Está en la página 1de 14

TEMA 4

EL TEATRO EN LA LITERATURA
ESPAÑOLA DEL SIGLO XX

1. FEDERICO GARCÍA LORCA


2. LA CASA DE BERNARDA ALBA

1
TEMA 4. EL TEATRO EN LA LITERATURA ESPAÑOLA DEL SIGLO XX

1. FEDERICO GARCÍA LORCA

DATOS BIOGRÁFICOS
 Nacimiento:
– 1898.
– Fuentevaqueros (Granada).
– Posición social acomodada.
 Esmerada educación.
– Inicia Derecho y Letras.
– Estudios musicales.
 Dedicación exclusiva a la literatura.
– Condición homosexual.
 1919: traslado a la residencia de Estudiantes (Madrid)
– Entra en contacto con ideas literarias en boga.
– Se relaciona con autores consagrados y jóvenes de la residencia.
– Estrecha amistad con Manuel de Falla.
– Numerosos actos públicos:
 Conciertos, canciones...
 Pantomimas, alguna obra de teatro.
 Conferencias.
 Primeros libros.
– 1928: primer gran éxito: Romancero gitano.
 1929: estancia en Estados Unidos (becado).
– Debido a:
 Encasillamiento folclórico.
 Fuerte crisis sentimental.
– Deja profunda huella en el poeta:
 Gigantismo de la ciudad.
 Materialismo extremo y grandes desigualdades.
 Representaciones de teatro moderno.
 Regreso a España.
– Convencido de la necesidad de renovar el teatro español.
 Notable giro estético y personal:
– El público.
– Así que pasen cinco años.
 Parte activa en la política cultural de la II República: director del grupo teatral La Barraca.
– Triunfo como dramaturgo.
 Despierta emociones diversas:
– En general, gran admiración.
– Animadversión por parte de los sectores más reaccionarios.
 1936:
– Apoya al Frente Popular y participa en actos de las izquierdas.
– Prepara numerosos proyectos literarios.
– Termina La casa de Bernarda Alba.
– Julio: huye a Granada.
 Ante la inminencia del golpe militar.
 Es encontrado, detenido y asesinado.

2
CONTEXTO HISTÓRICO Y SOCIAL DE LA CASA DE BERNARDA ALBA
 A un mes de la guerra civil.
 Clima de honda y permanente crisis (desde finales del XIX).
– Pérdida del imperio colonial.
– Guerra de Marruecos.
– Problemas regionales derivados de los nacionalismos catalán y vasco.
 Deterioro de la estructura económica.
 Convulsiones políticas:
– Monarquía:
 Corrupción, injusticia, falta de libertad.
 Descrédito de las instituciones.
– Dictadura de Primo de Rivera (1923).
– Abandono de Alfonso XIII.
– Instauración de la II República.
 Recibida con alborozo.
 Conflictos con:
– Grandes propietarios agrarios y alta burguesía.
– El Ejército, acostumbrado a intervenir en los asuntos políticos.
– La Iglesia, monárquica y con firme presencia en la enseñanza.
– Ambiente de crispación (quema de conventos, sublevaciones militares, revoluciones obreras...).
 Agudos problemas sociales.
– Burguesía cada vez más dividida entre conservadurismo y liberalismo.
– Creciente y desatendido proletariado industrial.
– Trabajadores rurales con durísimas condiciones de vida, impuestas por propietarios de ideología
ultraconservadora.
– Marginación absoluta de la mujer.
 Derecho al voto: 1931.

CONTEXTO CULTURAL
 Edad de Plata de la literatura española.
– Explosión creativa.
– Multitud de movimientos estéticos: las vanguardias.
– Generación del 27.
 Armonización de vanguardia y tradición literaria española.
 Teatro:
– Condicionantes:
 Público burgués que gusta del teatro poco novedoso e ideológicamente conformista.
 Empresarios teatrales que buscan el éxito de taquilla.
 Escenarios sin avances técnicos, debido a su coste económico.
 Autores consagrados fieles a un teatro anquilosado pero comercial.
– Poco innovador.
 Aunque hay excepciones:
– Valle-Inclán y otros autores.
– Críticos e intelectuales defienden la necesidad de un teatro nuevo.
– Lorca se separa de los moldes dramáticos dominantes en su teatro vanguardista.

PRINCIPALES OBRAS TEATRALES DE GARCÍA LORCA


 Mariana Pineda (1925).
– Destaca entre sus primeras obras.
– Teatro en verso modernista.
– Protagonista: la heroína liberal.
3
 El retablillo de don Cristóbal.
– Se aparta de los moldes tradicionales.
 Teatro de marionetas: farsa para guiñol.
 La zapatera prodigiosa.
– Influida por el teatro de marionetas.
 “Farsas para personas”.
 Últimas obras:
– Teatro vanguardista.
 El público (1930).
– Teatro próximo al convencional.
 Alcanza el éxito comercial.
 Tema común: la marginación de las mujeres.
 Títulos:
– Bodas de sangre.
– Yerma.
– Doña Rosita la soltera o El lenguaje de las flores.
– La casa de Bernarda Alba.

2. LA CASA DE BERNARDA ALBA

 Redacción: 1936 (última obra de Lorca).


 1945:
– Estreno: Buenos Aires .
– Primera edición de la obra.

EL GÉNERO
 Drama (Drama de mujeres en los pueblos de España):
– Elementos del drama rural (aunque trascendido).
– Para Lorca, la tragedia comportaba elementos míticos, aquí ausentes.
– Realismo del lenguaje y expresiones “cómicas” (en boca de Poncia).
 Tragedia:
– Esencial impresión de necesidad de la catástrofe.

ESTRUCTURA
 División en tres actos (correspondencia con la estructura interna):
– Primer acto:
 Exposición de la situación:
– Ha muerto el señor Alba.
– Bernarda impone el luto a su familia.
 Localización espacio-temporal.
 Presentación de los personajes.
– Segundo acto:
 Desarrollo:
– Se anuncia la boda de Angustias con Pepe el Romano.
– La tensión va en aumento.
– Se muestran las envidias y amores de las hermanas.
– Aparece el misterio de las ventanas y los encuentros nocturnos.
 Momento cumbre (clímax):
– Se desvela el vínculo existente entre Adela y Pepe el Romano.
– Tercer acto:
 Desenlace: final trágico.

4
CARACTERÍSTICAS DE LA OBRA
 Intención de componer una obra desprovista de todo adorno accesorio:
– Realismo argumental:
 “Intención de documental fotográfico”.
– Se prescinde casi totalmente del verso.
– Sobriedad escenográfica.
 Simbolismo:
– Presencia de elementos simbólicos:
 El agua.
 El calor.
 El blanco y el negro.
 El trigo.
 El caballo.
– Para tratar los temas lorquianos más característicos:
 La libertad frente a la autoridad.
 Las pulsiones eróticas e instintos naturales frente a las normas sociales y morales.
 La esterilidad y la fecundidad.
 La frustración vital.
 La condición sometida de la mujer.
 La crítica social…

TEMAS
 Principal: el poder y la libertad.
– Reflexión sobre el poder: cómo se interiorizan los mecanismos de poder en la vida privada.
– Enfrentamiento entre una moral autoritaria y el deseo de libertad.
 Secundarios:
– El amor sensual y la búsqueda del varón.
– La hipocresía (el mundo de las falsas apariencias).
– Los sentimientos de odio y envidia.
– La injusticia social.
– La marginación de la mujer.

EL TIEMPO
 Cada acto representa un momento muy significativo en la evolución de los personajes y la acción dramática.
– No correspondientes a la misma jornada.
– Entre cada acto, ha transcurrido un tiempo no representado (¿un mes?).
 Hora precisada con exactitud por los diálogos:
– Primer acto: las doce del mediodía.
– Segundo acto: las tres de la tarde.
– Tercer acto: por la noche, sin hora concreta.
 El toque de las campanas, como indicador temporal.
 Época del año: verano.
– Clima sofocante y opresivo.
 Como el ambiente general de la casa.
 Continuas referencias en los diálogos.

EL TEMPO O RITMO DE LA OBRA


 Ritmo lento de la acción.
– Sensación de monotonía.
 Apenas hay acontecimientos.
 Reflejo de la monotonía de la vida de esas mujeres (sin esperanza, sin ilusiones, sin proyectos, sin
futuro).

5
– Lorca ha querido dramatizar la vivencia interna que los personajes tienen del tiempo.
 El paso del tiempo como drama para unas mujeres condenadas a ocho años de enclaustramiento.
 Monotonía insoportable de pasar días y años bordando, cosiendo y viviendo sin ilusiones.
 Carácter cíclico y repetitivo de la obra:
– Cada acto ofrece el mismo movimiento interno:
 Calma inicial.
 Sucesión de conflictos.
 Violencia final.
– El final de la obra renueva la condena anunciada al principio:
 El suicidio de Adela cierra cualquier posibilidad de salir al exterior.

EL ESPACIO
 Un espacio cerrado: la casa de Bernarda Alba.
– Atmósfera sofocante:
 A lo largo de la obra, se le compara con:
– Un convento.
– Un presidio.
– Un infierno.
 Impone barreras a las fuerzas de la vida.
– Mundo del luto, del silencio y la ocultación.
– Parece faltar incluso el aire y el agua (valor simbólico).
 Espacio propicio para las situaciones límite.
 El mundo exterior:
– Se opone al interior de la casa y a la opresión a la que las hijas están sometidas.
 De él llegan ecos de pasiones elementales o de un erotismo desatado.
– El pueblo:
 Considerado un mal pueblo, por tener pozos (la muerte) en vez de ríos (la fuerza vital y el erotismo).
 Regido por convenciones (“el qué dirán”).
 Cada acto tiene lugar en un cuadro diferente:
– Habitación interior (antesala) blanquísima.
– Habitación interior blanca.
– Patio interior de paredes blancas azuladas.

EL DIÁLOGO
 Predominio de los diálogos de personajes emparejados.
 Maestría del diálogo:
– Fluidez.
 Predominio de las réplicas cortas, rápidas e incisivas.
 Llama la atención su sentenciosidad.
– Nervio e intensidad.
 Intenso sabor popular.
– Enraizado en el habla popular, especialmente la andaluza.
 Giros y palabras.
 Gusto por la hipérbole.
 Creatividad lingüística.
 Cargado de imágenes y comparaciones.
– Crea una atmósfera dramática.
– Individualiza a los personajes.
– Gran logro: integración del lenguaje poético en el habla de los personajes de manera que parezca natural y
espontáneo.
 Elementos de la tradición teatral:
– Intervenciones de personajes secundarios que comentan la acción al modo del coro de las tragedias griegas.
– Intercalación de canciones populares como en el teatro de Lope de Vega.

6
7
 Tipos de diálogo:
– Según su extensión:
 De exposición y respuesta breves.
– Discusiones y enfrentamientos.
– Conversaciones forzadas e insustanciales.
 De exposición amplia y respuesta breve.
– Uno de los personajes relata alguna historia o expone los motivos de su actuación.
 Pueden alternar en la misma escena.
– Según su contenido:
 Diálogos informativos.
– Sobre historias anecdóticas.
– Opiniones acerca personajes y situaciones.
 Diálogos de acotación.
– Se dan indicaciones sobre el tiempo o el espacio.
 Diálogos de acción.
– Enfrentamientos entre los personajes.
– Diálogos a través de los cuales progresa la acción dramática.
 El “aparte”:
– Cuando los personajes hablan entre dientes o en voz baja.
– Se utiliza dos veces:
 Siempre para insultar a otro personaje.
 El monólogo.
– Se utiliza una vez: la intervención de la Criada al principio de la obra.
 También para criticar.

LAS ACOTACIONES
 Amplia variedad:
– Entradas y salidas de los personajes.
– Indicaciones espaciales y ambientales: lugar y decorados.
– Indicaciones sobre el vestuario y los objetos caracterizadores de los personajes (vestidos negros, enaguas
blancas, abanicos, flores, bastón...).
– Observaciones sobre el tiempo (“es verano”, “es de noche”...).
– Aclaraciones sobre los gestos y movimientos de los personajes (“sentándose”, “da un golpe en el suelo”...).
– Sugerencias en torno a la intención comunicativa y al tono de voz (“profunda”, “temblando”, “con
ironía”...).
 Lorca “dirige” la representación de su obra desde el propio texto.
– Riqueza impresionante de matices.

PERSONAJES
 Bernarda:
– Nombre: ‘con fuerza de oso’.
– Encarnación hiperbólica de las fuerzas represivas.
– Representa las convenciones morales y sociales más añejas; mentalidad tradicional vigente, importancia de
las críticas: el “qué dirán”, apariencia, buena fachada aun cuando no se corresponda con la realidad.
– Oposición a impulsos eróticos.
 Obsesión por la decencia, la honra y la virginidad.
– Concepción tradicional del papel de la mujer frente al del hombre (a las mujeres se les exigirá mayor
rigidez; a los hombres “todo se les consiente”).
– Orgullo de casta: conciencia de pertenecer a una capa social superior; por ello impide un noviazgo de
Martirio (por razones sociales).
– A todas las hijas les recuerda a qué obliga el ser “de su clase”, el haber nacido “con posibles”.
– Autoridad y poder, indicados por el bastón que siempre lleva en escena, y el lenguaje prescriptivo (órdenes,
prohibiciones, “Silencio”).

8
– “Tirana”, “mandona”, “dominanta”.
– Poder irracional unido a un claro voluntarismo, ceguera que le hace tomar sus deseos por realidades, un
querer que las cosas sean como su voluntad dispone.
– Alba: ‘blanca’: hace alusión a su obsesión por las apariencias.
 Las hijas: personajes trágicos:
– Viven entre la reclusión impuesta y el deseo del mundo exterior.
 Abanico de actitudes, desde la sumisión o la resignación a la rebeldía.
– Todas están más o menos obsesionadas por lo erótico.
 Generalmente asociado al matrimonio, único cauce permitido para salir del encierro.
– Víctimas de una sociedad patriarcal que contribuyen a sostener (a excepción de Adela):
 Aceptan las reglas.
 Están dispuestas a perpetuarlas.
 Angustias:
– 39 años; hija del primer matrimonio.
– Heredera de una envidiable fortuna que no tarda en atraer, pese a su edad y su falta de encantos, a Pepe el
Romano.
– Ha perdido la ilusión y la pasión ya.
 Magdalena:
– 30 años.
– Por una parte da muestras de sumisión, pero puede sorprendernos con amargas protestas.
 Ella hubiera preferido ser un hombre, ya que ya ha abandonado la idea de casarse.
 Amelia :
– 27 años;
– Personaje más desfigurado: resignada, medrosa y tímida.
– Nombre: “sin miel”.
 Martirio:
– 24 años.
– Nombre simbólico.
 Enferma; depresiva; pesimista.
– Personaje más complejo.
– Frustrada amorosamente:
 Su madre impidió un noviazgo anterior por razones clasistas.
 Deseos sexuales reprimidos.
 Pasión por Pepe el Romano.
– Que lleva hasta una irreprimible vileza.
– Antagonista de Adela.
 Vigila constantemente a Adela.
 Se enfrenta a ella.
 Desencadena finalmente la tragedia.

 Adela:
– 20 años.
– Nombre: ‘de naturaleza noble’.
– La más joven, hermosa, apasionada.
– Personaje típico de Lorca.
 Situado trágicamente entre:
– La autoridad y el deseo.
– Las leyes sociales y los impulsos de la naturaleza.
 Ser complejo y rebelde.

9
– Encarnación de la abierta rebeldía.
 Dentro de la tradición romántica.
– Su vitalismo (traje verde), su fuerza, su pasión le hacen prorrumpir en exclamaciones escandalosas:
 “¡Mi cuerpo será de quien yo quiera!”,
 “¡Lo tendré todo!”...
– En desafío abierto con la moral establecida, está dispuesta a convertirse en querida de Pepe el
Romano aunque sea ponerse una “corona de espinas”.
– Momento culminante: cuando rompe el bastón de mando de Bernarda en rebeldía trágica.
 María Josefa (la abuela):
– Caracterizada por:
 La locura y la senilidad.
o En sus palabras se mezclan locura y verdad.
 La vuelta a la inocencia de la infancia.
– Personaje con importante valor simbólico:
 Presenta un simbólico aderezo erótico (“flores en la cabeza y en el pecho”).
 Representa el anhelo de libertad, por encima de toda norma y todo código.
 Es el grito más puro contra la opresión que reina en la casa.
– “¡Déjame salir!”: portavoz de un anhelo común.
– Agranda líricamente los problemas centrales: la frustración de las mujeres, el anhelo de matrimonio
y de maternidad, el ansia de libertad, de espacios abiertos...
– Sufre las consecuencias de su defensa de la libertad:
 En su primera aparición, acaba arrastrada por los demás personajes.
 En la segunda, termina llorando.
 La Poncia.
– Vieja criada:
 Interviene en las conversaciones, en los conflictos.
 Hace advertencias, da consejos.
 Incluso tutea a Bernarda.
– Representa el contrapunto popular a la familia Alba.
 En el lenguaje.
– Sabiduría rústica por su desgarro popular y por el sabor, la riqueza y la creación de su habla.
 En las actitudes.
– Conversaciones con las hijas: modo abierto y descarado de hablar de lo sexual; aportarán un
elemento de contraste y turbias incitaciones.
– Personaje redondo:
 Encarna el odio de clase social.
– Profundo rencor hacia la señora.
 Quien no deja de recordarle las distancias que las separan.
 Asume su condición y sirve con fidelidad a Bernarda.
– Interioriza sus valores.
– Aconseja a Adela la sumisión y el acatamiento de las normas morales y sociales.
 La Criada :
– Menor relieve que Poncia.
– Participa del rencor hacia el ama (y hacia el difunto marido, que la acosaba), aunque se muestra sumisa e
hipócrita.
– Obedece a la Poncia, pero es altanera y ruda con la mendiga.
 No hay un populismo fácil en la obra:
– Los personajes populares (La Poncia, criada...) son también crueles con sus inferiores.
– El pueblo en su conjunto asume la moral vigente.
 Ejemplo del linchamiento del acto II.
 Pepe el Romano :
– Personaje invisible: no aparece en escena pero está omnipresente.
– Encarnación del Hombre, del “oscuro objeto del deseo”.
– Con todo lo que se va diciendo de él se compone un retrato suficientemente perfilado.
10
– Su doblez: va detrás del dinero de Angustias, pero enamora a Adela.
– Papel “catalizador” de las fuerzas latentes.
 Otros personajes anecdóticos y los personajes colectivos (coro o grupo).
– Función: evidenciar la frustración y el deseo de amar y de ser libres de las mujeres encerradas.

TEXTOS EBAU:

TEXTO 1

(Van desfilando todas por delante de Bernarda y saliendo.)


(Sale Angustias por otra puerta, la que da al patio.)
Mujer 4ª. El mismo lujo de tu casamiento lo sigas disfrutando.
Poncia. (Entrando con una bolsa.) De parte de los hombres esta bolsa de dineros para responsos.
Bernarda. Dales las gracias y échales una copa de aguardiente.
Muchacha. (A Magdalena.) Magdalena.
Bernarda. (A sus Hijas. A Magdalena, que inicia el llanto.) Chissssss. (Salen todas. Golpea con el
bastón. A las que se han ido.) ¡Andar a vuestras cuevas a criticar todo lo que habéis visto! Ojalá
tardéis muchos años en volver a pasar el arco de mi puerta.
Poncia. No tendrás queja ninguna. Ha venido todo el pueblo.
Bernarda. Sí; para llenar mi casa con el sudor de sus refajos y el veneno de sus lenguas.
Amelia. ¡Madre, no hable usted así!
Bernarda. Es así como se tiene que hablar en este maldito pueblo sin río, pueblo de pozos, donde
siempre se bebe el agua con el miedo de que esté envenenada.
Poncia. ¡Cómo han puesto la solería!
Bernarda. Igual que si hubiese pasado por ella una manada de cabras. (La Poncia limpia el suelo.)
Niña, dame un abanico.
Adela. Tome usted. (Le da un abanico redondo con flores rojas y verdes.)
Bernarda. (Arrojando el abanico al suelo.) ¿Es éste el abanico que se da a una viuda? Dame uno negro
y aprende a respetar el luto de tu padre.
Martirio. Tome usted el mío.
Bernarda. ¿Y tú?
Martirio. Yo no tengo calor.
Bernarda. Pues busca otro, que te hará falta. En ocho años que dure el luto no ha de entrar en esta casa
el viento de la calle. Haceros cuenta que hemos tapiado con ladrillos puertas y ventanas. Así
pasó en casa de mi padre y en casa de mi abuelo. Mientras, podéis empezar a bordaros el ajuar.
En el arca tengo veinte piezas de hilo con el que podréis cortar sábanas y embozos. Magdalena
puede bordarlas.
Magdalena. Lo mismo me da.
Adela. (Agria.) Si no quieres bordarlas, irán sin bordados. Así las tuyas lucirán más.
Magdalena. Ni las mías ni las vuestras. Sé que ya no me voy a casar. Prefiero llevar sacos al molino.
Todo menos estar sentada días y días dentro de esta sala oscura.
Bernarda. Eso tiene ser mujer.
Magdalena. Malditas sean las mujeres.
Bernarda. Aquí se hace lo que yo mando. Ya no puedes ir con el cuento a tu padre. Hilo y aguja para
las hembras. Látigo y mula para el varón. Eso tiene la gente que nace con posibles.
(Sale Adela.)

Pregunta 1. Análisis y comentario del texto propuesto.

11
Pregunta 2. En el fragmento anterior, Bernarda expone su concepto acerca de la educación que
deben recibir los “varones” y las “hembras”. Algunas ideologías siguen defendiendo hoy en día un
modelo educativo en el que se separe a los niños de las niñas. Argumenta tu postura al respecto.
Elabora, para ello, un pequeño esquema que recoja las ideas principales que incluiría tu respuesta.
En él, debes señalar, de forma concisa, la idea central que constituiría la introducción del texto, al
menos tres argumentos sólidos y convincentes (distintos de los utilizados por el autor) y la
conclusión.

TEXTO 2
Criada. (Entrando.) ¡En lo alto de la calle hay un gran gentío, y todos los vecinos están en sus puertas!
Bernarda. (A Poncia.) ¡Corre a enterarte de lo que pasa! (Las Mujeres corren para salir.) ¿Dónde vais?
Siempre os supe mujeres ventaneras y rompedoras de su luto. ¡Vosotras, al patio!
(Salen y sale Bernarda. Se oyen rumores lejanos. Entran Martirio y Adela, que se quedan escuchando y
sin atreverse a dar un paso más de la puerta de salida.)
Martirio. Agradece a la casualidad que no desaté mi lengua.
Adela. También hubiera hablado yo.
Martirio. ¿Y qué ibas a decir? ¡Querer no es hacer!
Adela. Hace la que puede y la que se adelanta. Tú querías, pero no has podido.
Martirio. No seguirás mucho tiempo.
Adela. ¡Lo tendré todo!
Martirio. Yo romperé tus abrazos.
Adela. (Suplicante.) ¡Martirio, déjame!
Martirio. ¡De ninguna!
Adela. ¡Él me quiere para su casa!
Martirio. ¡He visto cómo te abrazaba!
Adela. Yo no quería. He ido como arrastrada por una maroma.
Martirio. ¡Primero muerta!
(Se asoman Magdalena y Angustias. Se siente crecer el tumulto.)
Poncia. (Entrando con Bernarda.) ¡Bernarda!
Bernarda. ¿Qué ocurre?
Poncia. La hija de la Librada, la soltera, tuvo un hijo no se sabe con quién.
Adela. ¿Un hijo?
Poncia. Y para ocultar su vergüenza lo mató y lo metió debajo de unas piedras, pero unos perros, con
más corazón que muchas criaturas, lo sacaron y como llevados por la mano de Dios lo han
puesto en el tranco de su puerta. Ahora la quieren matar. La traen arrastrando por la calle abajo,
y por las trochas y los terrenos del olivar vienen los hombres corriendo, dando unas voces que
estremecen los campos.
Bernarda. Sí, que vengan todos con varas de olivo y mangos de azadones, que vengan todos para
matarla.
Adela. ¡No, no, para matarla no!
Martirio. Sí, y vamos a salir también nosotras.
Bernarda. Y que pague la que pisotea su decencia.
(Fuera su oye un grito de mujer y un gran rumor.)
Adela. ¡Que la dejen escapar! ¡No salgáis vosotras!
Martirio. (Mirando a Adela.) ¡Que pague lo que debe!
Bernarda. (Bajo el arco.) ¡Acabar con ella antes que lleguen los guardias! ¡Carbón ardiendo en el sitio
de su pecado!
Adela. (Cogiéndose el vientre.) ¡No! ¡No!
Bernarda. ¡Matadla! ¡Matadla!

Pregunta 1. Análisis y comentario del texto propuesto.

12
Pregunta 2. En el fragmento anterior, se nos relata el linchamiento. Hoy en día vemos cómo en
ocasiones en las redes sociales se dan también ejemplos de linchamiento tanto a personajes
públicos como a ciudadanos de a pie. Argumenta tu postura al respecto. Elabora, para ello, un
pequeño esquema que recoja las ideas principales que incluiría tu respuesta. En él, debes señalar,
de forma concisa, la idea central que constituiría la introducción del texto, al menos tres
argumentos sólidos y convincentes (distintos de los utilizados por el autor) y la conclusión.

TEXTO 3

Bernarda: Quietas, quietas. ¡Qué pobreza la mía no poder tener un rayo entre los dedos!
Martirio: (Señalando a Adela.) ¡Estaba con él! ¡Mira esas enaguas llenas de paja de trigo!
Bernarda: ¡Esa es la cama de las mal nacidas! (Se dirige furiosa hacia Adela.)
Adela: (Haciéndole frente.) ¡Aquí se acabaron las voces de presidio! (Adela arrebata el bastón a su
madre y lo parte en dos.) Esto hago yo con la vara de la dominadora. No dé usted un paso más.
¡En mí no manda nadie más que Pepe!

(Sale Magdalena.)

Magdalena: ¡Adela!

(Salen la Poncia y Angustias.)

Adela: Yo soy su mujer. (A Angustias.) Entérate tú y ve al corral a decírselo. Él dominará toda esta casa.
Ahí fuera está, respirando como si fuera un león.
Angustias: ¡Dios mío!
Bernarda: ¡La escopeta! ¿Dónde está la escopeta? (Sale corriendo.)

(Aparece Amelia por el fondo, que mira aterrada con la cabeza sobre la pared. Sale detrás Martirio.)

Adela: ¡Nadie podrá conmigo! (Va a salir.)


Angustias: (Sujetándola.) De aquí no sales tú con tu cuerpo en triunfo. ¡Ladrona! ¡Deshonra de nuestra
casa!
Magdalena: ¡Déjala que se vaya donde no la veamos nunca más!

(Suena un disparo.)

Bernarda: (Entrando.) Atrévete a buscarlo ahora.


Martirio: (Entrando.) Se acabó Pepe el Romano.
Adela: ¡Pepe! ¡Dios mío! ¡Pepe! (Sale corriendo.)
Poncia: ¿Pero lo habéis matado?
Martirio: ¡No! ¡Salió corriendo en la jaca!
Bernarda: No fue culpa mía. Una mujer no sabe apuntar.
Magdalena: ¿Por qué lo has dicho entonces?
Martirio: ¡Por ella! ¡Hubiera volcado un río de sangre sobre su cabeza!
Poncia: Maldita.
Magdalena: ¡Endemoniada!
Bernarda: Aunque es mejor así. (Se oye como un golpe.) ¡Adela! ¡Adela!
Poncia: (En la puerta.) ¡Abre!
Bernarda: Abre. No creas que los muros defienden de la vergüenza.
Criada: (Entrando.) ¡Se han levantado los vecinos!
Bernarda: (En voz baja como un rugido.) ¡Abre, porque echaré abajo la puerta! (Pausa. Todo queda en
silencio.) ¡Adela! (Se retira de la puerta.) ¡Trae un martillo! (La Poncia da un empujón y entra.
Al entrar da un grito y sale.) ¿Qué?
Poncia: (Se lleva las manos al cuello.) ¡Nunca tengamos ese fin!
13
(Las hermanas se echan hacia atrás. La Criada se santigua. Bernarda da un grito y avanza.)

Poncia: ¡No entres!


Bernarda: No. ¡Yo no! Pepe: tú irás corriendo vivo por lo oscuro de las alamedas, pero otro día caerás.
¡Descolgarla! ¡Mi hija ha muerto virgen! Llevadla a su cuarto y vestirla como si fuera doncella.
¡Nadie dirá nada! Ella ha muerto virgen. Avisad que al amanecer den dos clamores las
campanas.
Martirio: Dichosa ella mil veces que lo pudo tener.
Bernarda: Y no quiero llantos. La muerte hay que mirarla cara a cara. ¡Silencio! (A otra hija.) ¡A callar
he dicho! (A otra hija.) ¡Las lágrimas cuando estés sola! Nos hundiremos todas en un mar de
luto. Ella, la hija menor de Bernarda Alba, ha muerto virgen. ¿Me habéis oído? Silencio,
silencio he dicho. ¡Silencio!

Pregunta 1. Análisis y comentario del texto propuesto.


Pregunta 2. En este fragmento Lorca nos ofrece una visión tradicional del hombre como elemento
dominador de la familia. ¿Crees que la posición del hombre en nuestra sociedad sigue siendo la de
dominio sobre la mujer y sobre el conjunto de la familia? Argumenta tu opinión. Elabora, para
ello, un pequeño esquema que recoja las ideas principales que incluiría tu respuesta. En él, debes
señalar, de forma concisa, la idea central que constituiría la introducción del texto, al menos tres
argumentos sólidos y convincentes (distintos de los utilizados por el autor) y la conclusión.

14