada preocupada
que odiaba ver en su niña, así que en el tono de voz mas suave y sutil que encontró le
dijo sincera aunque por dentro ella también sentía esa duda- nos ira excelente… ya lo
veras y sino siempre nos tendremos la una a la otra, sabes que tendremos que
enfrentar mucho ahora, para establecer que estamos juntas, pero si pasamos por
tanto creo que nada será problema.

Julia tan solo la miro asintió con su cabeza y sin poder evitarlo sus ojos se llenaron de
lagrimas, la pelirroja los beso delicadamente como queriendo borrar de su mente
cualquier preocupación, luego beso sus labios de forma dulce, pero luego lo convirtió
en un beso lleno de pasión. Había necesitado tanto que Julia la hiciera suya, pero
ahora necesitaba hacerla de ella y sabia que su niña lo necesitaba también por lo que
delicadamente cambio su posición hasta quedar casi sobre la pelinegra…

Sintió como los brazos de Julia se aferraban a su cuerpo, siguió besando sus labios
mientras acariciaba su espalda… ese sentimiento era indescriptible; sentía como si su
corazón quisiera salirse de su cuerpo para unirse con el de la pelinegra. Paso una de
sus piernas entre las de Julia y acaricio su muslo sin romper ese beso aun… no quería
hacerlo, era como si inconscientemente estuvieran jugando a cuanto tiempo podían
estar así, la verdad… mucho tiempo!!... tal vez en otra oportunidad con otra persona
hubiera tenido que separarse para tomar aliento, pero con su niña no era necesario, no
quería… era como si no necesitara ni aliento, ni aire, ni nada, excepto a Julia a su lado;
le encantaba esa sensación… sintió una brisa un tanto fría pero no le afecto, su cuerpo
estaba tibio… sintió ese calor en su cuerpo… en su estomago, en su pecho, en su
rostro, podría jurar que tenia sus mejillas rojas pero no le importaba confirmarlo, sintió
ese cosquilleo por sus brazos y en su pecho… la piel de Julia era tan suave, tan
delicada que podía tan solo estar así; acariciándola por siempre. Paso su mano por el
abdomen de su niña y sintió como esta tembló con el contacto, una leve sonrisa se
poso en sus labios pero el beso impidió que saliera por completo, acaricio su abdomen
y su vientre… luego subió a sus pechos sintió la respiración de Julia aumentar pero aun
así no separo sus labios… acaricio esos senos que tanto le encantaban… con la yema
de sus dedos trazo círculos para luego convertirlos en leves apretones, sintió
incrementarse mas la respiración de Julia y como con sus brazos la acercaba mas a su
cuerpo mientras con sus manos acariciaba su trasero, eso le encanto… le encanto
saber que Julia la necesitaba tanto como ella, le hubiera gustado estar así por
siempre!! Compartiendo hasta el mas breve aliento con su pelinegra, pero el cuerpo de
Julia reclamaba atención y ella moría por dársela, así que sin quererlo rompió ese
beso; sintió como su niña tuvo que tomar una gran bocanada de aire y como su cuerpo
vibro al sentir sus labios bajar por su cuello… siempre lo habia pensado, pero ahora
podía gritarlo a los cuatro vientos… Julia era simplemente hermosa!, su piel dorada y
suave, siempre calida… con ese aroma que no sabia definir exactamente que era,
simplemente era el aroma de su niña… era hermosa!... a veces pensaba que si Julia no
se tiñera el cabello, ni se bronceara como seria… y una sola palabra venia a su mente;
hermosa!! Igual se vería preciosa al menos para ella, siempre había pensado que su
niña era la clase de persona que podía raparse, quitarse una oreja o usar parche en un
ojo e igual su belleza resaltaría sin importar lo que se hiciera, se sentía afortunada de
poder unir su vida con ella… simplemente porque Julia era el paquete completo... la
amaba, era su alma gemela, la persona que hacia que con un beso su corazón saltara,
que con una mirada podía hacerla llegar a sonrojar… que con una caricia le tocaba el
alma… que de tan solo pensar en ella su rostro adquiría una mirada boba y una sonrisa
imposible de guardar; la que de tan solo verla hacia que un cosquilleo se apoderara de
su estomago, de su cuerpo… y simplemente podía pasar horas y horas solo viéndola y
no se dejaría de sorprender con su belleza… la amaba! Era su todo… antes era
inmadura tan solo una niña que pensó poderla reemplazar con alguien mas, ahora era
todo una mujer… ambas lo eran, y estaba segura que nadie nunca podría llegar a ser
para ella ni la cuarta parte de lo que era Julia. Nunca nadie podría tener su corazón
ese ya le pertenecía a su niña… sentía como las manos de Julia apretaban su espalda
cuando fue trazando besos hasta los senos de su pelinegra… los beso, los acaricio… dio
leves mordiscos y hasta unos cuantos chupones, sintió el estomago de su niña
contraerse varias veces y como con una de sus manos abrazaba su espalda y con la
otra removía sus cabellos… bajo lo mas que pudo por el cuerpo de su chica haciendo
un camino de besos por su estomago hasta llegar a su vientre… dio delicados besos a
este y paso su mano por el entrepierna de Julia rozando suavemente; sintió como su
pierna fue apretada por las de su niña y como un leve gemido salio de sus labios, no
pudo evitar sonreír… dio unos leves chupones al vientre de su pelinegra para luego
subir hasta su rostro y besar sus labios mientras que subió su pierna hasta chocarla
con la entrepierna de la pelinegra… sintió como Julia soltó una bocanada de aire y su
cuerpo vibro con el contacto, aunque lo había hecho para ver a su pelinegra al borde
de la excitación su cuerpo le jugo una mala pasada y al sentir en su pierna ese calor,
esa humedad fue su cuerpo el que tembló entre los brazos de su pelinegra y un
pequeño gemido de placer escapo de sus labios, aun presos con los de la pelinegra,
ambas sonrieron sin soltar ese beso… paso su mano por la espalda de su pelinegra y
acaricio su trasero con sus dedos, sintió como las caderas de su niña se levantaron y
trataron de unirse con las de ella… “te amo… te amo tanto”, dijo con los labios de su
niña presos por los suyos, bajo su mano hasta el entrepierna de Julia y entro en su
cuerpo… en su alma… en su ser, nada podría describir esa sensación ese calor, esa
entrega no tenia comparación con nada… sintió a Julia emitir un gemido y ahogar su
respiración en sus labios, sintió como la jalo hacia su cuerpo y como sus caderas
comenzaron a moverse al compás de su mano… la amaba tanto, amaba como la
trataba, como hacían el amor, como vivían día a día, como la cuidaba, como la miraba,
como la besaba… todo, no podía poner nunca en palabras lo que había en su corazón…
sintió la respiración de Julia entrecortada y como con sus piernas aprisiono la de ella,
así que aumento el ritmo de sus movimientos, su respiración había empezado a
acelerarse y sus caderas instintivamente buscaban las de su pelinegra, el solo verla así
le nublaba los sentidos… bajo su boca hasta sus senos y jugo con ellos un poco… fue
trazando una cadena de besos por su pecho hasta su cuello y luego su rostro, busco su
boca pero la respiración de la pelinegra le prohibió unirse en un beso… sintió las
caderas de su niña sacudirse con mas fuerza… y como con sus manos la atrajo mas
hacia su cuerpo, su pierna fue aprisionada con mas fuerzas por las de su niña, la
escucho gemir con fuerza y unió su boca con la de ella sintió como sus dedos era
aprisionados dentro de su chica y como una humedad ya bastante conocida por ella se
deslizaba por estos… Julia aun no conseguía recuperar el aliento… “te amo” le dijo y
sintió como al tratar de separarse su labio era preso por la boca de su pelinegra lo jalo
un poco para regalar besos a lo largo de su rostro… sintió un sabor salado al tragar y
supo que esa caricia en sus labios había sido muy fuerte, pero no le importo nada le
importaba, solo su niña… acaricio su espalda y beso un poco sus hombros… Julia aun
trataba de recuperar el aliento hasta que por fin le sonrió y se acurruco contra su
pecho, instintivamente paso sus manos por sus cabellos y dio varios besos a estos…

J- Te amo tanto Len… amo estar así contigo y sentirme así…


L- Yo también… eres mi vida Julia y no lo digo solo por decirlo, sino porque en verdad
eso significas, no sabría vivir mi vida sino es a tu lado…
J- Y no lo harás -dijo mientras la estrecho más contra ella- no te dejare ir nunca…
L- Ni yo a ti… aun tienes hambre? -pregunto de forma inocente-
J-… -la pelinegra solo se incorporo un poco y le regalo una sonrisa picara y una mirada
maliciosa-
L- DE COMIDA JUL!!!!! -dijo en tono juguetón la pelirroja bajando un poco su vista algo
apenada- cuando llegue dijiste me esperabas para comer…
J- Si, aun tengo un poco -dijo con una sonrisa y una mirada tierna- me encanta que
ponerte así…
L- Como?
J- Penosa… me encanta hacerte sonrojar, de muchas maneras -dijo levantándose
pasando sobre el cuerpo de su niña y dando un leve beso a sus labios-
L- JUL!! Ya basta… -dijo con una sonrisa y ciertamente sintió ese calor subir a sus
mejillas-

Ambas se levantaron y se vistieron, la pelirroja se coloco su camiseta y dejo su


pantalón arriba pero sin cerrarlo, prefería irse a cambiar antes de comer… vio
extrañada como la pelinegra se ponía la camiseta y su ropa interior mas no el short…

L- Te quedaras así??...
J- Si… no se dan muchas oportunidades de comer así muy a menudo
L- Pero y si llegan tus padres con la niña antes??
J- Jeje amor no la traerán hasta el lunes recuerdas?, mis tíos llegan y quieren verla así
que la llevaran al nuevo parque acuático y luego la traen…
L- Dios! Lo olvide por completo…
J- Si, así que no te preocupes, si quieres te quedas como estas… así comes mas
comida y yo… bueno tratare de comer de mi plato o puede que del tuyo -dijo
regalándole una sonrisa a su chica algo picara, pero su expresión cambio al no ver que
la pelirroja decía algo-… Len?
L- No me despedí -dijo culpable-, esta mañana no me despedí… lo olvide por completo
y no me despedí…
J- Amor no importa, ni lo notara
L- Ella no, pero yo si -dijo firme la pelirroja- soy su madre y olvide por completo que
se iría...
J- Len no pienses en eso, el lunes estará aquí sin rastros de nada -dijo regalándole una
sonrisa no correspondida, al mirar bien se dio cuenta de que Lena estaba a punto de
llorar, sabia que Lena era muy sensible y que esto la afectaría- no te pongas así -dijo
acariciando sus cabellos-, mira podemos llamarla o ir hasta la casa de mis papas y listo
si?
L- Esta bien -dijo sonriendo un poco- la llamaremos, si vamos pasara como el otro día
se querrá venir con nosotras y tu mamá estará a punto de un infarto -dijo riendo un
poco junto con la pelinegra-
J- Si, lo se
L- Jul?
J- Si?
L- No…
J- … -la miro extrañada la pelinegra-
L- No comerás de mi plato!! -y le guiño el ojo- además me voy a cambiar para comer…

J- … Ok -la pelinegra solo sonrió y bajo su cara un tanto penosa, mas que todo por la
gracia que le produjo el comentario, no se lo esperaba en ese momento-

Comieron y entre risas y comentarios pasaron la tarde, vieron tv y hasta salieron a


caminar un poco. Lena rió un poco al ver la cara de Julia porque varios muchachos le
tiraban piropos en la calle, sin embargo cuando uno se quedo mirando a Julia y le
sonrió pícaramente inmediatamente su semblante cambio, y tomo fuertemente su
brazo para caminar de regreso a casa ya… “creo ya no es tan gracioso o si?” pregunto
sonreída la pelinegra para recibir solo una sacada de lengua de la pelirroja.

Llegaron a casa cenaron y luego solo se recostaron a ver tv, pronto estarían de gira y
con el ajetreo no solo del disco y los conciertos sino con el hecho de ahora declarar
para el mundo su unión… así que esos momentos relajadas tan solo disfrutando una de
la otra eran pocos y había que aprovecharlos. Aun no habían decidido que harían, Julia
hasta había comentado no decir nada, sino simplemente seguir como siempre, esa
idea no sonaba nada mal pero en verdad ella quería gritarle al mundo el amor por su
chica… aunque era irónico, antes que no eran nada habían querido unirlas siempre, así
que ahora que lo eran tal vez ni les creerían. La verdad no les importaba estaban
juntas y eso era lo que valía a final de cuentas, estaban viendo las noticias… Lena
estaba recostada al espaldar de la cama leyendo un libro, con la pelinegra recostada a
la altura de su estomago viendo la tv; instintivamente sostenía el libro con una mano y
con la otra acariciaba sus cabellos, a veces cuando estaban muy cansadas Julia se
dormía así, pero últimamente simplemente disfrutaba de las caricias… le encantaba
estar así junto a la pelirroja, le encantaba estar recostada junto a ella , Lena tenia ese
olor que tanto amaba y que tanto había extrañado, su pelirroja era única, podría
fácilmente esculpir su cuerpo con los ojos cerrados y si alguien le preguntaba cuantas
pecas habían en su cuerpo, lo mas probable era que diera el numero exacto o uno
bastante cercano, tenia que aceptarlo le fascinaba al punto de conocerla mejor que a
ella misma… pero es que la había extrañado tanto y le había hecho tanta falta que
ahora no quería perder ningún detalle, ningún momento a su lado. Se sentía tan bien
dormir con ella en sus brazos o sentirse prisionera en medio de la noche de un abrazo,
de un beso… había agarrado a Lena en un ritual que tenia desde hace semanas;
cuando la creía dormida, la pelirroja acariciaba sus cabellos y besaba su frente, luego
frotaba sus labios contra su frente y la abrigaba para luego verla por unos momentos y
abrazarla o acomodarse para dormir… tal vez lo hacia desde mucho antes pero fue solo
hace unas semanas que lo noto, se quedo dormida pero no profundamente al sentir el
movimiento de Lena para buscar la sabana y apagar la tv despertó, pero dejo sus ojos
cerrados y fue cuando sintió lo que hacia, desde entonces aunque parecía tonto
siempre esperaba esa caricia para dormirse, sabia que aun dormida la pelirroja lo haría
porque ella lo hacia pensando que estaba rendida… pero simplemente así no lo
disfrutaría, entonces sin importar cuan cansada estaba siempre esperaba ese cariño de
su chica para luego dormir placidamente… hubiera podido decirle a la pelirroja pero la
conocía!, si se lo decía por una razón rara le daría pena y tal vez no lo hiciera más…
Lena tenia tres rasgos característicos: su humildad, su sensibilidad y su timidez… tal
vez al decírselo solo riera y listo, pero existía la posibilidad de que se sintiera apenada
y ciertamente no quería arriesgarse a perder esa caricia cada noche.
Al terminar las noticias un bostezo se apodero de ella…
L- Ya tienes sueño bebé? -dijo la pelirroja sin dejar de leer acariciando sus cabellos-
J- Un poco…
L-Duérmete, estas cansada…
J- Lo se…

Dio un leve beso en los labios de su chica y se acomodo a su lado, abrazando su


cintura con un brazo y recostándose de lado, dándole el frente a la pelirroja que aun
leía… al cabo de 10 minutos sintió la luz apagarse y a la pelirroja deslizarse bajo su
brazo para quedar a la altura de las almohadas y de una vez buscar las sabanas… y ahí
estaba!, esta vez beso sus labios, acaricio su cabello y beso su frente, luego la acaricio
con sus labios y la arropo junto a ella con las sabanas, paso su mano por el brazo que
tenia en su cintura y lo acaricio un poco para luego acurrucarse junto a ella y quedarse
dormida… si, era definitivo si las tarjetas de crédito querían un buen ejemplo de su
slogan, debían vivir su vida… simplemente un momento como ese no tiene precio!!

Al despertar Julia sintió ese cuerpo junto al de ella que tanto amaba, se apretó mas
hacia ella y trato de volver a dormir, pero el teléfono interrumpió su sueño.

J- Len… el teléfono -dijo casi sin querer hablar-


L- … Por qué yo?
J- Porque te amo -dijo dejando esbozar una sonrisa- y me amas y no quieres que
pierda el sueño
L- “Porque te amo”... -dijo la pelirroja en tono de burla- ya voy…

Descubrió un poco su cuerpo de las sabanas y tomo el aparato, de pronto se levanto


bruscamente y se sentó en el borde de la cama, Julia se sorprendió e hizo lo mismo
pensó que algo había pasado…

J- Que paso?? -dijo algo preocupada-


L- … -la pelirroja hizo un ademán con la mano de que hiciera silencio-
J- Esta bien…
L- Si lo se -dijo a la persona del otro lado de la línea- es que ayer fue una locura,
tuvimos que hacer muchas cosas no te preocupes llamaremos... y no necesita nada??,
esta bien… bueno… hasta luego, un beso
J- Y??
L- … -la pelirroja tranco y puso las manos sosteniendo su cabeza- y?... Que somos las
peores madres del mundo!!! Eso… no llamamos anoche a tu papas… tu mamá acaba de
llamar, tus tíos llegaron y quieren irse a una cabaña que tienen en las afueras y como
no tienen teléfono allá y la recepción es mala para los celulares, pues llamo para avisar
y para ver si queríamos hablar con la niña… tenemos que llamar antes de las 11 que
partirán Dios!, no puedo creer que no llamáramos!!
J- Jeje… -rió un poco la pelinegra-
L- Jul no es gracioso! -dijo seria-
J- Vamos Len!!, si lo es, esto solamente nos pasa a nosotras!!, a nosotras y al coyote
del corre-caminos!! Jeje
L- … No le veo la gracia, somos terribles!
J- Len por Dios, tan solo olvidamos llamar nada mas, la niña esta bien y estará mejor
divirtiéndose por allá… no somos malas madres ni nada, es un simple error que comete
cualquiera…
L- No cualquiera Jul… no deberíamos cometerlo, ella es nuestra hija y debe estar
primero que todo…
J- Y lo esta… lo sabes, pero eso no significa que no cometamos errores
L- Dios!, debo ser la peor madre de la tierra y tus padres!! Pensaran que se la
llevamos para salir del paso, para estar solas y no preocuparnos por ella…
J- Mis padres?, no te preocupes ya están acostumbrados conmigo -dijo con una sonrisa
que borro al ver el rostro de su chica- esta bien, lo siento, pero es que es gracioso
sabes que amo a Vika pero, simplemente a veces me cuesta ser madre al 100%...
tengo muchas cosas en mi cabeza y muchas cosas que quiero hacer y a veces dejo de
lado otras… pero no por eso soy o somos terribles, si nos quedamos tranquilas es
porque estaba con mis papas y sabíamos que estaba mas que bien, y ahora estará
mejor porque se divertirá mucho con mis primos y todo eso…
L- Igual tenemos que vestirnos y llamar antes de que se vaya… o será mejor que
pasemos?
J- Len… sabes lo que pasara…
L- Pero quiero verla… me siento mal…
J- Escucha, la llamaremos y hablaremos con ella un buen rato, pero no hagamos las
cosas difíciles, mis padres la tienen poco y mis tíos ni la ven! Y si vamos, va a querer
prenderse de tu cuello y venir y le destrozaras el corazón a tu suegra -dijo Julia
exagerando lo ultimo poniéndose la mano en el pecho-

L- Ja ja ja -dijo irónica Lena- muy graciosa, esta bien la llamaremos… y que tantas
cosas tienes en tu cabeza?? -pregunto algo sonreída-
J-Mmm muchas… pero en todas estas tu
L- Jeje -rió acercándose y besando sus labios- excelente respuesta…

Se levanto de la cama y se dispuso a bañarse, se arreglo y fue a la cocina para


conseguir a Julia leyendo el diario, estaba esperando para desayunar juntas… lo
hicieron y llamaron a la bebé, unos cuantos te amo y hasta unas lagrimas que le robo
a la pelirroja; extrañaba a esa niña a morir!!, pero del resto todo bien… se despidieron
de la niña, hablaron con los padres de la pelinegra y luego decidieron arreglar un poco
el apartamento, botaron ciertas cosas y fueron a hacer compras su despensa no se
veía bien. En el mercado compraron de todo… frutas, verduras, jugos, carnes, granos y
algunos refrescos y comida chatarra. Lena siempre lo había dicho; Julia no era flaca
por contextura sino porque no se alimentaba bien, siempre comía a deshoras y muchas
veces hacia solo 2 o 1 comida al día… desde hace meses estaba comiendo bien y su
cuerpo se veía mejor, por supuesto no estaba gorda pero simplemente se veía bien…
ya no parecía tan frágil y liviana… parece que tienes “buena mano”... fue el comentario
de Nastya al ver a Julia, eso la hizo sonrojar pero le gusto saber que estaba cuidando
bien de su pelinegra. Al llegar a casa todo estaba normal, pasaron la noche juntas…
habían querido salir pero al parecer iba a llover y no pudieron, trataron de comunicarse
con la bebé pero tampoco pudieron, la lluvia no ayudaba mucho, sin embargo esa
noche la pelirroja recibió un mensaje de su amiga al celular.

Len no te enfades,. espero que no, pero hable con Laura y me dijo que todo estaba
viento en popa para la fiesta de mañana.. pero invito a Anatoly, se lo encontró en un
café y como antes te había acompañado y se la llevo bien pues lo invito, no te importa
verdad?... porfa que no te importe, de verdad todos quieren verte mañana- Nastya

Que podía hacer?... en verdad no le importaba, pensó por momentos decírselo a Julia
pero sabia le molestaría y no había necesidad de eso, ella la amaba y podía ver o
encontrarse a quien sea y eso no cambiaria. Por otro lado, Anatoly en el tiempo a su
lado desarrollo buenos vínculos con sus amigos así que no podía prohibirles lo
invitaran.

L- Esta bien, no te preocupes, me da igual si va o no. Tu sabes perfectamente que ni lo


odio ni me importa, la única persona que me importa estará esperándome aquí en casa
cuando regrese; Lena.

Nastya respondió que bien y que al día siguiente la iría a buscar a las 7.

El resto de la noche transcurrió como de costumbre y aunque tenían la casa para


ambas decidieron solo disfrutar de estar juntas… se bañaron antes de irse a la cama
pero no paso a mayores, unos cuantos besos, unas cuantas caricias… el solo hecho de
tenerse la una a la otra y compartir así era suficiente. Por supuesto que hacer el amor
era como tocar las puertas del cielo y volver a bajar al mundo de los mortales, pero no
por eso tenían que andar como conejos… esos buenos momentos en los que solo se
recostaban y disfrutaban del calor del cuerpo de la otra o de un beso dulce o de una
caricia quizás eran maravillosos. Lena salio primero del baño, se coloco una camiseta y
decidió quedarse en ropa interior, Julia salio un poco después para conseguirse con su
pelirroja marcando por el celular, sabia que destino tenia la llamada… a veces la
desconcertaba, no tanto por Lena sino por ella misma, al final de cuentas Vika era su
hija y a Lena solo la unía el amor que sentía por ella y que se reflejaba en su pequeña,
pero del resto no tendría ni por qué importarle. Pero lo hacia y mucho, se dio cuenta
que de esa manera comprobaba lo mucho que la pelirroja la amaba y le importaba esa
familia que ahora formaban sin embargo no podía evitar sentirse algo rara…
ciertamente ella no tenia ese vinculo con Vika, la amaba y seria capaz de dar todo por
ella, pero a decir verdad si fuera por ella la hubiera visto de nuevo o hubiera vuelto a
tener contacto con ella el lunes cuando su madre la llevara a casa… a veces pensaba
que eso se debía a que nunca compartió mucho con la pequeña de bebé y por
consiguiente ese lazo madre-hija nunca se desarrollo, así que la verdad le alegraba
saber que la pelirroja estaba ahí no tan solo para amarla y compartir su vida con ella,
sino también para hacer más fuertes las bases de la familia que ahora formaban.

Entro a la habitación y dio un beso en la frente de su niña que estaba sentada en la


cama con el celular en el oído… y siguió para buscar algo de ropa que ponerse.

L- Al fin!! -dijo respirando profundo, para luego volverse y darle un sonrisa a su chica-
ya callo… pensé nunca podría comunicarme
J- … -la pelinegra solo sonrió y paso una toalla por sus cabellos para luego ponerse una
camiseta-
L- Larissa?... si como estas?, bien, bien todo ha estado de maravillas… y Vika? Ya esta
dormida… uff que alivio llevo horas tratando de comunicarme al parecer tenias razón!
Ese lugar si queda casi en el fin del mundo…
J- “Ese lugar queda en el fin del mundo… llevo horas y horas” -dijo en tono de burla
tratando de evitar en un tono de voz bajo pero que la pelirroja escuchara su tono de
voz-
L- Si, si entiendo -le saco la lengua y le lanzo una de las almohadas que Julia esquivo y
soltó una pequeña risa- esta bien, espero…
J- Sabes he estado pensando si te darán un premio por súper mamá o por súper
nuera… -dijo divertida la pelinegra-
L- Cállate -dijo en un susurro de voz la pelirroja entre risas- si?, Vika? Hola bebé!!!
Como has estado?... si?, en serio?, que bien bebé y comiste hoy? Si, Mucho?... jeje
esta bien y con quien jugaste?...

En ese momento la pelinegra estaba hipnotizada, había terminado de vestirse y estaba


recostada a la peinadora con la toalla en la mano, estaba absorta en Lena; veía como
la pelirroja hablaba con la pequeña y sus ojos adquirían un brillo único y sonreía sin
poder evitarlo, la escucho reír aun sabiendo que la pequeña no podía decir algo tan
gracioso como para producir risas, pero para su chica al parecer lo era… y entonces
sintió una punzada en su corazón, nadie nunca la había amado lo suficiente como para
establecer esa relación con ella o con su hija, y supo que ese lugar jamás podría
ocuparlo alguien mas que su niña, que jamás nadie podría llenar su corazón... su vida
como lo hacia la pelirroja, en realidad eso siempre lo supo, pero ahora lo reafirmaba y
simplemente le daba gracias a Dios por haberlas unido, y dejarla por fin en mucho
tiempo ser simplemente feliz… ahora sabia que su corazón ya no le pertenecía, que
jamás volvería a ser de ella… ahora sabia que su corazón, su vida, su alma solo tenían
dos dueñas; su hija y su pelirroja.

L- Jul? -dijo la pelirroja haciendo el gesto con su mano que se acercara-, ven saluda a
la bebé -dándole el teléfono-

J- Vika?... hola bebé, como te estas portando? Que bueno, no le des mucha lata a tus
abuelos! Ya están viejos…
L- Jul!! -y le dio un pequeño manotón-
J- Jeje… esta bien bebé, te paso a mami, cuidate y pórtate bien besos -y le tiro un
beso a la pequeña, para luego darle el teléfono a la pelirroja-
L- Esta bien bebé ya vete a dormir, mañana te vuelvo a llamar, si?... esta bien, pórtate
bien y come todo, has lo que te diga abuelo y abuela… esta bien, me vas a extrañar?,
jeje yo también mucho, mucho, mucho… te amo… yo te amo más chiquita… muchos
besos -y le tiro unos besos para luego colgar la llamada y soltar un leve suspiro-
J- … Jeje… ojalá suspiraras así por mi!! -dijo sonreída la pelinegra-
L- Jeje boba, la extraño mucho Jul no se ni como será cuando la dejemos por tanto
tiempo… -dijo pensativa la pelirroja-
J- No te preocupes, ya nos adaptaremos a todo y veremos como hacemos para venir
aquí entre presentaciones o como metemos todo en el calendario, si? -dijo acariciando
su mano ya recostada a su lado en la cama-
L- Esta bien -dijo dándole una sonrisa, puso el celular en la mesita de noche y se
acomodo en la cama-, además siempre suspiro así por ti!! -dijo entre risas mientras se
subía en el pecho de su chica para besar levemente sus labios-
J- Jeje… nunca te escucho -dijo sonreída-
L- Eso es porque lo hago en silencio!! -dijo riendo mientras rozaba sus narices- para
que no lo sepas, -y ambas rieron un poco- te amo boba -dijo despeinando sus
cabellos-
J- Oye!! Me costo arreglármelo -pasando sus manos por su cabeza mientras la pelirroja
reía y recostó su cabeza en el brazo de la pelinegra, mientras paso uno de sus brazos
sobre su abdomen y una de sus piernas sobre las de ella-… no podré moverme en toda
la noche??
L- Mmm no… no creo te deje…
J- Que bien… no pensaba hacerlo -dijo y estrecho en un abrazo a su chica, mientras
beso sus cabellos- te amo Len
L- Yo también -dijo ya apagando su voz-… hasta mañana bebé
J- Hasta mañana preciosa…

Y entonces la pelinegra se dio cuenta de que seria la primera desde hacia muchas
noches que no se daría su ritual y entonces una sonrisa broto en sus labios… como
pudo tomo las sabanas y las levanto con sus pies hasta que las alcanzo con su mano
se abrigo junto con la pelirroja con ellas… luego beso su frente y la abrazo fuerte; “te
amo” le repitió antes de terminar de acurrucarse para dormir.
Al despertar la mañana siguiente no sintió el cuerpo de su pelirroja a su lado, al
incorporarse mejor se dio cuenta que en efecto no estaba. Fue hasta el baño, se lavo
la cara y se cepillo los dientes, se arreglo sus cabellos con la mano y salio a buscar a
Lena; al llegar a la cocina no la vio ni tampoco en la sala, por un momento se
preocupo un frío había invadido su estomago Lena no estaba?, ella jamás salía sin
decirle a donde iba, cuando sintió esa picazón en su boca y un pequeño dolor en su
pecho sintió esa voz que le calmo todos sus sentidos…

L- Amor ya te levantaste!… te prepare el desayuno

La pelirroja venia saliendo de la terraza del departamento

L- Ven siéntate, hice huevos con tostadas y café fue lo primero que se me ocurrió...
J- Esta bien ya comiste?
L- Si tenia mucha hambre a parte la fiesta es hoy recuerdas?, la de mis amigos y aun
no he decidido que ponerme ni como ir… y tengo que hablar con Nastya a ver a que
hora me busca y a cual me trae...
J- Esta bien -dijo la pelinegra dándole un mordisco a su tostada pero algo triste, su
mañana perfecta hubiera sido desayunando con su chica-
L- Estas bien??... ya te había dicho de la fiesta es solo un rato llegare temprano
J- Si esta bien… no es por eso, es solo que me hubiera gustado desayunáramos juntas
-dijo dándole su mejor puchero-
L- Amor!! Lo siento pero tenia hambre y como andaba nerviosa decidí comer... no te
preocupes todavía tendremos muchos desayunos -dijo besando sus cabellos-
J- Lo se -dijo dándole una sonrisa- y a que hora te vas??
L- A las 7 vendrá por mi Nastya, o eso creo pero aun no se que ponerme, y tenemos
que ver que vas a cenar…
J- Len por favor!! No tengo 7 años puedo pasar una noche sola sin morirme…
L- Si... pero no quiero haya ningún riesgo, así que cuando me vaya cerrare todas las
llaves de gas, tapo todo los objetos filosos y guardo todo lo que produzca fuego -dijo
guiñándole un ojo-
J- JAJAJA muy graciosa -dijo sarcásticamente- además solo será una noche, tu misma
lo has dicho, cenare y veré tv hasta que llegues...
L- Esta bien, termina de comer y ven al cuarto voy a escoger que ponerme y quiero
me ayudes -dijo caminando hacia la habitación-

La pelinegra hizo exactamente eso, termino de comer, lavo su plato y fue con un vaso
de jugo hacia la habitación, cuando llego el escenario parecía de una película cómica,
la cama estaba full de prendas de vestir, faldas, pantalones, blusas… habían varios
pares de zapatos en el piso y la pelirroja aun estaba en el closet…

J- Waoo parece es importante...


L- Jeje algo, no tanto eso tengo tiempo sin verlos y quiero verme bien
J- Entonces no tendrás problemas, con lo que sea te veras bien -dijo sincera su chica
antes de sentarse en una silla al lado de la peinadora-
L-… Jul… es en serio
J- Y lo estoy diciendo en serio!! Len tu te verías bella vestida de indigente!!
L- Jeje… gracias -dijo dándole una sonrisa- mmm aun si fuera desnuda??
J- Si… si fueras desnuda te verías más que bella!!!, pero no creo te deje... ese
espectáculo es solo mío -dijo regresándole una sonrisa mientras bebía de su vaso-
L- Y siempre lo será -dijo mientras se acerco a ella y besos sus labios mientras la
pelinegra la abrazo por la cintura aun sentada y beso su abdomen fugazmente- a ver
dime, que te gusta mas falda o pantalón? -dijo con una prenda en cada mano-
J- Mmmm el pantalón…
L- Jul se objetiva!
J- Lo soy!!
L- No es cierto, lo dices porque no quieres que vaya de falda
J- No es cierto… Bueno si -dijo bajando la cabeza con una sonrisa- no, me gustaría que
fueras de falda pero de verdad me gusta como te ves con ese pantalón.-

L- Esta bien entonces será el pantalón negro con esta blusa? -dijo sosteniendo una
blusa de seda algo fresca negra, era a rayas unas rayas mas claras y otras mas
oscuras pero toda negra-
J- Si me parece bien

Luego de escoger la ropa Lena comenzó a arreglar de nuevo el desorden que había
hecho, entre cada cosa hacían una pausa para un beso o un abrazo hasta que todo
quedo en su lugar.

Aun con las protestas de la pelinegra Lena preparo el almuerzo y la cena, aun cuando
ella no cenaría quería dejarle todo listo a su chica… preparo varios emparedados los
guardo en la nevera y le indicio a la pelinegra cuales eran, esta entre risas acepto
aunque le molestaba que la pelirroja la tratara como si no pudiera cuidarse sola. Sus
atenciones le encantaban en el fondo, así que simplemente acepto todo. A las 6:15 pm
Lena entro al baño para alistarse, Julia veía tv en el cuarto, decidió estar junto a su
niña lo mas posible, sabía que aun cuando eran sus amigos la pelirroja estaba
nerviosa, siempre ese factor nervio se presentaba en ella... y ella estaba ahora ahí
para calmarlo...

L- Jul??
J- Si?? -respondió a la voz proveniente del baño-
L- Mi celular esta sobre la mesa de noche, porfa escríbele a Nastya, dile que ya me
estoy arreglando, que si siempre vendrá por mi y a que hora??
J- Len, pero ya te dijo que vendría a las 7, de seguro también debe estarse vistiendo
L- Julia Volkova solo hazlo!!, créeme conozco a Nastya mas que tu
J- Esta bien…

Aunque para ella eso seria pasar por necia!, sabia que su pelirroja estaba nerviosa por
el recibimiento y aceptación de sus amigos, a parte ella y Nastya tenían esa relación
que solo ambas entendían, así que ella no se opondría, tomo el cel y escribió lo que la
pelirroja le dijo

- Me estoy bañando ya, siempre pasaras por mi?? Dentro de cuanto tiempo?? Lena-

Se dispuso a ver tv… sintió el celular sonar haciéndole saber que había llegado la
respuesta…

J- Len?? Tu celular!!, contesto?


L- Si claro amor, me dices que respondió

La pelinegra estiro su brazo a la mesa y tomo de nuevo el celular, de pronto se


incorporo en la cama y su boca quedo entre abierta, sus ojos se abrieron y su ceño se
frunció, sentía ese vacío en su estomago, esa sensación de frío que le recorría por su
espalda y le daba una punzada en cada vértebra de su columna…

- Esta bien… ya te lo he dicho 1000 veces a las 7 pm estaré allá por ti, no te preocupes
y gracias por honrarnos con tu presencia!! Jeje no en serio, gracias por aceptar ir aun
sabiendo que Laura invito a Anatoly, significa mucho para todos nos vemos ahora, te
escribo cuando vaya llegando. Nastya-
Si 100 caballos sin riendas le hubieran llegado al mismo tiempo no hubiera sentido lo
mismo… sintió sus brazos tensarse y su boca ponerse seca, que demonios era
eso??!!... ese imbécil iba a estar ahí??!!, de pronto una voz la saco de su estado

L- Amor que dijo??


J- …
L- Jul??, estas ahí??... que dijo?
J- … Que estará aquí a las 7 pm, no te preocupes -dijo lo mas claro que su cuerpo se lo
permitió-
L- Esta bien…

La pelinegra no escucho lo ultimo ya había salido de la habitación. Sintió como su


garganta se cerraba y como no lograba tomar el aire suficiente para no colapsar, salio
hasta la cocina y camino hasta la sala, luego regreso hasta la cocina e hizo ese camino
unas 15 veces en 1min!, ni siquiera se estaba dando cuenta que estaba caminando…
que demonios había sido eso??!! Ese **** imbécil iría??!! Y Lena no le había dicho
nada??!!... Por qué??!! Por qué ocultarle que el estaría allí?… su mente empezó a
divagar por mil y una posibilidades, por mil y una razones, será que Lena quería
verlo??... o sería que no le había dado importancia y lo olvido??, pero entonces por
qué tanto nerviosismo??, por qué tomarse tanto tiempo en escoger la ropa??... podría
haber ido con cualquier cosa, pero saco medio armario para ello!!!!!!!... Y si quería en
verdad verlo… no... no Lena no le haría eso jamás!!, ella la amaba ella lo sabia... pero
por qué mentirle??!!...Por qué dejar que sus amigos lo invitaran aun después de lo que
había pasado??... será que quería verlo una vez mas antes de irse??... y si quería algo
más que verlo??... NO… Lena jamás la engañaría, ella lo sabía… Lena no era así, era
sincera, en todo caso no estaría a su lado, nunca jugaría así con ella… pero por qué
no?!... al fin de cuentas cuando estuvo con ella… de pronto sus ojos se nublaron... su
garganta se cerro al punto que sintió que se ahogaría... sintió como las lagrimas se
aglomeraron en sus ojos y como ese cosquilleo invadió su boca, sus manos, su pecho,
ese frió había vuelto a su estomago, sin saber como, se sentó en una de las sillas del
comedor y miro a la nada, un pensamiento... uno solo entre millones que ahora
estaban atormentándola le produjo escalofríos… “al fin de cuentas cuando Lena estuvo
con ella… aun estaba con el”… eso quería decir que aun estando con ella… por qué no
habría de estar con el??!... no! simplemente no era posible, esos meses habían sido
maravillosos… ahora eran una familia, ella la amaba y lo sabia… pero por qué ocultarle
algo así??... y si simplemente Lena necesitaba más de lo que ella podía darle?? Y por
eso quería verse con ese imbécil??... sentía como un dolor recorría sus sienes... y
como parecía que su cabeza explotaría…

L- Amor tienes mi cel??.

Pregunto la pelirroja frotándose el cabello con una toalla… el cel! Lo había traído
consigo al caminar, ni siquiera se percato de que aun lo tenia en sus manos, sintió
como todo su cuerpo se tenso, como su corazón dejo de latir por unos segundos…
sintió un gran peso en su mandíbula y un dolor que le recorría por la espalda hasta la
nuca, busco con todas sus fuerzas las palabras, la forma, la energía para hablar, pero
no pudo, no logro articular nada; si hablaba solo pasaría una de dos cosas: o
explotaría o se derrumbaría.

Simplemente extendió su brazo y entrego el celular sin siquiera mirar a su chica.

L- Gracias bebé... voy a vestirme -la pelirroja lo tomo y se dirigió al cuarto-


Los sentimientos verdaderos no se acaban solo se ocultan FINAL 1

No presto atención a la reacción de la pelinegra… tan solo no pensó! Estaba absorta y


nerviosa por la noche que no se percato de ello. Fue hasta la habitación y después de
maquillarse paso a vestirse

Julia aun estaba sentada con las manos sobre su cabeza, miraba a la nada mientras
millones de ideas se paseaban por su cabeza… llego a pensar que estaba paranoica,
que quizás era una tontería la razón por la cual la pelirroja no le había comentado, ella
la amaba y ello lo sabia, pero ese detalle no era algo que se olvidara tan solo así,
había tenido que tener una razón y no tanto eso sino que le mintió!!... eso era lo que
mas le dolía, le mintió por el… por ese intento de hombre había mentido, sus ojos se
llenaron de lagrimas y una que otra logro escaparse… y si aun sentía algo por el?? Y
quería verlo para definir eso??... no, no podía!! Ella la amaba... ahora estaban
juntas!... pero como no sentirse insegura? Como no pensar tantas cosas cuando la
vida la había golpeado ya antes por el mismo sitio… y entonces un pensamiento la
agobio; Lena había estado comprometida y ya lista para casarse y simplemente se dio
cuenta de que la amaba a ella y había huido… y si ahora se había dado cuenta de que
aun lo amaba?? O de que lo extrañaba??... nooo, no podía hacerle eso… no podía!!!
Ella era su vida!!!, “no soportaría perderte otra vez… ya no se vivir sin ti” -dijo en un
hilo de voz antes de quebrantarse-, soltó varias lagrimas en silencio… sentada tan solo
tratando de dejar de sentir, de tratar de canalizar todo lo que pasaba por su cuerpo,
por su mente en esos momentos para buscar algo coherente, algo que le diera un poco
de paz… pero no podía, por más que tratara de evitarlo la inseguridad se apoderaba de
ella… siempre podía parecer dura, rebelde, fuerte, pero a veces esa niña insegura salía
a la superficie... y no podía hacer nada, no podía evitar que le doliera, no podía evitar
pensar las 1000 y una cosa que estaba pensando porque simplemente no encontraba
una razón por la cual Lena no compartiera semejante detalle con ella, no solo no lo
compartió, se lo oculto!!... le dijo que solo sus amigos estarían allí… así que también le
mintió… pudo decírselo y aunque hubieran hablado del tema sabia ella no iba a
oponerse a que fuera, si esa era su decisión… pero por qué ocultárselo??... era solo
una de dos cosas; o no quería que lo supiera porque quería verlo… o no confiaba en
ella como para confiarle todo. Eso le dolió, sintió como si una gran bomba estallara en
su corazón, como un frío y un dolor subían por su abdomen hasta su pecho luego
hasta su garganta, de pronto sus manos se cerraron y ese sentimiento fue pasando a
rabia… ese **** estúpido se había vuelto a meter en sus vidas!!... y no obstante Lena
lo había permitido!!... había callado por el, había mentido por el, se estaba arreglando
para el… ese ultimo pensamiento hizo que golpeara con sus puños la mesa… sintió
presión en la palma de sus manos dada la fuerza que estaba ejerciendo con sus dedos
al empuñar la mano. Ya no pensaba con claridad ahora los celos habían tomado
espacio en su mente y estaban nublando sus sentidos… por eso tanto nerviosismo, por
eso tanta preocupación por arreglarse, por eso se preocupo tanto por dejar todo listo
para ella!!... clarooo! No quería que saliera ni la buscara por nada, además así no se
sentiría tan culpable… no pudo mas se levanto bruscamente de la mesa y comenzó a
caminar de un lado a otro tratando de calmar todos los pensamientos que llegaban a
su mente… hasta que esa voz, esa voz la paralizo... quedo parada en la mitad de la
sala... con sus manos empuñadas y su mirada perdida… era como si todo su cuerpo se
hubiera apagado y solo su audición estuviera encendida…

L- Jul… podrías traerme mi reloj?? Creo que quedo ayer en la mesa de la sala -dijo la
pelirroja desde el cuarto-
La pelinegra volteo y a su lado estaba el reloj… un frío recorrió su cuerpo, tenia que
dominar su rabia sabia que sino lo hacía, seria letal para ambas… pero no podía, los
celos y el dolor dominaban cada movimiento y reacción de su ser en esos momentos,
tomo el reloj y camino hasta la habitación… en el camino sintió como cada músculo de
su cuerpo se le contraía, como su garganta se cerraba cada vez mas… sus ojos se
nublaban por momentos parecía que hubiera caminado kilómetros para llegar a la
habitación, al llegar tenia que aceptarlo su pelirroja estaba hermosa… su cabello
estaba aun húmedo sobre sus hombros… la camisa le sentaba excelente y el pantalón
le quedaba hecho a la medida, tenia unas sandalias no muy altas y no muy bajas
estaba maquillada pero no mucho, un poco sus ojos y sus labios estaban algo rosados
nada mas, el perfume la embriago y vio a su niña sonreírle a través del espejo
mientras se ponía los zarcillos… de pronto un gran hueco parecía haberse abierto en el
centro de su cuerpo y se estuviera tragando su alma de tan solo pensar que todo eso
no era para ella...

L- Gracia am… -sus palabras se cortaron al voltearse para agradecerle y encontrarse


con esos ojos azules que ya no la calmaban, no le mostraban el cielo sino una
tormenta por venir- Jul… estas bien? -pregunto preocupada-
J- Creo que se te olvido decirle a Nastya que no mencionara quien iría - dijo lo mas
calmada que su voz se lo permitió y estiro su brazo frente a su cuerpo y dejo caer el
reloj sobre el piso del cuarto-
L- Que? -los ojos de la pelirroja se llenaron de lagrimas, algo había pasado y no
lograba pensar lo suficientemente rápido como para entender que era, pero cuando vio
el reloj caer al suelo parecía como si su corazón hubiera caído también- Jul??... Julia??

Pero no obtuvo respuesta, Julia había caminado hacia la sala de nuevo… trataba de
entender que había pasado, pero estaba paralizada frente a la puerta de la habitación,
ni siquiera reparo en coger el reloj del suelo… “Nastya” vino a su mente… y busco su
celular lo había guardado en su bolso, sus ojos se llenaron aun mas de lagrimas al
abrir el aparato y leer el ultimo mensaje recibido… “Dios Julia!”, sintió ese cosquilleo
recorrer su boca y su estomago, como un pequeño dolor se había fijado en la boca de
su estomago, sintió sus manos temblar con el celular en las manos tratando de leer
varias veces para entender bien que había pasado… cerro el celular y lo puso sobre la
peinadora, salio del cuarto hacia la cocina y al ver que no estaba siguió hasta la sala,
por primera vez tenia miedo, tenia miedo de enfrentar esos ojos azules y perder la
batalla. Sentía un dolor en su alma, en su corazón, no sabia que decir no sabia que
pensar o que hacer.

Para la pelirroja Julia solo estaba enfadada nada mas… no imaginaba ni el remolino de
emociones que estaban dentro de su niña.

L- Jul… lo siento -dijo sin siquiera levantar la mirada-


J- Que??... se te olvido decirme??!! O fue que más bien olvidaste decirle a Nastya que
no comentara quien iría?? -dijo Julia tratando de calmarse pero sabia no lo soportaría
por mucho y al ver a Lena con la mirada baja su rabia se incremento y también su
dolor, estaba aceptándole le había mentido… le había mentido por el-
L- Jul… eso no es cierto… además Nastya cuando te escribió no sabia eras tu me lo dijo
apenas ayer y no quise mencionártelo porque…

J- PORQUE QUERIAS VERLO!!!! SIMPLEMENTE POR ESO -la pelinegra exploto, por mas
que trato de controlarse no pudo, sentía como si la rabia que llevaba por dentro la
estuviera levantando del suelo- POR ESO TE HAS ESTADO ARREGLANDO TANTO Y
ESTAS TAN NERVIOSA… SI FUERA TAN SOLO UNA ESTUPIDA FIESTA NO ESTARIAS
ASI!,PERO CLAAARO YO COMO UNA ESTUPIDA PENSANDO QUE LO UNICO QUE
QUERIAS ERA VERTE BIEN PARA TUS AMIGOS, PERO NO, LO UNICO QUE QUERIAS
ERA VERTE BIEN; PERO PARA EL!!!!
L- ESO NO ES CIERTO!!.-la pelirroja no lo soporto, como podía dudar de ella??, como
podía dudar de su fidelidad sabiendo como la amaba?, como había dejado todo por
estar a su lado??... exploto, grito esas palabras con una voz entre dolor y rabia,
mientras las lagrimas corrieron por sus mejillas- es una fiesta con todos mis amigos,
personas que me estiman y que no me verán en meses!!! Por eso me he esforzado
tanto porque todo sea perfecto, yo jamás, escúchame bien JAMAS! Te haría algo así y
lo sabes perfectamente, te mentí es cierto y lo siento... pero esa no fue la razón por la
cual lo hice.
J- Y ENTONCES CUAL FUE?? AH?? DEJAME VER, DE SEGURO NO QUERIAS ME FUERA A
APARECER ALLA Y ARMAR UNA ESCENITA CIERTO??. LO CUAL SOLO ME DICE QUE
CREES QUE SOY UNA BRUTA QUE NO PUEDE CONTROLARSE Y A PARTE UNA
ESTUPIDA QUE SE VA A CREER ESA **** CUANDO SE LA DIGAS!!!! PUES SABES QUE
CREO? CREO QUE QUERIAS IR ALLA Y VER COMO SALIA TODO, ESO ES LO QUE
CREO!!!.. QUERIAS IR Y VERLO Y VER COMO REACCIONABA CUANDO TE VIERA…
DARTE CUENTA SI AUN SENTIAS ALGO POR EL O EL POR TI Y COMO TU MISMA LO
DIJISTE; ERA LA ULTIMA VEZ QUE SE VERIAN ANTES DE IRTE POR MESES Y MESES,
ASI QUE… QUE IMPORTARIA LO QUE PASARA CIERTO?... Total una noche es una
noche…-dijo esto ultimo con la mirada fría y llena de una rabia que la pelirroja nunca
había visto en ella-
L- CALLATE!! No te permito me hables así!! No tienes ningún derecho ni ningún
motivo!! Y lo sabes, si no estuvieras tan cegada por la rabia te darías cuenta que lo
que dices no tiene sentido!!, te mentí, no debí hacerlo pero lo hice porque no quería te
enfadaras, no quería hacerte pasar un mal rato ni que estuvieras preocupada mientras
no estaba… seria una estúpida fiesta y volvería aquí contigo, a nuestra casa a nuestra
vida… -dijo con los ojos llenos de lagrimas, no tanto por la rabia que le producía la
desconfianza sino por el dolor de que su chica pensara eso de ella-
J- TE EQUIVOCAS!! TENGO TODO EL DERECHO!!.. ERES MI NOVIA, MI MUJER!! Y
MOTIVOS TENGO DE SOBRA!! ME MENTISTE!!... SEA COMO SEA TE IBAS A
ENCONTRAR CON TU EX Y ME LO OCULTASTE… SUPUESTAMENTE TENIAMOS UNA
RELACION BASADA EN LA CONFIANZA, LA HONESTIDAD Y EL RESPETO MUTUO, PERO
AL PARECER ESO SOLO SE APLICA CUANDO SOY YO!!
L- Eso no es cierto!!! Sabes que confió en ti mas que en nadie en la tierra… sabes que
te amo y que jamás te mentí, te oculte esto ahora porque no le di importancia, lo
único que no quería es que te preocuparas o te molestaras, pero jamás te he ocultado
cosas!! Julia por Dios!! No sigas con esto, sabes que te amo mas que a mi misma que
jamás haría nada que te hiciera daño -dijo esto tratando de acercarse a la pelinegra,
pero al tomar su mano con las suyas sintió como esta la retiro con brusquedad-

J- SI CONFIARAS EN MI NO ME OCULTARIAS COSAS!!... QUE NO LO ENTIENDES??,


QUE NO LO VES??... LO MAS IMPORTANTE EN NOSOTRAS LENA ES QUE SEAMOS
SINCERAS… COMO DEMONIOS VOY A CONFIAR EN TI SI ME OCULTASTE ALGO ASI?,
SABES QUE SIGNIFICA ESO?? -pregunto con sus ojos llenos de lagrimas- LO
SABES??... QUE NO SE CUANTAS OTRAS COSAS PUDIERAS OCULTARME… QUE HAS
PUESTO NUESTRA ENTERA RELACION EN ENTREDICHO!!... DIOS!! Y SABES QUE ES
LO QUE MAS DUELE?… QUE PARA TI ES COMO SI NO FUERA NADA EL HECHO DE QUE
EL VAYA Y NO ME LO HAYAS DICHO, SABES POR QUE?... PORQUE ERES TU!!, SI
FUERA YO… SI YO TE HUBIERA OCULTADO LA MINIMA COSA Y TE HUBIERAS DADO
CUENTA ME HUBIERAS MANDADO AL DEMONIO!!!!! SIN NI SIQUIERA DEJARME DARTE
UNA MINIMA EXPLICACION… PERO COMO ERES TU DEBO DAR POR SENTADO QUE LO
QUE DICES ES CIERTO!!!!... PARA TI SOLO SOY UNA ESTUPIDA QUE PUEDES
MANIPULAR COMO LO DESEES… QUE PUEDES DECIDIR QUE DECIR Y QUE NO, QUE
HACER Y QUE NO! -dijo tomando su cabeza en sus manos como tratando de calmar el
remolino de pensamientos en su cabeza-
L- Jul, por favor, sabes que eso no es cierto -dijo en un hilo de voz la pelirroja, con sus
ojos llenos de lagrimas mientras que otras mas libres habían decidido rodar por sus
mejillas-… sabes que no te oculto cosas, no podría! Estoy contigo las 24h!, no pensé
esto importara tanto, de verdad… por favor perdóname -dijo regalando una leve
sonrisa a su chica quien aun seguía en su posición sin siquiera ver a la pelirroja- sabes
que te amo, que jamás podría siquiera acercarme a alguien mas que no fueras tu…
sabes que nunca se me ocurriría siquiera pensar en ese imbécil, lo sabes!!... eres lo
mas importante en mi vida, no te lo oculte porque crea eres una estúpida lo hice
porque quería cuidarte, no me pareció importante, no lo vi así… Jul por favor… si
quieres no iré a la fiesta y me quedo aquí… contigo…

Eso fue la gota que derramo la ira de la pelinegra, sus celos habían nublado su razón,
habían eliminado cualquier pensamiento cuerdo que pudiera existir en ella… como
podía decir que no era importante!!??? Como se atrevía a decirle que no era
importante??!!, que el hecho de verse con su ex no era importante!… y no solo de
verse!! Porque si hubiera ido a la fiesta y el hubiera estado allí no hubiera importado,
pero lo sabia!! Sabia de antemano el iría y se lo oculto!... no había excusas le había
mentido y tenia el valor!! La desfachatez! De decirle que solo quería cuidarla y que no
era importante… eso fue demasiado! Sumado al hecho de que aunque la pelirroja lo
hizo en son de paz, porque sabia se había equivocado, para Julia el hecho de que le
dijera que no iría la fiesta fue signo de que estaba vencida, que ella tenia razón!! Por
eso no iría!! Por eso proponía el no ir!!!... claro Julia como pudiste ser tan estúpida??!!
La agarraste con las manos en la masa y aun esperas que vaya??!!.... quedarse con
ella para que??!! Para aminorar su culpa?!!, para quizás buscar otro encuentro que ella
no descubriera?!!.... ese ultimo pensamiento la hizo explotar, sintió como su estomago
salto y un calor, una fuerza que podía sentirse como si la estuviera levantando del
suelo, una tensión en su boca que hacia que sus mandíbulas dolieran, los huesos de su
cráneo dolían por la presión que ejercían sus manos y hasta sus pensamientos… pero
si se descargaba si tan solo dejaba salir una gota de lo que sentía, sabia que no habría
vuelta atrás, así que sin bajar las manos de la cabeza apretando sus mandíbulas al
punto de oír casi rechinar sus dientes aun cuando su garganta comenzaba a cerrarse y
su mirada estaba perdida en un punto lejano, pudo articular las ultimas palabras...

J- Sabes que??... vete, tan solo vete!!... vete con tus amigos, tu fiesta -dijo esto
caminando hacia la puerta, al llegar a ésta aprisiono con su mano contra la pequeña
mesa que estaba a un lado un objeto- tu “EX”, tu vida y trata de dejarme la mía en
paz!! Así que disfruta! Disfruta de la noche y de todo lo que quieras!... total, por qué
no hacerlo otra vez cierto?... -abrió la puerta y se volteo hacia adentro del
departamento vio a la pelirroja parada frente al marco de la sala, sus ojos estaban
triste y su rostro inundado en lagrimas, desde la distancia se podía ver como sus
manos temblaban y por primera vez no sintió nada, la vio y fue como ver al vacío-, así
lo hiciste ya, estuviste con el, le hiciste creer que lo amabas y volviste a mi… -soltó
una pequeña risa- o bueno, así lo creí… así que no creo que te salga mal si lo quieres
hacer por segunda vez… adiós.

Y salio del departamento. Al oír el cerrar de la puerta parecía que su alma se había
cerrado con ella, de pronto vio como sus ojos solo miraban negro… no supo donde
estaba ni quien era por unos segundos, cuando se vio, estaba de rodillas en el piso,
recostada sobre sus piernas, sentía sus labios fríos y su boca seca, las lagrimas
rodaban por su rostro sin poder detenerlas… sentía sus brazos tensos y sus manos
temblaban aun cuando no tenia frío; sintió sus orejas calientes y un cosquilleo
incesante que le recorría la nariz, las mejillas, la boca, el cuello, su estomago estaba
hecho un nudo, y aun si hubiera hablado su garganta no hubiera dejado salir ningún
sonido… “Julia” dijo en un hilo de voz que casi ni ella escucho… sentía como un dolor
punzante y profundo se acrecentaba en su corazón, que había pasado??, acaso había
terminado con ella??, acaso de verdad había sido tan grave??... y entonces llevo sus
manos aun temblorosas a sus sienes y las pasajero tratando de ver si con ello se
aclaraban sus pensamientos… trataba con toda sus fuerzas de ver que había pasado,
de entenderlo, pero no podía… el dolor en su pecho, en su mente, en su alma era tan
fuerte que no le dejaba razonar la cosa mas simple, será que la había perdido??, que
la había perdido por un error??... tanto se esforzó porque nada se interpusiera entre
ellas que lo hizo la cosa mas estúpida??... no podía, no entendía, no sabia que pensar,
que hacer, que decir, que sentir, si Julia en verdad se había ido ella… no… ella no lo
soportaría... no podría estar sin ella!!... entonces cerro los ojos, respiro profundo aun
cuando las lagrimas caían por estos y se imagino siendo ella, se imagino si hubiera ella
encontrado el mensaje en el celular de Julia, se imagino toda la situación a la inversa…
su abuela decía que cuando no entendiera la perspectiva de alguien o de una situación
le diera la vuelta a la moneda!! Y se pusiera en el lugar de los demás… de pronto sus
ojos se abrieron lo mas grande que sus cuencas lo permitían, se enrojecieron y las
lagrimas comenzaron a salir como agua por una cascada, la punzada se intensifico
ahora en su estomago al punto que hizo que su cuerpo se doblara un poco… un
cosquilleo recorrió todo su cuerpo… Julia tenia razón y eso dolía aun mas de lo que
reconocía aceptarlo… lo pensó, si hubiera sido ella le hubiera caído a golpes! Le
hubiera gritado miles de cosas y se hubiera marchado lejos, donde nunca o en un buen
tiempo hubiera podido encontrarla, porque no solo le estaría ocultando cosas sino que
estaría dispuesta a aceptar un reencuentro con la persona que ocupo su corazón antes
que ella y no solo eso… esa persona estaría ahí con sus amigos cuando ella no lo
estaba… tal vez si hubiera comido mas en el almuerzo hubiera podido vomitar ahí
mismo sin ningún esfuerzo, tuvo una sensación de miedo, de vacío, de desesperación,
como iba a encontrarla?... como iba a decirle que la perdonara??, y en verdad Julia
quería que la encontrara? O será que había terminado con ella con aquellas
palabras??... le dolía, le dolía en el fondo que Julia no confiara en ella, y que pensara
que ella podía engañarla o algo así, pero tenia que aceptarlo ella le dio las
herramientas y hasta le ayudo a construir esa inseguridad… ella le había faltado a su
relación, ahora tenia que ver como reparar el error. Sintió el timbre pero no reparo en
atender la puerta, al cabo de unos segundos sintió esta abrirse…

L- Julia??... -dijo mirando para encontrarse con Nastya arreglada y vestida para la
ocasión-
N- Lena?... pero que paso? -dijo viendo a su amiga en el suelo con la cara empapada
en llanto-
L- Se fue Nastya... tan solo se fue… -dijo reventando a llorar mientras caía en los
brazos de su amiga que se había agachado hasta llegar a ella-
N- Pero que paso??...
L- Leyó el mensaje… donde decía que Anatoly iba a estar allí…
N- Oh por Dios! -dijo separándose del cuerpo de su amiga para mirarla a la cara...
Lena lo siento tanto, perdo...
L- No es tu culpa... -dijo mirándola a los ojos- es mía!, mía!, yo no se lo dije!, debí
decírselo era una estupidez... pero para ella no lo seria, yo lo sabia
N- Amiga… -dijo acariciando sus cabellos- de verdad lo lamento, pero seguro solo esta
enfadada ya veras pronto vuelve y se arregla todo -dijo ayudándola a incorporarse del
suelo-
L- No lo creo… estaba muy molesta, nunca la había visto así, y tiene toda la razón de
estar así
N- Bueno... entonces vamos a buscarla al diablo la fiesta

Entonces Lena concentro su vista en lo que había encima de la mesa que estaba junto
a la puerta… era una foto de ambas, estaba recostada boca abajo sobre la mesa un
sentimiento la embargo… de soledad, miedo, tristeza. No quería estar en ese
departamento… no quería, no podía, sentía que se ahogaría encerrada allí…

L- No... vamos -dijo limpiando como podía su rostro.-


N- Que?!

L- Vamos... no quiero estar aquí -dijo mirándola a los ojos con una mirada profunda y
dolorosa-
N- Esta bien… estas segura?
L- Si
N- De acuerdo, vamos… si pasa algo inmediatamente te traeré de regreso, si?

La pelirroja solo sonrió y se abrazo al cuerpo de su amiga “gracias” le dijo en un


susurro, la chica no contesto nada solo la estrecho un poco mas y salieron del
departamento…

Condujeron hasta la mencionada fiesta… en el camino la pelirroja no hablo una sola


palabra… mantuvo su mirada en la ventanilla del auto sus ojos se llenaron de lagrimas
que seco con el dorso de su mano. Su cuerpo estaba hecho un nudillo, sentía un frío
recorriéndole cada célula de su ser… una sensación de perdida, de vacío, de dolor…
sentía como si su pecho no fuera lo suficientemente grande para dejar latir su corazón,
le dolía, sentía una desesperanza que nunca había sentido, su estomago le dolía al
punto que no sabia si en cualquier momento vomitaría aun cuando no tenia nada en el
estomago… al llegar a la casa de Laura, el sitio de la fiesta la chica detuvo su auto y
vio como la pelirroja no movió ni un dedo, estaba sumergida en esa ventanilla… la
verdad era así, no había ni siquiera notado que el auto se había detenido, no estaba
admirando el paisaje aun cuando su vista estuvo hacia fuera todo el tiempo.

L- Sabes? Creo que termino conmigo -dijo en un hilo de voz, lo mas claro que su voz y
las lagrimas se lo permitieron-
N- Eso no es cierto Len solo esta enfadada, quizás dijo cosas que no debía, pero fue
solo producto de los celos
L- Nunca la había visto así…
N- Pues porque nunca había pasado algo así! -dijo dándole una sonrisa que no fue
correspondida, la pelirroja ni siquiera la estaba mirando su vista se concentraba en la
ventanilla del auto- Len tienes que entender que aun les falta afrontar muchas cosas,
la prueba mas dura será cuando se vayan de viaje, ahí no solo la prensa si no los fans
las atacaran y tendrán que ser fuertes, tendrán que mantenerse unidas...

Sus palabras se vieron interrumpidas al ver como su amiga ponía sus manos en su
rostro y reventaba a llorar… Lena era como su hermana habían sido amigas desde que
lo recordaba y le dolía en el alma verla así, aun mas sabiendo que en el fondo ella
ocasiono aquello.

N- Len… tranquila, ya veras que todo sale bien, son ustedes!! No por esto se van a
separar, no por esto van a terminar -dijo con la mano sobre su hombro- sabes voy a
decir dos cosas… bueno mas bien tres cosas. Y luego bajaremos del auto y trataremos
al menos de pasarla decentemente. Primero: Lo siento amiga… de verdad, aunque en
el fondo fue dado por las circunstancias se que fue mi culpa, se que por ese mensaje
se desato todo y de verdad lo lamento tanto, te juro que si yo misma pudiera hablar
con Julia lo haría -en ese momento la pelirroja intento hablar pero su amiga la hizo
callar- segundo: Len tienes que aprender a ser justa en tu relación por ti y por ella, se
que la amas y que solo quieres protegerla pero no puedes ponerla en un tazón de
cristal!, no puedes ocultarle cosas tan solo por querer evitarle otras, puesto que los
resultados a largo plazo serán peores!, entre el cielo y la tierra no hay nada oculto
amiga, y no es bueno que por ninguna razón ella no sea tu confidente, sea la persona
en la que puedes confiar desde el detalle mas tonto hasta el mas grave, por otro lado,
ponte en su lugar; te conozco Elena Katina y se que si fuera el caso contrario te
hubieras vuelto loca!! -su amiga dijo esto con una sonrisa, pero esas palabras la
polarizaron! Resonaron en sus sienes como si fuera un gran eco- puede que Julia sea
celosa y lo demuestre más, pero te conozco bien se que tu eres mas que ella aunque
trates de ocultarlo. Y tercero: Amiga la vida esta llena de pruebas ya no tiene 13 años,
ya no son unas niñas no puedes esperar que todo sean besos, abrazos, juegos y tardes
lindas… la vida no es así, las relaciones no son así, tienen que aprender a confiar la
una en la otra y a enfrentar las cosas juntas, no puedes apartarla de una parte de tu
vida tan solo porque creas que así la proteges o por lo que sea… ella se merece estar
en todo porque te ha puesto a ti en todo, asi que no te preocupes todo estará bien,
cuando se calme veras que podrán hablar con tranquilidad -dijo limpiando las lagrimas
del rostro de su amiga-

Esas palabras tuvieron repercusiones en la pelirroja; las había sentido ciertas,


sinceras… le habían dado en la herida, su amiga la conocía a veces mejor que ella
misma la habían llenado de esperanza porque ella también pensaba que en cuanto
Julia se calmara todo se podía solucionar. Un aire de calma vino a su cuerpo, sintió que
tal vez no debió haber venido en realidad pero se hubiera vuelto loca de quedarse en
el departamento, la soledad hubiera hecho estragos en ella… además sabia su amiga
tenia razón, le habían dolido porque sabia decía la verdad en el fondo sabia que lo que
había hecho estaba mal, ahora tenia que buscar la forma de remediarlo.

Al bajar del auto, se arreglo un poco y caminaron hasta la casa.

L- Nastya?..
N- Si?
L- Gracias… por estar conmigo, por decirme esas cosas… por todo.
N- Sabes que no tienes que agradecerme nada… ahora cambiemos de ambiente y
luego vemos que hacemos para calmar a la Srita Volkova, todo es cuestión de tiempo
y calma
L- Esta bien -dijo esbozando lo que mejor podía acercársele a una sonrisa-

Al entrar todo transcurrió como de costumbre, besos, abrazos, reclamos por tanto
tiempo sin verse, alegría por estar juntos… sin embargo aunque sonreía y se acoplaba
al grupo fue más de uno que noto que la pelirroja no estaba al 100% en ese sitio… y
era así.

Su corazón estaba compartido con uno que caminaba por las frías y ahora oscuras
calles de Moscú, tenia horas caminando aunque no sabia donde estaba, podría haberle
llegado un ladrón, un violador, hasta un narcotraficante y ella no le hubiera siquiera
prestado atención… por mas que parecía increíble había obligado a su mente que
dejara de pensar… solo caminaba y sentía como el frío se colaba por su cráneo y
abrazaba los huesos de su cuerpo le dolían las piernas, la espalda, mas que por el
trayecto, por la noche… no estaba nevando pero había una brisa bastante fría
caminaba desde hace horas con los brazos cruzados al frente y la mirada perdida… el
vacío en su estomago se había ido para verse ahora ocupado por un gran nudo que le
cubría hasta la garganta, si hubiera querido gritar no hubiera podido, la rabia y el
llanto se habían adueñado de su garganta, su nariz estaba seca y también sus labios,
su cabello caía en parte sobre su rostro… hubiera podido decir que le impedía ver pero
en realidad no estaba viendo por donde andaba, estaba caminando sin rumbo… sin
pensar. Hubiera podido también poner sus sentimientos en blanco, pero por mas que
trato no pudo dejar de sentir era ya mucho para su cuerpo, sabia que había pasado
calles, semáforos porque sintió varias bocinas de autos; imagino que estaban
intentando no atropellarla aunque en verdad en esos momentos no le hubiera
importado… hasta que por fin se detuvo, observo esos edificios ese parque, sabia
donde estaba… donde la única persona a la que podía confiarle lo que estaba pasando,
saco su celular de su bolsillo y paso un mensaje…

- “Puedes bajar por favor… necesito hablar con alguien. Julia”

Al verse allí solo pudo recostarse sobre la pared de aquel parque y comenzó a llorar
sentía como las lagrimas quemaban su rostro, se agacho en el suelo y lloro unos
momentos luego se seco las lagrimas y fue hasta uno de los columpios, se sentó sin
moverse en el… alrededor de 2 min después sintió unos pasos hacia ella… sabia que
debía voltear pero no podía ser nadie mas que la persona que había solicitado, nadie
se metería con ella en ese estado…

K- Waoo!! Esto es raro, pensé me estabas jugando una broma con el mensaje, sino te
hubiera visto a través del ventanal del piso no hubiera bajado siqui… -de pronto su voz
ceso no había caído en cuenta del estado en que se encontraba la chica- Julia?... estas
bien?

Sus pasos la habían llevado hasta la hermana de la pelirroja, en el tiempo que


compartieron se habían hecho amigas, sabia al menos que podía confiar en ella,
además no tenia a nadie mas a quien recurrir sus amigos de fiestas, de salidas, no
cabían en esta situación… tenia que hablar con alguien que entendiera lo que pasaba y
a ambas, así que allí estaba con su cuñada según creía sentada en un columpio a
mitad de la noche.

J- No… no lo estoy, creo… se que no debí venir a verte no quiero ponerte en una
situación incomoda pero no tenia a donde mas ir… tan solo vine aquí -tomo aire y miro
hacia la nada- creo que termine con Lena o ni siquiera se que demonios paso…
K- Que??!! Como así? Por qué?? -dijo mientras se sentaba en el columpio de al lado-
J- Bueno… para ponerlo simple… descubrí que Lena me mentía y no solo me mentía
sino que me engaño -esas palabras dolieron aun cuando salieron de sus labios, parecía
un gran cuchillo había cortado sus labios al terminar de pronunciar-
K- QUE??!!... no puede ser… estas segura?? -sus ojos estaban como dos platos, no
podría cerrarlos ni que hubiera querido- Que paso??... Julia estas segura?? Lena no
seria capaz de eso…
J- … -sintió como la rabia se apoderaba de su cuerpo una vez mas, “Lena no seria
capaz de eso” resonaba en su cerebro, como nadie podía llegar a pensar que Lena no
seria capaz de nada pero si hubiera sido ella hubieran tenido hasta fotos!!- sabes?
Creo que mejor me voy, no debí venir aquí.

Y se levanto, pero al dar dos pasos sintió como su brazo era aprisionado por la mano
de su amiga…
K- Jul no te vayas!... es solo que no entiendo… que paso?
J- … -Julia la miro tenia esa mirada que le recordaba a su niña, sabia que Katya se
preocupaba por ambas., así que lo pensó mejor y se quedo-… lo siento, es que no
ando bien.
K- Lo se, por eso no quiero que te vayas. Viniste aquí para hablar cierto?, pues aquí
estoy! Vamos a hablar pero necesito me expliques qué paso...
J- Esta bien. Esta tarde cuando Lena se alistaba…

Y la chica le contó todo a la joven que estaba mirándola fijo sin dar ninguna señal de
emoción alguna, quería esperar a esta terminara para dar su opinión.

J- Y salí del departamento empecé a caminar y termine aquí -sus ojos estaban llenos
de lagrimas- no puedo creerlo!!! Como demonios pudo hacerme eso?!! -dijo mientras
tomaba la cabeza con sus manos mirando al suelo, de pronto sintió un golpe en su
cabeza- auchh… por qué hiciste eso??
K- Te engaño??!!... vienes y me dices que terminaron!! Y que te engaño!! Por Dios
Julia me imagine la habías encontrado con un hombre en la cama o en la calle en un
café…-dijo la joven levantándose del columpio- eso fue un error grave, pero no te
engaño ni lo haría
J- Como sabes eso?!!! Como todos suponen eso??!!...

K- Porque ella te ama grandísima idiota!!!... tan solo por eso… porque sacrifico su
boda, su vida, todo lo que ya tenia por irse a ver como le salían las cosas… pero
contigo!!!..
J-… -La pelinegra solo guardo silencio-
K- Por Dios Julia!! Me asustaste!!, además no han terminado!! Solo te enfadaste y le
gritaste y te fuiste, pero aun no se han dado el cortón final así que aun puedes
solucionar las cosas…
J- No se si quiera… -dijo con una voz baja-
K- Que?!! -esta vez su voz adquirió un tono firme y serio-
J- No se si quiera… ella me mintió Katya, si me oculto esto quien sabe cuantas cosas
mas podría ocultarme… no puedo entregarle mi vida y que ella solo me entregue lo que
ella considera correcto de la suya -sintió otro manotón en su cabeza- auchhh deja de
hacer eso!!..
K- Deja de ser una idiota!!... Julia que demonios dices?!!... es que acaso si la idiotez
tuviera forma humana serias tu!!
J- No -dijo entre una sonrisa la chica bajando su cabeza-
K- Entonces??!!! Por favor Julia ella no te engaño te oculto algo porque también es una
idiota que cree que sabe lo que es mejor para las personas cuando aun no sabe que es
lo mejor para ella!!... pero no por esa estupidez van a estropear su relación… estuvo
mal, tienes toda la razón pero no por eso vas a tirar todo por la borda
J- Y si ya lo hice? -dijo con los ojos llenos de lagrimas-… y si ella cree que
terminamos?... no quiero perderla Kat… pero no quiero vivir con alguien que no
comparte su vida con todo sus detalles conmigo…
K- Jul… -dijo volviendo a sentarse en el columpio a su lado- eso fue solo un error, una
torpeza por querer siempre cuidar a los demás… sabes que Lena tiene esas
propiedades! Siempre hace las cosas pensando que ella cree saber lo que le conviene a
los demás y eso no siempre es así -dijo regalándole una sonrisa- Jul la vida les ha
dado una oportunidad única, no la estropeen por tonterías… sabes cuantas personas
nunca encuentran el amor??... ustedes no solo lo encontraron sino que se repusieron
ante las adversidades y lo recuperaron… sabes lo especial que es eso?, que después de
tanto su amor siguiera intacto?… Jul se que estas molesta y tienes toda la razón… y
siendo objetiva aun sabiendo lo mucho que debe estar sufriendo la idiota de Lena, se
que es su culpa que merece la hagas sufrir, pero una cosa es hacerla sufrir y otra tirar
todo por la borda… un error lo comete cualquiera, por eso somos humanos. Pero no
por eso puedes tirar todo por la borda, no es justo ni contigo ni con ella… no
desperdicies al amor de tu vida solo por estar enfadada… ella te ama y lo sabes… hasta
yo lo se! Y se que sea como sea tu la amas a ella… pero debes entender que tienen
aun mucho que aprender la una de la otra para vivir en completa armonía, que aun les
falta mucho camino y se que pueden recorrerlo juntas, pero no puedes dejar las venza
algo tan estúpido como esto!!
J- Tengo miedo Kat… quiero compartir el resto de mi vida con ella pero solo si ella
comparte el resto de la suya conmigo!!... solo así, y siento como si se hubiera creado
un abismo entre nosotras y no se como cerrarlo, no se como llegar y decir algo
después de lo de hoy…
K- Jul sino tuvieras miedo significa que no te importaría, así que ese miedo es bueno
en cierta forma, además no tienes que decir nada, tan solo pontéele en frente y ella te
dirá todo…
J- No lo creo… le dije cosas horribles…
K- Créeme… -y puso su manos sobre la de la pelinegra- conozco a Lena perfectamente
ahorita debe estar llorando o muriéndose de la preocupación así que tan solo ve y
párate frente a ella y veras que no tendrás que hacer nada mas… excepto poner algo
de resistencia -dijo esto entre una sonrisa- tu sabes para hacerla sufrir…
J- Jeje… no quiero hacerla sufrir Kat… solo quiero estar con ella… solo quiero abrazarla
y que me diga que estaremos bien -dijo antes de que su voz se quebrantara-
K- Entonces hazlo!!, vamos a averiguar donde esta -saco su cel y le escribió un
mensaje-
J- Debe estar en la fiesta…
K- Sip…-dijo revisando su cel- contesto : “ estoy en un reunión con mis compañeros
por qué?”, le diré que por nada que quería saber si podía verla para jugar con Vika
-dijo robándole una sonrisa a la pelinegra y una propia- y entonces iras a la fiesta y
tan solo dejaras que hable y veras que todo se solucionara y en el futuro trata de que
tu estupidez te agobie menos!! -haciendo reír a la pelinegra- para que puedan pensar
con claridad ambas!! Y tengan menos conflictos…. Jul se que la amas y ella también a
ti… para mi, eso es suficiente las quiero ver juntas siempre y no enojadas por
tonterías.
J- Esta bien…-dijo sonriendo de forma tímida-
K- Ahora ve, ve y arregla todo y mañana me invitas un café y me pagas la consulta
-dijo risueña-
J- Jeje esta bien… te invito el café y hasta un pastel -dijo sonriendole-
K- Te acompaño a tu auto
J- Jeje no traje… recuerdas?
K- Ah si… bueno entonces tomemos un taxi, te acompaño igual.
J- Esta bien…

Caminaron hasta la calle y llamaron un taxi, antes de subir en el la pelinegra volteo a


ver a su amiga

J- Gracias Katya… por estar aquí… para mi


K- Sabes que eso siempre será así… eres la madre de mi sobrina!! Y mi cuñada -dijo
riendo y robándole una risa a Julia- y no quiero ni otra cuñada ni otra sobrina!! Y se
que la idiota de tu novia tampoco lo querrá… solo que a veces creo que el peso de su
cabello le nubla los pensamientos!! Del resto estarán bien… nunca olvides lo que las
llevo hasta aquí… su amor
J- Si… lo se -dijo sonriendo-
El tiempo parecía eterno… sentía que el auto rodaba pero no llegaba a ningún sitio…
dio la dirección como lo recordaba, como la pelirroja le había comentado donde
quedaba… pero sin embargo tuvo que dar ciertas vueltas… ciertamente se había
perdido no mucho pero estaba dos calles más arriba. Al llegar supo era el sitio, habían
varios autos afuera y reconoció el auto de Nastya al momento… pago al chofer del taxi
y dio las gracias tanto al chofer como a Dios por cargar dinero en el bolsillo de su
pantalón.

Al bajar sintió unas ganas enormes de irse… pero recordó las palabras de Katya… “ los
que las llevo hasta aquí fue su amor” y sabia tenia razón, sabia que cuando pensaba
que la vida y Dios la odiaban por haberla separado de su niña esta había vuelto de
nuevo a ella y no podía desperdiciarlo así que puso en pie su plan, tan solo dejar que
llegara la pelirroja y hablara… si Katya tenia razón de verdad tendría que invitarle ese
pastel porque de otro modo no sabría que decirle cuando la tuviera en frente.

Se acerco hasta el carro de Nastya sentía el frió chocar contra su piel, contra su cuerpo
pero no le importo… sus manos temblaban y sintió como su corazón se paralizo unos
seg… levanto su pie y pateo uno de los cauchos… la alarma comenzó a sonar, se
agacho a un lado de la puerta del acompañante y vio como Nastya salio y aplico la
alarma desde la puerta al ver que se desactivo, le dio con su mano haciéndola sonar
de nuevo, ese “jueguito” lo hicieron 4 veces hasta que oyó un “que demonios!!” por
parte de Nastya y como esta se acercaba hasta el auto… rió un poco de forma callada
al verla cerca su malicia salio a relucir…

J- HEYY!! -grito lo mas fuerte que pudo mientras salto de su sitio-


N- AHHH! -la chica hizo un salto hacia atrás y por poco sale corriendo- Que demonios
haces??!!
J- Jajajajajaja -la pelinegra reía como nunca, ante la primero molesta chica para luego
acompañarla con una sonrisa- jaja… lo siento… jaja… de verdad, lo siento pero fue muy
provocativo
N- jajaja -dijo irónicamente- muy graciosa Volkova deberías hacer un programa… -una
sonrisa vino a su rostro y pregunto algo emocionada- vienes por Lena cierto??...
J- Tal vez…-dijo mirando a otro lado-
N- Si claaaroo y por qué mas estarías aquí?, no conoces a nadie -dijo sonreída-
J- Bueno te conozco a ti!!... pude haber venido por ti…-dijo guiñándole un ojo-
N- Al parecer estas como que muy payasa hoy!!... y dale gracias a Dios que soy yo, si
te veo con ese ojo así con otra persona puede que te lo saque!!..
J- Jeje -dijo mirando al suelo- pues… me imagino Lena te contó lo que paso?
N- Algo algo…
J – Si claro… ya hasta debes saber mas que yo!! -y ambas sonrieron-pero bueno, hable
con alguien… y decidí venir a darle la oportunidad de aclarar todo… porque…
N- Excelente!! Jul por Dios no sabes como estaba!! Se esta muriendo pensando habían
terminado o algo así… pobre Len… sabes que te ama Jul, jamás la había visto así con
alguien tan entregada tan feliz… se va a morir cuando sepa estas aquí -dijo sonriendo
la chica, para Julia esas palabras le llegaron al alma, pudo sentir como su cuerpo se
doblo un poco como si las hubiera sentido en su estomago de verdad pensó que habían
terminado-
J- Esta bien… lo se… podrías llamarla?
N- Si claro… pero por qué??
J- Por qué?!.. porque quiero hablarle…
N- Nooo… dijiste que porque… -he hizo con su mano como que siguiera hablando- y no
terminaste
J- Ah!!!... pues que quería aclarar todo porque la amo… y no quiero estar así... y
porque esa fue la oportunidad que yo nunca tuve -dijo bajando su mirada-
N- Esta bien… eso es mas que suficiente, ya veras voy por ella
J- Ok aquí espero

Vio como Nastya se adentro en la casa… sintió un ruido detrás de ella, era un auto que
llegaba, traía música y mucho ruido, se bajaron dos chicas y como tres chicos supo ya
estaban en la fiesta y venían con mas cosas porque traían hielo y unas bebidas pero se
notaba habían estado bailando y disfrutando… sin embargo podía estar preparada para
todo menos para esto… allí estaba… era el… tenia una camisa a rayas y un pantalón
negro, cerro las puertas cuando bajaron todos y venia caminando detrás de los dos
chicos con el hielo y las chicas conversando… su cuerpo se puso de hielo… sintió un frió
recorrer su espalda, sus músculos se tensaron y pudo sentir como su corazón dejo de
latir y ahora lo que latía eran sus sienes… no sabia si había dejado de respirar o era
simplemente que no lo sentía, una ola de rabia recorrió cada célula de su cuerpo,
hubiera querido moverse a un sitio donde no fuera vista si daba dos pasos su figura
estaría oculta pero no pudo, no reunió las fuerzas necesarias para ordenar a su cuerpo
hacer aquello… así como tampoco pudo despegar su mirada de ese chico del ex de su
pelirroja, sabia que era de un momento a otro para que este notara la vista sobre el y
volteara a verla y así fue… iba caminado y de pronto la sonrisa se quito de su rostro al
verla… por momentos miro hacia donde iban los otros chicos y luego la volvió a mirar…
ella simplemente no movió su mirada fría y de odio… entonces una sonrisa se dibujo
en el rostro del chico y dejando ir adelante a sus amigos camino hacia ella… sentía
como sus manos se empuñaban y como su cuerpo se tensaba… no pudo sentir miedo
ni temor… el odio y la rabia la tenían presa cuando escucho su voz, fue como si mil
dagas se clavaran en su cuerpo despertando aun mas la rabia que tenia dentro…

A- Julia… la ultima persona que espere ver -dijo aun sonriendo-


J- … -la pelinegra no contesto solo lo miraba de forma desafiante-
A- Imagino viniste por Lena… -dijo volteando hacia la casa y mirándola de nuevo-
sabes?…-dijo esbozando una sonrisa- no sabes cuanto desee verte… no sabes todas las
cosas que quería gritarte y decirte, pero ahora al verte aquí, al ver lo hermosa
-haciendo énfasis en esa palabra- que esta Lena hoy… no lo creo necesario es decir, no
debe ser algo muy importante cuando prefirió venir sola que traerte a ti… o si? -dijo
regalándole una sonrisa-

Julia sentía como su sangre se calentaba con cada palabra… su voz retumbaba en sus
oídos y chocaba contra sus pensamientos, quería molerlo a golpes y romperle el alma…
pero una voz la trajo de regreso al mundo…

L- Julia??... -dijo Lena en tono suave pero con una mirada firme parada detrás del
chico-
J- … –La pelinegra no contesto ni siquiera la miro, su mirada estaba fija en el joven-
A- Esta bien, entiendo -dijo sonriendo-… me voy

Al pasar por el lado de la pelirroja toco su brazo y le dijo “espero verte adentro”… y
camino hacia la casa… Lena solo lo miro seriamente sin demostrar ninguna emoción…
nada tan solo lo vio y luego miro a la pelinegra… su mirada esta perdida y llena de
rabia, sus manos aun estaban empuñadas y su labio inferior estaba siendo mordido
por dentro en señal de tratar de calmarse… la pelirroja la miro de forma dulce y bajo
los dos escalones para estar a su altura.

L- Ni siquiera lo había visto -dijo en un tono dulce y calmado-… solo lo hizo para
molestarte…
J- Lo se… se por qué lo hizo…-dijo en tono calmado pero aun se denotaba la rabia en
su forma de hablar-
L- Entonces por qué te enfadas… -dijo sonriéndole y tomando una de sus manos entre
las de ella- no creo hallas venido a escuchar a ese imbécil decirte necedades…
J- No… pero no puedo evitarlo -dijo seria pero bajando la guardia, ese contacto fue
demasiado, necesitaba abrazar a su chica y que le dijera que todo estaría bien,
necesitaba sentirse a salvo-
L- Gracias -dijo bajando un poco su mirada-
J- Por qué? -pregunto extrañada-
L- Por venir… por dejarme estar contigo ahora… por dejarme hablarte… por amarme
-dijo esto ultimo en un hilo de voz-

J- Sabes que te amare no importe lo que pase -dijo mirándola a los ojos- creo que ya
eso quedo demostrado después de tanto, pero yo no solo te amo, confió en ti Lena
plenamente, podría decirte desde que eructe en plena calle hasta un grave problema
que tenga con mis padres, y el saber no solo que no confiaste en mi sino que me
ocultaste algo tan importante como esto… es decir, te conozco se que no me
engañarías… esta tarde… perdí el control -dijo bajando su cabeza para luego volver a
clavar su mirar en el de su chica- te dije cosas que tal vez no debí, que no creía en el
fondo ciertas, pero solo quería hacerte daño porque tu me lo habías hecho -bajo la
mirada esas palabras eran ciertas, pero en el fondo le apenaba haberse comportado
así- me hirió el hecho de saber que me ocultaste algo… que no hubo la suficiente
confianza como para sentirte segura diciéndomelo y mas acerca de lo que era!!... lo
sentí como una traición… como si estuvieras ocultándolo… mintiéndome… por el -dijo
esto levantando su mirada hacia la de su chica-
L- Jul… yo -dijo la pelirroja con el rostro hecho un mar de lagrimas, deseaba tanto que
su niña le dejara hablar, pero sabia que le dolería, sabia que se había equivocado y
que Julia tenia la razón aunque no fue por las razones que pensaba- yo lo siento
tanto… de verdad… yo jamás lo hice pensando en eso, jamás pondría a el ni a nadie
externo a nosotras antes que a ti… se que me equivoque, pero fue porque no quería
problemas, no quería te enfadaras o te quedaras en casa pensando de mas, sabia no
ibas a querer acompañarme y eso lo entiendo, por ello no quise hacerte pasar peor la
noche… jamás escúchame JAMAS lo hice pensando en el ni en nadie mas que en ti
-dijo esto esbozando una leve sonrisa mientras su voz se quebrantaba- Julia te amo…
y puede que a veces me equivoque, pero eso no cambia nada lo que siento… nunca te
engañaría, no podría todo mi ser es tuyo… cada respiro, cada latido, cada
sentimiento… es por y para ti… lo siento tanto, lamento no haberte dicho todo, pero
confío en ti!! Es solo que no quería te enfadaras… -dijo y soltó una leve sonrisa- creo
que eso no me salio muy bien cierto??... a la final te enfadaste peor…
J-… -sonrió y luego de un suspiro dijo- Len se lo que trataste de hacer… sino no
hubiera venido aquí, se que me amas y yo también, lo único que quiero es que
estemos bien… no quiero perderte por esto ni por nada!, pero quiero me prometas que
siempre seremos sinceras… que sin importar lo pequeño o lo tonto que sea algo me lo
dirás… porque así lo hago yo contigo, quiero ser tu mejor amiga para las buenas y las
malas sin importar nada…Len, tienes que dejar de querer cuidar a la gente de todo!
Eso es imposible, no puedes evitar me enfade o me ponga triste o lo que sea… pero si
puedes compartirlo y vivirlo conmigo como yo lo hago contigo, no puedes ponerme en
un pedestal y pretender que nada me toque -bajo la mirada y dijo entre una pequeña
sonrisa- se que a veces yo lo hago contigo… pero por encima de todo siempre te digo
todo sin omitir detalles y espero lo mismo de tu parte… si?
L- Si -dijo dándole una gran sonrisa- así será, lo juro! De ahora en adelante te diré
todo sin importar nada y lo que salga de allí lo veremos juntas
J- Esta bien, eso era lo único que quería escuchar -dijo acercándose a su niña y
besando sus labios, trato de solo besarlos levemente pero cuando iba a retirar su
rostro las manos de la pelirroja se lo impidieron-
L- Te amo… -dijo luego de unos segundos separándose y recostando su frente en la de
su pelinegra, mientras ésta con la mano limpiaba los restos de lagrimas de su rostro-
no tienes idea de cuanto… y de cuanto me asuste cuando pensé no querías verme
nunca más
J- Eso no pasara nunca… siempre voy a querer verte y estar contigo, aunque enojada
te diga otra cosa -dijo riendo un poco sin despegar su cabeza de la de su chica-
siempre voy a amarte Len y a estar junto a ti…

L- Lo se… -dijo separándose para mirarla a los ojos, y esbozo una gran sonrisa- por
cierto, hablaste con Katya verdad???
J- Jeje… por qué?
L- Porque ella es la única que siempre me dijo en mi cara que tenia que cambiar esa
costumbre de querer siempre cuidar de la gente -dijo riendo un poco- a parte me
escribió a mi cel para ver donde estaba… y en ella no es muy común al verte aquí
imagine había tenido que ver
J- Algo, algo… -dijo riendo también- bueno mucho en realidad… le debo un café y un
pastel
L- … lo imagine -dijo riendo-
J- Bueno amor creo que me voy… te estas perdiendo la fiesta y no es justo que
después de pelear tanto por ella te la vayas a perder!! -dijo robándole una risa a su
chica- así que yo me voy a casa, nos vemos allá… me avisas cuando vayas en camino
L- No… no te vayas -dijo la pelirroja seria mirando a los ojos de su niña-
J- No te preocupes ya no estoy enfadada tan solo iré a casa, ahí estaré cuando llegues
L- Lo se… pero no quiero que te vayas
J- … -La pelinegra solo la miro a los ojos como tratando de descifrar lo que quería
decirle- ni creas que entrare!!, primero no estoy en condiciones ni físicas ni mentales y
segundo se que no soy monedita de oro para caerle bien a tus amigos así que prefiero
irme a casa y esperarte ahí
L- Ellos no me importan, sino te aceptan pues entonces no me estarían aceptando a
mi… pero no era eso lo que quería, no quiero nos quedemos, no quiero quedarme..
quiero ir a casa contigo, no quiero estar aquí, quiero estar en casa y que nos
abrasemos juntas a ver tv y nos acurruquemos hasta que llegue el día de mañana y
esta noche sea solo un recuerdo -dijo estoy ultimo con una sonrisa tímida-
J- … -La pelinegra solo la miraba a los ojos tenia un sonrisa en su rostro, eso si no se
lo esperaba… pensaba que solo hablarían y luego la esperaría en casa, pero en esos
instante se sintió como una torpe por todo lo anterior, no sabia como su mente le
había jugado una mala pasada y le había hecho siquiera dudar del amor de su niña-
sabes que es tu decisión, no creo que debas… porque ya viniste y todo eso… pero si es
lo que deseas… -dijo en una sonrisa, tal vez ella misma deseaba mas que la misma
Lena que regresaran juntas- entonces te espero creo
L- Ven… -y extendió su mano hacia Julia-
J- Ah no! Te dije no entraría ya me controle mucho hace rato y una segunda vez no
creo me salga…
L- No entraras… pero esta calle es oscura no quiero estés aquí, vamos y me esperas en
la entrada -dijo extendiendo aun su mano que la pelinegra dudosa tomo-

Caminaron juntas hasta la entrada, al llegar allí la pelirroja la beso levemente en los
labios “ya vuelvo, voy a buscar mis cosas y a avisar me voy” le dijo antes de abrir la
puerta, al entrar se encontró con su amiga viendo por la ventana…

N- Estaba viendo si habían llegado con mas cerveza… al parecer fueron pero no
encontraban fría y bueno… -dijo para encontrarse con la mirada traviesa de su amiga y
una sonrisa- esta bien esta bien… te estaba espiando!! Y que paso? -dijo con una gran
sonrisa-
L- Jeje… nada, vino hablamos, me disculpe y ya estamos bien…
N- Y??.
L- Y ahora iré a casa con ella -dijo sonriendo- de verdad lo ultimo que quiero es no
estar a su lado
N- Y??
L- … Y?... no se… si tengo suerte tal vez la reconciliada se ponga mejor -dijo sonriendo
ampliamente-
N- Ok asco!... demasiada información, pero no me refería a eso… y?? -dijo haciendo
ademanes de que hablara-
L- Y ¿??... -miro la pelirroja confundida a su amiga- ah!!! Ya lo se, y tu tenias razón!!
Ya feliz??
N- Jaja gracias!! Era todo ya puedes irte y mañana me cuentas como te fue- dijo
entregándole sus cosas, al ver llegar a la pelinegra instintivamente busco el bolso de la
chica, sabia que su instinto no le fallaría- no espera!, mejor no me cuentes -dijo esto
poniendo cara de asco para hacer reír a su amiga por su comentario anterior- solo
llámame mañana y te cuento como estuvo todo
L- Esta bien… gracias -y abrazo a su amiga-
N- Sabes que siempre estoy al rescate!!

Ambas rieron y la pelirroja se disponía a salir todos estaban muy animados y no quería
interrumpir, si se iba así quizás nadie notaria que ella no estaba y si lo hacían ya seria
tarde. Sin embargo vio a Laura bajar por las escaleras y supo que no seria tan
sencillo… ella era la que había organizado la fiesta y había prestado su casa, vería
como un desplante que se fuera sin tener mucho tiempo de haber llegado, pero en ese
momento ciertamente no le importaba o al menos eso pensaba

La- Lena?? Ya te vas??, es muy temprano -dijo la joven de cabello negro hasta los
hombros y contextura delgada mientras terminaba de bajar y se puso frente a las
chicas-
L- Si es que surgió algo y tengo que irme
La- Algo como que??... pensé sabias que la fiesta era hoy y no habían problemas
L- Si pero… -se dio cuenta de que mintiendo no conseguiría nada, así que decidió
sincerarse con la chica- escucha de verdad la fiesta esta súper, todos la pasan bien…
menos yo, tuve un problema con Julia esta tarde y ya nos arreglamos y quiero estar
con ella, tenemos mucho de que hablar y si me quedo estaré tan solo queriendo pase
el tiempo para regresar a casa y no seria justo con nadie
La- … -La chica sonrió un poco, como incrédula de las palabras de la pelirroja- de
verdad te iras por eso??... dejaras que Julia evite que te quedes??

Lena sintió eso como un ataque, esas palabras despertaron indignación y extrañes en
ella. No sabia que había querido decir con eso pero sabia no era bueno, miro a Nastya
y esta tenia casi el mismo rostro que ella…

L- Que se supone quiere decir eso? -pregunto dejándose llevar mas por la pequeña
gota de rabia que empezaba a emanar de su ser-
La- Nada… simplemente la verdad… desde que estas con esa chica casi no te vemos
estas dejando pasar oportunidades solo por ella…
L- Eso no es cierto -esas palabras hicieron se pusiera a la defensiva- si he estado
alejada es porque he tenido que adaptarme a muchas cosas, pero no he dejado pasar
nada por ella lo he estado viviendo con ella, además a fin de cuentas lo que yo haga
con mi vida no le concierne a nadie.

La- Y jamás he dicho lo contrario… pero solo me duele ver como alguien que considero
mi amiga toma las decisiones equivocadas, que no lo ves?, aquí estamos nosotros, tus
amigos los que siempre hemos estado a tu lado con los que has reído y disfrutado,
desde que estas con esa chica solo andas en problemas y disgustos… solo quiero te
des cuenta de eso, ahora te iras solo porque ella lo quiere así es estúpido Lena!!, aun
eres joven y tienes muchas oportunidades por delante… unas hasta muy cercas de ti,
pero que dejas pasar sin darte cuenta… Anatoly vino hoy sin pareja no solo para
divertirse lo conozco, con solo chasquear tus dedos lo tendrías a tus pies otra vez…
pero no, prefieres irte a sufrir con la flacuchenta…

De pronto los ojos de Lena se abrieron lo más grande que sus cuencas se lo
permitieron… sintió un golpe en su estomago y un frío recorrió su cuerpo, sintió como
cada flujo de sangre por su cuerpo aumentaba de temperatura… entonces eso era!! Lo
habían invitado adrede! Solo querían que se vieran y ver si los podían reconciliar.
Anatoly era el novio perfecto que se llevaba bien con todos y siempre estaba dispuesto
a todo, mientras que se habían hecho ideas de la pelinegra sin siquiera buscarse el
tiempo para tratarla, miro a Nastya que estaba a su lado mas que todo para buscar
que le dijera si lo que pensaba era cierto, los ojos de su amiga le asintieron solo con
verlos… sabia que Nastya no sabia nada, ella jamás la traicionaría y su rostro le
indicaba eso… miles de ideas recorrieron su cabeza podía tan solo irse y dejarla
hablando sola… podía gritarle en medio de todos o podía simplemente tomarla por el
cabello subirla escaleras arriba y tirarla escaleras abajo, la ultima opción le pareció
tentadora pero no! No caería tan bajo, así que tan solo decidió dejar las cosas claras y
marcharse…

L- Así que de eso se trato todo esto? -dijo mirándola seria y firme a los ojos- lo
invitaste solo para que nos viéramos pues que tal?, nos vimos y hasta nos hablamos y
eso será lo único que paso y pasara, así que si tus intenciones eran traerlo de nuevo a
mi vida créeme estas lejos de lo que es mi vida ahora… te lo haré simple, porque
siempre te he considerado mi amiga… Laura ahora estoy con Julia, puede gustarte o
puede que no, puede que lo aceptes o puede que no, ciertamente no me importa,
después de esta noche lo único que me importa es estar a su lado nada mas!, así que
si tus motivos para invitarme a esta fiesta fueron otros que simplemente compartir
conmigo te equivocaste!! Perdiste tu tiempo!, pensé que las cosas estaban claras,
pensé que nos respetábamos lo suficiente como para respetar nuestras decisiones y
esta fue la mía, ella no me prohíbe nada! En lo absoluto, si he estado desconectada de
ustedes un tiempo es porque he estado ocupada atendiendo a mi familia y
adaptándome a lo que ahora es mi vida… y lo que va a ser siempre, mis decisiones las
tomo yo! Nunca las ha tomado ella y nunca las tomara nadie mas que no sea yo, así
que no te atrevas a juzgarla sin siquiera conocerla, sin siquiera haber entablado nunca
una conversación con ella, no la conoces! No sabes como es! No sabes como somos!,
pero tu decisión es simple… ahora estoy con ella, ahora mi vida es a su lado tu decides
si quieres seguir siendo mi amiga bajo esas condiciones y si quieres tomarte el tiempo
de compartir con ambas y darte cuenta de lo maravillosa que es conmigo; o
simplemente hacerte a la idea de que no me conviene, que no debemos estar juntas y
que no la aceptaras como parte de mi vida y entonces sabré que esta fiesta habrá
marcado el fin de lo que creí era una amistad -miro a la chica desafiante, seria, sin
darse cuenta había elevado por momento su tono d voz y casi todos en la fiesta tenían
sus ojos puestos en su pequeña discusión-

La-… -La chica no respondió, esta tan solo la miraba con la boca entreabierta jamás
imagino que la pelirroja reaccionara así, en el fondo todo había pasado tan rápido que
creía que era algo surrealista y que en verdad no la amaba, solo estaba con ella
porque se asusto con el compromiso y el gran paso que daría con Anatoly-
L- Laura siempre te considere una buena amiga, que estaría a mi lado toda la vida y
que por supuesto me aceptaría siempre… pues esta es mi vida ahora y lo será
SIEMPRE, no puedo obligarte a aceptarla, no puedo obligarte a que la conozcas ni que
la quieras pero sé que si te tomaras el tiempo verías lo grandiosa que es sino, lo siento
pero creo que entonces tu no podrás obligarme a permanecer en lo que creí era una
amistad -la pelirroja de pronto miro alrededor y sonrió, al tener la atención de todos
sin darse cuenta, tal vez si se hubiera dado cuenta no hubiera hablado tan fuerte y tan
firme, así que de pronto un gran corrientazo recorrió su cuerpo y sintió como si no
fuera posible sentirse mas orgullosa de su decisión… de sus palabras, miro a la gente
que estaba en la sala, no eran muchos un grupo pequeño y les dijo de forma clara y
fuerte -y eso va con todos!!, para aquellos que piensan que estoy loca o que me
equivoque o que es solo una fase y pronto terminara o lo que sea, es así de simple,
esto es lo que soy y ella es con quien comparto mi vida ahora, así que el que este de
acuerdo con ello y quiera seguir a mi lado excelente!! El que no… pues simplemente
me llego el momento en la vida que me toca darme cuenta de quienes en verdad son
mis amigos-.

Los muchachos se miraron unos a los otros y no hablaron… Nastya solo sonreía, al
parecer ella tampoco pensó la pelirroja podía reaccionar así, por eso al ver la actitud
de la gente simplemente dijo “buenas noches a todos, nos vemos… creo” y sonrió, se
volvió hacia la muchacha y le dijo de manera seria…

L- Y bien??, quiero saber tu respuesta ya


La- Len te considero mi amiga, siempre lo haré… pero estas cometiendo un error estas
arruinando tu vida y sacrificando todo por quien no debes -dijo bajando su cabeza para
luego volver a subir su mirada y encontrarse con la mirada de la pelirroja- así que
podemos seguir siendo amigas y puedes contar conmigo siempre, pero no me pidas
me quede callada mientras te veo destruyendo tu vida, no me pidas acepte algo que
no creo que te lleve a ningún lado… algo en lo que sinceramente no creo -respondió
sincera la joven-.

Esas palabras dolieron en el alma a la pelirroja, aunque no eran muy unidas Laura
siempre había sido su amiga, y le dolió no tan solo ver que aun existía tanta
intolerancia y prejuicios en el mundo, sino saber que estaba mas cerca de ella que lo
que pensaba…

L- Esta bien, acepto tu pensar… pero la que te equivocas eres tu, hubiera destruido mi
vida si me hubiera tragado mi sentimientos, en ese caso si me hubiera sacrificado
porque hubiera desperdiciado al verdadero amor de mi vida, tal vez para ti no me lleve
a ningún lado pero para mi me lleva simplemente a la felicidad con tan solo estar
juntas y eso es suficiente… lo que crees conocer de Julia no es cierto, no tienes ni idea
de cómo es conmigo, como me trata y como me cuida… hoy discutimos por mi culpa y
aun así vino hasta aquí para que arregláramos las cosas, eso pocas personas lo harían,
así que si tengo que sacrificarme por ella y por lo nuestro lo haré sin dudar aun cuando
todo el mundo este en mi contra… y sabes? Te equivocas de nuevo, no podemos seguir
siendo amigas, ahora no soy solo yo, estoy yo, mi esposa y mi hija, así de sencillo
imaginátelo -dijo con una sonrisa la chica- como un combo!! O somos las 3 o no es
nadie tan sencillo como eso, y pues de verdad fue un placer tanto ser tu amiga como
haber venido a tu fiesta, que estés bien… hasta luego.
La pelirroja se dio la vuelta y camino hasta la puerta, giro la perilla y justo antes de
salir una sonrisa vino a sus labios, se dio media vuelta y mirando a la joven que estaba
impávida frente a la puerta dijo…

L- Sabes!… no chasquearía esos dedos ni aunque fuera la ultima forma de permanecer


con vida… y esa flacuchenta -dijo entre una sonrisa y en tono sarcástico- vale mucho
más que tu y toda tu fiesta, vale simplemente la mitad de todo mi ser, Adiós.

Y salio de la casa. Al salir se encontró con Julia quien aun la esperaba en la entrada,
imagino había escuchado… así que instintivamente le sonrió y bajo su mirada no sabia
porque le daba pena que la pelinegra supiera lo que había pasado… esta no dijo nada,
tan solo tomo su mano y se encaminaron hasta la calle, cuando iban a llegar a la acera
sintieron una voz…

N- Oigan!! Esperen -dijo la muchacha con su bolso en la mano y las llaves en la otra-
no me piensan dejar aquí o si?? -dijo sonriendo-
L- No tienes porque venir -dijo regresándole la sonrisa-… esto no tiene nada que ver
contigo…
N- Si, si tiene… tu eres mi mejor amiga y lo que es contigo es conmigo a parte ni creas
que me quedare después de lo que paso!!, explotaría si oigo cualquier comentario
odioso además no quiero se vayan solas y las asalten por ahí
L- Esta bien gracias -dijo regalándole una sonrisa-
N- Si ya ya ya… mucho drama por hoy, ya vamonos

Fueron al auto y subieron, la pelirroja quiso montarse adelante pero su amiga le paso
el seguro a la puerta para obligarla a sentarse detrás con la pelinegra “solo quería que
no pensaras te llevábamos de chofer!! Ya estamos bien” dijo regalándole una sonrisa a
Julia que tan solo reía… en el camino llegaron por unos refrescos y siguieron hacia el
departamento de las chicas donde las dejaría Nastya para luego seguir hasta su casa.
La noche estaba fría y Julia miraba por la ventana, Lena solo bebía de lo que había
comprado… por momentos pensó que algo había molestado a su niña… la miro varias
veces pero esta no retiro su mirada de la ventanilla, acaricio su mano y segundo
después fue correspondida con una mirada y una sonrisa… fueron suficientes para la
pelirroja pero no para Julia…

J- Gracias… -dijo sincera-


L- Por qué?? -respondió Lena sin entender-
J- … Escuche lo que dijiste -dijo bajando su mirada un poco- a esa chica… y a todos!
En verdad la entrada no estaba tan lejos, y pude oír casi todo… de verdad gracias, no
sabes lo mucho que significa para mi y espero que sepas que yo haría lo mismo por ti
ante quien sea -dijo sonriéndole-
L- Lo se… no es necesario ni que agradezcas nada, ni que me lo digas… eso es lo que
soy ahora -dijo tomándole la mano- lo que dije fue la verdad, ahora no soy solo yo…
somos las tres y el que me acepte será a las tres o a ninguna…
J-… -La pelinegra solo sonrió y bajo la mirada… nunca nadie la había defendido así- lo
se… pero aun así, gracias -dijo mirándola a los ojos-

L- Esta bien… pero lo haría siempre sin importar nada así que por favor no me lo
agradezcas… sabes que te amo y por ti seria capaz de todo -dijo sonriéndole-
J- Lo se… yo también -dijo mirando la mano de su niña que estaba sobre la de ella-
sabes lamento haberme comportado así esta tarde… pero te amo y… -sus palabras
fueron calladas por el dedo de la pelirroja en sus labios-
L- Shhh no digas nada -dijo acariciando después su rostro- no fue tu culpa, la culpa
fue solo mía… yo tal vez hubiera reaccionado peor -dijo sonriendo- pero fue mi error
así que ya dejemos eso atrás, te amo y me amas y nada mas importa… si?
J-… -Julia solo asintió con su cabeza-

Se miraron unos momentos y se besaron… el beso llevaba unos segundos cuando un


ruido las hizo volver a la realidad…

N- Disculpen… pero ya estamos a dos cuadras así que cero pornografía por favor!! Ya
esta noche fue inolvidable pero no quiero sea imborrable!!, así que controlen hormonas
que ya se podrán reconciliar a gusto en su departamento…

Ambas chicas se pusieron rojas y la pelinegra hasta rodó su posición en el asiento de


atrás mientras que Lena sonrió nerviosa…

L- Lo siento -dijo sin mirar a su amiga-


N- Por Dios!! Era jugando… solo se dieron un beso no es para tanto… pero me dejaron
en claro que piensan hacer al llegar…
L- Hey!! Ya basta -dijo riendo nerviosa y tanto su rostro como el de Julia parecían iban
a explotar de rojos-
N- Bueno sanas y salvas -dijo deteniendo el auto- me llaman mañana sino te llamo si
me entero de algo por ahí…
L- Esta bien, gracias Nastya
J- Si gracias… por todo
N- No se preocupen saben que cuentan conmigo -y les guiño un ojo- hasta luego y les
diría que duerman bien pero no creo lo hagan
J- Nastt!!!!!!!!! Ya!!! Vete!! -dijo riendo mientras cerraba la puerta-

Ambas se miraron y se regalaron una pequeña risa… se tomaron de las manos y se


adentraron al edificio… subieron y Julia abrió la puerta para la pelirroja, luego se volteo
y cerro con llave, ya era tarde y no creía salieran mas… termino de cerrar cuando iba a
voltearse para hablarle a su chica se sintió presa contra la puerta y como los labios de
esta aprisionaban los suyos… instintivamente puso sus manos en sus caderas y la
abrazo hacia ella… se besaron unos segundos luego separaron su rostro y la pelirroja
rozo su nariz con la de ella mientras que recostó su rostro sobre su frente…

L- Necesitaba eso -dijo con una leve sonrisa-


J- Jejeje de verdad quieres seguir las palabras de Nastya cierto?? -pregunto entre una
risa la pelinegra-
L- Jaja boba -le dijo sonriendo mientras acariciaba su rostro mirándola a los ojos- es
en serio… necesitaba que me besaras, saber que estábamos bien… me asuste tanto
-dijo con las lagrimas invadiendo sus ojos- pensé que en verdad me dejarías… no
podría perdonarme nunca que me dejaras por ser tan idiota con respecto a eso… jamás
te había visto tan enojada…
J- Jeje si… lo se, perdí el control sabes que eso tiende a pasarme mucho, pero de
verdad a veces tan solo me es imposible pensar claro en un momento de rabia -dijo
bajando su cabeza con una leve sonrisa, para luego mirar a lo ojos de su niña- Len yo
jamás te dejaría al menos no por una tontería, te amo y no quiero estar lejos de ti
nunca mas… así que lo siento, lamento haberme comportado así… pero yo nunca te
haría daño… jamás dañaría nuestra relación
L- Lo se… -dijo sonriéndole- pero ya no hablemos mas de eso, ya quiero dejarlo todo
atrás y tan solo descansar contigo, esta fiesta fue la mas exhaustiva de mi vida y ni
siquiera baile!! -soltando una leve risa que acompaño la pelinegra-
Ambas solo se tomaron de la mano y caminaron hacia la cocina, Julia abrió el
refrigerador y saco ciertas cosas para preparar algo sencillo… a pesar de todo ahora
que ya se sentía tranquila su estomago había reclamado atención…

Entre risas y comentarios de la fiesta y de todo el problema comieron algo ligero unos
emparedados con jugo y unas papitas… debía aceptarlo le encantaba como aun en la
peor de las situaciones al poco tiempo podía simplemente hablar y hasta reírse de eso
con Julia. Nunca había hecho eso con alguien, ni siquiera con Anatoly que fue su
relación mas duradera llego a eso, cuando tenían un problema generalmente luego de
pedir disculpas o hablarlo lo enterraban en el pasado y era como un tabú, pero con
Julia no era así, podían hablar de lo que fuera y reír de lo que fuera eso para ella
significaba mucho, porque le daba fuerzas para luchar con todo, para saber que sin
importar nada estarían juntas y lo enfrentarían juntas… ahí comiendo viéndola reír y de
burlarse hasta de ella misma ante toda la situación… la hizo pensar en tantas cosas…
sentir tantas cosas… saber tantas cosas… supo que nunca mas lograría esa conexión
con alguien que podría matar por tan solo verla reír y poder estar a su lado mientras lo
hacia… se sintió tan estúpida de ocultarle cosas… ahora ella era parte de su vida, ahora
sus vidas eran una sola y tenia todo el derecho de estar enterada de todo y asumir
todo juntas… sino no llegarían a nada se sintió culpable, la hizo pasar un mal rato y
ella también lo paso… entonces tal vez su hermana tenia razón, y tenia esa costumbre
de querer cuidar a todos… tenia que aceptarlo eso a veces no era bueno, y
definitivamente tenia que execrar eso de su relación… porque ya había comprobado lo
dañino que podía llegar a ser, sin embargo lo único bueno era que había dejado las
cosas en claro para con todos… los que eran sus verdaderos amigos permanecerían a
su lado y los que no… pues que les fuera bien! Ella era feliz y eso era lo que importaba,
ahora tenia a Julia a su lado y el resto era secundario.

J- Jeje… definitivamente hubiera podido levantar un auto sobre mi cabeza de tanta


rabia, además descubrir que Katya es mejor consejera que tu jaja no pensé pudiera
ser cierto -dijo riendo la chica-
L- Jajaja… lo se -la pelirroja río aunque en realidad no sabia de que hablaba su niña, se
había suspendido en un espacio en el tiempo y había dejado de escucharla por
momentos, pero sin embargo el solo verla reír hizo que también riera, la felicidad de
Julia la contagiaba-
J- Bueno ya mucha charla, mejor recojo los platos -dijo tomando el de ella en sus
manos y levantando un poco el de la pelirroja antes de sentir como su mano se posaba
en su brazo para impedírselo-
L- Eso si que no… nada de eso -dijo quitándole su plato y tomando ambos juntos con
los vasos- ya tuviste suficiente por hoy, ve a cambiarte y a descansar y yo m encargo
de esto.

A Julia no le dio tiempo reaccionar cuando vio Lena iba caminando hacia el lavaplatos
con las cosas en sus manos, en otros momentos hubiera decidido acompañarla o
ayudarla pero como era tan poco y el cansancio estaba por vencerla decidió hacerle
caso e irse a la cama… ese día había agotado sus fuerzas… tan solo sonrió y se
encamino a la habitación.

Lena termino rápido y fue hasta la alcoba, al llegar el paisaje era hermoso una sonrisa
se poso en su rostro y admiro unos segundos la imagen; su chica estaba boca abajo
sin zapatos pero aun con su pantalón sin camiseta, abrazando la almohada se había
quedado dormida sin desvestirse siquiera, su cabello alborotado se regaba sobre su
rostro… esa imagen le produjo ternura sintió una sensación de paz y de felicidad en su
cuerpo, y sintió tan verdadero ese dicho de que después de la tormenta viene la
calma… ya su tormenta había pasado ahora solo le quedaba disfrutar de la calma.
Comenzó a cambiarse sin poder quitar esa sonrisa de su rostro, de saber que estaban
juntas y que ya todo estaba bien, ese día le había enseñado muchas cosas pero la mas
importante era que ya no sabia vivir sin Julia… no imaginaba un día sin no sentir esos
brazos protegiéndola y ese frágil cuerpo a su lado al despertar… no, ya eso no era ni
siquiera una posibilidad no sabría vivir nunca mas sin su niña a su lado y de ahora en
adelante ella se encargaría de que esa posibilidad jamás llegase a existir.

Termino de cambiarse y se puso su ropa de dormir… camino hasta la cama quito el


control del tv y una camiseta que estaban sobre esta, acaricio los cabellos de su niña y
beso su cabeza “te amo” le dijo levemente… se inclino sobre ella y paso sus manos lo
mas suave que pudo por debajo de su cintura para retirar el pantalón… sin embargo
cuando lo iba a comenzar a bajar para dejarla mas cómoda para dormir, sintió como
esta se daba vuelta y la tomaba por la cintura hasta hacerla caer sobre ella
abrazándola al tiempo que sintió sus labios en los propios…

J- Yo también te amo -dijo riendo un poco-


L- Yul… me asustaste -dijo riendo también bajando un poco su mirada, recostada sobre
el pecho de su niña- pensé estabas dormida…
J- No podría dormirme… -dijo besando sus labios- no sin ti
L- Tonta -dijo sonriéndole y pasando su mano por el rostro de su chica-
J- Además una pelirroja me quiere violar!!, antes de atraparte sentí como me quitaba
mi pantalón -dijo riendo picadamente- así que necesito me cuides…
L- Jaja… -río un poco ocultando su rostro en el pecho de Julia para luego mirarla de
nuevo a los ojos- no creo que nadie se atreva a hacerte algo, hoy quedo claro que solo
eres mía -dijo besando sus labios apasionadamente-
J- De verdad te tomaste en serio lo de Nastya cierto? -dijo sonriéndole-
L- Algo… -dijo riendo y volvió a unir sus labios con los de su chica-

El beso se fue tornando mas apasionado… mientras sentía las manos de la pelinegra
colarse por debajo de su camiseta y acariciarle la espalda… últimamente necesitaba
tanto tener a su niña… sentirla suya, pero aun cuando el día había sido tan fuerte para
ambas no tenia esa necesidad… lo único que quería era amarla, era dejarse envolver
por esos labios que la enloquecían y esa piel de la cual podría dibujar un mapa con
cada marca… cada lunar… cada cicatriz… sentía el calor del cuerpo de su pelinegra bajo
el de ella con sus manos termino de abrir el pantalón y lo bajo a la altura de sus
rodillas, no quería soltar sus labios así que la pelinegra movió sus piernas para que
este terminara de caer… con sus manos acaricio el firme abdomen de Julia y sintio
como su cuerpo temblaba con el contacto, sintió como las manos de su niña retiraron
su camiseta e inmediatamente comenzaron a colarse por debajo de su short para
acariciarle su trasero, prenda que segundos después quedaría sobre el suelo… soltó los
labios de su pelinegra y comenzó a trazar un camino por su cuello… su rostro… su
oreja sin separar los labios de su piel le encantaba, simplemente eso… su aroma… su
calidez… su suavidad la volvían loca y estaba dispuesta a vivir en locura mientras fuera
junto a su niña. Sintió a Julia emitir leves gemidos cuando sus labios bajaron hasta sus
pechos… los acaricio con sus labios y luego con sus manos, bajo por su abdomen hasta
trazar una cadenas de besos… caricias… leves mordiscos hacia el sur de su niña… sintió
el cuerpo de Julia estremecerse cuando con sus manos acaricio sus muslos y
entreabrió un poco sus piernas… beso su vientre mientras sentía como Julia jugaba con
sus cabellos y pronunciaba su nombre… regalo unos cuantos pequeños mordiscos a la
parte interna de sus muslos, cuando sintió un pequeño gemido y como las caderas de
Julia se levantaron un poco decidió posesionarse por completo de su pelinegra… de esa
chica que era la dueña absoluta de su alma, de su corazón y de cada partícula de su
ser, parecía increíble como lograba amar tanto a alguien que meses antes estaba
muerta para ella, que ya estaba decidida a enmendar su vida y tomar un rumbo
nuevo… cuando fue la vida misma la que le grito en su cara que lo único que tenia que
enmendar era su pasado… ese pasado que sin ella darse cuenta era lo que le daba
sentido a su existencia… era lo que al final tendría el botón de su felicidad. Sostuvo con
sus manos las caderas de su niña y con su boca se dispuso a acariciar su entrepierna
un grito ahogado se escucho en la habitación… el cuerpo de Julia se arqueo y Lena
sintió como sus piernas se tensaron le encantaba tanto ponerla así… llevarla hasta ese
punto donde era estrictamente necesario que la hiciera suya… sintió como la sabana
era apretada por las manos de su pelinegra,se adentro un poco mas en su cuerpo e
intensifico el ritmo de su boca… escucho esos gemidos que inundaron su alma… jamás
podría estar así con nadie mas… aun si quisiera, no era tanto porque nadie mas la
podría hacer sentir como lo hacia su niña con tan solo un beso, sino porque
simplemente ella no podría regalarle una caricia tan llena de amor y entrega a nadie
mas… ni un beso… ni siquiera un abrazo… Julia lo era todo… era la que la inspiraba la
que la motivaba a hacer cualquier cosa… la que la llenaba con tan solo una sonrisa y
daba paz a su ser con tan solo un beso, sintió como la morena enderezaba la parte
superior de su cuerpo hasta estar casi sentada sobre la cama… aun sentía la presión de
sus piernas y como su abdomen se contraía cuando lo acariciaba… sintió dos manos
que tomaron su rostro haciéndola abandonar ese lugar que era el centro de placer de
su niña… se dejo llevar y vio como esta la atrajo hacia sus labios… la beso con pasión…
con amor… con entrega… como si quisiera definir en que punto se unía su sabor con el
de sus labios. Instintivamente abrió sus piernas hasta quedar sentada a horcajadas
sobre las de su niña y puso sus brazos alrededor de su cuello, sintió como las manos
de la pelinegra la tomaban por su cintura y la apretaban contra su cuerpo… “Julia” dijo
entre un gemido, pero la morena volvió a tomar sus labios, bajo por su cuello y llego a
sus senos regalo caricias y besos mientras con sus manos la estrechaba hacia su
cuerpo, la pelirroja tan solo ahogaba la habitación en gemidos y leves grititos… a su
vez se aferraba a la espalda de su niña con cada caricia. Acomodo su posición y se
sentó sobre las piernas de la pelinegra de modo de abrazar su cintura con sus piernas;
sintió las manos de Julia recorrer sus piernas hasta su trasero y por momentos
acariciar su espalda… sin despegar sus labios de su cuerpo… alternando entre su
boca… su cuello… sus senos… sus hombros, tomo el rostro de Julia en sus manos y la
miro a los ojos unos segundos para luego unirse a sus labios… acaricio sus senos
mientras iba bajando con sus manos al lugar que momentos antes estaba siendo
acariciado por su boca… sintió a Julia vibrar con el contacto de su mano en su
abdomen y como la apretó mas hacia si misma. Bajo su mano hasta su entrepierna y
se adentro en el cuerpo de su niña… un pequeño grito que termino en un gemido fue la
respuesta por parte de Julia, acompañado de un leve mordisco que marco en rojo el
hombro de la pelirroja… busco los labios de Julia y allí estaban para ella… sintió su
respiración entrecortada y como sus manos acariciaban su espalda… sus senos… su
cuerpo sin encontrar lugar donde detenerse… sintió como sus piernas eran acariciadas
y como segundos después el brazo de la pelinegra rozo el suyo cuando lo dirigía a su
entrepierna “ahh… mi amor” salio de sus labios al sentir a la morena dentro de su
cuerpo con su mano libre se aferro a su espalda mientras sentía como su pecho subía y
bajaba descontroladamente por el ritmo de su respiración. La pelinegra solo le regalo
una sonrisa picara y beso sus labios nuevamente, con su mano libre acariciaba sus
pechos y por momentos se sujetaba de su espalda para apretarla mas contra si
misma… sintió los labios de Julia abandonar su boca y bajar por su cuello… sintió una
leve presión en su hombro y luego la lengua de Julia acariciarlo aunque le encantaba
llevar a Julia hasta ese punto donde no sabia separar sus emociones de sus
sensaciones; ahora Julia había hecho lo mismo con ella… ahora era ella quien estaba al
borde de la locura, sentir así a su niña era mucho para su cuerpo… emitió un leve
gemido que ahogo en el cuello de la pelinegra… su respiración se incremento sentía su
pecho moverse con rapidez, sus caderas tomaron un ritmo que solo era guiado por lo
que sentía en su corazón… en su piel… en su ser… instintivamente aumento el ritmo de
sus movimientos dentro de la pelinegra y sintió como esta ahogo un leve gemido en su
pecho… con su mano libre la pego mas contra su cuerpo y aprisiono su espalda, trato
de buscar sus labios pero al encontrarlos sus gemidos no le permitieron besarlos. Por
mas tonto que podía parecer sentía que su nariz no era lo suficiente como para
proporcionarle el aire que necesitaba, así que simplemente recostó su frente en la de
su niña y sintió como esta ahogaba su respiración en su boca… sintió moverse un poco
las caderas de Julia debajo de ella… si poco era lo que faltaba para volverla loca esa
sensación estuvo cerca de hacerla perder la cabeza, los gemidos inundaron la
habitación… sus caderas aumentaron su ritmo y sintió como la respiración de Julia se
incrementaba aun mas... “mi vida” fue lo ultimo que logro que saliera de sus labios
antes de perder total coordinación y control sobre su cuerpo… sintió a Julia mas dentro
de ella emitió unos leves grititos antes de abrazar con mas fuerza a su niña… sintió a
Julia emitir un gemido antes de aprisionar su hombro con sus dientes… pudo sentir
como Julia acaricio su espalda primero clavo sus uñas provocando que en su blanca
piel se formaran leves caminos para luego terminar acariciándola… esa sensación le
encanto no solo había sentido a Julia en ella como siempre debió haber sido, sino que
Julia la había sentido a ella por igual… se quedaron abrazadas unos minutos… esa paz…
esa sensación de tranquilidad, de felicidad, esa calida sensación que no lograban
concretar en que parte del cuerpo se encontraba, era indescriptible… era inigualable,
podían tratar de explicarlo, pensarlo y hasta analizarlo pero cada vez que estaban
juntas era como si todas las palabras del mundo en todas las lenguas del mundo no
fueran suficientes… cada entrega, cada caricia, cada sensación, cada sentimiento… era
como si fuera nuevo… podían estar juntas millones de veces y siempre el mismo
huracán de sensaciones se apoderaban de ellas…

J- Te amo…-dijo mientras abandonaba su cuerpo y besaba su cuello levemente-


L- No mas que yo a ti… -dijo tomando su rostro con sus manos mientras la miraba a
los ojos, le regalo una sonrisa sincera-

Tomo a la pelirroja por la cintura y se dejo caer en la cama con ella sobre su cuerpo…
unas leves risas se presentaron en ambas al caer sobre la cama…

L- Creo que deberíamos pelear mas seguido…- dijo con una sonrisa.-
J- Jeje no lo creo… no necesitamos pelear para desvelarnos en las noches -dijo
pícaramente-
L- Jaja lo se… la verdad contigo no es necesario nada!!
J- Hey!! No es justo -dijo sonriendo con un aire apenado- me haces ver como si casi te
violara y tu la “niñita buena” -dijo con vos graciosa haciendo reír a la pelirroja- además
tu eres la que me insitas a todo…
L- Jajaja Jul… eres una boba -dijo regalando un fugaz beso a su pecho-por otro lado,
no es mi culpa ser tan sexy -dijo sonriéndole abiertamente-
J.- Jeje en eso ni siquiera voy a objetar
L- Jul?
J- Si?
L- Sabes?... creo que nada de lo que pase va a lograr separarme de ti… es decir,
hemos pasado por mucho y aunque todo ha sido muy rápido y hemos tenido que
adaptarnos a grandes cambios no me arrepiento de nada… se que hemos tenido peleas
y me has hecho pasar varios sustos -dijo sonriendo- pero aunque por el momento me
da miedo y me aterra el pensar siquiera en perderte, a la final me encantan esos
sustos… porque me hacen ver que aunque nos ha costado tanto estar juntas darnos
cuenta de muchas cosas y enfrentar muchas otras, me hacen ver que sin importar
nada lo solucionaremos!... nos amamos y se que pase lo que pase siempre tendremos
eso claro, aunque a veces no lo parezca…en fin, me encanta saber que podemos y
hemos enfrentado lo que sea y seguimos juntas… sin afectarnos nada a largo plazo
-beso dulcemente su cuello- te amo Jul y eso nunca cambiara… nunca cambio y ya
jamás lo hará… para mi corazón tu siempre serás mi chiquita y su única dueña… te
amo jul, tan simple como eso -dijo incorporándose un poco para verla a los ojos- te
amo mas que a nada bebé nunca dudes de eso -dijo besando su pecho y recostándose
en el- aunque a veces me provoque matarte!! -dijo soltando una leve risa que
acompaño su niña- y arrancarte la cabeza para que no hagas ni pienses tonterías… no
te cambiaria por nada…
J- Jeje… sabes que si dejo de ser tonta pierdo mi encanto -dijo riendo haciendo reír a
su niña también- amor… en serio… lo siento, sabes que te amo mas que a nada, esta
mas que claro que haría cualquier cosa por ti… por tan solo verte sonreír y aunque a
veces meta la pata -dijo esto bajando un poco la mirada y sonriendo- y haga
estupideces… nunca dudes que te amo porque sea como sea tu eres lo mas grande y
maravilloso que me ha pasado, tu y Vika son lo mas importante en mi vida, se que
debes tener mucha paciencia para soportarme!! -dijo riendo un poco- pero te prometo
tratar de meter lo menos posible la pata y darte menos dolores de cabeza… pero te
amo mucho mucho mucho - dijo sonriendo y regalando besos a la cabeza de la
pelirroja-… y siempre voy a estar aquí para ti… para nosotras
L- Lo se amor, lo se -dijo sonriendo… suspiro profundo y dijo- así deberían comenzar y
terminar todos los días por siempre…
J- Jeje… si tienes razón -beso sus cabellos- así será…

Lena se acurruco sobre el pecho de su niña y respiro hondo como tratando de absorber
su aroma, sabia que sus palabras habían sido sinceras al igual que las propias, aunque
lo sentían y ambas sabían lo que había en el alma de la otra a veces esas palabras
eran necesarias para calmar el espíritu, para que esa paz que tan solo les daba el
sonido de sus voces reinara en sus cuerpos… no había necesidad de mencionar un
simple te amo, sin embargo siempre era agradable escucharlas… Julia tan solo la
abrazo como si no quisiera soltarla jamás, en realidad no quería hacerlo, podía pasar el
resto de su vida así y no le importaría… beso los cabellos de su amada y así a la luz de
la luna ambas se quedaron dormidas… tal vez el futuro les depararía mucho… muchas
alegrías… muchas tristezas… muchas lagrimas… muchas risas… pero por ahora, en ese
momento, esa noche lo único que tenían por seguro es que lo que fuera lo enfrentarían
juntas… porque aunque en cuerpo físicamente no fuera posible, en alma y corazón ya
eran una sola.

-----------------------------------------------------------------------------------
Conclusión: Nunca dejen de luchar por lo que en verdad quieren... la vida da muchas
vueltas, y si están con alguien a quien en verdad amen no dejen que nada se
interponga entre ustedes, las relaciones son de pareja y por lo tanto todo lo que allí se
de será de 2... no ahoguen su felicidad por la de alguien mas… busquen ser feliz con
esa persona y nunca tengan miedo de simplemente ser ustedes!!... ese es mi consejo
para todos los que leyeron mi fic... de verdad gracias y ya me dejo la ridiculez... nos
vemos en el próximo... bye!

gabybaiul