Está en la página 1de 15

TEMA 1

EL TEXTO
ARGUMENTATIVO.
EL RESUMEN

1. TIPOS DE TEXTOS SEGÚN SU INTENCIÓN


2. LA ARGUMENTACIÓN
3. ELTEMA
4. EL RESUMEN
5. ORGANIZACIÓN TEXTUAL
6. TIPOS DE ARGUMENTOS
7. MEJORAMOS NUESTRA EXPRESIÓN ORAL
8. LA REDACCIÓN DEL TEXTO ARGUMENTATIVO:
RECOMENDACIONES
TEMA 1. EL TEXTO ARGUMENTATIVO. EL RESUMEN

1. TIPOS DE TEXTO SEGÚN SU INTENCIÓN

Según la intención del emisor, los textos se pueden clasificar en:


● Descriptivos. Nos sirven para representar a alguien o algo por medio del lenguaje,
refiriendo o explicando sus distintas partes, cualidades o circunstanciales. Ej.: las guías de
viaje.
● Narrativos. Usados para referir acciones, historias o hechos, bien reales o ficticios. Ej.: los
cuentos y las novelas.
● Expositivo-explicativos. Se usan para presentar o aclarar el sentido real o verdadero de
una palabra, texto o doctrina. Ej.: los reportajes, las enciclopedias.
● Argumentativos. Mediante este tipo de textos defendemos o rechazamos, aportando
razones diversas, alguna idea, proyecto o pensamiento.
● Instructivos o preceptivos. Nos sirven para conocer las normas de funcionamiento de un
objeto o sociedad. Son instructivos los manuales de primeros auxilios, las leyes o las
instrucciones de funcionamiento de cualquier objeto.
● Dialogados o conversacionales. Suponen el intercambio oral entre varios interlocutores.
Un texto dialogado puede ser, a su vez, narrativo (un interlocutor cuenta una historia),
argumentativo (dos o más interlocutores ofrecen su punto de vista sobre un hecho), etc.

2. LA ARGUMENTACIÓN

La argumentación es una variedad de discurso con la cual se pretende defender una opinión y
persuadir de ella a un receptor mediante pruebas y razonamientos.
Se usa para desarrollar, sobre todo, temas que están sujetos a controversia, es decir, que admiten
opiniones diferentes —e incluso opuestas—, cada una de las cuales puede encontrar «razones» que la
hagan aceptable. Lo que intenta el emisor del discurso argumentativo es convencer a su receptor de que
debe adherirse a su propia opinión. Para ello, se apoya no solo en lo que, dentro de una determinada
sociedad, se consideran «hechos» o «conocimiento» objetivo, sino también en sus convicciones
personales y las creencias colectivas (entendidas ambas como «opiniones muy arraigadas», no como
verdades), los prejuicios (u «opiniones desfavorables sin fundamento»), las «escalas de valores», etc.,
elementos todos ellos que el emisor tiene en cuenta para hacer prevalecer su opinión sobre la contraria.

3. EL TEMA

El tema de un texto es el asunto del que trata. En el caso de los textos argumentativos (y, por
tanto, de los periodísticos de opinión), el tema será aquel asunto que es objeto central de la polémica
planteada en el texto: la actitud de la juventud actual, la aprobación de la ley antitabaco, la política
económica del Gobierno…
Recuerda siempre que en el tema no debe quedar clara la postura del autor, sino únicamente cuál
es el problema que el autor nos está planteando. Por ello, el tema debe ser enunciado mediante un
sintagma nominal, de mayor o menor extensión según sea la amplitud del enfoque adoptado por el autor
del texto (los ancianos, la actitud de la sociedad hacia los ancianos, la actitud de las instituciones
españolas hacia los ancianos discapacitados…), y nunca mediante una oración completa (La sociedad
muestra una actitud de desprecio hacia los ancianos), puesto que, en este último caso, estaríamos
señalando, en todo caso, la tesis del texto, y no su tema. Por esta misma razón, debemos evitar también el
uso de léxico valorativo en la formulación del tema (La actitud denigrante de la sociedad hacia los
ancianos).

2
4. EL RESUMEN

El resumen es una práctica lingüística común en el ámbito educativo, y tiene una doble finalidad:
dar cuenta de que se ha comprendido un texto y mostrar que se es capaz de expresar, a través de una
redacción breve, clara y fluida, sus aspectos sustanciales. Con el resumen comprobamos si somos capaces
de distinguir lo básico y fundamental de lo accesorio.

Resumir es dar una nueva forma a un texto, dejándolo reducido a lo esencial. María Moliner

PARA QUE UN RESUMEN SE CONSIDERE BIEN ELABORADO DEBE SER:


● Breve. El resumen debe ser breve pero completo, sin olvidar ninguno de los aspectos
esenciales del contenido. Se recomienda que en ningún caso la extensión del resumen
sobrepase un tercio del texto propuesto.
● Selectivo: deberá recoger sólo las ideas fundamentales, desechando las secundarias, ejemplos,
anécdotas, fechas...
● Ordenado y coherente, concebido como un todo que se va desarrollando lineal y
ordenadamente, con ideas trabadas entre sí, estableciendo las relaciones adecuadas entre las
frases y párrafos, y sin repeticiones innecesarias.
● Debe notarse que es un texto propio, personal, con un estilo neutro, correcto y redacción
flexible. No puede repetir literalmente secuencias y enunciados completos del original, razón
por la que no es recomendable el uso de muletillas como El autor dice... en medio de nuestro
resumen. (Sí habrá que utilizarlas, en cambio, al principio de nuestro resumen cuando este
forme parte de un comentario de texto, para que quede claro que en ese punto estamos
resumiendo el texto comentado, y no mostrando nuestra propia opinión).
● El resumen ha de ser completo, manteniendo hasta el final la precisión, la coherencia y el afán
de abarcar la totalidad del contenido esencial, evitando concluir con frases de compromiso que
no dicen nada.

Para conseguir que nuestro resumen sea selectivo y breve, nos puede ser útil en ocasiones —según
sea el tipo de información que se va a resumir— aplicar las cuatro operaciones que quizá ya conozcas:
● Omitir lo menos importante o menos significativo: situaciones anecdóticas, ideas repetidas,
aspectos accesorios, que tal vez sean muy importantes en los textos literarios. Ej.: Cuando fue
muy viejecita, tía Ada se fue a vivir al asilo de ancianos. Compartía una pequeña habitación de
tres camas con otras dos viejecitas tan ancianas como ella. Puede comprimirse en: Tía Ada se fue
a vivir al asilo. Compartía una habitación con otras dos ancianas.
● Seleccionar. Una serie de enunciados puede ser resumida por selección si uno de ellos presupone
o implica a los demás y hay, por tanto, cierta redundancia. La selección consiste en expresar sólo
el enunciado que implica a los otros. Ej.: Desayuné, salí de casa, cogí el coche y me fui al trabajo
temprano admite comprimirse en me fui al trabajo temprano,
● Generalizar. Consiste en sustituir varias secuencias que expresan casos específicos de un hecho
general por una secuencia que exprese justamente ese hecho general.. Ej.: Juan se fue a jugar al
fútbol, María tenía un partido de tenis y Pedro prefería montar en bicicleta = Los chicos hicieron
deporte.
● Construir: Consiste en sustituir una serie de oraciones por otra que exprese la misma idea más
globalmente: Ej.: Entré en el restaurante, pedí cocido, tomé un café y me fui = Fui a comer.

El resumen de un texto argumentativo estará siempre formado, fundamentalmente, por la tesis


expuesta en el texto y los argumentos fundamentales que aduce el autor para la defensa de dicha tesis.

3
Ejemplo:

Piropos
Jorge M. Reverte

15 ENE 2015 - 00:00 CET

No tengo ninguna estadística a mano, pero me da la impresión de que la repugnante costumbre del piropo
está resucitando en España. No es nada infrecuente toparse con la escena callejera de una chavalilla
vestida como a ella le dé la gana siendo acosada por un par de desgraciados con tripa bien crecida que le
dicen cualquier sarta de barbaridades.

Hay que decir sobre el piropo que nunca ha sido más noble que ahora. Siempre fue un desfogar de
gentuza que no sabía cómo expresar su incapacidad para montar contra su voluntad a cualquier hembra
que no fuera su madre.

Lo que sí es algo de novedad es que los sujetos activos del piropo son en gran proporción ahora
inmigrantes, sin que los españoles falten.

Una amiga mía que es muy fiera (¡que amiga mía no lo es, dios mío!) se dedica a una cruzada inútil
para explicarles a estos neopracticantes del insulto presuntamente cortejador que las mujeres en este país
han tardado cuarenta años en arrinconar esas prácticas machistas, y que no es tolerable que quien busca la
integración la empiece por ahí precisamente.

Anda estos días el ministro del interior buscando un discurso alternativo al del terrorismo para
disminuir las vocaciones para la yihad. No estaría mal que, de paso, abriera un concurso de ideas para que
a los emisores de las presuntas cortesías que humillan a todas las mujeres recibieran una corriente eléctrica
de magnitud variable en sus cataplines.

Liquidada casi del todo la potencia de ETA y sus abogados, la violencia machista causa más
muertos que la terrorista. (No se vea en esto un reto).

Nadie ignora que la violencia verbal suele preceder a la física. Si usted le dice una barbaridad a una
mujer por la calle es usted un violador.

El País

 Tesis: La práctica del piropo debe erradicarse (implícita).


 Argumentos:
o Es propio de “gentuza”: poco agraciados físicamente / acomplejados / reprimidos / frustrados
sexualmente.
o Es una práctica machista.
o Es una práctica que estaba superada.
o Causa más muertos que la violencia terrorismo.
o Es la antesala de la violencia física.
o Ejemplificación en la amiga que comparte la misma visión que el autor y se dedica a tratar de erradicar
la costumbre. (suprimido por anecdótico)
Resumen: Pese a que años de lucha de las mujeres españolas lo habían hecho caer en desuso, últimamente está
retomándose la práctica del piropo, especialmente en boca de inmigrantes. Se trata, sin embargo, de una costumbre
deplorable, propia de acomplejados, y machista, que, de hecho, abre el camino a la violencia física, por lo que se
deberían tomar medidas.

ACTIVIDADES
1. Lee el siguiente texto y responde a las cuestiones que se te indican:

4
TEXTO 1:
Tragedia y esperanza
Víctor Lapuente Giné
Cuando, allá por el siglo XXII, se escriba la historia mundial de la igualdad de género, se hablará del misterioso
caso español. Nuestras madres fueron educadas en la tolerancia a la violencia machista. Mientras la mujer ganaba
dignidad en la Europa de posguerra, incluyendo también el bloque comunista, en la España del consultorio de
Elena Francis se recomendaba a las esposas aguantar los malos tratos. Sin embargo, España es hoy uno de los
países del mundo más intolerantes con la violencia machista.
Un estudio de la Unión Europea revelaba que un 22% de españolas se han sentido agredidas física o
sexualmente. Una barbaridad, pero menos de la mitad que en Dinamarca (52%). Los críticos con estas cifras
aducen que las españolas son menos propensas a reconocer situaciones de violencia que las nórdicas, más
concienciadas gracias a sus políticas de igualdad. Y, sin duda, debemos invertir más en campañas de
sensibilización y políticas para erradicar las discriminaciones que sufren las españolas, del mercado laboral al
político.
Pero culturalmente hemos dado un salto. De acuerdo con el Eurobarómetro, más del 70% de lituanos,
letones o daneses —y más del 60% de polacos o británicos— consideran que el comportamiento provocador de las
mujeres es una causa de la violencia doméstica. En España ese porcentaje es del 33%. Muy alto. Pero claramente el
más bajo de toda Europa.
Solo un 8% de españoles justifican el sexo sin consentimiento en alguna circunstancia, el porcentaje más
bajo tras Suecia (6%). Muy inferior a la media europea (27%) y al escalofriante 40% de belgas o 31% de franceses.
Y solo el 9% de españoles —en comparación con el 56% de chinos o el 22% de norteamericanos— cree que los
hombres son más capaces que las mujeres, tal y como señala una encuesta de Ipsos.
Nos queda mucho por hacer. Cada asesinato machista es una tragedia. Y, aunque la tendencia general
desde que comenzaron a publicarse estadísticas parece descendiente (de 71 asesinatos en 2003 a 44 en 2016), 2017
ha comenzado mal, acumulando ya 16 mujeres muertas. Sigamos trabajando, pero con la esperanza de lo mucho
que hemos avanzado.
El País, 14 de marzo de 2018
a. Determina el tema sobre el que se discute.
b. Señala la relevancia del tema en general para el ser humano, o de su relación con
acontecimientos recientes, así como su eco en los medios de comunicación o en la
sociedad en general.
c. Resume el texto.

5. ORGANIZACIÓN TEXTUAL

Como se ha dicho anteriormente, la tesis de un texto argumentativo es la opinión defendida acerca del tema
propuesto, apoyada en argumentos. En un texto, la tesis puede estar explícita (es decir, aparecer claramente
expresada en el texto) o implícita (debe deducirse de lo dicho por el autor). Así, por ejemplo, un texto irónico
tendrá siempre una tesis implícita (ya que por medio de la ironía el autor pretende decir precisamente lo contrario
de lo que expresa).
Si la tesis se expone al principio y, a continuación, se desarrollan los argumentos a favor o en contra, la
estructura del texto es deductiva o analítica. Si la tesis se expone al final, después de los argumentos, es inductiva
o sintética. Se pueden mezclar, también, ambas estructuras: la tesis aparece al principio, se aducen pruebas y
razonamientos, y se termina con una síntesis o conclusión que recoge la tesis; una estructura que recibe la
denominación de encuadrada. En el caso de que la tesis se encuentre implícita, y deba, por tanto, deducirse de los
argumentos presentados, se podría hablar de estructura paralela, en la que todas las ideas del texto poseen el
mismo nivel de importancia.
Además, para el estudio de la organización textual de los textos argumentativos debemos tener en cuenta el
siguiente esquema estructural:
● Introducción. Se suele partir de una breve exposición (llamada «introducción-encuadre») que
cumple las siguientes funciones: plantear el tema, atraer la atención del lector, proporcionarle la
información necesaria y, a menudo, presentar la tesis.
● Desarrollo. Es la parte donde aparece el cuerpo de la argumentación y en donde se van
aportando argumentos, es decir, razones para confirmar la tesis o rechazarla. De los argumentos,
pueden surgir conclusiones parciales que, a su vez, dan lugar a nuevos argumentos. También
puede ocurrir que, con la intención de reforzar su tesis, el autor recurra en esta parte del texto a la
contraargumentación, es decir, a la exposición de algún punto débil de la postura que defiende
5
(objeción, inconveniente, excepción… con respecto a lo defendido en el texto), para, a
continuación, insistir en las razones que, pese a tales objeciones, inconvenientes, etc., le llevan a
mantener dicha postura.
● Conclusión. Abarca el último párrafo de la argumentación. En este apartado, se vuelve a la tesis
para reforzarla, o se resume el desarrollo de los argumentos, o se aportan elementos nuevos para
tratar en un futuro, o se apunta una solución a lo planteado.
En el comentario del texto argumentativo habrá que señalar también, pues, si el texto presenta este esquema
estructural y si tal esquema coincide con la distribución en párrafos.

6
6. TIPOS DE ARGUMENTOS

Un HECHO es una afirmación cuya veracidad, en principio, se puede comprobar; una OPINIÓN es un
juicio que se forma sobre algo cuya veracidad o falsedad, por definición, es imposible demostrar. Los hechos son,
pues, por lo general, menos susceptibles de ser discutidos; mientras que las opiniones constituyen el objeto natural
de todo debate.

Ejemplos:

Hechos España pertenece a la Comunidad Europea.


En diciembre se celebra la Navidad.
El Mar Mediterráneo baña las costas levantinas.
Opiniones Se debería suprimir la Prueba de EBAU.
Los estudiantes deberían tener más tiempo libre.
Se deberían legalizar el comercio y el consumo de las drogas «blandas».

Los argumentos pueden calificarse en “fuertes” o “débiles” según el grado de objetividad que
aportan a nuestras opiniones.

Argumentos fuertes: Presentan un alto grado de objetividad.


1. Los documentados en hechos o trabajos de campo basados en pruebas testimoniales o
experimentales. Suelen denominarse también como argumentos de hecho, estadísticos, de
datos… Ejemplo: España se encuentra entre los países con mayor índice de obesidad infantil.
2. En la relación causa-efecto se establece una relación entre un acontecimiento y sus
consecuencias. Por ejemplo, para demostrar el peligro del consumo de alcohol se puede
argumentar que ya se conocen sus efectos sobre la salud ante el uso prolongado e indiscriminado.
Ejemplo: Fumar perjudica seriamente la salud.
3. Basado en definiciones. Esto significa que se utiliza una definición real para apoyar nuestra tesis.
Ejemplo: El “Software Libre” es un asunto de libertad, no de precio. ("Software Libre'' se refiere a
la libertad de los usuarios para ejecutar, copiar, distribuir, estudiar, cambiar y mejorar el software).
4. La analogía (o los denominados argumentos analógicos o comparativos), en la que se utilizan
situaciones previas, similares o parecidas y que tienen una validez relativa. Se trata de inferir
conclusiones de una situación que no se conoce, mediante la comparación con una situación que
resulta conocida. De modo que lo que es aplicable para uno, es aplicable para otro. Ejemplo: En
EEUU la pena de muerte ha reducido el índice de delitos penales.
5. En valores: utilizan un valor ampliamente aceptado como tal para apoyar una tesis. Ejemplo: El
respeto a la vida debe ser prioritario.
6. La cita de autoridades, en la que se aporta la opinión de un especialista. Ejemplo: La DGT
informa que el 65 % de accidentes en el 2015 fueron motivados por el exceso de velocidad.
7. La ejemplificación, en la que se aporta un ejemplo interesante. Ejemplo: Nacer mujer era otra
cosa hace cien años que ahora. En aquella época las mujeres no podían ejercer su derecho al
voto.
8. La experiencia personal puede aportar un apoyo interesante a nuestras opiniones, aunque su nivel
de subjetividad obviamente es bastante considerable. Ejemplo: Durante muchos años mi abuela
no pudo abrir una cuenta corriente sin la autorización de su marido.

Argumentos débiles: Presentan un alto grado de subjetividad. Estos suelen ampararse en creencias
muchas veces no contrastables.

7
● En los argumentos afectivos se apela al sentido emotivo o afectivo del receptor, que, al ser
convencido de que algo es bueno o malo en sí mismo de forma indirecta, seguramente se inclinará
a aceptarlo o a rechazarlo de forma acrítica. Puede ser útil cuando se trate de convencer sobre
cuestiones vinculadas a la salud o a lo convencionalmente aceptado.

Ejemplo: Frente a la polémica sobre el trasplante de órganos, ¿has pensado alguna vez que
podrías ser el beneficiario de alguna donación?

Argumentos poco recomendables o falacias:

Una falacia (del latín fallacia, “engaño”) es un argumento que parece válido, pero no lo es.
Algunas falacias se cometen intencionadamente para persuadir o manipular a los demás, mientras que
otras se cometen sin intención debido a descuidos o ignorancia. En ocasiones las falacias pueden ser muy
sutiles y persuasivas, por lo que se debe poner mucha atención para detectarlas.
Es conveniente identificar y, por supuesto, evitar argumentos espontáneos, arbitrarios, de fuentes
generales o poco solventes, y los basados en creencias o emocionales.

1. Generalizaciones demasiado amplias y estereotipos, por autoridad no reconocida, por el número


de adeptos a una persona o causa, por antigüedad, falsa analogía, falsa causa-efecto...

Ejemplos:
● Los catalanes son tacaños.
● Mi hermana visitó el parque zoológico el sábado por la tarde. Por la noche tuvo una fiebre
altísima. Luego los parques zoológicos son lugares malsanos.
● Por qué los estudiantes no podemos consultar los libros mientras realizamos un
examen? Los médicos consultan sus libros para recetar algún medicamento y los
abogados, los códigos para preparar su defensa.

2. Falacia ad hominen, en el que pretendemos rechazar la opinión del contrario no mediante


argumentos, sino por medio del ataque contra la persona que opina. Por ejemplo:

Diálogo entre dos personas:


● A: «El Estado debe garantizar las necesidades básicas de todos los individuos».
● B: «Usted nunca tuvo necesidades; no puede hablar sobre lo que hace el Estado».
(Como vemos, B ataca la moral de A, pero no demuestra nada en cuanto al tema que se
plantea sobre el papel del Estado en las necesidades básicas de los individuos. Se dice
entonces que el argumento utilizado por B es una falacia porque solo intenta generar la
sensación de falsedad).

Ten en cuenta, a la hora de analizar los argumentos aportados por el autor de un determinado
texto, que se trata de analizar siempre aquellos razonamientos que sostienen la tesis defendida. Así, por
ejemplo, no siempre que se cite a una persona reconocida o a un experto se estará utilizando un
argumento de autoridad, ni cada vez que se aporte un dato (una fecha, un porcentaje…) se estará
utilizando un argumento de datos, a no ser que lo afirmado por tal persona o el dato aportado apoyen la
tesis del autor de texto. De hecho, en los textos argumentativos a menudo se citan las palabras de otras
personas o se incluyen datos para matizarlos o incluso para negar su validez, y no para apoyar la tesis
defendida.
Debe tenerse en cuenta, además, como veremos en detalle más adelante, que en muchos casos el
emisor del texto busca la persuasión del destinatario no tanto por medios racionales como mediante
mecanismos de carácter emotivo o afectivo: selección de determinadas palabras, imágenes, apelaciones al
oyente, exclamaciones, interrogaciones... Con recursos retóricos como estos, utilizados entonces como
argumentos afectivos, el autor pretende dirigirse directamente a los sentimientos del destinatario con el
fin de conmoverlo.

8
ACTIVIDADES
2. Cada uno de los grupos de ideas que encontrarás a continuación se corresponde con el guión de
un texto argumentativo. Sigue las siguientes instrucciones:
a. Ordena las ideas de cada uno de esos grupos según el esquema estructural que te hemos
señalado anteriormente (introducción, tesis, argumentos a favor de la tesis, objeciones, si
las hay, y conclusión).
b. En caso de que creas que ninguna de las ideas aportadas constituye la conclusión del
texto correspondiente, redáctala tú.
Texto A:
● Ellas padecen las consecuencias, pero mientras esto sucede, la sociedad está perdiendo su valiosa aportación.
● En las grandes ciudades, se observa un notable progreso de las mujeres, que casi las iguala a los hombres.
● La mujer sigue siendo discriminada hoy en día en el mercado laboral.
● En los casos en los que la mujer realiza la misma labor que un hombre, el sueldo de aquella suele ser inferior.
● La discriminación laboral que se inflige a las mujeres españolas se traduce aún en una tasa de paro que es más del
doble de la correspondiente a los hombres.
● Desde el surgimiento de las ideas liberales en occidente, la mujer ha ido poco a poco avanzando en el
reconocimiento y el respeto de sus derechos como ser humano.
Texto B:
● Hay otras actividades, no relacionadas con el estudio, que son importantes para los jóvenes.
● La juventud es la época más bella de la vida y es preciso aprovecharla al máximo.
● El tiempo libre es bastante valorado, en general, por nuestra sociedad.
● Los estudiantes deberían tener más tiempo libre.
● No toda la educación, cultura y formación se adquieren en los centros de enseñanza.
Texto C:
● Solo dando significado a la vida de todos en una sociedad plural defenderemos de modo no ilusorio la libertad de
cada uno.
● No soy libre si, disponiendo de un cerebro que puede producir cien, se me deja vegetar en una ocupación donde
rindo diez.
● Para ser libre, es necesario conseguir que la propia opinión pese realmente en los asuntos de interés común y sea
requerida por la sociedad como contribución necesaria.
● La palabra libertad tiene una enorme importancia hoy en día.
● Ser libre no es lo mismo que sumirse en un estado de evasiones periódicas controladas y estandarizadas.
● Un individuo solo es libre si puede desarrollar sus propias potencialidades en el seno de la
sociedad.

3. Lee el siguiente texto y responde a las preguntas que encontrarás a continuación:

TEXTO 2: Animales de laboratorio: entre dos extremos


El año pasado, los científicos españoles causaron un “dolor severo” a animales de experimentación en
60.000 ocasiones, según el primer informe compilado por el Ministerio de Agricultura por mandato de
Bruselas. ¿Es lícito? Ante un dilema moral, lo más fácil es adoptar una actitud extrema, como hace la
iniciativa ciudadana Stop Vivisection (Parad la Vivisección), apoyada por más de un millón de firmas en
Europa; en el extremo contrario del espectro aparece un pragmatismo de vía estrecha capaz de negar que los
animales sean capaces de sufrir con tal de ahorrarle un coste a la industria cosmética. Incurrir en los
extremos es en efecto lo más fácil, pero también lo más inútil.
Enfrentada a la opción de matar o no a un animal, la mayoría de la gente razonable decidiría no
hacerlo. Pero, si hay que elegir entre la muerte de un animal y la de una persona, esa misma mayoría
optaría por lo primero. Y de eso, aunque en términos más abstractos, es de lo que estamos hablando. Casi
todo lo que sabemos de la biología humana lo hemos aprendido sacrificando animales de laboratorio, y el
descubrimiento y desarrollo de nuevos fármacos —es decir, la mitad del avance de la medicina—
depende hoy por hoy de su sacrificio.
9
En otra gama de grises, es importante distinguir entre unos animales y otros. Aparte de los
veganos y un par de místicos panteístas, poca gente se opondría al sacrificio de una levadura, un gusano o
una mosca, algunos más a la de un ratón, y muchos más a la de un mono. ¿Son meros prejuicios humano-
céntricos? Yo creo que no. El filósofo Peter Singer, a quien considero una autoridad moral planetaria,
prefiere eliminar a un embrión humano antes que a un chimpancé. Su argumento es que el embrión
humano no puede sufrir ni sentir dolor, al carecer de un cerebro. Por la misma razón, el nivel de daño
infligido asciende en paralelo con la evolución de la complejidad cerebral. En un sentido biológico
preciso, es peor hacer sufrir a un primate que a un roedor. A mayor nivel de consciencia, más sufrimiento
y más daño.
Por otra parte, es la propia investigación científica —esa que sacrifica animales— la que ofrece las
mejores perspectivas para ir mejorando la situación. La tecnología de las células madre plantea grandes
esperanzas no solo para la medicina regenerativa, sino también para reducir de forma drástica el uso de
animales de experimentación. Muchos estudios sobre la biología humana que ahora se hacen en ratones se
podrán hacer pronto en cultivos de células humanas, o en tejidos y órganos derivados de ellas. También
cabe esperar que el largo proceso de prueba de un candidato a fármaco se pueda acortar con esas células, y
que ello ahorre la utilización de muchos animales modelo.
Pero ese momento no ha llegado aún, y tampoco será una panacea cuando llegue. Entre tanto, los
centros de investigación ya han dado muchos pasos para evitar el dolor innecesario. El dolor necesario es
de momento un mal menor. Sigamos mejorando.
 Javier Sampedro El País
a. Señala la parte del artículo en que se enuncia la tesis. Señálala.
b. ¿Qué estructura sigue el texto: analítica, deductiva...?
c. ¿Qué tipos de argumento ha utilizado el autor?
4. Responde a las siguientes preguntas sobre el texto 1:
a. Ubica la introducción, la tesis (si está explícita), los argumentos y la conclusión, así como
su correspondencia o no con la distribución en párrafos.
b. Señala el tipo de esquema argumentativo utilizado por el autor (estructura deductiva,
inductiva, encuadrada, paralela). Justifica tu respuesta.
c. Señala y clasifica los argumentos que ha utilizado el autor.

7. MEJORAMOS NUESTRA EXPRESIÓN ORAL

CRITERIO QUE SERÁ EVALUADO

C1: LA COMUNICACIÓN ORAL EN CONTEXTOS FORMALES

5. Vamos a aprender a defender oralmente nuestra opinión. En equipos cooperativos, realizaremos


un rastreo de la prensa de ámbito estatal y provincial que se publica en Internet, seleccionando,
anotando y consensuando aquellos acontecimientos y temas de actualidad que nos parecen más
interesantes (hasta un máximo de cinco temas). Tras la puesta en común en el gran grupo, se
elegirán los cuatro —o cinco, si se ha formado algún equipo cooperativo de cinco personas—
temas que le parecen más interesantes al conjunto de la clase. A continuación, se repartirán los
temas elegidos entre el alumnado, de modo que estos no se repitan dentro de cada equipo. Una
vez asignados los temas, cada persona tendrá que adoptar una postura (tesis) a propósito del
acontecimiento o tema en cuestión, y preparar la correspondiente argumentación, que deberá
defender oralmente ante el resto de los compañeros. Las argumentaciones (de un máximo de
tres minutos de duración) se realizarán agrupadas por temas. Finalizadas todas las
intervenciones relativas a un mismo tema, se llevará a cabo un pequeño debate con el conjunto
del grupo.

10
PRODUCTO FINAL
6. Señala, de manera esquemática, las ideas que incluirías en cada uno de los apartados correspondientes al
comentario crítico del siguiente texto (o del que te facilite el profesor o la profesora, de mayor
actualidad), según el guion que encontrarás en el tema 0 (solo aquellos apartados que hemos trabajo en
la presente unidad).
7. Elabora un pequeño esquema que recoja las ideas principales que incluiría tu posicionamiento
individual acerca de la cuestión tratada en el texto anterior. En él, debes señalar, de forma
concisa, la idea central que constituiría la introducción del texto, al menos tres argumentos
sólidos y convincentes (distintos de los utilizados por el autor) y la conclusión.

Más bien que mal


Lo reconozco: mi primera reacción también fue de rechazo, incluso de cierta repugnancia. Y sigue siendo
una opción por la que no siento especial simpatía. Me refiero a los llamados vientres de alquiler. La mera
denominación ya resulta zafia, hasta insultante, con esa clara cosificación del cuerpo de la mujer. Hembra útero,
hembra incubadora. Una mera vasija.
Pero luego me puse a pensar el asunto con detenimiento para racionalizar el porqué de mi oposición
emocional, y entonces todo se hizo enormemente confuso. Como confuso es el mundo en que vivimos, los desafíos
de las nuevas tecnologías. Lo diré sin ambages: no he encontrado una frontera ética por la que deban prohibirse los
vientres de alquiler. Si sostenemos que las mujeres son dueñas de su cuerpo (como hacemos los partidarios de la
despenalización del aborto, por ejemplo), entonces también son dueñas de alquilar su capacidad reproductora. O de
trabajar en la prostitución, por citar otro tema polémico con ciertos paralelismos. Colaboro con una asociación
feminista, Hetaira, que lucha por los derechos de las trabajadoras sexuales, y soy partidaria de la legalización de la
prostitución; creo que es la medida que más protege a las mujeres y que mejor sirve para luchar contra la trata. No
todas las feministas opinan así, desde luego; de la misma manera que también hay feministas y homosexuales que
se oponen a los vientres de alquiler. Hace un par de semanas, 50 organizaciones de mujeres y colectivos de LGBTI
(lesbianas, gais, bisexuales, transgénero e intersexuales) crearon la Red Estatal contra el Alquiler de Vientres para
impedir la legalización de esta “explotación reproductiva”. Sí, ya digo. A mí emocionalmente también me suena
bien esa música. Y sin embargo…
El punto crucial del argumento en contra, en este caso y en la prostitución, es que cobran por esos
servicios. De ahí deducen inmediatamente que esas mujeres no son de verdad libres para vender lo que venden.
Vamos, que todas ellas se ven forzadas a hacerlo, esclavizadas por la necesidad. Es un argumento totalmente
subjetivo, que va en contra de lo que opinan muchas prostitutas y muchas madres subrogadas y que no se basa en
nada externamente mensurable, sino en la propia percepción de quienes sostienen esta idea: creen que es imposible
que esas mujeres elijan libremente porque a ellos cobrar por el sexo o alquilar el útero les parece horrible. Pero no
todo el mundo siente lo mismo.
En realidad, casi nadie elige libremente en esta maldita sociedad, y para muchos esa falta de libertad es tan
extrema que viven una vida laboral de verdadera explotación, casi de esclavos, tan embrutecedora y humillante que
comprendo que haya personas para las que gestar el hijo de alguien (o ejercer la prostitución en determinadas
condiciones) pueda ser una opción lo suficientemente válida de conseguir una vida mejor. Además me parece
extraordinario que nos pongamos todos tan paternalistas defendiendo a las mujeres de sí mismas en el caso de los
vientres de alquiler y que no nos preocupen tanto los muchos embarazos no deseados producto del error, de la
violencia o de la presión religiosa o social, por no hablar de las gestaciones insanas, sin suficiente apoyo médico,
con alimentación y cuidados inadecuados. Creo que la maternidad y la paternidad están mitificadas, cuando en
realidad son un maldito peligro. Para adoptar a un niño tienes que superar un millón de pruebas, lo cual está muy
bien (y habría que hacer lo mismo con los vientres de alquiler), pero para tener hijos en directo basta con que dos
idiotas se pongan a jugar a los médicos un rato. Pueden ser inmaduros, pueden ser violentos, pueden ser malvados,
pero les permitimos un poder absoluto sobre las criaturas más indefensas. ¡Pero si hasta para conducir tienes que
pasar un examen! ¿Y para ser padre no? De ahí la abundancia de maltrato infantil, de abusos y de incestos.
Total, no es que la idea me encante, pero lo que veo en los vientres de alquiler son embarazos buscados
voluntariamente, gestaciones cuidadas y protegidas, padres investigados y niños intensamente deseados que les
harán felices. O sea, veo mucho más bien que el mal supuesto.
Rosa Montero, El País, 7 de mayo de 2017

11
8. LA REDACCIÓN DEL TEXTO ARGUMENTATIVO. RECOMENDACIONES

8. A lo largo del curso trataremos de mejorar nuestra expresión escrita y la de nuestros


compañeros poniendo en práctica todo lo que hemos aprendido en cursos anteriores y lo que
repasaremos o aprenderemos en el actual acerca de la lengua española. Para ello, deberás
redactar en esta ocasión un texto argumentativo a partir de uno de los esquemas que has
elaborado en esta unidad, y entregarlo a tu profesor o profesora en la fecha marcada. A
continuación, encontrarás algunas recomendaciones para la redacción de tu texto.

LA REDACCIÓN DEL TEXTO ARGUMENTATIVO. RECOMENDACIONES

Como hemos visto, en todo texto argumentativo debe haber una introducción, una tesis, unos
argumentos y una conclusión. En realidad, la distribución de estos elementos en el texto puede variar
mucho. Así, cuanto mayor sea el dominio que tenga un determinado escritor tanto de los mecanismos de
argumentación, por una parte, como de la lengua y la estructura textual, por otra, mayor será la libertad
con la que cuente a la hora de redactar un texto argumentativo. En estos casos, y gracias a la pericia del
escritor, la originalidad o el carácter personal del texto no deben estar reñidos con la claridad del
conjunto.
Sin embargo, cuando aún no se ha adquirido este nivel de dominio de la argumentación, es
recomendable utilizar el orden más sencillo, la estructura que resulta más clara e inteligible para el lector,
y que es la siguiente:
Primer párrafo: introducción y tesis.
Segundo párrafo: argumento a favor de la tesis.
Tercer párrafo: argumento a favor de la tesis.
Cuarto párrafo: argumento a favor o bien en contra de la tesis (objeción, inconveniente,
excepción… con respecto a lo defendido en el texto).
Quinto párrafo: conclusión.

A continuación tienes un ejemplo de guión de texto argumentativo:


● Introducción: La mayoría de los Estados europeos ha adoptado una ley de plazos que
autoriza el aborto libre y voluntario en las primeras semanas de embarazo.
● Tesis: El aborto es un derecho de la mujer.
● Argumento 1: La vida de un embrión o de un feto no puede valer más que la de la persona
que lo gesta.
● Argumento 2: Forzar a alguien a gestar, a parir, a criar hijos o hijas o a darlos en
adopción es un atentado contra los derechos de esa persona.
● Objeción: El aborto no puede ser, en ningún caso, un medio de planificación familiar.
● Conclusión: La libertad de las mujeres para decidir sobre su propio cuerpo debe ser
respetada y los Gobiernos tienen que garantizar que la interrupción voluntaria del
embarazo sea una práctica accesible y segura.

El uso de este esquema, acompañado de los marcadores o conectores textuales adecuados (por
una parte, por otra, además, sin embargo...) debe dar como resultado un texto argumentativo
convincente, bien redactado y sencillo de seguir. Ten en cuenta que siempre será preferible (y, por tanto,
mejor valorado y puntuado) un texto argumentativo corto pero sólido (en cuanto a la validez de los
argumentos expresados), claro y fluido en cuanto a la expresión, que otro más extenso pero en el que las
ideas se presenten de forma confusa, desordenada y mal cohesionadas.
Por ello, es necesario que antes de comenzar a escribir tu texto argumentativo, emplees siempre
un par de minutos en realizar un guion previo. En él debes señalar al menos la idea principal de los cuatro
primeros párrafos (es decir, la tesis de tu texto, y tus argumentos), lo que te servirá de punto de partida
para el posterior desarrollo de cada uno de los párrafos:
12
1. Elige una tesis sólida que exprese tu opinión sobre el tema.
2. Redacta la tesis de forma clara y concisa.
3. Aduce al menos tres razones que confirmen tu tesis u opinión y desarrolla cada una con
claridad.
La conclusión puede quedar fuera de tu guion inicial, ya que muchas veces es la propia redacción
del texto la que nos sugiere su contenido (apuntando una pregunta que dejamos sin resolver, una posible
solución al problema planteado...).

DESARROLLO DEL TEXTO ARGUMENTATIVO


Un aspecto fundamental de la argumentación es el orden de las ideas, que hace posible seguir el
hilo argumentativo y comprender el texto. Por ello es especialmente importante la estructuración del
contenido en párrafos y la relación entre ellos a través de los conectores adecuados. Las ideas deben
presentarse de forma clara y directa, centrándonos en lo importante y evitando las divagaciones. Pocos
argumentos, pero buenos y sólidos, son preferibles a muchos con poca base o débiles, que se puedan
refutar fácilmente. En primer lugar, debemos exponer siempre los más evidentes y aquellos que tienen
mayor fuerza persuasiva. Por todo ello, una vez que tengas el guion para tu texto argumentativo, sigue los
siguientes pasos en su elaboración:
1. Redacta la introducción. Lo normal es que la introducción conste de un solo párrafo, pero a
veces puede constar de varios. Para su redacción puedes adoptar alguno de los métodos
siguientes:
● Manifestar simplemente la opinión que se pretende desarrollar:
Desde mediados del siglo último se advierte en Europa una progresiva publicación de
la vida. En los últimos años ha avanzado vertiginosamente. La existencia privada, oculta o
solitaria, cerrada al público, al gentío, a los demás, va siendo cada vez más difícil.
(JOSÉ ORTEGA Y GASSET, El espectador)
● Comenzar por la cita de una o varias opiniones ajenas para refutarlas, adherirnos a ellas
o proponer una opinión distinta:
Robert W. Sweet acaba de soltar una bomba que ha roto cristales políticos y jurídicos,
al declarar que la droga debe ser legalizada. Otros antes que él lo han defendido. Pero Robert W.
Sweet es juez, magistrado federal nada menos, y eso es ya otra cosa. Pues hasta ahora ningún
norteamericano se había atrevido a defender tal tesis.
(JOSÉ Mª CARRASCAL, ABC, 4-1-1990)
● Plantear una o varias preguntas cuya respuesta supondrá la tesis que se pretende
demostrar:
Un pesimista diría lo siguiente: ¿Para qué tratar de preservar la especie humana? ¿No
deberíamos alegrarnos, en cambio, ante la perspectiva de la desaparición de la inmensa carga de
sufrimiento, odio y miedo que ha oscurecido hasta ahora la vida del Hombre? ¿No deberíamos
contemplar con regocijo la perspectiva de un futuro nuevo para nuestro planeta, por fin en paz,
por fin durmiendo en calma después de la larga pesadilla del dolor y terror?
(BERTRAND RUSSELL, ¿Tiene el hombre futuro?)
● Citar alguna anécdota, algún hecho, alguna historia:
Hace pocos días se presentó en mi pequeña aldea un muchacho que huía de la heroína,
de la policía y de los mafiosos. ¿Qué podía hacer? Le ayudé a esconderse. " Bastan estas pocas
palabras para emitir un juicio severísimo sobre la nueva ley contra la droga aprobada el año
pasado. Quien las ha pronunciado no es el líder carismático de algún organismo de reha-
bilitación, uno de esos “gurús” que se disputan las mesas redondas y los programas de debate de
la tele. Quien habla, con voz queda, es un humilde sacerdote calabrés, don Giacomo Panizza.
(L'Espresso, 30-6-91)
2. Utiliza los distintos tipos de argumentos anteriormente citados. Ve empleando tus
argumentos por orden de importancia.

13
3. Organiza tu discurso en párrafos y utiliza cuando sea necesario los conectores lógicos, de
modo que se pueda seguir con facilidad el hilo de la argumentación. Podrás desarrollar cada
uno de los párrafos haciendo uso de:
● Explicación, ampliación, justificación de la idea principal del párrafo... a través de
razonamientos lógicos.
● Aportación de datos sobre la realidad, resultados de estudios científicos... que apoyan
la idea principal del párrafo en cuestión.
● Ejemplificación de lo expresado en la idea principal, con un caso en concreto, que
debes explicar suficientemente. Puede tratarse de un caso particular conocido por todos
a través de los medios, una experiencia propia o de un amigo...
4. Redacta la conclusión comprobando que resume la tesis y que se infiere de las razones
aducidas. Para su redacción puedes adoptar uno de los métodos siguientes:
● Mediante breves afirmaciones:
Estos tres días no pasarán a la historia por haber cambiado la faz del mundo. Aunque
quedan todavía demasiados misterios por esclarecer. (L 'Espresso,1 -9-1991)
● Mediante interrogantes:
Ahora, después de la victoria de Yeltsin y del regreso de Gorvachov, llegan a Europa
muchas nuevas promesas de ayuda y de crédito. ¿Se mantendrán esas promesas? (Panorama, 1-
9-1991)
● Mediante analogías;
En las peleas de gallos, lo que importa es que el pico golpee feroz y brote copiosa la
sangre del pescuezo del animal herido de muerte. Ocurre que toda la vida italiana ha asumido
los rasgos espasmódicos de la pelea callejera: hay competencia para ver quién grita más fuerte,
quién se lanza a morder al adversario en la yugular y le envía al diablo, a él ya todos los filisteos
que le hacen coro. (Panorama, 26-5-1991)
5. Comprueba que has empleado el registro adecuado y la ortografía y redacción correctas.

CORRECCIÓN DE LOS TEXTOS ARGUMENTATIVOS

CRITERIO QUE SERÁ EVALUADO

C6: APLICACIÓN DE CONOCIMIENTOS LINGÜÍSTICOS

9. Antes de afrontar la corrección de tal texto argumentativo, abordaremos dos cuestiones


fundamentales a la hora de poner nuestras ideas por escrito: las oraciones subordinadas
adverbiales, los conectores, y el uso de la coma y el punto y coma. Para ello, realiza los ejercicios
del ANEXO MORFOSINTÁCTICO (al final del cuadernillo) que se te indican a continuación:
 Págs. 5-10, ejs. 6-15.
 Págs. 17-22, ejs. 32-53.
 Págs. 23-25, ejs. 55-61.

10. La labor de corrección de la expresión de los textos argumentativos, una vez entregados, se
llevará a cabo de la siguiente manera:
 En equipos cooperativos (preferentemente de cuatro personas), cada miembro recibirá un texto
argumentativo de otro miembro del grupo.
 En casa, antes de la siguiente sesión, cada uno registrará en un folio, a modo de notas personales,
todos aquellos errores y dificultades encontrados en el texto leído, así como el motivo del error y
la correspondiente corrección, cuando proceda. Para ello, además de recurrir a sus conocimientos
de la materia y al contenido del cuadernillo, podrá hacer uso de todas aquellas fuentes de consulta
que considere necesarias, tales como:

14
◦ Diccionario de la lengua española y Diccionario panhispánico de dudas, de la Real Academia
Española (http://www.rae.es/).
◦ Sitio web de la Fundéu (Fundación del Español Urgente) (https://www.fundeu.es/).
 La siguiente sesión se dividirá en dos, de modo que cada miembro del grupo repita la labor
realizada en casa (de análisis de errores y dificultades detectados) con respecto a los textos
argumentativos de los dos miembros del grupo restantes.
 Al terminar la sesión, cada alumno o alumna recuperará su propio texto argumentativo, y, en casa,
realizará una nueva lectura por si, tras la experiencia adquirida y los días transcurridos desde su
redacción, es capaz de detectar errores que hubiesen pasado en principio desapercibidos. De ser
así, tomará nota de ellos tal como ha hecho con los textos de los compañeros.
 Las dos sesiones siguientes se dedicarán a la puesta en común y discusión, dentro de cada uno de
los equipos cooperativos, del trabajo realizado, así como a la redacción consensuada del informe
final, en el que se explicarán de forma detallada y no esquemática cada uno de los errores y
dificultades encontrados en los textos iniciales. Tal informe será finalmente entregado al docente,
junto con los textos argumentativos originales y las notas en sucio de cada uno de los miembros
del grupo, y servirá como producto para la evaluación del criterio 6 de la materia.

15