Está en la página 1de 5

21 Ejemplos de Peticiones de Oración

en la Biblia

Ejemplos de Peticiones de Oración a Dios en la Biblia

La Palabra es nuestra mejor guía para ayudarnos a orar, este articulo contiene 21 Ejemplos de
Peticiones de Oración a Dios en la Biblia. Versión RVA-2015. Lea También: ¿Que es la Oración? y
¿Como orar a Dios correctamente?

Tabla de Contenido [Ocultar]

 1 Por Libertad en tiempos de Angustia

 2 Por Perdón

 3 Por Conocimiento de Dios

 4 Por Liberación de los Enemigos

 5 Por la Confirmación de las Promesas

 6 Por Bendición

 7 En la Aflicción

 8 En la Enfermedad

 9 Por Justicia

 10 Para Ordenar Nuestros Pasos

 11 Por la Paz de Jerusalén


 12 Por el Pan de cada Día

 13 Para ser Liberado de la Tentación y del Mal

 14 Para ser Librados de la Oposición

 15 Para que nuestros Ojos sean Iluminados para conocer sus Bendiciones

 16 Por el Ministerio del Evangelio

 17 Para ser Llenos de Amor, Conocimiento verdadero y Comprensión Espiritual

 18 Para estar seguros en toda Voluntad de Dios

 19 Por la Santificación

 20 Por Todo

 21 Para que al Partir de esta tierra Cristo reciba nuestro Espíritu

Por Libertad en tiempos de Angustia

En mi angustia invoqué al SEÑOR; invoqué a mi Dios. Él oyó mi voz desde su templo, y mi clamor
llegó a sus oídos (2 Sa 22:7).

Entonces invoqué el nombre del SEÑOR diciendo: “¡Libra, oh SEÑOR, mi vida!” (Sal 116:4).

Por Perdón

Por favor, estén atentos tus oídos y abiertos tus ojos para escuchar la oración de tu siervo, que yo
hago ahora delante de ti, de día y de noche, por los hijos de Israel, tus siervos. Confieso los
pecados que los hijos de Israel hemos cometido contra ti. Sí, yo y la casa de mi padre hemos
pecado (Ne 1:6).

Perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores (Mt
6:12).

Por Conocimiento de Dios

Ahora, si he hallado gracia ante tus ojos, muéstrame, por favor, tu camino para que te conozca y
halle gracia ante tus ojos; considera también que esta gente es tu pueblo (Ex 33:13).

Por Liberación de los Enemigos

Y los hijos de Israel respondieron al SEÑOR: Hemos pecado. Haz tú con nosotros todo lo que te
parezca bien. Pero, por favor, líbranos en este día (Jue 10:15).

Ellos clamaron al SEÑOR y dijeron: “Hemos pecado, porque hemos abandonado al SEÑOR y hemos
servido a los Baales y a las Astartes. Pero ahora, líbranos de mano de nuestros enemigos, y te
serviremos” (1 Sa 12:10).

Por la Confirmación de las Promesas


Ahora pues, oh SEÑOR Dios, confirma para siempre la palabra que has hablado acerca de tu
siervo y de su casa, y haz tal como has dicho (2 Sa 7:25).

Oh SEÑOR Dios de Israel, cumple con tu siervo David, mi padre, lo que le prometiste diciendo:
‘No te faltará delante de mí un hombre que se siente en el trono de Israel, con tal que tus hijos
guarden su camino para andar delante de mí, como tú has andado delante de mí’. Ahora pues, oh
Dios de Israel, sea confirmada tu palabra que hablaste a tu siervo David, mi padre (1 Re 8:25-26).

Acuérdate, por favor, de la palabra que mandaste a tu siervo Moisés diciendo: ‘Si son infieles, yo
los esparciré entre los pueblos. Pero si se vuelven a mí, guardan mis mandamientos y los ponen
por obra, aunque sus desterrados estén en el extremo de los cielos, de allí los reuniré y los traeré
al lugar que escogí para hacer habitar allí mi nombre’ (Ne 1:8-9).

Por Bendición

Y ahora, ten a bien bendecir la casa de tu siervo, a fin de que permanezca para siempre delante
de ti. Porque tú lo has prometido, oh SEÑOR Dios, y con tu bendición la casa de tu siervo será
bendita para siempre (2 Sa 7:29).

Y Jabes invocó al Dios de Israel diciendo: “¡Oh, si realmente me dieras bendición y ensancharas
mi territorio, y tu mano estuviera conmigo y me libraras del mal, de modo que no tuviera
dolor!”. Y Dios le concedió lo que pidió (1 Cr 4:10).

En la Aflicción

Inclina, oh SEÑOR, tu oído y escúchame porque soy pobre y necesitado (Sal 86:1).

Aunque afligido yo y necesitado, el SEÑOR pensará en mí. Mi ayuda y mi libertador eres tú; Dios
mío, no te tardes (Sal 40:17).

En la Enfermedad

¿Está enfermo alguno de ustedes? Que llame a los ancianos de la iglesia y que oren por él,
ungiéndole con aceite en el nombre del Señor. Y la oración de fe dará salud al enfermo, y el Señor
lo levantará. Y si ha cometido pecados le serán perdonados. Por tanto, confiésense unos a otros
sus pecados, y oren unos por otros de manera que sean sanados. La ferviente oración del justo,
obrando eficazmente, puede mucho (Stg 5:14-16).

Por Justicia

Oh SEÑOR, Dios de las venganzas; oh Dios de las venganzas, ¡manifiéstate! ¡Exáltate, oh Juez de la
tierra! Da su recompensa a los soberbios. ¿Hasta cuándo los impíos, hasta cuándo, oh SEÑOR, se
regocijarán los impíos? (Sal 94:1-3).

Para Ordenar Nuestros Pasos

Afirma mis pasos con tu palabra; que ninguna iniquidad se enseñoree de mí (Sal 119:133).

Enséñame, oh SEÑOR, el camino de tus leyes, y lo guardaré hasta el fin (Sal 119:33).

Por la Paz de Jerusalén


Pidan por la paz de Jerusalén: “Vivan tranquilos los que te aman. Haya paz dentro de tus murallas
y tranquilidad en tus palacios” (Sal 122:6-7).

Haz bien a Sion con tu benevolencia; edifica los muros de Jerusalén (Sal 51:18)

Por el Pan de cada Día

El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy (Mt 6:11).

Para ser Liberado de la Tentación y del Mal

Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal; porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria,
por todos los siglos. Amén (Mt 6:13).

Para ser Librados de la Oposición

Pero les ruego, hermanos, por nuestro Señor Jesucristo y por el amor del Espíritu, que luchen
conmigo en oración por mí delante de Dios para que yo sea librado de los desobedientes que
están en Judea, y que mi servicio a Jerusalén sea del agrado de los santos (Ro 15:30-31).

Para que nuestros Ojos sean Iluminados para conocer sus Bendiciones

Alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os
ha llamado, y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos (Ef 1:18).

Por el Ministerio del Evangelio

Y también oren por mí, para que al abrir la boca me sean conferidas palabras para dar a conocer
con confianza el misterio del evangelio (Ef 6:19).

A la vez, oren también por nosotros a fin de que el Señor nos abra una puerta para la palabra
para comunicar el misterio de Cristo, por lo cual estoy aún preso. Oren para que yo lo presente
con claridad, como me es preciso hablar (Col 4:3-4).

Para ser Llenos de Amor, Conocimiento verdadero y Comprensión Espiritual

Por esta razón también nosotros, desde el día en que lo oímos, no cesamos de orar por ustedes y
de rogar que sean llenos del conocimiento de su voluntad en toda sabiduría y plena comprensión
espiritual (Col 1:9).

Para estar seguros en toda Voluntad de Dios

Los saluda Epafras, quien es uno de ustedes, siervo de Cristo, siempre solícito por ustedes en
oración, para que estén firmes como hombres maduros y completamente entregados a toda la
voluntad de Dios (Col 4:12).

Por la Santificación

Y el mismo Dios de paz los santifique por completo; que todo su ser tanto espíritu, como alma y
cuerpo sea guardado sin mancha en la venida de nuestro Señor Jesucristo (1 Ts 5:23).

Por Todo
Por nada estén afanosos; más bien, presenten sus peticiones delante de Dios en toda oración y
ruego, con acción de gracias (Fil 4:6).

Para que al Partir de esta tierra Cristo reciba nuestro Espíritu

Y apedreaban a Esteban, mientras él invocaba diciendo: ¡Señor Jesús, recibe mi espíritu! (Hch
7:59).