Está en la página 1de 3

COMUNICADO A LA OPINIÓN PÚBLICA

El señor Alcalde Mayor de Cartagena, en atención a las declaraciones y manifestaciones


realizadas por el señor Procurador General de la Nación, FERNANDO CARRILLO
FLOREZ, en distintos medios de comunicación, así como en las publicaciones
realizadas a través de su cuenta de Twitter entre las que sostiene que “Demoler el
edificio Aquarela es una obligación, porque seis acciones legales así lo determinaron
para proteger el patrimonio cultural y la seguridad de los ciudadanos”, precisa lo
siguiente.

En primer lugar los siguientes hechos:

1. No existen decisiones judiciales que ordenen al señor Alcalde Mayor de


Cartagena demoler el Edificio Aquarela.

2. A la fecha cursan seis procesos (entre judiciales y administrativos), en torno a la


situación del Edificio Aquarela, dentro de los cuales únicamente está en firme la
decisión de la Inspección de Policía proferida dentro de un proceso policivo,
cuya orden es la recuperación y restitución del espacio público indebidamente
ocupado, lo que no implica per se la demolición de la estructura.

3. Las demás acciones legales a las que se refiere el Ministerio Público no han
concluido, por tanto no hay una orden judicial de demolición.

4. El documento técnico de la Sociedad Colombiana de Ingenieros (SCI), afirma


que la edificiación no cumple con norma técnicas, más NO concluye que se debe
proceder a demoler la estructura, y tampoco indica que exista un riesgo
inminente para la ciudadanía, estudio que además debe ser considerado por las
autoridades competentes dentro de un proceso.

5. La Administración de William Dau Chamatt, actúa en cumplimiento del


mandato constitucional, sin evadir adoptar las decisiones que le correspondan,
pero para ello debe tener la seguridad jurídica de que las ordenes provienen de
una autoridad competente, dentro de un proceso ejecutoriado y en firme,
momento en el cual no dudará en hacerla cumplir, sin embargo, en su servicio
por la ciudad de Cartagena, y abanderado de la defensa de lo público, no puede
incurrir en ligerezas que comprometan la responsabilidad de la administración
distrital.

En segundo lugar:

El pasado 26 de junio al despacho del Alcalde Distrital de Cartagena, William Dau


Chamat, llegó un oficio suscrito por el señor Procurador General de la Nación,
Fernando Carrillo Flórez, en el que indica lo siguiente:
1. Que asignó al Dr. Iván Gómez Lee, Procurador Delegado para la Conciliación
Administrativa, con quien se han celebrado varias reuniones con participación
de miembros del gabinete Distrital, entre otros los Secretarios del Interior, la
Secretaria General, la jefa de la Oficina Asesora Jurídica, uno de los asesores
jurídicos del despacho, el jefe de la Oficina de Gestión del Riesgo y el jefe de la
Oficina de Comunicación y Prensa. Por parte de la PGN han asistido los
procuradores judiciales de la Regional Bolívar, así como la Procuradora
Regional Dra Claudia Mantilla, el Provincial Dr. Guidovaldo Flórez, y a
petición del Distrito se agregó la participación de la Agencia de Defensa Judicial
del Estado.

2. En la reunión del pasado 27 de mayo a la cual alude el señor Procurador, se


convino realizar mesas de trabajo, además, con la participación de funcionarios
del Ministerio de Cultura y de la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo.

3. En este sentido, agrega el oficio, se realizó una mesa de trabajo del pasado 5 de
junio a través de la plataforma teams, en la que participaron el Subdirector
General de la Unidad Nacional de Gestión de Riesgos, Dr. Gerardo Jaramillo,
quien expuso a los presentes, en especial al jefe de la OAGRD distrital, que ‘el
informe aportado por la Sociedad Colombiana de Ingenieros – SCI, era
contundente y que por lo tanto, procedería frente al mismo la declaratoria de
estado de emergencia en el marco de la ley 1523 de 2012 por parte de las
autoridades distritales; igualmente propuso que esa unidad podría prestar
asistencia técnica y colaboración ante las medidas que se lleven a cabo para la
demolición de la Torre 1 del proyecto Aquarela’.

4. También mencionó en su misiva el señor Procurador, que el Ministerio de


Cultura, a través de la Dirección de Patrimonio del Ministerio de Cultura,
remitió el mencionado estudio de la SCI a la Unesco, ante lo cual la Unesco
habría destacado el trabajo conjunto realizado por las instituciones del Estado y
la importancia de demolición del inmueble.

5. Por todo lo anterior, el Procurador Delegado para la Conciliación


Administrativa, citó a una nueva mesa de trabajo la cual se realizó el pasado 26
de junio y en la cual se acordó fijar un cronograma de trabajo.

6. Agrega el señor Procurador que resultan preocupantes las conclusiones del


estudio de la SCI y son muy contundentes en cuanto al grave riesgo que para la
seguridad ciudadana tiene la existencia de esta edificación y por ello la
necesidad de adoptar medidas urgentes, toda vez que, ante el estado de cosas
actuales, esta construcción también pone en riesgo la seguridad y la vida de los
habitantes de Cartagena.
7. Concluye el señor Procurador reiterando el compromiso de acompañamiento a la
ciudad, lo cual hace en el marco del respeto por las competencias y por las
decisiones que sean razonables y solicita que se sigan coordinando y realizando
las actuaciones en las referidas mesas de trabajo.

De todo lo anterior se desprende que la Procuraduría y otras entidades han iniciado unas
acciones judiciales que se encuentran en curso, pero en ningún caso hemos recibido
de autoridades judiciales o del Ministerio Público una orden de demolición del
inmueble. Si es así, esperamos se nos notifiquen en debida forma las decisiones que así
lo ordenan.

Invitamos respetuosamente al señor Procurador General de la Nación y a la Fiscalía


General, a que en cumplimiento de sus deberes constitucionales impulsen los procesos
sancionatorios iniciados en torno al Edificio Aquarela, lo cual sin duda sentaría
precedentes que cooperarían a que en Cartagena no se repitan actuaciones similares en
materia urbanística y de construcción. El edificio Aquarela es la consecuencia no la
causa.

Respetamos los planteamientos del señor Procurador, entendemos su preocupación y


compromiso con Cartagena de Indias, y al mismo tiempo solicitamos que dentro de un
análisis jurídico completo, revise si en efecto la solicitud puntual de demolición sí está
amparada jurídicamente y/o coadyuve para impulsar que las instancias respectivas
ordenen y estén debidamente coordinadas frente a la decisión de que Aquarela debe ser
demolido.

El panorama jurídico de esta situación es lo que obliga de alguna manera a la


administración Distrital a pensar dos veces si este es el momento permitido y adecuado
para proceder con la demolición, sin que se ponga en riesgo la seguridad jurídica del
Distrito de Cartagena.

La responsabilidad, como consecuencia de la demolición, no puede recaer


exclusivamente en el Distrito de Cartagena, y menos en ausencia de ordenes
ejecutoriadas que así lo dispongan, puesto que una orden de demolición verbal dada
ante los medios de comunicación no tiene fuerza jurídica.

FIN DEL COMUNICADO

Anexos: oficio del señor Procurador General de la Nación del pasado 26 de junio de
2020, dirigido al alcalde distrital Wiliam Dau Chamat.